Está en la página 1de 4

Nota técnica

Cese del bombeo en los pozos 1 a 33 a ambos lados del túnel de la Avenida Gambetta.

Preparado para el Consorcio Túnel Callao

Jesús Carrera

GHS UPC-CSIC

Junio, 2016

1.

Introducción y objetivos

El plan de drenaje proyectado para la excavación del túnel de la avenida Gambetta ha pasado por varias fases. Inicialmente contemplaba la perforación de 130 pozos distribuidos a ambos lados del túnel. Posteriormente se modificó para (1) hacer frente a la necesidad de excavar los limos, que se han detectado en el extremo Sur del túnel, hasta una profundidad de 8 m, y (2) hacer frente a la imposibilidad de perforar pozos del lado mar (oeste) para minimizar interferencias con la avenida Gambetta. Ello condujo a un diseño final que constaba de 82 pozos del lado tierra y 51 del lado mar, además del sistema de valvulería y tuberías de descarga, que se resume en la Figura 1.

1. Introducción y objetivos El plan de drenaje proyectado para la excavación del túnel de la

Figura 1: Esquema del sistema de drenaje para la excavación del túnel de la Avenida Gambeta, Los pozos son los puntos azules. En esta nota técnica se discute el efecto del cese del bombeo en los puntos marcados encerrados por el rectángulo rojo.

Además de estas incidencias, la aparición de fisuras retrasó la puesta en marcha del extremo Sur del sistema. En la actualidad, el sistema funciona satisfactoriamente en toda su longitud.

Habiéndose finalizado la construcción del extremo Norte del túnel, es conveniente verificar que el sistema de impermeabilización funciona correctamente y, en su caso, proceder a las reparaciones que fueren necesarias. Para ello, es preciso cesar el bombeo de drenaje de la mitad Norte del túnel.

El objetivo de esta nota técnica es evaluar el impacto que sobre el sistema de drenaje tendría el apagado de los pozos 1 a 33 de ambos lados del túnel. Este informe es una actualización del presentado en Marzo de 2016, con las siguientes actualizaciones:

1) Consideraciones respecto al monitoreo, según con lo decidido en la reunión del 9

2)

de Junio de 2016 y las observaciones de la Supervisión expresadas en la carta No. 908, de 15 de Junio. Inclusión del apagado previo de los pozos 1A-7A y 1B-5B.

3)

Mejoras en la metodología de cálculo, coherentes con la metodología desarrollada para los informes de apagado de los pozos 1A-7A y 1B-5B.

Por tanto, se parte de los descensos calculados para la situación actual, es decir la original sin los pozos 1A-7A y 1B-5B. En segundo lugar, se ha calculado la recuperación producida por el cese del bombeo en los pozos 1 a 33 (Figura 1). Por último, se ha superpuesto esta recuperación a los descensos anteriores.

2. Resultados

Los resultados, expresados en términos de descensos, se muestran en la Figura 2.

Series6 10 5 0 15 1-5B) d desc 7 Rasante d tras 30 Descenso (m) Actual
Series6
10
5
0
15
1-5B)
d
desc 7
Rasante
d
tras 30
Descenso (m)
Actual (sin 1-7 A ni
20
19500
20000
20500
21000
21500
22000
Pk`s

Figura 2: Descensos calculados en el eje de la obra para la situación actual y 7, 30 y 90 días después del cese del bombeo de los pozos 1 a 33.

Como se puede apreciar, los niveles alcanzarán la rasante del túnel, entre los pKs 22+000 y 23+000 al cabo de una semana, lo cual es coherente con el diseño, que preveía un margen

de varios días para caso de avería generalizada, que por

fortuna no

ha llegado

a

producirse. A partir de ese momento, la recuperación se ralentiza.

  • 3. Conclusiones y recomendaciones

El impacto del cese del bombeo de los 33 primeros pozos de ambos lados del lado Norte del túnel es relativamente lento, tardándose del orden de una semana en llegar a alcanzarse la cota de rasante. Para que el nivel llegue a una cota 4 m sobre la rasante se tardará un mes.

Se recomienda, pues,

1)

Proceder al apagado de las bombas, para poder empezar a verificar la estanqueidad del túnel y el funcionamiento del sistema de sellado.

2)

Si no se han detectado problemas durante el apagado de las bombas 1 a 7 del lado Este, se

3)

propone seguir un procedimiento análogo, apagando una bomba por hora de cada lado del túnel, de manera que, al cabo de dos días se hayan apagado todas las bombas. Empezar el procedimiento a la mayor brevedad, a fin de disponer de tiempo para resolver

4)

los problemas que pudieren surgir con el sistema de impermeabilización. Por el mismo motivo, se recomienda mantener las bombas en los pozos, en previsión de que la solución de los hipotéticos problemas de impermeabilización precise rebajar, tal vez localmente, el nivel freático.

5) Monitorear la recuperación del nivel freático. Durante la primera semana se medirán todos los pozos cada día. A partir de la segunda, es suficiente medir uno de cada tres pozos cada tres días. Es decir, durante el proceso de recuperación, el monitoreo será doble, midiéndose los niveles tanto en los piezómetros, como pozos que, al no estar sometidos a bombeo, actuarán como piezómetros.

6)

Una vez se haya establecido la correcta impermeabilización del túnel, se podrá proceder a retirar las bombas y clausurar los pozos.

Cabe observar que, al mantenerse el bombeo del lado Sur, la recuperación es asimétrica. Ello implica que el túnel estará sometido a esfuerzos de flexión longitudinal, que quedan fuera del alcance de esta nota técnica, aunque han sido analizados y considerados satisfactorios por los ingenieros estructurales.