Está en la página 1de 18

FRAKTAS

El ascenso de la psique

“¿Te has visto al espejo?. El mundo entero tiene de ti una


percepción diferente. Pero el espejo, no está descompuesto… ” del
misterioso libro N’gull.

El paradigma del oro

La economía es curiosa. No existe nada en la vida que


pueda demostrar, como la economía, pronóstico,
estadística y progresión tanto exacta como caótica. Es
que padeciendo, la humanidad, los continuos avatares
de la naturaleza (crisis, sequías, terremotos, etc.),
decidieron para su mejor organización y previsión, crear
la economía.
De hecho, la economía se manifiesta en todos los planos
de la creación, desde el Big Bang hasta lo que aún no
ha ocurrido, pero cuyos valores se encuentran en
potencia en el presente.
Un ejemplo de la curiosidad de la economía es el
siguiente: hace algunos centenares de años, la
extracción artesanal de oro, llevó a ponerlo como
máximo paradigma de valor, y techo límite en cuanto a
la riqueza se refiere.
En esa época, el hierro y el acero eran los medios por
los cuales se conquistaban tierra y poder; pero dichos
metales, eran vulgares. La cantidad de vetas de hierro y
la forma poco cuidadosa de extracción, lo hacían un
material relativamente barato y ordinario. Pero el oro…
brillante, de escasas vetas en la tierra… de extracción
delicada. Ciertamente el oro era inútil en cuanto a la
construcción de poder, pero al ser tan escaso, en manos
del poderoso se convertía en un símbolo. Mientras que
el hierro era el símbolo de la opresión ejercida por el
poderoso, el oro era el símbolo amable y casi místico de
ese poder.
Cuando las urbanizaciones hicieron posible que varios
poderosos compartan una misma ciudad, el oro se
convirtió en la llave necesaria para ingresar a la élite
cívica, y herramienta fundamental de ostentación
urbana. Al encontrarse más de un poderoso en el
mismo espacio urbano, el valor del oro decayó. No se
podía ostentar el valor guardado, pero podían
ostentarse diversos bienes obtenidos por transacciones
fundadas en el valioso metal.
Es así que el oro llega a los comerciantes, artistas y
artesanos. La burguesía, ahora también posee el
precioso metal. Esto crea la necesidad de un nuevo
equilibrio económico social. Las ciudades se unifican,
ya no como imperio, sino como conjunto de ciudadanos
que pueden aportar al erario público. El erario es la
base económica de toda la nación; los impuestos son
gravados en oro, y la riqueza del estado marca la
felicidad del pueblo. El oro se devalúa notablemente.
Cualquier hijo de vecino, puede obtener algo de oro, de
hecho, su propia vida está valuada en oro. El techo del
mundo cada vez era más bajo.
A medida que el oro se popularizaba, su valor decrecía.
La economía, ciencia curiosa y definitivamente
“natural”, decidió una estrategia doble. Por un lado,
crear una nueva clase poderosa: la clase de los
capitales. Esta clase había de guardar (aunque el
término correcto es reservar) el oro y repartir a la
población bonos que representen esa riqueza, otra vez
intangible. Al ser intangible el tesoro, el oro vuelve a
tener algo de valor, aunque ya no como antes.
La segunda parte de la estrategia, se encuentra en la
exploración. La apertura de nuevas minas de oro, con
una política mega minera, donde el noble metal se
extrae de forma industrial, tal como se hacía con el
hierro, incrementa cuantitativamente la cantidad de oro
extraída, en detrimento de la ecología del lugar.
La necesidad de extracción del oro, es a causa de que la
emisión de papel dinero por parte de los que “reservan”
el oro, hace que cada vez la porción de la torta sea más
pequeña, y dicha torta cada vez valga menos.
De no haber hecho eso la economía, el “techo de
valores”, ya no existiría… y dormiríamos
“económicamente a cielo abierto”.
Es increíble pensar, que todo lo que nos rodea como
“bien civil”, fue creado para sustentar el “oro virtual”,
que, a su vez, fue creado para sustentar el valor del oro
real, cosa imposible de sostener, si dicho metal sería
repartido a todos los ciudadanos.
La economía es curiosa, realista, imaginativa, pero
terriblemente tendenciosa. De haberse buscado valores
únicos e individuales, en lugar de un valor común, el
mundo entero sería rico, los unos notablemente ricos,
los otros solo ricos… y quizá algunos decididamente
pobres, pero nunca miserables.
De cualquier manera, la economía nos enseña tres
cosas:
-El valor de las cosas es directamente proporcional a su
exclusividad.
-La expansión caótica de ese valor da como resultado la
ruptura de la ecuación antes mencionada y la
devaluación del resultado. Pero eso es inevitable.
-La revaluación se consigue descubriendo la
exclusividad de la inherencia individual que se obtiene
de la relación del individuo con el valor antes
mencionado.
El paradigma de la felicidad

