Está en la página 1de 11

Construir Una Comunidad De

Adoración
Liderear alabanza va más allá que la reunión del domingo en la mañana.
Dios nos está llamando a algo más grande que el servicio de los domingos. La
adoración de los domingos.
Venimos a él piedra viva, y también nosotros como piedras vivas juntos, Dios
por su gracia está edificando una casa espiritual. la gente es el lugar de la morada
de Dios.
El apóstol Pedro nos presenta un cuadro de tal manera que podamos vivir de
acuerdo a este cuadro. Si entendemos lo que Dios está haciendo viviremos
nuestras vidas, y haremos nuestras decisiones en base a esto. Hay muchas cosas
que nos distraen de lo que Dios está haciendo. Dios por su gracia está
construyendo una casa espiritual, estamos siendo construidos dentro de una casa
espiritual. El está construyendo el edificio.
Efesios 2: 22 La gente es el lugar donde Dios vive en el Espíritu.
La casa de Dios no es el edificio, es la gente que miramos los domingos en la
mañana. Esa es la morada donde Dios quiere vivir, es el templo del Señor.
Edificios, altares, santuarios no son más sagrados que la gente de Dios. Somos el
lugar de la morada de Dios. Dios no mora en edificios, el mora en gente.

1 Pedro 2:4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los
hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también,
como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales
aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
No sólo somos la casa, somos el sacerdocio santo. La gente que vemos los
domingos está activamente ofreciendo sacrificios espirituales a Dios. Cuando
pensamos en el sacerdocio del antiguo testamento tenemos el real, inmediato y
personal acceso a Dios. Nosotros tenemos lo mismo por nuestra relación con la
piedra viva. Jesucristo.
Así que cada uno tiene ese acceso a Dios a través de Jesucristo. Qué son sacrificios
espirituales?
Hebreos 13:15 Así que ofrezcamos siempre a Dios , por medio de él sacrificio de
alabanza, es decir fruto de labios que confiesen su nombre.
Pero también es la devoción diaria que expresamos a través de la obediencia.
Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que
presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a
Dios, que es vuestro culto racional.
Ofrezcan sus cuerpos cada día. Estos son los sacrificios espirituales que como
sacerdotes presentamos a Dios.
También es el ministerio practico a los necesitados.
Hebreos 13:16 y de hacer el bien y de la ayuda mutua no os olvidéis, porque de
tales sacrificios se agrada Dios.
Estos son sacrificios espirituales.
Este es el cuadro que refleja una comunidad de hombres, mujeres y niños,
unidos a través del sacrificio de Jesucristo, la cual, por el poder del Espíritu Santo,
diariamente demuestra, declara y se deleita en la gloria y la bondad de Dios.
Este es un emocionante objetivo,
¿Cómo sé si lo que estoy haciendo está ayudando o estropeando a conseguir
ese propósito?
¿Cómo sé que mi iglesia es una comunidad de adoración?
‣ Si mi gente mira el evento del domingo como el único evento donde Dios se
presenta, no somos una comunidad de adoración.
‣ Si pensamos que nuestro rol principal como líderes de alabanza es escoger
buenas canciones para el domingo en la mañana no estamos construyendo una
comunidad de adoración.
‣ Si nuestra gente piensa en cercanía, confort, calidez, acuerdo son las marcas de
una comunidad podemos estar de acuerdo en que eso es una comunidad. Quizá
somos una forma de comunidad pero no la comunidad alrededor de la Piedra viva.
‣ Si nuestra gente viene a las reuniones esperando ser animada, movida para
alabar al Señor, no somos una comunidad de adoradores.
‣ Si nuestra gente canta fuerte, salta alto y grita de manera entusiasta los
domingos en la mañana pero durante la semana vive sin inspiración con una
vida dominada por el pecado, no somos una comunidad de adoradores.
‣ Si las discusiones sobre adoración son caracterizadas por cuestiones de estilos,
crítica, tensiones, separaciones y ofensas, definitivamente no somos una
comunidad de adoradores.
Pero Dios tiene un plan y está determinado a cumplirlo y quiere usarnos en el
proceso. A veces la adoración que experimentamos puede que tenga muy poco
que ver con la construcción de una comunidad de adoración. La adoración que
experimentamos puede inclusive ser un obstáculo a lo que Dios está haciendo.
