Está en la página 1de 2

1.

Asiento regulable en altura y profundidad:

1.1. Debe regularse la altura, porque todas las personas tenemos distintas longitudes de extremidades. 1.2. La base del asiente debe ser regulable también, o el respaldo. Elegir sillas modernas con una profundidad de asiento adecuada evitará que se compriman las venas y las arterias de nuestras piernas y muslos. Ese hormigueo que produce la presión, provoca, además, que el usuario desplace su cuerpo hacia adelante, con lo que queda al aire y sin apoyo la delicada zona lumbar. Según los expertos en ergonomía, la profundidad del asiento de una silla operativa o de dirección debería estar comprendida entre los 380 y los 420 milímetros y debería facilitar una curvatura de la rodilla de unos 90 grados. Una profundidad de asiento adecuada permitirá que los usuarios de menor altura puedan apoyar completamente los pies sobre el suelo.

1. Asiento regulable en altura y profundidad: 1.1. Debe regularse la altura, porque todas las personas
1. Asiento regulable en altura y profundidad: 1.1. Debe regularse la altura, porque todas las personas
  • 2. La anchura del asiento o los brazos regulables en anchura Las sillas realmente ergonómicas se comercializan en diferentes tallas de anchura de asiento o con brazos regulables en anchura. Esto es así porque no todas las personas tenemos la misma corpulencia ni la misma anchura de caderas, pero todos necesitamos utilizar sillas cómodas y que se adapten a nuestras medidas. En términos generales, los ergónomos recomiendan que la anchura del asiento de una silla ergonómica esté entre los 400 y los 450 milímetros. En general deben tener apoya brazos con altura regulable o bien que sean desplazables hacia atrás, cuando se trabaje con mesas de computadoras. En cuando al asiente El borde delantero del asiento debe tener una suave inclinación para evitar la presión sobre las piernas y favorecer la circulación. Las sillas con ángulos pronunciados pueden provocar presión localizada sobre la parte posterior del muslo.

1. Asiento regulable en altura y profundidad: 1.1. Debe regularse la altura, porque todas las personas
  • 3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además, la superficie debe estar acolchada de forma que acoja el coxis sin presionarlo, proporcione un apoyo firme a la curvatura natural de la espalda y evite las tensiones en esa delicada zona de nuestro cuerpo. las sillas con el asiento excesivamente duro no son ni cómodas ni ergonómicas ya que presionan las venas y arterias de la espalda, los muslos y las piernas, pero elegir una silla solo porque su asiento es blandito también es un error ergonómico. El soporte del asiento debe ser firme y fabricado en tejidos transpirables. Otra característica de la silla muy importante es que el asiento sea lo suficientemente blando o que incorpore algún mecanismo para amortiguar y absorber los golpes cuando nos sentamos en la silla.

3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además,
3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además,
3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además,
  • 4. Altura del respaldo: recuerda que una silla funcional permite regular la altura del respaldo tanto hacia arriba y abajo, como hacia delante y hacia atrás.

  • 5. Materiales que favorezcan la transpiración: Uno de los aspectos que puede generar disconfort es la falta de transpiración. Por ello, es importante que el respaldo de la silla esté construido con materiales transpirables, tipo malla o similar.

  • 6. Ejemplos sillas ergonómicas:

3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además,
3. El soporte lumbar Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además,

Intereses relacionados