Está en la página 1de 12
cuad. contab. / bogotá, colombia, 12 (30): 368-380 / enero-junio 2011 / 369 Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX: a 20 años de su publicación Jorge Emiro Pinzón-Pinto Profesor del Departamento de Ciencias Contables de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Correo electrónico: jorge.pinzon@javeriana.edu.co. Transcripción de Nathalie Donato-Valdés, contadora pública de la Pontificia Universidad Javeriana. Correo electrónico: pinzon.jorge@javeriana.edu.co 370 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 Entrevista con Humberto Cubides, uno tidad de estudiantes. La decanatura y la carrera de los autores de este libro clásico misma tenían la preocupación de saber hasta dónde había una formación adecuada del estu- Desde la primera revisión que hice del texto diante y si esa formación difundía componen- de Humberto Cubides, Alberto Maldonado, tes éticos, si había un buen reconocimiento del Marco Machado, Fernando Visbal y Édgar Gra- gremio de contadores y del impacto que tenía cia titulado Historia de la Contaduría Pública la contabilidad en el país. Así, surgió la idea de en Colombia siglo XX, al preparar el curso de tratar de evaluar estos aspectos, porque se con- Fundamentos de Investigación Contable, hace sideraba que la formación del estudiante de- ya algún tiempo y con las posteriores lecturas bería incluir o reconocer esos contextos de la más detenidas para intentar profundizar en el propia profesión y del país. tema, me he encontrado con gratas sorpresas. La primera tiene qué ver con el profesor Cubi- J.P.: ¿Hasta ese momento no había un estu- des, pues había tenido la oportunidad de com- dio más o menos detenido y similar al que uste- partir ideas con él en unas pocas reuniones que des emprendieron en aquella época? por entonces hacíamos en el Departamento H.C.: No, había una historia muy parcial de Investigaciones de la Universidad Central, realizada por la Universidad de Antioquia, pero DIUC; las otras a partir de la misma lectura del no incluía todos los ámbitos que se incluyeron libro, pues me ponía en evidencia una serie de en la investigación que nosotros publicamos. datos históricos insospechados por mí hasta el Hasta este momento, se hablaba de la profesión momento acerca del saber contable, de la pro- en general. En este caso, se incluyen las dife- fesión y de los caminos metodológicos de una rentes miradas de la profesión, las escuelas de investigación cualitativa. Contaduría en Colombia, la formación, la ética Ahora y después de recorrer el mismo cami- y demás. no de otros tiempos en la sede norte de la Uni- versidad Central, el profesor Cubides me recibe J.P.: ¿El grupo ya estaba constituido y había cálidamente como siempre y dispuesto a sopor- adelantado otro tipo de estudios antes de ini- tar el amplio cuestionario que llevo preparado. ciar este trabajo de investigación? Entonces, la charla no se hace esperar. H.C.: Sí, la intención de los miembros del Centro de Investigaciones que venían enseñan- Jorge Pinzón: Profesor Cubides, buenas do en Contaduría era que los propios contado- tardes. Profesor, ¿por qué hacer una historia de res hicieran este trabajo, pues resultaba natural la contabilidad en Colombia en 1991? y obvio que ellos mismos reconocieran su pro- Humberto Cubides: Buenas tardes, profe- pia formación y su propia carrera y con esta in- sor Pinzón. Bueno, la idea surgió de la Facul- tención se constituyó un equipo de contadores tad de Contaduría que en ese momento era la para la investigación. El estudio empezó a tener más importante del país y tenía una gran can- algunas fallas en el proceso de investigación, Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX / J. Pinzón / 371 por la falta de experiencia de los profesores y decano integrara a personas que tuvieran algu- la falta de ciertas herramientas metodológicas. na experiencia en el campo de la investigación Esto hizo que no se consolidaran pronto los en la educación y hubieran trabajado con la avances de investigación. La coordinadora del universidad, para que le dieran un aire al grupo. Centro se dio cuenta entonces de que era nece- sario disponer de gente que tuviera más desa- J.P.: ¿Hubo una buena interlocución entre rrollos en la parte de la formación investigativa. ustedes, pero seguramente también algunos obstáculos? J.P.: En este momento tiene usted una tra- H.C.: Sí, claro. Usted sabe que la formación yectoria reconocida de investigador. ¿Qué otros de los contadores en esa época –no sé cómo criterios hacían parte de los perfiles del grupo? está en este momento– era bastante práctica H.C.: La idea era tratar de conformar un y consistía en implementar una serie de herra- equipo que discutiera permanentemente. Los mientas; entonces, ellos no tenían una visión propios contadores tenían un gran interés por en general histórica o problemática de lo que reconocer los problemas epistemológicos de la significa la formación; pero sí tenían esas in- Contaduría y por desentrañar la calidad cien- quietudes de hasta dónde podía llegar una in- tífica de la disciplina y a ellos les llamaba la vestigación científica de la contabilidad. Ese atención entrar en discusión con otros profe- fue el espacio que nos permitió entrar en rela- sionales de ciencias sociales. Entonces, la in- ción. Tampoco había una gran distancia, desde tención era esa: ir constituyendo un grupo, ir el punto de vista del conocimiento histórico. La adelantando las discusiones de manera que la historia no ha sido una de mis especialidades, investigación dejara un equipo básico que con- pero conocía algo de la historia de la educación tinuara otros proyectos de investigación. La y eso nos permitió empezar en la investigación. dinámica fue esa: compartir los avances, ir le- yendo mutuamente, revisar y discutir cada caso J.P.: ¿Cómo se realizó la investigación? de lo que se estaba avanzando. H.C.: Nos dividimos los temas y cada quien implementó su herramienta metodológica. J.P.: En relación con su trayectoria y con su Hacíamos reuniones cada mes para discutir formación, emprender esta tarea era enfrentar- los avances y hacer interlocución. Realmente, se a un nuevo saber y eso tiene algunas impli- cada subproyecto tenía su dinámica propia; te- caciones. níamos estudiantes que nos estaban apoyando H.C.: Realmente, yo no tenía ni idea de lo y auxiliares para recoger información, porque que era la contaduría. En la Universidad había para ese caso necesitábamos a toda la Facul- una visión humanista y el decano pensaba que tad de Contaduría. Hablamos con funcionarios si se integraba alguien del campo de las huma- y con algunos docentes; los otros profesores nidades en la reflexión sobre la educación, qui- avanzaban en sus proyectos y construían las he- zás iba a ser más interesante. Eso hizo que el rramientas que consideraban apropiadas. 372 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 J.P.: ¿Estaba claro para los otros participan- y el texto empezó a ser usado abundantemente tes que la investigación tenía un enfoque cua- por las carreras en Bogotá y también en otras litativo? ciudades. H.C.: Sí, las áreas que se eligieron implica- ban este tipo de metodología. Como era una vi- J.P.: Esa referencia obligada la llegaron a sión histórica, esto le daba un soporte distinto y tener en su momento los estudiantes y profe- propició un riguroso trabajo de documentación sores de los programas de Contaduría Pública y en todos los casos. con el tiempo se convirtió en el texto clásico de consulta que es hasta el día de hoy. J.P.: El libro se publicó en 1991 y tenía un H.C.: Sí, sobre todo para los primeros se- prólogo de Jorge Enrique Molina-Mariño, rec- mestres. A los estudiantes les resulta muy útil tor de la Universidad; uno de María Cristina saber a qué estaban y están abocados en una Laverde-Toscano y otro del profesor Jorge Tua- profesión de este tipo, porque si bien la con- Pereda. ¿Por qué tres prólogos? taduría es importante como una herramienta H.C.: El profesor Tua-Pereda es un estudio- para las empresas, para el Estado y en general so español que ya había hecho unos trabajos para la sociedad, también resulta importante de investigación de la contabilidad social y la descubrir esos otros elementos constitutivos Universidad tenía contactos con él y se le pidió del saber y la profesión contables que se sugie- que hiciera otro prólogo; entonces, hay dos pró- ren en el libro. En verdad, no tenía idea de