LA SOBERANÍA VULNERADA

Javier Lajo

CONTENIDO
Javier Lajo PRÓLOGO *JAVIER LAJO Y EL DISCURSO INDÍGENA CONTEMPORÁNEO* __________________ INTRODUCCIÓN *RAZONES PARA LA IDENTIDAD Y LA SOBERANÍA* _____________________________ I PARTE IDENTIDAD Y PROBLEMA NACIONAL _________________________ *LA INDEPENDENCIA, ¿ TAREA PENDIENTE?* -Publicado en La República el 04/11/1996_____________________ *CULMINAR LA INDEPENDENCIA* -Publicado en La República el 05/02/97_____________________ Afrontemos nuestras evasiones primordiales *¿EN BUSCA DEL INDIO PERDIDO?* -Publicado en La República, el 13/10/98_______ México escindido CUANDO EL FUTURO NOS ALCANCE

-Publicado en La República el 11/05/95______________ EL PRIMER PROTECTORADO ¿UN EMPERADOR PARA EL PERU? -No publicado, Arequipa, 07/12/93________________ Homenaje a Arguedas y al Día del Indio LA UTOPIA CLASISTA HA MUERTO: ¡VIVA LA UTOPIA ANDINA! -Publicado en La República el 24/06/995______________________________ El objetivo supremo de todo peruano REFUNDAR EL ESTADO-NACION -No publicado, Arequipa, 23/11/95_____________________ ¿ Reconocimiento étnico? SATURNINA Y LA MAGIA BLANCA -Publicado en La República el 26/08/98__________________________ LA OEA Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 06/06/97___________________________ Bárbaros, indígenas y proletarios LA DEMOCRACIA QUE PADECEMOS -Publicado en La República el 21/01/98______________________________ VARGAS LLOSA CLAMA:

¡CONSUMAR EL ETNOCIDIO! -No publicado; Arequipa, 30/10/92______________________ II PARTE MOVIMIENTO INDÍGENA _______________________ En Ecuador, Perú, Bolivia. EL PUEBLO QUECHUA ES UNO SOLO -Publicado en «La República» el 22/12/99___________________________ I Congreso Indígena en el Qosqo NUEVOS ACTORES EN LA ESCENA MUNDIAL -Publicado en La República el 15/12/97_________________________________ Congreso Indígena en el Perú NACE LA CONFERENCIA PERMANENTE DE PUEBLOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 03/02/98_______________________ Derechos Indígenas y la ONU ¿CUANTO DEL PERÚ ES INDÍGENA? -Publicado en La República el 14/ 07/ 95____________________________________ SE IMPONE EL RITMO ANDINO -Artículo no publicado, fechado el 15/12/99________________________ III PARTE PUEBLOS INDÍGENAS

Y DERECHOS HUMANOS ________________________________ Decenio de los Pueblos Indígenas POR UNA AGENDA NACIONAL DE TRABAJO -Publicado en La República el 21/11/95_______________________________ Informe sobre reunión en la ONU ¿LA ONU RESTITUIRA LOS DERECHOS INDÍGENAS? -Publicado en La República, el 5/01/96___________________________________ Defendamos nuestra identidad nacional SALVEMOS AL PUEBLO ASHANINKA Publicado en La República, el 15/09/94 _______________________________ En pleno «Decenio Internacional de los Indígenas» LEY 26505 VIOLA SUS DD.HH. -Publicado en La República el 21/02/96___________________ Alerta Ronderos: ¡ DEFENDER LA COMUNIDAD ES DEFENDER LA PATRIA ! -Publicado en La República el 20/03/96__________________________ CONOZCAMOS LOS DERECHOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 04/02/97________________________ LA DECLARACIÓN ONU

DE LOS DERECHOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 11/02/97________________________ Cinco razones para … REPUDIAR LA CELEBRACION COLONIALISTA -No publicado.Arequipa 12/10/91_____________________________________ EN MEMORIA DEL COMUNERO MACEDONIO LIRIO -No publicado; Arequipa 04/04/92________________________________________ Sin justicia histórica, no habrá justicia social EL COLOR DE LA POBREZA -Publicado en La República el 31/10/95______________________________ ¿OTRO MONUMENTO PARA EL SECUESTRADOR? -No publicado. Arequipa, 14/03/97_____________ PARTE IV PROPUESTA INDÍGENA __________________________ DAR A LOS PARTIDOS SENTIDO NACIONAL -No publicado. Arequipa, 24/11/99________________________ Línea política nacionalista POR UNA POLÍTICA DE ESTADO NACIONAL -No publicado. Arequipa, 08/11/99-

_____________________________ Por Identidad, Pan y Democracia FUERZA ANDINA MULTIPARTIDARIA AL CONGRESO -No publicado. Arequipa, 12/11/99_______________________________ Dos principios del mundo andino LA ECOLOGÍA Y LA HOLISTICA -Publicado en La República el 03/01/95_____________________________ Sin identidad no habrá desarrollo CIENCIA Y RELIGIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD -No publicado. Arequipa, 18/12/93__________________________ POR UNA ECONOMÍA DE «CARA AL INTERIOR» -No publicado.Lima, 07/09/99______________________________ La vía asiática y sus dos caras PERÚ...PAÍS CON FUJITURO? -No publicado. Lima, 09/09/96_____________________________________ Condición «sinequanon» de participación ELECCIONES LIBRES -No publicado. Arequipa, 05/10/99___________________________ ¿Elecciones o plebiscito? PLEBISCITO: PROTECTORADO O DEMOCRACIA -No publicado. Arequipa, 17/05/98___________________________________

Ante la dispersión de los presidenciables UNA ALTERNATIVA NACIONAL -Publicado en La República, 05/07/97___________________________________ La marcha de la nación al III milenio UN FRENTE NACIONAL PARA EL 2,000 -No publicado. Arequipa, 26/08/97__________________________ La sucia política del oficialismo en sus extremos CANIBALISMO POLITICO EN EL CONGRESO ________________________________________ Del acuerdo de paz senderista al de Itamaraty. LA PROPAGANDA ARMADA FUJIMORISTA -No publicado.Arequipa, 9/05/97________________________________________ Por un Programa de Gobierno con Identidad ¿UN CANDIDATO «NUESTRO» ? -Publicado en La República el 12/01/95__________________________________ Es imprescindible una autocrítica SOBRE LA AÑEJA CRISIS DE METODOS Y ESTILOS DE LA IZQUIERDA -No publicado. Arequipa, 20/03/93_________________________________ ¡Falso liberalismo criollo! NACION «UNITARIA» O RECONOCIMIENTO DE LA DIVERSIDAD

-No publicado. Arequipa Marzo de 1993___________________ POLITICA TURBIA, SECTARIA Y CARROÑERA -Publicado en La República el 25/07/96_______________________________ !CUIDADO CON EL TAPARRABO! -No publicado, Arequipa, 06 /07/96___________________________ Las malolientes elecciones LA OPOSICIÓN DEBE RETIRARSE -No publicado. 05/11/98_____________________________________ Peruano con identidad y conciencia histórica UN FRENTE NACIONAL PARA DEFENDER LA PATRIA -Publicado en La República, 31/01/96_________________ PARTE V DESCENTRALIZACIÓN E INTEGRACIÓN _______________________________ La antidemocracia institucionalizada SUBVERTIR EL «ORDEN» CENTRALISTA -Publicado en La República, 06/04/98_____________________ Monopolio del Poder EL ANTIDEMOCRATICO CENTRALISMO -Publicado en La República, 08/11/94-

________________________ LA VERDADERA INVASION ECUATORIANA -Publicado en La República, 29/06/96_____________________________________ Debate sobre la Federación Andina UNA CONFEDERACIÓN PARA LA PAZ Y EL DESARROLLO -Publicado en La República, 01/01/96_________________________________________ Los derechos del Pueblos Aguaruna-Huambisa LA DOCTRINA COLONIALISTA DE LAS «FRONTERAS VIVAS» -Publicado en La República, 17/03/95____________________ PARTE VI ARTÍCULOS ESCOGIDOS ________________________________________________ ________ PRESENTACIÓN «GENESIS DE LA CULTURA ANDINA» -Publicado como ‘presentación’ del Libro de Carlos Milla Villena. CAP, 1983, Lima________________________________ CELEBREMOS LOS 500 AÑOS DE LA RESISTENCIA ANTICOLONIAL -Publicado en «A los 500 años del Choque de Dos Mundos, Balance y prospectiva», Ediciones del Sol-CEHASS. 1989. Buenos Aires, Argentina. Adolfo Colombres; compilador__________________________

EN DEFENSA DEL INDIANISMO -Publicado en «Unicornio» , suplemento político del periódico «Cambio», el 28/05/90___________________________ EL DELITO UCHURAQ’AY -Publicado en «Las Naciones Inca...Resisten» Editorial Pueblo Indio, Lima 1983___________________ SENDERO AL DESCONCIERTO -Publicado en el Diario de Marka el, 9/8/1982, bajo el seudónimo de «José Sackrun»_______________________ AMARO RUNA EN EL LABERINTO -Publicado 1 en la Revista «Los caminos del laberinto» Nº 4 de Nov. de 1985, Lima-Perú. PUCP____________________ CARTA A LOS INDIOS DE AMERICA -Publicado como Introducción del libro: LAS NACIONES INKA RESISTEN. Editorial «Pueblo Indio»; Organización Amaro Runa, Lima, año de 1981________________________________________________ ____________

En 1821, se dio un cambio magistral en la estrategia de la ocupación colonial HISTORIA Y DOCTRINA DEL COLONIALISMO INTERNO __________________________ EL PERU AL FRENTE DEL III MILENIO -No publicado. Lima Diciembre de 1999_____________________ REVISTA PACHAKUTI N°1 EDITORIAL _________________________ LA DIVISIÓN DE COPPIP Y LA ACCIÓN DISOCIADORA DEL ANTROPOLOGISMO-USA -Publicado1, en varias webs del Internet ,se le puede encontrar en http:/www.willkapampa.org _____________ ANEXOS DOCUMENTOS IMPORTANTES DE ACTUALIDAD DEL MOVIMIENTO INDÍGENA PERUANO ___________________________ ANEXO-1 III PLENARIO NACIONAL DE DELEGADOS -QOSQO, 26 Y 27 DE NOV. 2003DECLARACIÓN DEL CUSCO

SOBRE EL INFORME DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD _____________________________ ANEXO - 2 DECLARACIÓN DE LOS MOROCHUCOS ____________________________ ANEXO - 3 Katnachinakasa LEY AYMARA ___________________ ANEXO - 4 PROPUESTA CONSTITUCIONAL LA LEY DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS: COMUNIDADES CAMPESINAS E INDÍGENAS
* * *

A la memoria de Raymundo Q’espe, de los ayllus de Huilloc, Ollantaytambo; ...a la memoria de todos los caídos en la lucha de resistencia al colonialismo occidental
___________________________________________

PRÓLOGO
*JAVIER LAJO Y EL DISCURSO INDÍGENA CONTEMPORÁNEO*

«La Soberanía Vulnerada» de Javier Lajo está constituida por artículos publicados, en su mayoría, en el diario La República en los años noventa, década del oprobio y de la corrupción, fueron escritos, en opinión del autor, con la intención explícita de retomar la palabra de los indígenas para recuperar y afirmar el espacio existencial (Kay Pacha) al que tienen derecho como descendientes de los pueblos originarios, cuya presencia histórica en el Tahuantinsuyo fue el resultado de milenios de años de permanencia en esta parte sur del continente americano, no como entes pasivos, sino como activos creadores de una cultura original, genuina y auténticamente civilizadora, expresada en el conjunto de ideas sobre ciencias, artes, gobierno y sobre todo como «costumbres» o «modo de vida» propio y original, que supo aprovechar y recoger los aportes de las diferentes nacionalidades (Ayllus y Suyus) respetando, al mismo tiempo, sus particularidades y formando, en última instancia, una gran organización de «Unión en la Diversidad», al servicio de todos sus integrantes. Y es que con motivo de la invasión española se creyó que sería fácil superponer la cultura occidental a la cultura ancestral. El eurocentrismo europeo y la astucia de su racionalidad teológica establecieron, erróneamente, que el mundo cultural prehispánico y sus conceptualizaciones pasarían al olvido y serían reemplazados por los de la cultura de la imposición y de la dominación establecida en el virreinato o etapa colonial. Esto no fue así, sin saber nada acerca de sus leyes y forma de gobierno se les conquistó y se les hizo la guerra; sin saber sus más íntimas costumbres se les intento exterminar y dominar, no se les escuchó, ni menos se les pudo comprender. Aparte del drama humano existencial que este proceder infringió a los pueblos sometidos, lo evidente es que no se les respetó como seres humanos, sin embargo la resistencia indígena se manifestó astutamente, invisible para la cultura occidental, transmitiendo de generación en generación sus valores ancestrales, logrando en esta forma superar, también, las inconsecuencias de nuestra República Criolla, esos valores ancestrales se mantienen hasta nuestros días conservando así el legado de sus antepasados originarios.

La fuerza de los artículos de Javier Lajo reside en sostener, simplemente, que en la actualidad política del Perú se hace urgente atender a las reclamaciones de los pueblos indígenas y dar continuidad al proyecto histórico que les legaron sus remotos antepasados. Conviene, dada la diversidad de cuestiones que aborda Javier Lajo en «La Soberanía Vulnerada: La lucha por la Independencia Continua», referirnos, en esta presentación de la obra a las ideas directrices que como hilo conductor ideológico sustentan los múltiples artículos contenidos en ella. Piensa el autor de este singular libro que proclama que «LA LUCHA POR LA INDEPENDENCIA CONTINUA», que es de suma importancia abrir un debate entre los diversos pueblos que integran el Perú permitiendo el diálogo entre las diversas culturas que lo integran respetando sus particularidades culturales, sus etnias y sus lenguas locales. Y esto debido a que la gobernabilidad en los pueblos (y países) andinos ya ha tomado suficientemente un tinte étnico e indígena. Encuentra Javier Lajo que esta coyuntura actual, aparece, en la visión integral de nuestra historia, semejante al preámbulo que se dio en el período previo a la guerra del Pacífico, y que por lo tanto hay que observar con sumo cuidado las acciones que está desplegando Chile, para estar prevenidos y encontrar «vías de solución inmediata» a los problemas que pudieran presentarse próximamente. Se pregunta Lajo: ¿Por qué el Banco Mundial y otras agencias multilaterales manifiestan actualmente la necesidad de «incluir a los excluidos», y más explícitamente, manifiestan también de que hay que «visibilizar a los invisibles» ? . Y es que el estado de pobreza y extrema pobreza que afecta a los pueblos indígenas excluidos del tiempo y de la historia, es tan visible y tan vergonzante para los que manejan el dinero y las finanzas internacionales, que los antiguos invisibles no pueden ser ignorados mas, pues su precaria existencia, es más notoria y objetiva que nunca, están al borde de la explosión social y en alguna forma han visto por necesario paliar, o «maquillar» esta injusta exclusión secular. Lo que es evidente para Lajo y ya flagrante para la opinión pública, es que la corrupción de los «Estados Criollos», es irreversible, por un lado y en la antípoda el agravamiento de la pobreza y extrema pobreza, delata la caducidad de las constituciones y los contratos sociales, que en una u otra forma fueron creados, excluyendo -a los indígenasdesde su origen, lo cual los segrega hoy de su participación activa en la marcha de la gobernabilidad democrática de países de «mayoría indígena» como Ecuador, Perú y Bolivia. Argumentos consistentes sobran en la pluma de Lajo para sostener que, por ejemplo: El acuerdo de gobernabilidad en el Perú se da defectivamente ya que para que exista tal acuerdo debe darse, prioritariamente, entre los pueblos y culturas que constituyen el País real; y no solo como acuerdo o «componenda» de las cúpulas políticas criollas tan desacreditadas hoy en día y que han sido calificadas por algún renombrado periodista como «oligarquías políticas»; es indispensable pues por lo tanto, que exista el consenso de los

pueblos, culturas y nacionalidades que integran, el Perú, dado que no es país homogéneo en su mestizaje y menos en su «criollidad». En los textos de Lajo el discurso político indígena contemporáneo aparece claro y fuerte, abordando temas de actualidad. Acerca de nuestra identidad, dice por ejemplo: «...es un fenómeno de la conciencia social formada en 20,000 años de desarrollo histórico local, propio de nuestra cultura y civilización andina...¿Qué mella puede ocasionar en nuestra identidad andina los 500 años de dominio y opresión europea? ». Y en otra parte dice: «... Solo nuestra identidad o soberanía subjetiva nos otorga la fuerza necesaria para culminar lo trascendente, ¿De qué vale la soberanía objetiva, llámese territorial o militar, etc, si carecemos de soberanía subjetiva?, ¿Si desconocemos, y hasta aborrecemos nuestra identidad ?. La memoria histórica es la conciencia colectiva de nuestra identidad o soberanía subjetiva; sin memoria no somos nada, con una memoria impostora somos la caricatura de otro, estamos enajenados, no somos independientes». Siguiendo los artículos que aquí prologamos, se debe pensar, por lo tanto, en una solución eficiente, pragmática y radical basada en el Proyecto Nacional Indígena, el cual recoge la fuerza del milenario PROYECTO HISTÓRICO ANDINO, y que ahora incluirá a los pueblos: mestizo, criollo, negro y otros grupos migrantes. Este Proyecto Político, «el único vigente» en la pluma de Lajo, sería la única solución realista y posible para el estado actual del verdadero caos peruano y se materializará en la creación de un Nuevo Estado Plurinacional cuyo centro será la gobernabilidad de las mayorías indígenas, Quechuas, Aymaras y Amazónicas, en un régimen equitativo y paritario de todas las nacionalidades que comparten nuestro país. Hasta aquí hemos procurado presentar en una apretada síntesis, las ideas primordiales que sustentan el pensamiento de Javier Lajo, ideas que por otro lado, proceden del movimiento indígena peruano de larga trayectoria histórica y que en la última década, tiene expresiones contundentes que acusan una mayor sincronización y organización ideológico-política, sobre todo en el bloque andino integrado, fundamentalmente, por Ecuador, Bolivia y el Perú. Para concluir hay que destacar que la audacia y la fuerza expresiva del discurso y pensamiento de Javier Lajo, que se adjudica, es verdad, la intención explícita de retomar un discurso indígena de actualidad que recupera y afirma el espacio político a que tienen derecho, no ha obtenido o no ha dado lugar hasta el presente, a una respuesta, a un comentario, o a un debate culto y académico, que pudiera esclarecer -para el Perú «oficial»- este nuevo aporte ideológico indígena y sí mas bien hemos visto aparecer fenómenos políticos cada vez mas emergentes que parecen utilizar las ideas emblemáticas, símbolos, objetivos y partes del discurso del ‘indianismo’ que es el movimiento y la doctrina declarada de Javier Lajo. Lima, 8 de enero del 2005 María Luisa Rivara de Tuesta Profesora Emérita de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

__________________ INTRODUCCIÓN *RAZONES PARA LA IDENTIDAD Y LA SOBERANÍA*
...Renovemos el gran juramento que rendimos al Dios de Jacob... Himno Nacional (?) del Perú POR UN ORDEN ANDINO Este libro es una recopilación de artículos que fueron producidos y la gran mayoría publicados en la década de los 90, tiempo caracterizado por la lucha antidictatorial. La mayoría en el Diario La República de Lima, y gracias al interés y prioridad otorgada por el desparecido periodista Alfonso La Torre (ALAT), al que le rindo mi mas sincero homenaje póstumo. Todos ellos tuvieron una intención expresa: Retomar la palabra en primera persona, afirmando un discurso indígena y comenzar a recuperar «el espacio político» dentro de un proceso histórico de negación absoluta de la existencia de los pueblos indígenas y de sus derechos ancestrales. Significan el desarrollo de un discurso indígena, propio, en forma breve pero efectiva, el discurso doctrinario del «proyecto histórico y nacional indígena» pero dirigido a todos los pueblos que conviven en el Perú, como único proyecto nacional e histórico todavía en pie; con un listado de principios y argumentos para la verdadera emancipación del Perú. Una emancipación con soberanía, desarrollo, bienestar y progreso. Son artículos cortos en su mayoría, pero que tienen una intención expresa: Son acciones de «guerrilla ideológica», como una táctica efectiva que propuse a los pequeños grupos de indígenas, campesinos, universitarios y migrantes comuneros «residentes» en Lima, que surgieron desde principios de los 70 en adelante en que comenzamos estas acciones «de reinicio de la lucha independentista».

El dominio colonialista era tan absoluto y aplastante que la única forma de lucha posible era la de una «guerrilla ideológica». Ahora estamos en otra etapa, ya nuestro pueblo andino sabe que la lucha por la independencia continua, que lo que hubo en 1821 fue una traición del sector minoritario criollo, traición con la que se apoderaron del Estado convirtiéndolo en un aparato exclusivo y excluyente, de despotismo político corruptor y de aplicación de un mercantilismo económico depredador de nuestro querido país. Actualmente proponemos tres principios: 1. Que podamos mirar el progreso y el futuro desde nuestro mundo y hacia el interior de él; única manera de superar esa auto castración que significa mirar el progreso, el futuro y hasta el bienestar de nuestros hijos, como algo proveniente del exterior o del extranjero. 2. Que lo único que le falta al Perú que es un país de ingentes riquezas naturales, es que sus «verdaderos dueños» ejerzan el derecho de propiedad, que es la soberanía sobre su suelo patrio, al no tener memoria histórica carecemos también de soberanía, y 3. Que podamos recuperar el Estado peruano con una fuerza política nacionalista, patriota y soberana, única fuerza nacional con la que se puede reconstruir una economía «de cara al interior» de nuestro país. Cualquier otra postulación es otro engaño colonialista. Principios, que se resumen en un solo lema: RECUPERAR EL ORDEN ANDINO. En el Perú de las últimas décadas se viene hablando mucho sobre la llamada «crisis de identidad». Para nosotros, esta discusión es inútil, pues se trata simplemente de dar continuidad al proyecto histórico que nos legaron nuestros antepasados. Si cometemos la ligereza de señalar que luchamos para construir una «nueva» identidad, nos estaremos liquidando, porque ésta es una muestra clara y síntoma de los que están en la más absoluta esquizofrenia. La patología de un sujeto individual o colectivo que «quiere construir su identidad» se llama esquizofrenia: Aquí podemos incluir al marxismo-mariateguista, que señala que «el Perú es una nación en formación» o en construcción, que para el caso da lo mismo. No me cabe la menor duda que esta es una de las explicaciones de la locura senderista y de su derrota. Si decimos que luchamos por una identidad mestiza, que es rigurosamente hablando una «nueva» identidad, deberemos aclarar si ¿La presunta fusión indígena-hispana dio nacimiento a una nueva identidad?; si es así, debemos a su vez aclarar ¿En qué momento nació esa «nueva identidad» o «viene naciendo»?. Aquí estamos en el mismo problema patológico del punto anterior, pero además esto presupone que nuestra identidad tiene mucho menos de los 511 años que están los europeos en nuestro continente. Esta propuesta sugiere que somos una mezcla ilegítima o híbrida; lo que en opinión de expertos en el tema, se trata del «síndrome garcilaciano» por el que atraviesa el «hibris nacional». Estas corrientes «mestizas» sugieren a nivel político e ideológico, repetir experiencias como la del APRA, con el paradigma de la «raza cósmica» de Vasconcellos; o de Acción Popular y la filosofía de Francisco Miro Quezada , y de otros partidos como el PPC, o IU. El partido «Perú Posible» como un tercer belaundismo, se viene perfilando hacia esta propuesta «chola», «híbrida» y deberá señalar sus diferencias con estos y otros movimientos políticos de «mestizaje indigno» o «hibridismo». En cambio, si luchamos por

nuestra identidad histórica andina, nos reconocemos como el mismo sujeto cultural y social, ayer, hoy y mañana, con lo que estamos afirmando explícitamente: 1. Que nuestra identidad ORIGINARIA existe, pero es necesario reivindicarla y desarrollarla para el momento actual y como principal herramienta para edificar el futuro de nuestro país. 2. Que nuestra identidad ORIGINARIA servirá para asimilar los aportes de otras culturas, como la asiática, la africana o la europea. El cómo lo haremos, es otro tema. La «regla de oro» del mestizaje digno por el que luchamos parte por el reconocimiento de «lo nuestro», lo propio, como cimiento, raíz y tronco del Proyecto Plurinacional del Perú. 3. No se postula en ningún momento que se debe aborrecer o condenar lo foráneo a nuestra identidad. En este sentido en nuestro discurso no hay «racismos», «xenofobias», exclusiones o algo parecido. 4. Que debemos ser categóricos en señalar, que nadie en su sano juicio cambia lo fundamental, lo propio que es la propia identidad, por lo accesorio. Sería impropio poner lo secundario, lo añadido, o lo foráneo, en el lugar principal de lo nuestro. Pero el colonialismo interno «vende» esta patraña como forma de exterminar nuestra identidad, LA IDENTIDAD PROPIA DEL PERÚ. Lo extranjero, lo accesorio o «añadido», en todo caso solo tiene 511 años de irrupción en una patria e identidad que en cambio tiene 5,000 años de desarrollo y 20,000 años de gestación. Es decir, nuestro discurso sostiene que a nuestra identidad originaria, se le vienen añadiendo aportes foráneos, extranjeros, como lo asiático, lo africano, lo occidental o europeo, etc; y que estos últimos «añadidos» no pueden ni deben sustituir «lo nuestro». Menos van a destruir nuestra identidad; mas bien, hay un proceso de enriquecimiento de la identidad originaria, pero, si y solo si, esta «añadidura foránea» se realiza bajo nuestros propios y conscientes términos, según el principio irrenunciable de la voluntad soberana. Bajo estos términos, no cabe ningún contrabando. El único problema es que nuestra identidad y voluntad colectiva y social (no decimos «nacional», porque este término conlleva muchas complicaciones que no queremos abordar aun), no es soberana, pues ahora, desde la llegada de Pizarro, esta sometida o es subsidiaria de una identidad extranjera, de una cultura foránea: la Occidental. Es decir nuestra SOBERANÍA ESTA VULNERADA, de ahí el nombre escogido para el presente libro. Y de aquí también la proclama a continuar la lucha por nuestra independencia. Otro problema aparte, lo representan aquellos que reivindican una identidad con matriz occidental o europea, o peor aun una identidad en transición, o identidad «chola», que es una identidad en tránsito a la identidad europea, que, como alguien ya lo dijo, es una especie de «puente» de una sola vía o sentido, que nos lleva a ser indígenas en

tránsito al «blanqueamiento», o una especie de identidad «detergente», que como la «magia blanca» sirve para lavar o blanquear a los «cholos». El único propósito de este libro y de cada uno de sus textos es aportar a la recomposición de la conciencia actual de nuestro ser social originario, que se debe materializar en aquel Estado Mayor de la Confederación de los Inkas, que es la única «ALMA PROPIA» y legítima de nuestro querido Perú, y que Pizarro secuestró cuando invade y ocupa nuestro país, plagio primordial que de alguna forma continúa cuando alguno de sus descendientes y herederos nos «escupe» eso de que «...no se puede regresar al pasado», o peor: «Uds. quieren regresar al pasado» (?), ¡como si nos hubieran matado a todos!...o como si fuéramos muertos que quieren «regresar al pasado para volver a vivir». Esta es una verdadera maldición que divide a los peruanos entre una minoría criolla que vive un presente opulento y colonialista, sustentado en el despojo y la usurpación original y que defiende el presunto e irreversible «hecho consumado» de «la conquista»; y una mayoría indígena y mestiza que vive en «el pasado» soñando y luchando por un futuro de libertad y soberanía. Así pues, lo que para unos pocos peruanos recientes «es pasado», para los mas, peruanos de siempre, es futuro, un esperanzador futuro de bienestar y soberanía. Ya no somos pocos los peruanos, ecuatorianos y bolivianos, descendientes de los Ayllus invencibles, que trabajamos laboriosamente y luchamos por reconstruir ese mismo «Estado Mayor», «Cabeza de la Confederación» o simplemente «ESTADO ANDINO PLURINACIONAL» que José Gabriel Condorcanqui, el Inka Tupac Amaru II intento recomponer hace solo 225 años, con los resultados que sabemos escarmentó a nuestras familias terriblemente; sin embargo esto nos ha preparado para las luchas que se vienen y que pondrán en juego el principio de gobierno confederativo de los Inkas: La Unión en la diversidad, y la consigna del Inka Yupanqui Pachakutic: ¡ UNIR PARA VENCER...UNIR PARA GOBERNAR ! Queda pues explícita nuestra intención. De seguro que esta vez, lo lograremos, porque SIN JUSTICIA HISTÓRICA, NO HABRA JUSTICIA SOCIAL. Lima, Enero del 2005 _________________________________________________

...Acá solo hay dos culpables, tu por oprimir a mi pueblo y yo por querer liberarlo.
_____________________________

I PARTE IDENTIDAD Y PROBLEMA NACIONAL
_________________________

*LA INDEPENDENCIA, ¿ TAREA PENDIENTE?* -Publicado en La República el 04/11/1996En el Perú siempre ha sido peligroso hablar claro y directo sobre lo fundamental de nuestra historia y luego esperar las consecuencias políticas, tal vez por eso los autores de prestigio no lo hacen. Las excepciones a esto fueron J.C. Mariategui, M. González Prada y otros pocos autores, pero ellos no tuvieron desarrollo y definitiva trascendencia en lo político-estatal. ¿Por qué?. El mismo destino tendrán tesis magistrales como las de Heraclio Bonilla de hace 25 años, («la Independencia del Perú no fue la culminación del proceso iniciado por J.G. Tupac Amaru», en entrevista de «Caretas», Julio 25, 1996), si es que no señala él mismo las consecuencias políticas de tales afirmaciones. Igual ha pasado con tesis de otros

historiadores, como Pablo Macera, al que hace algunos años le vengo reclamando que su historia crítica no llega al gran público por ese «académico» abstencionismo político -a pesar de sus excelentes e inconclusos textos escolares-. Pero vamos al punto, ¿Es tan difícil calificar la «Independencia» como una contrarrevolución reaccionaria, que llevó a un puñado de criollos colonialistas a apoderarse del Estado peruano y a suplantar a los verdaderos patriotas que desde el inicio de la ocupación europea lucharon por descolonizar a nuestra patria?. Mucho ayudaría que nuestros historiadores fueran claros, y contundentes para poner en evidencia el grado de legitimidad del Estado actual, para no estar ahogándonos en este «mar de pus», que en un extremo tiene a los violadores de niños y en el otro a los que sacan cocaína en los barcos y aviones de las FFAA, pasando por esa mayoría del Congreso de la República que en actitud culposa y cómplice se niega a fiscalizar. No estoy llamando a demoler el Estado; se trata de redimirlo colectivamente. Partiendo por reconocer «su genética colonialista». Se necesita convertir al Estado criollo, falsamente homogéneo y unitario, de democracia hegemonista, tutelada y centralista, en un ESTADO SOBERANO. Este debiera ser el contenido de ese objetivo que extrañamente lo aceptan todos los sectores políticos: Hacer confluir el Estado con la sociedad civil. Este abstencionismo de los que deben hablar claro y no lo hacen, es una suerte de consentimiento académico y político hacia los orígenes de la mediocridad del Estado actual cuyos mecanismos excluyentes se prestan a la opresión de las mayorías, porque da espacios o «resquicios» para la corrupción, la felonía y hasta la dictadura de ciertas minorías manipuladoras de la miseria de nuestro pueblo. Tal vez sea por ese vergonzante patriotismo que nos hace poner la camiseta del Perú, pero que (usaré la metáfora futbolera para explicar algo tan grave en espacio tan corto) nos frustra cuando llegamos al arco. El peruano, futbolista, académico, político, etc, hace una serie de fintas y pasecitos en el área chica, la toca, la levanta, pero al momento de rematar «se chupa», falla, se abstiene. Como dijo el entrenador J.C. Oblitas luego del último y excelente partido con Argentina: «faltó meterla». Siempre se falla el remate final, desde la Independencia, por eso perdemos los partidos trascendentes. Será el miedo a la libertad? o será que la Independencia frustrada o «a medias», es una especie de «castración primordial» que no deja que los verdaderos patriotas nos sobrepongamos a los falsos, felones y traidores, a los «vivos» que fungen de peruanos para eternizar un Estado botín o maquinaria predadora de nuestro querido país. ¿No ha sido así, desde el inicio de la república?. Entonces, hablemos claro, si la Independencia es tarea pendiente, entonces hay que hacerla. La fuerza y potencia necesaria para culminar lo trascendente en el Perú, es nuestra identidad andino-amazónica, que es nuestra soberanía subjetiva, en donde «lo añadido» en los últimos 500 años, lo extranjero, africano, europeo, asiático, etc, es importante pero accesorio (esta es la clave para el mestizaje digno y la superación del «bastardismo»). Esta identidad no es solo un fenómeno geográfico económico o político, -como dice H. Bonilla en «La República», 9 y 10 de Setiembre-, no, es mas bien un fenómeno de la conciencia social formada en 20,000 años de desarrollo histórico local, propio de nuestra cultura y civilización. Esta Identidad esta presente, con mas fuerza en los diversos Pueblos Indígenas

del campo y la ciudad, que aun resisten a la muerte y al colonialismo, desde la extrema pobreza de los Andes y la Amazonía del Perú, Ecuador y Bolivia. (continua)

***

_____________________

*CULMINAR LA INDEPENDENCIA* -Publicado en La República el 05/02/97-

Como decíamos, en LR, 4/11/96, solo nuestra identidad o soberanía subjetiva nos otorga la fuerza necesaria para culminar lo trascendente, ¿De qué vale la soberanía objetiva, llámese territorial o militar, etc, si carecemos de soberanía subjetiva?, ¿Si desconocemos, y hasta aborrecemos nuestra identidad ?. La memoria histórica es la conciencia colectiva de nuestra identidad o soberanía subjetiva; sin memoria no somos nada, con una memoria impostora somos la caricatura de otro, estamos enajenados, no somos independientes. Esto sucede en el Perú, porque la historia crítica (Valcárcel, Macera, Bonilla, etc), que califica a la independencia del Perú, como un proceso traicionado, inconcluso y frustrado, no se enseña, no se difunde, ni se acepta dentro del sistema educativo peruano. Simplemente por voluntades oficiales o inercia inconsciente del sistema que defiende actualmente la continuidad y permanencia de los intereses de los sectores que traicionaron, impidieron y frustraron el proceso independentista. Aquel proceso que según dichos historiadores, inició el Inca José Gabriel Thupa Amaro y el frente de patriotas originarios: los indígenas comuneros, los mestizos y los criollos anticolonialistas. Esta «desinformación educativa», que es parte del sistema de control cultural del Estado criollo, provoca incoherencias políticas actuales, como por Ej. La condena total al secuestro de rehenes y a la violencia, cuando en plena Plaza Mayor de Lima existe una estatua y culto monumental al mas grande secuestrador y asesino de nuestra historia. No existe mayor apología oficial del terror y la violencia. Cualquier niño o adulto en el Perú al pie del monumento al «héroe» exterminador Francisco Pizarro debe preguntarse: ¿Se justifica el secuestro, la traición y la violencia?, ¿ Se glorifican «las violencias centenarias»? (como sugiere Caretas del 9/01/97, Pág. 8). Ligar nuestra concepción histórica al proceso actual y continuar la lucha de 1821, desarrollarla y agitarla hoy, será culminar la lucha por nuestra independencia con la recuperación de nuestra soberanía subjetiva y la re-fundación de nuestro Estado-Nación, hacia una República superior.

Una «independencia a medias» es una gran mentira. La soberanía como fruto de la independencia se conquista o se claudica, no es algo que se puede conseguir a medias o dejar a medio hacer. Visto así, el Perú mas que una promesa o una nación en ciernes, es una nación frustrada que busca culminar su independencia. Si una facción de criollos colonialistas frustraron la independencia y engendraron un Estado mediocre, inauténtico, no-nacional, pues allí esta el origen de la desgracia actual. No se puede ahora parchar o reformar un Estado criollo que tiene fallas de origen, pues seguirá fiel a su naturaleza; se trata mas bien de forzar verdaderos cambios estructurales de raíz, hasta re-fundarlo en un Estado Nación del Perú y para los peruanos. Por ej. la descentralización o proceso de regionalización autonómica, nunca la vamos a conseguir rematando a extranjeros las empresas públicas, creando SUNATs super-eficientes, esperando a que «chorreen» las migajas del paraíso neoliberal o mendigando alimentos donados de las grandes potencias. La mediocridad del Estado, actualmente en su forma neoliberal, se sintetiza en el criollísimo entreguismo del actual gobierno. ¿Ese es el proceso que se aplaude?. Esto, nada nuevo en el Perú, solo lo puede permitir y consentir un país sin conciencia nacional, sin memoria histórica, sin soberanía; en pocas palabras, un país sin Estado-Nación independiente. Las incoherencias del Estado criollo resaltan a la vista en el triste espectáculo actual sobre el tema de la «reelección presidencial», en donde un proceso y una sentencia del Tribunal Constitucional y dictamen judicial se puede interpretar a gusto del cliente y según los intereses de los que monopolizan el poder. Aquí todo vale, ¿porqué se teme a un candidato-presidente?: porque en la laxitud de un Estado-Nación como el actual, de democracia tutelada, el proceso de reelección del año 2,000, mas bien va a ser un proceso de re-fraude presidencial. ***

_____________________ Afrontemos nuestras evasiones primordiales

*¿EN BUSCA DEL INDIO PERDIDO?* -Publicado en La República, el 13/10/98-

La irrupción de dos «chinos» en dos sendos gobiernos del Perú de las últimas décadas, puso en clara evidencia que la generalidad de científicos sociales que representan a las élites de la intelectualidad criolla del Perú, no solo no comprenden la realidad del país, sino que reinciden en el abandono de su misión, cual es la previsión y orientación de los acontecimientos sociales y políticos.

Este convencimiento se me refuerza cada vez que leo algún artículo, como el del último «Que Hacer» Nº 114, bajo la firma de Carlos Iván Degregori, que bien podría haber titulado «En busca del indio perdido». Recordemos que los gobiernos de ambos «chinos», junto con la guerra de Sendero Luminoso, sin lugar a dudas son los mas importantes fenómenos políticos de la segunda mitad del siglo 20. El pronunciamiento de las FFAA el 68 con Juan Velasco a la cabeza y el Movimiento Cambio-90, que encabezado por «un chinito y cuatro cholitos que les ganaron a los blanquitos» (Francisco Igartua en Debate de Julio 1998), fueron fenómenos que descolocaron y dejaron «sin piso» a la élite intelectual peruana, y de paso también sumieron en la obsolescencia a los partidos políticos por muchos años. Esa intelectualidad lejos de calcular o prever estos fenómenos, demoraron años en «caracterizarlos» y reponerse de su sorpresa. Además, el fenómeno violentista de Sendero Luminoso, que provocó 15 años de guerra interna, no solo dejó absortos a los intelectuales y formadores de la opinión pública de la élite limeña o alimeñada (recordemos al Gral. Huamán Centeno interpelando a los periodistas del país en su última conferencia de prensa y despedida como jefe políticomilitar de Huamanga), sino que descolocó a los mismos intelectuales que dirigieron a SL, porque como lo apunta Degregori: «SL negó incluso cualquier contenido étnico de su guerra, aunque de facto lo tuviera». Pero claro; si la guerra de SL, tuvo contenido étnico y sus dirigentes lo negaron también de facto y asesinaban a los que contradecían su «luminosidad»; entonces podemos entender lo perdidos que estaban los jefes senderistas dirigiendo una guerra étnica con anteojeras criollas. Lo mismo sucede con el MRTA y el increíble asesinato del líder Asháninka Alejandro Calderón, error (?) que marca el comienzo de su derrota política y militar. Lo que parece preocuparle a Degregori es que «organismos multilaterales, ONGs y académicos del norte parezcan con frecuencia andar en busca del indio perdido, tratando de encontrar o construir, identidades nítidas, liderazgos sólidos y demandas concretas indígenas allí donde a veces simplemente no las hay» (subrayados míos). Lo que pasa con estas élites intelectuales del Perú, es que tienen «otros modos de agruparse y clasificar la realidad… en los cuales los rasgos étnicos aparecen con mas o menos intensidad, más o menos subordinados». Con estas palabras, mas o menos a regañadientes, «no pretende negar la vigencia e importancia de las demandas indígenas». Finalmente dice que «para sectores indígenas o cholos la realidad es abrumadoramente discriminatoria, y no hay respuesta vigorosa en ninguna parte». La ambigüedad de su artículo es notoria y criticable. Lo que para J.C. Mariategui constituía el problema capital del socialismo peruano, para Degregori ha devenido en «fronteras porosas y un pluralismo cultural que va más allá de la etnicidad». Carlos Ivan Degregori parece estar como Henri Favre, que deambuló 8 meses por la sierra y no encontró indios, sino «campesinos pobres», es decir, esa «porosidad» clasista con la que «pierden al indio» de su propia vista. Tampoco estamos por un reduccionismo etnicista, pero es necesario que la izquierda peruana afronte sus evasiones primordiales, sino quieren seguir siendo sorprendidos por acontecimientos históricos. Con indios, criollos y hasta gringos «perdidos», con ambigüedades, evasiones y mezquindades, nunca o poco vamos a contribuir a crear «una imagen positiva» y

emprender la «titánica tarea de sacar del ghetto inferior…a las culturas indígenas», como lo dice y parece invocar Degregori. Ahora que existe identidad, un promisorio liderazgo y demandas auténticas en la Conferencia Permanente de Pueblos Indígenas del Perú, organismo creado en el I Congreso Indígena en el Cuzco en diciembre de 1997 y que agrupa a todas las organizaciones indígenas y campesinas del país, debemos todos aportar vigorosamente para que la redención del indio sea por su propia obra, ya que esa es la clave maestra del Perú, porque como dijo el Amauta: Sin el indio no hay peruanidad posible. ***

_______ México escindido

CUANDO EL FUTURO NOS ALCANCE -Publicado en La República el 11/05/95-

México, en la opinión autorizada de intelectuales peruanos y extranjeros, era el ejemplo de consolidación y paradigma de una «nación mestiza». Ahora las cosas han cambiado. El 1 de enero de 1993, a la par que el México oficial entraba en el «primer mundo» con el TLC-NAFTA, también el otro México, el real, daba nacimiento al primer levantamiento indígena triunfante desde el siglo XVI. El de Chiapas es en toda América el único levantamiento indígena, desde el desembarco de Colón, que no ha sido traicionado o arrasado a sangre y fuego. El ejército del México «mestizo» no se atreve o no puede aun destruir a su ancestro: el ejército indígena zapatista de Mayas, Tojolabales, Tzeltales, Tzotziles y Choles, que han demostrado que la presencia de Bartolomé de las Casas no fue en vano y que «los indios si tienen alma», es decir, en términos modernos, si tienen identidad. El factor identidad es el capital estratégico y «alma» de las naciones. Así como la SOBERANÍA es su patrimonio objetivo y territorial, la IDENTIDAD es el patrimonio subjetivo o conciencia histórica de los pueblos; por eso, SIN IDENTIDAD NO HAY SOBERANÍA. México viene procesando esto a pesar de la traicionada revolución indígena de los años veinte. Hoy en día, el factor identidad se hizo presente en la última crisis financiera, cuando la guerra de Chiapas ahuyentó y destruyó el interés de los capitales extranjeros de quedarse en México a especular con los resultados del TLC-NAFTA. Y es que el capital financiero de una nación tiene que estar «amarrado» o vinculado férreamente al capital productivo o «inversiones de largo plazo», de lo contrario los capitales «vuelan» ante cualquier crisis o inestabilidad. Por eso el capital hegemónico de un país debe ser de

propietarios nacionales -y bien nacionales- porque esto impide que esa nación sea «tierra de nadie» y que esté sujeta a continuas crisis o desequilibrios, como las de México y Perú, que en gran medida son provocados por intereses ajenos y contrarios a la nación. Por estas razones, es lógico que ante la tabla rasa que pretendían hacer de México los capitales financieros norteamericanos con ayuda del TLC-NAFTA, reaccionaran los sectores con mayor fuerza de IDENTIDAD MEXICANA, es decir, los de MAYOR FUERZA DE PROPIEDAD SUBJETIVA (IDENTIDAD) Y DE PROPIEDAD OBJETIVA (SOBERANÍA) SOBRE LA NACIÓN: Los indígenas de Chiapas, que contradictoriamente son los sectores paupérrimos y mas postergados, igual que en el Perú. En nuestro caso, el Estado ha actuado como «prótesis» de la minusvalía de los capitalistas locales o burguesía nacional, de naturaleza «estúpida, amnésica, ignorante, ciega, mezquina, racista y barata» en opinión de Bryce Echenique, (en «La República»19/07/92). El Estado ayudaba, con la propiedad sobre sectores estratégicos de nuestra economía, asegurando así un mínimo de control sobre la estabilidad y la soberanía de la Nación. Aunque con la actual privatización extranjerizante, el Estado se lava las manos con la suerte de la hegemonía sobre el capital financiero y productivo del Perú. Cuando lo que en realidad falla, no son las empresas sino el Estado mismo, porque un ente sin identidad que no es dueño de si mismo, menos puede ejercer PROPIEDAD NACIONAL sobre sus empresas, e infundir fidelidad, honestidad y eficiencia a sus ejecutivos. La corrupción e ineficiencia son efectos de un Estado que no ejerce soberanía e identidad ni siquiera en sus empresas públicas, menos en todos sus niveles y estamentos. Un ejemplo brillante de lo dicho es el caso García-Zanatti. Ejemplo mas grave, es la crisis actual de los Partidos Políticos, que son «los pequeños Estados» de toda nación, pero que aquí no pueden sostenerse sin sus creadores, propietarios o caudillos, que «les dan» identidad con su sola persona. Es también el mismo efecto que Fujimori quiere conseguir (o ya lo consiguió?) sobre el Estado-Nación. Aunque la crisis final del proyecto hegemonista criollo sobre el Estado-Nación ha empezado con los Partidos Políticos, seguirá corroyendo el Estado mismo. Una vía de solución, antes que el «efecto Chiapas» nos alcance, es LA REFUNDACION DEL ESTADO-NACIÓN sobre un proyecto multi-étnico y plurinacional, que comience con la REGIONALIZACION AUTONOMICA; que felizmente es proyecto pluri-partidario de muchos nuevos congresistas electos, entre los que destacan: Daniel Estrada, Máximo San Román, Manuel Lajo y Dennis Vargas, entre otros; hombres de primera línea del Perú Profundo que por fin llegan al Congreso Nacional, «en mancha». Esperemos cambios fundamentales. ***

______________

EL PRIMER PROTECTORADO ¿UN EMPERADOR PARA EL PERU? -No publicado, Arequipa, 07/12/93-

Los peruanos no debemos olvidar que el nacimiento del actual Estado estuvo marcado por las vacilaciones entre monárquicas y republicanas de Don José de San Martín y de su ejército argentino-chileno. Vacilaciones que, no fueron provocadas por sus «aspiraciones de ser Rey», sino porque San Martín como gran estratega, previó el verdadero caos que se armaría en los años futuros de instaurarse una república «unitaria» en el Perú. Y no se equivocó, pues el desorden y caos del engendro «unionista» continua y tiende a agravarse a futuro. Este ha sido siempre el gran dilema peruano: ¿Cómo convertir la enorme diversidad de su geografía y de su gente, en una identidad común, en una forma de organización estatal y en un programa de gobierno?. Tal vez los Incas tuvieron la respuesta y la practicaron, pero la solución tradicional desde Pizarro y peor en la República, ha sido la concentración del poder, que a su vez, es la fuente inagotable de inmoralidad y corrupción. Es fácil concluir, entonces, que la idea monárquica original estaba dirigida, primero a destruir y luego a vacunar al Perú del faccionalismo o de las «argollas», partidos, o mafias centralistas y en gran medida limeñas, que se seguirían reproduciendo como producto de la concentración del poder y la riqueza en Lima (y ya no en España, en donde el Rey «repartía la torta»). Pensó tal vez San Martín, que como en el caso de los reinos europeos, el principio de «un solo rey, un solo reino», devolvería al Perú el eficaz gobierno de los Incas que Pizarro le quitó. Pensó conjurar con un rey los dos grandes problemas genéticos con los que nacía el malsano unionismo del Perú criollo e independiente: la ausencia desde la conquista (por la ruptura histórica que esta propició) de una IDENTIDAD como nación; y por otro lado, la inmensa DIVERSIDAD demográfica, geográfica, climatológica y territorial, pero sobre todo étnica de nuestro país. El Protectorado de San Martín, no pudo encontrar en Europa o Asia un príncipe que quisiera arrancar de las fabulosas piedras del Qosqo el báculo de oro que enterró Manco Capac en sus entrañas. Al final el modelo de «república unionista» que se implantó fue el de las repúblicas napoleónicas, resueltas para la realidad europea, donde en sus minúsculos territorios una nacionalidad somete a las otras, a una férrea hegemonía centralista. Lógicamente esto no sirve para nuestra realidad. Ni menos para nuestra época, en la cual para colmo este modelo de organización estatal de las repúblicas unitarias ha entrado en obsolescencia y en crisis de muerte en la misma convulsionada Europa1. Hoy, en nuestro parlamento se debate insulsamente si la mayoría «genuflexa» hará del Congreso de la República una sucursal del Ejecutivo, o si solo se debe «corregir» la

anterior Constitución, etc; CUANDO LO QUE DEBE ESTAR A LA ORDEN DEL DIA ES EL CARACTER DE LA ESTRUCTURA FUNDAMENTAL DEL ESTADO, es decir, la «genética» de este Estado Criollo y falsamente unionista 2. Si el CCD no pone el debate en la raíz de la desgracia nacional, no se superará la crisis del Estado «unitario» actual. Más propio es hablar de Estados Confederados para una patria de múltiples nacionalidades, y se podría aprovechar la experiencia de los gobiernos regionales. Es imprescindible ahora que los peruanos reestructuremos un tipo de Estado que exprese los intereses plurales y diversos de todas las nacionalidades («todas las sangres») y dejemos de concentrar el poder (madre de la corrupción) utilizando un Estado que ya no funciona. La doctrina Fujimori quiere imponer un segundo Protectorado, para lo cual utiliza todas sus campañas contra la corrupción y discusiones vanas sobre términos subalternos a los del CONCEPTO DE ESTADO O ESTADOS que debe tener el Perú, estas son «yucas», para ensayar de nuevo cómo poner en práctica la vieja formula monárquica (esta vez «constitucional») de Don José de San Martín, a pesar de no tener hoy un ejercito Argentino-Chileno que lo respalde. *** Notas
1

«Dramas y Tragedias en Europa», Cornejo Chávez, «La República»,Pág. 10, 12/7/92. Ver: J. Matos Mar, «Desborde Popular y Crisis del Estado», IEP, 1984,1985

2

________________ Homenaje a Arguedas y al Día del Indio

LA UTOPIA CLASISTA HA MUERTO: ¡VIVA LA UTOPIA ANDINA! -Publicado en La República el 24/06/995-

No cabe duda que José María Arguedas es el autor cuyas ideas y conceptos adquieren mayor vitalidad cada día que pasa en el Perú actual, su «pensamiento», su obra y su presencia en nuestra historia, se va convirtiendo en el centro gravitatorio no solo de las ciencias sociales, sino de la política cotidiana de nuestro querido país. Aníbal Quijano, en la entrevista que publica DESCO en el último «Que Hacer», hace afirmaciones contundentes que confirman lo anterior; como por Ej.: «Aquí el Estado siempre fue una imposición de un grupo chico contra la vasta mayoría del país, que no solo era iletrada y campesina sino además india y rechazada»; «tenemos que cambiar de óptica, salir del eurocentrismo. No tenemos sociedad nacional, ergo no tenemos Estado nacional»; «aquí, las clases sociales también tienen color»; «la nacionalización de la sociedad quiere decir aquí, literalmente, la descolonización del poder»; y «el primer paso para ello es la consolidación del cambio de las relaciones de poder entre lo europeo y lo no europeo, mental y socialmente». Con estas afirmaciones, Quijano luego de largos treinta años comienza a poner aquellos «puntos sobre las íes» que le reclamara J.M. Arguedas aquella noche aciaga del 23 de junio de 1965, en la ya famosa Mesa Redonda sobre «Todas las Sangres» donde en opinión de José Miguel Oviedo «le hicieron un carga montón...» o «huayquilla» en buen peruano, (véase: ¿He vivido en vano?, Edit.IEP, 1985). Esa misma noche, triste víspera del día del indio, J.M. Arguedas escribió: «Creo que hoy mi vida ha dejado por entero de tener razón de ser... demostrado por dos sabios sociólogos y un economista, de que mi libro ‘Todas las sangres’ es negativo para el país, no tengo nada que hacer ya en este mundo. Mis fuerzas han declinado creo que irremediablemente». Posteriormente, el Taita José María resistió hasta 1969, año en el que fue vencido en esta confrontación, en que, en sus propias palabras «las dos naciones de las que provenía estaban en conflicto. El universo se me mostraba encrespado...». Henri Favre, intelectual francés, fue lamentablemente uno de aquellos sabios sociólogos a los que se refirió Arguedas. Favre trató, aquella noche, de liquidar la visión arguediana del Perú, cuando le espetó: « Yo he vivido 2 años, 18 meses en Huancavelica en una región del área del Doctor Arguedas y no encontré indios, sino campesinos explotados». Evidentemente, Favre exigía en forma soberbia que la novela de Arguedas debía sujetarse a un «análisis de clase».

