Está en la página 1de 9

LAS POSICIONES EXISTENCIALES

Toda persona humana tiene una gama de creencias y sentimientos sobre sí mismo, sobre los
demás y sobre el mundo. El origen de estos conceptos se enraíza en la infancia:

1- En la calidad de la interacción que la persona mantuvo.

2- En la cantidad y cantidad y características de las "caricias" que recibió

3- Y en los contenidos de los "modelos de comportamiento" con los que anduvo en


contacto que catalizaron su necesidad de identificación.

Damos el nombre de posición existencial al conjunto de conceptos y sentimientos que


mantenemos sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo. Así pues, la
posición existencial está intrínsecamente unida a nuestra identidad, a los valores que
practicamos, la percepción y predisposición actitudinal que tenemos frente a los demás y,
en general, como su propio nombre indica, la posición existencial es una forma de situarnos
frente al mundo.

Las primeras influencias externas importantes para la persona tienen lugar ya en el inicio de
la lactancia bajo la fachada de aspectos insignificantes o de ninguna importancia pero que
van siendo pequeños detalles que acumulándose irán dando lugar a los complicados
entresijos de la personalidad posterior. Generalmente esas primeras escenas son entre el
niño y la madre con pocas interferencias externas y van a estar determinadas por detalles
tales como "todavía no es la hora", "siempre que estés dispuesto", "siempre que yo tenga
gana", "date prisa que...", "como muerdas te...", "mientras mamá fuma", "que crío más
nervioso", "nunca tiene bastante,", "parece `pálido", "que se tome el tiempo que quiera",
"¿verdad que es asombroso?", "arrullo". En otros lugares y en otros momentos se irán
dando diferentes situaciones que podrán expresarse de formas similares, por ejemplo,
cuando aprende a andar: "si, y que se mate", "mamá te llevará", "¡has visto que hombre!",
"mira que piernezuchas" "parece débil", "fulano lo hizo al tal mes" "este si va andar",
"déjamelo a mi". O en el cuarto de aseo: "ahora es la hora", "cuando estés preparado",
"mientras la mamá fuma", "si no te daré aceite de ricino", "si no te pondrás malo", "déjalo
que lo haga a su modo", "eso es ser un buen chico", "e-e-eeso es ser un buen chico",
también ocurren con frecuencia este otro tipo de pasajes: "tú inténtalo", "¡haré que lo
haga!", "le estás molestando", "¿y tu por que no?... Sí, pero".

Después de reflexionar brevemente sobre los distintos ejemplos, podemos ir ya dándonos


una idea de cuales van a ser triunfadores o fracasados o, al menos, que dirección van a
iniciar. En palabras de Berne, cuales van a ser "Príncipes o Princesas" y cuales "Ranas"

En función de esos verdaderos montones de vivencias el niño va a desarrollar una serie de


convicciones sobre sí mismo, sobre los demás y sobre el mundo y es muy probable que
ellas le acompañen el resto de su vida. A estas convicciones es a lo que llamamos Posición
Existencial y, pueden resumirse de la siguiente manera: 1º Yo estoy bien. 2º Yo no estoy
bien 3º Tu estás bien. 4º Tu no estás bien. Sobre la base de estas, toma su decisión vital:
"este es un mundo bueno y algún día lo haré mejor", a través de la ciencia, la música, la
poesía, el servicio. "Este es un mundo malo, algún día me mataré", o mataré a... o me
volveré loco.

Quizá no sea tan radical y la decisión sea más cercana a "este es un mundo mediocre",
donde uno hace lo que tiene que hacer y a veces lo pasa bien. O un mundo duro donde se
nace para trabajar. O un mundo complicado donde no te puedes fiar. O un mundo
insensible donde nadie se ocupa de nadie. O un mundo en el que uno está de paso, etc.

Escribiendo de una forma abreviada: + como equivalente a estar bien y - a no estar bien, las
convicciones existenciales dicen Yo+ o Yo- ; Tu+ o Tu-. Las posibles ordenaciones de
estas convicciones dan cuatro Posiciones Existenciales. A saber: Yo+ Tu+, Yo+ tu-, Yo-
Tu+, Yo- Tu-.

