Está en la página 1de 16

Metas 2021:

La educación que queremos para


la generación de los Bicentenarios
Aportes desde una perspectiva de las redes
de la sociedad civil de América Latina y el
Caribe y de España
Aportes de la
sociedad civil

Foto de tapa: João Zinclar

2
Aportes de la
sociedad civil

Metas 2021:
La educación que queremos para
la generación de los Bicentenarios
Aportes desde una perspectiva de las redes
de la sociedad civil de América Latina y el
Caribe y de España

Introducción
El presente documento fue desarrollado a partir de una articulación inédita de redes
regionales de América Latina y organizaciones no gubernamentales de España con el
objetivo de incidir constructivamente tanto en el debate como en el propio documento
de las Metas 2021, asimismo, en la puesta en marcha del proyecto y en la definición
de metas e indicadores a nivel nacional. Tras discusiones y reflexiones que se llevaron
a cabo en el espacio de la sociedad civil, este documento contó con el aporte central
y proactivo de los Foros Nacionales miembros de la CLADE.

3
Aportes de la
sociedad civil

Consideraciones Generales
1. El compromiso compartido de mediano plazo entre los Estados de la región, Portugal
y España, representado por el conjunto de Metas 2021, brinda un horizonte común
y la posibilidad de cooperación. Asimismo, este esfuerzo no puede reemplazar la
obligación de los Estados frente a compromisos presentes, pendientes y urgentes en
relación a la realización del derecho a la educación, enmarcados en las legislaciones
nacionales, bien como pactos regionales o internacionales que deben ser cumplidos
de inmediato. El no cumplimiento representa una violación del derecho, que debe ser
reparado a través de mecanismos nacionales, regionales e internacionales, a partir de
la concepción de que el derecho a la educación es exigible, política y jurídicamente.

2. Es fundamental enmarcar el conjunto de Metas 2021 dentro de la concepción de que


la educación es un derecho humano y de que ésta promueve la realización de todos los
derechos humanos. En este sentido recomendamos que el documento reconozca y considere
las distintas dimensiones del derecho a la educación- disponibilidad, accesibilidad,
aceptabilidad y adaptabilidad- al plantear los retos cualitativos de las Metas.

3. El documento Metas 2021 debe presentar rasgos centrales de nuestro contexto actual,
en el cual los sistemas se mueven y sobre el cual queremos que la educación de
nuestros países incidan. Vivimos una crisis de modelo de desarrollo, el cual no se
estableció con base en la dignificación de la vida y la realización de los derechos
humanos, y produjo una serie de otras crisis, como la del clima, del desempleo, del
medio ambiente , de la seguridad alimentaria, de la de salud y financiera, generando,
además, crecientes niveles de violencia.

4. Recomendamos que el documento Metas 2021 esté enmarcado dentro de una


concepción de educación para la realización de todos los derechos humanos,
dignificación de la vida, eliminación de toda forma de discriminación, promotora
de justicia y de una cultura de paz. Esto implica reconocer la necesidad de cambios
en el actual modelo de sociedad en el que vivimos, además de reconocer el lugar
central de la educación en este proceso.

5. R
 ecomendamos que los enunciados en torno a la equidad de género en las Metas
2021 y en su documento base pueda reconocerles a las mujeres nuevos horizontes
de vida que estén a la altura de sus aspiraciones de acceso al poder, a la educación,
a los recursos, a la participación ciudadana, a la justicia, a la democracia política y
a la democracia genérica. Para ello se hace necesario realizar programas y proyectos
de educación no sexista.

6. A
 l asumir el enfoque de educación como derecho humano, interdependiente con los
demás derechos humanos, el documento Metas 2021 debería también explicitar más

4
Aportes de la
sociedad civil

la necesidad del trabajo intersectorial. El sector de educación por sí mismo no puede


afrontar de manera aislada los desafíos que le tocan, siendo necesaria la articulación
con otros sectores y políticas del Estado, como finanzas y economía, cultura, trabajo,
salud, deporte, ciencia y tecnología, justicia, protección y medio ambiente. Cabe
subrayar que hoy en América Latina y en el Caribe, 18 millones de niños y niñas
sufren hambre y sus consecuencias. Son niños y niñas que van a la escuela y
que nos convocan a demandar políticas estructurales e intersectoriales, además de
políticas educativas, orientadas hacia la superación de este escenario trágico.

