Está en la página 1de 3

COMUNICACIÓN NO VERBAL

El área de la comunicación no verbal es amplia, incluye todo el campo de movimientos


elocuentes, expresivos, gestuales, que tienen significados, es decir, que aparte del lenguaje,
podemos comunicarnos con nuestras autoexpresiones, con objetos que llevamos en nuestro
cuerpo, con ademanes, con gestos.
La separación entre lenguaje verbal y no verbal es artificial, pues ambos están íntimamente
entrelazados, formando el proceso de la comunicación. Existen circunstancias en que un
tipo de lenguaje predomina sobre el otro, pero siempre ambos están presentes. También se
reconoce que el lenguaje no verbal puede repetir, contradecir, sustituir, reforzar y regular el
lenguaje verbal.
La situación básica en el estudio de la comunicación no verbal (CNV) es la interacción cara
a cara. La comunicación se concibe como un proceso en el que participa todo el cuerpo.
A la comunicación no verbal se le atribuye las funciones de: comunicar actitudes y
emociones, apoyar a la comunicación verbal y reemplazar al lenguaje en determinadas
situaciones de interacción.
Existen tres ámbitos de estudio de la comunicación no verbal: kinesia, paralingüistica y
proxémica.

a) Kinesia - Comunicación no verbal expresada a través de los movimientos del cuerpo.


Algunos autores la definen como “ciencia de la conducta comunicativa corporal”. El
contacto corporal es quizás, la forma más primitiva de comunicación. La comunicación
táctil se demuestra en todo el cuerpo, revelando aproximación o apartamiento entre los
individuos. El tacto puede mostrar ternura, entusiasmo, apoyo afectivo, etc.
Entre las principales fuentes de comportamiento kinésico están: la postura, corporal, los
gestos, la expresión facial, la mirada y la sonrisa.

b) Paralingüistica - Estudia el comportamiento no verbal expresado en la voz.


Se ocupa del análisis de fenómenos vocales que acompañan al lenguaje, cualidades de la
voz (registro de voz, intensidad, ritmo; entonación, prosodia, análisis de la voz);
expresiones vocálicas, como el reír, gritar, gemir, bostezar; pausas en el habla,
aglomeración de sílabas o palabras, tartamudeo, etc., sirven como reguladores o
intensificadores de su contenido.
El comportamiento lingüístico está determinado por dos factores: el código y el contenido
que se pretende comunicar. Sin embargo, estos dos factores no constituyen la totalidad del
comportamiento ni verbal ni comunicativo. Existen variaciones lingüísticas, entre las que se
pueden citar la elección del idioma, la utilización de un lenguaje simple o elaborado, la
elección de los tiempos verbales, etc., y existen, por otro lado, variaciones no lingüísticas,
como el ritmo, el tono y el volumen de la voz, y es al estudio de las variaciones no
lingüísticas que se dedica la paralingüistica.
La paralingüistica cumple funciones básicas del contradecir o reforzar el mensaje
expresado verbalmente.

c) Proxémica - Se encarga de estudiar el comportamiento no verbal relacionado con el


espacio personal.
Comprende el estudio del aprovechamiento del espacio por personas en interacción y de la
correspondiente orientación perceptiva en el espacio.
El espacio personal se define como aquel que nos rodea, al que no dejamos que otros entren
a no ser que les invitemos a hacerlo o se den circunstancias especiales.
Entiende la conducta espacial como un peculiar sistema de comunicación humana no
verbal, cuyas unidades básicas –actitud corporal de pie, sentado, ángulo de orientación de
los integrantes, de frente, de lado, sensaciones olfativas, etc.- se conectan mediante diversos
canales de comunicación y forman en común un complejo patrón de conducta espacial.
La distancia que se guarda entre dos personas comunica la naturaleza de la interacción
establecida y regulada por valores y normas de una cultura específica. Sólo permitimos la
intromisión a nuestro espacio personal cuando el acercamiento de una persona sí nos
interesa afectivamente.

En la vida cotidiana solemos sustituir las caricias físicas por caricias verbales, las cuales
son muy importantes para mejorar las relaciones interpersonales, y son las más adecuadas
entre desconocidos.
EJEMPLO DE COMUNICACIÓN NO VERBAL (PROXÉMICA)

Proxémica es el estudio de todos aquellos aspectos de la Comunicación No Verbal (CNV)


que se refiere a la distancia o proximidad física que existe entre las personas que están
manteniendo una comunicación.

Ejemplo:

Si estas en el salón de clase con tus compañeros, mira a tu alrededor y observa cómo están
sentados o de pie. ¿Cuál es el espacio promedio entre ellos? ¿Parece alguno de ellos
demasiado cerca de otro? ¿Se tocan entre ellos?

¿Qué se puede deducir de esto?

Si una persona se acerca mucho al otro (invadiendo el espacio del cuerpo del otro) el otro
puede llegar a sentirse incómodo y afectado en la conversación, a menos que la persona
próxima sea una persona con quien tenga una buena relación.

Hasta que punto podemos tocarnos unos a otros también varía entre
las personas, por ejemplo, los “reservados” se inclinan menos hacia
los gestos que impliquen tocar a los demás. A pesar de ello, tocar es
una parte importante de la comunicación y relación humana. El hecho
de tocar, además, puede a menudo ser más expresivo que el lenguaje.
En momentos de extrema emoción, cuando no tenemos palabras, recurrimos a utilizar el
contacto. Un abrazo, una mano en el hombro, un apretón en el brazo, dicen, con frecuencia,
mucho más claramente que las palabras, lo que sentimos hacia la otra persona. De nuevo,
sin embargo, el tipo de contacto que es permisible viene determinado por la cultura en que
vivimos y la relación establecida con la otra persona.

Finalmente, la forma en que nos relacionamos y comunicamos unos con otros, puede verse
igualmente afectada por otros aspectos proxémicos, como la forma en que los muebles u
otros elementos están dispuestos en el salón.