Hoy en día, después de 30 años de historia, esta demostrado que el análisis «clasista» es un método teórico deficiente, escaso, y que ha sido perversa e inútilmente utilizado como «utopía clasista» para la solución de los problemas históricos del Perú, y hasta del mundo. Esta perversión intelectual ha provocado perdidas moustrosas como los 30,000 muertos, miles de desaparecidos y pueblos arrasados; en su mayoría indios, que el Sr. Favre ni nadie ya encontrará. Este es el saldo que ocasionan los alumnos aplicados de la escuela occidental, que ensayan sus «teorías» con el pueblo indígena, «costo social» del Perú, y que no dudamos persistirán en aplicar. Felizmente allí están ahora las Rondas Campesinas para resistir. Rondas que, usando términos de Quijano, «también tienen color» y que al igual que al Día del «Campesino» -infeliz término racista-, sería mejor llamarlas por su digno nombre: Rondas Indígenas. Cuando se ha sido un mal alumno de la escuela occidental, bien pueden los maestros europeos o criollos reñirnos, castigarnos y hasta condenarnos por nuestra forma de pensar «no europea». Lo que nunca lograrán es impedir que una mayoría en nuestro país, rechacemos como nuestra a esa cultura europea, a pesar de haberla estudiado y usarla, a pesar de haberla sufrido y asimilado. Pero hablar de lo peruano como lo «no europeo», es también una forma de evasión. La tarea actual es definir, consolidar y refundar para el futuro nuestra escuela andina, cultura y nación, pero sobre todo refundar nuestra politica o estado-nacion. Dentro de esta formidable tarea, debemos agradecer y aplaudir a maestros como Aníbal Quijano que han comenzado a «poner los puntos sobre las íes». El Taita José María Arguedas, en el panteón de los Apus andinos, debe estar contento, estará sonriendo, porque mas vale tarde... ***

______________________________ El objetivo supremo de todo peruano

REFUNDAR EL ESTADO-NACION -No publicado, Arequipa, 23/11/95-

Arguedas no es un propiamente un escritor indigenista, o de la literatura indigenista. Es mas bien un escritor futurista del Perú que veremos en el próximo milenio. Porqué decirle indigenista a un escritor que reclama al Perú para sus verdaderos herederos. Con él comienza recién el mestizaje, es el escritor del mestizaje auroral, aquel mestizaje que siempre fue negado por la desidia y la soberbia del colonialista que siempre busco no la mezcla sana sino la invasión, es decir el envenenar un cuerpo social o histórico para ocuparlo totalmente poco a poco, desalojando paulatinamente «al Otro», al aborigen, al

nativo, al indígena; y qué mejor método que la violación masiva, como instrumento de reproducción social, o el «choleaje» como forma de transformación de los bastardos nacidos de la violación. Los que ven en la globalización un Perú reducido a una «tierra de nadie», son como los que van a un mercado a venderse ellos mismos como mercancía, porque en la comunicación y en el comercio siempre deben existir dos sujetos que intercambian mercancías o señales comunicativas, cuando existe un solo sujeto, no hay ni intercambio, ni comunicación; lo que hay es algo mas de lo que ha habido en estos últimos cinco siglos: invasión, pura y llana invasión. Y la «conquista» en nuestro país debe cesar. Ya las estructuras heredadas de la colonia, en el Perú no están ni lo suficientemente fuertes, ni son lo suficientemente eficaces, como para seguir con la aventura colonialista. En México lo intentaron, y allí surgió Chiapas, y ahora, ¿ Qué van a hacer con nuestros hermanos indígenas de Chiapas ? ¿Los mataran a todos?, ¿Los acusarán de terroristas?, de comunistas?. Allí, se ven cara a cara las fronteras de dos civilizaciones; la indígena y la occidental. Hablar sobre la identidad, no es precisamente referirse a la condición humilde del origen en un poblado serrano, es fundamentalmente levantar un programa de gobierno que dé solución a los problemas urgentes de las mayorías postergadas, de esas cuatro quintas partes de nuestra población, que señaló J.C. Mariategui en «El Problema del Indio», y que hoy por su explosiva tasa de fecundidad y natalidad, deben haberse convertido en las nueve décimas partes. Un Programa que reconociendo la esencia agrarista del Perú, señale la solución al problema del hambre en nuestra patria por una «vía peruana» de desarrollo agro-industrial, y que destruya esa competencia desleal promovida desde los sucesivos gobiernos anti-nacionales, promotores de los subsidios a los cultivos extranjeros y del dólar barato como prebenda para los grandes importadores de alimentos, proceso que día a día destruye nuestra agricultura nacional. El antiguo problema «de la tierra» señalado por J.C. Mariategui, se ha convertido además en la lucha actual por el control de los mercados agropecuarios, por el control del financiamiento y del crédito, y mas aún, por la Identidad y la soberanía nacional. Si los candidatos que quieren usar la identidad como bandera electoral no desarrollan estos puntos en sus Programas, es por demás que sigan hablando de identidad a un pueblo que ya sabe bien como un «chinito» a usado el camuflaje para «meter yuca». La identidad mas que en la piel o en la ropa, nuestro pueblo la lleva en el alma y en la lucha irrenunciable por un programa de reivindicaciones históricas secularmente postergadas. Ser el candidato de los «cholos» ha sido panfleto recurrente en las candidaturas electoreras de antaño. Pasadas las elecciones los cholos vuelven a ser cholos y los candidatos elegidos, bien gracias. Esto es precisamente el significado popular de «hacernos cholitos». En las actuales elecciones (1995) el que mas sabe aprovechar sus rasgos de «cholo» es Toledo, y aunque su campaña puede ser pragmática y efectiva, el peligro de sus imposturas electoreras radica en que la opinión pública esta identificando irremediablemente identidad con raza. Es que la reivindicación de la identidad, no es precisamente una lucha racial, ni siquiera es así en otros pueblos colonizados que no han

tenido un desarrollo cultural y civilizatorio muy avanzado. Afirmar que una campaña por la identidad es una campaña racial, es solo producto de la ignorancia o de la viveza de algunos racistas criollos que quieren impedir el surgimiento de nuestra identidad como ideología y programa en la lucha electoral; y tienen un buen «sparring» en Toledo. Hace mucho tiempo la raza indígena ha dejado de ser el único cántaro o recipiente de nuestra cultura o civilización andino-amazónica, aunque nunca dejará de ser su corazón. Precisamente, es J.M. Arguedas quien en su testimonio de vida, en su lucha y en su muerte, da pruebas fehacientes de ello. La lucha por la identidad ES UNA LUCHA POR NUESTRA CULTURA Y CIVILIZACIÓN, que es preciso no confundir con nuestras razas, que para deleite o para desgracia de muchos, en nuestro Perú la identidad andino-amazónica pertenece ya a todas las razas, es patrimonio de «todas las sangres». He ahí la propuesta incluyente y distintiva de nuestra cultura. La cultura andina no es excluyente, como si lo es la cultura occidental. De aquí nace también la potencia y universalidad de la identidad Indígena que es el alma de la identidad Nacional del Perú. Pero el hecho de que lo racial no sea el punto medular del problema de la identidad, y que ésta tenga una vocación «incluyente» no significa, ni justifica que se diga o se crea que nuestra identidad es un saco vacío, o «tierra de nadie» que se puede llenar con cualquier contenido venido del extranjero; tal como lo deja entender el candidato Toledo. Por consiguiente, tampoco la mezcla de razas implica una mezcla de identidades o la aparición de una nueva identidad. Este tema y discusión sobre la identidad, con el paso del tiempo, viene convirtiéndose en el punto medular de las ciencias sociales y de la política de nuestro país. Pero es necesario mayor precisión. En el Perú no hay un mar de culturas o identidades, como argumentan los que quieren confundir o chacotear la discusión. El Perú es un país, como muchos otros con dos culturas fundamentales: La cultura local u originariamente indígena, llamada propiamente ANDINO, cultura y civilización de un pueblo forjador de un proyecto histórico que los científicos del Seminario de Arqueología de la PUC, (en su Boletín Arqueológico Nº 19) dan pruebas testimoniales de 4 milenios de desarrollo institucional continuado; y por otro lado, tenemos la cultura OCCIDENTAL también de varios milenios de desarrollo, pero en otros continentes y teniendo de por medio un océano y la agraviante irrupción a sangre y fuego en el nuestro. Esta visión polarizada: occidente-mundo indígena, nos lo ratifica J.M. Arguedas, cuando escribe: «Las dos naciones de las que provenía se hallaban en conflicto, el universo se me mostraba plagado de confusión, de desorden, mas que deslumbrante, exigente». No agredimos a nadie cuando decimos que la identidad de las absolutas mayorías del Perú es la identidad andina; siendo esta identidad local y propia el eje donde debería girar el centro gravitacional de la política del Perú. Desde allí es de donde se buscará recién el dialogo intercultural, diálogo que J.M. Arguedas empezó, a pesar de su suicidio, esa muerte nos señala que el tránsito es difícil, muy difícil, él como nadie promovió prematuramente el encuentro de las dos identidades, de los dos mundos. Este es el camino para la superación del desencuentro, del atropello y del agravio histórico. Mas luego, desde ese centro gravitacional, que representaría un Estado Multiétnico de IDENTIDAD

ANDINA, que incluya los aportes de la identidad occidental, sería el inicio de la mezcla de elementos o forja de una interculturalidad o nacimiento a un mestizaje digno. Si en la Sud África de Mandela se ha iniciado ya ese proceso entre la cultura africana y la occidental, en el Perú también podremos. ***

_____________________ ¿ Reconocimiento étnico?

SATURNINA Y LA MAGIA BLANCA -Publicado en La República el 26/08/98En el Perú se viene tomando cada día mayor conciencia de lo profundo que es ese racismo «solapado» o subliminal, que hemos caracterizado de racismo estructural en anteriores artículos. Hace poco, a raíz de las denuncias periodísticas contra la discriminación racial ejercida por algunos establecimientos públicos que «se reservan el derecho de admisión», se puso en evidencia ante la opinión pública y el INDECOPI que, la «admisión» es para gente de raza blanca. Es decir, la solvencia económica que demuestran ya muchos indígenas, negros y mestizos, que exhiben sus celulares y tarjetas de crédito, sirve cada día menos como «detergente blanqueador». Una respuesta estereotipada a esta confrontación que sufre, todavía silenciosamente, toda nuestra sociedad, podemos verla en la novedosa propaganda de TV: «Saturnina Luna va de compras». La «caserita» indígena con su sombrero y sus polleras, representa la imagen del Perú tradicional (el pasado), que acude a la tienda de «los otros», estirados y blancos vendiéndole «modernidad» (el futuro), asombrados del poder de compra de Saturnina. Excelente imagen del Perú omnipotente, del Perú oficial, que ha dejado de ser el medio natural de Saturnina, que al final les regala un paquete de… papas. Este réclame a pesar de su tácita ingenuidad, sin embargo demuestra que la imagen indígena quiere ser mejorada. Hasta hace poco, solo aparecían en comerciales de detergentes como el de «Magia Blanca», en donde el mensaje subliminal era muy claro, pues a punta de «limpiarles la mugre», los iría haciendo blancos, como por arte de magia. Este spot de Saturnina y su tarjeta de crédito, nos puede servir como una clara imagen de la auto conciencia de la opinión pública sobre los «asuntos» indígenas. Este spot nos autorretrata como un Perú plural y nos recuerda que hay diferencias entre peruanos que son abismales, pues aún los ciudadanos indígenas, si bien pueden acceder a las tarjetas de

crédito o simplemente al dinero abundante, (los llamados cholos exitosos) no han conseguido todavía los mínimos espacios legales y jurídicos, que les pueda dar una existencia formal, o reconocimiento legal que abra la posibilidad de «su» futuro indígena. Si bien la Constitución implícitamente dedica unos 5 o 6 artículos a los indígenas, al no reconocer explícitamente su existencia, no reconoce y obvia sus derechos. A pesar de todo, nuestra Constitución sigue siendo una ley para poblaciones homogéneas, en donde los indígenas (y sus homólogos: mestizos, sambos, negros, cholos, etc.,) como población mayoritaria no han alcanzado el suficiente RECONOCIMIENTO FORMAL O LEGAL, respeto, ni menos, el cariño y estima social del sistema criollo dominante que, como vemos, sigue siendo cruentamente segregacionista y excluyente. Qué duda cabe si hace poco el Congresista Anselmo Vidal Revilla sufrió el aparatoso atropello del racismo -manifestado en la mayoría de las instituciones públicas para con «los cholos»- por parte de ciertos miembros de la PNP, que denigran racialmente al detenido para, por contraste, sacar a relucir sus características blancoides como símbolos del poder establecido. En el Perú no hay respeto por los indígenas y «cholos», porque no hay un reconocimiento formal, la mayoría de peruanos vivimos en una ilegitimidad formal (alegalidad?) o lo que podría llamarse una presunta «bastardía» que nos excluye del Perú y de su futuro. Entendemos que el problema del no-reconocimiento formal o legal de los Pueblos y ciudadanos indígenas, para muchos políticos y analistas debe ser una cuestión de Estado, pues la exclusión es de plano y tautológica: «los indígenas con su reconocimiento jurídico pondrían en peligro la cohesión y la unidad del Estado y de la sociedad peruana», olvidando que debilidad y división son esencia del Estado singular. Nuestro Estado debe avanzar a la modernidad pluralizándose hacia la diversidad de los pueblos que constituimos el Perú y que dicho sea de paso, es nuestra mayor fuerza estratégica como nación, si y solo si la unión nace del reconocimiento y respeto mutuo. Mas temprano que tarde tendremos que afrontar este diálogo y debate sobre los Pueblos Indígenas y su reconocimiento formal y avanzar hacia la conquista de una paridad jurídica en la diversidad, como tarea imprescindible para construir un verdadero Estado-nacional. Y dejemos para la historia este Estado-faccional de la criollidad que es lo que nos tiene subdesarrollados y dependientes. ***

__________________________ LA OEA Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 06/06/97-

En un país como el Perú, de mayoría indígena, y que junto a México, Guatemala y Bolivia albergan mas del 80 % de la población indígena de las Américas; con ocasión de la Asamblea de la OEA, resulta imprescindible alzar la voz para denunciar los atropellos graves por parte del oficialismo contra los peruanos originarios: los indígenas, cuyo «hábitat» casi exclusivo es la extrema pobreza. Afrentas contra el Perú originario, como la Ley 26505 o «ley de tierras» o la última «Ley de titulación de las Comunidades de la Costa», aprobada por el Congreso el 30/4/97, y que pronto (apenas pase la reunión de la OEA) será promulgada por el Presidente; ley que algunos congresistas han titulado de despojo y destrucción de las Comunidades Indígenas; son parte de las perlas que nos han permitido en muchos artículos anteriores y en esta misma página, analizar y divulgar los problemas mas graves que enfrenta, no solo la población mayoritaria del Perú, sino y por eso mismo todo nuestro país. Un país como muchos en América que aun no culmina su independencia, que no ha recuperado su identidad o soberanía subjetiva, un país en los que aun sus mayorías no gobiernan, debido principalmente a ese tutelaje político que ejercen las minorías criollas centralistas sobre el Estado, tutelando una democracia minusválida, en donde las reglas suelen ser cambiadas al vaivén de las coyunturas. Nuestro Estado es, pese a todo, aun criollo oligárquico, feudalizado en términos étnicos, porque el llamado «síndrome colonial» aun domina muchos de los espacios materiales y espirituales de países que siendo plurinacionales no tienen un Estado plurinacional, pues siguen sometidos a un férreo control cultural y político por parte de minorías. Minorías criollas y de mestizos aculturados que hoy en el Perú han decidido liquidar o «disolver» a las comunidades indígenas. Dejando el análisis técnico y pormenorizado de ambas leyes, pues el espacio y carácter de esta página no son los apropiados, solo diremos que estas leyes son antiindígenas y por tanto son discriminatorias y con un encubierto pero fuerte espíritu RACISTA. Queremos llamar la atención de los dignos representantes de los países de América ante la OEA, para que confronten y comparen el espíritu y la forma de ambas Leyes de tierras, con el Proyecto de la «Declaración Interamericana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas», y se den cuenta por Uds. mismos el nivel de degradación que existe en el Perú de aquellos principios jurídicos internacionales del DERECHO INDÍGENA, que actualmente se desarrollan y no solo en la OEA, sino también en la ONU y otros foros internacionales. Degradación jurídica que es ocasionada por una ideología criolla colonialista sobre los Pueblos Indígenas, que exagera al máximo los principios neoliberales, llevándolos a un fundamentalismo enfermizo, que contamina no solo el «trato» a los indígenas peruanos, sino al conjunto de la sociedad, a la que se le «cholea» cotidianamente, para muestra basta un Tribunal Constitucional. Seria muy justo que la OEA, en su período de sesiones en esta tierra de los Incas, otorgue la mayor importancia al tema indígena y se pronuncie en general sobre la política que deben seguir los Estados americanos sobre la SUPERVIVENCIA DE PUEBLOS Y CULTURAS INDIGENAS, SU DOMINIO TERRITORIAL Y SUS FORMAS TRADICIONALES Y COLECTIVAS DE CONTROL Y USO DE TIERRAS; que es lo fundamental para su sobrevivencia al neoliberalismo y al colonialismo interno subsistente; además que opinen sobre temas relacionados a la Institucionalidad Indígena y los principios

de la DEMOCRACIA PLURINACIONAL, erradicación de la pobreza (que en América es fundamentalmente indígena), Convivencia cultural y política en los Estados Plurinacionales, Desmilitarización de áreas indígenas, Respeto de los Estados a los instrumentos internacionales de DDHH de los indígenas (Convenio 169 de la OIT y otros), y finalmente sobre la biodiversidad, ecología y derechos de propiedad intelectual de los Pueblos Indígenas. Como se podrá concluir, y vista la amplitud de los temas INDIGENAS sobre los que urge su pronunciamiento, es imprescindible que la OEA, convoque y realice una verdadera consulta con las Comunidades Indígenas del Perú, sobre su BORRADOR DE «DECLARACIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS INDIGENAS»; de lo contrario gobiernos como el peruano y sus leyes de tierras, seguirán haciendo tabla rasa y burla de los principios jurídicos que firman (como los del Convenio 169 de la OIT). Finalmente, ahora no se podrá argüir que no se hace consulta porque no existen organizaciones indígenas nacionales centralizadas, con capacidad de interlocución; pues ahora tenemos ya una COORDINADORA DE COMUNIDADES DEL PERU, además de las Centrales Indígenas históricas de la amazonía. ***

___________________________ Bárbaros, indígenas y proletarios

LA DEMOCRACIA QUE PADECEMOS -Publicado en La República el 21/01/98-

En el excelente artículo de mi paisano Alfredo Quintanilla Ponce, publicado en LR del 26.12.97, Pág.22, afirma: «y los proletarios del mundo de hoy son los pueblos indígenas»; habría que precisar que por lo menos en los países de Centro y Sud América siempre lo fueron. El mundo Occidental cuando se reducía al imperio romano, llamaba «bárbaros» a los no-occidentales, luego cuando sirviéndose del cristianismo se «globalizó» a todo el continente euro-asiático, a los «nuevos bárbaros» se les puso el apelativo de «indígenas». Eran usos y costumbres de ese tiempo «cazar» bárbaros y posteriormente indígenas para tener esclavos o humanos animalizados que les trabajaran a los poderosos occidentales. Precisamente «trabajador» viene de «traba», que era el grillete que se les colocaba a los esclavos para que no escapen. Es historia conocida que Europa a partir del siglo XV invade y ocupa el resto del mundo. Esto nos puede explicar porqué la OIT, como organismo multilateral especializado en los trabajadores, es la primera institución de la ONU que se viene ocupando de proteger

a los «Pueblos Indígenas» a través de sus Convenios o Tratados (el 107 y el 169). Porque, ¿cómo explicar que un organismo «del trabajo» se dedique a proteger los Derechos Humanos de pueblos enteros? -y no solo sus derechos laborales-. Lo cierto es que en el Derecho Laboral internacional bien podemos ubicar a «los pueblos indígenas» como «una especie de trabajadores» que están entre los esclavos y los asalariados. Conclusión similar se puede concluir de la existencia, hasta hace poco, del Ministerio de Trabajo «y Asuntos Indígenas» en el Perú. Precisamente para tener una conciencia clara de lo que significa la «democracia tutelada» de la que se habla hoy en día, es necesario comprender bien LA IDENTIDAD DE LA MAYORÍA DE PERUANOS QUE SON PRECISAMENTE LOS INDÍGENAS; sin descuidar el otro gran porcentaje «que procede» del mundo indígena. J.C. Mariategui, en su tiempo, dijo que las cuatro quintas partes de los peruanos eran indígenas; pues ahora esa proporción debe ser mayor, puesto que no se comprendería cómo es que con tremendos índices de natalidad y fertilidad los indígenas dejamos de ser proporcionalmente menores en población. Claro que los proceso de transculturación y aculturamiento «blanquea» cada ves mas y mas a los indígenas, mas aun su identidad se repliega subjetivamente pero no se pierde. Esta «democracia tutelada» decíamos, no es algo coyuntural o invento de Fujimori o del General Hermoza Ríos, no, es una democracia del sistema estructuralmente tutelada y minusválida, CARNE Y HUESO DEL ESTADO CRIOLLO. Saber quién es quién en el Perú, es muy importante para no seguir siendo una triste caricatura de occidente. Por ejemplo, los que hablan de «la democracia» como un «ideal» sistema de gobierno, olvidan que esta democracia esta PARAMETRADA CULTURALMENTE y que tal vez, en Europa funcione bien, pues allí todos: capitalistas y trabajadores son CIUDADANOS DE UNA MISMA CULTURA. En América del Norte no, porque allí siguen los pueblos indígenas privados de sus derechos elementales. Bajo estos criterios pluriétnicos, no existe «la democracia», sino múltiples democracias, tantas cuantas culturas hay, pensar lo contrario es caer en el europocentrismo, que es el tinte residual del racismo blanco (que hoy muchos llaman «globalización»). Ahora bien, cada democracia corresponde a su vez a su particular división social del trabajo, la Occidental crea una particular «democracia económica» (donde el propietario tiene el 100% de los votos) que determina su «democracia política». En nuestro mundo andino-amazónico este tipo de división no existe o existe diametralmente diferente, lo cual crea también una particular «democracia andino-amazónica», que lógicamente este Estado no reconoce ni respeta. La democracia ha existido desde el Perú republicano como «calco y copia» de la europea. Es decir ha sido siempre la democracia de un Estado criollo singularista y excluyente, un sistema de CONTROL POLÍTICO de los Pueblos Indígenas. Esta caricatura de «democracia occidental» significa el absolutismo en lo político y el mercantilismo en lo económico, del Estado criollo, que ya muchos señalan que es necesario refundar. ***

______________________________

VARGAS LLOSA CLAMA: ¡CONSUMAR EL ETNOCIDIO! -No publicado; Arequipa, 30/10/92-

En el Comercio del 28/10/92, aparece un artículo de Mario Vargas Llosa, titulado «Cabezazos con la Madre Patria»; que representa una verdadera apología al colonialismo y al etnocidio de estos 500 años que culminan. Tal como lo señalan varios investigadores peruanos, como Max Hernández y Cesar Delgado Díaz del Olmo, el mestizaje esta teñido del fenómeno o «pecado original» del bastardismo, lo cual en resumen significa que las madres de los mestizos fueron originalmente (y simbólicamente hoy) tomadas en cópula carnal en la mas absoluta promiscuidad, lo cual a creado el MESTIZAJE BASTARDO, conceptualizado por la incapacidad de los hijos de dicha promiscuidad, para asumir en sí mismos el espíritu de la ley y el orden1, esto a su vez como producto de la violencia desenfrenada que practicaron los europeos cuando invadieron y ocuparon América. El oro y los metales preciosos no fueron la única atracción de América para los europeos, «centenares de los que se embarcaban para América en realidad vinieron huyendo de España cuyo epicentro de frustración era la represión sexual»2 Mas que lugar de oro, América para los europeos fue lugar de promiscuidad sexual, «todas las clases sociales de España, incluidos los eclesiásticos, pronto supieron de esta atracción, del oro secreto de América»3. La Huestes de Hernán Cortez son recordadas en México, como los procreadores de la «gran chingada»4, que se resume en poblados indios asolados por la ferocidad europea que se cebaba con las mujeres indias, antes de entregárselas a los perros de guerra. Tal vez por este recuerdo de los valientes y gallardos «conquistadores de indias», es que muchos mestizos, quitando el cuerpo, prefieren hablar de la «madre patria» (original o simbólica), ubicándola en España y no en esas madres indias violentadas por la invasión y ocupación europea. Claro, si se trata no solo de ubicar a su madre en España, sino también a su padre, puede decirse tranquilamente, como lo hace MVLL, que aquella «gesta (sic) fue para bien» y que aquella cultura occidental que nos trajo el etnocidio, la violación masiva y el mestizaje bastardo, «desde entonces es también la nuestra».

Sintiéndose ajeno, de esta manera, es explicable porque luego, MVLL ubica en el mismo párrafo un contrasentido absurdo, una pregunta y su respuesta anticipada y hasta parece no darse cuenta de que «sí fué malo que los españoles llegaran tan lejos» y que los «latrocinios pasados», sí crean una cuantía de deudas (calculada por el Colegio de Economistas del Perú, hace muy poco) y que estas son la causa de que «después de tantos siglos sigan discriminadas y marginadas» las poblaciones indígenas, mayoritarias en varios países de nuestra América. Habrá ingenuidad y candidez en las preguntas de MVLL?, cuando dice: ¿Porqué la integración es tan lenta y difícil ?, el cree, a pesar de todo que sigue tratando con salvajes, no entiende que es muy difícil desaparecer, exterminar a NACIONES enteras de seres humanos de una alta civilización, que agraviados y sin reparación histórica RESISTEN al más pérfido, persistente y corrosivo colonialismo. Y peor aún, pregunta ingenuamente: ¿Qué se puede hacer para acelerarla?, es decir, la respuesta mas eficiente, es que para acelerar el exterminio y la extinción de culturas y civilizaciones, so pretexto de, como dice MVLL, «promover el desarrollo y la modernización», es necesario hacer con los indios lo que Adolfo Hitler no pudo hacer con los judíos. Los «novísimos indigenistas», no hemos olvidado que hace mas de siglo y medio existen «naciones latinoamericanas independientes», pero los «novísimos liberales» tampoco deben olvidar que esas poblaciones indias que se trata de «integrar» a las naciones «latinas» son poblaciones de seres humanos que como todos los pueblos exigen ser «naciones para si» y que por elemental respeto a sus derechos humanos colectivos se debe reconocer su nacionalidad, y que si dentro de los regímenes y «gobiernos republicanos ineptos como la administración colonial, no hay solución para el problema indígena»(MVLL), es precisamente por eso mismo: Porque hay un problema, o como les gusta llamarlo a ciertos intelectuales, un «síndrome colonial» no resuelto. Y es que el problema no solo es económico, político y cultural (como dice MVLL), es un problema de COLONIALISMO ENCUBIERTO, interno, encapullado, enconchavado; colonialismo al fin, que debe ser sacado a luz, afrontado, desinhibido y resuelto de una vez por todas. El Perú «se jode» en el momento en que NO SABEMOS O NO PODEMOS O NO QUEREMOS RECONOCER QUE SEGUIMOS VIVIENDO UNA ETAPA COLONIALISTA. Por supuesto, en el «Perú de todas las sangres» hay lugar para todos; pero dejémonos de criolladas, desagraviémonos y seamos capaces de aceptar las consecuencias de tal desagravio histórico. La violencia peruana no es producto de Abimael Guzmán, es producto del AGRAVIO SIN REPARACION, y mientras mas pronto la realicemos, mas pronto desaparecerá la violencia. No se trata pues, como dice alegremente MVLL de «modernizar u occidentalizar a las culturas y pueblos indígenas», sino todo lo contrario, debemos DESCOLONIZARLAS, pero, qué significa eso? , la respuesta la pueden dar los expertos de la ONU y otros peritos de las universidades del mundo. O mas fácil, preguntemos a Yasser Arafat o a Ernest Mandela. Lo que pasa con MVLL y otros novísimos liberales es que sus «mas remotos antepasados», han maltratado tanto al pueblo indio americano, que pasarán algunos años mas para que surjan de esa cruel atrocidad, de esa tortura histórica que MVLL llama «occidentalización del pueblo indígena», líderes indios de la talla de Gandhi, Arafat o Mandela. Pero surgirán, de eso podemos estar seguros.

Además «el insuficiente (sic) y cruel mestizaje del que habla MVLL, sugiriendo así mas «chingada», por las razones expuestas, no ha «herido de muerte» a nadie mas que así mismo. De qué «mestizaje» hablamos?, en opinión de Max Hernandez, que es un distinguido siquiatra social, el mestizaje es un detergente con el que los indios se blanquean; es un puente, una situación de tránsito; entonces podemos decir que el mestizaje es la principal herramienta de los colonialistas y racistas pro-occidentales de hoy. En el Perú, están presentes hace 500 años y cada vez con mayor claridad estas dos tendencias históricas: la de los patriotas que luchan por la libertad e independencia autentica y definitiva, y en el bando contrario: el de los colonialistas. La primera tiene como cimiento nuestra identidad indígena andino-amazónica y el respeto a la diversidad (que era principio esencial de gobierno de los Incas); en cambio el colonialismo, que es excluyente y racista, se encubre descaradamente en el mestizaje y dice con MVLL, que este ha «herido de muerte y a sustituido buena parte (sic) del acervo cultural propio» y en el colmo de su filiación invoca directamente a consumar el etnocidio, a través de una verdadera eutanasia para los pueblos indios cuando dice: «es la occidentalización del pueblo indígena un crimen (sic) o la vía mas rápida para que venza el hambre y la explotación de que aún es objeto?». Que MVLL les vaya a decir a los ingleses que se africanicen, o a los israelíes que se vuelvan islámicos, o que les diga a los argelinos que su «madre patria» es Francia, para que sepa qué significa para los pueblos indios «occidentalizarce» y cuánto hiere nuestra dignidad cuando dice que nuestra MADRE es España. Lo que sucede es que para MVLL y los liberales de hoy no existe no puede existir una vía propia, indígena, de vencer el hambre y la explotación, y es que para los occidentales totalitarios de hoy y siempre, émulos aprendices de Adolfo Hitler, nunca existirá otra vía de modernización y progreso que no sea la del absolutismo occidental, este fascismo y racismo encubiertos son el santo y seña, la esencia del novísimo liberalismo contemporáneo en el Perú, y que MVLL pretendió liderar, el mas añejo y descarnado colonialismo racista. *** Notas
1

«La República», Suplemento del 23/02/92, pag 28.
Abel Posse, «A los 500 Años del Choque de Dos Mundos», pag. 197, Edic. del Sol, Bs. As., 1987 Ibid, varias págs. César Délgado Díaz del Olmo, «El Diálogo de Dos Mundos», Edit. UNSA, Areq. 1991.

2

3

4

______________________ II PARTE MOVIMIENTO INDÍGENA _______________________ En Ecuador, Perú, Bolivia.

EL PUEBLO QUECHUA ES UNO SOLO -Publicado en «La República» el 22/12/99Hasta hace muy poco, la prensa, los políticos y los formadores de opinión en el Perú, cuando se referían a los derechos de los indígenas, y tenían que asignarles prioridad en sus programas, les daban un extraño lugar, luego de los derechos de las mujeres y de los homosexuales. La razón de este trato o ubicación, nunca me quedará claro, es como si los «asuntos indígenas» fueran extraños, o exóticos. O tal vez lo hacen por burlarse. Una herencia de este trato, o «ninguneo» es la ubicación actual de los «asuntos indígenas» en el Ministerio de la Mujer (PROMUDEH), con la llamada SETAI o «Secretaría Técnica de Asuntos Indígenas». Cosa que no tiene lógica si tomamos el dato del Banco Mundial que da a los indígenas una cantidad aproximada a la mitad de la población nacional. En la década de los 80, sucedieron tres hechos históricos en nuestro país y continente que hicieron que nuestras élites políticas, intelectuales o «inteligencia» en general, tuvieran que aceptar a regañadientes, que el tema indígena, era un tema de vital y de urgente tratamiento para las universidades, ONGs, y sobre todo para el Estado. Estos tres acontecimientos fueron: 1.- El asesinato colectivo de Uchuracay, 2.- La guerra de las Malvinas y 3.– La guerra interna que desató SL. Dejaremos para los «indiólogos» (a manera de los «senderólogos»), el estudio y reseñas de estos fenómenos y otros, que provocaron un cambio de percepción y atención del Estado y de los intelectuales peruanos sobre los indígenas. Lo cierto es que de «un momento a otro», así como desapareció sin pena ni gloria, el «Instituto Indigenista Peruano» del Ministerio de Agricultura, apareció en el Ministerio de la Mujer (PROMUDEH) una Secretaría Técnica de Asuntos Indígenas, promovida por el Banco Mundial y el BID. Esto de «asuntos», creo, lo copiaron del tratamiento gringo a los «affaires» con «sus» indígenas: las famosas «Ofice indigenous affair» de los EEUU. Es decir, como si se tratara de un «negocio» del Estado con los indígenas. Igualmente en el poder legislativo y por iniciativa del congresista Miguel Quicaña, fue muy sonado, este año,

el cambio del reglamento del Congreso para incluir una Comisión de Asuntos Indígenas (lo de «asuntos» en un Legislativo si que huele mal). Al final, el oficialismo no pudo decidir quien sería su presidente y la canceló. Por el lado de los Pueblos Indígenas, la organización avanza. En LR del 21/11/95, en artículo titulado; «Por una agenda nacional de trabajo», anunciamos tempranamente la realización de una «I Conferencia de Derechos Humanos y Pueblos Indígenas», este evento se realizó con éxito dos años después, en la ciudad del Qosqo en diciembre de 1997, donde nace la Conferencia Permanente de los Pueblos Indígenas del Perú, COPPIP; organización que ha sabido llenar el espacio de interlocución de los indígenas peruanos; y que a permitido que últimamente se llevara a cabo el «Primer Encuentro de los Pueblos Quechuas de América», que ha sido otro gran éxito; pues sin ánimos triunfalistas, los dirigentes indígenas peruanos, apoyados por la UNSAC, lograron reunir en Qosqo a la «crema y nata» de la dirigencia indígena Quechua. Dirigentes como Valerio Grefa, parlamentario creador del Movimiento Pachacuti del Ecuador, el «cocalero» diputado boliviano Evo Morales y Luis Maldonado con rango de Ministro ecuatoriano y Presidente del Directorio del Fondo Indígena, entre otros, se percataron rápidamente que el problema de la organización indígena en el centro del colonialismo, como lo es Perú, es muy engorroso y difícil, sobre todo por la brutal presencia de 15 años de SL y más de 50 años de otros singulares «mariateguistas». Juntos visitamos con veneración nuestra ciudad sagrada del Qosqo y oramos nuevamente en el altar mayor del Qoricancha, prometiendo reunirnos otra vez en octubre del año 2,000 en Quito, la tierra de Atahualpa, para seguir trazando la estrategia de reintegración de nuestros países andino-amazónicos, como es la obligación de los dueños de casa ***

___________________________ I Congreso Indígena en el Qosqo

NUEVOS ACTORES EN LA ESCENA MUNDIAL -Publicado en La República el 15/12/97-

Del 2 al 5 del presente (1977) se llevó a cabo con gran éxito el I Congreso de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas del Perú, convocados por el Qosqo (La UNSAC y las Organizaciones Indígenas), dando fe de su misión histórica. Respondieron a su llamado casi todas las organizaciones de la selva amazónica, además de una bien nutrida delegación de organizaciones indígenas de la sierra y de la costa. También asistieron las «añejas» Centrales Campesinas, CNA y CCP, apurados en renovar sus idearios, programas y dirigencias. Con este Congreso, los indígenas se hacen presentes como «nuevos actores» de la escena política nacional. Seria un craso error que las organizaciones indígenas del Perú siguieran un derrotero «culturalista», «gremialista», «etnicista» o incluso «clasista». Los indígenas tienen esencia y vocación de PUEBLOS Y DE CIVILIZACION y las dimensiones de su movimiento en toda América y en el mundo, son claramente civilizatorias y políticas. Y no podría ser de otro modo ya que de México a la Patagonia, los Pueblos Indígenas vienen alcanzando protagónicos roles políticos en sus países. Aquí, haremos una reseña de los movimientos indígenas de América, lo profundo de sus mensajes y remataremos con las conclusiones del Congreso del Qosqo. Al sur de México, desde Chiapas hasta la misma frontera norte con el imperio, el Zapatismo quiere «poner de pie» al país dizque «mestizo» líder de latinoamérica. La «punta de lanza» en el mundo de la lucha contra el neoliberalismo, flagelo económico de los pueblos, no se encuentra en la social democracia ni el «laborismo» europeos, menos en «Al Fatah» Palestino o el Congreso Nacional Africano; no, se encuentra nada menos que en la selva Lacandona, en un puñado de Pueblos Indígenas, organizados en el EZLN, (que no pudo ser declarado terrorista por el Departamento de Estado-USA) y vienen cantándole nuevamente al imperialismo: «la cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar». Y en su mensaje político resaltan bien la originalidad de su cultura: «los indígenas no queremos el poder, queremos que se tome en cuenta nuestra existencia». (claro, si nos han estado negando 500 años). Y sobre el Poder, los «zapatistas» lo comparan con la luna, cuando dicen que es algo peor que la vanidad en ciertas mujeres, pero de su misma naturaleza, es decir, el Poder es la efímera ilusión de la vanidad; lo dicen en el lenguaje de los brujos o de los poetas, en el lenguaje mágico de la realidad indígena; así se lo contaron a medio mundo por internet en la leyenda titulada «La Malcontenta», en una parte dicen: «Porque resulta que los dioses habían guardado la luz dentro de la tierra y habían hecho un agujero grande y redondo para que allí se allegaran las estrellas cuando la luz y el ánimo se les apagaran. Entonces la luna no tiene luz, solo es un espejo que cuando aparece como luna llena, refleja de frente el gran agujero de luz donde beben las estrellas. Espejo de luz, eso es la luna. Por eso cuando la luna se pasea frente a una laguna, el espejo se mira en el espejo. Y como quiera nunca esta contenta ni enojada la luna, es la malcontenta... Desde entonces la luna refleja la luz que se guarda dentro de la Tierra...cuando encuentra una laguna, la luna se detiene para arreglarse el pelo y la cara... Ese fue el regalo de los dioses, a cada mujer le dieron un pedacito de luna, para que pudiera arreglarse el pelo y la cara, y para que no le dieran ganas de andar de paseadoras y de subirse al cielo»; igual como la luna «luminosa» en nuestros Andes, que no es pozo «ni sendero de luz», sino un vulgar espejo.

Como dice el Subcomandante Marcos: «Este es el poder: el espejo tautológico. En su imagen, en el reflejo que de si mismo obtiene, el Poder se dice: existo porque soy necesario, soy necesario porque existo, por lo tanto existo y soy necesario. Como la imagen que recibe de si mismo le basta para satisfacerse, el Poder se sabe suficiente y, nuevamente el espejo frente al espejo, eterno». Para estos códigos indígenas, el poder es solo la ilusión o reflejo de la vanidad humana, todo lo demás es lo real maravilloso en la «política mágica» de los indígenas americanos. Esta surgiendo así el mensaje fresco de los manantiales originarios que vuelven a mojar las raíces invencibles de paz y esperanza de nuestra América indígena.

***

_________________________________ Congreso Indígena en el Perú

NACE LA CONFERENCIA PERMANENTE DE PUEBLOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 03/02/98«Que todos avancen, que nadie se quede atrás, ni dos, ni uno», reza el Poj Vhu, el libro sagrado de los Mayas. Al calor de los Comités por los «500 años de la Resistencia Indígena» que se formaron para conmemorar el año 1992, los Pueblos Indígenas de toda América comenzaron a salir de su «autismo» político o clandestinidad forzada. El punto mas alto de ese proceso significó el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el 1º de enero de 1993 en el Estado mexicano de Chiapas. Este, representa, desde que llegó Cristóbal Colón, el único levantamiento indígena armado que no ha sido exterminado a sangre y fuego. Por lo menos hasta hoy. En otros países como Guatemala, en donde la guerra entre la UNRG y el ejército, estaba poniendo en serio riesgo la existencia misma del Pueblo Maya, este no aparece como fuerza beligerante, pero luego de la constitución de la Coordinadora de Pueblos Mayas de Guatemala (COPMAGUA), y

con una hábil política de «tercera fuerza» logran el segundo armisticio (el primero fue entre el gobierno sandinista y MISURASATA de los Pueblos 46ismito, Sumos y Rama en los años 80) entre un Pueblo Indígena, un Estado criollo y la ONU, en el denominado «Acuerdo sobre identidad y derechos de los Pueblos Indígenas de Guatemala», firmado en México D.F. el 31 de Marzo de 1995. Mas al sur, en Ecuador, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), participó por primera vez, en el año de 1997, como fuerza electoral protagónica en las elecciones generales, participando con el «Movimiento Nacional Pachacuti» pero con el Periodista Elerhs a la cabeza, lo cual demostró que aun no hay fuerza ni capacidad para que un indígena encabece una plancha presidencial; empero se consiguió colocar varios líderes indígenas en escaños parlamentarios. Igualmente en Bolivia la CSUTCB y los cocaleros del oriente consiguieron valiosos escaños en las últimas elecciones parlamentarias. Líderes indígenas entre los que destacan Evo Morales y Felipe Quispe, que levantan el perfil indígena en la democracia boliviana. Hasta aquí esta breve reseña de cómo avanza «la resistencia» indígena continental en los países donde su población es relevante. En el Perú el movimiento indígena esta rezagado comparado a los países reseñados antes. El Perú tiene características históricas y geográficas que hacen difícil la organización y protagonismo indígena. Estas dificultades derivan de: 1. Que el Perú en Sud América, fue el eje de la dominación europea, lo cual ha dejado un «aparato colonialista» (o «herencia colonial») de mecanismos perdurables; 2. Que la independencia criolla que originó la República, es la frustración primordial de los peruanos (ver LR 5.02.97 y 04.11.96), esto creó «taras» estatales en el Perú, insuperables aun; 3. La difícil y extensa geografía y pésimo sistema de comunicaciones en el país, lo cual impide el fácil desplazamiento, comunicación y reuniones de los dirigentes indígenas. Algunos dirigentes indígenas me comentaba: «los hermanos del Ecuador toman un bus desde las fronteras y llegan a Quito en el día; aquí nuestros viajes a Lima son por tierra, ríos y aire y duran a veces semanas». Sin embargo, precisamente el vencer grandes dificultades fue lo que dio origen y forma al Tahuantinsuyu. En el I Congreso del Qosqo se han conseguido los acuerdos mínimos para avanzar, estos son: I. La exigencia al Gobierno del estricto cumplimiento del Convenio 169 de la OIT, incorporado el 13 de abril de 1994 como «ley interna». Este Tratado globaliza los intereses indígenas fundamentales y los convierte en un instrumento jurídico internacional, bajo la premisa de que no son «Pueblos en extinción»; II. Solicitar la participación positiva del Gobierno en los procesos de aprobación de las Declaraciones de Derechos Indígenas de la ONU y de la OEA, ya que dichos documentos son junto al Convenio 169, los «pliegos mínimos» de reivindicación indígena. Y finalmente, se aprobó también constituir un órgano consultivo conformado por intelectuales «indígenas y no indígenas» que den apoyo técnico y profesional a la Conferencia Indígena Permanente. Es urgente para el Perú que esta flamante institución acelere las iniciativas y tareas de movilización y centralización indígena nacional. • **

_______________________ Derechos Indígenas y la ONU

¿CUANTO DEL PERÚ ES INDÍGENA? -Publicado en La República el 14/ 07/ 95Del 20 al 28 de julio del presente, se llevará a cabo en Ginebra la 13º Reunión del Grupo de Trabajo sobre Pueblos Indígenas, organismo de la Sub Comisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías, de la ONU. El gran problema para la intervención peruana en aquel foro anual de la ONU, es que los Pueblos Indígenas no son minorías en nuestro país y mas bien representan un importante porcentaje de la población peruana. Según datos del Banco Mundial el 40% del total es población indígena en el Perú. Aunque las cifras son discutibles, más importante y propio es respondernos: ¿Quiénes somos los indígenas en el Perú?. De la calidad de esta respuesta surgirá la solución al llamado problema de la identidad nacional. Siempre nos ha parecido que bajo los rótulos de «marginales», «pueblos jóvenes», «campesinos», «explotados», «poblaciones vulnerables» y últimamente «informales» y «desplazados», se ha querido en forma vergonzante y pícara, esconder en nuestro país y continente, la supervivencia resistente de los pueblos indígenas y a fin de cuentas encubrir nuestra identidad. Hoy en día, se discute en la ONU y bajo los auspicios del «Decenio Internacional», la vigencia, revitalización y promoción a los Derechos Humanos Colectivos de los Pueblos Indígenas. Entre las decisiones mas importantes que deberá tomar la Asamblea General de la ONU en el marco del «Decenio» esta el concerniente a la «Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas», para lo cual existe ya en discusión un «Proyecto de Declaración...», cuyos 45 Artículos representan el mayor avance de la conciencia ética y política de la humanidad para forjar una REPARACIÓN MATERIAL Y MORAL a los Pueblos Indígenas, pueblos torturados por la historia del colonialismo mundial y que hoy en día superviven resistiendo a la extrema pobreza, en el interior de Estados «independientes». El texto del «Proyecto de Declaración...» es de suma importancia para el Perú, no solo por el escaso 40% de población indígena que señala el BM para nuestro país, sino por los problemas inherentes a la legitimidad de nuestro Estado-Nación y del ya mencionado problema de la identidad nacional. Lo que debería ser materia de mucho trabajo colectivo (foros, seminarios, debates, polémicas, conferencias, cursos, post-grados, etc) es sin embargo tema casi desconocido no solo para el común de la gente, sino también para los formadores de la opinión pública, los políticos, los intelectuales, las Universidades y hasta las ONGs, que «nos matan con su indiferencia». Lo cual comprueba simplemente que urge

culminar la tarea descolonizadora de nuestra patria profunda. Tarea urgente que nos compete a todos los que de veras queremos seguir compartiendo nuestro país; no debemos esperar a que «reviente el chupo», como el de Chiapas en México, para reaccionar. Siendo múltiples y vastos los temas importantes del «Proyecto de Declaración...», como por ejemplo, la definición de «Pueblos Indígenas» (y no «poblaciones...»), el derecho a la «libre determinación», los temas de «autogobierno y autonomía», los de «territorios» (y no solo «tierras»), o los de «etnocidio y genocidio cultural»; el cúmulo de implicancias para el Perú es inagotable. Por el momento dejaremos planteada la definición que sobre Pueblos Indígenas se viene trabajando en Ginebra ( doc.ONU: E/CN.4/Sub.2 /1994/2), dice así: «...son comunidades, pueblos y naciones indígenas los que, teniendo una continuidad histórica con las sociedades anteriores a la invasión y ocupación coloniales que se desarrollaron en sus territorios, se consideran distintos de otros sectores...,constituyendo ahora sectores no dominantes de la sociedad y que tienen la determinación de preservar, desarrollar y transmitir a futuras generaciones sus territorios ancestrales y su identidad étnica como base de su existencia continuada como pueblo...,continuidad que puede deberse a: -ocupación de tierras ancestrales o al menos de parte de ellas; -ascendencia común con los ocupantes originales de esas tierras; - cultura en general; -idioma; -residencia en ciertas partes del país». Por lo pronto Colombia ha creado un régimen especial para la representación Indígena en el Parlamento; Chile, una Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, Ecuador un Secretariado Nacional de Asuntos Indígenas; mas lejos, la India, China y otros países han señalado que ellos son «países indígenas» es decir «descolonizados totalmente» y que el asunto debe circunscribirse a continentes como América, en donde el problema ocasionado por la «inmigración de colonialistas» no ha culminado. Al parecer, el Perú no tiene una propuesta sólida al respecto, sin embargo el Convenio 169 de la OIT ratificado en 1994, es mas preciso en las definiciones sobre los Pueblos Indígenas y sus derechos; a sus compromisos se deben adaptar la Constitución y las Leyes. Este punto importante y extenso merece otros artículos, sobre todo hoy que se «cocinan» las Leyes de Tierras, Aguas y Recursos Naturales, que deben ser consultadas a mas de 5,000 Comunidades Indígenas.

***

____________________________________

SE IMPONE EL RITMO ANDINO -Artículo no publicado, fechado el 15/12/99-

«No me dejes solitario que la lucha será larga», cantaba Luis Abanto Morales desde hace algunas décadas. Fueron aquellos tiempos difíciles para los «folckloristas»; en que sus programas incursionaron en el dial de algunas radioemisoras del país. Casi siempre en horario de madrugada, porque según se decía «a esa hora se levantan los campesinos» (?), lo cual es una mala justificación de la discriminación sobre nuestra música nacional Pero la situación esta cambiando para mejor. Luego del 5º aniversario de «Canto Andino» de RTP, celebrado multitudinariamente en la plaza de Acho, se ha «destapado» la proliferación de programas similares en la TV peruana. Es digno de felicitaciones el buen programa de Frecuencia Latina: «El folklore de mi tierra» (de madrugada para variar) que esta acaparando «rating». Pero es indiscutible el liderazgo del Chato Grados y su «Mañanero Andino», que es una verdadera «guerrilla» artística del mundo andino en la TV. No podemos dejar de mencionar el programa pionero «Corazón Serrano» de RTP. Recordábamos al inicio al «Cholo» Abanto Morales y sus temas «Cholo soy» y el «Mambo de Machahuay», que últimamente están muy solicitados en la TV; y hasta ha reaparecido Pepito Quechua, que cantaba el «El Rocanrolay» y «Cuatro Gallos». Allá por las décadas de los 50 y 60, estos artistas, junto a muchos otros verdaderos «héroes culturales» del mundo andino, difundían su arte por coliseos, parques y calles de nuestro querido país, cantando muchas veces a pleno pulmón, defendiendo públicamente la presencia del cholo en las ciudades y en los medios de comunicación. Mas reciente, a partir de 75, surgen canciones que por su fuerza creativa y aceptación popular, se imponen aun en contra de ese racismo solapado que trata de asfixiar nuestro arte; son destacables por ejemplo «Refugio de amor» de Rosita Campos y «El Alizal» de varios interpretes, hermosas creaciones que tuvieron impacto nacional e incluso en Ecuador, Bolivia, norte de Chile y Argentina. Sin embargo, a pesar de su fuerte «demanda en el mercado» de la música, estos temas no lograban romper la dura caparazón de la cultura oficial, «de clase A.1» como dice la huachafería del criollo peruano, que aun maneja su «rating» y las preferencias musicales excluyentes en las discotecas, restaurantes, espectáculos, etc. A inicios de los años 80, sin embargo, aparece «La rosa blanca» del vocalista «El Comunero de los Andes», singular éxito que logra capturar la atención de los sectores populares y clases medias; pero no es sino con el súper éxito del «Chato» Grados y Amanda Portales titulado «El pio pio», que la música andina logra impactar espectacularmente en los diferentes estratos sociales del Perú y países vecinos, ya que fueron conmovidos incluso los círculos mestizos y criollos mas reticentes a la «música de los indios». Y seguro, ahora con los muchos programas de TV aparecerán mas éxitos e ídolos «cholos». Paralelamente a este proceso de «tira y afloja» entre nuestra música andina y los círculos que alimentan este «apartheid» contra la cultura mayoritaria del Perú, en Bolivia se fue gestando el fenómeno de «Los Kjarkas», verdaderos «Beatles» andinos que con su producción de laboratorio y su genio creador, lograron temas como «Llorando se fue», célebre saya que un grupo brasileño-francés pretendió piratearlo -tal como se hace con gran parte de la producción artística del mundo andino- lanzándolo como éxito mundial con el nombre de «Lambada».

Pero lo bueno, es que con uno de los ritmos de moda : La Saya Caporal, que representa una excelente muestra del verdadero y digno mestizaje indígena-negro; y con múltiples temas de actualidad interpretados por «Los Kjarkas», los Hnos. Gaitán Castro, el grupo «Yawar», etc, es que se viene imponiendo el ritmo andino, el cual viene penetrando ya prácticamente en todos los círculos sociales y culturales de nuestro país ....y del mundo. Y sería bueno que nos dejemos de llamar «folklore» a la cultura viva del Perú. ***

________________________ III PARTE

PUEBLOS INDÍGENAS Y DERECHOS HUMANOS

________________________________ Decenio de los Pueblos Indígenas POR UNA AGENDA NACIONAL DE TRABAJO -Publicado en La República el 21/11/95-

Desde diciembre del año 94 esta transcurriendo el «Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas» de la ONU, y en el Perú no existe ningún programa, ni entidad gubernamental o no gubernamental que esté dedicada a la preparación de un programa o

agenda que haga menos intrascendente el transcurrir del mencionado «Decenio». (Se formó una Comisión a nivel gubernamental pero que ha devenido en nada). No esta demás redundar que el Perú es el tercer país de América con el mayor porcentaje de población indígena, un 50% según Amnesty Internacional, y junto con México, Guatemala, Ecuador y Bolivia albergan cerca del 90 % de la población indígena total de América. Por otra parte, el Estado peruano ha suscrito una serie de compromisos internacionales en relación con los Pueblos Indígenas, que ahora vamos a enumerarlos, basandonos en información proporcionada por la OIT: 1. Convenio Nº 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en países independientes: Por medio del D. L. 26253 del 2 de diciembre de 1993 el Perú ratifica este Convenio, que es el principal instrumento jurídico internacional que amparan los derechos indígenas; y cuyo texto merece una divulgación especial y sistemática en nuestro país. 2. Creación del «Fondo de Desarrollo para los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe»: El Gobierno Peruano apoyó la decisión de crear dicho «FONDO» en la 1ra y 2da Cumbre Iberoamericana de Presidentes y Jefes de Estado de 1991 y 1992 y participó también de su ratificación en 1993, igualmente participa en el Comité Ejecutivo de dicho Fondo. 3. Revisión de la Convención de Patzcuaro de 1940: El Gobierno peruano asistiendo al X Congreso Indigenista de Managua, en noviembre de 1993, suscribió la propuesta de un protocolo modificatorio de la Convención de Patzcuaro, por medio del cual se transformará y fortalecerá el Instituto Indigenista Interamericano, para permitir una participación paritaria de Delegados Indígenas de los Estados miembros. El Perú forma parte de la Comisión encargada de dicha revisión, aun pendiente. 4. La Agenda 21: El Perú la suscribió en la Conferencia de Río en 1992 sobre Medio Ambiente y Desarrollo, la que en su Capítulo 26 incide en el reconocimiento y fortalecimiento del papel de las poblaciones y Comunidades Indígenas en la conservación del medio ambiente y el desarrollo. 5. El Tratado de Cooperación Amazónica: El Estado Peruano en miembro del Tratado de Cooperación Amazónica y ha suscrito diversos acuerdos internacionales para la protección de los Pueblos Indígenas de la Cuenca Amazónica, participa de la Comisión Especial de Asuntos Indígenas del Tratado. 6. Instrumento Interamericano de Derechos Indígenas: El Perú participó en la Asamblea General de la OEA en Diciembre de 1989, en donde se instruyó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos elaborar una propuesta de un Instrumento Interamericano de Derechos de los Pueblos Indígenas. Y para fines del mes en curso, el Perú a través de nuestra Misión Diplomática en la ONU participará del «Grupo de Trabajo sobre la Declaración Internacional de Derechos de los Pueblos Indígenas». Debate en el que los representantes peruanos deberán tener muy en cuenta los compromisos arriba enumerados para no rebajar o disminuir los instrumentos

jurídicos y principios de Derecho Internacional que ya rigen -aunque fuere en la pura formalidad del papel- en protección de ese 50% de nuestra población nacional. Como podemos suponer, con tanto Convenio internacional pro Pueblos Indígenas suscritos por el Perú, podemos pensar que existe un nutrido programa de trabajo, organización y movilización de por lo menos las Comunidades «Campesinas» que merecen del Estado un trato especial. Pero si nuestros hermanos indígenas no toman conciencia de su identidad, de su cantidad de población y de la importancia de organizarse para hacer uso de sus derechos, los Tratados internacionales seguirán protegiendo a pueblos en virtual estado de «clandestinidad». Por lo pronto e intentando superar estas deficiencias -por llamarlas de alguna forma- venimos proponiendo a varias instancias tanto gubernamentales, privadas e internacionales la organización de la «I CONFERENCIA NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS», como un conclave de Estado-Sociedad Civil-Pueblos Indígenas, de donde surja una AGENDA NACIONAL Y PROGRAMA PARA EL DECENIO. igualmente como urgen niveles mínimos de organización indígena, venimos implementando la red coordinadora de comunidades indígenas y organizaciones pro-indígenas del Perú; y hemos abierto la Oficina de Información y Comunicación de los Pueblos Indígenas del Perú, a la cual convocamos a todas las comunidades y a nuestros hermanos en general, interesados indígenas y noindígenas que requieran mayor información y/o aunarse al trabajo por identidad y soberanía nacional. ***

_______________________________ Informe sobre reunión en la ONU ¿LA ONU RESTITUIRA LOS DERECHOS INDÍGENAS? -Publicado en La República, el 5/01/96-

Del 20 de Noviembre al 1 de Diciembre pasados, se llevó a cabo la I reunión del «Grupo de Trabajo sobre el Proyecto de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas», organismo ad-hoc para su redacción, creado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Escribo esta nota a manera de informe y testimonio de parte, puesto que tuve el honor de participar como interlocutor desde el lado indígena.

Lo primero a destacar es que fue elegido Presidente de la Asamblea el embajador peruano José Urrutia de la Misión Permanente en la ONU, integraron también la Delegación peruana los diplomáticos Antonio García, Javier Pérez del Solar y Evaristo Nuckuag, este último de amplia trayectoria en la dirigencia indígena del Consejo Aguaruna-Huambisa y de la Coordinadora Indígena de la Cuenca Amazónica-COICA. Esta vez el Perú, al igual que Colombia y Bolivia integraron a dirigentes indígenas en sus delegaciones oficiales. El embajador Urrutia ejemplarmente democrático dio igual participación deliberante a los delegados oficiales de los países como a los interlocutores de las organizaciones indígenas allí presentes. Los debates se centraron mayormente en cuatro temas del borrador de la Declaración, documento que es resultado de 13 años de reuniones de otro «Grupo de Trabajo sobre Pueblos Indígenas», a saber: 1. La Definición de Pueblos Indígenas, 2. El derecho de Libre Determinación, 3. El derecho de Territorialidad, 4. La ciudadanía indígena y la restitución de bienes culturales y económicos. Tal como lo advertí en artículo anterior (ver República del 21/11/95) la Delegación peruana debió tener muy en cuenta el listado de compromisos internacionales que ya rigen en el Perú. Porque, sucedió que la primera intervención peruana, que fue leída por Nuckuag, provocó protestas y reacciones no solo desde el lado indígena sino de ONGs internacionales que vienen otorgando al Perú importante cooperación técnica internacional. Por suerte el asunto no trascendió mas. Sobre si los indígenas deberían ser «definidos», la mayor parte de los Estados alegaron que debería quedar bien delimitado el sujeto beneficiario (sic) de sus derechos. Frente a lo cual los indígenas respondimos que el argumento era ofensivo y que tenía un afán excluyente del derecho universal a la autoidentificación, puesto que la identidad no se define, se siente, se reconoce, es un derecho intransferible del sujeto mismo. Se define a los objetos o a los seres sin conciencia; en un momento me pareció que renacía la polémica sobre si existe el alma de los indios, y traje a la memoria de la asamblea las palabras del Padre Bartolomé de las Casas: «si Uds. fueran indios, no pensarían así». El punto mas polémico y de mayores controversias fue el concerniente al «derecho a la libre determinación». Los delegados de los Estados (como Francia, Japón o Brasil) que se opusieron frontalmente, argumentaron que la libre determinación provocaría situaciones potencialmente extremas de «secesión o independencia», lo cual vulneraba la solidez de los Estados y el orden constitucional. Sin embargo, intervenciones como las de Colombia, Cuba, Canadá, Bolivia y hasta Chile, hacen ver que estas deliberaciones en el seno de la ONU que tienen para mínimo 5 años mas, se pondrán muy interesantes en el futuro. El delegado colombiano por ejemplo apuntó -desgraciadamente en la última sesión- los argumentos que algunos delegados indígenas pugnamos por introducir desde el inicio. Colombia dijo que los términos y categorías de derecho que se estaban discutiendo tenían que ser analizados dentro de las nuevas condiciones históricas de reforma de los Estados y de las democracias, con procesos como los de regionalización, el redimensionamiento del estado, el reconocimiento de la diversidad de pueblos dentro de un mismo estado, el carácter multinacional y pluriétnico de muchos países, la lucha contra el centralismo, etc..

Todo lo cual daría al reconocimiento o restitución de los derechos de los pueblos Indígenas, un marco teórico mas adecuado, propio y contemporáneo. Y de verdad, el ambiente de las deliberaciones mas parecía ubicado en el siglo pasado, que a las puertas del tercer milenio, en un mundo unipolar y en proceso de «globalización». La evolución de los conceptos de Estado y democracia, tienen que verse a la luz de heridas como las de Servia-Bosnia, Chechenia, Rwanda, Burundi, Kosovo y Chiapas; a la nueva luz de procesos de paz basados en el reconocimiento y RESPETO a la diversidad, como el de Sud África y Palestina, o de procesos descentralistas y autonómicos como los de España, Irlanda o Quebeq. Procesos todos en que el concepto feudal de Estado-Nación viene rompiendo el cascarón hegemonista de alguno de los grupos nacionales o étnicos empeñados en conservar ciertos privilegios medievales usando Estados hechos a su medida y que les sirven para OPRIMIR al resto de pueblos, naciones o étnias. Es dentro de estas nuevas y mas humanas condiciones internacionales de convivencia entre los pueblos, que la restitución del derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas, no haría sino fortalecer los procesos de modernización de los Estados y acelerar los procesos de integración regional. Claro que esto disgusta mucho a las minorías centralistas, hegemonistas y criollas de Latinoamérica, sin embargo, en el seno de la ONU siempre hay una esperanza de entendimiento.

***

___________________________________ Defendamos nuestra identidad nacional SALVEMOS AL PUEBLO ASHANINKA Publicado en La República, el 15/09/94
«¿Dónde esta Pachakamáite?: Lejos, lejos, mas lejos que Iquitos..., antes los Ashaninka sabían llegar, pero ahora han muerto todos». Esta parte de un relato Campa recogido por Estéfano Varese en «La Sal de los Cerros» (1973), aparece como una extraña y terrible profecía, que ha sido repetida recientemente en un programa noticioso de la TV peruana por el célebre arqueólogo Federico Kaufman Doig; el que ha notificado al país, que el Pueblo y Cultura Ashaninka en pocos años mas desaparecerá definitivamente. A pocos meses de que en la ONU se inaugure la «Década Internacional de los Pueblos Indígenas» (Dic. de 1994-Dic. de 2004), en el Perú se proclama la próxima desaparición del otrora grande y heroico Pueblo Ashaninka, el pueblo que encabezara el invencible Juan Santos Atahualpa. ¿ Es que los Derechos Humanos, no son, como dice el eslogan gubernamental de la televisión, «para todos los peruanos»?. Esto es fácil de comprobar con el otro eslogan televisivo de la Iglesia, que hace poco suplicaba: «Ellos también son peruanos», refiriéndose a los Ashaninka y pidiendo limosnas para su supervivencia. Pero, es que nadie duda que sean peruanos, lo que pasa es que nadie reconoce que existen como Pueblo, como «nación cercada» en el decir de J.M. Arguedas.

