Está en la página 1de 54

Tercer sector.

El constituido por entidades sin ánimo de lucro con fines solidarios y altruistas, como las
fundaciones, las asociaciones y las organizaciones no gubernamentales (ONG)

¿Qué es el Tercer Sector?

A este sector se lo llama TERCER SECTOR porque se considera al Estado como el PRIMER SECTOR y al
mundo de la Empresa se lo considera el SEGUNDO SECTOR.

Este 3º Sector es muy heterogéneo y presenta rasgos muy distintivos según su propia dinámica. Está
compuesto por: asociaciones civiles, fundaciones, mutuales, cooperativas, clubes de barrio, sociedades de
fomento, cámaras empresariales, colegios profesionales, comedores barriales y organizaciones religiosas, entre
otras.

También se lo denomina SIN FINES DE LUCRO y OSC es decir Organizaciones de la Sociedad Civil. La
expresión sin fines de lucro pareciera que no siempre es bien comprendida. Este concepto significa que las
organizaciones de la sociedad civil sí pueden cobrar por sus servicios prestados lo que no pueden hacer es
distribuir esos ingresos entre sus asociados o directivos como si fueran las ganancias de una empresa.

En la actualidad popularmente y siguiendo una denominación de Naciones Unidas se las conoce como ONGs
es decir Organizaciones no Gubernamentales. Su sigla en inglés NGO . Puede afirmarse rotundamente que en
la actualidad este TERCER SECTOR es indispensable en el funcionamiento de la sociedad de hoy.

Hace 25 años las Naciones Unidas definieron como Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s) a aquellas
instituciones de la sociedad civil que apuestan al desarrollo social. Este hecho evidenció la idea de que las
personas, más allá de los gobiernos, constituyen un factor decisorio para los destinos de sus países. A partir de
ese momento, el Tercer Sector se ha desarrollado a escala mundial y con una identidad definida, lo que dio
lugar a un crecimiento notable de este tipo de organizaciones.

El Tercer Sector, pues, goza hoy de un nivel de credibilidad muy alto dentro de la sociedad. El descrédito
constante de la clase política y la desconfianza que genera el capital privado, ubican a estas instituciones en un
lugar privilegiado. En rigor, estas condiciones constituyen una oportunidad. En otros términos, el lugar que
ocupa el Tercer Sector es privilegiado en tanto supone posibilidades de crecimiento para sí mismo.

Pero, más allá de esos matices, existe consenso en plantear que el Tercer Sector incluye a un grupo variado de
organizaciones, como por ejemplo hospitales, universidades, clubes sociales y deportivos, organizaciones
profesionales y de trabajadores, grupos medioambientales, organismos de asesoramiento familiar, instituciones
de derechos humanos.

Las organizaciones del Tercer Sector son instituciones privadas que desarrollan sus tareas gracias al
involucramiento de personas interesadas por la cuestión pública. Comparten con el Estado la característica del
bien público; pero nacen de la comunidad misma para dar soluciones específicas a dificultades de la gente. Sus
rasgos distintivos son: el voluntariado como recurso humano fundamental, su carácter multitemático y
multifórmico y su actividad no lucrativa.

En la actualidad, no existe prácticamente ningún área de interés de la sociedad que no se encuentre abordada
por alguna organización del Tercer Sector. Esta cuestión no debe extrañar, ya que estas instituciones surgen de
la misma sociedad civil al detectar demandas insatisfechas y se organizan para reducir la brecha existente entre
la realidad y lo deseado. Sus áreas de acción son: ciencia y tecnología, cultura, deportes y recreación,
economía, educación, justicia, vivienda, medio ambiente, salud, educación, derechos humanos, trabajo,
infraestructura y servicios públicos, entre otras.

Caracterizadas por una marcada heterogeneidad, poseen denominadores comunes que permiten agruparlas en
un mismo conjunto.

En el estudio Nuevo estudio del sector emergente (1992), liderado por Lester Salomon de la Universidad John
Hopkins, se describen los rasgos comunes que comparten las entidades del Tercer Sector:

1
- son organizaciones, es decir, poseen una presencia y una estructura institucionales;

- poseen carácter privado: están separadas institucionalmente del estado;

- no reparten ni generan beneficios para sus gestores o para el conjunto de " titulares" de las mismas, es decir,
no constituyen lucro;

- tienen autonomía, es decir, controlan esencialmente sus actividades;

- la pertenencia a ellas no se encuentra legalmente impuesta y atraen un cierto nivel de aportaciones de


particulares en tiempo y dinero; participan en ellas voluntarios.

En un intento de sintetizar el origen y la función de las organizaciones del Tercer Sector, pues, se las puede
describir como organizaciones sin fines de lucro que, a partir del ámbito privado, persiguen propósitos de interés
público. Un grupo de personas que, movilizadas por una idea, hecho o situación, deciden aunar esfuerzos en
pos de una solución o mejora para ellos o terceros.

El trabajo, Hacia la constitución del Tercer Sector en Argentina (1997) realizado por el CENOC, establece una
división en dos grandes conjuntos, de acuerdo a los objetivos que persiguen estas organizaciones y a los
destinatarios de las tareas que realizan. Se conforman así las denominadas organizaciones de BASE y de
APOYO. Las primeras se constituyen con integrantes de la propia comunidad en la que actúan y tienen como
destinatarios de sus actividades, por lo general, a sus propios miembros, aunque es común que incluyan a otros
integrantes de su comunidad (Campetella, Bombal y Roitter, 2000). En las de apoyo, frecuentemente, los
miembros que la constituyen no forman parte de la comunidad en la que actúan y los destinatarios de sus
actividades no son sus miembros.

Una cuestión decisiva a la hora de abordar el estudio del Tercer Sector es la cuestión del financiamiento. Por lo
general, las organizaciones sin fines de lucro son más conscientes del dinero que las empresas comerciales. En
El gran poder de las pequeñas ideas (1963) Peter Drucker, sostiene que estas organizaciones están en forma
permanente buscando fondos (que siempre les son escasos) para cumplimentar sus objetivos y proyectos. Sin
embargo, no basan su estrategia en el dinero como lo hacen las empresas; comienzan por el cumplimiento de
la misión, lo que les permite tener bien definido cuáles son los parámetros del éxito y qué es lo que deben
brindarle a sus "clientes", aspecto que, por lo demás, debería ser aprendido por las entidades comerciales.

Para llevar adelante sus iniciativas, las organizaciones del Tercer Sector recurren a cuatro vías de
financiamiento.

- Aportes de particulares. Pueden ser de individuos que por afinidad (afectiva, personal o ideológica) con la
causa aportan dinero, insumos o infraestructura para el sostenimiento de las mismas. Las empresas también
aportan recursos al sector por diferentes motivos, en algunos casos, por beneficios impositivos, en otros,
capitalizan la buena imagen que poseen en la opinión pública (marketing filantrópico)

- Financiamiento externo. Tanto el Estado, como los distintos organismos de crédito internacional, aportan
dinero para la ejecución de proyectos puntuales. Esto supone delegar en las ONG´s (dado el conocimiento que
poseen en las temáticas particulares en las que intervienen) la implementación de los mismos.

- Venta de servicios/productos. El sostenimiento de muchas organizaciones esta basado en los ingresos por la
venta y/o comercialización de productos o servicios que ellas mismas generan. Un ejemplo característico son
aquellas que venden remeras, pins, etc. con sus logos o bien con mensajes vinculados con su misión

- Aportes de sus miembros: En muchos casos, los ingresos más significativos de una organización provienen de
sus propios miembros, a través del aporte periódico que los mismos realizan a la organización como
contraprestación de los servicios que reciben de ella. Los clubes sociales y deportivos ejemplifican claramente
esta situación.

Como se dijo anteriormente, en el presente se acrecienta cada vez más el desarrollo del Tercer Sector como un
instrumento efectivo de atención de las cuestiones sociales. Para ello existen variadas razones. En primer lugar,
el nivel de especialización en relación a las tareas que llevan adelante. En segundo término, por su cercanía a
2
los beneficiarios; estas organizaciones en general se encuentran y trabajan dentro del mismo campo que
atienden. En tercer lugar, por su gran masa de voluntariado; sus costos de funcionamiento por programa son
mucho más bajos a los del Estado. A estas razones, que tienen que ver con las características endógenas de
las organizaciones, hay que agregar otra, pero que posee carácter exógeno. Nos referimos a la cuestión del
Estado. El desarrollo del Tercer Sector a nivel mundial se encuentra en relación directa con la declinación del
Estado como instancia interviniente en todas las esferas de la vida de las sociedades contemporáneas. Dicho
con otras palabras, lo que se ha dado en llamar corrimiento del Estado es condición del desarrollo del Tercer
Sector. Al respecto vale agregar, que el corrimiento del Estado Nación de sus obligaciones frente a los
problemas sociales y su progresiva delegación de planes y tareas a las organizaciones del Tercer Sector, es
definido por algunos como una "privatización de la pobreza", a través de la cual el sector público se desentiende
de una obligación indelegable y, por otro, pone en juego "el producto de lo social" como una mercancía por la
cual pelear, estableciendo así, nuevas reglas de convivencia entre las organizaciones del Tercer Sector.

Ahora bien, más allá de la discusión de qué responsabilidades le incumben a qué sector, y a modo de síntesis
de lo expuesto en el párrafo anterior, lo cierto es que el desarrollo del Tercer Sector se encuadra en una
valorización positiva de la iniciativa de la sociedad civil, frente a una devaluación del poder real del Estado y de
la representatividad de otros actores políticos para orientar patrones equitativos de desarrollo y promover el
fortalecimiento de sistemas de integración social.

El Régimen Fiscal especial de la Entidades sin Ánimo de Lucro españa(FUNDACIÓN LUIS VIVES-
REVISTA TERCER SECTOR)

1 . INTRODUCCIÓN

Con estas páginas, que necesariamente han de ser breves y descriptivas, se pretende mostrar una panorámica
general de los aspectos fiscales más relevantes que determinan el régimen fiscal especial de las llamadas
ONG, el “Tercer Sector” o, como jurídicamente se califican, las entidades sin fines lucrativos. El centro del
trabajo va a encontrarse en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines
lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo (BOE núm. 307, de 24 de diciembre) y su reglamento de
desarrollo RD 1270/2003, de 10 de octubre, por el que se aprueba el reglamento para la aplicación del régimen
fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo (BOE núm. 254, de 23 de
octubre)[1].
El articulado de la citada ley regula fundamentalmente las particularidades que estos entes tienen en el
Impuesto sobre Sociedades y en los tributos locales. No obstante, el ámbito de estas páginas no sólo se va a
circunscribir a los mencionados tributos sino que vamos a tratar también el Impuesto sobre Transmisiones
Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD) y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). El primero,
porque se modifica a través de las disposiciones adicionales de la Ley 49/2002 y el segundo, porque estas
entidades tienen unas particularidades dignas de mención. De esta forma, creemos que se puede cumplir de
una manera más fidedigna el objetivo inicial de ofrecer una panorámica general.
Quedan fuera del ámbito objetivo de este artículo los beneficios fiscales destinados a estimular la participación
del sector privado en las actividades de interés general, esto es, los incentivos que son aplicables a la actividad
de mecenazgo realizada por particulares. Los dejamos al margen porque en realidad no constituyen un régimen
especial para las entidades sino para aquellos sujetos que aportan las cantidades o los bienes a estas
entidades sin fines lucrativos.

Notas pie de página

1 Una mayor profundización del tema está disponible en Calvo Ortega (2005), Pedreira Menéndez (2005) y
Herrero Mallol (2003).
con estas páginas se pretende mostrar una panorámica general de los aspectos fiscales más
relevantes que determinan el régimen fiscal especial de las llamadas ONG, el “Tercer Sector” o, como
jurídicamente se califican, las entidades sin fines lucrativos. El centro del trabajo va a encontrarse en la
Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los
incentivos fiscales al mecenazgo y su reglamento de desarrollo RD 1270/2003, de 10 de octubre. La
especialidad de este régimen se encuentra en una serie de beneficios fiscales que encuentran su
justificación última en que estas entidades realizan actividades cuyo punto de partida es el “altruismo”.

3
2 . TERCER SECTOR, ENTIDADES SIN ÁNIMO DE LUCRO, ONG

Como afirma muy gráficamente Rob Atkinson (1990)[1], en un magnífico trabajo publicado en el año 1990 en la
Boston College Law Review, entre los dominios bien conocidos de las empresas lucrativas y los gobiernos
modernos se encuentra lo que hasta tiempos recientes era una tierra desconocida. Los primeros exploradores
llamaron este terreno intermedio “Tercer Sector”, reflejando su reconocimiento de que estaban en un ámbito con
rasgos distintivos diferentes de los dos anteriores. Pero el reconocimiento de estos exploradores era en gran
medida intuitivo. Se decía que el Tercer Sector estaba habitado por un conjunto desordenado de tribus que no
reconocían lealtad ni al Estado ni al mercado, y que no se sentían responsables ni en el ámbito de la política ni
en el económico.
Los estudios sistemáticos de los habitantes de este sector, conocidos colectivamente como entidades sin ánimo
de lucro, eran pocos en comparación con los de sus vecinos, el gobierno y las entidades lucrativas. Sin
embargo, últimamente esto ha comenzado a cambiar. En la última década más o menos una nueva generación
de exploradores equipados con las nuevas percepciones de las ciencias sociales contemporáneas han
intentado penetrar en los misterios del Tercer Sector. Los demógrafos han analizado sus habitantes, los
cartógrafos han trazado el mapa de sus contornos y numerosos estudios empíricos han descrito las culturas de
sus concretas zonas.
Partiendo de estos estudios otros expertos han intentado a un nivel más general elaborar teorías explicando por
qué evolucionan las entidades sin fines de lucro y cómo se comportan una vez que se crean. Como
consecuencia ahora tenemos varias teorías de la organización interna y el funcionamiento, teorías
complementarias en algunos puntos y contrarias en otros. También disponemos de una explicación detallada y
generalmente aceptada de por qué evolucionan las entidades no gubernamentales en el nicho ecológico que
ocupan en el paisaje institucional de occidente.
La teoría más ortodoxa emergente del papel y la propia existencia de las organizaciones no lucrativas, que
además es comúnmente aceptada, es la llamada teoría del doble fracaso “the twin failure theory” que describe
las entidades no lucrativas como una respuesta a retos sociales y económicos que están más allá de las
capacidades de las entidades lucrativas y de los gobiernos.
Evidentemente, escapa con mucho a los objetivos de este trabajo internarnos en el interesantísimo campo del
Tercer Sector. No obstante, es un punto de partida imprescindible para la determinación del régimen fiscal de
estas entidades, el saber desde el punto de vista del sujeto a quiénes se aplica el mencionado régimen.
En nuestra legislación, el artículo 2 de la Ley 49/2002 considera entidades sin fines lucrativos:
a) Las fundaciones
b) Las asociaciones declaradas de utilidad pública
c) Las organizaciones no gubernamentales de desarrollo a que se refiere la Ley 23/1998, de 7 de julio de
Cooperación Internacional para el Desarrollo, siempre que tengan alguna de las formas jurídicas a que se
refieren los párrafos anteriores
d) Las delegaciones de fundaciones extranjeras inscritas en el Registro de Fundaciones
e) Las federaciones deportivas españolas, las federaciones deportivas territoriales de ámbito autonómico
integradas en aquéllas, el Comité Olímpico Español y el Comité Paralímpico Español
f) Las federaciones y asociaciones sin fines lucrativos a las que se refieren los párrafos anteriores
Como se observa de este artículo 2, las únicas entidades reconocidas como ONG en la legislación española
son las organizaciones no gubernamentales de desarrollo de la Ley 23/1998 que adopten jurídicamente la forma
de fundaciones o asociaciones. Si acudimos a esta ley, en su artículo 32 se define este tipo de entidades como
“aquellas entidades de Derecho privado, legalmente constituidas y sin fines de lucro, que tengan entre sus fines
o como objeto expreso, según sus propios Estatutos, la realización de actividades relacionadas con los
principios y objetivos de la cooperación internacional para el desarrollo.”
Pues bien, los principios, objetivos y prioridades de la política española de cooperación internacional para el
desarrollo son los siguientes:
1. Los principios se encuentran reflejados en el artículo 2 de la Ley 23/1998 y se expresan en:

a) El reconocimiento del ser humano en su dimensión individual y colectiva, como protagonista y


destinatario último de la política de cooperación para el desarrollo.

b) La defensa y promoción de los Derechos humanos y las libertades fundamentales, la paz, la


democracia y la participación ciudadana en condiciones de igualdad para mujeres y hombres y, en
general, la no discriminación por razón de sexo, raza, cultura o religión y el respeto a la diversidad.

c) La necesidad de promover un desarrollo humano global, interdependiente, participativo, sostenible y


con equidad de género en todas las naciones, procurando la aplicación del principio de

4
corresponsabilidad entre los Estados, en orden a asegurar y potenciar la eficacia y coherencia de las
políticas de cooperación al desarrollo en su objetivo de erradicar la pobreza en el mundo.

d) La promoción de un crecimiento económico duradero y sostenible de los países acompañada de


medidas que promuevan una redistribución equitativa de la riqueza para favorecer la mejora de las
condiciones de vida y el acceso a los servicios sanitarios, educativos y culturales, así como el bienestar
de sus poblaciones.

e) El respeto a los compromisos adoptados en el seno de los Organismos internacionales.

2. Por su parte los objetivos se encuentran en el artículo tercero:

a) Fomentar con recursos humanos y materiales el desarrollo de los países más desfavorecidos para
que puedan alcanzar un crecimiento económico con un reparto más equitativo de los frutos del
desarrollo, favoreciendo las condiciones para el logro de un desarrollo autosostenido a partir de las
propias capacidades de los beneficiarios, propiciando una mejora en el nivel de vida de las poblaciones
beneficiarias, en general, y de sus capas más necesitadas, en particular, y promoviendo mayores
garantías de estabilidad y participación democrática en el marco del respeto a los derechos humanos y
las libertades fundamentales de mujeres y hombres.

b) Contribuir a un mayor equilibrio en las relaciones políticas, estratégicas, económicas y comerciales,


promoviendo así un marco de estabilidad y seguridad que garantice la paz internacional.

c) Prevenir y atender situaciones de emergencia mediante la prestación de acciones de ayuda


humanitaria.

d) Favorecer la instauración y consolidación de los regímenes democráticos y el respeto de los


derechos humanos y de las libertades fundamentales.

e) Impulsar las relaciones políticas, económicas y culturales con los países en vías de desarrollo, desde
la coherencia con los principios y demás objetivos de la cooperación.

3. Es interesante resaltar que la política española en materia de cooperación al desarrollo tiene las siguientes
prioridades tanto territoriales como sectoriales:

a. Prioridades geográficas

i. Sin perjuicio del establecimiento de otras áreas territoriales se considerarán como áreas
geográficas de actuación preferente a los países de Iberoamérica, los países árabes del norte
de África y de Oriente Medio, así como aquellos otros de menor desarrollo con los que España
mantenga especiales vínculos de carácter histórico o cultural.

ii. España impulsará la coherencia de las políticas comunitarias, la progresiva construcción de


la política de cooperación al desarrollo de la Unión Europea y contribuirá a su eficaz aplicación
y ejecución, con especial atención a los países y áreas mencionadas en el apartado anterior.

Por otra parte, España participará activamente en los Organismos internacionales de Cooperación para
el Desarrollo de los que sea miembro, tanto financieros como no financieros, y colaborará en la
consecución de sus objetivos adoptando las medidas que resulten más adecuadas.

b.Prioridades sectoriales

La política española de cooperación internacional para el desarrollo, en su objetivo de luchar contra la


pobreza en todas sus manifestaciones, se orientará especialmente a las siguientes prioridades
sectoriales:

5
i. Servicios sociales básicos, con especial incidencia en salud, saneamiento, educación,
obtención de la seguridad alimentaria y formación de recursos humanos.

ii. Dotación, mejora o ampliación de infraestructuras. Desarrollo de la base productiva y


fomento del sector privado.

iii. Protección y respeto de los derechos humanos, igualdad de oportunidades,


participación e integración social de la mujer y defensa de los grupos de población más
vulnerables (menores, con especial atención a la erradicación de la explotación laboral
infantil, refugiados desplazados, retornados, indígenas, minorías).

iv. Fortalecimiento de las estructuras democráticas y de la sociedad civil y apoyo a las


instituciones, especialmente las más próximas al ciudadano.

v. Protección y mejora de la calidad del medio ambiente, conservación racional y


utilización renovable y sostenible de la biodiversidad.

vi. Cultura, con especial incidencia en la defensa de los aspectos que definan la
identidad cultural dirigida al desarrollo endógeno y los que favorezcan la promoción
cultural y el libre acceso a equipamientos y servicios culturales de todos los sectores de
la población potencialmente beneficiaria.

vii. Desarrollo de la investigación científica y tecnológica y su aplicación a los proyectos


de cooperación para el desarrollo.

Estas organizaciones deberán gozar de plena capacidad jurídica y de obrar, y deberán disponer
de una estructura susceptible de garantizar suficientemente el cumplimiento de sus objetivos.
Además, según el artículo 33 estas ONG podrán inscribirse en un Registro abierto en la
Agencia Española de Cooperación Internacional o en los registros que con idéntica finalidad
puedan crearse en las Comunidades Autónomas.
Si bien la inscripción en el registro es optativa, constituye una condición indispensable para
recibir de las Administraciones públicas, en el ámbito de sus respectivas competencias, ayudas
o subvenciones computables como ayuda oficial al desarrollo. Dicha inscripción será también
necesaria para que las organizaciones no gubernamentales de desarrollo puedan acceder a los
incentivos fiscales
Pues bien, a la hora de determinar la viabilidad y posibilidad del establecimiento de un régimen
fiscal especial se habrá de tener en cuenta si en los estatutos de las ONG están alguno de los
objetivos, principios y sectores que acabamos de mencionar. El régimen fiscal especial es
opcional. Ejercitada esta opción a través de comunicación a la Administración tributaria, la
entidad quedará vinculada al régimen de forma indefinida en tanto se cumplan los requisitos de
acogimiento y mientras no se renuncie al mismo.

