Está en la página 1de 304
GEYMET a LOS SECRETOS eo MWe OU KeNTN MODERNA EN AJEDREZ Avances desde Nimzowitsch aC) MN rece) Los secretos de la estrategia moderna en ajedrez Avances desde Nimzowitsch John Watson Traducido al espafol por Juan Sebastin Morgado y Roberto Gabriel Alvarez Publicado por primera vez en inglés en el Reino Unido por Gambit Publications Lid 1998 Publicado en espaol por Gambit Publications Led 2002 9 Joha Watson 1998, 2002 ‘Traduccign al espaol © Juan Sebastién Morgado y Roberto Gabriel Alvarez 2002 El derecho de John Watson aserreconocido como autor de este trabajo ha sido impuesto en confor- ‘midad con el Copyright, Designs and Patents Act (Acta de Propiedad lntclectual, Disedo y Parentes ‘de Gran Bretaia) 1988. ‘Todos lot derechos reservados. Este libro lees vendido sujeto ata condicién que no debe ser, mediante comercio u otro medio, prestado, revendido,alquilado ocirculado en cualquier medio de soporte distinta de aquel en el cual esti publicado y sin una condicién similar incluyendo que esta condicign sea aceptada por el subsiguiente comprador. ‘Una copia del Catdlogo de la Biblioteca Britinica en datos de Publicaciones esté disponible desde 1a Biblioteca Beitinica ISBN 1 901983 609 (Gdicién en inglés ISBN 1 901983 072). DistRBUcION! Mundial (excepto EETjU): Central Books Lid, 99 Wallis Rd, London E9 SLN, Inglaterra. el +45 (0)20 8986 4654 Fax +44 (0)20 8533 5821. E-mail: orders@Centralbooks.com. EEUU: BHB International, Inc., #1 Monroe Tarpike, Trumbull, CT 0661 1, EEUU. Por todas as demi cuestiones (incluyendo un lstado completo de todos ls tiles ajedrecisticos de Gambit) favor contactar con los Editores, Gambit Publications Lid, PO. Box 32640, London WI4ONN, inglitera, Evmail: Muray@ gembitchessfreserve.co.uk O visite et sitio de GAMBIT en la web en tpu/srwu gambtbooks.com Eticidn en inglés editada por Graham Burgess y Chris Baker Supervisin de la versi6a espafiola: Aatonio Gude ‘Comporiciéa a cargo de John Nunn Impreso en Gran Bretaia por Cromwell Press, Trowbridge, Wilshice, Inglaterra. 987654321 Gambit Publications Ltd Director Gerente: GM Murray Chandler Director ajedrecistica: GM Joba Nuna Director Editorial: MF Graham Burgess Edior en slemdn: MEF Pews Nunn Sumario Simbolos y abreviaturas Dedieatoria ‘Agradecimientos Introduceién Parte 1: El perfeccionamiento de la teoria tradicional 1: Perspectiva La naturaeza de la teorfa del medio juego Metodotogia 2: Bl Centro y el desarrollo El centro y ts tiempos Cazando peones ena apertura El verdadero gran cea La masa de peones cent sles mévies El abandono del cearo 3: Minorias, mayorias, y peones pasados Los ataques de minorias ‘Sobre mayors y candidatos Los peones pasados y el bloqueo El Iujuriaso pedn pasado contemporineo 4: Cadenas de peones y peones doblados Las mevas ideas de Nimzowitsch Nimzowitsch y los peones doblados Una vieja dispura El desarrollo de la teoria sobre los peones doblados Teiplicados 5: La evoluci6n del peén dama aislado Encuadrando el tema El entorno moderne del PDA 6: Cuestiones retativas a las piezas menores Laopinin orodoxs cLos colores opuestos se tren? {Folklore o realidad? Damas y caballos 7: Aquellas torres radicales La sépsima y octava Blas Las tomes que vagabundean por las filas Los finales tablas? 6 6 6 4 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ 8: La realeza en la actualidad Ladefensa “Nimzoindia del rey” Las aventuras del rey después de Nimzowitsch femas diversos Maniobras y debilidades Lo antiguo y auevo sobre el cambio de piezas La superproteccién: unas pocas observaciones Parte 2: Las nuevas ideas y la revolucién moderna 1: Perspectiva El retomo de la muerte del ajedrez 2: La independencia a las reglas La muerte dela regla general; ejemplos de la préctica Descripcién contra realidad. ‘La guardia real y c6mo desviarla ‘Sendo cqgteses con el caballo 3: Bl juego moderno de peones Nuevas consideraciones sobre Ia dena de peones El sactififio posicional de peén {Bstin sub peones verdaderamente retrasados? {La nuevaelacida del flanco hacia el cent Guos tens de peones 4: El alfl moderno ‘Todo ese Sancherar La auevaimoral de los afiles malos Reconsideracién de la pareja de alfiles ‘5: Eleaballo contemporineo Ellos viven en el borde usiones épticas Se esté sintiendo superiluo? 6: Alfiles contra caballos 1: uno contra uno Las piezas menores se enfrentan 7: Alfiles contra caballos 2: pares de piezas menores Contra toda probablidad: apostando por los corceles 8) Elcaso clésico: as debilidades permaneates ) Espaciocentro por afiles: una obscura compensacién ©) lavirtiendo el sentido comin La venganza de los alfiles Una digresién préctica 8: El sacrificio de calidad Origenes 100 100 100 405 107 uz 2 116 120 120 126 136 4 149 152 132 154 160 164 170 178 176 176 182 12 182 189 193 208 212 214 214 SUMARIO Ua salto conceptual Patente Petrosiin El producto sin terminar 9: Profitaxis La nocién de Nimzowitsch La profilaxis modema: prevencién extendida 10: El dinamismo: fa diferencia moderna {Qué es el dinamismo? iAcumulaciéa 0 saqueo? Equilibrio dinémico y planeamiento Ventajas visuals contra elasticidad 11: Tiempo e informactén La teorfa de la informaciéa y el ajedrez Tablas? El tiempo y las aperuras con colores invertidos La simetrfa de hoy es la oportunidad de! mafiana 12: La danza deta infeiativa: algunas divagaciones LLos misterios del dinamismo: gqué es una ventaja? Dinamismo y provocacién 13: Reconsideracién de la apertura moderna La paradoja de Alekhine La revolucién analitica Una perspectiva de la teria contemporiea La vanguardia 14: Jugando ajedrez moderno / conclusién. Conclusisa Bibliografia Indice de jugadores Indice de aperturas 216 23 230 230 233 22 242 pan 248 250 233 253 254 255 259 261 261 263, 268 268 2m 272 289 303, Simbolos y abreviaturas + jaque jaque doble jaque mate capture NW jugada brilane 1 ‘buena jugada 12 jugads interesante 2 jugada dudosa 2 jugada mala 72 jugada muy mala Co. campeonato 1.0 la partida termina en victoria de las blancas ‘th la partida termina en tablas 0-1 Ia partida termina en victoria de las negras (D) verel diagrama siguiente Dedicatoria A Tal Shaked y Patrick Hummel, mis alumnos, quienes estén ensefiéndome poco a poco sobre el ajedrez Agradecimientos Grecias a Graham Burgess y Sohn Nunn, por su paciencia y sugerencias,y ala gente de ChessBase, quienes me proveyeron infinidad de datos. También estoy agradecido al MI Larry D. Evans. por su amistad y el uso de su excelente biblioteca. Introduccion En Chessman Comics #2', Chessman y Zug zwang fueron vistas mirando el westem aje- drecistico "Fuerte Blunder”, con la actuaciéa estelar del General Principio y del Capitén ‘Alternativa, en el cual tiene lugar ef siguiente didlogo entre el General y su asstente: "Gene- ral Principio sefor, justed casi ha exterminado los antiguos indios!”; “Si, pero temo que hay ‘nuevas promociones indias por venir!” Ea tem- pos de Nimzowitsch, el mundodel ajedrezesta- ba padeciendo grandes transformaciones, las cuales desafiarfan sin duda los principios gene- rales que por aquel entonces dominaban Ia t2o- ria ajedrecistica. En efecto, estos cambios, rmayormente aparentes en las nuevas formacio- nes india abogadas por el mismo Nimzowitsch, fin de cuentas ponen absolutamente en duda la validez misma de tener cosas tales como ‘principios generales’. Nimzowitsch puso en dduda la teorfa antigua, y sus sucesores fueron sguiados 2 una era de pragmatismo, rechazo del ogmatismo, ¢ investigacin analitica, ue aiin caracterizael ajedrez moderna, Micomesido en ‘este libro ha sido identificar los cambios més importantes en la teorfa ajedrectstica que dis- tinguea el pensamiento ajedrecisico moderne del clésico, ‘Ahora mismo, puesto que estoy advertido de cudn desalentador puede parecer este Libro al lector, quisiera hacer algunas observaciones B- Jos6ficas y organizacionales. En primer lugar, definir qué es ‘modemo’ en el ajedrez ba sido una labor difieil; como Linea directiva general, clegi 1935, e1afo dela muerte de Nimzowitsch, como punto divisorio entre el juego moderno y premodemo, Por supuesto, no hubo una revolu- ida ajedrecistica durante ese aflo particular; asi que las ideas que caracterizo como ‘moder ras’ no estaban necesariamente desatendidas antes de 1935, y naturalmente, algunos de los ‘conceptos que enfatizaré han ingresado slo 1 {lautor se estdrefriendo a su propia obra! Chessman Comics “Myreng; Chess Enterprises Inc, 1982, ‘ecienvemente ea la conciencia general. Pero ‘cuando el lector se confunda sobre por qué es- toy designando una idea como ‘moderna’ 0 ‘elésica’ le adviero que debe tomar este limite algo arbitario s6lo como una guia Desafortunadamente, a estructura de este l- bro es algo artficiosa, y espero que et lector me perdone si realizo cepetidas explicaciones so- bre esto, La parte 1 esté planeada para hacer que el estudiante se sienta c6modo con la teoria, clsica y con las revisiones de Nimzowitsch a dicha teorfa, Me parecié justo para el afciona- do medio, explicarle un poco sobre la teorfa antigua y establecer algunas bases para las pos- teriores demandas desu cambio radical. Pero la parte | también abre el tema de la ‘evoluciéa’ ‘moderna de la eoria antigua. Aunque la distin cidn es algo arbivaria,introduje ea la pare ! lo (que podria denominarse como desarrollo ‘natu ral’ de a teoria antigua, mientras que la parte 2 esti dedicada a los cambios ‘tevolucionarios’, por ejemplo, uno que refuta antiguos principios CO involucra cambios loséficos Fundamentaes, De ese modo, ambas partes curmplen el mandato el subttuto del libro (’Avances Desde Nirmzo- ‘witsch’); pero la parte 2 eubre, con wna minima revisiGn del pensamiento pasado, las nuevas ideas que distinguen radicalmente el juego mo- demo. Con optimismo, espero que el capitulo y las secciones introductorias ayuden al lector a notar estas diferencias. A riesgo de ponenmete- dioso, repetiré y ampliaré lo que acabo de deci sobre la organizaciGn de este libro en el primer capitulo dela pare I, y luego de auevo, en me- ‘nor magnitud en el primer capitulo de la pare Seguidamente, deseo abordar mi aproxima- ida estilisica a este libro, incluyendo el uso de las estadisticas y mi eleccién de material de ejemplo. La primera observacién a realizar es ue este no es un libro de ensefanza, Miencras, Watson fe 8 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ‘aunque esperarfa y asumiré que su estudio pue~ de ayudamos como jugadores, ese n0 es su pro- pésito primario. Tampoco estoy escribiendo una ‘guia completa referentea la weorfa ajedrecistica del medio juego, en la forma que lo han hecho Pachman o Euwe y Kramer en sus bien conoci= dos libros. Ante sus ojos l libro es una especie de libro de medio juego, con numerosos ejem- pos de la teoria de aperturas, dado que a aper- ‘ura y el medio juego ya no son funcionalmente separables. Dentro de ese contexto, no obstan- te, me intereso en un grande pero limitado con- junto de temas, que hallé relevantes para mi {esis acerca de los avances en el ajedrez moder- ‘no. Asi, por ejemplo, sel lector observa la sec~ ida sobre “Las columnas abiertas como un factor en el ataque contra el rey” (Pachman), puedo no haber dicho absolutamente nada so- bre el tema. Hay también poco aqut del tipo de libros ‘cémo jugar’. Mi meta ha sido iavestigar temas te6ricos, y no, por ejemplo, cémo mane- jar la presién del reloj o prepararse para el s guiente torneo. La emocionante realidad es que hay suficiente material y materia prima como para pensar en escribir ua libro dos veces més ‘grande que este sin desviarse de las ideas aje- “recisticas en s{ mismas. De tanto en tanto, durante ambas partes, me he referido a los anilisis estadisticos que he cealizado sobre algin tema (la frecuencia en la aparicidn de una cierta estructura de peones, por ejemplo, o los porcentuales de victoria de las negras en la Defensa Sicilian). En cada caso, esto fue hecho usando el programa de base de datos de ChessBase. Aunque ao be indicado siempre el tamafo o alcance de las bisquedas realizadas, he intentado hacer cada busqueda ‘an inequivoca y estadisticamente significaiva como fue posible. Pero les interpretaciones de dichos datos pueden ciertamente cambiar, y al lector le divertiré cealizat su propia investiga cid sobre tales temas, especialmente porque se pueden cosechar diferencias mas suiles. Emplesndo este tipo de analisis por primera vez, pienso, cieros temas centenarios estén su- jetos a una solucién menos parcial. Como apunta mi siempre astuto editor Graham Burgess, asiy todo, el empleo de tales estadfsticas leva a ine- vitables ambigledades. Suponga, por ejemplo, que examina un largo conjunto de finales para decidir si fa dama y el caballo son superiores 2 la dama y el afl Si los jugadotes ya conside- ran que la dama y el caballo son superiores, pueden tenderaconvertirposiciones superiores en esa forma presumiblemente mis segura de Finales venajosos. Los porcentuales resultantes de victoria-derrota estarin entonces sesgados en favor de ia dama ye caballo, dado que refle- jacin la percepeién tanto come la realidad. Ya que no puedo hacer nada sobre dichos efectos, (oda vez que realicé una afirmacién estadistca ‘uve cuidado no sélo de examinar las estadis- cas, sino ejemplos coneretos. Para terminar con este tema, creo que mis conclusionesteaativas son ampliamente correcas a pesar de este pro- blema: y en los easos mds controvertidos (al ‘como +0 contra 8-2), cualquier bifuracion tenderd a favorecer al bando contra el cual es- toy argumentando (en este caso, el bando con la ddama y eleaballo),y as su comecci6n solamen- te podirdforalecer mi argumento. Siestaitima definicién es confusa, js6lo tenga en cueata el sentido de esta dscusién cuando se encuente frente alas argumentaciones estadisticas! La parte mis dificil de escribir est libro ha sido la eleccidn de los ejemplos a utilizar. En principio, quis evita volver a usr los mismas «ejemplos clésicos que los libros deensefanza y medio juego han tendido a usar hasta el hartaz~ 420. Los lectores experimentados sabrén a cus- les me refiero, Por otra parte, habria sido pura arrogancia ignorar lo que han dicho muchos maravillosos escrtores en temas del medio jue- 0 Sobre los asuntos aos que me estoy reiien- do. A fin de cuentas, he revisado y tomedo notas de uaa amplia coleccin de libros, en la rmayoria de los casos trabajos teéricos, libros de ‘ensedanza, y colecciones de partidas. Muchos de ellos estén indicados en la bibliografi. Ut- lice mas ejemplos de estos que lo proyectedo originalmeate, ea pate por la sabidurfa de sus autores, pero también porque descubri un nié- mero de aspectos nuevos en estos ejemplos (in- cluyendo errores y evaluaciones equivocadss), (que creo aclararon mis argumentos sobre las di- ferencias que vemos en el ajedrez modemo. Entonces, como serd particularmente evidente cn la parte 2, ile ls bisquedas en bases de datos para encontrar ejemplos frescos de part- ‘das con ideas modernas, as cuales van desde 0 rutiario a lo innovador. Debido a que muchos deestos ejemplos moderns pueden parecer un Ivtropucciéw : 9 poco extravagantes paral lector menos experi mentado, su yuxtaposicién con los ejemplos bien conocids y con posiciones aleccionadoras claramente dificiles de describir, espero hagan rds fécil Ia incursién en los nuevos conceptos. Ouro tema general que estoy seguro suscitard comentarios ataie ala comprensisn ajedrecisti- a comparativa de los jugadores clisicos y mo- demos. Ellector debe comprender que mi propia y temprana educacién ajedrecistica fue casi ‘completamente cumplida por el estudio de Ias partidas de los jugadores anteriores 2 1930; yla primera cosa que hice cuando preparé este libro fue reproducir y examinar criticamente cientos e partdas de los antiguos maestros, tanto como leer los textos eldsicos y los libros de torneo. ‘Aunque rara ver toque el tema expresamente, se hard obvia mi consideraciéa sobre que los jugadores modemos tienen una més amplia y uti comprensién del juego que sus predeceso- rs, Normalmente, esto se dird de modo técito, y de ninguna manera denigra alos grandes maes- ttos antiguos, tanto como diff tlmente menos- aban los logros de Bill Tilden en el tenis, afirmar que Andre Agassi lo dominaria en un encuentro individual, 0 el trabajo de Newton en fisica, para decir que ao consiguiera