Exp.

 N°: 00255‐2015‐0‐3001‐JR‐PE‐01 

Sumilla: presentan amicus curiae 

 

 

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA SEGUNDA SALA DE APELACIONES DE LA 
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LIMA  SUR 

 

María  del  Mar  Pérez  Aguilera,  abogada  de  la  Coordinadora  Nacional  de 
Derechos  Humanos,  en  el  recurso  de  apelación  interpuesto  contra  la 
resolución número veintiséis del 1° J. ESPEC. PENAL‐ SEDE Villa María del 
Triunfo,    por  la  defensa  de  los  sindicalistas  Elvis  Jhon  Zavala  Panduro, 
Carlos  Minaya  Panamá,  Anthony  Marck  Ilasaca  Zuasnabar,  Hilmer  José 
López  Pajares,  Daniel  Armando  Flores  Ruesta,  Carlos  Asunción  López 
Ramírez,  Carlos  Jordano  López  Castillo,  condenados  por  el  delito  de 
disturbios,  en  agravio  de  Servicios  Industriales  Pesqueros  Sociedad 
Anónima,  ante  usted  respetuosamente  comparezco  y  me  presento  en 
calidad de amicus curiae, en base a los argumentos que paso a exponer: 

I.‐ Sobre la institución del amicus curiae y su admisibilidad en cualquier 
etapa procesal. 

1. A  través  de  la  figura  del  amicus  curiae  terceros  ajenos  a  un 
proceso pueden ofrecer argumentos jurídicos que contribuyen a la 
defensa del interés general1. Esta institución jurídica tiene anclaje 
internacional  en  la  jurisprudencia  de  la  Corte  Interamericana  de 
Derechos  Humanos,    y  ha  sido  expresamente  acogida  en  la 
jurisprudencia de la Corte Suprema2. 
2. La  Corte  Interamericana  ha  establecido  que  el  amicus  curiae 
puede  ser  presentado  “en  cualquier  momento  antes  de  la 
deliberación  de  la  sentencia  correspondiente”3,  implicando 
también la facultad de intervenir en la etapa oral del proceso4. 

                                                            
1
 Ver Corte Interamericana de Derechos Humanos y Faúndez Ledesma, citados por 
Defensoría del Pueblo, en El amicus curiae: ¿qué es y para qué sirve? Jurisprudencia y labor 
de la Defensoría del Pueblo, pág. 19. 
2
 Sala Especial de la Corte Suprema para el Caso Fujimori, Resolución del 1 de agosto del 
2008, F.J. 3, tercer párrafo. 
3
 Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Kimel Vs. Argentina, p. 16.  
4
 Defensoría del Pueblo, informe cit. pág. 44. 

 
 
3. La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos interviene como 
amicus  curiae  en  el  presente  caso  en  atención  a  la  condición  de 
defensores  de  los  derechos  humanos  que  tienen  los  sindicalistas 
condenados, siendo así que su protección reviste un interés social 
imperativo,  según  argumentamos  más  adelante  en  el  presente 
informe. 

 

II.‐ Antecedentes del caso. 

4. La  condena  materia  de  apelación    se  relaciona  con  una  protesta 
que  los  estibadores  del  terminal  pesquero  de  Villa  María  del 
Triunfo  realizaron  el  15    de  octubre  del  2014,  en  rechazo  a  las 
brutales  prácticas  desarrolladas  por  los  titulares  de  la  empresa 
propietaria  del  terminal  pesquero,  denominada  Servicios 
Insdustriales Pesqueros Sociedad Anónima.  
 
5. La protesta consistió en impedir el ingreso al terminal durante un 
corto periodo de tiempo, y en ningún momento involucró daños a 
la  propiedad  ni  a  las  personas,  según  consta  en  el expediente  de 
referencia. 

 

III.‐ Arbitrariedad de la condena. 

6.  Consideramos  que  el  fallo  judicial  no  es  ajustado  a  derecho, 
pues  el  tipo  de  disturbios    requiere  que    se  produzcan  daños 
materiales  o  personales.  La  propia  sentencia  condenatoria 
reconoce que estos elementos objetivos del tipo no concurrieron,  
y  condena  a  los  trabajadores  por  considerar  que  utilizaron  “el 
lenguaje  con  la  finalidad  de  intimidar”  (FJ.  6  de  la  Sentecia).  Con 
ello  la  Sentencia  cuestionada  incurre  en  una  violación  manifiesta 
del principio de legalidad. 

7.  Los  trabajadores  que  realizaron  una  acción  de  protesta  contra 
prácticas  antisindicales  no  estaban  cometiendo  un  delito,  sino 
ejerciendo un derecho fundamental. Tanto a nivel interamericano 
como  a  nivel  de  Naciones  Unidas  se  reconoce  el  derecho  a  la 
protesta,  y  se  establece  que  la  protesta  social  es  un  instrumento 
válido para la defensa de los derechos humanos.    

8.  Sobre la materia,  la    CIDH “destaca    que  la protesta pública es 
una de las formas de ejercicio del derecho de reunión y libertad de 

 
 
expresión  que  reviste  un  interés  social  fundamental  para 
garantizar el buen funcionamiento del sistema democrático”5.  

9. A nivel de Naciones Unidas se ha establecido que en el ejercicio 
del  derecho  a  la  protesta  deben  admitirse  las  perturbaciones  de 
actividades  comerciales,  y  la  interrupción  del  tránsito  vehicular  y 
peatonal, cuando  ello sea necesario para garantizar la esencia de 
este derecho.  

Las  reuniones  son  un  uso  tan  legítimo  del  espacio  público 
como las actividades comerciales o el tránsito de vehículos 
y peatones (…) Debe tolerarse cierto nivel de perturbación 
de la vida cotidiana a causa de las concentraciones, como 
la  perturbación  del  tráfico  y  las  molestias  o  incluso  los 
perjuicios para las actividades comerciales, a fin de que no 
se prive al derecho de su esencial“6. 