que logos, el de él que muestra los problemas de la aún tiene importancia desde el punto de vista contaduría y el de María Cristina que señala los académico. intereses por la investigación de Universidad. El escrito del doctor Molina es más bien una J.P.: Entrando ya en la Evolución de la capa- nota orientada a ubicar el trabajo realizado en citación y formación de los contadores públicos, el contexto de las visiones y las políticas de la la parte que usted desarrolla, el texto resul- Universidad Central. ta bastante amplio y completo hasta los años ochenta, es posible que por esta razón algunos J.P.: Profesor, ¿cuál fue el recibimiento del aspectos hayan quedado solamente enunciados. trabajo en ese momento por parte de la comu- ¿Ha pensado desarrollar a mayor profundidad nidad académica de la contabilidad? una nueva investigación en alguno de esos as- H.C.: Fue muy bueno, sobre todo en la Uni- pectos? versidad Central. Recuerdo que hubo un evento H.C.: Sí. Yo siento que el texto quiere enfa- importante de lanzamiento; invitamos a otros tizar en la formación y tratar de contextualizar decanos, gente de la Javeriana, de la Gran Co- lo que estaba pasando en la profesión. Siempre lombia, de otras facultades de Bogotá y estu- pensé que el mejor camino era tratar de enten- diantes, además porque ellos colaboraron con der las decisiones y las prácticas de la contadu- la recolección de la información para el estudio ría en relación con la educación y se hizo un Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX / J. Pinzón / 373 buen esbozo hasta esos años. Posteriormente, porque se pensaba que seguían teniendo in- pensé que el grupo que se creó en la Central fluencia en las promociones y las decisiones de podía consolidar un trabajo de ese tipo y rea- la contabilidad. Ya se insinuaba una cosa muy lizar una actualización 10 años después; pero fuerte que es evidente en los años posteriores. no fue posible, algunos de los investigadores se Valdría la pena saber qué está pasando, porque desplazaron a otros sitios académicos y no se con la globalización, los estados han perdido logró consolidar eso. Yo me dediqué a otras co- mucho protagonismo sobre todo en este tipo de sas relacionadas con estudios culturales, pero sí decisiones que tienen qué ver con intereses fi- creo que vale la pena, porque sigue siendo im- nancieros internacionales. portante para la profesión, cada vez más impor- tante y porque después se han dado reflexiones J.P.: Especificando un tanto más, en rela- científicas en torno a la formación, lo que pudo ción con las ideas educativas y de la pedagogía, ameritar la continuidad de ese tipo de estudio. si bien las ideas pedagógicas de la Escuela Ac- tiva pueden tener alguna influencia en la edu- J.P.: ¿Como un segundo momento para re- cación y formación del contador en el país en tomar los años 80 y 90 y ver qué está pasando ese momento, aún hoy se sigue viendo de una en este siglo? manera bastante crítica la orientación sobre la H.C.: Sí. Además, hay cambios muy im- formación de los contadores públicos, pues se portantes como la globalización y las normas sigue recurriendo a una práctica pedagógica internacionales empiezan a imponerse; los poco reflexionada. ¿Cómo vio usted este fenó- cambios en la visión de la contaduría en el país, meno? porque las disciplinas están relacionadas con H.C.: El problema se da cuando se entien- las decisiones de poder del Estado y sobre todo de la idea de la formación con un concepto de este tipo de disciplinas que tienen qué ver con humanismo bastante etéreo; entonces se pien- el desarrollo económico de Colombia. Con el sa que se mejora la formación en el momento neoliberalismo y las políticas de globalización, en que se incluyen materias que tienen qué ver seguramente ese segundo momento de investi- con la sociedad, con lo humanístico y se su- gación tendría un impacto importante para la pone que eso es suficiente. Yo no creo que eso contaduría en nuestro país. cambie la estructura de la formación, porque justamente la enseñanza humana y científica J.P.: Se insinúa ya desde antes, en su texto, en una profesión no tiene qué ver con aspectos cómo las decisiones del Estado y de los entes de puramente ilustrados, sino con un estudio más poder son las que van determinando y abrién- concreto de la relación de lo económico con doles camino a la misma profesión y al saber lo social y lo cultural. Eso es lo que yo trata- contable, por lo menos en el país. ba de insinuar también cuando hice los cursos H.C.: Sí. En el mismo estudio se hizo un de contaduría y de formación en investigación análisis de las transnacionales de la contaduría, para contadores: mostrarles que quizás si ellos 374 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 se alejaban un tanto de la práctica técnica y mi- una didáctica particular de la contabilidad o de raban lo social y lo cultural, podrían entender las ramas de la contabilidad. mejor el sentido de sus herramientas. H.C.: Sí, yo creo que ahí tiene mucha in- cidencia ese asunto no resuelto de la contabi- J.P.: ¿Una contabilidad contextualizada? lidad: cuál es su especialidad epistemológica. H.C.: Sí, pero eso no se agota con simples Seguramente si se logra delinear qué tipo de componentes de materias, sino con una visión conocimiento es y qué tipo de competencias o más compleja. habilidades exige, sería posible proponer otras pedagogías distintas. Ese siempre ha sido un J.P.: De todas formas, la influencia de los reto para los contadores, pero creo que no lo pedagogos alemanes y de los italianos de co- han resuelto y se han ido por discusiones un mienzos del siglo XX y del movimiento europeo poco abstractas y desligadas del quehacer y de de la Escuela Activa genera nuevas discusiones la educación, desligadas de la relación directa y transformaciones acá en el país, pero parece de la formación del estudiante y del docente. que en la contabilidad y en la formación de los contadores eso no se hizo tan evidente. J.P.: Esto parece una tarea aplazada en la H.C.: A pesar de que muchas de esas visio- formación de los contadores. Yo intento verlo nes tienen qué ver con disciplinas muy con- en la actualidad de esa manera también. cretas como el comercio, que dieron origen a H.C.: Sí. Creo que este problema es general estos estudios económicos y a la profesión de para todas las profesiones, las ciencias socia- la contaduría, tuvieron más influencias en las les y la comunicación en Colombia. Conozco ciencias sociales en general y a las ciencias so- la formación en comunicación; justamente los ciales llegó esa perspectiva de una formación programas tienen qué ver con que, por un lado, más amplia de la relación pedagógica. En el van los compromisos educativos y especiali- caso de la contaduría, como hay tantos asun- zados de una profesión y no se presta mucha tos técnicos y de herramientas y normas que atención a la relación comunicativa, expresiva y hay que aplicar, se considera que lo más válido social del estudiante con el docente. Entonces, para la formación es que un experto en estas hay que tratar de ajustar los cambios culturales cosas transmita esta información y justamente y comunicativos que se están dando a la educa- eso no permite una relación pedagógica, por- ción. Esto es una crisis general de todas las pro- que se vuelve un asunto de reproducción de fesiones, no solo de las profesiones técnicas. información, no de interacción, discusión e interrelación, de abrir el contexto más allá de J.P.: Hablando de eso, profesor: en su mo- las herramientas. mento, la disyuntiva de la educación superior –y, por supuesto, de la educación contable– J.P.: Además, tampoco se alcanza a hacer fue la masificación frente a la calidad. Me es- una reflexión acerca de la didáctica, es decir, de toy refiriendo a los años 60, cuando se dio el Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX / J. Pinzón / 375 fenómeno. ¿Cómo cree que ha repercutido esa calidad de la educación que se está impartien- discusión en la formación de los profesionales do. Hay más investigadores pero no hay más in- en el país? vestigaciones. H.C.: Hay una preocupación entre los pro- fesionales y las universidades por tratar de J.P.: Usted también estaba hablando de los cimentar el mercado de profesionales y legiti- mandatos y de los centros de poder. mar la profesión en los ámbitos estatales y em- H.C.: Sí, obedece mucho a la política in- presariales, eso es importante. Pero no se han