Está en la página 1de 41
El Arte de Tocar el Clarinete por Keith Stein ©1958 Summy-Bi administered by Alfted Put 16320 Roscoe Bivd., Suite 100, P.O. Box 10003 ‘Van Nuys, CA 91410-0003 jing Co., Ine. ISBN 0.87487-835-7, Ese eiclon © 1999 Summy-Birehard Mase ‘ivisige de ‘Summy-Birchard Ie. Culler pated, pai, aloo fotcopin pci a olde es compos ‘cei en esta colecenrequee a arizain esr de a compat eta tava no autsizado de est mae es sanclonado pola ey de derechos de mpesié y de auto Introduccién El propésito primordial de este texto, es oftecer entre las cubiertas de un volumen tinico, los métodos empleados exacta- mente por el autor para ensefiar a sus propios alumnos. Existe una gran cantidad de obras musicales de calidad (como los estu- dios de Rosé, Klosé, Perier, Magnani, Lazarus, Langenus y muchos otros), asi como una rica herencia de miisiea de cdmara y de solistas, Sin embargo no existe mucha literatura que explique “cémo tocar” este material de una forma correcta y eficaz, Esta opinién se expresa con humildad y respeto hacia las maravillosas contribuciones de artistas como Daniel Bonade, Gustave Langenus, George Waln, James Collis y muchos otros. Sin embargo, este libro puede ser valioso en un enfoque diferente, y si se usa como manual de referencia detallada. El autor confia en comunicar los sentimientos y los pensamientos subjetivos del intérprete, a medida que examina el proceso de comprensién y produce las soluciones deseadas para cada problema. Naturalmente, la direccién esmerada del maestro en la instrucci6a preliminar, asi como los comentarios inmediatos acerca de cada punto ilustrardn y servirdn de incentivo al estudiante. Lea primeramente el libro completo. De esta forma aseguraré el conocimiento esencial para comprender las intenciones del autor. El contenido del libro se aparta intencionalmente de los estudios y el material de préctica encontrado en los “métodos” convencionales. La raz6n para esto es que la mayorfa de las personas lee el texto superficialmente, concentréndose en ta misi- ca como si esta fuera la lave del secreto del éxito. La preparacién mental es la base de la préctica correcta, como se haré evi- dente en la informacién en estilo narrativo aqui presentada. Las dificultades de sonido son en realidad pruebas de corroboracién para el estudiante, El autor esta convencido de que no hay un método nico para aleanzar una meta. Hay muchas formas de conseguirlo, depen- diendo del entrenamiento previo, os conocimientos fundamentales de misica, y el temperamento, El intérprete escoge 0 cac insospechadamente dentro de una situacién molesta y peculiar que trae como resultado los malos hdbitos en la ejecucién, En una ocasi6n, el gran violoncelista Emanuel Feuermann y el autor visitaban al querido amigo Alexander Schuster, también un violoncelista de gran reputacién. El Sr. Schuster estaba escribiendo un método de lecciones de violoncello. Estaba ansioso de recibir una evaluacién de un “gran maestro,” y le entregé el manuscrito a su invitado. El Sr. Feuermann comenzé a voltear las pégi- has y minutos después comenté: “Sascha, yo también voy a escribir un método de violoncelo.” Con un gesto indicé un tamaio inusualmente grande para su libro, “Y ya he escogido el titulo.” Ansiosamente Schuster pregunté, “{Si, el titulo?” Y Feuermann respondié, “Como no tocar el violoncelo.” Después de leer este libro, se puede hacer la sugerencia de titularlo “Como no tocar el clarinete.” Puede parecer una coleccién de deficiencias encontradas cn la ejecucién del instrumento. Este maestro ha encontrado fallas en intérpretes de todos los niveles. ‘Si ambos el maestro y el alumno comprenden los problemas que ocurren o que se han adquirido, los podrén erradicar y efectuar reemplazos de sonido, Bl autor ha tratado de ofrecer por lo menos una sugerencia constructiva para cada falla enumerada, Los estu- dliantes deben entender cual ¢s su meta y deben ser provistos del “saber emo” conseguirla. Entonces