Ahora se acuerdan de ellos, porque como la guerra sucia hoy se concentra en su territorio, ellos son la «masa» que se disputan como un insumo militar. Con la muerte Ashaninka perderá la humanidad, pero perderá mas el Perú, desaparecerá otro engranaje de nuestra identidad. Lo que sucede actualmente con los Ashaninka concentra trágicamente, nuestra desgracia histórica, el conflicto de un Perú que no deja de ser colonial; que quiere ser una nación moderna y occidental, pero a costa de la muerte de los pueblos del Perú profundo y originario: Los Pueblos indígenas. Vargas Llosa prometía convertirnos en un país occidental a la europea, y hasta pedía una «dolorosa pero necesaria» eutanasia occidentalizando a los pueblos indígenas ( Ver El Comercio del 28/1/92.»Piedra de Toque»). Claro que frente a esto, el mal menor fue «la vía japonesa» con el fujimorismo. Pero debemos abandonar el camino del mal. No se trata desde luego de enviar mas limosnas para que nuestros hermanos Ashaninka sigan superviviendo. Se trata de reconocer que mientras el Perú oficial, el del Estado, el criollo, el de la élite limeña, vive su cultura occidental, el pueblo Ashaninka vive otra cultura, su cultura, pieza muy importante del Perú auténtico, profundo y universal. Con el reconocimiento de la diferencia y de los derechos colectivos del pueblo ashaninka, debemos tratar de poner en práctica lo que debería ser una verdadera democracia multi-etnica. ¿Quién, que no sea un Ashaninka defenderá mejor los derechos de su pueblo en el Congreso y en el Estado Peruano? . Vale aquí la frase de Franz Fanon cuando dice que «no se le puede pedir que nos hable del hambre a quien nunca lo ha sentido». En el Perú no les podemos pedir que nos hablen contra el racismo estructural a quienes nunca lo han sufrido, y peor, a quienes lo ejercen. No se justifica bajo ningún término que un grupo étnico de un país multi-étnico piense y escriba leyes en sus propios parámetros culturales y que obligue al resto de étnias y culturas a acatarlas, así sean estos minoritarios. Y aunque los indígenas sea cuestionados como mayorías9, bien pueden los mestizos declararse una étnia mas. Los Ashaninka como los otros pueblos indígenas del Perú tienen Derechos Humanos colectivos, como pueblos1, lo que los faculta a defender su vida, su dignidad y también su derecho a la autonomía y al gobierno propio, es decir a la libre determinación. Lo cual no implica, en un país tan diverso como el Perú, «separatismos» o «secesionismos», mas bien, estos derechos implican para todos, el reconocimiento y respeto mutuo a la diversidad de culturas, de pueblos, lo que daría lugar a una democracia y un estado de la diversidad multinacional, diversidad que irrefutablemente existe en nuestro Perú. Pero mientras el Estado no respete los derechos humanos colectivos de los ashaninka11, seguirá la razón de su desgracia, de su miseria, la inminencia de su extinción; continuará su presunta «incapacidad» para el progreso y la modernización, para su autogobierno y su desarrollo sustentable. Y Sendero lo sabe, como cualquier otra fuerza criolla ensaya una ves mas la consigna colonialista: El sometimiento o la muerte. Este es un buen momento para plantear que la democracia en el Perú, para ser verdadera debe ser de carácter multiétnica y multicultural; el «mestizaje» no puede seguir encubriendo un Estado centralista y criollo, falsamente unitario. Se deben abrir espacios

políticos para los Ashaninka y demás Pueblos Indígenas del Perú. ¿Cómo?, eso es lo de menos, primero tiene que haber la voluntad de la minoría vitalicia en el poder de compartirlo abriendo espacio político para la presencia de los pueblos indígenas en el Estado. De lo contrario pronto asistiremos a un entierro mas de uno de nuestros grandes pueblos y culturas y habremos dado otro paso al desmoronamiento de nuestra identidad nacional. Para comenzar a salvar al Pueblo Ashaninka el Estado debe darles un escaño en el Congreso. *** Notas Según «Cuanto» los Indígenas representan el 40.8 % de la población, del cual el 79 % esta en la «extrema pobreza».
1

La ONU viene trabajando «La Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas». Por su parte el Parlamento Europeo ha dado la Resolución A3-0059/93, «Sobre las Medidas Internacionales Necesarias para una Protección Efectiva de los Pueblos Indígenas».
2 3

El Perú a ratificado en Febrero la Convención 106 de la OIT, de protección y reconocimiento a estos Derechos Colectivos.

* * *

_______________________________ En pleno «Decenio Internacional de los Indígenas» LEY 26505 VIOLA SUS DD.HH. -Publicado en La República el 21/02/96-

Como un extraño premio o presente griego para las Comunidades Indígenas por su «Década Internacional», el Gobierno peruano con la nueva ley de tierras y su reglamento viola flagrantemente derechos elementales de los Pueblos Indígenas, internacionalmente reconocidos, cuya máxima expresión, pero no la única, es el Convenio 169 de la OIT. Con esta ley, se puede pensar que el Gobierno de Fujimori, al igual que el del «Chino» Velazco Alvarado, buscan cínicamente incrementar la falsa «paridad jurídica» (de la mal nacida independencia criolla) de los ciudadanos indígenas con respecto a los demás; facultándolos a convertirse «por decisión colectiva de la mitad mas uno, o mas de los dos tercios» en propietarios individuales. Sin embargo todos sabemos que en la realidad esta paridad jurídica no existe, porque las Comunidades son pueblos supervivientes que fueron salvajemente exterminados y empobrecidos desde la colonia y cuyas lesiones y

vulnerabilidad creados por dicho agravio no ha tenido una reparación histórica que restituya sus derechos como Pueblos. Por otro lado, es una desvergüenza del gobierno, el pretender que ciudadanos peruanos que sufren endémicamente la EXTREMA POBREZA y que han sido atacados salvajemente en los últimos 15 años por el fuego cruzado de la guerra interna, como son los ciudadanos de las Comunidades, entren al mercado de tierras, supuestamente «armados» de su título individual y de su libertad de elegir entre morirse de hambre o vender, regalando sus tierras o empeñándolas al precio que sea a los especuladores, usureros y gamonales resurrectos; así los comuneros despojados «por su propia voluntad» de sus derechos (claro si hasta la prensa peruana se ha vendido - con honrosas excepciones-) aceptarán ser pongos de los lobys / lobos que han redactado esa ley nefasta. Pero lo mas probable, es que se provoque hasta el límite el éxodo del campo a la ciudad. Esta «libérrima» ley de tierras, es veneno recubierto con chocolate para nuestra patria. Los que han hecho esa ley, deberían recordar todo el zafarrancho de combate que generó el Decreto Supremo del 08/04/1824 de Simón Bolívar que en su Art. 2 dice: «las tierras en posesión de los denominados indios, antes bien se les declara propietarios en ellas para que puedan venderlas o enajenarlas de cualquier modo». Y a pesar que Bolívar tenía un ejército ocupando el país, no pasaron ni tres años para que se suspendiera tal disposición por Resolución del Congreso Constituyente del 03/08/1827, pues los problemas que crearon fueron mayores que el «orden» que supone debería fomentar una ley. Ya lo advirtió el Congresista oficialista Ferrero Costa, cuando voto a favor, echando el fósforo que faltaba a la gasolina, y lo repetimos ahora: esa ley irresponsable expone a las Comunidades porque da pretextos para el regreso del terrorismo y la violencia. La idea o principio dogmático de los CRIOLLOS neoliberales actuales es de que cualquier propiedad colectiva (como las empresas del Estado) crea ineficiencia, entonces es necesario «disolver» tales propiedades colectivas. Por eso, es clara la intención de la ley 26505: es una ley instigadora y provocadora de la desintegración de las comunidades, pues legaliza la disociación y ampara la sedición al interior y contra las comunidades y sus rondas campesinas. Por lo tanto reaparecerán también los sediciosos contrarios que so-pretexto de «querer defenderlas» armen otra vez el enfrentamiento armado, esta vez, generalizado. ¿Lograrán, ahora si, los «maquiavelos» de la política anti-peruana, con Singulares Leyes y SIN grupos «Colina», derrotar a las raíces milenarias de la NACION PERUANA, como son nuestras Comunidades Indígenas?. ***

___________________ Alerta Ronderos: ¡ DEFENDER LA COMUNIDAD ES DEFENDER LA PATRIA ! -Publicado en La República el 20/03/96-

Otra vez el CENTRALISMO CRIOLLO comete el mismo error de legislar y gobernar para poblaciones supuestamente «homogéneas». En el Perú no todos somos iguales, ni tenemos las mismas oportunidades, ni en la libre competencia tenemos «el mismo punto de partida», ni somos todos libres, ni tenemos los mismos derechos, y tal como van las cosas NO TODOS SOMOS PATRIOTAS, NI PERUANOS; para muestra un botón: el Art. 25 del Reglamento de la Ley de Tierras ES DISCRIMINATORIO contra las Comunidades, tratando de impedir así la expansión de las mas fuertes, o en todo caso, que entren en desventaja a la carrera por apropiación de tierras con respecto a los especuladores, acaparadores y nuevos gamonales (lobos\lobbys que han inspirado la Ley de Tierras). Aunque, no es fácil «hacer cholitos» a los Comuneros Andino-Amazónicos, (y si no, pregúntenle a Sendero) el actual gobierno lo ensaya otra vez, ya Juan Velazco Alvarado, nuestro emperador «chino I», ante el aplauso general (en especial de los «clasistas», pues las categorías étnicas les enredan sus dogmas y esquemas eurocéntricos), borró por decreto el nombre de indígenas y los rebautizó con el término clasista de «campesinos». Flaco favor quitándoles su distintivo de identidad, justamente cuando la ONU comenzaba a restituir y reconocer los derechos universales de los Pueblos Indígenas. Nada impide que las Comunidades y sus Rondas retomen su identidad para defender sus legítimos derechos. Resulta una villanía de lesa humanidad, la pretensión del gobierno de meter en el mismo saco del mercado de tierras a los lobos\lobbys y a los comuneros indígenas que en su casi totalidad sufren la extrema pobreza, repartiéndoles el veneno para su suicidio: los títulos de propiedad individual. Nada evitará que caigan en la trampa del endeudamiento o venta de su único patrimonio que es la tierra, a precio de pan y huevo, obligados por el hambre. La Ley 26505 es instigadora de la disociación de la Comunidad y promueve su desintegración y con esto el desmantelamiento del sistema agroalimentario andino, que mantiene -por fuera del mercado- a la gran mayoría de los habitantes de Pueblos Jóvenes, familiares de comuneros residentes en las ciudades. No pueden leyes o Constituciones, que sueñan con la presunta igualdad de derechos ciudadanos, «echarle tierra» al mayor crimen de la historia humana como fue la invasión y ocupación de América por Europa. Ya la ONU, «con sangre en la cara», consciente de esto y reconociendo la desventaja de los Comuneros, viene trabajando su «Declaración Universal de Derechos Indígenas» que sub-sanen esta injusticia histórica que ya ha comenzado ha acarrear graves consecuencias para el futuro y la paz mundial, como lo estamos comprobando en los conflictos armados de Chiapas y Guatemala.

La ley 26505 viola el Convenio 169 de la OIT, que fue ratificado por este Gobierno con el D. L. 26253; que ampara derechos indígenas mínimos a los cuales han llegado los países en un consenso internacional como: El derecho de ser consultados por los gobiernos que tomen medidas legislativas que les afecten; el derecho a la propiedad o posesión de las tierras que incluye el concepto de territorios tradicionalmente ocupados y también al acceso, uso y administración de sus recursos naturales, incluyendo el subsuelo; el derecho a reconocimiento de la relación colectiva especial de los pueblos indígenas con sus tierras y territorios para su existencia social, espiritual, cultural, económica y política; el derecho a tierras adicionales dentro de los programas gubernamentales cuando las tierras comunales no sean suficientes para garantizar la subsistencia. Cómo responderá el Gobierno al Formulario de Memoria del Convenio 169-OIT: Sírvase indicar ¿ De qué modo se consulta a los pueblos indígenas cuando se estudian medidas legislativas susceptibles de afectarles directamente?; o, sírvase indicar las medidas especiales que se han tomado para salvaguardar las personas, instituciones, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los Pueblos Indígenas?. ¿Será esta ley de tierras una «medida especial» un premio salvaje, que salvaguardará los derechos humanos de los Pueblos Indígenas del Perú en su Decenio Internacional?. Podrán afrontar los Comuneros y sus Rondas este nuevo Desafio?. Bueno sería que el Gobierno deje de jugar con gasolina y resuelva leyes especiales para las Comunidades Indígenas de Costa, Sierra y Selva. ***

__________________________ CONOZCAMOS LOS DERECHOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 04/02/97-

Sabemos que hablar de los derechos indígenas en el Perú, es ir encontra de «la modernidad», de la «globalización», etc, etc; pero los que conocemos nuestros derechos no tenemos mas remedio que luchar por ellos, por nuestra propia modernidad y sitio -también propio- en la aldea global. Estos derechos son desconocidos (y por tanto no ejercidos) por la totalidad de nuestros hermanos de las diferentes nacionalidades indígenas que pueblan el territorio peruano (creo que su divulgación es tarea para el Defensor del Pueblo). El total desconocimiento de los derechos indígenas -internacionalmente reconocidos en instrumentos como el Convenio 169 de la OIT es causa de que aún prosiga con fuerza la «vergüenza étnica» que es una verdadera y formidable arma del racismo sistémico o

«encapullado» al sistema que corroe nuestra patria. Basta ver diariamente en los anuncios judiciales, cuántos Wamanis, Quispes, Yucras, Pomas, etc. cambian sus hermosos apellidos peruanísimos, que son sus blasones familiares incas de milenios, por apellidos «gringos» de la televisión, que nada representan en su pasado, pero que les va a permitir tener menos vergüenza étnica y mucha mas «aceptación» social y laboral. Con la valiosa colaboración de «La República», vamos, en éste y próximos artículos, a transcribir y comentar, brevemente, el articulado de «La Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas», que se viene discutiendo en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y que no dudamos será aprobada por la Asamblea General antes del próximo milenio. Para que sea aprobada, deben los interesados -o sea, los indígenas, a toda honra tener conocimiento, conciencia, organización y movilización; por esto consideramos muy importante su difusión. El lector interesado podrá juntarlos y tener al final el articulado completo de la declaración, que es un tema muy importante para el Perú, dado que más del 50% de su población felizmente sigue siendo indígena. ***

________________________ LA DECLARACIÓN ONU DE LOS DERECHOS INDÍGENAS -Publicado en La República el 11/02/97-

Comenzaremos con el presente, la trascripción literal y comentarios del documento con el que la ONU pretende poner fin a poco mas de 500 años de colonialismo sobre los Pueblos Indígenas. Este documento es el resultado de 13 años de trabajo en el seno de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en donde expertos independientes, delegados de los gobiernos y representantes de organizaciones indígenas de todo el mundo, han dado su cuota de conocimientos, testimonios y reclamos, con el fin de llegar a un acuerdo para la restitución de los derechos de pueblos que desde el desembarco de Colón y el surgimiento del colonialismo han sido invadidos y son expoliados hasta la actualidad. Esta restitución significará «un mínimo de requisitos para garantizar la supervivencia de unos 350 millones de ciudadanos indígenas en todo el mundo», como reza un cable de EFE del 21 de Octubre de 1996. Claro que algunos Estados como Francia, Brasil y EEUU, quieren convertir este proceso en una suerte de «delimitación de derechos». Sin embargo esta polémica se enmarca en el objetivo que tienen ciertos Estados oligárquicos que controlan países plurinacionales, de impedir el avance de la democracia pluriétnica que los lleven a convertirse en Estados pluriétnicos y plurinacionales. Este tema de fondo, compete a muchos otros pueblos que como en el caso de los de Europa del Este, España, Irlanda, Palestina, Canadá, etc. enfrentan el reto de luchar por la «unión en la diversidad» que es la espontánea consigna de la identidad de muchos pueblos oprimidos frente a la «homogeneización» económica y cultural, o de las «limpiezas étnicas» que imponen los Estados urgidos por la globalización de un mundo unipolar. Esta propuesta globalizadora, es en realidad un «proyecto histórico de civilización» de la cultura occidental que avanza con el FMI adelante hacia la imposición de un «estilo de vida», una cultura, un mercado y

la dictadura cada vez mas notoria del capital especulativo mundial. Es la lucha contra este proceso de homogeneización cultural, la especialidad de los Pueblos Indígenas en América, dado que lo han sufrido y lo conocen desde la invasión y ocupación occidental. Es por esto también que el texto de esta declaración es muy importante: DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS: Parte I. Artículo 1: Los Pueblos Indígenas tienen derecho al disfrute pleno y efectivo de todos los derechos humanos y libertades fundamentales reconocidos por la Carta de la ONU, la Declaración Universal de Derechos Humanos y el derecho internacional relativo a los derechos humanos. Artículo 2: Las personas y los Pueblos Indígenas son libres e iguales a todas las demás personas y pueblos en cuanto a dignidad y derechos y tienen el derecho a no ser objeto de ninguna discriminación desfavorable fundada, en particular en su origen o identidad indígena. Artículo 3:Los Pueblos indígenas tiene derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural. Artículo 4: Los Pueblos Indígenas tienen derecho a conservar y reforzar sus propias características políticas, económicas y culturales, así como sus sistemas jurídicos, manteniendo a la vez sus derechos a participar plenamente si lo desean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado. Artículo 5: Toda persona indígena tiene derecho a una nacionalidad. El 3º o artículo de la Libre Determinación Indígena, es el tema de mayor controversia en la ONU. Puesto que, mientras para algunos Estados, entre los que destaca el Perú, sería una invitación al «separatismo indígena», para la mayoría de delegados indígenas y los Estados de Democracia mas avanzada, llámese Suiza, Dinamarca, Canadá, Suecia, etc. es simplemente reconocer el derecho elemental a la libertad que tiene cada uno de los diversos pueblos que conviven en la paz de un Estado moderno practicante de una democracia auténtica. (Continua). ***

________________________ Cinco razones para … REPUDIAR LA CELEBRACION COLONIALISTA -No publicado.Arequipa 12/10/91-

1. Hace 500 años, algunos pueblos y naciones de la Europa occidental traman e inician la aventura colonialista mas grande y devastadora que registra la historia del género

humano. Si hablamos de guerras mundiales, esta fue LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, puesto que por su naturaleza constituyó la mas vandálica invasión y sometimiento del resto de pueblos del mundo, en donde los europeos atacan, invaden y ocupan por la fuerza de las armas la casi totalidad del resto del mundo, imponiendo sanguinariamente la hegemonía de la civilización occidental sobre el resto de culturas y civilizaciones, muchas de las cuales, junto con sus pueblos, fueron en pocos años cruelmente exterminados. 2. El colonialismo como fenómeno de regresión histórica y desvarío momentáneo de la conciencia colectiva de algunas naciones europeas, no puede ser motivo de festejo o conmemoración, ni hoy ni nunca; de lo contrario festejemos también el holocausto judío, la Hiroshima conflagrada o la invasión de Europa por Atila. No podemos comprender, ni ubicar los grandes actos conmemorativos que desarrolla la corona y el gobierno españoles, sino como un claro resurgimiento o repunte de su espíritu o voluntad colonialista, que proyectándolo hacia nuestro continente, pretende hegemonizar a los Estados latinos de América, con el ánimo y proyecto explícito de formar una COMUNIDAD IBEROAMERICANA DE NACIONES, que con España de cabeza de puente, se convierta en verdadera bisagra del dominio estratégico de la OTAN, para con nuestro continente de color. No es casualidad, la incursión de España en la Comunidad Económica Europea (CEE) ni su inclusión en la OTAN poco antes de 1992. Debemos denunciar y rechazar estas maniobras de España y declarar nuestra profunda voluntad anticolonialista. Nuestra Patria, la patria peruana, la de los patriotas con identidad y raigambre andina, tiene mas de 5,000 años de existencia, como civilización y proyecto. No pueden 500 años de colonialismo destruir o desvirtuar nuestro proyecto histórico y nacional. Últimos estudios e investigaciones arqueológicos e históricos, nos demuestran rigurosamente sobre un PROYECTO HISTORICO ANDINO, de 50 siglos de antigüedad, que tuvo su apogeo en la propuesta confederativa del TAHUANTINSUYU y que lejos de desaparecer por esta lamentable interrupción de hace solo 500 años, se constituye hoy y siempre en el germen y la fortaleza de nuestra identidad nacional. Es impostergable e imprescindible declarar nuestra identidad como un reconocimiento del continum de nuestro pasado andino, continuado EN NUESTRA HEROICA RESISTENCIA ACTUAL, porque de esta única forma podremos proyectar al futuro nuestra propio y auténtico progreso y modernidad andina, que lejos de desechar y segregar los aportes de otras civilizaciones y culturas, convierta a nuestra patria en una nación «de todas las sangres». Nuestro tiempo es rico en reivindicaciones de naciones oprimidas y hasta desaparecidas en el resto del mundo, en especial en Africa, Medio Oriente y en Europa del Este. No nos asombremos si las naciones oprimidas Quechua, Aymara y Amazónicas reclaman en algún momento su sitio dentro de un Estado MULTINACIONAL Y PLURICULTURAL, que desgraciadamente NO ES EL ACTUAL, es nuestra profunda aspiración de libertad e independencia, para TODOS los peruanos, opresores y oprimidos. 3. Poco o nada de mestizaje digno se ha podido procesar en estos últimos 500 años de avasallamiento y agravio. A sido imposible comenzar un dialogo dentro de este clima de agresión y desprecio permanente; menos ha podido desarrollarse un «encuentro de culturas», allí donde el colonialismo permanentemente ha invadido, asesinado, violado y sometido a la población colonizada. Nuestro continente fue ocupado bajo regímenes de

colonialismo externo primero, e INTERNO DESPUES, ambos han dado como resultado una época mas que de «mestizaje», de bastardismo, porque en cuya procreación no existió aceptación de ninguna ley, ni orden que pudiera semejar siquiera la igualdad de condiciones entre invasores e invadidos. El llamado «mestizaje» es un cliché con el que muchos colonialistas y racistas contemporáneos encubren y subliman la terrible desigualdad de condiciones globales de vida entre los herederos de las victimas del holocausto colonialista y sus victimarios, es nada mas que un camuflaje con el que se pretende ocultar la vergüenza de la infamia y el agravio histórico, sin reparación. El mestizaje digno, «será creación heroica» de nuestros pueblos, dentro de un proceso largo de destrucción definitiva de los lastres colonialistas que aun siguen alimentando un proceso de agresión y agravio que no cesa; con la consiguiente respuesta heroica de RESISTENCIA por la dignidad y definitiva INDEPENDENCIA NACIONAL, que destierre todo tutelaje, enajenación y dependencia política, tecnológica, económica y cultural en general. 4. Enjuiciemos, fundamentalmente, en estos 500 años del inicio de la invasión, AL COLONIALISMO, que a nivel internacional se expresa en el IMPERIALISMO de las grandes potencias occidentales, que imponen su injusto «orden mundial» basado en una división internacional del trabajo, herederos de la invasión primigenia, y en donde lo que prima es el intercambio desigual, desventajoso para nuestros países del sur, que año a año incrementan la cuantía de su agobiante e IMPAGABLE DEUDA EXTERNA. Debemos declarar que el origen y la causa de aquella «deuda» fue el saqueo y el pillaje colonialista iniciado por Colon en el siglo XV, por lo tanto esta «deuda», debe ser pagada por España y las otras naciones europeas BENEFICIARIAS DEL PROYECTO COLOMBINO y que hoy tienen una DEUDA HISTORICA, MATERIAL Y MORAL con nuestros países originariamente saqueados por ellos. Es necesario desenmascarar la «civilizada» hipocresía de las potencias occidentales para cobrarnos lo que en realidad nos deben. • Igualmente, debemos enjuiciar en este V centenario, el COLONIALISMO INTERNO inyectado a nuestro continente por la invasión europea, que prosigue mimetizado en la forma de una sociedad estamentada con una minoría criolla ultraprivilegiada que gobiernan nuestro país al servicio de sus propios negocios y ventajas, estableciendo un CONTROL CULTURAL TOTALITARIO Y RACISTA a través de todas las instituciones del Estado; sistema que nació como hijo legítimo y heredero de la REPARTIJA DEL BOTIN COLONIALISTA. Este saqueo colonialista de bienes y propiedades fue el origen y nacimiento de lo que hoy los economistas llaman «distribución de la riqueza» que a condicionado y determinado, la desventajosa e injusta distribución del ingreso en nuestro país, la pobreza para los indios y mestizos y la abundancia y riqueza para «los otros». Este es el marco y las raíces del trauma y la tragedia nacional.

Finalmente, que este V centenario sirva como hito, para comenzar a resolver los agudos conflictos de nuestra querido país, partiendo del origen histórico de los problemas nacionales, comenzando por dignificar y enseñar a nuestros hijos nuestra verdadera

historia, y no la farsa que nos enseñaron a nosotros, rechazando los festejos y conmemoraciones colonialistas, reivindicando nuestra identidad nacional de cimiento indígena y su heroica resistencia actual, para avanzar en la construcción de una autentica nación de «todas las sangres».

**

_____________________________________ EN MEMORIA DEL COMUNERO MACEDONIO LIRIO -No publicado; Arequipa 04/04/92Macedonio Lirio León, como presidente de la Federación Agraria Departamental de Ancash (FADA) ocupó ya en octubre del año 1988 con sus «gloriosos Ayllus invencibles del Perú Profundo» (ver separata de «La República» de Junio/1989), el Concejo Provincial de Huaraz. Su candidatura actual para ocupar el Concejo Distrital de Carhuaz, era el camino formal para llegar a la Alcaldía Provincial de la Capital del Departamento. Ha muerto, como Pedro Huillca, como Juan Andahua, como María Elena Moyano y tantos miles de hombres y mujeres humildes de nuestro pueblo. A Macedonio nunca le iban a perdonar que como indio comunero se tomará en octubre del 88, con «sus gloriosos Ayllus» invencibles, no sólo la ciudad capital, sino todo el Callejón de Huaylas y las principales ciudades de Ancash. La República en su especial de Junio del 89 informaba así: «60,000 campesinos movilizados del 13 al 18 de octubre, cercaron la ciudad capital Huaraz y las principales ciudades del departamento de Ancash. Durante 3 días ocuparon la plaza de Armas obligando a firmar a los representantes de gobierno un acta de solución para su pliego...». Desde Atusparia no se había registrado un movimiento telúrico de tal magnitud. En los últimos años, Macedonio y su generación, como los Huillca, los Andahua, los Moyano, dirigentes de extracción étnica bien definida, vienen asumiendo conscientemente sus responsabilidades históricas. Por eso los han matado. Qué importa que bando los mato. Si en una guerra mueren moros la guerra es contra los moros, si mueren croatas es contra los croatas, y en esta guerra (sucia como todas) están muriendo en su absoluta mayoría, indios. Magistralmente en forma encubierta se viene dando continuidad al exterminio histórico, se esta haciendo evidente el etnocidio. Qué puede importar discernir cuál de los dos brazos (del alicate que atenaza a nuestro

pueblo originario) mató a Macedonio Lirio, a Pedro Huillca, a María Elena Moyano y a tantos otros, si el exterminio de nuestros pueblos y en especial de nuestros dirigentes, desde Atahualpa, a sido para la sociedad Colonial algo parecido a un deporte macabro, contra los gladiadores esclavos de siempre. Si analizamos bien la «hipótesis de guerra» del Pentágono y del Departamento de Estado de los EEUU., es la preparación de «una intervención multilateral», cuando dicen que «en el Perú se esta preparando el tercer gran genocidio de la humanidad»; así en tercera persona: se esta preparando. Pero, nosotros preguntamos: ¿Quién está preparando el exterminio?, ¿No se quiere justificar con esto, por anticipado, la puesta en evidencia del etnocidio perpetuo, del pueblo profundo del Perú?. Ya son pocos los peruanos que se tragan el cuento ese del «grupito de intelectuales ayacuchanos» que desatan esta terrible guerra sucia, tal vez hubo tal grupo en sus inicios, pero fue muy fácil desquiciarlos, ¿No?, es fácil desquiciar a un grupo o un pueblo sin identidad ni conciencia histórica. Pero es mucha exageración decir que «ese grupito» haga lo que se esta haciendo con el Perú y que «hoy vienen preparando el tercer gran genocidio de la humanidad». Es mas fácil creer que se esta poniendo en evidencia una intervención extranjera de ejércitos que saben exterminar indios. Sería conveniente que nuestros militares nacionalistas tomen esto, sino lo han hecho ya, como una «hipótesis de guerra» externa encubierta contra el Perú, y que investiguen de dónde viene; existen pistas evidentes, claras como el agua. Aquí en América hace 500 años se procesa no el tercero, el primer gran genocidio de la Humanidad ( millones de muertos que no serán olvidados) y esta guerrita antropófaga que han desatado, seguramente servicios de inteligencia extranjeros, contra el Perú Profundo es la simple continuidad de un vil etnocidio. Allá los «caídos del palto» que no saben quien asesina, y que se tragan la secuencia desquiciante y en capítulos de este macabro psicodrama teledirigido por las grandes potencias occidentales que siempre se han enriquecido del fomento de las guerras, del tráfico de esclavos y de mujeres, de saqueos, y del narcotráfico. Sobre esto abundan informaciones en las publicaciones de ese extraño disidente norteamericano llamado Lindon Larouche; o si necesitamos algo «más serio» podemos leer el «Informe Sobre los indios del Perú» del antropólogo William Manguin, antiguo jefe del Cuerpo de Paz, una de cuyas conclusiones fue que antes de una intervención directa de EEUU en la zona andina, se hacia necesario crear «una situación confusa en los Andes» para disuadir, conjurar y prevenir el peligro indígena del Perú, Ecuador y Bolivia, que según Manguin: Los indígenas «son comunistas por naturaleza y no en la teoría como son los otros». Esta «Operación Manguin» se esta llevando magistralmente a cabo. Y son varios los periodistas norteamericanos que han denunciado el operativo «de baja intensidad» llamado «operación bandera blanca», para despoblar la zona andina. Los que soportamos el exterminio desde hace 500 años lo sabemos bien, estas «guerras de baja intensidad» son la nueva estrategia contra los ayllus del Perú, Ecuador, Bolivia, que es el área de expansión de esta «extraña» guerra sucia. Pero como dice el poeta Romualdo «lo harán explotar en mil pedazos y no podrán matarlo..» Macedonio Lirio, Alcalde Mayor, Varayoc de los Ayllus de Ancash, como Atusparia y Ucchu Pedro, no descansará en paz; ningún comunero andino que adquiere

conciencia real de la lucha por la autodeterminación económica y política del Perú Profundo puede descansar en Paz, hasta no ver renacer la alegría en el rostro de nuestros niños, bien comidos y sin grilletes en el cuerpo y en la mente. Su sangre y la de todos nuestros mártires limpiará el alma de sus asesinos. ***

________________________________________ Sin justicia histórica, no habrá justicia social EL COLOR DE LA POBREZA -Publicado en La República el 31/10/95Hace algunos años Richard Web, al frente del Banco Central de Reserva patentó algo que se ha convertido en un valioso instrumento para identificar y dignificar a las poblaciones desposeídas de nuestro querido país: EL MAPA DE LA POBREZA. Pensando, tal vez, que no era suficiente señalar cómo estaba distribuido el ingreso en el Perú, quiso señalar dónde esta ubicada geográficamente la población mas pobre. Ahora, creemos necesario avanzar mas allá del reconocimiento de la ubicación geográfica de los mas pobres. Debemos reconocer su identidad y su cultura, el color de la pobreza. Desde aquella primera publicación de Web, han aparecido dos «mapas de la pobreza» mas, el del INEI en 1994, llamado «Perú: Mapa de necesidades básicas insatisfechas a nivel distrital» y el último del PRES o «Plan de lucha contra la pobreza» . Los tres, salvo una que otra diferencia irrelevante, señalan que los pobres, mas pobres del Perú, los que soportan niveles de supervivencia viven agrupados en distritos que en su generalidad llevan los nombres quechuas originales de las Comunidades Indígenas que les dieron origen, otros llevan un apelativo cristiano antecediendo al quechua, como San Miguel de Corpanqui o San Juan de Chacña. Es decir los tres «mapas» señalan que los peruanos paupérrimos están ubicados en el campo y en el interior del país, en pueblos Quechuas. Con esto podemos identificarlos fácilmente como PUEBLOS INDÍGENAS. ¿Cuándo se inicia su pobreza?: Su pobreza comienza con la invasión colonialista y se perpetua por la usurpación y ocupación de su tierras, riquezas naturales y su enajenación y control cultural y político; proceso llamado CONQUISTA, que aun no se le pone fin, de lo contrario estos pueblos ya no estarían desamparadamente pobres.

Entonces, ¿cuál es la causa de la pobreza?. Si no se ataca la causa, la población de pobres seguirá en aumento, muy a pesar de la esterilización masiva. Y dado que se busca ganar la «guerra contra la pobreza», es pertinente identificar bien al enemigo. Las respuestas a estas interrogantes deben ser precisas, porque corremos el riesgo no solo de perder esa guerra, sino de confundir «guerra contra la pobreza» con «guerra contra los pobres». Según el estudioso del colonialismo, Walter L. Williams (en «Journal of American History» Nº 66, Pág. 4, 1980) dice: «el fenómeno colonial europeo implica la conquista y control de pueblos culturalmente diferentes, cuya idiosincrasia es tan disímil, que por ello deben ser gobernados como sujetos a los que se les margina del proceso político». Esta y no otra es la causa de la pobreza en nuestro Perú: La marginación política y el control cultural de los Pueblos Indígenas caracterizan la esencia del centralismo criollo. Entonces ya sabemos cuál es el enemigo que debemos atacar para ganar la guerra contra la pobreza, lo demás son obras pías y saludos a la bandera. El criollo centralista y occidental olvida la justicia histórica, justifica el pillaje y la usurpación colonialista con la política del «hecho consumado» y trata de confundir el principio de justicia social con piadoso asistencialismo y con regalo o «dádiva» de los ricos criollos occidentales a los pobres indígenas andinos, solo así se comprende eso de que la riqueza de los sectores emergentes «chorreará» a los de abajo. Los criollos «piensan» el Perú como si fuera cualquier país de Europa o del hemisferio norte 38: «la pobreza de unos no se debe a la riqueza de otros, sino a la falta de capacitación y esfuerzo, a la carencia de liderazgo empresarial y político..., tal vez, el culpable de la pobreza sea Dios que repartió desigualmente los talentos, haciendo a unos inteligentes y activos y, a otros mediocres y ociosos» (ver «Expreso» 13/10/95 Pág. A-7: «Justicia Social», José Maria de Romaña). Por supuesto, blancos los unos e indios los otros. Entonces, no hay que olvidar que «en nombre de Dios», Pizarro y sus huestes usurparon la riqueza material y cultural de los antepasados de los actuales pobres peruanos. Bajo los principios COLONIALISTAS de los criollos del Perú, que los podemos leer en los periódicos de actualidad, el programa de emergencia social y la guerra contra la pobreza, solo podrá tener como objetivos convertir a los pobres del Perú, es decir a las mayorías indígenas, en caricaturas de occidentales, en pordioseros carentes de identidad, de productividad y de eficiencia mínima para su supervivencia, dependientes cada vez mas de alimentos donados que «chorrean» de las potencias occidentales; proceso para extranjerizar a nuestra sociedad peruana cada vez mas occidentalizada y expropiada por la última etapa del colonialismo: la globalización occidental. Triste moda la de la globalización, cuando nuestro pueblo se muere de hambre de pan y de cultura propios. ¿Se podrá ganar la guerra contra la pobreza sin destruir el centralismo criollo o colonialismo interno que subsiste en nuestra patria y que nos expropia cada vez mas nuestro propio país?. ¿El modelo económico actual, de globalización y apertura -o entrega de nuestros mercados- es una guerra contra la pobreza?, o es que sigue la guerra de conquista contra los pobres peruanos. ***

______________________________ ¿OTRO MONUMENTO PARA EL SECUESTRADOR? -No publicado. Arequipa, 14/03/97-

Sin ánimo de entrar a la polémica surgida a raíz de la aprobación por el Concejo Municipal de Lima de «descabalgar a Pizarro», pues sobre el particular en LR del 03/08/91 concluimos que si se trata de escoger, habría que dejar al caballo y sacar a Pizarro. Sin embargo creo que los términos actuales del debate (ver Expreso, 08 y 10/03/97) nos dan argumentos para poner en evidencia lo que encubre la famosa pregunta de Vargas Llosa: ¿en qué momento se jodió el Perú?; que en nuestra modesta opinión, debe leerse: ¿en qué momento se fundó el Perú?. Imaginemos por un instante la peregrina idea de postular un monumento a Lalo Centenaro, al «Carioco» y a «Pilatos» y los otros secuestradores por el mérito de haberse tomado El Sexto y haber hecho rehenes a múltiples personas inocentes. Hace poco menos de 500 años, otro secuestrador: Francisco Pizarro a la cabeza de una gavilla de invasores y a nombre de la corona española, asaltaron y tomaron de rehén a nuestro máximo gobernante de aquella época, además de matar en ese acto a miles de antepasados nuestros, exigieron y consiguieron un enorme rescate, que el Colegio de Economistas del Perú calculó que en valor actualizado a 1991, era de U.S. 599,407’539,429.95 dólares. Luego de recibido el rescate y también a nombre de la muy noble corona hispana, traicionaron a su compromiso y asesinaron al Inca. Este acto que para los peruanos dignos es el mayor crimen o magnicidio de nuestra historia, se ha convertido por la fuerza del colonialismo interno en su pretendido momento de «la fundación del Perú», y el momento en que el Perú «se jodió». Ese monumento al llamado «fundador» es el mayor símbolo y prueba de lo afirmado, por eso hay que votarlo al mar. Para ciertos peruanitos, esa tarde en Cajamarca el Perú se fundó; y por tanto no escatiman en reconocer a su «padrazo fundador» ( como dice Ismael Pinto en Expreso 10/03/97. Pág. B3 ) nada menos que a tamaño «héroe». Pinto, preguntaba ¿Cuál es la diferencia entre un Pizarro conquistador y uno fundador?; claro, para los asesinos entre el someter y el engendrar, solo existe una diferencia de tiempo. Pero afortunadamente para todos, no todo el Perú es producto del sometimiento, ni mucho menos todo ha sido engendrado por Pizarro, ni está -por eso mismo- «jodido» para siempre. La historia crítica dice que en la conciencia de los indígenas actuales, aquel momento histórico esta «congelado» en el tiempo, a la espera de que el sol lo descongele y se evapore el tiempo y la historia del colonialismo. Para entender esto, y lo volveremos a repetir mil veces, debemos aceptar que el Perú es un país plurinacional y que debe cesar el

hegemonismo criollo; pues no todos vivimos el mismo tiempo ni reivindicamos la misma historia, los vencidos de ayer son los oprimidos y explotados de hoy, los marginados de la riqueza nacional y del poder. No se trata entonces -como dice Pinto- de «retroceder en la historia», ni menos de sufrir de «esquizofrenia». La llegada de «la civilización» occidental, no solo provocó el estancamiento de las condiciones materiales y espirituales de los peruanos, sino que las regresionó a condiciones anteriores al siglo XVI. Situación de «extrema pobreza» que se mantiene y que es responsabilidad -entre otros- del Pizarro de dicho siglo, pero también de los que le rinden culto al final del siglo XX. Lo que para los pizarristas significa «civilización y progreso», para millones de peruanos significa aun el retrogradismo innegable del colonialismo interno. Lo anacrónico es que los pizarristas actuales se niegen a abandonar ese retrogradismo so pretexto de imponer «la modernidad y el progreso» de su cultura (por ejemplo Mario Vargas Llosa en el Comercio del 28/10/92, en un artículo titulado «Cabezazos con la Madre Patria»). ¿Cuándo aprenderemos los peruanos a respetarnos mutuamente?, a respetar nuestra diversidad de identidades, tiempos y culturas. Moralizar significa ante todo eliminar de raíz cultos y símbolos al exterminio, al secuestro y a la violencia de unos peruanos contra otros, de lo contrario los enfrentamientos continuarán. Desde aquí pedimos que esa estatua de marras sea votada al mar en ceremonia pública y en su lugar se ponga un monumento a José Gabriel Condorcanqui Noguera y a Micaela su esposa, Incas mestizos y verdaderos padres fundadores de la nueva patria peruana. Ellos, reiniciaron la gesta emancipadora anticolonialista, que evidentemente, debemos aun concluir. ***

_____________ PARTE IV

PROPUESTA INDÍGENA

__________________________ DAR A LOS PARTIDOS SENTIDO NACIONAL -No publicado. Arequipa, 24/11/99-

Existe en nuestro país una notoria y evidente separación entre Estado y sociedad civil, esto que en lo político se expresa en la actual crisis de los partidos, es fundamentalmente un desencuentro entre nuestras elites intelectuales y la realidad nacional. En Europa, a un suizo, italiano, o alemán difícilmente le podríamos imputar la misma deficiencia de entendimiento y conocimiento de su propio país. Si existiera un mercado informal de las ideas y los conceptos, nos daríamos con muchas sorpresas. Ya la presidenta del congreso Martha Hildebrand acaba de comprobarlo en su breve pero sustanciosa polémica con el Ing. Máximo San Román. Pues le tuvo, a este último que ¡ordenar! a voz en cuello, dos veces en pocos días, que retire sus palabras. ¿Qué había dicho San Román?, una primera vez Hildebrand no sabía que era lo que San Román tenía que retirar en castellano, pero la segunda vez fue algo espectacular, no sabia – ignoraba- lo que significaban las palabras quechuas vertidas por San Román; y bajo amenaza de suspenderlo lo conminó a retirar sus palabras. Para cerrar con la faena de aquella noche San Román replicó y retiró sus palabras... en Runa Simi, por lo que la Hildebrand, ignorante de nuestra cultura, se rebajó mas aún, al conminar a San Román a hacerlo... en castellano!. Cuenta San Román que cuando niño le sucedió esto mismo en la escuelita de su comunidad natal, le obligaban, bajo pena de castigo, a hablar en castellano. Esto es una comprobación de lo que dice Pablo Macera, sobre aquello de que en nuestro pasado hay sucesos del desencuentro cultural y humano, como la escena de aquella tarde en la Plaza de Cajamarca entre Atahualpa y Pizarro, que «dejan congelado el tiempo» en el recuerdo de la conciencia popular. Aunque este congelamiento no es eterno, debe haber algo que haga «romper el hielo». Y eso es lo que buscamos. Hacia tiempo no sucedía algo así. Estas escenas políticas son pues, lo que algún intelectual calificó de «hondos y profundos desencuentros», entre peruanos. La última vez que recuerdo sucedió algo parecido, fue la última entrevista que dio como jefe político militar de Huamanga el Gral. Adrián Huamán Centeno, general indígena del EP, que sin necesidad de hablar en quechua dejó a los periodistas mudos demostrándoles al final, que no conocían el Perú. Estas son aun, creo, pequeñas escaramuzas o confrontaciones precursoras de lo que será en un futuro cercano el comienzo del final de estos «profundos desencuentros» en que estamos el Perú oficial, criollo, estatal, formal, «limeño», centralista, etc; con el Perú andino, indígena, provinciano, descentralista, «profundo», informal, etc. Esto sucederá porque ya varios de nuestros mas connotados quechuólogos dicen que en el Perú hay dos tipos de analfabetos, a saber: Los que desconocen las letras del castellano que son los menos, y los que son la mayoría, que no entienden ni saben «leer» la cultura de los peruanos, de los mayoritarios, originarios y auténticos peruanos. La complicación viene cuando queremos resolver este trauma de la «biculturalidad» de nuestro país, lo primero es precisamente, darse cuenta de que existe este «desencuentro», lo que algunos sicoterapeutas llaman «vocalizar el trauma». Lo difícil para los peruanos es que lo tendremos que vocalizar en dos idiomas – por lo menos dos- y no solo vocalizarlo, lo mas difícil para todos será pensar al Perú en su idioma originario, y luego en las dos culturas vertientes, en las dos civilizaciones: la andina y la occidental; pues las bases del país fueron construidas en Quechua, la filosofía, ciencia y tecnología fueron hechas en

Quechua y hasta el sentimiento peruano tiene sabor a Quechua. Y finalmente en plena equidad o paridad cultural construir una República superior. Esto de quechuizar nuestro país, tiene que ver mucho con la refundación de nuestros partidos políticos, porque ¿quién defiende a los peruanos mayoritarios?, si no van a ser los partidos políticos que se identifiquen con esa masa siempre postergada, del campo y la ciudad. ¿Tendrá que nacer un partido político de los Quechuas, o de los indígenas andinoamazónicos?. No vaya a ser que la brecha de esos «hondos desencuentros» en vez de cerrarse, se amplíe (como lo trataban de forzar los senderistas) y ahí si que la cosa se pondrá difícil para construir un país integrado. El gran problema de los intelectuales peruanos es de que además de proceder de una escuela occidentalista, de formación exageradamente teoricista, sufren la separación «natural» o propia de la cultura occidental que se da entre trabajadores «intelectuales» y «manuales». Por el hecho de ser la cultura occidental una cultura transplantada a nuestra geografía y etnografía, es una «conciencia social» que esta sobre nuestro y propio «ser social»; y que no solo actúa neutral, sino en la mayoría de veces, en contra del «ser social» mayoritario del Perú. ***

________________________ Línea política nacionalista POR UNA POLÍTICA DE ESTADO NACIONAL -No publicado. Arequipa, 08/11/99La « Línea política» es una síntesis de los planteamientos Estratégico y Tácticos que necesariamente se expresa en la ACCION COLECTIVA de un movimiento o partido político. Esto define su carácter y función como auténtica vanguardia de dirección de un pueblo, cuando su «línea» registra la unidad TEÓRICO-PRÁCTICA, en lo que comúnmente se llama «ser consecuente». Es decir los partidos y sus militantes que NO pueden en su acción DIARIA, conseguir armonía y correspondencia entre su teoría estratégica y sus tácticas inmediatas (o acciones cotidianas o pragmáticas) NO TIENEN LINEA POLÍTICA, y esto sucede porque no siempre las TACTICAS empleadas por los partidos corresponden a sus estrategias respectivas. Por ejemplo: Si nos preguntamos porqué los «partidos

tradicionales», todos se han aproximado en «su teoría doctrinaria» a la defensa de los intereses de la Nación, pero en general nunca han podido representarla, menos han podido «ser consecuentes» en su lucha por el Perú, (otros lo han traicionado: los famosos «vende patria»), porque mas han representado intereses de sectores minoritarios, han sido pues, «partidos fraccionales», no-nacionales; por eso es que han fracasado. Por otro lado, los partidos «del pueblo» o «populares», (las izquierdas, el APRA, etc) se han publicitado como poseedores de «la estrategia correcta» para solucionar los problemas de nuestro pueblo y nación; de esta forma predicaban todos los días, sobre su «potencial» democrático y sus sinceros y voluntariosos objetivos nacionalistas pero sin embargo en su práctica diaria, es decir sus tácticas empleadas estaban cargadas de verticalismo, hegemónismo o burocratismo...así, ¿Se puede creer en sus intenciones y objetivos estratégicos?. Y es que en cuestión de táctica y estrategia el fin no justifica los medios, es mas correcto decir que los medios edifican el fin. Existe, hoy en día, la idea fuertemente cimentada que es a partir de tener clara y definida la estrategia (teóricamente, se entiende) que se puede «dar línea» y es más, que la estrategia y hasta el Programa Estratégico (u objetivos a largo plazo) es lo que crea el partido. Vale decir, se cree que un «grupo de cerebros» (y hasta a veces, un solo «cerebro») concibe la estrategia, crea el partido y da la línea (los casos mas graves se han dado en la izquierda marxista: SL, Patria Roja, etc ) ; nada más falso, tampoco lo correcto es que suceda todo lo contrario, es decir, que a través del empirismo y sin objetivos a largo y mediano plazo, podamos avanzar por una línea política correcta. Pero, basta que los que «ya tienen la estrategia correcta» se acerquen un poquito a la práctica, observen y sistematicen sus tácticas para que todos (los partidos de izquierda y derecha que defienden la Nación) podamos avanzar en la construcción de un FRENTE NACIONAL, para resguardar nuestro querido país ante el actual entreguismo y traición generalizada. Pero; en lo que se refiere a la Nación y la Identidad, ¿qué es lo táctico y que lo estratégico? ¿Y como se relacionan en ellos la teoría y la práctica?. Lo estratégico nacional es hoy en todo el Perú y para todos los peruanos LA DEFENSA DE LA NACIÓN, por todo lo gravemente peligrosa que es la política de gobierno de gente «peruana» de primera generación, que esta descarriando totalmente la endeble POLÍTICA DE ESTADO que hemos sufrido crónicamente durante toda la república, pero que hoy esta tomando índices alarmantes, que nos presagian la catástrofe total de nuestra identidad y valores nacionales a corto plazo. ***

_____________________________ Por Identidad, Pan y Democracia FUERZA ANDINA MULTIPARTIDARIA AL CONGRESO -No publicado. Arequipa, 12/11/99-

Si existe algo positivo en las muchas listas que se presentan a las próximas elecciones es precisamente que la mayoría es independiente y a contracorriente del presidente-candidato, basan su independencia en levantar banderas como restaurar la democracia, luchar contra la extrema pobreza y por último, y es lo novedoso en el terreno electoral, la reivindicación de la identidad. En este período temprano de recomposición o «muda» de las tendencias políticas del país, están ya apareciendo aspectos comunes importantes para avizorar el movimiento que hegemonizará la política peruana del tercer milenio. Algo común que es necesario destacar en la mayoría de las listas al Congreso, es que agitan como propaganda la bandera de LA IDENTIDAD. Y no vamos a hablar del «decano del chullo» Roger Cáceres Velásquez, ni del FREPAP, ni menos de Inga Garay. Lo importante a señalar es la presencia de tres hombres andinos quechua-hablantes encabezando tres de las mas importantes listas, me refiero a Daniel Estrada de UPP, Dennis Vargas de CODE-País Posible y Máximo San Román de OBRAS. Ellos, como nunca antes candidatos de primera línea lo han hecho, se están pronunciando en quechua, dirigiendo sus discursos de identidad y llamando al sentimiento andino para convocar el apoyo de los desposeídos, de los hombres y mujeres que soportan el trato cruel y despiadado del «ajuste estructural» que se aplica en el Perú y que ya sabemos a la luz de lo que pasa en México en que va a terminar. Es necesario recordar lo que ha logrado Daniel Estrada en el Qosqo, solo recuperando la identidad física de nuestra Ciudad Sagrada; recuperación que va desde el reencuentro con el culto al agua en sus ya famosas «pacchas», pasando por el monumento majestuoso al verdadero artífice de nuestra patria profunda: el Inca Pachacutec, hasta el actual plan de la municipalidad para recuperar y restaurar el Koricancha que es el Templo Mayor de nuestra cultura andina. Proceso este último, mas que turístico, de profunda significación mística y religiosa para los que seguimos con profunda fe nuestras creencias ancestrales y que esperamos activamente un renacer de nuestra identidad colectiva como requisito imprescindible para poner al Perú de pie sobre sus raíces, como un país solidario y no desintegrado. Y es que la carencia de identidad en el Estado y gobiernos es lo que los lleva a la desintegración y la falta de solidaridad social con el pueblo; porque como bien dijo Máximo San Román por la TV: Si no nos amamos a nosotros mismos ¿Cómo vamos a amar al prójimo?. La propuesta fundamental de Estrada es la consigna que asumió Javier Pérez de Cuellar al entrar al Qosqo, ! ABAJO EL CENTRALISMO !, y es que este es el actual teatro de operaciones de la lucha por la identidad: la acción descentralista hacia una democracia de la diversidad del Perú Profundo y Universal.

Hablar sobre la identidad, no es precisamente referirse a la condición humilde del origen en un poblado serrano, es fundamentalmente levantar un programa de gobierno que dé solución a los problemas urgentes de las mayorías postergadas, de esas cuatro quintas partes de nuestra población, que señaló J.C. Mariategui en «El Problema del Indio», y que hoy por su explosiva tasa de fecundidad y natalidad, deben haberse convertido en las nueve décimas partes. Un Programa que reconociendo la esencia agraria y agrarista del Perú, señale la solución al problema del hambre en nuestra patria por una «vía peruana» de desarrollo agro-industrial, y que destruya esa competencia desleal promovida desde los sucesivos gobiernos antinacionales, promotores de los subsidios a los cultivos extranjeros y del dólar barato como prebenda para los grandes importadores de alimentos, proceso que día a día destruye nuestra agricultura nacional. El antiguo problema de la tierra señalado por El Amauta, se ha convertido además en la lucha actual por el control de los mercados agropecuarios, por el control del financiamiento y del crédito, en resumen, por la Identidad y su hija primogénita: LA SOBERANIA. Si los candidatos que quieren usar la identidad como bandera electoral no desarrollan estos puntos en sus Programas, es por demás que sigan hablando de identidad a un pueblo que ya sabe bien como un «chinito» a usado la mimetización y el camuflaje para «meter yuca» y dar «chino por cholo» y que ha repartido miles de fotos disfrazado de «cholito» en el almanaque de marras. La Identidad mas que en la periferia de la piel o de la ropa, nuestro pueblo la lleva en el alma y en la lucha irrenunciable por un programa de reivindicaciones históricas secularmente postergadas. ***

_______________________________ Dos principios del mundo andino LA ECOLOGÍA Y LA HOLISTICA -Publicado en La República el 03/01/95El Perú, en cuanto a medio ambiente se refiere, tiene el territorio mas variado e impredecible del mundo; esto lejos de ser una desventaja con respecto a otros países, se convertiría en nuestra principal ventaja competitiva, siempre y cuando nuestra sociedad y Estado, tengan también una organización y eficiencia apropiadas. Esto quiere decir en otros términos que si los hombres que habitan estas latitudes tienen un organización ineficiente, entonces van a sufrir las consecuencias de las continuas crisis (de todo tipo) que se van a presentar como producto de tamaña variabilidad de condiciones y la enorme diversidad ecológica dentro de, incluso, un mismo micro-territorio.

De seguro, estas condiciones de habitad, tan difíciles, condicionaron la organización que los Incas dieron a este territorio. Cabe aquí destacar que, manejar una organización de varios millones de personas al interior de un territorio como el peruano, re-quiere de grandes estrategias en el desarrollo de las organizaciones de control sobre el sistema productivo y la sociedad en su conjunto. Según el estudioso de la cibernética y antropólogo australiano-peruano Jhon Earls (Catedrático de la PUC) los Incas desarrollaron estratégicamente TECNOLOGÍAS QUE DISMINUYEN O REDUCEN LA VARIEDAD DEL MEDIO AMBIENTE. Estas tecnologías son hasta ahora practicadas muy empíricamente por los Comuneros andinos, ejemplos como los andenes a diferentes alturas y altitudes, los sistemas de riego como alternativa a la frecuencia de lluvias, la selección de semillas de mayor resistencia a fluctuaciones climáticas o según los diversos pisos eco-lógicos, y hasta unidades de medida relativas a la productividad y a otras categorías, nos ilustran sobre esta tecnología. En segundo lugar, según Earls los Incas «aumentaron la variedad de control sobre la mayor cantidad de medio ambientes, mediante el diseño e incorporación en su organización de sistemas de comunicación que permitieron la fina coordinación necesaria entre los diferentes ciclos de actividades productivas que se dan en los distintos pisos ecológicos de acuerdo a las condiciones ecoclimáticas». Además esta enorme variabilidad y diversidad del medio ambiente andino, debió, en el incario, influenciar en forma decisiva la evolución del hombre y la sociedad, llevándolos a crear y desarrollar sistemas de producción y comunicación súper organizados, puesto que de lo contrario con una organización ineficaz, las sociedades andinas hubieran sucumbido ante la tremenda variabilidad de condiciones. En el difícil medio ambiente andino, una organización solamente es viable o posible, si cuenta con respuestas suficientes para todas las condiciones posibles que podrían incidir en ella. De ello nos habla precisamente la ley fundamental de la cibernética, cual es la ley de Ashby, que dice que la «variedad de control que dispone un sistema tiene que ser igual o mayor que la variedad de lo que esta controlado». El mundo andino durante el incario desarrolló un sistema productivo con dos características que occidente recién esta redes-cubriendo y tratando de aplicar, aunque un poco tarde. Uno es el principio del equilibrio ecológico, y el otro es la concepción holística para el tratamiento de la ciencia y tecnologías productivas. Ahora planteamos otra pregunta sobre el sistema de gobierno de los Incas: ¿ Cómo fue y que características tuvo la organización estatal de los Incas, que les permitió cumplir con la ley de Ashby en los territorios bajo su gobierno ?, cuando vemos que tantos regímenes de gobierno durante los cinco siglos desde la llega-da de los españoles no pueden implementar organizaciones efectivas de control?, y contraprodu-centemente vemos cada día como se incrementa la depredación de los ecosistemas andinos. Debemos atar nuestro presente al pasado aprendiendo de él, no solamente como un ejercicio de identidad, sino como necesidad imprescindible de conseguir nuestro eficiente progreso y modernidad andina.