vestigativa del país, que ha tratado de copiar planteado hasta qué punto una formación más una propuesta jerárquica de organización de amplia que permita reflexionar sobre cómo los los centros de investigación de las produccio- contadores se integran a campos sociales cada nes investigativas. Esta es una visión totalmen- vez más complejos o cómo se proponen al- te positivista y elitista. Las universidades están ternativas técnicas pertinentes al país, podría intentando adecuarse a eso, sin que haya real- también ampliar el campo de acción y dar rele- mente procesos claros de investigación. vancia a la profesión. Eso no ha sido objeto de reflexión en las facultades y en los programas. J.P.: En el caso de la Universidad Central, ¿se puede decir que la investigación en conta- J.P.: ¿Las pruebas Saber, la acreditación y bilidad se sigue ampliando, se ha desarrollado o todos estos mecanismos que supondrían cali- se ha estancado? dad educativa, se quedan también en una visión H.C.: Hay estancamiento. En la Facultad pragmática, instrumental y mercantil? de Ciencias Económicas, hay grupos nuevos… H.C.: Pero es un problema generalizado en dudo que sean grupos interdisciplinarios; no las universidades, pues la calidad de la educa- he sabido que haya intereses investigativos que ción y el reconocimiento que se da con estos tengan qué ver claramente con la contaduría, mecanismos son preocupaciones de las facul- cosa que sí había hace más o menos 20 o 15 tades. Pero estas preocupaciones son prag- años, cuando quien dirigía la facultad tenía una máticas, en el sentido de disponerse para una visión de la importancia de la contaduría. Es competencia adecuada; entonces, las decisio- probable que ahora haya en la universidad más nes que se dan son muy superficiales. Por ejem- investigadores en el área contable y administra- plo, en el caso de investigación, lo importante tiva, pero no creo que haya más investigaciones es fomentar que aparezcan grupos de investiga- y menos en estos temas de la contabilidad. ción, pero no tienen claro el sustento, ni en tér- minos de discusión ni en términos de espacio J.P.: Usted es insistente en la participa- para que se desarrollen sus inquietudes. Enton- ción de distintos saberes en la construcción de ces, las universidades se adecúan, desde el pun- conocimiento. ¿La idea sería remarcar la im- to de vista formal a esas reglamentaciones, pero portancia de la interdisciplinariedad en la in- yo no creo que se esté mejorando realmente la vestigación de la contabilidad, por ejemplo? 376 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 H.C.: Sí, en todas las áreas. Incluso, en mis los fenómenos económicos, pero si no se están estudios sociales y culturales, tengo la expe- construyendo herramientas que permitan leer riencia de que lo que ha desplegado la posibili- las realidades de manera integrada, con el con- dad de investigación acá es el hecho de que ha curso de los diferentes saberes, los resultados habido gente de distintas visiones y distintas de las investigaciones serán bastante precarios disciplinas y que se está pensando en la cons- e incompletos. Ese es el riesgo que se corre. trucción de categorías un poco más transver- sales. Eso podría ser mucho más claro para un J.P.: Profesor, desde hace un tiempo en la tipo de profesiones en las que definitivamente investigación y en el debate, en particular de las hay relaciones entre lo económico, lo adminis- ciencias sociales, se viene abriendo campo a to- trativo, lo contable, lo social y lo político. das estas visiones decoloniales y de paradigmas emergentes, que resultan muy importantes para J.P.: Parece absurdo preguntar, pero… ¿qué nuestro contexto. ¿Qué le dice la posibilidad de riesgos e implicaciones tiene no generar grupos pensar ese tipo de planteamientos, de visiones interdisciplinarios, particularmente en la con- en el campo de la contabilidad? tabilidad? H.C.: Pues justamente lo que plantean estas H.C.: En este momento es cada vez más im- visiones es una necesidad de que haya construc- portante reconocer qué posibilidades tendría ciones conceptuales, metodológicas y teóricas el país si hubiera recibido otras propuestas de propias para que no reproduzcamos el eurocen- desarrollo