No queremos pelear con lo que Dios dice en su palabra que está haciendo.
Entonces, ¿cómo podemos como líderes, pastores o equipos de alabanza construir
esa comunidad de adoración?
Cuatro maneras de construir esa comunidad de adoración
Primero examinemos 1 Pedro 1:22 - 2:3
1 Pedro 1:22-2:3 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la
verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido,
amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo
renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por
la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Porque:
Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de hierba,
la hierba se seca, y la flor se cae; mas la palabra del Señor
permanece para siempre.
Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.
Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas
las detracciones, desead como niños recién nacidos, la leche
espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para
salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor.
1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,
pueblo adquirido pro Dios, para que anunciéis las virtudes de
aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros
que en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois pueblo de
Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero
ahora habéis alcanzado misericordia.

domingo en la mañana
Cuatro maneras en que podemos construir una comunidad de
adoradores “el domingo en la mañana”.
1. Debemos enfatizar el evangelio.
Pedro enfatizó el evangelio en la mayoría del capítulo 1 y en 2:4,6,9,10.
Nosotros vemos en el versículo 1:23: Siendo renacidos, no de simiente
corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece
para siempre.
Vemos que Pedro dice hemos nacido de nuevo, de eso se trata todo este pasaje.
En el versículo 2:4: Acercándoos a él piedra viva, desechada por los hombres, más
para Dios escogida y preciosa.
Este es el mensaje del evangelio rechazado por los hombres pero escogido por
Dios. Pedro usa cuatro veces en el libro de los hechos usa esa frase para describir
el evangelio.
2:6 describe los efectos de confiar en Cristo. No serán avergonzados es el
resultado de creer en el evangelio, nunca ser avergonzado.
2:9 El habla de nuestro ser llamados fuera eso se refiere a nuestra conversión.
Y finalmente en el versículo 10 nos recuerda de la constante misericordia bajo
la cual vivimos. En la cual antes no teníamos parte.
Conciencia y aprecio por el evangelio es central para una comunidad de
adoradores
A. Porque la iglesia es formada, sustentada y hecha fructífera por la obra
expiatoria de Jesucristo en la cruz
Es por nuestra conexión a la piedra viva que estamos siendo juntamente
edificados. Es la única razón por la que podemos unirnos. Es causa de Jesucristo y
lo que el ha hecho individualmente en nuestras vidas. Antes de venir a la iglesia
debemos venir a Jesucristo. Necesitamos predicarnos el evangelio a nosotros
mismos a diario. Si esto es así, entonces necesitamos estarlo predicando en
nuestros cantos dominicales,
2. Debemos encontrar maneras de relacionar la cruz de Cristo a todos los
aspectos de la vida en nuestra enseñanza y nuestras exhortaciones a la
adoración.
La adoración corporal existe por lo que Jesús ha hecho en la cruz. Sólo podemos
hacer esto porque Dios ha quitado el velo a través del rasgar la carne de su propio
hijo. Necesitamos que se nos recuerde eso o si no venimos en presunción. Del otro
modo venimos con una actitud descuidada o apática.
Cada vez que venimos a adorar a Dios es sólo por cuanto Dios mató a su único
hijo. Ese es el evangelio. En cuanto a nuestras problemas y pruebas, venimos a
adorar con corazones pesados, por las luchas que atravesamos, pero debemos
entender que nuestro más grande problema era nuestra necesidad de ser
reconciliados con Dios. Eso pone nuestros demás problemas en correcta
perspectiva
Entonces al cantar el evangelio y proclamarlo nos damos cuenta que nuestro
mayor problema ya ha sido resuelto en la cruz, y eso nos ayuda mucho a lidiar con
nuestros problemas.
Provisión.
La gente llega careciendo finanzas, posesiones materiales y muchas cosas.
Entonces podemos decir ya que Dios ha suplido nuestra más grande necesidad,
podemos estar seguros que el suplirá cualquier verdadera necesidad que
tengamos.
Este es el énfasis de Romanos 8:32: el que no escatimó ni a su propio hijo, sino
que lo entregó pro todos nosotros, ¿ Cómo no habrá de darnos generosamente,
junto con él todas las cosas?
El evangelio se relaciona con todas estas cosas.
Relaciones rotas.
