Está en la página 1de 13

Linchamientos en el Estado de México. La crisis en varias dimensiones.

Elisa Godínez Pérez 

Resumen:   

El  tema  de  este  artículo  es  la  ola  de  linchamientos  ocurridos  en  el  Estado  de  México  a  lo  largo  de  los 
últimos meses. Esta ola comenzó en noviembre del año pasado y se extendió hasta mayo de este año. 
No  sabemos  si  esta  inercia  continúe,  pero  por  lo  pronto,  el  fenómeno  llama  la  atención.  Para  intentar 
aportar algunos elementos que ayuden a comprenderlo, retomo en primer lugar el contexto nacional en 
el que, sin que México sea oficialmente un estado fallido, se presentan signos alarmantes con respecto a 
la gobernabilidad y el alto grado de impunidad existente. En ese escenario, el hartazgo y la desconfianza 
propician  que,  en  algunos  casos,  la  necesidad  de  ejercer  justicia  se  pueda  desbordar  hasta  llegar  a  los 
casos de justicia por mano propia. Dónde y por qué ocurre este tipo de situaciones, son dos preguntas de 
las que intentaré esbozar respuesta. 
 
 
Según  Edgardo  Buscaglia,  un  reconocido  experto  en  crimen  organizado  y  coordinador  del 

Programa Internacional de Justicia y Desarrollo del Instituto Tecnológico Autónomo de México, nuestro 

país se encuentra en una situación que corresponde a los inicios del “Estado fallido”, pese a no llegar aún 

a esa categoría, se encuentra en los límites.1.El término “estado fallido”, si bien es polémico, sienta un 

precedente  para  el  análisis  y  la  discusión  sobre  el  grado  de  control  que  un  Estado,  ‐mediante  su 

gobierno‐ tiene, en principio, sobre su territorio, pero también existen otros factores que definen este 

control. El think‐tank estadounidense denominado Fund for Peace2 publica cada año un Índice Anual de 

Estados Fallidos y considera tres grupos de indicadores, sociales, económicos y políticos, para realizar las 

mediciones.  Estos  indicadores  son:  aumento  en  la  presión  demográfica;  movimiento  masivo  de 

refugiados o desplazados al interior del país que provocan emergencias humanitarias; legado de grupos 

que  buscan  venganza  o  “paranoia  grupal”;  huida  crónica  y  sostenida  de  gente;  desarrollo  económico 

desigual;  declive  económico  agudo  o  severo;  criminalización  y/o  deslegitimación  del  Estado;  deterioro 

progresivo de los servicios públicos; suspensión o aplicación arbitraria del estado de derecho y violación 

                                                            
1
 http://www.scribd.com/doc/8557410/Buscaglia  
2
 http://www.fundforpeace.org/web/index.php?option=com_content&task=view&id=452&Itemid=900  
generalizada  de  derechos  humanos;  aparatos  de  seguridad  que  operan  como  un  “Estado  dentro  del 

Estado”; aumento de élites facciosas; e intervención de otros Estados o de actores políticos externos. En 

el índice correspondiente al año 2010, México ocupa el lugar número 96 y se encuentra en el bloque de 

países “en peligro”, por debajo de “en alerta” que es el nivel máximo. Por lo anterior, se podría pensar 

que efectivamente México no se encuentra en una situación catastrófica; sin embargo, las condiciones 

prevalecientes  en  los  últimos  años,  con  respecto  a  la  crisis  de  seguridad  que  existe,  no  permiten 

mantener un espíritu optimista.  

