Está en la página 1de 1

SI no has amado a un animal, una parte de tu alma permanece sin despertar.