Está en la página 1de 23

 

 
 
   
 
 
Por qué en Slow Fish 
 
 
 
Podría parecer una provocación: el tema principal de Slow Fish será el derecho al placer. En 
medio de tanta alarma sobre las condiciones de salud del mar, entre todas las prohibiciones 
que  nos  debemos  imponer  a  la  mesa  para  evitar  la  extinción  del  atún  rojo  o  del  pez  espada 
(por citar sólo dos ejemplos), Slow Food siente en cambio cada vez más fuerte la necesidad de 
situar en primer plano su histórica marca de fábrica: justamente, el derecho al placer. Y, sin 
embargo, debemos partir precisamente de ahí: si queremos garantizar el placer gastronómico 
para  nosotros  mismos  y  para  las  generaciones  futuras,  debemos  cuidar  del  mar  y  de  sus 
recursos.  Y  debemos  hacerlo  hoy,  inmediatamente,  sin  más  dilación.  El  tiempo  a  nuestra 
disposición  podría  haberse  agotado,  y  sin  embargo  Slow  Fish  2009  no  tiene  la  intención  de 
lamentar  un  “mundo  perdido”,  sino  la  de  hacer  claramente  hincapié  en  la  gravedad  de  la 
situación, para que nadie pueda decir “no sé, no conozco”. Y de esta voz de alarma debemos 
partir todos, para construir unas prácticas positivas: alternativas, sostenibles, buenas, limpias 
y justas. 
 
Slow  Fish  2009  trata  de  transmitir  emociones  y  pasiones,  para  hacer  más  intensa  la 
implicación del público y más consciente su participación. 
Por ello, bajo los tres pilares que caracterizan la actividad de Slow Food – Educar, Promover y 
Tutelar – se desarrollan numerosas citas donde a la información y a la denuncia se le suman 
muchas  oportunidades  de  conocimiento  y  de  placer  (este  último,  representado  en  las 
múltiples citas gastronómicas que enriquecen el programa). 
Os  queremos  invitar  a  emprender  la  navegación  hacia  Slow  Fish  2009  leyendo  el  rico 
programa  en  las  páginas  que  siguen,  en  espera  de  encontrarnos  en  Génova,  del  17  al  20  de 
abril, en el hermosísimo y renovado pabellón B de la Feria, proyectado por Jean Nouvel y que 
asoma directamente al mar. 
 
¡Feliz viaje! 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Slow Fish 2009  
Génova, del 17 al 20 de abril 
Recinto Ferial, Pabellón B 
 
Horarios 
Viernes 17, sábado 18 y domingo 19: de 11 a 23 horas 
Lunes 20: de 11 a 20 horas 
   
Entradas – compra directa en las taquillas de la Feria  
Completa: 5 euros  
Reducida*: 2 euros 
Socios Slow Food: gratuita 
Niños hasta 10 años: gratuita 
Abono 4 días: 15 euros 
*para la lista completa de los eventos consulta www.slowfish.it 
 
Para inscribirte en las citas de Slow Fish (Laboratorios del Gusto, Teatro del Gusto, Aperitivos 
con el pescautor, Master of Food) utiliza la página web www.slowfish.it. 
Ojo: las reservas se cierran el 3 de abril de 2009. 
En el caso de que quedarán plazas disponibles, podrán reservarse – exclusivamente durante 
los días de Slow Fish – en la recepción de eventos, ubicada en la planta baja del pabellón B. 
 
Para los socios de Slow Food, además de la entrada gratuita a la muestra, 5 € de descuento 
en los Laboratorios del Gusto, Teatro del Gusto, Aperitivo con el pescautor y Master of 
Food. 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Comamos los adecuados 
 
 
 
Muchos  tipos  de  peces  están  al  borde  de  la  extinción,  mientras  que  para  otras  especies  el 
problema  no  es  la  supervivencia  sino  unas  técnicas  de  pesca  o  de  cría  que  acarrean  graves 
consecuencias  a  la  salud  del  planeta  y  a  la  nuestra  propia.  En  ambos  casos  el  papel  de  los 
consumidores  resulta  determinante:  con  nuestros  actos  de  compra  y  consumo  consciente 
podemos  incidir  de  modo  positivo  en  el  estado  de  los  mares.  La  información  es  el  punto  de 
partida  para  elegir  de  forma  responsable,  por  eso  Slow  Food  vuelve  a  proponer  la  campaña 
Comamos los justos, con un lenguaje inmediato para dar a conocer a los consumidores y a los 
encargados  del  sector  los  peces  que  ya  no  se  pueden  consumir  por  estar  en  vías  de 
extinción  o  por  ser  fruto  de  técnicas  no  sostenibles  de  pesca  o  de  cultivo.  La  iniciativa  será 
ilustrada en Slow Fish 2009 y respaldada por una pequeña guía que proporciona una serie 
de indicaciones básicas: cuáles son los peces que no debemos comprar, cuáles los prohibidos 
por la ley y cuáles las especies descuidadas por el mercado, pero que podrían constituir unas 
alternativas válidas para salvaguardar la supervivencia de los stocks. 
La  primera  parte  de  la  guía  presenta  una  lista  en  rojo  de  las  especies  en  las  que  los 
pescadores, vendedores y consumidores deberían centrar su atención: especies prohibidas o 
en peligro, con algunas claras informaciones que permiten entender por qué algunos peces no 
deberían terminar en nuestro plato. Qué problemas afectan al atún rojo, cómo reconocer las 
nuevas especies, cuáles son las consecuencias ambientales de la cría de gambas tropicales. 
La  segunda  parte  de  la  guía,  en  cambio,  está  dedicada  más  concretamente  al  Mediterráneo, 
para ayudarnos a conocer las especies de nuestro mar que corren más peligro de extinción y 
las  que  debemos  preferir,  las  medidas  mínimas  permitidas  y  el  impacto  de  los  distintos 
métodos de captura. El consumidor podrá descubrir también las preguntas que deberá hacer 
al  pescadero  para  poder  orientar  su  compra  según  criterios  de  temporalidad,  origen,  el 
sistema de pesca o de piscicultivo. 
Con los consejos contenidos en este precioso librito cada uno de nosotros puede contribuir 
a mejorar la situación general de empobrecimiento de los mares y orientar al mercado hacia 
comportamientos sostenibles. 
 
Las reglas fundamentales 
1. Pedir siempre información (¿de dónde procede? ¿De la pesca o de piscicultivos?)  
2. Preferir la producción nacional, mejor aún si es de la propia zona  
3. Orientarse hacia el pescado azul (boquerones, sardinas, caballas, jureles, etc.) y el marisco: 
son productos con muchos beneficios, tanto ambientales como nutritivos  
4. Evitar siempre los peces por debajo de la talla homologada  
5. A las especies sobreexplotadas (atún rojo, pez espada, mero, salmón...) anteponer las que 
sufren una menor presión de pesca, descuidadas en lo que concierne al mercado, pero muy 
interesantes desde el punto de vista gastronómico. 
6. Preferir los pescados con un ciclo vital breve, es decir que alcancen la edad adulta en uno 
o dos años (salmonetes, lenguados, boquerones, besugos,…) 
 
Las especies descuidadas 
Peces poco conocidos pero que constituyen unas alternativas sabrosas, económicas y de bajo 
impacto ambiental frente a nuestras habituales opciones gastronómicas. 
Bonito  del  norte,  caballa,  bonito  común,  melva,  todos  de  la  familia  del  atún,  y  también 
chicharros, pez piloto, pez sierra, chucla, lampuga, aligote, pez sable, marlín imperial. 
 
 
 
la temporalidad 
El  criterio  de  la  temporada  no  es  sólo  un  problema  de  sabor,  sino  de  respeto  del  equilibrio 
natural.  Los  erizos  de  mar  se  reproducen  entre  mayo  y  junio:  está  prohibido  consumirlos 
durante estos meses, pues se pondría en serio peligro la continuidad de la especie. Evitemos 
comer los ejemplares jóvenes de sirvia (de agosto a noviembre). 
Comamos la lampuga en invierno porque es el período en que sabe mejor y no se encuentra 
en fase de reproducción. 
 
¿qué pez es? 
¿Sabemos  siempre  qué  tipo  de  pez  consuminos?  Cuando  lo  compramos  se  llama  musola, 
tintorera,  cailón,    marrajo  o  mielga,  pero  ¿sabemos  que  se  trata  de  carne  de  tiburón? 
Decenas  de  miles  de  tiburones  son  sacrificados  cada  año,  intencionada  o  accidentalmente,  e 
Italia  es  uno  de  los  mayores  consumidores  del  mundo.  Eliminar  a  estos  importantes 
depredadores  de  la  cadena  alimentaria  está  perturbando  el  equilbrio  de  todo  el  ecosistema 
marino. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
Mercado 
 
 
 
Por qué 
El mercado es, tradicionalmente, el lugar del intercambio, un momento en el que productores 
y consumidores se encuentran. El mercado debe convertirse cada vez más en el escaparate de 
los  productores,  sin  necesidad  de  infinitos  intermediarios.  Y  debe  ser  también  lugar  de 
educación y conocimiento. 
 
Qué 
El  mercado,  con  sus  tenderetes  y  sus  stands,  no  puede  faltar  en  Slow  Fish  para  transmitir 
conocimientos e indicaciones para las compras. Aquí es posible encontrar pescado fresco y en 
conserva, aceite, especias, sal, algas y derivados. Se ha pedido a los expositores que presenten 
productos  que  no  contengan  conservantes  y  aromas  artificiales,  y  que  no  vendan  atún  rojo, 
pez espada y salmón, especies en serio peligro de extinción. En el espacio expositivo pueden 
conocerse, además, las actividades vinculadas a la pesca artesana, el turismo termal y náutico, 
comercio  marítimo  y  marinería.  Y,  tal  vez,  al  pasar  por  el  mercado,  nos  encontremos  con 
combinaciones curiosas, como los ahumados y las single malts. 
 
Quién 
A Slow Fish han sido invitados expositores procedentes de todo el mundo – en particular de 
Italia,  Francia,  España,  Gran  Bretaña  y  Noruega  –  para  ofrecer  una  muestra  del  mercado 
pesquero internacional.  
Los  tenderetes  y  stands  albergan  a  firmas  que  venden  su  producto  directamente  al  público, 
ilustrando sus características y contando su oficio. En Slow Fish participan también distintas 
instituciones  que  presentan  el  territorio,  los  productos  y  los  proyectos  en  marcha  en  los 
sectores  de  la  pesca,  de  la  acuicultura,  de  la  intervención  en  defensa  de  la  integridad 
territorial y del ecosistema acuático. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 
 
 
 
Los Baluartes y las comunidades del alimento 
 
 
Por qué 
La pesca siempre se ha basado en una relación profunda entre las comunidades costeras y el 
mar.  
Una relación subvertida en los últimos 50 años: hoy el pescado se ha convertido en producto 
industrial, se mide por toneladas, cotiza en bolsa. Los responsables del sector viven en enormes 
naves  y  trabajan  con  la  misma  repetitividad  que  los  operarios  de  las  cadenas  de  montaje.  De 
sacar  los  peces  del  mar  se  encargan  las  eco‐sondas,  los  ordenadores,  los  avistamientos  vía 
satélite, las redes kilométricas.  
Sin embargo, la pequeña pesca costera no ha desaparecido. En el Mediterráneo, en el Pacífico y 
en los otros mares del mundo siguen existiendo pequeñas embarcaciones que zarpan cada día, 
que  capturan  sólo  algunas  variedades  de  peces  en  determinadas  temporadas,  que  adoptan 
redes y sistemas selectivos, que conservan técnicas y saberes ancestrales.  
Slow  Food  ha  identificado  muchas  de  estas  realidades,  en  parte  gracias  a  la  red  de  las 
comunidades  del  alimento  de  Terra  Madre.  Con  algunas  de  éstas  han  surgido  proyectos 
valiosos: los Baluartes del mar. 
 
Qué 
Los  Baluartes  del  mar  son  ejemplos  concretos  de  salvaguardia,  organización  y  promoción. 
Demuestran que las comunidades de los pequeños pescadores pueden vivir en sintonía con el 
propio  territorio  y  con  el  propio  mar,  preservar  la  fauna  acuática,  potenciando  su  propio 
trabajo a través de la oferta de un pescado bueno, sano, fresco del día, junto a transformados 
de alta calidad (desde la mojama de róbalo a las anchoas saladas, desde el bonito en aceite de 
oliva virgen extra a la anguila marinada). 
 
Quién 
En  Slow  Fish  participarán  25  Baluartes  ‐15  italianos  y  10  internacionales  (desde  Croacia, 
Mauritania,  Marruecos,  Noruega,  Holanda)  –  y  unas  10  comunidades  del  alimento  (desde 
Francia, España, Marruecos, Israel, …). No habrá sólo pescadores. Estarán invitados también 
Baluartes  vinculados  al  mundo  de  los  condimentos  más  importantes  de  la  cocina  marinera: 
aceite de oliva virgen extra, sal, ajo, hierbas aromáticas… 
 

 
 
 
La Fundación Slow Food para la Biodiversidad, entidad sin ánimo de lucro, promueve una 
agricultura sostenible, respetuosa con el medioambiente, las tradiciones y la identidad cultural 
de los pueblos. Nacida en 2003, coordina y promueve más de 300 proyectos en todo el mundo. 
www.fondazioneslowfood.it 

 
 
Los Baluartes del Mar presentes en Slow Fish 2009 
 
Italia 
Alici di menaica (boquerones) (Campania) 
Anguila marinada tradicional de los Valles de Comacchio (Emilia‐Romaña) 
Bottarga (huevas de pescado saladas) de Orbetello (Toscana) 
Cicciarelli (chanquetes) de Noli (Liguria) 
Coladura tradicional de anchoas de Cetara (Campania) 
Masculina da magghia (Sicilia) 
Moleche (cangrejos de mar) (Veneto)  
Mosciolo (mejillón) salvaje de Portonovo (Marcas) 
Palamita (bonito) del Mar de Toscana (Toscana) 
Salmerino (salvelino o trucha alpina) del Corno alle Scale (Emilia‐Romaña) 
Tenca jibosa dorada del Pianalto di Poirino (Piamonte) 
Ajo rojo de Nubia (Sicilia) 
Alcaparra de Salina (Sicilia) 
Sal marina artesanal de Cervia (Emilia‐Romaña) 
Sal marina artesanal de Trápani (Sicilia) 
 
Noruega  
Arenques salados y ahumados de Sunnmøre 
Bacalao de Møre og Romsdal 
 
Holanda  
Bogavante de Oosterschelde 
 
Gran Bretaña 
Ostra del río Fal 
 
Croacia 
Ajo šarak de Ljubitovica 
 
Marruecos 
Azafrán de Taliouine 
 
Mauritania 
Cecina de huevos de róbalo de las mujeres Imraguen 
 
España 
Alcaparras de Ballobar 
Aceite extravirgen de olivos milenarios del Maestrat 
Azafrán de Jiloca 
 
Los Baluartes en los Países del Sur 
En 2006, cuando la Fundación Slow Food para la Biodiversidad se encontró por vez primera 
con  las  mujeres  Imraguen  que  producen  cecina  de  huevos  de  róbalo  en  las  costas  de 
Mauritania,  las  condiciones  higiénicas  eran  pésimas.  El  pez  era  eviscerado  en  la  playa  y  la 
cecina  de  huevos  se  ponía  a  secar  en  planchas  oxidadas.  El  Baluarte  pudo  contar  con  el 
asesoramiento  de  los  pescadores  toscanos  (Baluarte  de  la  bottarga  de  Orbetello)  y  en  dos 
años la situación ha cambiado radicalmente. Ahora la cecina de huevos se elabora en un local 
limpio  y  en  regla,  se  lava  con  agua  corriente,  se  sala  adecuadamente,  se  seca  en  telares  de 
madera y se envasa al vacío.  Gracias al trabajo de la ONG Mauritanie 2000, los conocimientos 
técnicos  de  los  pescadores  de  Orbetello  han  sido  puestos  a  disposición  de  muchísimas 
mujeres.  Partiendo de un núcleo inicial de 10 mujeres, en 2009 el Baluarte ha llegado a unas 
40  productoras.  Algunas  de  sus  representantes  participarán  en  Slow  Fish  presentando  una 
cecina de huevos de altísima calidad. 
 
   
 
Laboratorios del agua 
 
 
 
Por qué 
El intercambio, la discusión y la comparación son prácticas fundamentales en el acercamiento 
de Slow Food a los grandes temas medioambientales, alimentarios y sociales.  
Han nacido así, en Terra Madre, los Laboratorios de la tierra.  
De esta experiencia, a partir de la edición de 2005, han surgido los Laboratorios del agua de 
Slow  Fish.  La  necesidad  de  crear  momentos  de  información,  debate  e  intercambio  de 
experiencias sobre el agua, el mundo de la pesca, el consumo del pescado y el medioambiente 
marino, es sentida con fuerza tanto por los operadores del sector como por el gran público. 
 
Qué 
23  citas  –  de  unas  dos  horas  de  duración  –  que  constituyen  sendos  momentos  para  la 
comparación y el análisis en profundidad de la situación actual y de las perspectivas futuras 
del mar, de la pesca, del consumo. 
Las políticas pesqueras, la higiene y seguridad alimentaria, la pesca deportiva y la acuicultura 
son  algunos  de  los  temas  afrontados,  mientras  se  dedica  una  atención  especial  a  los  buenos 
hábitos  de  consumo  cotidiano,  con  indicaciones  sobre  las  especies  que  deben  evitarse  por 
estar en peligro de extinción y sugerencias de consumo alternativo. 
 
Quién 
Los  mayores  expertos  del  sector  pesquero  –  investigadores,  biólogos,  veterinarios  y 
periodistas  –  acompañados  por  chefs  que  han  convertido  el  pescado  en  uno  de  sus  puntos 
fuentes, se encuentran con el público y con los operadores del sector. En los Laboratorios del 
agua está garantizada la traducción simultánea al italiano y al inglés. 
La entrada es libre hasta agotarse las plazas.
Laboratorios del Gusto 
 
Por qué 
Los  Laboratorios  del  Gusto  siempre  han  estado  presentes  en  los  eventos  de  Slow  Food. 
Nacidos hace 15 años como método de degustación para situar frente a frente a productores y 
consumidores con la mediación de expertos, los Laboratorios del Gusto están aún de máxima 
actualidad. El planteamiento originario ha sido puesto al día. Si en un principio dominaba el 
acercamiento directo a la comida, el análisis sensorial hoy el recorrido se ha enriquecido con 
la historia del producto y del lugar, y en algunos casos se afronta el aspecto nutricional, o la 
utilización en la cocina: se analiza el producto a 360 grados. A los productores van sumándose 
sucesivamente chefs, nutricionistas, agrónomos y, en el caso de Slow Fish, biólogos. Si antaño 
se concentraba la atención en el mundo del vino, ahora los protagonistas de las degustaciones 
son  todos  los  productos  que  nos  encontramos  a  diario.  Los  Laboratorio  del  Gusto  son  un 
modo  directo  y  sencillo  que  tienen  los  consumidores  de  aproximarse  al  mundo  de  los 
alimentos, desde la producción de las materias primas hasta su transformación culinaria.  
Protagonista de los Laboratorios del Gusto de Slow Fish es el pescado y todo lo que lo rodea, y 
se  dará  también  amplio  espacio  a  temas  de  actualidad,  como  la  acuicultura  sostenible  y  las 
especies menos conocidas.  
 
Qué 
Los Laboratorios de Slow Fish 2009 son 18, de ellos 16 «clásicos» (de una hora de duración, 
para 60 personas) y 2 «especiales», las Ecosondas del Gusto (de 2 horas de duración para 30 
personas).  
Los Laboratorios del Gusto «clásicos» presentan algunos Baluartes Slow Food y reciben a las 
comunidades  marinas  del  alimento  de  Terra  Madre,  como  los  pescadores  de  Orbetello,  los 
pescadores  y  restauradores  del  Lago  de  Como,  las  comunidades  del  mújol  y  derivados  de  la 
localidad sarda de Cabras y de las Lagunas del golfo de Oristano y la de los pescadores de Lira 
en Galicia.  
 
Las  Ecosondas  del  Gusto  –  en  apertura  y  cierre  de  Slow  Fish  ‐,  aun  estando  dedicadas  al 
mundo de la pesca, se basan en otros dos elementos caracterizadores, fuertemente vinculados 
al pescado y a su consumo en la cocina: el primero es el aceite y el segundo la sal. Se parte de 
la elección del pescado, guiada por un chef a través de los tenderetes del mercado, donde se 
explican las distintas especies y se pueden recibir sugerencias sobre cómo realizar la compra. 
Se  pasa  después  a  la  sala‐aula,  donde  tienen  lugar  la  fase  práctica  (clase  de  limpieza  y 
fileteado)  y  la  degustación.  Nos  acompañarán  dos  grandes  chefs:  Mauro  Ricciardi  de  la 
Locanda delle tamerici de Ameglia (La Spezia) para el aceite y Carmelo Chiaramonte para la 
sal. 
 
Quién 
Los Laboratorios del Gusto están abiertos a todos los visitantes de Slow Fish pero es necesario 
reservar plaza. Puede hacerse en la página www.slowfish.it. En el caso de que quedaran plazas 
disponibles, podrán reservarse exclusivamente durante los días de Slow Fish en la recepción 
de eventos, ubicada en la planta baja del pabellón B. 
Las citas ven como protagonistas a cocineros, productores y pescadores, guías por excelencia 
en el mundo del mar, de la pesca y de la cocina. En todos los Laboratorios está garantizada la 
traducción simultánea al italiano y al inglés. 

