Está en la página 1de 4

LA PALOMA

Se equivoc la paloma,
se equivocaba.
Por ir al norte fue al sur,
crey que el trigo era el agua.
Crey que el mar era el cielo
que la noche la maana.
Que las estrellas roco,
que la calor la nevada.
Que tu falda era tu blusa,
que tu corazn su casa.
(Ella se durmi en la orilla,
t en la cumbre de una rama.)

CANTARCILLO
Salen las barcas al amanecer.
No se dejan amar,
pues suelen no volver
o slo regresan a descansar.
EN UN RETRATO
Cuando, bajo el montn cuadrangular
de tierra fresca que me ha de enterrar,

y despus de ya mucho haber llovido,


cuando la hierba avance hacia el olvido,

an, amigo, mi mirar de antao,


cruzando el mar vendr, sin un engao,

a envolverte en un gesto enternecido,


como el de un pobre perro agradecido.

UNA DULCE NEVADA EST CAYENDO


Una dulce nevada est cayendo
detrs de cada cosa, cada amante,
una dulce nevada comprendiendo
lo que la vida tiene de distante.

Un monlogo lento de diamante


calla detrs de lo que voy diciendo,
un actor su papel mal repitiendo
sin fin, en soledad gesticulante.
NCUENTRO
Si la vida
nos regala otro encuentro
te dejar ser t
ser
sencillamente yo

Escuchar
la meloda
de tu msica
y la ma
cuando se unan.

TENA UNA GUITARRA


Tena una guitarra
cansada, ya sin cuerdas.
Deca sus canciones
con la ronca madera.
Yo le peda flores
azules que me diera.
Ella, resquebrajado
su sueo de madera,
con lgrimas mojaba
mis manos tan pequeas!
Alrededor volaban
palomas de madera.