Está en la página 1de 137

Archivos y derechos humanos

.

Archivos y derechos humanos Ramon Alberch i Fugueras ediciones trea .

trea.: 985 303 801. sea este electrónico. María González la Pondala. mecánico. por grabación u otros métodos. 98. . ni su incorporación a un sistema informático. 2008 © de esta edición: Ediciones Trea.archivos Siglo XXI . No se permite la reproducción total o parcial de este libro. nave D 33393 Somonte-Cenero.es Dirección editorial: Álvaro Díaz Huici Coordinación editorial: Pablo García Guerrero Producción: José Antonio Martín ISBN: 978-84-9704-360-1 (impreso). S. L. por fotocopia.es www.7 Colección dirigida por Joan Boadas i Raset © Ramon Alberch i Fugueras. L. ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio. Fax: 985 303 712 trea@trea. Gijón (Asturias) Tel. 978-84-9704-925-2 (digital) Impreso en España – Printed in Spain Todos los derechos reservados. S. sin el permiso previo por escrito de Ediciones Trea.

. . . . . 79 4. . . . 81 4. . . . . Tipologías de archivos y documentos . . . . . . Organización. . . . . . . . . . . 27 3. . . . . . . . . . . . . . Archivos para los derechos humanos . . . . . . . . . . .1. . . .1. . . . . La desclasificación de documentos . 27 3. . . . . . . . . Confiscaciones y retornos. . .2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El acceso y las legislaciones nacionales. . .2. .5. . . . 36 4. . . . 33 3. . . . . . . . 60 4. . . . . . . . . . . . . 53 4. . . . tratamiento y preservación . . . . . . . . . . . . . . . .1. . . . . . Archivos y centros de memoria . . . . . fondos y documentos en el Estado español . . . memoria. . El marco jurídico . . Los tribunales internacionales . . . .2. . . .2. . . . . . verdad y justicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 4. . 20 2. . . . . . . 43 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 2. Algunos casos emblemáticos . . . . . El acceso en los procesos de transición política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5. . . . . . . . . Las convenciones de protección de bienes culturales . . . . . .3.2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Los documentos: entre la autenticidad y el testimonio. . . . . . . . . . . . . . . ÍNDICE Introducción . . 19 2. . . . Recuperación y destrucción. . . . . . . . . . . . . . 83 4. . . . . . . . . . . . . 64 4. Aproximación a un marco general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3. .1. . . . . . . . . . . Aproximación a una tipología de archivos. . . . . . . .4. . . . . . . . . . . Las directrices internacionales . . .2. . . . . . . . . . . . . . . . Derechos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 . . . . . . . . . . . . . . . .2.3. . . . . . . . . . . . . Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación . . . . . . 73 4. . . . . . . . La difusión y las nuevas formas de memoria . . . .3. . . . . .5. . 53 4. . . . . . . . . . . . .2. 25 3. . . . . . . . . . . . . . . . . 9 1. . 13 2. . .1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . La memoria obstinada . . . . . . . . . . .1. . . . . documentales y audiovisuales . . . . . . . . . . . Bibliografía general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Organizaciones archivísticas . . . . . .3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5. 131 7. . . . . . . . . . . . . . . 123 7. . . legislación. . . . . . . . . . . Unificación y policías secretas . . . . . . .1. . . . fuentes y recursos electrónicos. . . . .5. . . . . . . . . . . . 108 6. . . 130 7. . . . . . . . . . . . . . Un telón que se viene abajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Películas. . . 126 7. 110 6. . . . . . . 119 7. . . . Portales y sitios web. . . . . . . . . . . . .4. . . . . . . Bibliografía específica. . .2. Los aliados imprescindibles . . Legislación y normativas . . 112 6. . . . 97 5. . . . . 133 . . . . . . . . . . . . . . . Bibliografía. 123 7. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror . . Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos . . . . . . . . El terrorismo de Estado en el Cono Sur: contra el enemigo interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 6. . . . . . . . . . . . . . La desintegración de una república . . 107 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 6. . . . . . . . . . . . . . .4. . .2. . . . . . . . . .2 . . . . . . . . . . . . . . . . 97 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1.3. . . .[8] ARCHIVOS Y DERECHOS HUMANOS 5. . . . . .

.

a su vez.000 re- ferencias. parecía recomendable iniciar una compilación de toda la intensa y variada producción erudita y periodística sobre los archivos y los derechos humanos para proveer a los profesionales de un trabajo de síntesis que sistematizara los conocimientos actuales. y que los proyectos. aglutinara las numerosas di- rectrices y propuestas de acción derivadas de los organismos internacionales y procediera al análisis de diferentes modelos de estudio y reflexión. el concepto archivos de la represión alcanzaba los dos millones de referencias. los archiveros Marcel Lajeunesse y François Gravel. cuanto menos. iniciaban su artículo con una afirmación que actualmente resulta. Solo siete años más tarde. Por esta razón. En este sentido.880. sorpresiva: «Archivos y derechos del hombre: la fórmula podrá parecer sorprendente. en su sugerente trabajo «L’utilisation des archives pour la défense et la pro- motion des droits du citoyen». una búsqueda en Google que relacionaba las palabras archivos y derechos humanos daba el resultado de 3. las actividades y las investigaciones en este ámbito están generando una producción y una difusión pública extraordinarias. A su vez. es evidente que en los últimos años se ha producido un impulso extraordinario en la vinculación de la información contenida en los archivos con la defensa de los derechos humanos. Introducción En el año 2000. Más allá del «ruido» que puede propi- ciar una búsqueda tan generalista. que tratan las noticias relacionadas con los archivos y los documentos cada vez con mayor amplitud y notoriedad. la estructura de este libro es tributaria de esta voluntad compiladora . la centralidad de los archivos en las políticas de recuperación de la memoria y en los procesos de transición de regímenes autoritarios a siste- mas democráticos ha sido asumida por los medios de comunicación. si no paradójica». y la denominación memoria histórica superaba de largo los dos millones de noticias.

[10] archivos y derechos humanos y sintética. tanto las estrictamente archivísticas como las formadas por juristas. Una simple ojeada a los contenidos sumarios del libro genera una consta- tación evidente: cada uno de los numerosos temas. dedicado a los archivos para los derechos huma- nos. se reflexiona sobre los conceptos de archivos y centros de memoria a partir del estudio de cinco casos paradigmáticos. la Federación Rusa. y la descla- sificación. en realidad las llaves maestras imprescindibles para abrir las puertas de las tradicionales políticas de secretismo y opacidad instituciona- les. historiadores. como la autenticidad. centrada especialmente en el caso de las transiciones políticas. la recuperación y la destrucción. se presentan las organizaciones no gubernamentales que se ocupan de la protección de los derechos humanos. fondos y documentos que contengan información relacionada con las violaciones de los derechos hu- manos. la inserción de referencias básicas de portales y sitios web y una aproximación a la producción filmo- gráfica sobre el tema. antropólogos y defensores de los derechos humanos. que devienen. los Balcanes. en todo caso. se señalan las necesidades de tratamiento de este tipo de archivos y fondos insistiendo en los aspectos más sensibles. En el capítulo central. derechos. al hilo de los cuales se presentan algunos casos emblemáticos. El autor se sentirá justamente recompensado de su esfuerzo de síntesis si este estudio genera el interés por avanzar en la investigación y la reflexión sobre un tema que corrobora la dimensión democrática de los archivos. Alemania y España. Concluye este trabajo con una se- lectiva bibliografía general y una específica. los aliados ineludibles. y se analizan cinco casos concretos de transiciones de regímenes autocráticos a sistemas democráticos con el ob- jetivo de contrastar los enunciados teóricos que se han ido describiendo con las realidades cotidianas acaecidas en el Cono Sur. En último término. este trabajo no . periodistas. tratados con la conten- ción espacial que impone el carácter de esta colección de textos básicos. y se ensaya una tipología de archivos. las confiscaciones y los retornos en tiempos de guerra y las nuevas formas de difusión. merecería por sí solo un volumen específico. verdad y justicia. También se procede a analizar dos conceptos clave: la accesibilidad. después de una breve reflexión en torno a los conceptos de memoria. se analiza el marco jurídico. Finalmente. así. con espe- cial atención a la legislación —sobre todo las directrices de las convenciones internacionales— y a las actuaciones de los tribunales penales internaciona- les.

Introducción [11] pretende solo introducir en el tema a los profesionales de los archivos y de otros sectores afines como bibliotecarios. historiadores y docu- mentalistas. . los juristas. museólogos. los perio- distas y los defensores de los derechos humanos perciban la utilidad de los archivos en este reclamo colectivo de dignidad y justicia universal. sino que entiende que las sinergias que necesariamente deben producirse en un desafío de tanta centralidad como los derechos humanos puede propiciar que sectores como los antropólogos.

.

dio un resultado ciertamente optimista: la mayoría de los ciudadanos galos asocian los archivos a la memoria y la historia (80 % y 67 % respectivamente) y en el marco de una percepción general positiva entienden que los archivos son una mina de infor- maciones para conocer mejor el pasado (30 %). 51-56.1 1  Antoine Prost: «Les français et les archives. entroncarse de manera natural con los ideales de verdad y justicia. . Comma. En este sentido. pero cuyo uso ha arraigado fuerte- mente en la conciencia ciudadana. memoria y conocimiento. verdad y justicia Los archivos se han asociado tradicionalmente con los conceptos de identi- dad. Abundan también los ciudadanos que perciben los archivos como instrumentos capaces de garantizar la transparencia y el funcionamiento democrático de las instituciones. en un desarrollo y una actualización de estas potencialidades en un nuevo escenario político. es incuestionable que en la génesis de los archivos nacionales o ge- nerales de la nación en Europa y América a lo largo del siglo xix subyace su carácter de custodios de un patrimonio cultural que deviene frecuentemente un elemento justificativo de las nacientes identidades nacionales. Una encuesta del diario francés Le Monde. fiables e íntegras y su utilidad para defender los derechos de los ciudadanos ha permitido. Los resultados de este estudio se publicaron en Le Monde del día 8 de noviembre del 2001. patrimonio. cívico y jurídico. una parte relevante de la memo- ria colectiva (29 %) y una herencia que hay que preservar. 1. la vinculación de los archivos con el concepto de memoria es más reciente. Por el contrario. Le sondage du jornal Le Monde». si bien el fortalecimiento de su ca- rácter de depositarios de informaciones auténticas. Derechos. si bien su utilización casi abusiva la ha convertido en una acep- ción cada vez más frágil y menos unívoca. pp. memoria. encargada a la prestigiosa empresa Sofres para que realizara un estudio de opi- nión sobre una muestra nacional de mil ciudadanos entrevistados personalmen- te en sus domicilios con respecto a su actitud ante los archivos. 2/3 (2003).

constituye una denominación apta para ser utilizada en múltiples y variados contex- tos. la memoria está siempre en constante evolución. Más allá de los conceptos de memoria histórica y memoria colectiva. Esta breve síntesis que presentamos es. 7 (2007). la memoria viva. Abundan los artículos. la me- moria deb(v)ida. una visión hegemónica de la historia— y en el de que la memo- ria y la historia son dos conceptos diferentes. por citar solo unos casos. Revista de historia contemporánea. la memoria abierta o la memoria del horror. y en Hispania Nova. y con grandes dosis de imaginación. abierta a la dialéctica del recuerdo y de 2  Una visión precisa del Estado de la cuestión sobre el debate de las distintas formas de memoria y su vinculación con la historia puede encontrarse en el volumen 3 (2004) de la revista de la Universi- dad de Alicante Pasado y memoria. A su vez.2 Parece existir una cierta una- nimidad en el hecho de que difícilmente existen colectivos con una memoria única —otra cosa es que un Estado quiera imponer. la memoria rota. que se inscribe en la tendencia a crear sitios históricos o lugares de memoria en emplazamien- tos y edificios cargados de simbolismo por su carácter de referente en la acción del terrorismo de Estado. tributaria de las aportaciones de Julio Aróstegui y Pedro Ruiz Torres. de los que nos ocuparemos más adelante. Este uso recurrente tiene su correspondencia con la profusión de espacios físi- cos donde la alusión a la memoria lleva implícita su vocación de recupera- ción y de testimonio del pasado: el Archivo Nacional de la Memoria y el Archivo de la Comisión Provincial de la Memoria en Argentina. el Gobierno español declaró mediante ley el año 2006 como Año de la Memo- ria Histórica con motivo de cumplirse los setenta y cinco años de la procla- mación de la Segunda República y los setenta años del comienzo de la guerra civil española. la propia indefinición del concepto de memoria lo convierte en un elemento lleno de versatilidad y posibilidades de conmemoración. el Centro de la Memoria en Salamanca o el Parque de la Memoria —un predio donde funcionó un centro de detención y tortura durante la dictadura de Pinochet— en Santiago de Chile. . Revista de Historia Contemporánea. la memoria prohibida. las numerosas oficinas o centros de la memoria en los países de la Europa central y del este. Así. Santiago de Chile o Asunción. los libros y los titulares de prensa que se refieren a las memorias movedizas.[14] archivos y derechos humanos Con todo. los mu- seos de la memoria de Buenos Aires. núm. en buena medida. los debates científicos sobre la utilización del concepto de me- moria están en pleno auge y abundan las publicaciones específicas dedicadas a definir los contornos y el uso de la memoria. Según Pierre Nora. como ha sucedido fre- cuentemente.

Como señalan acertadamente Pablo Cerolini y Alejandro Reynoso. puede haber una asunción colectiva de esta «memoria del horror» que […] es asimilada reflexivamente por la mayoría. como los golpes de Esta- do. el debate sobre el significado del concepto memoria se vincula en buena parte a la revisión de la guerra civil. En negro y blanco. verdad y justicia [15] la amnesia. 12. de carácter crítico. Derechos. particularmente en lo que se refiere a establecer sus causas. 2006. organizado por la Subdirección General de Archivos del Ministerio de Cultura. laico y sin límites. Fotografías del Cordobazo al Juicio a las Juntas.3 En el caso argentino. la memoria colectiva está fuertemente condicionada por la historia vivida (experiencias. las guerras y las violaciones de los derechos humanos. Seminario Archivos y derechos humanos: los centros de la memoria. p. el franquismo y la transición 3  Edmundo Serani: «Archivos y derechos humanos: los Centros de la Memoria». «la memoria (o las memorias) del terror se constitu- yen como una práctica política de resistencia a la dictadura y. Si partimos de la base de que la memoria colectiva es la interpretación que hacen las personas respecto a determinado hecho histórico de acuerdo con sus marcos de referencia y los intereses de cada grupo. mientras que la historia es la reconstrucción siempre problemá- tica e incompleta de aquello que ya no existe.1. Cuenca: Universidad Internacional Menéndez y Pelayo.4 Así. 2006. distanciada. lecturas. cambiando la interpretación hegemónica del pasado o la denominada historia oficial de los vencedores. es indudable que en determinados contextos históricos traumáticos. en opinión de Santos Juliá. posteriormen- te. no obstante los marcos de referencia e intereses distintos que puedan existir en este colectivo en relación a cómo interpretar tales hechos históricos.5 En el caso de España. En este caso se crean identidades nacionales importantes sustentadas en coincidencias való- ricas mayoritarias respecto del pasado y la convicción de que los hechos repudiables no deben volver a ocurrir. Seminario Archi- vos y derechos humanos: los centros de la memoria. memoria. julio del 2006. de lucha contra la impunidad». mientras que la memoria histórica tendría un carácter más científico y bebería de las fuentes de una historia que. Cuenca: Subdirección General de Archivos del Ministerio de Cultura. 4  Judit Said: «La memoria del terror en Iberoamérica». 5  «Fotografía y memoria». pro- porcionaría conocimientos que se van acumulando. . «la memoria no es producto de una iluminación re- pentina sino de un lento y paciente trabajo de reconstrucción». de lo que resultaría una reconstrucción sabia y abstracta del pasado. Buenos Aires: Programa Cultura Solidaria. conocimientos heredados) y constituye un poderoso instrumento de análisis de los recuerdos socialmente comparti- dos.

Actualmente. la memoria de la reconciliación (hasta mediados de los noventa) y la actual memoria de la restitución o reparación. núm. Julio Aróstegui6 distingue tres formas dominantes de la memoria de la guerra civil y el franquismo: la memoria de la identifi- cación o la confrontación (hasta finales de los años sesenta). el Servicio Paz y Justicia o la Asamblea Permanen- te para Derechos Humanos). Barcelona: Crítica. en realidad la más sustancial en calidad. 5-58. Memoria Abierta. 2006. ha sido concedido a archivos y fondos documentales generados. pp. Paralelamente. es imprescindible una breve referencia a las fuentes pri- marias para recordar que los archivos contienen una parte de la memoria. es ilustrativo el hecho de que el programa Memoria del Mundo. especialmente los fondos generados por la Vicaría de la Solidaridad. 7  Contra el olvido. . Revista de Historia Con- temporánea. Centro de Es- tudios Legales y Sociales. 3 (2004). en su mayoría. si bien su ca- pacidad para reflejar los elementos fundamentales del pasado en soportes durables es directamente proporcional a su implicación en políticas de reco- gida. la mayoría de archi- vos. y se plantean propuestas muy sugerentes de periodificación de esta memoria reciente. su procedencia y su soporte. como el Archivo de la Comisión Nacional 6  «Retos de la memoria y trabajos de la historia». Por otra parte. creado en el año 1992 por la Unesco para otorgar una consideración especial al patrimo- nio documental de más relieve y propiciar una acción más eficaz de protec- ción. y en el año 2007 de los documentos generados o recogidos por organizaciones de derechos huma- nos (Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. En este contexto. Así. Historia y memoria de la guerra civil. 1978-1981: políticas de olvido. los elaborados por los aparatos represivos del Estado (caso de la Dirección de Inteligencia de Buenos Aires) o los produci- dos por el Estado en democracia. conscientes de su papel determinante en las investigaciones retrospecti- vas y el ejercicio de los derechos ciudadanos. organización y preservación de fondos documentales plurales en su contenido. por asociaciones y organizaciones privadas en atención a su ex- traordinaria importancia para la defensa de los derechos humanos. Es el caso de la inclusión en este registro mundial en el año 2003 de los documentos conservados sobre la dictadura pinochetista. cantidad y originalidad.[16] archivos y derechos humanos política. 1982-1996: suspensión de la memoria. mantienen activas políticas de captación de fondos que incluyen los testimonios orales. Francisco Espinosa7 plantea la si- guiente periodización: 1936-1977: negación de la memoria. a partir de 1996: resurgir de la memoria. Pasado y memoria.

existe la convicción de que es una realidad íntimamente ligada a los valores de verdad y justicia. entre las treinta y tres inscripciones aprobadas por la Unesco en el 2007. Por esta razón. En el trasfondo de la necesidad de recuperar la memoria del pasado. Asimismo. . En todo caso. Derechos. los archivos de la Agencia de los Prisioneros de Guerra (1914-1923) del Comité Internacional de la Cruz Roja y los documentos vinculados al movimiento antiapartheid en Suráfrica enca- bezado por Nelson Mandela (1963). en tanto que conceptos antitéticos. verdad y justicia [17] de Desaparecidos (Conadep) en Argentina (1976-1983).1. leja- no o reciente. a veces revestida con el indudable atractivo ciudadano que suponen los discursos que llaman a la reconcilia- ción. la desmemoria y el olvido son fre- cuentemente aliados de la impunidad. se incluye- ron los documentos referidos a la deportación entre 1788 y 1868 de 165. en este marco general. debe ligarse de manera inseparable a los conceptos de verdad y justicia. en la medida en que deviene conocimiento. se convierte en una poderosa herramienta de recuperación de los derechos ciudadanos y. la memoria. que devienen ineludibles en los procesos de restitución de los derechos humanos y la convivencia democrática. memoria.000 convictos desde el Reino Unido a Australia.

.

de manera que los que tienen una visión absolutista de la soberanía interpretan que el respeto a los derechos humanos pertenece a la jurisdicción interna con la finalidad de escapar al cumplimiento de este principio univer- 8  Dignidad frente a barbarie. la adopción en el seno del Consejo de Europa. El marco jurídico En torno a la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada y proclamada por la resolución general de las Naciones Unidas del 10 de diciembre de 1948. el 4 de noviembre de 1950. En este sentido. La declaración universal de derechos humanos. frecuentemente se producen flagran- tes violaciones por parte de estados que arguyen que las determinaciones de las convenciones internacionales no pueden significar una intrusión en las políticas internas y en su soberanía nacional. los tratados constitutivos de la Organización Internacional del Trabajo y de la Unesco. del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Juan Antonio Carrillo8 destaca las siguientes: la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre (1948). cabe señalar que es evidente que el respeto efectivo de los derechos humanos choca abier- tamente con el principio de no intervención en los asuntos internos de los estados. A pesar del hecho de que todos los estados tienen la obligación de asegu- rar el respeto a los derechos humanos. . contra la paz y contra la humanidad durante la segunda guerra mundial. finalmente. cincuenta años después. 1999. de la Convención para la prevención y sanción del delito de genocidio. el 9 de diciembre de 1948. la adopción por la Asamblea General. las convenciones de Ginebra de derecho internacional humanitario de 12 de agosto de 1949 y. el enjuiciamiento y la condena de responsables de crímenes de guerra. Madrid: Trotta. se han generado un conjunto de instrumentos jurídicos que desarrollan y completan el espíritu de esta declaración. 2.

en la actualidad es comúnmente aceptado que la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales constituye una cues- tión esencialmente internacional. Las convenciones de protección de bienes culturales Los graves daños producidos por la primera y. con posterioridad a las declaraciones de alcance global.1. 43.ª ed. 2003. ámbitos en que se deben involucrar activamente el colectivo. 5. las asociaciones profesionales y las organizaciones no gubernamentales de archivos. que desarrollaba algunos preceptos generales contenidos en la convención de La Haya de 1907 que introducía la noción de protección legal de los bienes culturales. devenida ya en rutina por parte de muchos estados y que se manifestó en gran escala en las décadas de los años setenta y ochenta del siglo xx en muchos países de Latinoamérica. sobre todo. cit. Sería el caso de la Conven- ción contra la tortura y otros tratos o penas crueles. inhumanos o degradan- tes. .. Textos internacionales. que constituye una respuesta adecuada a las demandas de numerosas organizaciones que exigían una declaración internacional que penalizara formalmente la práctica de las desapariciones forzadas. Con todo. de 4 de noviembre de 199810 y..[20] archivos y derechos humanos sal. 10  Derechos humanos. sobre todo. interesa conocer la mayoría de declaraciones. complementada por un protocolo facultati- vo de 18 de diciembre del 2002. de 10 de diciembre de 1984. Madrid: Tecnos. p. 2. dado que se preocupan esencialmente por el respeto a los derechos humanos o a la protección de los bienes culturales. convenciones y resoluciones. la Conven- ción internacional sobre la protección de todas las personas contra la des- aparición forzada aprobada por la Asamblea General de la onu de 21 de diciembre del 2006. la segunda guerra mundial en el patrimonio cultural propiciaron la proclamación de la Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado de La Haya de 1954. La convención de 1954 incluye entre los bienes merecedores de protección a los archivos y los edificios en 9  Dignidad frente a barbarie…. el Reglamento del Tribunal Europeo de derechos humanos. Una bre- ve ojeada a los textos internacionales reafirma que. o.9 En el caso de los archivos. se han ido concretando algunos aspectos relevantes que permiten avances significativos.

7-8. y su referencia a los archivos es correcta pero insuficiente. en un do- cumentado estudio basado en el análisis de los documentos del Archivo Na- 11  Angélica Lafuente Izquierdo: «La protección de bienes culturales en caso de conflicto armado: la revisión de la Convención Internacional de La Haya de 1999». su es- casa difusión y su escasa observancia en los conflictos armados más recientes —el menosprecio a esta convención fue evidente en la guerra de los Balcanes. El marco jurídico [21] que se conservan. la obligación a los estados signatarios de proteger los bienes culturales de los territorios que ocupen militarmente. Boletín acal. la posibili- dad de aplicar las disposiciones de este protocolo en conflictos armados in- ternos y las medidas preparatorias en tiempo de paz para asegurar la salva- guarda de los bienes culturales. o. Las medidas de protección aportan sensibles mejoras relativas a la creación de un comité interguberna- mental que estará a cargo de inventariar los bienes culturales. que es un mecanismo de urgencia median- te el cual los estados pueden solicitar especial protección para un bien cultu- ral una vez iniciadas las hostilidades bélicas. e insiste en la necesidad de salvaguardarlos y respetarlos. facilita a las altas partes contratantes (estados signatarios de la convención) un instrumento que les permite participar más directamente en la protección de los bienes y refleja en las normas de salva- guarda y respeto de los bienes culturales la evolución contemporánea del derecho humanitario. p. 32 (2. 6. Este proceso de revisión se desarrolló en los años 1993 a 1999 y culminó con la aprobación del Segundo protocolo de La Haya para la protección de bienes culturales en caso de conflicto armado de 26 de marzo de 1999.. El nuevo texto supone un importante avance teórico básicamente en tres aspec- tos: procura un nivel más adecuado de protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado. el desarrollo del concepto de la responsabilidad penal individual por atentar contra bie- nes de valor excepcional. los edificios históricos.2. cit. La convención se preocupa especialmente de los monumentos.12 La experta norteamericana Trudy Huskamp Peterson presenta.11 En su articulado incluye el concepto de protección especial reforzada en los casos de patrimonio cultural de valor universal y de protección provisional reforzada. . pp. sobre todo por parte del ejército serbio— aconsejaron proceder a una revi- sión de sus contenidos.º trimestre 1999). 12  Angélica Lafuente Izquierdo: «La protección de bienes culturales…». los museos y los objetos de arte. El limitado número de países signatarios de esta convención —poco más de la mitad de los que integran la Unesco—.

que sirviera para educar a las tropas en la normativa que se aplica a la confiscación de documentos administrativos y personales. propone: a) La elaboración por un Grupo Europeo de Archivos de un plan de ac- ción modelo para fomentar las medidas de prevención de daños a do- cumentos y archivos dentro del contexto de catástrofes naturales y otros incidentes perjudiciales. de las que apunta seis elemen- tos básicos.[22] archivos y derechos humanos cional de los Estados Unidos procedentes de confiscaciones a diferentes paí- ses europeos en el marco de la segunda guerra mundial. Peterson: «Els arxius al servei de l’estat. En este senti- do. La confiscació d’arxius i les lleis de guerra». Revista catalana d’arxivística. Los archiveros deberían desarrollar una posi- ción mínima para las unidades militares. Lligall. reafirma su convicción de que es ne- cesario devolver los documentos a sus legítimos propietarios. la Recomendación de 14 de noviembre del 2005 del Consejo de Europa relati- va a medidas prioritarias para aumentar la cooperación en el ámbito de los archivos dedica una especial atención a la conservación y la prevención de daños en los archivos de Europa y. . más concretamente. — Reconocer la presión para confiscar documentos para los tribunales internacionales o de protección a los derechos humanos. Esta realidad sugiere tres con- clusiones tentativas»:13 — Simplificar la normativa. En este sentido. Esta voluntad de reforzar y clarificar las disposiciones internacionales está presente en una resolución aprobada por el Parlamento Europeo en enero de 1991 relativa al derecho de los pueblos a ser informados de su his- toria y a obtener la restitución de sus archivos nacionales. una visión crítica de la utilidad de las convenciones internacionales. se interroga sobre los principios éticos que deberían reforzar los argumentos para la confiscación de documentos que sirvan a los dere- chos humanos. — Reconocer la complejidad de la confiscación implica la complejidad del desembargo. por su parte. 13  Truddy H. pp. 55-56. hasta el punto de señalar que los ejércitos confiscan todo tipo de documentos a pesar de lo que estipulen los convenios. 21 (2003). y enfatiza que «insistir en la adhesión a normas complicadas y distinciones sutiles no funcionará nunca aquí.

limitando así la inmunidad de ex jefes de Estado e incluso las prerrogativas de la soberanía nacional». . agentes de la Policía Metropolitana de Londres. Como señala el informe «Cuando los tiranos tiemblan: el caso Pino- chet».2. si bien es cierto que aún persisten gran- des déficits en su cumplimiento en el ámbito internacional. elaborado por Human Right Watch. «estas decisiones históricas eviden- ciaban un creciente consenso en la comunidad internacional de que los derechos humanos trascienden las fronteras nacionales. Con todo.2. la Convención sobre la protección y la promoción de la diver- sidad de las expresiones culturales adoptada por la Asamblea General de la Unesco en octubre del 2005 y en vigor desde marzo del 2007 consagra el papel de la cultura como actor de desarrollo. la extradición a España de presun- tos culpables de asesinatos en Argentina en el marco de la guerra sucia (1976-1983) y la formalización de tribunales internacionales para juzgar los crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia. Los tribunales internacionales Es indudable que la causa de los derechos humanos ha experimentado notables avances en los últimos años. la de- tención del general Pinochet en Londres. 2. moviliza la sociedad civil para la realización de sus objetivos y sitúa la solidaridad internacional en el cen- tro de sus disposiciones mediante la creación de un fondo internacional para la diversidad cultural. Ruanda o Timor-Leste consti- tuyen esperanzadoras señales de cambio. detuvieron al antiguo dicta- dor y general chileno Augusto Pinochet bajo la acusación de tortura y conspira- ción para cometer tortura. La Cámara de los Lores ratificó la detención legítima de Pinochet y el inicio de un proceso de extradición a España que finalmente no se ejecutó. El 16 de octubre de 1998. El marco jurídico [23] b) El fomento por el Grupo Europeo de Archivos de medidas a escala comunitaria en favor de la conservación y la restauración de docu- mentos y archivos dañados. c) El establecimiento y el fomento por los servicios nacionales de archi- vos de los estados miembros y los servicios de archivos de las institu- ciones de la Unión Europea de normas y requisitos para la construc- ción de nuevos edificios de archivos a tal efecto. a petición del magistrado español Baltasar Garzón. Por último.