el clarinete cesaré de ser el instrumento que se toca con mis tensién y el menos flexible de la familia madera-viento. Es sabido que el aprendizaje mas répido y retentivo se logra cuando la nueva situacién se compara a una similar que ya forma parte de los conocimientos del estudiante, Este método ayuda al alumno a sentirse “como en su casa” al tratar esta nueva tea, y consecuentemente alertarlo y hacerlo més receptivo. Con esto en mente, el autor ha esforzado en usar tantos similes como sea posible, escribiéndolos en una forma simple y descriptiva, Al hablar de estirar la carne alrededor de las éreas cercanas a la embocadura, puede decirse, “Tire de la carne hacia abajo, por encima de la mandibula, de la misma manera que muchos jévenes estiran ta lona sobte la armazé6n de una canoa de fabricacién casera.” Un ejemplo subjetivo a citar con relacién a la proyeccién de la columns de aire es decir que parece como si el aire fuera empujado hacia arriba desde la cintura, pasando la garganta y la cavidad bucal, completamente a través del clarinete, como si se apretara un globo lleno de aire.” Muchas sugerencias dadas aqui estén basadas en el “sentimiento,” y no siempre estarén a la par de la ciencia. El autor justifica su uso debido al suceso que ha tenido en la comunicacién de ideas musicales a sus estudiantes. Se han incluido ilustraciones y ejemplos musicales para actarar puntos y para desarrollar los patrones para practicas futuras. Blarie de tocar el clarinete est disefiado para oftecerle al lector, estudiante 0 maestro procedimientos graduales (paso-a-paso), acompafiados de toda Ia asistencia posible. Puede usarse como método de auto-ensefianza. Los conocimientos fundamentales deben set aprendidos con conviecién desde el principio, en fragmentos coneretos para repetir, expander y ejercitar constantemente. Cada parte individual debe ser practicada por si misma antes de ser incorporada ejecucién completa, Los problemas no siempre surgen cuando 1 maestro es incapaz de ensefar correctamente os conocimientos bésicos, sino porque son ignorados después de su ensefianza, Ademés antes de que muchos jévenes produzcan sus primeros sonidos, tienen ideas preconcebidas de como tocar el instrumento, De acuerdo a su veracidad, se debe aplicar tratamiento remedial. Por ejemplo, el nifio pequefio que ha observado como 3 1 La boquilla y la ligadura Buenos clarinetistas, a los que se le da la oportunidad de clegir tocar con tna boquilla pobre en un buen clarinete, 0 con ‘una buena boquilla en un clarinete poco satisfactorio, se verdn forzados a hacer lo iltimo, ya que la boquillaes el primer punto de contacto y su reaccién afecta grandemente Ia respuesta del clarinete. No importa lo bueno que sea el instrumento, si la boquilla no responde correctamente,s6lo serén posibles resulta- dos pobres. Es raro que la boquilla que viene con un clarinete nuevo combine satisfactoriamente con ese instrumento en par- ticular, incluso, aunque sea de la misma marca. Es un pro- cedimiento correcto, primeramente, seleccionar el clarinets deseado y entonces combinar una boquilla que le venga bien. El autor selecciona una boguilla segtin cuatro criterios en el siguiente orden de importancia: 1. Entonacién, Una boguilla que suena fuera de tono no sirve, no importa lo bien que responda. 2. Calidad det tono, Una boquilla debe ofrecer una cali- dad de tono distiniva y deseable, asf como cumplir los, requisitos de la entonacién, 3, “Seguridad.” Es absolutamente esencial asegurarse contra chirridos, pero este es un factor que puede ser regulado por un buen artesano, Esta reparacién es s6lo meritoria si la boquilla ha demostrado tener buena centonacién y calidad tonal. Ponga una nueva boquilla a prueba contra chirtidos, con los siguientes patrones. repetidos: Ejemplo 1 ) ee - ete. 4, Respuesta, Cada intérprete desea una boquilla que se pueda soplar libremente y que brinde una respuesta adecuada, No es recomendable hacer una seleccién final