  Es verdad que en estricto sentido, México no es todavía un estado fallido y que, en comparación 

con otros países, su situación no es extrema. De cualquier modo, un cálculo promedio señala que son ya 

22 mil muertes registradas desde diciembre de 2006 a la fecha, de las cuales 900 corresponden a niños, 

según lo han reportado organismos que trabajan por los Derechos de la Infancia.3 Estos muertos, se nos 

dice, son las bajas de la llamada “guerra contra el narcotráfico”, que más que ser una guerra en sentido 

estricto,  corresponde  a  la  estrategia  que  el  gobierno  federal  decidió  llevar  a  cabo  desde  la  llegada  de 

Felipe  Calderón  a  la  presidencia,  para  combatir  una  parte,  importante  sin  duda  pero  no  la  única,  del 

crimen  organizado.  En  ese  contexto,  el  grado  de  impunidad  existente  en  México  resulta  cada  vez  más 

alarmante:  es  casi  imposible  llevar  un  recuento  preciso  de  todos  y  cada  uno  de  los  crímenes  impunes 

que  se  comenten  a  diario.  No  sólo  en  el  ámbito  privado,  es  decir,  en  los  crímenes  que  cualquier 

ciudadano sufre a manos de otro particular, sino sobre todo, en los casos en el ámbito público, donde 

son los ciudadanos las víctimas de crímenes cometidos ‐sean por omisión, por negligencia o por abuso 

puntual y sistemático‐ por el Estado y donde todos estos crímenes no sólo no son resueltos, sino que son 

encubiertos o aminorados y donde no existen visos de que se haga justicia algún día. Y donde incluso, 

ante esta falta de justicia, se acreciente, al menos en la percepción ciudadana, una suerte de ánimo de 

venganza.  

                                                            
3
 http://www.eluniversal.com.mx/notas/685930.html  
Tan  sólo  en  los  últimos  años,  los  casos  de  crímenes  cometidos  por  parte  del  Estado  hacia  los 

ciudadanos se han incrementado o, por lo menos, la percepción que sobre los mismos hay es mayor. Es 

probable  que  en  décadas  anteriores  el  Estado  fuera  como  hoy  violador  de  derechos  humanos  y 

garantías, pero estos casos no se difundian con la celeridad con la que hoy se difunden. Hoy parece que 

son más casos y seguramente lo son, pero lo que ocurre es que gracias a los medios de comunicación se 

conocen más. Casos de impunidad como el encarcelamiento de dos mujeres indígenas ñhañhu acusadas 

de  secuestro  a  policías  federales  en  Querétaro,  la  violación  de  derechos  humanos  en  operativos 

policíacos que criminalizan la protesta social como el ocurrido en San Salvador Atenco, la muerte de 49 

niños en el incendio de una guardería subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social, la muerte a 

manos  del  ejército  de  dos  niños  en  un  retén  en  Tamaulipas,  la  muerte  de  dos  jóvenes  estudiantes 

durante  un  operativo  contra  el  narco  en  Monterrey,  por  nombrar  sólo  algunos,  pero  que  tienen  en 

común la participación directa del Estado y en donde no se castiga a los responsables de los crímenes, 

pese  a  que  las  pruebas  demuestran  la  responsabilidad  gubernamental  en  cada  caso.  Sin  embargo,  y 

aunque  cada  caso  es  un  escándalo,  siempre  viene  otro  caso  que  se  convierte  en  otro  escándalo  que 

provoca  el  olvido  del  anterior.  Así,  la  cadena  de  agravios  parece  interminable  y,  al  mismo  tiempo, 

imbatible: no hay nada que haga a los ciudadanos suponer que algún día se hará justicia. 

Al mismo tiempo, además de la dimensión coyuntural, el Estado mexicano parece atravesar una 

crisis estructural, por lo menos en el ámbito político‐jurídico. Aclaro lo anterior para no confundirnos con 

lo primero que se planteó sobre el estado fallido(que como vimos, pese a ser un término polémico), en el 

que  los  factores  que  se  consideran  para  realizar  la  medición  no  sólo  son  políticos.  Esta  crisis, 

políticamente  hablando,  tiene  que  ver  con  la  capacidad,  ahora  minada,  del  Estado  para  garantizar  la 

gobernabilidad,  es  decir,  un  Estado  que  tiene  poco  control  sobre  su  territorio,  en  términos  del 

monopolio legítimo de la violencia weberianamente hablando, pero también y más específicamente no 

es capaz de garantizar seguridad a los ciudadanos, sea por la presencia de grupos que socavan su poder, 
tanto como por la incapacidad de mantener el control a partir de los acuerdos y la negociación y por lo 

