Está en la página 1de 6

~

~~. Capítulo 34
~

'-../

LAS PROYECCIONES Y SU CONTROL


/

--./ 1. INTRODUCCION

/ Las proyecciones son lanzamientos incontrolados


de fragmentos de roca que se producen en las voladu-
ras y que constituyen una de las fuentes principales de
daños materiales y lesiones a personas.
/
Las condiciones que favorecen la aparición de pro-
yecciones son las siguientes:
/A. La geología ~G"'~

Las rocas intensamente fracturadas y diaclasadas


/ presentan una mayor facilidad para dar lugar a proyec-
ciones que las rocas masivas y homogéneas. Sin em-
bargo, como éstas últimas precisan de grandes canti- Figura 34.1. Causas de proyecciones.
dades de energía para obtener el grado de fragmenta-
J ción requerido, es generalmente con este tipo de rocas
con las que estas perturbaciones son más frecuentes.
Un control muy cuidadoso se debe tener en las vola- de las proyecciones comienza con el correcto diseño
J duras realizadas en terrenos karstificados con gran de las voladuras. En las voladuras múltiples, además
número de cuevas y coqueras. de inspeccionar el estado del frente de la pega y di-
mensionar correctamente el retacado, es fundamental
B. El explosivo y su, distribución elegir adecuadamente los tiempos de retacado entre
J
filas, con el fin de evitar un confinamiento excesivo de
Los explosivos que tienen una Energía de Burbuja los últimos barrenos que puedan dar lugar a proyec-
elevada (e.g. el ANFO) producen mayores lanzamien- ciones.
-../
tos de la roca que otros cuya componente de Ener-
gía de Tensión es más elevada (e.g. explosivos gelati-
-, nosos).
-../ En cuanto a la distribución del explosivo, es preciso
comprobar que las variables geométricas de la vola-
dura coinciden con las de diseño, especialmeñte en los
J
siguientes casos:

- Cuando la parte superior del banco se encuentra


fracturada como consecuencia de una sobreper-
J foración excesiva de los bancos del nivel anterior o
no se dispone de un retacado suficiente para elimi-
nar el riesgo de bocazos. Fig. 34.1.
J - Cuando el frente de la voladura es muy irregular,
y existen zonas a lo largo de la columna de ex-
plosivo con un valor de la piedra muy reducido.
./

C. El diseño de la voladura
J
Como ya se ha indicado en otros capítulos, el control Foto 34.1. Proyecciones de roca durante las voladuras.

493
.../
"-
2. MODELOS DE ALCANCE
DE LAS PROYECCIONES DIAMETRO DEL BARRENO (puI9.)

Una herramienta de predicción de las distancias má-


'E 1.000
w
T10"
"-

ximas que las proyecciones pueden alcanzar la cons- <.) 500


tituyen los modelos empíricos propuestos por los sue- z .'-..
«
cos Lundborg y Persson y el americano Roth. <.)
-.J
A continuación, se describen someramente los «
puntos más importantes de los citados modelos. '-
100

2.1. Modelo Sueco 50


'-.

La Swedish Detonic Research Foundation (1975) de-


sarrolló un modelo teórico que permite estimar la dis-
"-
tancia máxima alcanzada por un fragmento en unas
condiciones óptimas. 0,001 OPI 0,1 I 10
A partir de ensayos a escala, con filmaciones foto-
Pr
gráficas de alta velocidad y cálculos teóricos, llegan a 2600 Tb (m) '-
proponer la siguiente expresión para determinar las
velocidades iniciales de proyección en aquellas vola- Figura34.2. Alcancesmáximosde lasproyeccionesen fun-
ción del tamaño de los fragmentos y diámetro de los barrenos
duras donde se produce el efecto cráter: (Lundborg y otros). '-
10 D x 2600
vo =
Tb x p,
siendo: 90

vo = Ve~ocidad inicial (mis).


