Está en la página 1de 1

El metropolitano de 1967 quedo en la historia como el primer torneo que no fue conquistado

por un equipo grande, siendo Estudiantes el encargado de romper esta hegemona. Pero tambin
fue el certamen en el cual debuto como jugador uno de los prceres de nuestro futbol domstico,
Carlos Bianchi.

El 23 de julio de 1967 debutaba en Vlez, uno de los mejores delanteros de la


historia, el Virrey Carlos Bianchi. La historia quiso que su debut sea contra Boca,
club que dcadas ms tarde se convertira en su segunda casa. El resultado del
partido fue 1-1 y dejo a los dos sin chances de clasificar al reducido. Sin embargo,
este fue el inicio de una ejemplar carrera que solo pudo ser opacada por su
inmejorable trayectoria como director tcnico.

En Argentina solo pudieron disfrutar de sus goles los hinchas del fortn. En este
club meti 206 goles en 324 partidos, ocupando as el primer puesto en la lista de
goleadores de Vlez, y el dcimo puesto en la tabla histrica nacional, con la
misma cantidad de conquistas que el mortero de Rufino, Bernab Ferreyra, y
quedando por encima de grandes glorias como Jos el charro Moreno o Diego
Maradona. Estos goles ayudaron a Vlez a salir campen por primera vez en su
historia, en el torneo Nacional de 1968. Adems, consigui destacarse como
mximo artillero en tres certmenes (Nacional 1970, Metropolitano 1971 y
Nacional 1981).

Su carrera como jugador tuvo un destacado paso por el futbol francs. Stade de
Reims fue el club que le abri las puertas del viejo continente. All disputo cinco
temporadas y fue donde se retir en 1985. Tambin tuvo un excelente paso por el
Paris Saint Germain y una breve estada en el Racing de Estrasburgo.

La experiencia de Bianchi por Francia puede resumirse en que, a pesar de no


salir campen, individualmente demostr su jerarqua terminando como goleador
de la Ligue 1 en cinco de sus ocho temporadas. Su poder de fuego lo llevo a
colocarse en el noveno puesto de la tabla histrica de goleadores de la liga
francesa.

Dieciocho aos de carrera fueron ms que suficientes para que sus goles
fueran reconocidos en todo el mundo. El virrey marco una poca y fue un referente
de las generaciones que le siguieron. Lo nico que se le poda reprochar era que
no lograba capitalizar los goles en ttulos. Sin embargo, esto quedo en el olvido
gracias a su intachable trayectoria como director tcnico. Pero esto no es
necesario repasarlo, ya que el tcnico ms ganador del futbol argentino no
necesita presentacin.