Es importante destacar que estas decisiones existenciales básicas se adoptan desde la


perspectiva del pensamiento del niño, antes de los ocho años. Por tanto, de cualquier
manera, como a esa edad no dispone de un Adulto apto e informado, la decisión, andando
el tiempo, resultará inadecuada. Máxime si pensamos en las características del pensamiento
anterior a esa edad (Mágico, animista, egocéntrico, etc).

Por ello, cualquiera de esas 4 posiciones de origen infantil que se mantenga invariable a lo
largo de la vida del individuo se tornará inadecuada y adquirirá un carácter patológico.

La posición REALISTA, que corresponde al Adulto integrado, es resultado de la valoración


de las oscilaciones y cambios que el sujeto experimenta a lo largo de las sucesivas etapas de
su vida y de la asimilación de aprendizajes que efectúe. La experiencia personal de cada
uno atestigua que no siempre y de forma invariable se está bien o no. Por ello esta quinta
posición o Posición Realista es Yo+/- Tu +/-.

Además, cada persona tiene limitaciones, rasgos neuróticos, paranoides y depresivos que
mantiene dentro del umbral de la tolerancia. Todos generamos problemas que la dinámica
de la interacción logra remontar con mayor o menor dificultad. Desde la posición realista,
junto a los deficiencias de las personas, están también la dimensión de sus capacidades,
aprendizajes, valores y habilidades que les caracterizan y les hacen útiles a sí mismos y a
los demás.

Las posibles posiciones existenciales son las cinco que están representadas en el cuadro.

YO + TU + MANIACA
YO+TU- PARANOICA
YO +/- TU +/- REALISTA
YO - TU - NIHILISTA
YO - TU+ DEPRESIVA
A continuación vamos a pasar a ver cada una de ellas con detenimiento a fin de
distinguirlas y conocerlas con claridad.

1º MANIACA YO+/TU+

En un principio esta posición era la considerada ideal o "posición sana"; sin embargo, el
propio Berne, alrededor de 1969 hizo la diferenciación al tratar a un paciente con varios
ingresos hospitalarios y con diagnóstico de psicosis maníaco-depresiva (fluctuación de
etapas o episodios de gran excitación, alegría desmedida, etc, seguidas por otras donde hay
una profunda depresión. En la actualidad llamado trastorno bipolar). Esta persona, cuando
estaba en el grupo de tratamiento siempre contaba lo positivo, muy optimista, etc. y fue a
raíz de la observación de este hecho y de la canalización hacia los aspectos también
negativos de la vida lo que le permitió curarse. Desde ahí que surgió la diferenciación entre
esta posición y la realista, siendo esta última la que sostienen toda persona sana y que
posteriormente estudiaremos.

En la posición maníaca todo es de color de rosa. En el extremo más puro la persona llega a
una excitación eufórica con una actividad extraordinaria, se ríe, tira el dinero, realiza
negocios, a penas duerme, todo es actividad ... Es incluso peligroso detenerlo. Sin llegar a
tales extremos, es posible que una persona se instale en un idealismo fatuo, ajeno a la
realidad, tomando decisiones irracionales sin evaluar las consecuencias posiblemente
adversas.

Por tanto, las personas en las que predomina esta posición suelen correr riesgos
innecesarios, ven solo el lado positivo de las cosas y de las personas, confían
indiscriminadamente, reciben siempre las caricias positivas pero rechazan las negativas
aunque sean ciertas. Son dados a la fantasía a espaldas de la realidad. Se manifiestan
chistosos y dicharacheros con el gusto por hacer reír y divertir omitiendo el lado oscuro de
la realidad.

Con ese optimismo inconsciente la persona trata de evitar la sistematicidad, la


responsabilidad que entraña la vida y los compromisos que van contrayéndose. Va
zafándose de la disciplina del esfuerzo y de las notas tristes o desagradables que de modo
natural son también propias de la vida.
Suele ser la posición de personas que en su infancia recibieron muchas caricias, tanto
adecuadas como inadecuadas, trasladándole un mensaje de "todo va bien, aquí no pasa
nada, la vida es de color de rosa".

Frases típicas de las personas instaladas en esta posición son: "todo va bien... estamos de
suerte... es fantástico... no te preocupes, déjame a mí..."

Sus sentimientos mas frecuentes son de optimismo ingenuo, falsa alegría, entusiasmo
aparente y hueco, excitación impropia.

Conductas típicas de la posición MANIACA:

- Hacer desmedidas inversiones en negocios.