sobre esta base hasta que la boquilla haya ‘cumplido los primeros tres requisitos. Los mejores materiales para las boquillas de clarinete son varillas perforadas de goma (acero-ebonita) o cristal. No invierta dinero en plésticos o en otros materiales coloreados porque, hasta la fecha, son inferiores en calidad tonal ‘Al seleccionar una boquilla apropiada para su clarinete, compruebe como afecta las éreas sensibles de entonacién que serdin discutidas mas tarde en el tema “Entonacién:” Una vez que se haya seleccionado la boquilla, no frote con la mano la parte exterior, ni permita que un metal u otras super- ficies rugosas la estropeen, No introduzca una escobilla dentro de la boquilla, en su lugar, lavela cuidadosamente una vez ala semana en agua tibia jabonosa, Especificaciones Generales: No hay dos boquillas, aunque sean de la misma marca y tengan las mismas especificaciones, que den ef mismo tono 0 produacan igual sonido. Esto se debe a factores tanto conocidos, ‘como desconocidos. Es suficiente decir que las dimensiones del orificio deben ccombinar con las dimensiones internas tanto del bail, como de la extremidad superior. Los rieles no deben ser ni muy anchos ni muy finos. Una punta de once milimetros y medio, de lado a lado, es la més satisfactoria ‘Aunque las especificaciones del orificio de una boquilla ‘comprada con un clatinete nuevo prueben ser satisfactorias, es «casi cierto que un trabajo de “ajuste a la medida” sera necesario, Generalmente, la casa fabricante del instrumento mantiene este servicio, Si no, la compaiia puede enviar ripidamente al com- prador a un personal capacitado que trabaje revestimientos. La parte plana de la boquilla debe estar tan nivelada como Ja mano y el ojo humano (pueden hacerlo con ayuda de instru- ‘mentos de medida). EI secreto de una boquilla de alta respuesta ‘consiste en quitar un pequefio punto alto aqui, 0 un punto bajo all en la parte plana, teniendo cuidado de que el material sea el que corresponde, las dimensiones interiores sean las correctas y que la boquilla posea una curva de resistencia razonablemente precisa y una punta eénica, ‘Algunos expertos en revestimiento prefieren hacer una leve concavidad en el centro de la parte plana, pero hay peligro de sobrepasarse, permitiendo asf, que la lengiieta responda més, “vigorosa” por un dia 0 dos, volviéndose “mojada” cuando el lado inferior se moldea hacia adentro, hacia la parte hundida del contorno. El autor prefiere una boquilla (sin tener en cuenta tas dimensiones. generales del revestimiento), que muestre una linea fina de separacién entre la lengiieta 0 caia y los vieles de Ja boquilla con una considerable distancia posterior de aproxi- madamente 3/8 de pulgada, desde el punto donde termina la abertura de la garganta, y comienza la parte plana, Esto libera ‘grandemente la vibracién de la lengiieta, pero si se sobrepasa, resulta un sonido tosco, Casi siempre debe ser efectuado un balance entre un filo, nico de mediana tongitud y una mediana abertura de la punta Un intérprete nunca debe permitirse a si mismo acostumbrarse ‘aun revestimiento demasiado abierto, Generalmente, le apetece la poco frecuente amplia libertad del contorno abierto, pero a consecuencia de ésto se forma el circulo vicioso de tener que soplar més fuerte, incrementar la mordida de a mandibula para 5 ccuantas, se habrén vuelto aceptables. Es recomendable guardar las caiias con las que no se puede tocar, porque cada boquilla requiere cierta fuerza, forma y balance de la lengtieta. Una catia que puede no servir en la boquilla actual, puede ser completa ‘mente satisfactoria en la préxima que se escoja Es completamente falso suponer que las lengiietas que se venden en la tienda pretenden estar aptas para el uso inmediato en su estado original, al ser sacadas de su caja. Verdaderamente, se encuentran en un estado primario, listas para ser adaptadas individualmente. Es s6lo en algunas oca- siones que una lengieta sirve al