social y económico. Tengo dificulta- trismo y el nortecentrismo de la investigación des con la palabra desarrollo, pero la propuesta y de la academia, para que no repitamos lo que es que se adecúen a las condiciones políticas se produce en otros centros de producción de sociales, económicas y culturales del país. Ob- conocimiento en las diferentes disciplinas. Esas viamente, la solución tiene que pasar por cues- visiones alternativas han venido teniendo un tiones económicas y técnicas para el país y en la impacto importante en las ciencias sociales y medida en que no haya discusiones de ese tipo han concientizado a los investigadores de la ne- ni grupos interdisciplinarios que ayuden a pen- cesidad de pensar por su propia cuenta, de tra- sar en esto, difícilmente se pueden construir tar de construir algunas categorías, de intentar esas soluciones porque seguimos dependiendo por lo menos articular una serie de hipótesis de las técnicas y de las estrategias, de los me- distintas sobre lo que es la cultura la sociedad canismos de la contabilidad internacional, sin en general. En el caso de las ciencias duras, ad- desconocer que hay parámetros universales, ministrativas y económicas, ese eurocentrismo pero también los hay definitivamente para un es muy fuerte. No se entiende por qué todas contexto particular como el nuestro. En ese las herramientas tecnológicas y de análisis son sentido, puede haber cada vez más contadores, producidas por los países desarrollados y nos economistas, administradores y otros profesio- limitamos a adaptarlas. Así nunca va a haber nales que intentan desde su saber comprender una contabilidad realmente nacional o una Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX / J. Pinzón / 377 propuesta económica de acuerdo con nuestro Más que la formación de competencias, lo desarrollo histórico. Sé que en otros países de importante es que haya un reconocimiento del Suramérica, en particular en Bolivia, Brasil y sujeto y de lo que es como persona, por sus po- Argentina, se está tratando de que estas disci- tencialidades, por su singularidad cultural, por plinas tengan también propuestas distintas. En lo que es capaz de hacer, por sus deseos, etc. La Colombia, nunca hemos pensado en eso. formación debe pasar por ahí, por lo que es el individuo. Es muy distinto hablar de competen- J.P.: ¿Ese nunca es un reto o una resigna- cias y de finalidades que ya están determinadas, ción? como si hubiera un ideal en cada aspecto del H.C.: Las universidades tienen la gran res- desarrollo de las personas. ponsabilidad de pensar en ese sentido. Si bien es importante que haya más profesionales y una J.P.: Es la idea de la homogenización de los buena competencia técnica, también lo es que comportamientos… haya profesionales más críticos, con sentido H.C.: Claro, porque la idea de las compe- más social y que sepan pensar en nuestra reali- tencias tiene qué ver con que parece que debe dad económica que es bastante distinta a la de haber unos universales. Qué sé yo. Por ejemplo, otros países. en las discusiones sobre la formación ciudada- na, parece que la ciudadanía ya estuviera defi- J.P.: No había pensado en esa idea de com- nida; parece que los valores y los principios del petencia y también tiene qué ver con esas visio- ciudadano ya están claros y se parte de los uni- nes pragmáticas y de subordinación. ¿Cómo ve versales a los cuales habría que dirigir a todo el el planteamiento de trabajar los currículos por mundo. La formación ciudadana o política debe competencias? creer básicamente en dar cuenta de la singu- H.C.: Yo tengo muchas resistencias ante laridad de cada persona y eso no tiene qué ver ese tema, porque por un lado se trata de jerar- con universales. quizar las conductas y los conocimientos y por otro, se ve al individuo como alguien que puede J.P.: Sí. Al respecto ya se han escuchado ser conducido muy fácilmente por una serie de bastante críticas acerca de las competencias, de pasos y de habilidades bajo un ideal de lo que esa visión de formación por competencias y de debía ser un individuo formado. La formación la evaluación por competencias. humanista tiene qué ver con que los individuos H.C.: Además hay que preguntarse quién sepan reconocer