Está en la página 1de 3

POR QUÉ NO VOTO POR BEATRIZ SÁNCHEZ

POR QUÉ NO VOTO POR BEATRIZ SÁNCHEZ

Por Mónica Quilodrán
Ex Secretaria General del MIR (2006 – 2014)
Miembro del Comité Central del MIR

Considero a Beatriz Sánchez una periodista informada y con opinión progresista, pero eso
no basta para ser candidata a ocupar la primera magistratura de la nación. Para que una
persona sea creíble debe tener una biografía intachable y un currículo no forzado, ni fabricado
desde un libreto en el contexto de una campaña electoral.

Que Beatriz haya estudiado en la universidad que más teoría y análisis político produjo para
la izquierda chilena en los años 60, como lo fue la Universidad de Concepción, no es una
ventaja de ningún tipo, pues su ingreso a esa casa de estudios se produjo en los tiempos
actuales. La U. de Concepción al igual que cualquiera otra de las universidades chilenas que
quedó en funcionamiento después del golpe de Estado, lo ha hecho con todas las restricciones
y cercenamientos –sobre todo ideológicos- que ya sabemos. La Universidad de Concepción -
privada tradicional- fue desmantelada por completo hasta cambiar inclusive su aspecto
arquitectónico. Toda consideración que pudiese recordar el pasado de esa universidad fue
borrado. Por tanto, estudiar en la UDEC en los tiempos actuales no es por sí misma una causal
de progresismo, por eso la retórica de “ingresé a la UDEC y vi la vida de otra manera”, es
forzar una actitud poco verdadera.

No tuve el tiempo de seguir sus programas de entrevistas en el canal La RED, pero hubo
uno en particular que fue muy agresivo, después entendí por qué. Usted entrevistó a Marco
Enríquez y le preguntó sobre boletas y otras hierbas, adoptando un rol desde la inquisición. Lo
fatal es que le preguntó: ¿qué pensaría su padre Miguel Enríquez sobre ese comportamiento?
Bueno, ahora yo le pregunto a usted Beatriz, ¿le parece pertinente hacer esa pregunta a una
persona a la que desde su nacimiento su madre tuvo que esconder su identidad porque Miguel,
su padre, estaba siendo perseguido por haber hecho un llamado a las FFAA a sumarse al
gobierno de Allende y defenderlo? ¿Qué tipo de racionalidad investigativa usa una periodista
para tratar de esa manera a una persona que no tuvo la oportunidad de conocer a su padre?,
cuando apenas tenía más de un año de vida su padre ya había sido asesinado.

En la embajada de Italia tuve la oportunidad de conocer a Javiera, la hija mayor de Miguel,
que también era chiquita. La mirada triste de esa niña me quedó grabada para toda la vida.
Algunos compañeros me contaron cuando se conoció la noticia que Miguel había sido
asesinado, que esa niña se escondió entre los arbustos y nadie la podía encontrar en los
jardines de la embajada, cuando la encontraron, contó que estaba ahí para que su papá y su
mamá la vinieran a buscar. Ahora vuelvo a preguntar ¿no pensó cuando usó esa frase con
Marco en el daño que le causaría a esa familia? No, claro que no, su intención era figurar como
una mujer inmaculada ante la opinión pública, haciendo creer a esa audiencia que le seguía,
que usted era una periodista que decía la verdad.

En su condición de periodista informada usted sabía que SQM y otras empresas ya no
pertenecían sólo a Ponce Lerou, sino que tales empresas pertenecían también a otros
inversionistas con importantes cuotas de participación, que no voy a mencionar en esta
ocasión, pues su procedencia ya se conoce a través de la propia prensa. Sin embargo eso no
le importó al formular tendenciosas preguntas a Marco Enríquez, pues usted ya había tomado
la decisión de ser candidata. Para ello, tenía que robar el electorado de profesionales jóvenes,
bastante codiciosos por cierto, que sólo piensan en la rentabilidad de la política más que en el
servicio que ella debe prestar a la ciudadanía, muchos de ellos apoyaban a Marco en las dos
anteriores candidaturas, hoy están con usted en el FA.

