Está en la página 1de 11
Capitulo 2 Modelos y/o teorias de comprensién Fn los inicios del siglo XXI, en el marco de la eclosién computacional y comunicacional, podria ser esperable que la relacién discursiva entre un escritor/autor y un lector fuera fluida y simple. Sin lugar a dudas ello puede ser asi y, posiblemente, ia mayoria de los participantes en intercambios linguisticos asegurarian que no tienen problemas de comprensién, No obstante ello, los cientificos que investigamos el fendmeno estamos seguros de que la comprensién del discurso escrito enfrenta dificultades tremendas que atin estamos lejos de identificar con exactitud y para las cuales tampoco hemos logrado Tlevar a cabo acciones que muestren avances certeros en el desarrollo de estrategias de lectura cficientes, Pruebas de ello hay muchas y no es mi objetivo focalizar aqui un panorama de este tipo, Si lo que buscamos es un acercamiento a la comprensién del problema y una aproximacién al modo de trazar un camino de soluciones, mi opinion es que debemos conocer fundamentos teéricos que nos entreguen un dimensionamiento del fendmeno que nos interesa y de las variables que intervienen. Desde esta dptica, no cabe duda de que los avances aleanzados desde los primeros trabajos cen comprensién, inicialmente centrados en el procesamiento de palabras y frases aisladas hasta Tlegar definitivamente al discurso natural o auténtico, son tremendos. Es fécil comprobar que existe abundante produccién cientifica en el drea y se prevé un desarrollo reciente, Muchas razones se pueden esgrimir para esto Ultimo: el procesamiento del lenguaje, en general, y del discurso, en particular, es un fenémeno fascinante, complejo y ulkifaestico, pero de enormes 25 Giovanni Parodi S. repercusiones, cuyo conocimiento permite adentrarse en la esencia misma del ser humano. ‘Como bien se sabe, desde los tiltimos decenios del siglo pasado y con mayor ahinco en los inicios de éste, cientificos provenientes de diversas areas estén desarroilando complejas teorias y modelos para describir y explicar la comprensién linguistica y, con esfuerzos particulares, la del discurso escrito. Un polo importante de desarrollo se ubica en Estados Unidos de Norteamérica y Europa (entre otros, Van Dijk y Kintsch, 1978; Van Dijk y Kintsch, 1983; Goodman, 1985; Graesser, Singer y Trabasso, 1994; Kintsch, 1998; Garrod y Sanford, 1999; Goldman y Van Oostendorp, 1999; Coirier, Gaonac’h y Passerault, 1996; Kerbrat-Orecchioni, 1997). Aunque quizés un poco mis tardiamente y no con la misma cobertura editorial y de distribucién, en Latinoamérica -y a pesar de limitaciones de