intérprete y a la boquilla desde el primer intento. Y desde este punto de partida, su utili- dad dependerd de las diversas alteraciones que suftiré para mantenerse en buena forma, Los intérpretes de doble lengiieta conocen de este hecho desde temprano, lo aceptan, y por con- siguiente aprenden como arreglarla y eventualmente, como fabricarla en su totalidad, La atmésfera afecta a las lengiietas de gran manera, En regiones secas, 0 en verano, es dificil mantener las caffas con Ja suficiente humedad para ser utilizadas, y en las regiones de mayor humedad, 0 en dias de Huvia se vuelven htimedas, se hinchan y se curvean, En estos dias de extremas condiciones ‘es mejor no trabajar en la lengieta, sino simplemente alternar varias de ellas. Los profesionales, a los que su trabajo los lleva a través de todo el pais, notan que las cafas preparadas en un Jugar, muchas veces no responden en otro, hasta que se acli- matan, Si se encuentra con este problema, compre unas cuan- tas lengiletas en este nuevo lugar, y prepérelas alt Lacaiia es afectada grandemente por la acidez de la boca. LLavese los dientes antes de tocar el instrumento para elimi- narla, Si es necesario tocar inmediatamente después de comer, cenjuague la boca con agua para eliminar las particulas de ali mentos. Haga periédicamente una fuerte succién répida para cextraer enseguida el aire de la lenglieta. Esto extraerd el exce- so de saliva, que de otra forma puede causar un “burbujeo” en el sonido, Seleccidn de las lengiietas Es tarea del maestro ayudar al estudiante, al principio, a determinar la dureza exacta de la cafia que va a usar, asi el alumno tendré un punto de comparacién cuando haga su selec- cién y ajustes, El maestro de miisica de la escuela debe apren- der a escoger las lengiletas tan cuidadosamente como Tas boquillas, Si carece de la experiencia necesaria, puede apren- der conjuntamente con los estudiantes, Hevando la seccién cetera de clarinete en pequetios grupos, armados con una 0 dos cajas de lengtictas de mediana dureza a un buen clarinetista para una sesién de selecci6n y ajuste de caitas. La ejecucién de los alumnos mejoraré notablemente, © incluso, algo més importante, cada integrante de la seccién seré alentado por el ejemplo a comprometerse a seguit un programa continuo de aprendizaje y la bisqueda de mejores Tengiietas. Escoja una cafia con textura de color claro, blanco 0 crema en la seccién de corte, con fibras juntas y rectas que vayan hacia la punta. La cafia francesa que tiene el estilo Van Doren “corte recto” es decididamente preferible. Se caracteri- za por: (1) el espesor del talén en la secci6n del corte, (2) la disminucién gradual de material desde el talén hacia la punta. (3) una cresta pico que corre por el centro del corte, dis- minuyendo hacia los costados. (4) un punto definido de resistencia, comenzando aproximadamente de 1/4 a 3/8 de pulgada de Ia punta de la caf, punto de resistencia ‘espesor pico filo uniforme La corteza exterior debe ser brillante y de un color dorado como el trigo. Algunas manchitas oscuras indican, general- mente, una cafia de buena calidad. Una cafa oscura, verde o de. aspecto tosc0, debe ser dejada a un lado, porque esto indica mala calidad o afiejamiento insuficiente. Compruebe ta resistencia de una lengiieta pasando suave- mente la punta a través de la uila del pulgar a un angulo de aproximadamente 45 grados. Esta suave presién tiene que ser distribuida con uniformidad, si no, la lengtieta se dividiré en fibras. Notese la elasticidad y la manera con que se flexiona la punta. La mejor flexidn es Ia que mantiene su resistencia hasta que se aplica una cierta fuerza en un punto donde reacciona como un muelle, exactamente delante del punto de resistencia, sin perder la elasticidad y enrollarse como una goma, Sin ‘embargo, los lados deben responder con una flexién mas pro- nnunciada, comenzando por la punta y torndndose més resistente progresivamente a media pulgada de donde se une