 
 
 
 
 
   

Teatro del Gusto 
 
 
 
Por qué 
Conocer, aprender, por qué no, sentirse grandes chefs: son éstas algunas de las motivaciones 
que  han  llevado  a  Slow  Food  a  crear  el  Teatro  del  Gusto.  Sobre  un  escenario,  importantes 
cocineros procedentes de todo el mundo preparan en directo una receta emblemática de su 
restaurante,  desvelando  los  secretos  a  los  participantes,  que  tienen  la  posibilidad  tanto  de 
degustar  lo  preparado  en  combinación  con  el  vino  más  indicado  como  de  conversar  con  el 
chef. 
 
Qué 
Sesenta  personas  sentadas  en  el  patio  de  butacas  miran  el  «escenario»  en  el  que  actúan  los 
chefs invitados, que preparan en directo sus mejores recetas de pescado. La cocina a la vista y 
la gran pantalla, con las cámaras de circuito cerrado grabando las fases de la preparación de 
los platos y las explicaciones del cocinero, completarán ulteriormente estas clases convertidas 
en auténtico espectáculo. 
 
Quién 
Los chefs que participan en Slow Fish 2009 son: 
- Franca Checchi, restaurante Romano de Viareggio (Toscana) 
- Luigi Taglienti, restaurante Delle Antiche Contrade de Cúneo (Piamonte)  
- Gérard Vives, boutique Le comptoir des poivres, Marsiglia (Francia) 
- Ana Ros, restaurante Hisa Franko de Kobarid (Eslovenia) 
- Luciano Zazzeri, restaurante La Pineta di Marina de Bibbona (Toscana) 
- Gennaro D’Ignazio, restaurante Vecchia Marina de Roseto degli Abruzzi (Abruzos) 
- Moreno Cedroni, restaurante La Madonnina del Pescatore de Senigallia (Las Marcas) 
- Luca & Paolo Raschi, restaurante Guido al mare, Miramare di Rimini (Emilia‐Romaña) 
- Paolo Masieri, restaurante Paolo & Barbara de Sanremo (Liguria) 
- Marcelo Tejedor, restaurante Casa Marcelo de Santiago de Compostela (España) 
Como  de  costumbre,  durante  las  citas  del  Teatro  del  Gusto,  los  platos  presentados  por  los 
chefs  irán  combinados  con  vinos  de  las  mejores  bodegas  italianas  seleccionados  por  la 
redacción de vinos de Slow Food Editore. 
 
Los  encuentros  del  programa  del  Teatro  del  Gusto  son  abiertos,  previa  reserva,  a  todos  los 
visitantes  de  Slow  Fish.  Es  posible  hacerlo  a  través  de  www.slowfish.it.  En  el  caso  de  que 
quedaran plazas disponibles, podrán reservarse exclusivamente durante los días de Slow Fish, 
en la recepción de eventos, ubicada en la planta baja del pabellón B. En cada Teatro del Gusto 
queda garantizada la traducción simultánea al italiano y al inglés. 

 
 
 
 
 
 
 
Aperitivo con el “pescautor” 
 
 
 
Por qué 
Dar a conocer al público algunos exponentes del mundo del vino y de la gastronomía que han 
convertido  la  búsqueda  de  lo  bueno,  limpio  y  justo  en  elemento  base  de  su  profesión  y  en 
razón de vida ha sido siempre una de las prerrogativas de los momentos educativos de Slow 
Food. Un enfoque que ha conducido a la creación de los Encuentros con el autor, citas en las 
que  es  posible  escuchar  la  historia  de  sus  protagonistas  de  su  propia  voz,  acompañando  la 
charla  con  la  degustación  de  sus  productos  emblemáticos.  En  el  último  Salone  del  Gusto  a 
estos Encuentros se han unido los Laboratorios de la memoria, donde los que hablan son los 
grandes ancianos, para transmitir a las nuevas generaciones sus experiencias y sus vivencias. 
En  Slow  Fish  2009  nace  esta  nueva  categoría  de  citas:  los  Aperitivos  con  el  pescautor,  un 
juego de palabras que evoca al mismo tiempo el mundo de la pesca y el de la experiencias de 
autor. 
 
Qué 
En los Aperitivos con el pescautor los protagonistas son los personajes que están en estrecho 
contacto  con  el  mundo  del  mar.  En  esta  edición  de  Slow  Fish  son  pescadores  y  anchoeros: 
testimonios  de  un  estilo  de  vida  movido  por  la  defensa  del  ecosistema  marino  y  por  el 
mantenimiento de las tradiciones que ya están perdiéndose. Sus relatos irán acompañados de 
un vaso de vino. 
 
Quién 
Son tres los protagonistas de estas citas: Paolo Fanciulli, un pescador de Talamone que lleva 
años luchando contra las actividades ilícitas de la pesca de arrastre; Pere Es Cabrit, uno de 
los  pocos  pescadores  auténticos  que  quedan  en  Menorca;  Michele  Ghio,  anchoero  del  Valle 
Maira, nacido en 1935, acompañado por otros personajes del Valle. 
Los Aperitivos con el pescautor (ver calendario a partir de la pág. 43) están abiertos a todos 
los visitantes de Slow Fish pero es necesario reservar previamente. Puede hacerse a través de 
www.slowfish.it.  En  el  caso  de  que  quedaran  plazas  disponibles,  podrán  reservarse 
exclusivamente durante los días de Slow Fish, en la recepción de eventos, ubicada en la planta 
baja del pabellón B. 
En estas citas no está prevista la traducción al inglés. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Espacio La alimentación de cada día 
 
 
 
Por qué 
El pescado desempeña un papel principal en la alimentación. Su consumo varía en cada país 
en  cuanto  a  cantidad,  modalidad  de  abastecimiento  y  especies  cocinadas.  Los  Italianos,  por 
ejemplo, no son grandes compradores de pescado. La situación no mejora en la restauración 
colectiva (comedores escolares, de hospitales y de empresas). Unos 20 millones de italianos 
hacen al menos una comida diaria fuera de casa, por lo general en comedores colectivos. Slow 
Food  está  siguiendo  con  atención  este  sector,  con  proyectos  específicos,  porque  la  comida 
diaria  debe  responder  a  los  criterios  de  agradabilidad,  salubridad  y  sostenibilidad 
ambiental  y  social,  independientemente  del  lugar  y  de  las  modalidades  de  consumo.  Slow 
Food no olvida la cesta de la compra. Además de crear lugares para facilitarla (ej. Mercados de 
la  Tierra),  intenta  proporcionar  información  para  que  las  compras  conjuguen  sabor,  salud  y 
ahorro.  Desde  hace  diez  años  propone  los  Master  of  Food.  Los  cursos,  dirigidos  a  adultos, 
tratan de distintas materias vinculadas a la alimentación: desde la historia de la gastronomía 
hasta  las  técnicas  culinarias,  pasando  por  quesos,  aceite,  especia,  vino  y  demás  productos, 
pescado incluido. El último en aparecer ha sido el Master sobre alimentación cotidiana. Para 
subrayar  la  importancia  de  estas  intervenciones  conjuntas,  en  Slow  Fish  ocupan  el  mismo 
espacio expositivo, el de la Alimentación cotidiana, tanto el Master of Food dirigido al público 
como las citas dedicadas a los técnicos del sector de la restauración. 
 
 
Master of Food  
Navegando en el mercado y en la cocina 
 
Qué 
El  Master  of  Food  Navigati  al  mercato  e  in  cucina  se  ha  organizado  para  proporcionar  al 
público  los  instrumentos  apropiados  para  elegir  el  pescado  y  cocinarlo  de  forma  óptima. 
Está  articulado  en  dos  fases:  la  primera,  dedicada  a  la  compra  guiada  por  expertos, 
contemplará una introducción a los problemas del sistema marino y del seguimiento del pez 
pescado, criado y congelado; la segunda prevé una actividad práctica, con la transformación 
gastronómica y la degustación. 
Adevertencia: cada Master se compone de dos citas de dos horas cada una. 
 
Quién 
El Master se dirige al público de la feria interesado en descubrir cómo conjugar el placer de 
comer pescado con el respeto al ecosistema marino, cómo elegir el pescado fresco y cómo 
transformarlo  en  la  cocina.  Cada  Master  está  reservado  a  15  personas  y  para  participar  es 
necesario  inscribirse  en  las  páginas  www.slowfish.it.  En  el  caso  de  que  quedaran  plazas 
disponibles, podrán reservarse exclusivamente durante los días de Slow Fish, en la recepción 
de  eventos,  ubicada  en  la  planta  baja  del  pabellón  B.  En  cada  Master  of  Food  queda 
garantizada la traducción simultánea al italiano y al inglés. 
 
 
 
 
 
 
 
 
Compra guiada en el mercado con el personal shopper 
 
 
 
Por qué 
También  esta  novedad  de  Slow  Fish  2009  se  inserta  de  lleno  en  el  ámbito  del  proyecto 
educativo de Slow Food. Y es que la compra del pescado no suele ser fácil para el consumidor. 
Si  por  un  lado  nos  vemos  bombardeados  por  mensajes  que  animan  a  comerlo  en  grandes 
cantidades para una dieta sana y equilibrada, por otro en la vida diaria la cosa no resulta tan 
sencilla: sólo se conocen unas pocas especies de pescado, nos fiamos poco en el momento de 
la  compra  y  tenemos  dificultades  a  la  hora  de  cocinarlo  (quizá  por  ello  se  compra 
mayoritariamente pescado que pueda prepararse como un filete de carne).  
En Europa el consumo medio de pescado se cifra en torno a los 27 kg per cápita frente a los 
más  de  66  de  Japón;  en  Italia  apenas  se  superan  los  21  kg,  menos  que  los  23  de  los 
estadounidenses (grandes comedores de carne). Hay dos asuntos que incitan a la reflexión. El 
primero  es  que  se  está  registrando  en  los  dos  últimos  años  (algunos  datos  se  remontan  a 
2007)  una  tendencia  a  la  baja  en  el  consumo  de  pescado.  Y  el  otro  es  la  escasa  variedad  de 
pescado adquirido. Muy pocas especies dominan el mercado: por delante de todas, la dorada, 
el pez espada, el atún y la lubina.  
Ello explica la necesidad de ampliar nuestros horizontes, consumir de modo responsable las 
numerosas tipologías que el mar nos ofrece. Saber cómo elegir el pescado es importante para 
nuestra  salud,  para  nuestra  economía  y  para  el  medioambiente.  No  basta  con  saber  si  es 
fresco,  sino  que  hay  que  conocer  de  dónde  procede,  si  es  la  mejor  época  para  pescarlo  y  si 
tiene  el  tamaño  adecuado.  Resulta,  pues,  importante  tener  un  buen  guía  para  una  compra 
consciente  y  razonada,  y  también  para  recibir  ideas  prácticas  e  inteligentes  sobre  cómo 
cocinar cuando lo comprado. 
 
Qué 
Un  experto  con  funciones  de  personal  shopper  os  acompañará  entre  los  mostradores  del 
mercado,  para  descubrir  la  inmensa  variedad  de  peces  que  habitan  el  mar,  destacando 
justamente aquéllos que, pese a ser poco conocidos, resultan excelentes en la cocina. 
 
Quién 
El servicio de asistencia con el personal shopper está dedicado a todos los visitantes de Slow 
Fish que deseen volver a casa con un poco más de consciencia. 
Para mayor información y para inscribirse, contactar en: 
prenotazioni.educazione@slowfood.it o consultar la página www.slowfish.it. 
 
 
 
Con la colaboración de: Fondazione Carige 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué peces capturar? 
 
 
 
Por qué 
También  se  puede  educar  jugando.  Con  este  espíritu  se  ha  pensado  y  diseñado  el  espacio 
“¿Qué  peces  capturar?”.  Para  hacer  accesibles  a  todos,  de  forma  sencilla  interactiva,  unos 
temas  incluso  muy  complejos,  ha  sido  proyectado  un  recorrido  lúdico‐didáctico,  capaz  de 
encauzar unos contenidos científicos a través de un lenguaje sencillo y atractivo, proponiendo, 
con una modalidad inmediata y eficaz, algunos consejos que conduzcan a unos buenos hábitos 
cotidianos  a  la  hora  de  comprar.  Como  consumidores  informados  y  responsables,  seremos 
entonces capaces de realizar elecciones sostenibles para nuestra salud y la del planeta. 
 
Qué 
“¿Qué peces capturar?” es un recorrido que induce al visitante a reflexionar sobre el pescado 
que tiene en su plato y para reconstruir el camino a la inversa hacia el mar. 
El juego, dividido en diferentes áreas temáticas que ponen de manifiesto un buen hábito o un 
problema,  lleva  al  visitante  a  reflexionar  y  a  manifestarse  sobre  temas  como:  las 
consecuencias de las prácticas pesqueras o de la contaminación de los mares, las técnicas de 
pesca sostenibles y las perjudiciales, las opciones de compra conscientes frente a aquéllas que 
resultan injustas para el medioambiente y para las personas. 
 
Quién 
“¿Qué peces capturar?” está dirigido a todos los visitantes adultos de Slow Fish. El recorrido 
puede  afrontarse,  acompañador  por  los  animadores,  en  distintos  niveles:  desde  el 
descubrimiento  simple  de  realidades  y  temas  hasta  una  mayor  profundización,  estimulante 
incluso para personas ya expertas e informadas.  
 
Dónde 
El área ¿Qué peces capturar? será fácilmente identificada por los visitantes a continuación del 
espacio  asociativo  de  Slow  Food,  en  la  planta  baja  del  pabellón  B.  Instalada  sobre  una 
superficie  de  500  metros  cuadrados,  su  escenografía  se  inspira  en  el  mundo  del  mar  y  del 
consumo de pescado, con cuatro zonas de juego que evocan visualmente los fondos marinos, 
las  barcas,  el  mercado  y  la  mesa.  En  cada  zona  de  juego  se  encontrarán  paneles  y  fichas 
magnéticas  que  constituyen  la  base  para  los  distintos  juegos,  inspirados  todos  ellos  en  los 
grandes clásicos de las cartas (Escoba científica, As ganador, Póquer, Siete y media). 
 
 
Esta actividad se realiza en colaboración con Laboratorio Creativo. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las Áreas Marinas Protegidas 
 
 
 
A veces miramos hacia las Áreas Marinas Protegidas como a diamantes engarzados a lo largo 
de la costa, como a estupendas joyas que viven con luz propia, algo separadas del ambiente 
que las rodea. 
En realidad, a menudo se trata de ecosistemas que tienen su razón de ser precisamente en la 
complementariedad entre el mar y la tierra, entre los hombres de tierra y los hombres de mar, 
entre actividades marítimas y actividades terrestres. 
 
