Está en la página 1de 150
Rue) 3 Paidés ~~~ vaiexpemmnco nimorace Profundl a snr iilozsa de PSICQLOGIA PROFUNDA ‘tumos als pubieds 1e2 A Groen Et empleo de cai 182. Kaplan - Pererstones fame. 190, BF Remberg = Racones emo ‘soap nin pci 150 J gemjmin= Easter deamon” 199, Roan oft de anata aE, wenkon-itonnds ean esl 1 FR rand dere ELI ence 20.1 Reso itis er ce pet ELS Lite Compete a7 E'Bolto= to fost Frangoise Dolto LO FEMENINO Articulos y conferencias Edicién establecida y anotada por Muriel Djéribi-Valentin y Elisabeth Kouki Los captor dl prea volimen shan made de Femina, Aries conltence, vl 3, Pare Bion Galan, 198 “Traduccdn delrancé de Togs del Amo ‘Quedanrgurosamenteprohbiday, sini autrtzacioneecrtn de low tsar: del eopyag baj atsanlones eee eas hee Ta poco al gre cas por sneer nai Fis distbuclem de cjemplares de cla edie pabico : San delete mes det amo HG Seo de odeelareciionegencatclane, = 2 llones aides Inston & pesrté Deponto egal 1.187/2000 Impresoen AgM Gratic.s1, ~ $396 4 8135 Sana Rerpeton de Me Barcelona) NOTA ALA EDICION ESPANOLA Elpresente volumen es una seleccién de los textos pus blicados en Le féminin, de la doctora Francoise Dolio, ¢ incluye siete de los escritos inéditos que se recogen en la edicion original francesa ‘Las notas que se Haman por un asterisco son de F. Dolto (senaladas por Ia mencion Nota de la autora), del editor o del traduetor. Tanto éstas, como las notas que se llaman por cifras, se agrupan a pie de pagina. 20464 SUMARIO. La libido en femenino: el cuerpo y el corazén, eldeseo yel amor Printers PART MITOS DE LA FEMINIDAD Y FANTASMAS DELO FEMENINO ‘Sobre la feminidad Secuina panne LO MATERNAL La funcién matemal y su simbologia Ta simbiosis madre-hijo. Organica para el polo madre, organica y témica para el polo hijo Fragancia . El instinto maternal a 59 6s 83 7 10, 11 12. 13. 14 TERCERA Parte ‘TEORIA ¥ CLINICA DE LA LIBIDO Del masoquismo femenino : A propésito del supuesto masoquisme Temenino normal Notas sobre la frigide? CCuanra pare EL DESEO INCONSCIENTE DE PROCREAR El deseo inconsciente de procrear ‘Los adolescentes y la contracepeion A propésito del aborto ‘Las nuevas fecundac asistida, mes y la procreacion ‘Ouiyta rare, EPILOGO, Sobre el amor, reflexion ANEXOS |. El congreso psicoanalitico de Amsterdam: sexualidad femenina y verdad, Pierre Kaufmann ‘i ELlugar del movimiento masoquista en la evolucion dela mujer, C-J. Luguet 145 159 181 183 I 233 259 267 281 Capitulo 1 LA LIBIDO EN FEMENINO: EL CUERPO Y EL CORAZON, EL DESEO Y EL AMOR' Le Journal des psychologues, 1° 58, junio de 1988 EVELINE LEHNISCH: Francoise Dolto, ga quién se divige se libro Libido feminine? FRANGOISE DOLTO: Se dirige a todos los lectores que se interesan por la evolucion de las mujeres, que, apa- rentemente, crecen como nifios «neutros» y que, a par- tir de los dos anos y medio se desarrollan de manera completamente diferente a los varones. Las relaciones de una nina. con los seres humanos estan marcadas Siempre por la intuicion de su sexo, no en calidad de Sexo arganico, sino como estilo del deseo,” por Ia mira- da del otro sobre ella, en relacién con su deseo de ella. Este otro él gella— es complementario o, al contrario, negativo a su deseo y, en este caso, su rival —lo que le va 1. Esta entrevista tivo lugar con oeasion de a reedicion en 1987 dle Sezai frirne bajo el elo Lido ferme. Lay cealic elate ‘os ins diferentes sdilomes de esta obra se dan en In cota de eh {nde Sexual onsinote, Pare, Gallimard, 1996, pez 32 2 Porn F Dolo, es la edad del descubriemiento de a dierencla de ‘Mualtd Rapuinne opt, pgs 87-98) . 3, Sole eh catia dei esc femenino, ase Sexual fruinine, op. loriza en su séXo y en su persona—, o menosprecia sti persona y su sexo. He querido hacer Zomprender que a libido es ana, energia inconsciente que esta en la base del desarrollo de Jos seres humanos, hombres y mujeres, y que esta ener- gla psiquica impregna toda Ia persona y se expresa por el Tenguaje, en el sentido amplio del término, no solamente el lenguaje del comportamiento, de la salud del euerpo, sino por el lenguaje de los afectos, los sentimientos de la intellgencia que la libido organiza, los engranajes men- tales de la recepeidn y de Is emision de la lenguia hablada, seetin sea elnino de sexo masclinoo femenino y segtn elinterlocutor, En l ser humano que nace hay una premonicin d- namica de los medios quie se tiene que desarrollar para aleanzar la fecundidad, no solamente fisica, sino In fe- Cundidad de sus encuentros emocionales, creadores de sen tido, creadores de placer o no, y de los encuentros pro- ereadores, cuando se hace nubil y ya mucho antes, Esto no se habia estudiado todavia porque los psicos: nalistas varones dominaban* y también porque, en los hombres Hegados a la madurez sexual, las emociones de su deseo —me refiero a su ereccién—los traicionan, mien- tras que las mujeres, sobre todo en los tiempos de Freud, ‘ocultaban sus emociones sexuales, a libido no es ni femenina ni masculina, Es una cenergfa interiorizada, atractiva en lo femenino, exteriori- zada y emisiva en lo masculino,” en mutua complemen. tariedad. La libido se puede estudiar bajo sus dos formas: Ia forma de las pulsiones activas, emisivas, que son do- ilnantes en el comportamiento mascuilina y que se ex: presan ya en los ninos pequenos, en sus jucgos entre los tres y los cinco aftos: lanzan flechas, se pelean por el pla- 4. Recordemos gue os trabajos slr Ia cuetin de a semalidad femenina claborados por mujeres Psicoanallstas dela epoca de Freud, {omando una posicion ent conflicts toorice aber enue Viens ¥ Ulondves,dirgian principalmente nin esfuersoa a defender as tere svanzadas pot lor peicoanallstasvaronce, suber ns de Freud las de Sones (ease Seeuaitefominine Opole Hage 3109 01 ¥ 3) '. Vease Sexual éiine ptf pag 1677S cer de jugar, arrojan pledras; al crecer, les gusta legislar, establecer reglamentos y jugar a transgreditios. La libido. fen femenino adopta la forma de pulsiones de atraccion, pasivas y ardientes, dominantes despues de la nubilidad fen las muchachas, lo que no significa inactividad, sino pro: urar seducir a quien se ama. Para comprender la libido, femenina y masculina, se puede tomar la imagen de la Corriente eléctrica: los dos polos positive y negative se atraen mutwamente, En Ia Clectricidad rmagnética hay emision de energia en los dos polos, tanto en el negative como en el positive Ta energia emisora de la mujer es una fuerza al ace- cho de lo que podria tracrle razones para dar fruto, y la fenergia emisora del varén esta ala conquista de lo que admira, para completarse con su presencia y, a (raves de Ia pareja, engendrar su descendencia. ‘Las mujeres tienen una riqueza energética que pone Jn mira en una organizacién de todo lo que consiguen asimilar, mientras que el varén tiene una riqueza ener- getica creativa. Son menos pacientes que las mujeres y Sbandonan la persecucidn del objeto buscado para per Seguir otro que se interpone entre ellos y el primer ob- jeto, El varén tiene, normalmente, una multiplicidad ma yor que la mujer en sus objetos de deseo, pero tambien is imaginacion creadora, que él lleva a cabo en la re. dad, mientras que la mujer hace proyectos secretos que alberga en la imaginacidn y espera, muy a menudo con tgran paciencia, que la vida y las ocasiones permitan que su deseo se realice. En cuanto al plano de la realidad Dractica, es una organizadora. ‘Las dos modalidades del deseo, femenino y masculi- no, se complementan por completo, Pero existe libido bajo las dos formas, activa y pasiva, en los representantes de los dos sexos a lo largo de la infancia, En el momen. to dela madurer genital, los varones ven aumentar su de seo activo, su biisqueda de mujeres, y éstas, su espera de los varones.* En cuanto a la actividad procreadora, la do- 6. Wéaue Sexual fining op. et, gs 119 y sige, i. 285 y minante «activgs és funcionalmente papel del hombre, la dominante «pasiva» —recepeién del semen es el papel de la mujer, La mujer prove el porvenir, la posibilidad del hijo, mientras que el hombre ve el acto procreador en lo, inmediato. Son diferentes y complementation Antes de despertar a la genitalidad (Ios cinco afios), las pulsiones que estan presentes en el ser humano con, ‘ribuyen a Ia estructura de la personalidad, som, crusacls, las pulsiones masculinas y femeninas, En cl pensamicntcy carifioso de los padres, llevan en s{ mismo al hijo de sus Propias pulsiones, activas y pasivas, Los objetos deseados ‘son las personas del entorno: los paces, familiares y el grupo de hermanos. La educacién enseia la prohibicton del incesto, E. L: A propdsito de esto, usted distingue, en el libro, «sexuatidads y ulibidon’ F.0. Si, la libido es deseo psiquico. Seguin Freud, es tuna energta inconsciente siempre emisiva, #lilicas,” para conquistar, sembrar, atraer, hacer fructificar, Son los comportamientos reciprocos en los eneuentios, los euler o a cuerpo, los que parecen més pasivos o actives, pero esto no es la libido. La sexualidad sin la libido seria ne cesidad y celo de ia especie humana, La sexualidad se ex: presa por la mediacién de los drganos sexuales genitales Fesponsables de la fecundidad 1. L: Bs verdad que, en el lenguaje corriente, se tiene tendencia a confundir sexualidad y libido F. bu: Si, hasta el punto de que la primera edicién de mi libro tensa por titulo Sexsalidad femenina, pues el ed. tor pensaba que el término libido no atracria a los lecto. Fes no cientificos, cuando este libro es para todos, £. Ls Seguin usted. cha cambiado ef acceso ie la Sextiae dad para ta mujer? FD. JDe ningtin modo! EI comportamiento sexual en sociedad es una cuestion de moda, Las cosas esenctales no han cambiado, Lo que ha cambiado son las actitudes completamente superficiales, ¢Sabe usted que las mje, 2, Mase Dialogues québicois, Parts, Sul 1987, pes 103 y sigs Sete faminine op clr, «Disiogue prciminleee eae. An Vente Seualit fémiing, ope pe 21 res aparentemente liberadas son a veces patol6gicamen- te pasivas © aun frigidas en el acto sexual y «perezosas» salvia amine ya? Una mer examen sn sible no es pasiva por el hecho de que tiene pulsioncs It iidinales llamadas pasivas en sa deseo amoroso, Por el Contrario, las nifas,y mas tarde ine jovenes y las mujer Fes, son generalmente may trabajacorss,laboriosss ha bin n on ebm fino vation dene many dw cuerpo, sobre todo para aquellos alos que aman Lo importante en el establectmaieato de las paras, en la vida familia, en Ia vida civien, en la busqueda fos unos de los ottos, es que los caracteres se complementen se zn el prisma dela libido —inconscleme—en cada uno, guccade uno aport pace to, Lon hobren con ie femenino y las mujeres com are masculine estan a veces my bien adaptados los unos alos otros para la vids y se Inacen flices mutuamente. Lo importante es que el hom. bre se empareje con la mujer que Te complemente y Ia sted snanera rade, yo sno pa ame. Es un etror ivzgar sceun la apariencia, pues n0 es éstala que enriquece a alguien, ni alos intercambios, sino la manera en que cada uno vive simbolicamente sas pul slones y su compromise al servicio de acclones construc tivas, porque ef deseo sexual cobra todo su sentido en el Amor el deseo por el otro en toda su persona, 1 Ls ¢Qud sentido puede tomar ta contracepcton en la sesualided fomenina? ‘0. No tenemos mucha perspectiva. He encontrado ‘mucho sufrimiento en las mujeres que no tienen tantos hijos como ellas hubieran querido, quiero decir su cuer- oy sus pulsioncs maternales. El deseo de tener hijos en Tov seres humains or simboic yest raga el de sco amoroso por su enyuige, peto la necesidad de tener Iijs existe en los seres humamos, sobre todo en las mur jeres, independientemente del amor por tn cOnyuge Cuando esta necesidad se expresa, se reconoce como le- gitima, aunque poco razonable a veces, hace sufrr mucho ‘menos a las mujeres. Por otis parte, aumerosas patolo- ins pelconomatiens, ginecoldgicas y estados depresivos Mienen de ah{. Las mujeres deben poder expresar estas Frustraciones y utilizar su libido, ex decir su deseo de to dos los niveles se éxpresién, com y para Jos otros, «traba- Sandor de data forma que dle con ta cases {a contracepcion eg un gran poder conguistado por los sees humanos, pero es dificil de manciar. Un sero puede sublimar sus pulsiones, es desi que tenuncia 8 fatisfaccign de manera inmediata, pats reclizalas cn ‘tro nivel creatvidad wulltara, Hidle, social, arttice Por clemplo.Algunas mujeres privadas de hijos los don: tn, se ocupan de los hijos de fos otros La mecesidad de taternidad, es decir de erianza, la education enel te peto a su cuerpo, a sus bienes alos blenes de los orton, Trorientacion ye apayo den nino en la conqulstad ou aistonomia a través de las prucbas diarias de sus fraca So, ese aprenaliaje personsly cfvico forma parte del pac pelde as mujeres de todos los tiempos, de ls madres'ea Solamentenaturates sino afectiva ysimbolicasntentas, ajue se ponen al servicio del grupo sovlal mas ali dee ropa EL oSe define usted ante el aborto? 