con la parte fija (cl cuerpo). Lo mas importante es sensibilizarse a la flexi- bilidad inherente a la caia, yen segundo lugar, con el factor que esti mds sujeto a la alteracién, la resistencia del corte, La tnica prueba de resistencia es usar la cafia, Las marcas comerciales de resistencia 2, 2% 6 3 son las mejores para el ejecutante promedio, Generalmente, los profesionales pre- fieren lengiietas nuevas un poco més rigidas que las lengiletas que verdaderamente usan, con el fin de adecuarlas a su gusto personal. Al abrir una caja de lengietas, un clarinetista avan- zado, selecciona las que tienen posibilidades de una respuesta, una resonancia y una resistencia adecuadas, y usa el sistema de marcarlas con un Iipiz para ayudarse en su identificacién con respecto a calidad, respuesta, resistencia y confiabilidad. Ajuste de la lengiieta Para el ajuste de la lengiieta, son necesarios los siguientes materiales: 1. Un mfnimo de dos piezas de una pesada plancha de cristal, una para trabajar las lengletas, y la otra para ‘mantenerlas comprimidas y protegidas cuando no estan cn la boquilla, El cristal puede ser pulido en los costa- dos, y el que se utiliza para almacenamiento debe estar revestide con un pedazo de papel secante (por la cara interior), y sujeto con cinta adhesiva. Entonces, se pueden introducir las lengiietas entre el cristal y el papel secante, Es también conveniente una plancha de 7 2. Lengiietas rigidas. Las lengiietas rigidas deben balancearse de tal forma, que el lado mas resistente se equipare con el més débil. Posteriormente, se Heva a cabo una comprobacién de la resistencia general giran- do la boquilla decididamente hacia un lado dentro de la embocadura, de tal forma que solamente el mismo borde de un lado descanse en el labio inferior cuando se sopla. La idea es paralizar cada lado al ser girado contra el labio inferior, con el fin de comprobar las cualidades vibratorias del borde opuesto libre. EI lado Inds resistente es el que sopla més fuerte y debe ser rebajado. Cuando ambos lados responden de igual forma, la cafta esta balanceada, Si la lengiita es muy ‘gruesa en toda su longitud, la disminucion de espesor debe ser distiibuida uniformemente desde el talén hasta 1/8 de pulgada de la punta, sin destruir ef corazén. El autor prefiere para su trabajo un corta- plumas de hoja recta o una cuchilla comiin de lengiie- tas muy afilada, Disminuys siempre el espesor hacia la punta; nunca corte, pele o ranure; y siga el corte ‘general de la lengileta. Si se hace correctamente, el tesiduo que se elimina es como polvo, nunca virulas. No disminuya de una sola vez el espesor a todo lo ancho o a todo lo largo, y siempre raspe suavemente si se ve forzado a trabajar dentro del srea del corazén EI rea es vital para la calidad y volumen de la lengiieta, y debe tocarse lo menos posible. Compruebe los bordes traseros de a parte a cortar y raspe la corteza que no pudo ser eliminada por la méquina de fabricar lengtietas. punto de resistenca ‘La mayorfa de los ajustes en las lengiletas son hechos en caiias que ya estin casi a gusto del ejecutante, pero necesitan hacerse con wnifermidad, localizando puntos densos o fibras particularmente resistentes, 3. Lengiietas chirriantes. Generalmente, si las lengiietas chirrian, es que alguna parte del corazén de la lengiie- ta es demasiado resistente, Esta es una de las pocas veces que el autor toca la seecién del corazén y sola ‘mente lo hace porque la lengticta esta perdida sin remedio siel error no se corrige. BI chitrido es cl resul- tado de una parte de la lenglieta vibrando demasiado rpido con respecto a otras partes. Estas faltas de uni- formidad en un lado 0 en el otro son mas féciles de controlar que las del centro. Algunas lengiietas chirri ‘antes pueden ser salvadas por el ajuste, otras por el uso. continuo. Si alguna persiste en su falsedad, botela, Cuando esté preocupado que vaya a chicriar en un concierto, sople con saliva entre los rieles y la