Está en la página 1de 108
“Bip a Meee ae noe oa ee al Eee GA Edidigpes \ ueuea Poa AP Ab ab AP AP aD AP abe al Ce Bi Test Breve de =n Inteligencia Alan S. Kaufman de Ka ufman Nadeen L. Kaufman MANUAL ADAPTACION ESPANOLA: Acustin Corpero Isape, CALONGE TEA Ediciones, S.A. PUBLICACIONES DE PSICOLOGIA APLICADA N° 254 Traducido y adaptado por TEA Ediciones, $.A. segtin acuerdo especial con el propietario original AGS, American Guidance Service, Circle Pines, USA, que se reserva todos los derechos. MADRID - 2000 Titulo original sBIT. Kaufman Brief Inteligence Test (K-BIT) by Alan S. Kaufman and Nadeen L. Kaufman. ‘American Guidance Service, Inc. Circle Pines, MN, 1994. Adaptacion espafiola Agustin Cordero Pando Isabel Calonge Romano A Nikki con carito de Nanay Papa Copyright ©1890, 1994, English language edton published exclusively by AGS", American Guidance Service, Inc; 4201 Woodland Rad Cirle Pines, Minnesota (USA) 55014-1796, Copyright para la version espaiola © 1997, 2000 by TEA Eticiones, S.A; Madd (Espa) ISBN. (0c): 84-7174 445-7 ISBN: 84-7174-618-2 Depésito legal: M - 15.059 - 2000, Queda rigurosamente prohibida, sin la autorizacién escrita de los ttulares del “Copyright”, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproduccién total 0 parcial de esta obra por cualquier medio 0 procedimiento, comprendidos la rprogatia ¥ €! tratamiento informatico, y la cistribucién de ejemplares de ella mediante alquler 0 prestamo piilicos. Edita: TEA Eticiones, S.A. - Fray Bemardino de Sahagiin, 24 - 28006 Madkid Printed in Spain. Impreso en Espafia por CIPSA; Orense, 68 - 28020 Madrid AUTORES ‘Alan S. Kaufman, Dr. en Filosoffa y Nadeen L. Kaufman, Dra. en Ciencias de la Educacién, son bien cono- cidos por sus trabajos sobre evaluacién educativa y clinica, particularmente en el drea de los tests de inteligencia para nifios, adolescentes y adultos. Son coautores de ta Baterfa de Evaluacién de Kaufman para Nifios (K-ABC)(1), del Kaufman Test of Educational Achievement (K-TEA) y del AGS Early Screening Profiles: CognitivelLanguage Profile. Alan colaboré estrechamente con David Wechsler en la revisi6n de la Escala de Inteligencia de Wechsler para Nifios (WISC) y supervisé la tipificacién de la versién revisada (WISC-R). Trabajé también con Dorothea McCarthy en el desarrollo y tipificacién de las Escalas McCarthy de Aptitudes y Psicomotricidad para Nifios. Nadeen particip6 activamente en los proyectos del WISC y McCarthy y, junto con Alan, escribié la obra Evaluacién Clinica de los Nifios con las Escalas McCarthy. Posteriormente publicaron el Kaufman Adolescent and Adult Intelligence Test (KAIT).. ‘Alan Kaufman es Profesor investigador en la Universidad de Alabama. Obtuvo su doctorado en Filosofia en la Universidad de Columbia bajo la direccién de Robert Thorndike. Es autor de Psicomerria razonada con el WISC-R, del texto Assessing Adolescent and Adult Intelligence (1990) y de més de 100 articulos y capitulos sobre tests de inteligencia. Nadeen Kaufman es Profesora Asociada Adjunta de la Escuela de Psicologia de la Universidad de Alabama. Se gradué en Psicologia, Trastornos de lectura y aprendizaje y Educacién especial en la Universidad de Columbia profesora y psicéloga escolar titulada, Fund6 la Clinica psicoeducativa en la Escuela de Psicologia Profesional de California, campus de San Diego, y es autora de numerosos articulos sobre evaluacién Los Kaufman tienen tres hijos y una nieta y residen en Escondido, California. (1) Se citan por su ttulo en espaitol aquellas obras que han sido traducdas @ nuestro idioma, manteniendo, en caso contario, cl original inglés. (N, del). al eeabeab aba Md Atal al pt AGRADECIMIENTOS Reconocemos los esfuerzos de muchos de nuestros estudiantes de grado de Ja Escuela Profesional de Psicologia California, en San Diego, y de la Universidad de Alabama por su ayuda en la elaboracién y estudio de items @ media- dos de 1980. Especialmente el Dr. Robert Friedberg construyé varios ftems de Definiciones. Laurey McCloskey, de Spring Lake Park, Minnesota, disefié alguno de los items de Matrices. Queremos también mostrar nuestro agradecimiento a los coordinadores y examinadores que, « través de todo el territorio de los Estados Unidos llevaron a cabo un notable trabajo de recogida de datos para la tipificacién y diri- gieron los estudios de validacién. Merece especial mencién John Childers de la Universidad de Carolina del Este por su contribucién excepcional a los programas de tipificacién y validacién. Proporciond en torne a una tercera parte de los casi 1,000 casos de validez del K-BIT. Gracias también a Lois Gardner, de Fallon, Nevada, por haber aportado 100 casos para el retest; a Gwen Wilson, de Tuscaloosa, Alabama, por dirigir un andlisis de test-retest y de validacién; a James Tramill de la Universidad estatal de Wichita por el examen de cerca de 100 estudiantes en dos cestudios de validacién; a Carol Schmitt por su ayuda en muchos aspectos de la elaboracién y tipificacién del test; y al magnifico staff de AGS por su dedicacién y talento. Finalmente, estamos agradecidos a nuestra familia por su constante apoyo en nuestro trabajo: nuestros padres Max y Blanche Kaufman y Seymour y Hannah Bengels; nuestros hijos Jennie L. Kaufman-Packer, David Scoth Kaufman y James Corey Kaufman; nuestro hijo politico Harvey Packer y nuestra nieta Nicole Alaina Hendrix ALAN S. KaurMan NADEEN L.. KAUFMAN Julio, 1990 Por parte de los responsables de la adaptacién espafiola, queremos también mostrar nuestra gratitud a cuantos de una u otra manera aportaron a ella su tiempo y esfuerzo: a los coordinadores en las distintas zonas de la geogra- fia nacional en las que se obtuvieron datos para la tipificacién; a los estudiantes de las Universidades Complutense (Madrid), Malaga y Deusto (Bilbao) que incorporaron a su plan de formacién de Doctorado los trabajos de campo para la aplicacicin del test; muy especialmente al, igualmente, excelente equipo téenico de TEA Ediciones que hizo posible la realizacisn de este proyecto. Eludimos en este momento, la referencia a sus nombres, que podriin encon- trarse en el Apendice A de este Manual. Abril, 1997 al ow " a INDICE Capitulo 1. Introduccion Objetivo y usos del K-BIT.. Condiciones de aplicacién Duracién.. Materiales Cualficaciones del examinador Caracteristicas del K-BIT... Descripcién de los subtests Peculiaridades del K-BIT .. Capitulo 2. Procedimientos generales de aplicacién y correccién. Procedimientos generales de examen .. Rapport .. mr Condiciones normalizadas de examen.. Observaciones clinicas de la conducta .. Comunicacién de resultados.. Materiales del K-BIT.. ea Utilizacién del Cuaderno de examen y de la Hoja de anotacir Presentacion de las instrucciones de cada prueba —vil- Guia para la aplicacién del K-BIT.. Agrupacién por items. Criterio de terminacién.. Puntos de inicio... Cambios en la secuencia de las pruebas... Utlizacién de indicaciones verbales..... Repeticiones .. items cronometrados Criterios generales para la correccién y puntuacién del K-BIT. Puntuacién dicotémica de los items .. Respuestas dudosas....... Respuestas miiltiples...... Respuestas en otro idioms ltems que no deberian haber sido aplicados.... Capitulo 3. Cumplimentacién de la Hoja de anotacion e interpretacién de las puntuacione: Datos de identificacién y cAlculo de la edad... Informacién biografica....... Calculo de la edad cronolégica. Registro de respuestas de los subtests Registro de respuestas y valoracion de los items Obtencién de puntuaciones directas... Traslado de las puntuaciones a la portada y su interpretacié Paso 1: Obtencién e interpretacién de las puntuaciones tipicas.... Paso 2: Determinacion e interpretacién de las bandas de error... Paso 3: Transformacién de las puntuaciones tipicas en centiles y en categorias descriptivas.. oe . Paso 4: Comparacién de las puntuaciones tipicas de Vocabulario y Matrices... Representacién grafica de las puntuaciones ...... Analisis complementario: diferencias anormales ... Significacién de las diferencias anormales. Diferencias anormales en el K-BIT.. Utilizaci6n de la tabla de diferencias anormales .. = vil — 18 18 18 18 19 19 23 24 24 24 24 24 25 25 27 27 a7 a7 27 28 28 33 33 35 HM nH Capitulo 4. Tipificacién y elaboracién de baremos Tipificacién y baremacién espanola ... Puesta a punto de las pruebas. Vocabulario expresivo Definiciones. Eleccion y ordenacién definitiva de los items... Muestra de tipificacién Estratificacién.. Edad y sexo Edad y region geogrética... Edad y nivel de instruccién .. Edad y tipo de ocupacion .. Elaboracién de baremos... Puntuaciones tipicas de los subtests. Capitulo 5. Datos técnicos: Fiabilidad, intercorrelaciones y validez. Fiabilidad cee cenneenn — Fiabilidad mediante el método de las dos mitades.. Fiabilidad test-retest Errores tipicos de medida. Intercorrelaciones ....... Validez a Paso |. Seleccién de los subtests... Paso Il. Andlisis empiricos utilizados en la seleccidn de los items... Paso III. Analisis interno y extemo del test definitivo ... Andlisis de validez extema Referencias bibliograficas. Apéndice A. Colaboradores en el programa de adaptacién espafiola del K-BIT . Apéndice B. Informe del K-BIT para los examinadores y sus familiares. Apéndice C. Tablas de baremo: 45 45 45 45 46 47 47 48 49 49 63 69 Ww 24 22 23. 