***

_____________________________ Sin identidad no habrá desarrollo CIENCIA Y RELIGIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD -No publicado. Arequipa, 18/12/93La tecnología global andina, concepto que debe ser bien diferenciado del concepto de «herramientas tecnológicas andinas»; es una categoría cuya definición debe partir de conceptualizar integralmente la cosmovisión andina, o por lo menos apuntar sus aspectos y características mas resaltantes. Una de ellas, la mas importante es sin lugar a dudas, la convivencia armónica que desarrollaba la sociedad andina con la naturaleza. Esta verdadera disciplina comienza con el TINKUY1 del hombre andino con su medio natural, cuyo principio es la creencia mas sagrada, o el culto a LOS APUS, «los dioses montaña» (J. M. Arguedas). Personalmente no tuve una idea cabal del significado de la religión de los Incas, hasta el momento que en un viaje circunstancial al Qosqo, el avión en el que viajaba pasó como un minúsculo mosquito al lado del APU Salkantay, increíble mole blanca de roca revestida de hielo, agua creadora de vida almacenada por siglos, suministrada generosamente a todas las cuencas que nacen a su derredor; mas abajo en sus faldas, cientos de «pacarinas» o manantiales de deshielo, que en su descenso forman los bofedales y valles, poblados de la flora, fauna y el hombre andino en sus pequeños pueblos o Comunidades. Como no rendir culto a los «dioses montaña», que es de donde viene la vida, suministradores de agua y ejemplares reguladores de los ecosistemas que circundan los nevados del Perú. La religión andina o Inca, fue ecologista. Desde allí, desde el culto a los Apus, se regulaba y manejaban las millones de cuencas de nuestro difícil territorio. Hace poco, antes de su lamentable desaparición, escuché decir a L. E. Valcárcel, que la idea que enseñan en los colegios de que el Perú está dividido entre costa, sierra y selva, es incorrecta y deformadora de nuestra conciencia nacional, puesto que el Perú, decía, «es un territorio formado por millones de valles o tajos en las montañas, recorridos por ríos o riachuelos o por cauces secos de avenidas de lluvias estaciónales»; y que esta cosmovisión del Perú en nuestros niños «los ubicaría mas certeramente en nuestro territorio nacional». Resulta ilógico pensar que los Incas ocuparan ordenadamente el territorio andino y preservaran los miles de ecosistemas grandes y pequeños de un territorio tan vasto, sin la

ayuda de UNA CIENCIA Y TECNOLOGÍA PROPIA, ANDINA. Sobre esto, Antúnez de Mayolo, Urton, Zuidema, Earls y Silverblat, Murra y Lumbreras han enfocado y estudiado los aspectos cosmológicos, astronómicos, metodológicos de esta ciencia y tecnología andina y su relación con la organización social y los ciclos productivos. Igualmente son muy importantes los aportes holísticos, para el entendimiento de la cosmovisión andina, de María Sholten y de Carlos Milla, que nos dan pruebas científicas de una antigüedad de 50 siglos del proyecto histórico andino. La solución integral para las crisis globales que enfrenta nuestro país, pasa necesariamente por la solución del hambre y la conquista del desarrollo, y esto solo se conseguirá con la RE-CONEXIÓN CON NUESTRO PASADO que es el axioma imprescindible para «recuperar» nuestra identidad. Esto significa, desarrollar el CONTINUM con nuestro proyecto histórico andino sobre las nuevas condiciones impuestas por 5 siglos de intervención occidental. Como dice Jhon Earls15 «todo esto va a suponer como requisito imprescindible el comprender y manejar las premisas, logros y conceptos de la ciencia andina pues los hombres andinos, siguen pensando en los mismos términos de sus categorías, y mas importante aún, es que los planteamientos principales de estas ciencias parecen ser convalidados por los grandes desarrollos en la cibernética y otras ramas nuevas de la ciencia occidental de los últimos años». Debemos tomar muy en cuenta que los ecosistemas andinos siguen, a no ser por algunas pequeñas variaciones cíclicas, siendo las mismas desde hace milenios, y podemos estar seguros que como habitantes de este nuestro territorio, ante iguales problemas y condiciones seculares, adoptaremos iguales soluciones o superaremos la calidad de nuestras ancestrales soluciones. ***

Nota
TINKUY: Encuentro de dos o mas fenómenos o entidades en movimiento en uno solo, que ya no puede ser descompuesto en sus partes originales. Ley de la irreversibilidad termodinámica o ley del aumento de la entropía. 2º Ley de la termodinámica.
1

__________________________ POR UNA ECONOMÍA DE «CARA AL INTERIOR» -No publicado.Lima, 07/09/99En el Perú se identifica progreso y modernidad con lo «extranjero», es decir con los modelos, señales y paradigmas del «exterior»; y a contraparte: atraso y arcaísmo con el «interior», es por eso que los modelos económicos hasta hoy han gravitado «mirando al exterior». Los indígenas organizados deben forjar una economía «de cara al interior», una economía nacionalista que forje la grandeza del Perú en el tercer milenio. Indudablemente que para paliar la crisis estructural de nuestra economía fuertemente recesada y administrar la salida al colapso recesivo se necesita una renegociación de la deuda externa y dejar de mostrarnos tan sometidos a los mandatos del FMI. Es posible y necesario mejores condiciones en la negociación de nuestra deuda. El excesivo pago del servicio de la deuda es lo que nos tiene entrampados. Necesitamos romper el circulo vicioso ocasionado por pagar mas de lo debido del servicio de la deuda externa; utilizando dineros de un superávit fiscal, que a su vez es conseguido con presión tributaria sobre empresas que cada día venden menos y quiebran mas (cada día 10 empresas mas presentan solicitud para ser declaradas insolventes por el INDECOPI). Es decir la mayor presión tributaria ocasionada por los compromisos para pagar la deuda, esta quebrando a todas las empresas peruanas que son declaradas por este gobierno «económicamente inviables». Y aún así dicen que el Perú, es un país con futuro. Otro aspecto que nos preocupará en el gobierno del Perú, pero que tiene que ver con el mediano plazo, es el aspecto relacionado con el déficit de la balanza comercial y de capitales. El problema principal es que tenemos un aparato productivo que todavía no deja de ser primario exportador, de tecnología obsoleta y con adicción al consumo de divisas; y esto es grave por que no podemos seguir siendo tan vulnerables a las fuertes fluctuaciones del mercado internacional para con estos productos de bajo contenido tecnológico y valor agregado. Necesitamos urgentemente, por así decirlo un nicho productivo que actúe como «eliminador de picos» o «estabilizador de tensión» en el mercado internacional y fortaleciendo este nicho ir reestructurando todo el resto del aparato productivo, el Perú es muy versátil en los nichos que pueden escogerse como puntales del despegue de las exportaciones con fuerte valor agregado. La experiencia chilena es aleccionadora porque en pocos años consiguieron un buen mercado de «exportaciones no tradicionales» y supieron darles a sus productos paulatinamente mayor valor agregado y mejorar su competitividad. De esta manera ampliando nuestro sector de exportaciones no tradicionales con mayor componente de tecnología, iremos creando las condiciones para fortalecer las Reservas Internacionales con las cuales generar liquidez monetaria que no genere inflación. Y lógicamente también se crearán las condiciones para un mejor manejo de las tasas de

cambio y de interés bancario y de la creciente dolarización de nuestro mercado monetario, para el mejor manejo del crédito interno. Nuestro plan económico debe de tener cinco tareas fundamentales, pero estas no tienen opción si no se aplican dentro de un plan de gobierno nacionalista, civil y democrático, puesto que hay medidas de política, sin las cuales será difícil sino imposible llegar a la mayor eficiencia de nuestras propuestas económicas; estas son: 1. 2. 3. 4. 5. Fortalecimiento de los capitales nacionales Crear, recuperar y fortalecer el mercado nacional. Conquistar la seguridad alimentaria y energética. Erradicar el mercantilismo económico de nuestra economía. Fortalecer nuestro aparato productivo, industrializando el campo y la ciudad. ***

______________________________ La vía asiática y sus dos caras PERÚ...PAÍS CON FUJITURO? -No publicado. Lima, 09/09/96-

Si queremos una alternativa democrática eficaz, a los procedimientos de «despotismo asiático» que primero Sendero Luminoso y finalmente Fujimori están ensayando en nuestra patria, entonces debemos evaluar bien lo pasado en estas últimas décadas, no caer ahora en el «coyunturalismo» que conviene a la política despótica del régimen actual y proyectarnos con una visión de largo plazo para resguardar los intereses de nuestra nación, y no solo hasta abril del 2,000. El futuro del Perú deberá ser fiel a su glorioso pasado, no se ha sometido a LA VÍA ASIÁTICA, violenta de sendero, ni se someterá a su versión seudo democrática y seudo pacífica de AFF. Si bien más del 60 % votó por Fujimori el año 95, esto no le añadió ni un gramo de demócrata, mas bien esa mayoría asumió la autocracia y legitimó el autoritarismo, esa mayoría acepto el protectorado nipón, ¿porqué lo hizo?, de la respuesta podemos sacar valiosas enseñanzas para el 2,000. Hagamos breve evaluación de lo que fueron esos tormentosos 15 años, desde 1980 hasta el 95 en que se empezó a respirar un aire de «postsenderismo» y se asume la «etapa fujimorista». El 95 el pueblo peruano (con fraude probado) prácticamente le entregó el país a Fujimori aceptando el contrato social unilateral que implementó con el golpe del 5 de Abril. Creemos que esto es resultado de tres factores interrelacionados: 1. El maoísmo asiático deformado de corte fascista de SL, 2. La fuerte crisis de identidad nacional o anomia colectiva, y 3. LA AUSENCIA DE UNA

ALTERNATIVA NACIONAL al neoliberalismo extranjerizante. Analizaremos ahora el primer punto. Escribimos en esta misma página (LR 9/12/94), que uno de los métodos del fujimorismo para su éxito en encuestas de opinión, es llevar al paroxismo la ya iniciada demolición de nuestra autoestima nacional (desde Pizarro los secuestradores de la conciencia nacional, manejan este método). Sobre este auto desprecio, los formadores de la opinión pública el año 84 decían: «Fuimos notificados del nivel de degradación en el que se mueve la sociedad en la cual vivimos», «esta sociedad se esta envileciendo..., es un estado de creciente primitivismo..., somos una nave al garete» (Caretas, Editorial del 2/4/84) «sangre, fuego, mugre, ferocidad, impotencia..., monumental desorden..., con profunda pena tenemos que aceptar que así es nuestro Perú», «El Perú esta enfermo y la verdad es que somos culpables todos... de la enorme frustración que viene resultando ser nuestro Perú», «lo que ocurre por desgracia es que se ha comenzado a confundir virtud con vicio, asesino con héroe, delito con ley, autoridad con crimen», (Oiga, Editorial del 2/4/84). Es este caldo de cultivo, en el que se pretendió implantar el mesianismo asiático de Sendero Luminoso, y con este caldo se alimenta el mesianismo actual. Esta auto-conmiseración abierta de los medios, en la que el Perú se empantanó, fueron provocados por el motín del «Sexto» y graficaron muy bien la poderosa expansión de la violencia. Aunque «Pilatos», «Centenaro» y «Carioco», no eran senderistas; Sendero estuvo allí en la intervención no muy clara de Díaz Martínez. Este motín dió continuidad a los sucesos que junto con Uchuraccay y la masacre de los Penales (en otro motín dirigido por Díaz Martínez) fueron electro-shocks que empujaron a nuestro país a la terrorífica situación de mas de 30,0000 muertes inútiles. Esta catarsis autodestructiva junto con la crisis económica acentuada por el populismo inflacionario de García y por la «vendetta» de los banqueros ante la expropiación inconclusa, provocaron la práctica destrucción de la autoestima social y nacional. Este caos y auto-desprecio generalizados, fueron creando día a día la necesidad apremiante de un «orden» o «nueva democracia» que sería implantado por el «mesías» Gonzalo. En los 80, se llegó a sentir que solo en las cárceles, donde había formaciones cerradas y cánticos mesiánicos, había «orden»; aunque fuera ese orden fascista que proclamaba que «se necesitaba un millón de muertos» como cuota de sangre. Esto nunca se olvidará. Con el senderismo la destrucción de la autoestima nacional que desató la anomia colectiva fue tomando dimensiones alarmantes; el desgobierno aprista de Alan la remata y ahora vemos como magistralmente es usada por el fujimorismo. Lo demuestra su actual campaña, que parece decir, que «solo con AFF el Perú tiene futuro». Pero ¿Es legítimo hoy manejar esta destruida autoestima social y nacional para favorecer la imprescindibilidad de un orden «mesiánico»? ***

_____________________________________ Condición «sinequanon» de participación ELECCIONES LIBRES -No publicado. Arequipa, 05/10/99La imagen de auto conmiseración colectiva social y nacional, cuyas pruebas y análisis, mostrábamos en el artículo anterior, es reforzada y acentuada con la consigna que nos dice que solo con AFF el Perú es «un país con futuro», vale decir AFF ya se adueñó no solo del Perú, sino de su futuro. Este es el principal operativo sico-social pre-electoral, con el cual están tratando de vender-imponer que ahora: solo el Mesías y su pueblo es solución de continuidad a LA PAZ. Sus asesores están usando el reflejo condicionado colectivo creado por la explosión dinamitera y el terror que uso Sendero, la cara violenta de lo que hemos denominado como vía asiática. Solo el «hacedor» de la paz, el Mesías asiático es imprescindible, cualquier otra propuesta peruana es subestimada por «aventurera», «irresponsable», «vacía de propuestas», etc, se dice que provocaría «falta de continuidad» en el programa económico y angustia social. La amenaza velada acá, es el «retorno» del desorden, del terror. Aquí salvo el nipón, todos los peruanos son incapaces, inútiles, retrógrados («loquitos, nerviositos», como se dice de Castañeda, o «gordo», «chancho», etc, de Andrade). Es decir «los peruanos» somos incapaces de gobernarnos. El plan fascista de los que manejaban a SL, desbocó la primera propuesta asiática o de «nueva democracia», «democracia despótica» o controlada. Ahora se ensaya la segunda propuesta igualmente «democrática» y «asiática». Pero este desbocamiento de la primera propuesta, no fue estrategia urdida y realizada por Fujimori; no, creemos que fue al revés, la guerra maoísta de nueva democracia, dio lugar a Fujimori. Y de seguro, el mérito de AFF, o de sus asesores, fue darse cuenta de esta necesidad psico-social del Perú, creada por el fascismo de SL: La de un orden mesiánico de «nueva democracia», o de «democracia directa» como lo expresó alguna vez AFF. Al Perú se le había creado la necesidad de un «orden mesiánico» por una práctica fascista de violencia compulsiva y fanática. Alternativo al «demonio caído» practicante de un autoritarismo negativo (Gonzalo), había la necesidad de un autoritarismo «positivo»; a fin de cuentas, de cualquier autoritarismo que implante orden. Pues bien, esta imagen-fuerza, de la lucha «heroica» y cerrada de Fujimori contra los «terroristas», es la misma que se aplica contra la Corte Interamericana de Derechos Humanos, se dice: «allí también hay pro-terrucos». Es decir, siguen el esquema inicial; de sugerir que toda oposición «es terruca o pro-terruca», ¡incluyendo a los jueces de la CIDH!. Y los peruanos estamos con una autoestima tan baja, que hasta se lo creemos. En estas condiciones, entrar al proceso electoral con las reglas a merced de AFF, es un suicidio político y una virtual claudicación para cualquier demócrata. Los candidatos auténticos (y no los de «la fábrica») deben condicionar su participación en el proceso electoral a que aff firme un acta de compromiso por elecciones limpias, con la clara y tajante condición de que el estado y las FFAA se retiren de la lid electoral (lógicamente con su candidato) y se pida que una fuerza supervisora internacional garantice la limpieza de las

elecciones, pues nadie confía en la neutralidad de las FFAA peruanas (además, AFF no será su único candidato). Esta sería la última opción de corregir pacíficamente un régimen de gobierno dictatorial que a prostituido todas las instituciones democráticas del Perú. Con todas las puertas de la democracia cerradas, LA CONDICIÓN DE PARTICIPAR EN ELECCIONES LIBRES ES UNA CONDICIÓN SINEQUANON. Mas allá esta el recurso de la fuerza bruta, que es la que gobierna encubierta. ***

___________________________ ¿Elecciones o plebiscito? PLEBISCITO: PROTECTORADO O DEMOCRACIA -No publicado. Arequipa, 17/05/98-

El actual proceso eleccionario se está convirtiendo por obra y gracia de Fujimori en UN VIRTUAL PLEBISCITO que definirá si el pueblo peruano legitima o APOYA la actual dictadura/protectorado, o si por el contrario se rechaza este indigno y sistemático menosprecio con que nos tiene acostumbrados Fujimori, haciendo en la práctica sentirnos inútiles e incapaces para un gobierno verdaderamente democrático. Si nos preguntamos porqué a pesar de su carácter golpista y de todas las mentiras de Fujimori (incluyendo las denuncias de su propia esposa) su gobierno «no pierde credibilidad» ni popularidad; la respuesta es simple: porque el contrato social bajo los protectorados o monarquias no es bilateral, sino por el contrario, es un contrato unilateral. Proudhom, el anarquista y verdadero ideólogo de los antiestatistas actuales escribió: «Puede hasta suceder que el contrato entre príncipe y súbditos degenere en un contrato de mera beneficencia cuando por ineptitud o idolatría de los ciudadanos solicitan del príncipe que se apodere de la autoridad y que se encargue de sus súbditos, inhábiles para gobernarse y defenderse, como se encarga un pastor de su rebaño». Criterio que nos hace entender porqué y cómo un gobernante a pesar de ser golpista y mentiroso, pretende conservar «su derecho» al poder a como de lugar, así el fraude no solo es factible, sino «legítimo». Proponemos llamar a la contienda electoral que se avecina UN PLEBISCITO ENTRE EL PROTECTORADO NEOLIBERAL-NISEI VS LA DEMOCRACIA PERUANA. Neoliberal porque cae en el liberalismo dogmático, del monetarista Milton Friedman, de tendencia «neo malthusiana» cuyo método es simple: busca reducir fuertemente la demanda, eliminando la inflación junto a gran cantidad de los sujetos demandantes, matándolos por hambre, pestes y guerras. Además el aporte «nisei» de este modelo ha implantado el «estilo fujimori», como conjunto de costumbres y procedimientos

importados del acervo cultural y político nipón; en lo fundamental se esta ensayando un «gran jefe de la nación», o Shogún, que en el peor de los casos se asemeja a un protectorado, bajo un contrato social unilateral, un seudo emperador que «imparte» la justicia, y corta cabezas con «catana» o «con hacha», como Fujimori literalmente lo manifestó por televisión (3/01/93). ¿Cómo se impuso el Protectorado?. Primero, el traicionero Fujishock nos redujo a la auto conmiseración de no poder comprar lo mínimo para alimentarnos, luego comenzó a utilizar el desprestigio de algunos políticos para echar barro sobre los «partidos tradicionales» (bien que mal, líderes de la nación), luego degradó a ciertos parlamentarios para enseguida disolver el Poder Legislativo y continuó luego con el Judicial, el año 92 le tocó turno a nuestras FF.AA. (caso Villagarcía en la Marina) y remató con sus declaraciones de enero del 93, donde arremete contra la diplomacia y los 19 últimos Comandantes Generales del Ejército; allí terminó de demoler el aparato simbólico de nuestra autoestima nacional. De aquí nace, el poder simbólico de nuestros oficiales prisioneros en el Real Felipe. ¿No fue acaso la intención de que todos los peruanos nos sintiéramos inmorales, ineptos, en una palabra «rebaño» que necesitan de un Protectorado?. Recordemos los ataques innecesarios al ex-presidente Belaunde, y el trato vejatorio (llego a tildarlos de homosexuales) hacia la diplomacia peruana liderada por el Embajador J. Pérez de Cuellar. Y son muy conocidas sus expresiones soberbias y valentonas que están siempre dirigidas a que todos lo peruanos nos sintamos «súbditos, inhábiles para gobernarnos y defendernos» (no nos asombra la extraña funcionalidad de Sendero y de Gonzalo para Fujimori). Me parece lógico y honroso que nos dignifiquemos y recojamos el guante del desafío, cerremos el paso a «las Geishas» y marchemos al plebiscito que nos colocará entre la DICTADURA/PROTECTORADO de un contrato social unilateral, o la consecuente restauración de las instituciones de la democracia peruana. Los peruanos no debemos olvidar que el actual Estado Republicano tiene menos de 180 años de vida. En cambio nuestra raigambre como nación, nuestra verdadera patria profunda tiene por lo menos 20,000 años de desarrollo. Esta anotación es muy importante cuando se trata de guardar la debida distancia frente a las alegres propuestas de los viejos y nuevos practicantes de la política criolla aferrados o en pos de la mamadera estatal; sobre todo cuando son peruanos recientes y de primera generación y que nada garantiza que no sean aves de paso, que mientras están, nos rematan la patria. ***

___________________________________ Ante la dispersión de los presidenciables UNA ALTERNATIVA NACIONAL -Publicado en La República, 05/07/97-

No exagerábamos cuando en LR del 31/01/96, invocábamos la conformación de un FRENTE NACIONAL para salvar al Perú de esta verdadera des-nacionalización que significa el gobierno de Fujimori, caracterizado por su política cruenta de vocación dictatorial y por el tristemente famoso proceso de privatización, que no es mas que una herramienta neoliberal para la extranjerización compulsiva de los capitales estatales y nacionales. Cuando debió servir para el fortalecimiento de los capitales productivos NACIONALES. En otros países, como Bolivia, donde existe mayor capacidad de reacción popular lo encubren como proceso de «capitalización». Es un verdadero «caballo de Troya» de los capitales transnacionales. Este llamado a las diferentes fuerzas políticas de la oposición para que se unan en un solo FRENTE NACIONAL sigue estando vigente y es dramáticamente urgente ante la dispersión de los presidenciables . Si Fujimori se encumbró desde el anonimato, fue mas por un vacío que por una alternativa, y este vacío actúa sobre la exigencia popular de una alternativa NACIONAL, sino recordemos como «un chino» anónimo (acompañado de «cholos exitosos», como Máximo San Román y otros a los que después traicionó) les gano a los dos peruanos mas ilustres del fin de siglo: Vargas Llosa y Pérez de Cuellar. Al primero, el de «La Utopía Arcaica», que por su excesiva sinceridad prometía hacer del Perú «un país europeo» (la utopía criolla), y a ambos porque la pasan mas en Europa que en el Perú, agravando su perfil de candidatos del Perú criollo. No sería bueno subestimar otra vez el carácter étnico del voto actual; sobre todo para el triunfalista y criollazo -en el buen sentido del término- Alberto Andrade. Y no solo hay que tener en cuenta a los indígenas analfabetos que ya votan, sino a los miles que reciben «alguito» del presidente (de su propia mano!) identificándose con el poncho y chullo que usa en sus giras; esto puede hacer que «el chinito» siga encaramado en el poder, hasta que no insurja una alternativa nacional, desde el Perú y para los peruanos. Solo un FRENTE NACIONAL, amplio y democrático hará con los partidos políticos lo que en el fútbol sucede con los clubes; cuando se trate de ponerse la camiseta nacional todos deben arriar las banderas partidarias. Y aunque en el Perú no se vislumbra aun una «clase» o sector que lidere el proyecto nacional peruano, la oposición, partidos e independientes tienen ya los dos objetivos nacionales que hay que defender: 1. el retorno a la institucionalidad democrática del Perú, y 2. el fortalecimiento desde el estado de los capitales nacionales, que no es otra cosa que privilegiar y defender el capital nacional y el patrimonio del Estado peruano, frente a la voracidad de los capitales extranjeros. El ejemplo mas cercano de esta voracidad es es el «esquilme» que sufrimos los peruanos cada fin de mes en manos de «Telefónica de España». ¿Quién fue el gracioso que le puso «Telefónica del Perú»?.

La desvalorización de nuestro capital nacional, parte por la destrucción de nuestra auto-estima y amor propio, que es la extensión de la práctica social del «cholo barato», verdadera erosión secular de nuestro principal capital, que es el capital humano. Hoy el vapuleo y destrucción del Tribunal Constitucional y las agresiones a la libertad de prensa nos hace sentir descarnadamente este «método de demolición» de nuestra auto-estima nacional y que sigue usando magistralmente Fujimori para inducir a nuestro pueblo a «sentir la necesidad» de la dictadura. Felizmente, hay una respuesta positiva y en cadena del pueblo peruano, que afirma la defensa de NUESTRAS instituciones tutelares NACIONALES, incluidas y principalmente las FFAA. A propósito, con mucha preocupación vemos cómo ciertos malos elementos (que existen en toda parte) pretenden usarlas como cobertura para encubrir sus oscuras y nada transparentes acciones. Esto último es lo mas preocupante, pues los países vecinos también sufren del neoliberalismo extranjerizante, que contamina a algunos de sus políticos y militares tras una carrera expansionista y beligerante contra nuestro país, por lo que se precisa que nuestra FF. AA. NACIONAL debe estar depurada y monolítica. ***

___________________________________ La marcha de la nación al III milenio UN FRENTE NACIONAL PARA EL 2,000 -No publicado. Arequipa, 26/08/97Democracia es sobre todo respeto a la diferencia y a la diversidad. Las dictaduras destruyen el respeto «al otro», sea este mayoría o minoría. Una dictadura con presunto apoyo mayoritario, no deja de ser dictadura; Hitler encandiló a su nación y la arrastro al desastre de la guerra. La dictadura es un método de gobierno de la barbarie, que comienza por no respetar a sus opositores y termina por no respetar a nadie, bajo el imperio de una policía política y un «capitán general» a la cabeza, como gusta ser llamado Pinochet. Aprendamos de lo sucedido en el país del sur. Nuestra diferencia con el proceso Chileno es que «nuestro Pinochet» no es nacionalista, sino todo lo contrario, además que la burguesía chilena si es una verdadera clase dirigente y tiene un proyecto nacional claro y preciso, por eso hoy sus capitales se expanden victoriosos sobre el resto de países, especialmente en el Ecuador. Esto se puede interpretar como una nueva versión de guerra de expansión chilena, que esta vez han emprendido a nivel económico. Lo triste es que nos la viene ganando otra vez... y nuestra Fuerza Armada NACIONAL sigue apoyando un proceso des-nacionalizador (!?). El caso de la oposición chilena a Pinochet es el mayor ejemplo de como actúa una clase dirigente nacionalista, usando UN FRENTE NACIONAL (derecha e izquierda juntos...) para corregir

los errores en que sus FFAA (explicables por ser entes apolíticos) y los ínfimos y cavernarios de la extrema derecha, incurrieron, evitando que sus excesos de totalitarismo y extremismo neoliberal pongan en peligro las bases mismas de la nación, como son las instituciones democráticas y sus capitales nacionales. Sobre esta flagrante carencia de «clase dirigente» de nuestra nación, ya se ha escrito bastante, obvia repetir. Solo debemos precisar de que en el Perú, tampoco necesitamos un «dictador nacionalista», ni una «burguesía nacional» criolla, porque aquí y en Chile, estos siempre se han sentido europeos. El surgimiento en nuestro querido país de una incipiente burguesía «chola», o mejor llamarla BURGUESÍA INDÍGENA, usando el vocablo técnico «indígena» que usa la ONU para designar a los «originarios» de las naciones; burguesía indígena que es la vanguardia social y nacional de la migración del campo a la ciudad y de la llamada «informalidad». Este es un fenómeno interesantísimo para el futuro de la Nación peruana que deberemos analizar mas detenidamente. El intento de renunciar al Pacto Andino, fue otra arista de la estrategia desnacionalizadora, que también pretende aislarnos de nuestros aliados naturales, Pacto donde el Perú es pieza clave. Allí se les pasó la mano porque «el retiro» del Perú del Pacto Andino comenzaría a agrietar el tablero y a estremecer el total de las fichas de la geopolítica continental; de ahí sus marchas y contramarchas. Indudablemente este exabrupto del Gobierno, es parte de su ESTILO CRUENTO, como lo fue, el asalto a la residencia de Aoki, poniendo en riesgo la vida de los rehenes; el posterior asalto también y destrucción del Tribunal Constitucional y hoy el increíble y estúpido asalto oficialista al Canal 2-TV. En resumen el abuso de la política cruenta, cuyo mas recio esparring es el alcalde Andrade, (recordemos el carajo! del choque callejero) es la característica mas relevante del fujimorismo. Por eso, no sería nada extraño de este estilo, que tras la «aparición» de un previo caos (las actuales señales de «resucitamiento» de Sendero en Puno y otras zonas y las provocaciones -Ley 26505 y otras- sobre la propiedad territorial de las Comunidades, son índices de sospecha) se «justifique» un golpe sangriento, antes del 2,000. Esta sería la «ventanita» que buscan las fuerzas anti-nacionales. Por lo pronto la política cruenta o «ramboide» del fujimorismo le ha quitado ya la imagen falsa de redentor del Perú y se la ha sustituido por la de emperador; como bien lo agitan los estudiantes en sus marchas. Solo un FRENTE NACIONAL, amplio y democrático, que agrupe a todos (desde los partidos políticos hasta los clubes provinciales) los que se pongan la camiseta del Perú, será alternativa eficaz para disuadir la dispersión de candidatos. De continuar el carnaval de presidenciables NO se podrá ganar al presidente, ya que cuenta con el respaldo del aparato del Estado, de las FFAA y con un sistema electoral de coladera, donde será fácil introducir, otra vez, no una sino muchas herramientas de fraude. Este FRENTE NACIONAL podría llamar a elecciones primarias que definan, entre los muchos líderes nacionales, el candidato del Perú para el año 2,000. Un solo FRENTE NACIONAL, un solo candidato que conduzca al fin un PROYECTO NACIONAL ORIGINARIO DEL PERU Y PARA LOS PERUANOS es la necesidad mas sentida por la Nación, especialmente por nuestras juventudes que encabezan -ya era tiempo- la marcha del Perú hacia el tercer milenio.

***

__________________________ La sucia política del oficialismo en sus extremos CANIBALISMO POLITICO EN EL CONGRESO
Hace poco un amigo (¿), ex empleado y actual acusador del Congresista Manuel Lajo, me enrostró con una sonrisa de complacencia: «Manuel es un cadáver político». En mis adentros, recordé a Vallejo y su poema «Masa» que habla del «cadáver que no muere», pero recordaba también los fuertes gritos de dolor y de resistencia de Manuel, cuando el 15 de setiembre de 1973 en Santiago de Chile efectivos combinados de los ejércitos chileno y norteamericano, en una sala contigua a donde estaba yo con mis captores, lo torturaban y golpeaban salvajemente por ser peruano y profesor de economía en la Universidad de Chile, por haber trabajado junto a Theotonio Dos Santos, Martha Harnecker, André 87art8787 Frank y otros académicos defensores del orden constitucional y del pueblo chileno. Lo torturaban intentando quebrar su férrea moral combativa y liquidar su voluntad de lucha por los pobres de América. Ya me imagino ahora cuán fuerte ha debido ser este último golpe moral de enfrentar las acusaciones de algunos de sus propios ex trabajadores «de confianza» (¿) de su equipo del Congreso. Como para no creerlo.¿ Cómo pudo tenerlos de colaboradores confidenciales, meses y años en su «entorno» intimo?. ¿ Son los mismos que le cuidaban su familia, su casa y oficina, que le manejaban sus dineros y pagos bancarios?. ¿Cómo pudo él, acaso someter «secuestrados» durante meses y hasta años, a gente tan vinculada?, ¿Por medio de la «extorsión»?, ¿Del «chantaje» y bajo la cobranza de «cupos» ¿...es muy difícil encontrarle coherencia. ¿Hipnotizándolos tal vez?, ¿LOS TENIA SECUESTRADOS?. Seamos directos: ¿Qué les pudo haber pasado para que se vuelvan contra Manuel?: No me queda la menor duda que alguien los compró, a buen precio, para que traicionen a su jefe. El mismo Nicolás Lúcar, el tránsfuga «trotsko» sospechoso de ser vocero de Inteligencia, el día que socapaba en su programa las irregularidades de 87art8787u, - que no llamó a votación sobre el «caso Lajo» en la Comisión de Acusaciones Constitucionales porque tenía a la mayoría en contra -, aparentando perplejidad, tuvo que referirse a Manuel Lajo como «un Congresista opositor de brillante y limpia trayectoria…hasta que….». Hasta que…»alguien» ordenó su liquidación política. El porqué, ya lo sabemos, había estado presente en las movilizaciones de Iquitos contra la entrega de Tiwinza, levantando las banderas descentralistas desde Loreto, tildadas de «antipatriotas» por el Presidente, y estaba pugnando por una OPOSICION CONSECUENTE cada vez con mayor

fuerza, además fue el congresista que denunció con PRUEBAS el fraude en los dos últimos procesos electorales. ¿Cómo liquidarlo entonces?, ¿ o por lo menos neutralizarlo?, muy simple, usando una de las trampas o «cáscaras de plátano» que han sido sembradas en el Congreso para controlar a los congresistas a través de sus «equipos de confianza». Que es un decir, pues, si quien les paga sus salarios es la administración oficialista, estos se convierten en «equipos de desconfianza». Con este dispositivo, sucio y tramposo para la verdadera democracia, el Ejecutivo en el Congreso tiene ingerencia, intromisión y hasta puede manipular a los equipos confidenciales de los congresistas. Un antecedente de estas irregularidades flagrantes está en que muchos congresistas contrataban informalmente a dos o tres empleados con el sueldo de uno, hasta que la MD legalizó el llamado «desdoblamiento de sueldos», con lo que amortiguaron la masiva trasgresión del dispositivo controlista y manipulador. La acusación contra el congresista Lajo, es una FARSA Y REPRESALIA POLITICA. Se «sembró» en sus ex trabajadores la infidencia y la traición, algunos creyeron en la ilusión de la «recuperación de sus sueldos recortados» o tal vez, en algún otro «premio»; y bajo la forma de una DENUNCIA PENAL INCOHERENTE Y SIN LOGICA ALGUNA, dijeron, en síntesis «haber estado sometidos por Lajo, al secuestro de sus remuneraciones, a través del chantaje o amenaza de despido, ¡durante meses o años!». Esta «cantinfleada» salta a la vista y no merece comentarios, basta con leer el informe de Javier Alva Orlandini en la Comisión 88art8888u. Esta necedad, por decir lo menos, es perdonable en los manipulados ex servidores auxiliares de Lajo, pero no en boca del Congresista 88art8888u, que ha hecho suya tamaña aberración jurídica, convirtiéndose así en un extraño defensor de la estabilidad laboral de sus empleados de confianza (¿). También habría que preguntarles a los empleados de «Polo» Gamarra y de muchos otros congresistas, ¿cómo y quién les cobra sus salarios?, ¿cuánto les pagan realmente?. Y es que, el único cargo o acusación COHERENTE es el de PRESUNTA ESTAFA al Estado, por parte del Congresista Lajo y sus ex empleados, que en presunta complicidad, cobraban el total de los pagos del Estado, como presunto botín que luego se lo repartían. Pero ojo, la estafa estaría aquí, según el legajo acusador de 88art8888u: La producción de este equipo sería insuficiente porque no tendría la «calificación» suficiente para cobrar tamaños sueldos, lo que habría dado margen a Lajo para apropiarse de buena parte para su ONG. La acusación es falsa e incoherente, pero siguen las «cantinfleadas» porque alguien tendría que medir esa «calificación insuficiente». Y es que si ha existido una presunta estafa esta ha sido «en grupo», la forma o porcentajes como se repartió el presunto botín es irrelevante, y es mas ridículo que se defienda a unos contra otros. En el «inteligente» legajo de 88art8888u, el asunto quedaría reducido a que como acusador PRUEBE que el trabajo del Congresista Lajo y su equipo de presuntos estafadores, es de baja calidad legislativa y que pueda llamarse «estafa» a sus sueldos del Congreso. Sería excelente que 88art8888u y su equipo –o los otros acusadores-, acepten el reto de medir su propia producción legislativa y hasta su 88art8888ulo 88art88, con el del Congresista Lajo; allí veríamos quien merece llamarse estafador. Finalmente, la clave para el esclarecimiento total de este grave atentado contra un congresista, ya que se ha instigado la INFIDENCIA Y LA TRAICION de sus

extrabajadores DE CONFIANZA; sería la declaración de los empleados profesionales de confianza de Lajo: 89art Burneo, Guillermo Rebossio y Jorge Agurto, ya que ellos también recibieron presiones y ofrecimientos para ser parte del cuento, pero «no pisaron el palito». Lo malo es que guardan un silencio temeroso y sería interesante conocer quiénes han estado manejando este «operativo de inteligencia» directamente. Quedaría develado que los equipos de confianza están sometidos a la cabeza del oficialismo a través del control de sus salarios; lo que obliga a muchos congresistas a REDISTRIBUIR sus ingresos totales por pago de planillas INFORMALMENTE en una forma mas efectiva, equitativa y coherente, pero sobre todo AUTONOMAMENTE, que es un principio democrático sin el cual el congresista NO PUEDE ejercer su rol fiscalizador, su inmunidad parlamentaria y su independencia de criterio y de conciencia política. Sería muy conveniente que los equipos de los congresistas declaren públicamente cuántos miembros tienen y cómo se reparten voluntariamente el total de los cuatro salarios que la Mesa Directiva del Congreso les otorga, en salvaguarda de su integridad y autonomía, para eliminar el chantaje y la amenaza de ser acusados de cobrar «cupos» por cierto canibalismo congresal.

***

________________________________________ Del acuerdo de paz senderista al de Itamaraty. LA PROPAGANDA ARMADA FUJIMORISTA -No publicado.Arequipa, 9/05/97-

La pregunta fundamental de hoy no es ¿desde cuándo las FFAA sabían de la USURPACION ECUATORIANA?, sino que debemos emplazar a Fujimori a que responda ¿porqué se inició el desalojo unas cuantas semanas antes del proceso electoral?. Mas parece otro «bacalao» que la negligencia de los custodios de las fronteras. «Los caídos del palto» creerán eso de «la negligencia del General López Trigoso». Si sumamos varios hechos, como que la «corrida» de fronteras en esa zona era y seguirá siendo permanente, el ya famoso «pacto de caballeros» y la promesa de una salida al Amazonas, mas el anunció que nuestras tropas serían trasladadas hacia el interior del país con fines anti-subversivos; y todo ello incentivó a que los ecuatorianos se infiltren, entonces ¿porqué se espero hasta poco antes de las elecciones?. La respuesta cantada es que se esta usando esta guerra, esta vez «externa» y FOCALIZADA, para generar otra vez al «héroe victorioso» de los «acuerdos de paz». Cuando las inauguraciones de colegios ya no sirven como propaganda electoral, se hecha mano a la «propaganda armada» y a los «acuerdos de paz». Por esto mismo, cuando el incendio corría el riesgo de generalizarse a una guerra total, Fujimori acepta la Paz de Itamaraty accediendo a SOMETERSE A LA ESTRATEGIA ECUATORIANA cuya arma fundamental es Coangos.

Y de aquí surge otro emplazamiento, ¿Porqué no se actuó como en «Falsa Paquisha» atacando al enemigo en su puesto estratégico?, es decir atacar a Coangos, cumbre del Cóndor, territorio no demarcado. En cambio, una vez tomada la decisión de desalojar al invasor, se montó una «simulación» de inicio de una guerra total, visiblemente para crear un «ambiente» pre-electoral, como para persuadir a los peruanos que no se puede cambiar por la vía electoral, al Comandante Supremo de las FFAA (Fujimori) en pleno conflicto pre-guerra total. Luego Fujimori, pensando que podría desalojar fácilmente a los infiltrados, planteó la consigna política de una guerra controlada: «Las acciones solo en territorio peruano». Pero como Ecuador aprende, su puesto estratégico esta vez lo ubicó en un punto en el mismo límite no demarcado: COANGOS, UNA TERRAZA QUE DOMINA EL ALTO CENEPA. El Ecuador, desde Coangos «jaquea» el teatro de operaciones y no necesita ocuparlo en forma permanente, el Perú si, aunque fuera precariamente, por eso en el acuerdo de paz el Perú desocupa esta zona y Ecuador no deja Coangos, mas claro no puede estar, ellos aceptan la paz, solo para legitimar Coangos. De allí que a Fujimori solo lo dejaron llegar hasta la línea máxima de alcance de los morteros de Coangos; pero los peruanos que combatieron en la zona de Tiwinza, eran literalmente «cazados» por su artillería. Por esto también siempre será tan precaria «la toma» de Tiwinza como cualquier acuerdo de paz con los ecuatorianos en las cumbres del Cóndor. La victoria del Ecuador en Itamaraty se llama Coangos, esa «paz» le entregó la cumbre del Cóndor y como para probarlo desde allí reinicia inmediatamente su fáctico control territorial sobre el Alto Cenepa, provocando una reacción desesperada del Perú, con exceso en perdidas de naves y hombres. Ahora, Ecuador hará desde allí una guerra de guerrillas de desgaste permanente, hasta que se le deje ese territorio, pues el dominio territorial precede a la ocupación territorial. El defenestrado López Trigoso solo es un «chivo expiatorio». Para la obsesión reeleccionista se hizo urgente una paz coyuntural antes del 9 de abril, su «propaganda armada» ya tuvo lugar, y hoy se deteriora día a día la imagen del «héroe» de la guerra. Si no, ¿Porqué tanta humildad al estirar la mano inútilmente a Sixto Durán?, En el Perú, los aprendices de Maquiavelo nos han metido esta vez en un callejón que nos llevará a la guerra permanente. Los Observadores de los países garantes, no podrán quedarse allí para siempre, pronto se irán y cuando esto suceda, Ecuador ocupará cuantas veces lo desee la zona bajo su control estratégico. Los «caídos del palto», creen que la «victoria» de Fujimori, o los garantes le obligarán al Ecuador a demarcar los hitos faltantes. Ya lo dijo Sixto Durán en su festejo en Machala: «el objetivo es la continuidad del Ecuador hasta el río de Quito: El Amazonas». Fujimori recibe hoy de su propia medicina, la paz de Itamaraty es «yuca» ecuatoriana. Pero el emplazamiento mas grave al Comandante Supremo es el siguiente: Si Coangos queda en la cumbre del Condor y la zona es NO DEMARCADA, el territorio es indeterminado, entonces, ¿ no hubo negligencia en la orden de no atacar Coangos?, es decir: ¿ Se ha enviado a la muerte a muchos de nuestros valerosos jóvenes en una misión secundaria, y donde lo mas estratégico era atacar a los agresores en su puesto de control de la zona en disputa?

Poco a poco queda en evidencia la manipulación reeleccionista que no escatima en usar esta suerte de «propaganda armada» fabricada u oportunista, que esta costando ya muchas vidas al Perú. ***

________________________________________ Por un Programa de Gobierno con Identidad ¿UN CANDIDATO «NUESTRO» ? -Publicado en La República el 12/01/95«Lo nuestro esta primero», es un decir popular que da testimonio de que «lo nuestro» ha sido reducido a «folclore». Nuestra identidad es todavía un recurso vergonzante para muchos peruanos, y en especial para nuestra élites gobernantes, que sin embargo no escatiman en utilizar signos de nuestra identidad (el chullo, el poncho o la piel misma) para granjearse votos. NUESTRA IDENTIDAD, valga redundar, es aquello que nos permite SER IDÉNTICOS desde nuestros orígenes hasta hoy. Lo cual no niega nuestro desarrollo o evolución -que es argumento fácil para rebatirnos- sino que a nuestra identidad la vamos enriqueciendo con aportes de otras culturas y civilizaciones, razas y pueblos; porque en el Perú, como lo señaló J.M. Arguedas, NO SOMOS ACULTURADOS. El problema es que existen propuestas que sostienen identidades «impostoras» o «invasoras» para el Perú, que tienen otros orígenes allende de nuestras fronteras culturales y territoriales; como también aquellas propuestas que señalan orígenes recientes, con el desembarco de Pizarro o de San Martín. O aquella mas truculenta, que señala «identidades» mezcladas o combinadas de la que habría surgido una nueva identidad. Mi opinión sobre estas propuestas, es que sus autores deben visitar el Koricancha, Templo Mayor de nuestra cultura, y que observen allí la esquizofrenia de una mezcla imposible. Pero aún, en esos términos de imposición, de destrucción, los cimientos invencibles, las estructuras fundamentales son Incas. El injerto no pudo, ni puede prender bajo esos términos: Lo foráneo arriba, lo nuestro abajo, horriblemente desfigurado y torturado por la historia colonialista. Tampoco lo inverso es lo óptimo. Pero pienso que a la iglesia cristiana, nada le hubiera costado menos, ni le dignificaría mas, que el construir su Templo para Cristo, al lado del Koricancha, sin destruir lo nuestro. Aunque aun hay tiempo para hacerlo. Hizo bien el Papa, en su visita, en no celebrar misa en el Koricancha, ni bautizar en él, tal como estaba anunciado. ¿ Porqué les es difícil a muchos peruanos, -o «peruanitos» en el decir del Amauta L. E. Valcárcel - aceptar que lo accesorio, lo añadido, nunca cambiará nuestra identidad?, aunque lo accesorio sea lo que hegemonice o gobierne, la identidad, tarde o temprano se impondrá. Sin embargo, debemos acelerar este proceso, la identidad para que sea

consciente es necesario hacerla política. No política «tradicional» que es la «criolla», tampoco la «novísima» política autocrática del protectorado fujimorista; sino NUESTRA POLÍTICA, forjando desde nuestra identidad un Programa de Gobierno. Este Programa con identidad debe precisar, entre otros objetivos, cómo acabar con esta democracia centralista y criolla, lo que significaría la superación del Estado centralista y de minorías, la liquidación del «apartheid» económico, social y político sobre los pueblos indígenas y mestizos, el cese de la imposición cultural, el poner término a la destrucción económica de «nuestro» agricultura, la lucha contra la invasión y dependencia alimentaria, el poner alto a la depredación amazónica, la eliminación progresiva de la dependencia tecnológica y financiera, sobre todo para impedir la ampliación de la monstruosa e impagable deuda externa, (dinero que dichas minorías se lo gastan). En resumen y vale decir, EL PONER FIN A LA CONQUISTA nos daría pautas, no solo para un gobierno con identidad que saque al país de la recesión y a las mayorías de la pobreza extrema, sino que daría nacimiento y desarrollo a un mestizaje digno, que conjure el llamado «bastardismo» actual. Este Programa de Gobierno con identidad tendría que dar un lugar importante a la educación de nuestros niños, que son los que sufren, (y hemos sufrido...) sin darnos cuenta EL ACULTURAMIENTO MASIVO a través del sistema educativo centralista. Principal problema es la educación, porque el sistema en su conjunto esta hecho para imponer los patrones culturales del Estado centralista y criollo. Es decir, se OPRIME Y SE EMPOBRECE a nuestro país a través de una educación aculturante, matando el espíritu y desvalorizando nuestro principal capital, que es el capital humano. El sistema educativo centralista EJERCE UN CONTROL CULTURAL absoluto sobre regiones cuyos pueblos no son culturalmente occidentales ni racialmente criollos. El aculturalmiento mata la identidad que es el alma de nuestros niños y los (nos) convierte en autómatas sin capacidad de iniciativa, creatividad y persistencia para la gran empresa de levantar desde nuestros proyectos personales, familiares y regionales, hasta nuestro proyecto nacional. ¿Habrá algún candidato nuestro ?. ***

__________________________________ Es imprescindible una autocrítica SOBRE LA AÑEJA CRISIS DE METODOS Y ESTILOS DE LA IZQUIERDA -No publicado. Arequipa, 20/03/93Un común denominador en el discurso propagandístico de los candidatos de IU a las Alcaldías de varias ciudades como Lima, Arequipa, Cusco, entre las principales, y de la

mayoría de partidos políticos, es el señalar que la crisis «político partidaria que se ha presentado en el país es momentánea», provocada principalmente por «el accidental Fujimori», y porque «la crisis moral alcanza también a Fujimori», el pueblo «se dará cuenta de esto y poco a poco volverá a confiar en los partidos políticos y principalmente en Izquierda Unida». Estas son declaraciones de Bernardino Dolmos (en «La República del 24/01/93), candidato IU a la alcaldía del Qosco, que sintetizan muy bien las declaraciones de Barrera Bazán de Lima y Soto León Velarde de Arequipa, entre otros; los tres también han señalado a lo largo de su campaña, que persisten en IU «contra los que habiendo utilizado su bandera, hoy en día la han traicionado y pretendan hablar de democracia, de moral y de trabajo». Valgan aquí las precisiones, en primer lugar la IU no es mas «Izquierda Unida», es mas bien IZQUIERDA DESUNIDA (ID), y los traidores, no fuimos los «independientes» o «no partidarizados», que siempre hemos sido utilizados como masa de maniobra de las populares cúpulas partidarias, los traidores fueron los que ante coyunturas tan importantes para nuestro pueblo, como las elecciones presidenciales pasadas, se metieron la «Izquierda» al bolsillo como si fuera su propiedad privada, y en los rituales burocráticos tan obscenos y conocidos de la añeja izquierda «partidista» de las componendas, el cuoteo y otras perlas, pretendieron repartirse «el poder» antes de unidos conseguirlo. Con esto demostraron que cada uno sigue soñando con ser «el faro de la revolución mundial», «la quinta espada» y «el pensamiento guía» y que cada uno tiene su guerra o su guerrita privada, a su modo, pero la tienen. Cada líder máximo y su corte, «bajan» una estrategia y pretenden que el pueblo la asuma, a como de lugar, con componendas, violentando votaciones o «correlaciones» o dinamitando cuerpos. Y allí recordamos a la Moyano (La República del 16/02 92) diciendo: «frente a una propuesta política, tiene que nacer una alternativa distinta. Por eso yo digo que hay que exigir a las fuerzas de izquierda. Así lo hicimos las mujeres. Antes de que se rompa la Izquierda nos acercamos, inútilmente a Barrantes, Diez Canseco y Dammert. Los tres nos trataron mal. Se dividió la izquierda y así están las consecuencias. El país necesita esa unidad». Y peor la trató Guzmán, pero la diferencia es solo de grado, de cantidad, en el fondo se gesta el mismo maltrato (traidores, anti-partido, anarquistas, carne de cañon) hacia la sufrida «hinchada». Somos «las Bases», y cuando hablemos, por favor escuchennos. Si no pueden aprender de la larga historia de lucha de nuestro pueblo, por lo menos aprendan de la historia reciente, de nuestra triste vida, duele pero sirve. Si alguien busca «un pensamiento guía», allí lo tienen, bien haría alguna editorial en publicar el pensamiento y palabra de Maria Elena Moyano, y de tantos otros dirigentes de base o gremiales que uno a uno los están asesinando. Para avanzar es imprescindible esclarecer: ¿Quién, o qué impide esa unidad?, para responder esta pregunta, convocamos a aquellos compañeros que debatieron largamente en los años 70, el «problema de los métodos y estilos» y que desesperados por el «partido propio», o por «pasar a las acciones», cerraron la discusión y tiraron por la borda aquello que de seguro se llamó después PERESTROIKA en la Unión Soviética, o SOCIALISMO DEMOCRATICO en el PC-Italiano, EUROCOMUNISMO, o COMUNISMO CON ROSTRO HUMANO. Llamamos a la polémica a aquellos compañeros que hoy viven

esclerotizados sin TERMINAR de entender que la bravuconada de la dinamita se parece mas a la violencia del matarife de camal que a la ciencia del cirujano, y que la «crisis» de los partidos políticos y del socialismo ni es momentánea, ni solo es en el Perú, y que es necesario levantar esa otra alternativa distinta, de la que nos habló Maria Elena Moyano. Hay una gran diferencia de métodos y estilos (el que quiere mandar primero tiene que aprender a servir) de construir Partido, y de su actuar al interior del pueblo. Y aquí, habría que preguntar lo segundo: ¿De que otra alternativa estamos hablando? ¿Alternativa a qué o a quién?. Y Sería conveniente que seamos claros. Nuestro país, hoy en día se debate entre democracia o dictadura, a corto plazo, pero también a largo plazo (sino analicemos la experiencia de la ex-Unión Soviética); y esa es la contradicción principal en la cual debemos ubicarnos, dentro de nuestros partidos, dentro de nuestros gremios, y dentro de nuestro querido Perú. Por lo menos en algunos reagrupamientos de la Izquierda hablan de disolver aquello que pomposamente se han llamado «partidos políticos» de Izquierda, cuando en realidad no lo son, y fundar entre todos uno nuevo; pero esta ves tiene que ser entre todos, es decir un verdadero partido nacional con identidad y raigambre, que es lo único que nos garantizará lealtad colectiva y fidelidad a los sagrados símbolos de nuestra nación, tan importantes y tan añejos como las eternas piedras de Sacsayhuaman. Intentemos dar continuidad a lo eterno de nuestro pueblo. ***

_________________________________ ¡Falso liberalismo criollo! NACION «UNITARIA» O RECONOCIMIENTO DE LA DIVERSIDAD -No publicado. Arequipa Marzo de 1993La frase «respeto a la diversidad», puede fácilmente ser identificada con el ideario neo-liberal del actual grupo de poder que controla el actual Estado-Nación del Perú. Sin embargo, qué lejos esta nuestro país de un «glasnot» que haga «aparecer» las otras naciones que subsisten en el «uku pacha»1 o al interior del Perú oficial, pueblos que son en su totalidad remanentes de naciones aborígenes (pero cuyos derechos históricos son innegables) que luego del desembarco y tropelías de Pizarro y de ciertos herederos suyos, quedaron dentro del Virreynato del Perú, y que mas luego, con la instauración del EstadoRepública criolla, NO HAN SIDO «INCORPORADAS» a aquella «promesa peruana» de la que nos habló el maestro Basadre. El Perú, como Estado y como Nación, para los millones de indígenas sigue siendo una extraña y cada ves mas débil y simple promesa, una promesa mas.

Este tema, mas que recurrente en la historia y en los diarios y revistas del país, no es, como se dice por ahí, tema de «algunos intelectuales provincianos», o la obsesión de algún mestizo «garcilasiano», este tema hace brotar la pus mas putrefacta del Perú, pues hace presente la desgracia en la que subsisten las naciones aborígenes, cuyas poblaciones son las que soportan y pagan la actual crisis, y que están, como lo señalan varios historiadores2 «privados de sus recursos propios de expresión y realización». Si queremos ir a la raíz de la crisis estructural del Perú, pues ahí esta, seré quien lo señale por milésima ves: el indio sigue siendo -como en el tiempo de J.C. Mariátegui- el «problema crítico» del Perú; pero también es la gran evasión política de las clases dirigentes, de los formadores de la opinión pública, de todos los que acceden a la «cosa pública»; y especialmente es la gran evasión de los partidos políticos. La causa de esta gran evasión, de esta negativa a «descubrir lo evidente», es muy simple de reconocer para los que no hacemos nuestra la identidad de estos grupos «diligénciales» o dominantes del Perú. En ellos se produce la gran evasión porque no quieren destapar la «caja de pandora» de un país plurinacional, y se prefiere seguir conciliando «perro, pericote y gato», con el milagro del Estado-Nación Criollo. Este Estado es marginal a la sociedad civil porque en opinión del historiador antes citado: en el Perú, «...Lo que ocurre es que una minoría étnica se ha apoderado del control del Estado Multiétnico». Es decir la minoría étnica criolla, luego de concretar su revolución separatista de España y a través de un proceso de interiorización del colonialismo, ha impuesto «el Estado actual, que es un Estado de facto y es también un Estado que tiene una consagración formalizada de tipo jurídico. Digamos que EL SISTEMA COLONIAL como tal mantiene todavía el control de los aparatos simbólicos y que aparecen como el sistema legal», es decir «todo aquello que constituye EL SISTEMA COLONIAL tiene una apariencia de legalidad formalizada». De estos juicios, que son mas claros que el agua, se desprenden conclusiones e implicancias políticas importantísimas para el país, pero se evaden, porque a dicha minoría étnica criolla no le conviene ni le interesa remover el tema del hegemonismo de su estado, que por lo demás ya está caduco, y es por demás «modernizarlo». La solución de raiz a la crisis estructural del Perú es un proyecto de estado plurinacional. Por la vía de la reactivación, fortalecimiento y autonomía de las Asambleas y Gobiernos Regionales, pues este proceso de la Regionalización de seguro ahorrará al Perú un proceso traumático de diferenciación y conquista del respeto a la diversidad de naciones en su interior y a un estado legitimo que no puede ser otro que un estado multi-nacional. El otro camino, que es el que ya se inicio terroríficamente, es el proceso que puede ser mas violento aún si de por medio sigue la oposición o resistencia de la minoría criolla a cesar en su hegemonismo absolutista. La crisis actual es la crisis del estado criollo, es la crisis de su democracia, de sus partidos políticos y de su hegemonismo político. Visto desde este ángulo, el «protectorado» Fujimorista, solo es la última «prótesis» que ensaya el Estado criollo para «modernizarse», en suma para eternizarse, pero no es la solución final. El llamado problema de la Identidad en el Perú, no es sino la imposibilidad o dificultad que tiene la minoría criolla para imponer su particular identidad nacional y cultural, a los otros grupos étnicos o naciones aborígenes e inmigrantes forzados o

voluntarios (el caso de los afro-peruanos y asiático-peruanos), la criollización del país se da por la vía o «puente» del mestizaje «a la deriva», como dice J. R. Ribeyro, o utilizando «el detergente del mestizaje» como dice Max Hernández. Hoy que en el mundo entero, hay un resurgir de las naciones «desaparecidas» por el hegemonismo torpe de alguna de ellas, no sería nada raro que en el Perú del post-senderismo y del post-fujimorismo, surjan de sus cenizas todas las naciones postergadas, humilladas y torturadas por la historia. Los partidos políticos deben recoger el desafió de forjar un legítimo Estado Multinacional, comenzando por ellos mismos, hacia una verdadera patria de «todas las sangres». *** Notas Uhku Pacha, en la cosmovisión Quechua, es el mundo de «adentro», lo subterráneo, el mundo no visible o todo lo que esta mas allá de lo aparente.
1 2

Ver la Revista «Pueblo Indio» Nº 3, febrero de 1984.