lengite (a, y entonces extrdigala por succién antes de cada entrada, Ef autor prefiere el junco holandés para traba- jos en dreas particulares de ia lengiicta. El papel de lija puede usarse, pero destruye algunas veces la visibil- dad en una gran érea. Prepare el junco mojéndolo por cinco minutos en la boca 0 en un vaso de agua hasta que se torne flexible. Entonces pellizque un extremo hasta aplanarlo y c6rtelo limpiamente con una cuchilla de afeitar. Coloque el dedo indice sobre el extremo aplanado del junco y frote con las fibras atravesadas con respecto a la seccién de la caila a raspar. Para balancear el lado mas pesado con el més ligero, frote cl érea fuera del corazén hacia los lados, aseguréndose de que los bordes queden uniformemente graduados: Flexione periddicamente los lados desde ta punta hacia abajo, trabajando la lenglieta hasta que ambos lados respondan con la misma elasticidad y resistencia. Las lengiietas que no vibran libremente pueden ser mejoradas frecuentemente raspindolas suavemente desde 1/2 hasta 5/8 de pulgada de la punta hacia ata, y entre el corazsin y el borde a un lado o al otra (general mente en el lado izquierdo en la fabricacién Van Doren). ae Evite raspar el ultimo octavo de pulgada hacia la punta, excepto para mejorar su pulido, puliendo 0 frotando alguna que otra fibra desigual. Si la lenglieta responde bien, pero todavia se resiste en los tonos bajos, raspe desde el principio del corte a cada lado. Evite el drea del corazdn y raspe uniformemente hacia delante desde 3/8 hasta 1/2 de pulgada con un corta- plumas, Manténgase cerca de los bordes. En general, después de balanceados los lados de la lengiieta, deben ser localizados los puntos resistentes 0 las fibras simples que dificultan la respuesta, ‘una octava satisfactoria con el Do grave del clarin; que el tono Fal de garganta no sea extremadamente agudo; y que el Sol de garganta, el Solf, La y Laf no sean demasiado agudos. En estas, notas de garganta ¢5 ventajosa una entonacién un poco alta, ‘cuando es necesario afinar el instrumento sacando el barril para permitir una mejor afinacién y una mejor posicién de la mano. EI Dot agudo (segunda linea por encima del pentagrama) no se debe afinar excesivamente agudo. Compruebe cuinto se acer- can entre si las tres digitaciones alternas para el Sit, una con relaci6n a la otra. La eleccién de la catidad tonal de un clarinete es cuestién de gusto. Algunos intérpretes prefieren un fono sonoro y cortante, acercéindose a un timbre éspero, otros un sonido més compacto, duro, cristalino, y atin otros a una melodiosa dulzura plistica. Sin tener en cuenta preferencias, la calidad fundamental en todos los, intérpretes debe ser més 0 menos uniforme después de que hayan perfeccionado sus técnicas interpretativas y hayan balanceado la ‘boquilla y fa lengiieta con su instrumento. El tercer criterio, Ia respuesta, involucra la resistencia del instrumento a la columma de aire. También tiene que ver con la espontaneidad con la que los tonos “saltan” del clarinete, con- trariamente a lo que sucede en otros instrumentos, que son lentos cen su entrega. Actualmente, un balance entre una resistencia ‘moderada y una entrega sensitiva, es lo ms preferible, Cuidado del clarinete El cuidado y el trato dado a un clarinete, después de su selecci6n contribuye mucho a mejorar sus cualidades. Lustrar 0 pulir el agujero interior mejora considerablemente el tono y la respuesta, Los clarinetes nuevas estén bien pulidos y no debe permitirse que se tornen dsperos, o que acumulen sedimentos de saliva, Sea 0 no que una superficie brillante y menos porosa refleje mejor el tono dentro del clarinete (ya que el rebote amplifica el sonido), es asunto para debate. Definitivamente, esto mejora la calidad tonal y la respuesta. El autor tiene el cuidado de secar el orificio después de cada interpretacién, introduciendo un paiuelo fino de seda (atado a un cordel con peso) desde un extremo al otro, de tal forma que