24 3.1 32 33 34 35 3.6 a7 38 51 FIGURAS Cuaderno de examen del K-BIT ....cccsssesene Situacion recomendada para un examinador diestro ......... Criterio de terminacién: llustracion 1.* Criterio de terminacién: llustracién 2.*, vuelta al item 1 .. Crirerio de terminacién: Mlustracion 3. Ejemplos para el calculo de la edad cronolégica.. Calculo de la puntuacién directa cuando la prueba se inicié en el item 1 .. Calculo de la puntuaci6n directa cuando la prueba se inicié después del item 1 Calculo de la puntuac partida inicial Portada de la Hoja de anotacién del K-BIT cumplimentada en el examen de Elena S.... Nn directa cuando se empez6 después del item 1, se retrocedié al 1, y se detuvo la prueba antes de llegar al punto de Representacién grafica de las categorias y porcentajes de sujetos en cada una de ellas ..... Perfil de puntuaciones de Elena trazado en la pagina final de su Hoja de anotacion Paginas del Informe del K-BIT para los examinandos y padres, cumplimentado para el caso de Elena S. con fines de seleccion para su trabaj Resumen de los estudios de validez, con indicacién de categorias de validez, tests aplicados y numero de sujetos evaluados.... 7 20 21 27 8 31 32 37 40 a 87 é 1 rr TW HW wy ald Hoar AP AP AP AP ar AP al Moat at Hon MP rH 14 3.1 3.2 at 42 43 44 45 46 47 54 52 53 54 55 5.6 57 TABLAS Tiempo medio de aplicacién del K-BIT, segun la edad........ Diferencias requeridas para significacién estadistica al comparar las puntuaciones de VOCABULARIO Y MATRICES, segtin grupos de edad Tamafio de las diferencias requeridas entre las puntuaciones tipicas . K-BIT. Distribucién de casos en la muestra de tipificacion Muestra de tipificacion, por edad y sexo .. Muestra de tipificacién, por edad y region geogratica de residencia..... Muestra de tipificacién, por edad y nivel de instrucci6n......... Muestra de tipificacion, por edad y tipo de ocupacién Medias y desviaciones tipica (empiricas y ajustadas) de los subtests del K-BIT en la muestra de tipificacion, por edad. see Medias y desviaciones tipicas de los subtests y del Cl Compuesto K-BIT en la muestra de tipificacin, por edad - zi Consistencia interna... Coeficientes de fiabilidad Test-retest .... Errores tipicos de medida de los subtests y Cl Compuesto del K-BIT en la muestra de tipificacion Correlaciones entre las puntuaciones tipicas de Vocabulario y Matrices, por edad... 0 coe Validez de constructo: Medias y desviaciones tipicas de las puntuaciones directas de las pruebas y subtests del K-BIT en la muestra de tipificacién espanola .. - NE \Validez de constructo: Correlaciones de las puntuaciones tipicas de! K-BIT con las del K-ABC y los Cl de Wechsler, en cinco muestras, z Validez concurrente: Correlaciones de las puntuaciones tipicas del K-BIT con las del TONI y los Cl de Slosson, en seis muestras... - =xXI- 49 50 51 52 52 53 56 58 59 APoab al aD al al Moab aPeoab al NoMa aE al Capitulo 1 INTRODUCCION El Test Breve de Inteligencia de Kaufman (K-BIT), estd disefiado para la medida de la inteligencia verbal y no verbal en nitios, adolescentes y adultos puesto que ‘abarca un ampli émbito de edades que se extiende desde los 4 a los 9 afios. Su aplicacisn es fécil, ocupa entre 15 y 30 minutos aproximadamente y puede ser evada a eabo por técnicos o profesionales que previa- mente hayan recibido un adecuado entrenamiento en la administraci6n de tests normalizados por parte de per- sonal cuatificado. Consta de dos subtests: Vocabul y Matrices. Vocabulario (que incluye dos partes; A, ‘Vocabulario Expresivo y B, Definiciones), mide habi- lidades verbales, relacionadas con el aprendizaje esco- lar (pensamiento cristalizado) apoyandose en el cono- cimiento de palabras y la formacién de conceptos ver~ bales. Matrices aprecia habilidades no verbales y capa- cidad para resolver nuevos problemas (pensamiento fluido), a partir de la aptitud det sujeto para percibir relaciones y completar analogfas. Todos los fiems de Matrices estén construidos con dibujos 0 figuras abs- fractas y no con palabras. Se ofrecen puntuaciones tipicas relacionadas con la edad, de media 100 y desviacién tipica 15, para cada uno de los subtests, Vocabulario y Matrices, asf como una global de CI Compuesto K-BIT. A esta puntuacién tipica compuesta se la designa como “puntuacién tipi- ca de CI", atendiendo al uso popularizado de la expre- sién Cl y al hecho de que las puntuaciones de inteli- gencia general que ahora se manejan son realmente puntuaciones tipicas y no puntuaciones de cociente, como fueron consideradas en tiempos pasados. Las puntuaciones tipicas del K-BIT se calcularon de forma que tuvieran el mismo valor métrico que el de rnumerosos tests de inteligencia y rendimiento permi- tiendo asf hacer comparaciones ditectas con las pun- tuaciones globales que un sujeto hubiera alcanzado en las Escalas de Wechsler (1974, 1981, 1989), en la Bateria de Kaufman para Ninos (K-ABC; Kaufman ¥ Kaufman, 1983a,1983b), en el Test de Inteligencia para Adolescentes y Adultos de Kaufman (KAIT; Kaufman y Kaufman, 1993) y en baterfas de rendi- miento tales como WRAT-R (Jastak y Wilkinson, 1984), PIAT-R (Markwardt, 1989) y K-TEA (Kaufman y Kaufman, 1985a,1985b) OBJETIVO Y USOS DEL K-BIT Aunque del K-BIT se obtengan puntuaciones tipicas con medias y desviaciones tipicas iguales a las de las Escalas de Wechsler 0 de Kaufman, esta semejanza se hha intentado s6lo con el fin de facilitar la comparaci6n de sus resultados con los obtenidos en estas baterias més amplias; no significa que ef K-BIT pueda susti tuirlas en la evaluacidn comprensiva de la inteligencia del nifto o del adulto. La aplicacién de baterias com- pletas, integradas por multiples tests, administradas por profesionales adecuadamente entrenados y experi- mentadios en las dreas psicométriea y clinica, es esen- cial para establecer un diagnéstico, tomar una deci- sidn, evaluar la personalidad o inferir conclusiones de tipo neuropsicolégico. ELK-BIT se ha previsto para aquellas circunstancias cen que es suficiente una répida apreciacién de la inteli- ‘gencia y no pueda disponerse de profesionales expertos para la evaluacién. Ejemplos de tales circunstancias pueden ser: a) identificacién previa de nifios de alto riesgo que requieran una evaluacién posterior en pro- fundidad; b) deteccién para un diagnstico escolar: c) examen de adolescentes 0 adultos candidatos aun puesto de trabajo para facilitar la posterior contratacién © colocacién; d) estimacién de la inteligencia como parte de una evaluacién completa de la personalidad cuando el interés primordial radica en detectar una supuesta perturbacién psiquistrica més que en obtener un perfil intelectual; e) apreciacién de la inteligencia de tun gran niimero de personas cuando la aplicacion de un test de larga duracidn resulta précticamente imposible: prisioneros, pacientes en un hospital, reclutas militares, aspirantes a un programa de formacién en Ta industria © delineuentes juveniles en espera de una resolucién judicial; £) revisién periédica det estado intelectual de tun nifio o adulto a quien previamente se le hubiera apli- cado una baterfa amplia de caricter clinico, psicoedu- cativo 