Está en la página 1de 2

Poemas de Irene Gruss

De Solo de contralto (1997)

Sirena

Ahora que todava puedes, canta


tu delirio;
despus, sirena encantada por marinos
atados a un poste,
despus, sirena de voz dulce y
corazn tenebroso, incapaz
de sostener
no la nota sino la cordura
elige el mar, no el barco, despus, elegir ser
ms tarde que intil: tu canto, sirena,
te desviar a ti misma,
te perders ah en cubierta,
en la orilla o all, en tu casa.
Aprovecha la garganta, ahora
que no tienes pies
en la tierra, marea y
ensordece el odo del humano
hasta que se canse,
hasta que te canses, y el
estruendo
sea como el de un barco que encalla
en el ojo de la tormenta. O canta
esa suave y triste cancin
que te sabes
de memoria, hasta que el agua misma
se confunda,
o aquella que habla de
cosas alegres,
cosas que duran, cosas
reales, imaginarias, y
tu voz suene tan real o imaginaria
que consterne. Hazlo ahora, sirena,
ahora que la prudencia,
como la noche, llama a vspera,
ahora que la luna, cantante muda,
no te ve ni te altera,
ahora, canta,
sin aorar la muerte y la vida.

De Msica amable al fin (2012)


Porque las hojas de ese arbolito brillan todava,
imagino, all, lejos, el bosque encantado de verano.
Hasta apurara la noche, a que el bichero inunde
todo de msica amable , al fin,
canto que se re de lo grave del mar, all, a pocos pasos,
como el pobre se re,
como las chicharras y los grillos
y los sapos se ren del mar, all, lejos,
cuando es verano todava.