Está en la página 1de 9

COMPORTAMIENTO DE LA

PORCICULTURA EN MÉXICO
1. Marco de referencia

Desde 1986 la economía mexicana ha registrado cambios estructurales en las políticas


relacionadas con el ambiente externo, consistentes en la apertura a la competencia del
exterior. En lo interno se han observado cambios como la privatización de empresas
públicas, la desregulación económica, la supresión de los precios oficiales, la modificación a
la base jurídica del ejido y la eliminación de los subsidios a los insumos y servicios para la
producción agropecuaria (García, 2000).

En 2008, la economía mexicana se vio afectada por la crisis económica de los Estados
Unidos, la volatilidad de los mercados, la baja en las remesas y la crisis alimentaria,
condujeron a una alza indiscriminada en el precio de los cultivos agroindustriales y granos
empleados que se emplean en la alimentación de la población y del ganado, precios
también influidos por las alzas generalizadas en los insumos agropecuarios tales como
fertilizante y petróleo, sin embargo, pese a todos esos eventos el incremento del PIB
ligeramente superior al 1%.

Estos factores inciden directamente en el poder adquisitivo de la población y en los costos


de producción de la actividad pecuaria, destaca el precio del alimento para ganado que
registraron aumentos de hasta el 50% y el precio de grano hasta el 100%.

Si bien la participación del sector pecuario en el producto interno bruto es mínima (alrededor
del 0,3 por ciento), su importancia reside en proporcionar un conjunto de productos a una
amplia y compleja cadena productiva que incluye la producción de granos forrajeros y
oleaginosas, la elaboración de alimentos balanceados, producción de fármacos y productos
biológicos, etc.

En general, las políticas macroeconómicas y sectoriales recientes han tenido un fuerte


efecto en el desarrollo del sector pecuario. El retiro de los subsidios gubernamentales los
granos y los efectos de la apertura comercial han provocado una depuración de los
integrantes de las cadenas, se han consolidado las empresas y productores más eficientes y
eliminado básicamente la producción de tipo campesino.

Por la magnitud del inventario y la cantidad de carne producida, la porcicultura fue el sistema
ganadero más importante del país entre 1975 y 1985, en la década de los sesenta y la mitad
de los setenta, la carne de cerdo presentó una alta elasticidad-ingreso y constituía el
producto cárnico de mayor consumo en los estratos de la población de menores ingresos
(Espejo 1999).

En México, la porcicultura actualmente ocupa el tercer lugar en importancia como sistema


productor de carne después de la cría de bovinos y aves.

En este documento se hará una breve descripción de los fenómenos que han influido en el
desarrollo la actividad, observando el comportamiento de la producción y el consumo de
carne de cerdo.
Los sistemas de Producción Porcina en México.

En el país coexisten tres sistemas de producción relacionados al tamaño, sistema de


producción tecnificado que se caracteriza por una alta capacidad de innovación tecnológica
y los de articulación de los eslabones de la cadena por lo regular agrupa a grandes
empresas y productores; el sistema semitecnificado son mediando productores o
cooperativas pecuarias que dan servicio a sus integrantes, por lo regular atienden un aparte
de mercado nacional, existe innovación y desarrollo tecnológico siempre y cuando logren los
subsidios o créditos para implementar acciones de mejora, finalmente el sistema de
producción campesina, que es básicamente de traspatio, con poco acceso a tecnología y
créditos, son altamente vulnerables a los cambios en el mercado y a la baja en los precios.

Estructura Etapas y formas Características Parámetros productivo-


integradas tecnológicos
Empresas tecnificadas  Producción de  20-25% de la Coeficiente de conversión
(40% de la producción) pie de cría piara entre 3 a 3.10
 Producción cría-  Granjas entra Mejoras genéticas
engorda 80/120 mil cerdos/año Tasa de extracción 120 a
 Fabrica  Instalaciones 140%
alimentos balanceados tecnificadas
 Laboratorios  Genética de alta
 Rastros calidad
 Frigoríficos  Concentración
especializados engorda
 Industrialización  Crédito con la
(jamones, embutidos) banca privada
 Comercialización
al mayoreo
Semi-tecnificados  Cría/engorda  20% de la piara  Coeficientes de
(30% de la producción)  Fabricación de  Buena conversión de 3.5/4.5
alimentos infraestructura y  Tasa de
 Frigoríficos / tecnología de extracción 80/100%
comercialización al producción
mayoreo y medio  Dependencia del
mayoreo insumo alimenticio y
biológico
 Fuerte
dependencia del
sistema de crédito
oficial
Sistema tipo campesino  Pequeñas fincas  55% de la piara  Tasa de
(30% de la producción) y traspatio  Alimentación en extracción 60%
 Cría-engorda sin base a esquilmos y  Alta mortandad
especialización desperdicios 20 a 25%
 Autoconsumo  Base genética
parcial estancada (por lo
 Venta de ganado regular razas criollas)
a pie á intermediarios  Tamaño medio
10/20 cerdos