tanto  generar  situaciones  cada  vez  más  cotidianas  en  donde  su  legitimidad  y  su  control  se  ven 

amenazados o francamente desafiados. Estos acuerdos y negociaciones que estableció durante décadas 

el Estado mexicano con los distintos actores y fuerzas habían sido, a pesar de su grado de informalidad, 

un  factor  fundamental  para  lograr  gobernabilidad.  En  el  momento  en  el  que  el  partido  otrora 

hegemónico, el Partido Revolucionario Institucional, pierde dicha hegemonía  y comienza la alternancia 

con el Partido Acción Nacional, se abre un impasse aún vigente en el que muchos de esos acuerdos no 

escritos y de esa capacidad de negociación (aclaro que no apelo a ella en términos positivos o acríticos: 

mucha de esa negociación es base de las largas cadenas de corrupción implícitas en el sistema político 

mexicano)  se  han  roto  y  por  lo  tanto,  muchos  de  los  mecanismos  que  permitían  cierta  estabilidad  se 

encuentran dañados severamente. No es el cambio de partido en sí mismo lo que generó la crisis, toda 

vez que las prácticas que caracterizan al sistema político mexicano permean a todos los actores políticos, 

más allá de sólo a un partido. 

En  este  sentido,  la  crisis  estructural  toca  también,  inevitablemente,  la  esfera  jurídica.  En  este 

contexto,  los  fenómenos  de  la  llamada  “justicia  por  mano  propia”  aparecen  con  relativa  mayor 

frecuencia  en  los  últimos  años.  Los  linchamientos  son  expresiones  de  hartazgo  y  un  fenómeno 

paradójico  que  expresa  una  idea  falsa  sobre  la  justicia,  al  suponer  que  su  realización  equivale  a  la 

imposición de una pena, un castigo anta una falta cometida. No obstante, es evidente que se producen 

como consecuencia de la impunidad y la falta de confianza en el sistema de impartición de justicia, en 

donde  el  acceso  desigual  a  las  instancias  responsables  de  proporcionar  seguridad  y  vigilar  el 

cumplimiento de la ley se evidencia de manera muy grave. 

La palabra linchamiento, según la Real Academia de la Lengua, proviene del apellido Lynch –un 

juez  XVIII  del  siglo  de  Virginia,  EE.UU.‐  y  significa  “Ejecutar  sin  proceso  y  tumultuariamente  a  un 

sospechoso  o  a  un  reo.”.  Evidentemente,  un  linchamiento  es  un  acto  de  justicia  por  mano  propia 
cometido  ante  el  hecho,  supuesto  o  real,  de  haberse  cometido  un  delito.  Atendiendo  a  esta  primera 

definición,  parto  de  la  base  de  considerar  los  linchamientos  ocurridos  no  dentro  de  una  cárcel,  sino 

aquellos que ocurren en cierto contexto que a continuación explico. Si bien los linchamientos ocurren en 

diversos  contextos  socioculturales4,  hay  evidencias  de  que  hay  una  mayor  incidencia  en  entornos  de 

clases  populares,  donde  existen  actores  colectivos  que  pertenecen  a  lo  que  me  atrevo  a  denominar 

como  comunidades  históricamente  agraviadas  y  donde  se  genera  un  grado  de  confianza,  por  mínimo 

que sea, en las acciones y toma de decisiones en común. Es decir, que los linchamientos en México han 

ocurrido  con  cierta  frecuencia  en  comunidades  indígenas,  pueblos  y  colonias  o  barrios  populares.  No 

obstante,  quiero  enfatizar  que  en  ningún  sentido  los  linchamientos  son  parte  de  los  llamados  “usos  y 

costumbres”,  ya  que  afirmar  lo  anterior  es  una  muestra  de  prejuicios  e  ignorancia  que  nada  ayudan  a 

entender un fenómeno grave como el de la justicia por mano propia. Me referiré a los linchamientos que 

han  ocurrido  en  algunos  pueblos  del  Estado  de  México,  muy  cercanos  al  propio  D.F.  Se  entiende  que 