[24] archivos y derechos humanos Paralelamente. Más allá de los precedentes del Tribunal Internacional de Núremberg o el Tribunal Internacional Militar de Extremo Oriente para juzgar y condenar a los responsables de crímenes de guerra. Al aceptar el cercenamien- to de datos relevantes y dictar sentencia sobre la base de una información . Sobre el prece- dente del general Pinochet. En opinión de algunos letrados. al contener datos que el Gobierno serbio con- sideraba peligrosos para la seguridad del Estado. la creación de los tribunales penales interna- cionales para la antigua Yugoslavia y Ruanda y el Tribunal Especial para Sierra Leona debe vincularse a las disposiciones contenidas en la Conven- ción para la prevención y sanción del delito de genocidio (1948). En las sentencias de estos tribunales. Francia e Italia han solicitado —y conseguido en algunos casos— la extradición de personas responsables de crímenes contra los derechos humanos en Chile y Argentina. El protagonismo de los documentos ha generado algunas controversias públicas especialmente aleccionadoras. como en el caso de Timor-Leste. que reconoce el interés jurídico de un país en los crí- menes cometidos contra sus ciudadanos— los tribunales europeos juzgaron una serie de casos penales en los que estuvieron acusados altos funcionarios en activo y retirados de América latina. y tal como señala Amnistía Internacional en su informe anual del 2002. tribunales de España. […] mediante el mecanismo de la jurisdicción universal. por el cual los tribu- nales nacionales de un país tienen competencia para juzgar delitos de derechos humanos cometidos en el territorio de otro país — y también mediante el princi- pio de personalidad pasiva. Las deliberaciones de los tribunales y la compilación de pruebas documentales han comportado la creación de archivos de gran relieve que expertos como Trudy Huskamp Peterson reclaman que se unifiquen en un Archivo Central Judicial de las Naciones Unidas que sirva de referente legal y ejemplo para las futuras generaciones. que exculpó a Serbia de la responsabilidad de genocidio durante la guerra de Bosnia-Herzegovina (1992-1995). la información enviada por el Gobierno serbio al Tribunal Penal Internacio- nal encargado de investigar los crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia estaban en parte censurados. Sería el caso de las dudas suscitadas sobre la sentencia en el 2007 del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. el recurso a los documentos ha sido recurrente y ha aportado elementos informativos decisivos. contra la paz y contra la humanidad tras la segunda guerra mundial.

La acusación formal de cometer crímenes contra la humanidad por la destrucción de edificios y bie- nes culturales derivó en una sentencia ejemplar que supone seguramente el primer caso conocido de un militar juzgado por destrucción cultural. 14  La consulta de la sentencia y de las pruebas acumuladas en cuatrocientas cuarenta y nueve páginas en <http://www. El marco jurídico [25] parcial. la depor- tación y los traslados forzosos de ciudadanos bosnios en 35 municipalidades entre julio de 1991 y diciembre de 1992.14 2. fotografías realizadas con finalidades no necesariamente testimoniales y grabaciones conservadas por los medios de comunicación pueden adquirir. museos.un. Algunos casos emblemáticos El valor probatorio de los documentos originales y auténticos constituye una realidad plenamente asumida por determinados colectivos profesionales —juristas. la elimina- ción de documentos por los profesionales después de un sistemático proceso de evaluación debe tener especial cuidado en situar la información en un contexto jurídico e histórico adecuado para evitar destruir documentos que. el alto tribunal exoneraba a Serbia de asesinatos masivos como el cometido en Srebrenica. bibliotecas. de más de 200 edificios cultu- rales o religiosos (archivos. Por esta razón.org/icty>. en que condena al militar serbio Momcilo Krajisnik a 27 años de reclusión por el asesinato.3. en que murieron ocho mil soldados musulmanes desarmados que se encontraban en una zona protegida por la onu.2. dada a conocer en el mes de septiembre del 2006. en un momento determinado. Ex- pedientes producidos en un contexto administrativo adecuadamente regla- do. y esta convicción impregna cada vez más a amplios sectores de la sociedad (periodistas y defensores de los derechos humanos) que devienen conscientes de la necesidad de preser- var los archivos de las eliminaciones y las destrucciones intencionadas. mezquitas o iglesias católi- cas) de notable importancia cultural y religiosa en 26 municipalidades diferentes entre 1992 y 1995 de Bosnia y Croacia. sin necesidad militar. . una fuerza demoledora y constituir elementos vitales en juicios sustanciados en los tribunales. Por último. hay que destacar una sentencia de este mismo Tribunal Penal Internacional para juzgar los crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia. También se le condenó por la des- trucción total o parcial. administrativistas y archiveros—.

A través de los simples justificantes de gastos del Archivo del Tribunal de Cuentas. 2004. cuya memoria ha sido recuperada. fueron decisivas en las estrictas penas impuestas a dos personalidades tan relevantes del nazismo como Albert Speer y Ernst Kalterbrunner. Gracias a los testimonios y. le fue asignado un trabajo en los servicios fotográficos que recogían multitud de imágenes del campo. puedan ser imprescindibles para averiguar un delito o restituir sus plenos derechos a un ciudadano. Reconocido militante antifascista. La expresión ética de la eliminación aludiría al objetivo de hacer compatible la reducción de los ingentes volúme- nes de documentos administrativos generados por las administraciones pú- blicas con la preservación de aquellos documentos. algunos de ellos aparen- temente innecesarios. Boix se apoderó de numerosos negativos y consiguió sacarlos del campo de concentración. Hecho prisionero por los alemanes. sus jerarcas y las prácticas comprometedo- ras que en él se llevaban a cabo. singularmente. La aventura de la información. Nurem- berg y Dachau contra los jerarcas nazis. una vez liberado el campo por los aliados en junio del año 1945. a las pruebas aportadas mediante las fotografías recuperadas de los campos de exterminio. pp.[26] archivos y derechos humanos con el tiempo. Madrid: Alianza. destinado a la construcción de la línea Maginot. Boix actuó como testigo en los juicios de París. Veamos un par de ejemplos. especial- mente. se puede recabar valiosa información sobre los campos de concentración y los batallones de condenados a trabajos forzados. posteriormente. los jurados pudieron condenar a numerosos implica- dos en las atrocidades perpetradas y. También es ilustrativo el caso del fotógrafo Francesc Boix. . una vez finalizada la guerra civil espa- ñola. donde fue internado en un campo de refugia- dos y. Boix se exilió en Francia. por Llorenç Soler y Benito Berme- jo. pero que en un contexto histórico determinado pueden contener informaciones con especial importancia en el marco de un proceso o un juicio. gracias a sus conocimientos de foto- grafía. el fotógrafo de Mauthausen». Aprovechando su situación privilegiada. estuvo recluido en el campo de concen- tración de Mauthausen el año 1941 y.15 15  Ramon Alberch y José Ramón Cruz Mundet: «Francesc Boix. 133-147. entre otros. Posteriormente.

como arsenal de la autoridad e instrumento de poder. señaladamente de los Estados Unidos. que entorpecían el acceso a los documentos. pp. Tàpies. de modo que el secretismo y la intencionada marginalización del archivo resultan ser dos caras de la misma moneda: limitar y a menudo pro- 16  Culturas de archivo. 3. Barcelona: Fundación A. Duchein enumeraba una relación exhaustiva de défi- cits materiales y legales. en este capítulo nos ocuparemos de reflexionar específicamente sobre tres aspectos: los obstáculos al libre acceso derivados de las disposiciones contenidas en las legislaciones nacio- nales. las distintas soluciones adoptadas en los países enfrentados a procesos de transiciones hacia regímenes democráticos y la extraordinaria importan- cia de la desclasificación de documentos sensibles por parte de los órganos y las agencias gubernamentales. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación Un elemento clave en los debates en torno a la utilización de los docu- mentos de archivo constituye aquello que el archivero francés Michel Du- chein denominaba. 171-181.1. En atención a la temática específica de este trabajo —los archivos y los derechos humanos—. . en su magistral estudio auspiciado por la Unesco. Universidad de Valencia y Ediciones de la Universidad de Salamanca. El acceso y las legislaciones nacionales Como ya hemos señalado en otras ocasiones. 3. los obstáculos que se oponen al acceso de los ciudadanos a la información con- tenida en los archivos. 2002.16 los archivos se han con- templado tradicionalmente y de modo casi exclusivo por parte de las institu- ciones y las clases dominantes. muchos esencialmente prácticos.

mayoritariamente de carácter positivista. entendido como usufructo de una minoría plenamente consciente del poder demoledor de la información y de la necesidad de monopolizar el control y el uso de un recurso informa- tivo de elevado valor jurídico y. con objeto de me- jorar el control democrático y la rendición de cuentas a la sociedad por parte del Gobierno». como instrumento justificativo del poder y las propiedades. no será hasta avanzado el siglo xx. consagra la propagación del uso de los documentos de los archivos con finalidades culturales. Las famosas cajas o «arcas de las tres llaves» me- dievales constituyen una prueba evidente de la voluntad de mantener los documentos más esenciales en unas condiciones de seguridad y confidencia- lidad muy estrictas. buen gobierno y participación ciudadana. algunos documentos del Archivo Secreto Vaticano. o el caso del archivero pontifical Michel Lorigo. por tanto. y más concretamente en el marco de la Unión Europea.ª ed. que en el año 1617 fue condenado a diez años de trabajos forzados por haber permitido consultar. derecho a la información en el marco de los principios básicos de democracia. con la consolidación de un potente bloque de países con regímenes democráticos. equivalente a los derechos civiles. escribiente de la Casa de la Ciudad de Barcelona (1581-1583). fundamentalmente después de la segunda guerra mundial. Más allá de las iniciativas legislativas pioneras de Suecia (1766) y Francia (1794). sin previa autorización superior.17 En definitiva. . la primera apertura de los archivos se produce en Europa a partir de la segunda mitad del siglo xix. que aparece y se desarrolla la noción de derecho a la información entendida como la cuarta gran oleada de derechos humanos. el liberalismo y el romanticismo. Esta expansión de la investigación histó- rica.Sandoval: Leyes de acceso a la información en el mundo.. en consonancia con la emergencia del nacio- nalismo. como atestiguan los sinsabores padecidos por Pere Joan Co- mes. México: ifai. La creciente regulación del derecho a la información mediante leyes de acceso «se orienta a aumentar la transparencia de la administración pública. políticos y sociales. se tiende a armonizar las 17  John M. 2005. Ackerman e Irma E. Para que este derecho sea ciertamente efectivo a nivel mundial. Las transgresiones a este control eran castigadas muy severamente. Con todo. que constituyen las fuentes de legitimación de las nacientes identidades nacionales. 2. y en gran medida se limita a favo- recer el acceso a las investigaciones eruditas en el marco de creación o refunda­ ción de los archivos nacionales.[28] archivos y derechos humanos hibir el acceso de los ciudadanos al archivo.

una buena ley pueda quedar casi inoperante ante el alud de restricciones discrecionales que se reserva el Estado. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [29] legislaciones referidas al acceso a la información superando las peculiarida- des y las tradiciones de los estados y a luchar contra la tendencia a disociar. eficacia en el acceso a la información. alcance limitado de las excepciones. así como la regulación de principios procedimentales y técnicos. promoción de gobiernos abiertos. reuniones abiertas. las restricciones deben ser limita- das en el tiempo. Como señalan John Ackerman e Irma Sandoval. prioridad al principio de apertura. 2002. asunción de costos.3. T. más concretamente. el capítulo de excepcio- nes/restricciones puede ser muy nocivo según su aplicación. por otra. con el pretexto de preservar intereses ciertamente legítimos —protección de la seguridad nacional. Presentan el ejemplo de 18  Charles Kecskeméti e Iván Székely: Access to archives. la pri- vacidad personal. a la implementación de la recomendación número R (2000) 13. estos mismos autores señalan que la formulación y la posterior aplicación exitosa de la ley depende del grado de conciencia democrática del país y de la vigilancia estricta de su cumplimiento. A handbook of guidelines for imple- mentation of recommendation no. Mendel propone que las leyes de acceso a la información deberían abrazar los siguientes principios: máxima apertura informativa. R (2000) 13 on a European policy on access to archives. los postulados de la ley y.18 se refiere a la necesidad de cumplir un conjunto de principios éticos: el acceso a los archivos públicos es un derecho. su grado de aplicación en la realidad. por una parte. Debemos señalar la contradicción que supone el hecho de que. . la redacción del capítulo de excepciones puede anular el espí- ritu positivo de cualquier ley. en algunas legislaciones. algunos estados actualizan y reformulan las leyes de secretos de Estado con una orientación que puede llegar a contra- rrestar los avances alcanzados con las leyes de acceso a la información. Es común que. los secretos comerciales y las delibe- raciones internas—. la seguridad pública. obligación de publi- car. Un estudio auspiciado por el Consejo de Europa referido al acceso a la información y. Por esta razón. sobre todo en contextos excepcionales y en el marco del denominado nuevo estado de se- guridad nacional que se deriva de los luctuosos hechos del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. el cual debe ser apli- cado a todos los usuarios. Así. y protección para los informantes. algunas restricciones al acceso son necesarias para proteger los intereses públicos y privados. verdadera prueba de la voluntad real de apertura. París: Council of Europe. Por esta razón.

financiada por el magnate George Soros. son inevitables los bandazos legislativos que restringen el acceso a documentos otrora accesibles y las actuaciones profesionales que 19  Son especialmente recomendables el manual editado por el Consejo Internacional de Archivos L’accés aux archives. y la precitada obra del Consejo de Europa. en este aspecto. 1998. donde la puesta en marcha de leyes de acceso a la información son consecuencia di- recta de la presión de las organizaciones no gubernamentales y de fundacio- nes como la Open Society Institute. los archivos de los sectores con informaciones más sensibles —defensa. la legislación encaminada a controlar el uso de los datos emi- tidos mediante las comunicaciones electrónicas constituye un nuevo desafío profesional y democrático en la medida en que el Estado recopila ingentes cantidades de datos que afectan plenamente la intimidad de las personas. Es el caso de la ley 25/2007. por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. en supuestos debidamente razonados.19 Actualmente. el colectivo profe- sional cuenta cada vez más con manuales de buenas prácticas y directrices internacionales que intentan marcar unas pautas que permitan una armoni- zación de las actuaciones y su sintonía con las legislaciones nacionales. sino también en la capacidad real de hacerla efecti- va y. pues. el papel de los archivos públicos deviene crucial en la medida en que constituyen los depositarios de un capital informativo de gran volumen y de una trascendencia pública incontrovertible. su eficiente organización.[30] archivos y derechos humanos muchos países de la Europa central y del este y de América latina. de 18 de octubre. de Conservación de Datos Relativos a las Comunicaciones Electrónicas y a las Redes Públicas de Comunicación promulgada por el Gobierno español. justicia e inte- rior— suelen ser los más opacos a causa de su escaso nivel de organización archivística y por la afectación que supone la legislación de protección de datos personales y de secretos del Estado. París. pero muy especialmente cuando afectan la defensa del amplio espectro de los denominados derechos huma- nos. los funcionarios de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera y el personal del Centro Nacional de Inteligencia. En todo caso. descripción. Desgraciadamente. que abraza un amplio abanico de datos susceptibles de ser almacenados por el Estado y que estipula la posibilidad de que sean utilizados. En este sentido. y como veremos luego con más detalle. . Aspects légaux. Es evidente. Por esta ra- zón. que otorga su apoyo a iniciativas nacidas de la sociedad civil. preservación y facilidad de acce- so son determinantes en todos los casos. que el éxito no reside solo en redactar una buena ley de acceso a la información.

que pretendía esclarecer el destino de las 510 toneladas de oro que el Gobierno de la República española depositó en la capital soviética a cambio de suministros bélicos. . «la llegada masiva de investigadores extranjeros.20 Veamos solo dos ejemplos que aporta esta misma autora: a finales del año 1991 se publi- có un documento procedente del Archivo de la kgb según el cual el famoso dirigente comunista italiano Palmiro Togliatti rehusó intervenir en el año 1943 a favor de miles de soldados italianos prisioneros en la Unión Soviéti- ca. provo- có un revuelo considerable en las respectivas sociedades. Como enfatiza Dolors Genovés. Revista catalana d’arxivística. que ilustra con claridad las dificultades objetivas en que se desenvuelve frecuentemente el trabajo de los profesionales de los archivos 20  Dolors Genovés: «Rússia: els dossiers secrets». 179-185. que conocieron un impulso aperturista en sinto- nía con la política de glasnot (transparencia) y el empuje democratizador inicial de los presidentes Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin. sería el caso de los archivos rusos. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [31] pueden ser cuestionadas ante los tribunales. y «El oro de Moscú» (1994). Es necesario remarcar que el cuantioso volumen de documentos inéditos —conocedores de los archivos rusos ha- blan de 200 millones de dosieres sin identificación ni descripción—. 8 (1994). Tampoco ha actuado en un sentido positivo la propensión de algunos investigadores de aprovechar la facilidad de acceso inicial para publicar do- cumentos que revelaban supuestas noticias «sensacionales». en que demostraba la intervención de los servicios secretos soviéticos en el complot. En el primer aspecto. la inicial avidez para conseguir el “documento” —cuanto más llamativo mejor— y el eco internacional provocaron enorme inquietud en Rusia». el escaso desarrollo de la normativa de acceso. y no los escasos centenares que se habían atribuido tradicionalmente. El segundo caso. pp.3. el secuestro y el asesinato del líder marxista catalán Andreu Nin. También la publicación de un informe secreto del año 1972 que elevaba a 1205 el número de soldados americanos prisioneros de guerra en Vietnam. La cita literal es de la página 180. Lligall. La periodista catalana Dolors Genovés describe el rosario de dificultades que tuvo que vencer para acceder a información reservada que le permitió culminar dos reportajes de investigación histórica: «Operación Nicolai» (1992). la falta de recursos económicos y de profesionales preparados y una afluencia masiva de investigadores naciona- les y extranjeros han derivado en un frenazo brusco a las medidas liberaliza- doras del acceso.

la presión del colectivo y las asociaciones profesionales de archiveros. Einaudi fue absuelto del delito de difamación instado por los abogados de Maurice Papon. J.ª Dolores Carnicer Arribas: «El “asunto Einaudi” y el acceso a los documentos de archivo: dos archiveros llevados a juicio». exis- tían restricciones a su consulta. la prensa se hizo eco periódicamente de la apertura de fondos documentales hasta el momento inaccesibles. A lo largo del año 2006. según distintas interpretaciones. pp. frente al abuso de la autoridad administrativa. pero se han discutido los límites de ese secreto.[32] archivos y derechos humanos por lo que se refiere a la tensión entre libre acceso y respeto a la privacidad. No se ha puesto en duda que el respeto del secreto profesional es una parte esencial de la ética del archivero. L. […] desde el punto de vista archivístico. o frente a los crímenes del Estado. 32 (2. y de las organiza- ciones de derechos humanos han generado un Estado de creciente sensibiliza- ción ciudadana que ha llevado a algunos estados a plantearse la cuestión de la mejora del acceso y la abolición de plazos de restricción a la consulta de do- cumentos que obedecían a criterios políticos anclados en el pasado. La denuncia efectuada por el historiador Jean Luc Einaudi en que implicaba al antiguo prefecto de París Maurice Papon en los sucesos acaecidos en una manifestación no autorizada en París el 17 de octubre de 1961 a favor del fin de las hostilidades y de la independencia de Argelia. es el denominado caso Papon o asunto Einaudi. . se basa- ba en unos documentos sobre los que. las deportaciones 21  M. con un saldo final de numerosos muertos. así como de los historiadores y los periodistas. mientras que los dos archiveros que actuaron como testigos de la defensa fueron ob- jeto de una investigación administrativa conducente a dilucidar si habían permitido el acceso a documentos conceptuados como secreto de Estado. En el juicio. que permitirían conocer con más exactitud el encarcelamiento.21 La reivindicación de los familiares y. recurrente por otra parte. como es el caso de los documentos del holocausto —entre 30 y 50 millones de documentos—. 30-33. en su caso. Boletín acal. Como señala Dolores Carnicer. frente a la indefensión que puede provocar en el ciu- dadano. ha vuelto a poner de actualidad un debate. en torno al difícil equilibrio que debe mante- ner el archivero entre el derecho de los ciudadanos a la información y el deber de proteger determinados intereses de esos mismos ciudadanos y de las adminis- traciones a las que sirve. de las víctimas de los regí- menes represivos.º trimestre 1999).

Bulgaria. Con todo. incluyen determinaciones relativas a la voluntad guber- namental de investigar las implicaciones de los funcionarios públicos —los «colaboracionistas»— en las actividades de espionaje y control llevadas a cabo por los servicios secretos del Estado. El país con un desarrollo legal más completo es Alemania. con posteriores enmiendas en los años 1994. El citado estudio del Consejo de Europa22 recoge información sistemática referida a la existencia de legislación específica para los archivos de los anti- guos servicios secretos en catorce países de Europa. además de garantizar la organización.. 1998. Hungría. También levantó mucha expecta- ción el anuncio de que los archivos del Vaticano abrían sus fondos documen- tales de los años 1922 a 1939. 78-97. entre otras razones por las peculiaridades de la transición en cada país. 2002 y 2003. así como Polonia. 22  Ch. cit. legislaron en esta materia en los años 1994 y 1996.3. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [33] y las ejecuciones que tuvieron lugar en los campos de exterminio nazis y que se cobraron casi 18 millones de víctimas. pp. 1996. no se percibe una clara homologación en cuanto a las disposiciones emanadas de los gobiernos. Eslovaquia.2. pero es evidente la influencia del modelo alemán y la tendencia a crear órganos específicos dedicados a promover el acceso y la investigación sobre el pasado reciente. un periodo trascendental de la historia euro- pea reciente. respectivamente. Algunas leyes. fundamentalmente por la ley de los Expe- dientes del Servicio de Seguridad del Estado en la Antigua República Demo- crática de Alemania del año 1991. También las denominadas repúblicas bálti- cas (Estonia. . 3. o. Letonia y Lituania). Rumanía y Ucrania. Kecskeméti e I. Székely: Access to archives…. rápidamente emancipadas del poderío so- viético nada más caer el muro de Berlín. la preservación y el acceso a los archivos de las policías políticas. la Repúbli- ca Checa. El acceso en los procesos de transición política El informe encargado por la Unesco y el Consejo Internacional de Archi- vos en el año 1995 a un grupo de expertos en archivos recomienda a los países en transición hacia regímenes democráticos unas directrices generales y una serie de disposiciones urgentes que se deben adoptar en relación a los archivos de los antiguos aparatos represores del Estado.

jueces. . Bulgaria y. Rumanía y Polonia. por el contrario. diplomáticos y eclesiásticos. Estas disposiciones son opciones promovidas. Hungría. docentes. entre otros. a lo largo de la década del 2000 se produce una segun- da oleada aperturista que se concreta en una reformulación de la legislación para otorgarle un carácter más amplio y más conforme a la creciente norma- lidad democrática de países que se integran de manera secuencial en la Unión Europea. Rusia y la mayoría de los países creados a partir del proceso de desintegración de la Unión Soviética persisten en el mantenimiento de políticas secretistas y de ocultación de los archivos de la policía secreta. pp. El Gobierno del partido conservador Ley y Justicia de los hermanos gemelos Kaczynski —Lech como presidente y Jaroslaw como primer ministro— im- pulsó la aplicación de una ley (2006) que ampliaba el acceso a los archivos. periodistas. sobre todo. Un repaso a la situación de apertura de los archivos de las policías secretas de los antiguos países comunistas». en su momento. El caso de Polonia generó. abogados. funcionarios públicos. 63 (1. Rumanía (2005). Lituania (2006) y Polonia (2006) experimentan una apertura notable. frecuentemente los más «sensibles».[34] archivos y derechos humanos Esta primera oleada aperturista que se refleja con precisión en las leyes y las disposiciones aprobadas a lo largo de los años noventa del siglo xx pre- sentaban en muchos casos claras limitaciones al acceso por lo que se refiere al arco cronológico objeto de la apertura. políti- cos. custodiados en órganos de gran poder político en la época comunista. seguían en la más absoluta opa- cidad. Archivamos. Eslova- quia (2004). Hungría (2003). un amplio y acalorado debate. Albania. antiguos responsables de compañías estatales.23 La apertura de los archivos lleva aparejada en algunos casos la publicación de los nombres de las personas que habían colaborado con los servicios de seguridad del Estado: funcionarios. la tristemente famosa y temi- ble kgb. A partir del mes de febrero del año 2007. Por esta razón.er trimestre del 2007). de manera que grandes volúmenes de documentos. República Checa (2003). 16-20. A partir del año 2000 se materializa esta voluntad de mayor apertura: Croacia y Serbia (2001). políticos. sacerdotes y periodistas. Bulgaria (2006). con distintos niveles de radicalidad. debían dirigirse al 23  Luis Hernández Olivera: «Los archivos que surgieron del frío. por los gobiernos de la República Checa. relanzaba el papel del Instituto de la Memoria Nacional (1998) y obligaba a los que hubieran colaborado con el régimen comunista que se sometieran a un proceso de depuración para castigar a los sospechosos de colaboración con los crímenes nazis y comunistas en Polonia.

000 y 600. La espectacularidad de la medida —afectaba entre 400. Esta fiebre revisionista alcanzó. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [35] Instituto Nacional de la Memoria para obtener un certificado acreditativo de su conducta. En el marco de la formulación de estas leyes. la justicia y la reconciliación —principios altamente re- comendables— pueda propiciar tensiones en el seno de la sociedad. si bien frecuentemente han sido criticados al percibir en sus objetivos fundacionales un sesgo revanchista o de ajuste de cuentas. que tuvo su manifestación pública más notoria con la dimisión del arzobispo de Varsovia en enero del 2007. a los brigadistas polacos que participaron en la guerra civil española al lado del Gobierno de la República. ha permitido grandiosos fraudes en el proceso de privatización de los bienes del Estado que. De todas maneras. lo hacen por meros intereses partidistas. Con todo. cabe advertir del hecho de que algunos de los opositores a la aper- tura de los archivos. han beneficiado sobre todo a antiguos mandatarios comunistas. sobre todo. creado en el año 1999 para buscar documentos que probaran casos de colaboracionismo. incluso. en algunos países. que dio paso al nacimiento el 21 de diciembre del 2005 del Instituto para la Investigación de los Crímenes del Comunismo . algunos países han optado por la creación de órganos específicos de revisión del pasado comunista con objetivos en principio de recuperación y restitución de la memoria. En cierta manera.3. El carácter confesional de la coalición de Gobierno no impidió una estricta investiga- ción de la complicidad de la Iglesia con el Gobierno comunista. Entre estos órganos específicos imbricados en las leyes de apertura. dado que la información contenida en estos archivos ha sido utilizada para llevar a cabo chantajes políticos y encubrir casos de corrupción económica y. al probarse que había colaborado en los años setenta con el aparato de seguridad comunista. reproducen el clásico debate en torno al hecho de que la revisión del pasado para la bús- queda de la verdad.000 polacos— y las denuncias de que se trataba de una depuración ideológica que se aplicaba con el silencio cómplice de la Unión Europea pro- vocaron que en la primavera del 2007 constituyera noticia de gran relieve en los más influyentes medios de comunicación internacionales. Los hallados culpables de colaboración podían ser cesados de su lugar de trabajo. invocando la necesidad de proceder a una reconcilia- ción que olvide la historia pasada. la derrota electoral del partido Ley y Justicia en octubre del 2007 frenó bruscamente esta presión revisionista. desta- ca en Rumanía el Consejo Nacional para el Estudio de los Archivos de la Securitate.

la averiguación de delitos. la legislación más reciente tiende a concretar con precisión las restricciones al acceso y a limitarlas en el tiempo. 3. ya hemos visto el papel desempeñado por el Instituto Nacional de la Memoria creado por la ley de 18 de diciembre de 1998. Como hemos visto. entre otros. por su parte.[36] archivos y derechos humanos con la finalidad de revelar los crímenes del régimen comunista entre 1944 y 1989. se recomendara elaborar nuevas le- yes de archivos o modificar las existentes para atender esta nueva situación y compatibilizar el derecho de acceso con el respeto a la privacidad en los casos de informaciones nominativas fijando plazos de restricción adecuados y convenientemente justificados. En el caso polaco. La desclasificación de documentos Las legislaciones nacionales de archivos y de acceso a la información im- ponen una serie de restricciones y plazos de reserva para la consulta de docu- mentos por razones vinculadas a la seguridad del Estado. Más allá de su rol de agentes de recuperación de la memoria.3. la privacidad de las personas y el secreto comercial. si los plazos de limitación de acceso hace un tiempo eran de cincuenta años. En este sentido. La gran trascendencia que comporta el uso de informaciones ciertamente sensibles propició que. ya que la organización. La fecha elegida tiene un valor simbólico. la preservación y el acceso a este tipo de documentos debe encomendarse a profesionales de los archivos en el marco de instituciones integradas en el sistema de archivos estatal y dotadas de los medios humanos y económicos necesarios. rápidamente se redujo a treinta y en la actualidad la convicción de la necesidad de utilizar documentos en todos los ámbitos de la sociedad actúa como un elemento de . Eslovaquia creó en el año 2000 el Instituto de la Memoria de la Nación. en el informe de los expertos de la Unesco y el Con- sejo Internacional de Archivos de 1995. ya que en esta misma fecha del año 1989 se produjo la sublevación de la población de Bucarest contra el Gobierno comunista de Nicolae Ceaucescu. sería recomendable deslindar sus actividades de investigación retrospectiva de la función de recogida de documentos de los aparatos represivos del Estado —la tentación implícita en la creación de algunos de estos órganos—. mientras que Hungría formaba una Oficina de la Historia y la Re- pública Checa optaba también por crear un Instituto de la Memoria del Pueblo.

estas se mantienen en la más absoluta reserva. a su vez.3. pp. sino también por su carácter ejemplarizante. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [37] presión para propiciar el acceso en plazos aún más breves. En este contexto es fácil entender el impacto del acceso a la información secreta o sensible en casos de países inmersos en transiciones de regímenes totalitarios a sistemas políticos democráticos. pero no sorprendido. Henrique Cardoso dictada en el año 2002. Madrid: Plaza y Valdés. es necesario advertir que la tendencia a la reducción de los plazos no es univer- sal ni afecta por igual a la variada tipología de documentos. En todo caso. . Esta disposición fue revocada por el Gobierno del presidente Lula en el año 2004. elevaba a cincuenta años el plazo de reserva de acceso a los archivos de la dictadura militar. Esta última opción parece ser una vía posibilista en la medida en 24  Los servicios de inteligencia o de información acopian informaciones de gran interés pero. cada vez hay más conciencia de la necesidad de organizar adecuadamente estos documentos con fina- lidades estratégicas y de seguridad. Las directivas europeas más recientes se refieren a la desclasificación en tanto que ejecución automática de la posibilidad de ejercer el acceso al expi- rar el periodo de exclusión. Con todo. sobre todo en aquellos casos en que una mayor apertura de los archivos redunda en nota- bles mejoras de determinados colectivos o suponen una posibilidad de ma- yor justicia en juicios o litigios. superar las ocul- taciones interesadas y poner límite a la discrecionalidad de las leyes de secre- tos oficiales24 en los últimos años. señalemos el de Brasil. Diego Navarro Bonilla: «Clasifica y vencerás: archivos y or- ganización de los documentos de inteligencia». entre los muchos casos que podríamos aportar. Derrotado. no solo por estrictas razones de justicia. así como en la resolu- ción de asuntos que interesan vivamente a los ciudadanos al afectarlos en su economía. dos días antes de abandonar el poder. mediante las leyes de secretos oficiales. en que una disposición del antiguo presidente F. si bien se muestran contrarios a las desclasifica- ciones en masa por su carácter indiscriminado y recomiendan propiciar polí- ticas de permisos especiales para acceder a los documentos de acceso restringido para los investigadores académicos y las organizaciones no guber- namentales. Reflexiones sobre la información secreta en tiempos de guerra. se ha potenciado extraordinariamente la práctica de la desclasificación —utilizando una expresión netamente norte- americana—. 2007. su salud o sus legítimos intereses personales. entendida como una acción argumentada dirigida a los gobier- nos para que insten a los organismos que conservan documentos especial- mente sensibles a que aceleren su grado de accesibilidad. Cfr. gue- rras y genocidios que es necesario aclarar. Para vencer la inercia secretista de las administraciones. 87-113.

dado que generalmente se trata de grandes volúmenes de documentos. la experiencia del National Archives and Records Adminis- tration (nara). pp. que ha impulsado y publicado docu- mentados estudios sobre las dictaduras chilena y argentina. No obstante. hay que advertir que el proceso de desclasificación es lento. cuando el volumen es muy elevado. Esta acción adquiere una gran relevancia. las relaciones con Rusia. por ejemplo. las acciones de la cia en Latinoamérica. la crisis de los misiles de Cuba de 1962 o el apoyo de los Estados Unidos a la Contra nicaragüense o al régimen iraní. Se trata del National Security Archive (nsa) de la Universidad George Washington. El evidente interés de la desclasificación de documentos ha com- portado la aparición de una entidad específicamente dedicada a investigar la historia oculta de la política exterior de los Estados Unidos mediante la con- tinua reivindicación de esta práctica en el marco de la Freedom of Informa- tion Act (foia) norteamericana. de las mil cajas referidas a la Sección de Información del Estado Mayor Central del Ejército (1905-1979). La Freedom of Information Act (foia) es una ley federal aprobada el año 1966 que establece los derechos de los ciudadanos a obtener información de las agencias del Gobierno Federal con la finalidad de asegurar el acceso pú- 25  Teresa Hermoso. la mayoría codificados con sistemas complejos y faltos de normas homologadas. En el caso de España. 95-107. caso. núm. Terés y Rosalía Martínez: «Documentación clasificada custodiada en archivos militares: volumen y características». . que tiene la potestad de organizar adecuadamente los docu- mentos desclasificados por el Gobierno norteamericano.25 Por su parte. lv. Boletín Anabad. su materialización es casi imposible por la falta de re- cursos y de personal cualificado. 4 (2005). C. la política ex- terior norteamericana. Estas mismas autoras señalan que los archivos de las Fuerzas Armadas españolas tienen un volumen global de 108 kilómetros. la «guerra» nuclear. M. entre muchos otros. es muy alecciona- dora de las grandes dificultades técnicas y los elevados costes de esta operación. Una de las condiciones es la confección de una relación individualizada de cada uno de los documentos que se pretenden desclasificar. los intentos de desclasificación de documentación militar topa con serias dificultades por la gran cantidad de trámites y trabas burocrá- ticas que deben superarse. la Operación Cóndor.[38] archivos y derechos humanos que es contemplada en la legislación de treinta y tres países europeos. la revolución húngara de 1956. dada la influencia global de los Estados Unidos en la esfera internacional y el trabajo persistente de infor- mación y espionaje por parte de la cia.

La tipología de docu- mentos es suficientemente amplia: documentos impresos. historiadores y personalidades de un amplio es- pectro político inició una campaña que urgió al Senado reformar esta ley introduciendo una serie de mejoras: establecer un proceso claro en los casos en que las peticiones sean ignoradas u olvidadas. vídeos.26 Cabe tener en cuenta que los documentos anteriores a los años setenta del siglo xx y. El ámbito de aplicación de la ley se concreta en los documentos de las oficinas. las agencias y los departamentos del poder ejecutivo y las agencias y las corpo- raciones federales. establecer unos costes razonables de la gestión de la desclasificación y crear la figura de un defensor (ombuds- man) de la foia que ayude a resolver las disputas entre ciudadanos y agen- cias en la perspectiva de evitar los litigios judiciales. El Congreso. En este sentido. y la segunda en 1996. después del escándalo del denominado caso Watergate.edu>. informa- ción geológica y comunicaciones altamente sensibles entre distintas agencias. la privacidad de las personas. mapas. una potente coalición de organizaciones de periodis- tas. evalúa los costes económicos de las peticiones de acceso y establece mecanismos de respuesta ante la lentitud o la falta de respuesta de los órganos gubernamentales requeridos.3. con motivo del cuadragésimo primer aniversario de la aprobación de la foia. son accesi- 26  Numerosa información sobre la foia. por tanto. para facilitar un mayor acceso a la información en soporte electrónico. Esta ley ha ex- perimentado dos reformas en el tiempo: la primera. negocios confi- denciales. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [39] blico a los documentos del Gobierno de los Estados Unidos. fotografías. entre otras). las cortes federales y parte de las oficinas ejecutivas del presidente cuya función sea únicamente aconsejar y asistir al presidente no están sujetos a la foia. las agencias están obligadas a tener la información accesible para facilitar las pe- ticiones de acceso a los documentos. en el año 1974. . los mecanismos de petición de desclasificación —formu- larios y modelos— y sobre las iniciativas de mejora de la ley se pueden consultar en la web del Natio- nal Security Archive: <http://www. instituciones financieras. En el año 2007.gwu. clarificar el tiempo límite de respuesta por parte de las agencias. economistas. presenta los trámites necesarios que hay que seguir para obtener información clasificada mediante una petición denominada Mandatory De- classification Review (mdr). La propia ley especifica una serie de exenciones al acceso de determinados documentos (información relativa a la seguridad nacional. juristas. en principio no sometidos a restricciones. correos electrónicos y documentos electrónicos.

los análisis del Ministerio de Defensa y los memo- randos del Consejo para la Seguridad Nacional permite constatar que el Gobierno del presidente Nixon incentivó el golpe de Estado contra el Go- bierno legítimo de Salvador Allende y otorgó su pleno apoyo al Gobierno del general Pinochet y a la organización y la consolidación de la policía se- creta (dina) mediante el asesoramiento de la cia norteamericana. en su mayoría referidos a Chile y Argentina. los cablegramas del Departamento de Estado. el fbi y el Departamento de Estado. el mismo nara cuenta con una oficina (Information Security Over- sight Office [isoo]) encargada de velar por las políticas relacionadas con el sistema de clasificación de seguridad y el Programa de Seguridad de la Indus- tria Nacional.foia. 2004. de manera que basó su trabajo en cerca de 24. .[40] archivos y derechos humanos bles en el National Archives and Records Administration (nara).27 Este investigador dirigió el proyecto de desclasificación de los documentos oficiales sobre la historia secreta del apo- yo norteamericano a la dictadura del general Pinochet. Para visualizar con más claridad y de manera más práctica los mecanis- mos y la trascendencia de la desclasificación. se pueden consultar en la siguiente web: <http://www. que evalúa la eficacia de los programas de clasificación de seguridad establecidos por el Gobierno y la industria para proteger la información vital en interés de la seguridad nacional. Barcelona: Crítica. podemos recurrir a la investi- gación emprendida por Peter Kornbluh. y la dirección de operaciones. 28  La consulta de los documentos desclasificados por la Administración norteamericana. el Consejo para la Seguridad Nacional.000 documentos desclasificados gracias a las peti- ciones razonadas del nsa y a una actitud más aperturista de la Administra- ción Clinton. el Pentágono. state/gov>. Cuenta con un equipo de veinticinco personas que trabajan en dos ámbitos perfectamente estructurados: la dirección de políticas. que desarro- lla modelos de clasificación de seguridad. Por otra parte. la Casa Blanca. La lectura de los informes confidenciales de la cia. desclasificación y salvaguarda de la información de seguridad nacional generada por el Gobierno y la indus- tria. Esta autoridad dimana de las órdenes ejecutivas 12958 (Clas- sified National Security Information) y 12829 (National Industrial Security Program) con el activo apoyo y guía del Consejo de Seguridad Nacional (nsc).28 Los do- 27  Peter Kornbluh: Pinochet: los archivos secretos. investigador del National Security Archive sobre la dictadura chilena. En el marco del Gobierno se impulsó un Proyecto de Desclasi- ficación de Chile que permitió acceder a la información de documentos de la cia.

3. Las llaves maestras: accesibilidad y desclasificación [41]

cumentos desclasificados muestran claramente la creación de la Operación
Cóndor en el mes de noviembre de 1975, al reunirse los responsables de la
inteligencia y la seguridad nacional de Chile, Uruguay, Argentina, Paraguay
y Bolivia. Al tratarse de documentos que contenían comunicaciones secretas
y confidenciales, los autores de las misivas se expresaron en un ámbito de
confianza, como lo demuestra la manifestación de un oficial del servicio
chileno de información al agregado militar de los Estados Unidos: «En Chi-
le hay tres fuentes de poder: Pinochet, Dios y la dina».29 La documentación
aportada en esta investigación restituye también el papel protagonista y
pionero del abogado Joan Garcés, que inició las primeras acciones judicia-
les contra Pinochet y sus comandantes por el asesinato de ciudadanos espa-
ñoles en Chile después del golpe de Estado, las cuales acabaron en el célebre
caso de la detención del general Pinochet en Londres a instancias del juez
Baltasar Garzón.30
La desclasificación tiene un impacto demoledor en la medida en que, ante
la destrucción o la ocultación de la mayoría de los archivos de las policías
políticas en Chile, Argentina o Uruguay, la accesibilidad de los documentos
de las agencias norteamericanas, del archivo de la Operación Cóndor en
Asunción o de países limítrofes deviene crucial al aportar numerosos testi-
monios documentales. Así, la presión ejercida ante el Gobierno del presiden-
te Lula por parte de organizaciones brasileñas para abrir los archivos de la
represión redundaría no solo en beneficio de los ciudadanos de este país,
sino también de Uruguay y Argentina. De manera creciente, pronunciamien-
tos de los tribunales de justicia promueven la apertura de los archivos, como
es el caso de Guatemala, en que los tribunales de Justicia ordenaron en julio
del año 2007 la desclasificación de los archivos militares para averiguar los
medios utilizados para combatir la guerrilla por parte del Gobierno del gol-
pista Efraín Ríos Montt, solicitados por la Audiencia Nacional española. En
este mismo país se impulsa el Proyecto de Recuperación del Archivo Histó-
rico de la Policía Nacional a cargo de la Procuradoría de los Derechos Hu-
manos y el apoyo internacional de estados y organizaciones no gubernamen-
tales con la finalidad de organizar un acervo que roza los ocho kilómetros de
documentos.

29 
P. Kornbluh: Pinochet: los archivos secretos, o. cit., p. 114.
30 
Ibídem, pp. 292 y 305-309.

4. Archivos para los derechos humanos

En puridad, la organización de los archivos que contienen informaciones
esenciales para los derechos humanos no debe diferir en sus aspectos básicos
del tratamiento que los profesionales aplicamos a cualquier otro tipo de ar-
chivo, en la medida en que los principios básicos de la archivística deben
respetarse en todos los casos en su integridad. Con todo, su especial relevan-
cia, el riesgo de destrucción intencionada u ocultamiento, las trabas a su
acceso y su adscripción en muchos casos a organismos que no cuentan con
profesionales de los archivos en sus cuadros de recursos humanos requiere
adaptar o profundizar en la teoría archivística en determinados aspectos de
su organización. Además, este tipo de archivos plantean otros retos, como la
problemática de los retornos y las confiscaciones —elementos muy vincula-
dos al concepto de reconstrucción del patrimonio documental nacional—, el
concepto de autenticidad y su uso como fuente para la historia, su destruc-
ción intencionada, su difusión y su contribución a las nuevas formas de me-
moria y la necesidad de tener muy presentes los principios éticos que deben
dirigir la conducta de los profesionales de los archivos.

4.1. Archivos y centros de memoria

Las recomendaciones de la Unesco y el Consejo Internacional de Archivos
presentadas en el informe «Los archivos de la seguridad del Estado de los
desaparecidos regímenes represivos» elaboradas por un grupo de expertos
en el año 1995,31 además de presentar una serie de consideraciones y direc-
31 
Este grupo estuvo formado por el español Antonio González Quintana como director del pro-
yecto, Alejandro González Poblete (Chile), Vladimir Kozlov (Federación Rusa), Narissa Ramdhani
(República de Suráfrica), Eliana Rezende Furtado de Mendoça (Brasil), Mary Ronan (Estados Uni-

debe ser un servicio de archivo histórico de carácter nacional». 1 (1999).[44] archivos y derechos humanos trices generales relativas a los derechos colectivos e individuales que se deben proteger a partir de la información conservada en los archivos de la repre- sión y que relacionamos en el siguiente apartado de este capítulo. condiciones que pocos archivos. 32  Antonio González Quintana: «Les archives des services de sécurité des anciens régimes répres- sifs». El destino final de estos archivos. desgraciada- mente. preservar y facilitar el acceso a los archivos de la represión. pocos han sido los estados que han podido resistirse a la tenta- ción de crear órganos específicos. Dagmar Unverhau (Alemania) y Lazlo Varga (Hungría) con la voluntad de asegurar una repre- sentación equilibrada de países implicados en distintos procesos de transición política. proceder a indemnizar a las víctimas de la represión y asegurar los derechos de los individuos. dado que el impacto inicial del tratamiento y el acceso en los procesos de indemnización y depuración de responsabilidades requiere un presupuesto y unos recursos humanos muy abundantes. Comma y Anabad. a menudo con denominaciones sumamente retóricas. 22. . se hacen eco de la necesidad de legislar sobre este tipo de archivos. básica- mente a cargo de A. frecuentemente. Con todo. p. como veremos poste- riormente. Sus conclusiones se han publicado en las revistas Janus.32 Con todo. el Archivo Nacional) o en insti- tuciones especialmente creadas para identificar a los antiguos responsables. como la recogida y la sistema- tización de los documentos de las policías secretas o los organismos de represión de los derechos ciudadanos. ha sido con frecuencia reinterpretada por algunos gobiernos. como parte inte- grante de la memoria colectiva. En este sentido defienden que los archivos producidos por los antiguos organismos de repre- sión deben situarse inmediatamente bajo el control de las nuevas autorida- des democráticas y conservarse en instituciones de archivos vinculadas al sistema archivístico nacional (por ejemplo. dotando a estos organis- mos de capacidades plenamente archivísticas. Los numerosos institutos de la memo- ria creados en diferentes países de la Europa central y del este o los archivos dos). pueden acreditar. Janus. en distintos idiomas. Los autores del informe reiteran una directriz que. el informe es muy claro y preciso cuando señala que «el hecho de que estas instituciones sean temporales debe enun- ciarse muy claramente. Esta directriz alude a la posibilidad de crear instituciones específicas para organi- zar. con el objetivo de evidenciar públicamente su empeño en reflexio- nar sobre su pasado más reciente y. González Quintana.

4. paralelamente ha creado un centro de documentación vir- tual denominado «Memorias Reveladas» con el objetivo de reunir informa- ciones de diferentes procedencias. En Brasil ya hemos podido constatar cómo una parte sustancial de los archivos de la dops (Departamento de Orden Político y Social) o policía política están de- positados en diez archivos del Estado. Por su parte. y facilitar su acceso por Internet. además de continuar su política de recibir la transferencia de los archivos del Estado con informaciones más sensibles. especialmente la catalana. en tanto que son muestras de esta volun- tad por parte del Estado de hacer visible su política de recuperación de la historia y de restitución de los derechos ciudadanos. que a la voluntad de crear un centro específico de reflexión sobre la contienda civil. Posteriormente. el Instituto de la Memoria de la Nación eslovaco (2000). Para ilustrar la diversidad de posibilidades de intervención de los estados en el ámbito de los archivos y los derechos humanos. en el marco de la reformulación de este archivo y de la devolución de la documentación del Gobierno y el Parlamen- to a la Generalitat catalana en el 2006. tanto públicas como privadas. como los pertenecientes al Sistema Nacional de Información (sni). Sin ánimo de exhaustividad. podemos referirnos al Instituto de la Memo- ria Nacional polaco (1998). En España. y establecer una red de colaboración con los archivos estatales. En Latinoamé- rica destaca la creación del Archivo Nacional de la Memoria (2003) y las Comisiones Provinciales para la Memoria en Argentina o el Centro de Do- cumentación y Archivo paraguayo. analizaremos breve- mente cinco casos concretos que nos pueden servir de referencia. el Archivo Nacional. Archivos para los derechos humanos [45] y los centros de la memoria latinoamericanos constituyen claros ejemplos de la tendencia a segregar los archivos que son testimonio de las violaciones de los derechos humanos de los sistemas archivísticos nacionales. la Oficina de la His- toria húngaro y el Instituto de la Memoria del Pueblo checo. se procede a formalizar la creación en junio del 2007 de un Centro Documental de la Memoria Histórica vincu- . la transformación en el año 1999 de la sección Guerra Civil del Archivo Histórico Nacional en Salamanca en Archivo General de la Gue- rra Civil Española respondía en su momento más a una operación de blinda- je de este centro ante las reivindicaciones de devolución de los acervos con- fiscados por parte de unas pocas comunidades autónomas. el Consejo Nacional para el Estudio de los Ar- chivos de la Securitate rumana (1999). transformado posteriormente en el Instituto para la Investigación de los Crímenes del Comunismo (2005).

los fondos documentales y las fuentes secundarias que puedan resultar de interés para el estudio de la guerra civil. en particular. el exilio y el internamiento de españoles en campos de concentración durante la segunda guerra mundial y la transición política a la democracia. — asesorar y cooperar en la localización de información para la repara- ción de la memoria y la ayuda a las víctimas de la represión. la duplicación. organizar y poner a disposición de los ciudadanos y.[46] archivos y derechos humanos lado al propio archivo y que tiene el objetivo de reunir y recuperar todos los fondos documentales en cualquier soporte relativos al periodo histórico comprendido entre los años 1936 y 1978. el exilio y la transición. Otro modelo diferente es el caso del Archivo Nacional de la Memoria. reunir. — recuperar. — impulsar la difusión de los fondos del centro y facilitar la participación activa de los usuarios y sus organizaciones representativas. de acuerdo con su articulado. la dictadura franquista. la digitaliza- ción y el archivo de informaciones. Las funciones de esta nueva institución son las siguientes: — mantener y desarrollar el Archivo General de la Guerra Civil Española. . Asimismo. el franquismo. y contribuir a la difusión de sus resultados. la clasificación. la resistencia guerrillera. sus actividades fundamentales se refieren a la obtención. — fomentar la cooperación con organismos equivalentes de otras admi- nistraciones públicas. el análisis. el decreto enuncia con precisión sus objetivos fundacionales. que conserva el fondo de la Conadep (Comisión Nacional de Desapare- cidos) y que constituye un referente informativo ineludible en los juicios a los represores. testimonios y documentos sobre el que- brantamiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales en que esté comprometida la responsabilidad del Estado argentino y sobre la respues- ta social e institucional ante estas violaciones. de los interesados. que se concretan en — contribuir a mantener viva la historia contemporánea del país y sus lecciones y legados en las generaciones presentes y futuras. desde el inicio de la gue- rra civil hasta la promulgación de la Constitución española. es decir. — fomentar la investigación histórica sobre la guerra civil. creado por decreto de diciembre del 2003 en el ámbito de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argen- tina.

Archivos para los derechos humanos [47] — proporcionar un instrumento necesario en la búsqueda de la verdad. El caso de Puerto Rico presenta la peculiaridad de que al organismo crea- do especialmente para velar por los documentos generados por la División de Inteligencia de la Policía en su control de supuestas actividades subversi- vas. fundamentalmente el movimiento independentista puertorriqueño. político e institucional. — preservar informaciones.541 fichas y referencias) en su vigilancia a las per- sonas vinculadas al movimiento independentista. — desarrollar los métodos adecuados. . — fomentar el estudio. el castigo y la reparación de las graves violaciones de los derechos y las libertades fundamentales. The American Archivist. Blanco-Rivera: «The forbidden files: creation and use of surveillance files against the independence movement in Puerto Rico». la investigación y la difusión de la lucha contra la impunidad y por los derechos humanos y de sus implicaciones en los planos normativo. que la División de Inteligencia de la Policía había producido­ 16. clasificar y archivar informaciones. bajo la dirección de la jurista 33  Joel A. el juzgamiento. — crear un poderoso instrumento pedagógico para hacer realidad el impe- rativo de Nunca más frente a conductas aberrantes expresado abierta- mente por la ciudadanía al restablecerse las instituciones democráticas. En el mismo año se creaba el Center to Arrange Confidential Records.793 dosieres (con 151. pp. testimonios y documentos necesarios para estudiar el condicionamiento y las consecuencias de la represión ilegal y del terrorismo de Estado en la República Argentina y su coordina- ción con los países del Cono Sur. 297-311. dentro del Estado y de la sociedad civil. incluidas la duplicación y la digi- talización de los archivos y la creación de una base de datos para analizar. la investigación. testimonios y documen- tos de manera que puedan ser consultados por los titulares de un inte- rés legítimo. 68 (invierno 2005). la justicia y la reparación ante las graves violaciones de los derechos hu- manos y las libertades fundamentales. se le asignó también la responsabilidad de devolver los dosieres personales crea- dos por la vigilancia policíaca a las personas afectadas.4. a consecuencia de la denuncia de un agente de la policía condena- do por asesinato. ético.33 En el año 1987 se descubrió. — coadyuvar a la prevención de las violaciones de los derechos humanos y al deber de garantía del Estado en lo que se refiere a la prevención.

Finalmente. preservar la documentación y hacerla accesible. acción que no cuajó.34 Posteriormente. tiene el objetivo de construir un banco de datos para atender las solicitudes emanadas de los recursos de habeas data. Constituido como Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos vinculado a la Corte Suprema de Justicia de Para- guay en marzo de 1993. el centro aludido había devuelto un total de 6. descubierto en el año 1992 en un suburbio de Asunción y que aporta pruebas convincentes de la cooperación existente entre las policías de los países del Cono Sur —tema que tratamos con más detalle en el capítulo 6. paralizaron el traslado y los do- sieres permanecen en el Archivo Confidencial de la Rama Judicial. es también un modelo que hay que considerar. los dosieres no reclamados se guardaron en el Archivo Confidencial de la Rama Judicial y cerrados al público hasta junio del 2003. Finalmente. En el marco de una relevante controversia parla- mentaria. decisión rechazada por el presidente que le sucedió en el cargo. se decidió transferirlos a la Universidad de Puerto Rico. . requerimiento de los afectados. desarrollar actividades de animación sociocultural y pro- ducir materiales pedagógicos. En el mes de septiembre del mismo año. se aprobó publicar el nombre de las personas y las entidades afec- tadas por el espionaje ilegal.1— para la represión institucionalizada con- tra los opositores políticos. investigar multidisciplinariamente el fenóme- no del terrorismo de Estado. que invocaba que le correspondía la tutela de estos documentos en aplicación estricta de la ley. ya que en el año 1992 se impidió la publicación de los nombres de los agentes y los confidentes y pa- ralelamente se aprobaba la devolución de los dosieres originales a los afecta- dos que lo solicitaran.[48] archivos y derechos humanos Migdalia Fraticelli Torres. si bien las quejas de la dirección del Archivo General de la Nación. autenticación de todos los dosieres integrados en el expediente.608 dosieres de la policía. En el mes de marzo del 2002. y notificación a la persona de que el expediente estaba preparado. el caso del archivo de la Operación Cóndor. dar apoyo a las causas abiertas en los tribunales de justicia. difundir y esclarecer ante la opinión pública nacional e internacional los principios de la declaración universal de los de- 34  Antes de la devolución o «distribución» debía cumplirse un procedimiento destinado a respe- tar la confidencialidad de los afectados que constaba de las siguientes fases: notificación a las víctimas de la existencia de los documentos. identificación y organización de toda la documentación. el presidente de la Corte Suprema firmó una orden administrativa para su destrucción. también conoci- do como Archivo del Terror o del Horror.056 fichas. 953 de la Oficina de Inves- tigaciones Especiales y 34.

la decisión de reforzar el carácter especializado del Archivo General de la Guerra Civil Española con la creación de un Centro Documental de la Memoria que asume una función de recogida sistemática de fondos de una época determinada. Hemos podido conocer. . contribuyen también a desdibujar las fronteras entre archivos y centros de documenta- ción. pero de génesis y tratamiento plenamente diferenciados. Esta intervención del poder político en la creación o reformulación de archivos ya existentes plantea una serie de interrogantes relativos al uso y la orientación de estos centros y también de su solapamiento y su distorsión con los sistemas archivísticos establecidos. y. el caso paraguayo. agravados porque se trata de las memorias sobre la misma represión estatal […]. 14. realidades ambas necesarias. que crea ex novo un archivo dedicado a preservar documentación relativa a los abusos contra los derechos humanos en el marco de la dictadura militar (1976-1983). y la creación de un ámbito virtual para intensificar esta ac- ción. el caso argentino. la solución portorriqueña a la conservación de documentos nominativos sobre ciudadanos sometidos a vigilancia ilegal. p.4. de sus funciones de órgano especializado encargado de asu- mir las transferencias documentales de los organismos del Estado. y aun que proceda a reunir copias del archivo que trabajosamente se preservó por la actuación de personas e instituciones de la sociedad civil y la “estati- zación” del archivo». Archivos para los derechos humanos [49] rechos del hombre y convertir este centro en un centro-museo que recuerde a todos los paraguayos una época de sufrimiento y lucha. incluidos los represivos. En algunos casos. núm. finalmente. Políticas de la memoria. que afronta el tratamiento y el acceso al rele- vante archivo de la Operación Cóndor. pues. una parte sustancial de ellos en soporte electrónico. cinco opciones diferentes para afrontar la revisión del pasado reciente: la asunción por un archivo nacional. 5 (2004-2005). en este caso del Brasil. Y añaden: […] concentrar en él [el Estado] la gestión y la autoridad sobre el archivo conlleva una serie de riesgos. ¿Cómo conjugar las orientaciones que abogan por la expansión de las memorias contrahegemónicas con la cesión absoluta de las principales herramientas para ello al Estado?35 35  Alejandra Oberti y Roberto Pittaluga: «Temas para una agenda de debate en torno al pasado reciente». Alejandra Oberti y Roberto Pittaluga reflexionan con acierto en la innegable contradicción que puede suponer el hecho de que el Estado asuma «una disposición activa para la reunión y preservación documental.

en que la preservación de determinados datos o testimonios era una acción trascendental que. depositen en ellas sus archivos. Los acervos recuperados por entidades como Memoria Abierta en Argenti- na o la Vicaría de la Solidaridad en Chile existen en la medida en que las iniciativas partieron de entidades conectadas con las organizaciones ciudadanas y plenamente enfrentadas al Estado dictatorial. que puede ser nota- blemente largo. una vez restablecida la normali- dad democrática. la consolidación democrática y de sus instituciones. en consecuencia. se ha generado una potente creación de archivos derivados tanto de su acción cotidiana como de la justificable desconfianza ha- cia un Estado represor. Durante un periodo transicional. a quien puede competer. por ejemplo. Pittaluga. en todo caso. preservar y tornar accesible la documentación pública y priva- da. por utilizar la expresión de A. no puede ser suplantada por el Estado. es evidente que debe situarse en el mismo rango el interés de organizar. otorgar su apoyo en la medida en que estas entidades asumen la organiza- ción. En una perspectiva de futuro. de los archivos creados por las organizaciones no guber- namentales proviene del hecho de que la mayoría de las fuentes recuperadas —y que pueden seguir recuperándose— lo son en la medida en que estas orga- nizaciones devienen interlocutores plenamente confiables por parte de las per- sonas o las entidades que sufrieron la persecución política y que mantienen una cierta desconfianza en la mayoría de los entes de archivo o memoria de- pendientes del Estado. Oberti y R. que pasa ineludiblemente por una acción dinámica de recuperar fuentes y testimo- nios. la preservación y el acceso a un patrimonio con vocación pública. Y su potencial de futuro. la resolución de los temas pendientes vinculados al reconocimiento pleno de los derechos de las víctimas y la consecución de un elevado conocimiento del pasado histórico pueden re- vertir la situación y propiciar una intervención más directa del Estado. La importancia de la no «estatización». En todo caso.[50] archivos y derechos humanos En el ámbito de las organizaciones de defensa de los derechos humanos y de recuperación de la memoria. Y es evidente que la creación y la recuperación de docu- mentos no obedecía a criterios archivísticos. sino a necesidades sociales en el marco de escenarios convulsos. las madres o las abuelas de la plaza de Mayo se sientan más cómodas y representadas en sus reivindicaciones en organizaciones de derechos humanos que en instituciones estatales y. es lógico que. se ha demostrado de una utilidad y una eficacia extraordina- rias. y que la decisión de fomentar políticas públicas de memoria y reparación se pueden materializar en dos posibilidades que incluyen las siguientes ven- tajas e inconvenientes: .

4. las prioridades de reproducción de documen- tos y la reflexión innecesaria sobre cuestiones que la teoría archivística ha resuelto ya de manera satisfactoria. organización y des- cripción. . b) La integración de estos archivos en organismos especializados creados ex novo. Archivos para los derechos humanos [51] a) La integración de los archivos y los documentos relacionados con la violación de los derechos humanos en instituciones archivísticas del Estado. — Posibilidad de que el Estado interfiera en la imprescindible transpa- rencia y accesibilidad a estos documentos. — Usualmente se garantiza una preservación más adecuada al contar con instalaciones específicas. — Se garantiza un tratamiento archivístico adecuado con profesiona- les preparados (identificación de los fondos. el desconocimiento de las medidas de preservación de los distintos soportes. — Mayor eficacia temporal en atender a los afectados al tener muy claramente focalizado su objetivo prioritario. pp. las diversas formas de ordenamiento y descripción documental. 2 (2006). — Potente visualización de la problemática de los derechos humanos.36 36  Mariana Nazar: «Sobre las políticas de la memoria». — Posibilidad de instalarlos en edificios emblemáticos de la época de la dictadura. lvi. A menudo se percibe como un tema de defensa de los derechos humanos y de difusión de la historia reciente y se adolece de una visión archivística del tema. — Frecuente ausencia de profesionales de los archivos en sus cuadros directivos. señala como los problemas más recurrentes la utilización arbitraria de la terminología archivística. núm. Boletín Anabad. — Se integran con normalidad en el patrimonio documental y el sistema archivístico del Estado. sin superposiciones. preservación e integridad). — Necesidad de formar expertos en el tratamiento de este tipo de acervos. — Es posible recabar con una cierta rapidez los recursos humanos y financieros adecuados. 107-108. solapamientos o casos de bicefalia en los órganos rectores de la política archivística.

conferen- cias. monumentos. la escasez de presupuestos y la escasa aplicación de la disciplina archivística.5—. En concreto. . 2007. recortes de prensa. fotografías. armar redes de información. 414. folletos. entiende que la creación de la Comisión Provincial por la Me- moria en la provincia de Buenos Aires (2000). recuperar predios de centros clandestinos. se manifiesta claramente contrario a la mar- ginación del Bundesarchiv —el órgano encargado de dirigir el sistema archi- vístico alemán— en esta controvertida resolución que crea un Comisionado Federal para la organización. sistematizar y conservar el material documental de determinada época. p. etcétera. La archivera argentina Mariana Nazar destaca que los organismos crea- dos con la finalidad concreta de preservar la memoria tienen la característica común de que incluyen un variado repertorio de funciones: […] recopilar. el archivero alemán Klaus Oldenhage. el tratamiento y el acceso a los archivos de la antigua policía política. vídeos.[52] archivos y derechos humanos — Tendencia a mezclar de manera indiscriminada los conceptos de archi- vo y centro de documentación y las tipologías documentales y los ma- teriales informativos (documentos. A modo de agenda». testimonios personales. Informe 2007. Por su parte. cumplir tareas de di- fusión y educación. investigación y juzgamiento en casos de viola- ción de los derechos humanos. la superposición de funciones. contribuir a la prevención.37 Asimismo. Su conclusión es muy clara: los profesionales de las instituciones 37  «Dictadura. fomentar estudios e investigaciones. o incluso realizar exhibiciones o muestras. Buenos Aires: Eudeba. pancartas…). pero critica su falta de diálogo con los archivos ya existen- tes. el Archivo Nacional de la Memo- ria (2003) y la recuperación de la esma (2004) son acciones relevantes por parte del Estado. cursos. al referirse al estatus particular otorgado a los archivos de la Stasi —aspecto que trataremos con más detalle en el capítulo 6. es de mal entender por qué razón ha sido necesaria una legislación especial y un cuerpo público especial para realizar la misma tarea con el pasado co- munista. Informe anual del cels. archivos y accesibilidad documental. libros. Derechos humanos en Argentina. el Instituto Espacio por la Memoria en la Ciudad Autónoma (2002). entiende que si el Bundesarchiv ha es- tado a cargo con plena eficacia de todo tipo de documentos del pasado nazi.

los principios enunciados en el denominado Informe Joinet (1998) para la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Uni- das y las directrices derivadas del Forum Social Mundial de Porto Alegre del 2003 refuerzan y actualizan las recomendaciones internacionales en esta materia. 2 (2004). como es el caso de la potente organización creada para facilitar el acceso a los docu- mentos de la Stasi alemana.38 En todo caso.2. en caso de optar por esta última opción. 79. la necesidad de garantizar la correcta orga- nización. en este necesario debate en torno de si deben ser los archi- vos del Estado ya existentes quienes recojan y preserven estos documentos o si se deben crear instituciones específicas. Two repressive systems in a country. debe ser con la finalidad de mejorar su gestión y atención a los afectados. se señala que los archivos de la represión constituyen un problema social y político que supera amplia- 38  «Prosecution and resistance. 4. compensation and reconciliation. Comma. Así. y que en todos los casos debe establecerse con carácter transitorio. preservación y acceso de los archivos generados por las policías políticas y los aparatos represores del Estado en el marco de la defensa de los derechos humanos y en los procesos de transición de regímenes dictato- riales a sistemas democráticos propició que la Unesco encargara un estado de la cuestión al Consejo Internacional de Archivos con el objetivo de eva- luar la situación y proponer unas normas de actuación mínimamente homo- geneizadas. The case of German archives». Archivos para los derechos humanos [53] archivísticas pueden documentar los derechos humanos y las violaciones del pasado mucho mejor que algunas instituciones «especiales».4.1. tratamiento y preservación 4. Posteriormente. Las directrices internacionales Como ya hemos comentado. Organización.2. es imprescindible recordar que las directrices del informe del año 1995 de la Unesco y el Consejo Internacional de Archivos reiteran que. p. que se llevó a cabo en los años 1994 y 1995. Las ya citadas recomendaciones de la Unesco y el Consejo Internacional de Archivos elaboradas por un grupo de expertos incluyen una serie de re- flexiones y consideraciones de sumo interés. .

elevado a la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas en abril de 1998. — el derecho a la investigación histórica y científica. derecho a conocer la histo- 39  Perrine Canavaggio y Louis Joinet: «La rehabilitación de las víctimas: archivos contra el olvi- do». el habeas data. núm. Por su parte. pp. 61-63.[54] archivos y derechos humanos mente la estricta consideración organizativa y técnica de los archivos y que deviene la llave para interpretar el pasado inmediato y un instrumento de elevado valor para el ejercicio de los derechos de los individuos. — el derecho a compensaciones y reparaciones por los abusos sufridos por las víctimas de la represión. el informe del jurista francés Louis Joinet Principios para la protección y la promoción de derechos humanos para combatir la impuni- dad. presentan una relación de las funciones fundamentales de los archivos en la consolidación de los derechos colectivos e individuales: a) Derechos colectivos: — el derecho de pueblos y naciones a elegir su propia transición política está seriamente condicionado por la existencia de documentos. — el derecho a la restitución de los bienes confiscados. 21-22. el deber de recordar —en consecuencia. b) Derechos individuales: — el derecho a conocer el paradero de familiares desaparecidos bajo el régimen represivo. 2 (2004). — el derecho a la amnistía para presos y perseguidos políticos.39 enfatiza la importancia del derecho a saber como un derecho colectivo y que es necesario vincular al derecho a la verdad. . Boletín acal. — el derecho a la verdad. — el derecho a identificar a los responsables de los crímenes contra los derechos humanos. y Antonio González Quintana: «Los archivos de la represión: balances y perspectivas».º trimestre 2005).er y 2. — el derecho al conocimiento de datos existentes sobre uno mismo en los archivos de la represión. — el derecho de los pueblos a la integridad de su memoria escrita es irrenunciable. 55/56 (1. Si bien es cierto que no hay dos modelos de transición y de resolución del contencioso archivístico que se genera a continuación iguales en sus causas y sus efectos. pp. Comma.

especialmente para favorecer la in- vestigación histórica. A su vez. la destrucción.4. Finalmente. con especial aten- ción a los referidos a los centros de detención. después de ejercer su derecho de consulta. en el seminario Memoria de las dictaduras: instrumento para la consolidación de los dere- chos humanos celebrado en el marco del Tercer Foro Social Mundial de enero del 2003 en Porto Alegre. Dado el notable interés de estos principios. Si ya ocupaba el cargo con anterioridad. — Principio 14: administración de los centros de archivo: cada centro deberá estar bajo la responsabilidad de una persona nombrada al efec- to. en su caso. — Principio 16: facilitar su consulta. e incorpora numero- sas referencias a los archivos. directa o indirectamente. Diane Orentlicher. Veamos las más relevantes: — Principio 13: medidas de preservación de los archivos (evitar el secues- tro. actualizar los principios contenidos en el informe Joinet. las informacio- nes nominativas que figuren en los archivos de estos servicios no po- drán ser las únicas pruebas de cargo. — Principio 18: medidas específicas relativas a los archivos de carácter nominativo: se consideran nominativos los archivos que contienen in- formación que permita. — Principio 17: cooperación de los servicios de archivo con los tribunales y las comisiones extrajudiciales de investigación. Archivos para los derechos humanos [55] ria de la represión para evitar que caiga en el olvido—. toda persona tendrá derecho a saber si figura o no en dichos archivos y. identificar a las per- sonas a las que se haga referencia. deberá ser expresamente confirmada. se recogieron un conjunto de conclusiones . en el mes de septiembre del 2004 el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas encar- gó a una jurista norteamericana. esta puesta al día terminó con un nuevo informe datado en febrero del 2005. la disimulación o la falsificación) y necesidad de reglamentar su almacenaje. Excepto cuando las informaciones se refieran a sus responsables o a colaboradores per- manentes de los servicios de seguridad e información. a impugnar la legitimidad de las informaciones que les conciernen ejerciendo el derecho de réplica. a menos que sean corroboradas por otras fuentes fidedignas y diversificadas. su conservación y su consulta. — Principio 15: priorizar el inventario de los archivos.

en la categoría de bienes pro- tegidos. — La conservación de expedientes que contengan información sobre per- sonas víctimas de la represión.[56] archivos y derechos humanos en clara sintonía con las directrices que acabamos de presentar. — La declaración de los documentos de la represión como bienes de interés histórico-cultural de la nación. Como hemos podido constatar. paralelamente. — Garantizar a todas las personas el libre acceso a estos archivos para obtener información sobre la existencia de expedientes a su nombre o al de familiares (habeas data). al menos setenta y cinco años después de la fecha de inicio. De entre ellos destacan las actividades impulsadas . para el ejercicio de los derechos. su difusión en el ámbito internacional ha propiciado un extraordinario impulso a las actividades archivísticas relacionadas con la protección de los derechos hu- manos que ha permitido la celebración de numerosas jornadas. — La creación de un fondo económico de ayuda a la preservación de los archivos al servicio de la protección de los derechos humanos que su- pervise la cooperación económica en los países en vías de transición a la democracia. en pocos años se ha generado un conjun- to de directrices con un alto grado de consenso y. congresos y seminarios monográficos. encargados de administrar y mantener los documentos de los extinguidos órganos de represión y de mantener el control de los documentos de los servicios de inteligencia actuales. — La constitución de instituciones archivísticas públicas creadas espe- cialmente para la conservación de los documentos siguiendo los prin- cipios de la archivística y de los especialistas designados por la Unesco y el Consejo Internacional de Archivos. en los organismos de información que continúan existiendo en la democracia. Los puntos principales son los siguientes: — La creación de comisiones en los países de regímenes democráticos posdictadura. para evitar el colapso de las instituciones o la destruc- ción de los documentos. — La divulgación pública a los ciudadanos de sus derechos relativos a los documentos de la represión. — La selección y la separación de expedientes políticos del resto de expe- dientes policiales.

que significó el inicio oficial del proyecto de recuperación de los archi- vos de las dictaduras militares del Cono Sur (2006-2009). y en Ciudad del Cabo en el 2003. Los archivos para no olvidarlos. sin cara. la organización de una mesa re- donda interprofesional sobre archivos y derechos del hombre en enero del 2005 en el marco del Forum Social Mundial en Porto Alegre y el coloquio Archivos. que desde el año 2001 celebra cada dos años unas jornadas monográficas dedicadas a los archivos y la cooperación y la solidaridad internacionales40 y que en el año 2006 celebró en Montevideo el seminario Archivos y Derechos Huma- nos. Por su parte. una asociación o un individuo que haya contribuido de manera notable a la preservación o al acceso de archivos relacionados con los derechos del hombre y las violaciones de estos derechos. la exposición Sin voz. el eje de la cooperación. . Este conjunto de proyectos y actividades contará con el apoyo de un portal denominado Archivos y Derechos del Hombre. el Consejo Internacional de Archivos. la emergencia de la noción de justicia universal y la reivindicación ciudadana de justicia en favor de las víctimas de las violaciones de los derechos humanos. esta temática estuvo muy presen- te en las Conferencias Internacionales de la Mesa Redonda de los Archivos (citra) en Marsella. el Consejo Interna- cional de Archivos creó un grupo de trabajo y un programa específico enca- minado a crear una guía internacional de fuentes de archivos relativas a la historia de las violaciones de los derechos del hombre. 14 pp.4. Le programme fédérateur du Conseil International des Archives. En concreto. Archivos para los derechos humanos [57] por la organización no gubernamental Archiveros sin Fronteras. bajo el título de Archivos y Derechos del Hombre. celebrados en el mes de diciembre del 2006 en Lyon en colaboración con la Asociación Francesa de Historia de la Justicia y la Asociación de Archiveros Franceses. una organización. las terceras (2005) a archivos y desarrollo y las cuartas (2007) a los cooperantes. secretaria general adjunta del ica y responsable de grupo del proyecto Archivos y Derechos del Hombre: Archives et Droits de l’Homme. consciente del desafío que significaba para los archivos la caída de numerosas dictaduras y el adve- nimiento de regímenes democráticos. 41  Informe elaborado por Perrine Canavaggio. ha organizado periódicamente con- gresos y jornadas específicos. agosto del 2005.41 40  Las primeras jornadas (2001) se dedicaron a la protección del patrimonio documental. las se- gundas (2003) a archivos y derechos democráticos. En sintonía con las resoluciones de ambos congresos. en el año 2002. justicia y derechos del hombre. así como la realización de acciones educativas para los jóvenes y la creación de un premio para re- compensar una institución.

la dignidad y la lealtad profesional. 209-217 y 227-243.[58] archivos y derechos humanos Sin ánimo de exhaustividad. la conservación y la organi- zación de los documentos. las misiones perma- nentes de las Naciones Unidas de Suiza y Guatemala y el Consejo Internacional de Archivos. Karen Benedict. conviene remarcar la profusión de seminarios y jornadas en el año 2007. A su vez. celebrado en la sede de la Univer- sidad Internacional Menéndez Pelayo en Cuenca en julio del 2006. respectivamente. El jurista Josep Cruanyes sintetiza los principios generales deontológicos más relevantes: la actuación según el saber técnico y la propia conciencia. la independencia y la libertad profesional. pp. como la organizada por la Universidad Federal de Espíritu Santo en Brasil sobre la apertura de los archivos de la dictadura o la celebración de una mesa redonda sobre los archivos y los derechos humanos en Ginebra bajo el auspicio de los archivos federales suizos. se elaboró el denominado Manifiesto de Cuenca. la coordinación y la ayuda mutua de todos los centros existentes. relaciona los principales ejes del código de ética de la Sociedad Americana de Archiveros. Revista catalana d’arxivística.42 42  Cfr. el uso y las restricciones de los documentos. las quejas sobre otras instituciones y las actividades profesionales. que atienden aspectos como la política de obtención de fondos. las relaciones con los donantes y las restricciones. . Finalmente. La especificidad y la relevancia de las funciones del profesional de los archi- vos han propiciado la aparición de códigos de ética y deontología profesional con la voluntad de presentar una serie de normas mediante las cuales se pueda regular el comportamiento del colectivo en temas delicados. el deber de informar. Lligall. las investigaciones emprendidas por los archiveros. 8 (1994). «Jornada de estudio y debate sobre la ética de los archiveros». la reserva. organizado por la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio de Cultu- ra. la evaluación. La iniciativa pione- ra de los archiveros norteamericanos ha tenido su continuidad en la formaliza- ción por parte del Consejo Internacional de Archivos y de diferentes asociacio- nes profesionales de códigos que enuncian principios éticos de notable interés. la información sobre investigadores y correc- ción de errores. que recogía un conjunto de conclusiones encaminadas a reivindicar mayor apoyo oficial a la tarea de recuperar los archivos relacionados con la violación de los derechos humanos y constituir una Red Global de Centros de la Memoria con la finalidad de apo- yar las iniciativas que se produzcan en el futuro y para fomentar la coopera- ción. hay que señalar que en el seminario Archivos y Dere- chos Humanos: los Centros de la Memoria. a un nivel más concreto. la información privada y privilegiada.

que deberían abordar los siguientes aspectos: — Los archivos de la represión son parte integrante del patrimonio docu- mental y deben ser preservados en su integridad como testimonios contra la intolerancia. director del Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona —que custodia numerosos fondos medievales de una antigüedad e interés excep- cionales— rechaza de plano la necesidad de aprobar códigos deontológicos y para sostener su argu- mentación desliza ejemplos que contienen interpretaciones y juicios de intenciones manifiestamente controvertidos. Archivos para los derechos humanos [59] El propio código ético del Consejo Internacional de Archivos apela a los principios de neutralidad. aporta argumentos y ejemplos de peso que refuerzan la necesidad de dotarse de unos principios deontológicos. El autor. — Los archiveros no son censores. liii. honestidad intelectual y conciencia profesional como ejes de actuación. el racismo y el totalitarismo político. — Los archivos no deben proceder a una eliminación de documentos ba- sada únicamente en su interés para la investigación histórica. Boletín Anabad. los archiveros pueden inter- pretarla a la luz de consejos jurídicos de expertos en derecho adminis- trativo. pp. — Los archiveros son los ejecutores de la voluntad del pueblo en la apli- cación de las disposiciones legales escogidas para ejecutar la transición y. 189-199. Antonio González Quintana. 177-187. . Por esta razón. elementos de una centralidad indudable sobre los cuales es sensato desarrollar normas generales que no pueden obviarse en nombre de la libertad individual y la acreditada sensatez de la mayoría de los integrantes del colectivo profesional. — Los derechos individuales de las víctimas de la represión política pre- valecen sobre toda investigación histórica. 43  Carlos López Rodríguez: «¿Son éticos los códigos deontológicos archivísticos?». 4 (2003). en consecuencia. Revista del Archivo General de la Nación. sobre todo para los profesionales que trabajan en archivos con información referida a la violación de los derechos humanos. es esencial que el profesional de los archivos tome conciencia de la responsabilidad que asume en el tratamiento y el acceso a documentos que contienen información nota- blemente sensible.4.43 En este contexto. núm. pp. Por el contrario. — Si la ley no es lo suficientemente precisa. La ley fija qué documentos deben ser accesibles y de qué manera. 25 (2005). sobre todo en lo que afecta la privacidad de las personas. parece razonable asumir que los archiveros a cargo de ar- chivos de la represión puedan adoptar un código deontológico de acuerdo con las recomendaciones enunciadas en el informe de la Unesco y el Consejo Inter- nacional de Archivos de 1995. en «Normas de conducta para archive- ros». deben someterse enteramente a la ley.

Los archivos de la represión deben con- servarse en el seno de servicios de archivo. que sufrieron la viola- ción de sus derechos. En el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Perú.2. También relacionan reparaciones simbólicas que incluyen dis- culpas oficiales y pedidos de perdón. .[60] archivos y derechos humanos — Los archiveros deben atender con suma cautela toda solicitud de certi- ficación o de autenticación de fotocopias destinadas a validar las rei- vindicaciones de las víctimas de la represión o de otras personas. tumbas para las víctimas. Solo el personal del archivo puede tener acceso a ellos. para los colectivos afectados. la restitución de bienes confiscados e incluso las reparaciones de carácter moral solo son posibles sobre la base de los testimonios acredi- tados y la consulta de los archivos del régimen represor. pero en almacenes distintos en condiciones de seguridad específicas. vivienda. 4. — Los archiveros deben limitar la realización de bases de datos nomina- tivas de las víctimas de la represión a las estrictamente necesarias para constituir el habeas data. — Los archiveros deben ejecutar los controles indispensables para prote- ger los documentos sensibles. homenajes y espacios dedicados a las memorias de las víctimas. educación). Cualquier otra utilización —ad- ministrativa o gubernamental— debe estar prohibida. las políticas de indemnización a los afectados o sus familiares (otorgamiento de ayudas o pensiones). se plantea un amplio abanico de reparaciones que engloba las reparaciones materiales que pueden asumir formas de compensaciones o indemnizaciones (pagos en efectivo) o de servicios (salud. erección de monumentos. Estas bases de datos no deben utilizarse como instrumento de investigación. las reivindicaciones de rehabilitación.2. así como reparaciones individuales orienta- das a compensar a las víctimas. o a sus familiares. Los documentos: entre la autenticidad y el testimonio La posibilidad de utilizar los documentos como elementos de prueba en juicios y como instrumentos de apoyo al ejercicio de determinados dere- chos individuales es decisiva y debe vincularse tanto a la existencia y la accesibilidad de los documentos como a su carácter auténtico y fiable. fechas conmemorativas. En los procesos de transición a un sistema democrático. la amnistía para los perseguidos políticos.

en determinados contextos. 1). 2000. Lima: Centro Estratégico para el De- sarrollo Empresarial. La táctica de pagar a algún funcionario una pequeña suma de dinero para que “extravíe” un legajo es antigua». La prueba documental es un medio aplicado por la justicia para el esclarecimiento de los hechos. plantea una serie de cuestiones sobre las que debemos interrogarnos. 2006. las más de las veces para siempre. la utilización de los archivos generados por el régimen repre- sor.4. las relativas a la veracidad de las informaciones compiladas y en segundo lugar a la autenticidad de las declaraciones de los detenidos. Archivos para los derechos humanos [61] Con todo. sobre todo los cuerpos de seguridad y las policías políticas. se muestra muy crítica con la complicidad de altas instancias de la judicatura con el régimen dictatorial y presenta algunos casos muy ilustrativos: «[…] allí donde se perdió un expediente. el proceso y la posibilidad de reparar un daño o dar a cada quien lo que le corresponda desaparece.46 44  Archivos y derechos humanos: los documentos de la cvr. […] la prueba para el derecho es el momento del proceso en el que el juzgador —con los elementos existentes acopiados durante las etapas anteriores del proce- so y de acuerdo con la legislación sobre la materia— se dirige a demostrar los hechos con la finalidad de llegar a identificar a los responsables del delito. Como señala Aída Luz Mendoza44 al referirse a la prueba documental. los jueces aceptan la aportación de documentos públicos o privados y. ensanchan este concepto tradi- cional al integrar como prueba los vídeos. las fotografías y. lo que significa alcanzar la verdad. disponible en <www. a su vez. En primer lugar. La destrucción o «desaparición» de expedientes administrativos en las administraciones de justicia deviene. Valorada como un aporte esencial.org/nizkor/chile/libros/lne- . de manera que. en algunos casos.45 La importancia de la conservación de pruebas documentales es evidente. Nueva York: The New Press. 45  La utilización de los correos electrónicos conservados en el nara como prueba en los juicios vinculados a la guerra sucia en que se implicó presuntamente la Administración norteamericana se evidencia en el trabajo de Tom Blanton: White House e-mail: the Top Secret computer messages the Reagan/Bush White House tried to destroy. se ha establecido una correlación directa entre la ausencia de pruebas documenta- les —a causa de haberse destruido de manera intencionada— y el fortaleci- miento de la impunidad. 75 (Serie Archivística. Alejandra Matus.derechos. 46  El libro negro de la Justicia chilena. un problema crucial. los documentos electrónicos. p. al analizar el comporta- miento de la Corte Suprema de Chile durante la dictadura de Pinochet. de manera cre- ciente.

