Está en la página 1de 3

23 DE MARZO DE 2010

EL APRENDIZAJE DE LAS MATEMÁTICAS Y

LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

INTRODUCCIÓN

Un problema de la educación es el aprendizaje de las Matemáticas, los alumnos de cualquier nivel,


no le encuentran una razón de ser y buscan en la medida de lo posible huir de ellas, sin darse cuenta
que se encuentra a su alrededor y que es imposible vivir sin ellas.

Esta propuesta parte de adquirir conocimientos matemáticos a través de la resolución de problemas


que signifiquen un reto para el alumno, acordes a su edad y contexto, con procedimientos de ensayo
y error, trabajo colectivo y la obtención de conclusiones que le permitan llegar a un nuevo
conocimiento, que sea significativo por aplicar su propia creatividad, destreza, razonamiento y el uso
de sus capacidades que continuarán en desarrollo al trabajar la propuesta sugerida.

PALABRAS CLAVE

Matemáticas, aprendizaje, resolución de problemas, contexto.

EL APRENDIZAJE DE LAS MATEMÁTICAS Y LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Desde los primeros grados de Educación Primaria, las Matemáticas, representan una asignatura
difícil porque implica un razonamiento muy diferente al que estamos acostumbrados, además de que
se presenta como algo ajeno a la realidad en que vivimos.

Las Matemáticas surgen de las situaciones cotidianas a las que nos enfrentamos, buscando diversas
posibilidades de solución y aplicando la que consideramos más adecuada; los números están
presentes en la mayoría –si no es que en todo- de las cosas que realizamos día a día, hasta en lo
más simple como es el pagar al comprarnos una golosina y saber cuánto nos deben dar de cambio o
en la cantidad de agua que debemos tomar al día: dos litros; en fin, hay un sinnúmero de ejemplos de
los cuales podemos hacer mención para demostrar que las Matemáticas están inmersas, se quiera o
no, en nuestra vida.

Y es así, como debiera de partir el estudio de las Matemáticas, presentándolas como algo cercano a
nuestras vidas, y por lo tanto, sin grandes dificultades, pues la noción de número la adquirimos sin
tantas reglas ni complicaciones, por lo contrario, como algo natural y simple.

Una parte importante de las Matemáticas es la resolución de problemas y es la que más problemas
ocasiona en clases, pues no estamos acostumbrados a razonar y buscar posibles soluciones,
queremos que el conocimiento nos sea dado rápidamente, además de que la situación planteada en
el problema está fuera del contexto de los destinatarios.

Por lo general, partimos de la explicación de un contenido o fórmula, posteriormente se plantea un


problema como un medio para la aplicación de lo aprendido, convirtiendo así a las Matemáticas en
algo aburrido, llenas de reglas sin sentido, repetitivas, con conocimientos “exactos” y no estimulan la
creatividad. Como resultado, hasta el niño “más listo” odia los problemas y los “menos capacitados”
no sólo los odia, sino que los alucina y se bloquea ante ellos.

Una manera de hacer que el niño se involucre en su aprendizaje es partir del planteamiento de un
problema con una situación compleja que tenga que ver con su contexto e insistir en que existen
múltiples alternativas de solución y que están en libertad de buscarlas; el trabajo del profesor es
asistir su proceso y motivar su trabajo mencionando que algunas opciones los pueden llevar al error o
al fracaso, pero que no significa que no puedan hallar alguna solución posible. Con ésta propuesta el
alumno, ante un conflicto cognitivo, pone en juego su creatividad, sus conocimientos previos, su
originalidad y puede construir un “nuevo”, logrando también una conexión con los conocimientos
aprendidos para que pueda comprender que todo es un proceso. El alumno al ser partícipe de su
aprendizaje, al buscar posibles soluciones, le encuentra un significado a las matemáticas, pues
comprende su finalidad.

El paso a seguir, es la puesta en común de su resultado y el proceso que siguieron para llegar a él,
para ello utiliza un lenguaje y conceptos matemáticos, exponiendo su punto de vista que puede ser
considerada una teoría; se intercambian ideas y entre todos se llega a un consenso de los procesos
más viables o de un concepto nuevo que les facilite la resolución de dicho problema. El trabajo
colectivo le permite al niño adquirir seguridad pues reconoce que todos podemos cometer errores
pero que tenemos la posibilidad de encontrar diversas soluciones y de apoyarnos en aquello que
alguno no pueda comprender.

Los problemas, entonces, juegan un papel muy importante en el aprendizaje de los alumnos: son la
principal fuente de conocimientos, porque se parte de ellos para que construyan sus propias
herramientas y así tengan una significación en su vida, pues representan un reto y se realizan con
libertad.

Es importante mencionar que para llegar a las posibles soluciones, los alumnos pueden hacer uso de
cualquier material, ya sea objetos, dibujos o símbolos que puedan representar sus datos y que les
faciliten la comprensión del problema, dado que muchos necesitan visualizar la situación y así sentirla
cercana a ellos.

Con esta propuesta, el papel de las tareas en casa se modifica, pues dejan de ser repeticiones de lo
visto en clase, para ser proyectos más complejos que pongan en juego sus destrezas, razonamientos
y capacidades. (Ruiz, Alfaro, & Gamboa, 2010)
BIBLIOGRAFÍA

Godino, J. D., Batanero, C., & Font, V. (Febrero de 2003). Matemáticas y su Didáctica para Maestros.
Recuperado el 22 de marzo de 2010, de Fundamentos de la enseñanza y el aprendizaje de las
Matemáticas para maestros: http://matesup.utalca.cl/modelos/articulos/fundamentos.pdf

Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académicos de las Escuelas Normales. (1996).


La enseñanza de las matemáticas en la escuela primaria. México, D. F.: SEP.

Ruiz, Á., Alfaro, C., & Gamboa, R. (2010). Revista Uniciencia. Recuperado el 22 de marzo de 2010,
de Aprendizaje de las Matemáticas: conceptos, procedimientos, lecciones y resolución de problemas:
http://www.cimm.ucr.ac.cr/aruiz/libros/Uniciencia/Articulos/Volumen2/Parte12/articulo22.html