Está en la página 1de 5

Definición de Usabilidad

(usability en inglés). El término usabilidad es empleado para denotar la facilidad con que las
personas pueden utilizar una herramienta en particular. Usabilidad también puede hacer
referencia al método de medida de la usabilidad y el estudio de los principios de la elegancia
y efectividad de los objetos.

La usabilidad tanto de sistemas informáticos, programas, sitios web, y objetos electrónicos,


es fundamental y es muy estudiaba por las empresas que los comercializan. Cometer errores
en este área puede llevar al fracaso total de un producto.

En informática, la usabilidad suele referirse a la elegancia y claridad con los usuarios pueden
interactuar con un programa de computadora, un sitio web, un periférico o un sistema.

La usabilidad también hacer referencia al grado de facilidad con que una aplicación, sitio
web, periférico o sistema, se adapta a sus usuarios (incluso a usuarios con capacidades
disminuidas, ver Tecnología de Asistencia). La usabilidad puede estar relacionada incluso a la
Ergonomía, y a la potabilidad de un dispositivo.

Generalizando, la usabilidad y aceptación de un sistema puede medirse en:


-Facilidad con que un usuario puede aprender el uso del sistema.
-Eficiencia de uso del sistema.
-Capacidad del sistema de ser recordado por el usuario (memorabilidad).
-Pocos errores y ninguno catastrófico.
-Satisfacción subjetiva (que depende de cada usuario).

Una definición completa de la usabilidad de un software es: La usabilidad se refiere a la


capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el
usuario, en condiciones específicas de uso.

La usabilidad está directamente relacionada a la interfaz de un programa, un sitio web, un


periférico o un sistema. Por ejemplo, en una aplicación, su usabilidad aumenta con el uso de
gráficos simples y comprensibles, métodos estandarizados de formas y accesos, y otro tipo
de facilidades. En tanto, la usabilidad de una aplicación disminuye si no utiliza formas y
métodos de acceso comunes a otras aplicaciones, no utiliza gráficos, etc.

Usabilidad: ergonomía de producto

Autor: Juan Manuel Gutiérrez


Ergónomo - Psicosociólogo

Dentro de los temas de ergonomía, existe un enfoque particular que considero puede resultar
interesante para usted. Es el enfoque de la ergonomía de producto. Dicho en cristiano, se trata de
diseñar, articular o modificar de forma racional cualquier producto para lograr que su uso sea más
eficaz, más confortable, más seguro.Todo ello en función del objetivo específico de cada uno de
ellos. Un coche sirve para transportar personas, una tostadora para tostar pan, unos guantes para
protegerse las manos. ¿Fácil, no? A ese estudio para el diseño o la modificación de un producto se
le denomina Usabilidad (utilizabilidad, dicen algunos). En principio, se trata de dar respuesta a tres
conceptos clave: eficacia, eficiencia y satisfacción.
CONCEPTOS CLAVE

Permítame tres definiciones rápidas: Eficacia es la capacidad de conseguir un objetivo. Eficiencia,


sin embargo, se refiere a la cantidad de esfuerzo requerido para alcanzar dicho objetivo (de donde
se deduce que, a menor esfuerzo para el mismo objetivo, mayor eficiencia alcanzada). Y
Satisfacción, por fin, hace alusión al nivel de confort que sienten los usuarios al utilizar un producto
y cuán aceptable resulta éste a la hora de conseguir el objetivo deseado. Evidentemente, la
satisfacción estará a menudo fuertemente correlacionada tanto con la eficacia como con la
eficiencia. Por tanto, el grado de usabilidad de un producto cualquiera vendrá dado por el grado de
eficacia y eficiencia del mismo, unido a la satisfacción provocada en sus usuarios/as. Es importante
destacar que la usabilidad no es una característica intrínseca de un producto sino más bien una
propiedad resultante de la interacción entre un producto, un usuario y la tarea que se intenta
desempeñar. En ese sentido, es aconsejable conocer a fondo a los posibles usuarios: sexo, edad,
experiencia de uso, conocimiento del medio, formación cultural, posibles discapacidades,
etc.Pongamos un ejemplo. Piense en una maquinilla de afeitar. ¿Recuerda los antiguos modelos
metálicos, de hoja extraíble, sin ángulo en el soporte? Las mejoras introducidas desde ese modelo
hasta los actuales han sido innumerables (y muy evidentes para los que las usamos a diario):
doble (triple) número de hojas de corte; angulación del soporte que mejora la precisión; mejor
agarre de ese soporte mediante un diseño adecuado a la palma de la mano, una superficie rugosa,
una mezcla de gomas y elementos plásticos, etc.; movilidad del cabezal (cabeceo, alabeo) que
posibilita el alcance de zonas no lisas; protecciones en las cuchillas para evitar cortes imprevistos;
bandas emolientes en el cabezal que suavizan la piel, y un largo etcétera.