La felicidad es algo a lo que todos apuntan, pero nadie


sabe definir. La felicidad es el modelo invisible, el
blanco confuso de un arquero miope.
Para explicar el por qué la felicidad se nos hace
inalcanzable, hemos de entender que es un paradigma.
Paradigma es un modelo, un ejemplo. Los paradigmas
se sostienen por creencias, y son estas las que
potencian a los mismos.
Las creencias conjuntamente con el paradigma, que es
núcleo de las mismas, forman un mapa, para la
direccionabilidad de la psique, traduciendo el
subconsciente al consciente y viceversa. Si las creencias
son fuertes, y nos inducen a una correcta acción en
dirección al núcleo paradigmático, prontamente lo
alcanzaremos, y ya no será un paradigma para
nosotros, sino realidad, y nosotros mismos nos
convertiríamos en paradigma para los demás.
Curiosamente, la felicidad es un paradigma casi
irreconocible, luego las creencias que sustentan a la
misma normalmente no son las correctas. Si quiero
gozar el placer sexual al máximo, no lo voy a lograr por
la senda del celibato.
La definición de felicidad es la siguiente: es un estado
de ánimo que supone una satisfacción. Lo cual quiere
decir que es algo subjetivo y relativo. Es por eso que
felicidad es tan difícil de definir.
Los religiosos definen a la felicidad como un estado del
alma en el cual se experimenta la paz.
Si atendemos a la primer definición, la felicidad es
prácticamente una utopía, ya que el estado de
satisfacción es momentáneo, al igual que un orgasmo.
Hacer perdurable ese estado es prácticamente
antinatural, ya que el ser humano tiene una tendencia
natural a la superación de si mismo, lo que implica que
si repitiese los pasos para conseguir el estado de
satisfacción, jamás se replicaría con la misma
intensidad, lo que llevaría a la frustración en lugar de la
satisfacción.
Perdurar en la felicidad de esa manera, es lo que ha
llevado a los filósofos a creer que la felicidad le
correspondía solo a los tontos.
En realidad, habríamos de definir a la felicidad como la
relación intima de la psique con la proyección potencial
de una creación mental. O sea, que la felicidad proviene
de una creación mental hábil y expansiva, ya que no es
de una relación con el exterior, sino que es una forma
de auto amor. Es importante diferenciar el auto amor de
la autocomplacencia. La autocomplacencia es una
violación a la ley humana de la entelequia, es ejercer el
conformismo y la inmovilidad del alma.
Felicidad es auto amor, el auto amor es auto
realización, la autorrealización es evolución.
Redefinir estos factores, es lo que nos llevará a culminar
correctamente el paradigma, para así materializarlo.
Desde el punto de vista biológico, la felicidad es el
resultado de una actividad neural fluida, donde los
factores internos y externos estimulan el sistema
límbico.
El sistema límbico es un sistema formado por varias
estructuras cerebrales que gestiona respuestas
fisiológicas ante estímulos emocionales.

Auto Amor

El auto amor, es un estado desacreditado y confundido


con egotismo. El auto amor es el camino de
reconciliación con el YO SUPERIOR, conocido como el
SER en la filosofía y la teología.
Las escrituras cristianas hacen referencia a “ama a tu
prójimo como a ti mismo”, lo cual deja en claro que la
única forma de relación existente con el exterior es el
reflejo del auto amor.
Es aquí, donde aparece la economía de valores de la
cual hablamos al principio. El yo superior, es la
inherencia individual, el “oro real guardado”, y el auto
amor es el valor del mismo.
Al ser inherente al individuo, el yo superior es
intransferible, y por eso infinitamente valioso.
En pocas palabras, ser en realidad uno mismo, y
mantener la observancia de la superación en si mismo
es auto amor. Para Aristóteles, amar es querer el bien
del otro; trasladando eso al auto amor es querer el bien
de nuestro Yo superior.
Entonces, ¿Qué nos impide la felicidad, qué nos impide
el auto amor?…
Resulta ser, que cada uno de los humanos posee en
realidad personalidades múltiples. Normalmente,
formamos una personalidad social combinando
distintos aspectos de dichas personalidades, creando de
esa manera un híbrido, que nos permitiría transitar por
la vida social sin recibir daños alarmantes.
Ese falso ego, tiende a crecer y a alimentarse de
obsesiones, hasta que se hace dueño total de la
conciencia, por eso le llamamos ego usurpador.
Por su parte, el inconsciente navega en el caos cósmico,
aunque posee memoria de todas las personalidades, y
reprime violentamente a todo lo que considera
inmerecido.
Por ejemplo, puede que nosotros queramos una gruesa
suma de dinero, pero el subconsciente no considere que
lo merezcamos, con lo cual, lo que conseguimos es una
mísera suma que nos deja peor de lo que estábamos.
Otro ejemplo normal es el de la mujer que anhela
profundamente al amante ideal, alimenta de esa
obsesión al ego usurpador, pero el subconsciente se
revela y obtiene muchos amantes, conjuntamente con
una insatisfacción que la lleva a la depresión.
Lamentablemente, el acceso al subconsciente sin sufrir
ningún trauma es imposible, a causa de lo que
llamaremos El Censor. El Censor es una barrera
mediante la cual se protege al consciente del
inconsciente. El Censor es lo que nos aleja de la
percepción mágica, y nos ubica correctamente en el
mundo material. Este Censor es necesario, porque sería
tragi-cómico ver a toda una sociedad vagando en el
delirio como por efectos del LSD, confundiendo los
límites, y todo lo que eso traería como consecuencia.
Ahora bien, ¿cómo ejercer el auto amor con tantas
dificultades?
Bueno, primero que nada hay que entender que el ego
usurpador no es nuestro ego real. Nuestro ego real es
lo que en psicología se denomina Súper Yo.
El súper yo es el famoso “Maestro Interno”, y dicho
maestro interno es el que debemos encarnar en
nosotros mismos.
Los antiguos, sabían a ciencia cierta como funcionaba
la psique. Ellos lo representaban como un panteón de
dioses (las distintas personalidades de las que antes
hablábamos), todos con diferentes atributos tanto
buenos como malos. Por sobre ellos dominaba el padre
de los dioses (el súper yo). Pero en el panteón, sabía
haber disturbios, normalmente utilizando a los mortales
(nuestro cuerpo) con el fin de usurpar el lugar del dios
principal. Pero el padre de los dioses, suele tomar
venganza, obviamente también utilizando a los mortales
(nuevamente nuestro cuerpo).
Habríamos de entender que la única forma de no tener
conflictos, es ejercer el control absoluto del Yo Superior,
al punto de dominar a voluntad a las demás
personalidades.
El ego usurpador, se forma en un aspecto
prácticamente conciente, esforzándose continuamente
en guardar su forma. A causa de que no puede reprimir
constantemente a las otras personalidades sueles
crearse esas “dobles morales”.
Normalmente eso ocurre cuando el Súper Yo intenta
salir, pero ante las convenciones sociales o la postura
inflexible del ego usurpador, este es reprimido, a veces
sin éxito, pero normalmente con resultados. Si
sumamos a eso al subconsciente y al censor, las crisis
personales son resultados de una guerra interna sin fin.
En pocas palabras, en ese estado la felicidad es
imposible.
¡Pero no todas son malas noticias! La realidad es que es
posible conectarse con el Súper Yo, entretener
momentáneamente al Censor, liberarnos de la opresión
del ego usurpador, y sin embargo no desatender las
relaciones sociales.
Las formas de conseguir conectarnos con el Súper Yo, y
conseguir el auto amor o felicidad son muy simples, y
solo requieren de voluntad y trabajo.
Primero, hemos de entender, que todas nuestras
múltiples personalidades son fracciones (de ahí Fraktas)
del todo. Que nuestro Ser o Súper Yo no es otra cosa
que el “Maestro Interno” o “Padre de los dioses”, y que
pese a su divinidad, tiene aspectos puramente
humanos, atado a las modalidades de la materia. En
cambio, nuestro ego usurpador, no es otra cosa que
elementos acomodados de las diferentes personalidades
para una posición utilitaria en la sociedad, lo que no
nos hace plenos, sino fracción de una fracción.
El único pecado existente es tratar de perpetuar lo
temporal. Esa es la labor del ego usurpador, perpetuar
lo imposible, negando la contracción y la expansión.
La forma de conectarnos con lo que en realidad somos,
es la siguiente: tengamos en cuenta nuestras
debilidades… aquellas que incluso atentan contra
nuestro ego usurpador o personalidad social. En ellas
está la fuerza, porque la fuerza se encuentra en lo que
está en potencia.
Nuestros errores son lo que nos puede conducir a la
liberación.
Cuando hablo de errores, me refiero a “eso” que deja de
ser una tendencia y se convierte en una obsesión.
Luego, es necesario auto generarse. Definirse en
realidad lo que somos… y reconstruir nuestra
personalidad.
Y cuando somos nosotros mismos, reconstruidos y
autogenerados, construir mentalmente las condiciones
propicias para nuestro placer. Definitivamente las
medidas de placer son subjetivas, y es por eso, que al
amarnos a nosotros mismos, podemos transformar el
mínimo impulso externo en un increíble orgasmo; o la
fluidez de nuestro pensamiento en una increíble obra de
arte.
Pero de esto hablaremos más tarde. Ahora
continuaremos con la autorrealización.

Autorrealización

La psique, es nuestro auténtico ser. Hemos de


considerar que nuestro cuerpo, es de origen animal. De
hecho, la evolución ha logrado que tras miles de años
nuestro asiento físico se desarrolle como para crear una
conciencia. Ciertamente, la conciencia no ocupa un
lugar en el cuerpo, pero tiene un asiento físico en el
cerebro. Nuestro cerebro, es particular, y demuestra la
evolución. Consta en realidad de tres cerebros
superpuestos, una parte reptiliana, donde las funciones
de cazar, comer, matar y reproducirse. Cubriendo a
esta, se encuentra el cerebro mamífero, gregario,
protector de los suyos, cazador inteligente. Y por sobre
este, el cerebro antropoide, compartido con algunos
primates tendiente a la compasión, y en nuestro caso a
la conciencia. O sea, que somos sierpes, lobos y
hombres.
La energía serpentina de Kundalini, debe ascender
hacia el primer cerebro. La magia lo ha llamado
conciencia draconiana.
En realidad hemos de entender que nuestra existencia
es larvaria. Cada uno de los diferentes planos de la
existencia son larvas de una existencia superior.
Así los minerales son larvas de los vegetales, los
vegetales de los animales y los animales del hombre.
Pero el estado del cuerpo del hombre es larvario en si
mismo. Nuestro cuerpo es definitivamente animal. Tiene
las necesidades animales, se mueve y organiza como
tal. Exceptuando el factor psique, somos animales, y es
que psique es nuestro ser real, y nuestro cuerpo solo es
su capullo.
Nuestra psique se alimenta de las sensaciones del
cuerpo, y de sus experiencias, crea enlaces
estructurales con las entidades que lo rodean, y toma
del mismo cuerpo información de toda la creación
enlazándolas a su naturaleza en una simultaneidad
caótica, que se llama subconsciente.
La conciencia se forma cuando el libre albedrío,
voluntad y percepción (Kia) tocan algo material, como el
cerebro.
Lo cierto, es que si tenemos que definirnos por lo que
somos, diremos somos psique.
Pero teniendo los enlaces correctos, transformando
nuestro cuerpo en un receptor conciente de energía e
información, la psique actúa en auténtica libertad.
Aquí viene lo interesante. El mundo que nos rodea, es
conocido por los hinduistas como maya, ilusión, y es
que no se han equivocado. El mundo es una creación
mental. Así unos lo ven bueno y otros malo. No hay
lugar para la verdad en la ilusión. Las diferentes
religiones, enseñan el bien y el mal, prohibiendo y
recomendando; pero en realidad, es tal la subjetividad
de lo que es bueno o malo, que siempre se termina en
un malentendido. Muchas de las cosas que se padecen
es por tener buenas intensiones, más en la visión del
todo, dichas intensiones no son tan loables.
Pero una vez que uno se descubre en realidad y
consigue el auto amor, crear su propia realidad a
voluntad es muy simple, y eso se conoce como auto
realización.
Plasmar su ser interno en el exterior, es una de las
formas más intensas de autorrealización, tener el
control sobre las muchas personalidades propias,
enlazarlas estructuralmente, y construir su realidad es
realmente fácil. Luego hablaremos del método, ahora
explayémonos en la evolución.