7. Coherente con la naturaleza indivisible e interdependiente de los derechos humanos,


lo que incluye el derecho a la educación, sugerimos que el documento Metas 2021
plantee y tome como base el enfoque territorial. Es, definitivamente, en el territorio
-unidad política, administrativa, ecológica, cultural- donde se brindan los servicios
y se ejercen los derechos.

8. El documento Metas 2021 debe dirigirse no solamente al Poder Ejecutivo de cada
país, sino también al Poder Legislativo y al Judicial, reconociendo el rol central
que tienen todos los poderes en los esfuerzos de cumplimiento de los derechos
humanos económicos, sociales, culturales y ambientales.

9. E l documento Metas 2021 debe reconocer que los procesos educativos de los pueblos
van mucho más allá de la escuela formal, considerando el amplio legado histórico que
América Latina tiene respecto de la educación popular, que considere el principio la
educación a lo largo de toda la vida y para el vivir bien. En este sentido, es también
importante reconocer la comunicación popular como proceso educador.

5
Aportes de la
sociedad civil

Consideraciones Específicas

1. Meta General Primera:


Reforzar y ampliar la participación de la sociedad en la acción educadora.

Recomendamos que esta Meta General sea replanteada. Las redes de la sociedad civil que subs-
criben este documento, proponen que la Meta sea: “reforzar y ampliar la participación de la
sociedad en el debate, toma de decisión y seguimiento de los marcos legales y de las polí-
ticas públicas de educación”. Nos parece fundamental diferenciar el rol de los Estados y de la
Sociedad Civil, siendo el Estado el garante de los derechos, responsable ineludible de su realización
e implementación. Por otro lado, la participación social en los procesos mencionados garantiza el
carácter público de las políticas, calificándolas, legitimándolas y dándoles mayor sostenibilidad.

En este sentido, también debe revisarse la Meta Específica 1, dándole énfasis a la naturaleza de
participación que proponemos. O sea, la participación social no debe centrarse en la implementación
de proyectos educativos y sí en el debate y toma de decisión de los marcos legales y políticos de
educación. De hecho, lo que debe regir en el cotidiano educativo son políticas de largo plazo y no
proyectos, que suelen ser puntuales y de corto plazo, con baja articulación con otras instancias
educativas y con otros sectores relacionados al derecho a la educación.

Proponemos que la redacción de la Meta Específica 1 sea: “elevar la participación de la sociedad


civil y especialmente de los sujetos de la comunidad educativa en espacios y mecanismos
institucionalizados de debate y toma de decisión sobre leyes, políticas y planes de educación”.

Un indicador que deriva de esta Meta Específica 1 es la cantidad, naturaleza y funcionamiento de


los espacios y mecanismos que permitan a la sociedad participar en el debate, toma de decisión y
seguimiento de leyes y políticas públicas educativas. Reconocemos como sujetos fundamentales en
el proceso de participación social tanto ciudadanos y ciudadanas de diferentes sectores como sujetos
de la comunidad educativa: los y las docentes, estudiantes, padres y madres de familia. Subrayamos
como indicador central la participación de las mujeres y niñas en estos espacios y procesos.

El reto es trabajar en la consolidación de una cultura política que profundice la democracia


participativa y que se apoye en una ciudadanía formada, crítica y madura, que tome parte en
procesos participativos que incidan en las decisiones públicas, ya que éstas involucran y/o
afectan a toda la ciudadanía. El poder ciudadano es reconocido en nuestros marcos jurídicos,
al afirmarse que el pueblo es el origen, fuente y referencia sustantiva del poder, pero en la
práctica cívico/política, esta clara potestad es expropiada por autoridades que se consideran
los únicos depositarios del poder.