0 neurolégico; g) evaluaciGn rapida de la inteli- gencia, si existe premura de tiempo, cuando se evalian también otras variables (p. ej., intereses vocacionales, rendimiento, personalidad, integracién visomotora); h) = Capitulo 1 obtencién de informacién vocacional o terapéutica complementaria, referente, por ejemplo, a la aptitud para seguir instrucciones complejas o resolver nuevos problemas; i) medida de ta inteligencia de diversos ‘grupos con fines de investigacién, Todas estas aplicaciones de Tos tests breves de inte- ligencia sélo son aceptables silos utilizadores resisten permanentemente la tentacién de diagnosticar, selec- cionar 0 hacer interpretaciones. neuropsicolégicas a partir de las puntuaciones obtenidas. Result, en cam- bio, aconsejable recomendar uma evaluacién profunda si las puntuaciones tipicas obtenidas en el K-BIT o los comportamientos observados durante su aplicacién sugieren a existencia de problemas educativos, emo- cionales o neuropsicol6gicos. ELK-BIT se desarroll6 especificamente con fines de discriminacién previa ("screening"). Los instrumentos disponibles para este propdsito en la actualidad suelen estar deficientemente baremados, poseen propicdades, psicométricas discutibles, miden una aptitud simple ‘como razonamiento no verbal 0 Vocabulario receptivo, ©, finalmente, requieren ser aplicados por un psiesto- {20 u otro profesional experimentado (como acurré con, las formas abreviadas de los tests de inteligencia bien baremados). FI K-BIT evita directamente estos pro- blemas: pose una buena baremacién, proporciona una evaluaci6n fiable de la inteligencia, basada en la medi da tanto de la aptitud verbal (inteligencia cristalizada) como no verbal (inteligencia fluida) y puede ser apli- cado por personal sin una gran formacién psicométri- ca. Asimismo, los baremos del K-BIT se basan en los. resultados de los dos subtests que lo integran, mientras que los baremos de las formas abreviadas se derivan invariablemente de tests de inteligencia mas amplios (compuestos de 10 0 més subtests). Las investigacio- nes muestran que un sujeto obtendré puntuaciones totalmente diferentes en dos subtests breves si éstos se aplican independientemente 0 como partes de una bateria més larga (Thompson, Howard y Anderson, 1986). CONDICIONES DE APLICACION Duracién La aplicacién del K-BIT dura entre 15 y 30 minutos. Los nifios pequerios (a quienes no se les aplica la pruc- ba de Definiciones) tienden a situarse en el limite infe~ rior de este intervalo y los adultos en el superior. La tabla 1.1 presenta lox tiempos medios de aplicacién para varios grupos de edad a partir de los datos pro- porcionados por los examinadores en la fase de tipiti- cacién Aunque esta tabla constituye una indicacién Gel para la programacién de las sesiones de examen, debe tenerse en cuenta que los tiempos de aplicacién varian en funcién de ta personalidad de cada individuo, de su estilo cognitivo (p. ¢., el impulsivo frente al reflexi- Vo), de su estado de amimo y de ti relaciin con el exa- minador. Este, por su parte, tiene modos caracteristi ccos de actuar durante la sesiGn, lo que también afecta al tiempo de aplicacién, Tabia 1.4 ‘Tiempo medio de aplicacion del K-BIT, seguin la edad 47 1520 B19 20.25 20-90 25-90 Nol Dates obleridas dante a pacacon Materiales EI K-BIT incluye los siguientes materiales: ‘Manual: Describe el test y sus posibles usos a la vez que oftece informacién sobre su aplicacién, correc: cidn, interpretacién, tipificacién y propiedades técni- cas (fiabilidad y validez) Cuaderno de examen: Este cuademo, disefiado en forma de "caballete” que permita dejar una pagina a la vista del examinando y otra a ta del examinador (ver figura 1,1) incluye los dos subtests en el orden normal de aplicacién, A medida que el examinador pasa las hhojas del cuaderno iriin apareciendo ante el sujeto los, sucesivos estimulos (y las opciones de respuesta en el subtest de Matrices), a la vez que en la pagina opues- tase indicardin Jas instrucciones para aplicar el ftem, la respuesta correcta y ejemplos de respuestas earacte ticas que pueden requerir una pregunta adicional por parte del aplicador. S—— Edad Tiempo medio de aplicacion (minutos) = Hoja de anotacién individual: Se utiliza para regis- trar las respuestas del sujeto a cada ftem asf como para resumir las puntuaciones obtenidas y las. posibles = observaciones sobre su comportamiento y reacciones durante la aplicacién, Cualificaciones del examinador > EI K-BIT puede ser aplicado por personal vinculado = a la administracién de pruebas en centros escolares, * Clinicas, industria, hoypitales, organizaciones, préctica privada u otras instituciones. Puede legitimamente ser aplicado por tcnicos y paraprofesionales si han sido - convenientemente entrenados por personal cualificado = ¥y no hay nadie disponible con acreditacién més apro- - piada. Los procedimientos de aplicacién son claros y todos’ los items. se puntian objetivamente, Consecuente- mente, pueden obtenerse puntuaciones. vélidas por - personas que carezean de conocimientos formales en Ja evaluacién individual de la inteligencia. Sin embar- 420 todos los examinadores no cualificudos para aplicar tests amplios de inteligencia, asf como quienes carez- can de experiencia en pruebas normalizadas de ap! cin individual, deben ser entrenados por un experto cen la administracién del K-BIT. Cuando no sea posible la supervision det psicdlogo escolar u otro tipo de especialista, el futuro aplicador debe acudir a un pro- fesional bien entrenado para recibir indicaciones, orientacién, instruccién formal o informal ¢ inteream- bio de opiniones Aplicar un test no es lo mismo que interpretarlo, Una ~ aplicacién satisfactoria puede ser realizada por un “ paraprofesional responsable, pero una adecuada inter- as pretacion exige siempre los conocimientos y la forma- 7 cidn especifica de un profesional. Quien interprete los = resultados del K-BIT (no necesariamente 1a persona que lo haya aplicado) debe poseer un amplio conoci- - :miento al menos de las siguientes seis dreas: * errores de medida, + significacién de las puntuaciones derivadas, tales = como las puntuaciones tipicas y centiles, + manejo de los procedimientos estadisticas para averiguar si un sujeto puntia en el mismo o en diferente nivel en los dos subtests del K-BIT, + implicaciones educativas y pricticas del nivel de rendimiento de una persona en dos dreas de la actividad mental en Ja escala global de CI, = + imtegracién de las puntuaciones obtenidas por un sujeto con los resultados de otros tests y con otras informaciones basicas sobre el mismo, Introduccién * peligros derivados de etiquetar 0 tomar decisio- nes a partir de datos limitados, Los examinadores pueden conseguir el dominio en estas dreas a través de cursos regulares de psicologia 0 programas de educacion especial, entrenamiento siste- matico en el trabajo, y supervision individual dirigida por un profesional cualificado, ‘Todos los aplicadores deben estudiar cuidadosamen- te tanto el Cuaderno de examen del K-BIT como este ‘Manual para aprender los procedimientos especificos., Jos matices y las directrices para la aplicacién y correccién normalizadas de los dos subtests que Io integran. El grado de formacién y experiencia con otros instrumentos -incluso con tests més complejos, que el K-BIT- no puede sustituir el estudio cuidadoso, y el aprendizaje de los detalles de cada nuevo test que haya de aplicarse. CARACTERISTICAS DEL K-BIT Descripcién de los subtests Vocabulario. El subtest 1, Vocabulario, es una medida de ta habilidad verbal que requiere respuestas orales y que consta de 82 ftems. La parte A, Vocabulario expresivo (45 items), se aplica a indivi- duos de todas las edades y requiere que la persona dé el nombre de un objeto representado grificamente, como una kimpara o un calendario, La parte B (Definiciones) se aplica a sujetos de 8 afios en adelan- tey exige que la respuesta se ajuste & dos pistas que se offecen (una expresisn descriptiva y una palabra a la que faltan algunas letras), He aqui un ejemplo: Un color oscuro NE-R- El examinador sefiala la frase "Un color oscuro” y dice: "Esta es una pista sobre Ia palabra que Vd. busea. Aqui (seftalando Ia palabra