Está en la página 1de 2

Lectura para Economía

Prensalibre.com
Piden renovar acuerdo con el FMI
Diversos sectores del país instaron al Gobierno a renovar el acuerdo
stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual vencerá
en septiembre y obliga a cuidar el déficit fiscal e inflación, entre
otros.
LEONEL DÍAZ ZECEÑA

Un experto de la Cepal, analistas locales y autoridades monetarias


consideran necesario que el acuerdo —denominado stand by
precautorio— se renueve para tener un candado y evitar gastos
desmedidos y déficits altos en un año electoral, pero también por las
perspectivas aún inciertas de la economía mundial.
“Debido a la incertidumbre política reinante y la próxima campaña
electoral, el tener un acuerdo con el FMI es la garantía de una
vigilancia externa, y eventualmente podría ser una señal de
compromiso de este Gobierno”, comentó Hugo Maúl, director del área
económica del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales
(CIEN).
El acuerdo está vigente desde el 22 de abril último y consiste en
poner a disposición del país US$927.2 millones, que solo pueden ser
usados en caso de problemas en el flujo de dólares.
En cuatro oportunidades Guatemala ha pedido acuerdos stand by al
FMI; de 1992 a 1994, del 2002 al 2003; del 2003 al 2004 y del 2009
al 2010; en ninguno de los casos se utilizó el dinero.
El acuerdo también demanda del país que alcance objetivos
trimestrales específicos de déficit fiscal, tipo de cambio, deuda, entre
otros y cada cierto tiempo una misión del FMI realiza una revisión del
cumplimiento del país.
Al consultar a la presidenta del Banco de Guatemala (Banguat), María
Antonieta Del Cid de Bonilla, respecto de la conveniencia de renovar
el acuerdo, indicó que “actualmente los niveles de incertidumbre son
menores y hay mejores perspectivas económicas, pero aún hay
riesgos importantes que podrían afectar la recuperación económica;
por eso podría ser conveniente acordar un nuevo programa con el
FMI”, indicó.
Añadió que el directorio del Fondo busca otras opciones flexibles para
apoyo a países ante la coyuntura económica.
Para Hugo Beteta, director de la sede subregional en México de la
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), es
absolutamente necesario renovar dicho acuerdo.
“Es un respaldo a la gestión económica; un acuerdo del Fondo son
reservas adicionales y disminuye la incertidumbre cambiaria, además
manda una señal a los agentes económicos de seguridad de cómo se
manejan las cuentas”, expresó.
Para Édgar Barquín, superintendente de Bancos, el documento
representa un respaldo al país, así como la garantía de tener buenos
indicadores.
En el acuerdo stand by se prevé un déficit fiscal de 3.1 por ciento del
PIB, pero de aprobarse una ampliación al presupuesto podría llegar al
3.3 por ciento.
Fernando Delgado, representante del FMI en el país, dijo que debido
a que el acuerdo vence en septiembre, el Gobierno ya no tendría la
obligación de cumplir con el déficit de 3.1 por ciento; sin embargo,
esto sería un punto clave para la negociación del siguiente convenio.
Por el acuerdo, el país paga intereses que se establecen al obtener un
promedio de las tasas a corto plazo de Estados Unidos, Europa y
Japón, que en la actualidad se ubica por debajo del 1 por ciento.
“Sería un mensaje de tratar de respetar un mínimo de coherencia en
la política macroeconómica; pero si se niegan a renovarlo, sería
preocupante, porque “sería temporada de cacería abierta” y cualquier
logro de disciplina dependería de la buena voluntad”, aseguró Maúl.