cada región tiene sus particularidades y que no resulta plausible hablar de los pueblos bajo un modelo 

descriptivo y analítico único. En este sentido, intentaré plantear algunos elementos para comprender un 

poco más el fenómeno en esta zona, aunque debo aclarar que este es un ensayo, y que para tales fines 

no  resulta  sencillo  por  razones  de  tiempo  elaborar  una  investigación  más  a  fondo,  que  dé  cuenta 

rigurosamente  de  los  factores  históricos  y  culturales,  toda  vez  que  el  análisis  diacrónico  además  de 

indispensable, siempre ofrece una mirada de mayor alcance y profundidad para analizar los fenómenos 

sociales y políticos. 

Los linchamientos son fenómenos complejos que no admiten una explicación simple; concentran 

una  densa  realidad  social,  política,  cultural,  jurídica  y  hasta  psicológica,  por  lo  que  un  intento 

interpretativo no puede ser más que a partir de un enfoque interdisciplinario. Desde el punto de vista 

                                                            
4
 Según Carlos M. Vilas (2001:27) y Edelberto Torres‐Rivas (2003:16) refieren que los linchamientos ocurren en 
contextos socioculturales diversos y que no es posible establecer una relación muy fuerte entre el 
multiculturalismo presente en un contexto y una mayor propensión a utilizar el recurso de la violencia.  
antropológico,  existen  preguntas  necesarias  en  torno  a  los  linchamientos,  como  por  ejemplo,  sobre  la 

relación:  entre  “comunidades”  o  pueblos,  considerados  como  actores  colectivos,  y  el  Estado;  entre 

sistemas normativos (o prácticas en torno a la justicia) propios de estos actores, en contraposición con el 

derecho positivo; entre violencia y cultura, por mencionar sólo algunas. Desde luego, estas expresiones 

de justicia por mano propia ocurren en distintas latitudes. En América Latina, ya sea por ser México parte 

de ella o por la cercanía lingüística y hasta cierto punto cultural, podemos ver con mayor claridad que en 

países  como  Guatemala,  Perú,  Bolivia,  Ecuador,  especialmente,  ocurren  con  una  frecuencia  notoria. 

Incluso, hay casos5 en Colombia, Brasil, Argentina, Paraguay, República Dominicana y en España, Líbano y 

China, por ejemplo. 

  Pero volvamos a nuestro país. En los meses recientes, de noviembre de 2009 a mayo de 2010 se 

han registrado por lo menos 11 linchamientos o intentos de en diversos lugares del Estado de México6. El 

mes de inicio del recuento se define, lógicamente porque a partir de ese momento comienza una oleada 

de intentos de linchamiento, misma que comienza a llamar la atención de los medios de comunicación y, 

“hasta  cierto  punto”  de  las  autoridades.  Digo  “hasta  cierto  punto”  porque,  a  mi  juicio,  no  pareciera 

suficiente lo que están haciendo. Esto lo comentaré más adelante. A continuación, un breve cuadro con 

la información: 