___________________ POLITICA TURBIA, SECTARIA Y CARROÑERA -Publicado en La República el 25/07/96Parece que los métodos de la «política tradicional» están haciendo nata. Las últimas acciones del gobierno, delatan claramente su política como turbia, sectaria y «carroñera». Podemos comenzar, analizando el «afaire» del pro-rateo de la Telefónica y veremos que hubo desinformación. Bien podría calificarse de negocio turbio, por la falta de transparencia en la campaña de Participación Ciudadana. Simplemente se trataba de participar en una operación especulativa de Bolsa Internacional y no «comprar» acciones, de principio. Después de tamaña operación en la Bolsa de NY, vaya Ud. a saber cuánto habrán ganado y quienes serán los «ganadores». Aquel negociado fue legal por cierto, pero turbio, porque, los «ganadores» usaron como carnada a miles de cholo-inversionistas que luego fueron calificados como «provincianos e ignorantes». Nunca quedará claro este negociado, incluso con la saca de 3% de acciones del «colchón» que guardó convenientemente Fujimori. Lo que nadie ya reclama, es que toda la telefónica, como propiedad estatal era de todos los peruanos, por tanto debió venderse acciones por lo menos a mitad de precio...a los dueños. Por el contrario fueron usados como carnada para desatar la euforia especulativa extranjera. Por otro lado hemos presenciado la verdadera cacería que se desató contra el Alcalde Andrade. Guerra sucia que es claramente una «vendetta» política por su limpia

derrota electoral sobre Yoshiyama. Este sectarismo lo hizo evidente Fujimori cuando «revivió» a su liquidado candidato, al nombrarlo Ministro de la Presidencia que fue como decirnos que la preferencia por Andrade, no sirve para nada. La guerra actual es eso: burlarse de los votos. Pues, el derrotado tiene mas poder que cualquier alcalde y que todos juntos y que al ganador no le quedará ni el «taparrabo». Es decir las elecciones y la democracia no sirven para nada. En tal desquite apareció el «chino mandón» y se comenzó a notar (lo que he llamado en anteriores artículos) la política étnica (clánica según M. Lauer) o «camino asiático». Aquí, NM-C90 es solo una cobertura donde el clan practica la política del «cholo barato». Incluso el caso Kanashiro solo sería una operación sico-social o cortina para disuadirnos y ocultar al «clan asiático», pues en tal sacrificio, ella es la mas débil, además de estar casada con peruano. Y para el colmo, frente al declive en la popularidad presidencial debido a tamaños desaciertos, Fujimori comenzó a «carroñear» o alimentarse de la descomposición de otras tiendas políticas, seduciendo a congresistas «sueltos de cascos», que la opinión pública tilda bien de oportunistas sin principios. Tal vez, nuestros hijos crean eso de «ignorantes y provincianos» o «caídos del palto» o que nos quieran almorzar con «bacalao». Por lo que es bueno replicar. Todas estas expropiaciones: Pro-rateo de Acciones, Vaso de Leche, Títulos, Parques Zonales, Distrito del Cercado, Peajes, compra de Congresistas etc, etc; no son mas que las majaderías hegemonistas post-derrota electoral del clan. Hegemonismo sectario de un clan político étnico enquistado en el Gobierno, que esta manipulando peligrosamente nuestro Estado peruano; que debe ser un Estado democrático, transparente y de «todas las sangres», preceptos básicos para que exista un verdadero Estado-Nación, Peruano y por sobre todo Soberano. ***

_______________________________ !CUIDADO CON EL TAPARRABO! -No publicado, Arequipa, 06 /07/96-

Para España el Perú siempre fue «un gran negociado», por decir lo menos: una provincia de ignorantes. Los españoles que compraron la telefónica, junto a sus aliados nisei que hegemonizan al gobierno y cada vez mas al Estado peruano (pues solo faltan Generales nisei), usaron a miles de «inversionistas» peruanos para desatar expectativas especuladoras en la bolsa de NY y luego pro-ratearon (del verbo: ratear) las acciones supuestamente vendidas a los peruanos. Estos ciudadanos que junto con los demás, somos

los verdaderos dueños de las acciones puestas en bolsa, creyeron realmente que esta vez no habría «yuca» y que comprando acciones de propiedad de todos los peruanos podrían ser, ahora si, dueños de algo mas que de «un taparrabo». Esto solo puede pasar en el Perú y encima les dijeron: Ignorantes y provincianos, en resumen los hicieron «cholitos»; pero una raya mas... Primera aclaración: la venta de la Telefónica no fue una privatización, sino la venta de una propiedad del Estado peruano al Estado español, es decir una estatización extranjera. Eso de «privatización», fue otra de «la Yucaza». Segunda aclaración: El cuento de «la venta de acciones», no fue tal, sino que fue una venta de participaciones para una operación especulativa; esto que podría parecer un buen negocio, no lo era por la, Tercera aclaración: Esta participación era incondicional, las acciones no tenían precio, ni menos cantidad. Claro, los cholitos peruanos «ignorantes y provincianos», están acostumbrados a «la Yucaza». Este afaire de la Participación Ciudadana, bien podría dársele ya nombre y apellido, se trataría de: «La Yucaza» peruana, institución nisei, que consiste en venderle «sus llamas al propio llamero», privatizadas claro esta, y encima pro-rateadas en beneficio de «la Yucaza». Ahora, ¿Alguien puede dudar que la privatización no es realmente un proceso de extranjerización de nuestras empresas estratégicas y los despojos de nuestro Estado?. La Participación Ciudadana, no era, en principio, para comprar acciones, sino para participar en una operación especulativa, como dijo Fujimori en TV «un buen negociado» internacional: vender a los peruanos sus mismas propiedades, y encima !usarlos como carnada para una operación especulativa!. Al final, todo este negociado tiene sus «pejes de base» que son los abonados, «cholitos mas ignorantes y provincianos» aun, y que cada mes ven aumentar mas y mas las facturas de un servicio que se esta convirtiendo en un tráfico sobre la necesidad pública de comunicación. Si los Peruanos, aquellos con P mayúscula como decía el maestro L. E. Valcárcel, no cuidamos nuestra soberanía externa –e Interna-, nuestro patrimonio y Estado, y permitimos que los peruanitos que entraron por la ventana, haciéndose del poder, lo sigan manipulando en forma sectaria y convenenciosa; entonces ¿quién va a cuidar de «lo nuestro», ¿Aquellos hijos de algunos inmigrantes?, ¿Los peruanos ocasionales o accidentales?, ¿Aquellos que en 5 años han duplicado nuestra deuda externa?, y que conchudamente nos dicen que: «Pagan puntualmente»; o tal vez cuidarán mas de nuestro patrimonio aquellos militares ocupados mas en sacar la droga en aviones y barcos de la armada; ¿O quién?. Hace rato que se están pro-RATEANDO nuestra patria. ***

___________________________ Las malolientes elecciones LA OPOSICIÓN DEBE RETIRARSE -No publicado. 05/11/98-

Cuando se entra a un juego o competencia cualquiera, se deben conocer las reglas establecidas, para sujetarse a ellas y sobre todo para exigir que el contrincante NO HAGA TRAMPA. Pero, tal como lo estamos espectando en estas elecciones, cuando estas reglas las fabrica, manipula o las cambia a su antojo algún participante privilegiado, NO HAY FORMA DE GANARLE. NO HAY REGLAS. EL FRAUDE SE ESTA CONSUMANDO A VISTA Y PACIENCIA DE TODO EL MUNDO. Esto que esta pasando en nuestro país es digno de Ripley o del «país de las maravillas». Pero lo que mas asombra, es ver como la llamada «oposición» se entrega a este juego donde Fujimori, busca legitimar mas un contrato social unilateral, y esta mal llamada oposición, con su presencia en el Congreso y en las Planchas a la presidencia, CONSIENTEN, AVALAN Y LEGITIMAN EL FRAUDE QUE YA SE ESTA PERPETRANDO EN NUESTRAS NARICES. ¿ Acaso esperan algunas migas de este régimen autocrático ?. Lo urgente es obligar a Fujimori -y no a través de sus siervos del Congreso-, a ACEPTAR LAS REGLAS DEL JUEGO DEMOCRÁTICO, de tal manera que valga la pena seguir en la contienda electoral, porque ya esta visto que bajo «las reglas del fraude legitimado» (avalado y asegurado por las FFAA, que apoyan al Protectorado fujimorista) no es que vaya a ganar Fujimori, sino que ya ganó. Entonces, ¿para qué se va a perpetrar tremenda farsa electoral?. ¿Para qué vamos a participar?, ¿Porqué la oposición se esta prestando a este juego?. Pero la pregunta mas espectante es: ¿Porqué es necesario sacramentar más aun este contrato social unilateral?, la respuesta esta en lo que Fujimori piensa hacer con semejante poder, y se puede pensar hasta en la privatización de la Policía y FFAA, ya que en los términos actuales el Estado ya fue privatizado: el Estado es él. La forma de obligar a este protectorado a dar un paso atrás, es retirándose del carnaval que hoy sucede y en el que todos, «geishas» y oposición bailan al compás de la música que orquestan Fujimori, Montesinos y Hermoza. Y el tiempo que pasa con la oposición adentro legitima ante el pueblo peruano sus «procedimientos» y lógicamente sus simpatías. Con el retiro de la oposición se le obligaría a cambiar de música, lo que simplemente significa HACER QUE ELLOS ACEPTEN REGLAS DE JUEGO que garantice una contienda real, iguales oportunidades y posibilidades para los competidores. Todo lo contrario sucede ahora, no hay reglas, -percibamos eso ahora: para Fujimori NO EXISTEN REGLAS-él quiere seguir con su contrato social unilateral o protectorado. No debemos consentir con nuestra presencia tremenda felonía. Por lo menos el Poder Electoral debe ser soberano en el proceso y debe cumplir su función plena controlando bajo sus propios términos la validez y legitimidad de dicho proceso, aún si fuera posible con la presencia de los «Cascos Azules» de la ONU, porque ya nadie confía en las FFAA. La oposición debe retirarse en pleno, hasta que Fujimori y las FFAA den suficientes pruebas QUE ASEGUREN CON GARANTÍA SU VOLUNTAD DE LIMPIEZA ELECTORAL, Y

CAMBIEN DESDE YA SU ACCIÓN FRAUDULENTA. De no ser así, en este carnaval, hasta yo «votaré» por Fujimori y Ud. también amigo lector. ***

_____________________________________ Peruano con identidad y conciencia histórica UN FRENTE NACIONAL PARA DEFENDER LA PATRIA -Publicado en La República, 31/01/96-

Felizmente para nuestra patria, importantes autores señalan el fin o la muerte de las ideologías. Ahora si nuestros políticos, tradicionales o no, tendrán que recurrir para afianzar su carrera a su peruanidad, a aquello que es mas poderoso que cualquier ideología: la identidad nacional. De los políticos que no quieren afianzar su peruanidad, o que no pueden porque no la tienen, mejor ni hablar, ellos seguirán rematando el país para luego irse a vivir a Miami, Madrid o Tokio. Debe preocupar pues, a todo peruano con identidad, que el proceso actual de des-nacionalización del estado, se este convirtiendo en un proceso irreversible. Lo que ha malogrado a todas las generaciones de políticos, es que se dejaron llevar por las ideologías de los libros mas que por la realidad concreta y las latitudes del país. Esto también vale para los neo-liberales fundamentalistas. El 90% del Estado peruano actual es una entelequia formal, que esta suspendido en las formulas legales, lejos de la informalidad real, y sin posibilidades de superar esa «brecha». Algo nos explica «El otro Sendero» de De Soto, pero creo que su análisis peca de economicista, la «brecha» mas que económica o legal es una FRONTERA DE CIVILIZACIÓN. El Perú real, desde la llegada de los europeos es un ser social cautivo, enajenado a una conciencia social foránea surgida allende el océano Atlántico que viene intentando a lo largo de estos últimos 500 años mezclarse, imponerse y sustituir a la conciencia (o identidad) social propia del sujeto originario. Esta, gestada en 20,000 años locales, tiene diferencias hemisféricas con la del «recién llegado» hombre del hemisferio Boreal, cuya cruenta irrupción en estas latitudes no fue nada pacífica. Y es que en nuestro hemisferio Austral se han formado también grandes civilizaciones, como son la Inca, la Zulú en África del Sur y la Maori en Oceanía. Hoy, casi desmanteladas por el colonialismo salvaje, sin embargo resisten y lo harán por siempre, porque fueron gestadas con otros inamovibles parámetros geográficos, ecológicos, astronómicos, climáticos, cronológicos, cosmogónicos, etc, diferentes a los del norte Boreal, y con características tecnológicas, científicas y filosóficas (que ya habrá tiempo de

divulgar); pero que CONDICIONAN AL SER SOCIAL AUSTRAL sea originario o migrante. ¿Ocuparán pronto estas características las bases de la política peruana?. Por otro lado el llamado proceso de «globalización», también favorece la toma de conciencia nacional. El que un sujeto individual o colectivo, vaya al mercado «globalizado» requiere del uso de SU IDENTIDAD particular, de lo contrario él mismo es otra mercancía mas. Un sujeto sin identidad en un mercado global es como una prostituta que se ofrece «en cuerpo y alma», sin posibilidades de distinguir entre las mercancías que vende y su dignidad corporal. La identidad de las naciones es lo único que les da soberanía externa e interna y posibilidades de negociar de pie en un mercado global y con voraces competidores.¿Será por estas carencias de los políticos que últimamente están rematando por retazos a nuestro querido país, sin que nadie haga nada?. Estos «martilleros», que en algunos e importantes casos son peruanos de primera generación, deben tener muy en cuenta que en el Perú, la identidad y conciencia nacional, es lenta pero llegará. Ningún político tradicional aun ha hecho una seria y profunda AUTOCRÍTICA, esperando tal vez, que esto sea tan solo «una mala racha». Este proceso autocrítico es imprescindible para que ciertos novísimos criollazos de la política peruana, «los angelitos», dejen de lanzar «primeras piedras» sobre los «tradicionales», lavándose sus sucias manos y entregando el país, a lo Pilatos. Señalo, entonces LA IDENTIDAD NACIONAL como el punto capital con el cual los políticos tendrán que definir su nuevo ideario y método. Los «tradicionales» y «los otros», deben definir en PRINCIPIOS Y MÉTODOS, cuáles son los términos de su LUCHA POR LA IDENTIDAD SOBERANA DE LA NACIÓN. Y frente a la Nación misma, no se puede ser ambiguo, porque hay «identidades» que USAN LA IDENTIDAD PERUANA para parasitar del Estado, que dicho de paso, lo adecuan a su medida y les sirve solo para depredar. Esto último es lo que se conoce como «político tradicional»: el que subordina los intereses de LA NACIÓN a sus intereses personales, de Partido o de su grupo étnico (dejemos para otro artículo la política étnica inaugurada por Fujimori-Yoshiyama). Ahora se precisa salvar a la patria de la des-nacionalización, que so pretexto de la apertura, la reinserción y la globalización, peruanos SIN IDENTIDAD y conciencia nacional vienen realizando. Es necesario UN FRENTE NACIONAL. ***

_________________

PARTE V DESCENTRALIZACIÓN E INTEGRACIÓN

_______________________________ La antidemocracia institucionalizada SUBVERTIR EL «ORDEN» CENTRALISTA -Publicado en La República, 06/04/98El Alcalde Federico Salas de Huancavelica, se ha debido sentir terriblemente desilusionado, si pensó que con la segunda «toma» de la Plaza Mayor de Lima, esta vez encabezando la marcha descentralista «de los Cuatro Suyos» con los alcaldes de todo el Perú, negociaría con el Presidente. Se equivocó pues Fujimori es la personificación de la política y Estado criollos: EL DESPOTISMO DE UN ESTADO CENTRALISTA CONCENTRADOR DEL PODER Y LA RIQUEZA. Los Alcaldes del Perú ya lo saben: Un emperador no dialoga, mucho menos negocia. El centralismo es la continuidad o herencia colonial, que luego de la «independencia» de España se transformó en el despotismo criollo de Lima sobre los pueblos del Perú profundo, que como Huancavelica viven con «la esperanza» que algún día el poder central de Lima se apiade de sus colonias y «otorgue» una ley de verdadera descentralización. !Que ilusiones las de mis paisanos!. Se dice que «democráticamente se descentralizará» al Perú; eso ya suena a chiste de mal gusto. Centralismo y democracia peruana, no son enfermedad y remedio, son mas bien enemigos antagónicos, uno destruye lo otro, no lo cura, lo mata. La «democracia» tutelada y centralista, no es sino producto de una «democracia de Estado». Por eso cunde el pánico al fraude oficial. La particularidad del actual régimen, es que hace crónico poniendo en evidencia lo que denominamos «democracia de Estado», en donde no hay (en el Perú nunca hubo) una participación soberana de la sociedad, de la civilidad, de la nación en el ejercicio y manejo del poder. Fujimori con la ambición de monopolizar el poder, se parapeta en una serie de súbditos, leyes y métodos (por ej: Ministerio de la Presidencia) que al final excluye también al resto de instituciones y personajes políticos que conforman su periferia. El peor

error del criollo centralista es poner en evidencia frente a los provincianos y marginados que viven en Lima, que la democracia tutelada es una «democracia de Estado», en donde no solo se ha marginado a las provincias, sino que se ha expropiado al conjunto de la sociedad civil su capacidad y derecho de originar, de monitoriar, de fiscalizar y controlar el poder. Su ideal máximo es «legitimar» una democracia «endógena» del Estado, en donde la sociedad nunca tenga posibilidades reales de cuestionar o cambiar «exógenamente» a las personas de los círculos privilegiados que lo «poseen». Así, la confrontación que existe entre Fujimori y «los políticos tradicionales», no es mas que la sustitución de una democracia Estatal «de partidos» (lo que en México funcionaba mejor gracias al unipartidismo del PRI) por una democracia Estatal «de caudillo». Este mecanismo fue usado en épocas anteriores, siempre para sortear debilidades del Estado como el recambio de partidos, la renegociación de la «correlación» entre las élites centralistas o grupos económicos, o como sucede ahora, para enfrentar las crisis del Estado criollo. Para superar todo esto, lo único efectivo será SUBVERTIR EL «ORDEN» CENTRALISTA. Tarea que se presenta como una confrontación, pues los que gozan de todas los beneficios y gollerias del centralismo: «mamadera estatal», mercantilismo económico, «coimisiones», uso privativo de los prestamos internacionales, etc; NO van a abandonar «democráticamente» su manera fácil y criolla de vivir y enriquecerse a costa del sacrificio de los «cholitos provincianos», que con sus «locas ilusiones» esperan por el milagro descentralista. Por estas razones, sostenemos que va a ser imprescindible, para lograr la descentralización, FORZAR EL PROCESO. Total, es común para los provincianos que se nos «salga el indio». ***

_____________________ Monopolio del Poder EL ANTIDEMOCRATICO CENTRALISMO -Publicado en La República, 08/11/94-

Es un criterio consensual que la crisis de los partidos polí-ticos es la crisis del sistema político; es por lo tanto la crisis de un Estado, que hemos llamado en otros artículos, falsamente unitario y escasamente peruano. El fujimorismo solo representa el intento dictatorial por llenar el vacío que deja la caducidad del Estado criollo y es que Fujimori -junto a San Román- concentró el voto étnico hacia su imagen de andino

«mentiroso». Este fenómeno puede señalar el tránsito de una democracia centralista (de hegemonismo criollo) hacia una DEMOCRACIA DE LA DIVERSIDAD de culturas y pueblos que existen en el Perú. Los que siempre han gobernado, o lanzado planes de gobierno o «bases de concertación nacional», han elaborado sus puntos programáticos dirigidos siempre a una población presunta o deseadamente HOMOGENEA. Se sigue pensando desde Lima y para Lima. Se sigue intentando gobernar en función de un «ciudadano» ideal y no para los peruanos de «todas las sangres» y culturas diversas. Es saludable que varios partidos hayan aplicado la elección universal para definir a sus candidatos. Pero es necesario también que creativamente hagan participar a los pueblos del Perú profundo dentro de su democracia interna, si es que no quieren seguir representando al sector centralista y minoritario. El centralismo es en lo superficial, el gobierno desde la capital y para la capital. Pero en lo fundamental el centralismo significa el monopolio del poder por un grupo, casta o sector social minoritario residente en, o subsidiario de Lima y de ascendencia europea (aunque ahora se le ha unido el grupo de ascendencia japonesa) y que usan este poder para beneficio propio. Digamoslo claro: Estos grupos minoritarios legislan y ejecutan las leyes del Estado peruano en sus particulares parámetros culturales y en su idioma, excluyendo a las mayorías poblacionales integrantes de las otras culturas de los otros idiomas, de los otros pueblos, de las otras regiones del Perú. La minoría CENTRALISTA tiene un estilo de vida culturalmente occidentalizado, y aunque en su mayoría se tipifican como «mestizos», ésta es solamente es una cobertura y su mejor disfraz. Este mestizaje tipificado ya sociológicamente como «bastardismo», siempre ha sido un estado de transición, la mejor herramienta (o detergente) para blanquear transculturando a nuestros hermanos indígenas (lo cual no descarta la búsqueda necesaria de un mestizaje digno). Todas estas argucias han escondido siempre el carácter HEGEMONISTA DEL GRUPO SOCIAL CRIOLLO para manejar su Estado en forma excluyente y racista, como un rezago vivo y fortalecido de la colonia. En el Perú siempre se ha gobernado para una población presuntamente «homogénea», es mas, el Estado ha sido creado y funciona exclusivamente orientado por y para un sector minoritario de la población que intenta secularmente «homogeneizarnos» a todos como imagen y semejanza de ellos. Muchas veces se nos confunde hablándonos de una patria «unitaria», de una nación «única», de un Estado «unionista»; o mas sofisticadamente de un Perú «mestizo» y de que dentro de nuestro territorio «todos somos mestizos». Sin embargo EL CENTRALISMO LIMEÑO ha delatado permanentemente LO FALSO de todos estos argumentos que solo sirven a una minoría para seguir hegemonizando un Estado falsamente unitario. De ahí que los concertadores actuales planteen el punto de descentralización como un punto mas, aislado y en octava prioridad, cuando esta categoría representa intereses que atraviesan y modifican radicalmente todos los conceptos vertidos en los todos los puntos de un programa de gobierno o de concertación. Vista así, una descentralización auténtica

modificaría sustancialmente la democracia representativa peruana. Porque comenzaría a romper El PARADIGMA DISCRIMINADOR: «el gobierno para poblaciones homogéneas», sobre el que se edifica una democracia y un Estado falsamente peruanos, y se daría paso al gobierno de toda la diversidad de pueblos y culturas que habitamos el Perú. El hegemonismo criollo en el Estado, vulgarmente llamado centralismo, SOMETE, EXCLUYE Y DISCRIMINA a una diversidad de regiones, razas, pueblos, idiomas, etnias y culturas que supervivimos en nuestro Perú, como guardianes y depositarios de la identidad con nuestro grande y legendario pasado, que es nuestro verdadero «banco de oro» inalienable, indestructible. ***

________________________ LA VERDADERA INVASION ECUATORIANA -Publicado en La República, 29/06/96-

Últimamente varias publicaciones nos dan cuenta del temor de que Ecuador prepara una presunta «invasión indígena», «colonización con indígenas» o «manipulación de indígenas para ocupar el Condor». Igualmente recordamos al presunto jíbaro ecuatoriano (visible mal actor) en la TV internacional durante la guerra del Cenepa, repitiendo como Tarzán: «indio no hablar, indio atacar». Todos o casi todos, en el Perú mas que en Ecuador, creen que es fácil manipular a los pueblos indígenas; nadie informa claramente que los indígenas ecuatorianos tienen ya voluntad y posibilidad de gobierno, pues el flamante Movimiento Nacional Pachacuti, que levanta la bandera de los Incas: el Arco Iris, es el rostro electoral de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE). Hasta el cierre de la propaganda electoral era, con el periodista Elerhs a la cabeza, la fuerza electoral que entraría a la segunda vuelta. Pero por esas cosas extrañas de los últimos procesos electorales de los países andinos, las encuestas se equivocaron. Resulta difícil creer que el hermano pueblo del Ecuador confió al «loco» Bucaram, con sus cánticos y payaserías, la disputa final por el poder. El fraude ya fue denunciado, pero igual que aquí, los organismos observadores financiados selectivamente por EE.UU. dan extraña fe de que todo fue legal. Sin embargo, además de escaños indígenas como el de Luis Macas o Intendencias como la del Quichua Valerio Grefa y otras significativos conquistas electorales; lo cierto es que el Movimiento Nacional Pachacuti nos trae ya ecos de la auténtica identidad de la patria grande; proceso que es necesario en Ecuador y en el Perú también, para encontrar el camino de la REINTEGRACION de las naciones Andino-Amazónicas (ver La República del 01/01/96), que es la única vía y garantía para una paz y desarrollo realistas y

permanentes. Desgraciadamente las fuerzas anti-históricas apatridas del centralismo criollo y sus aliados mercantilistas internacionales, traficantes de armas, de droga y de monopolios, pugnarán una y otra vez en Ecuador, Perú y Bolivia para ocultar y asfixiar las propuestas de verdaderos patriotas, provocando nuevos enfrentamientos fraticidas, para dividir o impedir la unión, que para el caso es lo mismo. En el Perú, el movimiento indígena aun es insignificante, pero no dudemos que mas temprano que tarde aparecerá una propuesta no necesaria o exclusivamente indígena, pero que levantará, como Elerhs y el Movimiento Nacional Pachacuti, un programa y un partido político de la diversidad multinacional apoyado por los mayoritarios pueblos indígenas del Perú. La propuesta ya fue formulada por Pablo Macera, Luis Lumbreras, José Matos Mar y otros renombrados académicos; falta ahora la voz y el coraje de los políticos y de los Pueblos Indígenas. Esto, es necesario y vital en nuestra patria, para conjurar la amenaza de la verdadera invasión de nuestros hermanos, de nuestra familia, de nuestra identidad. ***

_____________________________________ Debate sobre la Federación Andina UNA CONFEDERACIÓN PARA LA PAZ Y EL DESARROLLO -Publicado en La República, 01/01/96-

El proceso de integración de la Unión Europea dentro del proceso de globalización mundial plantea a los países del tercer mundo aceptar retos, que si no son asumidos en forma audaz y futurista, tal como es la propuesta FEDERALISTA del embajador J,C, Mariategui (ver Caretas 30/11/95), quedaremos relegados otros quinientos años mas como parte periférica y satelizada de una civilización decadente que necesita reciclarse. Este horizonte utópico, que ya fue planteado por Bolívar y Santa Cruz, se ubicaría hoy en día tal como lo explica Mariategui , como una avanzada dentro de la política continental y mundial; y que lógicamente, tal como ayer, su principal obstáculo es sin lugar a dudas EL CENTRALISMO de las capitales metrópolis en las cuales se atrincheran y camuflan los poderosos intereses antinacionales y de dominación de las grandes potencias y de los hegemonismos vecinos. Una muestra de ello fue la última guerra Perú-Ecuador. Ecuador, nuestro pueblo hermano, tiene como nosotros una común historia y una misma identidad andino-amazónica. ¿ Cuántas muertes y gasto habríamos evitado siendo veraces y auténticos al definir nuestra historia y nuestra identidad?. No hay alguien que se burla de nosotros prefabricando estas guerras? Da risa escuchar a los patrioteros peruanos y ecuatorianos fundamentar sus derechos en que «Orellana partió de Quito» y que «ya

dábamos problema cuando el Inca Huascar...». Todos estos argumentos -manipulados por cierto- encuentran terreno fértil en la amnesia histórica producida por la crisis de identidad de nuestras poblaciones, pero es trágico ver a nuestros jóvenes muertos o mutilados. Son inconsistentes identidades nacionales que se forja apenas en los doscientos años que tienen nuestras repúblicas, mas aun, si analizamos el verdadero zafarrancho de intrigas y guerras ocasionadas por la repartición de los territorios «liberados» del colonialismo español, entre los generales independentistas; proceso que al parecer tiene secuelas hoy en día. Es irrefutable que las actuales fronteras de nuestras repúblicas tienen como origen el derecho de ocupación o «uti posidetis» del proceso independentista criollo. Así, los ejércitos de San Martín por el Sur y de Bolívar por el norte avanzaron sobre el Virreinato del Perú, que por suerte conservó algunos territorios en manos de patriotas criollos peruanos. Por esto mismo, hoy Ecuador reclama territorios que fueron liberados de la Audiencia de Quito por el ejército bolivariano para formar la «Gran Colombia» conjuntamente con los territorios del virreinato de Nueva Granada y de la Capitanía General de Venezuela. La legitimidad de nuestras fronteras tiene pues su debilidad mayor en el origen colonialista que tanto peruanos como ecuatorianos reivindican. Es por esto que la actual guerra es tan absurda para el pueblo JIBARO (Aguaruna-Huambisa-Achuar), habitante y dueño de la cordillera del Condor, cuyos DERECHOS HUMANOS COLECTIVOS COMO PUEBLO ESTAN SIENDO DESMANTELADOS por «patriotas» peruanos y ecuatorianos. Cosa diferente hubiera sido si la guerra de independencia que empezó el Inca José Gabriel Tupac Amaru II se hubiera llevado victoriosa hasta su fin; o si la naciente república del Perú en sus inicios no hubiera sido gobernada y traficada por oficiales traidores de vieja raigambre colonialista como La Mar, Gamarra, Orbegoso, Salaverry, etc. que eliminaron sistemáticamente de la política a oficiales auténticos y patriotas como Ignacio Quispe Ninavilca, Alejandro Huavique (asesinado por Salaverry) o el mismo Andrés de Santa Cruz. Proceso de asesinatos selectivos, traiciones e intrigas políticas que sirvieron luego para derrumbar el proyecto de la Confederación PeruanoBoliviana, que hubiera sellado el camino de la reivindicación de limites territoriales basados en una identidad cultural y una raigambre con mas de 5,000 años de desarrollo. Es también por esto que uno de los grandes visionarios y padre del expansionismo y de la consolidación de la nación chilena como fue Diego Portales, creó la doctrina de destruir cualquier intento de confederación del Perú con Bolivia, porque esto provocaría además la integración del Ecuador por tener una misma y común raíz e identidad cultural. Este proceso de UNIÓN ANDINA AMAZÓNICA que significaría la reaparición de la mas poderosa nación de América; juzgaba Portales era atentatorio contra el hegemonismo chileno que luego se puso en práctica en la guerra del Pacífico. Cabe aquí mencionar la mediterraneidad de Bolivia provocada estratégicamente por Chile. Tal como dice el embajador Mariategui, las fronteras en América del Sur fueron «fronteras fragmentarias» creadas no en base a la liberación o independencia de los pueblos indígenas sometidos por el colonialismo, sino por la separación de los Virreynatos, Capitanías colonialistas de su madre España. De esta forma los Pueblos Indígenas fueron «encapullados» por las repúblicas criollas, engullidos por el «mestizaje» y fragmentados en sus territorios. Es esta debilidad genética de los límites fronterizos de nuestras repúblicas, lo que da sentido a LA GUERRA como un método válido y buen argumento para la piratería y el expansionismo sobre territorios vecinos. Tal fue el caso en el Perú, de los territorios cedidos por las minorías centralistas a Colombia o a Chile hace muy poco.

Los peruanos, ecuatorianos y bolivianos que queremos paz y desarrollo permanentes para nuestra región, tenemos el deber y el derecho de romper con los patrioterismos provinciales que tienen solo 200 años de improvisación e impostura, y nutrirnos de los cimientos de nuestra auténtica identidad y verdadera patria abarcante que tiene 5,000 años de desarrollo y una gran civilización como es la Andino-Amazónica. Desterrar las guerras y asumir el desarrollo y la grandeza de nuestros países, es postular la reintegración de los pueblos hermanos del Ecuador, Bolivia y Perú. Derrotando el centralismo el centralismo de las minorías que la libre determinación de nuestros pueblos mayoritarios sirva ahora para la confederación de los países andino-amazonicos bajo un bandera milenaria de identidad histórica y cultural común. ***

_________________________________________ Los derechos del Pueblos Aguaruna-Huambisa LA DOCTRINA COLONIALISTA DE LAS «FRONTERAS VIVAS» -Publicado en La República, 17/03/95Cuando se plantea la necesidad de «colonizar» la cordillera del Condor como forma de afirmar nuestras fronteras, lo que se pone en evidencia una vez mas, es la ausencia del Estado peruano en dicho territorio. Ausencia que no solo se da en la mayor parte de nuestras fronteras, sinó también en gran parte del interior del territorio peruano. Este es un fenómeno crónico en la historia republicana que merece un análisis profundo, porque no son simple descuido o ausencia física de habitantes o del Estado, sino que pone en evidencia la grave ilegitimidad del Estado frente a las poblaciones que habitan ancestralmente dichos territorios. Hace poco eran las Comunidades Andinas que Sendero Luminoso ocupaba como territorios «liberados», hoy el vacío estatal se deja notar en la frontera norte. Lo destacable del tema del vacío estatal en partes importantes de nuestro territorio es que para superarlo, se viene planteando desde hace mucho tiempo la doctrina de las llamadas «fronteras vivas». La primera idea que se nos viene a la mente es aquella que asocia el término «vivo» con criollo, por aquello de la «viveza criolla», que es una frase aglutinante de muchos conceptos, todos relacionados con el engaño, la vida fácil y la consecución de recursos o riquezas con métodos ilícitos o injustos. Por lo que aquello de «las fronteras vivas» se identificaría mas con fronteras criollas que otra cosa, es decir ocupadas por poblaciones criollas o acriolladas. Esto se confirma por el hecho de que la cordillera del Condor esta habitada por el Pueblo Indígena Aguaruna-Guambisa con mas de 45,000 habitantes en 180

Comunidades. Para los ideólogos de las fronteras vivas, estos pueblos indígenas serían «fronteras muertas». Y en la práctica, lo anterior es así, por cuanto secularmente los hermanos Aguarunas-Huambisas no reciben nada del Estado peruano, es mas, el Estado peruano no ha nacido con su participación, el Estado no los considera, no los representa, no los convoca, ni reconoce sus derechos colectivos como pueblo; solo los usan como insumos de guerra (yachis), como guías, porteadores o vigías, cuando no los levan y los mandan a la primera línea de fuego. Hablando con algunos políticos y funcionarios del Estado peruano, sobre el tema, plantean casi siempre, que no existen organizaciones representativas de los pueblos indígenas del Perú, y que esto impide tener interlocutores válidos o legítimos de los pueblos indígenas. Este argumento no tiene validez en este caso, dado que el CONSEJO AGUARUNA GUAMBISA, existe desde la década de los sesenta y su fundador y líder histórico Evaristo Nuckuag ha recibido el reconocimiento y aprecio de múltiples organismos de gobiernos y no gubernamentales a plano internacional. Entre dichas distinciones figura el «Premio Alternativo al Nóbel de la Paz». Actualmente es el «Plan de Desarrollo Humano de la Cordillera del Condor» del CONSEJO AGUARUNAHUAMBISA LA UNICA LLAVE PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE DE DICHA FRONTERA. Cualquier otro programa, no solo será ineficiente e inútil sino que se hará sobre bases y principios colonialistas y a lo único que conducirá es a la mayor ilegitimación del Estado frente a este pueblo que habita ancestralmente en el Condor y con ello la mayor debilidad de nuestras fronteras. Finalmente, el Perú en febrero de 1994 ha ratificado el Convenio 169 de la OIT, en donde entre otros artículos EL ESTADO SE COMPROMETE A: «Reconocer a los pueblos indígenas el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan»; además que «La utilización del término «tierras» deberá incluir el concepto de TERRITORIOS, lo que cubre la totalidad del hábitat de las regiones que los pueblos indígenas ocupan o utilizan de alguna u otra manera» y finalmente EL ESTADO SE COMPROMETE A: «Consultar a los pueblos indígenas, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente». Todo lo cual nos lleva a plantear que no hay solución valedera y efectiva para la frontera del Condor sino se cuenta con la participación y consentimiento del Pueblo AguarunaGuambisa, Consejo y Líderes. ***

____________________ PARTE VI ARTÍCULOS ESCOGIDOS

________________________________________________________ PRESENTACIÓN «GENESIS DE LA CULTURA ANDINA» -Publicado como ‘presentación’ del Libro de Carlos Milla Villena. CAP, 1983, Lima¿Existe la Ciencia Andina?, siempre se ha considerado entre los círculos que manejan la cultura en Occidente que las otras culturas o no han tenido un desarrollo científico, o su conocimiento sistematizado ha sido tan pobre que fácilmente fue asimilado por la cultura mundialmente hegemónica. Tal es así en América y particularmente en la zona Andina que antiguamente fue asentamiento del Tawantinsuyu. Entre las principales causas de esta sub valoración de lo no-occidental, podemos señalar el desconocimiento del resto de culturas, pero también existe sin lugar a dudas un cúmulo de prejuicios que, como principios o dogmas, Occidente utiliza para perseverar en su senil hegemonismo. Principios que bien aplicados al estudio de la realidad occidental la explican objetivamente, pero que aplicados a realidades no-occidentales degeneran en normas o moldes en cuyos estrechos marcos se intenta, vanamente, reprimir fenómenos objetivos o conocimientos que escapan a la racionalidad y a los MÉTODOS occidentales. Cuando no lo pueden hacer simplemente lo niegan, lo silencian o lo atacan calificándolo de oscurantismo, esoterismo, charlatanería o brujería. No sólo hacemos referencia a las ciencias sociales, cuyos métodos científicos, en su mayoría embrionarios, deben utilizar «medidas» de la Matemática o la Física, sino sobre todo a estas últimas. Y el contenido del presente libro abre magistralmente una crítica científica completa en su exactitud, métodos, sistemas y consistencia a la ciencia occidental. Lo que antes, para los que sostenían algún tipo de conocimientos no-occidental, era una presunción desesperada o algo a ser tratado por la Antropología -también occidental-, hoy es una realidad con la publicación de este singular libro. El ídolo que el racionalismo occidental quiso hacer de su ciencia en sustitución de sus desgastadas religiones para el dominio del planeta, ha comenzado a derrumbarse. Los críticos de hoy no son más los hechiceros brujos de tristes aldeas a las que misioneros y

soldados quieren «civilizar». Son matemáticos, geómetras, cíbernéticos, sociólogos y filósofos y están respaldados por un pueblo, una NACION heroica y superviviente a ese mar de sangre que Europa generó con la invasión depredadora de Asía, África, Oceanía y América. Hoy, sí podemos hablar consistentemente y señalar con el dedo acusador la existencia de UN PROYECTO HISTORICO HEGEMONISTA, que actualmente amenaza con destruir la tierra como morada del ser humano; un proyecto que más que Occidental debemos llamarlo EUROASIATICO. Euroasia, continente de dos polos hegemonistas y guerreros, OCCIDENTE Y ORIENTE, en donde uno de los dos - el Occidental- cuando logra finalmente derrotar bélicamente al Asia, inicia la depredación del resto de continentes. No es casual pues que el mismo año en que Femando de Aragón e Isabel de Castilla logran la Reconquista, se inicia la invasión del continente llamado después América. Hoy, podemos referirnos al conflicto Este-Oeste, como la ecumenización del conflicto Euroasiático y podemos también mirar a la luz de las conclusiones del presente libro al conflicto Norte-Sur, no como una mera disputa entre los países industrializados y aquellos productores de materias primas, sino sobre todo como la lucha entre Culturas y Ciencias diferentes, generadas por las matrices astronómicas que cada hemisferio tuvo a su alcance. Y lógicamente, caracterizar también a la lucha de clases OCCIDENTAL, como contradicciones internas de la cultura Euroasiática. Hoy podemos hablar, finalmente, en forma concienzuda y terminante, a la luz de los códigos que desentraña o «exhuma» el Arquitecto Carlos Milla, que la principal herramienta tecnológica de Occidente que es esta misma escritura, no es ni la única, ni la más apropiada forma de preservar el conocimiento, de profundizarlo y sobre todo de difundirlo, porque gracias a ella, la cultura Euroasiática o «Cultura de la Estrella Polar», separa la práctica social de la teoría o conocimiento social, elitiza, privatizando el conocimiento sistematizado y finalmente DIVINIZA al «escogido» o «guardián de las sagradas escrituras». Esto último lo podernos entender mejor en los términos de John Earls (1977, La Coordinación de la Producción en el Antiguo Tahuantinsuyu): «Al conectar los ciclos del sistema social lo más estrechamente posible a los ciclos astronómicos, se ejerce un mayor control sobre el incremento de /a entropía social. En el caso hipotético (pero imposible por supuesto , de que se lograra: Los Incas habrían llegado a unificar la ciencia social con la astronomía en una sola ciencia. O sea, habrían querido crear una sociedad a la imagen del universo celestial». Para terminar diremos, que estamos de acuerdo con Earls cuando señala que fue imposible que los Incas lograran crear una sociedad a la imagen del universo celestial total, pero, y aquí viene lo importante del libro que aquí presentamos, todo parece indicar que si lograron crear una sociedad a imagen y semejanza del universo celestial AUSTRAL. Como es lógico y de costumbre, con la publicación de este libro no esperamos sino el desdén, o la reacción soberbia del hombre «vulgar occidentalizado» que viviendo en el hemisferio austral o (para utilizas términos más conocidos) en el Tercer Mundo, sigue orientado por la estrella rectora de universo boreal, llámese del Norte, Polar o de David.

Finalmente, esperamos una reacción positiva, un diálogo sereno y alturado -como les compete a su alta investidura- con los sacerdotes, y jerarcas de las ciencias boreales. ***

________________________________ CELEBREMOS LOS 500 AÑOS DE LA RESISTENCIA ANTICOLONIAL -Publicado en «A los 500 años del Choque de Dos Mundos, Balance y prospectiva», Ediciones del Sol-CEHASS. 1989. Buenos Aires, Argentina. Adolfo Colombres; compiladorSi en algún lugar del planeta, Eurasia ha conseguido un colonialismo de ocupación sutilmente perfecto, ese lugar es lo que se llama comúnmente América Latina, subcontinente donde un super «apartheid» se ha encofrado en las relaciones y luchas de clases, en donde ha prendido el injerto colonialista porque ha logrado, con el cuento del mestizaje, «desaparecer» a las naciones colonizadas. Es por eso que para la opinión pública mundial, si existe alguna lucha popular en América Latina, esa lucha es de oprimidos «latinos» contra opresores igualmente «latinos»; los indios no existen, y si existen, son poblaciones irrelevantes. Este concepto de colonialismo «encofrado», interno o ‘encapullado» necesita de muchas páginas más para ser explicado, puesto que es una maquinaria material y conceptual increíblemente sutil y desarrollada, es un monstruo caníbal que pretende tragarse y «desaparecer no sólo a los millones de indios que murieron en los primeros años de la invasión y ocupación que inició Colón —como explorador de las fuerzas de ocupación europeas—, sino también a los millones de indios que actualmente viven y resisten a la ocupación euroasiática del continente americano. Para los que hemos levantado la bandera Inkas de la resistencia en el Perú, lo planteado líneas arriba se nos confirma cada vez que leemos cómo nuestros hermanos indios de América que levantan sus banderas de lucha se obligan a si mismos a definirse, a conceptualizarse, a lanzar sus objetivos en forma subsidiaria, subordinada al acontecer del colonialismo. La mayoría de consignas lanzadas frente a los festejos colonialistas están ‘‘encapulladas» a él. La mayoría de luchadores indios tratan de identificarse en contra de» un festejo o de una comisión de festejos, es decir, el luchador se define aún como colonizado, aún se afirma por la negación contra el colonizador, y mientras esto suceda los mecanismos materiales y conceptuales de colonización seguirán siendo superiores a los de la resistencia india. Tratando de sobreponemos a estos sutiles mecanismos de dominación, la resistencia anticolonial, ha planteado llegar a los quinientos años con una afirmación —en positivo— de nuestra identidad, no de una negación de la identidad del colonialista. Esto se traduce en un llamamiento a las organizaciones y pueblos indios a conformar una Comisión para la

Celebración de los Quinientos Años de la Resistencia Anticolonial para celebrar nuestras victorias y nuestra situación de estar con vida y luchando. Lo grave de los quinientos años no será que los colonialistas celebren o festejen «sus quinientos años» de ocupación, sino que los luchadores de la resistencia no aparezcan sino como contestatarios, cual perros que ladran desde la oscuridad, quejándose de no poder acercarse a la hoguera del festín colonialista. Debemos hacer nuestro propio fuego y desde allí, por muy pequeño que éste sea, diferenciarnos de nuestros enemigos y comenzar a dar calor a nuestra lucha. Cuando declaramos que debemos ir construyendo desde ahora nuestra independencia ideológica, política, económica, social y cultural, afirmamos que debemos ser capaces, ahora, de dejar de ser y autoproclamados victimas u «objetos de» la barbarie occidental y pasar a ser luchadores de la resistencia, para que esta guerra de ocupación, que aún no termina, deje de ser un monólogo de los invasores con su conciencia sucia, o un espurio diálogo con sus colonizados, indios traidores o mestizos aculturados. que hoy se disfrazan con esa prótesis de identidad que es el latinismo, o el ‘‘mesticismo. Los códigos de transculturación son estos mecanismos sutiles y subliminales del colonialismo, que han logrado convertirnos en una suerte de occidentales de quinta categoría. Los códigos de transculturación son un tamiz, un colador por el que tiene que pasar todo aquel indio que quiere comunicarse con Occidente. Así, pues, el indio que desea sobrevivir y progresar debe forzosamente transculturarse. De este modo. el sistema colonial, que «es el único camino al progreso», nos despoja no sólo de nuestros signos exteriores, sino de las herramientas y estructuras teóricas y conceptuales. Todo el poder estatal, eclesial, educativo, económico y represivo colonialista, está premunido de mecanismos y sistemas altamente sofisticados para extirpar nuestros valores y preceptos culturales indios. Para el buen occidental, el indio está definido como un ser bruto, sin pensamiento, sin auto conceptualización del «yo». Es por esto que entre los que escriben en el Perú jamás hay alguno que diga: «Yo, indio» o «Nosotros los indios». Los pocos que lo hacen, o escriben o lo dicen así, se exponen a la más absoluta indiferencia y al olvido, Esta es la razón fundamental por la que muchos indios, en su mayoría jóvenes, optan hoy por la violencia terrorista, como la única vía posible de echar abajo la indiferencia de este sistema. No les importa cuál vendrá a sustituirlo, pues nada puede ser peor que un sistema que ha perfeccionado al máximo sus códigos de transculturación como herramientas subliminales del colonialismo racista. Es por esto, también, que el socialismo o las corrientes socialistas, si no se sacuden de su sello y consignas latinistas, destruyendo los códigos transculturizadores que las han formado (o deformado), no pasarán de ser los últimos eslabones de la cadena colonialista. En el lenguaje escrito del Perú han desaparecido el plural ye! singular del sustantivo ‘‘indio’’. Este es un botón de muestra, pero es necesario ir mas allá. El «Perú», por ejemplo, fue inventado por estos codificadores de la transculturación. Hoy, enseñan en todas las escuelas que «el Perú fue descubierto y conquistado por Francisco Pizarro» (no por nada este criminal tiene un enorme monumento en la plaza

mayor de Lima). También enseñan que «el Inca Tupac Amaru II luchó por la independencia del Perú» y que «San Martín y Bolívar independizaron el Perú’; es decir, el criollo inventa su primera persona, un yo «independizado», te pone un nombre, «Perú», y hace participes de ese yo, a través de ‘‘la igualdad, la fraternidad y la libertad», a todos sus colonizados. No existe más el pueblo. las naciones incas colonizadas. En las escuelas se les mete en la cabeza sistemáticamente a nuestros niños indios que nuestros abuelos llegaron por el estrecho de Bering, y que Colón llegó un poco después, con el ánimo de que nos sintamos ajenos —tan igual como los invasores— en nuestro continente. Esto amén de otras teorías más ridículas, como aquella que nos dice que descendemos de una «tribu perdida de Noé», o que los descarriados mormones llegaron antes que Colón a «civilizarnos». Es pues algo muy elaborado este sistema de códigos de transculturación, es una programación mental que nos impide pensar con independencia, pero que desde hace 500 años no nos puede quitar nuestra identidad. No existe ni un pedacito de territorio indígena independizado en América, que esté en manos de un gobierno libre, después de 500 años. Esto que debería ser vergüenza para la humanidad, debería ser más vergüenza para nosotros, los de la resistencia anticolonial, puesto que ni se sospecha en las burocracias de Derechos Humanos de la ONU que alguna de «las minúsculas tribus supervivientes» pudieran siquiera —ni por casualidad— anhelar, desear o exigir el estatus de nación en resistencia o en proceso de descolonización. Esa burocracia piensa que el derecho ínfimo que debemos tener algunos «pobres diablos que seguimos sobreviviendo», es el derecho de cualquier especie animal que debe guardarse en cautiverio para que no se extinga. No hay lugar en el mundo para una nación de indios, independiente; si lo hay para negros, asiáticos o árabes, pero no para indios. Piensa el criollo colonialista del Perú que la única libertad a la que podemos aspirar es aquella que ellos nos van a dar, para lo cual hoy pugnan por reconceptualizarnos, queriendo hacer más docta y creíble su definición de «lo indio’’. Ellos esperan decir en un futuro próximo lo que es y lo que no es indio, para luego decir quién es y quién no es indio: y el imperialismo norteamericano ya lo viene ensayando a través del control de algunas organizaciones indias. El movimiento indio en el Perú ha comenzado a romper la coraza colonialista de los códigos de transculturación, creando nuestro discurso e ideología de liberación. El colonialismo viene cediendo, pero con una táctica envolvente. Quiere volver a engañar, entrampar y frustrar. Ahora que los indios los obligan a pensar en el fraude de la independencia criolla, dicen que fue un proceso a medias y que «hay que completarlo», que la de 1980 fue una independencia política, y que «falta la económica», etcétera. Los indios se movilizan en las décadas de los 60 y 70 tras la recuperación de sus territorios, e inmediatamente aparecen las sectas marxistas, aculturados terroristas que incitan o provocan las masacres de indios, porque no entienden en absoluto las estrategias de resistencia y liberación inca. Arrogantemente, el criollo, latino, marxista y aculturado tacha al indio independentista de «utopista», milenarista, racista, idealista, y le quiere dar su libertad con el socialismo.

El marxismo dogmático que usa hoy el criollo «segundoindependentista», es el arma más peligrosa del colonialismo contra el indio en América. Así como los criollos de la «primera independencia» usaron la doctrina burguesa revolucionaria (de Europa) para colonizar doblemente a nuestro pueblo inca, hoy los marxistas criollos están usando otra doctrina europea para seguir con el dominio colonial. Su independencia «a medias» fue para los indios una doble colonización, puesto que sin haber resuelto el problema de la descolonización española se tuvo que soportar otra colonización que impuso el estado criollo republicano con sus mismos parámetros culturales. Algo similar buscan realizar hoy. Finalmente, y para ir cerrando esta convocatoria a la formación de la Comisión para la Celebración de los Quinientos Años de la Resistencia Anticolonial, queremos aclarar lo siguiente: nos han definido muchas veces en forma injusta como excluyentes y discriminadores (en su acepción racista). Nuestro mensaje de liberación no busca crear estados exclusivistas para el indio; planteamos estados confederados multinacionales, en donde tendrán un lugar importante los criollos y mestizos no hegemonistas o anticolonialistas, Pero hoy, y esto debe ser bien comprendido, la única forma de existir dentro de los estados criollos hegemonistas es diferenciándonos. Es cierto que existe un pequeño grupo de agitadores de la «indianidad», en su mayor parte burócratas internacionales que declaran a voz en cuello la conciencia de su raza, que han definido su línea de lucha con lo más superficial, con el color de su piel y sus rasgos biológicos, con la intención clara de probar una representación de la que carecen. Desgraciadamente, los indios menos preparados, los más incipientes en el indianismo (en tanto doctrina de la liberación), caen en sus manos, paralizándose el avance de su conciencia al entregarse a objetivos racistas. El pensamiento programático de una teoría de liberación impone, en esta etapa de la lucha de resistencia, dos tareas. Una es la creación de un discurso propio con la consiguiente destrucción de los códigos de transculturación que representan el mayor escollo para la comunicación con nuestra conciencia, con nuestra historia y con nuestros hermanos. La otra tarea es asumir y enseñar nuestra teoría de liberación, que está resumida en los Principios, Tesis y Programa que representan la liberación de todos los grupos étnicos dentro de un estado confederado y multinacional. La guerra occidental se define por la exclusión y la muerte del contrario, mas la guerra inca tiene su objetivo en la inclusión y la convivencia, por aquello que los intelectuales llaman la reciprocidad. Es decir, ganar la guerra significa para el inca obligar al enemigo a entrar en reciprocidad, para lo cual éste debe ser conocido, comprendido, comunicado, persuadido. Si el enemigo es un guerrero de nacimiento, éste debe ser sanado y devuelto a la naturaleza humana. Lo que quiere el pueblo inca es desactivar la bomba occidental, no hacerla explotar. Arequipa, setiembre de 1987 ***

__________________________ EN DEFENSA DEL INDIANISMO -Publicado en «Unicornio» , suplemento político del periódico «Cambio», el 28/05/90No es correcto, ni mucho menos una práctica socialista el dar cuenta de otras posiciones ideológicas y políticas, usando el fácil argumento de caricaturizar o ridiculizarlas, sobre todo, si es cierto que lo que se busca es «oír la palabra de los propios indios» y además, si se busca una utopía que «respete la diferencia». Me resisto a creer que Rodrigo Montoya recurra a la crítica fácil y artera para intentar oscurecer algo que según sus propias palabras, ni siquiera existe, puesto que si los indianistas «no hacen política» es porque no existen, porque como dice otro personaje que confunde e identifica hacer política con la búsqueda ciega del poder: «salvo el poder todo lo demás es ilusión». No encontraremos una mejor definición de Occidente que esta, sus métodos de hacer política, el ansia infinita del poder, que es su único norte y utopía, la lucha caníbal para posarse en la cúspide de la pirámide, en ella «todos matan a todos en nombre de su utopía». No es ésta la práctica política propia de nuestro pueblo andino, mucho menos de sus vanguardias; a los indianistas nadie nos tentará ni obligará a abandonar nuestra auténtica práctica política en la búsqueda de una hegemonía real de la inteligencia humana sobre la violencia y la brutalidad, porque esa práctica del uso del poder en Occidente, es la práctica y teoría de la dominación, que es lo que envilece y bestializa al hombre desde hace 2,000 años. No hay legado más valioso de nuestros antepasados los incas, que la práctica de la persuasión inteligente e intransigente, como toda «práctica política», la violencia que ellos usaron sólo podía ser defensiva o contraofensiva en su caso, por eso es que no desarrollaron una tecnología bélica destructiva o predadora. Testimonio contemporáneo de lo anterior es lo que los comuneros de los Andes y la Amazonía están poniendo en práctica ante la irrupción del violentismo anti indio, tan de moda en nuestros días. El otro legado y herencia de los incas, es la práctica de las jerarquías de función y capacidad, mas no de poder, en nuestras comunidades. La política de «Rosendo Maqui’, es un buen ejemplo de lo que queremos desarrollar los indianistas, así demoremos cuatro o cinco generaciones más. El enemigo colonialista nada tiene que enseñarnos, menos a «hacer política»; imitarlos sería pasarnos a sus filas, traicionarnos a nosotros mismos, convertirnos de colonizados en colonizadores o colonialistas. Este es el fácil camino en que caen muchos hermanos andinos cansados de ser marginados por la indiferencia y el silencio o por la ridiculización mezquina, cuando quieren hablar a nombre propio del pensamiento político del indio. Quizás pronto le demos la razón a Rodrigo Montoya, cuando dice que «no hacemos política», porque de los muchos artículos que hemos enviado a los medios de comunicación, tal vez ni siquiera éste será publicado. Nadie publica nuestro pensamiento, pero esto no significa que no exista; y si se publica se le deforma horriblemente, para escarmentar a otros indios que quieren escribir, por ejemplo, aquella caricatura que nos

añade como toda ideología: «Occidente malo vs. Tahuantinsuyu bueno», o que «queremos regresar al pasado», cual si fuéramos muertos que quieren regresar al pasado para volver a vivir. Entendemos, que es lógico que sería un contrasentido que los colonialistas abran sus espacios de comunicación para difundir el mensaje del colonizado reivindicando su autonomía y anunciando su liberación. Esto es más grave tratándose de la prensa que dice «defender los intereses populares». No sabemos por qué la izquierda socialista no entiende todo esto, ni tampoco por qué no quieren abrir puentes de contacto o polémica con los indianistas; la única respuesta es que tal vez detrás de posiciones «izquierdistas» o «socialistas» se esconden posiciones colonialistas u occidentalistas. Pero exigirnos respeto, no se nos puede tratar como retrasados mentales, tal corno lo intenta hacer Rodrigo Montoya, para después, líneas abajo, copiar pantográficamente nuestras tesis. Pero, al margen de estos contratiempos, ¿será capaz el socialismo de soportar la crítica de otra civilización, si es carne de la carne y «modernidad» de Occidente?, ¿ Serán suficientes los socialistas peruanos para soportar la grave responsabilidad de ser en sí mismos «la autocrítica de Occidente» ?. Otro tanto les corresponde a los teóricos de la Teología de la Liberación. ALGUNAS PRECISIONES NECESARIAS ¿Abandonarán algún día los intelectuales y periodistas del Perú oficial?, (o Perú «blanco», como dicen los periódicos de actualidad) ese monólogo obsceno cuando hablan del indio, siempre en tercera persona, cual si se tratara de un personaje que flotan en el limbo del silencio o de un «autismo» forzado, sin posibilidades de usar su palabra?. haríamos en parafrasear a Nietzsche en su novela filosófica: «Así habló Zaratustra», cuando dice: «Todos hablan de mí cuando en la noche se reúnen, hablan de mí, pero nadie piensa en mí. Es el nuevo silencio que he conocido, el barullo que hacen sobre mí, es un manto tendido sobre mis pensamientos». Pero es necesario hacer algunos descargos. ¿Qué le da derecho a Rodrigo Montoya a descalificar malamente la acción política de los indianistas en el Perú, todavía en España, y hasta de intentar negarla?, ¿Cómo es eso de que «nunca han estado en la calle»?, ¿»ni en una toma de tierras»? Como diría Tulio Loza: ¿«Al rey de las punas le quieten vender llamas»?; pero su ignorancia o mala intención la intenta hacer extensiva. Una cosa es que el colonialismo (incluido el de la izquierda) reprima cualquier intento protagónico del indianismo, por aparecer públicamente y otra es «que no existamos»; o que solamente «aparezcan» los que Montoya ha conocido «en sus viajes constantes, su trabajo de escritorio o su práctica epistolar», los intelectuales y burócratas de la «indianidad»; qué vergonzoso es ver cómo los intelectuales peruanos denigran su trabajo entre sí. Pero, en Europa hay algo en disputa, además del protagonismo «andino». Eso de sacar en cara lo del «dinero de Occidente» en una ponencia y ante un público universitario en Barcelona no es muy digno que digamos, además de muy mal gusto, es de ánimo lapidario. ¿Con qué fin? sólo Montoya lo sabe. Se comprende muy bien las razones que tuvo Tito Flores Galindo cuando en su testamento político «tira la primera piedra», al decir aquello que «mientras el país empobrecía de manen dramática, en la izquierda mejoraban nuestras condiciones de vida, en el otro extremo quedaron los intelectuales empobrecidos,

muchos de ellos provincianos, a veces cargados de resentimientos y odios». Se sentía con el derecho y obligación de hacer una autocrítica sintiendo cercana la muerte. Pero éste no es el caso de Montoya. ¿Qué puede haber detrás de esta ‘critica’ anti indianista? Y, por favor, le pedimos públicamente a Rodrigo Montoya que no rescate nada más de los indianistas, a los «rescatistas» los conocernos muy bien en el campo. Además queremos desmentir lo que Montoya dice sobre nuestra pretendida «incapacidad» política, para esto, bastarán dos ejemplos. En el V Congreso de la CCP realizado en el Cusco, un núcleo indianista desde la Federación de Campesinos y Comuneros de Huancavelica lanzó la consigna: ¡ Causachun Comunidades !, consigna que se ha impuesto por encima de la consigna socialista de «desarrollar el capitalismo en el campo» a través de la parcelación, y el segundo ejemplo, la movilización campesina más importante de los últimos 5O años, realizada en Ancash en 1988 (ver especial de «La República»), en donde el campesinado comunero volvió, como en el tiempo de Atusparia, a tomarse las principales ciudades del departamento y en donde la CCP y la CNA brillaron por su ausencia. No por nada el I Congreso Indianista se llevó a cabo meses atrás en Chavín de Huantar. Y podemos hablar de mil ejemplos más en donde, por desgracia, las izquierdas actúan como los bomberos de la causa indianista. La Federación «Rumi Maqui» de Puno fue liquidada y desmantelada años atrás por la Dirección Nacional de la CNA por haber encabezado la firma del documento indianista: «Tesis para la unidad de los gremios campesinos del Perú» en julio de 1986 conjuntamente a siete federaciones más que en un evento de la CNA ni siquiera quedó corno un añadido circunstancial». La lucha indianista es silenciada por el «pongeaje político» existente en los gremios populares, tanto como la guerra de liberación indígena ha sido silenciada por la historia oficial del Perú. Y aún así fuera «anunciativa» o propagandística esta primera etapa, que los indianistas hemos denominado de «guerrilla ideológica», es correcto decir que así arrancan todas las corrientes políticas. Lo importante es ahora abrir el diálogo y la polémica. Seguidamente apuntaremos algunas de las más importantes diferencias, o mejor digamos aportes del indianismo. Debemos dejar los epítetos y prejuicios. NI UTOPISMO ANDINO NI SOCIALISMO MÁGICO: ¡DESCOLONIZACIÓN AHORA! Los indianistas sostenemos que nuestro pueblo no sólo se tendrá que liberar de la explotación económica, sino sobre todo, debemos liberarnos, liquidando «la opresión de una civilización foránea»; y léase bien, queremos liquidar una opresión, que no es lo mismo que querer liquidar a una civilización. Para el caso no interesa si esa civilización es «buena o mala», simplemente es colonialista y la respetaremos y usaremos cuando deje de serlo. En nuestros análisis los indianistas usamos no sólo las contradicciones de clase, sino también «las contradicciones de civilización», que es una categoría teórica nuestra y cuyas leyes son ya «creación heroica» de nuestras luchas. Sostenemos que son tres las cadenas que como tres círculos concéntricos encierran colonizando a nuestro pueblo: la cadena de la opresión de clase, la cadena de la opresión del proyecto nacional de los criollos

colonialistas y mestizos aculturados; y por último, la cadena de la opresión de civilización que Occidente a impuesto sobre la civilización andina. Tres cadenas de una sola opresión. Los indianistas (con J.M. Arguedas) «no somos aculturados» por tanto, sólo y exclusivamente, usarnos el marxismo como una valiosa herramienta de análisis e instrumento de trabajo. El error principal de los socialistas en el Perú, es que ante la ausencia de una identidad indígena o por la presencia de una vergonzante «identidad occidental» de los criollos y mestizos en sus filas, tienden a confundir y sustituir la identidad con la herramienta y hasta usan el instrumental ideológico foráneo como prótesis de identidad. Los indianistas creernos que el marxismo, no sólo es el principal aporte instrumental de Occidente, sino también su única potencial autocrítica. En este sentido es totalmente contradictorio que se sostenga el «marxismo-leninismo» como «la filosofía, ciencia y política escatológica del ser humano». Los indianistas no sólo luchamos por las migas de una ‘justicia social», que dé posibilidades de alimentarse materialmente a nuestro pueblo, cuando sabemos que todos los días matan nuestra cultura y civilización en las escuelas, iglesias, cuarteles, universidades partidos políticos y demás instituciones del Estado República, impidiendo cada vez más que recuperemos nuestra autonomía e independencia. La consigna de «justicia social», que es asumida por el total de la izquierda socialista, se convierte en una consigna tibia y reformista si no se le ubica dentro de un programa por justicia histórica, a riesgo de participar «de cuajo» en el bloque colonialista. Nuestro pueblo busca su reparación histórica y cualquier paz colonialista con «justicia social» solamente convertirá al socialismo en un eslabón más de la cadena colonialista, porque sin justicia histórica no habrá justicia social. Los indianistas sostenemos que una «independencia a medias» es una gran mentira, una doble opresión. La falsa independencia de los criollos americanos no fue en absoluto una reparación histórica para el pueblo andino, ni mucho menos la recuperación de la libertad de los colonizados. Fue simplemente un cambio de estrategia de los colonialistas. Las constituciones republicanas caen en la grave contradicción de declarar formalmente a los despojos supervivientes de los colonizados: «libres, iguales y fraternos» a sus colonizadores verdugos y asesinos. La independencia criolla y sus constituciones encubren y socapan la violencia histórica y actual contra el indio que como agraviado lucha por su reparación y justicia histórica. La democracia occidental, sea esta capitalista o socialista como sistema de gobierno, no es propia de nuestro pueblo y civilización; pues el tipo de democracia de los pueblos depende en cada caso de su particular y específica división social del trabajo. Y la nuestra en la actualidad sólo funciona a nivel microsocial, en las comunidades ayllurunas andinoamazónicas. Se debe recordar que el incario no necesité de una economía de mercado, ni de moneda, lo que conjuntamente con otras características nos llevan a definir nuestra sociedad y su desarrollo histórico como diametralmente diferente a como se dio en Occidente. Esto lo podemos argumentar y discutir ampliamente. Actualmente las dos «mecánicas sociales» se enfrentan en una lucha o contradicción de civilizaciones.