Consideramos que las Metas Específicas 2 y 3 deben ser retiradas de esta parte del documento,

6
Aportes de la
sociedad civil

pues no hacen alusión estrictamente a la ampliación y fortalecimiento de la participación


social. La Meta Específica 2, de transferencia de ingresos, se ubicaría mejor en la Meta General
Cuarta, pues supone ser una estrategia para promover la universalización de la educación
puesto que el costo oportunidad es un elemento que ha venido obstaculizando el acceso
a la educación. Cuando planteada, la estrategia de transferencia de ingresos – de carácter
compensatorio y emergencial- debe ir acompañada de otras más estructurales, articuladas con
la redistribución de ingresos y políticas de empleo.

Ya la Meta Específica 3 estaría mejor planteada en la Meta General Décima, que discute el rol de las
universidades, que además de la docencia y la investigación científica, deben también ocuparse de
la extensión universitaria, en la cual debe ubicarse la acción de estudiantes, maestros y maestras en
el entorno universitario. La extensión universitaria es rol central y responsabilidad de la Universidad,
mucho más que una forma de participación social que depende de iniciativa individual de alumnos
o maestros. Por eso, el debate de este tercer eje de la Universidad, como eje estructurarte de su
quehacer, debe ubicarse en la meta de los retos de las universidades en Iberoamérica.

2. Meta General Segunda:


Incrementar las oportunidades y la atención
educativa a la diversidad de necesidades del alumnado

Recomendamos que el título de esta meta sea replanteado, para darle énfasis a los dos
obstáculos centrales que atraviesan la inequidad de oportunidades y la temática de la
diversidad, los cuales están pautados por las más distintas convenciones internacionales: la
desigualdad y la discriminación.

En este sentido, sugerimos que la redacción de la Meta General Segunda pueda ser: “Lograr la
igualdad educativa y superar todas formas de discriminación en la educación”.

Desde una perspectiva conceptual, nos parece importante re-significar la noción de


diversidad, entendida comúnmente como una diferencia que supone carencia y genera
exclusión, perpetuando una visión de mundo homogeneizada, modernizante y occidental. La
resignificación supone comprender la diferencia como un elemento de riqueza en la que debe
producirse la valoración de experiencias, saberes y conocimientos construidos por las diversas
culturas, las cuales deben tener una relación de horizontalidad entre sí.

Recomendamos que se añada otra Meta Específica relacionada con la discriminación de género,
la cual traspasa y se suma a las demás formas de discriminación étnico racial, rural, generacional,
opción sexual, entre otras. En este caso, es importante añadir también indicadores específicos
relacionados con la igualdad de género, teniendo en cuenta la cultura, la etnia, la raza, la
lengua, la condición social, la edad, entre otras variables importantes.

7
Aportes de la
sociedad civil

Sugerimos que la redacción de la Meta Específica 5 sea “Garantizar una educación intercultural
y bilingüe de calidad para todos y todas”, considerando que la interculturalidad es un elemento
clave de la calidad del conjunto de la comunidad educativa, y no algo restricto a las minorías
étnicas y pueblos originarios.

Además, nos parece que la concepción de interculturalidad es más amplia y adecuada porque
parte de un planteamiento de reconocimiento mutuo y diálogo entre culturas, que atiende al
contexto cultural y geográfico y que dialoga con la adecuación curricular, de textos, tiempos y
espacios. El bilingüismo, aunque sea un primer elemento fundamental que hay que garantizar,
por sí solo es insuficiente.

La meta específica 6 hace referencia al “alumnado con necesidades educativas especiales”. Por
otro lado, los marcos y tratados internacionales hacen referencia a personas con discapacidad,
tras largo debate que eligió esta terminología. En este sentido, sugerimos que la redacción
de esta meta específica sea: “Apoyar la inclusión educativa de personas con discapacidad
en escuelas regulares, con las adaptaciones necesarias, incluyendo modificaciones en la
planta física y eliminación de las barreras de acceso”.

Es importante, además, incluir indicadores que se refieren a la formación de docentes así como a la
construcción o mejora de escuelas adaptadas a las necesidades de las personas con discapacidad.

Sugerimos que se añada otra meta específica, dándole énfasis a la necesidad de superar
la exclusión de personas migrantes, refugiadas y desplazadas, bien como jornaleros
(trabajadores del campo que rigen su vida por los tiempos de la cosecha).

Nos parece importante que el conjunto de la Meta General se oriente hacia la educación
básica como un todo, que empieza en el nacimiento y termina al final de la secundaria,
subrayando la importancia de la relación y coherencia entre diferentes niveles educativos.
Esta concepción implica revisar los indicadores de esta Meta General.

Por fin, nos parece sumamente importante que otra Meta Específica pueda ser la generación,
por parte de los Estados, de datos estadísticos desagregados, que permitan diagnosticar y
darle seguimiento a la problemática de la desigualdad. Asimismo, esta información debe ser
transparente y de fácil acceso a todos y todas.

3. Meta General Tercera:


Aumentar la oferta de educación inicial y potenciar su carácter educativo.

Nos parece una meta importante y necesaria y los/as felicitamos por el destaque que tiene en el
documento. Por otro lado, hacemos notar que no se incluyen metas para la etapa de la primera

8
Aportes de la
sociedad civil

infancia correspondiente a de 0 a 3 años a la que generalmente los Estados no le dan énfasis o,


si lo hacen, la enfocan desde el punto de vista de la protección y no del desarrollo educativo.

También hacemos notar que garantizar la educación en la primera infancia significa una propuesta
económica, de inversión de los Estados, que no solamente implica un despliegue de sistemas
educativos sino también de sistemas de atención integral infantil (disminución de desnutrición,
vacunación, control de crecimiento sano, esparcimiento, infraestructura y vivienda). Implica,
además, la formación de docentes y la valoración de su trabajo en esta etapa de la educación.

Adicionalmente, nos parece que un indicador importante de la voluntad política de los Estados
es darle más énfasis a esta etapa de la educación, adecuando sus legislaciones de manera que
se establezca claramente que la educación en la primera infancia es un derecho.

4. Meta General Cuarta:


Universalizar la educación primaria y la secundaria básica y mejorar su calidad.

Sugerimos que esta Meta pueda referirse a la educación secundaria como un todo y
no apenas la secundaria básica. Además, subrayamos que la universalización incluye no
solamente la matrícula, sino también la universalización de la permanencia y conclusión.

Recomendamos que la universalización se efectúe garantizando la realización de los cuatro ejes


fundamentales del derecho a la educación, tal como lo plantea la Observación General 13 del Comité
DESC (1999). O sea, la calidad educativa se expresa por la concomitancia de cuatro elementos
del derecho a la educación: su disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad.
Nos parece fundamental, por lo tanto, que las metas específicas y el conjunto de indicadores
puedan referirse a esta visión ampliada del derecho a la educación, haciendo mención
directamente a estas cuatro dimensiones del derecho. Así, otros elementos claves que tienen
que ser incorporados a esta meta, más allá de las computadoras y bibliotecas, son: la comunidad
educativa, el proyecto político pedagógico (los contenidos, las metodologías, la relación escuela-
comunidad, los materiales didácticos, las instancias y procesos de toma de decisión).

Asimismo, indicadores de accesibilidad relativos a obstáculos financieros son la superación del


costo oportunidad (mediante programas de transferencias de recursos), bien como la garantía
de la gratuidad educativa. Merece especial atención el desarrollo de programas que procuren
evitar que en especial las niñas retrasen su proceso escolar por tener que cuidar a sus hermanos
y hermanas menores o por tener que atender las labores domésticas. Además, hay que poner
mucha atención en la problemática del trabajo infantil. Otro conjunto de indicadores de
accesibilidad relativos a obstáculos geográficos que deben figurar dicen respecto a la atención
a la escuela rural y a su población, unos de los sectores más desfavorecidos y marginados de las
políticas públicas. En este caso, cabe resaltar en especial el caso de las niñas de zonas rurales.

9
Aportes de la
sociedad civil

Por último, en un contexto en donde más de la mitad de los y las jóvenes no logran completar
la secundaria, es fundamental incluir como indicador el índice de abandono y deserción por
parte de este grupo, lo que indica no solamente una problemática socio económica, sino
que una educación poco relevante o hasta discriminatoria, como es el caso del abandono de
adolescentes que quedan embarazadas.

5. Meta General Quinta:


Ofrecer un currículo significativo que asegure la adquisición de las competencias
básicas para el desarrollo personal y el ejercicio de la ciudadanía democrática.

Sugerimos profundizar el debate sobre ‘competencias básicas’. Por un lado, consideramos que existe
un riesgo en esta nomenclatura, que es el de reforzar la opción individualista de la educación,
lo que tiende a profundizar brechas y desigualdades. Nos posicionamos por una concepción de
desarrollo de aprendizajes, considerando el aprender ser, aprender saber, aprender hacer, aprender
a convivir y aprender para transformar, legado de la educación popular en nuestra región.

Más allá de competencias, nos parece vital plantear un currículum que promueva determinados
valores, prácticas y vivencias que estén en sintonía con una educación basada en derechos
humanos, la cual favorezca la superación de todas formas de discriminación, la promoción
de la igualdad y de relaciones simétricas y democráticas . En este sentido, un indicador clave
es el desarrollo, por parte de los Estados, de políticas y programas orientados al combate de
estereotipos sexistas que perpetuán la discriminación contra las mujeres y las niñas, bien
como todas las otras formas de discriminación.

Este es el momento oportuno de redefinir el concepto de educación para la ciudadanía


democrática. Así, por ejemplo, la impostergable educación básica para enfrentar proactivamente
las grandes crisis actuales: de modelo de desarrollo, cambio climático, energético, alimentar y
de recursos hídricos. Asimismo, una educación que impulse el pensamiento crítico y la acción
colectiva de los y las ciudadanas, y la superación de las desigualdades y múltiples formas de
discriminación, bien como el enfoque de educación para la transformación social, legado de la
educación popular, al servicio de las necesidades de la sociedad.

6. Meta General Sexta:


Incrementar la participación de los jóvenes en la educación
secundaria superior, en la Técnico profesional y en la universitaria.

Esta meta tiene como tela de fondo el acceso de los y las jóvenes a la enseñanza post-
obligatoria. Como la ampliación de la obligatoriedad de la secundaria superior ya está en

10
Aportes de la
sociedad civil

curso en muchos de los países de la región, se recomienda que la educación secundaria


superior se incluya en la Meta General Cuarta (como ya lo habíamos señalado) y focalizar
la presente Meta General Sexta en la educación técnico profesional y en la universitaria.
De esta forma, sugerimos que la redacción de esta Meta General sea: “Incrementar el
acceso de los y las jóvenes a la enseñanza post-obligatoria”.

También, sugerimos anular la Meta Específica 16 (que hace alusión a la educación


secundaria superior) y que permanezca solamente la Meta Específica 17 (‘aumentar el
acceso a la Educación Técnico Profesional y a la Universidad).

Por otro lado, consideramos que al menos dos indicadores son necesarios para esta meta
específica, uno que haga alusión a mayor acceso del total de jóvenes a la educación post-
obligatoria y otro que haga referencia específica a los grupos más discriminados, tal como
ya se había planteado. Asimismo, nos parece muy tímida la aspiración de un “aumento
del un 2% anual de los alumnos y alumnas de minorías étnicas, poblaciones originarias y
afro descendientes que acceden a la ETP y de un 1% de los que acceden a la Universidad’ y
sugerimos que se incremente sustantivamente este porcentaje.

Igualmente, recomendamos que se añada un indicador que pueda poner en relieve la


problemática de género, señalando la promoción de carreras entre las mujeres que
superen los estereotipos de género.

7. Meta General Séptima:


Favorecer la conexión entre la educación y el empleo a través de la
educación técnico profesional.