Evolución

Somos un producto de la evolución. Somos psique en


un cuerpo larvario.
La evolución se marca por la percepción, un insecto
percibe dos dimensiones, un mamífero tres, nosotros
percibimos concientemente una cuarta, el tiempo.
El tiempo es lo que nos hace conscientes de nosotros
mismos, de nuestro crecimiento.
Pero lo que estamos llamados a percibir, lo que
realmente marcaría nuestra evolución, es la percepción
de la multidimensión. La multidimensión es la
percepción simultánea de las dimensiones intermedias.
Existe la dimensión 1 y medio, la dos y medio, la tres y
medio… y también las comas intermedias entre estas.
Estas dimensiones intermedias están relacionadas con
las cuerdas que conectan los distintos universos, pero
ese es otro tema, como para explayarnos aquí.
Pero lo que si podemos decir, es que cada una de
nuestras múltiples personalidades está relacionada con
esas dimensiones y dimensiones intermedias.
El conocer las dimensiones intermedias nos lleva a
crear un mapa en la psique para el ingreso y salida del
subconsciente en forma consciente.
Y en el momento de dejar nuestro cuerpo larvario, la
plena libertad del maha samadhi en forma consciente,
sin perder nuestra identidad.
¿Pero cómo lograr lo hasta ahora explicado?