Fuente: FAO 1997


Producción Nacional

La historia de la producción porcícola ha tenido diversos comportamientos que no dejan de


estar vinculados a las políticas públicas de apoyo al sector, ello se demuestra en la
oscilación de la producción durante los últimos 32 años.

Por la magnitud del inventario y la cantidad de carne producida, la porcicultura fue el sistema
ganadero más importante del país entre 1972 y 1985.

P roducción Nacional, carne de cerdo en canal

1,600

1,400

1,200

1,000

800

600

400

Año

Fuente: elaboración propia a partir de datos históricos de la SAGARPA, el año 2009 es estimación.

Durante la década de los sesenta y la mitad de los setenta, la carne de cerdo constituía el
producto cárnico de mayor consumo en los estratos de la población de menores ingresos
(Espejo 1999).

En esa época, los cambios a nivel mundial en los sistemas de alimentación, genética,
sanidad y manejo, permitió un descenso del precio relativo de la carne de cerdo,
convirtiéndola, a partir de entonces, en una de las carnes de mayor consumo en todo el
mundo (FAO, 1993).

Durante el período de mayor auge, el inventario porcino aumentó de 10 millones de cabezas


en 1972 a 19,3 millones en 1983, la producción de carne de cerdo se incrementó en una
tasa media anual del 9 por ciento, pasando de 573,000 toneladas en 1972 a 1,4 millones en
1983.

Los factores que determinaron este dinamismo fueron un mercado interno en expansión
(con tasas de crecimiento del 8% en los años sesenta y tasas poco menores a principios de
los setenta), un rápido proceso de urbanización que provocó cambios sustanciales en los
hábitos de consumo, una economía de subsidio (en este caso al sorgo, que en México es el
principal componente de la dieta de los cerdos), una política proteccionista que imponía
elevados aranceles a los productos de importación, influyó también los adelantos
tecnológicos que el país adoptó del exterior (INIFAP 1992).
La crisis de los años ochenta y los programas de ajuste económico, modificaron el papel que
desempeñaba la porcicultura, el mercado interno se contrajo y se eliminaron casi en su
totalidad los subsidios al sector agropecuario.

A pesar de que esta actividad fue la más dinámica durante la expansión pecuaria de los
años setenta y setenta, fue la más afectada por la crisis y la falta de subsidios
principalmente la compra de grano de sorgo a precios bajos, esto desencadenó una declive
sustancial en los inventarios, en los niveles de producción y una progresiva pérdida de
posiciones en el mercado (con cierre de cientos de cooperativas, empresas y cambio de giro
de los productores de tipo campesino).

La piara se redujo en forma sistemática hasta 1995, la producción de carne en canal


disminuyó un 50 por ciento entre 1983 y 1989.

En 1992 el TLCAN es suscrito y no hay efecto alguno en la producción y exportación, sin


embargo en 1995 México entra en una severa crisis económica que fomenta el consumo de
carne de cerdo debido al elevado precio de la carne de res.

En 1999 se esperaba un crecimiento del 2.3% por encima de la obtenida el año anterior; sin
embargo, la elevada importación de carne de cerdo a precios inferiores, llevó a un
comportamiento atípico de la producción, que produjo la liquidación de inventarios,
principalmente de las explotaciones semitecnificadas, las cuales ante un escaso margen de
rentabilidad optaron por el retiro de la producción (SAGAR 2000).

El comportamiento singular que tuvo el mercado en ese año (precios nacionales bajos e
importaciones crecientes), hubo una disminución de los márgenes de utilidad obligando a los
pequeños productores a buscar mercados menos competitivos o en su caso retirarse de la
actividad.