La identidad andina, que aparenta para los extraños un verdadero archipiélago de micro culturas, no es el resultado de la existencia de un Estado Nacional Inca, sino más bien de la existencia de una civilización aylluruna (o sus denominaciones similares en los otros idiomas andino-amazónicos) que es lo que da unidad y continum pan-andino a territorios insospechados en toda Sudamérica. Se debe recordar que la rebelión del inca José Gabriel Túpac Amaru impactó y movilizó ayllus desde el territorio argentino hasta Colombia y Venezuela, en sólo siete meses que pasaron desde el bando anti-esclavista (el primero en la historia humana) hasta el asesinato y magnicidio del Inca. Y, finalmente, entre otros muchos aportes del indianismo, tenemos la categoría de la «unión en la diversidad», como una de las leyes de la mecánica social en el Tahuantinsuyu del siglo XV, que fue una organización confederativa, pero que también funciona en la actualidad como realidad microsocial en las comunidades que aun usan la «tahua» ancestral o cuatripartición en la organización social y económica fundamentalmente. Rodrigo Montoya nos propone ahora, el «respeto a la diferencia», como novísima esencia de una «nueva utopía», en donde se mezclaría «lo mejor de Occidente y lo mejor de nuestros pueblos» (sic), es decir, nos propone reunir «lo mejor de los opresores con lo mejor de los oprimidos». Esta es la esencia, más bien y hasta apología de las repúblicas criollas, continuidad y línea del pensamiento de Juan Pablo Vizcardo y Guzmán. Es por esto que sostenemos que Montoya y algunos otros intelectuales de izquierda representan el peligro de una suerte de «Vizcardismo» actualizado y que muy pronto, si no ya, estarán planteando una revolución indígena, pero con los criollos «socialistas» en el poder. * * *

___________________________ EL DELITO UCHURAQ’AY -Publicado en «Las Naciones Inca...Resisten» Editorial Pueblo Indio, Lima 1983Las masacres de Uchuraq’ay, Huaychao, Lucanamarca, etc., es la tragedia de los indios de Ayacucho, Apurimac y Huancavelica, asesinados o perseguidos y obligados a combatir en el bando de los «sinchis» o en el de los «terrucos» es la vieja tragedia del pueblo andino, invadido y masacrado por naciones «civilizadas».

La horrible muerte de cada uno de los periodistas de los diarios de oposición se está repitiendo en este mismo momento. Se está acabando con la vida de decenas de campesinos usados como «maleza» para esconderse y como carne de cañón por el grupo de Sendero Luminoso. Los sinchis están asesinando a comuneros o lo que es peor obligándolos a asesinar salvajemente a sus hermanos. Esto mismo sucede en el Perú desde la conquista. Este es el delito Uchuraq’ay. Aún es tiempo de reaccionar. Hay que salvar la promesa de que el Perú llegue a ser una nación independiente. Hay que evitar que nos sigan convirtiendo en una triste periferia de un imperio en crisis. EL SINDROME ARGUEDIANO. Que miseria humana y cuanta rabia producen aquellos que han USADO a los Comuneros Iquichanos para vengarse de los diarios de la oposición. Esto que podría ser un prejuicio o una acusación sin pruebas suficientes, no lo es si lo analizamos fuera de toda intencionalidad individual o grupo, puesto que; si hubo o no hubo jefe sinchi o un antropólogo asesor USA, que además de bautizar estratégicamente al batallón contrainsurgente como SINCHIS -una de cuyas acepciones del quechua es «los que vienen del cielo»- incitó a matar y a masacrar a «todos los que llegaran por tierra»; o si fue una acción preparada intencionalmente o solo fue consentida negligentemente por las autoridades de la Zona Militar de Ayacucho; esto no es relevante ante las dimensiones del conflicto histórico y social cuyas aristas fueron las que presionaron un desenlace tal y cual sucedió en el «delito Uchuraq’ay», pone en evidencia dos cosas» 1. Que el «problema nacional» no significa ni mucho menos la supervivencia de los «indios salvajes, ignorantes, e incultos» o como lo deslizaron algunos periódicos: «comuneros holocausto», dando la impresión de que existen algunos caníbales en los Andes. 2. Que el «problema nacional» se puede definir en pocas palabras como el sindrome Arguediano; un síndrome que de no ser resuelto, puede conducir al suicidio colectivo de la nación. El Amauta J. M. Arguedas definió muy bien su síndrome. Para entenderlo no necesitamos traductores o «estudiosos» de sus obras, solo se precisa un poco de coraje. Coraje de los criollos o «blancos» para abrir los ojos y aceptar que viven rodeados de una mayoría de «indios» cultos y civilizados pero con una cultura diferente a la occidental, coraje para escucharlos, para entenderlos y prestarse a compartir de igual a igual «la promesa nacional». Coraje de los indios para forjar una dirigencia e intelecto Andino que les posibilite una ubicación contemporánea, que destierre su transculturación a occidente y que destruya el aculturamiento de sus hijos y coraje para revolucionar la patética realidad de sus hermanos mas desposeídos que pueden conducir a que el Perú se convierta en un gran «delito Uchuraq’ay». Y finalmente se necesita coraje de los mestizos para afirmar fieramente como el Amauta Arguedas: «Las naciones de las que provenimos se encuentran en conflicto, el universo se nos muestra plagado de confusión... mas que deslumbrante exigente. No somos aculturados». Tal vez el Taita José María se suicidó pensando en la forma como eran usados los comuneros y en general, nuestros hermanos andinos. El nos

dijo: ¡Comunero es respeto!, al referirse a los Comuneros de Utek Pampa. Qué diría ahora al ver a los Comuneros de Uchuraq’ay USADOS para cometer uno de los crímenes mas execrables de nuestra historia. Volvería a morir de rabia y de pena, sí, porque ese es el sentimiento que nos embarga a todos sus amigos y discípulos. Utilizar la ingenuidad de los Comuneros, (ingenuidad de gente sencilla, no de tontos), utilizar su temperamento originario, su temor, su brutal pobreza, su marginamiento secular, su soledad, su acosamiento, para generar un delito criminal; es usar su desgracia histórica causada por la invasión colonialista europea hace 500 años y también por la traición en 1821 del Estado Republicano y criollo. Y aunque muchos digan que es Libre, Democrático y Soberano -nadie niega esto- pero esa libertad, democracia y soberanía,, esta poseída y administrada exclusivamente por CASTAS CRIOLLAS EXPLOTADORAS que las ejercen para USAR a sus cholos e indios para los que les place. Ahí esta Uchuraq’ay como la pus de la república aristocrática y criolla. Este es el «delito Uchuraq’ay» EL DELITO UCHURAQ’AY Este conflicto histórico y social al que nos referimos, es concreto, tiene nombres y apellidos: las castas criollas que pululan alrededor de Belaúnde y de Bedoya jactandose de ser «gallardos peuranos» (luego de buscar su árbol genealógico y su escudo de armas en España o Europa en general). Y no podemos justificar bajo ningún motivo a los provocadores infantiles, transculturados del pueblo Andino, que con petardos, muertes fáciles e inútiles (comparemos a Dan Matrione ejecutado por los tupamaros, con los supuestos «soplones» comuneros, «ajusticiados» por S.L.) que con la destrucción de fundos y tractores y matanza general de vacas, cerdos y hasta perros; quieren apoderarse del poder Estatal de los explotadores y no dan muestras de construir otro poder sustituto, mas que su exagerada violencia que expone criminalmente a las poblaciones involucradas en su provocación. Han escogido lo fácil, aquello que no les exija mucho trabajo, la explosión destructiva, se niegan a trabajar tesoneramente por la construcción del poder de los explotados conjuntamente a la destrucción del poder de los explotadores; se niegan a trabajar por la conciencia del pueblo, prefieren forzarlo a luchar con ellos bajo la amenaza de la violencia. Se niegan a forjar la creación heroica que nos enrostró Mariátegui, quieren el poder de los explotadores en manos de una burocracia absolutista y policíaca, como buen calco y copia del «socialismo real».USAR la pobreza y la condición del indio, empobrecerlo más para que estalle, es la consigna de los mediocres intelectuales criollos y mestizos que fungen de revolucionarios, piensan que después el indio seguirá sometido a las cúpulas «cultas y civilizadas» de «izquierda», criollas al fin pues no tendrá otra alternativa. Valgan los ejemplos para ilustrar estas monstruosidades» en el Caballo Rojo del 09/01/83 Ricardo Letts, señala una premonición macabra cuando dice: «S.L. aporta un gran descubrimiento para la guerra de guerrillas: el guerrillero no se esconde entre la maleza sino entre la gente» (o lo que es lo mismo: «usa la gente como maleza»). Lo mismo pensaron los engañados comuneros. Pero, y aquí vienen nuestras diferencias con el c. Ricardo Letts: No pensó lo mismo Arafat en Beirut, cuando en acto heroico abandonó la ciudad para que los sionistas no masacren a la población libanesa entre los que sen

escondían de mutuo acuerdo los heroicos guerrilleros palestinos. He ahí el triunfo moral y político y la superioridad humana de una organización revolucionaria, este es el temple reconocido mundialmente de sus dirigentes. Puesto que lo mismo que el c. Letts piensa que es un gran aporte para la guerra revolucionaria, pensaron los criminales de Sabra y Chatilla que «en los mas profundo de los ojos inocentes de un niño palestino puede estar escondido un guerrillero». Estas son las consecuencias macabramente criminales de estas «correcciones de S.L. a De la Puente, Bejar, Lobatton, Heraud y hasta al Che Guevara» como lo sostiene el c. Letts. Para definir estas tácticas existen las frases de «guerra sucia y total» y de «criminales de guerra». Ya habrá tiempo para increparle al c. Letts que lo que él podría sustituir por «maleza’ es en este país el heroico pueblo Andino que viene superviviendo resistente 5 siglos de opresión colonialista. Habrá tiempo también de polemizar y demostrar en la práctica, que para una guerra revolucionaria, hay la necesidad imprescindible de formar una o varias columnas de vanguardia o contención para proteger la retaguardia y a las poblaciones civiles cuyo territorio se ve involucrado. La vanguardia no puede esconderse «entre la gente». Es un acto de «crimen de guerra» provocar al enemigo y esconderse entre la población, puesto que es incitar a la masacre. Lo que pasa con S.L., es que al no tener retaguardia -repitiendo el molde político en el que ha estado sumido la totalidad de la izquierda-, provoca una situación de guerra sucia, para en el desconcierto intentar ganarse una fácil retaguardia, por la fuerza, como es el caso de muchos comuneros enrolados prepotentemente, o por la confusión, como parece ser el caso de algunos intelectuales y gente de izquierda proclives a la provocación. El arte de la revolución y de la guerra revolucionaria -y no de una vulgar guerra sucia- es el ESLOBONAMIENTO de los desplazamientos o movimientos tácticos de los gremios u organizaciones de masas con los desplazamientos de las unidades políticas partidarias o vanguardias. En esto debe insistir testarudamente la IU y todas la tendencias revolucionarias. En esto se sintetiza el famoso problema de los métodos y estilos de trabajo que infructuosamente vienen corrigiendo la mayoría de los partidos de Izquierda y que S.L. trata de impedir inconscientemente (?) al tratar de desquiciar -en el mejor sentido del término- a las elites de dirección en una acción militante vanguardista y por tanto suicida. EL PROBLEMA DE «METODOS Y ESTILOS»: Precisemos, pues lo que es el «delito Uchuraq’ay». El delincuente «loco» Perochena declaró en TV, que «es la sociedad la que tiene la culpa de sus delitos», que en buen cristiano de izquierda también significa que «el pecado es social». Bajo esta justificación muchos se dedican a los «pecados individuales tradicionales» sin mayor cargo de conciencia. El fondo de esta justificación radica que hasta que no se cambien las estructuras totales «podemos seguir pecando» puesto que somos «victimas» de este injusto sistema. Y es mas grave aún que muchos justifiquen las acciones de S.L. aduciendo «la extrema pobreza a la que nos lleva el sistema y Belaunde», puesto que avalan y justifican, el llevar al máximo los delitos o las faltas de los códigos de dicho sistema COMO METODO PARA CAMBIARLO. Con esto no se demuestra a nadie en que se diferencian los revolucionarios de sus enemigos y es ahí donde se da la desligazón vanguardia-masa puesto que si los maestros de los revolucionarios son sus mismos enemigos, el pueblo prefiere seguir con los maestros del sistema. Y en esto hay que ser bien precisos: El

revolucionario no solo se diferencia de sus enemigos en sus objetivos, -puesto que la Derecha también promete el cielo «para los que se porten bien»-, las diferencias están sobre todo en los métodos de llegar a ellos. Si el pueblo comunero observa que entre los sinchis y los guerrilleros existe el mismo comportamiento, es decir, los mismos métodos, entonces apoyará y obedecerá tácticamente al más peligroso, al más fuerte y al más antiguo; no debemos olvidar que el pueblo Andino tiene la conciencia de ser un pueblo invadido y ocupado. Habría que ver cuales son las razones que tienen algunos medios de información e intelectuales de Europa y de Norteamérica para tratar -frente a la opinión mundial- el maoísmo franco y fanático de S.L., con los anhelos, necesidades y derechos inalienables del pueblo Andino por su independencia y soberanía y que en boca de dichos medios es «el anhelo de retornar a las glorias del pasado incaico». En el fondo este es el mismo argumento, que reprochan los sionistas a los palestinos libertarios. O existe algún ingenuo que cree aún que el Perú republicano es la continuidad libre y soberana del Incario?. El aparato estatal del Incario comenzó a ser destruido hace solo 451 años, pero daba muestras de seguir funcionando hace solo 20 años con José Gabriel Tupac Amaru, sin embargo después quedaron miles de sus unidades microsociales de base, Uchuraq’ay es solo una de ellas. Entonces no tratemos de juntar el agua con el aceite, a Abimael Guzmán y a su banda de asesinos solamente le interesa el poder, no le interesan los métodos, ni el tipo de poder del que quiere apropiarse, porque «todo lo demás es ilusión». ESTAN DESPERTANDO FUERZAS INCONTROLABLES: Dijo una gran verdad el c. Ivan Degregori en la televisión en la entrevista que le hizo Tealdo: «En Ayacucho los sinchis y guerrilleros están despertando fuerzas incontrolables». Pero siempre que se habla de esto se trata de ser lo más impreciso posible... ¿De qué fuerzas se trata?, o cuando en el «El Diario» del 6/2/83 el mismo c. dice «la masacre ha derrumbado clichés indigenistas», ¿Cuáles son estos clichés? y ¿Cuáles indigenistas?. Que se sepa el último indigenista conocido es Virgilio Roel, que hoy esta aislado y muy venido a menos. Los otros sectores políticos emergentes se catalogan como indígenas o indios (entre los cual hay varios Iquichanos, hijos de Uchuraq’ay que han llegado a las universidades y que casi en su totalidad son hijos de comuneros, que conocen bien la cultura occidental y que declaran no haberse transculturado. Creo que ya es tiempo que se hable del problema nacional indígena sin TABUES y sin ese halo paternalista de los intelectuales occidentales que se esconden tras la careta de «peruanos o de «mestizos». Hoy está naciendo el movimiento nacional indígena, con la bandera poderosa del colectivismo que Mariátegui alguna vez llamó «comunismo agrario» o «socialismo práctico», un movimiento que no solo es campesino como testarudamente lo ha señalado la izquierda todos estos años que han pasado, en donde se ha intentado y se sigue intentando entorpecer el surgimiento de dicho movimiento; pero aún hay tiempo de conversar con estos sectores, de escucharlos y comprenderlos hacia un entendimiento. Es muy peligroso marginarlos, como lo viene haciendo la izquierda con mucho éxito, y mucho

más peligroso aún es no entenderlos, porque así nos colocamos de facto en la trinchera contraria. El «delito Uchuraq’ay», en su tipificación, es el mismo que cometieron los españoles peninsulares y los criollos separatistas o «independistas», en la batalla de Ayacucho, cuando obligaron al pueblo Andino a luchar a muerte, hermano contra hermano, padres contra hijos, etc. (y hasta dieron algunos minutos para despedirse). Una cúpula de criollos peninsulares ibéricos, observaron ese día, y muchos otros días, cómo los indios parientes y familiares se abrazan y despiden para pelear, obligados a la fuerza por una situación colonialista de dos extremos, en donde lo que esta en juego es la HEGEMONIA y el poder colonialista, no la libertad de los gladiadores. Esto también se pudo presenciar en el linchamiento de Huaychau días antes de la masacre de Uchuraq’ay, «porque salvo el poder todo lo demás es ilusión». Quién se dolió de todo el dolor de las madres que vieron desde los cerros de la Quinua a sus hijos masacrarse mutuamente?, esta es la civilización que trajo Europa occidental y cristiana a estas tierra indígenas. Quién clama justicia y se duele por cada Comunero muerto por sinchis y «guerrilleros»?. Cuántos comuneros han muerto?, nadie lo sabe, tal vez sea una cuenta perdida en los registros del jefe de la plaza de Ayacucho. De lo que si estamos seguros y lo sabemos aunque en silencio, es que en la historia del Perú latinoamericano, no son cientos ni miles sino millones los indios masacrados, situación que crudamente se perpetua hasta hoy, DOLOR, HERMANOS PERUANOS, DOLOR QUE NO SE PIERDE, DOLOR DE 5OO AÑOS ACUMULADO. HACIA ES «ESCLARECIMIENTO TOTAL» Todos piden un esclarecimiento total de la masacre de Uchuraq’ay; pero seremos capaces de soportar la verdad?. De lo que se trata es de no permitir que el dolor nos haga perder la cabeza. El pueblo indígena tiene una ventaja sobre el que no lo es. Está históricamente acostumbrado al dolor de las masacres continuas, al abuso. Si hubiera perdido la cabeza hace mucho tiempo que hubiera sido exterminado. Disgusta mucho que toda la prensa criolla adjetive malamente a los Comuneros de «incultos, ignorantes, bárbaros, salvajes, etc,»; porque acá en el Perú todos los verdaderos peruanos, tenemos algo de andinos y de comuneros. Para no ir más lejos la cultura andina, nuestra cultura, ES LA RAIZ DE LA FORTALEZA DE NUESTRA CULTURA, y las comunidades son las fuentes inagotables y creadoras de esta cultura, y muchos comuneros saben más de cultura occidental que los «cultos y civilizados occidentales» saben de la cultura Andina. Para entender este hecho de sangre o «delito Uchuraq’ay» se precisa tener la cabeza bien fría, y sobre todo mucha perspectiva histórica. En momentos en que el mundo occidental viene revalorizando al mundo andino, y éste viene tomando conciencia histórica y nacional, no es bueno seguir sembrando este utilitarismo ancestral del occidental hacia el indio, porque es echar sal a las «venas abiertas» del Perú latinoamericano.

Los culpables del «delito Uchuraq’ay» son quienes vienen sembrando la violencia, hace 500 años en territorios Andinos y Comuneros, quienes desde ambos bandos: sinchis y terroristas, criollos y realistas, caceriota y pierolistas, etc. manipulan y usan a los comuneros para sus propios fines, sin respetar los derechos e intereses históricos inalienables, como los de cualquier pueblo, hacia su después ionesión y soberanía, aprovechando, acaso, su carencia y contemporánea dirección política. Aquellos que desde la Izquierda usan al pueblo Andino para forjar su «calco y copia» (tal como ese lienzo que muestra a Mao guiando al pueblo Chino, pero que le han cambiado el rostro por el de Abimael), están «sembrando vientos». Sabemos bien que la lucha de los explotados es internacionalista, pero existen explotados polacos, explotados rusos, chinos, vietnamitas, camboyanos, etc. y hasta que no desaparezcan las naciones, no desaparecerá el anhelo sagrado del pueblo Andino o de cualquier otro pueblo a la soberanía, independencia y libertad. Aunque sea míticamente con el Inkarri. El pueblo palestino lucha hace dos mil años por sus territorios varias veces invadidos y ocupados, el pueblo español lucho 800 años contra los moros, los árabes vienen reivindicando su cultura y sus naciones; ¿Por qué podría pedir menos el pueblo Andino?, poseedor de una de las más grandes culturas que ha dado luz la humanidad y que hoy en su mayoría son comuneros, campesinos y marginales oprimidos en todos los niveles e instituciones de las repúblicas latino-americanas?. Nos cuesta mucho pensar en estos términos?. Aún hay tiempo después será tarde.... Arequipa, febrero de 1983

***

___________________ SENDERO AL DESCONCIERTO -Publicado en el Diario de Marka el, 9/8/1982, bajo el seudónimo de «José Sackrun»Se está ampliando un consenso en las diferentes tiendas de la I.U. sobre la caracterización de las acciones de S. L. como provocaciones que pueden generar un aborto del proceso de organización del PODER POPULAR que la mayoría de organizaciones de izquierda emprendieron con la organización de IU, bajo el pleno acuerdo de combinar la lucha legal parlamentaria con la extralegal o «acción directa de las masas», cada uno de los partidos con mayor o menor vocación por algunas de ellas. Desde el primer fogonazo de la «guerra popular» emprendida por SL los demás partidos debieron fijar sus análisis bajo dos ejes de orientación: La necesidad de explicar las causas del porqué una fracción de la izquierda se lanzó a la acción provocadora, para poder actuar sobre sus raíces y desarmar la provocación. Teniendo en cuenta que la sola condena o justificación emotiva alienta la confusión que es la clave de la provocación. Que habiendo un destacamento izquierdista armado y «suelto» del resto de la izquierda, cuyo principal objetivo es provocar de inmediato el enfrentamiento bélico entre REVOLUCIÓN Y REACCIÓN , ya no procedía limitarse al análisis político, sino enfocar las acciones armadas de SL como «la continuación de la política por otros medios» y disponerse a desarmar la provocación, con análisis y argumentos MILITARES. Es de suponer que IU y el resto de la izquierda organizada no pudieron enfrentar la coyuntura montada por la provocación en forma satisfactoria puesto que esto de la «continuación de la política» es algo que no es exclusivo de SL, es decir, las raíces de las acciones de SL son factura de los métodos y estilos del trabajo político de la izquierda en su conjunto, sobre todo en lo referente a la relación VANGUARDIA–RETAGUARDIA que es a nivel militar el punto flaco de SL. Debe quedar en evidencia que lo que SL deja a luz en lo militar procede y tiene sus causas en los métodos que al resto de la izquierda la han llevado a crisis sucesivas – como la del crisis del ARI – y que en términos políticos se pueden caracterizar como la desligazón consuetudinaria entre dirigencia y masa, lo que procede de la sustitución miope de las tácticas por una estrategia rígida, o lo que es lo mismo, de los intentos de querer sustituir la organización de las masas populares por el partido.

NO TODO LO QUE EXPLOTA ES REVOLUCION

El problema de la separación entre dirigencia y masa, no es algo particular en el Perú, ni mucho menos se presenta como un fenómeno continuo. En los procesos revolucionarios la izquierda y la derecha se disputan el eslabonamiento con la masa para adquirir su dirección. Pero, una cosa es que la derecha pierda la dirección y otra muy diferente es que la izquierda la tome. La lucha por el poder, no sólo es la toma del poder del estado y de sus instituciones tutelares «a dinamitazo limpio» por una vanguardia político – militar, sino, sobre todo, es asegurar un poder popular alternativo como expresión del nacimiento de un sistema nuevo que vaya echando abajo el sistema antiguo. El «embrión» de este sistema nuevo no puede limitarse de ninguna manera al partido. Será sí, una fórmula organizativa del PODER POPULAR que agrupe a las mayorías poblacionales con plena capacidad de decisión para cumplir los objetivos de revolucionar las unidades productivas, económicas, familiares, sociales y estatales. De lo contrario, el partido se adueñará del Estado burgués opresor y se apoyará hasta en el ejército «revolucionario» regular o en las naciones imperialistas vecinas, como ejemplarmente nos lo demuestra Polonia. En el Perú en particular, todos los partidos han centrado su lucha en la «toma del poder», es decir , en disputarle la dirección ideológica y política a la burguesía, fundamentalmente a través de la CAPTACIÓN de «cuadros». Si se ha promovido la lucha económica reivindicativa de las organizaciones gremiales ha sido con fines utilitarios. De esta forma los partidos utilizan no sólo la infraestructura de los gremios, sino hasta el trabajo gratuito de los dirigentes captados. Se han formado militantes bajo esta escuela que privilegia la prédica estratégica por encima de todo y para la cual lo importante es el cómo definir «la posesión del poder» en todo momento, es decir, «HEGEMONIZAR» sin importar los métodos, todo lo demás es accesorio. Pareciera que todos quieren tomar el poder del Estado burgués para quedarse con él. Nadie o pocos quieren darse el trabajo de construir el PODER DE LOS EXPLOTADOS, porque éste «no es poder». En Polonia los obreros siguen siendo obreros y hasta tienen que clamar: «No somos esclavos». Intentar explicar las causas y las posibles soluciones al desfase entre vanguardia y masa existente hoy en el Perú, es tema muy extenso, pero podemos precisar que las raíces (de este «síndrome polaco») están en el tipo de división del trabajo que han impuesto los sistemas de explotación, en especial la división social entre trabajo manual y trabajo teórico. Esta contradicción se hizo presente en su máxima expresión en los últimos meses en Polonia y se seguirá profundizando en todo el campo socialista.

LA «MAGIA» DE SENDERO LUMINOSO
Dentro de esta lógica o METODO de magnificar la estrategia y la teoría, opera SL. Aunque parezca contradictorio, sus acciones militares son la continuidad del accionar político del conjunto de las organizaciones de izquierda. El «vanguardismo» maximizado, el estrategismo que plantea la «lucha armada» como toda doctrina, las citas de Mao o de Mariátegui como toda teoría.

Por un lado, la teoría llevada al extremo del «iluminismo», por el otro, el pragmatismo de las armas y petardos, bullen en SL como los extremos juntos y movedizos del conjunto de los partidos de la izquierda peruana. Es fácil el teoricismo al punto de la fe ciega en las citas que «iluminen» el cerebro de militantes poco acostumbrados a leer, pero con una gran necesidad de imitar a los «teóricos máximos de los partidos. El desprecio a la discusión y la crítica unido al pragmatismo de llevar la política vanguardista tradicional de los militantes de la izquierda peruana a «su continuación por otros medios» representan las fáciles herramientas de uno de los núcleos vanguardista, en su intento de hacerse de una retaguardia a la fuerza, obligando a los otros partidos a plegarse a la «lucha armada». Es decir, SL trata de arrastrar y poner a la cola a los otros núcleos de la izquierda que no se preocupan por rectificar sus métodos tradicionales, e impedir que algunos de ellos persistan y logren eslabonar adecuadamente la lucha táctica reivindicativa con la lucha estratégica política y militar.

¿SENDERO ANDINO?
Sendero es producto de la marginación que ejerce hacia el pueblo la izquierda cada vez más intelectual y elitista, que se aleja del entendimiento del hombre común, más aún, del humilde, del indígena. Pero esto no implica que SL nazca como una necesidad del pueblo indígena ANDINO tal como lo sugieren varios articulistas, por ejm. Maryam Kerel. Más bien, SL puede muy bien ser hijo de la frustración de muchos indígenas o mestizos que buscan transculturizarse al mundo occidental a través de los partidos de izquierda o del «marxismo» y que les ha sido difícil o imposible hacerse de un lugar importante o «perfilarse» en los demás partidos de la izquierda occidentalizada. Pero SL juega al desconcierto, por eso no se pronuncia. Al haber quedado sin retaguardia, perdiendo al MOTC, al FER-SL; al no poder utilizar el mentado «desborde campesino»; -puesto que los comuneros andinos, fogueados en la lucha del 5 siglos contra el colonialismo, se replegaron ante la provocación infantil-; al quedar «elitizados» en Ayacucho y en algunas otras provincias, prácticamente no se pronuncian, esperando que algunos sectores de la izquierda se forjen según sus propias frustraciones y vacíos, conceptos y valores que añadan gratuitamente a los abanderados de la «guerra popular». La especulación sobre sus valores y su silencio, entonces, amplía el desconcierto. Es lamentable que por ejemplo la c. Kerel – en el artículo antes mencionado luego de su brillante análisis sobre la continuidad del colonialismo sobre el pueblo andino en América, cae en la preocupación, al añadir gratuitamente «criterios ético- culturales andinos» a SL, ¿será posible que SL haya resuelto el abismo existente entre marxismo y mundo andino?, ¿ no será que el utilitarismo de los protagonistas de esta nueva «gran marcha» maoísta quieren hoy utilizar al pueblo andino como carne de cañón, tal como fue utilizado en «la independencia de los españoles americanos»?.

Le preguntaríamos a la señora Kerel (y a todos los que se dejan desconcertar), con sus mismas palabras ¿qué tienen en común los valores andinos con el maoísmo? Un movimiento maoísta armado o no armado, marxista, o mariateguista, «que se nutre y se apoya en una cultura milenaria», si no responde a los intereses del desarrollo sui géneris de la historia del pueblo andino, será tan igualmente colonialista como los que se nutren, se apoyan y se enriquecen explotando los brazos del pueblo andino. Se equivocan de canto a canto los que como la c. Kerel, quieren ver alguna justificación de SL en sus pretendidos «valores andinos». Matar y colgar «perros tengsiaopinistas» por las calles de Lima, asesinar comerciantes y autoridades provincianas solo desconcierta al pueblo. Si de símbolos se trata ¿por qué no bajarnos la estatua de Pizarro, símbolo máximo del poder colonial europeo interiorizado en América? O en su defecto tener la sutileza de embanderar los pueblos que toman con los colores del pueblo andino y no con «la bandera extranjera» que señaló el señor Belaúnde. Debemos recordarles que el color rojo sólo es el comienzo del arco iris, que es la bandera vigente del pueblo andino.

***

_______________________ AMARO RUNA EN EL LABERINTO -Publicado en la Revista «Los caminos del laberinto» Nº 4 de Nov. de 1985, Lima-Perú. PUCP1

Algo muy positivo y particular en el artículo de la Revista «Los Caminos del Laberinto» sobre Amaro Runa2 es que por primera vez la intelectualidad criolla del Perú, intenta dialogar de igual a igual con un grupo indianista, reconociendo su capacidad intelectual y hasta su potencialidad persuasiva. Sin embargo el artículo se desmerece al dedicarse a lo superficial o aparente y no tocar los temas en los que AMARO RUNA es crítico de la cultura occidental y hasta del marxismo. En estas líneas queremos hacer un breve resumen de lo que consideramos uno de los temas de fondo en el libro de combate de nuestra organización. El marxismo como disciplina autocrítica de la cultura occidental, descubre y explica que la estructura social clasista surgió de la forma desigual y contradictoria en que

diferentes grupos humanos se relacionaban con su hábitat y entre sí mismos, es decir de la forma cómo se apropian en forma privada y absoluta de los recursos naturales y de sus semejantes. Hace 5,000 años más o menos la civilización europea (más conocida como occidental por ocupar Europa la parte occidental del continente Euroasiatico) viene distorsionando la relación del hombre con la naturaleza, como también la relación o comunicación entre los hombres y entre los pueblos, profundizando a través de siglos su particular forma de alienación humana. Pero, ¿será posible que esta pertinaz enajenación humana sea algo necesario y hasta imprescindible para el avance de toda cultura y de sus bases sociales?. Por lo menos occidente ha querido y quiere imponer por la fuerza de sus armas y sus doctrinas que ello sea así. Sin embargo, creemos que su mayor fuerza autocrítica actual que es el marxismo, tiene una insuficiencia de base para el análisis completo de la propagación de esta enajenación que en lo fundamental INCOMUNICA al individuo con sus semejantes y con la naturaleza. La intelectualidad sociológica predominante en la actualidad que es la marxista o socialista, ha subestimado permanentemente el cúmulo de problemas sociales conocidos como «subjetivos» y ha relegado el estudio de la cultura, la comunicación, la educación el arte, la religión, entre otros fenómenos humanos, al campo de «lo superestructural», que a su vez, debe ser explicado en «última instancia» por la «infraestructura» o parte económica de la sociedad. Finalmente, la economía queda reducida a la confrontación de clases como expresión de la contradicción capital-trabajo en las funciones productivas de la sociedad. Pero conflictos que van desde la neurosis simple hasta el suicidio pasando por todas las fases de la patología psíquica; así como la creciente soledad del individuo, la desestructuración familiar, la dominación-sumisión de la mujer, el desecho de los ancianos, la violencia contra los niños y la agresión cada vez mayor del sistema a la persona humana, son temas que no tienen respuesta, ni en primera, ni en última instancia, pues han sido relegados por el marxismo a ser materia de estudio de la psicología o antropología especializada. Creemos que el fenómeno de la subjetividad humana tiene su razón, causa y efecto también en procesos MATERIALES de índole OBJETIVO que responden fundamentalmente a las formas o tipos de vida orgánica de la sociedad, es decir al TIPO o FORMA particular de cada cultura para organizar sus instituciones, desde la familia nuclear hasta el Esatado-nación. En esta búsqueda de las deficiencias de las herramientas teóricas para el análisis de la enajenación social, antes mencionada se debe tener como centro del análisis teórico a la FAMILIA (que en sus orígenes tuvo como regla general la unión de actividades de producción y de consumo, en todas las culturas). Al fijar a la FAMILIA como unidad de análisis debemos desechar la CLASE, el INDIVIDUO o una unidad de producción. La «base» o infraestructura social estaría esquematizada así:

Es decir, conforma parte de lo «infra-estructural» la reposición de la subjetividad humana, como parte del trabajo reproductivo, de esta forma es que se debe estudiar las determinaciones de procesos materiales que crean, afectan o determinan los procesos subjetivos, afectivos, psíquicos, etc, de la especie humana. La cultura Occidental fiel a su naturaleza patriarcal y machista, enajena en sus orígenes a la FAMILIA y la separa, ubicándola afuera del proceso del trabajo productivo. Extrae, por así decirlo, el proceso productivo del interior familiar, rompiendo lo que vamos a llamar LA IDENTIDAD FUNCIONAL ORIGINARIA PRODUCTIVAREPRODUCTIVA. Lo que la conduce a segmentar a la sociedad en dos sociedades: una sociedad Productiva y otra sociedad «doméstica» o reproductiva. Desde ese momento enajena o «extrae» a individuos de dentro de la familia o «sociedad doméstica» para cumplir las funciones «producitvas», haciéndo sufrir a la familia un proceso de atomización que ha culminado en la llamada familia nuclear, que también esta en proceso de desaparición. Y en segundo lugar, este proceso esquizofrénico de creación de dos sociedades en una, a lo largo de la historia occidental rompe el EQUILIBRIO FUNCIONAL PRODUCCION-CONSUMO, e inventa el «mercado» y EL INTERCAMBIO como forma de extender la enajenación originaria, puesto que allí se rompe la comunicación directa SUJETO-SUJETO y surge la intermediación: SUJETO OBJETO - SUJETO, es decir, la comunicación entre los seres humanos a través de la mercancía, que como lo explica abundantemente Carlos Marx, es un «fetiche». Ahora bien, no todas las civilizaciones rompieron esa IDENTIDAD FUNCIONAL ORIGINARIA; es más su desarrollo diferenciado según cada cultura o civilización, representa una gama de fenómenos mucho más complejos que la simple teoría de la «evolución de las clases sociales»; vamos a denominarlos PROCESOS DE CONFIGURACION DE TECNOLOGIAS DE ORGANIZACIÓN DE LA FUERZA DE TRABAJO, tema que es materia de mayor profundización y explicación de documentos del AMARO RUNA pero que por el momento nos permite decir que las limitaciones de la sociología (y del socialismo real) actual están dadas porque los ANALISIS DE LAS CONTRADICCIONES DE CLASE son insuficientes para explicar la realidad peruana y sus fenómenos actuales (y no solo la realidad de nuestro país). Esto hace que debamos recurrir al análisis de LAS CONTRADICCIONES DE CIVILIZACION que están dadas por la diferente tecnología de organización de la fuerza de trabajo de las dos Civilizaciones, la Andina y la Occidental, vale decir la estructura y composición FAMILIAR y sus múltiples relaciones con las diversas instituciones o estructuras económicas, sociales y políticas de la sociedad peruana. Y aquí no vamos a hacer referencia sólo al Ayllu o trabajo familiar campesino - sería defendernos y no estamos en ese plan- nos referimos por ejemplo, a los «informales», en donde la casi totalidad de acciones son «familiares»; a los PP.JJ. (o barrios marginales), organizados desde su origen por estructuras de parentesco y a mil fenómenos más que los sociólogos tratan de explicar a través de la literatura de José María Arguedas. En este laberinto es necesario encontrar un hilo conductor. ***

Notas
1

Este artículo es una respuesta al artículo titulado «Amaro Runa y el Nuevo Pacto Israelita» que salió en número anterior en la misma revista que se indica. 2 La Organización Amaro Runa (OAR), como «Estirpe y fraternidad indígena», fundada por Javier Lajo en 1975, fue responsable de la creación y fundación de la Revista «Pueblo Indio» hasta su cuarto número, en los años de 1982-1983. Y correspondientemente se asocia su presencia al veloz auge del Consejo Indio de Sudamérica (CISA) desde el año 1980 al 1985, año en que la OAR decide su alejamiento definitivo del CISA por las irregularidades en la conducción del mismo por parte de dirigentes corruptos que generan posteriormente su auto-destrucción.

____________________ CARTA A LOS INDIOS DE AMERICA -Publicado como Introducción del libro: LAS NACIONES INKA RESISTEN. Editorial «Pueblo Indio»; Organización Amaro Runa, Lima, año de 1981Hermanos: La inexorable recuperación de la conciencia histórica de nuestro pueblo andino, es la característica principal del prolongado proceso de reestructuración nacional INCA. Este proceso se inicia inmediatamente después del cataclismo que significó la pérdida de más del 90% de la población en la guerra y resistencia a la invasión y ocupación europea hace poco menos de 500 años. Este proceso de reestructuración nacional se hizo evidente y tuvo su punto más alto con el reinició de la Guerra de Liberación Nacional Inca de los Amaro y los Katari en 1780, hace solamente 200 años, rebelión continental que fue sofocada transitoriamente, pero que provocó cambios fundamentales en la estrategia colonialista europea. Estos cambios principales fueron, el endurecimiento y reubicación de los Ayllus y el comienzo del cambio del eje gravitatorio del poder colonial de ultramar (Europa) hacia el poder colonial interiorizado en América: el poder de los «Españoles Americanos». Este cambio en la estrategia colonialista obligó a nuestro pueblo al repliegue que dura hasta hoy en día, la resistencia pasiva, en espera del crecimiento de la población y de un nuevo período de CONCIENCIA, ORGANIZACION Y OFENSIVA. Sin embargo, la mencionada resistencia pasiva nos obligó a un silencio aparentemente sumiso, que fue roto periódicamente por las luchas regionales esporádicas y aisladas de nuestras Comunidades Ayllurunas para recuperar pedazos de territorios necesarios para la supervivencia. Esta resistencia pasiva ha provocado también que en las ciudades creadas por los criollos europeos, las jóvenes generaciones Andinas hayan sufrido un continuo proceso de transculturación y que el mestizaje racial favoreciera la adopción de la cultura occidental, ya que el mestizaje cultural no existe debido al antagonismo entre las dos culturas en pugna. Estos factores han hecho casi imposible el desarrollo de una intelectualidad propiamente Andina, puesto que la represión física y cultural provocó un gran temor de ofender el orgullo y omnipotencia de la «civilización universal», que es como se le conoce a la cultura occidental. Todos los autores e intelectuales

provenientes o con influencia de la cultura Andina, han sido recuperados o asimilados por la cultura Occidental, impidiendo que sirvan para estructurar un movimiento político autónomo en defensa del mundo Andino y su civilización. ESTO HA SUCEDIDO PORQUE NOS HA FALTADO SIEMPRE LA ORGANIZACION, EL DISCURSO, LA ESTRATEGIA Y LAS CONSIGNAS POLITICAS CORRECTAS. En este tiempo de crisis generalizada del mundo Occidental nosotros debemos impedir que se siga castrando políticamente a nuestra civilización Andina. Es necesario hoy más que nunca impulsar a los mejores hijos de nuestro pueblo a que ejerzan la política que pueda autónomamente organizar y dirigir el mundo Andino a su Liberación y reivindicación histórica. Es necesario forjar la RUPTURA HISTORICA con el colonialismo, comenzando por hacer NUESTRA POLITICA, desechando los preceptos, principios y la ética política de la civilización que nació en las orillas del mar Mediterráneo, que se consolidó en Europa Occidental y que luego fue impuesto por la fuerza de las armas en Asia, Africa y América. En esta recuperación de la conciencia histórica del pueblo indígena de América en general y del pueblo Andino en particular, es de transcendental importancia que todos los que podemos escribir y producir teoría, hagamos el mayor esfuerzo por destruir los mitos y prejuicios que nos han impuesto y que provienen del RACISMO OCULTO Y EL CONTROL CULTURAL que se práctica sobre nuestro pueblo. Nos dicen, por ejemplo, que nuestra NACION ANDINA esta muerta, que es cosa del pasado, y otros afirman que nunca existió, que debemos olvidarla o guardar nuestros recuerdos en museos, «porque la acción corrosiva del capitalismo es fatal y todopoderosa». Debemos responder que bastará que superviva una sola familia que guarde la semilla de nuestra civilización para que tengamos el inalienable derecho de sembrarla en los territorios que históricamente nos pertenecen. Nos dicen también que «queremos regresar al pasado», porque ellos no entienden que tienen su tiempo y nosotros el nuestro y que sabremos ajusticiar con nuestro futuro el pasado de crimen con el que quisieron inútilmente destruir nuestra historia. Nos acusan de «racistas», cuando queremos reivindicar nuestra historia autónoma y digna, porque se niegan a aceptar que no es solamente nuestra raza la que ha derramado su sangre en 5 siglos de ocupación colonialista, sino que ante todo es NUESTRA CIVILIZACION la que ha sido torturada por la historia occidental, pero que ha resistido a la muerte y sabrá liberarse. Creemos que aparte de estos y otros prejuicios existen dos problemas centrales que son necesarios resolver a nivel teórico para dar sustento a la lucha ideológica de nuestro pueblo andino en la perspectiva de la formación de un Movimiento Político Autónomo. El primer problema es el de la existencia de las repúblicas (del Perú, Bolivia, Ecuador en la región Centroandina en especial) creadas en América por la aristocracia criolla europea en base a la revolución separatista de los virreynatos, capitanías, audiencias y hasta reparticiones de los Imperios Europeos que les dieron vida; separatismo criollo que después fue llamada «Independencia de América» para dar fundamento fraudulento a sus países que son estados de hecho, de conquista, de la imposición colonialista que cambió de manos sin destruirse, creando estos enclaves coloniales con el gran disfraz de «Repúblicas Libres, Soberanas y Democráticas». Es necesario destruir este precepto colonialista, ante las naciones del mundo debemos denunciar que «la independencia de los españoles americanos» significó mayor

colonialismo y etnocidio para la Nación y pueblo Andino y que nadie puede seguir sosteniendo de que existen las «Naciones» del Perú, Bolivia, Ecuador, etc. como Estados de Derechos Histórico y que se busque consolidarlas dando «solución a los problemas sociales» al interior de dichos engendros colonialistas. El segundo gran problema es que para la inmensa mayoría de obreros, pobladores, comuneros y campesinos de la región centroandina y de muchas otras regiones de América en donde supervivimos pueblos indios o aborígenes precolombinos, nuestra situación como CLASES SOCIALES EXPLOTADAS es sólo forma que ha adoptado el instrumento principal de colonización. Esta es nuestra tesis fundamental: nuestro pueblo Andino sufre la explotación económica debido a la imposición Europea colonialista de dichos sistemas de clases; primero el feudal, luego el capitalista, y de no intervenir en defensa de nuestros derechos históricos, el socialismo a significar la continuidad de la imposición y dominación de la cultura o civilización Occidental sobre nuestro pueblo y civilización Andina y sobre los demás pueblos Indios que superviven y resisten a la ocupación. Sabemos que la enajenación cultural hacia Occidente es más fuerte en especial entre los intelectuales. Este documento causará sin lugar a dudas el más absoluto desprecio de parte de la intelectualidad criolla y demás aculturados, pero estas son nuestras razones, quienes tengan temor de ellas pueden obviar su lectura, los demás juzgarán según su criterio y ubicación dentro de esta confrontación nacional. Este tiempo es aún temprano para el florecimiento de una intelectualidad propiamente Andina o Indígena que pueda, libre de la enajenación que nos aplasta, defender los sagrados intereses de nuestro pueblo. Sabemos que la represión ideológica y la transculturación, en la actualidad, privilegia las posiciones del marxismo europeo-asiático y que nuestras posiciones ideológicas y políticas están lejos aún de constituirse en un movimiento masivo. Ante esta realidad que favorece a los aculturados y foráneos y por la conciencia incipiente aún de nuestro pueblo. Andino mayoritario, la única opción que nos queda es la guerrilla ideológica, con la seguridad de no ser el primero ni el único destacamento de NACIONALISTAS Y PATRIOTAS ANDINOS que emergen insurgentes de este período de barbarie y etnocidio que nos ha tocada supervivir. Entregamos este documento titulado «El carácter de la Lucha Nacional en América», que es un aporte para forjar esta ruptura histórica con el Occidente y ver muy pronto a nuestra Patria Andina liberada del yugo que nos oprime hace solo 489 años. El primer paso será la RECONSTRUCCIÓN DEL ESTADO MAYOR DE LA CONFEDERACIÓN INCA, como columna vertebral del futuro independiente y soberano de nuestra Patria Andina. Los Andes, Abril de 1981

____________________________________________________________ En 1821, se dio un cambio magistral en la estrategia de la ocupación colonial HISTORIA Y DOCTRINA DEL COLONIALISMO INTERNO
En los años de 1,800 los colonialistas occidentales, traman y realizan un cambio de la estrategia de ocupación continental en América, motivados por la presión de las naciones indígenas u originarias, que

pugnaban por su liberación e independencia y también ante la imposibilidad de conservar el régimen monárquico del poder colonial de ultramar cuestionado en la misma España por el liberalismo «romántico» de la masonería desde las Cortes de Cádiz en adelante Esta nueva estrategia de ocupación colonial fue una verdadera proeza de la inteligencia europea colonialista, pues sus efectos duran hasta hoy como un sistema de colonialismo interno1. Este cambio en el sistema de ocupación continental se puede caracterizar2 por : • El establecimiento de enclaves coloniales de los hijos y descendientes de europeos, enclaves sobre territorios de las supervivientes naciones cobrizas, indígenas u originarias, implementando sobre sus territorios un poder con apariencia de legalidad formalizada, que es el poder de los Estados de los «españoles americanos». Estados creados para la sustitución o suplantación de las naciones colonizadas por una casta criolla de cultura foránea que monopoliza el poder del Estado en forma hegemonista. La instauración de un «nuevo orden independiente», de «libertad, igualdad y fraternidad» que deslegitima cualquier demanda y lucha de los pueblos originarios, indígenas o cobrizos por su autodeterminación e independencia. Por la imposición de un fraccionamiento de los territorios de las naciones originarias. Porque establece un sistema compartamentalizado de represión de aparente legalidad legitimada por el colonialismo sobre los pueblos cobrizos, indígenas u originarios divididos y desorganizados. Porque marginaliza o segrega las demandas anticoloniales, creando un sistema de tamiz o filtro donde se asimila, se recupera o se «absorbe» a los cobrizos rebeldes. Porque inician un proceso de contaminación o «invasión genética» y cultural a través principalmente de la violación masiva de nuestras mujeres indígenas; proceso de creación del «bastardismo» como mecánica política de dominación colonialista. A este proceso lo llamaron graciosamente «mestizaje» y últimamente lo vienen re-codificando con el nombre de «interculturalidad». Porque crea un sistema eficiente de empobrecimiento de las naciones originarias, golpeando salvajemente la nutrición de sus poblaciones (las últimas «reformas estructurales» de Fujimori -que son continuadas por Toledo-, fueron según las agencias multilaterales «las peores y mas crueles que viene soportando país alguno»). Esto anula por desnutrición y falta de proteinas, la existencia de élites dirigenciales y por tanto de sus instituciones, lo que les ha impedido cualquier acción política orgánica trascendente (¿hasta cuando?). Porque a plano internacional en la ONU, OEA y en otros «espacios democráticos» el colonialismo interno propone implícitamente la tesis genocida de la «muerte presunta» de las naciones indígenas.

• • • •

La causa principal del cambio de la estrategia de ocupación colonial fue indudablemente el terror que sentían los europeos a la justicia histórica, a la movilización popular y la presión que ejercían las naciones indígenas que pugnaban por su independencia y soberanía. Había que inventar «NACIONES CRIOLLAS INDEPENDIENTES» en donde los indígenas fueran LOS SIRVIENTES ciudadanos de segunda (cosa que queda consagrada en la primera Constitución del Perú) , SIN CAPACIDAD PARA INTERVENIR EN LAS ESFERAS DEL PODER CRIOLLO.

Este cambio de estrategia de dominación colonialista fue el desplazamiento del dominio colonial de ultramar hacia las capitales de los virreynatos o capitanías del continente 3. Así el poder colonial pasó de las manos del rey y del Vaticano a las manos de sus hijos: los llamados españoles americanos o criollos. Estos se deshacen de sus padres y de sus leyes e instauran desde ese momento enclaves de poder extranjero de colonialismo interno, llamados Estados-repúblicas de los «españoles americanos». Sin embargo los grandes feudos que son los Estados «independizados», están hechos solo para depredar las riquezas naturales, incluyendo la fuerza humana indígena, y comerciarlos con las metrópolis, sin crear capitales internos al continente, ni una infraestructura económica sustentable propia, pues sus actividades se reducen a la depredación extractiva de los recursos abundantes. Estas actividades económicas extractivas o «primarias», como actividad principal o exclusiva de nuestros países, son su principal debilidad actual, y a su vez, es la principal herramienta de dominación del gran capital transnacional sobre el colonialismo criollo interno. Esta pequeña contradicción última es la que sigue generando ilusas esperanzas en algunos «socialistas» criollos que quieren emular a Bolívar. Debemos subrayar que la genética «primarización» de nuestras economías fue razón suficiente para que fracase el proyecto unificador continental del proyecto criollo de colonialismo interno, planteado por Simón Bolívar y su sueño de la «Gran Colombia». En todo el proceso de formación de los Estado-Repúblicas criollos, se desarrolla una apariencia legal, que amparada por todo el derecho internacional de los Estados «independientes», les sirve para «deslegitimar» cualquier pronunciamiento o acción de las naciones originarias en busca de independencia y soberanía de los Estados originarios. Veamos que dice en la actualidad un experto4 en derecho internacional de la ONU: No es posible comprender este proceso de progresiva –pero incesante- erosión de la soberanía originaria de los pueblos indígenas sin antes considerar e incluso resaltar el papel jugado por las «herramientas jurídicas» que siempre iban de la mano con el componente militar de la empresa colonial. Prácticamente en todos los casos – tanto en América Latina como en otras regiones mencionadas anteriormente- puede observarse que las instituciones legales se unen y sirven de herramienta efectiva a este proceso de dominación. Los juristas (con sus elaboraciones conceptuales), las leyes internas (imperativas tanto en las metrópolis como en las colonias), la administración de justicia (sujetas a las reglas del derecho no-indígena) el Derecho Internacional unilateral (con su aplicación asegurada por medios militares y los tribunales internacionales basados en el derecho internacional existente) han estado todos presentes para «validar» jurídicamente el saqueo organizado en las diferentes etapas de la empresa colonial. Además, la inteligencia colonialista de las sectas jesuítica y masónica –encabezadas por Francisco de Miranda y José de San Martín, en concubinato histórico-, se adelantan magistralmente a la época, acaso con una mentalidad protectora, como vacuna en contra de la acción descolonizadora que implementarán posteriormente en el siglo 20 primero la Liga de las Naciones y luego La ONU. Pues esta acción descolonizadora no puede actuar contra los llamados «países independientes», como se autotitulan los países de América. Es decir el solo hecho de tener las repúblicas criollas actuales el apelativo de «países independientes», descoloca tanto la legitimidad de cualquier acción descolonizadora de la ONU, como también cualquier actividad interna legítimamente «independentista» de los cobrizos de América. Este cerco del colonialismo interno, está siendo fracturado difícilmente por acciones como la de los zapatistas en México, Evo Morales y Felipe Quispe en Bolivia y la CONAIE en Ecuador.

Finalmente se debe tener muy en cuenta que este cambio de la estrategia colonialista, fue «pensada» para «manipular» o «manejar» a los pueblos de cultura andina, fue una «mutación colonial»5 para una cultura diametralmente diferente y contraria a la cultura occidental o colonial-individualista. Es decir, se diseñó un tipo de colonialismo de dominación total, de exclusión total6, en donde los sometidos debieron ser marginados totalmente de los procesos políticos de gobierno y debieron además ser negados en su existencia como naciones o pueblos diferentes. Este proceso persiste actualmente en «nuestros países» , y lo que es peor, se practica aun en la ONU, OEA y otros organismos multilaterales. Los colonialistas entendieron que de no aplicarse este tipo de ultra-colonialismo (que, repetimos, actualmente persiste), siempre habría el riesgo de levantamientos como el del Inca en 1780, Tupac Amaro II y tantos otros en toda América. Estas son razones suficientes que explican la total corrupción de los Estados criollos actuales y que niegan su presunta legitimidad como verdaderos Estados-República, pues desde su origen son empresas de pequeñas pero agresivas castas criollo colonialistas, depredadoras y mercantilistas, excluyentes y racistas y de hegemonismo salvaje. Estados criollos que en toda América, hoy en día, están obsoletos y que al fin, han entrado a su crisis terminal, por lo que es necesario que en la ONU se emprenda una segunda etapa descolonizadora, esta vez sobre el colonialismo interno de ciertos «Estados independientes». *** Notas: El concepto o categoría de «colonialismo interno» ya ha conseguido suficiente reconocimiento y consagración «oficial» en los medios académicos criollos, pues autores como Cristóbal Kay, Anibal Quijano, Rodolfo Stavenhagen y otros lo sustentan en sus obras.
1

Cada uno de estos puntos será materia de análisis y profundización. En otros artículos profundizaremos con respecto a cada punto, pues de la calidad del análisis se podrán plantear buenas soluciones.
2

«El derecho emanado de la fuerza e impuesto por la fuerza como instrumento de las políticas dc asimilación / marginación,era también la base de las relaciones bilaterales ‘asimétricas’ entre los pueblos indígenas y los criollos establecidos en las nuevas repúblicas latinoamericanas después de su independencia de España y del Portugal. La victoria de Ayacucho significó poco o nada para los habitantes originarios, quienes simplemente se encontraron bajo la dominación de nuevos gobernantes». En: Martinez, Miguel Alfonso. Relator Especial de la Comisión de DDHH de la ONU: ‘Estudio sobre los tratados, convenios y otros acuerdos constructivos entre los Estados y los pueblos indígenas’. Ginebra, Suiza, 1998.
3

4

Martinez, Miguel Alfonso, 1988.

5

Martinez, Miguel Alfonso, 1988: « Así comenzó el proceso que el Relator Especial de la ONU ha preferido llamar (sin ninguna pretensión de originalidad) la «domesticación de la problemática indígena» («domestication» of the Jndígenous cuestion», en inglés). Es decir, el proceso mediante el cual toda esta problemática ha sido retirada de la esfera del Derecho Internacional y encuadrada bajo la exclusiva competencia de la jurisdicción interna de los Estados no indígenas. Esto se aplicaba especialmente, aunque no exclusivamente, a todo lo relacionado con documentos jurídicos ya acordados (o que eran negociados posteriormente) entre los Estados colonizadores originales y/o sus sucesores y los pueblos indígenas».

Según el estudioso del colonialismo, Walter L. Williams (en «Journal of American History» Nº66, pág.4, 1980), dice: «el fenómeno colonial europeo implica la conquista y control de pueblos culturalmente diferentes, cuya idiosincrasia es tan disímil, que por ello deben ser gobernados como sujetos a los que se les margina del proceso político».
6

****

__________________________ EL PERU AL FRENTE DEL III MILENIO -No publicado. Lima Diciembre de 1999LA PERSPECTIVA HISTÓRICA
Estamos por entrar al III milenio; ¡hagámoslo con dignidad y sabiduría!. Nunca como ahora, nuestro querido Perú necesita de la concordia de todos sus hijos. El Perú con sus múltiples pueblos-vertientes requiere imprescindiblemente de todos ellos; sin embargo nunca como ahora, se necesita de la conciencia histórica y la identidad organizada de nuestros pueblos indígenas, porque ellos son la raíz y la fortaleza del Perú para enfrentar y resolver esta crisis de transición al siglo XXI y al III milenio. Necesitamos los peruanos, un nuevo gobierno para hacer una evaluación global, revisar el camino transcurrido y delinear el que deberemos transitar en el tiempo largo que se aproxima, pues debemos dejar a nuestros hijos un Perú unido, próspero y soberano, del que puedan sentirse orgullosos por su gran pasado y una total confianza en el futuro que mereceremos. El Perú precisa de un gobierno y Estado con principios nacionalistas, de los que puedan disfrutar nuestros hijos y que sean instrumentados como aportes peruanos a la llamada globalización. Para este fenómeno globalizante el Perú unido debe proponer un carácter incluyente, fiel a nuestra cultura; no excluyente, «asimétrico», ni unilateral, como es el objetivo de las potencias que sueñan con que la globalización, sea mas bien la culminación de la colonización occidental y por tanto la occidentalización, como una tumba de los pueblos, culturas y civilizaciones que hace solo 500 años fueron agredidos, invadidos y ocupados. Es en el contexto de este trauma histórico y cataclismo global, de cuyas secuelas sufrimos hasta hoy, que sacaremos soluciones definitivas a la grave crisis coyuntural que nos toca vivir.