Un caso emblemático de la necesidad de contraponer con el máxi- mo rigor posible la realidad y la ficción en los informes procedentes de servi- cios de espionaje político lo constituye la obra de Timothy Garton Ash48 en que contrasta las informaciones referidas a su estancia en la Alemania Demo- crática obrante en los archivos de la Stasi con la narración personal de su acontecer público y privado cotidiano. estos archivos son testimonios irrefutables del funcionamiento del apara- to represor del Estado y que sus informaciones. .geocities. fiabilidad e inte- gridad y que una autoridad judicial debe obligarse a cuestionar su valor pro- batorio.htm>). prueban la existencia de una represión feroz por parte del Estado. aunque gro> (también en <www. entiende que frecuentemente las informaciones policiales son «improcedentes. es indudable que. en el caso concreto que nos ocupa. Frank Grover y Michel Duchein. proceder a un examen crítico de los documentos y verificar su carácter probatorio. 8.html> y <www. siguiendo las reflexiones de R. [Consulta: febrero del 2008. su valor genérico relativo a la acción de un Estado es incontrovertible. privación de la libertad— cuestionan seriamente su credibilidad y su veracidad. presión psicológica. En este contexto. es evidente que su relevan- cia jurídica se debe vincular a las nociones de autenticidad. cuando se refiere a personas investigadas. 1 (julio del 2002). p. los documentos generados por las policías políticas que contienen información nominativa y apreciaciones o juicios de valor so- bre personas concretas merece una contextualización adecuada previa a su uso en los tribunales o en los trabajos de investigación histórica. En todo caso. Una historia personal.47 Es necesa- rio. Barcelona: Tusquets. La archivera brasileña Ana María Almeida Camargo. caso de las policías políticas como la kgb rusa o la Stasi alemana. com/SoHo/Workshop/1132/index_libro_negro. En cuanto a las informaciones reunidas mediante el control obsesivo de la vida de los ciudadanos. admitiendo la distorsión que supone el método para conseguirlas. Registro. más allá de la veracidad y la autenticidad de las informaciones persona- les. inexactas y engañosas» y que los métodos utilizados para conseguirlas —tortura. debe también ser verificada y contrastada con otras fuentes y con los testimonios adecuados.] 47  «Os arquivos da polícia política como fonte». pues.com/TheTropics/Paradise/3759/libnegro.geocities. 48  El expediente. mientras que su autenticidad. con multitud de personas privadas de libertad y sometidas a tratamientos humillantes y a desapariciones forzadas. Constituye un buen ejercicio de con- textualización y el testimonio de que no deben invalidarse apriorísticamente las informaciones generadas por los cuerpos policiales y de espionaje.[62] archivos y derechos humanos Para no sacralizar el valor de los documentos. 1999.

que cuenta con información sobre los detenidos desaparecidos. declaraciones juradas. que se dedicó. en los relatos de personas que han sufrido la tortura o de 49  Elena S. el excesivo tiempo transcurrido entre la caída del comunismo en 1989 y la capacidad del nuevo Gobierno democrático de asu- mir el control de los archivos de los servicios secretos permitieron que estos destruyeran más de la mitad de los documentos comprometedores y que intro- dujeran en algunos expedientes documentos falsos para corromper su conteni- do y así poder cuestionarlos en tanto fuente auténtica y fiable. El elevado volu- men documental obligó a crear en el año 1992 la Fundación de Documentación y Archivo de la Vicaría de la Solidaridad. en su acción cotidiana. ahora nos in- teresa insistir en su vocación de entes de apoyo a los represaliados y al hecho de que. En principio. asimismo. previo a la creación oficial de la Comisión de la Verdad. The American Archivist. se ha podido entregar información relativa a 18. se impulsó desde el arzobispado de Santiago la Vicaría de la Solidaridad. acep- tando. denuncias a organismos internacionales. han llegado a crear verdaderos archivos y centros de documentación de un valor excepcional. entre otras funciones. 176-193. .4.000 personas afectadas. la mayoría de las legislaciones nacionales incluyen la prueba testimonial como elemento básico en el esclarecimiento de los hechos. En el caso de Chile. 67 (invierno 2004). Con más razón. algunos de los independentistas portorriqueños vigilados por la División de Inteligencia de la Policía que han tenido acceso a sus dosieres personales aseguran que una parte de la informa- ción es exagerada o simplemente falsa.49 Paralelamente. Danielson: «Privacy rights and the rights of political victims: implication of the Ger- man experience». Posteriormente nos ocupare- mos con más detalle de la importancia de los documentos generados y reunidos por las numerosas comisiones para la verdad y la reconciliación. tanto en los casos en que se pretenda su aportación como prueba judicial como en su utilización en investigaciones retrospectivas. a la recogida sistemática de testimonios de la represión militar. de personas víctimas muertas o ejecutadas por la re- presión. Archivos para los derechos humanos [63] es necesario un proceso de revisión y crítica muy severo. artículos de prensa y testimonios escritos. Por su parte. en el caso de Polonia. algunos expertos señalan que. pp. Según este archivo. que una parte de las informaciones de los testimonios no son siempre ciertas por intereses personales o por olvidos o desmemoria. la compilación de testimonios personales constituye también una manera de sustituir la inexistencia de documentos de archivo a causa de su destrucción o su ocultación por parte del Estado. en todo caso. rela- tos.

que se gestó como modelo de poder y que a la vez creció también como forma de deconstrucción del mismo. El más reciente caso lo hemos visto […] en Perú. y del juez Germán Tapia. Como apuntan nu- merosos archiveros y juristas. Es decir. 165. que inició la presión judicial sobre el general Pinochet (1997). así. p. Sería el caso del capitán Astiz. los testimonios personales pueden ser corro- borados por documentos. que el régimen de Fujimori era una farsa absolu- ta. la escritura de los do- cumentos de los archivos Cóndor se revela en sí misma lo suficientemente poderosa para acabar con la inmunidad de Pinochet. A los casos del juez Baltasar Garzón. es oportuno sacar a colación una reflexión acerca del poder demo- ledor de la escritura de Jorge Luis Marzo. una prueba general absolutamente contundente. la complementa- riedad del testimonio personal. Recuperación y destrucción Cada vez más. ciertamente imprescindible.2. la ciencia archivística se preocupa de fomentar políticas de prevención de los archivos en la medida en que una actuación coheren- 50  «Cultura de registro». pero el testimonio reiterado de las atrocidades perpetradas por los estados es. cit. Ha sido la escritura. treinta y un casos de tortura y siete homicidios calificados (2007). o. . en Culturas de archivo.3.. con frecuencia. de manera que. en sí mismo. sabemos que hay corrupción. La escritura. pero al no haber evidencias no podemos considerarla como tal. en este caso un registro videográfico. Paradojas de la escritura. hallado culpable de treinta y cuatro casos de privación ilegal de la libertad. su capacidad misma de registro. En este contexto.[64] archivos y derechos humanos testigos y familiares de personas asesinadas o desaparecidas es indudable que la pasión y el dolor pueden desvirtuar algunas informaciones. la que ha eviden- ciado lo que todo el mundo sabía.50 4. la detención y la extradición del capitán Cavallo por un juez mexicano o la condena a reclusión perpetua del vicario castrense Christian von Wernich. y la aportación de pruebas documentales ha posibilitado el encausamiento de responsables de abusos sobre los derechos humanos. en Chile. cuando señala que […] la corrupción es habitualmente secreta y solo cesa su existencia cuando se muestra públicamente. pueden aña- dirse un número creciente de actos judiciales que condenan a antiguos cola- boradores con los regímenes dictatoriales. se revela tremendamente pro- blemática para el poder. Sin embargo.

de gobiernos. Y. . en el caso de España. Archives reconstituted». accidentes 51  «Memory of the world at risk. Archivum. como señalan algunos autores. incendios. pp. incluso. Francia y España reflejan el terrible impacto de la primera y la segunda guerra mundial y. algunos estados de la extinta Unión Soviética. la pura y simple enumeración de los países más afec- tados deviene muy esclarecedora: las grandes pérdidas documentales en Alemania. Croacia. Archives destroyed. Además. la República Checa. terremotos. compilado y presentado en un informe por Joan von Albada. por hacerlos desaparecer.­Tuzla y un sinfín de ciudades croatas y bosnias permite utilizar la expresión de genocidio cultural o. Los estudios más renovadores en el ámbito de la prevención y la preserva- ción de archivos dedican cada vez más atención a promover acciones de salva- guarda de los archivos en casos de conflictos armados e. Es evidente. 1-359. Hungría. cabe tener en cuenta que el momento en que se llevó a cabo la encuesta no permitía aún vislumbrar la extraordinaria destrucción patrimonial que supondría la denominada guerra de los Balcanes. etcétera). que a los tradicionales peligros potenciales para la co- rrecta conservación de los archivos (exceso de humedad y temperatura. huracanes. pues. sino que vamos a centrar nuestra atención en la problemática de la protección y la destruc- ción de los archivos cuando las agresiones que sufren se deben a su conte- nido y no a azares de la naturaleza o a que carezcan de unas mínimas condiciones de almacenaje. de la guerra civil.4. incluso. en el caso de los archivos de la represión debemos añadir el interés de personas implicadas e. puesto que existe abundante literatura profesional sobre el tema. de memo- ricidio. ni pretendemos relacionar los agentes degradantes. Polonia. en este apartado no vamos a reflexionar sobre las accio- nes que deben realizarse en un archivo para conservar adecuadamente sus fondos. En consecuencia. En un estudio impulsado por el Conse- jo Internacional de Archivos del año 1995. La des- trucción intencionada de la Biblioteca de Sarajevo o de los archivos de Mostar. en este contexto. Archivos para los derechos humanos [65] te y planificada es la mejor manera de preservar el patrimonio documental.51 se aportan un conjunto de estadísticas por- menorizadas que permiten inferir que son los conflictos armados la primera causa de la destrucción de archivos. xlii (1996). exis- tencia de insectos o roedores o catástrofes naturales como inundaciones.

se estipulaba la obligación de llevar un diario de todas las opera- ciones realizadas. ya que esta decisión suele comportar más inconvenientes que ventajas. parroquiales. mantener siempre las indicaciones de procedencia y la integridad de los fondos. notariales. concentrar los archivos en un reducido número de depósitos. .[66] archivos y derechos humanos nucleares. archivos nobiliarios y multi- tud de archivos eclesiásticos en peligro de destrucción en momentos de revo- lución antirreligiosa. Así se consiguieron preservar archivos de valor excepcional. la experiencia de actuación en los más recientes conflictos armados aconseja reforzar las medidas de protección de las institu- ciones culturales in situ (archivos. este servicio de recuperación de archivos puso bajo protección cerca de 20. bibliotecas y museos). 1997. bajo mandato del Gobierno de la Ge- neralitat catalana. Revista catalana d’arxivística. existen precedentes históricos de traslados exitosos que permitie- ron salvaguardar el patrimonio documental de la barbarie de algunos secto- res antifascistas y. capitulares. Así. emprendieron la ardua tarea de salvaguardar el patrimo- nio documental público y privado más relevante en un reducido número de archivos-refugio situados en la ciudad de Barcelona y otras localidades cata- lanas. gremiales. Las investigaciones de Jaume-Enric Zamora53 permiten reconstruir las acciones sistemáticas y planificadas del archivero catalán Agustí Duran i Sanpere y un nutrido grupo de colaboradores que. 16 (2000). Lligall. En el caso concreto de los archivos. Consejo Internacional de Archivos. los expertos apuntan que los documentos son mucho más vulnerables en los procesos de traslado y que el riesgo de destrucción del bien que se pretende proteger en este tipo de operaciones es muy alto. Globalmente. 44 pp. como una parte del Archivo de la Corona de Aragón. a su vez.000 pergaminos medieva- les procedentes de archivos diocesanos. Aun así. pp. 53  «El salvament dels arxius catalans durant la guerra civil espanyola». antes que proceder a trasladar su patrimonio a otros lugares teóricamente más seguros.52 En este sentido. conventuales. patrimoniales y unos pocos municipales en aplicación de un decreto de 4 de agosto de 1936 que ponía a disposición de la Generalitat toda la documentación anterior al siglo xix para garantizar su preservación. 52  Comité sur la prévention des sinistres: Principes directeurs pour la prévention et le contrôle des sinistres. 85-151.000 metros lineales de documentos y 150. Conta- ban con unas normas de actuación que se seguían con absoluta literalidad más allá de las emergencias y las improvisaciones a que obligaban los avatares del conflicto. de los bombardeos indiscriminados de la avia- ción franquista en el contexto de la guerra civil española (1936-1939).

54 En todo caso. reporta los desastres acaecidos en el mundo 54  Andrzej Biernat: «The destruction and reconstruction of archives: the case of Poland». en los casos en que fuera posible. Grandes pérdidas a causa del bombardeo de los convoyes de traslado.4. 2004. — evacuación de archivos polacos a cargo de autoridades alemanas. conservarlos formando paquetes nu- merados en caso de una evacuación obligada y cerrar los depósitos. ominosa y aleccionadora que debería formar parte de las prioridades de in- vestigación en archivística.55 Así. Archi- vum. — destrucciones bárbaras y conscientes por parte de las tropas alemanas de archivos y documentos al proceder a la demolición de edificios de Varsovia durante y después de la caída de la ciudad (septiembre-no- viembre de 1944). Archivos para los derechos humanos [67] protegerlos en cajas o depósitos impermeables según los casos. — destrucciones intencionadas de algunos expedientes por parte de ofi- ciales polacos para evitar que cayeran en manos enemigas (Ministerio de Asuntos Exteriores. 147-155. Siguiendo con los avatares de los archivos en tiempos de guerra. xlii (1996). algunos autores como el venezo- lano Fernando Báez han avanzado notablemente en historiar la destrucción de libros y se ha ocupado también de relatar los horrores sufridos por el mundo de los archivos. — destrucción intencionada de archivos polacos por parte de los alema- nes en los territorios incluidos en el Reich. — evacuaciones planificadas de parte de los archivos de regiones en gue- rra (1939) a cargo de autoridades polacas. — transferencias de archivos por parte de los alemanes desde territorios ocupados en Polonia hacia archivos alemanes. la crónica de la destrucción de archivos es tan extensa. 55  Historia universal de la destrucción de libros. Barcelona: Destino. pp. situándolos en los locales más resistentes y disimulados. — traslados de archivos polacos por parte del ejército ruso en 1939-1941 y 1944-1945. resulta también muy ilustrativo el análisis de la destrucción del patrimonio docu- mental polaco durante la segunda guerra mundial (1939-1945) según las siguientes tipologías de causas: — operaciones militares directas. archivos militares). en este sentido. con paredes disimuladas. e «Historia universal .

de las tropas norteamericanas en el saqueo de la Biblioteca y el Archivo Nacional de Irak. optaron por su des- trucción conforme a una legislación que entendía que era una acción fundada en razones de tipo deontológico: «[…] no querían conservar en las oficinas y los archivos informaciones sobre las personas que habían sido in- vestigadas y acusadas por sus actitudes o sus actividades consideradas antes del cambio de régimen como ilegales y reprimibles». En este caso en concreto. diferentes testimonios denun- cian la pasividad. seminario Archivos y derechos humanos. en su momento. ciertamente intencionada. sea de manera más o menos clandestina (Chi- le y Rhodesia.57 Es evidente que. sobre todo. o. diciembre del 2006. organizado por Archive- ros sin Fronteras. creado a instancias del almirante Carrero Blanco y que. . debía ser transferido al nuevo Centro de Estudios Superiores e Investi- gación para la Defensa (cesid). que ha experimentado el patrimonio de Irak. por razones obvias. en acertada expresión del archivero espa- ñol Antonio González Quintana. más allá de la certeza y la fiabilidad de las informaciones contenidas en este tipo de la destrucción de los archivos». cit. la Universidad de la República de Uruguay y el Archivo General de la Nación. entre muchos otros) o producto de una decisión política adop- tada con luz y taquígrafos. 57  Antonio González Quintana: «Les archives des services…». remarca la catástrofe de las guerras del siglo xx y la destrucción terrible. sin duda. 56  En el caso español es notoria la «desaparición» de archivos tan interesantes como los de la Falange o del Servicio Central de Documentación (Seced). Montevideo. donde las destrucciones intencionadas han sido más nu- merosas es en el marco de las transiciones de regímenes represivos a sistemas democráticos. 18. después de utilizar los archivos de la repre- sión con finalidades administrativas para indemnizar a las víctimas de la re- presión y proceder a la depuración de sus responsables.[68] archivos y derechos humanos antiguo pero. La causa de esta connivencia parece residir en el hecho de que con la quema y el expolio del archivo desaparecían pruebas irrefutables de la relación entre Saddam Hus- sein y el Gobierno estadounidense en la época en que se apoyaba a Irak en su guerra contra la vecina Irán. 23 pp.. Sería el caso de Grecia. Pero. p. un «efecto boomerang». Con todo. cuando no complicidad. de manera que documentos generados para la represión pueden constituir en esta nueva si- tuación política testimonios irremplazables del horror y un instrumento de restitución de derechos y justicia a los afectados y sus familiares. que.56 Los abusos y el exterminio planificado del adversario político propician. algunos gobiernos inmersos en estos procesos de transición han optado por la destrucción de documentos.

contiene informaciones incómo- das para los grupos de izquierda.58 A su 58  Ana M. por iniciativa del propio Gobierno. sea por excesiva con- fianza en un retorno más o menos próximo a un régimen dictatorial o por creer que la ocultación de los archivos de la represión puede ser permanente y sostenida en el tiempo. cit. 7-8.ª Almeida Camargo: «Os Arquivos da polícia política…». que demostraba la tortura y la desaparición a manos del Gobierno Militar de numerosos presos políticos en los años 1964 a 1985. dado que toda la documentación habría sido destruida por las Fuerzas Armadas en periodos históricos distintos. Archivos para los derechos humanos [69] de archivos. la destrucción nunca es total y absoluta. al alcan- ce del público y. En el mismo Brasil. con esta destrucción se elimina una parte del patrimonio docu- mental del país y se sustraen así valiosos testimonios para la investigación y la recuperación de la memoria histórica. muchos de los cuales fueron utilizados profusa- mente por abogados de presos políticos como prueba documental. este texto inédito contiene informaciones que implican el Gobierno Militar en prácticas ilegales pero. pp. pero en aras a la brevedad nos centraremos en el caso de Brasil. En el año 2007. así. una comisión interministerial creada para la identifi- cación de los desaparecidos de la denominada guerrilla de Araguaia. Podríamos reportar muchas otras pruebas de destrucciones planificadas. en el año 1991 los archivos del Estado recibieron de las Delegaciones de Orden Político y Social (dops) el fondo documental prácticamente intacto de los documentos del Tribunal Superior Militar que habían estado bajo custodia de la Policía Federal desde el año 1975. o. a su vez. y de manera inexplica- ble. Con todo. Se colocaban. en que centenares de personas fueron torturadas y asesinadas. Con an- terioridad. al demoledor informe Brasil: Nunca Mais. las mismas Fuerzas Armadas habían sido acusadas de la incinera- ción de los documentos conservados en las dependencias de la fuerza aérea que probaban la historia represiva de la dictadura y que abrazaban el perio- do 1964 a 1985. concluyó que no existían pruebas fehacientes. si bien clandestinas. documentos de incues- tionable impacto político. del año 1985. Veamos dos ejemplos: el primero se refiere a la publicación por parte del periódico Correio/Estado de Minas en abril del 2007 de fragmentos de un libro manuscrito de 966 páginas en dos tomos que reúne un conjunto de documentos secretos procedentes de las Fuerzas Armadas que tenían el objetivo inicial de responder. de manera pública. .4. En opinión de los conocedores de su con- tenido.

nunca pudo probarse ciertamente su autenticidad. . de parte del archivo de la famosa Operación Cóndor o Archivo del Terror. Uruguay. suburbio de Asunción (Paraguay). El tema fue desvelado en el año 2000 por los periodistas Antonio Rubio y Manuel Cerdán del diario español El Mundo y. del que nos ocuparemos con detalle más adelante.[70] archivos y derechos humanos vez. Las razones de conservar una información tan relevante y sensible cuando en todos estos países se habían establecido gobiernos democráticos es difícil de justificar. se refiere a la recuperación en Lambaré. p. Chile. Paraguay y Brasil y que aporta numerosas pruebas que in- criminan a ex gobernantes de relieve y políticos en activo de estos países. que contiene una parte sustancial de documentos de la coalición criminal establecida entre las dictaduras militares de Argentina. La más plausible sería que su ocultamiento en un local en desuso en un suburbio de una gran ciudad y en un país donde la esperanza de retor- no a una dictadura era posible —de manera que las informaciones podían ser reutilizadas con mucho provecho— pudo más que la sensatez de prever los efectos catastróficos que ocasionarían su descubrimiento y su puesta en valor público. 109. El caso más recurrente —y hasta el momento sin resolución— es la supuesta existencia de copias microfilmadas de los archi- vos de la represión argentina en sendas cajas de seguridad en bancos suizos.59 Queda la esperanza de que la consolidación de los regímenes democráti- cos en países de Europa y América latina que han estado sometidos a largos periodos dictatoriales y la creciente presión para abrir los archivos más sen- sibles propicien nuevas recuperaciones. des- cubierto en el año 1992 gracias a las pesquisas de juristas y militantes de derechos humanos. Los archivos. políticas para su protección. Aunque para destruir documentos no es necesario vivir bajo una dictadura: en Perú se han documentado cincuenta y un casos entre 1990 y el 2004 en que se destruyeron documentos. los archivos de Estado de Río de Janeiro y Sao Paulo han generado nu- merosas publicaciones sobre estos fondos documentales. 59  Aída Luz Mendoza: Transparencia vs. a veces en incendios intencio- nados o bien mediante el «extravío» o hurto de documentos esenciales en el marco de ocultamiento de prácticas administrativas corruptas. 2004. a pesar de la riqueza de de- talles que aportaron. El segundo caso. es un ámbito en que las informaciones relativas a supuestos descubrimientos de archivos ocultos a caballo entre la aventura y la ciencia ficción aparecen periódicamente en los medios de comunicación. Lima: Perú Textos Editores. corrupción. No obstante.

cada uno de los aviones llevaba una copia completa de los archi- vos. es a la vez garantía de que esos muchos no hablarán por no autoincriminarse? Muchos interrogantes aún para un tema ciertamente trascendental. que ocupaban ocho baúles metálicos de color verde. al hilo de la revelación en el 2007 por parte de Mauro Viale del contenido de un interrogatorio clandestino realizado en 1977. se hacen una serie de preguntas: ¿Destruye un escritor sus manuscritos más queridos? ¿Y qué son los archivos para la gente de inteligencia si no su propia obra? ¿Iban a destruir algo que puede servir de base de datos para reprimir a las actuales y futuras generaciones? ¿Es lógi- co destruir una información que precisamente por ser incriminatoria para muchos. contra el Olvido y el Silencio) en un artículo emplazado en su sitio web bajo el sugerente título de «Archi- var la impunidad. que a continuación los trasladaron en camión a los depósitos de seguridad de un banco suizo en Lugano. Los archivos que nunca existieron sobre lo que jamás su- cedió». El creciente número de archivos en situación de pronta desaparición si no media una actuación potente a corto plazo ha propiciado la aparición . el servicio de inteligencia español (cesid) acogió dos aviones Hércules C130 de las Fuerzas Armadas argentinas que proce- dían del aeropuerto Jorge Newbery y que aterrizaron en el sector militar del aeropuerto español de Barajas en 1983. en el año 1997. el presidente argentino Car- los Menem ya había solicitado formalmente la colaboración del Gobierno suizo para establecer si existían o no archivos de desaparecidos depositados en cajas de seguridad de bancos helvéticos. entre otros detalles. Una mirada diferente sobre este mismo problema la aporta la asociación argentina hijos (Por la Identidad y la Justicia.4. presuntamente poco proclive a contaminarse en manejos de este tipo. Archivos para los derechos humanos [71] Según estos periodistas. se puede inferir que los archivos de la dictadura militar no han sido destruidos y nunca han salido de Argentina. en el que. Para sustentar la posibilidad de la conser- vación de estos archivos. Parece ser que los docu- mentos fueron trasladados a un centro del Cesid en El Escorial y allí fueron microfilmados antes de que fueran devueltos a los oficiales argentinos. Fundamentalmente contenían miles de fichas con los datos de los detenidos. Para prevenir el riesgo de accidente o sabotaje. los interrogatorios a que se les sometió y cómo se les hizo desaparecer. las circunstancias y el modo en que fueron detenidos. Un punto vital de esta trama es probar cómo pudo realizarse una operación de este relieve en el marco del Gobierno socialista de Felipe González. Con anterioridad.

xxxiv. el seguimiento y la revisión de planes de urgencia y la elaboración de medidas de protección in situ..60 Un estudio del propio Consejo Internacional de Archivos. que mantiene el programa Archivos en Peligro (Endangered Archives) con el patrocinio de Arcadia. Además de las imprescindibles medidas paliativas que puedan empren- derse después de un desastre. pp. televi- sión. radio). Fundamentalmente se centra en la redacción. concretamente en los más comu- nes. preferibles generalmente a la evacuación de archivos. p. 93-95. Así. la archivera peruana Aída Luz Mendoza61 propone una secuencia ordenada de acciones en el momento en que se produce el hallazgo de documentos o archivos relacionados con los derechos humanos para im- pedir su ocultación o su destrucción. es relevante la iniciativa de la British Library. En todo caso. del año 1997. 73. 60  George MacKenzie: «Atelier sur la prévention des désastres». . como son las inundaciones y los conflictos armados. Más allá de los proyectos impulsados por or- ganizaciones no gubernamentales de archivos como Archiveros sin Fronte- ras o la mexicana Adabi. el pro- grama de recursos para profesionales de las Universidades de Stanford y Cornell o los proyectos de la European Commission on Preservation and Access (ecpa) facilitan la actuación de protección en archivos de interés excepcional. Guidelines for the preservation and control of disasters. 1999. cit. cuya acción se focaliza en preservar fondos históricos de interés en países en vías de desarrollo. de que nos ocuparemos en el siguiente capítulo. o.[72] archivos y derechos humanos de diferentes programas de apoyo a cargo de organizaciones gubernamen- tales y no gubernamentales. las acciones más inmediatas deben ser las siguientes: — informar del hallazgo a los medios de comunicación (prensa. organismos como el Ameri- can Institute of Conservation of Historic and Artistic Works (aic). 61  Archivos y derechos humanos…. constituye una excelente orientación para implementar políticas de prevención en los archivos. En este mismo sentido. — realizar un inventario pormenorizado de los documentos y proceder a su difusión. Budapest: citra. el Consejo Internacional de Archivos promue- ve la adopción de un conjunto de acciones que tengan un carácter preventivo y que se desarrollen en caso de desastres.

la preservación y el uso de los documentos. que frecuentemente enfrentan dos necesidades objetivas que pueden plantearse. en clave de incompatibilidad: la utili- zación de estos documentos en tribunales penales internacionales y su necesaria devolución a los países de origen. debe situarse en un contexto internacional presidido por una serie de cambios trascenden- tales que pueden afectar notablemente esta consideración y que. En el caso de conflictos arma- dos. — el organismo responsable del lugar donde se encuentren los documen- tos o el organismo que asuma su custodia deberá tramitar los recursos financieros necesarios para la organización. con confiscaciones o traslados de archivos. . Confiscaciones y retornos El concepto de reconstrucción del patrimonio archivístico nacional. — transferencia de territorios de un Estado a otro. — las guerras. 4. con posibles transferencias de archivos de las me- trópolis a las antiguas colonias. a menudo acompañadas por acciones sistemáticas y planifica- das de confiscación de documentos con finalidades propagandísticas o estra­tégicas. que ha tomado carta de naturaleza en los últimos años del siglo xx. nos interesa especialmente la proble- mática de las confiscaciones de archivos en tiempos de guerra y sus secue- las.3. la desintegración de la Unión Soviética o la atomización de Yugoslavia en diferentes estados so- beranos.4. Archivos para los derechos humanos [73] — coordinarse con el archivo nacional o general o el organismo respon- sable de la política archivística para que asuma la vigilancia y la super- visión de los documentos hallados. hemos podido verificar el terrible impacto de las destrucciones de archivos. al menos a corto plazo. — la descolonización. en opinión del Consejo Internacional de Archivos. En el caso que nos ocupa. se concretan en los siguientes: — creación de nuevos estados por separación o fusión. Es evidente que el clásico concepto de patrimonio común es seriamen- te cuestionado cuando estallan crisis de notable calado como la división de la antigua Checoslovaquia en dos estados.

la inmediatez y la urgencia de la confiscación provocan que se recojan una gran diversidad de documentos. El análisis de los documentos confiscados por el ejército de los Estados Unidos en Alemania. de instituciones culturales. Una va- loración de los documentos confiscados en Cataluña. Polonia. donde la maquinaria confiscadora funcionaba ya a pleno rendimiento (febrero-junio de 1939) y de los que se tiene un conocimiento más preciso de su contenido. la consul- tora en archivos Trudy Huskamp Peterson62 apunta algunas de las razones que explican esta práctica. partidos. de empresas y organizaciones privadas. esta tipología tiene numerosas similitudes con la documentación que el ejército del general Franco confiscó en la fase final de la guerra civil española a medida que avanzaba por el territorio. 45. asociaciones.[74] archivos y derechos humanos Más allá de la constatación de la omnipresencia de la práctica de la con- fiscación de bienes culturales de todo tipo a lo largo de la historia. de la Administración local. p. que se concretan en el deseo de obtener informa- ción de los planes de sus adversarios (información militar). sindicatos. para evitar la destrucción de documentos interesantes por parte del Estado adversario y para evitar que los adversarios tengan acceso a la información o para hacer público el contenido de los documentos. entre los cuales se incluyen naturalmente los archivos.. También es necesario señalar que las convenciones internacionales tienen un carácter proteccionista y tienden a evitar o paliar las destrucciones. . cit. aunque el estudio citado de Trudy Huskamp Peterson realiza un análisis ciertamente 62  «Els arxius al servei…». o. Salvando las distancias en cuanto a volumen e implicación in- ternacional de los conflictos. Corea y Vietnam en la segunda mitad del siglo xx y conservados en los archivos nacionales muestra una variada tipología: documentos de Gobierno. En ningún caso existe la convicción de que los documentos transferidos finalmente a un ar- chivo constituyan una parte sustancial del volumen total de documentos confiscados. En todos los casos es evidente el desprecio de los ejércitos de uno y otro bando a las convenciones internacionales que exigen el respeto a los bienes de carácter cultural. para entender la organización del Gobierno adversario (información política). entidades y personas afectadas. de perso- nalidades y cartas privadas de gente normal y corriente. muchos de los cuales son innecesarios para los objetivos mili- tares o para utilizar en juicios. Japón. Frecuentemente. Rusia. presenta grandes coincidencias en la tipología de documentos y organismos. Italia.

4. — Todos los documentos de las partes neutrales son inmunes a la confis- cación. puede confiscarlos. Archivos para los derechos humanos [75] exhaustivo y minucioso del articulado legal. En último término. Los prisioneros están específicamente autorizados a conservar todos sus documentos personales. Una organización internacional tan poco proclive a adoptar acti- tudes tibias ante los abusos de los gobiernos como Human Rights Watch envió el 10 de abril del 2003 una carta al secretario de Estado Colin Powell y al secretario de Defensa Donald Rumsfeld en la que instaba a las fuerzas de la coalición internacional en Irak a evitar el saqueo de las oficinas del Gobierno iraquí porque entendía que el Gobierno norteamericano podía así conservar sin duda pruebas para futuros tribunales de guerra internaciona- 63  «Els arxius al servei…». pero el resto de documentos privados son de su propiedad. puede confiscarlos. Los documentos municipales pueden confiscarse también para propósitos administrativos. — A los prisioneros de guerra se les pueden retirar sus «documentos mi- litares». educación. . arte y ciencias son «definitivamente sospecho- sas o implicadas en actividades hostiles para la seguridad del Estado». o. cit. puede confiscarlos. — Si el poder ocupante necesita documentos para la administración del territorio ocupado. — Si los documentos de las instituciones municipales. Otra cosa es que la «legitimidad» de esta acción para un uso sensato e incluso beneficioso para la zona ocupada no comporta en ningún caso el derecho a llevarse estos archivos a los países de origen de las tropas ocupantes. de manera que de su interpreta- ción se infieren las siguientes posibilidades:63 — Si el poder ocupante necesita documentos estatales para las operacio- nes militares.. religiosas y de be- neficencia. 51. p. — Los documentos de las personas particulares o las empresas privadas o las organizaciones no involucradas en actividades hostiles son inmu- nes a la confiscación. todos los estudiosos coinciden en que la confiscación de documentos constituye una práctica habitual de los ejércitos en la medida en que son necesarios para una correcta administración y gobierno de la zona ocupada.

o. xxxi. Así se culminó satisfactoriamente el retorno de los documentos alemanes obrantes en los archivos nacionales (nara) de los Estados Unidos. fecha a partir de la cual el Bundesarchiv. entre ellos los archivos confiscados. la ley núm. permitía la confiscación de los archi- vos y los documentos de las sesenta y dos organizaciones nazis disueltas. p. Como señala el archivero alemán Klaus Oldenhage. en nom- bre del Gobierno Federal alemán. pp. Was- hington: citra. sin olvidar la importancia moral y política de los crímenes cometidos por los regímenes nazi y comunista. Con todo. ya que pudieron utilizarlos como prueba durante los juicios contra los prin- cipales responsables de los crímenes nazis. 254-258. con anterioridad a esta ley.. 367. Este último 64  Klaus Oldenhage: «La destinació dels arxius…». mientras que la devolución de los documentos en poder de la Federación Rusa no pudo ejecutarse a consecuencia de una ley aprobada por el Parlamento ruso que consideraba los bienes culturales extranjeros. llevó a buen término las negociaciones para hacer efectivo el retorno.65 También presentan dificultades el retorno de los documentos alemanes en poder de Francia. 1995. ya que cada caso com- porta un análisis muy minucioso. como trofeos. 2 del Consejo de Control Alia- do. El aviso fue desoído y la destrucción y el saqueo de oficinas y del archivo nacional iraquí se convirtió en una triste realidad. Es necesario enfatizar el hecho de que. los manda- tarios de la Unión Soviética ya eran renuentes al retorno de los archivos confiscados. al fina- lizar la segunda guerra mundial. los archiveros alemanes nos vimos obligados a establecer una serie de principios profesionales. como mínimo. La reivindicación del retorno de los documentos y los archivos confis- cados es actualmente una realidad en el plano internacional y un desafío para los gobiernos y los profesionales del archivo. 65  Leopold Auer: «Les archives emportées en Russie: le problème de leur restitution». Es evidente el interés de las potencias aliadas por estos documentos alemanes. Polonia y la República Checa. no propor- ciona a los archiveros las directrices legales necesarias. . […] dado que el derecho internacional relativo a la transferencia de archivos a un lugar diferente del de su creación es inexistente o.[76] archivos y derechos humanos les. aprobada el 10 de octubre de 1945.64 El acuerdo para el retorno de los archivos alemanes confiscados por los aliados data del año 1956. cit.

Danielson. La lentitud. no constituye un caso aislado. con su rico mosaico de grupos étnicos y su no menos rica historia de modificaciones de fronteras. el caso de Alemania.4. ya que este país retiene los archivos del Tribunal Militar Supremo del Reich alemán. Como apunta Elena S. Austria. los acuerdos de devolución con el Reino Unido. Finalmente. 3-4 (2004).66 Del estudio de diferentes casos concluye que deben analizarse a la luz de los derechos legales. . genera algunos de los estudios de casos más complejos para el análisis de la cuestión de las restituciones de archivos y la resolución de los contenciosos. Hungría y Rumanía. En este sentido. pasando por las de Cagliari (1977) y Salónica (1994). Dinamarca. el documento de síntesis adoptado por el Comité Ejecutivo del Consejo Internacional de Archivos en 1995 enuncia la posición de la comunidad archivística en relación a la regla- 66  «The displaced documents of Central Europe». cuando no la negativa pura y simple. desde la cele- brada en Varsovia (1961) hasta la de Washington (1995). pp. Archivos para los derechos humanos [77] caso es especialmente llamativo. sobre todo la segunda guerra mundial. se han resuelto positi- vamente. 197-203. la distinción entre archivos emanados de un gobierno legítimo y los archivos privados y la prioridad de garantizar la salvaguarda de los documentos originales. Otras reclamaciones de restitución efectuadas por países europeos a los Estados Unidos han recibido asimismo una respuesta positiva. quizás por tratarse de archivos de poca envergadura. Con todo. Holanda. en el marco de un acuerdo que dictamina la devolución de los documentos origi- nales al país de procedencia y la permanencia en los archivos nacionales norteamericanos de copias de estos archivos en soporte de microfilm. Comma. ya que la mayoría de los países de la Europa central y del este mantienen reivindicaciones de devolución con mayor o menor empeño. así como los archivos centrales de las Fuerzas Armadas de la ss nazi. al retorno de los patri- monios documentales nacionales confiscados al amparo de las guerras. con su implicación decisiva en las dos guerras mundiales y con su eficaz política archivística en el momento de la unificación. Europa central. ha propiciado reiterados posicionamientos en forma de resoluciones por parte del Consejo Internacional de Archivos en sucesivas Conferencias Internacionales de la Mesa Redonda.

[78] archivos y derechos humanos

mentación de los contenciosos.67 Así, este documento lamenta que la buena
disposición mostrada por los estados desde el tratado de Westfalia hasta el
estallido de la segunda guerra mundial para la restitución de los archivos
capturados o desplazados se ha complicado extraordinariamente a partir de
1945, hasta producir una auténtica ruptura con la tradición histórica. Para
superar este grave escollo, el Consejo Internacional de Archivos, sobre la
base de las directrices impulsadas desde el año 1974, planteaba recuperar un
mínimo consenso a partir de la aceptación de un determinado número de
conceptos y principios básicos. Los ejes de esta propuesta eran: la inaliena-
bilidad y la imprescriptibilidad de los archivos públicos, la procedencia y el
respeto de la integridad de los fondos de archivo, el derecho de acceso y re-
producción y la equidad y la cooperación internacional.
La experiencia alemana, en este proceso de reivindicación y restitución de
parte de los archivos que les fueron confiscados al finalizar la segunda guerra
mundial, ha permitido a un acreditado experto como Klaus Oldenhage
enunciar una serie de principios que hay que considerar a la luz de la teoría
archivística.68 Así, considera que el retorno de archivos plantea problemas de
índole similar tanto si se lleva a cabo a escala internacional, entre dos países,
como si se realiza dentro de las fronteras de un mismo país, y aboga por la
defensa de los principios siguientes:

— De acuerdo con el principio de procedencia, los documentos públicos
han de permanecer en el territorio en que fueron creados.
— En todos los casos en que, de acuerdo con el principio de pertenencia,
diferentes países, territorios u otros organismos tengan un interés legí-
timo en consultar archivos situados fuera de su territorio, todos debe-
rían tener acceso al material de archivo o recibir copias.
— Los archivos generados durante una ocupación que legalmente perte-
necen a la potencia ocupante pueden ser administrados por institucio-
nes de archivos del país ocupado.
— La documentación de las Fuerzas Armadas (y no el material que hu-
bieran podido confiscar) pertenece al país por el cual lucharon.
— Los documentos privados pertenecen al propietario, cuyos derechos
de propiedad deben ser respetados.
67 
«La position de la communauté archivistique sur le règlement des contentieux», xxxi, Was-
hington: citra, 1995.
68 
Klaus Oldenhage: «La destinació dels arxius…», o. cit., p. 379.

4. Archivos para los derechos humanos [79]

— Si por razones legales o políticas no es posible encontrar una solución,
la creación de copias constituye un compromiso legítimo.
— Duda del interés y de la eficacia en aplicar estos principios a archivos
o documentos anteriores a la primera guerra mundial.

En otros casos, más allá de los contenciosos sobre las restituciones, los
profesionales de los archivos promueven proyectos de colaboración focaliza-
dos en la resolución de un tema candente y de indudable urgencia. Es el caso
del trabajo cooperativo de los archivos federales alemanes para localizar do-
cumentos útiles para los supervivientes de la Europa del este que habían sido
obligados por los nazis a realizar trabajos forzosos y que precisaban de prue-
bas documentales para tener derecho al cobro de indemnizaciones. Por su
parte, el Gobierno de Polonia, con la voluntad de recuperar la información
contenida en los documentos y los archivos desplazados, ha creado el progra-
ma Reconstrucción de la memoria de Polonia, con el apoyo del Consejo de
Europa, con el objetivo de identificar y describir los documentos de archivo
polacos preservados en otros países en el marco de un proyecto más amplio de
creación de un portal en Internet referido al patrimonio archivístico común.69

4.4. La difusión y las nuevas formas de memoria

Al principiar este capítulo, hemos podido ver cómo la necesidad de visua-
lizar y dar entidad propia a algunos de los testimonios generados o reunidos
por las entidades que reivindicaban el derecho a la memoria y la justicia ha
dado lugar a la creación de «archivos» institucionalizados encargados de
reunir, organizar, conservar y hacer accesibles estos valiosos materiales. En
paralelo, y ante la constatación de que era necesario apoyar estas acciones
fundamentalmente de organización, preservación y acceso a los documentos
con otras iniciativas más orientadas a una difusión masiva y de un marcado
acento pedagógico a toda la sociedad de los horrores del pasado, se ha po-
tenciado la creación de lugares de la memoria, sitios históricos, museos, me-
moriales y centros que recurren con profusión a los documentos de archivo
—sobre todo las imágenes— para sensibilizar y educar a los ciudadanos y
luchar contra el olvido y la desmemoria.

69 
Daria Nalecz: «Polish Archives at the turn of the century», Comma, 3-4 (2004), pp. 113-120.

[80] archivos y derechos humanos

Pero así como hay un cierto consenso en la necesidad de investigar las
claves del denominado terrorismo de Estado y de generar políticas públicas
de la memoria, algunos autores cuestionan el hecho de que el Estado preten-
da erigirse en referente y depositario casi único de las informaciones y las
iniciativas de restitución de un pasado en el que el mismo Estado ha sido
agente activo. El caso argentino, emblemático por la fortaleza de las asocia-
ciones y las entidades de derechos humanos y por la constante manifestación
de acciones imaginativas en los momentos más difíciles de la dictadura, para
evidenciar la existencia de «desaparecidos», es también donde el Estado,
durante el mandato del presidente N. Kirchner, emprendió más iniciativas
públicas, como se refleja en la creación del Monumento a los Desaparecidos
en el Parque de la Memoria en Buenos Aires y el elevado valor simbólico que
supuso la expropiación en el 2004 del predio de la Escuela de Mecánica de
la Armada (Esma), instalación que durante la dictadura devino el mayor
centro clandestino de detención, tortura y exterminio del país y que deberá
integrar el proyecto de Museo de la Memoria y también acoger el ya existen-
te Archivo Nacional de la Memoria en el marco de un Espacio para la Me-
moria y la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos.
También en Paraguay y Uruguay se ha procedido a planificar la creación
de sendos museos de la memoria y en ambos casos se vinculan de manera
casi indisociable a la obtención y la exposición de documentos. Así, el Mu-
seo de las Memorias de Asunción debe relacionarse necesariamente con el
Centro de Documentación y Archivo que alberga los documentos generados
por la Operación Cóndor. Por su parte, el Centro Cultural y Museo de la
Memoria en Montevideo se emplaza en la quinta propiedad del dictador
Máximo Santos, que gobernó el país del año 1882 al 1886, en cuyos objeti-
vos fundacionales se reivindicaba que, a su vez, se convirtiera también en un
centro de reunión de los archivos del periodo dictatorial más reciente.
Otro caso emblemático lo constituye el centro de internamiento y tortura
de Tuol Sleng, situado en la ciudad de Phnom Penh (Camboya). Durante el
gobierno del régimen de los jemeres rojos (1975-1979), cerca de quince mil
personas fueron torturadas y asesinadas en las instalaciones de esta antigua
escuela de educación secundaria en el marco de una terrible represión que se
cobró 1,7 millones de vidas. Actualmente, este centro de detención es un
museo que expone el testimonio de este genocidio —celdas minúsculas y
fotografías de las víctimas de la represión— y en cuyo edificio central se
conserva el archivo que custodia documentos, fotografías, pinturas y el ma-

4. Archivos para los derechos humanos [81]

cabro instrumental utilizado por los funcionarios de la prisión para torturar
a los detenidos. Una parte sustancial de los documentos fueron abandona-
dos abruptamente en el momento de la llegada a la capital del ejército viet-
namita que depuso la dictadura de Pol Pot. La generación de documentos
fue ingente, ya que este centro contaba con unos 1.700 empleados que vigi-
laban una población reclusa que podía llegar a los 5.700 prisioneros, bajo el
control férreo del sanguinario Kang Kek Ieu, conocido por el apodo de Ca-
marada Duch.
Complementariamente a esta tipología de museos, memoriales y sitios
históricos, se desarrollan por todo el mundo iniciativas dedicadas a señalizar
y musealizar itinerarios o lugares referenciales en el marco de la denominada
geografía del dolor o espacios de la memoria. Sería el caso de la conserva-
ción del campo de concentración nazi de Auschwitz, el parque del Memorial
de la Paz de Hiroshima, las iniciativas chilenas del parque de la Paz en Villa
Grimaldi o las intervenciones en Colonia Dignidad o Londres 38, o el pro-
yecto de señalización y promoción de Los Espacios de la Memoria (batallas
del Segre y el Ebro y rutas del exilio) impulsado en el año 2007 por el Go-
bierno de la Generalitat de Cataluña. La profusión de este tipo de iniciativas
propició la creación en el año 1999 de la Coalición Internacional de Museos
de Conciencia en Sitios Históricos con participación de organismos y entida-
des de Argentina, Suráfrica, Chile, Estados Unidos, Senegal, Rusia, Repúbli-
ca Checa, Reino Unido y Bangladesh.

4.5. Tipologías de archivos y documentos

En el análisis de los archivos generados por organismos del Estado que
contienen información relativa a los derechos humanos, cabe tener en cuen-
ta las siguientes consideraciones:

— La existencia de algunas tipologías de documentos de interés en los
fondos de archivos institucionales cuyo objetivo es la simple gestión de
sus competencias, en la mayoría de los casos sin conexión aparente
con la protección de los derechos humanos.
— La pervivencia de archivos de organismos del Estado que inciden ple-
namente en la problemática de los derechos humanos y cuya organiza-
ción, tratamiento y acceso deben tener muy en cuenta el carácter sen-

[82] archivos y derechos humanos

sible y excepcional de su contenido y la necesidad de preservar su
integridad informativa en la medida en que de ella depende la aporta-
ción de pruebas y su carácter testimonial.
— La «creación» de notables fondos documentales, en su mayoría a par-
tir de la aportación de testimonios orales, en el marco de la necesidad
de proveer pruebas en los juicios realizados a responsables de los go-
biernos dictatoriales o a las juntas militares ante la inexistencia o la
ocultación de los archivos correspondientes.
— La recogida de documentos de militantes y simpatizantes por parte de
entidades, asociaciones y partidos políticos especialmente involucra-
dos en los procesos de ilegalización y persecución política y la organi-
zación de sus propios acervos que permiten una aproximación siste-
mática a grupos especialmente afectados por las políticas de represión
institucionalizadas.

Si bien es imposible plantear una tipología de archivos para los dere-
chos humanos con valor universal, tanto por la gran variedad de las series
documentales que pueden contener información sensible como por el he-
cho de que cada país aporta elementos particulares que dificultan este ta-
rea, es razonable intentar una aproximación, aunque sea a grandes rasgos,
que permita conocer qué tipos de archivos son de utilidad para la defensa
de los derechos humanos. Si bien la aproximación que plantean Elisabeth
Jelin y Ludmila da Silva nos parece adecuada70 —fondos de instituciones
represivas, de organismos de investigación sobre el pasado y de las propias
asociaciones de defensa de los derechos humanos—, entendemos que por
la especificidad de este trabajo es imprescindible un acercamiento más ex-
haustivo. Por esta razón emprendemos dos aproximaciones diferentes en la
medida en que la precisión de la información es desigual. En primer lugar,
aportamos un modelo general de tipologías de archivos que permita una
visión panorámica y, en segundo lugar, una presentación más concreta y
sistemática referida al caso del Estado español.

70 
Los archivos de la represión: documentos, memoria y verdad, Madrid: Siglo XXI, 2002, p. 7.

4. — los archivos de las organizaciones internacionales • las Naciones Unidas con sus innumerables servicios. pp. • campos de concentración. — los archivos dependientes del Ministerio de Asuntos Exteriores. — los archivos dependientes del Ministerio de Justicia. Archivos para los derechos humanos [83] 4. The American Archivist. homologable para un amplio abanico de países. los servicios de inteligencia. las audiencias territoriales y provincia- les. 71  Robert Edwin Herzstein: «The recently opened United Nations War Crimes Archives: a rese- archer’s comment». aire y mar. en concreto los archivos militares de los ejércitos de tierra.5. Aproximación a un marco general En el marco de un modelo general. — los archivos dependientes del Ministerio de Defensa. • organizaciones paramilitares. en gran medida. 2 (1989). algunos tan relevantes como la Comisión para Crímenes de Guerra71 o el Alto Comisionado para los Refugiados (acnur). • centros psiquiátricos de reeducación. . donde radican. • tribunales de excepción. 208-213. — los archivos dependientes del Ministerio del Interior. • prisiones especiales. el Registro Civil y los servicios penitenciarios. a) Los archivos institucionales — los archivos nacionales o generales de la nación. — los archivos de organismos específicos de control y represión • servicios de información. que general- mente engloban las direcciones de la policía y las fuerzas de seguri- dad del Estado. entendemos que existen tres grandes grupos de archivos de interés: los archivos de organismos del Estado. los privados y los constituidos a par- tir de los testimonios recabados por las comisiones para la verdad y la recon- ciliación. 52. núm. en concreto de los juzgados de instrucción. que cuentan con ar- chivos perfectamente organizados de extraordinario interés. — los archivos dependientes de la presidencia del Gobierno.1.

Asimismo. — los centros de estudios. concreta- mente los de la agencia y los generales.[84] archivos y derechos humanos • los tribunales penales internacionales derivados de la segunda guerra mundial y de las guerras de finales del siglo xx. con el apoyo de Archiveros sin Fronteras sobre el fondo fotográfi- co de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. permite acceder a dos mil quinientas fotografías­ que presentan la evolución de esta excepcional organización entre 1977 y el 2006. la con- sulta de la guía de archivos de derechos humanos del Mercosur auspiciada por Memoria Abierta evi- dencia la riqueza y la pluralidad de asociaciones. . Las comisiones para la verdad y la reconciliación (en adelante cvr) nacen con el objetivo de llevar a cabo una investigación sobre las viola- ciones de los derechos humanos. la determinación de responsabilidades civiles. penales y administrativas por 72  Un solo ejemplo revela el interés de recuperar los acervos privados. c) Los testimonios orales y las comisiones para la verdad y la reconci- liación. a partir de 1870 y 1863. b) Los archivos privados — la documentación personal y el acervo fotográfico de las agrupacio- nes y las asociaciones de familiares de desaparecidos y detenidos. — los archivos fotográficos y audiovisuales de los profesionales del sector y de los medios de comunicación. la implementación de políticas de reparación. respectivamente. — los fondos privados de personalidades activas en los movimientos de resistencia. — las organizaciones y las fundaciones promovidas por la Iglesia ca- tólica. la promoción del reconocimiento a las vícti- mas y sus familiares. • los archivos del Comité Internacional de la Cruz Roja. Mención aparte merecen los archivos y los fondos documentales generados por las comisiones para la verdad y la reconciliación y por el movimiento del Nunca Más. entidades y organizaciones con informaciones de gran utilidad. — los sindicatos y los partidos políticos. un trabajo de organización emprendido por Memoria Abierta.72 — las organizaciones de derechos humanos. la formu- lación de políticas de Estado tendentes a prevenir este tipo de abusos.

y evitar que tales hechos se repitan en el futuro». En el primer caso. . análisis de crímenes y violaciones de los derechos humanos. estudios en 73  Aída Luz Mendoza: Archivos y derechos humanos…. Por su notable significación simbólica. los documentos generados por estas comisiones son de un gran interés y.985 personas. su ocultación o su sometimiento a estrictas restricciones a su acceso y su uso. iniciativas sobre personas desapa- recidas. exhumaciones. de manera que en sus funciones destaca la de recabar informaciones mediante la aportación testimonial o de procedencia estatal. Guatemala.4. Argentina. proceso nacional de la violencia. complementan las informaciones reque- ridas por los tribunales ante la ausencia de archivos institucionales a causa de su destrucción. sobre todo.73 En su informe final se planteaban los doce aspectos prioritarios de su acción: audiencias públicas. se aportó el testimonio de 16. también con denomina- ciones parecidas. En su conjunto conforma un acervo imprescindible para la reconstrucción de los hechos y. Ecua- dor. para garantizar los principios de transparencia y res- ponsabilidad inherentes a todo Estado democrático. En todos los casos. en muchos casos. esta última la de más reciente creación. Uru- guay y Paraguay. Suráfrica. Archivos para los derechos humanos [85] parte de personas o instituciones y la apertura de los archivos públicos que contengan información sensible. Chile. si bien podemos destacar por su singularidad los casos de Perú. Timor-Leste. se contrastó con otras evidencias en aras a su veracidad. su carácter ejemplarizante y su gran eco ciudadano. y es posible acceder asimismo a los contenidos más básicos en portales y sitios web. en su momento. ya que sus trabajos han visto la luz en voluminosas y exhaustivas ediciones.. su acción sistemática y continuada avala la acertada expresión de Albert Ca- mus: «A la obstinación de los crímenes se le debe oponer la obstinación del testimonio». cit. en Perú. para ayudar así a las sociedades afectadas a enfrentarse con su pasado y superar las profundas crisis y traumas ocasionados por la violencia vivida. cuya información fue brindada de manera libre y espontánea y. Colombia. 46 y 55. La Comisión de la Verdad y la Reconciliación peruana fue creada por decreto del 2001 «con la finalidad de determinar las violaciones de los dere- chos humanos producidas durante situaciones de violencia interna. historias regionales. recogida de testimonios y bases de datos. Suráfri- ca y Ecuador. o. De todos ellos existe abundante información. Conocemos la existencia de cvr. aunque con plena coincidencia de objetivos. pp. Chile.

Cuenca. fundamentalmente los relativos a seguri- 74  M. En Suráfrica. 7-12. perspectiva y experiencia de reconciliación y proyecto foto- gráfico. Más tarde. y el poder ejecutivo.75 quienes consideran que esta generación de documentación altamente sensible plantea diferentes cuestiones de interés: en primer lugar. Posteriormente. . órgano sucesor del Comité de Coope- ración por la Paz (1973). plenamente implicado en los excesos de la dictadura. que bajo la presidencia de Patricio Aylwin se comprometió a implantar los principios de justicia y ver- dad.459 acreditaron su carácter de perse- guidos o torturados por razones políticas y en consecuencia pudieron aco- gerse a los beneficios establecidos por la ley. los trabajos de la cvr han sido analizados en su perspectiva archivística por Graham Dominy y Verne Harris. propuestas de política de reparaciones. cuya misión era «elaborar un informe detallado sobre las personas que. de los cuales 28. 2006. En este sentido. con los execrables abusos cometidos contra los derechos humanos. 75  «Archivo y acceso a los documentos de la Comisión Verdad y Reconciliación de Suráfrica». resumen en español. Comma. 1. clausurado por órdenes del Gobierno Militar.[86] archivos y derechos humanos profundidad. emitía en 1991 un severo juicio sobre la actitud del poder ju- dicial entre septiembre de 1973 y marzo de 1990 al documentar su inacción y su silencio. presenta una gradación creciente de acciones en el marco de una gran tensión entre el poder judicial. pp. a mediados del año 2003. fue creada la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura. Janus. En cuanto a Chile.000 testimonios. sufrieron privación de libertad y/o torturas por razones políticas por actos de agentes del Estado y proponer fórmulas de reparación»74 y complementaba los trabajos ya finalizados de la cvr. durante el régi- men militar. propuesta de reformas institucionales. Hay que señalar. y «The archives and secrecy in South Africa: A personal pers- pective». en Seminario Archivos y Derechos Humanos: los centros de memoria. 1 (1991). 2005. permitió sistematizar las infor- maciones sobre más de 35. finalmen- te. la formidable labor pionera de la Vicaría de la Solidaridad del arzobispado de Santiago (1976-1992). la búsqueda de los archivos produci- dos por el régimen del apartheid. el informe Valech (2004). Ministerio de Cultura.000 personas afectadas por el terrorismo de Esta- do desde el golpe de Estado del general Pinochet. bajo la presidencia de Ricardo Lagos. el informe final de la cvr chilena. cuando no complicidad. conocido como In- forme Rettig. Esta comisión recibió 35.ª Paz Vegara Low: «Fundación de documentación y archivo de la Vicaría de la Solidaridad: preservación de la memoria histórica de Chile».

un decreto ejecutivo de mayo del 2007 del presidente Rafael Correa creaba la Comisión de la Verdad. nos ha sido especialmente útil la información compilada en el Informe sobre archivos y sus condiciones de acceso en el marco de la Comisión Interministerial para el Estudio de las Víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo. en buena parte gracias a los trabajos llevados a cabo en el marco de los informes previos a la restitución de los derechos a las víctimas de la guerra civil y el franquismo y de la elabo- ración de la ley de la Memoria Histórica. Archivos para los derechos humanos [87] dad.76 76  En concreto. que abrazan un arco cronológico desde los años treinta hasta los ochenta del siglo xx. la problemática de la organización de los documentos producidos por la propia comisión. a la instancia del Estado competente. a lo largo de los tres años de funcionamiento de la cvr. más concretamente. pode- mos presentar una información sistemática. así como las de cualquier archivo del Estado y. A las funciones de recabar informaciones y plantear propuestas de reparación y dignificación a las víctimas se añaden las de recopilar infor- mación de testimonios. concretamente la diversidad de tipologías y soportes. para el caso español. manejar la información recopilada de manera reservada y entregarla. 4. esclarecer e impedir la impunidad respecto a los hechos violato- rios de los derechos humanos. algunas de ellas centradas en las po- líticas de eliminación de los documentos y acceso a ellos. encargada de investigar. 60+93 pp. Cabe tener en cuenta que. Madrid. fondos y documentos en el Estado español Por lo que se refiere a la tipología de archivos del Estado español. al término de su misión. julio 2006. Se debe destacar que dentro del grupo de trabajo se nombraron tres miem- bros procedentes del Comité Ecuatoriano contra la Impunidad (Cenimpu) que habían manifestado a lo largo de su trayectoria una especial preocupa- ción por el acceso a los archivos confidenciales y los secretos del Estado ecuatoriano.2. y tam- bién las recomendaciones derivadas de la comisión que suponen unas claras implicaciones para el Archivo Nacional. especialmente los ocurridos entre 1984 y 1988.4.5. Por lo que se refiere a Ecuador. . Aproximación a una tipología de archivos. un objetivo central fue investigar las responsabilidades en la destrucción intencionada de documentos relativos a la violación de los derechos humanos.

Archivos dependientes del Ministerio de Cultura — Archivo General de la Administración Civil • organismos de control de la administración: responsabilidades po- líticas y expedientes de depuración. Tribunal de Orden Público. Sección Femenina y Auxilio Social. • organismos institucionales del régimen franquista: organización sindical. — Archivo General de la Guerra Civil Española77 • la Delegación Nacional de Servicios Documentales. • organismos de control y represión judicial: las jurisdicciones especiales (Tribunal de Responsabilidades Políticas. tiempo y forma. las embajadas y los consulados. pp. 494-495. se recomendaba que en cada población recién ocupada se confiscaran documentos de la Administración pública. juzgados de orden público. Ministerio de Información y Turismo. • fondos de los órganos diplomáticos y consulares del servicio exterior. • el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comu- nismo. penados y rebeldes). movimiento. Espacio. — Archivo Histórico Nacional • la Causa General. • organismos jurisdiccionales: tribunales de primera instancia e ins- trucción y municipales de la provincia de Madrid. 77  Las instrucciones enunciadas en las «Normas para efectuar los registros». Antonio González Quintana: «Fuentes para el estudio de la represión franquista en el Archivo Histórico Nacional. son orientativas del contenido de este archivo: así. de los archivos dependientes del Ministerio de Interior y de Defensa (archivos militares) y de los archivos municipales. . sección guerra civil». los cines. que permitían acopiar información de interés para su posterior elaboración y utilización. las librerías.[88] archivos y derechos humanos a) Archivos institucionales Para el estudio del acontecer histórico de los siglos xix y xx es fundamental la consulta del Archivo General de la Administración Civil. organización sindical. las organizaciones políticas. • expedientes policiales. 7 (1994). fondos de regiones devastadas. Cfr. Secretaría General del Movimiento. el ejército. vagos y maleantes. del Archivo Gene- ral de la Guerra Civil Española. las editoriales y los domicilios de políticos y personas significativas por su apoyo a la causa de la República.

• expedientes de amnistía administrativa a miembros del cuerpo no uniformados (policía secreta). • fichas de los gabinetes de identificación. Información. • expedientes personales de los miembros de los cuerpos policiales. • expedientes gubernativos y sancionadores. • guardias de asalto. • el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Valladolid. . Inválidos y Viudas de la Guerra de España. Archivos dependientes del Ministerio del Interior — Dirección General de Instituciones Penitenciarias: • expedientes de internos en prisiones. • Juzgado Especial de Peligrosidad Social. • expedientes sancionadores por «desviación política». • expedientes carcelarios de prisioneros republicanos. • los expedientes de libertad vigilada. • la Liga de Mutilados.4. • la Federación Española de Deportados e Internados Políticos. • libros de registro de altas y bajas de internos. • fichas decadactilares y fotografías policiales de identificación. — Archivo de la Real Chancillería de Granada • Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas. • boletines de uso restringido interno. decadactilares. del Estado Mayor Central del Ejército de la República. • actas y memorias de las prisiones. • la segunda sección. — Dirección General de la Policía • fichas y expedientes biográficos individuales. • expedientes de depuración de funcionarios. campos de concentración y centros de retención. Archivos para los derechos humanos [89] • el Juzgado Especial de Expedientes Político-Sociales de Correos. — Archivo de la Real Chancillería de Valladolid • la Comisión Provincial de Incautación de Bienes de León. • Juzgado Especial de Vagos y Maleantes.