IV.‐ Los sindicalistas como defensores de derechos humanos.  

10.  Los  dirigentes  sindicales  sentenciados  son  defensores  de  los 
derechos  humanos,  de  conformidad  con    la  Declaración  de 
Naciones Unidas sobre el derecho y el deber de los individuos, los 
grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos y las 
libertades fundamentales universalmente reconocidos.   

11. Por su parte, la CIDH  define a los defensores  de  los derechos 
humanos como “toda persona que de cualquier modo promueva o 
procure  la  realización  de  los  derechos  humanos  y  las  libertades 
fundamentales reconocidos a nivel internacional”7.  

12. Cabe mencionar que la libertad sindical y el derecho al trabajo 
decente  son  derechos  humanos    reconocidos  en  los  sistemas 
interamericano y universal de derechos humanos: 

                                                            
5
 CIDH, Segundo informe sobre la Situación de las Defensoras y Defensores de los Derechos 
Humanos en las Américas, párr. 106. 
6
    “Informe  conjunto  del  Relator  Especial  sobre  los  derechos  a  la  libertad  de 
reunión  pacífica  y  de  asociación  y  el  Relator  Especial  sobre  las  ejecuciones 
extrajudiciales,  sumarias  o  arbitrarias  acerca  de  la  gestión  adecuada  de  las 
manifestaciones. 

 
7
 CIDH, Informe sobre la Situación de las Defensoras y Defensores de los Derechos Humanos 
en las Américas, párr. 13. 

 
 
 La libertad sindical se reconoce en el art. 16 de la Convención 
Interamericana de Derechos Humanos, art. 8 del Protocolo de 
San  Salvador,  art.  22  del  Pacto  Internacional  de  Derechos 
Civiles y Políticos, y art. 8 del Pacto Internacional de Derechos 
Económicos, Sociales y Culturales.   
 
 El  derecho  al  trabajo  decente  se  protege  en  el  art.  26  de  la 
Convención  Interamericana  de  Derechos  Humanos,  art.  7  del 
Protocolo  de  San  Salvador  y  los    arts.  6  y  7    del  Pacto 
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. 
 
13.  El  Estado  está  obligado  a  proteger  a  los  defensores  de  derechos 
humanos  de manera  especialmente  fuerte,  dada  su  importancia  para 
el  resto  de    la  sociedad.    Según  la  CIDH  estos  constituyen  una  “pieza 
irremplazable para la construcción de una sociedad democrática, sólida 
y duradera y por ello cuando se impide a una persona la defensa de los 
derechos humanos, se afecta directamente al resto de la sociedad8”.   
 
14.  Por  lo tanto  los sindicalistas  cuya  condena  es  materia  de  revisión 
son  defensores  de  derechos  humanos  conforme  al  Derecho 
Internacional,  y  el  Estado  tiene  obligaciones  de  especial  protección 
para con ellos. 

V.‐  Obligaciones  de  los operadores de  justicia  frente  a  la  criminalización  de 
los defensores de derechos humanos. 

15.  La  CIDH  señala  que    “la  criminalización  de  las  defensoras  y 
defensores a través del uso indebido del derecho penal consiste en la 
manipulación  del  poder  punitivo  del  Estado  por  parte  de  actores 
estatales y no estatales con el objetivo de controlar, castigar o impedir 
el ejercicio del derecho a defender los derechos humanos”9.  

16.  El  caso  materia  de  análisis es un claro  ejemplo  de  criminalización 
de los defensores de los derechos humanos, pues la empresa Servicios 
Industriales  Pesqueros  Sociedad  Anónima,  el  Ministerio  Público  y  la 
jueza de primera instancia  han impulsado indebidamente un proceso 
penal, quebrantado de manera burda el principio de legalidad, con la 
finalidad  de  castigar  a  un  grupo  de  trabajadores  que  demandaron  el 
respeto  a  la  libertad  sindical  dentro  del  terminal  pesquero  de  Villa 
María  del  Triunfo,  e  instalar  el  temor  en  el  resto  de  los  trabajadores 
para evitar que se sindicalicen en el futuro. 

                                                            
8
 CIDH,  Informe  “Criminalización de defensoras y defensores de derechos humanos” párr. 
22. 
9
 CIDH,  Informe cit. supra, párr. 12. 

 
 
17.  En  el  contexto  de  la  criminalización  de  la  protesta  social  la 
obligación estatal de proteger a los defensores de derechos humanos 
se  expresa  en  obligaciones  concretas  a  cargo  de  los  operadores  de 
justicia, entre las que podemos destacar las siguientes10: 

i. “Considerar  (…)  si  el  acusado  tiene  la  calidad  de  defensor  o 
defensora  de  derechos  humanos,  así  como  el  contexto  de  los 
hechos,  lo  cual  permitiría  identificar  si  la  denuncia  fue 
empleada  como  un  mecanismo  para  obstaculizar  la  labor  de 
las defensoras o defensores”. 
 
ii. “(Actuar) con la mayor rigurosidad en adecuar la conducta de 
la  persona  incriminada  al  tipo  penal  relevante,  de  forma  tal 
que  no  se  incurra  en  la  penalización  de  las  actividades 
legítimas de las defensoras y los defensores (…)”. 
iii. Garantizar un pronunciamiento final sin dilaciones indebidas. 

 

Por  tanto,  solicito  a  usted  señor  juez  tener  presentes  estos  argumentos  a  la 
hora de resolver. 

 

 

Lima, 21 de agosto del 2017 

 

                                                            
10
  CIDH, Informe cit. supra, párr. 287 

 
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful