Está en la página 1de 28

VICTORIA SOBRE EL PECADO 

Leccion de la escuela sabática para 
el sábado 14 de agosto del 2010
el sábado 14 de agosto del 2010 
confraternice 

• ¿Qué victoria o triunfo 
recuerdas de tu niñez? 
cuéntanos!
Versículo de memoria 

“Porque el pecado no se 
enseñoreará de vosotros; pues 
no estáis bajo la ley, sino bajo la 
gracia” Rom  6:14
Idea Central 

Cristo, con su muerte y 
resurrección,  nos da la 
victoria sobre el 
pecado.
INTRODUCCION 

•  Pablo  responde ahora en el capitulo seis la 
pregunta básica sobre el pecado y la gracia. 
¿Seguiremos pecando porque estamos bajo 
la gracia? Usa ilustraciones muy claras para 
responder esta interrogante.
I.‐ EL PECADO PERSONIFICADO 

1.‐ Pablo en Romanos 6:12 personifica al 
pecado como Rey. La palabra reine indica 
que el “pecado” está representado como 
un rey. La palabra griega traducida 
“reine” significa “ser un rey” o “actuar 
como un rey”.
Un Rey 

•  Cuando Pablo dice “no reine, pues, el 
pecado”, implica que la persona 
justificada puede elegir que el pecado 
no se establezca como rey en su vida.
Concupiscencia 
•  2.‐ Concupiscencia.  En Romanos 6:12, la 
palabra griega traducida “concupiscencias” 
sig‐nifica “deseos”. Estos deseos pueden ser 
buenos o malos; cuando reina el pecado, 
deseamos lo malo. Estos deseos serán fuertes, 
aun irresistibles, si peleamos contra ellos por 
nosotros mismos. El pecado puede ser un 
tirano cruel, que nunca está satisfecho
deseos 
•  Los traductores casi universalmente 
consideran que la epithumía de Romanos 6:12 
tiene un sentido negativo (deseos [NVI, DHH]; 
apetencias [BJ]; apetitos [RVR 95]; 
concupiscencias [VM]). Aunque es un término 
neutral, puede tener la connotación de deseos 
sexuales prohibidos como en las novelas 
románticas.
distinción 
•  La distinción entre deseos puros y deseos 
malos se fundamenta en la voluntad revelada 
de Dios. El deseo sexual es un instinto dado 
por Dios; es puro hasta que se expresa fuera 
de la voluntad de Dios; el hambre es un 
deseo natural, puro, hasta que es llevado a 
excesos; aun el deseo de riqueza no es malo 
en sí mismo, hasta que llega a ser avaricia.
Cuerpo del pecado 

•  3.‐ El cuerpo del pecado. (Rom 6:6) 


•  Es decir, el cuerpo como sede del pecado; el 
cuerpo que pertenece al pecado y es regido 
por el poder del pecado, y cuyos miembros 
son instrumentos de iniquidad (vers. 13).
Viejo hombre 
•  De modo que "el cuerpo del pecado" 
equivale a "nuestro viejo hombre", 
representa al cuerpo en el sentido de que es 
la sede y el instrumento del pecado y el 
esclavo del pecado. Debe ser crucificado y 
"destruido" para que el pecado no pueda 
usarlo más como su esclavo.
II.‐ LA LUCHA DE DOS 
AMOS 

•  1. 
1.‐ 
‐El capítulo seis de Romanos  habla de la 
El capítulo seis de Romanos  habla de la 
pregunta básica del pecado y la gracia. Pero 
Pablo hace la pregunta de dos maneras, y las 
responde con dos ilustraciones diferentes 
responde con dos ilustraciones  diferentes. .
Dos preguntas 

• Rom 6:1   “¿Perseveraremos en 
el pecado para que la gracia 
abunde? 
• Rom 6:15: "¿Pecaremos, porque 
no estamos bajo la ley, sino bajo 
la gracia?
El bautismo 
•  2.‐El bautismo.  si realmente 
comprendemos lo que sucedió 
cuando fuimos bautizados, no 
podemos tomar el pecado 
livianamente. En el bautismo 
morimos a nuestra vieja 
manera de vivir –en otras 
palabras, morimos al pecado– 
y resucitamos a una nueva 
manera de vivir.
Pecado 

•  El pecado es un poder que controla. Esto 
podría llevarnos a creer que el pecado es 
sencillamente la mala decisión ocasional de 
quebrantar la ley. Sin embargo, para Pablo el 
pecado es mucho más que eso. Es un poder 
que nos controla y nos impide tener una 
relación positiva con Dios. Nos obliga a ir por 
un sendero que inevitablemente nos lleva a 
la muerte.
morir 
•  Por eso el bautismo es morir a esa manera de 
vivir, libertarse de ese poder destructivo. 
Resucitar. Y eso es precisamente lo que 
simboliza el bautismo: la muerte a esa fuerza 
del pecado que nos controla y nos lleva a la 
destrucción. Por tanto, Pablo dice:"Sabemos 
que nuestra vieja naturaleza fue crucificada 
con él …porque el que muere queda liberado 
del pecado" (Romanos 6:6, 7, NVI).
Pablo recalca 
•  Considérense muertos al pecado. 
•  Considérense vivos para Dios. 
•  No permitan que el pecado reine en vuestro 
cuerpo mortal. 
•  No ofrezcan partes de su cuerpo al pecado, 
como instrumentos de maldad. 
•  Ofrézcanse a Dios. 
•  Presenten sus miembros a Dios como 
instrumentos de justicia.
instrumentos de justicia. 
identificación 
•  En el bautismo nos identificamos con Cristo tan 
completamente, que en un sentido real no sólo 
Cristo murió en la cruz hace dos mil años: 
nosotros también morimos con él. Las personas 
que éramos, dominadas por el pecado, ya no 
viven. 
•  En el bautismo también nos unimos con la 
esperanza de la resurrección, de modo que 
aunque vivimos en un mundo de pecado y de 
muerte, ya vivimos en la confianza del fin.
Esclavitud 
•  3.‐ La otra ilustración es la esclavitud. En la 
segunda mitad de Romanos 6 Pablo se explaya 
en un problema que planteó en la primera 
mitad: la esclavitud. Primero, el vuelve a hacer 
la pregunta con palabras diferentes:"¿Qué 
pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la 
ley, sino bajo la gracia?" (v15).
Dos esclavitudes 
•  Del pecado. Todos somos esclavos, y que debemos 
elegir nuestra esclavitud. Las esclavitudes entre las que 
debemos elegir son increíblemente diferentes. La 
primera, la esclavitud al pecado, lleva a la "muerte" 
(Romanos 6:16). 
•  De la gracia. En ella, la “dádiva de Dios es vida eterna" 
(versículo 23).  Viene de la misma raíz (en griego) que 
la palabra gracia, que es tan importante en esta carta. 
Lo que se recibe a cambio de servir a Dios como 
esclavo es un regalo absolutamente gratuito que 
resulta ser la vida eterna.
elección 
•  “Lo que necesitas comprender es la 
verdadera fuerza de la voluntad. Este es 
el poder que gobierna en la naturaleza 
del hombre: el poder de decidir o de 
elegir. Todo depende de la correcta acción 
de la voluntad. Dios ha dado a los 
hombres el poder de elegir; depende de 
ellos el ejercerlo. Tú no puedes cambiar tu 
corazón, ni por ti mismo dar sus afectos a 
Dios; pero puedes elegir servirlo. Puedes 
darle tu voluntad; entonces él obrará en ti 
tanto el querer como el hacer según su 
voluntad. De ese modo tu naturaleza 
entera estará bajo el dominio del Espíritu 
de Cristo; tus afectos se centrarán en él y 
tus pensamientos se pondrán en armonía 
con él” (El camino a Cristo, p. 47).
Bajo la ley 

•  4. 
4.‐ 
‐ Bajo la ley (v.14) 
Bajo la ley (v.14) Literalmente "no estáis 
Literalmente "no estáis 
bajo ley", sin el artículo definido, ni 
precediendo a "ley" ni a "gracia" .  Pablo no se 
refiere aquí en primer lugar a una ley en 
particular, sino a ley como un principio 
general. Lo que quiere decir es que los 
cristianos no están bajo ley como un camino 
de salvación, sino bajo gracia.
de salvación, sino bajo gracia. 
Bajo la ley 

•  La ley no puede salvar a un pecador, ni puede 
poner fin al pecado o a su dominio. La ley 
revela el pecado (capítulo 3:20), y debido a la 
pecaminosidad del hombre, la ley agranda, 
pecaminosidad 
por así decirlo, la transgresión (cap. 5:20).
por así decirlo, la transgresión (cap. 5:20). 
Bajo la gracia 

•  Pero los que están bajo la gracia no sólo 
reciben la liberación de la condenación 
(Romanos 8:1) sino también el poder para 
vencer (capítulo 6:4). 
•  En esta forma el pecado ya no tiene poder 
sobre ellos.
•  “Bajo la gracia” significa que, por medio de la 
gracia de Dios revelada en Jesús, la condenación 
que la ley trae inevitablemente a los pecadores 
ha sido eliminada. De modo que ahora, libres de 
esta condena de muerte que produce la ley, 
vivimos en “vida nueva” y ya no somos más 
esclavos del pecado porque hemos muerto al yo y 
nos gozamos en guardar la ley. 

RESUMEN 

•  La victoria sobre el pecado está garantizada 
por la muerte y resurrección de Cristo. Estar 
bajo la gracia significa que el pecado ya no es 
nuestro amo sino Cristo y quien nos da poder 
para deleitarnos en la ley ya que no estamos 
bajo su poder de condenarnos sino mas bien 
lo guardamos como Jesús lo hizo.
lo guardamos como Jesús lo hizo. 
•  Pr. Santos Corrales 
•  Pastor de la Iglesia Central de 
Trujillo 
•  Asociación Nor Pacifico 
•  Unión Peruana del Norte