MEJORAS

Los mismos principios de mejora que se observan en una maquinilla de afeitar se pueden analizar
en un autobús urbano/interurbano (¿se acuerda de las antiguas "tartanas"?) o un ordenador (los
antiguos monitores de fósforo). Y lo mismo que vale para un producto se puede aplicar a un
servicio: mejoras en el formato de pago (dinero de plástico), en la distribución de alimentos
(elementos plásticos o metálicos -aluminio- de conservación, mantenimiento constante de las
temperaturas aconsejadas, ultracongelación, información sobre ingredientes), en el acortamiento
de las listas de espera sanitarias, en los servicios más simples de un banco (cajeros automáticos),
ventas telemáticas, etc.

En el análisis de usabilidad se verifica el grado en que un producto cumple ciertas expectativas


fijadas de antemano. Las más importantes son: que el producto en cuestión sea conjeturable
(eficaz desde el primer uso), memorizable (se recuerda su funcionamiento tras un solo uso),
reutilizable (el usuario recuerda el funcionamiento incluso tras períodos extensos de tiempo),
compatible (respecto a las expectativas de uso de cualquier persona), retroalimentado (que dé
información al usuario durante el proceso), que prevea los posibles errores y su recuperación, y
que exista la posibilidad de mejora en su utilización ("atajos" para los usuarios experimentados).

Todo lo dicho provocó en su momento que la Ergonomía ampliara su tradicional aplicación


industrial (mejora de la relación hombre-máquina) a la de servicios (mejora de la relación
producto-usuario), lo que amplió su espectro de forma exponencial.

En su faceta de consumidor o usuario/a, usted tiene ahora más elementos de juicio para evaluar
los aspectos más eficaces, eficientes y satisfactorios de los productos que utiliza a diario. Haga
saber a los distintos fabricantes sus preferencias. Ellos estarán, a buen seguro, encantados de
atenderlas.

Análisis de aspectos ergonómicos y


morfológicos de un producto industrial
Antes de comenzar a dibujar, o pensar en crear o prender la computadora... es mejor
estudiar y pensar. Debemos estudiar el background del producto. Esto significa investigar
sobre su historia, destino de uso, tipo de usuario, etc.
Aspecto ergonómico

La ergonomía debe ser uno de los factores más utilizados como excusa de venta, como
herramienta de ventas, principalmente por los responsables de marketing. La ergonomía es
muy mencionada... a pesar de estar tan ausente en los productos. Muy pocas personas en el
mundillo del diseño tienen claro qué es la ergonomía. La mencionan, la promocionan, la
veneran, pero no la conocen.

La ergonomía no es solo la forma, sino todo aquello del producto que percibimos a través de
los sentidos. Cuando veo un producto etiquetado como "ergonómico" me causa gracia... La
ergonomía está en todo, es solo que en ciertos productos es un desastre y en otros está muy
bien lograda. Bien tenida en cuenta en cada detalle. Ésa es la diferencia. La ergonomía está
presente en cualquier producto.

Aspecto antropométrico

La antropometría es el estudio de las dimensiones humanas. Estudiando los percentiles del


usuario específico de su producto, podrá obtener las dimensiones humanas medias por
estadística, de su potencial cliente promedio.

Algunos ejemplos pueden ser:

• Estudiar el tamaño de las manos de personas en determinada banda de


edades para diseñar un teléfono celular.
• Definir campos visuales para ubicación de ventanas y decorados en un local
comercial.
• Evaluar dimensiones de usuarios para el diseño de vehículos de transporte.

Son muchas las posibilidades. Averigüe en librerías técnicas, allí conseguirá libros específicos
del tema. Asegúrese que los modelos tomados como referencia en la bibliografía sean
acordes a sus modelos de usuarios.

Aspecto morfológico

Comprende un análisis integral, contemplando la evolución histórica del producto y el estudio


de las actual tendencia de modas y estilos presentes en el mercado. Evaluar el tipo de
forma, si es laminar, volumétrica o lineal también es importante. Define situaciones de uso.

En base a esas situaciones de uso, decida si hay problemáticas originadas por el volumen o
la distribución de volúmenes en el objeto estudiado.