Está en la página 1de 2
| TM bay NUN EIU | | | | US WEN ULLe LC PRU AGUILAR Introduccion El lider de Montoneros Mario Eduardo Firmenich carga la impronta de un hombre maldito. Su cara evoca al de- monio bifronte. Su aliento despide azufre. Sus manos son garras ensangrentadas. Por donde camina, ya nada crece. Traidor, miserable, cobarde, entregador, cuadrado, elitista, militarista, déspota, cruel. Ningun adjetivo le es ajeno. Firmenich es la bestia negra de la politica argentina del siglo XX. {Qué hizo para merecer tal condena? Fracas6. Su re- voluci6n inconclusa dejé a la organizacién politico-mili- tar que mas apoyo tuvo en la Argentina diezmada y sin amparo. Los errores estratégicos dilapidaron su capital politico y desaprovecharon un crecimiento de frentes de masa inusual en el pais. Cuando debié hacer politica, abrazo las armas y cuando quiso hacer politica, ya no habia margen. Firmenich tenia menos de veinticinco afios en el cenit del poder montonero y muy poco espacio para equivocarse en un escenario de canibales. El éxito lo ensoberbecié. Fue producto de una Argentina totalitaria, extrema, y sus apor- tes también fueron totalitarios y extremos. Cuando tuvo gue hablar, call6. Cuando debi6 callar, habl6. Sobrevivié a la represi6n mds cruenta y siempre deberd rendir cuentas por no haber cafdo, en la légica de una revolucién que re