toda la humedad sea extraida a todo lo largo del instrumento, Luego seca cada junta con Ja misma seda y utiliza un pafto de gamuza, pasndolo a través de cada parte para restaura el brillo. Ademés de esta limpieza luego de tocar el instrumento, es bueno lustrar- lo levemente entre ejecuciones, dos veces por semana, cuando esté completamente seco, Cuando haga esto déle un poco de brillo al orificio interior con aceite especial (s6lo un poco de aceite) y entonces pase la gamua a través del orificio hasta que aparezca el brillo, Este intérprete aceita muy poco el orificio después del primer aiio (exceptuando el barr y Ia parte supe- rior hasta la Have del registro) al asumir que una madera seca sin aceitar tiene una mejor resonancia. Compre 0 confeccione tun patio de gamuza triangular de cinco pulgadas de ancho en un extremo y diez pulgadas de fongitud, como altura del triéngulo hasta un punto donde se cose un cordén de zapatos con puntada doble, desde este extremo hacia atrés por el centro hasta el tismo extremo, como se ilustra: 5 pulgadas El peso atado al extremo del cordén debe estar completa- mente recubierto con cinta adhesiva, asi no rayard el orifico. Es de summa importancia verificar constantemente el het- ‘metismo en todo el clarinete, Inesperadamente las almohadillas ‘cambian o se ran, 1os muelles se debilitan, las juntas se enco- gen o los tapones se deterioran, permitiendo un leve escape de aire. Compruebe constantemente ta posible aparicién de rajaduras en la madera, que pueden ocasionar una disminucién de Ia compresién. Un reparador profesional utiliza una luz para detectar escapes, pero el estudiante puede insertar el tapén de una botella pequefia en la parte inferior del extremo superior, ccubrir los orficios y efectuar una succién (vacfo) desde la parte superior, dejando libre la mano derecha para detectar los escapes al presionar las aves sospechosas. La operacién puede ser repetida para el extremo inferior al quitar la campana, inser- tar un tapén més grande y cubrir los orificios de los tonos con a mano derecha, dejando ta izquierda libre para comprobar los, escapes de aire. Mantenga estos tapones en el estuche del clarinete como parte del equipo. Los aros de metal en las juntas, se aflojan periédicamente debido a la compresién o expansién de Jam. tera segiin la estacin del aiio. En ese caso inserte tiras de papel cortadas al ancho de los anillos, cn) Piense on esta “luna” como en una miniatura y nunca como en wna mueca de oteja a oreja. Tome una regla y mida a través de la boguilla donde esté ubicada ta lengiieta. Entonces se hace evidente que el punto més ancho de la parte inferior de la boquilla es de media pulgada. Con esta idea, acune el labio inferior desde esta media pulgada y ahueque las comisuras hhacia arriba mientras mantiene los labios casi tocéndose uno con el otro. Cuando esto se haya logrado correctamente los puntos de la “luna” se dirigen hacia artiba, hacia los ojos donde los mésculos de esta érea parecen contraerse como si el sol les molestara. También compruebe en el espejo que las pequefias arrugas que se forman en tos labios, a pesar de la ter- sura general de la piel, forman algo parecido a los pliegues de una bolsa cuando se cierra tirando de la cuerda, que se desliza por la abertura, La parte del labio inferior que se curvea hacia afuera, la curvatura cerrada en forma de copa, que rodea la boquilla, y la suave camosidad del mismo ditectamente bajo el lugar donde se apoya ta lengiieta, forman en conjunto una parte considerable de la especie de almohadilla en la que se apoya la boquilla, Si la idea de la “luna” no da resultado, los dos conceptos siguientes pueden ser ities: 1, Que el estudiante se imagine que esté succionando a través de un absorbente, introduciendo aire vigorosa- mente en contra de la resistencia oftecida por la aber- tura de los labios que no debe ser mayor que la del absorbente, Mantenga la forma del absorbente mien- ‘ras alarga los labios en una sonrisa 2, Imagine tos labios rodeando un cigarro. En ambos casos el truco esté en transportarse de la ejecucién del clarinete al articulo imaginado, Extraiga la boquilla 0 la boquilla y el barril del clarinet ‘Antes de insertarla en Ia boca compruebe ta formacién de la ‘embocadura para asegurarse de que no hay cambios en los labios para acomodar la entrada de la boquilla. Por encima de todo, asegtirese de no forzar los labios a encontrarse con ta boquilla. Es mejor que la boquilla vaya al encuentro de ta embocadura, Seguidamente “perfore” los labios con la boquilla, Los labios deben continuar solos, no deben apretarse contra los dientes, ni rodear la boquilla. Los dientes cumplen tun propésito definido como una linea secundaria de apoyo en donde Ios labios se recuestan solamente en caso de cansancio ‘extremo 0 cuando se necesita apoyo general de emergencia, Un buen ejemplo para recordar es la linea trasera del futbol, ‘que sélo entra en accién cuando hay una brecha en Ia delantera, Existe una resistencia establecida entre los labios y a boquilla como equipos deportivos opuestos en el terreno, uno invadiendo y el otro resistiendo, Seria buena idea humedecer ligeramente el labio inferior antes de insertar la boquilla con el fin de que se deslice o gire fécilmente al pasar por el labio inferior. El “alargamiento en dos sentidos” de la barbilla tirando hacia abajo mientras el Labio inferior asciende yy se dobla hacia afuera da la mejor respuesta, una menor fati- a del labio y un mayor apoyo tonal. Cuando el apoyo det labio es correcto, uno siente que la Tengiieta yace vertical contra la parte roja del labio inferior, aunque todo el apoyo puede tener lugar fuera de Ia boca. “Apriete” ta boquilla de forma segura, sosteniéndola con la ‘mano hasta que se haya fijado firmemente detrés de los inci- sivos superiores. No permita que su mandibula o labios se abran a Ia boquilla 0 que aiiadan presién para acomodarse 0 asegurarse, Otra preparacién previa al comienzo del soplido verdadero es mantener la embocadura cerrada como se ha deserito, © introducir y extraer varias veces 1a boquilla de la boca sin parar, aseguréndose de que ef molde de los labios ‘mantenga su forma sin perderla en cada movimiento. Primeros pasos utilizando la presién del aire para tocar Con ta boquilla acomodada firmemente dentro de la especie de almohadilla formada por labios y fijada detras de los incisivos superiores, aplique una presién de aire contra la lengileta. Asegtirese de que el poder estimutante més bien fluye libremente a través de la garganta y los canales bucales, en ver de a través de unos labios apretados y de los miisculos alrededor del cuello, La presién que existe entre el labio infe- rior y la lenglieta, causada principalmente por ef movimiento hacia arriba de la mano sujetando la boquilla, en conjunto con cl soplido libre deben bastar para producir un sonido en la Tengiieta semejante al canto de un gallo, Una costumbre valiosa es mantener la boquilla fija detrés de los incisivos superiores (0 en labio superior en la embocadura doble) cuan- do se toma aire. Sélo las comisuras de la embocadura se rela- jan y se mueven ligeramente para la toma de aire Entce los problemas comunes que aparecen a esta altura ‘esti el de inflar los cachetes. Si esto ocurre, tome su mano libre y baga un Sol abierto con el pulgar en una mejilla y los otros ddedos en el lado opuesto; presione los dedos hacia adentro con firmeza hasta que los mésculos implicados se sientan capaces de mantenerse apretados contra la mandibula, De hecho, una buena préctica en este caso es tratar de pellizcar la membrana interior de ta mejilla con una leve mordida de los dientes, ‘Otro problema comin es la relajacién indebida del labio superior, la parte menos desarrollada de la embocadura. Debido a que el contacto de la boquilla esta centrado frecuentemente alrededor del labio inferior y los dientes, hay una sensacién de

También podría gustarte