incompleta) tiene otra pista. ;Cual es la palabra?” (Respuesta: negro) Las dos partes del subtest de Vocabulario. miden conocimiento del lenguaje, formacién de conceptos verbales y caudal de informacidn. Los tipos de esti- mulos que utilizan tienen una larga tradicién como ‘medidas de habilidad intelectual y ya fueron emplea- dos en el primer test de inteligencia de Binet y Simon desarrollado en Francia en 1905, EI subtest de Vocabulario aprecia el desarrollo del lenguaje y el nivel de conceptualizacién verbal. El ren- ~3- Capitulo 1 dimiento en ambas prucbas o tipos de tareas (2) cons- tituye una medida de lo que Horn y Cattell (1966) Ila- ‘maron inteligencia cristalizada, el modo de aprendiza- je y solucién de problemas que depende fundamental- mente de la escolarizacién formal y de las experien- cias culturales Cada una de las pruebas constituye una excelente ‘medida de lo que suele lamarse inteligencia "general" del nifio o del adulto aunque a veces se las considere pruebas de rendimiento (Kaufman y Kaufman, 1983b) porque el éxito resulta favorecide por las experiencias cculturales en Ia familia, la escuela o el entorno social. EI K-BIT considera el Vocabulario como una medi- da de inteligencia mas bien que de rendimiento por dos importantes razones: a) su émbito de aplicacién abarea desde la nifiez a la ancianidad, un rango de edad en ef que la distinciGn entre inteligencia y rendi- ‘mento resulta arbitraria y poco préctica; b) el uso ade- cuado del K-BIT no permite etiquetar o clasificar defi- nitivamente a nadie en téminos de puntuacines nor- ‘malizadas de CI de modo que nadie deberia ser tam- poco seriamente perjudicado en base a los resultados ‘en el K-BIT (por ejemplo, asigndndole incorrectamen- te a una clase de deficientes mentales). La primera raz6n es coherente con nuestra categorizacién de la prueba Definiciones como medida de inteligencia en el KAIT. La segunda, constituy6 nuestro principal argumento para clasificar el Vocabulario expresivo ‘como una prueba de rendimiento en el K-ABC (y el K- ABC es utilizado para tomar decisions importantes que fectan profundamente a la vida de los nifios). Vocabulario expresivo es una forma alternativa del subtest del mismo nombre incluido en la Escala de Rendimiento del K-ABC para las edades 2 1/2 a 4 aaios mientras que Definiciones es una forma alterna- tiva de una prueba idéntica en ta Escala de Aprendizaje cristalizado del KAIT, Aunque algunas de las palabras de Vocabulario expresivo son iguales en el K-ABC y el K-BIT, los estimulos grificos son distin- tos en todos los items. En Ia prueba Definiciones del K-BIT y del KAIT los dos ejemplos utilizados para ilustrar la tarea son idénticos, pero no asf los ftems que se incluyen. Matrices. EI subtest 2, Matrices, consta de 48 items no verbales con estimulos visuales tanto de tipo figu- rativo (personas w objetos) como abstracto (formas geomeéiricas © simbolos). Todos los tems requieren ‘comprender la relacién que existe entre los estimulos, son de eleccién multiple y deben contestarse, bien sefialando la respuesta 0 bien diciendo Ia letra que le corresponde. En los ftems més sencillos el examinan- do debe elegir, entre cinco figuras propuestas, la que mejor va'o mejor "eneaja" con la que se propone como estimulo (ej, un coche con un camién, un hueso con tun perro). En otro conjunto de items, en el gue tam- bién existen estimulos figurativos, el sujeto debe ele- gir entre seis u ocho figuras la que mejor completa una analogia visual de 2 x 2 (¢j.,e1 sombrero es a la cabe- za como el zapato es al pie). La mayoria de los items de Matrices utilizan estimulos abstractos y requieren, © bien resolver matrices de 2 x 26 de 3x 3, 0 bien completar un tablero de puntos. Todos los items abs- tractos exigen razonamiento no verbal y flexibilidad en la aplicacién de estrategias de solucién de proble- mas. Muchos de ellos evalian también la habilidad para combinar simulténeamente diversas variables Las matrices abstractas fueron popularizadas por Raven (1956, 1960) para evaluar la inteligencia en nifios y adultos con un método més "libre de cultura" que los tests de CI habitualmente utilizados en aquel tiempo; sus tests siguen atin en uso (Raven, Court y Raven, 1983). Las técnicas y tests de Raven han sido, ampliamente aceptados en el campo de la Psicologia y utilizados en investigaciones sobre la inteligencia general, diferencias raciales en Cl, funcionamiento ‘mental del cerebro izquierdo frente al derecho, inteli- gencia cristalizada frente a inteligencia fluida, mejora de las habilidades cognitivas modificables y desarrollo de las teorfas de tos procesos de informacién (véase Kaufman y Kaufman, 1983b, pp. 46-47). La aptitud para resolver analogfas. verbales, especialmente con estimulos abstractos, se ha revelado como una exce- lente medida de la inteligencia general, el procesa- miento simulténeo, el razonamiento no verbal y el pensamiento fluido. El pensamiento fluido, populari- zado por Horn y Cattell (1966) en su teorfa de la inte~ ligencia fluida y cristalizada hace referencia a la adap- (2) Com objeto de evitar confusiones en la terminologta,utilizaremos, en adelante, la palabra “prueba para referimos a cada uno de Hos tres tipos de estimulos incluidos en el test y que han dado lugar a las denominaciones: Vocabulario expresivo, Definiciones y Matrices. EL autor Jos designa como “tareas" reservando Ia palabra "subtest” para aludi, por una parte, al conjunto Vocabulario expresive + Definiciones y, por otra Matrices. (N, del T) vw e 1 Fi vl tabilidad y flexibilidad al enfrentarse a situaciones imprevistas en Ia solucién de problemas. El subtest de Matrices del K-BIT esté relacionado con medidas similares en otras baterias de los autores, Los items mis ficiles se desarrollaron conjuntamente para el K-BIT y la Subeseala Cognitiva del AGS Early Screening Profiles (Harrison y otros, 1990; Kaufman y Kaufman, 1990). Constituye, ademés una forma alter- nativa del subtest de Matrices andlogas del K-ABC, aungue Ios items y las respuestas son totalmente dis- tintos en ambos. Items de Matrices se incluyeron en el estudio nacional del KAIT y se analizaron junto con Ios datos de todos los subtests que formaban parte de la investigaciGn, De modo consistente, este tipo de tareas se mostré avociado con la medida de la inteli- gencia fluida mientras que la tarea de Definiciones parecia aludir a una dimensién de aprendizaje cristali- zado. Finalmente, decidimos incluir Definiciones:y excluir Matrices del KAIT. Esta decisién permite un solapamiento dptimo entre él K-BIT y nuestras restan- tes baterias: Vocabulario expresivo se incluye en el nivel preescolar del K-ABC, Matrices andlogas en el nivel escolar del propio K-ABC y Definiciones en la bateria para Adolescentes y Adultos (KATT) Peculiaridades del K-BIT Existen en el K-BIT numerosos aspectos que le con- vierten en un instrumento particularmente «til como medida répida y fiable de la inteligencia y que se comentan a continuacién. Cubre un amplio rango de edades. Oftece una medida continua desde los 4 a los 90 affos. La conti- nuidad de las habilidades apreciadas permite volver a ‘examinar al mismo sujeto a lo largo del tiempo y com- parar sus puntuaciones en cada ocasién. Esta misma amplitud le hace aplicable a muestras muy heterogé- neas y en las diversas circunstaneias en las que un test breve de inteligencia resulta apropiado: preescolar, escuela publica, ensefianza media, industria, prisiones, clinicas, hospitales, centros militares u otros cole Incluye subtests verbales y no verbales. A partir de los dos subtests que lo integran se obtiene un Cl Compuesto que cubre dos aspectos distintos de la act: vidad intelectual y que permite a nifios y adultos demostrar sus capacidades a través de dos dreas de habilidad muy diferentes, Introduccién Las investigaciones han demostrado de manera con- sistente que muchos individuos normales obtienen resultados totalmente diferentes en tests verbales y no verbales (Kaufman, 1979); esta discrepancia tiende a agrandarse a 10 largo de todo el proceso normal de envejecimiento (Kaufman, 1990). La mayorta de los tests breves de inteligencia suelen centrarse en una w otra érea mas bien que en evaluat las dos, lo