Por supuesto, aquí la naturaleza es la reina, precisamente porque cada intervención humana 
se  inspira  en  la  sensatez,  activando  producciones,  promocionando  el  territorio  y  al  mismo 
tiempo  defendiendo  los  bosques,  la  maleza  mediterránea,  los  mares  y  los  fondos.  Unos 
entornos de conmovedora belleza que nos llevan a comprender el honor y la responsabilidad 
de potenciarlos y defenderlos. 
 
Y es justamente en esta responsabilidad en la que se basan los criterios de aquellas personas 
que  gestionan  las  AMP  o  que  trabajan  en  ellas.  Cada  actividad  aquí  desplegada  responde  a 
unos  criterios  concretos,  a  unos  proyectos  que  no  deben  anclarse  en  lo  inmediato  sino  que 
deben  miran  hacia  el  futuro,  indicando  cómo  es  posible  trabajar  y  vivir  en  armonía  con  la 
naturaleza. 
 
En un plano más concreto, las AMP son un instrumento útil para la repoblación de los peces y 
de la vida del ecosistema marino. Desde luego, son necesarios unos controles severos (tanto 
en  materia  de  pesca  como  de  contaminación  de  las  aguas)  y,  sobre  todo,  es  necesaria  su 
extensión. 
 
Algunos  proyectos,  actividades,  paisajes  típicos  de  las  áreas  marinas  protegidas 
mediterráneas (es decir, no sólo italianas) encontrarán en Slow Fish el mejor escenario para 
exponer, con métodos interactivos y encuentros agradables, las propias peculiaridades. 
 
El área AMP en el interior de Slow Fish está realizada en colaboración con WWF Italia. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
HOSTERÍAS  del mar, ISLAS del gusto 
 
 
 
Por qué 
La cultura también se hace a la mesa. La cocina es una práctica consciente de cultura material. 
Y  la  comida,  en  los  eventos  organizados  por  Slow  Food,  siempre  es  fuente  de  experiencias 
nuevas,  tanto  sensoriales  como  didácticas.  Resulta,  pues,  fundamental  que  se  descubran,  o 
redescubran,  las  cocinas  de  territorio,  síntesis  de  historia,  peculiaridades  climáticas  y  de  la 
tierra, y de savoir­faire de sus gentes, a través de la convivalidad. 
 
Qué 
En estos espacios pueden degustarse platos de pescado de nuestra tradición preparados con 
esmero por buenos chefs y artesanos del alimento, que utilizan los peces de sus mares o ríos 
con la perspectiva de dar a conocer y apreciar la riqueza pesquera. Veto para el atún rojo o las 
doradas y espacio para el pescado azul, el bonito, la bacaladilla o el pez sable, especies menos 
conocidas pero igual de buenas: mucho pescado para cocinar todos los días dando más sabor 
a nuestras comidas (y gastando menos). 
 
Quién 
Representantes  italianos  e  internacionales  –  se  esperan  Piamonte,  Sicilia,  Campania,  Friuli 
Venecia  Julia,  Véneto,  Lago  Trasimeno,  Toscana  y  Noruega  –  participan  en  Slow  Fish  con  el 
objetivo de dar a conocer, a través de la gastronomía, las riquezas de sus territorios. 
Y se ahondará en el mundo de la sal, con la colaboración de la asociación Ad Hoc Culture.  
 
Dónde 
En la planta alta del pabellón B. 
Las  Islas  del  Gusto  son  espacios  dedicados  a  la  degustación,  de  pie,  de  platos  concretos, 
incluso para llevar. 
Las  Hosterías  del  mar  son  áreas  más  grandes,  con  mesas  y  sillas,  donde  pueden  tomarse 
comidas  completas,  pero  también  asistir  a  presentaciones,  laboratorios  y  actividades 
didácticas: una síntesis completa del territorio que representan, contemplado, obviamente, en 
clave enogastronómica. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
Cocinas callejeras y Bocadillos de (a)Mar 
 
Por qué 
La comida callejera constituye la forma de restauración más antigua y auténtica, fuertemente 
vinculada al territorio, que a menudo nos permite descubrir y degustar de modo directo. En 
Nueva  York,  por  ejemplo,  el  street  food  perfila  mejor  que  un  mapa  la  composición  étnica  de 
sus barrios, mientras en Europa las cocinas callejeras tradicionales resisten como alternativa 
al intento de homologación del consumo. Y en Italia la tradición es fortísima. Cada región tiene 
especialidades inconfundibles: desde las focacce a los arancini, del lampredotto a las aceitunas 
a  la  ascolana  o  a  la  pizza,  se  atraviesa  toda  la  península.  La  pasión  por  los  bocadillos,  en 
cambio, une a todo el país: pan relleno que puede tomarse rápidamente. Porque Slow Food no 
significa  necesariamente  que  la  comida  deba  consumirse  de  forma  lenta,  no  es  cuestión  de 
oponerse a la comida rápida de forma absoluta.. Al contrario, cuando es algo preparado con 
ingredientes  genuinos,  expresión  correcta  de  un  territorio,  bienvenida  sea  la  posibilidad  de 
hincarle el diente a un bocadillo en la calle, de saborear una farinata a la orilla del mar o de 
emprenderla a bocados con la bombette pullesas. Otro fast food es, pues, posible: sano, gustoso 
y signo de identidad. 
 
Qué 
Después  del  éxito  cosechado  en  el  Salone  del  Gusto,  llegan  por  primera  vez  a  Slow  Fish  las 
Cocina  callejeras,  aquí  obviamente  con  especialidades  vinculadas  al  mundo  del  mar.  Son 
comidas sencillas, para tomarse de pie, paseando entre los stands del Mercado o mirando las 
barcas del pescadores del muelle situada frente a la entrada del pabellón B. 
 
Panini d’aMare es, en cambio, el espacio dedicado a los bocadillos: preparados al momento 
con pan de Vinca, verduras de temporada y el pescado del Mar Ligure. Vinca es una pedanía 
de Fivizzano (Massa Carrara) pueblo situado en los Alpes Apuanos, en la comarca Lunigiana. 
La  producción  del  pan  tiene  aquí  una  larga  tradición:  el  empleo  de  agua  de  manantial,  de 
harina  y  salvado,  la  fermentación  prolongada  y  la  cocción  en  hornos  de  leña  dan  como 
resultado un pan fragante de aroma inconfundible. 
 
Quién 
Las  comidas  callejeras  presentes  en  Slow  Fish  son  las  representantes  de  la  tradición  de 
distintas  regiones  italianas,  como  demostración  de  la  variedad,  genuinidad  y  actualidad  de 
esta forma de alimentarse en poco tiempo, pero muy slow al fin y al cabo.  
 