inventar la teorfa de la relatividad, Pero hay tanta emocién colocada en la veneracién de los antiguos cam- eones, que quiero enfatizar mi respeto por su Juego, y también cudn irelevante considero la ‘comparacién directa de épocas inmensamente difeceates. El propésito del libro es mostra lo que ha cambiado en el ajedrez moderno, no el hhacerjuicis negatives sobre los jugadores par- ticulares. Finalmente, necesito recordar al lector que ‘no hay forma de “demostrar" as diversas afi. ‘maciones que hago sobre el juego moderno. Puedo mostrar ejemplos, por supuesto, pero al final, indudablemente sobre o subestimaré la importancia de diversas ideas. Este libro serd ms significative si uno pone un ojo critico para cevaluar si lateoria preseatada aqu{ tiene una s6- lida base empitica en el estudio y juego pro- pios. Espero que mi libro los induciré a hacerlo, ¥ a pensar de manera refrescante sobre ¢l aje- ‘deez moderno. Joha Watson Carlsbad, CA: 1998 Parte 1: El perfeccionamiento de la teoria tradicional 1 Perspectiva La naturaleza de la teorfa del medio juego Elajedre se divide madcionalment en ues f- ses: apertura, medi juego, y final. To lrgo y ao ancho de Ia historia del ajedeer, pero espe- cialmente en [as sltimas cunt! décadas, Ia teorfa de las apertures se ha expandido Sme- reais. Ulimamente, esta expansi6n se be teansformado en una suerte de exposi, y es ‘amos inundados con un material csi iimitado sobre esta fase de Ia part, desde Libros are visas y bases de datos. La teora dels finales, A perar de que aunes ha sido unde de intenso interés popular ha inspirado siempre un ajo de libros yarculs de alta calidad, aunque slo sea pocque a final es ideal para concusiones debnivasy andlisisestrictos {Pero qué hay sobre la teria del meio juc- 0° Los jugadores que desean estudiar esta srea de Ia para iene une limitada y bastante in- satisfactoria gama de recursos entre los cuales elegiz Ants que focalisac esta fase del juegoen el sentido terico, lo libros suetenenfocr los temas mis populares y manejables tales como combinacione,ataquey defeasa, como mejo- ‘arel propio pensamieno, y's consejos gene- tales part el competidor En contraste con la aperray el inal, reas en las evales lo juga- dores usvalmente se inclinan por un trabajo modemo para su ilstcién, muchos o ta vez ta mayors de ls estudiantes, leen todavia los clasios cuando se refiee ala ora del medio juego. {Cuénos de nosotros aprendimos aves- tros principias generles del medio juego, _ mis nuevos, pero diffcilmeate contempor digamos, de Lasker y Nimzowitsch, 0 de los eos, trabajos de Euwe y Kramer, Romanovsti oPachmas? Ea os Estados Unidos, actualmen- teyel més popular de estas fuentes tadicionales es Mi sistema, de Nimzowitsch, un libro escri- to.ea 1925! No obstate lo brillate que vale a pena lee, y adelantado su Epoca, que este bro es (y¢5 todas exas cosas), uno se asombra ‘que no tengamos una cantidad de trabajos desu tipo mis avanzados y actalizados. La teoria del medio juego, cn0 a ido a ninguna parte en los ihimos 77 afos? A pests de su aspecto, esta no es sélo una cuestén retdrica, y requiee un poco de refle: 16a para se respondia. Po tape, est bro intentari mostrar que el estado dela teoxia mo- dema de sjedre, es sin duda dramdticamente diferente del estado de Ix tors en tempos de Nimzowitsch. Es extemadamente diffi cod fica esta diferencia ena forma en que la teoria ajedreistica ha sido preseatada tradicional. imeote, eso es, con reglas generates, principios, © afirmaciones flosdficas. Todos estamos fa- miliarizados con el tipo de reglas a las cuales ime estoy refrieado, las cuales son supuesta ‘mente ies sino estrictamente adecuadas, por «ejemplo, movercada pieza una vez ena aperu- 13, cesarrllar los caballo anes que los alles, Jos peones son mis fueres uno al lado del ou, las torres deben esa stuadasdetris de los peo. nes pasados, no situa los caballos en el Borde del tablero, dos alflesconstnuyen una venta, 10 mover los peones en frente del rey propio, abstenerse de cazar peones cuando estamos fal- tos de desarolo,ytantas otras, Eatonces, bay