1-0: Mipostura es que una ley que legalice el aborto* es un signo ue degeneracion de nuestra sociedad. Por ontario, era indispensable una ley que despenalizar fa Syuda ana mujer gue, motivada por el sonunmieate de Suresponsabilidad de mayer de madre, dearsantes dec psa, decide no dejar venir al mundo ‘aun nino concebie fia ia ligera 0, a pesar de ola, en una Violacion, Des: Sidas’ mujeres se dejaban at saludo su focundided Posterior an los abortosClandestines: Pero quc sels: fu hasta fa legallzaciin. Nos legaliza lo ql es un ml Sin error un aecidente. Se Te hace frente para que seu uh ‘mal menor Se recurre ala ayuda muta Te visto demasiados ejemplos de Jovcnes menores de edad o todavia sin profesion ue teach bebes den amor Se juventudy som ia madre ya genitor,juagais nrasce tox por los padres 9 por los servicios sociales que, sti dose fuertes con est ley de slogalizacionys no sclamente les proponen la interapcion voluntaria del embarsses sino ee, por intimidacion de la joven shade 9 de oe Compailera, menores los dos, los convencen para ques 9, Vease més abalo «A props del aborton ai. 191 acepten. He visto muchos casos de jévenes como és0s as queados completamente de si mismos, de su familia vde Ta sociedad que se ha vuelto su enemiga, Por el contrario, dejar que el bebé nazca, manteniendo el amor y el orgit- Io parental de la pareja, ayudarlos a emanciparse moral- mente de su familia si es hostil al nacimiento del aifo, puede hacer acceder verdaderamente a la madure? a los Jovenes todavia indecisos, ‘Sila ley que despenaliza el aborto tiene un sentido, ¢s el de descargar de culpa el acto sexual para responsa. Dilizar y, por esto, favorecer tna procreacion fruto del acuerdo. Se trata entonces de un deseo triple, el de cada genitor el uno por el otro y el de un ser amado, anhela. do, deseado: el nino por nacer que inauigura su aventura humana. La concepcién de un ser humano es un acto impor tante. El papel de los padres y de Ia sociedlad es asumir ls responsabilidades conseientes de ese momento que es siempre, incluso en las concepciones asistidas,” el se treto del deseo del nino de nacer de ella—. La ayuda ma tua a la pareja y a la decisién que hay que tomar con r pecto al porvenir debe ser ocasion de servir ala vida, que tambien es a veces la aceptacion de la muerte ewande la Vida ya no tiene sentido de amor: Elamor une, no dest ne, yconstruye BL: Usted dice que el fero rechazado por sus dos gen: sores es husérfano ya de padres simbélicos. 1p: Eso prueba la total irresponsabilidad de sf mis. mos de los dos genitores, pero, hablando con ellos, uno seda cuenta a veces de que, a pesar de ellos, la sorpresa de confirmarse hombre y mujer por el anunclo de este ‘acontecimiento puede dar a estos padres sorprendidos lun impulso formidable, Nunca se tlene suficientemente fen cuenta la fuerza que da un nino a sus genitores, Nues- tra sociedad no habla mas que de cargas economicas v de programacién, Un vereladero amor se puede confirmar por el ann clo de un embarazo, un amor frégil se puede poner en 10, Vase mis abajo, -Las nuevas fecundaciones a procreacion ssntidan poe. 238 18 + Lo romeniso. peligro por esta,cara demasiado precoz para uno «otto de los genitores. La compania, 0 mejor Ia ayuda mutua de Ia familia, los amigos y la Sociedad son muy impor- No estoy contra la despenalizaci6n del aborto, puede ser un mal menor. Era inadmisible que las mujeres fue- Fan victimas y las consideraran culpables de negarse al placer irresponsable de hombres infantiles o, cuando se trataba de los esposos legitimos, incapaces de asumir la educacion de su descendencia con la excusa de deshacer- se de sui semen como de un excremento despreciado por luna mujer sierva o «legitimamentes sometida a la servi- dumbre de su placer egoista . Lu Em lo que concierne a las caractertsticas de la se- ualidad femenina, cita usted « Freud: «Las relaciones de la mujer com relacion al marido Siguer el modelo de sus relaciones con su made y no con st padver. Esta idea par rece contradecirse con la opinién admitida ms comtin= mente de que la mujer busca en su cdnyuge la imagen Pas £-b- Sf, una mujer, sobre todo al comienzo de su vida genital y tan pronto como se convierte en madre, busca fen su hombre que la ayude como una madre, por ella misma. En cuanto al comportamiento con respecto a stt cconyuge, dice buscar un padre para su hijo, peto querria, dictarle su modo de ser hombre. Busca una «madre bis», de lo contrario daria con alegria su hijo a la familia de se cényuge, mientras que vemos muy a menudo a las muje- res primiparas confiar su hijo a su propia madre ta Es interesante advertir igualmente que usted es- ceribe que las mujeres psicoanalistas tienen mds séxiton que los hombres psicoanalistas." F.D.: Quiero decir que son mas buscadas —a priori— que los psicoanalistas masculinos. Si, es una constatac clon. Se diria que hombres y mujeres temen menos dili- ultades en exponer sus angustias a una mujer, En todo. ‘caso, al final del analisis el psicoanalista es siempre, sca hombre mujer, el representante de la madre —puesto, ue el objetivo del analisis es remontarse a los origenes: 11, Véase Sexual fminin, ope p66 La Lippe ex FEMERIN we del deseo del paciente y, por tanto, de su venida al mun- do—y hay que hacer el duelo de ese senuclo de apoyo ti telar que el psicoanalista ha representado a lo largo de teste trabajo de transferencia sobre él —o ella de todas las fijaciones transitorias de nuestro deseo, remontando- sea veces hasta su deseo de haber tomado cuerpo. Asi pues, el que escucha representa siempre, sin representat. lun papel en la realidad, el papel de un sustituto de la ma- dre'y permite al paciente que ha terminado con este vis- jes imparado hasta su deseo esencial de vivir, asumirse con toda su historia, cualquiera que haya sido. '. Lz Usted diferencia la sexualidad masculina de la se- xualidad femenina. Confirma ast lo que muestras absielas Geclaraban desde siempre: que el corazdn, las emociones ¥ la sensibilidad estan mds presentes en la mujer en ss rela ‘clones sexuales que en el hombre. .b. SI. gEs obra de los drganos sexuales metidos en. el abdomen, cuya excitacién no es visible? Y, ademas, es poco frecuente que, en los hombres, los orgasmos difie- Fan mucho en el placer experimentado —al menos, mu chos de ellos lo dicen—. Confiesan que sus orgasms son repetitivos, y su goce no muy matizado, mientras que en Jas mujeres dos orgasmos nunca son «iguales». Para las mujeres es siempre una novedad, a menudo una sorpre- sa, descubrirse a si mismas y al companero en un mo: mento que yo llamo «surrealista»,” imprevisible, v un pplacer que parece renovado. Fs posible que el aspecto, funcionalmente repetitivo en el hombre explique ef que los hombres deban encontrar su placer no solamente en su hogar y en su trabajo, sino acaso también, sexualmen- te, con mujeres diferentes. £.L: En el fondo, el hombre estarta mas facilmeme ccontenio de sé mismo cuando ha satisfecko su placer ¥ el de su companera, mientras que, para la mujer, se esté Siempre en tx scucrpo a corazin». ¢Piensa usted quce nada odrd cambiar nunca en este dominio? £.b. No sabria decirle. No podrian ser mas que cam bios superficiales. Cada uno puede sentir tambien su se: xualidad Lal cual es como un privilegio. 12, ease Ses feminine op. cit, pi. 18 20 * co remnwiwo La mujer peéde evolucionar a través de su sexualidad, pues eada nino que pone en marcha le hace descubrir de Ln modo diferente lo qc, en su hijo, le sefiere al genitor {de exe hijo, segun las dotesy Tas catacteristeas del padre ue ella encuentra en él Desde el psicoandlisis, hay una comprension de la evoluicin de fos unos por los otros, hombres y mujeres, en aus relaciones sexuaies, x Blen no se habla suficiente- mente de esto: todo se limita a la busqueda del placer 2, tt Usted insste mucho en la necesidad de que haya palabras, *, be Quiero decir los medios lingafsticos para expre sar los sentimientos, y por supuesto, las palabras verda- dleras y matizadas; hacemos nuestros deseos verdadera- mente humanos por nuestro lenguaje hablado. SI no Hablamos, volvemos a'ser elemplares de Ia especie, ma tniferon de sensaciones, sometidos al celo- Ahora bien, somos sujetos, Cada tno tlene una vida y sentimientos Eubjetivas que comunica al otro To mejor que puede. Lo Gue verdadsramente por ahora se desconove todavia del tro es lo que hace que el amor se renueve constante- Toy, el drama que es esa enfermedad gravisima del sida obliga a los humanos a humantzarse de nucvo, es de- cir, a poner en lenguafe, en sublimactones, todo lo quc es elamor del uno por el otro v que, no hace tanto tempo, se expresaba en los abrazos de placer poco acompahados de largos preliminares emocionales y hablados. Los medios anticonceptivos hablan liberado a los compaferos sexta ies, todavia no muy experlmentados, en la muta conguis- ta amorosa. La experiencia amorosa Hegaba alos jovencs gracias ala evitacion del riesgo de una concepcign no de- Seada, Pero resulta que el sida ha modificado las cosas tes Usted evoca iguatmente cudnta frigides hay.” y afirma que el psicoandlists xe adapta a este tipo de proble- ima fermenino. 13, Recardemos queen la eicion de 1987, dela ve stata aa, texts Notas sobre le gids: gums coma anexa a text pine Figura agut. mas abajo, pas 158 “ a tumpo na remnine 1 Fp. Sf, sila mujer tene la enengfa, la perseverancia, el tiempo ¥ el dinero para hacer un psicoandlisis. Hay ‘que estar motivado por una angustia muy grande ligada ‘esta frigidez para aceptar el trabajo que exige un psico- andlisis. Una mujer que lleva su analisis hasta el final se cura de esta frigidez, de esa prohibicién ineonsciente del placer de darse al que ama. En todo caso, eso mejora toda su vida emocional. . L: Usted dice, por otra parte, que no se trata forzosa- mente del hombre-compaiero, que la frigides tiene causas mds antiguas, mas arcaicas F-D. |Por supuesto! En la mayoria de los casos, se re: ‘monta al tiempo de la educacién mas temprana."