Consideramos que existen algunos riesgos en el planteamiento de esta Meta General. Por
un lado, la relación entre educación y empleo es compleja, y va más allá de las fronteras
de los sistemas educativos en sí, relacionándose con el modelo de desarrollo, las políticas
de empleo y económicas. Por otro lado, nos parece que vincular, en el ámbito educativo,
el empleo solamente a la ETP es reduccionismo. El estudio universitario es también
fundamental en este sentido, tomando en cuenta que en determinadas profesiones no se
logra responder a la demanda. Entonces, sugerimos complementar el enunciado de la Meta
General de la siguiente manera: “Favorecer la conexión entre la educación y el empleo a
través de la formación para el trabajo, la educación superior y de mayor articulación
de la educación con otras políticas públicas”.

Las metas específicas e indicadores deben, consecuentemente, reflejar este entendimiento


más amplio. Señalamos que la igualdad de género en el campo laboral, con salarios
equivalentes entre hombres y mujeres, es un indicador fundamental.

11
Aportes de la
sociedad civil

8. Meta General Octava:


Ofrecer a todas las personas oportunidades de educación a lo largo de
toda la vida.

La Educación de Personas Jóvenes y Adultas debe estar orientada hacia la adquisición y el


uso de la cultura escrita y de aprendizajes significativos a lo largo de toda la vida. Acceder
a la cultura escrita pasa por la alfabetización pero va mucho más allá que ésta. Tampoco
significa acceder a un programa de post alfabetización, sino a los usos de la lectura y la
escritura en situaciones reales de la vida cotidiana, en el hogar, en el trabajo, en el ocio, en
los ámbitos educativos y de participación social. Este entendimiento amplio de la EPJA y de
la alfabetización, que debe orientar la discusión y el desarrollo de políticas públicas, tiene
en el aprender a aprender un objetivo central y fundamental. Políticas, planes y prácticas
pedagógicas deben estar al servicio del aprendizaje y de la posibilidad de que las personas
jóvenes y adultas sigan aprendiendo con autonomía. Esa concepción implica superar la
idea de que la meta central de las políticas de la EPJA sea “erradicar el analfabetismo”, y se
oriente hacia metas de uso sostenido y efectivo de la lectura y escritura y de aprendizajes
significativos a lo largo de toda la vida. Por supuesto que esto implica mayor complejidad y
articulación de políticas públicas, estrechando los vínculos entre políticas de educación, de
cultura y de trabajo, políticas de lectura y de comunicación, entre otras.

Por otro lado, la discriminación es otro obstáculo central en la educación de personas jóvenes
y adultas, incluso aquí la discriminación étnico racial, de género, de zona rural y también
la discriminación por edad. Dos de los colectivos adultos que sufren en mayor medida la
violación de sus derechos educativos son las personas privadas de libertad y las personas
migrantes, aunque la privación de libertad, en el primer caso, y la condición de migrante
(con o sin papeles), en el segundo caso, no suprime ni suspende el derecho a la educación
de las personas jóvenes o adultas. La situación de las cárceles en América Latina y el Caribe
es crítica y raramente reúnen las condiciones necesarias para que se implemente el proceso
de enseñanza y aprendizaje. Con relación a la población migrante, el no reconocimiento de
sus derechos, la burocracia y la falta de flexibilidad y adaptación de los sistemas educativos
a las diversas realidades, son algunos de los obstáculos que deben ser superados para la
realización del derecho. La discriminación de género, por otro lado, debe ser reconocida
como la que traspasa a todas las demás, tema clave a ser abordado.

Recomendamos que nuevas metas específicas puedan ser desarrolladas de manera


que reflejen una concepción amplia de la EPJA y de la educación a lo largo de toda
la vida, y de los retos necesarios para superar las discriminaciones que obstaculizan
la realización del derecho a la educación de personas jóvenes y adultas.

Específicamente, recomendamos que entre los indicadores pueda figurar el fortalecimiento


de ambientes lectores que favorezcan la EPJA. Subrayamos la importancia de la visión de
territorio que impulse la articulación de ofertas educativas para los jóvenes y adultos.

