1

CATEQUESIS PARA TODOS
NOVIEMBRE 2017

“JESUCRISTO FUENTE DE SANTIDAD
Y REY DEL UNIVERSO”
NOTA: Quien dirige esta catequesis la debe adaptar a los destinatarios y enriquecer según sus
posibilidades. Aquí ofrecemos algunas ideas y elementos que no agotan el tema.

1. COMENTARIO INICIAL

Queridos hermanos, este año hemos reflexionando sobre el misterio de Nuestro Señor Jesucristo. Cada mes hemos
tenido un tema y eso nos ha ayudado a interiorizar, profundizar y conocer Su Santísima Persona.
En esta última catequesis del año contemplaremos a Jesucristo Fuente de la Santidad y Rey del Universo.
Participemos activamente y pidámosle al Señor nos conceda reinar con Él y alcanzar la santidad. A JESUCRISTO
DESCUBRIMOS, CUANDO SU MISTERIO VIVIMOS.

2. ORACIÓN
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Así como aquel que los llamó es santo,
así también sean ustedes santos en toda manera de vivir; porque escrito está: SEAN SANTOS, PORQUE
YO SOY SANTO (1 Pedro 1, 15-16). Padre Nuestro. Ave María.

3. SIGNO: El camino para la Santidad:
Conocer, amar y seguir a Jesucristo

Se organizan los asistentes en tres grupos y cada uno reflexiona sobre
un modo para alcanzar la santidad. Luego en el grupo general comparten
lo que dialogaron. Vea a continuación los tres temas.

INTRODUCCIÓN

Sin temer reducir el contenido de la santidad cristiana podemos afirmar que el principio práctico
fundamental, que puede inspirar todo nuestro esfuerzo y actuación es el siguiente: conocer, amar,
y seguir a Jesucristo.
1. Conocer a Jesucristo: La primera necesidad es la
de conocer cada día más a Jesucristo, hasta llegar a
poseer íntimamente su ciencia y su sabiduría. Es un
conocimiento que significa llegar a pensar, querer
y sentir como Jesucristo.
2

¿Cómo puedo conocer más a Jesucristo?
Amar a Jesucristo: El mismo Espíritu Santo que nos
revela el rostro de Jesús nos abre a su amor, nos hace
saborear su amor maravilloso, suscitando una
profunda y amorosa relación con El.
El amor a Jesucristo, cuando es verdadero,
tiene estas características: es amor real, personal,
Apasionado y fiel.
¿Cómo debe ser mi amor a Jesucristo?

2. Seguir a Jesucristo: Cuando hablamos de las
características del amor a Jesucristo ya mencionamos
la necesidad de que no se quede en palabras y deseos,
sino que baje a la vida, sea real. Es decir, cuando el
amor a Cristo es verdadero induce a configurarse con Él,
a seguirle, en su manera de actuar y a aplicar los
criterios de vida que son propios suyos. Así Jesús
invita a sus discípulos a seguirle, y a compartir
su mismo estilo de vida.

4. PROFUNDIZACIÓN

Toda la gracia que necesitamos para ser santos y llegar a la vida eterna, Dios nos la ofrece por medio de
su Hijo Jesucristo, a modo de regalo de amor, totalmente inmerecido por parte nuestra.

Dios es santo, es Él la fuente de la
santidad. A Él tenemos que acudir para
saciar nuestra sed de santidad. Es Él quien nos
hará santos. Pero requiere de nuestra
colaboración: ir a Él, ir a esa Fuente, y beber de
esa agua que Él me ofrece. De esta manera
correspondo a tanta gracia o don de Dios.
3

5. CRISTO REY DEL UNIVERSO

La solemnidad de Cristo Rey, es una fiesta que
cierra el año Litúrgico en el que se fue meditando
sobre todo el misterio de su vida, su predicación
y el anuncio del reino de Dios. Siempre se
celebra el quinto domingo antes de la fiesta de
navidad del 25 de diciembre.

6. ILUMINACIÓN BÍBLICA: JUAN 18, 33-37

"Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: « ¿Eres tú el Rey de los judíos?».
Respondió Jesús: « ¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?». Pilato respondió: «
¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?».
Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría
combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.». Entonces Pilato le
dijo: « ¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para
esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.».
Palabra de Dios…

7. REFLEXIÓN

Cristo no es un rey cualquiera: “Mi reino no es de este mundo”. No es un reino de honores, de riquezas,
de poderes y dignidades como lo entiende el mundo. Su reino es de una dimensión trascendente y muy
superior. No es un reino terreno, sino celestial. Es un reino de amor, de justicia, de gracia y de paz; un
reino que está muy por encima de las ambiciones humanas. Un reino que heredarán los pobres, los
mansos, los que sufren, los misericordiosos, los humildes, los pacíficos, los perseguidos… Un reino, en
definitiva, que poseeremos plenamente en la otra vida, pero que ya ha iniciado desde ahora.

8. DIALOGEMOS
¿Por qué Jesús dice: mi reino no es de este mundo?
¿Por qué Jesús se declara Rey?
¿Qué es la verdad?
9. INVITACIÓN
No tengan miedo de ser los santos del Nuevo Milenio:
asumir, con determinación, valentía y gozo, el reto a vivir
la vocación universal a la santidad que se nos ha sido dada
en la gracia bautismal y también a desplegar toda su fuerza
transformadora y misionera, llegando a ser la presencia viva
4

de Cristo, presencia tan viva y real que tiene el poder de
transformar la historia.
10. ORACION:
¡Oh Jesús! Rey del Universo. Todo cuanto hay en el mundo Tú lo has creado. Ejerce sobre mí todos tus
derechos Renuevo las promesas de mi bautismo, renunciado a Satanás, a sus seducciones y a sus obras; y
prometo vivir como buen cristiano, te ofrezco mis pobres obras para conseguir que todos los corazones
reconozcan tu sagrada realeza y para que así se establezca en todo el mundo el Reino de tu Paz. Amén.

Realizó: Seminarista José Favián Páez Díaz

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful