Está en la página 1de 3

Marroquín Dueñas, Jesús Alberto Teoría del conocimiento

Código: 16030063

La perjuria del hombre que quiso ser más
La filosofía de Wittgenstein trata principalmente el problema del lenguaje
respecto al mundo. Pero no es tan simple el asunto. Al decir que hay un problema
del lenguaje respecto al mundo, se refiere a que en la captación o percepción
del mundo tal cual se nos es dado, sin alteración dada por algo superior a
nosotros, el lenguaje sirve como medio para la aprehensión, aceptación,
razonamiento y difusión del mundo.
El hombre trastoca el mundo en el sentido de que nosotros, mediante el
pensamiento y por último el lenguaje, damos denominaciones, significados,
conceptos a aquello que encontramos para que de esta manera el propio hombre
pueda conocer y/o familiarizarse con el objeto o cosa sucedida a causa de algún
otro objeto o ente.
Esto es necesariamente normal en el proceso cognoscitivo del hombre y que se
dé, desde muy pequeño, para explicar la realidad o el contexto que participa de
la realidad, en la que se desenvuelve. Pero hay un detalle: El hombre si bien
participa en la realidad, en lo sensible, también participa de percepciones que no
son necesariamente parte del mundo tangible, del mundo real en el que,
Wittgenstein cree, solo debe participar nuestros sentidos básicos y nuestro
pensamiento que a la vez parte del lenguaje.
Aquí empieza el bache que encontró Wittgenstein y el craso error en el que cayó
al intentar acabar con algunas cuestiones que conciernen a la filosofía, a esa
filosofía de la cual partió todo y por la cual, ahora, mantenemos de manera
indirecta en ciertos sectores de la sociedad, un estado de no dogmatismo ante
las ideologías imperantes en el mundo actual.
Las percepciones a las que me refiero son esas de las que suele decirse mucho,
en las aulas, en las calles: los sentimientos, emociones, inconsciente,
parámetros morales, religiosidad y también la percepción de necesidad que es
inmanente al ser humano respecto a la búsqueda de algo superior que lo forme
o guíe en el tan corto y extenso teatro de la vida con una temática de
tragicomedia.
El problema que parte desde sus postulados en el texto “Tractatus logico-
philosophicus” es que él, Ludwig Josef Johann Wittgenstein, explicaba la
realidad, no precisamente partiendo de esta, si no que partía del lenguaje para
explicar lo que se puede conocer de la realidad. Para él, las cosas o hechos que
partían de la realidad, en realidad, valga la redundancia, eran eso precisamente,
cosas o hechos, porque el lenguaje nos da la posibilidad de que lo sean.

Este. y este. aunque errado. Las percepciones de las que hablaba anteriormente también se negarían partiendo desde los postulado de él. Lo único rescatable ese. este último verdadero filósofo. sujeto a bases lógicas. como la mayoría de la ciencias sociales. como para entenderlo y comprenderlo de manera teórica. Negaba el sentir individual y afirmaba que aquel no era real. dado que el pensamiento y el razonamiento son acciones muy distintas. en su sueño lúdico por querer terminar con los problemas filosóficos que acontecieron en su momento. claramente hubiera sido un retraso magistral en el devenir científico de la humanidad. es. se limitaban al uso del lenguaje. buscaba destruir a la madre de todas las disciplinas y/o ciencias. Al intentar terminar con la filosofía. comprender y modificar al hombre. al artículo. si se hubiera llevado a cabo. y si no lo está. hizo muy bien su trabajo. un absurdo tremendo. Y Witgensttein. dado que ahora el pensamiento. desde hace mucho tiempo ya aparentemente no acabable. Esto. si no con las ramas que. por ejemplo. a parámetros lógicos respecto a lo real en el mundo y no en el propio hombre. dado que el hombre tiene la necesidad imperiosa. al querer negar. de sentir e informar aquello que perciben. Desde mi perspectiva. por supuesto. No solo terminaría con la filosofía. en primer lugar. Y aquí surge otro problema. Y estuvo bien Witgensttein al tener la convicción necesaria para dar por sentado ese fin. acto muy diferente al del razonamiento. tanto de manera individual como en colectivo. no hay filósofo que no haya trascendido sino por su esfuerzo. en el mejor de los casos. si es que no es sentido gracias a lo que se encuentra fuera de nosotros. tienen un uso práctico para entender. desde mi perspectiva. y si no puede definirlo entonces. El pensamiento. sin pensarlo. con otras ciencias futuras.la naturalez del hombre y enmarcar el pensamiento. recordando un poco a Parménides. sin necesidad de que haya algo-idea-que le anteceda. no solo terminaba con ella. En su endiosamiento quería limitar el conocimiento. en verdad sí participan. pero de manera inconsciente. gracias a las cuales llegamos a un conocimiento superior del propio hombre. Y aunque se pueda decir que de esta última característica no participan todos los filósofos. dad por su misma constitución. inefable e incognoscible. eso es sumamente contraproducente para la misma filosofía. solo su convicción. y su arrogancia. Pero eso es impensable. . de manera directa. el razonamiento. entonces el lenguaje no puede definirlo. si no también. su convicción. siempre. Conclusión Pretender terminar con la filosofía.Ahora. en el que aquí sí hay ideas que se relacionan y poseen una forma lógica clara. se puede dar de manera imprevista. en cualquier sociedad en la que se encuentre.

Wittgenstein.(20. La filosofía de Wittgenstein. Editorial: Siglo XXI.com/watch?v=I2WjJlM5M_Y .(2014). L. P. España. España.(1921. . . (24 de abril del 2016). R. Editorial: Siglo XXI.Strathern. ). ).Bibliografía . Recuperado de: https://www.Robles.youtube. Wittgenstein en 90 minutos. Tractatus logico-philosophicus.