Éste último tiempo he seguido con atención sus entrevistas en tv y radio. Usted no tiene
ese carisma que una candidata a la presidencia debe tener. Sus intervenciones son desde la
noticia, desde el comentario y desde el etiquetaje que todos los periodistas ponen
innecesariamente en la información. No se ha dado cuenta todavía que es la propia ciudadanía
la que tiene que formarse una opinión sobre usted. Sus propuestas son vagas y sin contenido
aunque aparezcan transcritas en su programa con grandilocuentes consignas. Lo que rebasó
el vaso fue la promesa de condonar la deuda CAE a los estudiantes endeudados. Usted sabe
que eso es una gran mentira, si eso fuese posible la Presidenta Bachelet ya lo habría
impulsado. Usted está al tanto que Jackson, Boric y Vallejo, convocaron a la población
estudiantil a una gran movilización por la educación superior gratuita, pero sin propuesta, y
fueron mis compañeros estudiantes del MIR que en esos momentos decidieron no quedar con
las manos vacías y plantearon bajar los intereses de la deuda con retroactividad a un 2%, que
el gobierno de Piñera aceptó.

Sabemos que la única manera de poder reposicionar a Bachelet en el país era a través de
la problemática de la educación y la idea de agitación social que se activó en torno a esa
demanda. Fue así que los delfines que estuvieron a la cabeza de las movilizaciones
conquistaron sus escaños parlamentarios sin competencia alguna, por tanto usted también
conoce la mentira del carácter progresista de esos dirigentes. Jackson y Vallejo estuvieron en
la Comisión de educación de la Cámara de Diputados, nunca supieron qué reforma
educacional Chile necesita, o más bien qué tipo de educación el país necesita, por eso la
reforma educacional es una más de tantas que son más de lo mismo.

Usted sabe que el Frente Amplio es un invento para arrogarse la figura de un Presidente
Latinoamericano que tiene elogios mundiales, pero ustedes no tienen idea de la historia del
FA Uruguayo. Si el ex Presidente Mujica por principio debiera apoyar a alguien, ese sería
Marco Enríquez por la cercanía de los Tupamaros y el MIR. Pero como Mujica es muy
respetuoso de los procesos internos no ha tomado partido en Chile, por tanto el FA chileno es
una copia forzada con sentido oportunista de una experiencia de una organización de un país
hermano, eso habla muy mal de quien lo acepta, a propósito de transparencia.

Leí su programa titulado “el programa de muchos”, hay en él una enorme cantidad de
buenas intenciones que no calzan con la realidad nacional. Con lo que sí calza, es con la clara
intención de reformar de alguna manera el neoliberalismo con una cara más humana. No hay
concordancias entre las distintas áreas de su programa, las propuestas económicas, por
ejemplo no coinciden con las propuestas en educación, por eso no tiene sentido su agenda
programática, es irrealizable. En relación a su feminismo leí las propuestas de paridad, son
muy contradictorias para que una feminista de verdad vote por usted, además de ser
economicista, no habla de otras necesidades que son imprescindibles para una sana
convivencia de paridad entre hombre y mujer.

Para finalizar, la junta de organizaciones que el denominado FA ha levantado y junto con
ello, la utilización de distintas figuras académicas y populares para llegar al parlamento en
distintas elecciones como figuras presidenciales, no son creíbles para una propuesta de
gobierno. Más bien, es oportunismo, de ese oportunismo brutal, y lamentablemente usted se
prestó para ello. Sólo mire cuántos de los dirigentes de los partidos que componen su alianza
eran militantes de partidos tradicionales un año antes de construir esas organizaciones, hoy
todas legalizadas en un país que la población rechaza la política y los partidos políticos, ¿no
le surge curiosidad por conocer cómo se legalizaron los grupos que la apoyan? Es posible que
obtengan parlamentarios electos, pero le debo recordar, -ya que entrevistó a Marco desde el
podio de la transparencia-, que algunos de sus candidatos reciben sueldo público como
parlamentarios en plena campaña electoral, eso es una injusta y desleal ventaja con aquellos
que de verdad juntan peso a peso para hacer sus campañas. ¿Usted pensó en eso? ¿Juzgó
ese hecho desde su propio pódium de blancura inmaculada?

No votaré por Usted, y Sí iré a votar por Marco Enríquez a quien considero sincero, creíble
y razonable para lo que el país necesita, pues no ha forzado sus propuestas para aparecer
populista. Como en esta elección sí hay que votar porque no da lo mismo quien gobierne, voto
por Marco para Presidente de Chile.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria
MIR de Chile
02 de noviembre de 2017

www.mir-chile.cl