que indu- dablemente favorece o penaliza a la persona evaluada. Los resultados del K-BIT oftecen una visién equili- brada de su inteligencia, Por otra parte, la inclusidn de los dos subtests -ver- bal y no verbal- aporta flexibilidad a la hora de exa- rminar a personas con necesidades especiales. Aunque ordinariamente la aplicaci6n del K-BIT deberfa hacer- se completa, podria limitarse @ uno de los subtests si no pudieran aplicarse vilidamente los dos. Por ejem- plo, deberia aplicarse tinicamente el subtest de Mattices (utilizando fa mimica en las instrucciones si fuera necesario) cuando se examina a personas que no hablan el idioma, a bilingtes cuya primera lengua no es la de la prueba, a individuos de un medio cultural diferente, a quienes tienen defectos auditivos, analfa- betas o diskéxicos severos o a los que padecen trastor- nos de habla o lenguaje bien sean moderados 0 graves Cncluidos los autistas). La aplicacién exclusiva del subtest de Vocabulario es menos comin, pero esta opciGn permite evaluar a quienes tienen problemas perceptivo-visuales 0 una moderada deficiencia visual. Aunque es necesario algdin grado de visién para el subtest de Vocabulario, el amplio tamaito de los dibujos en la prueba de ‘Vocabulario expresivo y los grandes caracteres utiliza dos en Definiciones para imprimir las palabras incom- pletas permiten utilizar el subtest en aquetlos casos en {que el deterioro perceptivo-visual no es grave. (La frase verbal que sirve de pista en cada ftem, aunque impresa en caracteres mds pequefios, es verbalizada por el examinador) Ninguno de los subtests exige una respuesta motsri- a; por eso a los sujetos con pardlisis cerebral u otro impedimento fisico puede aplicarse el test completo, Aunque solamente uno de los subtests constituya una estimacidn vilida de la inteligencia del sujeto, debido aun impedimento o variable cultural, a veces resulta aconsejable aplicar el test completo. En tales casos, sélo se tratard como medida del funcionamiento inte- Jectual del sujeto la estimacién considerada como vili- -5— Capitulo 1 da y no se calcularé el Cl Compuesto. El resultado en cel otro subtest puede ofrecer, de todos modos, una buena estimacién del nivel de deficiencia a causa del detetioro auditivo, problemas viso-perceptivos, difi- cultades de habla o lenguaje u otras condiciones que afecten a la habilidad. Esta informacién puede facilitar a toma de decisiones practicas tales como la de deter- minar si un adulto extranjero tiene un conocimiento del idioma suficiente para realizar ciertas funciones laborales. Permite el aprendizaje durante la aplicacién, Lo mismo que en los subtests de procesamiento mental del K-ABC y en la mayor parte de las pruchas de! KAT, se anima a los examinadores a ensefiar a los sujetos cémo resolver el tipo de items incluidos en los dos subtests del K-BIT si no los entienden adecuada- mente, Esta forma de ayuda que es especialmente ttl para asegurar la validez del examen de nifios preesco- lares y de sujetos retrasados de cualquier edad esté permitida en los items ejemplos no puntuables de tas pruebas de Definiciones y Matrices y en los dos pri- ‘meros items puntuables aplicados después de cada ‘ejemplo. La prueba de Vocabulario expresivo no inclu- ye items ejemplo, pero los dos primeros items aplica- ddos sirven de aprendizaje; el examinador puede repe- tir una pregunta, emplear otro lenguaje (incluida la mimica), utilizar gestos o introducir ligeras modifica- nes en las instrucciones para asegurar que los suje- tos comprendan exactamente el tipo de respuesta que se espera de ellos en cada prueba. Se pretende que esta fase de adiestramiento no resulte pesada ni descubra estrategias para la solucién de problemas. De este tema nos ocuparemos mas ampliamente en el apartado, "Aprendizaje de la tarea” en el capitulo 2. Las puntuaciones son comparables con las utili- zadas en otros tests de inteligencia. La inclusién de los subtests de Vocabulario y Matrices como medidas, por una parte, de las habilidades verbales y cristaliza- das y, por otra, de las fluidas y no verbales, facilita la comparacién de las puntuaciones obtenidas en el K- BIT con las aleanzadas por la misma persona en muchos de los tests de inteligencia més amplios comtinmente utilizados. Esto es especialmente impor- tante porque, basdindose en los resultados del K-BIT, los examinadores decidirén a menudo que conviene tuna exploracién mis profunda con un test de inteli- -gencia integrado por varios subtests. La relaci6n entre el K-BIT y las Escalas de Wechsler resulta evidente puesto que la divisién verbal/no ver- bal en el primero de ellos corresponde a la dicotomia centre pruebas verbales y manipulitivas que caracteriza alos tests de Wechsler. Por otra parte, el desarrollo de los subtests del K-BIT a partir de los modelos de! K- ABC y del KAIT, sugiere su vinculacién con estos ins- trumentos, EI subtest Vocabulario del K-BIT corres- onde a la escala de Rendimiento del K-ABC, mien- tras que Matrices se relaciona estrechamente con el Procesamiento Mental Compuesto (especificamente con la escala de Procesamiento Simulténeo). Con res- pecto al KAIT, los dos subtests del K-BIT se vinculan respectivamente con las Escalas de Aprendizaje Cristalizado y Planificacién Fluida que, juntas, dan lugar a la Escala de Inteligencia General. Igualmente los dos subtets del K-BIT corresponden muy de cerca stinciGn entre inteligencia fluida y cristalizacla que esti en la base de la estructura de las principales escalas, tanto de la Escala de Inteligencia Stanford - Binet: 4° edicion (Thorndike, Hagen y Sattler, 1986) como de la Bateria Psico-educativa de Woodcock- Jhonson ~ Revisada: Tests de Habilidad Cognitiva (WJ-R: Woodcock y Jonson, 1989). También las esca- las Verbal y Perceptivo-maniputativa de las Escalas ‘McCarthy de Aptides y Psicomotricidad para Nios (McCarthy, 1972) se relacionan con las habilidades, apreciadas por los subtests Vocabulario y Matrices del K-BIT, Lo mismo ocurre con la Aptitud Verbal Compuesta y la Aptitud No Verbal Compuesta que determinan el Dominio Lingiifstico de los Tests Detroit de Aptitud de Aprendizaje-2 (DTLA-P; Hammill y Bryant, 1986) y con los "clusters" de Razonamiento Verbal y No Verbal en las Escalas de Aptitudes Diferenciales (DAS: Elliot, 1990) Asi pues, las puntuaciones CI del K-BIT y la dife- reneia entre las puntuaciones tipicas obtenidas por un sujeto en los dos subtests guardan una relacién con- ceptual con las puntuaciones globales que ofrecen muchos de los més importantes tests de inteligencia Para nifios y adultos. Quienes puntiien en un nivel extremo del K-BIT, cabe esperar que tengan un resul- tado similar en otro de los tests completos previamen- te mencionados; quienes revelen grandes diferencias entre Vocabulario y Matrices (ver capitulo 3) puede Suponerse que mostrarén fluctuaciones andlogas entre los perfiles verbal/no verbal o cristalizado/fluido obte- nidos en tests més largos. El solapamiento conceptual entre el K-BIT y cada uno de los instrumentos mas, = He at at al a = = = = = amplios antes mencionados, hace que estas hipétesis sean plausibles y facilita el uso del K-BIT con alguna, de dichas baterias. Sin embargo, debe tenerse siempre ‘en cuenta que tos resultados det K-BIT -especialmen- te las diferencias entre las puntuaciones verbal y no verbal- deben considerarse como tentatives para tomar decisiones elinicas o educativas hasta que sean confirmados con una exploracién mas profiunda de ta inteligencia. Pose una buena validez. Este Manual incluye una amplia informacién sobre la validez del K-BIT basada en estudios complementarios Hevados a cabo en muy diversas situaciones. En el capitulo 5 se resumen estos, estudios de relacién entre el K-BIT y otros tests de inteligencia y rendimiento comtinmente utilizados. Los coeficientes, obtenidos en una muestra total de cerca de 1.000 niiios y adultos, confirman la validez. de este test breve de inteligencia, Ha sido baremado con una muestra representati- va. El problema nis agudo de los tests breves de inte- ligencia que ahora existen es probablemente el de los baremos deficientes elaboradas sobre muestras peque- fias y escasamente representativas. Esta limitacién incide