3 . REQUISITOS PARA ACOGERSE AL RÉGIMEN FISCAL ESPECIAL

Existen dos tipos de requisitos para acogerse a este régimen especial, unos requisitos materiales y unos
requisitos formales.
Los requisitos materiales vienen enumerados en el artículo 3 de la Ley 49/2002. Las entidades que se quieran
acoger a este régimen tiene que:

a. Perseguir fines de interés general. La ley contiene una enumeración ejemplificativa, y por tanto, no
cerrada de lo que son estos fines. Si se comparan los objetivos, principios y prioridades contenidos en
la Ley del 98 son prácticamente los mismos añadiendo, las víctimas del terrorismo y actos violentos, la
promoción del voluntariado o el desarrollo de la sociedad de información. De esta manera se da carta
de naturaleza a las ONG cuyo ámbito de actuación se centran en el territorio estatal y, por tanto, no son
específicamente de “cooperación al desarrollo”.

b. Destinar a la realización de dichos fines al menos el 70 por 100 de las siguientes rentas e ingresos:

6
i. Las rentas de las explotaciones económicas que desarrollen.

ii. Las rentas derivadas de la transmisión de bienes o derechos de su titularidad. En el


cálculo de estas rentas no se incluirán las obtenidas en la transmisión onerosa de
bienes inmuebles en los que la entidad desarrolle la actividad propia de su objeto o
finalidad específica, siempre que el importe de la citada transmisión se reinvierta en
bienes y derechos en los que concurra dicha circunstancia.

iii. Los ingresos que obtenga por cualquier otro concepto deducidos los gastos
realizados para la obtención de dichos ingresos. Estos gastos podrán estar
integrados, en su caso por la parte proporcional de los gastos por servicios
exteriores, de los gastos de personal, de otros gastos de gestión, de los gastos
financieros y de los tributos, en cuanto contribuyan a la obtención de los
ingresos, excluyendo los gastos realizados para el cumplimiento de los fines
estatutarios o del objeto de la entidad sin fines lucrativos. En el cálculo de los
ingresos no se incluirán las aportaciones o donaciones recibidas en concepto
de dotación patrimonial en el momento de su constitución o en un momento
posterior. Las entidades deberán destinar el resto de las rentas e ingresos a
incrementar la dotación patrimonial o las reservas en el plazo comprendido
entre el inicio del ejercicio en que se hayan obtenido las respectivas rentas e
ingresos y los cuatro años siguientes al cierre de dicho ejercicio.

c. La actividad realizada no tiene que consistir en el desarrollo e actividades


económicas ajenas a su objeto o finalidad estatutaria. Este requisito se cumple cuando
el importe neto de la cifra de negocios del ejercicio correspondiente al conjunto de las
explotaciones económicas no exentas ajenas a su objeto o finalidad no excede del 40
por 100 de los ingresos totales de la entidad, siempre que no vulneren las reglas de
competencia en relación con empresas que realicen la misma actividad. Se realiza una
explotación económica cuando realicen la ordenación por cuenta propia de medios de
producción y de recursos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir
en la producción o distribución de bienes o servicios. El arrendamiento del patrimonio
inmobiliario de la entidad no constituye, a estos efectos, explotación económica.
d. Los fundadores, asociados, patronos, representantes estatutarios, miembros de
gobierno y los cónyuges o parientes hasta el cuarto grado (esto es, padres, hermanos,
sobrinos e hijos de sobrinos) de cualquiera de ellos no tienen que ser los destinatarios
principales de las actividades que se realicen por las entidades, ni se beneficien de
condiciones especiales para utilizar sus servicios.
e. Los cargos de patrono, representante estatutario y miembro del órgano de gobierno
tienen que ser gratuitos, sin perjuicio del derecho a ser reembolsados de los gastos
debidamente justificados que el desempeño de su función les ocasionen, sin que las
cantidades puedan exceder de las cantidades exentas en el IRPF como dietas
exceptuadas de gravamen[1]. No obstante, podrán recibir retribuciones por la
prestación de servicios, incluidos de los prestados en el marco de una relación laboral,
distintos de los que implica el desempeño de las funciones que les corresponden como
miembros del Patronato u órgano de representación, siempre que esta circunstancia
esté previsto en las normas que rigen la entidad. Tales personas no podrán participar
en los resultados económicos de la entidad, ni por sí mismas, ni a través de persona o
entidad interpuesta.
f. En caso de disolución, su patrimonio se tiene que destinar en su totalidad a alguna de
las entidades consideradas beneficiarias del mecenazgo o a entidades públicas de
naturaleza no fundacional que persigan fines de interés general.
g. Estar inscritas en el registro correspondiente.
h. Cumplir las obligaciones contables que les corresponden.
i. Cumplir las obligaciones de rendición de cuentas que establezca su legislación
específica (esto es de fundaciones o asociaciones).
j.Elaborar una memoria económica en la que se especifiquen los ingresos y los gastos
del ejercicio.
Por su parte los requisitos formales, vienen enumerados en el artículo 14 de la Ley 49/2002 que
remite al Reglamento 1270/2003, art. 1: Para la aplicación del régimen especial la entidad
deberá comunicar a la Administración tributaria su opción por dicho régimen a través de la
7
correspondiente declaración censal. Una vez comunicado, el régimen especial se aplicará al
periodo impositivo que finalice con posterioridad a la fecha de presentación de la declaración
censal en que se contenga la opción y a los sucesivos, mientras que la entidad no renuncie al
régimen. La renuncia producirá efectos a partir del período impositivo que se inicie con
posterioridad a su presentación, que deberá efectuarse con al menos un mes de antelación al
inicio de aquél mediante la correspondiente declaración censal.
Notas pie de página

1 En el IRPF están exentas como gastos de locomoción si se utiliza transporte público el importe del
gasto justificado mediante factura o documento equivalente, en otro caso 0,17 € por Km recorrido
siempre que se justifique la realidad del desplazamiento más los gastos de peaje y aparcamiento que
se justifiquen. Como gastos de manutención y estancia: gastos de estancia los que se justifiquen,
gastos de manutención, 52,29 € diarios en España o 91,35 € fuera de España si se pernocta y 26,14 ó
48,08 € diarios respectivamente si no se pernocta. (art. 8 RD 1775/2004, de 30 de julio por el que se
aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

4 . RÉGIMEN EN EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

Dado que las ONG son entidades con personalidad jurídica, que les otorga plena capacidad jurídica y de obrar,
tanto si revisten la forma de fundaciones como de asociaciones están sujetas al impuesto sobre sociedades (art.
7.1.a) Rdleg. 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido del la Ley del Impuesto sobre
Sociedades- en adelante LIS). En virtud del art. 9.2 LIS, el régimen jurídico aplicable es el de entidades
parcialmente exentas, esto es, si bien, en principio serán gravadas por la totalidad de renta que obtengan, con
independencia del lugar donde se hubiere producido y cualquiera que sea la residencia del pagador, habrá
determinadas rentas que no deben integrarse dentro de su base imponible como si no se hubieran obtenido.
Estas rentas son las siguientes:

4.1. El régimen de las exenciones

Las rentas que van a ser descritas a continuación tienen la particularidad de que no están sometidas a retención
ni ingreso a cuenta. Para ello, esto es, para gozar este beneficio las ONG deberán acreditarse mediante
certificado expedido por el órgano competente de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, en el que
conste que la entidad ha comunicado a la Administración tributaria la opción por la aplicación de este régimen
fiscal especial y que no ha renunciado a éste. Este certificado hará constar su período de vigencia, que se
extenderá desde la fecha de su emisión hasta la finalización del período impositivo en curso del solicitante (art.
4 RD 1270/2003).

4.1.1. Rentas exentas

Estarán exentas del Impuesto sobre Sociedades las siguientes rentas:


1. Las derivadas de los siguientes ingresos:

a) Los donativos y donaciones recibidos para colaborar en los fines de la entidad, incluidas las
aportaciones o donaciones en concepto de dotación patrimonial, en el momento de su constitución o en
un momento posterior, y las ayudas recibidas en virtud de los convenios de colaboración empresarial
regulados en el artículo 25 de esta Ley[1] y en virtud de los contratos de patrocinio publicitario a que se
refiere la Ley 34/1998, de 11 de noviembre, General de Publicidad.

b) Las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que no se
correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una explotación económica exenta.

c) Las subvenciones, salvo las destinadas a financiar la realización de explotaciones económicas no


exentas.

2. Las procedentes del patrimonio mobiliario e inmobiliario de la entidad, como son los dividendos en beneficios
y participaciones de sociedades, intereses, cánones y alquileres.
3. Las derivadas de adquisiciones o de transmisiones, por cualquier título, de bienes o derechos, incluidas las
obtenidas con ocasión de la disolución y liquidación de la entidad.
8
4. Las obtenidas en el ejercicio de las explotaciones económicas exentas que veremos en el siguiente epígrafe.
5. Las que, de acuerdo con la normativa tributaria, deban ser atribuidas o imputadas a las entidades sin fines
lucrativos y que procedan de algunas de las rentas exentas anteriormente citadas. Este último apartado supone
un cajón de sastre que implica lo que se podría denominar una “ exención en cascada”.

4.1.2. Explotaciones económicas exentas

Por su parte, en virtud del artículo 7 de la Ley 49/2002, también estarán exentas del Impuesto sobre Sociedades
las rentas obtenidas por entidades sin fines lucrativos que procedan de las siguientes explotaciones
económicas, siempre y cuando sean desarrolladas en cumplimiento de su objeto o finalidad específica:
1. Las explotaciones económicas de prestación de servicios de promoción y gestión de la acción social, así
como los de asistencia social e inclusión social que se indican a continuación, incluyendo las actividades
auxiliares o complementarias de aquellos, como son los servicios accesorios de alimentación alojamiento o
transporte:

a. Protección de la infancia y de la juventud,


b. Asistencia a la tercera edad, a personas con riesgo de exclusión o dificultad social o víctimas de
malos tratos, a personas con discapacidad, a minorías étnicas, a refugiados y asilados, a emigrantes,
inmigrantes y transeúntes, a personas con cargas familiares no compartidas a ex reclusos, a
alcohólicos y toxicómanos.
c. Acción social comunitaria y familiar.
d. Reinserción social y prevención de la delincuencia.
e. Cooperación para el desarrollo.
f. Inclusión social de las personas anteriormente mencionadas.

2. Las explotaciones económicas de prestación de servicios de hospitalización o asistencia sanitaria, incluyendo


las actividades auxiliares o complementarias de los mismos, como son la entrega de medicamentos o los
servicios accesorios de alimentación, alojamiento o transporte.
3. Las explotaciones económicas de investigación científica y desarrollo tecnológico.
4. Las explotaciones económicas de los bienes declarados de interés cultural conforme a la normativa del
Patrimonio Histórico del Estado y de las Comunidades Autónomas, así como de museos, bibliotecas, archivos y
centros de documentación, siempre que cumplan las exigencias establecidas en dicha normativa, en particular
respecto de los deberes de visita y exposición pública de dichos bienes.
5. Las explotaciones económicas consistentes en la organización de representaciones musicales, coreográficas,
teatrales, cinematográficas o circenses.
6. Las explotaciones económicas de parques y otros espacios naturales protegidos de características similares.
7. Las explotaciones económicas de enseñanza y de formación profesional, en todos los niveles y grados del
sistema educativo, así como las de educación infantil hasta los tres años, incluida la guarda y custodia de niños
hasta esa edad, las de educación especial, las de educación compensatoria y las de educación permanente de
adultos, cuando estén exentas del IVA, así como las explotaciones económicas de alimentación, alojamiento o
transporte realizadas por centros docentes y colegios mayores pertenecientes a entidades sin fines lucrativos.
8. Las explotaciones económicas consistentes en la organización de exposiciones, conferencias, coloquios,
cursos o seminarios.
9. Las explotaciones económicas de elaboración, edición, publicación y venta de libros, revistas, folletos,
material audiovisual y material multimedia.
10. Las explotaciones económicas de prestación de servicios de carácter deportivo a personas que practiquen
el deporte o la educación física, siempre que tales servicios estén directamente relacionados con dichas
prácticas y con excepción de los servicios relacionados con espectáculos deportivos y de los prestados a
deportistas profesionales.
11. Las explotaciones económicas que tengan un carácter meramente auxiliar o complementario de las
explotaciones económicas exentas o de las actividades encaminadas a cumplir los fines estatutarios o el objeto
de la entidad sin fines lucrativos. No tendrán carácter complementario o auxiliar cuando el importe neto de la
cifra de negocios del ejercicio correspondiente al conjunto de ellas exceda el 20 por 100 de los ingresos totales
de la entidad.
12.Las explotaciones económicas de escasa relevancia, esto es, aquellas cuyo importe neto de la cifra de
negocios del ejercicio no supere en conjunto los 20.000 €.

4.2. La determinación de la base imponible

9
La primera particularidad en materia de base imponible del Impuesto sobre Sociedades es que estas entidades
sólo incluirán las rentas derivadas de las explotaciones económicas no exentas.
La segunda particularidad es que entre los gastos no deducibles se incluirán los siguientes, además de los
establecidos por la normativa general del Impuesto:

a. Los gastos imputables exclusivamente a las rentas exentas. Los gastos parcialmente imputables a
las rentas no exentas serán deducibles en el porcentaje que representen los ingresos obtenidos en el
ejercicio de explotaciones económicas no exentas respecto de los ingresos totales de la entidad.

b. Las cantidades destinadas a la amortización de elementos patrimoniales no afectos a las


explotaciones económicas sometidas a gravamen. En el caso de elementos patrimoniales parcialmente
afectos a la realización de actividades exentas, no resultarán deducibles las cantidades destinadas a la
amortización en el porcentaje en que el elemento patrimonial se encuentre afecto a la realización de
dicha actividad.

c. Las cantidades que constituyan aplicación de resultados y, en particular, de los excedentes de


explotaciones económicas no exentas.

4.3. El tipo de gravamen privilegiado

La base imponible positiva que corresponda a las rentas derivadas de explotaciones económicas no exentas
será gravada al tipo del 10%.

Notas pie de página

1 Art. 25 Convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general.


Se entenderá por convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general, a los efectos
previstos en esta Ley, aquel por el cual las entidades a que se refiere el artículo 16 [entidades beneficiarias del
mecenazgo], a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen en
cumplimiento del objeto o finalidad específica de la entidad, se comprometen por escrito a difundir, por cualquier
medio, la participación del colaborador en dichas actividades. La difusión de la participación del colaborador en
el marco de los convenios de colaboración difundidos en este artículo no constituyen una prestación de
servicios.

5 . RÉGIMEN DE EXENCIONES EN LOS IMPUESTOS LOCALES

Al igual que en el Impuesto sobre Sociedades la aplicación del régimen especial está condicionado a la
comunicación al ayuntamiento correspondiente de esta opción y al cumplimiento de los requisitos y supuestos
relativos al régimen fiscal especial.

5.1. El Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI)

Estarán exentos del IBI los bienes de los que sean titulares, en los términos previstos en la normativa
reguladora de las Hacienda Locales, las entidades sin fines lucrativos, excepto los afectos a explotaciones
económicas no exentas.
Nada se dice de los bienes parcialmente afectos a las explotaciones económicas no exentas. En este caso,
habrá que acudir a la correspondiente ordenanza fiscal para determinar la solución que se ha adoptado para
estos casos concretos.

5.2. El Impuesto de Actividades Económicas (IAE)

Las entidades sin fines lucrativos estarán exentas del IAE por las explotaciones económicas exentas que hemos
enumerado anteriormente. No obstante, dichas entidades deberán presentar declaración de alta en la matrícula
de este impuesto y declaración de baja en caso de cese en la actividad.

10
5.3. El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana

Estarán exentos del Impuesto los incrementos correspondientes cuando la obligación legal de satisfacer dicho
impuesto recaiga sobre una entidad sin fines lucrativos.
En el supuesto de transmisiones de terrenos o de constitución o transmisión de derechos reales de goce
limitativos del dominio sobre los mismos, efectuados a título oneroso por una entidad sin fines lucrativos, la
exención estará condicionada a que tales terrenos cumplan los requisitos para aplicar la exención en el IBI.

6 . EL IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS

Como dijimos al comienzo de estas páginas, a pesar de que el articulado de la Ley 49/2002, sólo se refiere a
nuestros efectos al Impuesto sobre Sociedades y a los tributos locales, la Disposición adicional Tercera introdujo
una modificación en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
Esta modificación supuso el artículo cambio del artículo 45 que se refiere a los beneficios fiscales aplicables en
cada caso a las tres modalidades de gravamen (transmisiones patrimoniales onerosas, actos jurídicos
documentados y operaciones societarias)
Así, en virtud del artículo 45.1.A) b) estarán exentas del Impuesto las entidades que se acojan al régimen
especial de la Ley 49/2002.
A la autoliquidación en que se aplique la exención se acompañará la documentación que acredite el derecho a
la exención.

7 . EL IVA Y LAS ENTIDADES SIN ÁNIMO DE LUCRO

Según el artículo 20. Uno. 8º están exentas las prestaciones de servicio de asistencia social que se enumeran
efectuadas por entidades de Derecho público o entidades o establecimientos privados de carácter social. Aquí
se incluyen todas las actividades realizadas por las entidades sin fin de lucro, incluidas las ONG de desarrollo.
Las actividades que están exentas coinciden con las explotaciones económicas exentas en el Impuesto sobre
Sociedades que son:

a. Protección de la infancia y de la juventud,

b. Asistencia a la tercera edad, a personas con riesgo de exclusión o dificultad social o víctimas de
malos tratos, a personas con discapacidad, a minorías étnicas, a refugiados y asilados, a transeúntes, a
personas con cargas familiares no compartidas a ex reclusos, a alcohólicos y toxicómanos.

c. Acción social comunitaria y familiar.

d. Reinserción social y prevención de la delincuencia.

e. Cooperación para el desarrollo.

f. Inclusión social de las personas anteriormente mencionadas.

Curiosamente dentro de la lista del IVA no se incluyen la asistencia a emigrantes e inmigrantes y sólo se
menciona a los transeúntes.
Al margen de esta curiosidad lo que es importante resaltar es que las entidades de carácter social deberán
solicitar el reconocimiento de dicha condición de la Delegación o Administración de la Agencia Estatal de
Administración Tributaria en cuya circunscripción territorial esté situado su domicilio fiscal.
Este reconocimiento implica que todos los ingresos que obtengan en relación con las explotaciones económicas
exentas no van a tener IVA pero los gastos, a no ser que sean en relación con otras entidades sin fines de lucro
que hayan solicitado su condición como entidades de carácter social, van a incluir el IVA. Esto es, no van a
repercutir IVA pero sí lo van a soportar. En cambio, en relación con las explotaciones económicas no exentas,
esto es, aquellas que no están relacionadas con sus objetivos y fines principales, van a tener IVA.
A esto hay que añadir que en el caso de las entidades no lucrativas se produce una disfunción en el IVA porque,
“en la medida en que las fuentes de financiación no vengan de forma exclusiva de las contraprestaciones
obtenidas por los destinatarios –que es cuando se gravará el valor añadido monetario- sino que provengan de
las donaciones, subvenciones, o rentas de su propio patrimonio (como alquileres o dividendos) resultará que el
11
coste de los servicios o entregas de bienes puede ser mayor que el precio que se les cobre a los destinatarios
finales. De esta manera, y a diferencia de lo que ocurre con las empresas, en las entidades no lucrativas se
producirá en muchos casos un valor añadido real pero un desvalor añadido monetario” (Blázquez Lidoy, 2005,
pp. 14-15,)[1]

Notas pie de página

1
En esta monografía se contiene un magnífico y pormenorizado estudio sobre los problemas específicos que
tienen las fundaciones como entidades no lucrativas en materia de IVA.

8 . CONCLUSIONES FINALES

Las entidades sin ánimo de lucro, las ONG, pueden gozar de un régimen fiscal privilegiado como el descrito en
las páginas anteriores.
Existen tres teorías que explican por qué existen regímenes fiscales especiales más beneficiosos para las
entidades sin ánimo de lucro. La primera de las teorías se fundamenta en que se debe ayudar a las
organizaciones sin ánimo de lucro a superar las dificultades que tienen para adquirir capital para crecer. La
segunda de las teorías más tradicional justifica estos privilegios fiscales en que son subvenciones indirectas
para favorecer determinadas actividades. Finalmente, la tercera de las teorías, menos tradicional es la que
indica que estos privilegios simplemente reflejan las dificultades técnicas para definir las rentas obtenidas por
las entidades sin ánimo de lucro[1]. La justificación última de la existencia de este régimen especial se basa en
que estas entidades realizan actividades cuyo punto de partida es el “altruismo”[2].
De la legislación se desprende que existen cuatro tipos de rentas que estas entidades obtienen:
1. Las rentas obtenidas gratuitamente, esto es, donaciones o subvenciones.
2. Las rentas procedentes de su propio patrimonio (alquileres o dividendos).
3. Las rentas derivadas de la venta de bienes o servicios que son el objeto de su propia existencia.
4. Las rentas derivadas de la actividad que no es la propia de su actividad.
De estos cuatro tipos de rentas, las tres primeras están beneficiadas por un régimen fiscal especial más
privilegiado, a pesar de las disfunciones que la primera pueda crear en el IVA. La última, en cambio, se rige por
el régimen general y además, se establecen cautelas para no entorpecer la competencia con las empresas
lucrativas.
Es cierto que existen dificultades para poder encuadrar alguna de las rentas obtenidas por estas entidades en
alguna de las categorías descritas, incluso en ocasiones las rentas pueden pertenecer a dos de los tipos.
También es cierto que el “altruismo” de alguna de estas entidades es más que discutible y en ocasiones, puede
parecer injustificada la existencia de un régimen fiscal privilegiado.
Pero lo que no se puede negar, a su vez, es que ni el Estado ni las empresas, pueden dar cobertura a todas las
necesidades actuales y que la existencia de estas entidades debe ser favorecida y el derecho tributario puede
ser un medio eficaz para ello.

Notas pie de página

1
Vid. Atkinson, R.: “Nonprofit organization”… op.cit., pp. 599 y ss. Este autor expone las teorías de Hansmann,
Hopkins and Bitter and Rahdert respectivamente.
2
Esta es la teoría de Atkinson, con la que estamos de acuerdo, aunque como él mismo afirma es difícil justificar
sólidamente las bondades del altruismo. “Nonprofit organizations…. Op.cit., pp 628-638.

Revista tercer sector

Tercer Sector, sector público y fundaciones

12
Resumen

En este artículo se establece primero una aproximación al concepto Tercer Sector. En segundo lugar, se resalta
la importancia que el Tercer Sector tiene en el Derecho Administrativo actual y del futuro, así como en la propia
Administración Pública. En tercer lugar, el autor explica algunas de las cuestiones que la figura fundacional
plantea en el ámbito del Derecho Administrativo, haciendo una aproximación a dos cuestiones capitales: por un
lado el régimen del protectorado, hoy claramente obsoleto; por otro el de las fundaciones de iniciativa pública.

1 . INTRODUCCIÓN

Es ya de sobra conocida la sentencia del Tribunal Constitucional 18/1984, de 7 de febrero, en la que se señala,
con carácter general, que “es propio del Estado Social de Derecho la existencia de entes de carácter social, no
públicos, que cumplen fines de relevancia constitucional o de interés general”, y que la configuración del Estado
como Estado Social de Derecho “viene así a culminar una evolución en la que la consecución de los fines de
interés general no es absorbida por el Estado, sino que se armoniza con una actuación mutua Estado-
Sociedad” (Piñar, 1992, p. 9).
En un estado social, pues, como es el español según dispone expresa y claramente el artículo 1º de la
Constitución, es imprescindible la interrelación entre lo público y lo privado. Es imprescindible, en suma, el
vínculo entre el Tercer Sector y el sector público.
Partiendo de esa base, los temas que abordaré a continuación son los siguientes. Una aproximación al siempre
difícil concepto Tercer Sector y la importancia que el Tercer Sector tiene en el Derecho Administrativo actual y
del futuro, así como en la propia Administración Pública. Importancia desconocida o prácticamente ignorada
hasta la fecha, y en cualquier caso no suficientemente resaltada. Al término, y por descender a un terreno más
concreto, me ocuparé de algunas de las cuestiones que la figura fundacional plantea en el ámbito del Derecho
Administrativo. Haré una aproximación a dos cuestiones capitales: el régimen del protectorado, hoy claramente
obsoleto, el de las fundaciones de iniciativa pública (véase también Piñar, 2003).