Fraktas

Fraktas es difícil de explicar. Tan difícil como el Tao o el


Zen. Fraktas es una actitud de vida. No una forma de
vida, ni una forma de pensamiento, es solo una actitud.
Fraktas tiene tres etapas:
* Liberación
* Poder
* Evolución
Y esas etapas, están relacionadas con la felicidad, la
autorrealización y la evolución en si.
Fraktas es la ciencia explicando la magia, la magia
aplicando la ciencia, la filosofía haciendo arte y el arte
explicando a la filosofía.
Fraktas es la revolución de la psicomecánica, de la
psicotecnología y de los talentos inherentes al hombre.
Fraktas es el ascenso de la psique.
Fraktas, está relacionada con la geometría fractal y la
teoría del caos.
Los fractales fueron descubiertos hace escasos treinta
años, de los fractales se dice:
“la geometría fractal cambiará su visión de las
cosas. Seguir leyendo es peligroso. Se arriesga a
perder definitivamente la imagen inofensiva que
tiene de nubes, bosques, galaxias, hojas, plumas,
flores, rocas, tapices, y de muchas otras cosas.
Jamás volverá a recuperar las interpretaciones de
todos estos objetos que hasta ahora les eran
familiares”. (Michael Barnsley. Matemático y autoridad
en geometría fractal).
Los fractales, parecen encontrarse en esa frontera
difusa existente entre caos y orden, están ahí, donde
solo nuestra imaginación llega.
La teoría del caos, se basa exactamente en lo
inmanejable. ¿por qué el humo del mismo cigarrillo se
diferencia entre bocanada y bocanada, cuando éstas
son iguales y es el mismo cigarrillo? ¿por qué una
población que debería crecer regularmente sufre de
pronto un decrecimiento? Y ¿por qué un aleteo de
mariposa en Tierra del Fuego crea un tornado en
Alaska?
El caos es como el ying y el yang. Hay caos en el orden y
orden en el caos.
Un científico del caos, observó que las olas del mar en
su vaivén caótico diferían en el encrespamiento, pero,
de tanto en tanto, una ola perfectamente formada,
calma y sin encrespamiento llegaba a la costa. A esta
ola, la llamó “atractor extraño”. Pues bien, ese atractor
extraño es de una dimensión fractal. Siempre hay caos
en los fractales, más no siempre hay fractales en el
caos.
Esos atractores extraños se encuentran en las
dimensiones intermedias, y observar eso, es descubrir
que nuestro mundo es más mágico de lo que parece.
El trabajo de Fraktas, se basa en descubrir esos
atractores extraños, esas fracciones del todo, esos
remansos en el caos, y generar en nuestra psique (tan
fractal como el cerebro que es su asiento) los tres
niveles antes descriptos. (Liberación, poder, evolución)

¿Cómo trabaja Fraktas?

Fraktas, promueve una fluida actividad neuronal,


llevando a estimular a voluntad al sistema límbico,
propiciando la realización material, la autorrealización y
el crecimiento espiritual. El camino siempre es el
mismo: Liberación, poder, evolución.
Quisiera en este punto explicar la palabra poder. No se
trata de megalomanía, poder es necesario para
autorrealizarse y evolucionar.
Fraktas, bien podría definirse como un conjunto de
técnicas que llevan a la concreción de los más
profundos anhelos del hombre, pero dicha definición no
estaría completa.
Fraktas, es una posición mental clara y concisa de la
realidad. Adquiriendo por medio de las prácticas dicha
posición el método es irrelevante. Podríamos afirmar
que el adepto de Fraktas es el creador de su propio
método. No hay formas definidas en Fraktas, ya que en
si mismo no es un sistema. Las formas para alcanzar la
claridad mental en los pasos de liberación, poder y
evolución, son mapas para la comunión entre cuerpo y
psique, entre consciente e inconsciente, entre materia y
espíritu. Pero, el mapa no es el territorio. El territorio es
cada practicante y su aura, y eso es lo que define el
método.
Existen dos sendas por las cuales se internan los
practicantes de Fraktas, y una tercera que las une, pero
que no es una senda de concreción, sino de lo que
podríamos denominar devoción.
Las dos sendas prácticas son: el camino luminoso y el
teatro oscuro.
El camino luminoso, es un conjunto de tres prácticas
base que se definen en: oráculo, yoga mareté y
meditación Fraktas. Es luminoso porque su práctica se
desarrolla en armonía, sin forzar, sin recurrir a
extremos emocionales. Toda práctica Fraktas se
concentra en la obtención de resultados, y el camino
luminoso, los obtiene con fuerza y precisión,
debidamente relativo al trabajo y constancia del
practicante.
El teatro oscuro, es diferente. Es un camino mágico y
extremo. Los resultados son prácticamente inmediatos,
las emociones trabajadas son extremas. Es debido
explicar que no es para cualquiera, ya que el teatro
oscuro conduce por medio de símbolos y paradigmas al
subconsciente al territorio del consciente. El teatro se
divide en tres secciones: teatro chamánico Fraktas,
Teatro de Santería Kâni Rapra, Teatro mágico.
Tanto los adeptos de una y otra senda, están
capacitados para ayudar al prójimo a llegar a sus
objetivos, pero sólo el teatro oscuro, puede ofrecer
ayuda al no practicante sin necesidad de que el mismo
participe de Fraktas. Ahora, vamos a explicar las
distintas secciones de cada uno de los senderos.