negativamente en la interpretaciGn, sobre todo, cuando las puntuaciones de estos tests breves se utili zan inapropiadamente para el diagnéstico o la coloca- cién. El K-BIT se tipifics sobre muestras de carscter nacional estratificadas de acuerdo con las mas recien- tes informaciones del censo. El niimero de sujetos de las muestras fue de 2,022 en la versién original ameri- cana y de 1.341 en la adaptacién espafiola (véase el ftulo 4). cay La practica habitual de utilizar formas abreviadas del WISC-R, WAIS-R 0 K-ABC tiene ventajas sobre el empleo de la mayor parte de los tests breves exis- tentes porque estas baterias mas amplias siempre se han baremado sobre muestras amplias y representati- vas y poseen notables propiedades psicométricas (Kaufman, 1990, capitulo 5; Reynolds, Willson y Clark, 1983). No obstante los baremos para estas for- mas abreviadas se obtienen basdndose en la aplicacién de la bateria completa, no en la aplicacién indepen- iente de los pocos subtests que integran las formas abreviadas. Esta prictica puede distorsionar las pun- tuaciones aleanzadas por un sujeto cuando solamente se le aplica la forma abreviada, Introduccion. Por ejemplo, Thompson, Howard y Anderson (1986) encontraron que las puntuaciones basadas solamente en la aplicacién de los subtests Vocabulario y Cubos del WAIS-R (una forma abreviada de Wechsler bas- tante frecuente) diferfan sustancialmente si estos sub- tests eran los dos primeros aplicados o si se los aplica- ba en el lugar que les correspondia en la secuencia normal de la baterfa. Factores como la motivacién, la fatiga 0 cl aburrimiento haefan que Jos resultados en Jas mismas tareas fueran diferentes. Debido a que el K-BIT fue tipificado a partir de su propia muestra representativa, tiene ventaja sobre estas formas abre- viadas conyencionales. Puede ser aplicado por no psicélogos. El hecho de que el K-BIT haya sido disefiado de modo que pucie- ra ser aplicado por psicélogos y no psicélogos, in yendo paraprofesionales y técnicos convenientemente adiestrados, puede constituir una ventaja 0 un incon- veniente, Recuérdese que nadie deberfa aplicar un test breve de inteligencia sin un apropiado entrenamiento prictico y la supervisién individualizada de un profe- sional cualificado. Si los examinadores deciden hacer la aplicacidn sin haber recibido el entrenamiento ade- cuado, se producirdn consecuencias negativas. Sin embargo, si los examinadores se atienen fielmente a los procedimientos y precauciones que se sefalan en el apartado "Cualificaciones del examinador’, la posibi- lidad de que Ios no psicslogos apliquen el K-BIT puede ahorrar al psicdlogo 0 educador esp tiempo precioso. La eleccién de un test breve de inteligencia en lugar de una bateria amplia implica una valoracién del tiem- po. La opeién de utilizar un aplicador con menor cua- lificacién formal es coherente con los propésitos per- seguidos por el K-BIT. Presenta en este sentido venta- Jas sobre las formas abreviadas de las baterfas de inte- Jigencia con muchos subtests, puesto que, en este caso, cualquier forma abreviada -al igual que la bateria com- pleta- deberfa ser aplicada tinicamente por profesiona- les perfectamente cualificados. Es de aplicacién individual. Fin los tests colectivos © autoaplicados se aprovecha mas el tiempo que en la aplicacién individual del K-BIT, pero tienen algunos inconvenientes. Normalmente requieren una buena comprensién lectora y nunca se tiene la seguridad de si un mal rendimiento refleja una falta de habilidad o Variables conductuales, como escasa capacidad de atencién, baja motivacién o distractibilidad. La aplica- =e Capitulo 1 cién individual permite al examinador establecer un buen "rapport", observar ta conducta del examinando ¥y (dependiendo de su experiencia, habilidad y forma- cién) interpretar las puntuaciones obtenidas en el con- texto de estas variables conductuales, Un examinador no necesita ser un clinico experi- ‘mentado para ser capaz de detectar falta de esfuerzo, agresividad 0 escasa atencién; estas conductas pasan inadvertidas en una aplicacién colectiva aunque sean la causa de que una persona brillante obtenga puntua- ciones medioctes 0 una con aptitud media aparezca como retrasada, Cuando los examinadores tienen 1a oportunidad de solicitar una respuesta, mantener el “rapport” y conseguir que el test constituya una expe- riencia interesante, los sujetos tienen mayor probabili- dad de rendir a un nivel éptimo en un test de inteli- gencia, Se apoya en procedimientos estadisticos avanza- dos. En la construccién del K-BIT (ver capitulo 4 y 5) se utilizaron varios procedimientos estadisticds inclu- yendo el modelo de rasgo latente de Rash-Wright, (Robertson y Eisenberg, 1981) y el método Mantel- Haenszel para detectar el sesgo en los ftems (Holland y Thayer. 1986; Mantel y Haenszel, 1959). Estas tée- nicas producen un conjunto de items para cada subtest que siguen fielmente el crecimiento de la curva normal a través de los rangos de edad y conducen a la elimi- nacién de los {tems que aparecen sesgados al compa- rar, por ejemplo, los negros o hispanos con los blan- cos, 0 los varones con las mujeres. Aunque estas tée~ nicas aseguran la alta calidad de los tests y sus stems, no dificultan la aplicaci6n, correcci6n ¢ interpretacién del K-BIT, Ofrece normas de interpretacién sencillas. Del K-BIT se obtienen tres puntuaciones tipicas: para Vocabulario, Matrices y Cl Compuesto (una puntua- ccidn tipica que resume el rendimiento total en el test) El examinador necesita saber el significado de estas puntuaciones en términos de error de medida, estabi- lidad y niveles de rendimiento intelectual. Necesita igualmente un procedimiento fécil para comparar las puntuaciones del sujeto en Ios dos subtests con el fin de determinar si la diferencia entre ellas es signi tiva. EI capitulo 3 del Manual explica algunos con- ceptos importantes en lenguaje claro y presenta un sistema simple para interpretar las puntuaciones obte- nidas. Capitulo 2 PROCEDIMIENTOS GENERALES DE APLICACION Y CORRECCION Para aplicar un test psicol6gico 0 educativo es nece- sario que los examinadores comprendan los procedi- mientos generales en que se fundamenta una adecuada préctica de examen. La primera seccién de este capi tulo se refiere a aspectos que afectan a todos los exa- minadores que se enfrenten a la tarea de aplicar un test individual normalizado, independientemente de su nivel de entrenamiento, Se abordan los temas de esta- blecer y mantener un buen “rapport”, comprender el concepto de test normalizado, hacer observaciones cli nicas sobre Ia conducta durante el examen e informar sobre los resultados del test. Se ofrecen ademés pautas generales de aplicacién y puntuacién especificas del BIT (ej..en el caso de repeticién de ftems, puntua- ci6n de respuestas multiples). El Cuaderno de examen del K-BIT ofrece instrucciones coneretas para la apli- caciéin de eada prueba. PROCEDIMIENTOS GENERALES DE EXAMEN Laaplicacién y correceién del K-BIT es fécil y pue- dden ser llevadas a cabo por personas sin una prepara- cin especializada de carscter formal (véase el capitu- lo 1), pero esto no significa que cualquiera pueda abrir el Cuaderno de examen del test ¢ intentar obtener resultados validos. Los aplicadores deben estudiar cui- dadosamente este Manual y el Cuademo de examen con el fin de adquirir 1a informacién necesaria para aplicar y puntuar vélidamente el K-BIT. Ademés es imprescindible la préctica. Antes de utilizarlo formal- mente, debe aplicarse a alguien que tenga la paciencia y disposicién de actuar como "conejillo de indias” y Juego puntuar concienzudamente todos las items y pruebas. La préetica debe hacerse tanto con personas |jOvenes como mayores (con no menos de tres sujetos) para conseguir el dominio de los ftems ficiles y difici- les, especialmente en el subtest de Matrices. Los exa- minadores que carezcan de un formacién especifica en la evaluaci6n individual deben buscar el consejo y li supervisién de un psicélogo, un espe baciones de lenguaje u otro profesional con sélidos conocimientos sobre evaluacién, El éxito con el K-BIT depende del conocimiento y respeto que el examinador tenga de las téenicas de los tests normalizados. Una aplicacién