Está en la página 1de 2

MARCO TEORICO

Dado el carácter que tiene nuestra carrera de estar ante diferentes


enfermedades es de utilidad conocer algunas relacionadas directamente con lo
que es la microbiología y los microorganismos en si, como lo que la meningitis
bacteriana.

La meningitis bacteriana es una enfermedad que afecta al sistema nervioso,


dado que se ven afectadas las meninges que son responsables de proteger el
cerebro y la medula espinal.

El tipo de meningitis que comúnmente mas se puede encontrar es la de tipo


viral y la cual no trae mayores complicaciones y las cuales se presentan en
mayor cantidad en distintas épocas del año, con son primavera y otoño. En
cambio, la meningitis generada por una bacteria es menos frecuente y mucho
más grave, por lo que se han implementado vacunas (aunque hay solo para un
tipo de bacteria) para poder erradicar esta enfermedad, ya que la evolución y
el pronóstico no es tan alentador.

La meningitis bacteriana es producida por tres tipos diferentes de bacterias:


Neisseria Meningitidis, Haemophilus influenzae b, Streptococcus pneumoniae
siendo su diferencia el grupo etario al que atacan.

Lo que se produce en el caso de la meningitis bacteria es que la bacteria entra


y se replica en el liquido cefalorraquídeo, para luego liberarse en el espacio
subaracnoideo y generando una serie de respuestas inflamatorias en el cerebro
(entre las cuales encontramos la alteración de la circulación del liquido
cefalorraquídeo produciendo hidrocefalia, hemorragias o un shock
cardiovascular) por las células defensivas que tratan de matar y eliminar estas
bacterias, es en este intento donde el organismo descarga gran cantidad de
sustancias que no solo son capaces de matar a las bacterias, si no que también
daña sus propias células cerebrales. Como estas bacterias deben pasar a la
sangre para poder llegar al cerebro producen una septicemia o una infección
generalizada de la sangre y otros órganos, lo que hace que la infección sea
generalizada en todo el cuerpo dado en esto su complejidad.

La rigidez de nuca, las piernas que se flectan al levantarlas desde el pie y


además de fiebre superior a los 39° C nos hacen pensar en que se puede tratar
de una meningitis, por lo que se debe actuar rápidamente y no esperar hasta
mañana, porque este tipo de enfermedad evoluciona rápidamente, pero si se
trata a un debido tiempo se pueden lograr buenos resultados.

Los factores de riesgo que posibilitan a que una persona adulta o pediátrica
padezca esta enfermedad son la respuesta inmunitaria débil, contacto con
bacterias, entre otras. A su vez nos encontramos factores como el acinamiento,
pobreza y el tipo de raza. Esta enfermedad es más común encontrarla en
pacientes del sexo masculino.

Para tratar esta enfermedad se enfoca en dos aspectos, el tratamiendo


empirico el cual incluye el uso de medicamento, los cuales son distintos
dependiendo el grupo etareo al que ataca la bacteria y el tratameindo
especifico que se centra en la bacteria actuante.

A pesar de que en el mercado se encuentran dosis de vacunas disponibles para


la prevención de la meningitis, incluso un tipo de estas vacunas (Influenzae b)
esta incorporado al plan de vacunación de nuestro país, no quiere decir que
estemos excentos de padecerla.

Esta enfermedad no tiene restricción etaria, puede afectar a cualquier persona


de cualquier rango de edad, pero siendo en los pacientes pediátricos donde
puede tener mayores consecuencias lamentables, ya sea muerte o secuelas
que pueden ser invalidantes para la persona.