Estos movimientos fueron aprovechados por los medianos y grandes productores, que
cuentan con proceso tecnificados e integrados a ciertos eslabones de la cadena productiva,
incluso muchos de ellos expandieron sus mercados reflejándose en el crecimiento de la
producción nacional.

Como medida para fomentar el crecimiento de la actividad a nivel nacional, se ponen


aranceles a la importación lo cual tienen efecto en los precios y producción llegando en el
año 2000, después de 13 años producir un poco más de 1 millón de toneladas de carne, a
un precio promedio de $20.19, la piara nacional se ubica en 15.3 millones de cabezas y por
primera vez la actividad muestra signos de recuperación y márgenes de utilidad adecuados.

El aspecto zoosanitario suscitado a nivel internacional entre el 2003 y 2004, tuvieron un


efecto significativo en la reactivación de la actividad. En el 2003 la aparición de la
Encefalopatía Espongiforme Bovina y los primeros brotes de Influenza Aviar de Alta
Patogenicidad, marcó cambio en los hábitos alimenticios de la población, esta situación
provocó una sobre demanda de carne de porcino con las respectivas consecuencias en el
precio, sin embargo, esta bonanza duró poco ya que los precios de los granos forrajeros y
oleaginosas utilizados para la producción de alimentos balanceados se incrementaron
considerablemente.

A partir del 2005 se estabiliza la producción y se presenta un panorama más halagüeño para
los productores, los precios de los insumos, granos y materias primas permanecen estables,
las elevadas regulaciones zoosanitarias a la carne de ave y res, permitieron elevar los
niveles de producción y rentabilidad, aunado a los cambios en los hábitos alimenticios se
tuvo un crecimiento sostenido.
Después de un periodo de estabilidad del sector, la crisis alimentaria del 2008 marcada por
elevados costos de granos (el precio del maíz amarillo pasó de $1,200 a $3,200 la
tonelada), producir un kilo de carne de cerdo en canal costó 19 pesos y el precio de venta a
los intermediarios fue de $19.50.

Las importaciones de carne proveniente de Estados Unidos mantuvieron su ritmo de


crecimiento, por tercer año fueron arriba de las 500 mil toneladas, cuando en 2007 era de
sólo 340 mil toneladas.

El 2008 se puede decir que la actividad tuvo un retroceso en la producción de -0.2%


comparada con el año 2007, la producción anual se ubicó 1.14 millones de toneladas.

Importaciones/Consumo Nacional Aparente

Como se ha señalado la economía mexicana ha registrado cambios estructurales en las


políticas públicas, en el sector porcícola se pueden resumir el impacto en: i) la apertura del
mercado, ii) el exabrupto retiro de los apoyos gubernamentales, iii) la falta de competitividad,
iv) la carencia de un mercado articulado y v) la gran de dependencia de insumos
importados, han provocado una gran afectación en la actividad. Solo las más eficientes han
sobrevivido y se han consolidado, la producción de tipo campesino ha venido a la baja
dramáticamente la última década debido a su ineficiencia y falta de innovación (Mungaray y
Ocegueda, 1995).

Aunado alo anterior, los sistemas tradicionales de producción porcina en México poco
pueden responder al considerable aumento exportaciones del EE.UU., en un análisis
realizado por el USDA menciona que la pérdida de competitividad del sector en México tiene
su origen en cuatro factores: i) los elevados subsidios a la producción y a la
comercialización que otorga EE.UU., ii) una falta de puntos de inspección fronterizos, iii)
elevado costo de los insumos y alimentos (que representan al menos el 50% de los costos
de producción) causado por la paridad peso-dólar y iv) el gran aumento que en el 2009
tendrá EE.UU. en el número de vientres a sacrificar que se espera sea un 5.5% mayor al
2008.

Importaciones de carne de cerdo


700

600

500

400

300

200

100

0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Año

Fuente: elaboración propia a partir de datos de la CGG-SAGARPA


México se ha consolida como el segundo principal destino de las exportaciones de carne de
cerdo de Estados Unidos después de Japón.

Fuente: tomado de USDA-ERS 2009

Todo ello traerá como consecuencia que productores pequeños y algunos semitecnificados
abandonen la actividad debido a una baja rentabilidad, el vacío que dejan pueda ser
aprovechado por la exportaciones estadounidenses o por los productores más grandes de
México.
Los productores de industriales tienen que competir con los de EE.UU, una circunstancia
que ha beneficiado a las empresas Mexicanas es la innovación, sin embargo con el alza en
la producción que se espera para 2009 por parte de EE.UU., tienen el reto de trabajar
arduamente en la innovación en productos, envases y servicios, pero el más grande es el
mejoramiento de la rentabilidad de su producción (fuente USDA Gain Report
2009/International Meat Review/april 2009).

C onsumo Nacional Aparente


2,000

1,800

1,600

1,400

1,200

1,000

800

600

400

200

0
1990 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Año
Nacional Importaciones

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Producción (SAGARPA) e Importaciones (SNIIM)

De 1990 al 2008 las importaciones han aumentado un 1,797%, el volumen importado se


conservó arriba de las 593 mil toneladas, con un valor de 658 millones de dólares colocado
en la frontera (USDA 2009). Esto representa que un kilo de carne da en EE.UU. colocada en
la frontera tiene un costo de USD$1.1 dólar ($14.69), lo cual contrasta con el precio
nacional que en el 2008 cerró en por arriba de los $25 pesos.

De acuerdo con la Federación de Exportaciones de Carne de EE.UU. (USMEF), tuvieron un


alza en las exportaciones en febrero del 2009 con un incremento del 4.7%, mercados como
Japón y México continúan desempeñándose extraordinariamente y la carne de cerdo
estadounidense está ganando terreno y se consolidan como el principal destino de las
exportaciones Estadounidenses.

Funte: Principales importadores de carne de cerdo, Tomada de ASERCA – 2008

Exportaciones

Las exportaciones de carne de porcino fresca, refrigerada o congelada, han mostrado un


gran dinamismo. México ha aprovechado los tratados de libre comercio con la región de
Asia-Pacífico al incrementar sus exportaciones agropecuarias, el comportamiento de la
carne de cerdo ha sido creciente paso de 24,000 toneladas en el 2002 a 2067 toneladas en
2007, alrededor del 85% de la producción de exportación tiene como destino el mercado
Japonés.

Este fenómeno fue incentivado en 1997 debido a que Japón declaró prohibió la compra del
100% de carne de cerdo producida en Taiwán, debido a intoxicaciones por Escherichia
Coli.
Exportaciones de carne de cerdo
70

60

Miles de toneladas 50

40 EE.UU.
J apón
30 Otros

20

10

0
1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Año

Fuente: Elaboración propia a partir de datos obtenidos de INEGI.

En el año 2001 México aprovecha la oportunidad de introducirse a uno de los mercados de


consumo más exigentes y con mayor poder adquisitivo a través del sello “México Calidad
Suprema”, deja a un lado las exportaciones hacia EE.UU. y logra colocarse como el quinto
país de importancia en la exportación de carne de cerdo a Japón con 68,000 toneladas en el
2008.

Sin embargo, existe una gran competencia entre países para ganar posiciones en algunos
mercados; por ejemplo, las ventas de EE.UU. hacia Hong Kong son siete veces mayores a
las del 2007; los embarques a China se triplicaron y hacia Rusia se duplicaron. Canadá
compró 27% más que en el mismo periodo de 2007 y Japón elevó sus importaciones un 8%.

El consumidor estadounidense, por su parte, ha tratado de equilibrar sus gastos,


adquiriendo alimentos de menor precio. La carne de cerdo ha sido la opción más viable, en
comparación a la carne de res.

El año 2009 será un año difícil para los exportadores Mexicanos debido a la devaluación
peso-dólar y la elevada dependencia de insumos provenientes de EE.UU, la competencia
será elevada debido a la su parte las monedas asiáticas han tenido una recuperación de las
monedas asiáticas frente al dólar, este fenómeno ha abaratado la carne de cerdo
norteamericana en los mercados asiáticos.

En 2009, con la aparición del virus AH1N1, el impacto a las exportaciones Mexicanas hasta
el mes de mayo no es significativo debido a que Japón y EE.UU. cubren el 97% de las
exportaciones del país, le siguen en importancia Guatemala y Corea del Norte con una con
el 1.2%.

Países como Nicaragua, China, Ecuador, El Salvador, Perú y Colombia, han prohibido la
importación de carne de cerdo proveniente de México, sin embargo, la suma de este
mercado no llega a ser el 2%.

Rentabilidad y efecto del precio de los granos.

Consumo Per cápita Nacional

Conclusiones