Está en la página 1de 4

Estos son los nombres de los nuevos elementos de la tabla periódica

Nihonio, moscovio, téneso y oganesón completan la séptima fila. Tres denominaciones se refieren a ciudades y la cuarta hace honor a un físico nuclear ruso

 8   Compartir Compartido 1.0k veces
8
Compartir
Compartido 1.0k veces

Los elementos 113,115, 117 y 118, con sus nuevos símbolos, situados en la séptima

fila de la tabla periódica - IUPAC

12:32h.Guardado en: Ciencia

2
2

ABC.ES Madrid02/12/2016 09:43h - Actualizado: 02/12/2016

Los nuevos elementos de la tabla periódica 113, 115, 117 y 118, descubiertos a finales del pasado año, ya tienen nombre. Las denominaciones fueron propuestas en junio y ahora han sido aprobadas por la Unión Internacional de Química Aplicada y Pura (IUPAC), un organismo formado por representantes de las sociedades nacionales de todo el mundo. En concreto, los nombres son nihonio, moscovio, téneso y oganesón. Si tiene hijos en edad escolar o quiere consolidar su cultura general más vale que se los aprenda.

El elemento 113 es el que ha sido bautizado como nihonio, que hace referencia a la palabra Nihon, Japón, donde fue descubierto. Significa «la tierra del sol naciente» y tendrá el símbolo (Nh). El 115 es moscovio (Mc) y el 117, téneso (TS), también por las ciudades donde fueron descubiertos, Moscú y Tennessee, en EE.UU., respectivamente. El 118 se llama oganesón (Og) en honor al físico nuclear ruso Yuri Oganesián, quien descubrió elementos superpesados y encontró evidencias experimentales de la isla de estabilidad. Por tradición, el descubridor de un nuevo elemento tiene el honor de nombrarlo y asignarle un símbolo, pero la IUPAC tiene la última palabra y es la única que puede aprobar oficialmente la denominación. Habitualmente, los nombres hacen referencia a un personaje mitológico, un mineral, un lugar, una propiedad o un científico.

La tabla periódica de los elementos, también llamada tabla de Mendeleiev (por el científico ruso que creó la primera versión en 1869) reúne los elementos químicos clasificados de acuerdo con su composición y propiedades químicas. Estos nuevos elementos químicos superpesados completan la séptima fila de la tabla. Ninguno de ellos se produjo en grandes cantidades y apenas se pudieron vislumbrar en simulaciones por ordenador de choques de partículas, pero todos encierran valiosa información para entender la física de los núcleos de los átomos y quizás producir elementos aún más pesados e interesantes. Los laboratorios implicados en los descubrimientos ya trabajan en producir los primeros elementos de la octava fila. Ahí, a partir del elemento 120, se puede llegar al isla de estabilidad, un fenómeno que permitiría producir átomos superpesados estables que podrían dar nueva información, por ejemplo, sobre la física nuclear.

La IUPAC bautiza oficialmente cuatro elementos químicos nuevos

Por 8/06/16 - 16:32

  • La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) ha dado a conocer las denominaciones oficiales de cuatro elementos químicos nuevos.

  • Nihonium, Moscovium, Tennessine y Oganesson son los nombres elegidos.

El descubrimiento de cuatro <a href=elementos químicos , anunciado el pasado mes de diciembre, llevó a la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) a pedir a Japón, Rusia y Reino Unido que propusieran nombres para los nuevos miembros de la tabla periódica. Los científicos no sólo debían plantear una denominación para sus hallazgos, sino también sugerir un símbolo de dos letras que representara a los elementos químicos. La propia IUPAC ha dado hoy a conocer el nombre de los cuatro elementos químicos recién incorporados a la tabla periódica. Las sugerencias realizadas por sus descubridores son: Nihonium (Nh) para el polémico elemento 113, que originó una disputa entre Japón y EEUU ; Moscovium (Mc) para el elemento 115; Tennessine (Ts) para el elemento 117 y, finalmente, Oganesson (Og) para el elemento 118. La primera denominación recuerda al 'Nihon' , el término japonés para aludir a la "tierra del Sol naciente", que servirá para llamar al primer elemento químico hallado en Asia. Los científicos dirigidos por el profesor Kosuke Morita esperan que este hallazgo también sirva para recuperar la " id="pdf-obj-2-2" src="pdf-obj-2-2.jpg">

El descubrimiento de cuatro elementos químicos, anunciado el pasado mes de diciembre, llevó a la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) a pedir a Japón, Rusia y Reino Unido que propusieran nombres para los nuevos miembros de la tabla periódica. Los científicos no sólo debían plantear una denominación para sus hallazgos, sino también sugerir un símbolo de dos letras que representara a los elementos químicos.

La propia IUPAC ha dado hoy a conocer el nombre de los cuatro elementos químicos recién incorporados a la tabla periódica. Las sugerencias realizadas por sus descubridores son: Nihonium (Nh) para el polémico elemento 113, que originó una disputa entre Japón y EEUU; Moscovium (Mc) para el elemento 115; Tennessine (Ts) para el elemento 117 y, finalmente, Oganesson (Og) para el elemento 118.

La primera denominación recuerda al 'Nihon', el término japonés para aludir a la "tierra del Sol naciente", que servirá para llamar al primer elemento químico hallado en Asia. Los científicos dirigidos por el profesor Kosuke Morita esperan que este hallazgo también sirva para recuperar la

ilusión por la ciencia en un país sacudido por la tragedia de Fukushima. En segundo lugar, los nombres elegidos para los elementos 115 y 177 sirven de homenaje a las regiones rusa y norteamericana donde fueron descubiertos. Por último, la denominación Oganesson rememora la labor del investigador Yuri Oganessian, físico nuclear ruso que ha contribuido especialmente al estudio y descubrimiento de varios elementos químicos pesados.

Las sugerencias realizadas cumplen con las normas de la IUPAC, que exigen que las propuestas aludan al nombre de un mineral, un lugar, un país, un científico o alguna historia mitológica. Además, la organización internacional solicita que dichas denominaciones sean consistentes y fácilmente traducibles a otros idiomas. Con el visto bueno de la División de Química Inorgánica de la IUPAC, la entidad abre ahora un período de consulta pública de cinco meses. Si no se presentan alegaciones, los nombres autorizados hoy serán aprobados oficialmente el próximo 8 de noviembre de 2016.

La tabla periódica se amplía con cuatro nuevos elementos La tabla periódica de los elementos químicos completada ya por los nuevos cuatro elementos. (IUPAC) Son el Nihonio, Moscovio, Téneso y Oganesón. Se trata de elementos muy pesados. Integran séptima fila de la tabla periódica.

La Unión Internacional de Química Aplicada y Pura (IUPAC), un organismo formado por representantes de las sociedades nacionales de química de todo el mundo, ha aprobado los nombres de los cuatro nuevos elementos que, desde principios de este año, eran candidatos a engrosar la tabla periódica. Pues bien. Ya es oficial. Desde este jueves, la última fila de la Tabla Periódica de Elementos, que ha traído de cabeza a más de un estudiante, cuenta con cuatro nuevas incorporaciones, cuyas nomenclaturas y símbolos químicos ya son oficiales. Los nuevos cuatro inquilinos de esta tabla de elementos químicos, naturales y artificiales, disponibles en la naturaleza, fueron probados inicialmente en pequeñas cantidades en aceleradores de partículas, y encierran información importante para entender cómo funcioan los núcleos atómicos. Este avance, de gran valor científico, ha sido anunciado por la propia IUPAC a través de su cuenta de Twitter, felicitándose por el avance, que será muy importante en futuras investigaciones tecnológicas. En concreto, este jueves se han incorporado a la tabla los elementos 113, 115, 117 y 118.Todos ellos destacan por ser elementos muy pesados, es decir, con un elevado número Z y alta presencia de protones en sus núcleos. Lo importante es que este jueves la IUPAC ha validado sus nombre definitivos, que ya son:

Nihonio, Moscovio, Téneso y Oganesón. El primero de ellos fue descubierto por un equipo de investigadores nipones mientras que el resto responden a los avances logrados por diferentes equipos de expertos de Rusia y EE UU.