                                                            
5
 Esto lo digo por un monitoreo que he realizado desde el mes de febrero de este año. No entraré en detalle de 
este recuento porque no es objeto del ensayo pero consideré importante hacer la mención. 
6
 Puede haber un margen de error debido a que existe la posibilidad de que alguno no estuviera dentro del registro 
que he elaborado, toda vez que la manera en la que son reportados por la prensa contiene siempre algunas 
imprecisiones pero es, en primera instancia, la manera más accesible y directa de conocer los datos sobre esta 
modalidad de delito. 
No.    FECHA  LUGAR CONSUMADO O  SUPUESTO 
INTENTO/NÚMERO DE  DELITO 
VÍCTIMAS 
1  10  de  noviembre  de  San Matías Cuijingo, Juchitepec Intento ‐ 4 Secuestro
2009 
2  27  de  noviembre  de  Ecatzingo de Hidalgo Intento ‐2  Secuestro
2009 
3  8 de diciembre de 2009  Santiago Tolman, Otumba Intento ‐ 2 Secuestro
4  10 de diciembre de 2009  San  Francisco  Chimalpa,  Intento ‐1 Violación
Naucalpan 
5  28 de diciembre de 2009  San  Pedro  Chiautzingo,  Intento ‐2  Robo 
Tepetlaoxtoc, Texcoco 
6  30 de diciembre de 2009  Las  Rajas  Huitzizilapan  (San  Intento ‐ 5 Robo 
Martín), Lerma 
7  6 de enero de 2010 San  Pedro  Zictepec,  Tenango  Intento ‐ 4 Robo 
del Valle 
8  2 de marzo de 2010  Colonia  Maravillas,  Intento ‐ 1 Robo 
Nezahualcóyotl 
9  3 de marzo de 2010  San Felipe del Progreso Intento ‐ 2 Robo 
10  11 de mayo de 2010  Colonia  Emiliano  Zapata,  Intento ‐ 2 Robo 
Ayotla, Ixtapaluca 
11  18 de mayo de 2010  San Pedro Xalostoc, Ecatepec Consumado ‐ 1 Robo 
 

  ¿A qué obedece que en determinados momentos o temporadas se verifique un mayor número 

de  estos  acontecimientos?  La  pregunta  no  es  sencilla  de  responder  ni  existe  una  respuesta  única.  En 

otros  casos,  por  ejemplo,  aquellos  que  han  ocurrido  en  los  pueblos  del  sur  del  Distrito  Federal7,  se 

pueden encontrar ciertos elementos compartidos, en cuanto a las historias particulares de cada pueblo 

así  como  de  la  memoria  de  agravios  que  han  padecido  a  lo  largo  de  décadas,  especialmente  algunos 

relacionados  con  el  crecimiento  indiscriminado  y  desordenado  de  la  ciudad,  el  cual  ha  implicado  una 

presión  permanente  sobre  sus  tierras.  Cabe  señalar  que  parte  de  este  memorial  de  agravios  de  una 

relación desigual con la ciudad, un tema recurrente es la falta de seguridad en estos pueblos. Ya sea por 

la  “lejanía”  o  porque  no  se  encuentran  dentro  del  perímetro  donde  se  da  la  más  alta  tasa  de 

criminalidad,  el  caso  es  que  estos  pueblos  padecen  una  seria  falta  de  atención  al  respecto.  Durante 

muchas décadas, existió una figura de subdelegados o coordinadores territoriales en cada pueblo, cuyas 

                                                            
7
 Para mayores referencias y detalles de un caso particular, se puede revisar el artículo “Linchamiento, 
recomendación e hipótesis”, publicado en la revista Manuvuelta. Aquí la liga: 
http://issuu.com/cenco_uacm/docs/manovuelta_10  
funciones  se  parecían  mucho  a  las  de  los  llamados  “jueces  de  paz”,  es  decir  que  tenía,  entre  otras, 

facultades  para  dirimir  varios  conflictos  domésticos  y  de  contribuir  con  ello  a  mantener  la  armonía 

interna de la comunidad. Pero esta figura, que puede considerarse también una instancia de mediación 

entre el gobierno y la comunidad (puesto que entre sus funciones también está la gestión de asuntos con 

los  gobiernos),  no  tiene  facultades  de  resolver  otro  tipo  de  delitos,  los  cuales  generalmente  son  mal 

atendidos por parte de las autoridades formales: la policía no está presente y cuando se le necesita tarda 

mucho en acudir, las denuncias no prosperan, se deja libre a los presuntos delincuentes, etc. Así, estos 

pueblos  han  mantenido  una  relación  con  los  gobiernos  caracterizada  por  una  convivencia  articulada  a 

través  deinstancias  de  mediación  (personas  u  organizaciones)  en  las  que  prácticas  clientelares  y 

patronazgos se instituyeron como constante y donde la gestión de toda la serie de demandas (servicios 

urbanos,  atención  de  problemas  agrarios  o  indemnizaciones  por  sus  tierras,  la  seguridad  pública,  etc.) 

dependía, en general, de los acuerdos informales establecidos entre estas instancias de mediación y los 

gobernantes en turno. Es decir que en el momento en el que estos arreglos informales se desacomodan 

o la relación misma entra en crisis por alguna razón, como por ejemplo los cambios de administración de 

un  partido  político  a  otro,  se  evidencian  con  mayor  crudeza  las  contradicciones  de  esta  relación  entre 

gobierno y comunidades. 