Protagonistas de estos bocadillos de (a)Mar serán: pan, mantequilla y anchoas de Monterosso, 
para ensalzar el pescado más importante de la gastronomía ligur; bocadillo de jurel marinado, 
para  descubrir  el  gusto  de  un  pescado  ignorado;  bocadillo  de  sepias  a  la  plancha  con 
espárrago  morado  de  Albenga  (Baluarte  Slow  Food);  bocadillo  de  mejillones,  fruto  de  una 
acuicultura  de  calidad,  acompañados  por  aceite  de  oliva  virgen  extra;  bocadillo  de  gambas, 
cebolla y agretti (barrillas). 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Enoteca 
 
 
 
Por qué 
El  vino  es  sin  duda  un  producto  emblemático  de  la  agricultura,  vinculado  a  su  territorio  de 
producción.  Hoy  se  habla  mucho  de  vino.  Slow  Food  siempre  ha  reservado  al  sector  un 
notable interés, tanto en sus productos editoriales (El placer del vino, Guía al vino cotidiano, 
Vinos de Italia, por citar algunas publicaciones) como en las grandes ferias o en iniciativas de 
promoción como el Progetto c@ntine, cuyo planteamiento consiste en dar a conocer los vinos 
de los productores adheridos al mismo. En todos los casos se ha puesto el acento en el trabajo 
y  la  profesionalidad  de  los  viñadores  y  en  los  lugares  de  producción;  se  ha  intentado 
transmitir los conocimientos suficientes para entender y apreciar lo que se bebe. La Enoteca 
presente  en  todos  los  eventos  de  Slow  Food  desempeña  un  papel  principal,  de  importante 
escaparate  de  la  viticultura:  los  vidueños  autóctonos,  los  vinos  cotidianos,  las  nuevas 
etiquetas, los productos de calidad de las compañías menores, las realidades emergentes, pero 
también los nombres ya consagrados, la etiquetas galardonadas, las tipologías más conocidas, 
las denominaciones que han hecho historia en la enología italiana.  
 
Qué 
En Slow Fish 2009 la Enoteca se presenta renovada respecto a las pasadas ediciones. El vino 
vuelve a ser el eje, el protagonista absoluto del espacio. 
Habrá dos enotecas. La primera, situada en la planta alta, albergará las etiquetas punteras de 
los  distintos  productores.  Aquí,  además,  gracias  a  la  colaboración  con  la  Banca  del  Vino  de 
Pollenzo,  se  hará  realidad  un  área  dedicada  a  los  encuentros  entre  productores  y 
consumidores  (o,  mejor  llamados,  co‐productores,  como  los  identifica  Slow  Food 
reconociéndoles  un  rol  activo  e  importante),  un  espacio  para  la  confrontación  y  el  debate 
sobre  temas  de  actualidad  del  mundo  del  vino,  con  la  participación  de  profesionales  del 
mundo enológico internacional. 
La otra enoteca, más modesta, se encuentra en la planta baja y será el reino del vino cotidiano, 
un  ejemplo  concreto  de  cómo  se  puede  tomar  un  buen  vino  con  una  excelente  relación 
calidad‐precio.  
 
Quién 
Es posible encontrar unas 1.000 etiquetas, entre ellas la de los productores destacados en Vini 
d’Italia 2009 (Slow Food Editore y Gambero Rosso Editore) y en la Guida al vino quotidiano. 
Además, se otorga una amplia visibilidad al Progetto c@ntine, que refrenda el vínculo entre 
Slow Food y la mejor producción enológica nacional. 
En el interior de Slow Fish se repartirá la carta de vinos de todas las compañías presentes. 
 
 
La Enoteca está realizada en colaboración con: logo Banca del Vino 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los Buenos Hábitos 
 
 
 
Por qué 
El  mar  es  el  colector  final  de  todos  los  comportamientos  humanos,  incluso  los  adoptados  en  tierra 
firme. Todos nosotros podemos contribuir a mejorar el estado de nuestro planeta. Por esta razón en 
Slow  Fish,  que  defiende  cada  vez  más  el  medioambiente  en  su  totalidad,  debuta  el  espacio  de  los 
Buenos  Hábitos.  A  menudo  protagonizamos  acciones  que  conllevan  un  daño  al  ecosistema 
simplemente  por  pereza,  por  costumbre  o  por  ignorancia.  Si  es  cierto  que  urgen  decisiones  políticas 
contundentes para cambiar el marco actual, no lo es menos que esas decisiones nada pueden si no se 
ven  respaldadas  por  comportamientos  positivos  de  todos.  El  compromiso  individual  se  hace,  pues, 
importante. 
 
Qué 
Buone Pratiche es un espacio pensado para dar visibilidad a ideas, actitudes, inventos y proyectos que 
se  proponen  como  respuestas  concretas  a  las  alarmas  planetarias.  El  público  de  Slow  Fish  tendrá  la 
posibilidad de conocer soluciones e instrumentos útiles para mejorar nuestro impacto ambiental. Unas 
propuestas  sencillas  para  los  operadores  del  sector  agroalimentario  o  para  los  consumidores  que  a 
veces se ignoran o no se sabe dónde encontrar.  
 
Quién  
Expositores  procedentes  de  distintos  países,  seleccionados  por  los  organizadores  de  Slow  Fish, 
proporcionarán a los visitantes valiosas indicaciones y soluciones concretas al alcance de todos sobre 
cómo ahorrar agua o energía eléctrica, conservar o cocinar los alimentos de modo ecológico, reciclar 
de la forma más eficaz y menos compleja, proyectar casas que no necesiten calentamiento, y muchas 
cosas más. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Slow Food on Film en Slow Fish 
 
 
 
Por qué 
Documentar,  contar,  denunciar,  dar  a  conocer,  transmitir  de  generación  en  generación:  éste 
es, en síntesis, el motivo de que Slow Food promueva desde hace años Slow Food on Film. La 
necesidad de explorar en el mundo del cine – un lenguaje importante, emocionante y directo – 
ha sido para Slow Food el camino natural de una asociación que trabaja tanto para preservar 
la  memoria  como  para  afirmar  la  identidad  cultural  de  los  pueblos  contra  una  fuerte 
tendencia  a  la  homologación  de  sabores,  cultura  y  costumbres,  contra  un  pensamiento 
dominante. 
La idea en la que se fundamenta Slow Food on Film es dar espacio y voz a la creación artística  
sobre  el  mundo  alimentario  y  hacerlo  con  un  enfoque  de  360  grados,  con  una  predilección 
natural por un enfoque consciente y slow al mundo de la gastronomía y de lo agroalimentario, 
ahondando también en las múltiples sugerencias que ofrece el tema: pulsiones, perversiones e 
implicaciones sociales, de identidad y afectivas...  
El festival internacional Slow Food on Film, además de por Slow Food, es organizado también 
por la Filmoteca de Bolonia, y se celebrará del 6 al 10 de mayo en la capital emiliana.  
 
Qué 
El  festival  se  hermana  con  Slow  Fish  para  ofrecer  a  los  visitantes  un  estreno  mundial 
realmente  importante,  un  evento  cinematográfico  sobre  el  tema  del  mar,  de  la  pesca  y  del 
agua.  
Un escaparate de películas, cortometrajes, documentales y rarezas del pasado para ofrecer un 
ulterior  aliciente  de  información,  reflexión  y  debate,  de  testimonio  y  de  entretenimiento  en 
torno a este tema que nos afecta a todos y reclama con urgencia nuestra implicación. Incitar al 
debate tal vez sea, por otra parte, la primera misión de Slow Food on Film. 
 
Quién 
Abre  el  programa  de  proyecciones  en  Slow  Fish  Cry  Sea,  de  Cafi  Mohamud  y  Luca  Cusani. 
Mención de honor en Slow Food on Film 2008 – y próximo lanzamiento en las librerías dentro 
de la colección de DVDs del festival –, el documental cuenta las desastrosas repercusiones de 
la  pesca  industrial  de  los  grandes  barcos  europeos  en  las  condiciones  de  los  pescadores  de 
Senegal.  Podrán  verse  también  títulos  como  Silent  Snow,  cortometraje  documental  sobre  un 
poblado de la Antártida ganador del caracol de oro en 2008; un episodio de la serie producida 
por Bbc2 (y también premiada en el festival de Bolonia) Cooking in the Danger Zone sobre la 
caza de ballena, y grandes documentales del archivo de la Filmoteca de Bolonia sobre pesca 
en la Italia de la posguerra, incluidas las obras maestras de Vittorio De Seta. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
Slow Fish es también… 
 
 
Slow Fish en música 
Así como para Slow Food es importante promover una alimentación sana, limpia y justa, igual 
de fundamental resulta potenciar la música, como expresión auténtica de un territorio y de su 
cultura.  Bajo  esta  perspectiva,  los  músicos  entran  por  primera  vez  en  el  programa  de  Slow 
Fish,  después  de  que  los  sonidos  de  las  comunidades  del  alimento  hayan  sido  uno  de  los 
protagonistas de la última edición de Terra Madre. El hilo conductor de la música presente en 
Slow  Fish  será  el  vínculo  con  la  región  de  Liguria,  tierra  rica  no  sólo  en  cantautores,  sino 
también en tradiciones: para la ocasión han sido convocados los equipos de Trallalero, una de 
las expresiones de polivocalidad tradicional más refinadas y enraizadas de toda Italia. 
El programa musical de Slow Fish se desarrollará desde el viernes 17 hasta el domingo 19 de 
abril y se articulará cada día en tres momentos. El primero, a las 19 horas, verá en el escenario 
a  artistas  ligures  que  se  mueven  entre  la  tradición  pura  y  su  reinvención;  a  las  20,30  horas 
será  el  turno  de  los  equipos  de  los  Trallalero;  a  las  21  horas,  cerrarán  la  velada  conocidos 
artistas del panorama musical italiano. 
Dirección artística a cargo de Azio Citi y Raffaele Pinelli. 
Para todas las actualizaciones del programa, consultar: www.slowfish.it 
 
 
Librería del Mar 
La Libreria del Mare quiere promover la cultura marina y sus paisajes, acercando al público a 
novelas,  textos  que  hablan  de  mar,  de  fotografía  de  técnica  y  artes  marineras,  dedicados  al 
espíritu  de  la  libertad  que  el  mar  inspira,  a  la  literatura  de  los  grandes  viajes  y 
descubrimientos del pasado, al mar entendido también en sentido ideal, como metáfora de la 
vida.  El  proyecto  es  un  punto  de  partida  para  enseñar  a  interpretar  el  mar  como  historia  y 
cultura.    Debe,  pues,  hablarse  no  sólo  de  estética,  sino  también  de  ética  del  territorio‐mar. 
Están  previstos  encuentros  con  autores  que  afrontarán  el  tema  del  mar  bajo  distintos 
aspectos. 
Organizada  en  colaboración  con  Biella  Intraprendere,  secretaría  de  organización  de  la  Feria 
Internacional del Libro de Turín. 
 
Subasta de pescado 
Una  vez  al  día,  en  el  muelle  instalado  frente  a  la  entrada  del  pabellón  B,  tendrá  lugar  la 
tradicional subasta durante la cual podrá comprarse el pescado fresco del día. 
Organización: Lega Pesca 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Slow Fish en el mar 
 
 
Slow  Fish  quiere  dar  a  conocer  a  sus  visitantes  el  mar  y  a  sus  protagonistas.  Por  ello  no  se 
conforma con el tipico programa previsto en el interior del pabellón B. Este año se ha sentido 
la  necesidad  de  salir,  de  afrontar  el  mar  abierto  en  barca.  Son  iniciativas  que  permiten 
descubrir y vivir dos de las Áreas Marinas Protegidas de Liguria y experimentar en concreto 
qué  se  entiende  por  turismo  pesquero.  Una  ocasión  importante  de  acercarse  al  ecosistema 
marino, a los temas ambientales y a su problemática. 
 
Excursión a Portofino, Camogli y Whalewatching 
 
Una experiencia en mar abierto para visitar Portofino y Camogli, las sugestivas localidades de 
la  Riviera  del    Levante  (costa  del  levante)  descubriendo  un  escorzo  de  costa  desde  una 
perspectiva única. La excursión dura aproximadamente 4 horas. 
Del viernes 17 al lunes 20 con salida a las 14 horas del muelle en frente al pabellón B de la 
Feria de Génova; para los visitantes de Slow Fish el costo por persona es de 15 €. 
 
Una excursión de media jornada siguiendo los mamíferos marinos entre Génova y Portofino, 
en  el  corazón  del  Santuario  de  los  Cetáceos,  sin  molestarlos,  siendo  respetuosos  con  el 
ecosistema. 
En  cada  excursión  los  turistas  serán  acompañados  por  un  biólogo  marino  del  Acuario  de 
Génova,  que  revela  todos  los  secretos  de  los  animales  encontrados  e  ilustra  y  comenta  los 
objetivos  y  resultados  del  proyecto  Delfines  Metropolitanos.  Activo  desde  el  2001,  dicho 
proyecto de investigación estudia  la presencia de los delfines en el trecho de costa recorrido. 
Está prevista una parada para conocer la localidad de Portofino (media hora). 
Salida:  sábado18  de  abril  a  las  13  horas  en  el  muelle  en  frente  al  pabellón  B  de  la  Feria  de 
Génova; para los visitantes de Slow Fish el costo por persona es de 30 €. 
 
 
Para más información y para reservas: 
Consorzio Liguria ViaMare 
Via Sottoripa 7/8 – Genova 
Tel. +39 010 256775 – 010 265712 
www.liguriaviamare.it – info@liguriaviamare.it 
www.whalewatchliguria.it – info@whalewatchliguria.it 
 
 
Excursión al Área Marina Protegida de Bergeggi 
Este viaje en barca, acompañados por pescadores y expertos, se adentra hasta la provincia de 
Savona, para alcanzar el Área Marina Protegida de Bergeggi. De reciente constitución, ha sido 
instituida  para  la  salvaguardia  y  valorización  del  ecosistema  marino  costero  a  través  de  la 
promoción de la educación ambiental, la elaboración de programas de estudio e investigación 
científica y la promoción del desarrollo sostenible del área, con particular interés en potenciar 
las  actividades  tradicionales,  las  culturas  locales  y  el  turismo  eco‐compatible.  Además  de 
poder contemplar una parte de Liguria desde la barca, se podrá visitar un interesante rincón 
de  la  naturaleza.  No  faltará  un  rincón  dedicado  al  finger  food,  productos  locales  para  un 
tentempié. 
La excursión dura aproximadamente media jornada. 
 
 
Turismo pesquero 
Para  quienes  quieran  acercarse  al  mundo  del  mar  viviendo  una  experiencia  global  y 
sumamente  realista,  el  turismo  pesquero  representa  una  excelente  ocasión.  Esta  actividad 
permite, de hecho, embarcarse en lanchas pesqueras a motor profesionales, acompañados por 
los que han convertido este oficio en su forma de vida. Se vive en contacto con los pescadores, 
pudiendo admirar las costas, las playas y las bellezas naturales del litoral. Un escorzo de vida 
rica en cultura y tradiciones, que prevé también un desayuno a bordo. 
 
Las salidas diarias en el programa de Slow Fish son dos: la primera de las 11.30 a las 15.30 
horas; la segunda de las 16 a las 19 horas. 
El precio por persona es de 50 €. 
 
A cargo de AGCI Pesca Liguria 
 
Para información y reserva: 
AGCI Pesca Liguria 
De lunes a viernes en el teléfono 010/2462195 
durante Slow Fish: en el espacio de AGCI Pesca en el interior de la feria