- Seleccionar personal en instantes sin referencias, etc.

- Conocer a una pareja y casarse en semanas.

- No dar importancia a síntomas de enfermedad grave ("No es nada, ya se me pasará").

Cuando debido a esta posición luego llegan las consecuencias desastrosas lógicas la
persona pasa fácilmente a la posición Nihilista. Pues, a pesar de ser contraria, suele
mostrarse alternante y propia de los momentos en los que las excesivas pretensiones se
transforman en fracasos.

2º PARANOIDE YO+/TU-

Que en palabras de Berne equivale a decir "Yo soy un príncipe, tú eres una rana". Es una
posición "arrogante" de personas que miran despreciativamente a los demás, se enfadan,
inician cruzadas y a veces guerras y se sientan en grupos para encontrar faltas o defectos en
sus inferiores o enemigos reales o imaginarios.

Clínicamente la llamamos paranoide por su semejanza con los enfermos paranoicos que
actúan con desconfianza, rencor, sintiéndose perseguidos, que rumian venganzas.

Históricamente, puede ser que oyera muchas veces críticas, descalificaciones plenas, malos
tratos, amenazas terroríficas, etc. Cada experiencia traumática le sumía en la más profunda
angustia y desesperanza ..., decidió entonces identificarse con el agresor. Cuando un niño es
maltratado en la niñez, se refugia en algún rincón y decide, después de alguna paliza o
escarnio: "Algún día me vengaré ..." y esto le mantiene vivo. Generalmente tiene un
modelo de la misma posición, del mismo sexo.
Las personas en esta posición no tienen autocrítica, piensan que siempre tienen la razón y
que la culpa es de los demás. Tienden a ser dominantes, sojuzgar y pelear, o bien, librarse
de la gente ... frecuentemente, para terminar solo, cuando ya no hay nadie que les aguante.

Se manifiesta poco comunicativo, adusto, reservado, altivo y desconfiado. Cuando protege


lo hace paternalísticamente. Si hace chistes, no sabe prescindir del sarcasmo; es crítico y
malicioso.

Sus lemas son: "hay que desembarazarse de..., o quitarse el problema de ..." Yo valgo y soy
el único. Por eso estas personas no reciben caricias de los demás, ni positivas ni negativas.
En cambio, si dan caricias negativas, tanto condicionales como incondicionales, pudiendo
llegar a ser crueles.

La persona +/- nunca se siente derrotada y siempre se piensa superior a los demás,
indispensable y con derecho a despreciarlos.

3º DEPRESIVA YO-/TU+

Al contrario que la anterior, la persona de esta posición tiende a ver en sí mismo solo los
aspectos negativos: se sienten incapaces, inferiores, impotentes frente a los otros, vacíos,
dignos de compasión, sin ningún valor.

El origen de esta posición está en una actitud sobreprotectora que les privó de toda
confianza en sí mismo. Una criatura nace biológicamente inferior a los mayores hasta que
va adquiriendo las estructuras físicas y mentales con el desarrollo. Es, por tanto, la posición
natural con la que nacemos, dada la indefensión de los primeros años de vida y que poco a
poco se va transformando, cuando el desarrollo es adecuado, a través de sus propios logros,
etc. aspecto que en estas personas estuvo vedado por tener unos mayores demasiado
melindrosos ante los riesgos y peligros, reales o imaginarios, de forma que van actuando en
lugar del niño, restringiendo su capacidad y sus posibilidades de lograrlo por si mismos y
suplantando su capacidad, decidiendo por él, invadiéndolo constantemente y atrofiando el
sentimiento de autovalía del niño al que se desea proteger.

Va sacando la conclusión de que estará bien y será protegido, acariciado, amparado ...,
mientras se muestre inferior, incapaz, desvalido e inútil ante los demás.

Por tanto, siempre están dispuestos a cargar con las descalificaciones y desprecios, burlas y
risas. Prefieren no hacer, seguir pasivos, no correr riesgos, obedecen y se esfuerzan por
complacer ... ¡que remedio!... cometiendo infinidad de torpezas y errores.

La persecución o sobreprotección en frases tales como: "inútil ..., no sirves para nada ...,
otra vez te equivocaste ..., eres un desastre ..., como tu abuelo, déjame a mi ..., anda, anda,
ya lo haré yo..., le hacen sucumbir e internalizarlas de forma que ya se lo dice a si mismo:
"soy inferior, soy tonto, soy estúpido, fea, no me merezco que me quieran, a quien voy a
gustar...,"

De todo esto van sacando su lema de "escaparse de... o huir de..." no tomando decisiones o
haciéndolo con excesiva cautela porque les da miedo decidir y, a la más mínima, cambian
la decisión. Su función en la vida piensan que es la de servir a los demás, ser complacientes
y agradar, siempre agradar, obedecer y nunca reivindicar o reclamar derechos ¿Qué
derechos? solo tienen derecho a hacer favores.

4º NIHILISTA YO-/TU-

Es la posición de "futilidad", la de los ¿por qué no?: "¿Por qué no suicidarse..., o volverse
loco?. Clínicamente es esquizoide. Se llama nihilista por su similitud con las filosofías
amargas, sin salida, como la de Nietzsche (Nihil = nada). Y fútil por la tendencia a
abandonar toda esperanza, no creer en sí mismos, en nada ni en nadie.

En momentos de desesperación, cualquier persona puede pasar por esta posición. Pero si es
básica, adoptada por una persona en su trágica infancia de abandonos, muertes, miserias,
persecuciones, etc. el fin más probable es el de cárcel, manicomio, hospital o la mugre de
cualquier lugar.

La persona de esta posición "yo estoy mal, tú estás mal" está aislada, indiferente, apática, es
como si fuese culpable de haber nacido; consecuentemente "nada merece la pena" para
ellos.

Desde ellos se desprende angustia existencial, autodestrucción, desaliento, menosprecio de


todo. Su lema es "no ir a ningún lado", todo da igual. Ni arriesga, ni está dispuesto al
cambio y si lucha por algo lo hace para demostrar que nada vale la pena porque todo está
mal.

Frases típicas pueden ser: "la vida es una porquería... no creo en nada... ¿para qué?... me
voy a matar, ja, ja,... si no consigo... me pego un tiro y se acabó el problema... ¿a quien le
voy a importar?". Etc.

Es la posición del suicida pero también del homicida, es capaz de morir matando.

5º REALISTA YO+-/TU+-

Que en otro modo de expresión puede traducirse en "Yo estoy más o menos bien, Tu estás
más o menos bien" o, de otro modo, "Yo estoy básicamente bien, Tu estás básicamente
bien".
Es la posición adecuada desde la que la persona contempla la realidad integrando los
aspectos positivos y negativos que todos poseemos, pero a la vez, manteniendo la
autoestima y el respeto por sí mismo con una actitud autocrítica Adulta, ubicándonos en el
justo valor, viéndonos como somos y sintiéndonos bien con ello, sin hipotecarnos en la idea
de ser perfectos, o geniales, o bellísimos, o ricos, etc.

De acuerdo con los postulados esenciales en la psicología humanista, la "esencia" de uno


mismo está bien, luego pueden haber conductas que sean más exitosas y otras no tanto,
pero esto forma ya parte de una capa más superficial, externa, fuera de la innata condición
humana de valor y dignidad.

En palabras de Berne "todos los seres humanos nacen + ... Príncipes o princesas ... pero a
algunos los padres les transforman en sapos". En principio cada bebé nace potenciálmente
feliz, pero él no tiene conciencia de ello, necesita que le traten de acuerdo a ello para ir
integrando esa idea en su propia decisión. Para ello necesita recibir caricias incondicionales
y condicionales adecuadas, abrigo, alimentación,... y, en definitiva, un trato que responda a
sus necesidades de crecimiento. Entonces se irá sintiendo querido, satisfecho, feliz, seguro
de sí mismo. También a veces tendrá que soportar pequeñas frustraciones, cometer errores,
percibir sus limitaciones ..., ello le ayudará a verse a sí mismo con realismo.

En resumen, la persona ubicada en una posición realista mostrará las siguientes


características:

- Cree en sus valores y principios y está dispuesto a defenderlos aún con la opinión
contraria del grupo. Sin embargo, si la experiencia o evidencia aconseja un cambio, se
siente suficientemente seguro para cambiar sus criterios.

- Actúa según sus propias convicciones aún a riesgo de equivocarse. Cuando ello ocurre lo
acepta y aprende de sus errores, pero sin sentir humillación.

