Está en la página 1de 4

Aroma

Un buen bebedor de café, al igual que un catador de vinos, antes de mojar los
labios en el café, aspira su aroma. El aroma nos anticipa el sabor del café. Lo que
saboreamos está determinado por lo que olemos. Con el olfato el paladar gana en
variedad y matices.
Acidez
La acidez es una característica deseable en el café, que no debe ser confundida con
lo agrio o amargo. Es la propiedad vivificante y limpiadora del paladar. Se
experimenta en la sequedad que el líquido produce en los bordes de la lengua y
en la parte de atrás del paladar, y le da a su sabor cualidades marcadas, vibrantes
e individuales. Sin suficiente acidez, el café tiende a ser plano.
Generalmente la acidez del café varía conforme la altura del terreno en el que
crecieron los granos, a mayor altitud niveles mas altos de acidez. También influyen
el proceso de secado, los que utilizan el método húmedo son más altos en acidez,
y el tostado, el grano llevado a un color más oscuro pierde acidez.
Cuerpo
El cuerpo se refiere a la consistencia y permanencia del café en la boca, a la
viscosidad, peso y grosor con que es percibido en la lengua. Esta característica
está relacionada con los aceites y las sustancias que se extraen durante el
tratamiento del grano. Puede oscilar de ligero a fuerte o intenso.
Sabor
Se refiere a la impresión general de aroma, acidez y cuerpo. La acidez, el aroma y
el cuerpo dan forma al sabor del café. Es la relación entre estos tres factores la que
hace un determinado café más o menos agradable. Las características típicas del
sabor son: riqueza, gama, complejidad y balance.
La riqueza describe una plenitud interesante y satisfactoria. La gama se refiere a
la concentración de las notas distintivas en relación con la complejidad, y ésta se
refiere a las posibilidades del café que se revelan en distintos momentos de la
degustación con una sensación final de equilibrio. El balance es otro término difícil,
debe tener suficiente complejidad sin que una característica abrume a las demás.
Retrogusto
El final o retrogusto es un término relativamente nuevo en la cata de café. Traído
por los conocedores del vino, en él se describe la sensación inmediata después
que el café es tragado. Algunos cafés se desarrollan al final, cambiando de
manera agradable. Un tono picante puede moderarse y virar a cacao o chocolate
en el acabado, o un matiz demasiado seco puede endulzarse al final.
Cualidades
Brillo, sequedad, agudeza, acaramelado, achocolatado, delicado, terroso,
fragante, frutal, floral, maduro, dulce, salvaje, almendrado, picante: todos estos
términos son apropiados para referirse a lo que es deseable en un café.
Amargo, muerto, sucio, plano, graso, agrio, delgado, duro, fangoso, rancio,
áspero, gomoso, aguado, en cambio no hablan bien de una taza de café.

por Garrett Oden | 20 de mayo de 2015 | Fabricación de cerveza Las proporciones de elaboración de café son algunas de las herramientas menos comprensibles. Sin proporción áurea . Entiendo que me intimidan los números extraños que no entiendo. por lo que escribí esta guía para que sea lo más accesible y simple posible para que pueda implementar algunos pasos simples para llevar su café al siguiente nivel. pero más poderosas que una cafetera de café puede aprovechar. Esa misma cantidad de agua vertida sobre 60 frijoles será relativamente equilibrada.Ratios de elaboración de café. Una jarra de agua vertida en una tina llena de granos de café probablemente ni siquiera producirá ningún café preparado. ya que todos los granos absorberán el agua. Al igual que todas las variables. Una jarra de agua vertida sobre un solo grano de café no va a hacer una taza de café muy fuerte. las proporciones tratan de manipular la fuerza y el rendimiento para lograr la copa más grande posible.

Si tiene 1g de café y 15g de agua. es hora de multiplicar por la proporción seleccionada (1:15). Para permanecer dentro del rang o de ratios generalmente aceptado (usaremos 1:15 para esta guía). la proporción es 1:15. Hay un equilibrio intermedio. 600 g de agua) producirá una copa débil y sobreextractada. ¿cuántos gramos de café necesitamos si queremos usar 300g de agua? Comienza con lo que sabes: 300 g de agua. . Si 1g de café y 15g de agua tienen una relación de 1:15. la proporción de café con agua es de 1: 1. 100 g de agua) va a estar excesivamente concentrada. Si tiene 1g de café y 1g de agua. esas proporciones no son leyes. 30 x 15 = 450 Encontrar la proporción correcta para sus necesidades de elaboración de la cerveza es increíblemente simple. Una proporción como 1:30 (20 g de café. 300/15 = 20 ¡Con 20g de café y 300g de agua. Cuando hablamos de buenos ratios. pero también sin ser extraída. y la mayoría de los bebedores de café creen que 1:15 a 1:18 es ese rango. estamos hablando en términos de lo que generalmente se acepta como preferible. y conocer estos sencillos pasos hará que se vea como un gurú del café frente a sus amigos. necesitamos hacer algunas matemáticas muy simples. Mientras que 1:15 a 1:18 puede ser la opción más preferida por la mayoría de las cafeteras. pero no siempre es así.Lo más frecuente es escuchar que las mejores proporciones de los granos de café al agua están en algún lugar entre 1:15 y 1:18.Una proporción de 1: 5 (20 g de café. ahora tiene una proporción de 1:15 y una taza de café! Ahora imagina que te quedan 30 g de café y quieres usarlo todo en un lote: ¿cuánta agua necesitas para mantenerte en el rango generalmente aceptado? En lugar de dividirse. Nadie elabora una taza de café de 15 g. Ahora divide la masa de agua por la porción de agua de la proporción para obtener la masa de café. Café: agua Comprender una relación es simple. La Copa US Brewers de 2014 fue ganada con un hombre con 1:13.Lo que es más común es una taza de café de 300 g.

Solo asegúrese de tener una forma confiable de medir la masa de su café y agua . 300/17 = 17.6 ¿Ves lo fácil que es eso? Sin sudar. usted estará en su camino a la elaboración del café como nunca antes. divide el peso total del agua por la porción de agua de la relación.Cambiando relaciones ¿Qué pasa si crees que prefieres probar una proporción de 1:17 en lugar de 1:15. Con este pedacito de conocimiento y una calculadora de teléfono. ¡Buena suerte y feliz preparación! . pero aún usas los mismos 300 g de agua para tu taza de café habitual? No es difícil en absoluto! Como antes.

Intereses relacionados