Está en la página 1de 3

EL NIO Y EL ROBOT

Un nio llamado Luis viva en un pequeo


pueblo, llamado Altos del Monte, donde haba
pocos nios con quien jugar.

Un da Luis le pidi de regalo a su pap, un


amigo para jugar, y su pap le regal un Robot
que haba comprado en la ciudad. En verdad
era un hermoso Robot con vestiduras de
hojalata blancas con negras, la gorra eran de
color roja con dos antenas y con brazos de tenazas. El nio se senta
muy emocionado con el nuevo amigo y comenz a jugar con l por todo
el pueblo. Su nuevo amigo el Robot se haba adaptado a su nueva
familia y haba aprendido a jugar y a decir algunas palabras. El nio se
senta muy feliz y quera que su amigo aprendiera a lanzar luz por sus
brazos de tenazas.
El robot se senta muy triste porque no lograba complacer a su querido
amigo Luis, lo intentaba una y mil veces y no lo lograba. El robot vea
como su amigo se alejaba y no quera jugar con l, entonces decide
visitar a un anciano del pueblo para que le enseara a disparar luz por
sus brazos. Estando en casa del anciano le pregunta con voz entre
cortada
Qu buscas pequeo Robot?
El robot contesta
- Busco una solucin para que mi amigo vuelva a jugar conmigo
El anciano le pregunta
- Cul es la razn de no querer jugar contigo?
El robot contesta
- l quiere que mis brazos puedan lanzar luz y lo he intentado y no
lo he logrado
El anciano se qued pensando y se le haban ocurrido una idea
Bueno creo tener la solucin
Le abri la caja central de mando, le toc y le apret un poco y dijo
- Listo solo es cuestin de carpintera y los ajuste van a dar buenos
resultados
El anciano le pregunta
- Quieres hacerlo?
El robot le contesta
- Si
Y lo intent y vio cmo su brazo desplegaba una hermosa luz blanca
muy resplandeciente
Entonces el robot le pregunto al anciano
- Que maravillas haz hecho en mi para poder hacerlo?
El anciano sonre y le dice
- Sabes que hice?
El robot le contesta
- No s pero lo que has hecho es extraordinario
El anciano sonre y le dice
- No hice nada solo abr la caja y listo
- T lo has hecho, solo te faltaba confianza en ti mismo
El robot sali muy contento de la casa y sali corriendo en busca de
su amigo Luis, para mostrarle su nueva habilidad que tanto le haba
pedido.
El encuentro fue muy emocionante, entonces
Luis y el robot jugaron y jugaron hasta el cansancio, los dos fueron
felices por siempre
FIN..
Autor: LUIS ARRIETA