qué son, no solo como indivi- construye esos indicadores, esos universales, duos históricos, sino como individuos singula- con qué intereses y para qué tipo de sociedad y res, que tienen deseos y singularidades propias de ser humano. y que pertenecen a una cultura particular; si ese reconocimiento no se hace, no estamos J.P.: Volviendo un poco atrás, ¿alcanza us- ante un individuo formado. ted a dimensionar en la investigación de hace 378 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 20 años, una imagen social de la profesión y del H.C.: Al menos por ausencia de otros tra- profesional de la contabilidad? bajos similares, sigue existiendo ese reconoci- H.C.: En ese momento, sí había gran miento. Veinte años después, vale la pena que preocupación por el papel de la contaduría haya otros estudios y que se supere esa primera en el país y ya que usa la palabra, por el reco- elaboración que tiene importancia, porque se- nocimiento que debía tener un profesional de guramente no es suficiente para el momento ese tipo. Yo siempre creí que los contadores actual. se sentían un poco inferiores respecto a otras profesiones. En ese momento, había una gran J.P.: Esa es la aspiración honesta y ética de preocupación de los gremios y de las facultades un investigador: que con el tiempo su trabajo por mejorar realmente la formación de los con- sea superado. tadores. H.C.: Sí. Algunas corrientes filosóficas muestran la gran complejidad que los seres hu- J.P.: Veinte años después de publicado el li- manos tenemos para comprender en toda su bro, ¿cómo percibe ese trabajo realizado desde dimensión las realidades. Él está refiriéndose la perspectiva metodológica, teórica y cultural? justamente a que los investigadores, cuando H.C.: Bueno, yo hablaría de mi trabajo: se- creen entender algo, creen tener asentadas las guramente, me aventuraría a plantear tesis cua- bases de la comprensión del problema y des- litativas y a estudiar un poco más de economía pués se dan cuenta de que no saben nada, que y de normas. En general, creo que fue un buen tienen que volver a la nada. Yo creo que este es- trabajo. Pero leyéndome ahora, siento algunas tudio fue un cuento chiquitico y seguramente dificultades. Para mí, Historia de la contaduría tendrá que ser superado. pública en Colombia siglo XX fue una apertura mental respecto de cómo enlazar los problemas J.P.: Hay algo importante: si no se trabaja educativos con otros problemas. Ahora que usted así, seguramente está uno más proclive a come- me lo pregunta, pues no lo había contemplado, ter errores. creo que el hecho de pensar en la relación entre H.C.: Eso tiene sentido. Hay que estimular comunicación, investigación, educación debe a los estudiantes para que piensen más deteni- tener qué ver con eso. Al investigar el problema damente las realidades en que se mueven los de la formación de los contadores, entendí que la saberes de su disciplina, para que amplíen sus educación está ligada a otros procesos importan- visiones en los diferentes tópicos de sus estu- tes de los que hay que dar cuenta. dios y para que entiendan lo que están hacien- do en sus profesiones. J.P.: De hecho, usted tiene un reconoci- miento bien ganado en esa referencia de la his- J.P.: Profesor, aunque ya lo había insinuado toria de la contabilidad, particularmente de la quiero preguntarle: ¿qué pasó con el grupo de educación. estudio de aquel entonces? Historia de la contaduría pública en Colombia siglo XX / J. Pinzón / 379 H.C.: Infortunadamente, tal vez por pro- pos de investigación, quizás se publique mucho blemas de financiación de las universidades, en más, pero yo dudo mucho de la calidad de lo este caso de la Central, o porque no hubo una que se está haciendo y pienso que equipos de motivación especial desde la carrera de Conta- investigación importantes se están desdibujan- duría Pública, el grupo empezó a desdibujarse. do para dar cuenta de indicadores de altos nive- El grupo de contadores que había quedado allí les que exige el Estado pero no tienen qué ver y tenía muy buenas bases para continuar la ta- con procesos reales de producción científica y rea de investigación, empezó a desdibujarse. De producción académica. Las universidades están todas maneras, ellos alcanzaron cierto recono- adecuando su calidad cada vez más a una medi- cimiento nacional y fueron recibiendo ofertas da neoliberal ajustada a los patrones del mode- de otras universidades; los dos o tres investiga- lo de libre mercado y de un mundo neoliberal. dores que quedaban de base allí terminaron en También veo que algunos investigadores y al- otras universidades y no fueron reemplazados gunos profesores jóvenes empiezan a tener una por otros. No reconozco que hayan continuado afinidad más fuerte por caminos alternativos al trabajando en la misma línea en otras universi- neoliberal, con fuertes críticas a ese modelo de dades y que yo sepa no han producido nuevos desarrollo y a ese modelo de educación. Enton- proyectos de investigación. Hasta ahí llegó la ces son las dos cosas: en el proceso general, no historia del grupo. se detecta claridad hacia dónde se dirige y da muchos tumbos; pero al mismo tiempo veo al- J.P.: Profesor, por último, ¿cómo percibe en guna gente joven interesada con gran capacidad un futuro inmediato la Educación Superior y crítica e imaginación que quizás pueda mostrar en particular la formación de los contadores en otro panorama de la situación educativa y de el país? formación para los contadores en el país. H.C.: Cada vez lo veo más complicado, por lo que hablábamos. Aunque se pretende mini- J.P.: En ese sentido, ¿logra usted distinguir mizar la idea de crisis, las universidades con- ciertas diferencias entre lo público y lo privado tinúan viviendo su crisis, porque si bien cada y, por supuesto, en la tarea propia de las univer- vez hay más competencia y más exigencia del sidades? Estado justamente con las pruebas, la acredi- H.C.: No podría ir hasta allá. Me ha sor- tación de calidad y demás, la contaduría se ha prendido ver que hay divisiones muy profun- convertido en una carrera para la competencia das en las universidades públicas de mucho del mercado con la influencia de las ideas y los reconocimiento y muy importantes, entre los modelos externos; ahora es una carrera de co- investigadores en Ciencias Sociales en particu- sas externas que realmente no obedecen a la lar. Estas universidades se han adaptado a un idea de formación que tal vez requerimos para discurso muy convencional; a veces, las univer- superar nuestros problemas. Quizás ahora hay sidades más pequeñas y con menos trayectoria más estudios de posgrado, quizás hay más gru- están siendo más novedosas. 380 / vol. 12 / No. 30 / enero-junio 2011 J.P.: ¿Se animaría a estas alturas a hacer una Referencias segunda versión de la investigación? Cubides, Humberto; Maldonado, Alberto; Ma- H.C.: Quizás directamente no. Pero sí me chado, Marco; Visbal, Fernando & Gra- gustaría ayudar; coordinar o asesorar un equipo cia, Édgar (1991). Historia de la contaduría de estudio sería interesante, con gente joven, pública en Colombia: siglo XX. Bogotá: con estudiantes. No creo que tanto como entrar Universidad Central, Departamento de In- en el terreno de combate, no, pero aportar algo vestigación. más de filosofía. Los contactos pueden ayudar a hacer esas cosas. Fecha de recepción: 5 de junio de 2011 Fecha de aceptación: 28 de junio de 2011 J.P.: Profesor, muchas gracias por su tiempo y esperamos encontrarlo nuevamente investi- Para citar este artículo gando sobre estos temas, tal vez en esa segunda Pinzón-Pinto, Jorge Emiro (2011). His- parte de la Historia de la contaduría pública en toria de la contaduría pública en Colombia. Colombia siglo XX: a 20 años de su pu- H.C.: Muchas gracias a usted, porque me blicación. Entrevista con Humberto sorprende mucho que haya gente que aún re- Cubides, uno de los autores de este li- cuerda esos estudios, que el libro tenga aún bro clásico. Cuadernos de Contabilidad, cierta relevancia y eso también le da sentido a 12 (30), 369-380. lo que uno hace. Finalizada la conversación, me queda la sensación de tener una tarea que el profesor Cubides ha insinuado: continuar con el estudio que él y sus compañeros de aventura empren- dieron hace veinte años. Lo cierto es que desde aquel tiempo hasta hoy, el saber contable y la contaduría han continuado desarrollándose y hay bastante qué contar, la tarea está ahí espe- rando a que nos animemos.