Está en la página 1de 2

Mercier de la Rivière, Pierre Paul (hacia 1720 - alrededor de 1793): economista político

francés.

Mercier de la Rivière fue un administrador y economista francés que compartía las opiniones
fisiocráticas de Quesnay, François. Hijo de un acaudalado financiero, Mercier de la Rivière
adquirió el cargo de concejal en el Parlamento de París en 1747 o 1749, cargo que ocupó hasta
1759. Posteriormente se convirtió en intendente de la isla francesa de Martinica. Al regresar a
Francia en 1764, se unió al círculo íntimo de Quesnay, que incluía a Mirabeau, Victor Riquetti,
Marqués de, Dupont de Nemours, La Trosne y el Abbé Baudeau.

A pesar de que la información biográfica sobre Mercier de la Rivière es escasa, especialmente
desde la primera parte de su vida, sus puntos de vista sobre la economía son bien conocidos.
Discípulo de la doctrina fisiocrática, Mercier de la Rivière elaboró en sus trabajos sobre las
ideas de Quesnay y Mirabeau. El tratado de Mercier de la Rivière, L'ordre naturel et essentiel
des sociétés politiques, considerado por muchos como la descripción más completa de las
teorías fisiocráticas, recibió amplia atención tras su publicación en 1767. Preparado bajo la
supervisión de Quesnay, este tratado analiza tanto la aspectos económicos y políticos de la
doctrina fisiocrática. Se argumenta la importancia de una ley de propiedad única y universal
que se basa en el orden físico de la naturaleza y que subyace en todas las demás leyes. Según
el autor, es esta ley natural la que rige el orden social. Mercier de la Rivière examina cómo se
logra el orden social en la práctica a través del establecimiento de tres instituciones
fundamentales: la ley y la magistratura, el soberano y las instituciones de instrucción pública.
Para ilustrar la promoción práctica del orden social, Mercier de la Rivière describe la economía
política de la creación de riqueza en la sociedad. Afirmando de antemano que el soberano es,
por definición, copropietario de la riqueza fija de la sociedad, elabora una filosofía del
despotismo ilustrado legal. Debe notarse que sus puntos de vista sobre el despotismo ilustrado
no fueron del todo aceptados por algunos miembros de la escuela fisiocrática (notablemente
Abeille, Dupont y Morellet). A pesar de que el tratado de Mercier de la Rivière fue elogiado por
muchos de sus contemporáneos, otros, como Galiani, Fernando y Mably, Gabriel Bonnot de, lo
criticaron públicamente. En 1768, Voltaire, François-Marie Arouet de ridiculizó la teoría
propuesta de los impuestos en su L'homme aux quarante écus. Sin embargo, Golitsyn, el
embajador ruso en Francia, admiraba mucho el trabajo de Mercier de la Rivière y aconsejaba a
Catalina II, la Grande, que buscara asesoramiento del economista sobre cómo podría
reformarse el sistema de gobierno. La visita de Mercier de la Rivière a Rusia no condujo a
ninguna reforma concreta.

Aunque L'ordre naturel et essentiel des sociétés politiques sigue siendo el principal reclamo de
la fama de Mercier de la Rivière, también participó en otros debates que tuvieron lugar en
Francia. Por ejemplo, él respondió a los diálogos de Galiani criticando la posición fisiocrática en
la disputa comercial de granos (1770), y más tarde, a pedido del Rey de Suecia, escribió De
l'instruction publique (1775). En él, Mercier de la Rivière formula un sistema de educación
nacional, cuyo objetivo es fomentar la receptividad pública y establecer los fundamentos
humanitarios de la sociedad ideal.

u orden naturaltrata a la vez con la moral, la política y la economía: Mercier muestra la
existencia de leyes naturales que el legislador positivo debe respetar; los principales
son la libertad individual y la libre disposición de los bienes. Él cree que el "despotismo

el Príncipe y los propietarios comparten las ganancias neto de tierra que proporciona el primer impuesto. . Así. No es solo un economista: propone una teoría social al mismo tiempo que una práctica económica. el segundo el ingreso. Mercier vincula en su razonamiento los principios propiamente económicos de los fisiócratas con sus opiniones morales y políticas.legal" de un gobernante absoluto sólo es capaz de respetar este orden natural de los intereses personales de un monarca hereditario son inseparables de los de la nación: de hecho.