e;so
D = Diámetro del barreno (pulg).
Tb = Tamaño de los trozos de roca (m).
p, = Densidad de la roca (kg/m3).
"
Utilizando las expresiones clásicas del movimiento
balístico y teniendo en cuenta que el producto
«Vox Tb X p,» depende del diámetro del barreno, cal-
culan en función de éste los alcances máximos de
proyección.
Los resultados obtenidos se recogen en la Fig. 34.2,
o analíticamente pueden obtenerse a partir de:
0,3 0,4 o~ 0,6 07 0,8 0,9 1;0
Lmax = 260 X D2/3 CONSUMOESPECIFICO(Kg/m3)
Tb = 0,1 X D2/3
Figura 34.3. Alcances máximosen las voladurasen banco
En la práctica de las voladuras en banco, se ha com- en función de los consumos específicos de explosivo
probado que los alcances son mucho más pequeños (Lundborg y otros).
que cuando se producen bocazos o roturas del tipo
cráter. Así, en aquellas voladuras bien diseñadas los
alcances pueden estimarse a partir de lalFig. 34.3. Por velocidad inicial de los fragmentos propulsados por
ejemplo, para un consumo específico de 0,5 kg/m3 er un explosivo:
alcance máximo vendría dado por:
Lmax ~ 40 x D Vo = y2 E x f(q/m,)
y si los barrenos estuvieran perforados a 102 mm (4"), donde:
valdría:
Lmax = 160 m
Vo = Velocidad inicial.
Tb = 0,25 m y2E" = Constante de Gurney, función del explosivo.
q¡ = Concentración de explosivo por unidad
de longitud.
mi = Masa total de material por unidad de
2.2. Modelo americano longitud.

Este modelo, debido a Roth (1979), parte de la Para las proyecciones procedentes de frentes ver-
ecuación propuesta por Gurney para el cálculo de la ticales la fórmula se ha modificado a:

494
300
Vo = y2E' x q¡/m¡ 270
240

"--' Siendo y'2E' más pequeño que yI2E, ya que la 210


dirección de la detonación es tangencial a la roca. El 160

--- autor sugiere para muchos explosivos tomar :§


150

'-' y2E" = VD/3,d~nde «VD»es la velocidad de detona- '"


~120
o
ción. Para el ANFO el valor del radical es «0,44 D». ¡:¡
¡¡¡
Si se tienen en cuenta las pérdidas de energía, la 1590
Ir
"-
'---' ecuación anterior se transforma en: '"
«-'
w
o 60
z ' ql K1 xEs+KzxEj
\.......-
Vo = 2 x E x ( -mI ) x [1 -~

E' ]
- 2 K3X,E o
"
X
«
~

donde: ~
~ ""

1
27

~Es = Energía sísmica generada por unidad

1
24'

"
de peso de explosivo.
~ Ej = Energía para triturar una unidad de peso
16 .
de roca. 15,5
'-- E, = Energía absorbida para fragmentar una 12 ,
unidad de peso de roca.
K¡, Kz, K3 = Constantes de proporcionalidad. o 0,75 1,5 ',25 3 3,75 4,5 5,25 6 6,75 7,5 6,25-' 9,75 10,5
"--' PIEDRA MINIMA 1m.)

Las ecuaciones de «voz»expresadas en (m/s)Zpara


Figura 34.4. Alcances máximos de proyecciones proce-
~ diversos tipos de roca se transforman en: dentes de frentes verticales en bancos de caliza con explosi-
' '"
vos tipo ANFO.
Granito
Voz = 3,487 X 106 (q/ml) - 584
' / 240'
Calizas y dolomías
100
o
Voz = 3 X 106 (q/m¡) - 200
'-'" :§ 150

Recurriendo nuevamente a las fórmulas del movi- ::3


i5 120
miento balístico, pueden estimarse los alcances má- 8w
' " ximos teóricos en las voladuras de un solo barreno. 1590
g: I
Para las proyecciones procedentes del frente libre '"
:J
''
esas estimaciones pueden llevarse a cabo a partir de ~ 6'o
~ los ábacos de las Figs. 34.4 y 34.5, siendo necesario o
~
/ conocer el tipo de roca, el diámetro del barreno, la «x
~
dimensión de la piedra.y el tipo de explosivo. Como w
uz
~ esos ábacos se han determinado para el ANFO,en caso
'---'" de utilizar hidrogeles, las distancias deben aumentarse ~d
en un 50%. El valor de la piedra debe también corre- .
24

~ girse si existen cavidades o robos de piedra en el


frente libre por las voladuras precedentes.
.
/ Para el caso de las proyecciones que se producen en
5
la parte superior de los bancos, se propone uQ.a apro-
~ ximación empírica basada en la profundidad reducida
/ o ponderada «h/Q¡/3»,donde «h» es la profundidad del o 0,75 1,5 2,25 3 3,75 4,5 5,25 6 6,75 7,5 B,25-' 9,75 16,5
PIEDRA MINIMA 1m)
extremo de la carga y «Q» la cantidad total del explo-
sivo. Fig. 34.6.
/ Figura 34.5. Alcances máximos de proyecciones proce-
dentes de frentes verticales en bancos de granito con explo-
sivos tipo ANFO.