Quizá hemos sido abusados o estamos en conflicto con alguien más. Ya que
nuestros pecados han sido perdonados en la cruz, tenemos la capacidad de
perdonar a cualquiera que ha pecado contra nosotros.
Esto es diferente a decir Dios te va a sanar de tus relaciones rotas. Yo no creo
que eso le ayude a la gente. Te está sanando, te está sanando. Cómo te sana Dios,
mostrándote que tus pecados contra él fueron mucho más grandes que los
pecados contra ti y han sido perdonados a través de la muerte de su hijo.
Ahora empiezo a sentirme sanado, usamos esa palabra como si fuera una
especie de solución genérica. Sí, Dios quiere sanarnos, pero no creo que esa sea
un palabra que ayude, creo que el evangelio es mucho mejor. Yo creo que predicar
el evangelio es mucho más específico y libera a la gente.
Hay gente en nuestras iglesias que ha sufrido dolor por años. Cómo les
ayudamos, en le contexto de la reunión corporal, a enfrentar eso? Les ayudamos a
entender que Jesús soportó mucho mayor sufrimiento para pagar nuestros pecados
en la cruz. El se identifica con nuestro sufrimiento. De hecho el suyo es mucho más
profundo que el nuestro.
Duda.
Dudamos de la soberanía de Dios, de su capacidad de cuidarnos, les podemos
decir que si Dios pudo traer el supremo bien del supremos mal, entonces él puede
voltear para bien cualquier situación en la que yo me encuentre.
Ven cómo el evangelio se aplica a cada área de la vida? Debemos ayudarle a la
gente a ver eso. Necesitamos saber cómo el evangelio se relaciona con todos los
aspectos de la vida.
Algún punto de la adoración corporal debe referirse a la cruz y mencionar la
cruz, exponer la cruz, el medio por el cual nos acercamos a Dios.
La exposición y aplicación de las verdades del evangelio en la congregación,
deben proveer una constante recordatorio de las bases sobre las cuales es posible
tener una relación con Dios.
Tres efectos:
1) Produce un pueblo humilde
← En la cruz me veo como Dios me ve—un pecador. Nadie escapa la verdad: no
hay justo ni aún uno” Romanos 3:18 En respuesta a mi pecado, la cruz me ha
criticado y juzgado con mayor intensidad, profundamente, completamente y
verdaderamente de lo que cualquier otro pudiera. Este conocimiento nos permite
responder a cualquier otra crítica que recibamos: esto es sólo una pequeña
fracción de mis defectos.
← La cruz no promueve nuestra autoestima; no necesitamos autoestima
perdurable, necesitamos una autoestima muerta. Necesitamos una autoestima que
diga que lo mejor que pudimos hacer, toda la raza humana, resultó en la muerte
del Hijo de Dios en la cruz, eso es lo que produjo. Pero qué misericordia fluye de la
cruz! Antes de reconocer que Jesús murió para beneficio nuestro, necesitamos
reconocer que él murió por nuestra culpa.
← La predicación del evangelio produce humildad en nuestras vidas.
2) La predicación del evangelio produce un pueblo agradecido.
← Produce gratitud porque nos hace conscientes de que todo lo que tenemos
es un regalo del padre. En la oración de Pablo por los Colosenses, él pide que “con
gozo” den gracias al Padre, quien nos ha hecho aptos para participar de la
herencia de los santos en el reino de la luz.
← ¿Nuestra gente se queja regularmente excepto cuando estamos cantando
canciones de gozo al Señor? ¿Salimos de reuniones quejándonos de una u otra
cosa de la iglesia? ¿La gratitud se expresa regularmente? ¿Está la gente
agradecida por el edificio, el sistema de sonido, están conscientes de las
evidencias de gracia más que de los problemas y de las necesidades? Le animo a
incluir en su vocabulario evidencias de gracia.
← Continuamente buscamos las evidencias de gracia, porque eso demuestra
que Dios está obrando a nuestro alrededor. Sólo que no nos damos cuenta. El oír el
evangelio nos hace conscientes de cuánta gracia ha mostrado Dios para con
nosotros.
← Cuando somos agradecidos nuestro Dios hace cosas maravillosas, el
evangelio produce esa clase de gratitud.
3) La predicación del evangelio produce un pueblo seguro.
← Debemos tener cuidado que no de no dar por hecho el así llamado amor
incondicional de Dios sin entender que su amor sólo puede fluir hacia nosotros
como resultado de la muerte expiatoria de Cristo. En ese sentido el amor de Dios
es condicional. No condicionado a nosotros sino a lo que Jesús hizo por nosotros.
Nosotros experimentamos el amor de Dios por lo que Jesús ha hecho por nosotros.
← El cimiento de la ilimitada promesa de gracia eterna es que el hijo de Dios
llevó en su cuerpo todo mi castigo y toda mi culpa y toda mi condenación y todas
mis faltas y toda mi corrupción, para que yo pueda estar en pie ante un gran y
santo Dios, perdonado reconciliado, justificado, aceptado, y como beneficiario de
promesas inauditas de eternos placeres a su diestra.
← Esa es seguridad, no es normal, ni necesario que la mayoría de nuestra
gente esté batallando frecuentemente con cuestionamientos de si Dios los ama o
no.
Ese es el resultado de un entendimiento superficial del evangelio y usualmente
es el resultado de minimizar el pecado en nuestras propias vidas.
Pero si presentamos el evangelio y lo compartimos y proclamamos durante
nuestra adoración corporal, tendrá este efecto y lo veremos en las vidas de la
gente.
Obviamente la adoración corporal dominical no es el único tiempo donde el
evangelio debe ser proclamado. Pero este es nuestro papel como líderes de
alabanza y debemos estar seguros de llevarlo a cabo.
3. Debemos enfatizar el valor de la Palabra.
1 Pedro 2:2-3 Pedro les dice que deben anhelar la leche espiritual pura. Ahí no
hace distinción alguna entre bebés y adultos. Habla de bebés deseando leche pero
su mensaje es que esto debe sernos una fuente continua de nutrición. Debemos
vernos a nosotros mismos continuamente como bebés cuya dieta continua es la
leche de la Palabra de Dios. El pasaje mismo está lleno de versículos del antiguo
Testamento.
Debemos estar enraizados y ligados con la Palabra de Dios porque quienes
somos está enraizado y ligado a la Palabra de Dios. El hecho que nuestras
congregaciones tan a menudo carecen de verdadera fe es frecuentemente el
resultado de descuidar la Palabra de Dios. Porque fe viene por el oír, y el oír viene
por el mensaje de Cristo, es decir, por la Palabra de Dios. Si la gente va a tener fe
no va a ser porque cantamos cantos emocionantes, va a ser porque oyen la
Palabra de Dios y la entienden. ¿Estudiamos la Palabra?
Convicción de estudiar la Palabra para ver qué tiene él que decir acerca de lo
que hago (como líder de alabanza). De nuevo, no se trata sólo de encontrar
nuevos cantos con un ritmo pegajoso, que están de moda, etc. La gente no va a
salir de aquí cambiada si me enfoco en esas cosas. Sólo saldrán cambiadas si oyen
la Palabra de Dios, y la entienden y la aplican a sus vidas.
¿Usamos la palabra de Dios al dirigir la alabanza corporal? ¿Subimos a la
plataforma con una Biblia? ¿Alguna vez leemos de ella? ¿O limitamos nuestros
comentarios a ilustraciones personales? Dirigir alabanza no es simplemente un
asunto de dirigir cantos. Hay tanto más involucrado. Hay elementos pastorales,
elementos de liderazgo, elementos proféticos, elementos de enseñanza. Y estas
cosas no pueden siempre ser comunicadas en los cantos. Ahora bien, no debemos
estar hablando todo el tiempo. Pero hay momentos donde podemos ayudar a la
gente a cantar cantos con más fe. ¿Cómo? Proclamando la Palabra de Dios. Lo que
Dios dice.
¿Inspiramos fe y confianza en él?
“Música A Través De La Fe” – Líderes de alabanza con discernimiento deben
percibir que cuando la familiaridad empieza a convertirse en un reflejo automático,
o cuando una atmósfera de adoración no se puede alcanzar hasta que cierta
música es usada, ellos tienen la responsabilidad de corregir a los adoradores y
regresarlos al camino de la fe.
¿Depende nuestra gente de la música para experimentar la presencia de Dios?
Si es así, es nuestra responsabilidad guiarlos por el camino de la verdad. Porque la
música no es nuestra entrada a la presencia de Dios, la sangre de Cristo es
nuestra entrada. Y no queremos llegar a confundir las dos cosas.
¿Estamos usando la Palabra de Dios con suficiente frecuencia y sabiduría para
establecer en la mente de la gente que es una parte crucial de su relación con
Dios? ¿o la gente en tu iglesia ve al pastor como el que usa la Palabra y a ti como
el “músico”? Yo quiero derribar ese concepto. Estamos en el mismo equipo; todos
usamos la Palabra de Dios. Yo la uso con música; él la usa dando platicas. Pero
todos hacemos lo que hacemos por causa de la Palabra de Dios.
¿Cantamos la Palabra? Necesitamos cantar, no sólo cantos bíblicos, sino
también cantos que explican y levantan la Palabra de Dios. Cantos que ayudan a la
gente a desarrollar una perspectiva bíblica. El canto Rey de Gracia es un buen
ejemplo. Hebreos 4 dice que venimos al trono de la gracia, pero ese canto nos
ayuda a entender lo que eso significa:
Donde la ira y el juicio han sido eliminados.
Donde no queda un solo rastro de todo nuestro pecado.
Esto nos ayuda a entender lo que la Palabra nos está diciendo.
¿Obedecemos la Palabra? La gente se dará cuenta. No podemos simplemente
subir a la plataforma y leerla, reclamarla, exponerla y no vivirla. Necesitamos estar
viviendo la Palabra de Dios, y esto se manifestará en nuestra comunicación con la
gente. Así que volvemos a la pregunta: ¿Está la Palabra de Dios viva y activa en mi
vida? ¿Estoy viendo la Palabra de Dios como mi pan de cada día? ¿Deseo la Palabra
de Dios más que mi diario pan? ¿Soy consistente en buscar a Dios en su Palabra?
Para edificar una comunidad de adoración necesitamos vivir así.
4. Enfatizar nuestra unión con Cristo, y unidad en Cristo solamente.
Somos un grupo diverso de personas quienes ahora somos un Pueblo. Somos el
pueblo especial de Dios, una raza escogida, una nación santa. Dios toma aspectos
de nuestros muy diversos trasfondos, como dice Apocalipsis 5: de toda tribu,
lengua y nación, y las une para formar una sinfonía de alabanza, cantada por un
nuevo hombre. Pedro ilustra con muchas diferentes analogías esta diversidad.
Nos llama un pueblo o raza escogida; esto significa que tenemos un mismo
antepasado, y a través de él estamos relacionados los unos con los otros. Jesús es
ese “antepasado” y a través de él llamamos a Dios nuestro padre y nos hemos
todos convertido en hermanos y hermanas.
Pero también somos un sacerdocio santo. Y como sacerdocio cada uno puede
acercarse a Dios y experimentar su presencia. Cada uno puede hacer eso. Somos
ciudadanos, no sólo de una nación, sino de una nación santa, apartados para
obedecer a nuestro rey, Jesús. Somos un pueblo que pertenece a Dios, su pueblo
especial. Cualquier otra cosa que nos distingue queda relegada a un segundo
plano por lo que ahora somos para él.
No debemos ser caracterizados por diferencias culturales, nacionales o
generacionales porque compartimos un origen común, un propósito común y una
vida en común por causa de la persona de Jesucristo.
Tenemos libertad de tomar de diferentes fuentes, estilísticas, culturales y
generacionales, sabiendo que lo que nos unifica es nuestra relación con Cristo, no
la expresión particular que elegimos usar. Esto es lo que nos hace una comunidad,
nuestra fuente ancestral en Cristo.
No significa que tenemos que usar cada estilo o forma, o artificialmente incluir
toda raza, estilo generacional y preferencia. Lo que significa es que expresiones
particulares de adoración pierden su importancia al hacerse más prominente el
enfoque central. No edificamos adoración o unidad alrededor de un estilo musical
particular. Debemos enseñar a la gente que lo que hace nuestra adoración
aceptable a Dios es la sangre derramada de Jesucristo. Esto puede suceder en
cualquier género o entorno. Puede suceder en una iglesia donde sólo se cantan
himnos. También puede suceder en un entrono donde todo lo que se canta es algo
compuesto en los últimos 10 años. Puede suceder en cualquier contexto
intermedio.
Donde nos conectamos y unificamos a través del estilo musical más que a
través de nuestra relación con Jesucristo.
Podemos usar diferentes estilos culturales sin idolatrarlos.
Queremos ver la diversidad como un medio para lograr la fuerza y unidad.
Verdaderamente nos necesitamos los unos a los otros y somos más fuertes porque
somos diferentes.
Sólo hay un camino a Dios, a través de Jesús. Esto significa que Dios ve y oye
todas nuestras ofrendas perfeccionadas. Dios ve y oye como ningún ser humano
porque nuestras ofrendas han sido perfeccionadas por el Dador.
El canto desafinado del creyente promedio, el canto hímnico del aborigen, la
danza de un Barishnikov, la franqueza abierta de una pieza de arte primitiva, la
sublime trascendencia de un coro medieval, los cánticos de los carismáticos, la
alabanza de tambores de Camerún – desde la blanca de la viuda hasta el ungüento
derramado de la acción artística, - todos son tanto humillados a la vez que
exaltados por la obra redentora de Jesucristo.
Eso significa que no somos mejores adoradores simplemente porque cantamos
X canción que ahora está de moda. Tampoco agradamos más a Dios porque
cantamos algo compuesto por Bach. Todo es tanto humillado como exaltado por lo
que ha hecho Jesús. Pero cada expresión humilde trae gloria a Dios.
Así que estamos en libertad de usar diferentes expresiones. No tiene nada de
malo el disfrutar ciertos tipos de música más que otros. El problema surge cuando
insistimos que sólo podemos adorar a través de la música de nuestro gusto, y que
la alabanza de nuestra iglesia sólo debe incluir esa música.
Podemos explorar las posibilidades, los diferentes estilos para usar el domingo
por la mañana y en nuestras diferentes reuniones. Queremos a nuestras
congregaciones más preocupadas con el contenido que con sus preferencias
musicales. Contenido ante preferencia. Muchas iglesias establecen diferentes
reuniones para diferentes preferencias. A largo plazo eso es contra-producente en
cuanto al objetivo de edificar una comunidad de adoración, porque debilita el
sentido de una comunidad de adoración. Está diciendo, yo adoro por causa de mi
preferencia musical. Esto es un desafío a todas las generaciones. Necesitamos de
todo. Dios es un Dios grande. ¿Acaso habrá un estilo que pueda capturar la esencia
de la gloria de Dios?
Diferentes estilos nos dan una diferente perspectiva y aprecio de la grandeza y
trascendencia de Dios. Necesitamos entrenar a nuestra gente que adoración no es
un asunto de preferencias sino de nuestra unidad en Cristo Jesús.
Esto sólo complace nuestras preferencias porque no requiere cambio alguno en
nuestros corazones, ni ninguna consideración por los demás, ni una expresión
concreta de unidad. Vivimos en un mundo dividido, independiente. La gente que
viene a la iglesia no debe ver lo mismo ahí. Pero esto requiere habilidad y cuidado,
para no explotar la iglesia.
El rechazar estilos musicales de tajo limita las maneras que podemos expresar
nuestra alabanza a Dios.
Gente honorable, que siguiendo sus convicciones en cuanto a lo que las
Escrituras permiten, y produciendo música con su creatividad guiada por su
conciencia, nunca carecerán calidad o autenticidad simplemente por haberse
limitado.
No formamos unidad sobre bases generacionales. Equipos de alabanza multi-
generacionales. No es malo separarlos, pero debemos de vernos como
sirviéndonos los unos a los otros juntamente e intercambiar lugares de vez en
cuando. Familias sirviendo juntas honran a Dios.
Enseñar a nuestros hijos a cantar con significado y entendimiento. La adoración
de los niños es vital. Ellos requieren más sencillez y que se les explique, pero en
nuestra alabanza corporal ellos deben entender el por qué, no sólo participar en lo
que hacemos. En la alabanza de los niños, explícales qué significan las canciones.
Ayúdales a entender cómo estas canciones se aplican a sus vidas para que cuando
ellos están en nuestra adoración corporal, ellos realmente sean parte de lo que
está sucediendo.
No edificamos unidad alrededor de nuestra cultura. ¿Estamos alcanzando
aquellos que no son como nosotros? Buscar diversidad cultural en los miembros
del equipo. De esta manera declaramos que estamos edificando alrededor de
Jesús, no alrededor de un particular estrato social, racial o cultural.
V. Enfatizar la relación entre el “evento “ o reunión de adoración y la
adoración cotidiana.
(1 Pedro 2:4-5,11 en adelante)
Somos un pueblo llamados a declarar las alabanzas de aquel que nos llamó de
las tinieblas a su luz. El resto de los versículos en la epístola de Pedro nos enseñan
cómo buscar glorificar a Dios en nuestra vida cotidiana como ciudadanos, vecinos,
empleados, cónyuges y amigos. En otras palabras, debemos ser piedras vivas, no
sólo cuando estamos juntos, sino también cuando estamos separados. Dios
todavía nos está edificando en una comunidad de adoración sin importar dónde
estemos.
Hebreos 13:15-16 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él,
sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. Y de
hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis, porque de tales sacrificios se
agrada Dios.
Una de las razones por las cuales nos reunimos como templo santo del Señor es
para recordar sus promesas y animarnos unos a otros a vivir en la vida cotidiana
aquella santidad que es su regalo a nosotros en Jesucristo.
Nuestras reuniones no deben considerarse como un medio para lograr un fin, o
sea, una preparación para adoración y testimonio en la vida diaria; sino como el
punto de enfoque de aquella adoración más amplia la cual es el continuo y
repetido auto rendirse del Cristiano en obediencia de vida.
Nuestra adoración corporal y nuestra adoración en la vida cotidiana están
conectadas. Cuando nos reunimos para adorar a Dios queremos adorar porque
hemos pasado la semana adorando a Dios en nuestras vidas, a través de servir,
animar, honrar a otros, confesar pecado, ser humilde, suplir necesidades, etc.
Habiendo estado adorando a Dios durante la semana ahora anhelamos ese tiempo
en el cual le podemos decir directamente: Señor, te amo tanto. Así que nos
reunimos para hacerlo. Y al reunirnos para adorar a Dios, recordamos su fidelidad,
sus promesas, de cómo él nos anima, del evangelio que nos ha libertado y
cambiado y se relaciona a cada área de nuestras vidas. Y decimos: Si, si, puedo
salir y vivir mi vida en una manera que glorifica y honra a Dios porque él es Dios,
él es fiel a mí, mis pecados han sido perdonados, y lo puedo servir en mi vida
cotidiana. Esta es la conexión. Así edificamos una comunidad de adoración.
Necesitamos hablar de otras acciones que traen adoración y alabanza a Dios.
Habla de situaciones de la vida, y de cómo Dios no cambia cuando estamos en
ellas. Cuando despierte el lunes por la mañana no estarán ahí los mil congregantes
ni el equipo de alabanza, pero lo que estoy sintiendo y entendiendo acerca de la
majestad y bondad y fidelidad de Dios, eso no cambia. El no cambia. Eso le ayuda
a la gente a conectar. Eso le ayuda a la gente entender que lo que hace en la
reunión tiene beneficio y provecho para lo que hago después.
Así conectamos el evento de adoración del domingo con la adoración cotidiana.
El domingo en la mañana no es para huir del mundo, sino una afirmación de
nuestra fe y un animarnos para mantener nuestra confianza en Jesús en medio de
un mundo incrédulo.
Al dar gracias, alabar y bendecir a Dios, la persona expresa su propia relación
hacia el Dios que él adora. Gratitud gozosa por lo que Dios ha hecho, y un
alinearse reverentemente con el carácter de Dios, de donde surgen las acciones de
Dios. Es aquí donde el significado de adoración para acción se hace visible.
Primero, al alinearse con el carácter de Dios y propósitos en la adoración uno se
alinea también con los proyectos de Dios en el mundo. Segundo, en adoración la
persona nombra y celebra el contexto de significado que da valor a su acción en el
mundo e indica el valor más alto que da a esa acción una dirección firme.
En la adoración estamos proclamando que nuestras vidas existen para la gloria
de Dios. Eso a la vez motiva todas las decisiones que tomamos fuera de este
entorno. No debe haber oposición, de manera que cantemos como que Dios es
grande y luego salgamos y vivamos como si no lo fuese. El es grande. Y queremos
nuestros afectos avivados para que cuando nos sobrevengan desafíos y pruebas
no previstas, recordemos cuán grande y bueno él es. El reunirnos es valorado y
apreciado sin minimizar nuestra adoración durante la semana.

También podría gustarte