Está en la página 1de 1

Captulo XIX

- Ulises entra a la casa.


- Ulises enva a Telmaco a guardar las armas lejos de los pretendientes y le dice: las he
llevado lejos del humo, porque ya no parecen las que dej Odiseo al partir para troya; sino
que estn afeadas en la parte que alcanz el ardor del fuego. A su vez, que con estas los
pretendientes podan herirse si peleaban.
- Telmaco llama a Euriclea y manda a que todas las esclavas estn encerradas en sus
dormitorios.
- Euriclea le pregunta sobre el recin llegado, pero Telmaco le responde que es un invitado
suyo.
- Telmaco se va a dormir.
- Odiseo piensa en la matanza de los pretendientes.
- Melanto, quien era una esclava le reprocha a Odiseo el por qu est ah, sin embargo
Penlope le reprende por este acto y se disculpa con el forastero (Odiseo).
- Penlope se sienta cerca y entabla una conversacin con Odiseo.
- Ella le pregunta acerca de su esposo Odiseo y llora cada vez que lo recuerda, l le
responde que afortunada y bendecida es y que su marido pronto llegar.
- Ella le cuenta sus desdichas.
- Odiseo sigue mintindole y ocultando su identidad
- Penlope manda a Euriclea a lavar los pies del forastero, para que este pueda descansar.
- Euriclea se los lava y se percata de que es Odiseo, se alegra al saber esto pero guarda
silencio ya que Odiseo se lo pide, de esta manera los pretendientes no se enteran de su
llegada.
- Penlope se despide y se va a su recmara.
- Odiseo intenta descansar y dormir

Capitulo XX

- Odiseo no puede dormir.


- Atenea conversa con l acerca de la matanza de los pretendientes, la diosa le pide que
descanse sin antes darle todo su apoyo.
- Penlope en su cuarto ora para el regreso de Ulises, y ste para que Zeus le de fuerzas y
astucia para combatir a sus contrincantes.
- Telmaco pide a Euriclea que trate bien a su invitado.
- Ulises habla con personas que abastecen la casa y estas piden que Odiseo vuelva.
- Los pretendientes planean matar a Telmaco.
- Telmaco invita a su padre a sentarse entre los pretendientes para merendar.
- Algunos pretendientes le hacen desares a Ulises (Ctsipo).
- Muchos pretendientes comienzan a discutir por la presencia de este forastero.
- Teoclimeno se va, pero antes les vaticina que una gran desgracia caer sobre sus cabezas.
- Pretendientes se mofan y siguen comiendo.