/ 3. PROTECCIONES
Los sistemas de protección, de forma general, deben
cumplir las siguientes características:
Se denominan protecciones a todos aquellos ele-
mentos que se utilizanpara cubrir las voladuras con el - Peso reducido y alta resistencia.
fin de evitar las proyecciones de roca u otros materia-
les sólidos que pudieran producir daños a personas, - Facilidad de unión o entramado de elementos.
-' edificios, etc. - Permeabilidad a los gases.

-../
495
3000
2700
2400
- _n+--f-+ I I I ;1-
~--- D~152mm.(6) - n ,- .--- : 1---

~.~¡
2100 !
---¡,-;t6-m;';+3")+~ '--

~0\1
.- -
1800

1500
- ¡ j.. ¡-
D~305mm(12")_
t' ~
.
- ¡ i I !
,\ .

.
1200

E -?o .". \~t-- :-t-. ,~~


'-
;r;
w
900
\\\ \ \\ ! ,-
Z 750
O
0
'-'
w
600 \ \\1 i\; . +-
\...
6
:i
(f)
450 \\\'\~ ~ - -,-

<!
..J

~ 300
n- - \~\\ '\!~ ¡ \...
O 270 Foto 34.2. Sistema de protección con neumáticos entrama-
:;;

~
240
\ l~ ~;~ \-~+-
dos.
:;;
2/0
180
¡ '.\' \ \ \ I
w
z'-' 150
\ \1\ \ .\\ \...
deben ser algo mayores a las de las voladuras no pro-
<!
'J
<!
120 - ¡ \~ l\: tegidas.
90
, ! I '\1\\ ---¡ \'~-~ Otro sistema es el constituido por trozos de bandas
75
- ':\ \\ '1: transportadoras que se solapan y se fijan al terreno, "-

~
\
60 , \ -'-i--
! I
por ejemplo, con sacos terreros. También pueden em-
plearse, complementariamente, mallas o telas metáli-
45
AREN/SCAS I \' cas, redes de nylon, neumáticos entramados, etc. \...
--
IGRANITOS \ En la excavación de solares con explosivos el sis-
0,04 0,06
I
0,08 0,1 0,12 0,16 0,2 0,24 0,32 0,4 0,6 0,8
tema más utilizado es el de las bandas transportadoras.
PROFUNDIDAD REDUCIDA - h/o'!, (m/KgV,)
Estas deben cubrir tanto la superficie horizontal de la \...

pega como la cara libre del banco. Fig. 34.8.

Figura 34.6. Alcances máximos de proyecciones proce-


dentes de las superficies de los bancos de granitos yarenis- SACOS TERREROS \...

cas con explosivos tipo ANFO.

...
- Facilidad de colocación y retirada.
- Económicos y recuperables para otras pegas.
- Alta capacidad para cubrir grandes superficies, etc. \...

Según el tipo de voladura de que se trate se elegirán '~'F'C",nW'"


diferentes elementos de protección.
\,

Figura 34.8. Protección de voladura en banco.


3.1. Voladuras en zanjas y
excavación de solares ...

En todos los casos es necesario cerciorarse de que


Cuando se realizan voladuras en zanjas de dimen- los circuitos de conexión antes y después de colocar
siones reducidas y existen núcleos habitados próxi- las protecciones están bien. "
mos, se puede utilizar un recubrimiento de arena
suelta con unos espesores equivalenteS a las longitu-
des de retacado, manteniendo un mínimo de 0,8 a 1 ní. \.
Debido al peso de la arena, las cargas de explosivo

RECUBRIMIENTO DE ARENA \

O,S-lm.
mínimo

,po,~'c-,,~q~-,,=

NIVEL DE EXCAVACION

Figura 34.7. Protección de una voladura en zanja mediante Foto 34.3. Colocación de una protección pesada sobre una
una cubierta de arena. pequeña voladura.

496
J
3.2. Taqueos otro. No obstante, los modelos de predicción pueden
servir como herramientas de definición de esas tres
Las voladuras secundarias son una fuente habitual zonas.
J de proyecciones. Para controlar éstas, además de utili- Las proyecciones que caigan dentro del área de se-
zar los sistemas de protección ya comentados, es re- guridad, pero más allá del alcance normal, asLcomo las
~ comendable que los bolos se aparten a áreas donde no que superen dicho área, deben ser objeto de estudio
J estorben a la operación, y lo suficientemente cerradas para establecer'el origen de las mismas y las medidas
por los taludes de las explotaciones para eliminar parte correctoras a tomar.
del ruido producido durante el taqueo y, al mismo En lo relativo al lugar donde se sitúa el artillero para
J tiempo, aprovechar el efecto pantalla de los frentes disparar las pegas, debe estar situado fuera del área de
con respecto a los trozos de roca que pudieran pro- seguridad, y utilizarse un sistema de protección efi-
yectarse. )
ciente como son las campanas metálicas de seguridad,
Fig. 34.10, labores subterráneas próximas, cazos de
J
excavadoras, etc.
3.3. Demoliciones

J En los trabajos de demolición los barrenos efectua-


dos en los elementos estructurales exteriores deben
protegerse con pantallas de gravedad, formadas en la
J mayoría de los casos por bandas transportadoras col-
gadas. En su colocación se suelen utilizar pistolas es-
peciales de clavos, siendo necesario que por debajo de
los puntos de anclaje exista holgura suficiente entre la =Tl
J banda y el elemento a demoler para facilitar el escape I

de los gases, pues de lo contrario, con la salida de los I


o
primeros barrenos se produciría el desprendimiento "
o

./ de la protección. ~ o

Otras protecciones complementarias son las telas 700


I
1

! I ~
metálicas y las pacas de paja.
./' Por otro lado, como las partes interiores de las es-
tructuras no suelen protegerse, es preciso cerrar todos
los huecos de puertas y ventanas exteriores para evitar
la salida de proyecciones desde dentro. En estos tra-
IlJ
.-' bajos, se utilizan materiales más pesados como son los 1 ';00 1

tableros de madera, chapas metálicas, sacos terreros,


etc., que deben instalarse antes de la carga de los ba- Figura 34.10. Campana de seguridad para protección del
/ rrenos para eliminar posibles daños a los hilos del artillero.
circuito de la voladura. En ocasiones, todo el perímetro
de la estructura a demoler se cubre con unas láminas
/ geotextile~ que act~an de protecciones ligeras com-
plementarias. 4. RECOMENDACIONES PARA LA EJECU-
CION DE LAS VOLADURAS EN BANCO
.1 3.4. Puestos de disparo de las pegas
Para controlar las proyecciones producidas en las
En cualquier explotación a cielo abierto, en las vola- voladuras en banco, además de utilizar los elementos
duras existe un desplazamiento de la pila de material de protección adecuados, deben seguirse las siguien-
deseado, una distancia de proyecciones normal y un tes recomendaciones:
área de seguridad alrededor de la voladura. Itas dimen-
-' siones de esas zonas dependen de las características - Perfecto replanteo de los esquemas de perfora-
de las voladuras, por lo que pueden variar de un caso a ción, sobre todo en terrenos con perfil irregular.
Fig.34.11.
AREA DE LA VOLADURA
1-----
- ._u --------

"r-,.",""""',' """'~"'" ""', '"~~~,r-,'-'~~~s, ,,-,,",


"""""""""""00"""'"""
AREA DE PROYECCIONES NORMALES

AREA DE SEGURIDAD DE LAS VOLADURAS

Fígura 34.9. Areas alrededor de las voladuras en función de Figura 34.11. Replanteo de una voladura en terrenos irre-
las proyecciones. gulares.

497
'-.
- Control de las desviaciones y profundidades de los
barrenos.
- Medida de la piedra de los barrenos de las primeras '-.
filas.
- Comprobación de existencia de coqueras en el
macizo rocoso. \.
- Control de la carga del explosivo y su distri bución a
lo largo del barreno.
- Ejecución cuidadosa del retacado, midiendo su
longitud y empleando el material adecuado.
- Elección de una secuencia de encendido que pro-
porcione una buena salida de la voladura.
- Iniciación en el fondo de los barrenos.

Foto 34.4. Replanteo y señalización de los puntos de embo- \

quifle en una voladura de gran diámetro.

BIBLlOGRAFIA

- BERGERON, M.: «Controle des Roches Volantes a la Mine - MELNIKOV, N., and CHESNOKOV, M.: «Safety in Open-
Jeffrey», SEEQ, 1986. cast Mining", MIR Publishers, Moscow, 1969.
- LOPEZ JIMENO, C.: «Estudio de la Excavación de una - ROTH, J.: «A Model for the Determination of Flyrock
Central Térmica», Proyecto Fin de Carrera, ETS Ing. de Range as a Function of Shot Conditions», Bureau of Mi-
Minas, Madrid, 1978. nes, Open File Report, 77-81.
- LUNDBORG, N., et al.: «Keeping the Lid on Flyrock in - TAMROCK: «Handbook on Surface Drilling and Blasting»,
Open-Pit Blasting», E/MJ, may 1975. 1984.

.¡'

498

Intereses relacionados