  Ahora, debemos enfatizar algo: la violencia es un fenómeno multidimensional cuyos anclajes se 

encuentran  en  distintas  realidades  históricas  y  sociales.  En  el  caso  de  los  linchamientos,  una  de  las 

variables importantes para caracterizarlos es el contexto social y político en el que se verifican. En el caso 

específico  de  los  más  recientes  casos  de  linchamientos  en  el  Estado  de  México  vemos  que  de  los  11 

casos,  por  lo  menos  en  ocho  de  ellos  (Cuijingo;  Ecatzingo;  Santiago  Tolman;  Chiautzingo;  Las  Rajas 

Huitzizilapan;  San  Pedro  Zictepec  y  San  Felipe  del  Progreso)  el  contexto  corresponde  a  pueblos  que  si 

bien ya están prácticamente urbanizados, mantienen una serie de rasgos culturales en sus prácticas y sus 

formas de organización que se diferencias de otros núcleos poblacionales, como las colonias o barrios de 
la ciudad (aunque muchos de estos barrios, por ejemplo, hayan pertenecido anteriormente a un pueblo 

pero  quedaron  insertos  en  el  espacio  de  la  traza  urbana  y  por  ende  integrándose  de  manera 

irremediable a la lógica de la ciudad). Los otros tres (Colonia Maravillas, Neza; Colonia Emiliano Zapata, 

Ixtapaluca y San Pedro Xalostoc, Ecatepec), aunque mantengan incluso la nomenclatura que deja ver su 

pasado pueblerino (en el sentido de haber sido pueblos o barrios) son ya parte indefectible de grandes 

municipios,  densamente  poblados,  con  una  serie  de  problemáticas  urbanas  cotidianas  y  típicas  de  los 

grandes asentamientos formados sin planeación y con crecimiento desmedido y desorganizado. 

  Al parecer, a las autoridades del Estado de México, no les había parecido importante esta ola de 

linchamientos. No fue sino hasta el día 19 de mayo de este año que el Gobernador Enrique Peña Nieto 

que declaró  algo al respecto, afirmando que “no se permitirá que la gente  tome justicia por su propia 

mano,  independientemente  de  la  causa.”8  Alarma  la  declaración  por  la  falta  de  contenido,  es  una 

declaración hueca que contrasta con lo que momentos después afirmó, para referirse a la instalación de 

un grupo antisabotaje por parte de la Secretaría de Gobernación, en coordinación con los gobiernos del 

D.F. y del Estado de México, para prevenir y consignar a quien atente contra la red eléctrica: “Me parece 

que  la  violencia  que  se  está  presentando  es  de  manera  generalizada  en  el  país,  se  le  tiene  que  dar  su 

justa  dimensión  y  en  ese  sentido  tenemos  que  actuar  en  alcance  a  estrategias  bien  definidas,  para 

enfrentar  lo  que  yo  he  llamado  un  nuevo  fenómeno  delincuencial”.  Es  decir,  para  el  gobernador  no 

parece existir relación alguna entre el fenómeno de los linchamientos y el clima de violencia generalizada 

que vive el país. Concedamos que no existe una relación directa, comprobable de ello. Pero, por lo visto, 

a  Peña  Nieto  le  preocupa  más  el  linchamiento,  nocomo  parte  de  este  clima  de  violencia  generalizada, 

sino como un evento aislado que no merece mayor atención. 

  Por  su  parte,  el  primer  visitador  de  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  del  Estado  de  México 

(CODHEM),  Federico  Armeaga  Esquivel,  dijo  que  los  linchamientos  son  producto  de  la  inseguridad  y  la 

                                                            
8
 http://www.milenio.com/node/447313  
desconfianza  de  la  gente  hacia  las  instituciones  de  seguridad  y  procuración  de  justicia,  lo  que  todos 

sabemos.  Sin  embargo,  lo  más  grave  no  es  eso,  sino  lo  siguiente:  dijo  que“hasta  el  momento  la 

dependencia a la que pertenece no ha documentado ningún caso relacionado a este fenómeno, sólo lo 

que se conoce a través de los medios de comunicación.”9. Es decir ,que la principal instancia responsable 

de  vigilar  el  respeto  a  los  Derechos  Humanos,  ya  no  digamos  que  actúe  en  algún  sentido  ‐porque  en 

tanto no exista queja o denuncia interpuesta sólo “realizan recorridos” por las zonas, dice el visitador‐, 

sino que ni siquiera documenta ni lleva un registro pormenorizado de este tipo de acontecimientos. Esto 

demuestra  contundentemente  que  las  autoridades,  incluida  la  que  se  supone  debería  no  sólo  de 

registrar sino intervenir –la CODHEM‐ no tienen conocimiento suficiente y mucho menos estrategia para 

atender este  fenómeno. Además de las recomendaciones, que son el principal instrumento con el que 

cuentan  las  comisiones  de  Derechos  Humanos  para  sensibilizar  y  propiciar  los  cambios  en  los  diversos 

espacios  del  gobierno,  estas  comisiones  están  obligadas,  al  menos  moralmente,  a  presentar  alguna 

alternativa de observación o monitoreo y de atención ante esta problemática. 

A manera de conclusión 

  Los linchamientos son actos de justicia por mano propia, cometidos en contextos donde existen 

altos grados de irritación social. Ocasiones donde por un instante previo a que el colectivo se convierta 

en turba, y detrás de este momento de espontaneidad, hay un trance en el que se despliega un grado, 

por menor que sea, de confianza en la toma de decisiones en común. Así, los linchamientos han ocurrido 

con  relativa  frecuencia  en  nuestro  país  en  comunidades  o  pueblos,  colonias  o  barrios  donde  existe 

cotidianamente,  o  por  lo  menos  eventualmente  (pero  existe  así  la  memoria  al  respecto),  acciones 

grupales en la organización y la decisión. Sean pueblos o colonias, los habitantes de esas comunidades se 

                                                            
9
 http://impreso.milenio.com/node/8770041  
convierten,  en  ciertas  circunstancias,  en  actores  colectivos  que  han  sorteado  y  resistido  los  agravios 

históricamente recibidos. 

  Hablar  de  actores  colectivos  agraviados  implica  comprender  que  los  linchamientos  no  son 

exclusivamente la respuesta espontánea a un delito específico, sino en muchos casos son la muestra de 

una  contradicción  profunda  en  el  seno  de  una  sociedad.  A  veces,  esta  contradicción  está  relacionada, 

con  la  existencia  de  órdenes  normativos  que  cohabitan  no  sin  conflicto  o  fricción  con  el  sistema 

normativo formal, con el orden jurídico estatal. Y la contradicción se evidencia, además cuando existe un 

alto nivel de desconfianza hacia el sistema de justicia estatal, sobre todo, en momentos de crisis en los 

que existe una amenaza, real o imaginaria, contra la comunidad.  

  Resulta  muy  sintomática  la  desarticulación  y  también  el  desdén  que  muestran  los  distintos 

niveles de gobierno del Estado de México e instituciones como la CODHEM. El gobernador Enrique Peña 

Nieto  ha  mostrado  una  vocación  autoritaria  y  muy  poco  conciliadora.  Tristemente  célebre  es  la 

arbitrariedad  que  representa  la  criminalización  de  la  protesta  social,  recordamos  el  caso  de  los  presos 

que  protestaron  por  el  intento  de  construir  un  aeropuerto  en  el  municipio  de  San  Salvador  Atenco,  a 

quienes  se  les  sentenció  a  purgar  una  condena  en  la  cárcel  fuera  de  toda  proporción.  En  fechas 

recientes, el gobierno de Peña Nieto dio una muy penosa muestra de ineficacia en la administración de 

justicia con el caso de la niña Paulette Gebara, un caso plagado de irregularidades, desaseo y sospechas 

que pone de manifiesto que en términos de justicia, que la actuación de las autoridades del Estado de 

México ha sido muy desafortunada y que lejos de atender las condiciones que generan la comisión de 

delitos no parece tener una estrategia adecuada para enfrentar este tipo de crisis. 

  Sería  fundamental  realizar  una  investigación  a  fondo  de  estos  casos  de  linchamientos  y 

determinar  si  más  allá  del  delito  corriente,  los  actos  ilícitos  que  provocaron  los  actos  de  justicia  por 

mano  propia  están  o  no  ligados  a  otros  crímenes  como  el  secuestro  que,  como  sabemos,  se  ha 

convertido  desde  hace  algunos  años  en  una  verdadera  amenaza  y  que  puede  estar  ligado,  a  su  vez,  a 
otros  delitos  como  el  narcotráfico.  La  importancia  de  determinar  lo  anterior  serviría  para  diseñar  y 

aplicar programas de atención social que contribuyan a evitar el mayor deterioro del tejido social en esas 

comunidades. Me gustaría señalar que, contrario a lo que varios investigadores han señalado, no estoy 

segura de afirmar que en todos los casos nos encontramos ante una situación donde haya un “terrible 

grado de descomposición social”.10 Efectivamente, como ya dijimos, generalmente estas comunidades –

pueblos o colonias‐ pueden estar atravesando por momentos críticos por lo que mencionamos páginas 

atrás,  pero  afirmar  que  haya  una  gran  descomposición  social  me  parece  excesivo  e  incorrecto. 

Precisamente porque muchas veces en estas comunidades la delincuencia no es la constante, y porque 

amén de ello, existen, por menguadas que se encuentren, una serie de prácticas comunitarias e incluso 

formas de resolución de conflictos que no sólo no promueven los linchamientos sino que contribuyen a 

evitarlos,  en  tanto  posibilitan  que  la  comunidad  acceda  a  cerciorarse  que  quienes  cometen  el  delito 

están resarciendo el daño. Hay que ser muy cuidadosos al utilizar expresiones del tipo “descomposición 

social”,  “barbarie”,  “salvajismo”,  etc.  Hacerlo  indistintamente  o  sin  suficiente  conocimiento  de  causa 

contribuyen a generar percepciones erróneas como lo es naturalizar la violencia, hacerla aparecer como 

un  rasgo  consustancial  de  sociedades  “atrasadas”.  Interpretar  y  presentar  así  la  violencia,  sea  ésta  o 

cualquier otra, genera interpretaciones incompletas, verdades a medias, mentiras útiles y retóricas nada 

inocentes acerca de los conflictos. Al utilizar así este conjunto de representaciones y discursos el riesgo 

de que sean usados perversamente por determinados sectores, sea el gobierno mismo u otros grupos o 

actores de poder, se arriesga tanto a los actores colectivos como a la sociedad en general, al estigmatizar 

a los primeros y a manipular y/o generar en la población miedos y frustración, angustia y desconfianza, 

que en nada ayudan a restaurar el tejido social. 

                                                            
10
 http://www.milenio.com/node/447859?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter  
Bibliografía: 

Vilas, Carlos M., (2001), “(In)justicia por mano propia: linchamientos en el México Contemporáneo”, en 

Revista Mexicana de Sociología. Número 1. 

Hemerografía: 

Milenio,  “No  se  permitirá  que  la  gente  tome  justicia  por  mano  propia:  Peña  Nieto”,  miércoles  19  de 

mayo de 2010. 

Milenio, “Los linchamientos son una regresión a la barbarie”, jueves 20 de mayo de 2010. 

Hernández, Christian. “No hay confianza en instituciones”, Milenio, jueves 20 de mayo de 2010. 

Temoris, Grecko. (2008) “Al borde de un estado fallido”, Revista Esquire Noviembre. 

Rodríguez, Ruth. “Suman 900 niños muertos por lucha antinarco”, El Universal, lunes 7 de junio de 2010