- En el momento y situación en que se encuentre trabaja cooperando con los demás.

- Confía en sí mismo y en su capacidad y habilidad al enfrentarse a nuevos problemas,


independientemente de aciertos o fracasos anteriores.

- Se siente a la vez equiparable y diferente a los otros, ni superior ni inferior, pero viendo
sus diferentes características, habilidades, etc.

- Acepta y da caricias sinceras y adecuadas.

- Muestra resistencia a ser dominado por los demás.

- Acepta su impulsos, deseos y sentimientos y es capaz de reconocerlos y admitirlos ante


los demás.
- Disfruta con una extensa variedad de situaciones y actividades: lectura, arte, viajes,
espectáculos, amigos, deporte, trabajo, ...

- Es comprensivo con los demás y capaz de empatizar con ellos, comprende sus
necesidades y se solidariza ante las peticiones de ayuda.

- Respeta las creencias, actitudes, costumbres, religiones, principios políticos, etc. de los
demás.

- Si lo considera oportuno y adecuado puede ejercer el liderazgo, pero no siente la


necesidad de ejercer influencia.

- Manifiesta un tono adecuado tanto en la expresión de sus ideas como de sus sentimientos.

- Hace críticas de la realidad utilizando la creatividad propia de forma cooperativa.

- Su lema es algo así como "progresar con..." o "podemos seguir cooperando..."

Estas posiciones existenciales son universales entre todo el género humano porque toda
persona nace de una madre que luego lo amamanta (o le da biberón) y allí recibe una serie
de mensajes que luego refuerza a medida que adquiere su educación, sea esta en una gran
ciudad, en una aldea, en un barrio bajo o en la selva.

Cada persona es el producto de miles o millones de momentos diferentes, con distintos


estados de ánimo y cientos de aventuras. Esto hace que cada persona tenga un sinfín de
complejidades e, incluso, aparentes contradicciones; pero, a pesar de ello, generalmente
puede detectarse una posición básica, bajo la cual la persona siente que pisa tierra firme y
por ello va a ser tan reacia para abandonarla como si tuviera que abandonar los cimientos
de su casa.

POSICIÓN EXISTENCIAL Y MODOS DE PENSAMIENTO

El efecto de la posición existencial sesga y altera la forma de percibir y aprender. Por tanto,
igual que existen emociones vinculadas a cada una de las posiciones, también lo están las
otras formas de actividad intelectual, como puede ser el pensamiento. La deformación del
proceso de pensar puede producirse por alteraciones o deformaciones de:

- La percepción
- El proceso de cambio del pensamiento mágico y mágico-simbólico por la inteligencia
lógico-concreta y lógico-abstracta.

- La aprehensión intuitiva de la realidad

- Por descalificación del pensamiento lógico

- Por negación de la verdad evidente y predominio de la fabulación

Según el esquema teórico de las cinco posiciones existenciales, son discernibles también
sendas "formas de pensamiento" de manera que siempre que pensamos lo hacemos desde
uno de estos "moldes" de forma de pensar. Son los siguientes:

1- MODO INERTE: Corresponde a la posición nihilista. Se caracteriza por la


irracionalidad, la indiferenciación, la incoherencia y la falta de ímpetu intelectual.

2- MODO DOGMÁTICO: Caracteriza a la posición paranoide. Parte del prejuicio y de la


verdad incontrastable, se apoya en el principio de autoridad y muestra, en todo momento,
una seguridad incuestionable para mantener un proceder arbitrario, autosuficiente e
implacable ante la réplica.

3- MODO CONFUSO: Es propio de la posición existencial depresiva. Imita el modo de


proceder de otros, repite memorística y torpemente los planteamientos ajenos, parasitando y
repitiendo los contenidos de forma acrítica y conformista.

4- MODO SUPERFICIAL: Típico de la posición maníaca. Salta indistintamente de lo


fabulado a lo real. Su proceso es desconsiderado con la forma, muy original en los
contenidos y muy presuntuoso. Hace tabla rasa de los pormenores, cuyo tratamiento es
laborioso, a fin de resaltar su verdad apriorística.

5- MODO REALISTA: Es un modo abierto, que indaga sin prejuicios ni concepciones


apriorísticas, reflexiona, libre del principio de autoridad y ajusta sus juicios a los datos de lo
real, verificables por otros.