Está en la página 1de 1

31 DE MAYO Se estrell

. en el negro firmamento
Por Walter Vidal Tarazona ahogndose en las rocas,
. donde no estaban ya
Qu es aquel lejano ni los cndores ms machos
ronco ni los ahuilus ms sabios.
sordo .
hondo bramido Slo, entonces, y solo,
que se atora, con su sombrerito bajo el brazo
helando las tiernas sonrisas cay de rodillas,
de jalca huaracina? sin saber si su puna
. haba parido una fiera,
Acaso algn monstruo o los Andes rean con el cielo;
quiere romper el suelo? sin saber si mora su sueo
Quiere la tierra o si soaba su muerte.
sacudirse de tanta .
miseria humana? Slo, entonces, y sola,
. aquella noche ms negra
Ahora, ya debajo de sus pelados y ms callada que nunca,
piececitos de chancaca, recibi un puado de cansancio
ah, dentro del suelo, cerca, que se derram
senta resoplar a la bestia, con olor a muerte.
que sin embargo no apareca. Se cerraron los ojitos,
. Se hincharon tambin;
Se zarandean y en un nuevo despertar,
rocas por las calles de Huaraz,
chozas sus caritas de papa rosada
ovejas... sus piececitos de chancaca
Todo, Taita Dios, todo! sus limpias sonrisas
. se iluminaron;
Sus ojitos clavados al camino, se iluminaron al encontrar
por donde madrugaron a pap y a mam
pap y mam, envueltos en una bandera
slo vieron levantarse de sangre y nieve.
negras capas de tierra. .
. Inflaron sus pechitos,
Mama Pacha! levantaron sus puos,
no te quiebres! esos puos de Atusparia.
Pero la tierra, Gritaron Basta!
sigui temblando. No tiembles Huascarn!
. .
Era un 31 de mayo.
Aquel 31 de mayo,
cuando todo se acababa
sin terminar nunca.
.
A fin, de sus gargantitas
se desat un desesperado y viejo
Mamiiiita! Maaa...
.

Intereses relacionados