En la coyuntura, logros como la «pacificación» interna, la «paz» externa, el aparente equilibrio de la economía estatal, el «embalse» de la inflación con el costoso precio de la recesión, etc. son conquistas endebles, porque creemos que todas las soluciones logradas con dictadura, además que violentas, inestables y a menudo sangrientas, son de por sí soluciones débiles, inestables y reversibles; solo las soluciones con democracia y consenso son definitivas, equilibradas e irreversibles. Los métodos políticos y las «reformas» del gobierno, además de haber traicionado los principios de «honradez, tecnología y trabajo», han impuesto un estilo de política cruenta, sectaria y de mala fé. El fujimorismo ha cambiado la «política tradicional» por una política gansteril. Y encima, su prensa parametrada los presenta como inocentes, ingenuos y cándidos, mostrando con esto un cinismo a toda prueba. Esto presenta al actual candidato Fujimori como provocador de un enfrentamiento global entre peruanos, un mesiánico caudillo que «no tiene amigos ni competidores, solo enemigos y adherentes» (a la manera de

«Gonzalo»). Este mesianismo fanático, extraño a nuestra cultura, seguirá provocando la ruptura del tejido y consenso social de la patria peruana, con las consecuencias previsibles. En el campo económico, en el Perú, desde que perdimos nuestra autonomía en el siglo XVI, se viene ensayando diversos «modelos» de desarrollo y acumulación, que han significado mas bien el deterioro de nuestras economías y empresas nacionales en favor de capitales de potencias extranjeras, la actual deuda externa es el signo principal de dicha afirmación. El primer modelo implementado por los europeos fue el franco mercantilismo colonial que dio paso en el siglo XVIII con la inconclusa independencia, a la depredación minera y agro extractiva de los llamados «enclaves» y a las exportaciones del sector primario de nuestra economía. En el siglo actual, y luego de la época del guano y del salitre, se intentó en vano de conseguir la industrialización del país por la vía de la «sustitución de importaciones», y finalmente se ha ensayado en las últimas décadas crecer apoyándose en las «exportaciones no tradicionales», formula que en otros países de América ha dado buenos resultados, pero solo para su sector moderno, los sectores «atrasados» o «informales» siguen igual o peor que antes. En la actualidad, persiste el mercantilismo económico como tendencia predominante, bajo su formula ultra-neoliberal, que viene aplicando en el Perú el retrogradismo de volver a las exportaciones primarias como base del desarrollo y reducirnos a ser solo vendedores de mano de obra barata y compradores-consumidores de productos y alimentos importados, con la consiguiente depredación ecológica y masiva de nuestros recursos naturales. En la actualidad, el Estado criollo como fiel representante del sector centralista, viene intentando un crecimiento de «su sector» privilegiado, con un equilibrio macroeconómico negativo que «embalsa» la inflación con la depresión, el hambre y la desnutrición de nuestro sector tradicional, por la vía de reprimir la demanda agregada, inmovilizando así el aparato productivo. En estas condiciones esperar que «chorree el milagro fujimorista» es igual que esperar a que «llueva café» algún día. Esta tendencia no puede proseguir sin que los peruanos actuemos una vez mas en defensa legítima de nuestra dignidad y nuestra soberanía. Exigimos el sinceramiento de nuestra economía. ¿Qué «peruanos» se benefician con la parálisis recesiva?. No podemos seguir siendo embaucados, una vez mas en nuestra historia, por intereses de unas cuantas empresas foráneas y de sus «peruanitos» que conforman la antipatria mercantilista. Un gobierno nacionalista corregirá los dos graves defectos del Estado-República que no lo dejan ser ‘padre protector’ de todos los peruanos y promotor del despegue económico. Es preciso CORREGIR EL DESPOTISMO POLÍTICO del centralismo criollo capitalino, que hoy en su fase terminal nos ha conducido al absolutismo autocrático del actual gobierno. Y debemos CORREGIR TAMBIÉN EL MERCANTILISMO ECONÓMICO del sector financiero especulativo que se beneficia protegiendo un «mercado» nacional endeble, centralista y deformado, que fomenta y estimula las dos principales instituciones del país: la «coima» y el narcotráfico.
Por estas razones principales, los nacionalistas andinos debemos irrumpir en el tercer milenio, con un movimiento político, cultural, económico y social, para consensualmente REFUNDAR EL ESTADO, PARA TODOS LOS PERUANOS.

*** _____________________ REVISTA PACHAKUTI N°1 EDITORIAL
EL GOBIERNO DEBE LEGITIMAR CONSTITUCIONALMENTE LA PARTICIPACIÓN INDÍGENA EN EL ESTADO PERUANO El primer año del nuevo milenio, nos ha sorprendido con la asunción de un indígena (?) a la Presidencia de la República, este hecho mas que un privilegio o un honor para la estirpe andina, es un hecho comprometedor y de mucho riesgo, porque pone a uno de los nuestros en el desafío de sacar adelante nuestro hogar nacional luego de que por 500 años un grupo minoritario de criollos y mestizos culturalmente occidentales lo han depredado de la forma mas absoluta y desvergonzada. Ya hemos visto por los «vladivideos» la forma cómo «coimeaban» los «asuntos de Estado». Pero esta casta mafiosa y corrupta, no va a desaparecer así nomás, esta mafia, que ha sido la crema y nata de la clase política criolla que nos ha gobernado desde la creación de la república, tiene fuertes raíces en ella, y es mas «mañosa» que el diablo, juntos por esa misma razón no van ha desaparecer de la noche a la mañana, ni mucho menos dejarán o permitirán que nosotros los indígenas o «alguien» altere o destruya el instrumento (el Estado criollo centralista) que les ha permitido robar y enriquecerse ilícitamente a costa del esfuerzo y sacrificio, cuando no de las lágrimas y la sangre de nuestros pueblos. Así como es cierto que no todos los criollos son malos por naturaleza, tampoco creemos que todos los indígenas del Perú vayamos a fracasar con un eventual fracaso del gobierno de Alejandro Toledo. Lo que si debemos cuidar, es que NUNCA MAS retorne a la Presidencia alguien que no tenga su sangre y sus antepasados en lo mas profundo de nuestra historia. Así el Perú irá ganando en calidad de gobernantes y estadistas, y ganando también en identidad entre gobernantes y gobernados, pero nunca olvidar que somos mayoría y que tenemos el derecho de gobernar nuestro hogar nacional, poco a poco iremos saliendo de la crisis, superando la «herencia salvaje» del fujimorismo y porqué no decirlo, del «criollismo» de estos últimos 500 años de dominación y hegemonía criolla. Señores dueños de la libertad de prensa en el Perú: ¡ no debemos temer el hacer análisis político de los problemas inter-étnicos! , mientras mas hablemos del tema TABÚ que es el tema del racismo blanco, mas pronto encontraremos una vía de solución a nuestros traumas de identidad nacional. Hoy, por muchos otros factores que iremos comentando, y por la irrupción de Toledo en la Presidencia, los pueblos indígenas en el Perú, tenemos la grave

responsabilidad de participar aportando activamente en la democracia del Estado peruano, y como en Ecuador, Bolivia y México, debemos prepararnos para gobernar. Que es lo que corresponde a todas las mayorías. En el Perú, sin riesgo de sobrevalorarnos, podemos decir que somos una fuerza social emergente, organizada en un primer nivel de foro de diálogo y coordinación a nivel nacional en LA CONFERENCIA PERMANENTE DE PUEBLOS INDÍGENAS DEL PERÚ. Tenemos igualmente el proyecto político mas sólido de la peruanidad, porque la propuesta indígena no solo es un proyecto nacional, sino que es un proyecto histórico, el único proyecto vigente, no excluyente ni discriminatorio que existe en nuestro Perú. Sin embargo, la aguda crisis que hemos presenciado en las últimas décadas del siglo XX, es una crisis total del Estado peruano y no solo una crisis de la clase política criolla, ni menos aun, solo una crisis del régimen corrupto de Fujimori y Montesinos. Esta crisis de seguro seguirá carcomiendo el conjunto del Estado, hasta que no se tomen medidas correctivas que signifiquen una verdadera REFUNDACIÓN DEL ESTADO CRIOLLO CENTRALISTA en la forma de un Estado de la Diversidad o de Todas la Sangres. Indudablemente que una de las características imprescindibles para esta refundación del Estado peruano va a ser la participación de los pueblos indígenas organizados en un Estado Plurinacional y descentralizado. La crisis del Estado que presenciamos ahora, es la crisis final de un organismo que fue engendrado por la minoría criolla en la guerra de la independencia, excluyéndonos por la fuerza del poder. Este grupo o casta criolla a lo largo de la etapa Republicana ha traficado con el Estado, usándolo casi exclusivamente para depredar el país, tal como lo hemos presenciado tan claramente en la última década. Los dirigentes de los pueblos indígenas de las yungas, andes y amazonía: (quechuas, aymaras, y 67 nacionalidades de la selva), tenemos el deber de intervenir para guiar a nuestros pueblos y a todos los demás pueblos que conformamos la peruanidad. Esta nuestra voluntad de participar activamente en los destinos del nuevo Estado que debe nacer como solución a la crisis actual, pasa por plantear solución a las dos lacras, o raíces de nuestra vieja y caduca clase política: El mercantilismo económico (contrabando, narcotráfico, coimas, desfalcos, malversaciones, manejo ilícito de la deuda externa, monopolios, etc) y el despotismo político (centralismo, dictaduras, democracia tutelada, mafias, partidismos, golpismo, poder judicial corrupto, irrespeto a sus propias leyes, etc). Solo un Estado que resuelva estas dos lacras, sacará al país del caos en que se encuentra. Sin embargo, los indígenas del Perú hemos ido forjando una visión de país y de futuro, pero tenemos demandas particulares derivadas de la situación en la que nos encontramos luego de aproximadamente 500 años de colonialismo y 190 años de República. Estas reivindicaciones históricas, HAN ESTADO AUSENTES en las propuestas de los candidatos a la Presidencia del Perú, lo cual nos indica que aun no hay fuerzas políticas indígenas significativas en la democracia peruana. Sobre estas demandas históricas y sobre la resistencia de nuestros pueblos es que tratará nuestra revista que aparecerá cada dos meses, para comenzar.

* * * Nota: La edición de la Revista Pachakuti se ha truncado debido a los problemas que se analizan en el siguiente texto, pero no esta descartada su pronta reaparición.

_________________________ LA DIVISIÓN DE COPPIP Y LA ACCIÓN DISOCIADORA DEL ANTROPOLOGISMO-USA -Publicado1, en varias webs del Internet ,se le puede encontrar en http:/www.willkapampa.org Hace poco en una conferencia en la Universidad de San Marcos, me preguntaron ¿Dónde esta el movimiento indígena peruano?2, mi respuesta fue contundente: «El movimiento indígena peruano, aun esta en Bolivia y en Ecuador». Esta es la mejor forma de decir que el movimiento indígena debe ser analizado como un solo proceso a plano regional andino y no por segmentos, pues el Perú, Ecuador y Bolivia para la conciencia indígena siguen siendo parte de una sola formación social que otrora conformaba el territorio del Tahuantinsuyo3. Esto es mas cierto, cuando vemos que a plano regional, al Perú y a Lima les toca el papel de seguir siendo el centro del poder del colonialismo interno implantado en los años de 1800 en Latinoamérica. ¿Porqué San Martín y Bolívar tuvieron que venir al Perú a culminar la guerra separatista criolla?. Yo creo que aquellos que se preguntan ¿Por qué no hay movimiento indígena en el Perú?, solo expresan su desconocimiento del fenómeno de «colonialismointerno», no saben nada por ejemplo del «control cultural» que desde el Estado peruano se ejerce sobre los indígenas, y porqué ese «control» favorece absolutamente a las poblaciones no-indígenas. Y es que los intelectuales y periodistas peruanos ni sospechan que el sistema educativo nacional y el aparato de comunicaciones o «medios» de la sociedad civil, es un verdadero sistema de control cultural sobre las mayorías quechuas y aymaras. Solo así se puede explicar porqué en el documento UPSI4, «Tomás»5 piensa que sus hijos deberían olvidarse de su idioma ancestral. La clase política e intelectual peruana, como parte de la burguesía criolla, no esta enterada o mas bien, se desentiende 6 de lo que pasa en «su» país en estas materias, pues aquí, cada quien tiene «su sitio» en las jerarquías sociales y étnicas. Claro que no las entienden porque no las sufren. De esto no se salvan los intelectuales y organismos «allegados» al movimiento indígena. COLONIALISMO INTERNO Y CONTROL CULTURAL Apuntaremos algunas aristas del proceso permanente de develamiento de la organización y centralización indígena en el centro del colonialismo interno en Sudamérica, como es el Perú. Este argumento: El hiper-racismo y otras características del colonialismo

interno que se ejerce sobre las mayorías quechuas y aymaras, conjuntamente con la dificultad que supone superar la enorme extensión y lo difícil y diverso que resulta su demografía y geografía, son razones o dificultades mas que suficientes que impiden la conformación hasta hoy de una central indígena nacional. En el Perú se ha perdido totalmente la conciencia, capacidad o sentido de INDIGNACIÓN, cuando decimos por ejemplo, que un grupo de legisladores y representantes de una ínfima minoría de habla hispana-castellana, de raza criolla y de cultura occidental, dicta leyes en castellano para una enorme mayoría de población indígena, quechuas y aymaras, que están excluidos de participar en la gobernabilidad del país, por un sistema político criollo sistemática y tradicionalmente despótico, con mecanismos «naturales» de exclusión, dentro de los cuales esta por ejemplo una Constitución política ad-hoc para la «gobernabilidad» de las minorías criollas. Nuestro querido país fue el centro del poder colonialista y por tanto sus fenómenos de descolonización son develados o destruidos por la misma fuerza anti-indígena, que subsiste mucho mas cruentamente que en la periferia de ese poder colonial, como son La Paz y Quito. En esto también, los indígenas insurgentes: los indianistas no tuvimos porqué hacer caso a las fronteras que nos señalan los países criollos, pues en nuestro horizonte político estos avanzan a la reintegración. Es cierto pues que el movimiento que nace en Cusco en 1980, con el Primer Congreso de Pueblos Indios de Sud América, la creación del Consejo Indio de Sud América (CISA) y la aparición de la Revista internacional Pueblo Indio, dieron nacimiento y generaron el primer impulso necesario a los movimientos indígenas de Perú, Ecuador, Bolivia, y del resto de los países de Sud y Centro América. Entonces, creo que la anotación7 que hacen en el documento UPSI, descalificando de un plumazo al CISA y al «indianismo», traduce o refleja un fuerte deseo y una tendencia política anti-indianista, mas que una información o conclusión académica «antropológica». Pues el CISA fue una experiencia con resultado y éxito mucho mas grande que los errores y debilidades postreros de un dirigente y su secretaria: Asunción Ontiveros y Tarcila Rivera, que descarrilaron y destruyeron esta primera experiencia de organización de una internacional indígena en Sud América (Ver el periódico AYNI» N° 1 y 2 de aquellos años), ni menos, la defección de unos cuantos no tiene porque invalidar el enorme impulso y la iniciativa ejemplar que diera el CISA, ni liquida, ni califica por igual a todos los dirigentes involucrados en aquella experiencia. Los cientos de cuadros indígenas de casi todos los países de Sud América, que se formaron al impulso del CISA y «Pueblo Indio», no pueden ser tratados de esta forma tan irresponsable como dice cierto antropólogo-USA: «como ejemplos vergonzosos de oportunismo político más que como ejemplos legítimos de lucha». Siempre ha sido necesario rectificar los errores políticos del indianismo, seguiremos haciéndolo pues la lucha continua, no hemos muerto, ni hemos sido derrotados luego de estos 511 años. Al contrario la resistencia indígena8 se ha extendido por todo el continente y se prepara para gobernar en Ecuador y Bolivia. Además es bueno recordar siempre la intención política de aquellos momentos y que nos obligó a lanzar «una guerrilla ideológica» para remover la conciencia de nuestros hermanos, que estaba sumida en una profunda apatía y desinterés; lo cual tuvo el efecto de «chispa» al hacerse presente un pequeño grupo de indígenas insurgentes frente a las elites políticas criollas de izquierda y derecha, dentro de un período

caracterizado como el inicio de la «inexorable recuperación de la identidad y la conciencia histórica de nuestros pueblos indígenas...»9. Siguiendo con nuestro argumento de lo difícil que resulta el activismo indígena en el Perú. Los mecanismos de develamiento de las organizaciones indígenas, son múltiples y complejos, todos ellos han sido cultivados en el «caldo» de experimentación que significaron todas las experiencias virreynales punitivas de los cientos de casos de sublevación indígena, que desde Lima se tuvieron que «pacificar». Desde la capital del «Virreynato del Peru», el virrey Pezuela y los anteriores Virreyes enviaron «agentes», tácticas, métodos, y las tropas para reprimir los levantamientos indígenas y de «criollos separatistas» del resto de Sudamérica, estas acciones políticas y militares forjaron en Lima y en el Perú una memoria histórica e institucional cargada de métodos y sistemas para develar las rebeliones, iniciativas, acciones y organizaciones indígenas rebeldes. En Lima, en todas las instituciones del Estado y del sector privado, «flotan» aun todas estas sutilezas. Si hay algo urgente que «repensar» en el Perú es precisamente sobre estos mecanismos de colonialismo interno y de hiper-racismo, fenómenos que explicarían porque en el Perú, hoy en día existe tanta dificultad para organizar y desarrollar algún movimiento indígena, no digamos «representativo», por lo menos, visible. Esto también explicaría porque cierta «clase» o grupo «intelectual» criollo o acriollado, hace esfuerzos y gastos enormes para hacer mas «invisibles» a los intelectuales y líderes indígenas. La técnica mediática de hacer el «hielo», o de desfigurar la imagen 10 con chismes, calumnias y patrañas cuando se comienza a «visibilizar» un intelectual o líder indígena, el «aislarlo» de sus hermanos, cerrarle las puertas de todo trabajo, de todo medio de comunicación y anular con la intriga toda posibilidad de financiamiento a sus proyectos, son técnicas crueles, muy comunes, conocidas y eficaces en los ambientes limeños o de capitales de provincias. EL «MARIATEGUISMO» PERNICIOSAMENTE ANTI-INDÍGENA El segundo tema que viene al caso comentar es el siguiente. Hace algún tiempo también le escuche decir a José Bengoa11, estudioso de la problemática indígena en Sudamérica que «el causante de la poca efectividad para la prédica y organización indígena en el Perú era José Carlos Mariategui», y claro que tiene mucha razón. La interpretación errónea y en gran parte correcta, de sus escritos, eclécticos y economicistas con respecto al «problema indígena» ha originado entre otros, al grupo del Sendero Luminoso y una no menos peligrosa masa de dirigentes indígenas y mestizos desarraigados, «aculturados» en el decir de J.M. Arguedas, que se identifican como «mariateguistas» y que constituyen una peligrosa periferia y cantera de militantes del violentismo irracional, esta denominación de «mariateguistas» les permite usar esta «forma de ser marxista en el Perú» como una prótesis de identidad con la que se protegen para no dejar de llamarse «campesinos», y lo peor, que están dirigidos por cierto grupo de criollos limeños «maoístas y mariateguistas» que han feudalizado112 gremios como la CCP, la CNA, la CGTP, el SUTEP, etc. No por nada el grupo mas beligerante y que ha eliminado por la vía del asesinato a toda una generación de líderes campesinos indígenas en las comunidades de la sierra es el «Partido Comunista por el Sendero Luminoso de Mariategui». Sendero es el núcleo central de la izquierda peruana y que hoy esta en un proceso de recomposición después de su derrota

militar por las «rondas campesinas»13. El resto de «mariateguistas» son solo su periferia y hoy nuevamente le vienen «armando la cama» a su epicentro. No por nada las acciones de Sendero se reavivaron luego del último paro del SUTEP los primeros meses del 2003. Es decir toda la gama variopinta de la izquierda peruana, que hasta hoy no ha realizado ni el menor atisbo de autocrítica ante 4 o 5 décadas de fracaso en su activismo en nuestro querido Perú14, esta preparando las condiciones nuevamente para otro proceso de guerra interna anti-indígena. Entonces la frase de UPSI: «La ‘des-indianización’ como estrategia de reforma populista y movilización izquierdista...o explicación clasista es insuficiente», no es válida, mas bien parece orientada (por las falsas y tendenciosas informaciones que recoge) y destinada a justificar la estrategia de «des-indianización» como mal inofensivo, cuando han sido los de la izquierda criolla peruana los que siempre han actuado como bomberos de la causa indígena15. SENDERO Y LA POLÍTICA ANTI-INDIGENA DE USA Por lo demás la reformas de Velasco Alvarado, debilitaron relativamente a las comunidades indígenas, haciéndolas beneficiarias de la Reforma Agraria solo al 3% de su total, pues crearon organizaciones artificiales como las SAIS, CAPS y «Comunidades Mineras», «Comunidades Industriales», «Comunidades Nativas»16 etc, etc, que confundieron y enturbiaron la toma de conciencia de los indígenas peruanos. A la par la izquierda peruana, especialmente los maoístas mariateguistas ayudaron al proceso de debilitamiento comunero con sus conocidas consignas y métodos de «parcelar las comunidades» y de «diferenciación campesina». Luego de la destrucción del poder gamonal en el campo, los indígenas comuneros inician una lenta pero segura recomposición de la organización del poder regional comunero y un proceso de lenta «ocupación del poder»17 en espacios macro regionales por medios «naturales» y pacíficos; proceso que por el final de la década de los 70 y en toda la década de los 80 y a pesar de Sendero, se hace visible hasta en tres zonas: La de Huaraz18 -Huanuco, la de la Región Cerro de Pasco-Junin19 y la de la zona de Huancavelica-Ayacucho-Apurimac; ante lo cual Sendero Luminoso habla de «aprovechar el desborde campesino» por la gran movilización de los comuneros que agitaban: «!No queremos SAIS, no queremos CAPS, queremos comunidad¡». Es en estas condiciones donde se desarrolla la provocación senderista y la consiguiente masacre de mas de 79 mil indígenas y otros miles de desaparecidos, en la guerra interna, que no tuvo otra intención mas que la de debilitar al creciente poder comunero indígena que se desarrollaba en el campo, pues los 79,000 muertos y tantos mas desaparecidos, fueron mayoritariamente indígenas de las zonas que referimos antes. Toda esta estrategia de provocación «marxistamaoista», no dudamos que fue utilizada o «descarrilada» por la estrategia insurgenciacontrainsurgencia de la «política anti-indígena» de EEUU, que fue postulada claramente por William Manguin (ex jefe del Cuerpo de Paz, organismo expulsado del Perú por Velasco Alvarado, acusado de ser parte de la CIA; y reincorporado hace muy poco al Perú por el actual mandatario A. Toledo) en LA CONFERENCIA DE WINGSPREAD, WINSCONSIN, US, EN 1970. Los resultados de este Seminario fueron publicados en el libro titulado «U.S. FOREING POLICY IN PERU», la edición en español de Editorial Sudamericana de Buenos Aires, que apareció en 1972 con el nombre de «Estados Unidos y la Revolución Peruana»20.

Durante el período del presidente Alan Garcia transcurrió la guerra interna que trajo como secuela la total inamovibilidad política y territorial ya que se podía ser victima del fuego cruzado, pero para los indianistas no había motivo de confusión, había que combatir a Sendero Luminoso como a una fuerza retrógrada, anti-indígena21. Luego vino el período de Alberto Fujimori; donde nos propusimos conquistar un espacio de organización y voz pública para los indígenas, para esto se trabajo tanto en varias zonas de comunidades como en el parlamento, se consiguieron entre otras conquistas, la Secretaria Técnica de Asuntos Indígenas en el Ejecutivo y la Comisión de Asuntos Indígenas en el Congreso de la República, esta lucha culmino con la fundación de COPPIP en el año de 1997, arduo trabajo de base que se desarrolló mayormente durante la época de la dictadura. Allí de testigos están los múltiples artículos periodísticos combativos que ilustran los pasos que durante toda la década de los 90 y con la ayuda del ya desaparecido periodista Alfonso La Torre22 (ALAT) jefe de la pagina Editorial del diario La República, aparecieron en este diario de gran circulación a nivel nacional en donde por primera vez escribe un indio en primera persona, sobre los «procesos indígenas» en el Perú, dando cuenta de los avances y retrocesos de nuestra lucha. Estos artículos sirven para entender el proceso que después en 1997 culminó con la creación de la Conferencia Permanente de los Pueblos Indígenas del Perú (COPPIP). Estos artículos también sirven para fijar el origen y los contenidos de los «cliches» que fueron usados después en las campañas electorales por algunos oportunistas electoreros y también muchos de los conceptos y el discurso que uso el candidato y luego presidente Alejandro Toledo, que por los signos y señales de su gobierno, ya se le puede calificar generosamente como un tercer belaundismo. El tercer tema que comentaremos es sobre la influencia de ciertos antropólogos USA en el movimiento indígena peruano, ecuatoriano y boliviano. Al parecer, la tipología de las organizaciones indígenas23 elaborada por R.CH. Smith es tan deficiente que no solo distorsiona sino hasta impide analizar la realidad objetivamente. Con estos conceptos mal enfocados estandariza organizaciones sindicales o gremiales (como CNA o CCP), con organizaciones políticas partidarias como lo son las indianistas (MIP, MITA, etc), y encima con organizaciones gremiales que tienen «vocación de pueblos» (AIDESEP, CONAP). Siendo fenómenos organizacionales dentro del ámbito occidental no se les puede estandarizar diciendo que son «organizaciones de indígenas» de «diferente tipo», resulta mucho mas útil categorizarlos usando los conceptos de POLÍTICO-GREMIAL o POLÍTICO-PARTIDARIO, dado que pese a su voluntad siguen existiendo en un «ambiente cultural occidental», y que su carácter indígena o no-indígena puede ser fácilmente cuestionado. Inclusive se puede cuestionar el carácter de las «federaciones étnicas» amazónicas, pues hay teóricos que afirman que rigurosamente hablando, estos grupos son «tribales» o «minorías étnicas» y no «pueblos Indígenas». El indianismo, por ejemplo, como cualquier otra tendencia política, postula una propuesta política a la sociedad peruana, pero su composición es multietnica y su naturaleza es POLITICA-PARTIDISTA. En el CISA nunca se pudo definir estas diferencias, y aunque es otro tema, podemos decir aquí que ciertos dirigentes racistas de «la indianidad» purista y excluyente del CISA fácilmente cayeron en el AISLAMIENTO y el

DIVISIONISMO, esta confusión fue muy corrosiva del tejido organizacional del CISA, mas que la corrupción de algún dirigente. Por otro lado, las organizaciones sindicales como CNA y CCP, no son «PARTIDARIAS»24 ni menos tienen vocación de «PUEBLOS». Las Comunidades indígenas, siempre han estado inmersas en esos sindicatos como «masa de maniobra». Los problemas que crean estas categorizaciones o tipologías fáciles, tanto en Ecuador, como en Bolivia y en el Perú saltan a la vista. Por ejemplo en Bolivia existen financieras conocidas que hacen apología del racismo y promueven organizaciones «puras» o «nativistas» que amenazan con la división y el desmantelamiento del FRENTE POLÍTICO-PARTIDARIO INDÍGENA (encabezado por el MIP del «Mallku» Felipe Quispe), pero también se confrontan al FRENTE POLÍTICO-GREMIAL INDÍGENA (CSUTCB y otras). Es decir estos antropólogos y sus financieras están tratando de usar a las «autoridades tradicionales» indígenas como elementos disociadores25 de los dos pies con los que camina el movimiento indígena boliviano26. Se puede notar claramente lo ridículo que significa la aparición de líderes indígenas mas radicales que Felipe Quispe y mas radicales aun que la tendencia «reynaguista»27 que es una verdadera apología del racismo, pero hasta allí se deslizan aquellos antropólogos-USA, con la clara y simple intención de dividir y abortar el movimiento indígena boliviano que ahora se prepara para gobernar. El mismo avance de la lucha indígena en Ecuador y en Bolivia hace distinguir esta tipología que proponemos: En Ecuador se puede ver claramente lo que es un FRENTE POLITICO-GREMIAL INDÍGENA: la CONAIE y diferenciarla del FRENTE POLÍTICOPARTIDARIO INDÍGENA: el Pachakuti. En Bolivia tenemos una gama que tiene en sus extremos: UN FRENTE POLÍTICO-GREMIAL INDÍGENA que es la CSUTCB y un FRENTE POLÍTICO-PARTIDARIO INDÍGENA: El Pachakuti y el MAS. En el Perú no tenemos aun ni lo uno ni lo otro. La COPPIP era una alternativa, la mas avanzada de construcción de un FRENTE POLÍTICO–GREMIAL INDÍGENA, pero el antropologismoUSA y otros «agringados» que ya venían insidiendo en la división y/o cooptación de COPPIP, se vieron, a inicios del 2002, facilitados por los intereses totalmente difusos en el terreno indígena del nuevo gobierno de Toledo y las acciones incoherentes de la Comisión Nacional de Pueblos Andinos y Amazónicos (CONAPA), ahora estos están recibiendo de la medicina de aquellos. LA DISOCIACIÓN DE COPPIP FUE PROGRAMADA Un cuarto y final comentario lo haremos sobre la última etapa de COPPIP y el tema del liderazgo indígena en el Perú. Esta etapa de final del siglo y del milenio, termina con la participación de COPPIP en la «Mesa de Diálogo por la Democracia y la Gobernabilidad» instaurada en el Perú por la OEA, para reestablecer la democracia cuando el gobierno de Fujimori jugaba sus descuentos, participación que Javier Lajo asumió leyendo en dicha «mesa» una proclama muy esclarecedora de la situación de los indígenas en el Perú, en su primera sesión a la que asistió a nombre de la COPPIP; esta delegatura en la segunda sesión de la «mesa» se le encomienda a dos dirigentes de AIDESEP, quienes dejaron de asistir, por desidia o miedo no asistieron a estos foros importantísimos, lo cual delató el evidente atraso político en que se encuentran estos dirigentes amazónicos. Así se perdió por inasistencia este importante medio de interlocución, desde el cual la sociedad civil peruana logró nuevamente la democracia en el Perú.

También debemos aclarar, que durante el período del presidente Valentín Paniagua, la COPPIP, siguiendo sus lineamientos estratégicos28, elaboró en reunión con la Ministra de la Mujer Susana Villarán una estrategia para llegar a plantear al Presidente un diálogo e interlocución que terminara con la instalación de una mesa de diálogo para los pueblos indígenas del Perú. Desgraciadamente a esta reunión asistió un dirigente de segundo nivel de AIDESEP, el ashaninka Guillermo Ñaco, que después mal asesorado y hambriento de protagonismo y prestigio personal y trayendo a un grupo de indígenas ashaninkas a Lima «para hablar con el Presidente» desata un proceso «parcelado», en la forma de una «mesa de diálogo para los indígenas de la Selva Central», usando por sorpresa toda la estrategia elaborada por la COPPIP, sorprendiendo hasta al eficiente Secretario Técnico de SETAI, a la Ministra Villarán y hasta a su propios hermanos dirigentes de AIDESEP, que luego de reprimirlo lo someten a disciplina interna. Pero ya el daño estaba hecho y el «figureti» ashaninka estaba promovido internacionalmente a través del ampuloso nombre de un Consejo Indígena Nacional Amazónico (CINA), que malogró una estrategia -colectiva y nacional- de los indígena peruanos agrupados en la COPPIP, a favor del arranque de un líder de «la selva central», cuando ni siquiera la CECONSEC que es la central ashaninka mas relevante estaba enterada de las andanzas de Ñaco. Ante éste arranque y sospechoso abortivo de una estrategia indígena nacional lo único que quedaba era apuntar al II Congreso Nacional de Pueblos Indígenas del Perú, que se llevó a cabo exitósamente los días 24 y 25 de Agosto del 2000, un mes después de la toma de mando de Toledo como Presidente del Perú, táctica colectiva que cumplió su objetivo principal cual era lograr impactar y lograr «un espacio» dentro del Estado peruano. El acercamiento a Toledo29 fue durante su campaña30 y obedeció a una estrategia bien diseñada31 por el «alto mando indígena» que era el Comité Ejecutivo de la COPPIP: «Un delegado por organización en una instancia circular horizontal, con cargos rotativos por turno», formula que funcionó bien hasta el día 17 de mayo del 2001 en que el Coordinador de Turno de COPPIP Gil Inoach de AIDESEP, confabulado con «gente de Palacio» (algunos indígenas creen que la confabulación fue solo con Hilda Zamalloa, secretaria de la Sra. Karp que así ganaba puntos para el cargo como Secretaria Ejecutiva de CONAPA) rompe los acuerdos de la Asamblea del 3 de mayo que «le quitaban poder», pues estos establecían la existencia de otro Coordinador Andino, y se da la traición artera al incipiente movimiento indígena nacional. Esta acción desatinada del principal dirigente de la COPPIP, significó su claudicación y dividió la organización entre «andinos y amazónicos», aunque ambos grupos luego de la ruptura establecen sus referentes amazónicos y andinos respectivamente. Entonces visto así el proceso, el presunto vínculo entre el gobierno y los «románticos indianistas» herederos del CISA, de que habla UPSI es totalmente falso. Al parecer, los autores de UPSI dan mucho crédito a la des-información de la que fueron objeto. Desinformación por ejemplo sobre Virgilio Roel y Javier Lajo, cuando dicen que «fueron llamados» por Eliane Karp y «eran cercanos» a su despacho, esta es una invención de lo mas imaginativa y des-información flagrante. Es mas, ambos salieron de la escena política como consecuencia de decisiones de la primera dama en sus conversaciones bilaterales con Gil Inoach. Virgilio Roel fue removido por la Sra. Karp del cargo de Secretario Técnico de SETAI un poco antes de la creación de CONAPA, cargo al que había

sido llamado en el período del Presidente Valentín Paniagua. Y Javier Lajo, lejos de «ser llamado» o «cercano» a la Sra. Karp, fue quien rompe públicamente 32 con ella cuando reclama justamente por el incumplimiento de los compromisos iniciales con la COPPIP y sus tratativas bilaterales con los amazónicos lo cual abrió grietas e indujo el divisionismo dentro de la COPPIP. La información que recoge UPSI es reveladora en la relación que creen ver entre Eliane Karp y «los indianistas», en la cual «ella comparte la visión romantizada y politizada del indianismo donde la política indígena se transforma en una identidad ‘india’ esencializada». Romántica, seguramente porque la Sra. Karp según UPSI «anda viendo arco iris en Lima». Pero aquí parece estar la madre del cordero. La desinformación que recoge UPSI, parece que estuviera destinada a impedir que «la política indígena se transforme en una identidad india esencializada». Me pregunto: ¿Porqué la política indígena no debería tener una visión «polítizada», ni «romántica»?, ¿Qué le da monopolio o exclusividad a occidente sobre lo «romántico», o sobre lo «esencial»?. ¿No saben acaso que el movimiento indígena cabalga sobre un ‘magma esencial’ de ‘pasión organizada’? (...). Creo que este sería el verdadero trasfondo de un debate válido, legítimo33 y alturado, un debate político y filosófico que se va a tener que dar algún día, pues los indígenas vamos a gobernar pronto en la subregión andina; y debemos comenzar ya el debate de fondo, al que convocamos a las partes de este conflicto. Dejemos las «guerritas sucias» por lo bajo, o de usar el dinero abundante de las iglesias para comprar conciencias y honras, nos espera un debate largo e importante que debemos comenzar ya, pero que escapa a este breve comentario34. Parece que lo que mas preocupa en el documento UPSI es la continuidad 35 que significaba Javier Lajo entre CISA y COPPIP36, cuando señalan «... lo que es más serio, Javier Lajo, el Secretario Técnico de COPPIP era él mismo (sic) un antiguo miembro del CISA indianista, y un individuo(sic) que tenía motivaciones y calificaciones cuestionables para el cargo» (¿Cuáles?... no lo dicen). Lo extraño es que los autores de UPSI no dan cuenta, porque seguramente no lo saben (?), de que fue precisamente Virgilio Roel el organizador del I Congreso de Pueblos Indígenas de Sudamérica (donde nace el CISA), ni saben tampoco (?) que Javier Lajo fue el director responsable (en el año 1982) de la Revista internacional «Pueblo Indio» de influencia fundamental para el movimiento indígena continental; ni menos saben que fue Javier Lajo, junto con David Ugarte37 promotor y coorganizador del I Congreso de Derechos Humanos y Pueblos Indígenas38 (Cusco, diciembre de 1997) donde nace la COPPIP con la «Declaración del Cusco», (documento cuya redacción fue también de Javier Lajo) ni menos que «él mismo», «un individuo con motivaciones y calificaciones cuestionables», fue el responsable del Comité Organizador del exitoso II Congreso Nacional de Pueblos Indígenas (Lima, 24 y 25 de agosto del 2001) que ha sido, pese a quien pese, la mayor experiencia y punto culminante de la organización y centralización del movimiento indígena peruano. Después de este II Congreso en agosto del 2001, hasta el asalto de la oficina de COPPIP el 17 de mayo del 2002, se trama la disociación, la división y el desmantelamiento de COPPIP39.

Es extraño que los autores de UPSI, sabiendo quienes son los «indianistas» o principales animadores del proceso indígena en el Perú, Roel Pineda (Quechua, de Parinacochas, Ayacucho) que genera el proceso del CISA y Javier Lajo (Puquina, comunero de Pocsi, Arequipa) que activa y dirige el proceso40 de la COPPIP, no los hayan entrevistado, ni comenten sus principales acciones ni su producción intelectual, y fácilmente concluyen que ellos son una suerte de «empleados» de Eliane Karp e «indianistas dudosos y presuntamente corruptos41», además de «oportunistas sin representatividad», etc. ¿Podrá existir alguna vez, un movimiento indígena si a sus promotores, líderes y animadores se les intenta desfigurar y liquidar de esta forma?. ¿Acaso, no dan cuenta de esta misma manera contra el líder aguaruna fundador de AIDESEP y de COICA: Evaristo Nuckuag, líder histórico «invisivilizado» o digámoslo claramente: liquidado en su liderazgo, a quien se le sugiere «personalista», émulo de «caudillo latinoamericano», ¿Presuntamente «corrupto»?. ¿Quién o quienes están detrás de estas operaciones liquidacionistas, que intentan y logran descabezar liderazgos históricos?. No dudamos en señalar que los responsables de estas acciones de división y liquidación política de líderes indígenas, pertenecen a una escuela política, o «racimo» de parásitos locales, de tendencia anarcoide, combinados con cierto «antropologismo-USA» que intenta convertirse en el «cerebro» de los indígenas42. Ambas tendencias se han enquistado hace buen tiempo sobre todo en ciertas organizaciones amazónicas. Seguramente que son los mismos que hoy persiguen desfigurar y quebrar la imagen del «Mallku» Felipe Quispe y de otros hermanos que se han puesto a la vanguardia de las luchas indígenas, con estrategia y sabiduría propias. EL ANTROPOLOGISMO COLONIALISTA El documento UPSI, hace también apología de Richard Chase Smith, antropólogo norteamericano, que escribe juicios contundentes y que merecen una respuesta clara y firme, sobre todo a frases desatinadas, repetidas por UPSI, como: «El indianismo... resultó en una gran confusión con respecto a las organizaciones indias en América Latina; (Smith1983: 28)... Entre los activistas indígenas actuales, los grupos indianistas como CISA son vistos como ejemplos vergonzosos de oportunismo político más que como ejemplos legítimos de lucha». Creo que R. Ch. Smith debería señalar nombres, porque es fácil sembrar «activistas indígenas actuales», y a través de los «financiamientos» hacerlos decir cualquier cosa. Por otra parte, ¿Porqué interesa tanto la opinión de R. Ch. Smith y su «influyente tipología de organizaciones indígenas»?. El documento UPSI, de 23 paginas, cita profusamente su nombre que aparece mas de veinte veces. ¿No es acaso «un exceso académico» el descalificar malamente a los «indianistas sin representatividad»?, ¿Quién puede cuestionar la representatividad de un político cualquiera, sea este indio, chino, negro o criollo, liberal o comunista?; si no son representativos por «no haber sido elegidos», entonces con ese criterio, se legitimaría toda la historia de los políticos criollos que obtienen sus votos manipulando al indio. Hasta Toledo tendría toda la legitimidad indígena.

Estos son claros indicios de una mentalidad colonialista, que no debe dejarse pasar. Sobre todo cuando ciertas «organizaciones indígenas» y «allegados» financiados y exempleados de financieras norteamericanas, aparecen como «los buenos de la película», cuando son los que han dividido y se han apoderado de una de las facciones y aparecen en UPSI cual «salvadores y regeneradores» (?) de la COPPIP. En conclusión: El documento UPSI que aquí comentamos tiene una marcada y «smithsoniana» antipatía contra el «indianismo dudoso y presuntamente corrupto», «romántico y esencialista» que «puede ser considerado cosa (sic) del pasado». Igualmente presenta serias características de haberse parcializado al intentar poner en relieve el trabajo de OXFAM-USA y de sus «creacione»43 bien financiadas, es el caso de la ONGCONACAMI, pero también de su última cooptación: una de las facciones que quedaron después de la división bajo el nombre de COPPIP-Coordinadora44. De aquí en adelante los que analicen la evolución del movimiento indígena, deberán tener en cuenta, que en esta contienda, existen en lo fundamental dos posiciones (con matices, por cierto): La de los auténticos indígenas libertarios del Perú, con una historia familiar y ancestral de lucha consecuente; y al otro lado, en la antípoda, están los intereses de los criollos colonialistas y de las potencias imperiales e iglesias que aun intentan una «pastoral imperial» o «ecumenización» a la fuerza, que digitan a sus financieras del primer mundo y sus influencias, pero que es evidente su accionar como intervensionistas, manipuladoras y divisionistas de los indígenas del Perú y América. Claro que son pocas las financieras que ejercen estas manipulaciones, pero el dinero de la cooperación no debe ser «veneno recubierto con chocolate». Las organizaciones indígenas deben denunciar cualquier actitud de «infiltración», «condicionamiento», «divisionismo» o comportamiento sospechoso de las instituciones de cooperación, o de los gobiernos de los Estados criollos; los indígenas deben ejercer su LIBRE DETERMINACIÓN ACTIVA permanentemente, no deben caer en la sujeción económica, en el «chantaje» ni en la «cooptación» financiera, esta actitud además de ser una flagrante traición, a cambio de un «sueldito», lleva el agravante del «colaboracionismo», es decir de convertirse en informantes y militantes a sueldo de las fuerzas anti-indígenas. Todas las financieras y ONGs deben de tener un «código de honor» y un comportamiento limpio en su ayuda y cooperación, puesto que de todas las corrupciones, esta: La compra de dirigentes indígenas, es la peor. Tal vez se pueda conseguir en el futuro próximo implementar un «tribunal de honor» que juzgue estas incorrectas acciones, actitudes y métodos de ciertas financieras que promueven descaradamente el divisionismo de las organizaciones y el mercenarismo de algunos falsos líderes indígenas, que como dice Felipe Quispe: «se prostituyen a cambio de unos billetes e intentan prostituir a todos sus hermanos». * * * Notas Publicado en Internet. Para la redacción del presente documento me vi forzado en algunos párrafos ha hablar de mi mismo en tercera persona.
1

Ver La República de Lima, Perú, del 3 de febrero de 1998, Pág. 22. En este artículo se anotan tres razones que ocasionan el retrazo de la organización indígena del Perú.
2 3

Ver la República del 22 de diciembre de 1999; Pág. 19.

UPSI son las siglas de una ponencia titulada UN PAÍS SIN INDÍGENAS, que fue presentado en un Seminario en Cochabamba sobre la realidad de los movimientos indígenas del Perú, Ecuador y Bolivia. Su identificación y conocimiento no es relevante por cuanto mis comentarios se sostienen por si mismos. En virtud de que UPSI es un documento que ya esta circulando públicamente, nos vemos obligados a publicar esta respuesta. Los interesados pueden solicitar copia de UPSI a: javierlajo@hotmail.com.
4

Ver UPSI: «Al enfatizar la verdadera conexión en Perú entre idioma, clase y prestigio, el punto de Tomás era sencillo: Enséñenles quechua a nuestros niños, y seguirán siendo pobres. Enséñenles español, inglés o francés, y saldrán adelante».
5 6

Ver la República del 13 de octubre de 1998, Pág. 21.

El indianismo...«resultó en una gran confusión con respecto a las organizaciones indias en América Latina» (Smith 1983: 28). Entre los activistas indígenas actuales, los grupos indianistas como CISA son vistos como ejemplos vergonzosos de oportunismo político más que como ejemplos legítimos de lucha».
7

Desde el Perú lanzamos la campaña continental: «Celebremos los 500 años de Resistencia Indígena», como lo puede testimoniar el Directorio de Org. Indígenas y Cuestionario que publicó la Comisión del V Centenario del Encuentro de dos Mundos de la Corona Española. Ver también la Proclama en: «Choque de dos Mundos», Adolfo Colombres, Buenos Aires, 1988, Ediciones del Sol –CEHASS.
8 9

Ver: Las Naciones Incas...Resisten; Editorial Pueblo Indio; Lima, 1982. Ver La República del 14 de julio de 1995, Pág 23.

10

Chileno, experto independiente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y ex presidente e integrante de la Sub comisión de Prevención y Discriminaciones y Protección a las Minorías.
11

Método y fenómeno que en Bolivia le llaman «pongeaje político», pero que en Perú es mil veces mas fuerte
12 13

Que en realidad son las legendarias montoneras indígenas

Ver La República, del día 13 de octubre de 1998, Pág. 21; Artic. ¿En busca del indio perdido?: «...la generalidad de científicos sociales que representan a las élites de la intelectualidad criolla del Perú, no solo no comprenden la realidad del país, sino que reinciden en el abandono de su misión.»
14

Ver «Unicornio» suplemento político del periódico «CAMBIO»; del 28 de mayo de 1990. Artic. «En defensa del Indianismo» de Javier Lajo.
15

No se puede llamar Comunidad o «Pueblos Indígenas» a los «Grupos Tribales» o «minorías étnicas» de la amazonía; esta es otra confusión mayúscula.
16

Fenómeno que se refleja hasta el día de hoy en los innumerable alcaldes indígenas distritales y hasta provinciales que han sido elegidos en todos los proceso electorales de esta etapa.
17

Ver Suplemento de La República, de Junio de 1989, sobre la gran movilización indígena en Huaráz, al margen de Sendero y de las centrales CCP y CNA.
18 19

Ver Revista Pueblo Indio N° 1, CISA, Lima, febrero de 1982.

20

Ver extracto y análisis en : http/www.quechuanetwork.org /articulos y comentarios.

Ver Diario de Marka del 8 agosto de 1982. Pág. Editorial, «Sendero al Desconcierto», Art. Bajo el seudónimo de José Sackrun.
21

Entrañable hermano cusqueño que desde que se alejó del diario La República por enfermedad y su posterior muerte, ningún otro periodista nos ha dado el espacio que el priorizaba con mucho cariño por nuestros pueblos indígenas
22

Según lo refiere UPSI : Richard Chase Smith (1983) elaboró una tipología de organizaciones indígenas en las repúblicas andinas centrales. Smith distinguió entre sindicatos campesinos, movimientos indianistas y federaciones étnicas.
23

Aunque la mayoría de sus dirigentes confunden gremio con partido, pero este es otro tema.
24

Muchos Mallkus, Jilacatas, Varayocs y otras autoridades caen en la manipulación por el dinero que les ofrecen y porque les dicen que ellos son «los verdaderos» y los otros, los INDIANISTAS «los falsos»- Esta mecánica divisionista, fue usada muy efectivamente en el proceso de desmantelamiento del CISA. Aquí se debe diferenciar bien dos niveles en los que se da la lucha indígena: La LUCHA DE RESISTENCIA que se da en las comunidades o espacios «tradicionales» a través de nuestra CULTURA DE RESISTENCIA y LA LUCHA DE LIBERACIÓN que se da en las ciudades y en los espacios occidentales, donde se esta forjando una IDEOLOGÍA DE LIBERACIÓN mas allá de los «territorios» comunales indígenas. El movimiento indígena continental debe eslabonar y/o manejar bien estos dos campos de lucha, sino se quiere ver en los problemas que ya están causando ciertos organismos intervensionistas del imperio, pues estos se han dado cuenta hace mucho tiempo que esta es la principal debilidad del movimiento indígena.
25

Seguramente con la idea de promover las «FEDERACIONES ÉTNICAS», de las que nos habla R.CH. Smith
26 27

Por la corriente que crea Fausto Reynaga en Bolivia.

Ver: Planificación Estratégica del Movimiento Indígena del Perú, Publicación COPPIP, Mayo del 2000.
28

La tesis de Marisol de la Cadena sobre «que la identidad indígena peruana haya sido borrada por proyectos nacionales de mestizaje... que desarrollan la des-indianización como una estrategia indígena de descolonización»...donde el activismo mestizo indígena es considerado normalmente activismo «étnico»; visto dentro de la estrategia política de Perú Posible, es correcta como parte del «blanqueamiento» o aculturación denunciado por J.M. Arguedas. Como lo es también correctísima, dentro de la estrategia comercial de los cantantes Dina Paucar y Max Castro. El mercado capitalista colonial es capaz de vender la imagen del indio colonizado para obtener ganancias, pero esto no implica que le vaya cediendo un ápice de poder al colonizado. El mercado enlata el producto indígena y lo vende enlatado, como le viene sucediendo a Alejandro Toledo. 30 La Sra. Karp fue invitada primero al Plenario Taller de planificación estratégica (Lima del 20 al 23 de mayo del 2000) y al II Congreso de la COPPIP (Lima 24 y 25 agosto del 2000), pues los dirigentes amazónicos estaban muy interesados en conocer a la mujer del «Cholo» Toledo, cuando aun este era candidato, seguramente por su empatía y su costumbre de tratar con las antropólogas gringas que frecuentan la amazonía, e intuían que con ella podían sacar ventaja a los andinos.
29

Ver: Planificación Estratégica del Movimiento Indígena del Perú; publicación de COPPIP, Lima, Mayo del 2000
31 32

Ver: Diario Liberación, Lima, 8 de Julio del 2002, Pág. 6. Es necesario darle nivel a la discusión y dejar atrás el debate simplón.

33

Recomiendo leer mi texto «Qhapaq Kuna...mas allá de la civilización» en http://www.quechuanetwork.org/yachaywasi/Capac-Cuna.pdf.
34

Cuando dicen en UPSI: «...mientras que organizativamente el indianismo puede ser cosa del pasado, como veremos más adelante, su fuerza ideológica aun puede ser sentida en el período de movilización indígena más reciente.
35

Ver La República (LR) Nos. De 14 de Julio de 1995, Pág. 23; LR de 21 de Noviembre de 1995, Pág. 17; LR de 5 de enero de 1996, Pág. 19; LR de 15 de diciembre de 1997; LR de 3 d febrero de 1998, Pág. 22; LR de 24 de abril de 1998, Pág. 24; entre otras publicaciones.
36

Profesor universitario cusqueño y activista de los derechos indígenas, y actual integrante de CONAPA.
37 38

Ver La República del 15 de diciembre de 1997, Pág 19.

Estos méritos reales en la conducción política del movimiento indígena peruano son objetivos e innegables. ¿No es mas creíble que los ataques con un sinnúmero de infamias y calumnias, y las des- informaciones anti-Lajo sean parte de la maquinaria que intenta liquidar o en todo caso sustituir una conducción política del proceso de centralización del
39

movimiento indígena peruano?. La pregunta que surge aquí es ¿Quién quiso destruir o en todo caso tomar por asalto la dirección del movimiento indígena?. Ver La República del 15 de diciembre d 1997, Pág 19, y del 3 de febrero de 1998. Pág 22.
40

Y como «prueba» de los presuntos daños que Javier Lajo causo a COPPIP, se cita a Gil Inoach «la actual suspensión de fondos para COPPIP de diversas fuentes de ayuda internacional como ICDR de Canadá, Oxfam America, FondoCanadiense para Iniciativas Locales» ...y hasta a la Embajada Británica (¡). Es decir «hacen hablar» a organizaciones internacionales y hasta embajadas (¡) sobre los males que ha causado Javier Lajo a COPPIP (?). Si fuera cierta su preocupación por la verdad, ¿Porqué no preguntaron o preguntan directamente a los directores de estas organizaciones si alguna vez dieron apoyo permanente a COPPIP; o si alguna ves tuvieron problemas con J. Lajo?.
41

Ambos recetan a los indígenas como toda guía para la estrategia política: «un sorbo de ayahuasca».
42

Para, tal vez, conjurar el peligro de una revelación «lapidatoria» el documento UPSI dice: «Oxfam America, una de las financiadoras claves de organizaciones indígenas en las repúblicas andinas, ha apoyado el trabajo de CONACAMI desde su inicio». Este «apoyo»fue contínuo a otras organizaciones de Huancavelica hasta el momento en que estas organizaciones indígenas reclamaron su autonomía y la no-ingerencia de «la financiera»-que en realidad se ha convertido así en una agencia de intervención políticaen los asuntos internos de las organizaciones indígenas, y lo peor, esas financieras extranjeras están haciendo intervención abierta en la soberanía de nuestro país.
43

UPSI no da cuenta que subsiste la auténtica COPPIP-Conferencia, que agrupa a las organizaciones andinas (menos CONACAMI) y algunas importantes organizaciones amazónicas, ésta organización que nace el 04 de Diciembre de 1997 en Cusco, por su carácter autónomo y autodeterminado, esta hoy debilitada, «invisibilizada» nuevamente, pero no destruida.
44

* * *

_____________ ANEXOS DOCUMENTOS IMPORTANTES DE ACTUALIDAD DEL MOVIMIENTO INDÍGENA PERUANO
1. 2. 3. LA DECLARACIÓN DEL CUSCO SOBRE LA COMISIÓN DE LA VERDAD. LA DECLARACIÓN DE LOS MOROCHUCOS. LA LEY AYMARA. CIONALES DE

4. LA PROPUESTA SOBRE DERECHOS CONSTITU LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.

NOTA: La redacción de estos textos son de responsabilidad exclusiva de las organizaciones que los suscriben. * * *

___________________________ ANEXO-1 III PLENARIO NACIONAL DE DELEGADOS -QOSQO, 26 Y 27 DE NOV. 2003CONFERENCIA PERMANENTE DE PUEBLOS INDÍGENAS DEL PERÚ

DECLARACIÓN DEL CUSCO SOBRE EL INFORME DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD
LA VIOLENCIA CONTRA LOS PUEBLOS INDÍGENAS Y LA JUSTA Y NECESARIA REPARACIÓN HISTÓRICA En la ciudad sagrada del Qosqo, los días 26 y 27 de noviembre se reunieron convocados por la gloriosa Federación Tupac Amaru del Cusco (FARTAC) 250 cincuenta delegados de múltiples organizaciones indígenas del país centralizadas en la CONFERENCIA PERMANENTE DE LOS PUEBLOS INDIGENAS DEL PERÚ, en el III PLENARIO NACIONAL DE DELEGADOS el 26 y 27 de noviembre del 2003, y en el cual se aprobó la denuncia ante la opinión pública nacional e internacional de que durante los veinte años del conflicto armado ocurrido en nuestro país, nuestros pueblos y comunidades han sido víctimas de un verdadero genocidio. De acuerdo a las conclusiones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, la gran mayoría del total de víctimas fatales han sido los pueblos quechuas y otros pueblos originarios. Debido al conflicto, perdieron la vida casi 70,000 personas; de las cuales más del 75% eran indígenas. Los Quechuas, Asháninkas y otros pueblos indígenas hemos sido objeto de vejámenes atroces, crímenes de lesa humanidad que no pueden quedar impunes. Consideramos que la violencia ocurrida en el país, cuyas consecuencias nos llenan de dolor e indignación; prolonga la larga historia de destrucción y avasallamiento de nuestra existencia, violencia iniciada hace poco más de quinientos años con la invasión europea a nuestro continente. Durante el conflicto interno, las comunidades indígenas de todo el país han sido objeto de una violencia cruel física y simbólica, por parte de las organizaciones subversivas (PCP-SL y MRTA) así como de los organismos del Estado (fuerzas armados y policiales). La indiferencia e indolencia de un amplio sector de la sociedad peruana ante el horror evidenciado en el informe de la Comisión de la Verdad, demuestran que la nefasta historia iniciada en 1492, persiste todavía en una sistemática marginación de los pueblos indígenas. Ponemos en conocimiento de la ciudadanía en general, y en particular a los hermanos y hermanas de los pueblos indígenas del Perú y el mundo, los acuerdos adoptados al respecto en la III PLENARIA NACIONAL DE LOS PUEBLOS INDIGENAS DEL PERU. A. RESOLUCIÓN SOBRE EL INFORME DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD

1. Acordamos por unanimidad respaldar en todas sus líneas el informe elaborado por la CVR, condenando el silencio e incredulidad ante el informe final por quienes detentan el poder en el país. Exigimos el cumplimiento de todas las recomendaciones y reparaciones sugeridas por la CVR, que no han sido recogidas en el mensaje presidencial del viernes 21 de noviembre.

2. Declaramos que no permitiremos que la muerte de miles de nuestros hermanos sea olvidada por la justicia, y que los culpables no quedarán impunes. La verdad implica justicia, como una forma de convivencia pacífica en toda sociedad civilizada. 3. Exigimos al gobierno peruano, cumplir en su totalidad las recomendaciones de la Comisión de la Verdad, como una forma de reparación histórica ante todo el dolor y destrucción sufridos por nuestros pueblos. 4. Hemos acordado convertirnos en guardianes y vigilantes del cumplimiento de las recomendaciones de la CVR, especialmente de aquellas referidas a los pueblos indígenas y sus comunidades. Que hemos adoptado al respecto son los siguientes: B. ACUERDOS ESPECÍFICOS SOBRE LAS RECOMENDACIONES DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD Y RECONCILIACION: 1. Exigimos al Estado que cada una de las recomendaciones de la CVR se cumplan por ser un derecho y un acto de Justicia para nuestros Pueblos Indígenas. 2. Exigimos sanciones a los responsables que ocasionaron este genocidio. Es decir a los responsables políticos de los grupos levantados en armas, y a los gobiernos de Acción Popular, APRA, Cambio 90, sin perjuicio de las acciones penales a las que deben ser sometidos por la responsabilidad del genocidio cometido por cerca de 20 años en agravio de los pueblos indígenas, afectados por estos crímenes de esa humanidad. 3. Los pueblos indígenas u originarios hacemos nuestras todas las recomendaciones hechas por la CVR, y exigimos que en un plazo perentorio se cumpla con las recomendaciones propuestas por la CVR. 4. Observamos que el señor Presidente de la República Dr. Alejandro Toledo Manrique en su reciente mensaje, a adoptado una actitud vacilante, por lo que pedimos, recoja todas las recomendaciones de la CVR referidas a los derechos de los pueblos indígenas afectados. 5. Exigimos al mismo tiempo, que en la Constitución Política del Estado, se incluya los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas del Perú: Sus derechos territoriales, además de sus conocimientos ancestrales amparados por el Convenio 169 de la OIT. C. SOBRE LA RECONCILIACIÓN Y REPARACION HISTORICA

1. Las reparaciones anunciadas en el mensajes presidencial no recogen el conjunto de recomendaciones propuestas al Estado peruano por la CVR, respecto a los pueblos indígenas y sus comunidades entre otras las reparaciones simbólicas e individuales. 2. Exigimos al Estado Peruano implementar el conjunto de recomendaciones de la CVR como base para la reparación histórica de los pueblos indígenas, como un medio razonable de una reconciliación que siente las bases para una convivencia con justicia y paz. 3. Una autentica reconciliación comprende el conjunto de los siguientes aspectos: - Reconocimiento y cumplimiento de los derechos históri cos de los pueblos indígenas, conforme a las disposicio nes internacionales como el Convenio 169 OIT y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otras normas supra-nacionales.

