Está en la página 1de 3

Unidad 9. La época de Entreguerras

La economía del periodo de entreguerras:

- La inmediata posguerra y los “Felices años 20”: La difícil recuperación de Alemania.

- El “Crash de 1929” y la Gran Depresión: causas, la Gran Depresión, y su difusión.

- Las consecuencias de la Crisis y la búsqueda de soluciones. El Ascenso de los fascismos:

- Causas y apoyos sociales de los fascismos.

- Características.

- El fascismo italiano.

- El nazismo alemán.

Unidad 9. La época de Entreguerras

La economía del periodo de entreguerras:

- La inmediata posguerra y los “Felices años 20”: La difícil recuperación de Alemania.

A partir de 1924, la economía se fue recuperando y comenzó una nueva etapa de prosperidad y

crecimiento, a pesar del alto desempleo. La Primera Guerra Mundial había favorecido a EEUU con- virtiéndolo en el principal proveedor de materias primas y productos alimenticios e industriales. Tam- bién era el principal acreedor (prestamista) del mundo. De 1921 a 1929 invirtieron 8500 millones de dólares en el extranjero y sus deudores continuaban pidiendo préstamos para pagar los intereses de los préstamos anteriores. Así, en Estados Unidos se consolidaron sectores como la industria eléctrica, la química y la petroquímica, la aeronáutica, la automotriz, el cine y la radio. La industria se hizo más eficiente al incorporarse el Taylorismo y el Fordismo. El optimismo se extendía y fueron los años dorados del consumismo. El clima de confianza se tradujo en la compra de acciones de las empresas, siendo la Bolsa de Nueva York el centro de la economía mundial. La especulación financiera hacía ganar dinero rápidamente, siendo el valor de las acciones ficticios, ya que estaban por encima de su valor real. Cuando estalle la crisis, Estados Unidos tratará de repatriar capitales que habían invertido en dife- rentes países. Esto tuvo una especial repercusión en Alemania, que tenía cuantiosos créditos to- mados a Norteamérica, pues ese país había sido prácticamente obligado a endeudarse para hacer frente a las reparaciones de guerra estipuladas en el Tratado de Versalles, las que debían ser pa- gadas en efectivo.

- El “Crash de 1929” y la Gran Depresión: causas, la Gran Depresión, y su difusión.

A mediados de la década, se comenzó a acumular stock, dando lugar a la caída de los precios, al

desempleo y a la pérdida de la capacidad adquisitiva de la población. En 1928, los ingresos de la población no habían subido tanto como para que el consumo siguiera creciendo.

Los almacenes estaban llenos de mercaderías no vendidas y muchas fábricas comenzaron a des- pedir personal. Sin embargo, en la bolsa seguía la fiesta especulativa. Nadie quiso darse cuenta de

la gravedad de la situación. El jueves 24 de octubre de 1929, se produjo el crash de la bolsa de Wall

Street. Más de 13.000.000 de títulos que cotizaban en baja no encontraron compradores y ocasio- naron la ruina de miles de inversores, muchos de los cuales, habían comprado las acciones con créditos que ya no podrían pagar. Esto llevó a que la gente entrara en pánico, y quienes poseían dinero en cuentas bancarias corrieron a retirarlo. Los bancos no eran capaces de hacer frente a tal magnitud de reintegros, y aproximada- mente 600 quebraron. A partir de ese momento se inició un período de contracción económica mundial, conocido como la "GRAN DEPRESIÓN". Muchas empresas tuviesen que cerrar sus puer- tas. La caída de la actividad industrial supuso un paro generalizado, de tal manera que se en 1932 había 13.000.000 de desocupados. Muchos agricultores se arruinaron como consecuencia de la caída de los precios, vendieron sus tierras a precios irrisorios y se fueron a trabajar al oeste.

Las industrias de otras partes del mundo que tenían precios superiores a los estadounidenses, vie- ron drásticamente reducidas sus exportaciones y disminuyó el comercio mundial.

- Las consecuencias de la Crisis y la búsqueda de soluciones.

- Soluciones

El presidente Franklin Roosevelt se fijó el objetivo de reconstruir el país y desarrolló un plan cono- cido como "New Deal", la regulación de la economía favoreciendo las inversiones, el crédito y el consumo, lo que permitiría reducir el desempleo. El gasto público debía orientarse a la seguridad social y a la educación. El modelo estaba inspirado por el economista John Keynes, que creía en el liberalismo clásico, pero proponía la intervención del Estado en aquellos casos en que se viera perjudicado. Creía que una redistribución de los ingresos y el aumento de la tasa de empleo, reac- tivaría la economía. Las medidas adoptadas por Roosevelt fueron: ayudar a los bancos, subvencionar a los agricultores, aumentar los salarios y reducir de las horas de trabajo, crear nuevos empleos en la administración pública. También se establecieron planes de asistencia sanitaria y se organizó un nuevo sistema de jubilaciones y pensiones. Los resultados del New Deal fueron desiguales, lográndose estabilización en lugar de crecimiento. No logró el pleno empleo y la década del 30 estuvo llena de tensiones y enfrentamientos sociales.

- Consecuencias

SOCIALES. El paro aumentó, tras el cierre de muchas fábricas. Aumenta el número de obreros afiliados a partidos y sindicatos obreros. Los comunistas ven en la crisis el hundimiento del sistema capitalista y arremeten contra el sistema. Como reacción opuesta, esto hace crecer a los partidos autoritarios fascistas sobre todo en Europa. POLÍTICAS. Se produce en general el descrédito y la crisis de democracias parlamentarias que se identifican con el liberalismo económico y por tanto, con el causante de la crisis. En este ambiente, los partidos extremistas ganaron apoyos y muchos partidos se radicalizaron:

Los obreros y campesinos aumentaron su apoyo a los partidos comunistas. La Unión Soviética, cuya economía crecía enormemente en los años treinta, se convirtió en el modelo a seguir. Las clases medias y la burguesía comenzaron a apoyar a los partidos de extrema derecha. En casi todos los países se desarrollaron partidos de tipo fascista. En este ambiente se produjo una oleada de dictaduras destacando el caso de Alemania, donde triunfó el nazismo.

El Ascenso de los fascismos:

- Causas y apoyos sociales de los fascismos.

Cambios en los sistemas democráticos. El nuevo sistema parlamentario favorecía la aparición de numerosos partidos de diversa ideología, verdaderos fenómenos de masas. La burguesía conser- vadora optó por la vía autoritaria en un intento de impedir la pérdida de su antigua influencias. Las consecuencias de la crisis de 1929. La crisis azotó al mundo, especialmente a países como Alemania, cuya economía se hallaba en estrecha dependencia con la de Estados Unidos. El des- plome de la producción, el hundimiento de los bancos y el aumento del paro (7 millones de parados) generaron un ambiente de hostilidad. El Partido Nazi (NSDAP) atrajo un creciente número de sim- patizantes que demandaban orden y seguridad económica. Extremismo político. Los diferentes gobiernos que se fueron sucediendo se caracterizaron por su intransigencia, por lo que la vida política se radicalizó.

- Características.

Antiliberalismo. La democracia es considerada el peor de los males porque cuestiona el monopolio del poder. Por ello, acaban con las libertades personales y establecen regímenes de partido único. Nacionalismo radical. Encarnaban la rabia de los pueblos vencidos que no habían conseguido lo que deseaban durante la guerra.

Desconfianza de la razón y la intelectualidad, apelando al fanatismo de los pueblos. Liderazgo absoluto. La nación pone su destino en manos de un líder que reúne todos los poderes

y al que se le rinde culto a la personalidad mediante la propaganda y la prohibición de cualquier crítica.

- El fascismo italiano.

Estos grupos de “insatisfechos” se organizaron en fasci di combattimiento, también conocidos como camisas negras, dirigidos por un antiguo militar socialista, Benito Mussolini. Apoyados por la burguesía y los terratenientes, temerosos de lo ocurrido en Rusia y en un intento de frenar las reivindicaciones obreras, ejercieron una presión violenta contra los sectores de izquierda (huelguis- tas, obreros, etc.). En 1921, los fascios se convierten en el Partido Nacional Fascista, con el apoyo de la patronal y el

apoyo político de las clases medias. En octubre de 1922, los fascios organizan la Marcha sobre Roma, para imponer el de Mussolini. El jefe del gobierno pidió al rey, Víctor Manuel II, que declarase el estado de sitio para detener la marcha, pero éste se opuso a la medida. El 29 de octubre, el rey pidió a Mussolini la formación de un gobierno, con lo que el fascismo llegaba al poder en Italia. Las denuncias en el Parlamento del diputado socialista Giacomo Matteoti causaron su secuestro

y asesinato. Mussolini suprimió los partidos políticos, los sindicatos y la libertad de prensa.

La política económica se caracterizó por la autarquía y la política intervencionista del Estado, favo- reciendo a la patronal y los terratenientes. Italia firmó los Tratados de Letrán con la Santa Sede por los que se reconocía la soberanía del Papa en el Estado del Vaticano. Aunque la dictadura estaba asentada, la debilidad económica de Italia no se superó y siguió siendo un país atrasado.

- El nazismo alemán.

Adolf Hitler era hijo de un funcionario austriaco, se trasladó a Viena para ingresar en la Academia de Bellas Artes, pero fue suspendido en el examen de ingreso. Luego luchó en la Primera Guerra Mundial, en la que resultó herido. Se afilió al Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores (NSDAP), conocido como el Partido Nazi, un grupo radical que empleó a las SA o “sección de asalto”

y que intentó un golpe de estado que terminó en fracaso (Putsch de Munich) haciendo que Hitler

fuera encarcelado. Escribió Mein Kampf, que resume sus principales ideas políticas: el naciona- lismo, la derogación del Tratado de Versalles, la superioridad de la raza aria (que debía imponerse

a los pueblos “inferiores”), el antisemitismo, el expansionismo (conquista del espacio vital), el antili- beralismo y el odio al socialismo y al comunismo. En las elecciones de 1932, el Partido Nazi obtiene mayoría (no absoluta) pero la negativa del pre- sidente Hindenburg de nombrarle canciller fuerza la celebración de unas nuevas elecciones. Tras éstas, el gabinete se forma como una coalición de partidos de centro-derecha, pues el Partido Nazi

carecía de la mayoría necesaria. Poco después, sucede el incendio del Reichstag (parlamento alemán) del que Hitler culpabiliza a los comunistas, y promulgó varias medidas de excepción liquidando el decreto a la libertad de opi- nión, prensa y asociación. Hitler convierte el régimen alemán en una dictadura: prohíbe los partidos, establece la censura, crea la Gestapo para eliminar a la oposición. Durante la noche de los cristales rotos, se destruyen sinagogas y se arrestan a miles de judíos. También hubo una purga en el seno del partido, la noche de los cuchillos largos. La economía se orienta al rearme y acabar con el paro. En de 1934, Alemania abandona la Sociedad de Naciones, rompiendo el orden internacional establecido. Luego buscó la expansión territorial:

primero Austria, luego los Sudetes (Bohemia y Moravia) y al final la invasión de Polonia.