2 . SOCIEDAD CIVIL Y TERCER SECTOR. LA COMPLEJIDAD DE AMBOS CONCEPTOS

Antes de comenzar he de llamar la atención acerca de una cuestión previa de primera magnitud: el de Tercer
Sector es un concepto, confuso y equívoco, además de, todavía, poco conocido. Pese a ello, será el empleado.
Sin que ello signifique olvidar que se trata de un concepto puramente convencional que, aunque admitido,
carece de expresa traducción o reconocimiento jurídicos1. Sin embargo hay estudios no del tercer sector en
cuanto tal, sino de las instituciones que lo integran2.
Quizá las dudas conceptuales se deban en parte a que sólo desde hace algunos años se habla del Tercer
Sector. Sea cual fuera el origen de la expresión, lo cierto es que fue en los primeros años setenta cuando se uti-
lizó por primera vez3. Nace como un concepto residual, para distinguirlo del sector público (el primer sector) y
del sector lucrativo (el segundo sector). Y es este dato, el de su carácter residual, el que nos confunde y
complica. Como también nos confunde la propia terminología, sobre cuya utilización no hay acuerdo unánime.
En ocasiones se habla de Sector Terciario cuando debería decirse Tercer Sector, y no faltan quienes llaman
Tercer Sector a una realidad diferente de la que usualmente se entiende por tal4.
En otra ocasión tuve la oportunidad de referirme a las dificultades que entraña concretar lo que ha de
entenderse por Tercer Sector (Piñar, 2000). Frente a la, en principio, más sencilla delimitación de lo que se
entiende por sector público y por sector lucrativo resulta sumamente difícil definir el tercero. Podríamos
considerar desde una perspectiva residual5 _presente en el origen mismo del concepto- que el Tercer Sector es
simplemente el integrado por las entidades no incluidas ni en el primero ni en el segundo (Ponzanelli, 1996,
p.1). Pero, de inmediato, surgen las dudas.
Además de considerar criticable una definición negativa y residual como la expuesta, lo cierto es que nos aboca
a un sector extraordinariamente amplio, dispar, heterogéneo, compuesto, literalmente, por partes de diversa
naturaleza. ¿Es posible hablar con propiedad de un único sector en el que se integrarían partidos políticos,
sindicatos, asociaciones de empresarios, entidades religiosas, fundaciones, asociaciones, cámaras de comer-
cio, colegios profesionales, obras sociales, mutualidades, entidades deportivas, etc.? ¿A qué constelación a qué
entidades estamos refiriéndonos? (Rodríguez Piñero y cols., 1993).
No todo lo que no es ni poder público ni sector lucrativo puede o debe incluirse en el tercero, al menos a los
efectos de lo que ahora nos interesa. Quiero decir que no se puede considerar incluidas entidades como los
partidos políticos, los sindicatos o las patronales, aunque también sean entidades que en principio no son
lucrativas. Para intentar esclarecer algo la cuestión hay que decir que cuando hablamos de Tercer Sector nos
referimos, como he apuntado, al diferente al público y al lucrativo. Es, pues, privado y no lucrativo. Lo cual exige
diferenciarlo del llamado sector no lucrativo y de la llamada sociedad civil.

13
Se ha dicho que la “idea-clave” del Contrato Social de Rousseau “es la elaboración del concepto de sociedad
civil, su separación del concepto de Estado y la subordinación de éste a aquélla” (Tuñón de Lara, 1996, p. 12).
Rousseau “busca la clave de bóveda en que descanse el edificio de la sociedad civil. Es «el acto por el cual un
pueblo es tal pueblo». Siguiendo a Grocio, dice Rousseau que «un pueblo es un pueblo antes de darse un rey».
El acto de darse un rey supone una deliberación pública: la constitución de la sociedad civil, es decir, del cuerpo
social soberano. Según Rousseau el hombre llega a ese acto mediante el pacto o contrato social, único que
exige el consentimiento unánime de cuantos en él participan” (Tuñón de Lara, 1996, p. 13).
Hay que decir sin embargo que en la obra de Rousseau es seguramente más apropiado hablar de “estado civil”
que de “sociedad civil”. En su construcción, en efecto, el pacto social produce el tránsito del “estado de natu-
raleza” al “estado civil”. Sea como fuere, el concepto de sociedad civil que ahora se utiliza tiene otro significado.
Quizá haya sido Víctor Pérez Díaz (1995) quien con más detenimiento ha estudiado entre nosotros -desde la
sociología-, la sociedad civil. Siguiendo a Oakeshott ha apuntado que “la expresión «sociedad civil» se refiere a
un intento de «teorizar» (quizá deberíamos decir, mejor, «conceptualizar») una experiencia histórica específica:
la tradición de (al menos) dos/tres siglos (ininterrumpida y todavía en curso) de un núcleo conjunto de
instituciones socioeconómicas y políticas (vinculadas a algunas disposiciones culturales) de algunas naciones
del Atlántico norte. Otras naciones (especialmente de la Europa continental) se han ido incorporando a esta
tradición en fechas más recientes y de una manera discontinua; de forma que hoy parece haber un amplio
acuerdo en que tales instituciones han tenido éxito, y son, por ello, objeto de imitación y difusión. El núcleo
institucional ha consistido en la combinación de: un gobierno limitado y responsable, que opera bajo el imperio
de la ley (the rule of law); una economía de mercado (que implica un régimen de propiedad privada); un abanico
de asociaciones voluntarias (políticas, económicas, sociales y culturales), y una esfera de debate público” (p.
16).
Sin perjuicio de volver más adelante sobre el concepto de sociedad civil, merece la pena detenerse en ese dato
del origen de la sociedad civil en los países anglosajones, donde la tradición en tal sentido es mucho más inten-
sa y está más consolidada que en los países de la Europa continental. Aquí estamos sin duda ante un Tercer
Sector emergente, en el marco de una sociedad civil emergente que lleva mucha desventaja a la sociedad civil
de los países anglosajones.
Como recientemente he tenido ocasión de señalar (Piñar, 2005), la sociedad estadounidense, pasa por ser una
de las más dadas al asociacionismo y a la participación ciudadana en beneficio de la colectividad. Tocqueville
(1971, p. 193) dice: “Las instituciones libres que poseen los habitantes de los Estados Unidos, y los derechos
políticos de que hacen tanto uso, recuerdan constantemente, y de mil maneras, a todo ciudadano que vive en
sociedad. A cada momento dirigen su espíritu hacia la idea de que el deber y el interés de los hombres
consisten en ser útiles para sus semejantes; y como no encuentran ningún motivo particular para aborrecerlos,
puesto que no son jamás ni sus señores ni sus esclavos, su corazón se inclina fácilmente al lado de la
benevolencia. Se ocupan en primer término del interés general por necesidad y después por conveniencia; lo
que era cálculo se convierte en instinto; y a fuerza de trabajar por el bien de sus conciudadanos, adquieren
finalmente el gusto y el hábito de servirlos”.
El asociacionismo en Estados Unidos surge de la iniciativa de los propios ciudadanos. No se impone desde
arriba. No son los movimientos ilustrados o religiosos los que mueven a la colaboración benéfica o filantrópica,
sino los individuos mismos. Por eso no encontramos en Estados Unidos un recelo hacia los llamados cuerpos
intermedios como el que caracterizó la Europa de los siglos XVIII y XIX incluso los primeros años del XX. No
hay lucha contra las manos muertas porque la iniciativa social surge de las manos vivas. Lo cual se refleja
incluso en el marco constitucional. En virtud de la Primera Enmienda a la Constitución (1787): “El Congreso no
podrá aprobar ninguna ley conducente al establecimiento de religión alguna, ni a prohibir el libre ejercicio de
ninguna de ellas. Tampoco aprobará ley alguna que coarte la libertad de palabra y de imprenta, o el derecho del
pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar reparación de cualquier agravio”. Esta enmienda, basada en la
propia realidad de Estados Unidos, refleja y al mismo tiempo produce el desconocimiento de un poder religioso
de la entidad del que existe en Europa, que tan decisivo ha sido en la vertebración de las entidades no
lucrativas. Además, el principio de “fragmentación constitucional de la soberanía” (Hmmack y Young, 1993)
refuerza directa e indirectamente el desarrollo de un tejido social de gran presencia y sumamente activo. En
Inglaterra las organizaciones voluntarias han tenido gran protagonismo desde la época de los Tudor (Dunn,
2000, p. 2).
En la Europa continental el impulso se da, sin embargo, desde la Iglesia y la aristocracia. Los cuerpos
intermedios más que en la idea de participación se basan en la idea de propiedad (por mi parte he dicho, sin
embargo, en más de una ocasión que el derecho de fundación es manifestación del derecho de participación).
De ahí la crisis de las Manos Muertas, que tiene un exponente en las duras palabras de Turgot en la
Enciclopedia de Diderot y D'Alambert6. Además no hay fragmentación de la soberanía, sino atribución a la
representación popular articulada en torno a los parlamentos nacionales, sin reconocimiento de otras posibles
fuentes.

14
Hoy ambos sistemas tienden a confluir. La llamada sociedad civil se ve cada vez más reforzada en Europa, al
tiempo que se produce una evidente “fragmentación del poder”. Además, tanto en América como en Europa se
buscan nuevas fórmulas de colaboración social que refuercen el llamado Tercer Sector o sector no lucrativo
privado, voluntario y filantrópico.
Ese fortalecimiento es patente, sobre todo, a raíz de dos fenómenos coetáneos y de signo dispar: por un lado la
caída de los sistemas del socialismo real; por otro, la redefinición del papel del estado en las sociedades
occidentales. En ambos casos se produce un evidente cambio de rol de los poderes públicos. En los países del
este el estado pierde poder frente a los grupos de presión e intereses económicos que pretenden suplantarlo y
llenar ilegítima y antidemocráticamente el vacío gubernamental producido. En los países occidentales, sin
embargo, el Estado otorga mayor protagonismo a la sociedad civil desde la consolidación de las instituciones
democráticas y la idea de “estado mínimo”.
Ese que he llamado sector no lucrativo, privado y filantrópico es el que, en mi opinión, debe ser tomado ahora
en cuenta. Primero, porque es el que realmente está modificando las relaciones de la Administración con la
sociedad civil. Segundo, porque es en él donde encuentran lugar las fundaciones, (en las que he de centrar la
atención en la segunda parte de estas páginas).
En cualquier caso, el Tercer Sector incluye entidades tanto de naturaleza institucional como corporativa. Es
decir, entidades que persiguen fines diferentes a los de sus miembros que se rigen por el principio burocrático y
tienen una base patrimonial (fundamentalmente las fundaciones) y entidades que persiguen fines que coinciden
en lo esencial con los de sus miembros que, en su organización, se rigen por el principio democrático o
participativo y que tienen base personal (fundamentalmente corporativas o asociativas).
Por otra parte, el Tercer Sector suele hacer referencia a organismos del que podríamos denominar ámbito
social, altruista o filantrópico. De este modo, las notas características del Tercer Sector, en lo que ahora nos
interesa, serían las siguientes:

1. Agrupaciones dotadas de forma jurídica y una determinada organización.


2. Carentes de ánimo de lucro.
3. De naturaleza y origen privado y voluntario.
4. Su finalidad principal ha de ser de índole altruista o filantrópica.

Notas pie de página


1 En ocasiones se utilizan otros términos que no siempre coinciden en su contenido. Así, no son equivalentes
Tercer Sector y Sector no Lucrativo. También se habla con cierta frecuencia y cada vez más repetidamente, de
“sector voluntario” (Dunn, 2000). Hay que decir, por cierto, que no es siempre correcto ni posible trasladar o
intentar hacer coincidir términos anglosajones y continentales. He aquí un simple ejemplo: La Comunicación de
la Comisión de las Comunidades Europeas sobre El fomento del papel de las asociaciones y Fundaciones en
Europa, Com(97) 241 final, de 6 de junio de 1997, tiene en ingles el siguiente enunciado: Promoting the Role of
Voluntary Organisations and Foundations in Europe. En algunos textos legales se utiliza la expresión ONG,
organizaciones no gubernamentales. A veces, ciñéndose más a planteamientos económicos, se utiliza la
expresión de organizaciones de economía solidaria. Véase, por ejemplo, la Ley colombiana 454, de 4 de agosto
de 1998, por la cual se determina el marco conceptual de la economía solidaria, se aprueban determinadas
disposiciones organizativas y se regula la actividad financiera de las entidades de naturaleza cooperativa. En su
artículo 2º, “Definiciones”, se establece: “Para efectos de la presente Ley, denomínase economía solidaria al
sistema socioeconómico, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales organizadas en
formas asociativas identificadas por prácticas autogestionarias solidarias, democráticas y humanistas, sin ánimo
de lucro para el desarrollo integral del ser humano como sujeto, actor y fin de la economía”.
2
Además de las obras citadas más abajo, puede verse por ejemplo, en Italia, Alleva (2004). El estudio analiza el
régimen de los diversos “enti non profit”
3
Sobre ello véase el magnífico trabajo de Ricardo Sánchez Rivera, junto con Carlos Parames, sobre el Tercer
Sector en España, en Piñar Mañas (2000). Se considera que el término fue utilizado por primera vez bien por
Amitai Etzioni en su artículo “The Third Sector and Domestic Missions”, Public Administration Review, número
33, julio-agosto, 1.973, o por Theodore Levitt(The Third Sector; new tactics for a responsive society, AMACOM,
New York, 1.973), sin olvidar a Burton Allen Weisbrod en su trabajo “Towards a theory of the voluntary non profit
sector in a Three Sector Economy”, en la obra colectiva Altruism, Morality and Economic Theory, Edmund S.
Phelps- Russell Sage Foundation, New York, 1.975, págs. 171 yss.
4
Vayan algunos ejemplos, el primero de una incorrecta utilización de la expresión “sector terciario”; el segundo,
de una incorrecta utilización de la expresión “tercer sector”: el documento de reflexión de la Comisión de las
Comunidades Europeas “La Comisión y las Organizaciones no Gubernamentales: el refuerzo de la
15
colaboración”, COM (2000) 11 final, de 18 de enero de 2000, al definir las entidades a las que se refiere señala:
“En un sentido más amplio, los sindicatos y organizaciones sectoriales o profesionales pueden también
considerarse como ONG. Sin embargo, el presente documento trata esencialmente de las organizaciones
activas en el conocido como “sector terciario”, es decir, en ámbitos que no dependen ni del Gobierno ni del
sector comercial” (pág. 4). García Santesmases, en el “Prólogo” a Jacques (2000), escribe: “La pérdida de la
capacidad de maniobra del estado, la reducción de sus funciones y el decrecimiento en la importancia de la
solidaridad y del universalismo va propiciando un aumento de la desigualdad social. Ya hemos hablado de la
dificultad de las clases medias de soportar la presión fiscal cuando ven los beneficios desorbitantes del primer
sector, y viven el miedo de correr la suerte del tercer sector lanzado al paro, a la exclusión social y al trabajo
precario” (pág. 14).
5
Se ha hablado del tercer sector como “categoría residual” (Álvarez de Mon, 1998, p. 59)
6
TURGOT no duda en afirmar que las fundaciones son fruto de la vanidad humana. Véase Piñar Mañas y Real
Pérez (2000).

3 . LA IMPORTANCIA CRECIENTE DE UN SECTOR EMERGENTE.

El sector así definido incluiría, principalmente asociaciones y fundaciones. Y hay que decir que se trata de un
sector emergente cuya entidad e importancia se incrementa de forma constante y significativa.
A ello se ha referido, por ejemplo, la Comisión Europea, que en su Comunicación sobre El fomento del papel de
las Asociaciones y Fundaciones en Europa1 señala que éstas “están desempeñando un importante papel en
casi todos los ámbitos de la actividad social, contribuyendo a la creación de empleo, a la ciudadanía activa y a
la democracia, proporcionando una amplia gama de servicios, desempeñando un papel de primera importancia
en el deporte, representando los intereses de los ciudadanos ante las administraciones públicas, asumiendo
una función muy importante en la salvaguarda de los derechos humanos y ejerciendo una actividad esencial en
las políticas de desarrollo... A lo largo de los años han venido aportando una contribución creciente al desarrollo
de Europa, faceta ésta que debería fomentarse y ampliarse” (apartados I.1. y I.1.1.).
La comisión ha resaltado asimismo la importancia social (apartado 7) y política (apartados 8 y 9) del sector
generalizable en y para todos los estados miembros (véase la Comunicación y Doyle, 1996).
En España la importancia del sector es cada vez más notable. Así lo ha puesto de manifiesto Ricardo Sánchez
Rivera (en Piñar, 2000), en un magnífico y muy reciente trabajo. Se considera que mientras que el número de
empleos en España creció un 15% entre 1990 y 2000, en el caso del tercer sector (en su más amplio sentido de
economía social) el aumento fue del 58%. Se estima que la economía social en España supone entre un 5 y un
6% de la riqueza del país y que el Tercer Sector representa el 7% del total de empleos2.
El gran potencial que representa el tercer sector impone que desde el derecho público se le preste Especial
atención. No en vano, uno de los motivos de la emergencia del sector es la retirada del Estado o de las Adminis-
traciones Públicas derivada de la llamada crisis del Estado de bienestar. Lo cual exige, como ya apuntaba el
Tribunal Constitucional en su temprana.
Sentencia 18/1984, citada al comienzo de este trabajo, que se produzca una estrecha interrelación Estado-
sociedad en la consecución del interés general.

Notas pie de página

COM(97) 241 final, de 6 de junio de 1997.


2
Según un informe promovido por la Fundación ONCE y la Confederación Empresarial Española para la Ecomía
Social (CEPES). Véase también Las ONG y las fundaciones y su contribución al empleo, Instituto Nacional de
Empleo, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid, 2000.

4 . TERCER SECTOR, DERECHO ADMINISTRATIVO Y ADMINISTRACIÓN PÚBLICA.

Pese a la entidad del sector, el Derecho Administrativo permanece prácticamente al margen del fenómeno. Y sin
embargo estamos, seguramente, ante uno de los mayores retos del Derecho Administrativo y de las adminis-
traciones públicas. Es imprescindible definir las relaciones entre el sector público y el Tercer Sector (Gidrón y
cols., 2000; Van Til, 2000).

16
El Informe sobre Desarrollo Mundial 1999-2000 del Banco Mundial (p. 122) llama la atención acerca del
necesario vínculo que debe existir entre las administraciones públicas (en particular las llamadas
“subnacionales” o locales) y la sociedad civil. Se afirma expresamente que “la «sociedad civil» puede ser un
complemento de la administración local en la búsqueda de una gestión de gobierno más eficaz y sensible a las
necesidades”. Señala asimismo que “los gobiernos deben alentar la participación de la sociedad civil en una
buena gestión de gobierno” y deben “estar dispuestos a aprovechar los recursos que ofrecen estos grupos” (los
integrantes de la sociedad civil), aunque sugiere que debe actuarse con precaución pues “puede darse el caso
de que (las organizaciones cívicas) reflejen solamente las opiniones de un segmento muy pequeño de la
población” y subraya el hecho de que “una vez que los movimientos democráticos alcanzan sus objetivos
inmediatos, la energía de la sociedad civil suele disiparse”. Por su parte, el art. 14.2 de la Carta Social Europea
de 19611 señala que, para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a beneficiarse de los servicios sociales,
los Estados “se comprometen a estimular la participación de los individuos y de las organizaciones benéficas o
de otra clase en la creación y mantenimiento de tales servicios”.
En el ámbito comunitario las relaciones entre el Tercer Sector y las instituciones europeas son cada vez más
intensas. Los vínculos entre ambos se reconocieron ya, incluso formalmente, en la Declaración 23 del Tratado
de la Unión Europea de 1992, según la cual “la Conferencia destaca la importancia que tiene, para conseguir
los objetivos del artículo 117 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, la colaboración entre ésta y las
asociaciones de solidaridad y las fundaciones, como instituciones responsables de establecimientos de
beneficencia y de servicios sociales”. El ya citado documento de reflexión de la Comisión (La Comisión y las
Organizaciones no Gubernamentales: el refuerzo de la colaboración2) ha resaltado la importancia de la
participación de las organizaciones no gubernamentales en la definición de las políticas europeas o en “la
formación de una política pública europea, que se considera generalmente como una condición previa para
establecer una verdadera entidad política europea”. Así como también de su contribución “a promover la
integración europea de una manera práctica y a menudo desde una base popular” (p. 5). Además se hace eco
de los problemas que obstaculizan la cooperación entre las instituciones europeas y las ONG y apuesta
decididamente por un reforzamiento del diálogo entre unas y otras.
En nuestro ámbito, el reto que debe afrontar el Derecho Administrativo y la Administración Pública (que no
puede infravalorarse en absoluto) está sin duda a la altura del que ha debido asumir a raíz del fenómeno
privatizador. Los frentes en los que ha de moverse son al menos dos:

• Por un lado ha de considerar el peso de las entidades del Tercer Sector en la definición de políticas
(Laurnaga, sin fecha)3 y en el fortalecimiento de la democracia participativa. Si en alguna ocasión se ha
llegado a decir que elemento esencial del Derecho Administrativo es la participación, mucho más lo
debe ser ahora a través de las organizaciones del Tercer Sector y entre ellas las fundaciones (que no
son mera manifestación de la autonomía de la voluntad en ejercicio del derecho de propiedad:
fundaciones como patrimonios adscritos a un fin de interés general), son expresión del derecho de
participación de los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social (art. 9.2 de la
Constitución).
• Por el otro, es imprescindible valorar el hecho de que no pocas responsabilidades que hasta no hace
mucho se consideraban propias de los poderes públicos (sobre todo en el seno del apogeo del estado
del bienestar) han pasado ahora o están pasando al ámbito de las organizaciones del Tercer Sector, en
un proceso cuando menos tan intenso como el privatizador.

Estas consideraciones son de extraordinaria importancia. Como lo es el hecho de reconducir el fenómeno a sus
justos términos. Quiero decir que en ningún caso es posible olvidar que los organismos del Tercer Sector, que
pueden y deben colaborar, por ejemplo, en la definición de objetivos públicos, no son los que deben fijar esos
objetivos. Su legitimación democrática es sólo indirecta y marginal. La propia indefinición del sector o la dificul-
tad de conceptualizarlo indican ya claramente que no es posible reconocerle más legitimación democrática que
la que pueda derivar de reconocer el derecho de participación.
Por otra parte, la propia importancia del sector exige un esfuerzo de lo que se ha venido a llamar “visibilidad” del
mismo, y legitima a los poderes públicos para establecer mecanismos de control que garanticen la transparen-
cia en su funcionamiento4.
Tales cuestiones se han planteado sobre todo en relación con las fundaciones, a las que seguidamente dedico
mi atención.

Notas pie de página

17
Carta Social Europea, del Consejo de Europa, firmada en Turín el 18 de octubre de 1961. Ratificada por España
en abril de 1980.
2
COM(2000) 11 Final, de 18 de enero de 2000.
3
Interacción Estado-sociedad civil en el sistema de políticas públicas de infancia, en http://www.laso-
ciedadcivil.org/uploads/ciberteca/infancia.pdf
4
Con excesiva frecuencia se plantea asimismo la necesidad de garantizar el funcionamiento democrático de las
entidades del Tercer Sector. Se trata de un error grave que ignora que el funcionamiento interno de las
fundaciones es sustancialmente autoritario, basado en el respeto a la voluntad del fundador y en las facultades
que se atribuyen al patronato.
5 . FUNDACIONES, ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y DERECHO ADMINISTRATIVO.
Doy un salto temático para centrarme en un argumento más concreto que el hasta ahora expuesto, pero muy
relacionado con él. Me centro ahora en las fundaciones, por considerar que, de entre las diversas entidades que
forman parte del Tercer Sector, se trata de las instituciones que más cuestiones pueden plantear en el ámbito
del Derecho Administrativo.
Dos temas merecerán nuestra atención. El control público sobre las fundaciones. El siempre espinoso de las
Fundaciones de iniciativa pública.

La necesaria reconfiguración del Protectorado. Necesidad de un control público, externo e


independiente.

1Al hablar de las relaciones entre las administraciones públicas y las fundaciones hemos de hacer forzosa y
principal referencia al protectorado. Afirmar que el control público externo sobre las fundaciones es una mani-
festación de intromisión en su actividad, que contradice la concepción que en un marco de libertades debe
caracterizar el desarrollo del derecho de fundación es simplemente desconocer la realidad de las cosas e
incluso desconocer la historia de la constitución de la figura fundacional.
Ahora bien, admitido ese control, lo que se debe cuestionar es su alcance, los sujetos que deben ejercerlo y su
finalidad. Luego volveré sobre ello, pero ahora puedo adelantar que dicho control podría ser ejercido por la
Administración o por los jueces y que en ningún caso debe perjudicar el contenido esencial del derecho de
fundación. Su razón, en cualquier caso, queda sumamente vinculada a la garantía del cumplimiento de la
voluntad del fundador.
La existencia de un control externo sobre el desarrollo de las actividades de las fundaciones es una constante
en evolución que no es posible ignorar. Al principio el control eclesiástico, que debía y deseaba fiscalizar las
obras pías en cuanto que debían actuar de forma totalmente ortodoxa. Más adelante el control se seculariza a
niveles de exagerado recelo hacia las fundaciones, para luego pasar por una fase de recelo moderado que
llega, al aprobarse la Constitución de 1978, a una suerte de control por tradición o casi rutina, que en cualquier
caso enormemente ineficaz. Tras la Constitución, la vigilancia no debe ser de mera fiscalización, sino también
de garantía de un derecho fundamental. El cambio ha de ser, pues, radical.
La cuestión a resolver ahora es aclarar si esa acción de protectorado se justifica hoy, en su caso, con qué
alcance (véase Piñar, 1995).
Antes de proseguir hemos de cuestionar, como punto de partida previo, si la existencia de una actividad pública
de control y supervisión sobre las Fundaciones respeta el contenido esencial del derecho de fundación, o si por
el contrario, el ejercicio de éste debe quedar exento de toda suerte de control, o, en fin, si es posible llegar a
una tercera vía intermedia en la que el ejercicio del protectorado resulte admitido pero con ciertos límites.
Adelanto ya que según mi parecer es esta última opción la que mejor encaja con el modelo constitucional, lo
cual nos obliga a determinar cuáles han de ser esos límites para no desvirtuar el protectorado y en
consecuencia para no alterar, restringiéndolo, el ejercicio mismo del derecho de fundación.
El Tribunal Constitucional, en la conocida Sentencia 49/1988, de 22 de marzo, ha señalado expresamente que
“las leyes pueden prever un tipo de acción administrativa, el Protectorado, para asegurar el cumplimiento de los
fines de la Fundación y la recta administración de los bienes que la forman” (en Piñar, 1992, p. 17). Esta
afirmación, que se hace en el marco constitucional, significa que en dicho contexto encaja la posibilidad de
establecer, por vía legal, el Protectorado. La configuración que del ejercicio del derecho de fundación puede
hacer la Ley, de acuerdo a lo que el propio artículo 34 de la Constitución admite (“se reconoce el derecho de
fundación... con arreglo a la Ley”), no impide que se establezca un tipo de protectorado en relación con las
fundaciones.
Este es el punto de partida que, como ya he tenido ocasión de señalar en otro lugar, debemos tomar en
consideración. “La Constitución no impone, pero en absoluto prohíbe, la existencia del Protectorado. Puede
incluso afirmarse que en el núcleo esencial del derecho de fundación institucionalmente garantizado por la
18
Constitución cabe identificar la presencia de la acción pública de Protectorado como elemento no extraño al
sistema” (Piñar, 1992, p. 371).
El protectorado, pues, no es necesariamente un advenedizo en el ejercicio del derecho de fundación. Lo será,
sin embargo, si se excede en sus funciones, que hoy deben ser definidas e interpretadas de acuerdo a la
Constitución, que, no lo olvidemos, exige interpretar el ordenamiento jurídico de las fundaciones desde la idea
de libertad, no de recelo o restricción.
Además, en mi opinión, no sólo el control es perfectamente compatible con la Constitución, sino que hoy
seguramente está más justificado que nunca.
Por un lado, por el muy favorable régimen fiscal del que disfrutan las fundaciones, no sólo regulado en la Ley
49/2002, sino en diversas disposiciones autonómicas, que mejoran en no pocas ocasiones el régimen previsto
en la legislación estatal. Además, por la atenuación de la regla de la no reversión de los bienes de las
fundaciones extinguidas (Trapiella, 1999); por la posibilidad ya generalizada de que las administraciones
públicas puedan crear fundaciones; y por el asombroso régimen de financiación que la Ley 50/2002 prevé para
las “fundaciones vinculadas a los partidos políticos”, cuyos recursos pueden proceder de la financiación pública
a través de los presupuestos de las distintas administraciones públicas (Disposición adicional séptima). Todas
estas circunstancias, que dan a las fundaciones unas posibilidades y privilegios que antes no tenían, pueden y
deben traducirse en un sistema de control que, siempre, por supuesto, desde la perspectiva del derecho
reconocido por el artículo 34 de la Constitución, permita garantizar con eficacia que tal derecho está
ejercitándose correctamente y que la voluntad del fundador es cumplidamente respetada.
Llegados a este punto, admitida la constitucionalidad y justificación del control externo sobre las fundaciones,
cabe plantear en primer lugar si debe llevarlo a cabo precisamente la Administración o debería ejercerlo otra
entidad, los jueces, por ejemplo. O incluso si sería posible que se permitiese que el fundador designara él
mismo quién puede y debe controlar la fundación por él instituida. Si el control debe estar definido y atribuido a
la Administración, o indefinido y atribuido a quien el fundador designe.
Para contestar hemos de partir de un dato que no es posible ignorar: las fundaciones constitucionalmente
garantizadas (y legalmente reguladas) deben perseguir fines de interés general; es algo que integra su propio
concepto. No son particulares los fines que han de alcanzar. Por eso en ningún caso sería posible atribuir el
control externo de las fundaciones a quienes no tuviesen legitimación para adoptar decisiones en relación con la
determinación de la generalidad de los fines. No en cuanto a la definición de tales fines (de hecho, los
particulares pueden definirlos al crear fundaciones) sino en cuanto a la garantía de su cumplimiento. Por eso no
creo que sea admisible que el fundador pueda atribuir a cualquiera -también por tanto a una persona física- la
interpretación de su voluntad incluso admitiendo que la misma sea suplida2.
Por eso, por su propia consideración constitucional, la Administración pública es la que por naturaleza está
llamada a ejercer el primer control sobre el cumplimiento de la voluntad del fundador (sin perjuicio del control
último que se reserva a los jueces y tribunales). El artículo 103 de la Constitución nos da base más que
suficiente para llegar a esa conclusión.
Muy distinto es que la actual configuración del protectorado sea la más idónea. Por un lado, la diversidad de
protectorados puede introducir disparidad de criterios en el modo en que el control es ejercido, lo cual es a
todas luces criticable. Por eso es imprescindible hacer una decidida reestructuración del protectorado, hoy
lastrado todavía por viejas concepciones paternalistas e incluso basado en la idea de tutela de quien necesita
de alguien que complete su limitada capacidad (de las fundaciones). Por otra parte, las limitaciones
presupuestarias y organizativas pueden dar al traste, literalmente, con el sistema. Por ello, repito, es
imprescindible reelaborar totalmente el sistema del control público sobre las fundaciones. El actual protectorado
no alcanza a resolver ni la mitad de los problemas que tiene planteados.
Esa reestructuración debería cuando menos traducirse en un proceso decidido de unificación de los servicios
del protectorado frente a la dispersión hoy existente. Dispersión que, como he señalado, es no sólo disfuncional
sino también en no pocas ocasiones totalmente injustificada. No se trata ya de que sean ?en el ámbito de la
Administración del Estado- dos o tres los departamentos con competencias en materia de control sobre las
fundaciones en función de la actividad desarrollada, sino que la gran mayoría de los ministerios han optado por
crear sus propios órganos de protectorado, sobre todo cuando previamente se han creado, a iniciativa de los
mismos, fundaciones “del sector público estatal”, respecto de las cuales no se desea dejar en manos de un
ministerio diferente el ejercicio del control.
Pero seguramente ha de darse un paso más. Y ese no es otro que el de tender hacia un control público, externo
e independiente. No vinculado, en consecuencia, a un departamento específico, sino dotado de autonomía y
con suficientes recursos humanos y económicos. La proliferación de fundaciones de iniciativa pública exige, en
mi opinión, que el control no se atribuya en absoluto a quien en definitiva va a ser controlado. Esta situación
sólo puede ser calificada de esquizofrénica, pues no es extraño que los órganos de gobierno de las fundaciones
de iniciativa pública coincidan con quienes han de ejercer el protectorado. Y no sólo eso, pues también ha de
tenerse en cuenta que la importancia, el peso, y por qué no decirlo, el poder de no pocas fundaciones de

19
iniciativa privada se compaginan mal con el control de servicios poco dotados e integrados en estructuras
administrativas fuertemente burocratizadas.
Creo, pues, que debe tenderse hacia la creación de una suerte de agencia pública e independiente de control
sobre las fundaciones. Esa agencia debe, además, ejercer un control de naturaleza reglada, no discrecional,
como por el contrario ocurre en estos momentos. En efecto, no pocas de las autorizaciones previstas tanto en la
ley estatal como en las leyes autonómicas, hasta ahora aprobadas, tienen un fuerte contenido discrecional, de
modo que se atribuye al protectorado un amplio margen de apreciación a la hora de adoptar sus decisiones. Por
otra parte, ese control reglado debe dejar de ser fundamentalmente previo, para serlo no a posteriori, o revisor.
En cualquier caso, es evidente que a los tribunales les corresponde el control último de la legalidad de la
actuación de las fundaciones y de la Administración. Ningún problema hay en ello.

Fundaciones de iniciativa pública: fundaciones públicas y fundaciones privadas.

El segundo de los temas que quería analizar, al hablar de las relaciones entre el tercer sector y el sector
público, es el de las fundaciones de iniciativa pública.
Pese a que la Constitución, art. 34, ni incluye ni excluye el derecho de los sujetos jurídico-públicos a constituir
fundaciones, la Ley de Fundaciones de 1994 primero, y también la 50/2002, después, han reconocido a las per-
sonas jurídico-públicas la capacidad para crear fundaciones, sin necesidad de una ley previa que les habilite
expresamente para ello.
Como ya he señalado en otra ocasión (Piñar, 1996, p. 179; véase también Piñar Mañas y Real Pérez, 2000), el
artículo 34 de la Constitución reconoce el derecho de fundación tanto a las personas físicas como a las jurídico-
privadas. Pero según creo tal derecho no alcanza a las entidades públicas. La garantía constitucional del
artículo 34 no alcanza a las personas jurídi-co-públicas, “en relación con las cuales el legislador es libre de
tomar la decisión que considera más oportuna. Además, hay que tener en cuenta que las personas jurídico-
públicas gozan de un derecho de propiedad que obedece a perfiles propios (carecen, por ejemplo de plena
autonomía de la voluntad para disponer de sus bienes) y no necesitan del derecho de fundación para participar
en la vida cultural, social y económica. No hay, pues, un derecho constitucional de las personas jurídico-
públicas a constituir fundaciones (en contra de lo que ocurre en relación con otros derechos: el Tribunal
Constitucional ha reconocido a las personas jurídico-públicas el derecho a la tutela judicial efectiva, por
ejemplo), pues no es un derecho que integre su estatus jurídico-constitucional”.
Así las cosas, el artículo 8 de la Ley 50/20023, que es heredero directo del art. 6º de la Ley de Fundaciones de
1994, señala expresamente en su apartado 1º: “Podrán constituir fundaciones las personas físicas y las
personas jurídicas, sean éstas públicas o privadas”. El apartado 4º del mismo artículo dispone por su parte que:
“Las personas jurídico-públicas tendrán capacidad para constituir fundaciones, salvo que sus normas
reguladoras establezcan lo contrario”.
El artículo 6º de la Ley de 1994 supuso una novedad en nuestro ordenamiento. Hasta su aprobación, existía
una notable laguna que producía no pocas confusiones y que se había saldado admitiendo que las entidades
públicas pudiesen constituir fundaciones, pues eran ya varias las que habían sido creadas, por ejemplo por
universidades o por entidades bancarias públicas.
Esta novedad, sin embargo, fue acogida con reservas por algún sector político, que se había mostrado
claramente contrario a ella, como ya he tenido ocasión de apuntar en otras ocasiones. No voy a analizar de
nuevo los problemas, dudas, cuestiones e incertidumbres que plantean las fundaciones de iniciativa pública. Sí
he de decir que el régimen previsto en los artículos 44 a 46 de la Ley 50/20024 pretende solventar algunas de
las críticas que se habían planteado. En cualquier caso las dudas conceptuales que sugirien las llamadas
fundaciones del sector público5 siguen sin resolverse. No hay que olvidar que incluso se ha planteado la
inconstitucionalidad misma de tales fundaciones.
No creo que sea posible llegar a tanto, pero no cabe duda de que las relaciones a las que antes me refería, las
que se dan entre tercer sector y Administración Pública, sufren, con el advenimiento de tales fundaciones, una
tensión no fácil de soportar. Recordemos que una de las notas del tercer sector es la de su carácter residual,
partiendo de la base de que está configurado por las entidades que ni se integran en el sector público ni en el
lucrativo. Y sin embargo, irrumpe ahora un tipo de entidades que son de indudable naturaleza jurídico-privada
pero que no sólo se confunden con el sector público (del que incluso la Ley afirma que forman parte:
“Fundaciones del sector público”), sino que están sometidas a un híbrido régimen jurídico tan confuso como
incoherente. Pues estas fundaciones al pretender huir de la rigidez del derecho público, quedan dentro de muy
importantes sectores del régimen fiscalizador jurídico-público, pero también dentro del régimen del protectorado
en ciertos extremos. Protectorado que, por otra parte, se ejerce en no pocas ocasiones, como antes apuntaba,
por las mismas personas que configuran el patronato y, por tanto, el órgano sometido a control.
Por ello es imprescindible repensar la figura de las fundaciones de iniciativa pública, que tensiona, tal como hoy
está regulada, el propio régimen jurídico de las fundaciones.

20
Notas pie de página

1
Alguna de las siguiente reflexiones las tomo de Piñar Mañas y Real Pérez (2000)
2
Así, García de Enterría (1992), que estima que “un fundador puede decir que cualquier duda que haya sobre su
voluntad sea suplida o sea interpretada” por cualquier entidad, o “por qué no, una persona determinada,
determinada por su nombre civil o por una cualidad”. Según García de Enterría, “esta cláusula sería
perfectamente lícita desde la perspectiva del efecto directo del artículo 34 y hay que desear que en la futura Ley
de Fundaciones así se establezca de una manera explícita. El interés general no alcanza a que la libertad del
fundador se restrinja a este hecho básico de quién ha de ser el representante ulterior de su voluntad, siempre
que se trate de una interpretación de la misma y no de una sustitución. Entiendo que únicamente en el silencio
del fundador, podrá la Administración arrogarse la facultad de representar su voluntad, pero no contra esta
misma voluntad”. Nada impide, desde luego, que el fundador exprese su deseo de que el control del
cumplimiento de su voluntad sea atribuido a un particular. Pero ello no puede afectar a lo siguiente: por un lado,
es el Patronato el que legalmente tiene atribuida la función de “cumplir los fines fundacionales” (art. 14.2 de la
Ley 50/2002) y responde de la marcha de la fundación (art. 17). Es pues él quien ha de interpretar en un primer
momento la voluntad del fundador, quien la ha de poner en marcha y ejecutar. Por otra parte, sin embargo, la
actividad del Patronato debe a su vez ser susceptible de control externo. Control dirigido al efectivo
cumplimiento de la voluntad del fundador dirigida a la consecución de fines de interés general, y esto,
necesariamente, nos remite a una entidad pública. Sólo de esta manera es posible articular un sistema
coherente de exigencia de responsabilidad.
3
Tomás González Cueto (2003), Comentarios a la Ley de Fundaciones 50/2002, de 26 de diciembre Aranzadi
4
Expresión que ahora también recoge la Ley 10/2005, de 31 de mayo, de Fundaciones de la Comunidad
Autónoma de Andalucía (BOE)
5
Expresión que ahora también recoge la Ley 10/2005, de 31 de mayo, de Fundaciones de la Comunidad
Autónoma de Andalucía (BOE)

6 . UNAS BREVÍSIMAS REFLEXIONES FINALES.

Dicho todo lo anterior debemos plantearnos una última cuestión: ¿Por qué las fundaciones no son instrumento
adecuado para las administraciones públicas?
Primero, hemos visto que las fundaciones son un instrumento de la sociedad civil, en cuanto mecanismo de
participación, y no sólo manifestación del ejercicio del derecho de propiedad.
Segundo, las fundaciones son un instrumento para, desde la autonomía de la voluntad privada, cumplir fines de
interés general. Son por tanto medios que se configuran para que, en contra de lo que les es propio, los particu-
lares puedan, con la protección del ordenamiento, desarrollar fines no privados sino generales.
Las administraciones públicas, sin embargo, no requieren de la figura interpuesta de la fundación para cumplir
fines de interés general, pues es precisamente el servicio objetivo de los intereses generales lo que corres-
ponde y caracteriza precisamente a la Administración (art. 103 de la Constitución). Mientras que los particulares
requieren de una fundación para cumplir fines de interés general con vocación de permanencia y reco-
nocimiento y, la protección del ordenamiento (trascendiendo la vida del propio fundador), la Administración
puede y debe cumplir esos fines sin necesidad de persona jurídica (de naturaleza privada) diferenciada. Así
como está justificado que la Administración acuda a formas jurídico-priva-das de personificación para alcanzar
fines privados (empresas públicas, en sentido estricto, que es el propio y más acertado), no lo está que se valga
de ellas para cumplir fines de interés general.
Tercero, las fundaciones son instrumento para hacer efectivo el cumplimiento de la voluntad del fundador, que
en principio se petrifica en el momento en que es expresada. Sin embargo, al ser las administraciones públicas
meros instrumentos del poder público, expresión del pluralismo político, no tiene sentido admitir que una
voluntad constituya una fundación con vocación de permanencia vinculando al futuro depositario democrático
del poder, sobre todo cuando el pluralismo político es valor superior del ordenamiento jurídico (art. 1º
Constitución). En otras palabras, no es oportuno que una institución jurídica, que tiene como uno de sus
elementos esenciales la voluntad del fundador expresada con vocación de permanencia, sea utilizada por un
sujeto, la Administración Pública, cuya voluntad viene condicionada por el poder público.
Y si las fundaciones de iniciativa pública suponen una piedra en el engranaje del sistema (ya de por sí confuso)
de las relaciones entre el tercer sector y los poderes públicos, que debe ser sometido a profunda reflexión,
21
también lo es (no en igual medida, por supuesto) el régimen actual del Protectorado, que no sólo es
disfuncional, sino difícilmente admisible, tal como está configurado desde el punto de vista organizativo (sobre
todo en relación con las fundaciones de iniciativa pública) y en cuanto al amplio margen de discrecionalidad que
lo caracteriza.

LA FORMACION PARA LA GESTION DE ENTIDADES NO LUCRATIVAS DE ACCION SOCIAL

TRAINING IN MANAGEMENT OF NON-PROFIT SOCIAL ACTION ORGANIZATIONS

José Rojo Alcalde . Consultor y experto en Recursos Humanos ,

Juan José Álvarez Prieto .

Resumen

Se presentan los resultados de un estudio de la oferta de formación de postgrado para los responsables y
técnicos que trabajan o aspiran a trabajar en organizaciones no lucrativas de acción social. El trabajo se sitúa
en el marco de la oferta europea y estadounidense de semejantes características y en el marco de los retos que
tienen que afrontar ante la reciente evolución de la acción de estas organizaciones y de sus recursos humanos.

1 . INTRODUCCION

Se ha convertido ya en un tópico muy utilizado, hasta el punto de constituir algo que suena a afirmación de
sentido retórico decir, al abordar la cuestión del factor humano en cualquier organización, empresarial o de otro
tipo, que los recursos humanos son el principal activo o el capital más importante de la misma. Y es evidente
que lograr que las personas que forman parte de una empresa se identifiquen con la misión y los objetivos de la
misma, de manera que asuman con dedicación y compromiso los retos a los que se enfrenta en el desarrollo de
su actividad es un factor decisivo de su éxito. Lo cual es una idea muy evidente para los responsables de
cualquier organización y para los que trabajan habitualmente en el ámbito de los recursos humanos (otra cosa
es actuar de forma consecuente con este convencimiento). Este hecho adquiere una especial relevancia en las
organizaciones que trabajan para el logro del bienestar social y lo hacen, no para obtener un lucro económico,
sino para conseguir una sociedad civil con altos niveles de cohesión y de bienestar.
Por otro lado las organizaciones no lucrativas (ONL) de acción social tienen en sus recursos humanos unos
aspectos específicos que los diferencian de los de las empresas o los de las administraciones públicas. Muchas
ONL de acción social dependen de tal forma de la cooperación de personas voluntarias que buena parte de sus
actividades serían irrealizables sin su presencia. Tenemos por tanto en el voluntariado un componente de los
recursos humanos de las ONL que dan una impronta muy importante en términos cuantitativos, como veremos
a continuación, al factor humano en las mismas y que no puede dejarse a un lado a la hora de abordar esta
cuestión.
Como consecuencia en buena medida del adelgazamiento del sector público en la prestación de servicios
sociales, porque no quiere o no tiene capacidad para asumir nuevos compromisos o no es capaz de identificar
las nuevas realidades para darles respuesta de un forma creativa y ágil, las ONL de acción social han pasado
de ejercer preferentemente una función de abogacía social, de denuncia y de reivindicación a la prestación de
servicios, sin abandonar el desempeño de las anteriores funciones, pero ejerciendo un papel complementario
del sector público juntamente con otras empresas del sector lucrativo (Rodríguez Cabrero (2005). Este
fenómeno ha hecho crecer considerablemente a las ONL de acción social y ha tenido el efecto de un gran
impacto en los recursos humanos de las mismas. El crecimiento en la prestación de servicios ha hecho
necesario una mayor profesionalización del personal y ha incrementado considerablemente el trabajo técnico y
retribuido, ya que en la gestión de los servicios el voluntariado solo puede desempeñar una función auxiliar. Por
lo demás el hecho de tener que competir con el sector lucrativo en las tareas de gestión de los servicios
constituye un motivo más para tener que disponer de unos recursos humanos con capacidad de gestión
eficiente y de calidad. Así el colectivo de los técnicos y responsables ha pasado ha ser el grupo más importante,
más visible y con más poder en la gestión y en la toma de decisiones dentro de estas organizaciones. De
manera que el papel de un tercer grupo, los miembros de las juntas directivas, los patronos, las asambleas de
socios han pasado a un segundo término, limitándose su papel a menudo a la ratificación de las propuestas que
les vienen dadas por los responsables y técnicos.

22
Esta situación presente, que ha dado lugar a un importante crecimiento del sector no lucrativo de acción social y
que ofrece grandes oportunidades para el futuro del sector, plantea ciertos riesgos no menores. La
competencia con el sector empresarial está obligando a disponer de unos recursos humanos con capacidad de
gestión. Pero, dada la fragilidad y la falta de solidez de muchas ONL de acción social, esta capacidad de
gestión puede no ser suficiente y dar lugar a una cierta burocratización. Las ONL de acción social tienen que
tener algo que las diferencie de las empresas en la prestación de los servicios, que las dé legitimidad para
reclamar de las administraciones públicas un trato preferente en la prestación de estos servicios. Y este plus de
las ONL de acción social tiene que ver más con la formación de actitudes y la asunción de valores que con la
competencia y la cualificación para una buena gestión, que por otra parte son factores también necesarios en
los recursos humanos de estas organizaciones. No se trata solamente de eficiencia y calidad en la gestión,
como en cualquier otra empresa, sino de actuar con compromiso y asunción de valores de ciudadanía y
solidaridad.
Por consiguiente tenemos tres grupos diferenciados en las ONL de acción social:

• Los voluntarios, cuya aportación es en muchos caos muy valiosa, pero que desempeñan una función
auxiliar en la prestación de servicios.
• Los responsables y técnicos o personal retribuido, de una importancia cada vez mayor en el desarrollo
de las ONL no lucrativas, con una visibilidad y un poder en toma de decisiones crecientes.
• Los patronos, juntas directivas, asambleas de socios, cuya visibilidad e intervención en la gestión es
cada vez menor.

La formación, tanto en cualificación y mejora de la competencia para la gestión, como el la creación de actitudes
y asunción de valores y de compromiso en la acción social, es un factor que puede contribuir de manera
poderosa a conseguir que los recursos humanos de estas organizaciones puedan hacer frente adecuadamente
a los retos que se le presentan actualmente.
Antes de seguir adelante conviene que pongamos de manifiesto algunos datos cuantitativos sobre la realidad
del empleo y los diversos grupos que componen los recursos humanos de las ONL de acción social.
Existen una serie de trabajos de investigación realizados en la última década en las que, con distintos criterios y
planteamientos metodológicos, se dan cifras sobre la evolución del empleo en el tercer sector. En la tabla 1 se
recogen unos datos correspondientes al año 2001 (García Delgado, 2004).
Tabla 1 Empleo en el tercer sector no lucrativo
Total % sobre empleo equivalente en España
.

721.639 5,5
Asalariados (en términos de empleo equivalente)

1.210.081 9,0
Empleo equivalente /con voluntarios)

Fuente: Datos tomados de García Delgado (2004), página 36.


Si tomamos solamente los datos correspondientes a asociaciones, fundaciones y entidades singulares (ONCE,
Cruz Roja y Caritas), donde se encuentra el “núcleo duro” de las ONL de acción social, tenemos los datos que
recogen en la tabla 2.
Tabla
Total % sobre empleo equivalente en España
.

380.060 2,9
Asalariados (en términos de empleo equivalente)

Empleo equivalente /con voluntarios) 868502 6,7

2 Datos de empleo en asociaciones, fundaciones y entidades singulares


Fuente: Elaboración propia, a partir de datos tomados de García Delgado (2004), página 36.

23
Con una metodología distinta y con un criterio más restrictivo Jiménez Lara (en Ruiz Olabuénaga, 2006)
presenta datos coincidentes respecto al conjunto del tercer sector no lucrativo. En esto datos se ve un
crecimiento muy importante del empleo en las este sector en la última década (tabla 3).
Estas cifras, aunque se refieran al conjunto del tercer sector no lucrativo, nos dan una idea aproximada de lo
que está siendo la realidad y la evolución del los recursos humanos en las ONL de acción social.
Tabla 3 Evolución del empleo en tercer sector de 1995 a 2002
Total 1995 Total 2002
.

Empleo remunerado equivalente 475.179 692.336

728.778 1.181.782
Empleo equivalente /con voluntarios)

Fuente: Jiménez Lara (en Ruiz Olabuénaga /dir.) (2006), página 33


Y ante esta realidad ¿cuál está siendo la respuesta en lo que se refiera a la formación de los recursos humanos
de las ONL de acción social? Si echamos una mirada superficial a la oferta de formación en sector, nos
encontramos que hay un cierto esfuerzo de formación dirigido al colectivo del voluntariado, existe también
alguna oferta dirigida a los trabajadores que ocupan puestos técnicos y de responsabilidad, específicamente en
lo referente a adquisición de competencias de gestión, pero no parece existir oferta dirigida a los promotores
(juntas directivas, patronos, etc.)
Por lo que se refiere al esfuerzo económico que se hace para gastos de formación podemos hacer alguna
aproximación a partir de los datos de la distribución del gasto de las entidades no lucrativas que ofrece García
Delgado (2004: 64), según los cuales los gastos en formación de las organizaciones del tercer sector gastaban
en 2001 representaban un 0,7% del total de sus gastos. Partiendo de este dato una aproximación a los gasos
de formación en el conjunto del tercer sector seráin los de la tabla 4.
Tabla 4. Estimación de gastos de formación en 2002 en el tercer sector
Gasto total Gasto en formación
.

Sin imputar trabajo voluntario 35.034 345

Imputando trabajo voluntario 47.995 336

Fuente: elaboración propia a partir de los datos de Jiménez Lara (en Ruiz oblabuénaga -dir.-,2006), página 34
Estos datos tienen que ser matizados con el hecho bien conocido de que existe una notable actividad de
formación interna de las propias ONL de acción social y como consecuencia de acciones de colaboración entre
organizaciones del sector que no tienen imputación contable. No obstante, a la vista de estas cifras, se puede
afirmar que el esfuerzo de formación de los recursos humanos es prácticamente inexistente.
En este trabajo vamos a tratar de analizar la oferta formativa que ha ido apareciendo en los últimos años,
dirigido a dotar de competencias de dirección y de gestión a los responsables y técnicos que aspiran a ocupar
puestos que requieran estas competencias o que ya las vienen desempeñando. Para ello se ha estudiado con
cierto detalle la oferta de master o cursos de postgrado equivalentes en España. Para entender un poco la
situación en la que nos encontramos empezaremos echando una mirada a nuestro entorno internacional más
próximo.

2 . UNA MIRADA AL PANORAMA INTERNACIONAL


Antes de presentar un análisis detallado de la formación de postgrado dirigida a los miembros de las ONL de
acción social en España, conviene conocer, siquiera de manera aproximada, cuál es la naturaleza de esta oferta
en nuestro entorno internacional más inmediato, con objeto de ver en qué marco nos hallamos situados.
En lo que se refiere a la oferta internacional en Europa y Estados Unidos hay que notar que existe una variada
gama de denominaciones para designar este tipo de estudios de postgrado, y que bajo términos similares no
siempre se refieren las titulaciones a los mismos estudios. Por ello hemos procurado limitarnos a los master
directamente dirigidos a los responsables o profesionales de las ONG, fundaciones y organizaciones sociales
sin ánimo de lucro o similares. Hemos dejado de lado muchos master ofrecidos en áreas de cooperación

24
internacional o en áreas concretas de formación para organizaciones que trabajan a favor de la paz, la salud,
las relaciones interculturales, el desarrollo, las relaciones internacionales de cooperación, los programas de
apoyo al tercer mundo, de solidaridad internacional, etc.
Las denominaciones para referirse a estos estudios en los centros superiores extranjeros varían según el
idioma o centro de formación y generalmente según el contexto geográfico. Dentro del mundo latino se habla
preferentemente del tercer sector, de la economía social, economía solidaria, aparte de las muchas referencias
directas a las ONG o fundaciones. En el mundo anglosajón se hace referencia preferentemente a las “non-profit
organisations” o “non-profit administration” y tercer sector. Por otra parte se ofrecen master que se dicen
orientados a “non profit organisations”, pero en realidad están destinados a personal que trabaja en la
Administración. Así algunos master destinados al sector público y “non profit” son Executive Master in
Management de los entes regionales o locales.
En las universidades y centros de estudios superiores existe gran variedad de master orientados a la formación
de los profesionales que trabajan o colaboran en asociaciones y fundaciones, en el área de la solidaridad. Esta
oferta formativa es considerablemente mayor que en España, especialmente en Francia y Estados Unidos.
Muchas universidades francesas y casi todas las norteamericanas desarrollan este tipo de estudios, incluso la
mayoría de las universidades de Estados Unidos ofrecen varios master, con orientaciones ligeramente
diferenciadas, para los profesionales del tercer sector. En muchos de estos master se refleja una clara
orientación o proyección internacional, quizá justificado por el origen de muchos de los participantes en los
mismos, provenientes de países del tercer mundo.
Simplificando bastante la situación las características básicas de esta oferta formativa son las siguientes:

• Las condiciones de ingreso de los alumnos siguen dos vías: una mediante la titulación académica de
una licenciatura o equivalente y otra mediante la comprobación, a través del CV y de una entrevista, de
la experiencia y bagaje de los candidatos. Dado el número reducido de alumnos, se cita en algún caso
que no puede pasar de 20, aunque no se conoce el número de candidatos o solicitudes, puede
pensarse que existe una verdadera selección de los participantes.
• La duración de los cursos es el equivalente a un curso académico, que se desarrolla en bastantes
casos a lo largo de dos años y en un buen número de casos el master está expresamente diseñado
para su desarrollo a lo largo de dos cursos académicos.
• El título o certificado es impartido por un centro universitario oficial, aunque en algunos casos se trata
de un instituto o centro oficial adscrito a la universidad.
• Los contenidos de los cursos son similares a los clásicos contenidos de un MBA, con una fuerte
aplicación a la economía social y con una formación específica sobre ONL, aunque se constata una
marcada orientación o acento en áreas internacionales, tanto de cooperación como de ayuda al
desarrollo, explicable en parte por la procedencia de bastantes alumnos, provenientes de países del
tercer mundo.

Se combina la formación en el aula, presencial, con un porcentaje de horas, un 30% aproximadamente de la


formación, en “stage”, en prácticas, en algún caso en el extranjero, revisadas por un profesor. Al final del estudio
y “stage” debe el alumno elaborar una especie de proyecto o trabajo fin de carrera en el que quede reflejado el
aprendizaje, especialmente en área de aplicación o práctica, que debe defender ante un tribunal.
Dado el gran número y variedad de los cursos ofertados para la formación de las personas interesadas en hacer
una carrera profesional en la ONL de acción social, a continuación vamos a describir brevemente la oferta de
formación de estas características en algunos países de nuestro entorno internacional más próximo y a
presentar un master que consideraremos como representativo de los diferentes países estudiados.

Francia

En Francia, a lo largo de los últimos diez años, la oferta de formación en el área de la economía social ha
conocido un enorme desarrollo, tanto por parte de la mayoría de sus universidades como de las grandes
escuelas, aunque éstas se orientan preferentemente hacia la lógica directiva o de los managers. Casi todas las
universidades ofrecen cursos master en áreas de política social, economía del desarrollo, tanto nacional como
internacional, management de empresas mutualistas y cooperativas, etc., relacionadas estrechamente en la
mayoría de los casos con la economía social. Muchos de estos master tienen una decidida orientación a
aspectos internacionales, es decir, hacen referencia al ejercicio de esta actividad social profesional en un
contexto internacional.
Limitándonos únicamente a los master directamente orientados a la gestión y dirección de las organizaciones
de economía social, que también llaman economía solidaria, y de un modo genérico la “gestion de l’humanitaire”

25
son muchas las universidades que ofrecen estos cursos, como especialidades de un master general en gestión
económica o en un MBA, con las siguientes características específicas:

• En lo que se refiere a los objetivos se trata de profesionalizar y formar a los cuadros y profesionales del
sector solidaridad, que es muy dinámico, y en el que las ONL son actores esenciales de las acciones de
ayuda humanitaria. Deben adoptar por ello estructuras y métodos de las empresas privadas en materia
de gestión, de management y de comunicación. La formación está orientada a reforzar las
competencias multidisciplinares en torno del perfil del especialista de la acción compleja que es la
solidaridad.
• Estas competencias se centran en tres ejes:
o En términos de análisis de los contextos y problemas
o En términos de gestión del ciclo desde el proyecto del diagnóstico hasta la evaluación
o En términos de gestión de los recursos humanos físicos y financieros.
• Los destinatarios de estos master universitarios son administradores o responsables de una ONL, jefes
de sede o de misión en un proyecto desarrollado en el extranjero, directores de programa o
coordinadores de proyectos. Los alumnos que asisten a estos cursos suelen también acudir a ellos en
busca de estas mismas salidas profesionales
• Requisitos. En general exigen un “Bac +5”, equivalente a una licencia universitaria, aunque también se
puede acceder a través de la experiencia y responsabilidad profesionales demostradas en un CV y
explicitada en una entrevista.
• Organización de los master. Un master típico suele constar de varios “stages” dirigidos por un
enseñante, de media y larga duración, con formación teórica y práctica. Los alumnos son evaluados y
deben elaborar un informe que debe defender el candidato ante un jurado compuesto por un
universitario y un profesional.
• La duración de los estudios es de 2 años académicos.

Estos programas master tratan los contenidos formativos clásicos de un MBA, pero orientados a la gestión de lo
social, al humanitario, con marcada referencia a la dimensión internacional, aparte de que añade los aspectos
de ética. Además de los clásicos contenidos de finanzas, planificación, marketing, diseño, desarrollo y gestión
de proyectos, hay un marcado acento en aspectos internacionales, aspectos sociales, y en gestión de recursos
humanos.
Combinan por lo demás una parte teórica o de aula y gran parte de entrenamiento práctico.

Reino Unido

En el Reino Unido varias universidades ofrecen cursos master para los profesionales del tercer sector, aunque
están más orientados a las relaciones internacionales, desarrollo y cooperación que a la gestión de las ONL.
En lo referido a la orientación hacia la dirección y gestión la London School of Economics, ofrece un curso
innovador, el primero en su género, destinado a los profesionales que trabajan o van a trabajar en el sector no
gubernamental, como analistas, responsables de planes de acción, investigadores y trabajadores, denominado
Master on Management of Non Governmental Organisations. Sus características principales son las siguientes:

• Participantes. Pueden inscribirse graduados con buenas calificaciones con alguna experiencia en el
trabajo de las ONL o en departamentos gubernamentales que trabajen con ONL. Está destinado a las
personas que quieran construir su futuro trabajando en o con el sector no gubernamental.
• Origen de los estudiantes. Sus estudiantes provienen de las más variadas partes del mundo, de hecho
en la relación que ofrecen se pueden contar 45 países al menos como lugares de procedencia. Unos
han trabajado o colaborado en grandes organizaciones, como Cruz Roja, Oxfam, Care, otros en
pequeñas organizaciones locales.
• Objetivos. Se centran en el trabajo de las organizaciones comprometidas con el desarrollo, los aspectos
humanitarios y ayudas. Examina, en concreto, el trabajo que las ONL hacen, los retos a que se
enfrentan, el papel que juegan en la solución de carencias.

El master estudia una amplia gama de aspectos e ideas conceptuales, contextuales y políticas, que incluyen los
cambios políticos en los que operan las ONL, la complejidad de las contabilidades y finanzas, el desarrollo
organizacional y los cambios, las dimensiones éticas del trabajo de las ONL, las relaciones entre derechos
humanos (civiles, políticos y económicos) y el desarrollo, los movimientos sociales y el capital social.

26
Estructura. No está diseñado como un curso académico convencional, sino que integra teoría y práctica
mediante seminarios y lecciones, dotando a los participantes de las destrezas que les permitan operar
estratégicamente en su entorno, aparte de la amplia documentación y de la experiencia de investigación
acumulada por el personal de la institución.
El programa consta de cuatro componentes:

1. Dirección de organizaciones no gubernamentales consistente en teorías, conceptos, aspectos de


especial relevancia para las ONL, incluyendo sus relaciones con los donantes, gobierno y negocio,
centrándose en problemas de responsabilidad social, evaluación, aprendizaje y eficacia, analizando los
conceptos de comunidad, participación, apoderamiento, capital social, gestión de ONL y buena gestión,
discutiendo aspectos relacionados con derechos humanos y el contexto de la sociedad civil y
globalización.
2. Política social, planificación y participación en países en desarrollo. Examen crítico de la política del
desarrollo social, las relaciones entre los enfoques teóricos del desarrollo y la práctica, la planificación y
la participación. También el curso entrena en destrezas concretas como el Análisis de Marco Lógico a
través de ejercicios de planificación de proyectos.
3. Un proyecto o disertación de 10.000 palabras sobre un tema relevante
4. Un curso opcional entre una lista de cursos de la London School of Economics sobre la teoría del
desarrollo, los países en vías de desarrollo y la teoría organizacional o similares.

En cuanto a su duración, si el programa se toma a dedicación plena, dura un año, en el que hay clases y
seminarios todas las semanas. Cada estudiante tiene que superar, tal como se acaba de indicar, cuatro
componentes: dos cursos obligatorios, un curso opcional, y una disertación de no menos de 10.000 palabras al
final del programa.
Cada curso tiene una clase magistral y un seminario, y cada uno debe seguir al menos tres clases magistrales
y tres seminarios a la semana, cada uno de dos horas de duración. Aparte de esta formación se ofrecen
diversas clases magistrales opcionales y seminarios de interés a lo largo de todo el año.

Italia

En Italia muchas universidades ofrecen también cursos master para el tercer sector y para las ONG, aunque la
mayoría están orientados a la cooperación al desarrollo.
De los 624 master que ofrecen las universidades y centros superiores de Italia hay muchos relacionados con las
organizaciones sociales o con el tercer sector. Destacan por su programa, uno de la universidad de Padua,
(Master universitario in Esperto della Formazione e Gestione del Terzo Settore), otro de la universidad de Milano
(Master universitario in economia civile e non profit), otro de la universidad de Pavia (Master in economia e
gestione delle Organizzazioni Non profit), otro de la universidad de Trento (Master’s Degree in nonprofit
Organisations and Social Co-operatives Management, publicitado en inglés) y un quinto de la universidad de
Roma.
Son muy similares en cuanto a objetivos (entrenamiento de los profesionales o licenciados interesados en este
sector), nivel de entrada (por experiencia o práctica demostrada o por titulación académica), duración (60
créditos en aula, equivalente a unas 400 horas y 20 créditos, a lo largo de seis meses, en trabajo práctico en
una organización social). El número máximo de alumnos es de 20. Los contenidos son igualmente similares,
encuadrados en siete grandes unidades: historia y economía de lo no lucrativo, teoría de la organización y
gestión de los recursos humanos, derecho (laboral, fiscal, etc.), contabilidad y control de gestión, finanzas, plan
de negocio, análisis coste beneficio, relación entre ONL y Administración Pública Y marketing en las ºONL.
A continuación se describe en mayor detalle el de la Universidad de Roma: Master breve per manager del no
profit.

• El objetivo es responder a las crecientes exigencias de profesionalidad para gestionar y coordinar la


complejidad organizativa de las ONL. El master entrena en instrumentos de gestión y operativos útiles
para el sector no lucrativo. Se busca aplicar en su medida las competencias usuales en las empresas
que son necesarias para el crecimiento y desarrollo de las asociaciones que trabajan en el ámbito no
lucrativo.
• Programa. La metodología didáctica es fuertemente experiencial, junto al aprendizaje de nociones e
informaciones útiles y los ejercicios prácticos, historia de casos, role –playing, juegos de empresa.
• El master se articula en cuatro módulos didácticos:

27
Modulo 1. Management y Organización del la ONL.
Historia de las ONL, el voluntariado y el tercer sector, los recursos humanos en las ONL, tipología de las ONL y
políticas sociales, management y estrategias de las ONL, políticas nacionales y locales, los retos actuales y los
puntos críticos.
Modulo 2 – Derecho, Fiscalidad y Planificación de un proyecto
La legislación especial del sector para las ONL, el balance social y los aspectos fiscales, la especificidad de las
justificaciones en las ONL y el control de la gestión, cómo se prepara un proyecto, objetivos y requisitos
necesarios, la búsqueda de los recursos, la búsqueda de fondos.
Modulo 3 - Finanzas Éticas
La financiación de las ONL: financiaciones europeas, nacionales, regionales para el ONL, el régimen jurídico de
las finanzas éticas, las diversas experiencias en el mundo, la banca y los fondos éticos.
Modulo 4 – Teorías y Métodos de Comunicación Pública para el ámbito no lucrativo.
Marketing y métodos de comunicación pública para las ONL, relaciones entre la Administración Pública y las
ONL, estrategias para la organización de una campaña social y técnicas de comunicación eficaz, relaciones con
los medios: análisis de la información social.

• Admisión. El Master se ofrece a los licenciados de facultades universitarias y a los trabajadores del
sector. Se admiten no más de 20 candidatos, seleccionados por el CV.
• Duración. El tiempo formativo se articula in 14 encuentros, que tienen lugar los viernes

de 15.00 a 20.00 horas y el sábado de 9.30 a 17.00 horas, para un total de 80 horas, siete fines de semana
consecutivos.
En el mismo título se indica que es un master breve. Los demás master son de mayor duración, una media de
370 horas lectivas en aula y 350 de stage, 14 meses lectivos, con una estructura similar.
- Precio. En este master breve, incluido el material didáctico, es de 1.000,00 € + IVA

Alemania –Austria-Holanda

En el entorno germánico-holandés se ofrecen también master por diversas universidades de estos tres países
destinados a los profesionales de los servicios sociales y del sector no lucrativo. Destacan por sus contenidos
un master de la universidad alemana de Osnabrück (Nuevo Programa master para los Managers de
organizaciones no lucrativas), cuya primera edición ha tenido lugar el curso académico 2006-2007, otro de la
universidad holandesa de Utrecht (Dirección estratégica del sector no lucrativo), de una duración de 2 años y
que tiene un coste total, incluidos los gastos de alojamiento, de 20.995 €.
De estos países Austria ofrece el master más directamente relacionado con la dirección y gestión de las ONL,
del que se dispone de información detallada y que se resume a continuación. Está impartido por la Akademie
für Weiterbildung der FH Kufstein Tirol y se denomina Master of Science in European NGO Management (MSc.)
European NGO Management.

• Objetivos. En el mundo de la globalización y de los cambios se exigen competencias y capacidad de


flexibilidad en las relaciones, tener un pensamiento autónomo capaz de solucionar problemas
(competencias metódicas), así como capacidad de relacionarse con culturas y contextos diferentes
tanto nacionales como internacionales (competencias sociales).
• Lugar, fechas, destinatarios. Este Master, que se desarrolla en la Escuela superior de Rat, Austria, se
ha iniciado en marzo de 2006 y que se imparte en gran medida en inglés, va dirigido a los
profesionales de las ONL que quieran adquirir formación económica y de gestión.
• Titulación. Se obtiene el grado de Master of Science in European NGO Management.
• Duración. Se imparte a lo largo de cuatro semestres.
• Materias o contenidos. Las materias impartidas o programa se estructuran en 5 módulos:

1. Las ONG en Europa: (repartidos en uno de los semestres) Cambios sociales y las ONG.
2. Organizaciones lucrativas y no lucrativas, similitudes y diferencias, Marketing en las ONG,
Management, Sistemas de gestión de calidad,, especificidades de las ONG europeas, Aspectos
interculturales europeos, dirección de los negocios en las ONG europeas, Tendencias políticas, sociales
y económicas en la sociedad europea.
3. Derecho. (repartido en uno de los semestres): Derecho del trabajo y civil, Algunos aspectos jurídicos
específicos

28
4. Competencias sociales (repartido en uno de los semestres): Conflictos y negociación, comunicación,
ética social y de los negocios, psicología, trabajos de investigación, inglés para el management, inglés
para el marketing, presentaciones en inglés.
5. Especialización en competencias profesionales individuales (repartidas en dos semestres):
competencias prácticas sobre gestión de desastres, trabajos de desarrollo, cuidado de niños, cuidados,
acciones de socorro, seminario sobre socorro y auxilios.

• Créditos. Los créditos se reparten del siguiente modo: 31 % para el módulo de management, 31% para
el módulo de especialización en gestión de desastres y atención o socorro, 18% es en módulo de
especificidades de las ONG europeas, 13% en el módulo de competencias sociales, metódicas y de
dirección, y 7% en el módulo de derecho.
• Especialidades. Se puede optar por las siguientes especializaciones: formación, gestión de desastres,
trabajos de desarrollo, niños y jóvenes, cuidados, servicios de salvamento.

Las lecciones tienen lugar de lunes a sábados, entre las 08:45 y las 22:30 y las horas de enseñanza son 1.200.
Las condiciones para el ingreso son superar una entrevista en inglés y alemán y la experiencia profesional
demostrada.
El curso completo cuesta 3.190 € por semestre (son cuatro semestres).

Estados Unidos

La mayoría de las muchas universidades de Estados Unidos ofrece programas para graduados, equivalentes al
master, así como cursos de educación permanente sobre el tercer sector, utilizando preferentemente la
expresión “nonprofit”. Algunas universidades los ofrecen on line.
Aparte de otros muchos master anunciados por cada universidad, en la búsqueda a través de internet se han
encontrado las direcciones de 243 escuelas o universidades de Estados Unidos que ofrecen programas
destinados al sector no lucrativo. Muchas ofrecen programas no sólo para graduados sino para formación
permanente sin créditos con validez académica como cursos de postgrado.
Entre esta extensa profusión de la oferta estadounidense de master para la gestión de entidades no lucrativas,
la mayoría de ellas con estructura y contenidos similares, se recogen a continuación los aspectos más
importantes de de uno de ellos, el master de la Universidad de San Francisco Nonprofit Administration Master.

• Condiciones de admisión al master. Se exige un determinado conocimiento del idioma inglés, un nivel
TOEFL, para los estudiantes extranjeros. Se requieren titulaciones de una universidad o colegio
acreditado, o dos años completos de experiencia en funciones administrativas, de supervisión o
dirección en una organización no lucrativa, demostrables en una entrevista.
• Duración del programa y coste. Las clases tienen lugar una tarde a la semana y deben seguirse 36
unidades en total. El programa dura 27 meses y el coste del programa completo es de 27.540 $. Se
facilitan condiciones para una posible financiación.
• El esquema del programa es el que sigue:

Otoño 2006:Introducción al sector independiente, Management y conducta organizacional


Primavera 2007: Governanza, Planificación estratégica y eficacia organizacional, Búsqueda de fondos para las
ONL
Verano 2007: Dirección de los recursos humanos de ONL
Otoño 2007: Aspectos legales relacionados con las ONL, dirección financiera de las ONL
Primavera 2008: Sistemas de información, Métodos de investigación y evaluación
Verano de 2008: Análisis estadístico
Otoño 2008 : Seminario « Research Capstone », Lobbying y abogacía social en ONL

3 . LA OFERTA FORMATIVA EN ESPAÑA

Se ha tratado de realizar un análisis de la oferta formativa de postgrado existente en el mercado (cursos de


especialización, master, etc.), dirigida a directivos y profesionales de las entidades no lucrativas (ONL) de
acción social y orientada a la mejora de la dirección y gestión de estas organizaciones. Para ello el trabajo se ha
centrado en la oferta formativa promovida y ofrecida por las universidades y la que impulsan las propias ONL de
29
acción social por sí mismas o en colaboración con otras entidades, como universidades y escuelas de negocios.
El análisis se ha hecho centrándose únicamente en aquellos cursos cuyo objetivo es la mejora de la
preparación en las habilidades de gestión y dirección. Han quedado a un lado aquellos cursos de
especialización que no tienen la amplitud ni la entidad de un master o un curso de postgrado para la dirección y
gestión de ONL de acción social, tanto en términos de duración como en lo que se refiere a sus contenidos.
Se ha tratado de recoger información sobre los siguientes puntos:

• Aspectos básicos de los cursos, como denominación del curso, entidad que emite el título, naturaleza
del título, entidades que lo promueven y que participan, publicidad del curso, ediciones habidas y
número de horas.
• Características particulares, como modalidad de impartición, calendario y horarios, materiales y
tecnología educativa, existencia de prácticas, necesidad de una memoria o trabajo fin de curso, los
métodos de evaluación y requisitos para obtener la titulación o diploma.
• Profesorado y alumnos, es decir, perfil del profesorado, número de alumnos, titulación y experiencia
exigida a los mismos, procedencia general, edad media y predominancia de género.
• Contenido de los programas, tomando en consideración su estructura más o menos flexible, la
existencia de materias troncales y optativas, la incorporación a un mismo programa de contenidos
relacionados con la intervención social, con la cooperación al desarrollo o con la economía social.
• Los valores añadidos, como la existencia de una bolsa de trabajo, el seguimiento de la acción formativa
posterior al curso.
• Aspectos económicos, como precio, formas de pago, modalidades de financiación y existencia de
becas.

Para elaborar y sistematizar la información se ha partido en primer lugar de algunos cursos de clara notoriedad
en el entorno del tercer sector, sobre todo por moverse en un entorno no local o autonómico o por llevar una
trayectoria de impartición de varios años, como son los casos del master del Instituto Carlos V de la Universidad
Autónoma de Madrid, el curso impartido por ESADE desde hace varios años en Madrid y Barcelona y el
promovido por Cruz Roja en Galicia.
Al mismo tiempo se ha solicitado información a informantes cualificados. Personas cuyo trabajo se relaciona en
buena medida con la formación y el asesoramiento de entidades sin ánimo de lucro. Se ha hecho una búsqueda
en Internet de los cursos existentes con las características que se quería analizar y se ha recogido la
información sobre los mismos que se ofrece en la red.
En prácticamente todos los cursos se ha contactado por teléfono o por correo electrónico con los responsables
o coordinadores de cada curso para obtener o completar la información sobre los diferentes aspectos
analizados de los cursos.
Se han analizado un total de dieciséis cursos en este ámbito de las ONL de acción social. El resultado de dicho
análisis se recoge en los cuadros que se presentan a continuación. En él se resumen los datos de trece de
ellos, que serán el objeto de nuestro análisis.
Han quedado fuera de consideración otros dos, cuyos destinatarios, estructura y planteamientos son similares a
los estudiados aquí, pero cuyos objetivos y contenidos no se orientan a la mejora de las habilidades directivas o
de gestión o su inclusión en nuestro análisis sería redundante y no añadiría ninguna información esencial. Se
trata del master en Consultoría y Gestión de Procesos de Desarrollo Organizativo, promovido por la
Confederación FEAPS e impartido por la Universidad de Valladolid, centrado en el desarrollo organizacional, y
del master en Acción Solidaria Internacional de Europa, promovido e impartido por la Universidad Carlos III de
Madrid, cuyos contenidos se centran en la cooperación al desarrollo, la acción humanitaria y la atención a
extranjeros y emigrantes y no en las habilidades de dirección y gestión.
De los trece cursos que se recogen en los cuadros nueve ofrecen el título o asumen la denominación de
master, el resto son cursos de postgrado, cursos de especialización o de experto. Los primeros requieren una
dedicación mínima de 400 horas (si exceptuamos el master de la universidad de Barcelona, que por las
informaciones que nos ha proporcionado su coordinador requiere más de las 300 horas que se atribuye),
mientras que los segundos tienen una duración inferior. No se han incluido más cursos de esta segunda
categoría porque, en los casos que se han encontrado, forman parte de la misma oferta del master, de manera
que la realización de un número inferior de bloques o módulos permite recibir una formación de nivel inferior y
un diploma o título diferente. Solo se han incluido de forma diferenciada las ofertas que se hacen propiamente
como un curso de postgrado inferior a un master.
En los cuadros se recogen de modo muy sucinto los distintos aspectos analizados de los cursos. No se ha
incluido la información relativa a las entidades que patrocinan o promueven los cursos ni las que participan en
ellos. En un buen número de casos suelen ser las mismas que emiten el correspondiente título o diploma. Sin

30
embargo la mayoría de los cursos cuentan con el patrocinio y la participación de entidades que bien contribuyen
a la financiación de los cursos o bien colaboran de manera importante en su realización.
Tampoco se ha incluido algún aspecto concreto de indudable interés, como el de predominio de género. En lo
referente a la cuestión del género en el perfil del alumnado en todos los cursos hay una predominancia de
mujeres que se halla entre el 60% y el 70% y en algunos casos un porcentaje superior.

Elementos básicos

Título del curso


Todos los master o cursos de postgrado estudiados reflejan en el título del curso su principal objetivo, la
formación en habilidades de dirección y de gestión, para lo cual sus contenidos se orientan a proporcionar
herramientas para lograr una mejora en la eficiencia y calidad de la gestión de este tipo de organizaciones. Las
diferencias en los títulos reflejan la ambigüedad y la falta de precisión a la hora de delimitar los conceptos que
distinguen a las organizaciones del tercer sector. Y así se incluyen en el título denominaciones como entidades
no lucrativas, empresas cooperativas, sociales y solidarias, ONG, ONG de desarrollo, organizaciones de
economía social, etc. En los diferentes títulos aparecen y se combinan casi de todas las formas posibles las
denominaciones de entidades no lucrativas, economía social, bienestar social, servicios sociales, ayuda al
desarrollo y ONG. La referencia más común en los títulos es la de organizaciones sin ánimo de lucro, que
aparece en siete de los trece cursos estudiados.
La denominación del curso de gestión de entidades no lucrativas de la UNED – Fundación Luis Vives se
presenta a la vez como un curso de experto, especialista o master. Ello presenta una singularidad con respecto
a la práctica totalidad de los cursos estudiados. La misma oferta formativa, permite graduar el nivel de
formación que se puede obtener y la correspondiente titulación de experto, especialista o master. Entre los
cursos estudiados solamente el de la Universidad de Deusto plantea esa posibilidad.
Entidad que emite el título y naturaleza del mismo
La mayoría de los cursos analizados emite un título propio de postgrado de una universidad española.
Solamente los cursos de ESADE y de Cruz Roja-Caixanova son títulos no oficiales expedidos por una escuela
de negocios. En cualquier caso el hecho de que el título que se confiere sea un título propio de una universidad
no tiene mayor valor que el de ser un título oficial frente al de una entidad privada, pero ese carácter oficial tiene
que ser puesto en valor únicamente en función del prestigio que le confiera la universidad que lo emite frente al
título emitido por una entidad privada como la Escuela de Negocios ESADE o Caixanova. Los títulos propios de
postgrado de las universidades no tienen mayor alcance que la de ser títulos emitidos por una entidad de
carácter público.
Por otro lado, los responsables de los cursos de las universidades de Valencia, de Oviedo, de Deusto y de la
UNED-Fundación Luis Vives consideran la posibilidad futura de que título de master se homologue como un
título con la validez que se atribuya a los master universitarios dentro del Espacio Europeo de Educación
Superior.
Publicidad del curso
En cuanto a la publicidad y difusión que se hace de este tipo de cursos, la mayoría de los analizados se limitan
a difundirlos en la página de Internet de la entidad que los imparte y, en la mayor parte de los casos, se edita un
folleto para difundirlo entre entidades no lucrativas próximas a la misma. El master de la Universidad Autónoma
de Madrid se publicita, además de en su propia web, en la del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, en la de
la Asociación Española de Fundaciones y en el canal solidario. Solamente el curso de Cruz Roja, el de la
universidad de Zaragoza y el de la Universidad Complutense publican anuncios en la prensa regional o
nacional. Los responsables de los cursos consideran que resulta muy cara la utilización de estos u otros
soportes de difusión.
Antigüedad del curso
Se puede afirmar que este tipo de formación es una oferta emergente en España. En ellos se manifiesta un
importante retraso de nuestro país con respecto a la situación que se ha reflejado en la mirada a nuestro en
torno internacional más próximo. El número medio de ediciones de los trece cursos considerados es de 5. Los
cursos más antiguos son el de Instituto Carlos V de la UAM (14 ediciones), eL de la UCM (12 ediciones) y el de
ESADE (8 ediciones). Entre los que acaban de aparecer están el master de las dos universidades de Valencia,
el master de la Universidad de Deusto y el de la Universidad Pontificia de Salamanca. Este último tiene en 2008
su primera edición.
Número de horas
En lo que se refiere al número de horas o créditos que se atribuyen los diversos cursos estudiados, los cursos
que toman el título de master requieren una dedicación de entre 450 y 1500 horas. La dedicación requerida más
común entre los diferentes master se sitúa en torno a las 600 horas, lo que implica que se puede obtener el
título correspondiente en un curso académico. Solamente los cursos que inician su andadura, con aspiraciones
a homologarse en el ámbito del Espacio Europeo de Educación Superior, como el master de las universidades
31
de Valencia y el de la universidad de Deusto, presentan duraciones mayores (1500 y 1200 horas
respectivamente). El resto de los cursos de postgrado que no toman la denominación de master requieren una
dedicación superior a las 200 horas.

Características particulares

Modalidad de enseñanza: presencial o a distancia.


En la mayoría de los cursos de la oferta estudiada la modalidad de presencia es un factor importante, existiendo
una gran variación en cuanto al número de horas del curso que son presenciales. Algunos cursos son
totalmente presenciales. Es el caso de Cruz Roja Caixanova, el de ESADE, el de la Universidad Autónoma de
Madrid y el de la Universidad Complutense de Madrid. El resto gradúan de diversas formas la cuantía de horas
de presencia que se combinan con tutorías presenciales, tutorías a distancia y sesiones de trabajo a través de
un portal de formación o una plataforma on line. Los cursos no presenciales que más se aproximan a la
modalidad totalmente presencial de las cuatro instituciones mencionadas son el master de la Universidad de
Oviedo y el master de la Universidad Pontificia de Salamanca. Los que menos utilizan las sesiones
presenciales son el de la Fundación Pere Tarrés, que tiene dos jornadas completas presenciales en jornada de
sábado, aunque la asistencia no es obligatoria y el master de la UNED – Fundación Luis Vives, que es un curso
a distancia en todo su desarrollo. Ni siquiera se requiere asistir a la sesión de la presentación del curso, aunque
se recomienda la asistencia. El resto de los cursos tienen un número mayor o menor de jornadas presenciales,
incluso los que se definen como cursos on line.
Conviene señalar que algunos cursos presenciales han ensayado de una u otra forma la modalidad de
enseñanza a distancia, y sus responsables se muestran muy insatisfechos con la experiencia. Todos han
manifestado la importancia de las sesiones presenciales para asegurar un buen aprovechamiento y la
conveniencia de que las sesiones de presencia fuesen lo más frecuentes y extensas posibles. La utilización de
los procedimientos virtuales se ve como algo inevitable, si se ha de hacer compatible la extensión y profundidad
de la formación con las obligaciones profesionales de los participantes. Solamente el coordinador del master de
la Universidad de Barcelona se ha manifestado entusiasta y muy satisfecho con la experiencia del trabajo
docente a través de la plataforma on line.
Esta preferencia por las sesiones presenciales de formación, por las sesiones de trabajo en grupo y por la
interacción cara a cara con los formadores y con el resto de los alumnos de los cursos tiene mucho que ver con
las peculiaridades de la formación de los miembros de este tipo de entidades. Como ya se ha mencionado en la
introducción, la formación de los miembros de las ONL de acción social tiene una característica diferencial con
respecto a la formación de miembros de otro tipo de organizaciones. No se trata de trasmitir solamente
conocimientos y técnicas de gestión empresarial. Siendo esto muy importante, tanto o más importante es la
transmisión de valores, la formación de actitudes y el fortalecimiento de la motivación y el compromiso con la
acción cívica y solidaria. Estos aspectos son los que dan legitimidad y valor añadido a los servicios que prestan
las ONL de acción social y difícilmente se adquieren y se transmiten mediante sesiones de formación a
distancia.
Calendario y horarios
El master de la Universidad Pontificia de Salamanca, el de Cruz Roja Caixanova, el de la Universidad de
Barcelona y el de la UNED- Fundación Luis Vives tienen un calendario que no coincide con el calendario
académico convencional, sino que empieza en enero y termina en noviembre, con un breve paréntesis
vacacional en los meses de verano. El resto de las instituciones siguen el calendario académico habitual,
comenzando en octubre o noviembre y terminando en junio o en febrero cuando se trata de un curso que se
desarrolla en un cuatrimestre. Todos los cursos, incluso los de naturaleza presencial, tienen horarios que hacen
compatible la realización del curso con seguir desarrollando la actividad habitual de gestión de una entidad. Así
se concentran las sesiones de presencia en horarios de viernes por la tarde y sábado. El master de la
Universidad Pontificia de Salamanca tiene lugar una vez al mes en sesiones de jueves, viernes y sábado,
excepto los meses de enero y septiembre que requieren una dedicación de una semana completa. El curso de
ESADE celebra sus sesiones de entre dos y cuatro días a lo largo de la semana, pero sus sesiones se
escalonan también mensualmente.
Materiales y tecnología educativa
Los materiales docentes son en su gran mayoría documentación escrita, que se facilita directamente o que se
puede descargar de la web o de un portal de formación, como es caso de la Universidad de Barcelona, la
Universidad Pontificia de Salamanca, la Universidad de Oviedo o la Universidad de Alcalá. Estos apoyos
documentales se combinan con tutorías a través del correo electrónico. Algunas, como las universidades
valencianas, la Universidad de Barcelona y ESADE utilizan la web para desarrollar foros y debates entre los
participantes en el curso, tutores y alumnos. La Universidad de Barcelona manifiesta que hace un uso intensivo
de las tecnologías de la información a través de su plataforma virtual, aunque no hemos tenido ocasión de ver
los correspondientes materiales.
32
Existencia de prácticas
Solamente en uno de los master analizados existen prácticas obligatorias, el de las universidades de Valencia.
En este master la tercera parte del curso (500 horas) corresponde a la realización de unas prácticas en una
entidad no lucrativa, de las cuales hay que presentar una memoria. Los participantes que acrediten una
experiencia de trabajo como gestores superior a dos años en una de estas entidades son dispensados de la
realización de esta parte del master.
El resto de los cursos o no se plantean la oferta de unas prácticas, ya que no tienen objeto por la procedencia
de los participantes, que han acreditado una suficiente experiencia práctica, o dan la oportunidad de realizar
unas prácticas a quien lo solicite. Estas prácticas pueden ser no remuneradas (Universidad de Alcalá; Cruz Roja
Caixanova, Universidad Complutense y Universidad de Zaragoza) o remuneradas (Universidad de Oviedo y
Universidad Autónoma de Madrid). La universidad de Deusto, cuyo master se ha iniciado en el curso 2006-007,
ha expresado la posibilidad de que el proyecto final de curso se haga a través de unas prácticas voluntarias.
Necesidad de un proyecto fin de curso, memoria o tesina
Todos los cursos analizados, se denominen master o curso de postgrado o especialización, exigen la realización
de un proyecto fin de curso, una memoria o una tesina. Este trabajo en la gran mayoría de los casos tiene un
carácter individual. Solamente en el caso del master de Cruz Roja Caixanova y en el de Universidad de Oviedo
se hace por equipos. En algunos casos la realización de este trabajo de final de curso tiene el carácter de una
verdadera tesina y ha de defenderse ante una comisión o un tribunal, como es el caso de la Universidad de
Barcelona, la Universidad Pontificia de Salamanca, la Universidad Autónoma de Madrid o la Universidad de
Alcalá.
Métodos de evaluación.
En general las universidades tienden a evaluar el aprovechamiento en estos cursos con las correspondientes
fórmulas académicas, mediante exámenes formales de los diferentes bloques, módulos o contenidos de los
programas y mediante una evaluación positiva del proyecto de fin de curso, siempre que además se haya
cumplido con una asistencia regular a las sesiones de presencia obligatoria. El master de la Universidad
Pontificia de Salamanca realiza la evaluación mediante la presentación de programas y proyectos de gestión
realizados habitualmente en las entidades de procedencia de los alumnos. Los cursos de ESADE, Cruz Roja
Caixanova y Pere Tarrés realizan las evaluaciones con menos rigor académico y menor formalismo. Realizan
una evaluación continua a través de las tutorías y del desempeño en las sesiones presenciales, cuya asistencia
regular es exigida.
Requisitos para obtener la titulación.
Es preciso haber superado satisfactoriamente los diferentes criterios de evaluación de las distintas partes del
curso además de, en el caso de las universidades, cumplir con los requisitos de cada universidad para la
obtención del título correspondiente. En los cursos de master y especialista de la UNED-Fundación Luis Vives,
que requieren la posesión previa de un título universitario superior, podrán ser dispensados de este requisito por
la universidad los alumnos que tengan una Diplomatura. Los que no reúnan los requisitos exigidos para la
obtención de las diferentes titulaciones pueden obtener un certificado de asistencia y aprovechamiento emitido
por el coordinador del curso.
Promotores y entidades que participan
Un buen número de los cursos que se analizan aquí cuentan con promotores o patrocinadores, que en algunos
casos contribuyen a la financiación de los cursos, bien directamente soportando una parte importante del coste
del mismo, bien concediendo becas a los alumnos que se inscriben en ellos. Asimismo en una buena parte de
ellos participan entidades no lucrativas, suministrando técnicos para impartir las enseñanzas y ofreciendo su
colaboración para la realización de prácticas opcionales
El master de la Universidad Pontificia de Salamanca tiene como entidades colaboradoras a Caritas, Manos
Unidas, Redes y la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) y como patrocinadores a la Comunidad de
Madrid y al Banco de Santander.
El curso de la Universidad de Alcalá está patrocinado por la Fundación Caja Madrid y el Ministerio de Trabajo y
participan importantes entidades, como Caritas, ACIDER, Fundación O Belén y Red Acoge.
El master de la Universidad de Deusto está patrocinado por la Institución del Gobierno Vasco que respalda las
iniciativas de Cooperativas y Economía Social.
El curso de ESADE está patrocinado y financiado de manera importante, además de por la propia Escuela de
Negocios, por la Obra Social de la Caixa.
El master de la Universidad de Oviedo esta patrocinado por la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo,
que concede un importante número de becas.
En el curso de postgrado de la Fundación Pere Tarrés participan diversas instituciones pertenecientes a la
Consejería de Trabajo de la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona o relacionadas con las fundaciones y el
voluntariado.

33
El master de la Universidad Autónoma de Madrid tiene el patrocinio del Ministerio de Trabajo Y Asuntos
Sociales, el Ministerio del Interior y la Fundación ONCE, los cuales contribuyen a su financiación. Asimismo hay
numerosas entidades no lucrativas que participan en la realización del curso.
El master de las universidades valencianas está patrocinado por la Consejería de Empleo de la Generalitat
Valenciana, por CONCOVAL (Confederación de Cooperativas de la Comunidad Valenciana) y por FUNDAR
(Fundación para la Solidaridad y el Voluntariado de la Comunidad Valenciana), que van a contribuir a la
realización del master con un importante número de becas. Asimismo participan numerosas entidades no
lucrativas para facilitar la realización de la tercera parte del master, que lo constituyen las prácticas.
El curso de postgrado de la universidad de Zaragoza está patrocinado por la Consejería de Empleo del
Gobierno de Aragón y por la Caja de Ahorros de la Inmaculada, que contribuyen a su financiación y participan la
mayoría de las entidades de Economía Social y de entidades del tercer sector de Aragón.
Previsiones de futuro
La mayoría de los informantes no han señalado que haya planes futuros de dar una nueva orientación o
cambiar el planteamiento del curso. Algunos están iniciando su andadura, otros llevan pocas ediciones y otros
han tenido una remodelación reciente.
El curso de Caixanova Cruz Roja pretende sustituir el Plan de Negocio actual, trabajo por equipos que
constituye el trabajo de fin de curso, por unas prácticas outdoors, sobre las que se realizaría dicho trabajo.
ESADE está tratando de potenciar los contactos a través de la web, para dar continuidad al curso y potenciar
los contactos y la participación continua de los participantes en el mismo.
La universidad Pontificia de Salamanca tiene previsto potenciar el desarrollo de la intranet, de manera que sirva
de herramienta para el logro de otros objetivos futuros del master.
Por su parte los master de la Universidad de Oviedo, de la Universidad de Deusto y de las universidades de
Valencia tienen previsto convertir su master en títulos de tercer ciclo dentro del marco del Espacio de Educación
Superior Europeo, aunque en el caso de la Universidad de Oviedo con ciertas dudas, ya que no tienen claro si
ese planteamiento les va a obligar a contar solamente con profesorado universitario y tener que renunciar a
profesorado procedente de puestos directivos y técnicos de las entidades no lucrativas. La Fundación Pere
Tarrés también contempla este futuro para su curso de postgrado.

Profesorado y alumnos

Profesorado
El perfil del profesorado en los distintos cursos estudiados es muy variado. Se puede decir que hay una
tendencia general a que en los cursos organizados por las universidades predominen los profesores
universitarios con mayor o menor vinculación profesional a las entidades no lucrativas y una participación menor
de técnicos y responsables de entidades no lucrativas. Un prototipo de esta tendencia es el master de
Universidad de Barcelona, en la que la práctica totalidad del profesorado son profesores de la propia
universidad. Hay excepciones a esta tendencia. Por ejemplo, en el master de la Universidad de Oviedo
solamente un tercio del profesorado son profesores de universidad. En el postgrado de la universidad de
Zaragoza los profesores son técnicos de organizaciones de la economía social y del tercer sector. Y en el curso
de la Fundación Pere Tarrés hay un reparto equilibrado, con predominio de especialistas procedentes de
entidades no lucrativas.
En el curso organizado por ESADE predomina la presencia de profesores de la propia escuela de negocios, en
especial del Departamento de Recursos Humanos, que tienen una importante vinculación con las entidades del
tercer sector, y de consultores independientes que tienen una importante experiencia en la gestión de entidades
no lucrativas y que colaboran habitualmente con ESADE. En el curso promovido por la Cruz Roja de Galicia y
por la Escuela de Negocios de Caixanova también hay una importante participación de profesores de la propia
escuela de negocios, pero la presencia más importante de profesores es de responsables y técnicos de Cruz
Roja y de otras organizaciones no lucrativas. Hay asimismo un número importante de consultores
independientes y de técnicos o responsables de servicios sociales de la administración autonómica o municipal.
En el curso de la UNED – Fundación Luis Vives predomina el profesorado de la universidad UNED o de otras
universidades o personas que son consultores independientes, al menos entre los coordinadores de cada
módulo. Desconocemos el perfil de las personas que han preparado la documentación, pero es presumible que
el perfil de los mismos sea similar al de los coordinadores.
Una consideración aparte merece el perfil de profesorado del master de la Universidad Autónoma de Madrid. La
relación de profesores de este master es muy extensa, lo que hace pensar en las dificultades de coordinación
en la impartición de los contenidos. La composición del profesorado es una combinación bastante equilibrada
de profesores de universidad, técnicos o responsables de servicios sociales de la administración central y
autonómica y especialistas o directivos de distintas organizaciones no lucrativas. Hay una presencia más
acentuada de profesorado de universidad y de personal de las administraciones públicas, tal es el caso de la
Universidad de Alcalá.
34
Alumnos
La cifra de alumnos más frecuente se sitúa en torno a 30 por curso. Solamente en cursos que integran dos
especialidades la cifra máxima puede llegar a 40. El curso de la UNED – Fundación Luis vives representa una
excepción a esta pauta general. El número de alumnos del curso 2007 es de 200, aunque solo 20 de ellos
participan para la obtención del master.
Todas las entidades organizadoras de los cursos exigen para ser admitidos estar en posesión del título de
Diplomado o Licenciado. Solamente ESADE no exige ninguna titulación para participar en su curso. A cambio
requiere, como condición necesaria para la admisión, en todos los candidatos una amplia experiencia de
gestión en entidades del tercer sector. En algunos casos las entidades organizadoras de los cursos eximen de
la existencia de la titulación a cambio de una extensa experiencia de trabajo en entidades no lucrativas. Es el
caso del master de Cruz Roja Caixanova, el master de Universidad e Barcelona, el curso de la Universidad de
Zaragoza o el curso de la Fundación Pere Tarrés, que reserva un 20% de las plazas para personas sin
titulación.
Para poder inscribirse en el curso de la UNED –Fundación Luis Vives no se exige experiencia de gestión en
entidades no lucrativas. Lo mismo ocurre en el master de las universidades de Valencia, ya que el hecho de que
la tercera parte del master esté dedicado a la realización de de prácticas en ONL presupone que el curso va
dirigido preferentemente a personas sin experiencia. En cambio la mayoría de los cursos analizados o requieren
este tipo de experiencia, como requisito necesario para la admisión al curso, cosa poco frecuente, como ocurre
en el caso de ESADE, o tienen en cuenta dicha experiencia, valorándola como un factor de terminante a la hora
de hacer la selección para la admisión al curso, que es lo que ocurre en la práctica totalidad de los demás
cursos. En cualquier caso la gran mayoría de los alumnos de los diferentes cursos estudiados son personas que
están trabajando y tienen experiencia de responsabilidades en organizaciones del tercer sector. Los perfiles de
edad y sexo son también similares: edad en trono a los 35 años y una clara predominancia de género femenino.
Una particularidad a tener en cuenta en los cursos a distancia, como el de UNED –Fundación Luis Vives o el de
la Universidad de Barcelona, es la procedencia geográfica e incluso nacional. Dado el carácter de estos cursos
a una posible ventaja de su oferta podría ser que permitiera la participación de alumnos de muy variadas
procedencias geográficas o incluso de alumnos extranjeros. En el curso de UNED –Fundación Luis Vives el
80% de los alumnos proceden de la Comunidad de Madrid y la presencia de alumnos extranjeros es
insignificante. No ocurre lo mismo con uno de los master analizados que se definen claramente como curso a
distancia y on line, el master de la Universidad de Barcelona. En sus últimas ediciones un 50% de alumnos
proceden de fuera de España, la mayoría de países de Iberoamérica y con alguna representación de países de
la Unión Europea y de Marruecos.

Contenidos de los programas

Dado que hemos seleccionado aquellos master o cursos de postgrado cuyos objetivos son la formación de los
profesionales de las entidades no lucrativas en competencias de dirección y de gestión, los contenidos de los
programas son muy similares en la mayoría de ellos. Los contenidos se centran en gestión directiva y dirección
estratégica, marco jurídico y fiscal de las entidades no lucrativas, gestión económica y financiera, captación de
fondos, gestión y justificación de proyectos, marketing y comunicación de las entidades no lucrativas y gestión
de recursos humanos y de voluntariado.
Algunos programas tienen un contenido muy extenso de materias para el autoestudio on line, con evaluación
continua por parte de la dirección del Master. Su programa incluye 61 temas para la fase a distancia: 14
dedicados a Seguridad Social, 9 temas dedicados a servicios sociales en general, 23 temas dedicados a
distintas esferas específicas de los servicios sociales y 15 temas dedicados a distintos aspectos de la gestión
directiva en las entidades dedicadas a los servicios sociales. En la parte presencial se abordan aspectos
prácticos de la gestión como evaluación de proyectos, marketing, contabilidad, gestión económica, dirección de
equipos, servicios sociales, prácticas cualitativas y estudio de entidades sociales.
El programa de ESADE pone el acento en algunos aspectos no señalados por el resto de los cursos, y que
tienen que ver con aspectos importantes de la formación de los miembros de las ONL de acción social de cara
a la legitimación social de estas entidades, como la participación en la gestión entre los miembros de una
entidad no lucrativa, la transparencia en la gestión y la responsabilidad en la gestión de los fondos.
El master de la Universidad de Deusto tiene la peculiaridad de una fase medular, en la que las materias de
gestión económica y financiera, organización, dirección de recursos humanos, marketing, etc. forma parte del
MBA de la universidad, pensado para la gestión de empresas en general, y una fase específica, cuyos
contenidos se centran más en la gestión de empresas “cooperativas, sociales y solidarias” y que cursan los que
cursen el master específico en gestión de este tipo de entidades.
Por último hay cursos que van dirigidos a la gestión de distinto tipo de entidades del tercer sector, ya sean
empresas de la economía social, entidades dedicadas a la cooperación al desarrollo o la intervención social,
35
existiendo la posibilidad en algunos casos de obtener un diploma de especialización en la gestión de distinto
tipo de entidades. Estos diferentes enfoques se reflejan en los contenidos de los programas, tal como ocurre
con los programas de la Universidad de Oviedo, de la universidad de Valencia y de la Universidad de Zaragoza.

Valores añadidos

Existencia de bolsa de trabajo


Dadas las características del colectivo a quienes van destinados estos cursos, profesionales que están
trabajando en ONL de acción social, que necesitan una formación que les capacite para desempeñar mejor sus
funciones de gestión o dirección, prácticamente ninguna de las instituciones que organizan estos cursos tiene
una bolsa formal de trabajo, aunque canalizan ofertas de trabajo que realizan las entidades colaboradoras de
los cursos. Solamente dos organizaciones afirman tener una bolsa de empleo más o menos formal vinculada al
curso, la Universidad de Oviedo, que tiene un servicio de apoyo al empleo, que canaliza las ofertas que se
producen en este campo, y el curso de la universidad de Valencia, que tiene una bolsa de trabajo que canaliza
las ofertas de trabajo que surgen de las organizaciones que colaboran con el curso.
Actividades de seguimiento posteriores al curso
El ciclo de la acción formativa se cierra con la finalización del curso. Algunos coordinadores de los cursos
aluden a un mantenimiento del contacto a través de las asociaciones de antiguos alumnos y al envío de ofertas
formativas para completar la formación recibida. El curso de la Universidad de Barcelona mantiene una especie
de club on line a través de foros y chats.

Aspectos económicos

Precio del curso, formas de pago y facilidades de financiación


Los master analizados tienen un precio similar con una cifra que se sitúa entre 3000 € y 4000 €, aunque hay
que tener en cuenta que una buena parte de ellos gozan de financiación por parte las entidades patrocinadoras.
Solamente el master de Deusto se desvía notablemente de esta cifra, con un precio de 6000 €. Entre los cursos
de postgrado, con número de créditos inferior al de los master, su precio va de los 600 € de la Universidad de
Zaragoza, los 1300 € de la Universidad Complutense, los 1900 € de la Fundación Pere Tarrés a los 2500 de
ESADE. En el caso de este curso su responsable informa que los alumnos solo pagan el 35% del importe del
curso, siendo financiado en un 40% por La Caixa y en un 25% por la propia ESADE. Hay que tener en cuenta
que en este caso las 250 horas de formación se desarrollan en un ambiente muy confortable y grato, con
comidas y otras facilidades incluidas.
El pago de los derechos de matrícula en general se puede fraccionar en dos o tres pagos. El curso de la
Universidad Autónoma de Madrid da la posibilidad de fraccionarlo hasta en cinco pagos.
En cuanto a las vías de financiación las entidades organizadoras no tienen nada previsto en general. Solamente
en dos casos de los estudiados se ofrecen facilidades de financiación. El curso de Cruz Roja Caixanova tiene
previsto un credit master a través de Caixanova. El master de las universidades valencianas tiene previsto que
la Generalitat Valenciana ofrezca facilidades de financiación en condiciones favorables para los no becarios.
Existencia de becas
Esta es una facilidad que ofrecen la mayoría de los cursos analizados. Solamente el curso de postgrado de la
Universidad de Zaragoza, el master de Cruz Roja (que hasta ahora solo ha ofrecido becas a los miembros de la
propia Cruz Roja, pero que está estudiando la posibilidad de un esquema de becas), los cursos de UNED –
Fundación Luis Vives y el master de la Universidad de Barcelona no tienen previsto ofrecer una concesión de
becas a los participantes. El curso de ESADE tampoco prevé la concesión de becas, pero ya se ha dicho que el
65% del coste del curso esta financiado por los patrocinadores. El resto de los cursos analizados ofrece un
importante esquema de becas, que cubre en muchos casos la totalidad de los gastos de matrícula o la mayor
parte de ellos y que puede llegar a la mayoría de los participantes. En otros se trata de medias becas, como en
el caso la Universidad Pontificia de Salamanca para los alumnos procedentes de las entidades colaboradoras,
de la Universidad Autónoma de Madrid o la Universidad Complutense, o de un 20% en el curso de la Fundación
Pere Tarrés.
Tabla 5. Elementos básicos
ENTIDAD
TÍTULO DEL NATURALEZA PUBLICIDAD EDICI. Nº DE
ENTIDADES QUE EMITE
CURSO DEL TÍTULO DEL CURSO HABIDAS HORAS
EL TÍTULO
Universidad Master en Gestión Universidad Título oficial Web de la 0 600
Pontificia de de organizaciones Pontificia de propio universidad.
Salamanca no lucrativas Salamanca Folleto que
(Campus de contiene misma

36
información que
Madrid)
la web.
Web de la
Master en
universidad.
Dirección y
Universidad de Universidad Título oficial Folleto que
Gestión de 7 600
Alcalá de Alcalá propio contiene misma
Bienestar Social y
información que
Servicios Sociales
la web.
Prensa de
Galicia, en
magíster.com, en
páginas de
Título privado Internet del
conjunto de tercer sector, en
Master de gestión Escuela de Servicios
Cruz Roja Cruz Roja y la
de entidades no Negocios de Sociales de la 4 450
Caixanova Escuela de
lucrativas Caixanova Administración y
Negocios de
Caixanova en soportes de
comunicación de
Cruz Roja

Master en gestión
Título oficial
de empresas Solo a través de
Universidad de Universidad propio. Aspira a
cooperativas, la web de la 1 1200
Deusto de Deusto la homologación
sociales y universidad
europea
solidarias
La función
Solo a través de
gerencial en las Titulo de
Escuela de la web de
organizaciones no postgrado no
ESADE Negocios ESADE. 8 200
gubernamentales oficial no
ESADE Funciona el
de desarrollo universitario
“boca a boca”
(ONGD)

Master en Gestión Título oficial


En la web de la
de Organizaciones propio. Está
Universidad de Universidad universidad y en
de Cooperación al considerando la 3 500
Oviedo de Oviedo la propia web del
Desarrollo y de homologación
master,
Intervención Social europea

Postgrado en
dirección y gestión Fundación Solo a través de
Fundación de organizaciones Pere Tarrés Título oficial la web de la
7 250
Pere Tarrés no lucrativas Universidad propio Fundación Pere
y de economía Ramón Llull Tarrés
social
A través de la
página del
Master en Ministerio de
administración y Trabajo y
dirección de Universidad Asuntos
Instituto Carlos Título oficial
fundaciones, Autónoma de Sociales, de la 14 500
V (UAM) propio
asociaciones y Madrid de la Asociación
otras entidades no Española de
lucrativas Fundaciones y
del Canal
Solidario
37
Se publica un
anuncio en la
Instituto prensa de
universitario Madrid, se pone
de desarrollo y la información de
Univ. Experto en
cooperación Título oficial detalle en la
Complutense promoción y 12 270
de la propio página web de la
Madrid gestión de ONG
Universidad universidad y se
Complutense editan unos
de Madrid trípticos que se
distribuyen entre
ONL
Master en Solo en la pagina
Economía Social y web de CIES e
U. Barcelona Universidad Título oficial
Dirección de IL3. Se 7 300
(CIES) de Barcelona propio
Entidades sin argumenta que
ánimo de lucro resulta muy caro
Web de la
Master en
universidad de
Administración y Universidad
Título oficial Valencia. Se está
Dirección de de Valencia y
Universidades propio. Aspira a editando un
empresas y de Universidad 1 1500
de Valencia la homologación tríptico para
entidades no Politécnica de
europea distribuir entre
lucrativas de la Valencia
las entidades
economía social
colaboradoras

En la web de la
Diploma de universidad, en
7 como curso
especialización en la prensa local y
Universidad de Universidad Título oficial universitario,
dirección de en los tablones 360
Zaragoza de Zaragoza propio pero es más
organizaciones de de anuncios de
antiguo
economía social la Escuela de
Trabajo Social

Se hace mailing
a todos los que
Experto, anteriormente
Experto 200,
Especialista, han participado
UNED-Fund. Título oficial Especialista
Master en Gestión UNED en estos cursos 7
Luis Vives propio 400, Master
de entidades sin y a algunas
650
ánimo de lucro. personas más de
la base de datos
de la FLV

38
Tabla 6. Características particulares
MATERIALES
MODALIDAD NECESIDAD REQUISITOS
CALENDARIO Y MÉTODOS
ENTIDADES DE PRÁCTICAS DE MEMORIA, PARA
Y HORARIOS TECNOLOGÍA EVALUACIÓN
IMPARTIC. TESINA... TITULACIÓN
EDUCATIVA
De enero a
julio y de A través de
Univ.
septiembre a Documentación Proyecto final proyectos de Superar las
Pontificia de
noviembre. 3 escrita e No tienen que deberá gestión hechos evaluaciones
Salamanca
días/mes. intranet entre objeto defenderse en en la ONL del programa
(Campus de
Enero y sesiones un examen propia de los completo
Madrid)
septiembre 5 alumnos
días/mes
Utilización
portal de
Noviembre a formación y
correo
junio. Fase
presencial: 1 electrónico
Asistencia a
fin de Existe la Proyecto Superar los tres
Univ. de de clases, tesina
semana/mes, opción. No defendido ante bloques del
Alcalá y tests de cada
viernes tarde obligatorias una comisión master
unidad
4 horas,
sábado 8
horas

De enero a
noviembre Evaluación
Plan de Asistencia
(agosto Documentación Existe la continua
Cruz Roja Negocio regular y
Presencial descanso). escrita extensa opción. No realizada en
Caixanova realizado por superar la
Viernes tarde 5 y completa obligatorias clase y del Plan
equipos evaluación
horas y sábado de Negocio
mañana 5 horas
Pensado para
poder hacerlo
en dos Por ahora solo No hay Podrá Hay que
Superar los
Univ. de cuatrimestres, documentos en hacerse en Proyecto fin de superar por
exámenes de
Deusto de octubre a papel y correo ellas el proyecto curso separado cada
cada módulo
junio. Lun, electrónico final módulo
mar. y mier. 3
horas
Octubre a
mayo. 7
Evaluación Asistencia a
sesiones, una Documentación
Proyecto continua en todas las
por mes, de escrita y una
No tienen individual de sesiones sesiones y
ESADE Presencial entre dos días y web con un
objeto mejora presenciales y realización de
medio y cuatro papel cada vez
organizativa de relación con Plan de
y medio, mayor.
el tutor Mejora
martes a
viernes
De octubre a Web de Asistencia al
junio. Viernes formación para 80% de clases Asistencia
Presencial en Proyecto
Univ. de de 16:00 a acceder a Remuneradas y superación de regular y
su mayor realizado por
Oviedo 21:00 y materiales y y opcionales todas pruebas superar la
parte equipos
sábados de correo teóricas y evaluación
9:30 a 14:30 electrónico prácticas
Fund. Pere A distancia De noviembre a Documentación No hay Proyecto de Se evalúa el Superar las

39
evaluaciones
junio. Hay dos que se
jornadas aprendizaje de realizan a lo
presenciales a cada uno de los largo del
jornada escrita y correo gestión módulos y el curso
Tarrés proyecto
completa en electrónico individual
sábado. L a
asistencia no es
obligatoria.

De octubre a
diciembre de
Exámenes de
lunes viernes Hay que Superar todos
Instituto Documentación Opción de cada módulo y
18:15 a 21:30. presentar una los exámenes
Carlos V Presencial escrita y correo prácticas trabajos
De enero a tesina después y aprobar la
(UAM) electrónico remuneradas prácticos.
junio lunes a del curso. tesina
Tesina
jueves mimo
horario.

Octubre a Mediante los Evaluación


febrero Memoria de
Existe la trabajos de favorable del
U. compl. Documentación investigación
Presencial opción. No clase conjunto del
Madrid escrita con tutorías
Lunes a jueves, obligatorias individuales y curso y de la
personalizadas
17:00 a 21:00 h. de grupo memoria

1 de febrero a
30 de
noviembre

1ª sesión:10 y Evaluación
Uso intensivo Se supone
Master on line 11 febrero continua de
de un campus Proyecto final que hay que
U. Barcelona con tres No tienen intervenciones
on line y de las defendido ante superar las
(CIES) sesiones 2ª sesión: 16 y objeto en debates,
tecnologías de un tribunal diversas
presenciales 17 junio foros y
la información evaluaciones
proyecto final
3ª sesión: 17 y
18 noviembre

De octubre a
Evaluación
junio. Sesiones
Hay que hacer continua, Superar
Predominio on presenciales: Documentación
una memoria examen de exámenes, el
line, con viernes de 16 a escrita y foros, Forman la
Univ. de de 500 horas cada trabajo final de
algunas 20 y sábados debates y tercera parte
Valencia de prácticas y asignatura y master y la
sesiones de 10 a 14. tutorías del master
un trabajo final defensa ante memoria de
presenciales Viernes 2 horas electrónicas
de Master una comisión prácticas
de tutoría
del trabajo final
presencial.
Univ. de 25% De octubre a Documentación Existe la Trabajo de fin Evaluación Cumplir las
Zaragoza presencial, junio. Los escrita, portal opción. No de curso, continua. No exigencias de
resto a miércoles en de formación, obligatorias dirigido por un hay exámenes admisión y
distancia con sesiones de 4 teléfono y tutor (proyecto, formales superar las
tutorías horas son las correo memoria o algo evaluaciones
clases electrónico similar)
presenciales.
Los tutores
están
40
disponibles 2
horas/semana.
Exámenes
Los que fija la
Manuales Hay que hacer cuatrimestrales
UNED-F. De enero a No hay ni se UNED para
A distancia escritos de la un trabajo de con una
Luis Vives noviembre ofrecen los títulos
UNED fin de master convocatoria
propios
extraordinaria
Tabla 7. Profesorado y alumnos
PÈRFIL DEL NÚMERO TITULACIÓN EXPERIENCIA PROCEDENCIA EDAD
ENTIDADES
PROFESORADO ALUMNOS EXIGIDA EXIGIDA GENERAL MEDIA
No se conoce aún,
pero se pretende que
sea un conjunto
Universidad equilibrado entre
Pontificia de profesores Titulación Va dirigido a
Máximo de
Salamanca universitarios con universitaria profesionales
30
(Campus de conocimientos del superior con experiencia
Madrid) tercer sector y
profesionales con
amplia experiencia en
ONL
Profesores
Mayoría
universitarios y
En torno a Se prefiere procedente tercer
Universidad de especialistas con Licenciatura o
25 (máximo experiencia en sector. Algunos 28
Alcalá amplia experiencia en diplomatura
30) tercer sector licenciados
gestión de bienestar y
recientes
servicios sociales
Expertos en gestión
de entidades del
tercer sector, recursos
humanos, gestión
económica y Trabajadores de
Licenciatura o Experiencia en
financiera, marketing y ONG, algún
Cruz Roja diplomatura o tercer sector no
comunicación de la De 14 a 21 directivo, técnicos 35-40
Caixanova una amplia de modo
Escuela de Negocios de la
experiencia excluyente
Caixanova, Cruz Roja Administración.
Española, diversas
consultoras y
entidades
independientes.
No se conoce aún,
pero preferentemente No más de No se exige,
Universidad de universitario, con 25 en Licenciatura o pero va dirigida a
. .
Deusto conexiones con la módulos diplomatura personas con
economía social y específicos experiencia
entidades SAL
Predominan
profesores y
colaboradores de
ESADE con gran Amplia en Todo tipo de
vinculación al mundo No se exige trabajo en ONG, entidades SAL.
ESADE De 30 a 35 40
de las entidades SAL, titulación en especial de Se relacionan
procedentes en su dirección hasta 104
mayoría de la
universidad de
Barcelona
Universidad de Profesores 24 Licenciatura o Experiencia Todo tipo de 30-35
Oviedo universitarios (1/3) y diplomatura profesional o entidades SAL
especialistas con voluntaria en Predomina de

41
amplia experiencia en
gestión de entidades
ONG no de
de cooperación al Cooperación
modo excluyente
desarrollo e
intervención social.
Combina, en diversos
grados, la práctica
profesional, la
docencia y la
consultaría, lo que Licenciatura o
permite desarrollar Mas de un 80%
diplomatura. Se valora mucho
Fundación Pere una metodología titulados con
32 20% para experiencia en 32-35
Tarrés orientada a la experiencia en
gente con tercer sector
aplicación práctica de tercer sector
experiencia.
los contenidos del
Postgrado.

Una combinación de
profesores de Titulado
En su gran
universidad, superior. Se Se valora mucho
Instituto Carlos mayoría son
responsables de la 25-30 realiza una la experiencia en 35
V (UAM) gente que trabaja
Administración Central cuidadosa el tercer sector.
en el tercer sector
y la CAM y directivos selección
de entidades SAL
Una combinación
equilibrada de
Predominan
U. profesores de la Se valora la
Licenciatura o personas que
Complutense universidad y 30-35 experiencia en el -
diplomatura trabajan en el
Madrid expertos de diferentes tercer sector.
tercer sector
entidades del tercer
sector
Licenciatura o Importante
Se tiene en
Son prácticamente diplomatura. presencia
U. Barcelona cuenta la
todos profesores de la 25 Se admiten extranjera y con -
(CIES) experiencia en el
universidad alumnos sin experiencia en el
tercer sector.
titulación sector
Una combinación de
profesores de la
universidad con una
trayectoria importante Licenciatura o
40 máximo
de vinculación a diplomatura Va dirigido a
Universidades entre las dos
entidades del tercer con profesionales - -
de Valencia ramas del
sector y expertos de experiencia en con experiencia
master
las diferentes el tercer sector
entidades del tercer
sector que colaboran
con el master.

Técnicos de entidades Licenciatura o Experiencia en el


De 20 a 40 En general son
Universidad de que trabajan en la diplomatura o tercer sector,
entre las dos profesionales del .
Zaragoza economía social y el cumplir otros pero no de forma
ramas tercer sector
tercer sector. requisitos. excluyente

UNED-Fund. Un 60% son Master 20, La establecida No Entidades no 30-40


Luis Vives profesores de la Especialista por la UNED lucrativas, 80 %
UNED. El resto son 44 expertos para obtener de la CAM
42
especialistas de
entidades no
lucrativas o 102 el título
consultores
independientes

43
Tabla 8.Contenidos del programa
ENTIDADES EPÍGRAFES DE MÓDULOS O BLOQUES
1. Tercer sector. Visión estratégica y modelos de organización. 2. Marco legal, fiscal y
contables de las ONL. 3. Recursos Humanos en las ONL. 4. Relación con AA PP, Tercer
Universidad Pontificia
Sector y empresas. 5. Comunicación: información, sensibilización e incidencia. 6.
de Salamanca
Captación de recursos y gestión patrimonial. 7. Nuevas tecnologías aplicadas a las ONL.
(Campus de Madrid)
8. Evaluación, calidad y transparencia. 9. Gestión del cambio en las ONL y elaboración
del proyecto final. Módulo transversal: doctrina social de la Iglesia.
61 temas para autoestudio en cuatro bloques: I Seguridad Social, II Servicios Sociales
en General, III Servicios Sociales específicos (Discapacidad, Mayores, Familia y resto de
Universidad de Alcalá servicios especializados), IV Gestión. La fase presencial se centra en Marketing,
Contabilidad, Gestión, Evaluación de proyectos, S. Social y Políticas de Servicios
Sociales.
Mod. 1 Habilidades directivas. Mod. 2 Dirección. Mod. 3 Análisis Económico Financiero.
Mod. 4 Recursos humanos y voluntariado. Mod. 5 Organización y sistemas de
Cruz Roja Caixanova
información. Mod. 6 Marketing y comunicación. Mod. 7 La realidad del tercer sector.
Mod. 8 Proyecto final
Un área medular de 5 módulos (500 horas), compartidos con el MBA general sobre
entorno económico, organización, recursos humanos, herramientas económicas de
gestión, finanzas y marketing, y un área específica con cuatro módulos dedicados a las
Universidad de Deusto entidades cooperativas, sociales y solidarias. De estos hay que optar por tres y hay que
tomar un

módulo adicional entre materias afines


Mód. 1 Introducción a la gestión directiva en las ONGD. Mod. 2 Finanzas y fiscalidad.
Mod. 3 Organización y RR HH. Mod. 4 Marketing, comunicación y fundraising. Mod. 5
participación y sistemas de información para la dirección. Mod. 6 Transparencia y
ESADE rendición de resultados. Mod. 7 Gestión de cambio y liderazgo.

Mód. 1 Introducción a la gestión directiva. Mod. 2 Dirección estratégica y organización.


Mod. 3 Gestión de RR HH. Mod. 4 Procedimientos jurídicos y administrativos. Mod. 5
Control económico. Mod. 6 Gestión de proyectos de cooperación al desarrollo. Mod. 7
Aspectos transversales en cooperación para el desarrollo. Mod. 8 Análisis de diferentes
contextos en cooperación para el desarrollo e intervención social (I) Mod. 9 Análisis de
Universidad de Oviedo diferentes contextos en cooperación para el desarrollo e intervención social (II)

Mód. 1. Entorno de las organizaciones no lucrativas. Marcos jurídico y fiscal de las ONL.
Mod. 2 Dirección estratégica. Mod. 3 Marketing, servicios y comunicación. Mod.. 4 La
política de financiación de la entidad. Mod. 5 Gestión de recursos profesionales. Mod. 6
Fundación Pere Tarrés Asociacionismo y voluntariado. Mod. 7 Gestión económica y política financiera. Mod. 8
Elaboración de la memoria.

Mod. 1 (Octubre - Diciembre): Marco institucional, económico y jurídico del Sector No


Lucrativo.

Instituto Carlos V Mod. 2 (Enero - Marzo): Fiscalidad y Organización de las Entidades no Lucrativas.
(UAM)
Mod. 3 (Abril - Junio): Financiación y Gestión de las Entidades no Lucrativas. Se procura
que centrarse mucho en Contabilidad, Fiscalidad, Dirección Estratégica, Dirección de RR
HH.
U. Complutense Madrid Mod. I: Economía y sociología de las desigualdades 28 horas Mod. II: Marcos
sociopolíticos 16 horas Mód. III: Relaciones Estado y sociedad 20 horas Mód. IV: El
44
tercer sector: entre el Estado y el mercado 20 horas Mód. V: Planificación estratégica y
gestión de recursos humanos 40 horas Mód. VI: Gestión de recursos financieros 32
horas Mód. VII: Formulación y ejecución de Proyectos 48 horas Mód. VIII: Seguimiento y
evaluación de proyectos 24 horas Mód. IX: Acción humanitaria y ONG 12 horas Mód. X:
Comunicación y ONG 24 horas. Trabajos prácticos 10 horas

Introducción al Campus Mód. I. Economía Social y Tercer Sector. Mod. 2 Gestión


Empresarial de las ESALs. Mod. 3 Contabilidad y Sistemas de Información contables de
U. Barcelona (CIES)
las ESALs

Mod. 4 Marco legal de las ESALs. Mod. 5 Organización de Recurso Humanos. Mod. 6
Marketing social y Patrocinio Empresarial. Mod. 7 Proyectos finales
Materias comunes: 1 Fundamentos de Economía Social. 2 Régimen jurídico, contable y
fiscal de entidades de ES, 3. Administración y Dirección de empresas y entidades de ES.

Especialidad I. Cooperativas de Trabajo Asociado, Cooperativas y otras asociaciones


Universidades de
agroalimentarias, Entidades de Crédito y Seguro de ES, Sociedades Laborales y
Valencia
Cooperativas de consumo, servicios profesionales y empresariales.

Especialidad II Acción Social y Servicios Sociales, Empresas de Inserción, Educación,


Cultura, Deporte y otros, Desarrollo Comunitario y Local
Módulo común: Dirección de Organizaciones de Economía Social 20 créditos

Universidad de Módulo Especialidad Economía Social: Cooperativas y otras Empresas de Economía


Zaragoza Social 16 créditos

Módulo Especialidad entidades no lucrativas: Fundaciones y asociaciones 16 créditos


Mod. Obligatorios: Tejido Asociativo y tercer sector, Dirección Estratégica y
Organización, La sensibilización, Gestión de RR HH y ONL, Régimen fiscal de ONL, La
información contable en ONL, La financiación en ONL, Justificación técnica y
administrativa de proyectos.

UNED-Fund. Luis Mod. Optativos (4): La cooperación internacional, Multiculturalismo y derechos humanos,
Vives Economía política de las relaciones internacionales, Cuestiones fundamentales sobre
género, Introducción a la Contabilidad, La ayuda humanitaria, Exclusión social y Estado
del Bienestar, Políticas sociales, Deuda externa y desarrollo, Cooperativismo y desarrollo
local, Voluntariado social, Gestión de calidad en las ONL. Trabajo fin de master,

Tabla 9. Aspectos económicos


PRECIO
MODALIDADES DE
ENTIDADES FORMAS DE PAGO EXISTENCIA DE BECAS
DEL FINANCIACIÓN
CURSO
Universidad Beca del 50% para los
Pontificia de profe0sionales
Se puede fraccionar en 2
Salamanca 4000 € No hay. procedentes de una de las
pagos del 50% cada uno
(Campus de 4 entidades colaboradoras
Madrid) del master
Universidad de 3606 € En 3 fracciones Nada facilitado por la Caja Madrid da 14 becas a
Alcalá universidad licenciados. La universidad
lo hace con los
diplomados. Son becas

45
completas.
Hasta ahora solo ha
10% a la inscripción. Caixanova ofrece un credit
Cruz Roja habido para alumnos de
3200 € Resto en tres plazos master en condiciones
Caixanova Cruz Roja. Se está
iguales favorables
estudiando
Hay becas de la propia
Universidad de
6000 € En dos cuatrimestres No hay nada pensado universidad respaldas por
Deusto
le entidad de patrocinio
No hay. El coste del curso
está estimado en 6250 €.
ESADE 2500 € En dos fracciones No hay
Está financiado en un 60%
por “La Caixa” y ESADE
La Agencia Asturiana de
Se puede fraccionar en
Cooperación al Desarrollo
Universidad de dos pagos
4387 € No hay nada previsto da 20 becas que cubren el
Oviedo cuatrimestrales, salvo
81% del importe del
que se tenga beca.
master.
La Fundación Pere Tarrés
puede dar una ayuda que
Fundación Pere Al comienzo de curso,
1900 € No hay. puede llegar a un 20%, lo
Tarrés pero con flexibilidad.
que requiere algunas
contrapartidas
Hay medias becas que se
conceden con una
Instituto Carlos V Se pude fraccionar hasta contraprestación del
3000 € No hay.
(UAM) en 5 pagos alumno en tareas
logísticas y
administrativas.
U. Complutense La UCM proporciona
1300 € En dos fracciones No hay.
Madrid medias becas
10% al hacer la
inscripción. Resto al
U. Barcelona iniciarse el master, pero
3000 € No hay. No hay.
(CIES) hay flexibilidad para
fraccionar o retrasar el
pago.
La Generalitat Tiene previsto Tanto FUNDAR como
una vía de financiación para CONCOVAL tienen
Universidades de Dos pagos iguales de
3200 € los no becarios. El Banco de previsto unas 15 becas
Valencia 1600 €
Santander facilita una cada una para miembros
financiación en 12 meses de sus federaciones.
Universidad de
600 € En dos fracciones No hay. No hay.
Zaragoza
Una pequeña tasa de la
2756 € , UNED hay que pagarla al
UNED-Fundación
1696 € y inicio del curso. El resto No hay No hay
Luis Vives
848 € se puede fraccionar en
dos pagos

4 . CONCLUSIONES
Una de las observaciones que se hacen patentes en este trabajo es que no existe oferta de formación para los
promotores de las ONL de acción social. Tenemos noticia por otro lado de una oferta aceptable de formación del
voluntariado, existe una oferta emergente de formación para los profesionales y técnicos, pero la ausencia de
una oferta dirigida a los promotores es inexistente. Ello denota una falta de preocupación por este grupo de los
recursos humanos de las ONL de acción social, que puede estar dando lugar a una ausencia de planteamientos
estratégicos en la orientación de las organizaciones o a una falta de conexión en la visión estratégica de los
directivos y técnicos y la de los promotores y máximos responsables.

46
A pesar de que, como sabemos por algunos estudios comparados (Ruiz olabuénaga,2000), la magnitud de
nuestro sector no lucrativo es comparable al de otros países de nuestro entorno más próximo, la oferta
internacional de formación en este campo de los recursos humanos está bastante más consolidada, es más
numerosa y más intensa. Al contrario de lo que ocurre en España, la mayor parte de la oferta formativa se dirige
preferentemente a preparar a personas que aspiran a trabajar en ONL de acción social.
La oferta formativa española se orienta fundamentalmente a la transmisión de conocimientos y a dotar de
herramientas que mejoren la dirección y la gestión de las organizaciones. Ni en los objetivos ni en los
contenidos se observa una preocupación por la formación de actitudes y transmisión de valores, si se exceptúa
el curso de ESADE, que se centra también en conceptos como la participación, la trasparencia y la
responsabilidad social. No hay que olvidar que estos aspectos constituyen un plus de legitimidad de las ONL
de acción social. En este aspecto no se diferencia la oferta formativa española de la europea y estadounidense,
que tiene como característica general un mayor rigor académico y de contenidos teóricos, si bien la presencia
de referencias en los programas a aspectos éticos de la acción de estas organizaciones parece indicar que las
cuestiones relativas a las actitudes y los valores no están totalmente a un lado.
La fórmula adoptada por la mayoría de la oferta de formación combina las sesiones de formación presencial y el
trabajo en grupo con la formación a distancia a través de portales de formación o plataformas on line, lo cual es
muy adecuada para la formación de las personas a quienes va dirigida este tipo de formación, que tienen
necesidad de hacer compatible sus responsabilidades diarias de gestión con la formación que se ofrece en
estos cursos. A pesar de ello los diferentes coordinadores de los cursos apuestan claramente por la modalidad
de presencia, como herramienta de formación mucho más eficaz, o en todo caso consideran el trabajo a
distancia como algo inevitable, dada las características de los destinatarios, pero necesitado de unas sesiones
presenciales. Hay que tener en cuenta además que la formación de actitudes y transmisión de valores se logra
en el trabajo en grupo, interactuando con personas que trabajan en los mismos cometidos y forman parte del
grupo de referencia. Se aprende tanto quizá de los compañeros que aportan experiencia, reflexión y análisis, de
los casos solucionados en grupo, del sentido emulador y cooperativo del grupo que del estudio de los
contenidos.
Un factor importante, tanto en los cursos presenciales como en los de naturaleza mixta es la utilización cada
vez de manera más intensa de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Con estas
se intenta suplir las carencias de presencia “en el aula" mediante la creación de grupos virtuales, a través de
chats y foros abiertos.
El problema que plantean estos recursos informáticos de formación a distancia es la escasa participación de los
alumnos, por cierto pudor o miedo a manifestar sus dudas o comentarios en público, al contacto con un profesor
o tutor no conocido, el miedo a escribir o aportar reflexiones o comentarios que pueden leer otros. Un modo de
suplir estos inconvenientes es la tutoría proactiva y no meramente reactiva ante las preguntas o dudas de los
alumnos, promoviendo la reflexión, los comentarios, la respuesta a ejercicios, cuestionarios o casos enviados
por el profesor, en la que se evalúe de modo ponderado esta participación de los alumnos y no sólo las
respuestas a los cuestionarios o ejercicios enviados. La figura del profesor es una vez más clave en el proceso
de aprendizaje. Se trata, en resumen, de crear un verdadero y vivo grupo virtual de aprendizaje.
Un factor también importante en la mayor parte de la oferta de formación analizada es la presencia de
entidades patrocinadoras o colaboradoras, tanto públicas como privadas (órganos de las diferentes
administraciones, entidades financieras o entidades no lucrativas), realidad que está presente en prácticamente
todos los cursos estudiados. Con ello se consigue una mejor publicidad y difusión de los cursos, se contribuye a
darles mayor prestigio y a la financiación de los mismos, a través de becas o de asunción de parte de los
costes.

2 . EL CASO CHILENO

Como señalamos, la dependencia financiera del Estado de las ONG, comienza en


Chile fruto de la implementación de políticas sociales, lo que a su vez incide en su

47
desvinculación cada vez mayor del diseño de proyectos, centrándose en la
implementación y ejecución.
Se estima que en promedio, un poco más de dos tercios de los fondos de las ONG
provinieron el ‘97 de fuentes nacionales, mientras que un poco menos de un
tercio de fuentes internacionales, y, de los fondos nacionales, el 84% vinieron del
Estado. Sólo el 9% fueron de otras organizaciones de la sociedad civil (por lo
general, de grandes fundaciones), y sólo el 2% fueron abonados por individuos. La
mayoría afirmó una trayectoria durante los años noventa, decreciente en cuanto a
sus fondos totales6 (67% de las ONG), decreciente respecto al personal de planta
(73%) y creciente en relación a la proporción del personal subcontratado relativo
al permanente (80%) (Ministerio de Secretaria General de Gobierno de Chile,
2002).
El estado de Chile financia el 46% del presupuesto de las ONG que se
desempeñan en las áreas de educación, desarrollo comunitario, derechos y
política y servicios sociales (Duval, 2007) “De acuerdo a las estimaciones
realizadas, el sector no lucrativo chileno emplea en forma remunerada y
voluntaria sobre las 303 mil personas en Jornada Completa Equivalente (JCE). Si
sólo se considera el empleo remunerado, éste representa al 2,6% de la población
económicamente activa. En otras palabras, la sociedad civil chilena emplea a más
de tres veces el personal del sector minero (1,3%) o a dos tercios del empleo de
la construcción (8,1%). También se puede expresar el tamaño relativo del sector
en términos de gastos, donde las instituciones sin fines de lucro representan un
1,5% del PIB” (Ministerio de Secretaria General de Gobierno de Chile, 2002).
Uno de los factores que aumenta la alta dependencia de las ONG del Estado,
corresponde al ámbito de la educación, pues a través de las subvenciones en esta
área, muchas organizaciones que se dedican a la docencia se financian.
Según el estudio llevado a cabo por la Universidad J. Hopkins y la Consultora
FOCUS, existirían 4 formas básicas para la obtención de financiamiento por parte
de las ONG:

• Los aportes fiscales dirigidos: aportes directos que realiza el Estado y que corresponden
generalmente a un numero determinado de fundaciones, preferentemente, que se dedican a
temas relacionados con la superación de la pobreza, el desarrollo en el área educacional y el
apoyo a la discapacidad.
• Las subvenciones y pagos de servicios: Se trata de fondos que el estado entrega a instituciones
por la prestación de servicios sociales, basado en el número de personas atendidas. Son
transferencias que se encuentran dentro del marco de una contratación del Estado.
• Los Fondos concursables: El Estado mediante esta formula externaliza servicios, procurando
una competencia entre privados que permita a los beneficiarios acceder a un mejor servicio. Así
privados ejecutan programas y proyectos públicos.
• Mecanismos indirectos de aporte estatal: Se identifican en esta categoría los incentivos
tributarios, lo que se traduce en exenciones tributarias para las ONG y franquicias tributarias a
las donaciones de privadas dirigidas a organizaciones sin fines de lucro, que contempla la ley.

De acuerdo a la definición que ofrecen Salamon y Anheier (1997), las


organizaciones sin fines de lucro comparten cinco características. Se trata de
organizaciones, en el sentido administrativo del concepto, son privadas, no tienen
fines de lucro (no distribuyen utilidades entre los miembros), poseen autonomía
para operar y son voluntarias.

48
Con las cinco características descritas, y el establecimiento de una categorización
especial, diseñada por la Universidad J. Hopkins y la Consultora FOCUS, se
desarrolló el International Classification of Nonprofit Organizations (ICNPO), el cual
consiste en doce categorías de organizaciones referidas a la actividad que
realizan:

Esta misma investigación distingue una segunda tipología, atendiendo al rol que
desempeñan las organizaciones en la sociedad:

• Rol expresivo: defensa de derechos, actividad cívica, actividades culturales y de recreación,


entre otras. Considera aquellas actividades que proveen espacios para la expresión cultural,
espiritual, profesional, política, de valores, intereses y creencias. Se incluyen aquí los grupos:
cultura y recreación, medio ambiente, derechos y política, y sindicatos y asociaciones
gremiales.
• Rol de servicio: educación, servicios de salud, beneficencia, entre otras. Involucra la prestación
directa de servicios, tales como educación, salud, desarrollo social y comunitario, y otros
relacionados. Incluye los grupos: educación, salud, servicios sociales y desarrollo comunitario.

En cuanto a como se presenta la distribución del empleo, respecto del rol que
asumen las organizaciones, sea aprecia una dicotomía entre el número de
voluntarios y asalariados de organizaciones que se dedican a ejercer un rol u otro.
Mientras que ostentan un mayor número de asalariados aquellas que cumplen un
rol de servicios, tienen menor número de voluntarios, exactamente lo contrario
sucede en las organizaciones que se dedican al rol expresivo, tal como lo muestra
el grafico presentado en el estudio.

49
Cuando se desagrega el empleo y se compara Chile con América Latina y con
otros 37 países del resto del mundo, se observa:

Las organizaciones sin fines de lucro chilenas representan el 1,5% del PIB en
gastos, correspondiente a 1.400 millones de dólares (858.731 millones de pesos).
En la definición nacional se reducen los gastos al 75%, lo que representa el 1,12%
del PIB -642.864 millones de pesos- (Focus y Johns Hopkins University, 2006).

50
Cuando se compara la situación de las ONG con otros sectores de la economía, se
observa que representan el 4° sector en materia de empleos totales.

Cuadro Nº 6

51
En Chile, las donaciones de personas y empresas representan el
18% de los ingresos de este sector. Pareciera ser que en Chile, a
diferencia de otros países, las fundaciones no logran financiarse
a través de las donaciones personales o ciertas herencias de
filántropos. Se observa más bien la practica de las donaciones
empresariales y los aportes uno a uno de los socios.

52
Puede apreciarse que las entidades que se dedican a la
educación y las que se dedican a los servicios sociales
acumulan el 70% del empleo remunerado y concentran el 57%
de los ingresos totales.

Chile se caracteriza por ser un país altamente centralizado,


tanto en lo referido a su demografía como en la actividad
económica propiamente tal y por tanto el empleo. La Región
Metropolitana, según el estudio de la Universidad J. Hopkins y la
Consultora FOCUS (2006: 39), acumula cerca del 50% del total
nacional de todos los ámbitos descritos.

53
Sin embargo, cuando se trata de las organizaciones sin fines de
lucro o las ONG, se observa una menor concentración. “En
términos del empleo remunerado, el 35% de éste se encuentra
en la Zona Metropolitana, mientras que la población
económicamente activa (o fuerza de trabajo) se encuentra en
un 43% en la misma zona. Las fundaciones y corporaciones
dominan los ingresos y el empleo remunerado. El personal
remunerado de este estatus jurídico alcanza a las 117 mil
personas JCE, esto corresponde a un 71% del total de
empleados en el sector sin fines de lucro.
De igual manera, estas organizaciones aportan el 60% de los
ingresos; sin embargo, en términos de número de instituciones
representan sólo el 12% del total y los voluntarios que se
desempeñan en ellas llegan al 11%”.

54