Está en la página 1de 3

DISEÑO GRÁFICO EN LA WEB

2010

MARINA MAÍLLO PALMA


BBAA 3ºA
LILA PAGOLA
Dospuntocero

En el siguiente texto se analiza una selección de producciones de la red en el ámbito artístico


desde la web 1.0 a la 2.0. Se reconocen sus orígenes, sus similitudes, su dinámica y se crea una
discusión sobre el fenómeno de estas creaciones y su difusión: qué aportan y a qué aspiran. Su
motor será el de la crónica y el experimento, como una deriva en la red centrada en la dinámica
artística
Comenzamos hablando de la generación del net.artista:
Las TICs en la vida cotidiana han acelerado nuestra relación con la información y el conocimiento.
Su producción, circulación y actualización sucede a un ritmo imposible de acompañar en tiempos
humanos. Ante tal caos, surge la pregunta:
“¿Qué rol desempeñan los artistas contemporáneos en torno al conocimiento en la red?”
Para contestar, debemos razonar primero que estos artistas que se comprenden dentro del
llamado Net.art. surgen de la parte interesada en el medio de red como un gran potencial crítico
hacia la institución-arte y sus mecanismos de legitimación. Encontramos que dentro del optimismo
tecnológico de los inicios de Internet, éste resultó especialmente atractivo para dichos artistas,
preocupados por la vieja cuestión de la función social del arte.

Respecto a las herramientas y los materiales del net.artista, encontramos en sus inicios el
net.art.1.0, basado en experimentos con el HTML que eran más bien desorientadores,
exploratorios, muchos de ellos en inglés y sin posibilidad de intervención directa en la web por
parte de los receptores. Los net.artistas.1.0 no estaban demasiado preocupados por comunicar un
contenido sino que convertían en contenido sus exploraciones con el lenguaje, predominando un
interés por la anti-forma. Luego, en la transición hacia la web 2.0 muchos creadores atravesaron la
“generación flash”, recurso inadecuado para planteamientos críticos excepto los que recurrían a la
ironía o simulación.

Cuando se instaura el modo web 2.0, surgen nuevas herramientas: las redes sociales. El uso
social de la red también cambió, así como sus intenciones. En el net.art.2.0 el acento en el
contenido busca desvelar las relaciones preestablecidas ensayando otras nuevas: la web 2.0
facilita la publicación de contenidos a usuarios no expertos con posibilidades de personalización.
En cualquier caso, el usuario 2.0 requirió de una comprensión del lenguaje equivalente o superior
a la web1.0.
En relación a los usos “satelitales”(parasitarios, subversivos, no previstos) se definieron dos
grandes tipos de usuarios separados por su nivel de acceso técnico a la Web 2.0: los que usan
cuentas de un proveedor(Blogger, wordpress, etc) y los que instalan los CMS en su propio
dominio.
Así, con las redes sociales, algunos artistas iniciaron su vida virtual y otros encontraron en la
blogosfera un modo de redefinir o reinventar su relación a Internet.

Aunque dentro de los proyectos comentados sin duda predominan los blogs, encontramos
excepciones como el Wiki del proyecto Nómade, el desarrollo sobre Google-maps de Post-urbano,
o la plataforma de Escaner cultural. En estos proyectos, el acercamiento a herramientas de la
Internet social proviene de la necesidad de habilitar técnicamente a los colaboradores o capitalizar
desarrollos sofisticados a los que no se tendría acceso de otro modo, lo que podemos caracterizar
como “modo colaborador”.
Cuando un proyecto de artistas se propone cómo potenciar redes que funcionan precariamente,
entonces se vuelve hacia herramientas como los wikis o las plataformas de publicación para
muchos colaboradores. Proyectos centrados en la construcción colaborativa o la difusión
descentralizada de información. Se convierten en redes donde el autor original (net.artista) queda
disuelto en el infinito crecimiento de las relaciones y acciones entre colaboradores y lectores-
comentaristas.
Volviendo a los blogs, encontramos que el móvil principal de los net.artistas es la escritura
apoyado en una “satisfacción personal” o una posibilidad de “probar” en una especie de pizarra
pública. La dinámica base de la Web 2.0, es aquella que generó la necesidad de actualización
frecuente de los contenidos. Habita aquí una de las paradojas centrales del blogging, pues se
convierte en una dinámica “autista”, que es a la vez animada por la posibilidad de algún lector e
incluso intervenciones creativas sobre dicha acción.

Así, finalmente respondiendo a la principal pregunta que se formulaba al comienzo del análisis, la
responsabilidad del artista en la red es hacer uso de la experiencia de autocrítica implacable del
arte contemporáneo. Los blogs de los net.artistas, entonces, otorgan visibilidad y una fuente
documental accesible que podría redefinir la escritura de la crítica de arte y la historia del arte
más próximas. El blog tiene, por el momento, la virtud de evitar que el artista se apegue a aquella
parte de su subjetividad más autopromocional y funcional al mundo del arte desde que es “un blog
más”.