Camino luminoso

Oráculo Fraktas: es excelente para el consejo y como


forma oracular. Se realiza con cartas aish matrash . El
sistema es simple, pero la interpretación se hace en
meditación profunda. Las cartas y el péndulo (a veces
se usa también psicomáquinas de radiónica), son
amplificadores del subconsciente, lo que hace al
sistema ideal para la exploración y búsqueda interna.
Yoga Mareté: la palabra yoga, deriva del sánscrito
Yuga, que quiere decir Era o Eón. El yoga mareté, es un
estilo de yoga occidental, que fue creado por Aranú
Uautamel, maestro fundador de varias disciplinas
trascendentales de occidente. La visión Fraktas del
mareté yoga tiene muy pocas variables con el original.
El Yoga Mareté, es alquimia fractal para la
transmutación del cuerpo y la energía para este nuevo
Eón (que como vimos es el objetivo del yoga).
Meditación Fraktas: la meditación Fraktas tiene como
objetivo el conocimiento interno y el estado de gnosis.
Se utilizan mandalas, mantras, frecuencias de sonido
especialmente diseñadas para despertar partes
dormidas del cerebro, y técnicas diversas.

Teatro oscuro

Teatro chamánico: centrado en la liberación, el teatro


chamánico se basa en el encuentro con el espíritu guía
o Súper Yo. La utilización de máscaras, parafernalia y
exaltación de los sentidos y estados acrecentados de la
conciencia por medio de la hiperventilación, seguido de
la armonización con el entorno.
Teatro de Santería Kâni Rapra: la santería Kâni
Rapra, tiene prácticamente los principios de la santería
afroamericana, pero es de origen criollo. Combinación
de chamanismo y espiritismo, el panteón Kâni Rapra
está lleno de seres espirituales de tinte local e indígena.
El vocablo Kâni es de origen tehuelche y significa baile o
canción, y Rapra es el nombre de una planta con la cual
se ha hecho un pacto. La Rapra no es ningún tipo de
alucinógeno, pero es neutra en cuanto a la polaridad
(representa el andrógino divino) y es un excelente aliado
para la canalización de energía. En los trabajos Kâni
Rapra, las diferentes personalidades de los
participantes encuentran en el panteón quienes los
representen, creándose una sugestiva atmósfera a
similitud del subconsciente.
Teatro Mágico: es la práctica de magia ritual y alta
magia. El teatro mágico Fraktas es muy peculiar, y no
se siguen paradigmas fijos. Se ha sugerido que la magia
Fraktas es magia del caos, pero existen pequeñas
diferencias, aunque lo perseguido sea similar.

La iniciación Fraktas

Sea cual fuere la senda que se tome, la iniciación


Fraktas es una cuestión basada en la economía. Como
ya explicamos, existe un valor inherente al ser humano,
que es su Súper Yo. Ese valor siempre es secreto, ya
que es lo que diferencia a uno del otro. Una vez que es
conquistado el ser real, el maestre iniciador le transmite
“el secreto”. No hay secreto en las prácticas de Fraktas,
pero el valor y poder de toda la práctica Fraktas, en
cualquiera de sus sendas, está en “el secreto”.
El secreto es solamente entendido cuando el ser interno
se ha despertado, es imposible por medio del secreto
llegar a despertar al Súper Yo, pero sólo el súper yo
puede entenderlo.
El secreto no es una práctica, sino una comprensión. Al
valor que ya representa de por sí el ser interno, se le
suma el valor del secreto.
En Fraktas, no vales por lo que tienes, en Fraktas vales
por lo que eres.
No hay un tiempo para la iniciación en Fraktas, he visto
gente iniciarse en dos años, en tres, he visto gente
hacerlo en días… pero cualquiera sea la senda elegida,
la práctica de las mismas acerca al conocimiento del
Súper Yo.
De cualquier forma, el objetivo de Fraktas no es la
iniciación, sino conseguir el ascenso de la psique,
encarnar al ser interno y transformar nuestra realidad
inmediata; lo que quiere decir encontrar la felicidad, la
autorrealización y la evolución.