- El acceso de los pueblos indígenas a los Órganos de Gobierno del Estado, con verdaderos representantes indígenas. - Política educativa de acuerdo a la realidad de cada pueblo con identidad cultural, pluricultural y multilingüe. - Reconocer las lenguas originarias del Perú como medio de intercomunicación Nacional. - Impulsar como política nacional la práctica de la interculturalidad, sensibilizando a las autoridades y sectores de poder hegemónico. - Los partidos políticos deben cambiar su actitud de parcialidad con el Estado frente al genocidio cometido contra los pueblos y comunidades indígenas durantes los gobiernos de turno. - Exigimos la creación de un instituto nacional de los pueblos Indígenas para la lucha contra el racismo y la discriminación. 4. Reparación a través de becas integrales a las personas afectadas por la violencia política. 5. Reconocimiento de las normas tradicionales de justicia andina-amazónica; fortaleciendo el sistema organizativo y administrativo de justicia a través de sus autoridades tradicionales como los Varayoc, Arariwa. Malkus. Mamat’allas, Jilaqatas, Qollanas y otros. D. ACUERDOS SOBRE LAS ACCIONES QUE TOMAREMOS LOS INDÍGENAS PARA RESPALDAR RESULTADOS DE LA CVR.. 1. Declarar el año 2004, como el «Año de la Solidaridad con los Pueblos Indígenas Afectados por la Violencia Política». 2. Pedir al gobierno, la institucionalización de la CVR, con participación de las organizaciones indígenas. 3. Declarar día de Duelo Nacional Indígena, el 12 de octubre de cada año por la memoria de nuestros hermanos y hermanas caídos desde 1492, a la fecha 4. Marcha por la afirmación de la identidad cultural de los Pueblos Indígenas el 24 de junio de cada año. 5. Declarar personas no gratas para los pueblos indígenas a los personajes y políticos racistas como Rafael Rey Rey, José Barba Caballero, Javier Barrón, Lourdes Flores, Alan García Pérez y el ex peruano Mario Vargas Llosa, entre otros. 6. Elaborar una Propuesta de Ley Anti-racista. 7. Exigir la Aprobación de ley de Desplazados Internos. 8. Develar y divulgar la verdadera Historia. 9. Condenar la conducta de muchos medios de comunicación que no cumplieron con informar la Verdad, ocultando sospechosamente la verdadera cantidad de indígenas asesinados por la violencia en los últimos veinte años; y que ahora ocultan los resultados de la CVR referente a los pueblos indígenas. 10. Exigir la creación de un Ministerio autónomo de los Pueblos indígenas. 11. Exigir al gobierno y a la sociedad civil LA CONVOCA TORIA A UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE PARA LA ELABORACIÓN DE UNA NUEVA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO CON PARTICIPACIÓN INDÍGENA, y de esta forma refundar la República del Perú con un Estado de Unión en la Diversidad.

12. Fortalecer la autonomía organizativa y económica de las comunidades y Pueblos Indígenas. A pesar de toda la violencia y destrucción que hemos sufrido durante tantos años, seguimos aferrados a nuestra cultura de la vida. Buscamos la convivencia armoniosa mitre los mas -hombres y mujeres- y con la madre naturaleza, nuestra PACHAMAMA. ¡ Refundemos la Patria ¡ ¡ Por una República de Unión en la Diversidad ¡ ¡ Kausachum Pueblos Indígenas del Perú ! Qosqo 27 de noviembre de 2003.

_____________________________ ANEXO - 2

DECLARACIÓN DE LOS MOROCHUCOS
-PAMPA CANGALLO, AYACUCHOPRESENTACIÓN: La realización de la Jornada de Capacitación: Derechos Humanos y Derechos Indígenas en Comunidades Quechuas de la provincia de Cangallo, departamento de Ayacucho, llevado a cabo los días 29, 30 y 31 de agosto de 2003 en el histórico pueblo de «Los Morochucos», organizado por comunidades Quechuas y organizaciones representativas de la Provincia de Pampa Cangallo, del Departamento de Ayacucho, encabezado por el «Centro de Promoción para el Desarrollo Comunal INTI». CONSIDERANDO: Que los Derechos Humanos y los Derechos de las Comunidades y Pueblos Indígenas constituyen un aspecto fundamental y de trascendencia histórica para el presente y el futuro de la humanidad. Sus derechos humanos son inherentes e inviolables.

El certamen recoge las declaraciones, resoluciones y otras disposiciones compartidas con relación a los derechos de los Pueblos Indígenas en el contexto EstadoNación. Exposiciones e intervenciones sobre la realidad de sus respectivas comunidades, así como sus experiencias por los comuneros y pobladores indígenas del Perú. Los líderes, autoridades comunales, alcaldes distritales, auténticos representantes de sus comunidades así como representantes de los Departamentos de Arequipa, Puno, Ancash, Apurimac, Ayacucho, Huancavelica, Lima, Junín, la comunidad Afroperuana y la comunidad en general se reunieron el histórico pueblo de Morochucos. POR TANTO: Al amparo de lo establecido por los mismos convenios, declaraciones internaciones y los objetivos de la Jornada de Capacitación: Derechos Humanos y Derechos Indígenas en Comunidades Quechuas en Ayacucho. SE RESUELVE:

Declaraciones sobre los Derechos Indigenas de la ONU y la OEA
Nos pronunciamos para EXIGIR la adopción inmediata de las Declaración Universal de las Naciones Unidassobre los Derechos de los Pueblos Indígenas del mundo (ONU), tal y cual ya fue trabajada y aprobada en la subcomisión especial que demoró diez años de trabajo y que cuenta con el apoyo y respaldo de la gran mayoría de los delegados de los pueblos indígenas del mundo. Reafirmar y solicitar como prioridad a la Organización de Estados Americanos (OEA), la plena y efectiva participación en el proceso de consulta y Aprobación del Proyecto de la Declaración sobre los derechos de los Pueblos Indígenas. RECOMENDAMOS: Al presidente del Grupo de Trabajo, de la comisión de Derechos Humanos encargado de la elaboración de la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que una vez aprobada, sea divulgada obligatoriamente por el sistema de las Naciones Unidas y que la Decada subsiguiente se declare: Decada de la Declaración Universal de los Derechos Pueblos Indígenas. Al Foro Permanente para las cuestiones indígenas de las Naciones Unidas: Invocamos al consejo Economico y Social (ECOSOC), mas apoyo financiero referente al presupuesto ordinario que deber asegurarse al Foro Permanente para su mejor funcionamiento. Aprobamos enviar un requerimiento formal al Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, solicitando la presencia en el Perú del relator para los pueblos indígenas a fin de que emita un opinión especializada, luego del estudio del informe de la Comisión de la Verdad y de la visita directa a los lugares mas

conflagrados por la violencia de los años pasados, esto es Ayacucho, Huancavelica y Apurimac (y otros departamentos), así como sobre la situación de la marginación, exclusión de los pueblos indígenas del Perú. Además se solicitara al relator especial un informe sobre la situación de los pueblos indígenas desplazados por la violencia o juego usado de que fueron victimas obligandolos a dejar su tierra y que hoy forman un grueso sector ocupando otros lugares y ciudades del País. Solicitamos al Foro Permanente para las cuestiones indigenas de las Naciones Unidas un respaldo y apoyo para la organización y realización de una previa reunión nacional de representantes de los pueblos indígenas del Perú, como Conferencia preparatoria a la tercera sesión del Foro Permanente. Saludamos la presencia del representante y miembro del Foro Permanente en esta Jornada de Capacitación. Denuncia Internacional del Desmantelamiento y liquidación de Comunidades Indigenas de Costa y Sierra del Perú y la situación crítica en la que se encuetra la Educación y la Salud de los Pueblos Indígenas. Alzamos nuestra voz de alerta al mundo entero, para denunciar que las tropelías originadas en el gobierno de Fujimori, que dicto varias «leyes de tierras», (Nº 26505 y otras) a través de las cuales y contra el Convenio 169 de la OIT, se permite la depredación de las tierras de comunidades a través de la venta a terceros; su parcelación a través de la entrega de títulos individuales, la entrega de títulos inválidos en centros poblados y otras modalidades mercantilistas, leyes con las que han proliferado las mafias de traficantes de terrenos que están eliminando cientos de comunidades en la costa y en partes de la sierra. Este mismo proceso de aniquilamiento de comunidades indígenas continúa con el actual gobierno, sin que se pueda hacer nada para frenarlos y que las mafias actúan amparadas por las mencionadas leyes. Que los Organismos de cooperación internacional apoyen el programa de capacitación socio-cultural y productiva, la creación de empleo para elvar el nivel y la calidad de vida de las comunidades en extrema pobreza. Ayacucho, Huancavelica, Apurímac, entre otros. Exigimos al estado que asigne mayor porcentaje del presupuesto nacional para mejorar la educación en las comunidades indigenas de acuerdo a su realidad. si queremos mejorar, ser competitivos tener mano de obra calificada para ello tenemos que contar con buenas escuelas, profesores de nivel, bibliotecas, y laboratorios implementados y equipo de computo que permita una actualización directa de las comunidades. Solicitamos por ser un derechos fundamental una autentica reforma del sector salud y la mayor atención, promoción, y capacitación prevención de los diversos temas de salud, dotar a las comunidades con la infraestructura necesaria para la construcción de postas medicas con plana medica capas y adecuada para la zona con una dotación de medicamentos basicos indispensables. Manteniendo programas y campañas de salud permanentes y respetando los sitemas de salud que existen en nuestas comunidades. Situación de los Pueblos Indígenas en el Perú ¿ Que Hacer?

La actual coyuntura indígena de verdadera CRISIS DE CONAPA, es producto de la debilidad de la organización centralizada de los indígenas peruanos, lo que propicia una actuación contenciosa y en que muchos casos es autoritaria por parte del gobierno; lo cual delata la carencia de un ACUERDO POLÍTICO con el gobierno debido a la ausencia de una organización nacional que sea un interlocutor de los pueblos indígenas del Perú. La tarea inmediata debe ser la restauración de una organización a nivel nacional, para que exista un solo interlocutor. Lo que se puede lograr con un Congreso o Encuentro de reunificación de los Pueblos indígenas del País. Nuestra sugerencia para la verdadera y legitima representación indigena ante el estado (CONAPA) es que los nueve representantes indígenas deberían ser elegidos en un Congreso Nacional con la participación legitima de las autoridades y representantes de las comunidades y pueblos indígenas. La representación indígena en la CONAPA debería ser paritaria con la representación del estado, tal como se ha logrado en el Foro Permanente de las Naciones Unidas. El presidente de la CONAPA debería ser elegido por los nueve representantes indigenas reunidos en asamblea autónoma. Es fundamental que el Estado Peruano cree un Ministerio de los Pueblos Indígenas. Esta exigencia es basada en la mayoritaria presencia de ciudadanos indígenas que tiene la población nacional. Cualquier otra dádiva del Estado peruano es contraproducente.

Moción sobre la Comisión de la Verdad
Frente a la reciente presentación del Informe de la Comisión de la Verdad, nos pronunciarnos en el sentido de que los primeros pasos dado por esta Comisión en la divulgación de la forma como venian llevando a cabo su misión, estos nos revelan que no hay intención de RECONOCER LA IDENTIDAD COLECTIVA ETNICA Y CULTURAL DE LAS VICTIMAS DE LA VIOLENCIA Y FUEGO CRUZADO. De esta forma la misión original que se encomendo a esta comisión, en cuanto debe reconocer, estudiar, divulgar las causas y antecedente de la violencia ocurridas en las ultimas décadas, no está siendo cumplida por un insano deseo de ocultar la identidad colectiva etnica y cultural de la generalidad de los muertos y demás victimas de la violencia. No se señala explicitamente que son pueblos indigenas, los pueblos afectados por el fuego cruzado de los violentistas, este señalamiento explicito es i mportante por cuanto va a caracterizar lo sucedido en las décadas pasadas como un gran genocidio indígena contemporaneo y verdadera secuela del colonialismo iniciado en 1532. Suscribimos la presente Declaración en el Distrito Los Morochucos a los treinta y un días del mes de agosto del año dos mil tres. (Siguen firmas). ***

____________________________ ANEXO - 3 Katnachinakasa LEY AYMARA
PRESENTACIÓN La Unión de Comunidades Aymaras UNCA, viene promoviendo actividades tendientes a la reafirmación de la cultura aymara, en ese propósito organizó en una Primera etapa LOS FOROS DISTRITALES donde se consolidó y sensibilizó el convenio N° 169OIT sobre los Derechos Indígenas y afirmación cultural aymara; en una Segunda etapa se realizaron los FOROS PROVINCIALES donde han planteado y formulado las iniciativas legislativas de las 06 provincias aymaras y en una Tercera etapa se organiza el FORO REGIONAL AYMARA, donde se aprobó la Ley del Pueblo Aymara. Nos constituimos en el formo aymara las autoridades originarias de las provincias de Yunguyo, Chucuito, El Collao, Puno, Huancane y Moho, sostenedores de nuestro sistema indígena milenario, en lo filosófico, cósmico ideológico y político. Los aymaras, han constituido una gran nación sobre el espacio territorial con una característica y cultura propia, desde tiempos remotos hasta nuestros días se encuentra asentadas en la zona occidental de América del sur o Aywiyala. Finalmente, conocemos que en el planeta tierra, el suyu qullana aymara es una estructura política distinta propia, que se orienta hacia el mundo como alternativa de vida valida en la realidad contemporánea de los pueblos oprimidos minorizados, frente al imperio tecnocrático de irracionalidad que sostiene el occidente y nosotros los aymaras sostenemos «vivir bien en armonía con la naturaleza, tomando nuestro conocimientos valores y tecnologías ancestrales propias» pertinentes para garantizar el equilibrio mundial. Somos Qullana Aymara Suyu ASAMBLEA LEGISLATIVA: Los suscritos aymaras, miembros directivos de la Unión de Comunidades Aymaras, rendimos DICTAMEN AFIRMATIVO UNÁNIME sobre el proyecto «Ley del Pueblo Aymara» la misma que autenticamos nuestra fe de la publicación. TITULO PRELIMINAR En el proyecto de ley sustitutivo y aprobado se contempla: 1. En su capítulo primero: «las disposiciones generales» para definir claramente conceptos vitales de este proyecto de ley

2. En su capítulo segundo: «Organización del pueblo aymara». Se establece la organización, estructura del pueblo aymara y los representantes de los ayllus, markas y suyos en la titularidad de los territorios, por aquellos mayores que han cumplido con cargos establecidos por los ayllus. 3. En su capítulo tercero: «La crianza sostenible, propiedad de la territorialidad y la tenencia de la tierra en los territorios aymaras», se establece que los pobladores aymaras, son dueños y poseedores de todo el territorio, que son consideradas áreas geográficas utilizadas u ocupadas tradicionalmente. Para los poseedores no aymaras, el Estado hará el avalúo para realizar la compra de esos territorios e inscribirlos a nombre de las Ayllus aymaras, como parte de su patrimonio, y no se permitirá la transacción de ellos con los no aymaras, ya que los frutos podrán ser extraídos por aymaras. 4. En su capítulo cuarto: la Educación aymara», se establece el gran pueblo qullana aymara, la cual deberá atender en forma exclusiva temas de educación aymara. Asimismo propondrá los contenidos de los diferentes cursos relacionados a su tradición y actividades que practican diariamente, además coordinar labores de capacitación y formación de docentes, lideres comunales y padres de familia. 5. En su capítulo quinto: «Salud aymara», se establece el pleno derecho de los pueblos aymaras a la administración de sus centros de salud, utilizar y desarrollar la medicina natural tradicional como la utilizaron los antepasados, la revalorización de los métodos de prevención y las practicas curativas. 6. En su capitulo sexto: «La Justicia» se establece claramente el reconocimiento del derecho consuetudinario como única fuente de justicia y de aplicación obligatoria en la territorialidad del pueblo aymara. 7. En su capitulo séptimo: «Economía aymara»: El intercambio, se ejerce libremente entre los pueblos originarios (Aymaras, quechuas y otros) mediante el trueque, alaqa, chhala y turka de productos, también el comercio con otros países con el uso del sistema monetario, que constituye el movimiento económico, en una economía social orientado al desarrollo colectivo en áreas de promoción de empleo que busca el bien común. 8. En su Capítulo octavo: «Asuntos Internacionales» velará por el respeto a los derechos de los pueblos aymaras. 9. En su Capítulo noveno: «Disposiciones Generales y Transitorias»: Se plantea la reformulación del estatuto de UNCA, para la difusión y aplicación de la ley aymara. «El proyecto siempre fue lleno de ideales, optimismo en los hermanos aymaras y lo que nos unió a todos en esta hermosa causa, fue que logramos un proyecto en el cual, los grupos aymaras actuaron en conjunto; se sentaron en la misma mesa, por primera vez en la historia. Este proyecto es único, por que es producto solo de mentes aymaras, UNCA, como Organización que representa al Pueblo Aymara, fuimos más que facilitadores; no introdujimos nada que no dijeran nuestros hermanos aymaras, nos convertimos solo en facilitadores del pensamiento aymara. Por ello es un documento totalmente aymara con identidad. Por las anteriores consideraciones, recomendamos al Plenario la aprobación del siguiente texto:

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DEL PUEBLO AYMARA DISPOSICIONES GENERALES Art. 1 EJ objeto de esta ley es, conferir un marco jurídico ágil y eficiente , para el plan de vida con identidad del pueblo aymara, como dueños del territorio aymara, valorando los mecanismos de producción y los servicios. sociales de manera armónica, el cual se aplicara en las 06 provincias aymaras de Puno. Art. 2 Defínase como autonomía, el derecho del Pueblo aymara de administrar su territorio, derecho de propiedad, posesión y usufructo sobre ellos, elaborar su propio plan de vida y decidir sus propias prioridades, que estimen convenientes para alcanzar su desarrollo, en el marco de su identidad cultural aymara, al amparo del Convenio N° 169 de la Organización Internacional del Trabajo del año 1989 el cual ha sido aprobado mediante Resolución Legislativa N° 26253 de 1993 que entró en vigencia el 02 de enero de 1995, la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Carta Andina para la promoción y protección de los Derechos Humanos Art. 3 En el concepto de desarrollo autónomo de los pueblos originarios son elementos fundamentales: El respeto a las costumbres y los valores culturales, así como la vigencia de las instituciones de derecho consuetudinario, el reconocimiento de la conformación del pueblo Aymara, de proteger, respetar los sistemas de organicidad, las costumbres, los valores, los agroecosistemas y el medio ambiente, en los territorios habitados por los aymaras. Art. 4 Para los efectos de la presente ley se establecen las siguientes definiciones: 1. El Pueblo Aymara: Los ayllus aymaras pertenecientes a esta cultura, donde se practican las mismas tradiciones y costumbres o se habla el mismo idioma, mantiene continuidad histórica con la sociedad anterior y estamos determinados a preservarla, desarrollarla y transmitírsela a las futuras generaciones, en los territorios ancestrales, con base en su existencia continua como pueblo, de acuerdo con los propios patrones culturales, instituciones sociales. 2. Territorio aymara: Áreas geográficas utilizadas u ocupadas tradicionalmente por el pueblo aymara, también el área geográfica de influencia histórica y tradicional donde se viene desarrollando la cultura originaria habitado por las familias y los Ayllus. 3. Autoridades originarias: Representantes de los ayllus. markas y suyos con capacidad para ejercer derechos y contraer obligaciones. El pueblo aymara podrá crear en su territorio cualquier tipo de organización que estimen conveniente para desarrollar sus funciones; además se rigen por el derecho consuetudinario y otras normas de carácter originario.

ORGANICIDAD POLITICA DEL PUEBLO QULLANA AYMARA SUYO Art. 5 Se reconoce la Wiphala y la Chakana como único símbolo emblemático del pueblo aymara. El año nuevo aymara es el 21 de junio, lo celebran las autoridades originarias y población en general, con ceremonias rituales al Sol (tata willka) y PACHAMAMA. Art. 6 La máxima autoridad del Pueblo Qullana Aymara suyo, esta representado por el APU MALLKU y el CONSEJO DE AMAUTA, son autónomos en el gobierno de los pueblos originarios y es obligatorio reconocer su autoridad, la jerarquía en la representación de los suyos, markas, ayllus y panicha, es como sigue, respectivamente: Jach’a mallku - jach’a mama t’alla marka mallku - marka mama t’alla ayllu tata jilaqata – mama jilaqata tata sullka jilaqata - mama sullka awatiri Art. 7 Las obligaciones: a.- Consejo de Amauta: 1. Vigilar, fiscalizar. aconsejara las autoridad es originarías 2. Proponerla política aymara y las iniciativas legislativas. b.- Autoridades originarias: 1. Velar por el cuidado de los patrimonios culturales y re cursos naturales del pueblo aymara. 2. Juzgar y sancionar los delitos dentro del pueblo aymara 3. Defender el territorio y la territorialidad del pueblo aymara, junto con su pueblo 4. Conducir, coordinar y representar al pueblo aymara 5. Cumplir con las costumbres y tradiciones, así como utili zar vestimenta de autoridad originaria, utilizando los pro ductos propios como la lana de alpaca, vicuña y llama. 6. Es deber de las autoridad es de velar por la seguridad alimentaría. 7. Promover el consejo de defensa de! pueblo aymara. Art. 8 El pueblo aymara es autónomo en la creación, modificación y promulgación de sus leyes en los ayllus, markas y suyu, los intelectuales (amautas), son reconocidos por las autoridades los que podrán intervenir y asesorar las leyes. Art. 9 A) Para ser elegido autoridad debe ser evaluado por el pueblo aymara, para permanecer en el gobierno con la siguiente duración:

APUMALLKU Jach’a mallku Ayllu tata jilaqata Tata sullka jilaqata

APU MAMA T’ALLA jach’a mamatálla mama jilaqata mama sullka awatiri

04 años 03 años 01 años 01 años

B) Quienes deben cumplir los siguientes requisitos: 1. Tener valores éticos y morales 2. Haber cumplido con los cargos en los ayllus 3. Ser identificado con su propia cultura aymara 4. Tener amplio conocimiento y experiencia de la aymara. 5. Tener cónyuge estable C) Las cualidades: Conductor social Luchador Conocedor de la religiosidad

cosmovisión

TIERRA Y TERRITORIO Art. 10 El territorio del pueblo aymara es autónomo, soberano y mantienen su unidad en la diversidad, su gobierno es representativo y se organiza de acuerdo al principio aymara en los ayllus, markas y suyus. Art. 11 La propiedad y posesión de los territorios que ancestralmente ocupan en forma efectiva, que comprende el espacio aéreo, el suelo, el subsuelo, el espacio que ocupan las agua lacustres y los recursos naturales que en ella existen en forma tradicional, utilizado en las actividades de manera adecuada, tiene autonomía en la administración, control, uso racional, arménico y conservación de acuerdo a sus principios, usos y costumbres. Art. 12 Son patrimonio del pueblo aymara por derecho ancestral los recursos renovables, y no renovables los cuales son: flora, fauna, agro biodiversidad, recursos minerales, recursos hídricos Art. 13 Los territorios y tierras del pueblo aymara son inalienables imprescriptibles e inenbargables. Art. 14 Esta prohibido la depredación indiscriminada de los recursos naturales, así mismo la salida ilegal fuera del pueblo aymara. Art. 15

Es la propiedad del pueblo aymara, se respeta mediante ceremonias a la Pachamama, ceremonia a los apus, los sitios de carácter ceremonial, espiritual y de interés cultural y medicinal son declarados sagrados (Wak’as). Art. 16 La territorialidad y tierra es fuente de vida económica, biblioteca, laboratorio y universidad de los aymaras, guarda todo conocimiento histórico y científico, todo lo que ha sido los aymaras, lo que saben vivir, los cuales están exentos de tributos a condición de que esto sean: 1. Sostenible de acuerdo con las normas ambientales a dictarse por el Pueblo aymara. 2. En beneficio de todo los aymaras. Art. 17 Los aymaras ejercerán el derecho de propiedad sobre sus tierras de acuerdo a la realidad histórica, prevalecerá la tenencia colectiva de las tierras, la cual será propiedad exclusiva de quienes ejercen la posesión en forma efectiva, amparados en documentos ancestrales, también tienen el derecho de explotar las tierras eriazas no tradicionales por necesidad. La propiedad es intransferible a personas opresoras al pueblo aymara. En los casos de tenencias o posesión de tierras en poder de las personas no aymaras de buena fe o con justo título, cada autoridad originaria, procederá a negociar con los titulares, a fin de acordar el precio y las demás condiciones de compra. Art. 18 Normas propias sobre la tierra de cultivo: a. Utilización de sustancias ecológicas así como abono, estiércol, compost y otros. b. Utilización de la tecnología ancestral y calendario agrícola aymara c. Realización de trabajos de mantenimiento de suelo y construcción de andenes, waruwaru. d. Prohibir el uso de abonos químicos agrícolas pesticidas y otros. Art. 19 Las familias deberán respetar las normas y costumbres aymaras, dentro del territorio, las autoridades originarias del territorio deberán respetar los derechos de cada persona a la tierra que ocupa. Art. 20 En las tierras aymaras, las mejoras y los productos de los territorios estarán exentos de toda clase de tributos. La presente exoneración no alcanza a los propietarios o poseedores no aymaras que habiten el territorio aymara. Art. 21 Sobre la colindancia y apropiación de inmuebles hereditarios en caso de no haber comprensión de ambas partes, tendrán la intervención de asamblea general de los ayllus, neutral e inmediata de acuerdo con el derecho consuetudinario.

EDUCACION AYMARA
Art. 22 En el territorio aymara, la enseñanza será en lengua aymara, obligatoria en las instituciones educativas preescolares, y escolares, así como en los programas de adultos. Art. 23 La educación Aymara es integral, viva y directa en toda sus formas de la vida con el objetivo de profundizar y reafirmar sus saberes y secretos de la cultura Aymara. Se debe impartir la enseñanza productiva, creativa dentro de nuestra cosmovisión andina, nuestros saberes y secretos, para su administración, se constituirá el Consejo Educativo de Pueblo Aymara (CEPA), como organismo que hará cumplir las propuestas educativas de la cultura Aymara, con visión de auto determinación. Art. 24 Los contenidos educativos deben ser elaborados por los amautas y los padres de familia el cual será la educación aymara de la vida para la vida. Los amautas o profesores enseñan los conocimientos de la sabiduría andina con autoestima y valores, filosóficos, cósmicos e Ideología aymara, dando mayor énfasis a la practica, la alimentación agricultura, artesanía, ganadería, religiosidad aymara, la minería a pesquería, medicina, astronomía, investigación aymara y otros. Art. 25 La identidad es obligatorio para todos los aymaras en relación a su forma de vida, de cada zona al que pertenece. Los abuelos en cada comunidad es una biblioteca, porque en ellos se encuentran los conocimientos y sabidurías. Art. 26 Se crearán institutos superiores (Universidad Aymara) en zonas determinadas con visión Aymara y con autonomía propia. El intercambio de conocimientos en centros de investigación entre aymaras y con otros pueblos, aprovechamiento de proyectos, programas educativos culturales acorde a nuestra realidad cultural, formar la conciencia del niño con visión Aymara con una educación práctica de los yatiris, qulliris, callahuayas y sikuris. etc.

PROPIEDAD INTELECTUAL
Art. 27 Los aymaras tienen la obligación de valorar, usar, desarrollar y proteger los conocimientos, tecnologías e innovaciones de los aymaras que es de propiedad colectiva, toda actividad relacionada con la diversidad biológica y os conocimientos asociados a los mismos perseguirán beneficios colectivos. El registro de patentes es del pueblo aymara de los recursos y conocimientos ancestrales.

SALUD AYMARA
Art. 28

El pueblo Aymara, es autónomo en la administración de los servidos de salud y es una función de las autoridades originarias organizar y mejorar los servicios de salud. Art. 29 Aplicar los métodos de prevención de las enfermedades, fortaleciendo el valor nutritivo de los alimentos, elaborando y confeccionando las vestimentas con nuestros productos naturales; practicar las formas ancestrales de tratar y curarlas enfermedades y utilizarlas medicinas tradicionales aymaras. Art. 30 Es obligación de los QULLIRIS: A) Transmitir, orientar y compartir los conocimientos a as nuevas generaciones mediante practicas e intercambios de experiencia. B) Investigar sobre las propiedades curativas de las plantas, animales, minerales y su respectiva transformación sin la utilización de productos químicos. Art. 31 Los procesos de investigación en el campo de la medicina aymara y la biodiversidad, deberán realizarse por los propios aymaras. Se reconocerá la participación intelectual del pueble aymara. cuando su aporte haya dado elementos esenciales a la investigación, como aporte a la humanidad. Art. 32 Se prohíbe el consumo, venta y cualquier tipo de dádivas de productos importados transgénicos, que atenten contra la salud de la población aymara y contaminen el medio ambiente.

JUSTICIA
Art. 33 En el Pueblo Qullana Aymara es obligatorio la aplicación del derecho consuetudinario como única fuente de derecho y es autónoma en la administración de justicia de acuerdo a usos, costumbres culturales, valores morales y éticos bajos los siguientes principios: § Jani Jairampti § Jani K’arimpíi § Jani Lunthatampti § Jani LJunk~urnpti Art. 34 La asamblea y los Mallkus son la máxima autoridad para solucionar los conflictos y son los encargados de aplicar las sanciones en todo los Ayllus, Markas y Suyu. Es un deber de reconocer, garantizar, valorar y respetar la justicia hecha por la comunidad, bajo nuestros principios. Art. 35

Procedimientos para juzgar: 1. Investigación.- El delito será investigado por los Mallkus y Amautas, al mismo tiempo acudirán a los lugares sagrados, para identificar al culpable y sancionar. 2. Amonestación.- A los que cometen faltas leves, se les orienta de acuerdo a las costumbres ancestrales para que no vuelva a cometer errores. 3. Sanción de acuerdo al delito y gravedad de los hechos. Art. 36 Delitos y sanciones 1. Las personas que cometen delitos graves asesinato u homicidio, secuestro, violencia domestica y familiar, violación sexual contra la persona, inmediatamente los Mallkus y Autoridades convocarán a una asamblea general de la comunidad, para que evalúen la gravedad del hecho, en donde será castigado severamente y multado en diferentes aspectos: económico, productos, trabajos forzados y castigo con azote en caso de gravedad es aplicada sin goce de beneficio, expulsión temporal y definitiva de los ayllus-comunidad, caso contrario será aplicada por la justicia colectiva aymara. 2. A los que cometen actos de usurpación de bienes e inmuebles, usurpación de tierras y colindancia, robos, asaltos y abigeato contra la propiedad, los mallkus sancionarán de acuerdo a la gravedad, en caso de que se complique la situación la asamblea determinará sanciones severas y multas para la comunidad al doble del cometido, dejando un plazo fijado para que reponga, caso contrario se aplicara el inciso anterior. 3. Las personas que cometen falsos testimonios, usurpación de cargos, falsificación de documentos, coacción, envidia, venganza, soborno, colusión, infiltración y corrupción contra la población aymara e instituciones, los mallkus y la asamblea aplican las sanciones de acuerdo a sus costumbres culturales, basándose a los inc. I y II. 4. Las Autoridades que incumplan sus funciones serán sancionados con multas y destitución de su cargo de acuerdo a la gravedad. 5. Lo estipulado en este articulo es también para los extranjeros que viven dentro del territorio aymara. Art. 37 En caso de incumplimiento de las leyes, serán tomados sus bienes y servicios por la comunidad mas, se expulsará con toda su familia del ayllu al que pertenece.

ECONOMIA COLECTIVA AYMARA
Art. 38 El intercambio se ejerce libremente entre los pueblos originarios (Aymaras, quechuas y otros), mediante el trueque, alaqa, ch’ala y turka de productos, también el comercio con otros países con el uso del sistema monetario, que constituye el movimiento económico, en una economía social orientado al desarrollo colectivo en áreas de promoción de empleo que busca el bien común. Art. 39 Los movimientos económicos practicados por los aymaras, deben apoyar y proteger al mejoramiento de la producción y transformación de las actividades agropecuarias,

artesanales, medicinales, pesca y otros, que se desarrollen en cada zona, de acuerdo a sus formas de vida. Art. 40 Promover y incentivar el consumo de los productos de la industria y la tecnología tradicional, garantizado un alto valor nutritivo, natural, ecológico y saludable. Respetar los procesos de transformación como la industria propia que son tecnología de los aymaras, (chuño. Harina de quinua, charki y otros). Art. 41 La inversión aymara y la extranjera se sujeta a las mismas condiciones de producción y comercialización de bienes y servicios dentro del territorio aymara.

ASUNTOS INTERNACIONALES
Art. 42 Las autoridades originarias, procurarán velar por el respeto de los derechos de Los pueblos aymaras, mediante mecanismos adecuados y oportunos, en lo relativo a los instrumentos jurídicos internacionales que amparan. Art. 43 Los objetivos del pueblo Aymara son: 1. Velar por el cumplimiento de los tratados y acuerdos. 2. Mantener canales de comunicación entre las poblaciones indígenas y las organizaciones indígenas, nacionales e internacionales. 3. La libre determinación de acuerdo a sus realidades

DISPOSICIONES GENERALES Y TRANSITORIAS
Transitorio 1.- A partir de la vigencia de la ley Aymara, se planteará la modificación del estatuto de UNCA, con el objetivo de amparar la ley y se seguirá consultando a las organizaciones y autoridades originarias para su perfeccionamiento: La presente ley entra en vigencia al día siguiente de su aprobación por el pueblo aymara. Dado en las seis provincias aymaras del departamento de puno a los cinco días del mes de junio de dos mil cuatro. ***

___________________ ANEXO - 4 PROPUESTA CONSTITUCIONAL LA LEY DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS: COMUNIDADES CAMPESINAS E INDÍGENAS
PRESENTACIÓN: Esta es la propuesta del conjunto de organizaciones indígenas y gremios campesinos, reunidos por convocatoria de las cuatro centrales nacionales: CCP-CNACONAP-AIDESEP, el 20 de septiembre del 2004, en la ciudad de Lima. CONSIDERANDO: Que la Constitución es la norma principal del sistema jurídico y por ello tiene un rango superior a todas las normas de la legislación peruana, la Comisión Revisora de la Legislación de las Comunidades Campesinas y Nativas, creada por Ley 28150, tiene el encargo de revisar toda la legislación nacional lo cual supone, en primer lugar, analizar la Constitución que, como indicamos, es la ley de leyes. En especial sus disposiciones del Capítulo VI del Título III, Artículo 149, Artículo 191, Artículo 2 inciso 19, entre otros. Que La Comisión Revisora de la Legislación de las Comunidades Campesinas y Nativas debe formular un anteproyecto de ley basado en el análisis de la legislación nacional. Análisis del cual se desprende que tal propuesta tiene una dimensión que abarca, en un mismo contenido, tanto a la Constitución como a las leyes de menor jerarquía. Que en varias constituciones peruanas se encuentran referencias a los indígenas y a sus comunidades, por ejemplo, la del año1828 se refirió a «los bienes y rentas de comunidades de indígenas» en relación con los fondos de las Juntas Departamentales». Desde aquellos años las constituciones peruanas han considerado los derechos indígenas solamente como los correspondientes a «comunidades». Esta es una herencia de los tiempos del virreinato cuando todos los pueblos indígenas fueron divididos en «espacios» llamados «comunidad». Entonces, la integridad de nuestros pueblos se resquebrajó porque fuimos divididos en miles de comunidades. No obstante ello, con nuestras luchas logramos ganar algunos derechos. Como las constituciones cambian (y a nosotros no se nos consultan), generalmente resultamos con nuevas Constituciones y con derechos cada vez más diminutos, por ello debemos concentrar todos nuestros esfuerzos para que nuestra propuesta sea incluida.

Que las Constituciones peruanas nos tratan como comunidades, átomos o porciones mínimas de derechos. No obstante, pensamos que deben ampliarse los derechos comunales ya reconocidos en las Constituciones peruanas pero además, debemos recuperar el rango jurídico que nos corresponde por ser pueblos. Los pueblos en el Derecho somos el origen inicial de todo orden de normas, sus depositarios iniciales y legítimos. Por ello, los Estados reciben sus atribuciones jurídicas de los pueblos. A los pueblos indígenas, como realidades jurídicas, nos quisieron interdictar (despojar y suprimir) perpetuamente desde la Colonia. Los pueblos Inca, Huanca, Chacha, Vilca, Anccara, Pocra, Aymara, entre otras, dejaron de tener derechos como conjunto. Es decir que se invisibilizó jurídicamente a todos los pueblos indígenas en la geografía del virreinato: Pueblos como los de la amazonía –sin ningún contacto inicial con los españoles- perdieron sus derechos al igual que ocurrió con los otros pueblos directamente involucrados en las luchas de «conquista». Así pues, desde que se impone el predominio y reproducción de los intereses coloniales en el Perú, todos los pueblos indígenas cualquiera fuera su relación con el Estado dejaron de ser sujetos de derecho. A pesar que fuimos negados como pueblos nuestro derecho no desapareció. Somos pueblos con derechos históricos preexistentes al Estado. De hecho varias Constituciones y la doctrina admiten que el Estado reconoce un derecho preexistente al sistema jurídico republicano y que no es creado por sus disposiciones. Que los derechos de los pueblos comparten la misma calidad jurídica que la poseída por los derechos humanos personales. En ambos casos, los derechos a los que nos referimos, se desprenden de la condición de ser una persona humana o de ser un pueblo. En consecuencia el derecho a la existencia de los pueblos no puede abolirse jurídicamente por ningún tipo de legislación sea o no formalmente promulgada. Cualquier «legalidad» que sea contraria a nuestros pueblos o a los derechos humanos, si bien pudiera encubrirse con procedimientos formales es en sí misma nula. Consecuentemente, la situación de nuestros derechos como pueblos al igual que los derechos humanos de las personas se conservan en tanto nosotros existamos como pueblos. Por ello, el que nuestros derechos fueron conculcados extensamente, supone únicamente que esa conculcación se ejecutó ilegítima, injusta e ilegalmente y no por ello, nuestros derechos desaparecen. Por el contrario, un proceso permanente de interdicción o violación de derechos humanos, únicamente consigue reafirmarlos en su esencia y en la urgencia de resarcir el daño producido. Que los derechos de nuestros pueblos son muy antiguos pero no envejecen. Son derechos en correspondencia con nuestra situación actual. Al reafirmar nuestra condición indígena, reivindicamos un derecho que siendo proyectado desde nuestra condición histórica se expresa –como nosotros mismos-, en el Perú de hoy en día. Hablamos entonces de derechos en tanto somos pueblos indígenas y tenemos derecho a seguir siéndolo. Ese derecho no puede ser abolido ni por montaña de acciones depredatorias (estén o no formalmente «legalizadas») en contra nuestra. Nuestra presencia está vital y entrañablemente unida al destino del país por ello reclamamos que nuestro ser jurídico se recoja en la Constitución. Los pueblos indígenas organizados en comunidades abarcamos una población de más de ocho millones de personas. Estamos fragmentados en unas seis mil comunidades campesinas y nativas. Algunos de nuestros pueblos han sido víctimas de genocidio, otros se han mantenido en aislamiento y la mayoría tienen una relación plena y dinámica con las nuevas condiciones en que las viven. Esa adaptación y cambio no significa que olvidemos nuestro origen y los derechos que de esa condición se desprenden. Al reafirmarnos como pueblos indígenas o ancestrales, lo hacemos con el rostro puesto en

el futuro, la modernidad y la globalización que exigen cambios a favor de una sociedad democrática que se encuentra a sí misma reafirmando las razones de su ser históricocultural. Que en la legislación peruana existen derechos ya reconocidos a los Pueblos Indígenas, por ejemplo, en el Convenio 169 de la OIT y en la ley de protección de los conocimientos colectivos. Asimismo, varias constituciones de Latinoamérica tienen normas específicas a favor de nuestros pueblos como es el caso de Argentina, Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá, Paraguay, Venezuela etc. Igualmente, países como Noruega han establecido pautas normativas para los pueblos indígenas y muchos otros tienen políticas de apoyo al desarrollo de los pueblos indígenas del mundo. Por su parte, la ONU y la OEA están preparando declaraciones a favor de los pueblos indígenas. La Comunidad Andina de Naciones a través de su «Carta Andina de Derechos Humanos» –que el Perú ha suscritoratifica un conjunto de disposiciones cuyo interés es el de proteger nuestros derechos. Que las principales normas referidas a los derechos de los pueblos en el derecho internacional, son los dos Pactos de Derechos Humanos del año 1966, el de «Derechos Civiles y Políticos» y el de «Derechos Económicos, Sociales y Culturales». El antecedente más destacado es la «Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales» de 1960. De manera general muchas normas y disposiciones de las Naciones Unidas se refieren directa o indirectamente a los derechos de los pueblos. Que los pueblos indígenas somos sujeto pleno de derechos y en nuestra Propuesta Concertada las comunidades amplían y consolidan los derechos que han adquirido. Entre esos derechos se encuentran los siguientes: Que en términos amplios el derecho a el autogobierno es la libre opción de la voluntad de un pueblo para adherirse a esta propuesta o crear una situación política nueva. Al buscar que nuestros derechos sean incluidos en la Constitución, los pueblos indígenas estamos reafirmando nuestro destino peruano precisamente, en contra de quienes desean dejar sin derechos constitucionales a quienes debemos tenerlos. Nosotros reclamamos nuestro derecho a seguir siendo pueblos indígenas pero demandamos que el Estado se transforme y se democratice real y profundamente. Si la constitución pretende integrar a la Nación mediante las pautas y principios que propone, esa integración solamente puede lograrse incorporándonos. No hacerlo significa mantener una unidad formal y una democracia débil. La «Constitución» peruana sin los pueblos indígenas es una «Constitución» sin historia y sin futuro. Que la autonomía, el autogobierno y la administración de justicia nos permite reconocer nuestra capacidad de control y regulación en los asuntos que son internos. Así, los Pueblos Indígenas y Comunidades tenemos derecho a decidir en las cuestiones relacionadas a nuestra cultura, educación, territorio, manejo de recursos naturales. Al igual que a mantener y desarrollar los sistemas legales indígenas y las instituciones de gobierno. Estos derechos abarcan al desarrollo sustentable y la participación política; establecen nuestras formas de representación ante el Estado y la sociedad, y nos permiten escoger libremente la organización social, económica y política que deseamos. Las comunidades tenemos mejores elementos estructurales de gobierno local que otros en la zona y debemos

ejercer el gobierno municipal. La autonomía, autogobierno y administración de justicia, requieren de condiciones jurídicas y políticas que hagan posible y seguro su ejercicio. Es por ello que, el Estado debe garantizar la representación directa de los pueblos y comunidades en las instancias de gobierno y reconocer las formas propias de autoridad, representación y resolución de conflictos. La jurisdicción o la facultad que tienen las autoridades de los pueblos y comunidades para aplicar su derecho consuetudinario, es inherente a su condición indígena o ancestral. Como hemos dicho, el Estado solo reconoce ese derecho no lo otorga o lo crea. El derecho indígena a su justicia es una expresión de su autonomía y condición histórica particular, no se trata de un privilegio por razones raciales, económicas o políticas. Que entendemos por territorio la totalidad del hábitat de un pueblo, es decir desde el punto de vista geográfico comprende la superficie terrestre, las aguas y el subsuelo (con todos los recursos naturales que se encuentren en el territorio); y desde el punto de vista cultural, abarca el espacio en el cual nuestra cultura se asienta y reproduce. Dado que nuestra aproximación a la naturaleza se realiza considerándonos parte de ella, tenemos conocimientos que abarcan desde la tecnología del uso adecuado de los suelos, aguas y bosques, hasta las propiedades químico-farmacológicas de las plantas. Pero además, en ese espacio se expresa nuestra espiritualidad y cosmovisión, música, danza, poesía, literatura... y muy especialmente, se recrea nuestra riqueza y multiplicidad lingüística. Del buen manejo material y espiritual de nuestro territorio derivan una serie de derechos. Somos propietarios pero en un sentido comunal y de responsabilidad ajena y extraña al mundo del derecho común gobernado con demasiada frecuencia únicamente por el lucro. Que el territorio en el sentido indígena no equiparable al «territorio» en la concepción del Estado. Para el Estado, su «territorio» es un espacio de soberanía jurídica, es decir, todo lugar en el cual se aplica o puede aplicarse el sistema normativo peruano. Que las principales reservas de todos los recursos naturales del país -minería, petróleo, hidrocarburos, agua, biodiversidad, hidrobiológicos, genéticos…- se encuentran dentro de los territorios de los pueblos originarios y las comunidades. Esos recursos son entregados por el Estado en concesión a terceros, sin el consentimiento de quienes son los propietarios históricos. Estas acciones, en especial las relacionadas a las actividades mineras, hidrocarburíferas y forestales, generan graves daños al medio ambiente, violan los derechos humanos y crean una mayor pobreza local, produciendo además, impactos globales al clima del planeta. El Estado, que es el principal promotor de estas actividades depredatorias, no tiene políticas e instrumentos eficaces para el control y fiscalización de estos daños. Que le derecho a la consulta es fundamental pues busca asegurar el respeto y protección de la integridad, capacidad y decisión de nuestros pueblos y comunidades antes que se adopten decisiones o se prevean medidas legislativas, administrativas, planes y programas de desarrollo que nos involucre a todos los niveles: nacional, regional y local. Cualquier proceso de consulta debe comprender la información plena, el consentimiento y la oposición a la medida consultada. Es decir, la consulta es previa por que debe realizarse asegurando la libre participación de los consultados. Además, la consulta es permanente porque adoptada la decisión en alguna materia, se debe garantizar la participación indígena

en la implementación. Ahora bien, debe entenderse que el «consentimiento» y la «oposición» a alguna medida propuesta, constituye la finalidad fundamental de la consulta por lo cual, esa decisión deberá ser libre y con pleno conocimiento de sus implicancias. En consecuencia, la consulta será válida siempre que se realice mediante los procedimientos que los pueblos y comunidades consideran apropiados. Este procedimiento supone entonces, que la consulta se realice a través de las instituciones representativas, quienes facilitan la toma de decisiones de los pueblos indígenas y comunidades y se respete la integridad de los valores y prácticas sociales que les son propias. Las decisiones adoptadas sin consulta a los pueblos indígenas y comunidades no son válidas. Es una obligación del Estado el proveer los medios materiales necesarios para la participación de los pueblos y comunidades en la consulta. Que los Pueblos en situación de aislamiento tienen los mismos derechos que cualquier otro pueblo. Por su situación de aislamiento evitan el contacto con población ajena debido a trágicas experiencias de persecución, maltrato, epidemia y matanza de la que han sido objeto durante los ciclos económicos de extracción del caucho, el petróleo y la madera. Estos pueblos son altamente vulnerables a las enfermedades comunes en nuestro medio –la gripe por ejemplo- contra las cuales no cuentan con inmunidad o defensas suficientes de modo que, una vez transmitidas por foráneos que ingresan en sus territorios se agravan hasta ocasionar la muerte masiva. Por ejemplo, en el caso del pueblo Yora que habita la cuenca del Manu su población fue diezmada en 1984 y 1985 a causa del contacto con los madereros. Es decir, se trata de pueblos en alto riesgo de vulnerabilidad. Países como Colombia y Ecuador han establecido zonas de protección especial entendiendo su obligación de cuidar la integridad de estos pueblos. Es frecuente que -por ejemplo- madereros inescrupulosos, ingresen violentamente a los territorios indígenas a fin de extraer madera a cualquier costo humano. Por eso es que establecemos que es una obligación del Estado el dar protección a todos los pueblos en el ejercicio de su derecho. Que la participación política la consideramos imprescindible pues somos los propios pueblos y comunidades los que debemos llevar a delante la expresión de nuestras necesidades, intereses y derechos dentro de un espacio democrático. Esta presencia política permitirá a la sociedad y al Estado peruano ampliar los márgenes de equidad y fomentar el ejercicio de una ciudadanía plena. Una participación política como la propuesta, implica que los pueblos tengan representación directa en el Parlamento de la República como ocurre en otros países, de modo que en el Poder Legislativo se cuente con la expresión efectivamente reunida del estamento social que constituye la raíz histórica del Perú. Que el principio según el cual el Perú es una Nación pluricultural, pluriétnica y plurilingüe la entendemos como una referencia directa a la especificidad indígena peruana. De manera que para hacer coincidir la realidad peruana con ese principio, es indispensable abrir el espacio político de representación parlamentaria y a otros niveles gubernamentales a nuestros pueblos y comunidades. Que las comunidades campesinas y los pueblos originarios han ejercido y siguen ejerciendo funciones de gobierno local, y que son dueños del territorio y de todo cuanto se encuentra en él, por haber sido construidos y ser mantenido a través de las faenas comunales.

Que los pueblos originarios y comunidades campesinas sufren el debilitamiento de su organización y el buen cumplimiento de las funciones de las dirigencias comunales, por interferencia de las autoridades del gobierno central y municipal, se propone que los pueblos originarios y comunidades campesinas asuman legalmente las funciones de gobierno local-municipal. Que debemos contar con una institucionalidad estatal adecuada mediante un organismo con rango de ministerio que cuente con representación de los pueblos y comunidades, autonomía económica y financiera y competencia para hacer efectivas sus decisiones. Complementariamente, se debe crear un fondo nacional de desarrollo que apoye nuestras actividades productivas con recursos asignados por el Estado, la cooperación internacional y nuestros propios aportes. Pensamos que esta institucionalidad se puede lograr concentrado funciones del aparato estatal que hoy en día están dispersas. Esa dispersión de funciones impide el desarrollo fluido de las políticas y la implementación de propuesta a favor de los Pueblos Indígenas y Comunidades. Además, esa segmentación del Estado en el trato de los problemas que diariamente sufrimos, facilita la inacción gubernamental, la corrupción en la toma de decisiones cuando se trata de recursos naturales en nuestros territorios, la lentitud en la administración de justicia, la incapacidad en la ejecución de normas como las de titulación de tierras comunales, la desprotección de nuestras tierras cuando los intereses inmobiliarios, agrarios, mineros o forestales logran copar el escenario estatal donde esas decisiones son avaladas con una legalidad aparente. Que, la actual Constitución Política del Estado no establece, ni garantiza la autonomía de los pueblos originarios: comprendidos en Comunidades Campesinas e Indígenas en la autodeterminación de su identidad étnica y cultural y el respeto al derecho a su propia educación, como el establecimiento de sus programas curriculares en sus distintos niveles de educación según las características de cada zona; así como no garantiza los derechos colectivos de los pueblos originarios. Que en tanto no se cambie la actual Constitución de 1993, que debilita, resquebraja y anula los derechos considerados en anteriores constituciones y otras normas legales, que el Congreso de la República y el Poder Ejecutivo debiera abstenerse de dar nuevas normas legales que impliquen a las comunidades campesinas y comunidades nativas. Que, la Constitución actual, no garantiza a las autoridades de los pueblos originarios, las Comunidades Campesinas e Indígenas, para que puedan ejercer las funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial de conformidad con su derecho consuetudinario de la administraci6n de justicia; que es por todos reconocida como distinta a la cultura Occidental. Salvo la excepción, con la Ley de Rondas Campesinas, la que reconoce limitadamente el derecho consuetudinario. Que, el Convenio 169 de la Organización internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígena -originarios- y Tribales, adoptado en Ginebra en junio del año 1989, es un instrumento internacional que no se aplica de manera integral en aquellos pueblos considerados como Comunidades Campesinas e indígenas, razón por la cual las poblaciones ven vulnerados sus derechos, con la contaminación del medio ambiente y la explotación de sus recursos sin información adecuada, ni es consulta muchas veces, la

situación jurídica de sus tierras y territorios cada vez más corren el riesgo de quedar en pocas manos por las políticas de globalización. Que, el Convenio 169º de la OIT consolida el reconocimiento del derecho de los pueblos indígenas –originarios- a mantener su identidad étnica diferenciada con relación a los demás componentes de la sociedad en la que están inmersos y el derecho a poseer el sustento de su tierra y territorio que necesitan para su subsistencia, derechos que están reconocidos por el poder Legislativo en el año 1993, lo cual necesita implementar el contenido del Convenio 169 en la Legislación de los Pueblos -Originarios- Indígenas: Comunidades Campesinas e Indígenas, a la fecha, no existen normas de desarrollo adecuadas que garanticen el efectivo ejercicio de éstas. Que, la formula legal que se propone en conformidad al Convenio 169 de la OIT, es que el Estado debe garantizar el derecho de los Pueblos originarios expresado en las Comunidades Campesinas e Indígenas, a preservar su tierra y territorio y a ser considerados, inalienables, imprescriptibles, inembargables e inexpropiables; derechos que anteriormente fueron vulnerados por la Constitución del 1993, de manera arbitraria. Que, se establece que los Pueblo Originarios tienen todos los derechos que les reconoce el Convenio 169 de la Organización lnternacional del Trabajo y demás instrumentos del derecho internacional ratificados por el Perú, relativos a los derechos humanos por lo que es necesario implementar la reforma constitucional y hacer un listado de manera enunciativa y no limitativa de los derechos colectivos de dichos pueblos. Que, es necesario establecer de manera clara, la participación de las mujeres en el desarrollo de la vida comunal, y para todos los integrantes de los pueblos originarios, la obligatoriedad de la aplicación de todos sus derechos por parte de los organismos del Estado, estableciéndose que el incumplimiento de las garantías colectivas que establece la Constitución Política del Perú a favor de los Pueblos Originarios puedan habilitar el ejercicio de la una acción especial y nueva ante el Tribunal de Garantías Constitucionales.

RESOLVEMOS
PROPUESTA CONSTITUCIONAL DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS: COMUNIDADES CAMPESINAS E INDIGENAS DEL PERU. 1. EL ESTADO RECONOCE Y GARANTIZA LA AUTONOMIA Y AUTOGOBIERNO DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN SU ORGANIZACIÓN Y ADMINISTRACION DE SU TERRIORIO. 2. EN LA FORMULACION E IMPLEMENTACION DE LEYES, MEDIDAS ADMINISTRATIVAS, PLANES, PROYECTOS DE DESARROLLO, Y CUALQUIER OTRA MEDIDA QUE LOS AFECTE, SE REQUERIRA DEL CONSENTIMIENTO PREVIO LIBRE E INFORMADO, DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y SUS COMUNIDADES.

3. LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES CAMPESINAS E INDIGENAS TIENEN DERECHO A ADMINISTRAR JUSTICIA DENTRO DE SU AMBITO TERRITORIAL A TRAVES DE SUS PROPIAS AUTORIDADES Y DE CONFORMIDAD CON SU DERECHO CONSUETUDINARIO. EL ESTADO RESPETA SUS DECISIONES. 4. LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES TIENEN DERECHO A LA EXPRESION PUBLICA Y PRIVADA DE SU IDENTIDAD CULTURAL Y DE SU VIDA ESPIRITUAL.

TIERRAS Y TERRITORIOS
5. EL TERRITORIO Y LAS TIERRAS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES CAMPESINAS SON INALIENABLES, IMPRESCRIPTIBLES, INEMBARGABLES E INEXPROPIABLES. 6. LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES CAMPESINAS E INDIGENAS TIENEN DERECHO COLECTIVO A LA PROPIEDAD, ADMINISTRACION, CONTROL, CONSERVACION Y APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS NATURALES QUE SE ENCUENTRAN EN SUS TERRITORIOS. 7. LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES CAMPESINAS E INDIGENAS TIENEN DERECHO A LA PROPIEDAD DE SUS CONOCIMIENTOS COLECTIVOS, DE LOS RECURSOS BIOGENETICOS, LOS RECURSOS NATURALES QUE SE ENCUENTRAN EN SUS TERRITORIOS Y LAS NUEVAS VARIEDADES VEGETALES CREADAS POR ELLOS. TIENEN DERECHOS DE AUTOR SOBRE SU PRODUCCION CULTURAL. El ESTADO GARANTIZA ESTOS DERECHOS.

DESARROLLO
8. EN TODA ACCION Y POLITICA DEL DESARROLLO ECONOMICO NACIONAL SE PRIORIZARA LA ACTIVIDAD AGRARIA DE LAS TIERRAS DEL PAIS COMO UN FACTOR DETERMINANTE DE LA SEGURIDAD Y SOBERANIA ALIMENTARIA. 9. LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES DECIDEN LIBREMENTE LAS PRIORIDADES DE SU PROPIO DESARROLLO ECONOMICO, SOCIAL Y CULTURAL. EL ESTADO FACILITA LA FORMACION DE EMPRESAS COMUNALES CREADAS Y FISCALIZADAS POR LOS PROPIOS PUEBLOS Y COMUNIDADES. 10. EL ESTADO RECONOCE A LAS ORGANIZACIONES REPRESENTATIVAS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES, Y FACILITA SU REPRESENTACION POLITICA EN LA VIDA DEMOCRATICA NACIONAL.

11. LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES TIENEN DERECHO AL AUTOGOBIERNO EN SU AMBITO TERRITORIAL Y A GENERAR INSTRUMENTOS DE DEMOCRACIA PARTICIPATIVA. EN APLICACIÓN DE ESTE DERECHO EJERCEN LAS FUNCIONES CORRESPONDIENTES AL GOBIERNO LOCAL-MUNICIPAL, AUTORIDADES POLITICAS Y JUECES DE PAZ, ASI COMO DEL GOBIERNO REGIONAL 12. LA INFRACCIÓN O INCUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y COMUNIDADES ESTABLECIDOS EN LA CONSTITUCION DA LUGAR A UNA ACCION DE GARANTIA CONSTITUCIONAL ESPECIAL, LA CUAL SE TRAMITARA CONFORME A LEY ANTE EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES. Lima, 20 de setiembre del 2004 Firman las Organizaciones y Gremios Nacionales de los Pueblos Originarios, Comunidades Campesinas e Indígenas. CCP-CNA-AIDESEP-CONAP.

* * *

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful