Análisis literario: “Don Quijote de la Mancha”

La novela “Don Quijote de la Mancha” fue escrita por Miguel de Cervantes
Saavedra. Su publicación data del año 1605 y consta de dos partes. Este libro es
una imagen: la de un hombre cincuentón embutido en una armadura anacrónica,
acompañado por su fiel escudero, quienes parten en busca de aventura y la
realización de un ideal imposible: revivir las nunca vividas épocas de los
caballeros andantes que se veían expuestas en los libros de caballería que
enloquecieron a este hombre.

El fragmento tomado del capítulo XV trata de la batalla que sostuvo Don Quijote
con unos rebaños, los cuales le parecían ejércitos. Esta anécdota forma parte de
la segunda salida del manchego de su aldea, acompañado por Sancho Panza. Ya
ha sido nombrado caballero por escarnio y ha quedado malparado en algunas
hazañas, como la de los mercaderes. Esta vez transitando el camino Real
encuentra a estos rebaños y acaba perdiendo las muelas luego del ataque de los
cabreros.

La percepción del mundo de don Quijote es persistente. Él esta convencido de que
los rebaños son ejércitos y argumenta que la realidad que él percibe es cambiada
por sabios. Esta ficción que se englosa en forma de caja china se ve
representada en la variedad de lectores de esta obra. Por un lado, encontramos a
los duques que están informados de las hazañas del Quijote; mientras que por el
otro, a nosotros mismos. Esto alarga el tiempo de ficción y representa la relación
ficción-vida. La primera es un refugio de la segunda. Por esto los personajes y el
ambiente que rodean al Quijote son cambiados. La ficción es una mejor realidad
que la realidad misma. Esta, a su vez, se ve ligada con un afán de libertad que
plantea don Quijote al liberar a los galeotes: “el cautiverio es el peor de los males”.
Entonces, para lograr esa libertad es necesario desembarazarse de las
autoridades opresoras, la realidad. Sin embargo, esto no es del todo posible sin el
uso de la ficción. Don Quijote sale malparado en su mayoría de aventuras
“comenzaron a saludarle los oídos con piedras como el puño” (L.22), él es
rechazado por sus ideales e incomprendido por su forma de buscarlos y su
escudero trata de convencerlo de que deje su percepción idealista por una mas
realista. A la larga, Sancho es que se impregna de ficción.

Así, se concluye que “Don Quijote de la Mancha” es una crítica a la sociedad
cervantina, pero a la vez un homenaje a los libros de caballería, que después de la
primera publicación del Quijote alzaron sus ventas. Con esta obra se buscó
destacar los ideales y desdeñar lo irreal de las novelas de caballería, logrando una
obra que deleite y enseñe como proponía el canónigo. Cervantes es un símbolo
de trascendencia lingüística, ya que en su obra innova y sienta las bases para la

Otra innovación se da en el ámbito narrativo.). como el cabrero Lardenio. Esto se ve reflejado en las diferencias entre el Quijote y Sancho. natural y lleno de refranes “¡Desdichado el padre que me engendro!” (L.novela moderna. mientras que su traductor anónimo y omnisciente la dota de una autosuficiencia original. El historiador arábigo plasma a la narración de subjetividad. esta novela es universal. Los dos se complementan y son la imagen de la condición humana. que abarca 8 meses. se desglosa en dos: uno real. El uno es idealista y letrado. el otro ficticio.10). el tiempo también se ve alterado. El estilo. que cuenta con dos narradores: Cide Hamete Benengeli y su traductor y comentarista. Además. Esta pluralidad de tiempos alarga el tiempo narrativo en relación al de acción. mientras que el otro realista e ignorante. retórico “como eso puede desaparecer y contra hecer aquel ladrón del sabio mi enemigo” (L. Esta expande el tiempo de ficción. Por otra parte. ya que su temática comprende a la naturaleza humana. . ya que esta compuesto por el de la trama de la historia del manchego y el de todas las historias contadas por los personajes. por ejemplo.30s.