valida del test requiere igualmente sensibilidad hacia las necesidades de las personas de distintas edaces, desde la impulsi- vidad y distractibilidad de los ninos preescolares a la teflexividad y baja capacidad fisica de los ancianos. En beneficio de los utilizadores del K-BIT, en esta y otras partes de este Manual se han adaptado temas tra- tados en el Manual del K-ABC (Kaufman y Kaufman, 1996) y en los dos Manuales del K-TEA (forma abre- viada y amplia, Kaufman y Kaufman, 1985a, 1985b).. ‘Muchos puntos se han incorporado literalmente 0 con ligeras variaciones, puesto que nuestra filosofia sobre los tests se aplica a cualquier instrumento normalizado, de aplicacién individual. Este Manual incluye también otras informaciones referidas a la evaluacién de adul- tos 0 a los subtests especificos del K-BIT. Rapport Se ha escrito mucho sobre el tamatio de la sala de examen, mobiliario, temperatura, iluminacién y otros aspectos de las condiciones apropiadas de examen. No pretendemos minimizar la importancia del entorno fisico y ciertamente abogamos por la aplicacién de las baterias de tests individuales en tas mejores circuns- tancias posibles. (Los examinadores pueden decidir el uso del Impreso del Examinador 12-1, incluido en el texto de Kaufman [1990] en que se describen objeti- ‘vamente las condiciones bajo tas cuales se llev6 a cabo una evaluacisn). De todos modos, en Ia préctica, Ios examinadores no pueden a veces controlar los aspec- tos fisicos del entorno y se ven forzados a examinar a nifios © a adultos en condiciones poco ideales. Adem, creemos que la importancia del ambiente fisico ha sido generalmente sobreestimada y que es ‘menos influyente que el ambiente psicoldgico - la rela- cién entre el examinador y examinando. Debe estable- = Gm Capitulo 2 cerse al principio una buena relacién y mantenerse a lo largo de toda la sesién de examen que a menudo pro- voea cierto grado de frustracién, fatiga o ansiedad. Se ofrecen, por eso, en primer lugar, recomendacio- nes para establecer el rapport y Iuego para mantenerlo, Su enumeracién es necesariamente incompleta y deben considerarse no como exigencias, sino como sugerencias para conseguir los mayores esfuerzos a lo largo de todo et proceso de evaluacién por parte de hifios y adultos. Sin un rapport adecuado los examina- dores no consiguen ordinariamente una Gptima moti- vacién y rendimiento en el test: 1os nifios en edad pre- escolar pueden necesitar vencer la vergiienza y la inso- lidaridad; los estudiantes quiza deseen confirmar que los resultados en los tests no afectardin a sus notas aca- démicas; los adolescentes necesitarén ganar confianza y moderar su osadfa; los j6venes y adultos de mediana ‘edad pueden sentirse incémodos porque su inteligen- cia sea evaluada por otro adulto y, finalmente, los aancianos tal ver. se sientan inseguros porque sus habi lidades son medidas por tests *diseftados para niflos” y resulten afectadas por limitaciones fisicas (como la disminucién de la agudeza visual). Cualquier perfil de puntuaciones obtenido en un entomo psicol6gico deti- ciente resulta sospechoso y deberfa considerarse invé- lido 0 de validez. cuestionable dependiendo de la natu- raleza y grado del problema de relaciones. Creacién de un buen rapport. En su primer encuentro, dirfjase al sujeto por su nombre y hégale saber el de Vd; si se trata de un adulto, mejor el de pila. Procure que el nifio o el adulto se tranquilicen inmediatamente; muéstrese abierto, honesto y amisto- 30. Sea flexible al encontrarse y saludar a la persona y utilige el sentido comtin al enfrentarse a cada nueva situaci6n, Son diferentes los métodos de acercamiento, de acuerdo con la edad del examinando, el nivel de aptitud estimado (basado en la razén para aplicar el K- BIT), el lugar de examen (escuela, clinica, hospital, industria, consulta privada). Utilice un lenguaje apro- piaco evitando palabras dificiles o rebuscadas con un nifio pequefio 0 demasiado simples e infantiles con {j6venes y adultos. No diga que "vamos a jugar” cuan- do trate con un chico mayor o un adult; saben que se les va a aplicar un test de inteligencia; cualquier disi- mulo sera percibide como una falta de honestidad y pondra en peligro la iniciacién de una relacién de con- fianza, No agobie a un nifio timido 0 poco hablador con muchas preguntas. Tenga a mano algunos juguetes 0 dibujos (nunca materiales del test), apropiados a su edad. Permita que manipule espontineamente estos materiales y trate de suscitar una conversacion sobre ellos. No comience el examen de un nino pequeno sin cerciorarse de que tiene cubiertas sus necesidades fisi- cas -sed, hambre, fatiga, evacuacién-; posponga el examen, si es necesario, Ante la ansiedad de algunos nifios pequefios actie, a a vez, con firmeza y comprensién, Vd posee la auto- ridad del adulto; conffe en que el nifio seguir de buen grado sus indicaciones. Suscite el interés de los peque- fios indecisos mostrindoles algdn juguete atractivo. Cualquier duda, nerviosismo 0 recelo por parte del examinador se trasladard probablemente al nino difi- cultando asf en mayor medida su separacién de un adulto 0 de un hermano mayor. No reaccione negativamente cuando se encuentre con un adolescente con el cabello 0 el modo de vestir extraiios. Cualquier comentario sobre tx apariencia personal de un joven debe ser moderadamente positi- ‘Yo; tampoco conviene excederse en elogios. Hay que asegurarse, sin embargo, de que no lleve algo (por ejemplo, unas gafas de sol) que pueda dificultar el ren- dimiento dptimo en el test. No se apresure a pedir a los examinandos que se sienten inmediatamente para empezar la prueba, Esté dispuesto a emplear unos minutos en comentarios rela- jados (y a menudo muy informativos) antes del exa- men. Evite, no obstante, que transcurra tanto tiempo, que la aplicaci6n del test resulte inoportuna, Procure centrar la conversacidn en los intereses, afi- ciones o temas preferides del sujeto. Evite las bromas ¥ preguntas banales © intente no dar la impresi6n, durante la charla preliminar, de que ‘esta cumpliendo, su deber". Un verdadero interés, asi como necesidades y sentimientos compartidos, pueden favorecer un cclima de confianza y simpatia, una mutua compren- sidn, Ciertas leyendas que tos adolescentes Hevan en la camiseta ("Yo no soy un extrafio; lo es usted" 0 "No estoy sord iplemente le ignoro") proporcionan al cexaminador un buen motivo para establecer contacto. Un comentario simple y neutral como "es una frase interesante la que Hevas escrita" puede conducir a cestablecer el rapport de manera natural. —10— vio OT rhoeR ph ph oph At eh gh ab at at Adivine sutilmente las percepciones del sujeto en relaciGn con los mativos del examen. Aclare cualquier malentendido y hdgale ver que Vd esti de su parte Muchos chicos mayores y adultos se inquietan al apli- carles un test de CI y los ancianos pueden sentirse especialmente nerviosos si advierten que sus habilida- des han disminuido o si estiman que los problemas sensoriales © de coordinacién pueden perjudicarles. ‘Tranquilicelos; una persona que desea mayor informa- ccién sobre los motivos por los que se Te aplica el test 0 sobre el contenido de las tareas deberfa ser complaci- dda positivamente sin que tuviera que sentirse ineémo- da. Por ejemplo, « un anciano preocupado por sus di cultades motoras puede asegurarle inmediatamente que en ninguno de los ejereicios se requieren respues- tas motoras, Si la preocupacién se centra en problemas, Visuales © auditivos compruebe su vista u ofdo de ‘manera amable ¢ informal para confirmarle que estas, dificultades sensoriales no perjudicardn los resultados cen ninguna de las tareas del test. Con una persona ansiosa trate de estructurar la situa- coméntele lo que sucederd en la préxima media hora. En general, constituye una buena medida elimi- nar la sorpresa frente a la situaciin porque Io inespe- rado 0 lo desconocido siempre produce ansiedad. Es usted quien debe controtar la situaci6n dle examen durante todo el tiempo. Algin joven 0 adolescente podria tratar de provocar un enfrentamiento que des tmuirfa el valor del test, si no se resuelve conveniente- mente. Ser autoritario o dictatorial no es ta solucién, pero aclarar su papel y