* £. i: ¢No piensa usted gue foda mujer ha conocido 0 podra conocer una fase —aungue sea fugaz— de frigide:? F. b Completamente. Muchas mujeres que en reali dad no son frigidas creen serlo, experimentan algunas re: Inciones sexuales con el hombre que aman en un estado emocional de frigidez. Por otra parte, muchos hombres conocen igualmente descargas sexuales satistactorias en €l plano fisico que ereen orgasmos, pero que no han aportado nadia en el plano emocional del encuentro esen. lal con la persona del otro, que lleva a las propias raices y renueva la confianza en si mismo y en el otro. Enel abrazo sexual, el elemento esencial que esta en Ia base de la relacién y ie da su sentido es el amor y el de seo verdadero por la persona del otro. Si los dos compa. Aeros se dirigen tinicamente de verdad el uno hacia el otro cuando se hablan y queda mas allé algo que no se puede decit en palabras, entonces el orgasmo estar Siempre ahf para los dos. La edueacién es la que, en cl momento en que el nino oye de sus padres la prohibicidn del incesto, cumple esta fncién de valoracion del acto sexual en el porvenir, eon tun companero amado fuera de la familia. Los medins de comunicacién de masas, a trivializar las relaciones sexuales entre jévenes, por ejemplo, han 1, Vee Secuaie fomine opt cap. I: -Ezotemefeminin, ‘sa stnituration dans Ventance, sea manifestations cher i Term 2 ta peaannao provocado efecias en algunas ocasiones nefastos la joven Gue piensa que se debeacostar con el muchacho que la camela, no le ama sino gue dnieamente busca obtener st placer responsable. Todos los nins tienen necesidad de Informaciones ligadas a la existencia y al papel del sexo. {Los padres deberfan explicar que hay que mantener el sexo en el pudon, porque es el lugar del placer en cl amor entre adultos ‘La informacion de que la paternidad y la maternidad seconciben de manera diferente conforme a la diferencia, entre el hombre y la mujer, de que la procreacion de los Infos constituye Ia promesa de Ia prolongacion de la vida desu padre y su madre mas allé de la muerte, se deberia dar desde las primeras preguntas que los nies hacen so- bre la vida, jobs bles uted que, por l hombre a sexuaidad femenina es un misterto "rb. {Lo pensaria de buena gana leyendo lo que eseri- ben! Habria que preguntarles @ los hombres, Para una ‘mujer, la sexualidad masculina es un misterio, Por esa ra. Zn, cuando amamos a un hombre, nuestro amor cons: ‘antemente es objeto de preguntas: Cuando se ha com prendido todo de alguien, ya no se le desea, porgue cea es Ia caracteristica del desco, contrariamente a la necesi- dad, que no es nunea repetitiva ‘Sin duda alguna, la imaginacion amorosa de una mu jer es una sorpresa para el hombre, y es una sorpresa tambien asistir a la variacion de sus sensaciones reas tatean y sentir nt que punto ella vibra como un viola Seguin lo que el artista toca en ella, El artista es la pareja, no es aj el hombre ni la mujer, sino su encuentro de . Le: ¢Ganartan las mujeres si dominaran mejor su se suatidaa> *-b ¢St dominaran su sexualicad? Si la sublimaran quizé. Si pudieran hablar de ella y, sobre todo, no aver. Eonzarse de descar. Muchas mujeres se averguenzan Eoino si séo los hombres tuvieran derecho a desear, como STcllas debieran experimentar el deseo del compaiiero 0 dlesempear a veces cl papel de provacarlo sin deseo ni a LiBIbO BN FRMEXINO a Eso es ancestral, En nuestra sociedad, se consideraba alas mujeres como menores, el machismo es testimonio e ello. Ahora bien, ellas son por naturaleza mas laborio: sas yeficaces que los hombres en la vida eiviea. La politi- ‘ca espectacular es cosa del hombre. La mujer, por desti- no, hace cosas mas vitales, mientras quie el hombre hace cosas mas colectivas, actos mds espectaculares cuya res: ponsabilidad reivindica. Las mujeres que se activan caso por caso, allt donde se tiene necesidad de ellas, tienen menos necesidad de que se sepa, EL: En este sentido, usted wne la simbologa sexual masculina de proyecto, de lanzamiento adelante. Sin em- argo, algunas mujeres han tratado de apropiarse de cier- tos privilegios masculinas. Ppa Lo que ellas crefan ser privilegios, quizé por error de interpretacién. Eso ha disminuido su eficacia. Sui eficacia no es actuar en rivalidad con los medios de los hombres. Las mujeres tienen otros medios. Fs indis pensable que desempenen su papel irreemplazable en la Sociedad. Pero no olvidemos el papel de las sublimacio- nes de las pulsiones libidinales, tanto activas —genital- zmente masculinas— como pasivas —genitalmente feme. nhinas— tanto en los hombres como en las mujeres, B.L.: En su libvo, usted pone en duda bastantes ideas recibidas, y sus definiciones del amor son a veces Mm pos ou: La poesia es la vida. He intentado tratar la libido, cen sus aspectos mas carnales y mas poeticos, los mas cre- atvos y los mas estériles. La libido, esté al servicio de la Sexualidad masculina o de la femenina, es siempre crea- tiva. El amor, como el odio, es dinamico. Unicamente la indiferencia no lo es. El odio es un modo de deseo que linda a menudo con el amor: La ambivalencia del deseo cs lo propio de los seres humanos vivos. La indiferencia ces sindnimo de muerte del deseo. BL: ¢uede wna mujer encontrar st desarrollo com: pleto fuera de ta sexuatidad? bu: cQuiere usted decir fuera de las satisfacciones f- sicas genitales? Relaciones sexuales felices y matersida. des conseguidas. Por supuesto. Se han visto sublimacio- nes religiosas, artisticas, culturales. Bsas mujeres no. tenfan hijos deréarne, sino hijos espirituales, Las mujeres no estan interesadas en la «paternidads de lo que hacen “igo «paternidads a propésito—, ser reconocidas como sautorase de su fecundidad. Estan tan seguras de ser ma- res de lo que ellas crean que no tienen necesidad de que las personas se lo reconozcan desde el momento.en que sa ‘obra vive. Hacen lo que tienen que hacer, y eso les parece hatural. Mientras que los hombres tienen necesidad de dejar su nombre en su obra, en sus hijos; deben dejar ras- two de su actividad creadora, y eso seguramente es algo que hay que respetar ', Li Usted hia escrito trescientas cincuenta paginas so- brela sexualidad femenina. ;Habrd pronto una obra sobre la sesualidad masculina? D2 Lo habia pensado, Pero, en Ia actualidad, tengo ochenta afios. Sin embargo, creo que correspond a los hombres escribitla. Lo que es curloso, es que ellos pre- fieren que Ia escriban las mujeres. Constato que existe actualmente una vacilacién edu cativa con respecto al papel de los hijos en la vida fami Iiar y efviea, y sobre todo una ligereza total con respecto a la Inieiacion de los varones por su padre. Algunas mi jeres, ante esta carencia de los hombres, tratan de pro- Tongar mas alla de los cinco 0 seis anos un papel tanto paterno como materno. Sienten la tentacidn de desempe- far los dos papeles. Ahora bien, la mujer no puede ocu- par el lugar del padve sin peligro para el porvenie de los hifios. Por suerte, los nifios encuentran educadores de va- ora los que referirse, pero no todos. Seguramente en los, proximos decenios habra que hacer un reajuste de las Tunciones educativas, tanto mediante la verdad en lo que se dice como por el ejemplo. La educacion puede preve- nis trastomnos dolorosos en los jovenes debitios a la nse guridad y a la ignorancia de st mismos. En sus fundamentos, la sexualidad femenina no ha cambiado. Lo que ha cambiado es que en la actualidad se ‘descubre el «verdadero» poder de la mujer PRIMERA PARTE MITOS DE LA FEMINIDAD Y FANTASMAS DE LO FEMENINO. Capitulo 2 SOBRE LA FEMINIDAD™ Conferencia dada en el Instituto catdlico de Lovaina, 1968 Tnedite ‘Monsenor, sefores y todos ustedes, queridos amigos, camaradas y futuros médicos, profesores, etc Creo que hablaries a ustedes de la feminidad, de su problematica durante una hora y cuarto es una empresa imposible, porque hablamos de la feminidad toda la vida val final dela nuestra acaso no hayamos avanzado nada, -n fin, voy a tratar de decir algunas cosas sobre la cues: tion desde un punto de vista que resulta ser el de una ps TEVA Y ADAN, LAS PULSIONES ACTIVAS Y LAS. {Por qué no comenzar por Adin y Eva? ¢Por El pobre Adan se aburria y, como el Sefior'es bu 15, F Dolto se habia trasladado a Lovainsinvtada pore Circale de estudiantes de psicolopa. A perar de un intereambio de cores fondoncia con la Revue de payehologie et des seences de educa {el Instituto cataico de Lovaina, que provectao fa publicacon de {Tanscripeton, que hemos reviedo atentos pare Camrerar le vivact ddd del lengua Nablade 8 uzos DE La FEMEIDAD dice que es malg-Abiurrirse y lo mejor que se le ocurre ha- eer es mutilarlo. Ast, pues, le quita una costilla. Resulta- do: jla otra va a ir detrastoda su vida! Cuando pensamos como psicoanalistas en Eva y Adan, no podemos hacerlo de otra manera que como las pulsion nes activas y las pulsiones pasivas de un mismo ser huma- no individualizado, hombre o mujer: Quiza sea chocante para el que quiera creer que se trata de un hombre y de una >mujer, pero me parece que es cuestién més bien de la géne- sis de tin ser humano en st primerisima infancia, antes de Jas primeras contrariedades de la via aérea. Asf es como pputeda permitirme hablarles de ello, Por otra parte, sl uste- des no estan de acuerdo, me hablaran de ello también. "Me parece que, si vemos a Eva como lo pasivo, més pprecisamente como el deseo pasivo que esta en todo ser humano, ¥ a Adin como la actividad que no se puede po- ner en movimiento mas que si lo han mutilado de algo para correr tras ello, creo que se comprende Io que es el Complejo de castracian como centro de toda la dinamica, libidinal en el origen mismo de la vida. Eva codicia mas ue Adan porque es pasiva, Codicia y se dice: «No es bue- hho quedarse siempre en el mismo lugar», pues a ellano le hhan quitado nada. Ast, es libre y no mira todavia a Adin. Para ella, él es su companero, lo ha visto siempre ast, como la parte activa del psiquismo, en contacto con la ‘parte pasiva —o con la parte proporcional pasiva (pode mos decir sparte-costilla» haciendo un juego de palabras ‘muy malo). Este ser haimano, sometido a una codicia por los ojos y por la boca, siente crecer en él miembros que van a po: der ayudar a esa boca, a esos ojos svidos, para aleanzar flgo Iejano, algo que ella desea con la boca de su propio, cuerpo. ¥ ella habla a Adan, la parte activa, habla para ir mas lejos, y como él es su compariero, naturalmente, si él no participa," es que ella auin no es capaz de hacer este (mal) To. Partager (adv compartx partsipar den) podria tener aqut sl sentido de tomar parten, mettors desarrllada por F Dole desde fl peincipia de este texto SopRE LA FRunIDAD » movimiento hacia él de tal manera que la parte activa se ponga a su servicio, Llamemos a esa parte, hablo de Eva, Ia parte izquierda, y a Adan la parte derecha.” En aquel momento, el gesto que une Ia codicia de los ‘ojos y la de la boca pasa, por mediacion de Adan, a la cfectividad dle ese fantasma que entonces se realiza. Pero ino es sino despues que Adan la ha comido, pues, cuando Eva lo hizo, la encontré muy buena y no paso nada en ab- soluto. Solamente cuando Adan la toms se dieron cuenta de que habian desobedecido. {Como se dieron cuenta? Por un canguelo enorme que les entro en el vientre, Sin embargo, es muy intere: sante comprender que este miedo de haber transgredido llega a partir del momento en que el fantasma se reali2s, de tal modo que se salta Ia voluintad del otro, de la parte activa, deliberada. Pues Adan no era deliberadamente ac: tivo cuando se sometié a Ins tentaciones de la parte past va que, de una manera casi vermicular, de una manera Feptanie —Ia serpiente, se dice trajo algo de lo que la parte activa se apoder6, 2¥ qué ocurre entonces? Comparten activamente el placer de la excursion fantasmatica. 2 qué anuncia al Ser humano esta imagen conjugada de un consumo oral? Le anuneia el peligro de que todo podria, en tal caso, ser consumido, comprendido su propio exterpo, y en exe mo- ‘mento el peligro se manifiesta: «jCon tal quie mi sexo no sea consuumido también!». Y se lo esconde. pues no es to. davia el momento, para el bebé que descubre la activi- dad, de descubrir que él también tiene wn sexo.!" 7. Sobre la tradicion occidental, desde Ia Antgiedad hast Sen en Bessa erdifrencesder sence, dela Nowell vie de pisehanalye,Galiard, 1975, pags, 49-61 Es interesante notar que ‘Dolo interpreta eta tors de ie sexuacign remitend aoe las del Genesis, a partrde ls opiniones desu pactente més clebre wens Le ‘Sar Bomilgie, Soul, 1991 page 103-108, 132,188), 1s Se trata, pac, paras nio, de I epoca anterior a descxbi smlento dela diferenci de los scram, ue ext end, para Foi, sa Posiblidad den dzcriminacion dese formas tosses whoa a [aelante en este tento (ease tambien Sexual fining ci poss iert70) 0 41105 BE La rEanND En ese monporito se prosice el desastra Llegs el angel y expulsa a Adan y Eva Con gran fortuna, pues han des- Sublerto sus miemnbrox:para hacer algo, pero ese shacer Sigos no es en absolute hevarse ala boea'y comerse todo dclotro, es decir comerse ala madre sie estn bebe, co Imerla completamente sin dejar nada, porque, sumo se Come. st madre enters, ha comide a quien te ha dado invida, y se come a si mismo al mismo emp. ‘Mas'0 menos asics Como he entendido el Paraiso, cl Genesis que, mi parecer, simboliza la vida del ser fu mano al priipio del todo de eu exstencin, antes de que hava comprendic la distincion entre ely clotro, cn el ‘momento en que Adan y Eva son el misio st, en con acto con cl padre Dios, ese ser humano que. a partir de tse momento, debe trabajar, pues es imposible retro. coder Si retrocediera, eso querria decir que volvria «nica: rmente'a los fantasmas sin paste nunca a In actividad. Se Convertiria en un esquizohienico, Si, pore contrarto, te he cortado el camino para reqresns oc lanes a ln ac diad experimental de sus miembros-ianos, de sus miem- brosples, 9se lanza tambien a todas las mediaciones de Ia relacion con la madre, sean mediaciones prensles, me- dlaciones contundentes, mediaciones penctrantes —co- ‘mo lareja del arado-—o mediaciones organizadorss. Todo so pueds permit, miontras no sea aue pueda aplicar o0- bre un ser humano todas sus pulsiones y mientras no sea para conguistar pasivamente solo con fantasinas, fo que Saascral nmundo entero ‘La angustia de toda transeresin aparece en ese mo- rmenio, poraue, para transaredir, hay que tener ganas de ttansgredirs Pero saunas de tansprodir» es un fantasmna yrem€l paso al acto de ese fantasmna, si no nos ayuda la Prudencia' protectors de nuestros padres, moriremos ‘muy rapicamente, no habeia habido shtni Historia, ni seritoa, As, pues, a partir del momento.en que tiene co focimiento de estar vivo, de poder moverse y de poder Hlewar tn consumo prohibido & una zona erogena en cl 19, Véase més abajo 26 Paraiso, es la boca misma—, el nifio, el ser humane pasa a depender de las leyes de la naturaleza —de la naturale: za suya y de la naturaleza del cosmos entero y de sits peligros reales, esos peligros por los cuales precisa una proteccién de los padres. Esto es una pequefta introduc cidn al Genesis.” LA MUJER ES EL ORIGEN, ES LA INECIADORA AL MUSDO Ahora, deberta hablarles de los problemas de la femi nidad. ¢Qué es, entonces, una mujer? Naturalmente, no vamos & pensar enseguida en Ia nina muy pequens, va que deciamos hace un momento que acaba de salir del paraiso terrenal y tiene padres. Hablemos de la mujer Forzosamente, ya que ha nacido, tiene una madre. Se dice que Eva era la Unica que no tenia ombligo. Adan tampoco lo tenia. Pero estamos muy Iejos de eso ¥ noso- ‘os, los seres humanos, nos encontramos descle hace mi- Ienios en un perfodo en que todo hombre desde que es nifto, toda mujer desde que es hina, proyecta sobre este ser alimento que ha sido su origen sin saberlo, al me- nos rellexivamente, no lo sabra sino mas tarde el ser ella sola el mundo entero para su recién nacido. La mujer es el origen, ¢s la iniciadora al mundo, es Ia acogidla del pobre desprovisto, es el eco vive de las sono. ridacles inconscientes que salen de la boca de un ser ht ‘mano que todavia no sabe hablar. Todo eso es verdad hasta el momento en que el ser masculino, et hombre. la mado por ella —pues hemos visto desde el principio qe estaba escrito que debia ser llamado por ella— se con- vierte a la vez en su espacio, su dominio de fecundidad —su territorio para ella y los hijos que nazcan de ella y su-época de creatividad, su tiempo que no es solo de fe- Cundidad sino también el tiempo durante el cual ella via ddar frutos, no solamente de carne, sino de toda su indus: tia, de todo su pensamiento, de toda su poesta, de toda su ciencia. 20, #1 lector encontrar otro comentario del Genesis por F Dato en Satuaite fine, op et pags: MSH), com, 2 snrros bE LA FEMIstDAD ‘También gla mujer quien, educando a su hijo para hacerse adulto, hombre © mujer, verbaliza a cada mo- mento de su evoluciitt Fisiologica la llegada del momen- to para las mutaciones que, como nuevo angel del Pa- faiso, van a separario de su pasado experimentado para Que no vuelva nunea a él, Es decir que, Iegado el mo- fhento, igual que la gallina rompe la edscara de su hue- Vo, la madre rompe al nino separandolo del pecho, de su propio cuerpo, retirandole ss manos Seguras para an- Gar para que, en el desconcierto de sus necesidades, en- Guentre solo cl camino, solo pero ayudado, guiado, ini- Glado por la palabra que, cada ver mas, es ia mediacion Consoladora de sts separaciones, gulado en el diffeil ca fino de la vida hacia un porvenit —que ella, la madre, Imalogra muy a menudo—, el porvenir que le separard definitivamente de ella Veremos dentro de poco por qué las madres malogran, muy a menudo este momento, y por qué es necesario, por tanto, que intervenga entonees el grupo entero, la tribu, In sociedad , por supuesto, el padke, ese padre que a ve- ces puede sentir gue siel nifo se inicia solo en la vida o Siel/deja a sus hijos emprender solos la vida, entra ya.en el final de su trayectoria. Elalejamiento de los hijos provoca en los dos adultos pulsiones de instinto de muerte diffeiles de soportar. Es preciso, pues, que las mujeres, juntas, se ayuden mutua- mente para pasa la prueba —las que la han pasado ayu dando a las que no lo han hecho todavia— de la separa- Gion definitiva de su nifa-adolescente que se ha hecho Capaz de asumirse, salvo en ciertos periodos en que le in- fuietan, ya la Fisiologia, ya el amor que ella puede expe- Fimentar, pues parece sometida a una tentacion de trans- gresidn, En ese momento, es una mujer en su camino Quien le prohibe volver atrés y otra —o la misma, por Stra parte la que, por la palabra, le da confianza en un porvenir gue ella misma tambien habja crefdo ser una fransgresion, pero que ha admitido en la ley. Todo eso es sana mujer, Yes su papel. ,Como se convierte ast Ia mujer en origen de una ci- vilizacién semejante? Porque de ella es de quien depende SouRE ta pHMONIDAD 3 Ja eivilizaci6n, el impeta, el valor del conyuge, la supervi vencia del cuerpo de sts hijos y su salud simbdliea, que no puede nacer sino de los cortes con su pasado, media- Uzados por palabras que los inician entonces a a vida del _rupo de su nivel de edad y a su desarrollo. Es probable que el destino de la mujer pueda ser ése porque su sexo es interior sui cuerpo y ella es mucho, mas tranquila que el hombre. Tambien porque, como no Te han cortado nada en realidad —lo veremos dentro de ‘en un momento-—, no ha arrieseado absoluiamente nada, fo ha arriesgado mucho menos que el varon. Nacida de tuna mujer se ba separado de una semejante, no esta bajo Ja presion de una tensidn sexual que le haria desear a esa misma mujer, es decir, que de pequefia tiene mucha me- hos tendencia a hacer regresiones hacia su madre, salvo fen caso neurstica, El deseo no le llama hacia su madre, sino que le ayuda a alejarse de ella para ir hacia el tercer terminode la trinidad creadora, es decir, el padre. ‘Ast, pues, Ia mujer tiene ya al comienzo de su vida mucho menos miedo que el varén, porque una vex que el hnaclmiento y el destete han pasado, ella deja a su madre ¥. si esté en un medio familiar sano en el que cada miem- bbro de la familia da seguridad al bebe, podra arriesparse, pero no como el varon que tiene la intuicion natural de ‘gue sti sexo es algo muy precioso." Esa intuicton de st. Sexo, la tiene tambien la nina, pero el suyo esta en sit in- terior y ella no lo ve en los mismos peligros que lo puede ver el varén, porque una dentellada no le suprimirfa hada, mientras que el varén, en Ia edad oral, siente v tie- ne la intuicién precisa de que lo que una dentellada le su- primirfa serfa un genocidio, (Creo que eso es lo que da, en el secreto de su fisiolo- fa, una seguridad tan grande a Ins ninias pequenas, po- Sefdas de su derecho a seducis, a ser coquetas, a hablar muy bien, a tener, como se dice, mucha labia. 21, Sobre ests nocién del seago diferenciado sexualmente, ease Senualitefaminine opt pags: THATS, paae 240 9S La AUTONOMIA EL DESCUURINIENTO DE Lt FORMA SEXUAL A partir del momento del desarrollo de los ojos, del ‘cuerpo, del tacto, de la motricidad, todas las formas se convierten para todos los niios en algo importante,” por- {que se inician en la motrieldad prudente de la existencia, Con arreglo a la forma de los objetos. Su cuerpo, en tanto que forma, cobra toda su impor tancia a partir del momento de lo que llamamos en psi coanalisis la castracién anal, es decir, cuando hay que e- ppararse de ese objeto tan precioso porque ha venido de la, ‘madre por el consumo oral, que ha habitado este cuerpo dandole calor y vida, y, al salir de él, todavia es mas que- Fido, ya que es la nica producci6n que el nino puede dar a su'madre hasta el presente, como ella le daba todos los, alimentos. ‘La catexis de las heces es en primer lugar una catexis de tipo oral. El nifo pequeno, sea de sexo femenino 0 ‘masculino por otra parte, no puede pensar que, si su ma- dre acaba de cambiarle los pafales y limpiarlo con dul- Zura y eficacia, eso no le interesa. Fl proyecta sus proplas pulsiones, sus propias ansias y, si ella se interesa en lo ue el le da en el nivel de Ia cintura pelviana, es porque ella es como él cuando él se interesa en lo que ella Ie da, en el nivel de su cintura escapulat, es decir, el alimento. Pero la madre, precisamente, le ensena la prohibieién de ir, con su polo oral de absorcion, al objeto que él cree preferencial también para la madre, ese objeto que sale én su polo, en la salida caudal y que se convierte en el polo esfinteriano. Es una privacién que se acompana de palabras sentidas con angustia. El pequeno siente la Bustia de su madre seguin la cual, si un nino consume sus ‘materias fecales, morira. Por tanto, abt siente nacer algo, que supera una prohibicién banal. Es una prohibicion que hace entrar en juego el verda- dro peligro y, si las palabras llegan en buen momento, si sobre todo, en ese momento, la madre le ensena que sus 22. Sobre la ditcriminaciosn de formas, vease sLa castsclon nals en image iaconsclante di corps, Sel 1984, pgs. 1079 sige) ‘SEeuaeefemonine op cit pgs, 308-40, coon 0. SomkE La rennsioan 35 ‘manos, que no servian hasta entonces més que para me- terlas en la boca, sirven también para meter en la boca de ‘su madre y no en la suya, el objeto que puede dar de co- ‘mer a la macre como se da él de comer lo identifica ver daderamente con la madre en este funcionamiento de consumo de alimento. De tocar los objetos que van a la boca, cl nif pasa a tocar objetos que la madre no acepta comer pero que \cepta tomar, devolverle, jugar con ellos con él, que ell nombra y de los que le dice las percepciones que experi ‘menta. La madre nombra los objetos, las percepeiones, el calor, el frfo, lo dulce, ete., y el lenguaje se introduce en ‘el momento mismo del duelo fecal, excrementicio. Esta edad es muy importante para nosotros, los psicoanalis- tas, que tratamos a los ninos que han pasado Ia edad del comienzo del lenguaje, en el momento en que este se ha, establecido ya come lazo, como mediacion, como tercer término sutil, auditivo, en el duelo fecal, en el duclo oral, como algo que no se lleva a la boca y de lo que se habla, Elnino se continua desarrollande con sts palabras y su lenguaje, que se hace cada vez mas refinado, con los verbos que tenia de manera completamente intuitiva des- de el comienzo, pues para él todo objeto hacia el cual snde la mano es un objeto-verbo, va que es un abjeto de accién. Ala madre le toca ensenatle In conjugacion de los verbos con las palabras, y ahi se trasciende el jucgo que 41 tenfa con ella o con’ su padre en el lenguaje ¥ en Ia gramética, en el sujeto, el verbo, los complementos y los adverbios, etc. —se trata, por otra parte, de un estudio linga‘stico que esta en curso—® y se trascienden Ins rela ciones de objetos parclales intercambiados entre los pa des, y las relaciones de sujetos que se toman como obje~ tos 6 atributos, ‘A partir de ese momento, el nifio mismo comienca a sentir que va no es s6lo el atributo del verbo mama —ia. ma y papa son verbos—, ya no es un atributo. Desde exe momento, puede alcanzar su autonomla y descubrir la 23, No nos ha sido posible identifica el estudio alto hace alton age 36 ‘atr0s DR LA FesHUNDAD totalidad de gt forma, es decir, la forma sexual. Por qué a descubre? Porque su madre ya no lo toca, ella le ense- ava que él mismo sewcupe de su propio cuerpe ¥, a par- tir del momento en que él se ocupa de su propio cuerpo, Sescubre sus formas. Siuna nifa no ve nunca a un varén, con seguridad no descubrira la forma de los vatones, Puede sucederle que ‘yea estatuas, Io cual, por otra parte, es causa de grandes, Waumas —o no traumas, lo que es lo mismo—, esta en tuna ignorancia total. ‘Vi una ver el caso, sumamente infrecuente, de una muchacha que se habla criado tnicamente entre muje- res, en un rincén perdido del campo. Estaba muy enfer- ma mentalmente, ¥ no tenia contacto social debido a la codicia de los hombres. El psicoanalisis la mejoré mu- cho, pero no pudo superar esa ignorancia total del ele mento masculino en st existencla, en tres generaciones.* Bra todavia la época en que las escuela las frecuentaban ‘inicamente las ninas y, como ella no vivia en una ciudad, xno vefa ni siquiera estatwas de hombres. No tenfa nocion, alguna del euerpo de un hombre, no sabia que los hom- bres tienen un cuerpo diferente de las mujeres. Cuando la vi, no llevaba en Paris mas de dos afios. Pero eso es tan Infrecuente que no vale la pena hablar de este caso. ‘En general, hacia los tres afios, los nihos que tienen hermanos o hermanas, o comparieros pequetios, saben muy bien que los hombres y Tas mujeres son diferentes. {Oué sticede? Al principio, el psicoanalisis insistio enor nemente en la angustia de castracion de la nina,” pero se trata de una angustia que no es en modo alguno real ¥ 24, Rtas otres generaciones: correspondn, part F. Dali les pacio ganeraconal que le parece necro para afaltar ext denapa ‘lina gus se inteess pore ninoy por la madre svi el caracter ‘SSnual anni cm fasts tlarm el mascnen det nian, Verse Se “Eula fomnine, op. it pa 2119 Lacan Dominique pg. 246 {stcomo elpretadio alto de-D. Dumas Lame ete Pane {intro uch aia lige de Fumpensegenclopigu), Minit 1988, page 13 25, Vase Sexualité finin, op ell pls. 878-379, com, 103, Ja nifta ni siquiera la siente, es una visi6n del espfritu, La nifia no se siente privada de nada. No se siente privada mids que con respecto a lo que la madre no ha hecho por ella y habria hecho por el hermano, con respecto a paps ya mamé, es decir, que su contrariedad es una contrarie: ad Gnicamente narcisista, pero en absoluto un peligro real. Ysi, en ese momento, le dicen que las nifas, fas ma- res, las abuelas, todas las personas que ella ama y que Son del sexo femenino son como ella, eso le encanta. Yen ugar de imaginarse que ha sido privada de una venta se siente promocionada por tener derecho a hacer el pa pel de mujercita para su papa. Por el contratio, si este deseubrimiento se acompaiia| de una angustia en los padres, que no se atreven a hablar de ello con la nina, puede quedar en ella una en- vidia, es decir, un deseo de vivir para que eso sala, No es luna codicia de algo del exterior, son, al contrario, unas ga: nas, un deseo de que, desarrollandose, Ie venga tambien tun dia un pene centrifugo, pero este deseo de pene centrt- fugo se encuentra mucho menos en las nifas avispadas que vemos hoy. Se traduce mas bien en las ninas en un de Seo de pechos centrifugos, Ellas quterrian que st pecho se desarrollara ya antes incluso de tener siete u ocho ios Pero trasponen cl sexo masculino: evidentemente son ia nas de eatisar impresién en el otro, pero no es Ia envicis de pene centrifuge, como se ha visio tanto en las genera iones pasadas. Parecta —y la sociologta entra en juego fen este momento— que eran los seres huranos dotados de pene los que tenfan los derechos sociales. Por esa ra: 26n se daba en las jvenes esa angustia de no ser varin, Salvo los casos en que el padre o la madre formaban una pareja verdaderamente equilibrada, y en la que ellas veian ‘que el papel de la madre era sumamente importante para ‘Su padre, lo mismo que para toda la familia, En el fondo, esta angustia primaria de castracién se ‘enctientra sobre toda en los varanes, Fl nino, viendo a una nina hendida en el sexo, al donde él no lo est se trastor- ‘na por completo si no le dan la razon —por ott parte, a0 Ta hay— de que sea ass, Ia razon de que st padre, coma to dos los hombres, sea como él, y de que su madre haya sido 38 “eMIFOS DE-LA FeaniDAD como es nit Por mis que se le explique, es un desenga- fo mucho mks grande pars él suponer su made sin pene gue pars iat nifas geese: «Salo papa y tos herman fo tlenens,porgue el varomexté obliga cn exe caso a evar Una identfcacton con el cuerpo dela madre, cusnds has. ta ahora vila complctamente idenieado con su manera dc hablar de vvie Ge movers. Toda la vida prudence is habia enrehado esta mujer, por tanto, denflearee con shia formaba pate del cardeter de su desarrollo, de suca- ‘acter masculin resulta sue, de repent ss enica Gon ella, ne identifica con slguion mutilado que lve ima gina mula, No esta todavia lo bastante desarrollado onscientemeste, ni sgutersintitivament, 9 no puede tener In nocion de una fcundidad futura, Para cao, tina casttacion primaria de veras formidable, mientras ‘jue, hasta el present, en peicologia se habla coido que el escubrimiento de Is diferencia de sexo.en el ite prod ‘it un desengatio en las nifias y no en fos nics Fortra part, pare eso, para cvtarloyla mayoria de Jos varones quieren y contindan imagindndose tants. matieamente' su mative con pene. Sela arreian cou la 26, Lo sprudencials es un términorecutente en F Dot. nde & : Ademas, por esta raz6n, en las publicaciones psicoanaliticas el complejo de castracion se confunde Siempre con un complejo de muitilacion del pene, cuando ‘en modo alguno es asi. El fantasma de mutilacion del pene puede estar relacionado con la oralidad y con la analidad, mientras que el complejo de castracion es la angustia del genocidio que papa podria perpetrar sobre mi si yo transgrediera la prohibicion genital de la madre. Eso es el complejo de castracion, no se trata en absoluto del pene, se trata mucho mas de fos testiculos "a los que se dirige, 0 se supone que lo hace, la angustia del chico. ‘Todo nino nace de un deseo trinitario, Pero he aqut que a los tres afios se siente origen —no todavia duenio— dde un deseo. Para la nifia, se trata de un deseo de pene no centrifugo, sino centripeto, y para el vardn, del deseo de lun pene que tiene pero que quiere que sea centrifugo, m0 sabe todavia dénde, mientras que la nifia ya lo sabe. La nifia sabe que este drgano mascuilino es Io que le atrac en los varones. Si lo ve en el bario —como en la historia del Génesis— tirard? de ély gritard: «/Eso es ial, yel nile reir muy molesto. Entonces la nina dita: ratura— es conforme al ritmo y a las necesidades del nifio. La sofocacién de los orificios nasales del nino de pecho por una abundancia excesiva de leche que se de> rama, la velocidad excesiva de absorcién del biberén por tin orificio de tetina demasiado amplio, las comidas de- masiado cereanas 0 demasiado espaciadas pueden mo- Iestar al recién nacido y hacerle perder el ritmo. ‘La tolerancia a tensiones variables compatibies con el bicnestar organopsiquico adquirida progresivamente es Ja firma de tina diada madre-hijo de calidad humana, sila, ‘madre, en las condiciones admitidas ast por el nino, con- tinda siendo un engranaje social e industrioso en sti gr po, una persona sexuada genitalmente para una persona ‘dulta del sexo complementario, madre atractiva de sus ‘otros hijos, ama de casa, al mismo tiempo que madre del, nito de pecho. ‘Toda diada madre-hijo en la que vemos ‘que la madre es excesivamente dependiente de su bebs, hhaciéndole pasar por delante del marido, del hermano mayor y de la casa constituye el criterio de una madre frustrada falica castrativa para el porvenir, El psicoanslisis, motivado por la esperanza terapéu tica a menuico frustrada, se ha comprometido en el est dio de los problemas de los nifios sanos orgénicamente fen apariencia e inadaptados por completo psicosocial- ‘mente, Este estudio parece aclarar los fundamentos at~ ccaicos de la estructura del yo. La estructura del narcisis- mo del nino de pecho, las representaciones de su desco parecen con sus catacteristicas esenciales monstruosa mente intensificadas cuando todavia estan presentes en tun nino de siete u ocho aftos, El estudio de las ninas prepsicéticas y psicéticas nos permite asi —sin olvidar el factor deformante debido al estancamiento del sujeto y al sufrimiento de su entorno com sis efectos de reaccién en cadena— entrever la eco- homia narclsista aberrante que acompafla a un compor- tamiento de relacién con el otto de estilo libidinal de fase oral. Esta observacién nos ha permitido evidenciar uma, SrganizaciOn subyacente ala organizacion digestiva de la Iibido, que hemos llamado organizacion respiratoria, con cerotismo olfadvo. ‘Con motive de un trabajo sobre las imagenes del cuer po mutilado precozmente de los fobicos,® he citado la Primera observacion de un nif de pecho sobre el cual, me habjan alertado por teléfono" Estaba lejos de Paris, tuna familia queria traerme un bebé varén que habia ns. ‘ido hacia alunos dias al que su madre, obligada air ala tlinica, habfa destetado bruseamente. El nino, que ante: Fiormente gozaba de buena salud, rechazaba todo ali mento y decata desde la partida de su madre. No habian Intentado que el nifio mamara de otra madre, unicamen 50. F. Dolto hace alsin a Is confereneia quo dio en Ja Soci Prange de Prychanalyoe el 10 de getubre de 1986, revisada en 1974 Sublicads em Le sennvonde so op st ses ea des enars PBO: "5.82 sata probublemente de un error en el relao del caso de sate bebe vary due sigue. Bn efecto, cabe pregunarse sno se tata SEs ARE uey Mas eEto dag gue Fs Delto ct de buena gana Juichas wees cuando pone su ent sobre el ertadio lateo esp ator y sabre la imagen del cuerpo correspondicnte (esse thir na Ja cPraganciae, pap. 83" veane tambien Le sentiment de Sou op Digs TAS 149.9 Eivage consented corps op te pas 68) tele habjan gavio biberones variados, pero en vano, Nii quiera interdaba mamar y se apartaba de él, No deglutia Ta leche que pontan ep st boca. La hipotesis de Freud de regresin libidinal con rela- clon al objeto, siempre mas o menos contaminante de tuna regresion con relacion a un estado de organizacion, fen que este objeto era especifico del deseo, me habia en- caminado muchas veces a la busqueda de Imagenes ar caicas de la experiencia corporal sentida, como clave de las condiciones previas de las estivicturaciones funciona. les. Me parecia que las imagenes representativas incons- ientes del narcisismo primordial,” que creo ahora que podian lamarse imagenes representativas del sf en el curso de la génesis de la persona, explicaban las neurosis, traumaticas precocisimas, Las reacciones en cadena des- pues de estos traumatismos me parecian secundarias a los fortalecimientos de los deseos que se habjan vuelto imposibles de organizar al ser imposibles de mediatizar ¥. por tanto, por definicion, imposibles de expresar y de satisfacer, La angustia crece y se puede llegar a la muerte del sujeto por inanicién en caso de que la imagen del rex to de su cuerpo, a la quie el sujeto ha regresado para sal- vaguardar su desco erdtico, sea una imagen de organiza ion yuxtanatal o incluso prenatal fetal En el caso citado, en este nino todavia cercano a su traumatismo, yo esperaba que la desestructuracion mo hubfera tenido todavia tiempo de operar y aconselé, « causa de la hipstesis del erotismo olfativo del estadio res- piratorio preoral (que podriamos lamar estadio dstnivo), ‘que rodearan el cuello del bebé con tejido impregnado del olor del cuerpo de su madre al mismo tiempo que le presentaban el biberdn, El biberdn se constumid ensegui- da, asi como los siguientes, en que se actud de la misma ‘manera, Al cabo de algunas tomas, Ia mediacién que ha- cia presente a la madre no era ya necesaria. El biberon de leche de vaca la habia heredado atributivamente, El bi berdn, que el nino conocio repetidas veces y asocié a las 52, F Dol define el natvisiane primordial a fundamental como st narcisieo del sujeto en calvin seat del deseo de vite ‘Cemageonconsiente dr cops op. et, pags. 50'1 ¥ Pas. 300) satisfacciones precedentes, traia con él el apetito, el de- se0 en la boca encontrada de ntievo. El éxito de esta ex- periencia se repiti6 muchas veces en casos semejantes de Anorexia de nifios de pecho, lo mismo en ninas que en va" ones, y siempre con éxito ‘Otro ejemplo clinico nos permite comprender todavia mejor estos procesos simbolicas creatives y de-creativos narcisisias, esta ve por mediacion de la vansferencis ‘observable sobre una persona por relacién de rostro in- tervisual ¢ interauditive,™ Una nina de tres meses se golpes la cabeza como con: secencia de una caida de los brazos de su madre. Pre sentaba una torcedura vertebral (fractura dorsal en tallo, verde) y una pérdida total de la funcion nutritiva. Habia perdido completamente el sueno, y su coraz6n latia @ un ritmo tan rapido que era imposible de contar. Fin algunos dias, su peso cayé més de medio kilo por debajo del peso denacimiento. No obstante, la nina sobrevivia con invec Clones de suero salino. Los pediatras y cirujanos consul tados perdian la esperanza de salvaria. Se aconsejo, no obstante, un tratamiento kinesioterapéutice cle elonga- iones vertebrales para enderezar la columna vertebral dando una esperanza a los padres. Se encarz6 de ello una, Joven comadrona kinesioterapeuta diplomada a la que yo conocia. Vino a verme después de su primer contacto con Ianina, a fin de pedirme consejo. Me dijo: «Tienc una mi rada que parece la de una nifia mucho mayor de tres me- ses, mira intensamente y me ha segwtido con atencion. Y Se queja cada vez que me atrevo a acercarme. Pero», afi di, «sts ojos son come los de una nifia que quiere vivir= ‘Armada con la idea de rezresion de la imagen corpo” ral, yo pensaba que esta nina de tres meses debia haber regresado a su imagen de la edad fetal, antes de cualquier caida y de cualquier angustia, cuando la madre no le ha: bia dado sino seguridad. Aconsejé a la joven que estable- ciera contacto entre ella y la nina a una distancia que no le provocara angustia y que después, hablandole siempre 53, Se pucde lee l caso que sews en La sentiment desc cit pigs [8701 ta7-181, 262-263, 280287 (eeane tambien Sominaie obchanale enfants, op cits pags 214218) @ pesar de Ip-niigustia, del miedo de la nina y de su suftic mento, obfuviera muy lentamente una postura cada vez sds parecida a la feyal y mantuviera algunos instantes la postura mas préxima a la obtenida. Esto mientras habla: ba a la nina con palabras mimosas y valorizantes, de so: noridad monocorde con un timbre muy clevado, divi. iiéndose a su persona por el nombre. ¥ por dos veces al dia al principio, después, verfamos, Al cabo de algunos dias la nifa tenta la columna ver- tebral completamente enderezada, habla recuperado el sueio yun ritmo cardiaco normal, pero no queria comer, no sabia ya ni mamar ni deglutir. La joven terapetta me tenia al corviente. La nina continuaba recibiendo perf. sidn. Por lo que se referfa al papel de Ia kinesloterapia, areeia que hab(a acabado. Sin embargo, la niha perdfa, peso. La situacion era critica. Ahora bien, sabemos que el bebé en el utero bebe y deglute, 2Camo, pues, lo haba o: vidado? ¢No se debfa eso a que rectbfa pasivamente per. fusion por via intravenosa? Pensé que era precisa hacer le presente de nuevo de manera artificial, con ayuda de la transferencia, las condiciones perdidas de la relacidn fe, tal erdgena con la madre, cuya seguridad, que el suetio y la serenidad traductan, se habia vuelto a encontrar gra. ias a la transferencia vivida sobre In joven y transterida de nuevo a la enfermera, la madre y todas las personas del La joven kinesioterapeuta ya no vefa a la nif'a mas gue media hora una vez al déa. Tambien ella habia inten {ado en vano hacer que bebiera, Le aconsejé que recaba. ra la ayuda de una persona que mantuviera la postura fe- tal y, mientras tanto, ella presentara un biberon de leche de diez gramos, come para un recién nacido, mientras gue con la otra mano le hacfa caricias vibratorias en la regidn umbilical, La misma vor, las mnismas palabras tal, mosas sobreagudas, acompanarian la operacion. Eso es Jo que ella hizo. Al punto, la nina trago los diez eramos del biberdn. La joven volvié dos horas despues para tee petir la operacion: al tercer biberdn, la nina relaje la pos. ‘ura mientras tragaba la leche, y la pequena estaba de. finitivamente curada. La suceién, la lengua en «Uv, el movimiento de los buccinadores ¥ la deghicion se rect sraton, De esto hace acho o mucve aos. No ha habido Escuelas, ni psiquicas ni Hscas, de este traumatismo, ‘De mucxo, a mi parecer lo que ha actuado ahi esa In vera funcion simbolica emoctonal, gracias la mah Sogmentaria erdgena inferida (mas que wansterida) por inci nti, ef reencanto den st ‘on especfiea en cuanto'a erdgena, fecha presente en Is inmancncia de las postbildades energeticas Iibidinales fentantes reprimidas de la imagem del estado oral y ave ihubieran estado rnrtas sin la eatexis preabjetal fal ac tualisada de nuevo ala vez por ia posta y 1a vibracion THimica umbilical asoeiadas a la imagen del pre-sijeto, nasa viva en telacion smicay tropica con los clementos Taidos alas salidas erogenas de st masa vegetativa. Re Cobradas as condiciones corporates dela épocs let, os feflejos, como decimos, quevse muestran abt injlejos de Miccton y de deglucion, se recobran inmediatamente ¥ Sn reaprendizaje Ents funcion simbalica precocisima que, on el enadion fetal parasitario, se deriva de la funcion simbistica del Scrhmano, es ino de los descubrimientos en case mas Significattos dal psicoanalisis de las psicosisintanties {hue requieren todvia mucha observacion y trabajo crt Si'pera comprendarse major six posibe, curst 0 me- Jorar por la expresion recibida de los conflicos erézenos fipesnéos porch sujctotrastormad a jens ue en exta experiencia aparecen los elemen- tos de unaley de una ora de in sconomts Nbidinal harcisita pritaria que podramos imaginarnos aatoc: ona y cuyo objetivo seria Ia ereacion intracmocional de Iatimagen del cuerpo completo del sujeto para si mismo, ugar focal existencial de su persona'en calidad de sirm- bolo fico Pienso ademas que esta primera experiencia cviden- cial condicionamientoevoticamenteespeciico neces fio para la completud de una imagen corporal nareissta Imebtada on al'ctadlo de In organizacionibtdna que precedia inmediatamente al que esta en curso de elabo- en una demanda ibidinal seta Prarece que se puede afrmar gue, cvando un desco no se manifiesta todavia en tna zona erdgena 0 no To hace 1” © bp maresxa ya en relacigp’con sus pulstones homdlogas (boca para TEs pulsiones rales ano pata les puletonesanales, Sone para las pulsiones genitales) es que el desco no esta co- Rectado con Ia imagen de un cuerpo en esa zona crogena, Io que no siempre es el resultado de una represion endo: ena (por el superyo o el presupery antes de los siete hos, que quiere conservar al superyo su sentido de he redero dela resolucion edipica porlacastracion simbali- €). Acaso se debs a tina ausencia libidinal de existencia corporeizada dl complemento exdgeno correspondiente al continuo de la imagen del cuerpo satistecho Hbidinal mente en el estadio precedente al nacimiento de esta Ieva imagen corporal en que no se ha podido hacer al Sujeto la revelacion coma imagen amantsada ‘Se puede decir tambien que el deseo, cuando esté en Ja base una demanda que no obtiene respuesta homologa eh a complementation creadoracaracersica de la volucion existencial, vuelve a su origen que le asegura la integridad nareisista, Para eso, persigue primero una say Usfaccién sensorial remanente, correspondiente erotics. mente a una satisfaccion conocida antes, creadora de tuna imagen del everpo comstruia erdticatnente en con. tacto con un ser humano elegido, pero que laautsencia de realizacion libidinal actual de origen exogeno, al no res. Ponder las demandas erdtces primitivac de orien eh dlogeno, ha comprometido en sw opcion de expansion di Cuando un rectén nacido chupetea cualquier cosa, rno deghite mas que aque que para olestsasociads por alguna razén a st mamada anterior satislactoria, Eire Jemplo precedente, la nina tenia ganas de comer, El Scomers no es «madres por el atributo olfative conocide anteriormente,y al no serlo, cl iti rechnea el ootins, descrito por Spitz, evita a Introduccion en la boea ca tacterfstica de la catexls polar olfativo-ora, vuelve la ea beza para evitar la tetina de caucho, Hora en lugar de ‘agar ‘Al cabo de algunas experiencias repetidas ast a nina ya no evita el biberon, pero la boca no puede tragar nin iin liquide, no puede prender ningun objeto, Note que- daya otra forma orolaringofaringen que el srto, Lo ue ta stwmiosia mapRe-n0 1s desea es olor de st madre; con la madre se ha ido la imagen de su boca que mama o rechaza estenicamente Yano llor, reduce sus intercambioe, deeae- No slente ya ninguna necesidad, es una involucign dinainica En este cjemplo clinic, el olor especifico dela madre recordada recres la imagen de su cuerpo recordado, pre- Sienteala madre presente en el olfato y dinamizadora f- Ticamente, hecha presente de nuevo a él en cl peron, con tuna promesa oral, Elniio vuelve a experimentar un ape Uo enddgeno que To anima a ssa sustitto maternal: el b- boron transferencial. Pero la satisfacein sustancial desu hambre da el fru to simbolico de valider existencial experimentada evolk= tiva de su Imagen corporal oral y crea para él una boca pars la tetina que, encontrando después la tetina, se co- hocerd en continuo con su cuerpo olfative definitiva: Puede suceder también que el deseo, a causa de la in- volucion (Iruto de Is fala de realizacton de las pulsiones cndégenas debida a la ausencia simbdlica del comple nento exdueno) catectice de nucva una zona erogena todavia mas anterior al perfodo Inmediatamente prece- lente, Creo que esto es fo que ocurre en el caso de los traumas, a saber los dolores en las zonas erégenas o las esperas demasiado largas de las satistacciones que limpli= an las pulsiones sin objeto, y de modo endogeno, hacen Sstallarlaiinagen del cuerpo iomediatamente remanen- te, desprovista de zona erogens, y provocan asi reacclo- hes desestructurantes en cadena de fa imagen del cuerpo ‘Un coralario muy simple que hay que formular de esta ley de funcionamiento economico libidinal nar ta pritnatio seria: es preciso que una zona erogena, ca- tacteristica de una organizacion libidinal eonstderada, se Satisfaga especificamente por su objeto estructurante, 0 te justfique eréticamente en referencia a este objeto para que una zona erogena de un estadio evolutiv alte: Horse encuentre econdmicamente, en caso de pulsiones enddgenas, en las condiciones de una catexts libidinal funcional posible, pasiva o activa. (La importancta de esta ley de referencia al objeto estructurante aclara tam bien los mecanismos dela transferencla.) gu tinisaceme etme ‘Sea lo que fuere, en los casos de comportamientos per- Se mS ets ie Presets nome gate ogi lech ens sees mln os anti deta nec ae ee ge cidn es, si no deseada, si aceptada, y cuyo sexo los pee ero dtp ante cs sr ta dt ito i. propor area e129) He anismo bioligica del incansclonte, el sustrato dno de ie vide ek BES sheaceet chterart dc remarermwmns Harte dea naissance, Pago, 1930). Sate Ranke avome tencia aérea plena de vitalidad y virtualidad de poder en- dogeno somatica y sexta. No se trata de perturbaciones banales, en los casos que dejan huellas destructivas. Se trata de perturbaciones {que, para el padre y Ia madre, 0 para une de los dos sola- mente, se debfan 9 una contestacién étiea intrapersonal, Con revonanela de culpabilicad edipica con respecto a sti fertilidad simbslicamente humana, que se hace presente cen su conciencla por el conocimiento de la existencia de festa concepeisn, prueba publica de su crimen, ‘En ¢l psicoanllisis de los ninos psicéticos, todo nos censefia acluialmente que estin perturbados precozmente en su sexualidad en resonaneia simbiotica de las angus- tias debidas a situaciones conflictivas reales ex6genas o heurbticas endogenas de su padre y madre. Todo nos en- Sefia también que estas perturbaciones sexuales provie: hen del hecho de tna fertilidad que la madre presiente Culpable, sea antes de la concepeidn con respecto a Sus padres o's una fijacién edipica, sea en relaciones vividas, Con el genitor durante su pestacion, El nifio concebido a despecho del corazon 0 del cuer- po de un coito techazado, 0 reeibido de mala gana en el hacimiento por sus padres con motivo de su sexo contra- fio al que deseaban, no esta catectizado de energia se- ual, multiplicado falicamente por el eruce de su linaje y cl cruce de In sobreabundancia de sus deseos colmados. El fruto orgénieamente humano no lleva con libertad la vor y el poder ereativo, No esta catectizado proyectiva, seenital y genéticamente, ‘Enionces, la observacién de un nino psicético mues ‘tra la presencia de anomalfas en la realizacion de su ha: Cetse presente en el mundo, tanto mas graves en los esta dios precoces del desarrollo cuanto que la sexualidad de los padres y sus relnciones emocionales con sus propios padres (transpuestos sobre su cényuge y su hijo) estaban ara ellos, en el momento de la concepelon y dela gesta Cign de este nino, en una crisis ansiogena que provocaba rregresion 0 en una tentativa resolutoria de superacion, es decir, de duelo, dos actitudes inconscientes negativizan- tes actuales para la libido objetal y, por definicion, pues, de libido genital —sobre todo la segunda eventualidas 78 © to aarennat. En cuanje@ la regresién, se trata también de un re- surgimienté en el inconsciente pasional de reactualiza cidn del objeto arcalgo de fijacién, de la zona crogena at ceaica de fijacion. El fruto concebido corporalmente as{ en una situa: cién semejante no puede ser sino anulado 0 mutilads simbolicamente de su opcion genital y de su opcion de. deseo genético por sus padres cuando, para ellos, estas ‘opciones son actualmente imposibles de asumir 0 nega. das. Esta cantidad variable (sobreabundante, pobre 6 si ficiente) de energia sexual que brota emocionalmente et te las personas de los genitores, o esta ausencia de deseo por anulacion desestructurante nareisista en uno de low ényuges en el momento del ejercicio corporal de su sexo condenado, alienado de su persona, es la libido genital ue, falicamente presente o ausente, nos parece que pone Al ser humano lanzado as! en su existencia falica (sea nia © nino) en condiciones de partida favorables 0 no desde el punto de vista libidinal, rieas 0 pobres de dotes de reservas libidinales en su fuente bioldgica endogena. Ast, desde su concepcion y con motivo de las relacio- nes interpersonales e intrapersonales de su madre, l nidio humano ya est marcado libidinalmente como susceptt. ble de ser eapazo no de asumir; sin angustias parasitarias sobreabundantes, su destino intrafecundo estructurante de su pre-persona arcaica, dispuesta a soportar triunfal. mmente la mutacion existencial y libidinal que es el naci- miento, a soportar la castracion umbilical despues del es: tallido prefigurador de violacién por hipertension de las paredes delimitantes amnisticas. ‘Todo nos lleva a comprender Ia vitalidad somética y la libido, confundidas en estos estadios precoces del nat. Sisismo primario, como una herencia de la libido genital iberada en el coito inicial y efectiva o inafectivamente energético de manera positiva, Una libido genital efecti. vamente positiva en el [eto es emocionalmente vigorizado- +a para las dos personas parentales unidas en la gratificas ion de saberse que tienen tina supervivencia asegurada fn el tiempo, en ese ser humano rico de esperanzas y simbolo de su doble linaje armonizado, a traves de sudo. ble narcisismo, excéntrico mas alla de su persona y cen trado en st hijo, s{mbolo de su unién félica que contir- mma, en lo encamado, esta neva vida mas preciosa a sus ‘908 que la suya, FEL NAcIMIENTO. El nacimiento se ha acompanado de fenémenos que homondescito come provocadores, dante la vida Tautcrina, de reacciones emoctonsles importantes, E puso compresivo a través de los conductos genitals, Una sensacion proxima a la asfixia, o que la alcanza in- luge un momento para algunos scien nacldos, marca tava semen de un tan emocona dieenie fin Ia alegria o el despecho con el que su aparicion on STinundo ee recibida por la madre portadora y proveedo- fa externa, dela que el padre es indisociable. Deapae de este vacalorotativo des mass ave cu ever ia eabeza por piiera vez, sobrevenen It dent dacion de sus envolturas protectoras, el choque del fio, fa desecacion despues de las olas acariciadoras, Ia pre Sion utmosterien exterlor que hace pereibic la propia nasa, esa ventlacion perfundidors respiratoia dsmica von cavidad toracica aspirante y compresora aullado- face petlotaltiame expulsivo que. con todos los signos {ela angustia, hace nacer al uso na salida nueva, el ano. Fnetonelmene dasconockla todavia para ni en {ado de feto, como sus pulmones y su aparato nasola ] ‘Después de esta revolucién, llegan los gritos discor- dlantes que parecen venir de todas partes, a inmmevilidad fade ain lech denpucs del etm vivo wien, et dala aos Brazos lien de yer mec, llr maternal Ueig'vou que, acavo.en la lente, el habla odo, gangosa Ycon un timbre mis alto, mezelaa en el rugido acon pasado de la circulacién maternal. $5, be tar ameno de mere por asi. ep creas pt fier ton tan crite destin, Su 18, BOSE BUT: USE ten Serta op ed 348 %0 = towaTenwat Después de aliberacion rtativa expulsiva ala que st cuerpo esta sdmetido con respecto al cuerpo de st! ma dre, béveda y calor layido que lo abandona por primera vez y se le vuelve destonocida, encuentra con ella oto modo de enlace perfundidor, Ia mamada,y las acciones gps prvocan las aclones complementary deo mar ‘objeto de esta libido es la madre, pero su olor espectf c0 es el atributo mediatizador para cl erotismo hacia la persona que lo alimenta, lo lleva y Io culda. Tas observaciones de Spitz con respecto al rooting se dleben asociar estructuralmente a este estadio, La patolo- fla del cavum parece tambien en relacion con ey Entre este estadio libidinal posnatal,en que la libido se organi. 2a paralelamente a las condiciones vitales de este orga hismo colgado externamente de las mamas perfunalo fas de su madre portadora, dependiente de sus Cudados conscientes y del estilo de sus afectos mediatizados por stts movimientos,y el estadio precedente prenatal en que Ja ibido fetal se organiza paralelamente alas condiciones vitales de dependencia y de abastecimiento completa, tnente vegetativas e inconsclentes para la madre, ha ten do lugar Ia mutacion castradora ¥ reveladora del nact. Iniento, prefiguracign de todas las mutaciones impuestas Poros procesos de desarrllo {Los estudios en curso, tanto de adultos como de ni- fos, nos ensefian todos los dias el papel decisivo, se Fe- solitivo catartico, sea mérbido, de este acontecimiento inital enn vin area soyin ef modo del primer inter cambio emocional proyecto-introyectivo, entre la expe- iencia sentida del recien nacido la acogida de su exis. fencia y de su sexo por el mundo exterior. Los studios comparados de animales inducidovafilaciones aberran tes, porel hecho de ser recibidos en su nacimiemo por un ser de otra especie animal o por un hombre, mos hacen comprender sin ser todo igtal-—el papel dinaeico im. consciente de las primeras impresiones sensoriales exo. sgenas, complemento de las impresiones lecisivas vitales endegenas UJ. Bowlby, International Jounal of Psychow. haiysis, 1958, XXXIX). El recien nacido ya da su fruto simbslico vigorizador energético difuso © debilitador, Sabemos que, desde los 1A smupiosis mapnritya a primeros dias (en nuesttas experiencias personales, algu- ‘has horas), un nit responde por una mimica de dita: ‘in, la sonrisa, a su guto de er cumplimentado (el so- ‘ido de vor mediador de Ia complacencia dem madre), ¥ {que hace pucheros ante un reproche, Estas dos anticipa en dependencia timica de las afirmaciones deta stan medhatizadas en la mimnica del rosto. ‘Estas dos manifestaciones timicas, mimica dela zona oral ornia, existen separadas de la necesidad nutritiva Onganiea, desde el origen exstencial del ser humano, ¥ tmosielan ins sensaciones subetivas del nifo, que lo uni fan falomorfo en el gran bien y en el gran mal en lo muy bello y eno muy feo en el soberano bien yen el sobera: nom Ss semaines wniiaras, experiments on dencia emocional de In madre imaginariaments falo- ‘orf, conducen al aio, de una experiencia de communion timicn en otra, sina diaictica del corszdn,dalcticn del encuentra libidinal creadon Esta dialectic, concomitante ©'no, com tension orpanica o de satisfaccion, se artcula Slempre a distancia de una dialéctin de cucrpo a cuerpo Alivisorio, del que ella valora a s ver, coma bien y como ‘mal, Ia expericnein sentida procedente dela presencia pe bia ono dela madre {Ea nocién étics del valor del bien y del mal, en esta comprension que me parece conforme a la sbseivacion clinica, parece putes existiren referencia falomorta y referencia interhumana mucho antes de la referencia del bjeto bueno del objeto malo que se aticulaen cla par {ir del estadio digestivo entenico, es deci tardiamente en Iathistoria de ona vida humana Estos dos modos mimicos de participacion emocional ‘en dependencia timica de las afirmaciones de In madre, in sonrisay los pucheros, son las primerss sensaciones controlables de subjetivacign de valon fruto de ins coy clonal con la afirmacion de otro. Ahi estan controll dean prey eal yelp uperyé en relacion con una mediatizacion de lenguaje Sugestionadors, introyectada, "Estas mismas mimicas, pudiendo sobrevenirde enfr rmedades sentidas en el fancionamiento vegetative ls 8 © Lo maronNaL tensiones orhts satisfacciones, se asocian también al bien» yal «mal» organico, sin ninguna eafirmacion», ¥ asocian estas sensaciones a desvalorizaciones y valoriz Clones excesivas éticas, luego estéticas, de lo bello y lo feo. Este encuentro homologador de los tres registros simbolicos (placer-displacer de la madre, bueno-malo, bello-feo) con Io turgente dilatado 0 lo deturgente retra- ido firman el fundamente libidinal de las relaciones de dependencia. Lo que quede en las organizaciones libidi nales ulteriores formara parte del registro creativo det Ser humano interemocional preverbal.™ Esta referencia predomina en las relaciones intersubjetivas inmanentes ¥ no verbalizables —fobotropas, que implican retract ‘i6n, 0 filotropas, que implican dilatacion— que, en los anilisis de la transferencia de lo analizado y de la con: tratransferencia del analista, se aprehende por fantas- mas, reacciones neurovegetativas (acting-in) y compor- tamientos de reaceisn (acting-out) ‘La desaprobacién del sexo del nino en su organicidad ‘o ensus primeras manifestaciones se registra ast timic: mente en articulados emocionales éticos, micos (tono psfquico) pervertidos. El nino esta ligado perceptivamente a la simbolizacion de los intercambios primitivos humanos (indisociables de la organicidad in- {rasomatica e inlerfuncional con el mundo exterior) que han condueido, en un clima de alegria o de pena, a las ralces del yo falomorfo, Estas raices del yo, el prey6 es el que queda marcado asociativamente por elas, psicosomaticamente, en el li: ma emocional habitual, especitico a cada enaturalezar, se dice, clima hecho de confianza 0 de desconfianza, a priori en el momento de afloramiento de las opciones, de fos gustos, de los descos espontaneos naturales. En rest: men, de esta etapa primera nace un ser reconocido 0 no por el mundo, valioso para ser encontrado o no por el projimo y por sf mismo. 56. Parn un estudio detallada de las cxcalas de valor bien-mal ‘weno-inaloragradabledesngraable y belle fee.y de a importancia dela aferenin a oto para su comientocn el mito, vase Au i de ‘Shop it, "Les sensations coonatthesiquesresponrabien ase ou de tals origin des sentiments de cules, pags. 1859. Capitulo FRAGANCIA” Soreiéres, nS, 1976 FRAxCOISE DOLTO: EI niflo de pecho reconoce a st ma- dre por el olor, ya que todavia no la ve. Hay olor y hay 3%: dici6n. Creo que el enuce en el tiempo de estas dos per epciones distales que son la audicion y el olfato es el ate rea el origen del espacio de su cuerpo, a la vez por el contacto con la masa del cuerpo de la madre y por las. percepciones situadas en el cavum” alrededor de st boca. La aproximacion de la madre seniala al nino el olor de ta, y su alejamiento hace intervenir la audicion: la au Aicidn pereibe a la madre mas lejos que el olfato, El nitio reconote el espacio por la diferencia entre la audicion ¥ clolfato, y por la coineidencia de ambos, poderosameti(e Intensos, reconoce el cuerpo de la made que se acerca \, ‘cuando esta con ella, en contacto con ella, el cuerpo de desaparece y se hace co-corporal con la madre! no perc be ya'su olor, puesto que, para tener una percepeidin, hay 57, Las palabras de F. Dolto fueron recogidas por Frangotse Po ss, El cavum desina la cavidad posterior las fosas nacles (Grandi Lerousse onoyclopalgu) que tener und variacion de sensacién. El nifo distingue la percepeién olfativa por el alejamiento en el espacio re- Iativamente proxime y pierde la percepcidn auditiva por tun alejamiento mayor, lo que le hace percibir una dife- rrencia en la proximidad de la madre. La audicién conti- zntiay se modifica cuando esta contra el cuerpo de la ma dre, porque el cuezpo vibra. Fl nifo siente la vibracién, Ahora bien, la vibracion se ove también en el ofdo. El 10 siente Ta vibracion y Ia vor de la madre, aunque no siente ya su olor. Siente tambien esa vibracién hasta en su estémago cuando mama. Durante Ia guerra me telefonearon a causa de una nia pequena que tenia tres dias.” La madre habia pari do, habia vuelto a su granja y habia presentado una com plicacion uterina posparto que la obligé a volver al hos- pital, La nitia se qued6 en la granja con una mujer que se Ocupaba de ella, aunque la madre Ia habla puesto al pe cho durante cuatro o cinco mamadas, Desde que la ma- dre parti hacfa dos dias, la nina no queria tomar ni agua en la cuchara ni biberén, no tomaba nada, Ya no tenia, bboca para tragar. Sin embargo, el padre estaba alls, la sustituta de la madre se ocupaba de ella, la nifia no esta ba triste, no lloraba, pero ellos se Volvian locos. Me tele- fonearon, Yo sostenia ya la hipdtesis de que el olfato es la forma en que el niio reconoce a la madre —se trata del rimer nino que se habra curade asi-— y dije: «Senior, va, a irusted al hospital, a tomar el camisn de su mujer y a tracrlo en papel de fiores® para que guarde bien el olor de la madre. Lo pondra usted alrededor de la nifta y la persona que se ocupa de ella le dara un biberén. ¥ des- 59. Se trata de una de la nuinerostsacasiones en la obra de F Dolton que relate este caso (Agnen) uc ha sido tan importante pars lacy el dascubrimsento del leaned elfen lw cas de oe Sinde fos nos de peche care Limage inconscionte du corps op et bis, ce-67,y A propor de fanoresics en Sommaire de nechamalse ‘Penfanes, 2 ap cit pas. 209-241 vase tamblen mas asd ska sie bots madrehijon, pag: 65, 1), Sere in promocion origina de Toolfativoen a tcoria de F Dotto, véase Le onttmen de so, ope pas. 204 290 ‘0. Seat sn dda del papel en el que se envuelen lores eacaners 85 pués me telefoneard usted de nuevo. Creo que la niia re Eonocerd a su madre y descubrira de nuevo cémo ma Por la tarde, el hombre me telefone6 diciendo: «(Es formidable! jLa pequena estaba hambrienta, se ha tomna- do todo el biberénts. Yo le dije: «Continie, y despues di- gaselo a la madre, porque Ia angustia de la madre en Ia Iejanfa —el padre tba a verla cada dos dias— puede ser perjudicial para la nifia». Y la nifia crecié sin problemas, Te faltaba Ia percepcion olfativa para reconacer a Ia ra dre, asf, pes, le faltaba todo el cavuus. Para que la deghi- clon funcione, era necesario que la madre estuviera en el ‘cavum y que el nifo sintiera que todo estaba en orden. No sé como se producfa eso simbolicamente, pero la nina to davia reconocfa su cuerpo para Ia seguridad de vivir, y, [por tanto, para el comer: En realidad, lo que hacia que esta nifa tuviera buena salud y soportara eso es que, en ‘mi opinion, habia hecho una regresién fetal. Yo pensaba ‘ya que toda regresion se hacfa 0 bien con relacion a un bjeto, o bien con relacion a la imagen del cuerpo que te- hia el sujeto. A la nina le faltaba su madre, ella no se co- nocia yay habia efectuado una regresion a st «estar se fgura» conocido, antes del conocimiento de una madre exterior a ella. Ya no tenia boca, puesto que esperaba que el alimento le viniera por el ombligo. Para que la boca que ella conocta volviera, necesitaba el olfato de su madre." ‘Si en el utero hay simbiosis entre el feto y la madre, al principio de la vida hay otro estilo de simbiosis que, ai abo de algunas semanas, se transforma en diada hasta fl destete. ¢No se dice que el nino se lleva xen el seno» v después se pone «al seno»? Los ninos también diferencian a los hombres de las mujeres por el olfato, Si ustedes ven a ninas al seno de su. madre, ocon el biberén cuando es la madre la que lo da, tan pronto como la nifa ya no tiene hambre, basta que tun hombre esté en la habitacion para que se vuelva y 90 tenga yamds ganas del pecho. El deseo es mas fuerte que 61, Véase mis arriba sLasimbiosis madre-hiow, née 65 Ja necesidal cuando ésta se ha apaciguado relativamen: tc. El olor del hombre la atrae cuando todavia no ve" Por supuesto, si si madre odia alos hombres, no sé due puede pasar. Mientras que, cuando el que esta al seno es élvarén, si llega un hombre, el niflo se pewa todavia mas Contra ei pecho, no se mueve. Si es una mujer a que llega Yelnino va no tiene una gran necesidad, mira, despues Se vuelve hacia la madre y mita de nuevo; esta interesa do, pero no quiere estar atrapado entre las dos imagenes de olfato femenino: guarda a su madre para el pordue ella'es el objeto complementario para el clfato'y para la genitalidad ala ver" ‘Los lectores conocerain a bebés varones que no ponen ala cara ante el padre. Es porque el padve y la madre tienen una relacion tal que, para el niNo, el padte forma parte desu seguridad tanto como la madre,“ Creo que al olfato tlene algo de particular en el sen- tido de que esta unido a la audicion —para los sorde- tnuldos, est nid al tacto solamente— que esel medio dediferenciar, en el tiempo, el espacio que separa o une dos euerpos Ellenguaje une, a distancia, a dos sujetos cémplices enun mismo sentimiento y, cuando se hablan en un mis. mmo espacio-tiempo, une sus euerpos separados, En el nino de pecho, la imagen del euerpo se debe constitu: El Cuerpo &5 un espacio-tiempo cruurado en una significa: ion de complicidad y de imterpsiquismo, La imagen del Cuerpo es un lenguafe introyectado de presencia en el projime, ya de humanizacion Para el nifio, existe cl olfato de la leche, el del pecho 0 del biberdn, es decir olfatos ce objetos parciales,cuya referencia tacil esta alrededor de la boca, de la nariz y de la mejilla, y la actilidad de mucosa a mucosa, lengua ¥ pez6n incluides. Pero tambien esta el olfato del objeto to- {al alejado que son la made y las otras personas, Existe 62, Vease «Primerasatraccones leterosenuslese, on Sexual fi mint. op elt pa 79 psax 364-35, conn 84 gf Wee edie opt ae 562, com (84. Veabe Sexual feminine op cit pags 72-81 ¥ pap. 363, com, . ns Pa | también el olfato de sus propios excrementos, igualmen- te objetos parcisles, mientras la madre lo cambia. En ese momento esta él, su madre y otro olor, el de sus exere- inentos, Existe tambien otra tactilidad, la de las nalgas Tugar parcial de su cuerpo asociado al objeto total, hasta cl dia en que reconozca las manos de la madre como ac- tivas con relacion a sus nalgas, Las manos de la madre se pueden convertir, como Jas suas propias, en objetos par- Ciales. Pero, cuando su madre no esta ahi y tiene neces- Gad de ella, desea una comunicacisn interpsiquica man Chando los paftales, sta el olor que es como una llamada, Suya a su madre, gracias a esta zona mediadora de su re Tacion. El nifio produce algo que hay que sentir por abs- jo. y experimenta algo que hay que sentir por arriba: es pasivo con relacién al mundo exterior por la oralidad y {5 activo con relacion al mundo exterior por la analidad, por el hecho de que es él quien crea el olor por un fun- Cionamiento exeretor. Si las nalgas no estan trvitadas, se ‘comprende qué seguridad es para un nino de pecho tener eneellas un pastel de excrementos testigo de una compli- idad maternal interpsiquica> El estadio anal, por ejemplo —ese momento que no he estudiado lo suliciente--, me parece muy importante en relacion con la contradiccion: «Ta eres un ser huma- hho, pero no tlenes derecho a actuar como mamas. Cuan- dove nifio llega a una motricidad que le hace capaz de lle- var las manos hacia lo que él desea y de imitar a la madre {gue toma los exerementos, ella se lo tmpide. Ahora bien, hasta entonces él pensaba, con su logica oral, que ella los coma o los manipulaba por placer, como él sus juguetes. Las lalaciones son ya, para la vor, el medio de hacer pr sente @ la madre como ella se hace presente, es decit: en lespacto, El grito es tratar de hacer que vuelva, yno tie- ne resultado siempre, s6lo algunas veces, Pero las lala- Ciones siempre tienen resultado ya que allf la presencia dela madre es una ilusion, Pronunciar los fonemas de la Tengua materna es la forma que tiene el nino de desem- tito, en ausencia dela madre dea ‘eteeacion,wesse Limage 65. Sobre la ceacion cxpacio de seguridad maternal por ‘onsolente du corp op ei pa 69. barazarse de’esos sonidos informes, Ser4 la sublimacton de la oralidad. Ha habido promocién sin contradiccion Para la analidad, es diferente. Mientras que cl mito pode poner objetos parciales cualesquiers, comprendidas sus manos, en Ia boca —jugar a

También podría gustarte