Está en la página 1de 1

Valentín Blasco

La utópica felicidad de Huxley
Desde mi punto de vista yo considero que el mundo de Huxley en el libro “Un mundo feliz” en realidad es un
mundo infeliz y obstruido y no un mundo feliz como anuncia su titulo, si bien este nos cuenta que a partir de
invenciones e ideas, como la producción en masa de humanos y los acondicionamientos por hipnopedia, con
el único fin de generar una estabilidad social en el que todo el mundo sea “feliz”. Sí, aunque no lo crean hasta
los más pobres son felices, y tanto, como los más poderosos, por eso lo que más me choca en el mundo de
Huxley es que dejan de lado las creencias, los valores y las virtudes propias para un buena felicidad
haciéndoles creer que tienen que ser felices con lo que hacen y donde están. Más bien yo considero que para
poder ser en realidad feliz hay que actuar con nuestros valores, dándole un sentido a la vida, hay que
enfrentarse a los problemas, a las emociones internas y defender tus propias ideas, sin dejarte influir por
cosas materiales o por los pensamientos soberbios de la sociedad que te acondicionan a tener que ser el
mejor sin ni siquiera elegir lo que vas a hacer de tu vida, como pasa en el mundo de Huxley. Por eso para mí un
real mundo feliz no sería estar condicionados a ser felices con lo que hacemos, sino que tengamos que hacer
lo que nos haga llegar a esa felicidad, tanto en el trabajo diario, como con nuestras acciones en la sociedad.
Donde no se pueda imponer el futuro de nadie, ni planificar su vida, porque la vida de cada uno es única y
valiosa para ese alguien y hacer tu vida sin estar limitado por nadie excepto tu mismo.

También en el mundo de Huxley se habla del sexo como un simple instinto, como si todos fueran animales, lo
que conlleva a una idea cerrada y errónea en la que están obligados a ser promiscuos desde la infancia para
ser privados de sus sentimientos y emociones hacia él otro, y por eso llegan a la conclusión que “todo el
mundo pertenece a todo el mundo” y no hay vuelta atrás. Pero en nuestro mundo si bien en las relaciones de
pareja, se podría generar algún tipo de sufrimiento y con esto no conseguir la felicidad que intentabas buscar
con esa persona, al fin y al cabo estás siendo libre, en cuanto lo que uno quiere y pueda elegir para su vida y
que tenga la posibilidad de luchar por eso que ama y al mismo tiempo ser consciente de sus actos.

Vemos también en el mundo de Huxley se desarrolla una droga llamada soma, conocida como la droga de la
felicidad, que es a la que siempre recurren los humanos para evadirse de sus problemas, haciéndolos el soma
alucinar sometiéndolos en una profunda “felicidad”, por lo tanto y en teoría a ellos no les importa que la
droga de alguna forma los esclavice solo por un poco de felicidad, por ende esto es otra idea errónea que
tienen ellos sobre sentirse feliz, porque nadie es feliz ingiriendo algo que es un desperdicio de tiempo para el
que lo toma, o sea que además de perder el control de su vida y de su cuerpo por un poco de felicidad, solo
dura unos minutos y que encima la usan para evadirse de la realidad y de los problemas, lo que provoca un
mal mensaje para nuestra sociedad, porque si ignoraríamos nuestros problemas, no solo no desaparecerían
sino que también se multiplicarían y así hasta terminar fracasando una y otra vez.

Si bien en “Un mundo feliz” acondicionan a los humanos para que sean feliz, que tengan lo que desean y
nunca deseen algo que no puedan obtener, yo desde mi punto de vista prefiero ser condicionado por mi
familia y crecer con sus creencias y valores, y desarrollarme libremente en la sociedad según mis gustos, y no
por un Estado autoritario donde te acondicionan para ser feliz haciendo algo que nunca pudiste elegir.