explicar claramente Jo que se espera del sujeto ayudar a definir y estructurar la sitacién desde un principio. Evite sugerir, incluso de forma velada, que el indivi- duo tiene que sufrir algtin tipo de "martirio" ("Vamos a quitarnos de encima el test lo mas répidamente posi ble”). Transmita una actitud positiva hacia el examen. Antes de empezar ta aplicacién comente que no se espera que nadie conteste bien a todos los ejercicios, algunos de los cuales son féciles y otros dificiles para cualquiera, incluso para los adultos superdotados. Informe a todos los examinandos de que el test inclu- ‘ye distintas clases de ejercicios: unos utilizan palabras y otros no, Explique a todos, excepto a los nifios muy pequefios 0 a los que se supone con retraso mental, que todas las pruebas empiezan siendo muy files, pero {que van aumentando de dificultad. A los nifios digales Procedimientos generales de Aplicacion y Correccion {que lay mismas pruebas se aplican a los j6venes y a los adultos: y a éstos que Vd no esté interesado en obtener simplemente tna puntuacién de CT, que quiere saber cémo piensan y resuelven los problemas mas bien que averiguar los conocimientos que poseen. Hspectil- mente cuando se trate de adultos, no tenga reparos en el uso del cronémetro en ef hecho de que tenga que hacer anotaciones para recordar sus respuestas; digalo al principio y no espere a que se sientan intranquilos ante los procedimientos de examen. “Mantenimiento del rapport. Trate a todos con res- peto, dirfjase a ellos por su nombre con frecuencia, oftézcales confianza y apoyo y manifieste un sincero interés. En general, mantenga un buen contacto visual, pero evitando que algunos adultos tengan la sensacién de que se invade su intimidad. A veces, si alguien ‘experimenta frustracién 0 incomodidad a causa de los, fallos, resulta beneficioso evitar discretamente su mirada, Muéstrese animoso. Aunque tenga una agenda ‘muy apretada y una serie de eximenes durante el dia, trasmita al sujeto la impresion de que el trabajo que est haciendo es lo més importante e interesante que podria hacer en ese momento. Aunque sabemos que los tests estin normalizados y muchas de las palabras que hay que decir estén per- fectamente establecidas, no permita que esta normeli- zacién le mecanice o le impida mostrarse amable, espontinco y relajado. Trate de sonreir a menudo de forma natural y tranguilizadora. No utilice modales afectados y evite hacer preguntas 0 dar instrucciones de manera rutinaria y memoristica, Mantenga un alto nivel de motivacién alabando y animando de modo apropiado. Respond honestamen- te haciendo comentarios relacionados con la actuacién del sujeto y ajustados con naturalidad a la coversacién ("Esta trabajando bien", "Este era dificil", "Con éste también yo tuve dificultades"). Sea especialmente sen- sible a los sentimientos de los adultos cuando trate de animarlos y tenga en cuenta la posible reaccién a sus palabras. "Esté esforzdndose mucho" puede motivar a los niffos 0 "Nadie los resolvi6 todos tan bien" puede calmarlos; pero un adulto tal vez. interprete estas frases como actitudes de patemalismo o desafio, Una alaban- za 0 una exclamacién esponténea de aprobacién pue- den resultar necesarias para mantener la motivaci6n y el esfuerzo de algunos examinandos, mientras que otros responderin mejor a una sonrisa comprensiva, a un comentario elogioso 0 a un buen entendimiento a1 Capitulo 2 entre iguales. Evite utilizar expresiones convenciona- les ("Bien", "Estupendo") después de cada flem pues- to que no resultan tities. Aunque el estimulo es beneficioso, debe evitarse el "feedback: Alabe a los examinandos s6lo por su esficerzo, no por la correccién de sus respuestas. Algunos examina- dores dicen inconscientemente "Bien" después de cada respuesta correcta lo que da a los examinandos una informacién inmediata (violando las normas de la eva- luaci6n individual) y frecuentemente producen disgus- toy frustracién cuando no obtienen este refuerzo, Dar tuna informacién positiva después de las respuestas correctas en el subtest de Matrices, donde el aprendi- zaje puede aplicarse a los items siguientes, puede ‘mejorar sustancialmente los resultados del sujeto inva- lidando, desde la perspectiva de la normalizacién, la puntuacién obtenida. A veces el acierto o el fracaso en tun item es claramente evidente tanto para el exami- nando como para el examinador; en tales casos, el elo- gio 0 el comentario de consuelo es totalmente apro- Piado. “Muchos sujetos consideran los tests como una ame- haza potencial a su prestigio: el temor puede expresar- se abiertamente © permanecer disimulado. Algunos adultos son especialmente susceptibles cuando los psi- logos realizan la prueba y normalmente verbalizarén su inguietud de que cada una de sus palabras © movi- ‘mientos estén siendo psicoanalizados. Un cierto humor rebajaria la tensién en estas cit cunstancias. No es raro que adolescentes con proble- ‘mas escolares muestren actitudes defensivas, reticen- tes u hostiles cuando Vil intenta hacer preguntas que amenacen suya debilitada autoestima. También los ancianos, sobre todo si el examinador es joven, pueden ofrecer resistencia y rehusar la ejecucidn de la tarea. Si se muestran inflexibles, pasar al siguiente subtest y volver al no realizado al final de la sesién. Los adultos verbalizan a veces numerosas excusas en relacién con sus fallos (“caramba, mi memoria ya no es buena’, “hubiera contestado bien cuando era més joven’) Tales excusas pueden escalonarse a lo largo de la prue- ba y convertirse en un pretext 0 una justificacién para no intentar responder a las preguntas. Normalmente aveptar esas excusas no da resultado, aunque si puede darlo mostrarse comprensivo, poner énfasis en los aspectos positivos e informar de que otros sienten algo, parecido ("Mucha gente me dice que tiene ef mismo problema", "Procure hacerlo lo mejor posible", "Lo esti haciendo bien"). J6venes y mayores pueden pre- senlar tantos problemas como los preescolares, pero normalmente resulta iil limitar la tensién infundada y ‘mostrarse comprensivos con ellos Si los examinandos critican o ridiculizan el test 0 alguno de sus ftems, no se muestre de acuerdo con ello. Del mismo modo que su comprensién del indiv: duo favorece el rapport, la devaluacién del proceso mismo de examen puede anular todo su trabajo, Quiza estos sujetos estén intentando explorar sus sentimien- tos y si sus sospechas se confirman, los resultados serdin initiles por falta de esfuerzo, Sea sensible a su propio estado de dnimo. Si esta cansado, furioso, aburrido 0 ansioso, el examinando puede participar de esas sensaciones. Utilice los sinto- ‘mas corporales para anticipar un problema antes de que surja. Una pausa oportuna puede evitar que se invalide un test o que se interrumpa innecesariamente tun buen clima de relacién. Esté especialmente alerta a la fatiga, distraccién o cambios de humor en las perso- ‘nas mayores que tal ve7 estén en tratamiento médico 0 manifiesten sintomas de cualquiera de Ins enfermeda- des que aumentan notablemente en la vejez (ver Kausler, 1982, Fig. 1.9). Un test corto como el K-BIT convendria que fuera aplicado en una tinica sesiém, pero es mucho mejor concertar una segunda cita que realizar la trea con un total decaimiento, Durante el examen mantenga un ritmo lento y cons- tante. Nunca desatienda las preguntas 0 comentarios de una persona, pero limite la conversacién a los inter- valos entre las pruebas. Incluso entonces, para que pueda avanzar eficazmente, las conversaciones no deberfan derivar en largas discusiones o digresiones, Haga, no obstante, una excepcién si el sujeto experi- ‘menta gran incomodidad 0 ansiedad y necesita tran- quilizarse antes de continuar con el test. Enfréntese con humor a las incidencias easuales. Si tun examinando cae en la cuenta de que Vd utiliza el 1 y el 0 en la Hoja de anotacién y esta pendiente de la puntuacién, cambie a un cédigo alternativo: el uso del signo V para indicar acierto y * para indicar fallo, resulta claro para el examinador, pero no es interpreta ble por el examinando, Si algin sujeto intenta probar st paciencia con respuestas inapropiadas o disparata- das, nunca muestre desagrado, Puede, no obstante, -12-