12
Aportes de la
sociedad civil

9. Meta General Novena:


Fortalecer la profesión docente

El documento Metas 2021 debe subrayar la importancia de que el currículo de estudios de


los profesores y cuerpo docente debe considerar una revisión permanente y actualización
según los nuevos contextos y coyunturas, bien como una investigación profunda del cambio
de época que estamos viviendo, de los nuevos contextos que nos enmarcan y las nuevas
necesidades y desafíos a los que nuestros docentes deben responder. Asimismo, la formación
docente debe garantizar un enfoque y una preparación en pro de la superación de todas las
formas de discriminación en la educación, en especial la promoción de la igualdad de género.
Es importante que la formación docente pueda reconocer también las especificidades de las
distintas etapas y modalidades de la educación, como es el caso de la educación en la primera
infancia o la educación de personas jóvenes y adultas.

Por otro lado, recomendamos que una Meta Específica sea añadida a esta Meta General,
dándole énfasis al derecho de garantía de condiciones mínimas de trabajo de los y las
docentes y la dignificación de la profesión: desarrollo de planes de carrera, garantía de
remuneración justa, formación permanente dentro de sus horarios de trabajo, y atención a
las causas que provocan el ausentismo docente.

Un indicador que debe ser agregado a esta Meta es la participación de los y las docentes en la
definición, seguimiento y evaluación de políticas educativas locales y nacionales.

10. Meta General Décima:


Ampliar el espacio iberoamericano del conocimiento
y fortalecer la investigación científica

Recomendamos incluir la extensión universitaria como tercer eje del quehacer de las
universidades en Iberoamérica. De esta forma, sugerimos que la redacción de esta Meta General
sea: “Ampliar el espacio iberoamericano del conocimiento, fortalecer la investigación y
la extensión universitaria”.

La extensión universitaria garantiza la relación de la universidad con su entorno, transportando


los conocimientos de la investigación científica hacia afuera y, por otro lado, abriéndose a los
saberes populares. La extensión es una estrategia clave para la puesta en marcha del compromiso
de la universidad con el espacio público y el fortalecimiento de las democracias en nuestros países.

Con relación a la investigación, aunque se reconozca la importancia de la investigación


científica, señalamos que otros tipos de investigación tienen también un rol que cumplir,
incluso desde las universidades, como es el caso de la investigación-acción e investigación

13
Aportes de la
sociedad civil

participativa. Igualmente, nos parece muy importante el reto de fortalecer la colaboración en


la investigación científica entre las instituciones e investigadores de la región.

11. Meta General Décima primera:


Invertir más e invertir mejor

Consideramos que la inversión que debe ser realizada por los Estados debe orientarse hacia la plena
realización del derecho a la educación, más que al cumplimiento de las Metas 2021. Así que, se
recomienda la siguiente redacción para la Meta Específica 26: “Aumentar el esfuerzo económico de
cada país para la plena realización del derecho a la educación, considerando las dimensiones
de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad de este derecho”.

Estamos de acuerdo que la inversión con coherencia y pertinencia es clave. Por lo tanto,
recomendamos que se añada una última Meta Específica de poner en marcha procesos y
mecanismos de mayor transparencia y control ciudadano del presupuesto público educativo.

Por último, nos parece importante que el documento Metas 2021 pueda reconocer y dar
visibilidad a la importancia de reducir y/o suprimir la deuda externa de los países de la región
así como ciertas condicionalidades. Subrayamos que los aportes de la cooperación internacional
son importantes siempre y cuando respeten la soberanía y las prioridades nacionales. Este
principio debería explicitarse en esta parte del documento de Metas 2021 e incluso en la parte
inicial de consideraciones generales.

12. Meta General Final


(Decimoprimera en la versión de Metas acordada en Bogotá):
Evaluar el funcionamiento de los sistemas educativos y del proyecto
Metas Educativas 2021

Recomendamos que la evaluación de los sistemas educativos tenga como base la visión de la
educación como derecho humano, considerando sus cuatro ejes fundamentales ya mencionados:
disponibilidad, accesibilidad, aceptabiliad y adaptabilidad.

Además, dos Metas Específicas clave son:

(1) La participación de actores de la sociedad civil, en especial de la comunidad educativa, en


el diseño de estos sistemas.
(2) El desarrollo de sistemas estadísticos que produzcan y ofrezcan datos desagregados que
permitan el monitoreo de la realización del derecho a la educación para todos y todas.

14
Aportes de la
sociedad civil

15