• Archivo General Militar de Segovia: sumarios. batallones disci- plinarios de soldados trabajadores penados de la segunda agrupa- ción. . administrativos e informativos. – expedientes personales del cuerpo de carabineros. 91. Consejo Supremo de Justicia Militar. servicio de información personal. • Archivo General Militar de Guadalajara: depósito de concentra- ción y clasificación de personal extranjero de Miranda de Ebro. Cuartel general de la Armada. – expedientes gubernativos y sancionadores. batallones disciplinarios de soldados trabajadores. fondos de la auditoría de la región aérea central. listado de prisioneros de guerra. 95 y 97. buques (flota republicana). expedientes guber- nativos. Archivos dependientes del Ministerio de Defensa — Archivos del Ejército de Tierra • Archivo General Militar de Ávila: documentos de las unidades de la llamada zona nacional y de la zona republicana y los fondos del Ministerio del Ejército. personal. 93. flota republicana. • Archivo Intermedio Militar de Ceuta: batallones disciplinarios de soldados trabajadores penados números 75. Comisión Central de Examen de Penas. Capitanía General. – expedientes y ficheros de los servicios de información. — Archivos del Ejército del Aire • Archivo Histórico del Ejército del Aire: fondos documentales de causas judiciales.[90] archivos y derechos humanos — Archivos de los Servicios de Información de la Policía • Dirección General de la Guardia Civil – expedientes sobre la represión de maquis y resistentes. – expedientes de depuración de miembros de la Guardia Civil. fondo de la zona marítima del Ferrol. Ministerio de Defensa Nacional. — Archivos de la Armada • Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán: Ministerio de Ma- rina y Aire. zonas de recluta- miento y cajas de reclutas. Es- tado Mayor.

telegramas. presidencia del Go- bierno vasco en el exilio. • archivos de las audiencias provinciales y territoriales hasta 1939. asuntos judiciales. expedien- tes de fallecimiento en campaña o cautividad. • documentos generados por el Gobierno de Burgos: gabinete del jefe del Estado. correspondencia. cifras. • archivos de los cuarteles generales de región militar. material. sanidad. asuntos judiciales y secretaría particular del Ministro. Archivos dependientes del Ministerio de Asuntos Exteriores — Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores • documentos generados por el Ministerio de Estado: Subsecretaría (Sociedad de Naciones. región aérea o zona marítima: procedimientos de la auditoría de guerra. Archivos dependientes de la Administración de Justicia — Archivos judiciales • archivos de los juzgados de instrucción. correspondencia con re- presentaciones. actas del Registro Civil consular. • Archivo del Arzobispado General Castrense. personal. circulares. cuentas de material y alquileres. • archivo de la antigua Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid y Archivo del Tribunal Supremo. Málaga y Cádiz desde febrero de 1939. gabinete político y diplomático (Comité de no Intervención. balances. Archivos para los derechos humanos [91] — Archivos de la Jurisdicción Militar • archivos de los tribunales militares territoriales: procedimientos ju- diciales militares. • Registro Civil: inscripciones del registro. información reservada. contabilidad. contabilidad. secretaría particular). orden público. claves. despachos. telegramas. comunicaciones. • archivos de las antiguas audiencias territoriales y de las audiencias provinciales de Bilbao.4. suministros rojos. . series de valijas. • Archivo del Ministerio de Justicia: expedientes de depuración de funcionarios. nóminas y representaciones en el extranjero. personal. secretaría general y política).

Cfr. 1993. seguridad interior (fuerzas de seguridad. 78  Son especialmente relevantes los documentos pertenecientes a la Administración del Estado que partieron hacia el exilio. Madrid: Fundación Universitaria Española. armas y explosivos). nacionales o del reino: dado que una parte sustan- cial de estos archivos son de creación reciente. — archivos históricos provinciales • centros penitenciarios: expedientes personales. solo custodian docu- mentos del periodo de la Segunda República y la guerra civil en los casos de recuperación de fondos del exilio o de órganos de gobierno propios.79 • Comisión Provincial de Regiones Devastadas y Reparaciones. orden público. • derechos ciudadanos (asociaciones y entidades). Alicia Alted Vigil: El archivo de la República española en el exilio. Especialmente relevante es el caso del Archivo Nacional de Cataluña. fichas dactiloscópicas. • Comisaría Delegada del Gobierno de la Segunda República: refu- giados de guerra. registros de frontera. los fondos documentales de la Generalitat republicana y la documenta- ción producida en el exilio. Archivos de la administración local — archivos de las diputaciones provinciales: expedientes de depuración de funcionarios. • Gobierno Civil: cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. fichas de sospechosos políticos para el control de frontera. investigación sobre actividades y personas. 79  En el Archivo Histórico de Gerona se conservan los denominados expedientes de frontera (1940-1976). muchos de los cuales se han ido recuperando en los últimos años. con información de extraordinario interés para el estudio de la circulación fronteriza. servicios de defensa. expe- dientes de frontera. 1945-1977: inventario del fondo París. — Archivos de las instituciones republicanas en el exilio. consignación y créditos y Barcelona (documentos del Ministerio de Estado). represión del contrabando e historia del exilio.78 Archivos dependientes de las comunidades autónomas — archivos generales.[92] archivos y derechos humanos alquileres. . que conserva las depuraciones efectuadas a los maestros.

): La premsa silenciada: clandestinitat. En cuanto a las tipologías de archivos priva- dos. • Fundación Primero de Mayo (ccoo). Pedro López y Antonio González Quintana: Los archivos españoles en el siglo xx: políticas archivísticas y producción bibliográfica. 2000. 1978. . la localidad catalana de Castellar del Vallès cuenta con un archivo del exilio. en Vicenta Cortés. Javier Tébar y Juanma García (coords. Joaquín Maurín. expedientes de depuración políti- ca. • Fundación Andreu Nin: aglutina los archivos del poum (Partido Obrero de Unificación Marxista) y de personalidades vinculadas al sindicalismo como Andreu Nin.4. Barcelona: Fundación Cipriano Gar- cía-Arxiu Històric conc. sindicatos y fundaciones: la creación de funda- ciones por parte de algunos partidos y sindicatos manifiesta la volun- tad de recuperar su patrimonio documental. psoe y pce). exili i contrainformació (1939-1977). 1985. 1977. una parte significativa del cual fue llevado al exterior al finalizar la guerra civil para evitar que fuese capturado por el ejército franquista (casos de ugt. Madrid: Anabad. Barcelona: Arxiu Municipal. libros del cemente- rio. 1987.80 b) Archivos privados En el citado informe del Ministerio de Cultura se presenta una lista de los archivos y los fondos referidos a la guerra civil de procedencia privada que han sido recuperados o digitalizados con destino el Archivo General de la Guerra Civil y que evidencian la magnitud en cuanto a volumen y diversidad de la documentación dispersa. • Fundación Anselmo Lorenzo (cnt). libros de registro de sepulturas. • Fundación F. cnt. I: Políticas archi- vísticas en la España del siglo xx. • Fundación de Investigaciones Marxistas (pce). Largo Caballero (ugt). Wilebaldo Sola- 80  Teresa Llorens: Premsa clandestina i de l’exili a l’Hemeroteca de l’Arxiu Històric de la Ciutat. 1939-1977. 2006. 117-157. prensa local y prensa clandestina. Conocemos los siguientes casos:81 • Fundación Pablo Iglesias (psoe). 2003. 1978. 1988. 81  Antonio González Quintana: «Avatares de los fondos documentales militares y político-socia- les españoles en el siglo xx». pp. fai. Por su parte. Archivos para los derechos humanos [93] — archivos municipales: libros de actas del periodo. • Fundación Salvador Seguí (cnt). cabe destacar: — archivos de partidos.

A los archi- vos tradicionales y de un contenido informativo trascendental (Archivo de la Filmoteca Nacional. — archivos parroquiales: libros de defunciones. como la iniciativa denominada Steven Spielberg Je­ wish Film Archive. Eugenio Granell. Andrea di Michele: «Un legionari italià retrata la guerra civil espanyola». Cfr. 13 (septiembre del 2007).83 82  También cabe destacar el fondo de 4000 fotografías conservadas en el archivo italiano de Bolzano. No cesaron su actividad hasta la caída del muro de Berlín y tenían el objetivo de emitir programas de información para los países del telón de acero. . Archivo de Radio Nacional de España y Televisión Española) cabe añadir la continua aparición en los lugares más variados de fondos fotográficos referidos al siglo xx y muy con- cretamente a los tiempos de la Segunda República y la guerra civil. — archivos de organizaciones revolucionarias. — archivos de asociaciones de defensa de los derechos humanos. pp. podemos reportar el hallazgo en Sitges en el 2007 de 300 imágenes inéditas de la guerra civil realizadas por Henry Buckley. 4-8. — archivos de las asociaciones para la recuperación de la memoria his- tórica. Juan Andrade o George Orwell. — archivos de partidos y entidades republicanas en el exilio. 83  András Mink: «The open society archives: a brief history». — archivos diocesanos y catedralicios. o la recuperación de las grabaciones de las famo- sas Radio Free Europe y Radio Liberty. 13-16. fílmicos). — archivos privados de escritores. respectivamente. Víctor Serge. 1999. Budapest: Open Society Archives at Central European University. fotográficos. Víctor Alba. Quaderns del Museu d’Història de Catalunya. políticos e historiadores.[94] archivos y derechos humanos no. Open Society Archives. hasta su unión en una sola emisora en 1976. que iniciaron sus emisiones en 1949 y 1953. pp. — archivos audiovisuales (radiofónicos. corresponsal británico en la guerra civil española para el periódico The Daily Telegraph. Entre otros muchos casos. — fondos y documentos de las brigadas internacionales.82 En otros casos se plantea la recuperación de la memoria fílmica. conservadas en el Archivo Comar- cal del Alto Penedés. realizadas por un legionario italiano que luchó en la guerra civil. Julián Gorkin. Sus fondos documentales fueron cedidos por el Congreso americano en 1994 al Open Society Institute de la Funda- ción George Soros.

4. 1985. l’Ariège. 84  Una información abundante sobre el tema puede hallarse en Juan García Durán: La guerra civil española: Fuentes (archivos. l’Aude. es necesario remarcar el interés de algunos tipos de archivos por su vocación universal o por generarse en el marco de las gran- des potencias mundiales. En último término. . no dejan de constituir recursos de información básicos en las investigaciones retrospecti- vas sobre derechos humanos. por poner el ejemplo de dos iniciativas que se han integrado en archivos relevantes que. Archivos para los derechos humanos [95] c) Documentación contenida en archivos extranjeros De modo orientativo. si bien tienen el objetivo de servir de apoyo a las investigaciones interesadas en la «nueva historia». — archivos de la Federación Rusa. bibliografía y filmografía). — Public Record Office británico. que conservan abundante documentación referida a la historia más reciente de los siglos xix y xx:84 — archivos nacionales de Francia. — archivos nacionales (nara) de los Estados Unidos y de sus agencias gubernamentales (especialmente la cia). Pyrénées Orientales). hay que señalar que algunas instituciones públicas y organizaciones privadas europeas y norteamericanas impulsan proyectos de recogida especializada de documentos relativos al mundo del trabajo o el feminismo y el sufragismo. — Bundesarchiv alemán. — archivos departamentales franceses (Haute Garonne. Barcelona: Crítica. — Archivo Vaticano.

.

por esta razón. la extensión del asociacionismo y el desafío que significa la creciente sensibilidad ciudadana que recaba una información pertinente con finalidades administrati- vas. La asunción de que los principios de transparencia. se perfilan distintos colectivos profesionales que podríamos resumir en dos grandes bloques: las organizaciones estrictamente archivísticas y las que. tanto en cantidad como en diversidad. precisan de estos recursos en sus acciones y. Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos La acción internacional por parte de organizaciones no gubernamentales que desde diferentes sectores trabajan por la defensa de los derechos huma- nos ha experimentado un crecimiento impresionante en los últimos años. . devienen unos aliados imprescindibles. es sobre todo a partir del final de la segunda guerra mundial cuando en los países más avanzados se inicia una recuperación de los archivos a remol- que del impulso de las políticas gubernamentales. la mejora de la formación. la magnitud de los déficits que lastraban el quehacer ar- chivístico condenó al sector profesional a un trabajo ímprobo para superar el atraso que situaba al sector en la casi más absoluta marginalidad. participación ciudadana y buen gobierno tienen su más eficaz correlato en unos archivos organizados y accesibles propicia una mejora sustancial de los archi- vos y una revitalización del sector que va asumiendo de manera secuencial un formato de servicio público institucionalizado y de carácter permanente. A nivel inter- nacional. Organizaciones archivísticas Tradicionalmente.1. culturales y científicas. En el ámbito de la utilización de los documentos y los archivos. 5. sin tener una preocupación casi exclusiva por el pa- trimonio documental. 5.

Kosovo y Palestina) cuando aparece la noción de archivos para los derechos humanos en la medida en que se asume el aporte decisivo de los documentos en los procesos de regeneración política y de tránsito de regímenes dictatoria- les a sociedades plenamente democráticas. En este sentido. Uruguay. Argentina. creada el año 1998. trabaja en colaboración con otras entidades en programas de recuperación de archivos en Uruguay. creó en el marco del Congreso Inter- nacional de Archivos celebrado en Viena en el año 2004 un grupo de trabajo . publica un boletín tri- mestral y organiza desde el año 2001. Bosnia-Herzegovina. Por su parte. formada por voluntarios que colaboran en el desarrollo de proyectos de cooperación y solidaridad en el ámbito de los archivos y el patrimonio documental. viven situaciones de extrema violencia o tensio- nes políticas (guerra de los Balcanes. Brasil. Archiveros sin Fronteras. Probablemente. En la actualidad. frecuentemente en coalición con otras entidades. Níger. que se define como una organización sin ánimo de lucro. el informe impul- sado por la Unesco en el año 1995 destinado a analizar la utilización de los archivos de los regímenes represivos en los procesos de transiciones políticas constituye el punto de partida de una creciente conciencia profesional de la nueva dimensión que adquieren los documentos de archivo. entre otros) o que. Uruguay. contrariamente. Portugal y Grecia. Argentina. unas jornadas inter- nacionales. destaca sobremanera la organización no gubernamental internacional. en tanto que organi- zación que aglutina los profesionales y las instituciones de archivos a nivel mundial bajo el auspicio de la Unesco. con sede en Barcelona. Chile. Timor-Leste. Brasil. el Consejo Internacional de Archivos. Brasil. existen diferentes organizaciones no gubernamentales que trabajan activamente por acrecentar el papel de los archivos en el ám- bito de los derechos humanos y que intentan sensibilizar los gobiernos y la sociedad. Sahara occidental y Mozambique. Perú.[98] archivos y derechos humanos Es en este contexto de creciente normalidad profesional y en el marco de la transformación operada en multitud de países que entierran regímenes dic- tatoriales (España. Paraguay y Guatemala y lidera el proyecto de recuperación de los archivos de las dictaduras del Cono Sur (2006-2009). Bolivia. Cuenta con delegaciones autónomas en Francia. Ha impulsado proyectos específicos de recupera- ción y organización de archivos y programas de formación en Guinea Ecua- torial. Ecuador y México. cada dos años. Europa central y del este. Marruecos. de la necesidad de preservar y tornar accesibles los acervos públicos de determinadas insti- tuciones del Estado.

85  Jens Boel: «Archives of International non-Governmental Organizations». Este comité. la Sección de Organizaciones Internacionales (sio) lleva a cabo proyectos de colaboración con organizaciones no gubernamen- tales. el Consejo Internacional de Archivos (ica). pp. . En concreto está formado por la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas (ifla). Comma. agrupa cinco organizaciones no gubernamentales dedicadas a la pro- tección del patrimonio cultural en caso de catástrofes naturales y de conflic- tos armados. 159-161. 1-2 (2002). la sección de Asociaciones Profesionales y de Gestión Documental inició el año 2000 el programa Archiveros Solidarios con el objetivo de coordinar los esfuerzos de la comunidad internacional en los proyectos de desarrollo y cooperación archivística. Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos [99] interesado en los archivos y los derechos humanos y. Destaca especialmente su apoyo a la organi- zación y posterior difusión de los fondos de archivos y bibliotecas y a la preservación del patrimonio documental. Cuenta con treinta comités nacionales y elabora pe- riódicamente informes destinados a sensibilizar los gobiernos y los ciudada- nos en torno a situaciones de riesgo. conservación preventiva. tiene el objetivo de contribuir a la pre- servación de la memoria del país depositada en dependencias gubernamen- tales. También en el marco del Consejo Internacional de Archivos. a su vez. creado en el año 1996.85 La organización Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de Méxi- co (Adabi). el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) y el Consejo de Asociaciones de Archivos Audiovisuales (ccaaa). creada en el año 2003. con información sobre los archivos de unas cuarenta organizaciones. especialmente relevante es la realización en el año 1999 de una guía para los archivos de este tipo de organizaciones.5. en este caso sobre la base de la crea­ ción en el año 2006 de un Centro de Conservación. Por su parte. otorga un es- pecial apoyo a las actividades del Comité Internacional del Escudo Azul (Comité International du Bouclier Bleu-icbs). eclesiásticas y civiles mediante programas de apoyo orientados a la mejora de las infraestructuras y el tratamiento (descripción. el Consejo Internacional de Museos (Icom). planificación de desastres y políticas de intervención ante destrucciones patrimoniales en el mundo. Restauración y Encua- dernación (ccre). así como de proporcionar asesoramiento y capacitación. conservación y preservación) y la recuperación de archivos.

que intervienen de manera continuada en los debates relativos a la memoria histórica y realizan un seguimiento eficaz del acontecer de los procesos abiertos en España. de manera que su grado de éxito depende en buena medida del trabajo en común que puedan desarrollar distintos colectivos profesionales y organizaciones internacionales. organizar y tornar accesibles los archivos y los documentos para colaborar en la defensa de los derechos humanos. En este sentido. las agrupaciones internacionales de juristas y las fundaciones y las universidades. las asociaciones de recuperación de la memoria histórica. su lema es . a pesar de su ubicación en la ciudad de Londres. a) Organizaciones de derechos humanos: destacan. cunde cada vez más la conciencia de que buena parte de las posibilidades de acometer con éxito sus distintos proyectos depende de la existencia de pruebas irrefuta- bles. tiene el objetivo prioritario de lu- char por los derechos humanos y contra la impunidad en Chile mediante su Proyecto Internacional de Derechos Humanos. así como el documento del equipo Nizkor «La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas». De este abanico de organizaciones destacan un conjunto de ellas que de manera cre- ciente utilizan las fuentes de archivo y el apoyo de los profesionales en sus proyectos específicos. con atinadas observaciones referidas a los archivos españoles. Hemos procedido a estudiar de manera sistemática los contenidos de los sitios web de numerosas organizaciones y asociaciones y hemos seleccionado aquellas que contemplan de manera relevante el uso de los archivos.2. Argentina o Uruguay y se preocupan de la recu- peración de los archivos y la crucial problemática de la desclasificación de documentos. Derechos Chile y el grupo Nizkor. En este sentido. la organización Memoria Viva. Los aliados imprescindibles La defensa de los derechos humanos es una tarea de una magnitud ex- traordinaria.[100] archivos y derechos humanos 5. el informe del año 2000 de Amnistía Interna- cional titulado «El olvido está lleno de memoria» era ciertamente revelador. Por su parte. En el apartado anterior hemos descrito las organizaciones estrictamente archivísticas que tienen el objetivo prioritario de recuperar. Amnistía Internacional (ai). en el am- plio espectro de las organizaciones de los derechos humanos. usualmente en forma de documentos originales y auténticos. Con todo. Chile. entre otras. Human Rights Watch. En este sentido. podemos distinguir cuatro grupos de aliados: las organizaciones de derechos humanos.

que reúne archivos. una serie de publicaciones. b) Asociaciones de recuperación de la memoria histórica: a nivel interna- cional destaca sobremanera la trayectoria de la organización Memoria Abier- ta de Argentina. solicitó en marzo del 2007 al presidente del Gobierno español una mayor apertura de los archivos españoles. Asimismo. Es el caso del Center for Human Rights Documentation and Research de la Universidad de Columbia. audiovisuales. mencionaremos el caso de la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe). al creer que podían conservar pruebas clave sobre crímenes cometidos por las dictaduras militares latinoamericanas en el marco de la denominada Operación Cóndor. No a la im- punidad». un boletín de derechos humanos y un innovador proyecto de ecomemoria consistente en la acción de plantar un árbol nativo por cada detenido-desaparecido y ejecutado-político con el objetivo de mantener viva la memoria de las víctimas de la dictadura militar en Chile. junto con el abogado paraguayo Martín Almada. Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos [101] altamente expresivo: «Ni olvido.5. Committee of Concerned Scientists. fundamentalmente de Asuntos Exteriores y Defensa. la creciente consolidación de grandes volú- menes de documentos por parte de las distintas organizaciones de derechos humanos y la necesidad de proceder a su organización y su disponibilidad han posibilitado la creación de centros específicos para cumplir con estas finalidades. publicaciones y libros pertenecientes a Amnesty Internatio- nal usa. Human Rights Watch y Hu- mans Rights First. Para ilustrar la conciencia de las asociaciones de derechos humanos por vincular el anhelo de justicia y la localización de documentos y archivos. la verdad y la justicia. Cuenta con un centro de información que recopila. A nivel europeo. archiva y documenta las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar chilena. La recupe- ración de documentos de este periodo se acompaña de la recogida y creación de testimonios orales y de la reconstrucción topográfica de los espacios urba- nos utilizados en la aplicación de la política estatal de represión ilegal. ni perdón. informes. destaca la Open Society Archives. Verdad y Justicia. constituida en el año 1999 por la suma de ocho entidades preocupadas por la recuperación. la preservación y la sistematización del pa- trimonio cultural generado en los años de la dictadura militar (1976-1983) en el marco de la reivindicación de la memoria. que. fundada en el año 1995 en el marco de las actividades filantrópicas del Open Society Institute de la Fun- .

También organizan ciclos de conferencias. cuentan con la participación de arqueólogos y. esenciales para entender la diseminación de información clan- destina a los países del telón de acero desde emisoras situadas en diferentes enclaves europeos. jurídica y moral de los mo- vimientos populares de resistencia al franquismo (guerrilleros. Sus objetivos primordiales son la recuperación de la memoria de los desaparecidos durante la guerra civil y la apertura de las fosas comunes del franquismo. A su vez. Se organiza como archivo. los derechos humanos y los crímenes de guerra. exiliados) del periodo 1936 a 1975 y de recuperación de documentos y archivos de protagonistas de la guerra civil en Europa y América. adquieren especial relevancia los documentos de Radio Free Europe y Radio Liberty. niños de la guerra. y reúne documentos relativos al periodo posterior a la segunda guerra mundial. en España. inicialmente denominada Fundación Histórica Tavera. En sus trabajos de apertura de las fosas comunes. la Asociación Guerra Civil y Exilio lleva a cabo una activa política de reivindicación histórica. resistentes. jornadas y la Carava- na de la Memoria. cabe destacar las actividades de la Fundación de Estudios Históricos Map­fre Tavera. de manera que devienen unos constantes usuarios de los archivos y unos agentes reivindicativos de la necesidad de mejorar la organización de los acervos documentales y de superar los usos restrictivos y secretistas en cuanto al acceso a la informa- ción. una serie de iniciativas encaminadas a recuperar la historia reciente. en sintonía con los avances pioneros llevados a cabo por el equipo argentino de antropolo- gía forense. Entre los fondos recuperados —que sobrepasan los tres mil metros linea- les—. antropólogos. el Woodrow Wilson International Center for Scholars norteamericano contempla. A su vez. Con una finalidad más orientada a propiciar el conocimiento de la situa- ción de los archivos de América latina y la publicación de estudios y trabajos encaminados a favorecer la preservación y la difusión de la memoria históri- ca. centro de investigación y formación.[102] archivos y derechos humanos dación George Soros. Por su parte. sobre todo. especialmente la denominada guerra fría. la historia de los antiguos países comunistas. en un marco muy amplio de actividades. . la creación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (armh) de León en el año 2001 supuso el impulso a la creación de sucesivas asociaciones con la misma denominación en Va- lladolid (2002) y otras zonas del país.

La preocupación por la organización y. se interesa por la extensión del derecho de acceso a la información. Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos [103] c) Asociaciones de juristas: por lo que se refiere a la función que deben desempeñar los juristas. la Coalition for International Justice o la Comisión Internacional de Juristas prestan un apoyo decisivo. El informe elaborado por la prestigiosa archivera Trudy Huskamp Peterson con el sugerente título Temporary Courts. Una consecuencia inmediata del impacto de esta asunción ha sido el reclamo ur- gente de instar a la desclasificación de documentos en tanto que elemento capital que ya hemos comentado con detalle en el capítulo tercero. el estable- cimiento en 1998 de la Corte Criminal Internacional (icc) y el proceso al dictador chileno Augusto Pinochet. En este sentido. la conservación de los archivos de los tribunales creados bajo los auspicios de las Naciones Unidas en atención a su relevante interés social e histórico ha generado una iniciativa presentada por el United States Institute of Peace consistente en crear un ar- chivo judicial internacional. otras organizaciones como Reporteros sin Fronteras han creado su propia rama judicial. Timor y Kosovo. cabe destacar que su protagonismo ha sido más evidente por el eco mediático de los trabajos de los tribunales penales inter- nacionales sobre la antigua Yugoslavia (1993) y Ruanda (1994). perma- nent records insta a Naciones Unidas a crear un archivo que recoja.5. Por su parte. que han propiciado la visualización del extraordinario valor de los documentos como pruebas en los juicios. preserve y gestione la información producida por los tribunales penales para la anti- gua Yugoslavia y Ruanda y de la corte especial para Sierra Leona. propone una serie de acciones encaminadas a preservar los archivos de otros tribunales en Bosnia-Herzegovina. sobre todo. para defender los derechos de los periodistas en el mundo y tam- bién compilar informaciones para ayudar a las víctimas de los crímenes in- ternacionales. denominada Damocles. Otras asociaciones no gubernamentales como Abogados sin Fronteras. Asimismo. a los tribunales internacionales. frecuentemente aportando pruebas documenta- les. la capacitación y la asesoría a gobiernos y ciudadanos. Se señala que la expe- . y apuesta por un fortalecimiento del ac- ceso público a los archivos. garantizar su efectividad. Una de las organizaciones más activas es la mexicana Libertad de Información (li- mac) que se define como una asociación civil apartidista. laica y sin ánimo de lucro que promueve el derecho de las personas a las libertades informati- vas y en especial a la información pública en el marco de un Estado demo- crático de derecho.

Un caso relevante es el de la Fundación Ford. Pakistán. China. Chile. Destaca su contribución al proyecto Memorial en Rusia (reúne docu- mentos y testimonios orales de las víctimas del estalinismo) y a la aportación de pruebas documentales en los juicios desarrollados contra los represores en el marco de los países del Cono Sur mediante su respaldo al programa de desclasificación emprendido por el National Security Archive. que inciden en procesos de relevan- cia internacional. en Asunción.000 documentos secretos y dado lugar a la argu- mentada investigación de Peter Kornbluh. Sus proyec- tos se centran en Latinoamérica (México. pp. 2 (2004). Japón y Europa del este y en ámbitos sensibles como las políticas de inteligencia y la historia nuclear. . como el chileno. En todos los ca- sos. d) Fundaciones y universidades: son cada vez más frecuentes las universi- dades y las fundaciones que crean organizaciones específicas o bien que aportan sus recursos económicos en proyectos de defensa de los derechos humanos en que el trabajo en los archivos es básico. Honduras. 86  Alan Divack: «The Ford Foundation’s support for human rights Archives». 119-124. Algunos proyectos.[104] archivos y derechos humanos riencia en el funcionamiento de estos tribunales muestra de manera indiscuti- ble que su eficiencia y su eficacia van íntimamente ligadas a la posibilidad de disponer de los documentos adecuados correctamente organizados. Guatemala. Co- lombia y Cuba). Comma.86 La función del National Security Archive (nsa) es paradigmática del valor añadido que supone el recurso a los documentos de archivo y de las inmen- sas posibilidades que aporta la desclasificación de documentos de agencias gubernamentales norteamericanas. han propiciado la des- clasificación de más de 16. Indonesia-Timor Leste. sus documentadas investigaciones. también denominado usualmente Archivo del Terror. tienen como base principal los documentos desclasificados que promueve su organización. También es relevante la investiga- ción y la posterior publicación del trabajo de John Dinges basado en la documentación conservada en el archivo de la Operación Cóndor. que otorga su apoyo a la salvaguarda y la organiza- ción de archivos como parte esencial de sus programas de derechos huma- nos. Fue creado en el año 1985 como un ins- tituto de investigación independiente y no gubernamental por la Universidad George Washington con el objetivo de reunir y difundir documentos descla- sificados en aplicación de la Freedom of Information Act (foia). Irán.

Organizaciones no gubernamentales para los derechos humanos [105] Cada vez más aparecen fundaciones que centran su objetivo en la recupe- ración de la historia o la memoria de un grupo o una nacionalidad concreta. el United States Holocaust Memorial Museum (ushmm) centra tam- bién sus esfuerzos en la recuperación de la historia del pueblo judío y en promover el acceso a los archivos. no en vano reciben el apoyo del cineasta Steven Spielberg. . que mediante su archivo reúne documentos y más de 50. También cuenta con un ambicioso programa de creación y recuperación de audiovi- suales. estudiantes y universidades. generalmente en el marco de la voluntad de documentar un pasado doloroso y en peligro de caer en el olvido. fundamentalmente al ingente fondo sobre el holocausto conservado en la ciudad alemana de Bad Arolsen. y en concreto del holocausto nazi. Un ejemplo remarcable lo constituye la Fundación Shoah.5. para generar productos y programas dirigidos a profesores. Por su parte.000 testimonios del devenir histórico del pueblo judío en 56 países de todo el mundo.

.

el caso de la guerra civil española y los esfuerzos por recuperar la historia más reciente es asimismo una muestra de la necesidad de recurrir a los archivos en cualquier proceso de reconciliación fundada en la búsqueda de la verdad. Tam- bién presenta un elevado interés el análisis de la unificación alemana y la resolución otorgada al célebre archivo de la Stasi. pues. así como reflexionar sobre la reformulación de la antigua Unión Soviética y el papel desempeñado por los archivos en las iniciales políticas de glasnot o transparencia. Tanto bajo regímenes dictatoriales como en épocas democráticas. la tendencia de los estados a inmiscuirse en la vida privada de los ciudadanos y a ejercer sobre ellos determinados mecanismos de control es casi constante. . a pesar del hecho de que la posibilidad de describir casos de interés es casi ilimitado. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror El marco general en que se desarrolla este trabajo y que pone en relación a los archivos y los derechos humanos requería para una mayor claridad expositiva la presentación de algunos casos concretos que permitan ejempli- ficar los planteamientos y las reflexiones teóricas que se han ido desarrollan- do. En último término. la Operación Cóndor. Analizaremos. nos hemos visto obligados a seleccionar aquellos casos que nos parecían más emblemáticos y referenciales. En aras a la brevedad. la policía política. 6. el caso de los países del Cono Sur sometidos a unas dictaduras sanguinarias y cuyo operativo conjunto. ha legado un archivo que evidencia la brutalidad de la represión institucionali- zada. la memoria y la justicia. También nos ocuparemos de la desintegración de Yugoslavia y consta- taremos la destrucción intencionada del patrimonio como un método militar dirigido a la despersonalización y la extinción de la memoria histórica.

87 pervivencia de unas grandes desigualdades sociales. Barcelona: Crí- tica. Martín Almada. propiciaron el hallazgo el día 22 de diciembre de 1992 de este archivo en la ciudad de Lambaré.[108] archivos y derechos humanos 6. etcétera) se habían unificado opera- tivamente en la Junta Coordinadora Revolucionaria (jcr). p. Las pes- quisas del juez José Fernández y un ex prisionero político. Kennedy en 1962 en una decisión de importancia histórica al transformar la misión de «defensa del hemisferio» por parte de los militares latinoamericanos en una misión de «seguridad interna»: la guerra contra el «enemigo interno». tupamaros. 78. . El detonante de esta formalización de una acción conjunta es la convicción de que el ene- migo común (eln-fln. 2005. etcétera) en respuesta a las dictaduras militares consti- tuye el pretexto para una represión indiscriminada y la consolidación en todo el hemisferio sur de regímenes totalitarios. 4.1. se unen Ecuador y Perú al grupo fundacional. montoneros. Chile y Brasil a lo largo de los años setenta y parte de los ochenta del siglo xx se produce en un contexto con unos denominadores más o menos comunes: un anticomunismo institucional patológico. Bolivia y Brasil sobre la base de la conocida como Operación Cóndor. la aparición de grupos armados de izquierda (tupa- maros. En todo caso. tres años más tarde. El terrorismo de Estado en el Cono Sur: contra el enemigo interno Los procesos de violencia vividos en Argentina. Su creación tiene lugar en Chile en el año 1975 y. Argentina. 87  Como señala Noam Chomsky en El nuevo orden mundial (y el viejo). Paraguay. en el marco de la guerra fría y con los Estados Unidos como referente principal mediante la doctrina de la «se- guridad nacional». Uruguay. La demostración de la alianza formal entre los gobiernos militares del Cono Sur para derrotar al enemigo interno constituiría simplemente poco más que una hipótesis de trabajo sugerente si no se hubiera producido el «descubrimiento» del archivo de la Operación Cóndor en Paraguay. Para- guay.ª ed. de manera que se pudo evidenciar documentalmente la existencia de una coordinación efectiva de las inteligencias militares de Chile. la respuesta militar fue mucho más allá de la lógica gubernamental de derrotar a un gru- po de «terroristas» y desembocó en la práctica indisimulada de un terroris- mo de Estado. los principios de la doctrina de seguridad nacional ya fueron avanzados por John F. Uruguay. un suburbio distante cuatro kilómetros de la capital Asunción. con un modelo económico profundamente injusto y con elevados índices de co- rrupción e impunidad. como en la práctica se considera a todos aquellos que cuestionan el orden tradicional de dominación y control.. mir.

organismos y otras actividades. en Uruguay se optó por el encarcelamiento prolongado de los opositores. frecuentemente. fundamentalmente de derechos humanos. como en el caso de Orlando Letelier. y las dictaduras del Cono Sur. 2001. pp. 30. en Chile se procedió a ejecutar fusila- mientos colectivos. 187-189. la presión de las organizaciones ciudadanas. ley de Amnistía y ley de Punto Final. Algunos estu- dios cifran en 50. López. si bien esto no fue óbice para su asesinato. 89  John Dinges: Operación Cóndor: una década de terrorismo internacional en el Cono Sur. mediante la cia y el Pentágono.6. frecuentemente sin ningún tipo de juicio. Los documentos ocultos del operativo Cóndor. 2004. M. cada país eje- cutó su plan represivo de manera diferente: así. . una central de informaciones y reuniones periódicas de trabajo. Antonio V. mientras que en Brasil imperó un estado de terror psicológico y en Paraguay se impulsó una represión feroz con la oposición encarcelada. asesinada o exiliada.000 las personas asesinadas. Angélica González y Rosa Palau: Es mi informe: los archivos secretos de la Policía de Stroessner. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [109] Con la Operación Cóndor se establecía la creación de un banco de datos con un archivo centralizado de antecedentes de personas. tal como se evidencia en el informe elaborado por la archivera uruguaya Graciela Jorge. Algunos de ellos estaban situados en otros países. se trató de un genocidio planificado con la base de una represión clandestina perfectamente planificada por la Junta Militar. así como un sistema común de comunicaciones codificado. asesinato en forma de «desapari- ción». De esta manera podían intercambiarse informaciones sobre ciudadanos sospechosos y pro- ceder a su detención y. 1994. en Bolivia se procedió al asesinato selectivo de los opositores políticos. con el telón de fondo del triste eufemismo de los «desaparecidos». la demanda social 88  Alfredo Boccia. revela los responsables de los asesinatos selectivos sobre figuras de la oposición política y aumenta sensiblemente el número de de- saparecidos en Argentina sobre la base de documentos del archivo de la Operación Cóndor. y las familias de los desaparecidos. Miguel H. Montevideo: Expolibro.000 las encarceladas —además de los miles de exiliados— el balance de la represión en el Cono Sur.89 Más allá de esta coordinación policial ciertamente efectiva.000 las desaparecidas y 400. Este trabajo documenta las conexiones entre los Estados Uni- dos. en el caso de Argentina.90 La caída de las dictaduras del Cono Sur entre 1983 y 1990 propició un movimiento de exigencia de responsabilidades. No obstante.88 pero valoraciones más recientes ofrecen cifras aún más impactantes. si bien inicialmente topó con la dificultad de la existencia de leyes destinadas a obtener el olvido y la impu- nidad: ley de Obediencia Debida. Santiago de Chile: Ediciones B. Pecci y Gloria Giménez: En los sótanos de los ge- nerales. Asunción: Centro de Documentación y Estudios. 90  Alfredo Boccia.

que aglutina iniciativas de Argentina. España. Perú y Sahara occidental y aporta documentación sobre los desaparecidos y los autores y los cómplices de la represión. después a los que permanezcan indiferentes y finalmente a los tímidos». después a los simpatizantes. presentan unas características aterra- doras en la medida en que la limpieza étnica que supuso el asesinato masivo de ciudadanos y la destrucción intencionada del patrimonio cultural consti- tuyen referentes básicos de este enfrentamiento. Boli- via. posibilitaron la superación de este entorno legal y la obtención de justi- cia en una cadena de juicios en que los testimonios personales. en el caso argentino. la guerra se 91  En este sentido cabe destacar el proyecto «Desaparecidos. la Verdad y la Justicia» iniciado en el año 1997.[110] archivos y derechos humanos para recuperar la memoria. cuan- do manifiesta que es mejor una justicia tardía que la eterna injusticia.desaparecidos.91 cabe añadir el caso de los tor- turados en los numerosos centros clandestinos y. Uruguay.2. Chile. <http://www. secretario de Derechos Humanos de Argentina. especialmente el de Néstor Kirchner en Argen- tina. gobernador de la provincia de Buenos Aires: «Primero mataremos a los sub- versivos. A pesar del retraso en acometer una profunda revisión del pasado. Las guerras entre serbios. Guatemala. constituyeron pruebas esenciales.org/main. La desintegración de una república El denominado conflicto de los Balcanes constituye un doloroso episodio de la historia reciente europea que culminó después de una guerra fratricida con la desintegración de la república socialista de Yugoslavia aparentemen- te cohesionada bajo el mando del mariscal Tito. Al drama de los asesinados-desaparecidos. Iniciadas las hostilidades en 1990 en el marco de un contencioso nacionalista irresuelto desde la pri- mera guerra mundial y la voluntad expansionista de Serbia. fundamentalmente.html> . Brasil. los opositores asesinados cuyos hijos fueron dados en adopción a personas próxi- mas al régimen militar. después a los colaboradores. La implacable dureza de la represión institucional em- prendida por las Fuerzas Armadas argentinas ya se preludiaba en las contun- dentes manifestaciones realizadas en el año 1977 por el general Saint-Jean. 6. es evidente que las acciones emprendidas durante el Gobierno Kirchner permiten parafrasear a Eduardo Luis Duhalde. pero también los documentos procedentes del archivo de la Operación Cóndor y los descla- sificados por los Estados Unidos. croatas y bosnios. la iniciativa de diferentes instancias jurídicas y la decisión de algunos gobiernos. Por la Memoria.

La crudeza de los enfrentamientos se concreta en la aludida limpieza ét- nica impulsada desde los inicios de la guerra por el ejército serbio con el deseo de formar territorios con ciudadanos de una sola nacionalidad. etcétera). En Croacia la guerra provocó un notable éxodo de refugiados —unas 600. sufrió graves pérdidas de documentos de los siglos xviii y xix. interesa especialmente centrarse en la destrucción del patrimonio cultural. 173-180. pues significaba la desaparición de elementos cruciales de la memo- ria histórica.000 personas— y afectó a ocho servicios de archivos de un total de trece con que contaba la red estatal. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [111] hace presente en 1991 entre Serbia y Croacia.92 En el caso de Bosnia-Herzegovina. con el telón de fondo del dramático ase- dio a la ciudad de Sarajevo. 181-186. Este terrible porcentaje se explica tanto por el ataque indiscriminado a edificios del Gobierno como por una acción sistemática del ejército serbio para hacer desaparecer documentos que fueran prueba de la propiedad o que permitie- ran la identificación documental de los supervivientes (archivos del Registro Civil. la desaparición de nu- merosos documentos y de colecciones de películas debe relacionarse también con la inadecuación de muchos espacios adonde se trasladó la documenta- ción para preservarla de los ataques de la artillería. 93  Matko Kovacevic: «War damage suffered by the State Archive of Bosnia and Herzegovina». xlii (1996). y suerte parecida corrieron los documentos administrativos más re- cientes. pp. la destrucción de la Biblio- teca de Sarajevo y del Archivo de Mostar o la masacre de Srebrenica son el corolario de esta fiebre memoricida. Archivum. xlii (1996). Archivum. En este sentido. que data de finales del siglo xiv. la destrucción del patrimonio docu- mental corre pareja con la ingente pérdida de vidas humanas y la práctica demolición de la economía del país. con la finalidad de borrar cualquier signo de identidad. pp. Su patrimonio documental. 92  Josip Kolanovic: «Archives en temps de guerre: l’expérience de la Croatie». En el caso que nos ocupa. los asesinatos y las masacres derivados de la guerra y de esta visión etnicista del país y un alud de refugiados que se expande por toda Europa. en 1992 entre Serbia y Bosnia y en 1993 entre Croacia y Bosnia. cuya destrucción se concreta en más del cincuenta por ciento. de la propiedad.6. . si bien los planes de protección funcionaron adecua- damente y las pérdidas pudieron ser atenuadas. El testimonio de Srebrenica se hace evidente en la exposición fotográfica de Miquel e Isaac Ruíz «El silenci de la memòria». auspiciada por el Archivo de Imágenes Emili Massanas i Burcet de la Diputación de Gerona.93 Por otra parte.

3. uno de cuyos países signa- tarios era curiosamente la República de Yugoslavia. Un porcentaje parecido puede aplicarse a la destrucción de los do- cumentos administrativos de las agencias gubernamentales. 96  M. 2000. más de veintidós por negligencia y veinticinco por ataques directos. p. Asimismo. 42-45. con la pecu- liaridad de que la intencionalidad de la destrucción se dirigía a la elimina- ción de documentación nominativa de carácter censal y patrimonial. A pesar de las reacciones internacionales. 21 pp. con la finalidad de entorpecer las restituciones y las reclamaciones de propiedades de las personas desplazadas. a un análisis crítico de la utilidad de los anti- guos principios en las guerras más recientes.ª Jesús Sánchez Carrasco: «Bosnia-Herzegovina: un reto para la historia y para los archive- ros». la des- integración de la Unión Soviética y la consiguiente pérdida de la hegemonía soviética en el ámbito de los países situados tras el denominado telón de 94  «War destruction of archival materials». ciertamente. durante la guerra en Bosnia- Herzegovina (1992-1995) se destruyeron más de ochenta kilómetros de do- cumentos. hay que destacar el compromiso y los esfuerzos de la Unesco y de la organización no gubernamental Archiveros sin Fronteras por prestar ayuda económica y formativa para organizar y recuperar un patrimonio básico para la historia y los derechos ciudadanos. pp.er y 2. Como en el caso del Cono Sur. 1 (1999). En todo caso. 95  General assessment of the situation of archives in Kosovo. la caída del muro de Berlín (1989).[112] archivos y derechos humanos Según las estimaciones de Azem Kozar94 realizadas a partir de los datos aportados por el informe de la Unesco de 1996. 3-4 (1. Janus. 94.º trimestre 2002). el informe de la Unesco sobre los archivos de Kosovo realizado por Bruce Jackson y Wladys- lav Stepniak en 199995 es la crónica de un patrimonio arrasado. la impunidad con que se gestó esta destrucción corrobora la escasa utilidad de las convenciones internacionales sobre pro- tección de patrimonio cultural en caso de guerra. La actualización de la convención de 1954 con otra versión finalizada en 1999 responde. los miles de desaparecidos son la secuela más visible de la crueldad humana. seis a causa de las inundaciones.96 6. París: Unesco. de los cuales cuatro lo fueron a causa del fuego. Archivamos. Un telón que se viene abajo La política de transparencia y modernización emprendida por el manda- tario soviético Mijaíl Gorbachov. núm. .

29-38. italianas y ho- landesas para organizar archivos de gran interés y proceder a su microfilma- ción para garantizar su preservación y su acceso. Paralelamente. Esta vi- sión única y dominante es cuestionada actualmente al surgir diferentes enfoques de la historia basadas en experiencias vividas que se apartan del discurso oficial y que encuentran en los documentos de archivo una posibili- dad de revisión argumentada.97 El impulso inicial de la política de transpa- rencia (glasnot) del presidente Gorbachov. tuvo su materialización más relevante en la promulgación de un decreto del Consejo de Ministros de agosto de 1990 que permitía a los archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores proceder a la desclasificación de documentos de más de treinta años de antigüedad. Como contra- punto. Como trasfondo de esta época convulsa. pp. Rosenberg: «Archiving Russias’s revolutions: access. fundamentalmente en los años 1987 y 1988. La evolución de la legislación archivística durante los gobiernos de Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin refleja un escenario en constante transformación en el marco de un debate de gran calado político que se enfrenta a una his- toria y una memoria construida a partir de los símbolos del periodo revolu- cionario sobre una historia oficial liderada desde el propio Estado. Esta apertura contro- lada propició un alud de consultas centradas sobre todo en dos temas: las purgas de Stalin y los temas genealógicos. . Comma. 3-4 (2002). scarcity and loss in the demo- cratic experience». emergen los archivos y sus usos vinculados a las políticas de amnesia colectiva.6. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [113] acero constituyen hitos históricos que adquieren su adecuada dimensión en una perspectiva histórica. la promulgación de la ley sobre los Secretos de Estado y sobre la In- 97  William G. A partir del golpe de Esta- do de agosto de 1991. ya con Boris Yeltsin de presidente. la accesibilidad a los documentos como instrumentos de reflexión de un pasa- do controvertido y su utilización para facilitar un proceso de privatización de los bienes del Estado que beneficia en gran medida a los integrantes de la antigua nomenklatura. se acomete una mejora relevante de la accesibilidad de los archivos y de la reconstrucción del patrimonio documental del Estado: la promulgación de tres decretos que nacionalizan los archivos del partido comunista y de la kgb alcanza su cenit con la aprobación de la ley de Archivos de 7 de julio de 1993. la necesidad de autofinanciar los archivos en el marco de una crisis del modelo económico tradicional favoreció la firma de proyectos bilaterales de cooperación con instituciones norteamericanas.

100  «Glasnot in the Archives?: recent development of the soviet archival scene». la situación económica. pp.000. 214-236. permitió un uso real para evidenciar los abusos cometidos sobre una parte de la ciudadanía. Or- ganizaciones no oficiales contradicen la versión oficial y hablan de veinte millones de represaliados.[114] archivos y derechos humanos formatización.778. de los cuales se habían aprobado 617. 94-123. los ór- ganos territoriales de la Fiscalía de la Federación Rusa habían revisado 870. 786. Revista catalana d’arxivística. En el mes de enero del 2004. cit. La transición de una apertura inicial de los archivos a la adopción de medidas cada vez más restrictivas a partir de la segunda mitad de los años noventa pueden documentarse con precisión en los numerosos estudios de Patricia K. The American Archivist. . pp.098 fusiladas. 1 (1992). 56. y «Russian archives in transiti- on: caught between political crossfire and economic crisis». Lligall. 52.98 Además de la masiva llegada de investigadores extranjeros deseosos de encontrar documentos que permitieran revelaciones sensacionales en el marco de unos archivos crecientemente accesibles. «Beyond perestroika: Soviet-Area Archives after the Au- gust Coup». la nueva política archivística. pp.99 Los obstáculos más importantes en este proceso de rehabilitación se con- cretan en: problemas de acceso y localización de la documentación adecua- da.100 98  Begoña Sarabia Leoz: «La transició a la democràcia en els arxius: el cas rus». 24 (2005). 99  «La transició a la democràcia…». Según datos oficiales. núm.300 y denegado 132. pp. Información y Defensa de la Información frenaron el talante democratizador de la ley de Archivos.. The American Archivist. muchos de los cuales fueron confinados en los gulags (campos de trabajos forzados) y en los kolonia (campos de trabajo para la reeducación). pp.234 personas fueron represaliadas y. 55. entre 1921 y 1954. 39-49. 33 y 36-37. que impide dedicar los recursos necesarios para atender las reivindicaciones y luego re- compensar económicamente a los afectados y la falta de información y las trabas burocráticas. 3. 614-662.000 expedientes de personas que habían solicitado su rehabilitación. una parte de la cual fue destruida. núm. de estas. The American Archivist. o. núm. 2 (1989). Grimsted. en un proceso lento que afecta a una población de edad muy avanzada. 4 (1993). Era en este contexto donde el decreto de noviembre de 1989 «Sobre el reconocimiento de los actos ilegales y criminales contra los pueblos» y la ley de abril de 1991 aprobada por el Soviet Supremo facilitaba la rehabilitación de los ciudadanos afectados para compensarlos por el geno- cidio institucional que habían sufrido. a pesar de sus regresiones a lo largo de la segunda mitad de los años noventa del siglo xx.

que significó el exilio de miles de republicanos españoles y la ejecución de un sinnúmero de ciudadanos. la voluntad de pasar página de unos aconteci- mientos dolorosos y el deseo de acometer un proceso de democratización propiciaron la promulgación de la ley de Amnistía. muchos de sus confidentes y pistoleros a sueldo han ido a trabajar a la «em- presa privada». Es así como se configura un pacto entre los bajos fondos. Al referirse a la permeabilidad existente entre los antiguos espías de la kgb y los nuevos magnates del poder económico. 81. en algunos aspectos. es decir. Toda esta gente y.101 Durante el mandato del presidente Vladimir Putin. p.6. que pretendía la reconci- liación entre los españoles. se ha evidenciado de una gran magnitud: construir la nueva sociedad democrática sobre el olvido y la amnesia en tor- no a las causas y las consecuencias de una guerra que constituyó. 6. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [115] Los avatares y las contradicciones del último periodo de gobierno de Bo- ris Yeltsin son duramente criticados por Llibert Ferri.4. obligaron a un forzado silencio que se perpetuó en la larga noche del franquismo. un antiguo agente de la kgb destinado en Dresde en el momento de la caída del muro. tenía un punto débil que. Es la alianza estratégica entre los que roban y los que tenían el encargo de detener a los ladrones. A la muerte del dictador (1975). un acreditado corres- ponsal de televisión y un buen conocedor de la realidad rusa. los cuerpos armados y la nomenklatura reciclada. 101  Memòria del fred. Barcelona: Empúries. en 1995. Cròniques d’una transició. con el tiempo. la regresión en la accesibilidad a los archivos se ha consolidado en el marco de una vo- luntad de propiciar una actitud de resignación y olvido. El modelo de transición español a la democracia. un ensayo de la segunda guerra mundial al enfrentar dos visiones antagónicas de la gobernación pública. […] el kgb ha perdido la mitad del personal y que un fenómeno parecido se ha detectado en otros cuerpos policiales e incluso militares. La memoria obstinada El dramatismo de la contienda de la guerra civil española (1936-1939) y la feroz represión franquista. con ellos. conceptuado como modélico y digno de imitación durante años. explica que. a las agencias encargadas de la seguridad de los nuevos banqueros y oligarcas. 2006. .

alcanzó a una gran diversidad de ciudadanos. Transcurridos muchos años del final de la guerra. Barce- lona: Rosa dels Vents. Por su parte. Ricard Belis y Ricard Vinyes: Los niños perdidos del franquismo. penitenciarios. resultado de un amplio programa de investigación que se concretó. los nietos de los represaliados quienes alzan su voz exigiendo jus- ticia. recién iniciada la contienda: «Hay que sembrar el terror. que motiva- ron en el 2005 quejas razonadas de Amnistía Internacional (informe Víctimas de la guerra civil y del régimen franquista: el desastre de los archivos. sobre todo. Calleja: «La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histó- rica…». son ahora los hijos y.[116] archivos y derechos humanos La derrota de la República y el establecimiento de un nuevo orden bajo la dictadura del general Franco. y de las restricciones a la accesibilidad a numerosos archivos —como el de la Fundación Nacional Francisco Franco—. los «paseados» —los más recurrentes en las zonas rurales— y los escar- mientos públicos. un subordinado suyo. p. humanitarismo y filantropía». cit. Belis. o. en un documental televisivo de una audiencia extraordinaria en la tele- 102  Montse Armengou. 301. el coronel Marcelino Gavilán. podemos recordar las afirmaciones del general Mola el 19 de julio de 1936. hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensan como nosotros». p. una paciente investigación en los archivos municipales. 2002. 89.. . Armengou y R. arropada en sus inicios por el fascismo italiano y el nazismo hitleriano. la priva- tización de la verdad) y del grupo Nizkor (informe Archivos e impunidad). Vinyes. divididos en cuatro grandes tipologías de afectados: el encarcelado-desapareci- do. El interesante y documentado trabajo de R. militares o nacionales (especialmente el Archivo General de la Administración) permite restituir una parte de las historias personales de los vencidos. 103  M.ª José Vian y Rosa M.000 ejecutados. completó este discurso totalitario y violento con una aseveración que preludiaba la actitud del régimen una vez que consiguiera la victoria: «Echar [sic] al carajo toda esa monserga de derechos del hombre.103 Se calcula que solo entre 1939 y 1945 hubo en España unos 200. a su vez.102 La represión franquista fue implacable y estuvo organizada por parte del denominado ejército «nacional». aplicados a familias o compañeras de los detenidos. A título de ejemplo. generaron una actuación represiva a la que no le faltaron declaraciones ilustrativas de las intenciones de una parte sustancial de los vencedores. A pesar de la destrucción de muchos fondos documentales como los de Falange y los de algunas prisiones. el encarcelado-fusilado (después de juicios sumarísimos o consejos de gue- rra). M.

R. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [117] visión catalana. siguiendo este ejercicio de comparación. en Espa- ña. Crónica de un desagravio. es decir. la custodia y la clasificación de toda la documentación de archivos de las administraciones. la coincidencia en ejecutar proyectos de recuperación de la identidad de los afectados: en Argen- tina y otros países del Cono Sur se trata del proyecto Desaparecidos. cit. Belis y R. la persona detenida en la calle o en su hogar y de la cual no se tiene la certeza de su muerte. Se consagra la figura del «desapareci- do». presenta una sugestiva comparación entre los niños «desapa- recidos» en España y Argentina. la ley de amnistía española de 1977. arqueólogos. p. o.105 la existencia de amplios colectivos afectados por la tortura y la privación de libertad durante muchos años. encaminada a simplificar las causas de la represión estatal atribuyendo la responsabilidad de los hechos trágicos del pasado a la lógica armada de dos bandos enfrentados entre sí. La creación en el mes de abril de 1938 de la Delegación Especial para la Recu- peración de Documentos (derd) tenía el objetivo de unificar en un solo or- ganismo la recogida. las entidades y las personas «desafectas al Movimiento Nacional y que sean susceptibles de suministrar al Estado información referente a la actuación de sus enemigos». 106  Pep Cruanyes: «L’espoliació del patrimoni documental i bibliogràfic de Catalunya durant la guerra civil espanyola (1937-1939)». El modelo de represión ejecutado por el régimen franquista tiene una ca- racterística ciertamente peculiar y que se basa en la confiscación y el uso de los documentos para revestir su acción de un cierto manto de legalidad. Por último. p.104 Por nuestra parte. antropólogos y medicos forenses en la localización. excavación e identificación de los cuerpos enterrados en fosas comunes es tributario de las directrices y la experiencia emanada del equipo argentino de antropología forense. 2006. Madrid: Temas de Hoy. que equipara a los represores y a los perseguidos. con lo que se pretende establecer una equidistancia profundamente injusta o lo que algu- nos autores denominan como una impunidad equitativa. la condena al exilio para miles de personas con el consiguiente desarraigo. pensamos que el terror institucionalizado argentino y la fría represión del ejército franquista tienen varios denominadores comunes. del proyecto Todos los Nombres. El trabajo conjunto de historiadores. Lligall. 105  Emilio Silva: Las fosas de Franco. Revista catalana d’arxivística. 19 (2002). 36. 79-82. tiene una cierta correlación con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final argentinas y con la conocida teoría de «los dos demonios». Vinyes: Los niños perdidos del franquismo. además de la aludida práctica de secuestrar niños de sus familias y darlos en adopción cambiándoles el nombre y los apellidos. al menos a corto plazo. .6. las fosas con la denomi- nación X tienen su parangón en el movimiento de apertura de las fosas comu- nes del franquismo en España.106 104  M. Armengou.

[…] el franquismo cerraba el círculo de la represión política. Por su parte. 62. los procesos de responsabili- dades políticas y la consideración de la opinión libre como un delito juzgado por un tribunal político. y tiene el objetivo de 107  «L’espoliació del patrimoni…». donde. los tribunales depuradores. la acción de la brigada político-social y el tribunal especial de represión para la masonería y el comunismo. de manera que. cit. . los juzgados de responsabilidades políticas. la ley catalana —denominada Ley del Memorial Democrá- tico— fue aprobada en el mes de octubre. se crearon ficheros para un mejor control de los disidentes que alcanzaron los tres millones de fichas. y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos. el Gobierno del Estado y el de la Generalitat de Cataluña conseguían aprobar en los respectivos par- lamentos sendas leyes de la memoria histórica con el objetivo de reconocer los crímenes del franquismo y restituir la dignidad de los represaliados. Estaba al servicio de las auditorías militares. por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura. o. La ley española.. […] pretende promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar. valores y libertades constitucionales. además. tejido con los procesos sumarísimos de la Auditoría de Guerra. La operación de la Delegación Especial para la Recu- peración de Documentos (derd) era una herramienta necesaria para hacer efec- tivo este tridente represivo. p. así. En el año 2007.[118] archivos y derechos humanos El entramado represivo se estructuró con una serie de decretos y leyes que ilegalizaban los partidos políticos (1936) y se creaba el Tribunal Espe- cial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (1940). y después de más de dos años de arduas negociaciones políticas con las entidades y las organizaciones de recuperación de la memo- ria y las asociaciones de víctimas del franquismo.107 Este cúmulo de información se depositó en Salamanca. todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios.

Este dominio político utilizaba a su vez mecanismos de vigilancia y control de los ciudadanos a través de las policías políticas. los contactos o los vínculos de amistad o profesionales con personas e instituciones sospechosas. el espionaje político se concretó en la Stasi. En el caso de la extinta República Democrática de Alemania. el stb checoslovaco. Unificación y policías secretas La unificación de Alemania en 1990 —que se gesta inicialmente con la caída del muro de Berlín en 1989— constituye la imagen más emblemáti- ca y cargada de simbolismo del derrumbe de los regímenes comunistas situados durante más de cuarenta años bajo el control y la protección de la Unión Soviética. un cuerpo especial que con- taba con unos 90. Las informaciones almacenadas por las policías secretas de los países del este —la Securitate rumana. de conciencia. así como noticias relacionadas con su orienta- ción sexual o las aficiones personales. del exilio y la de- portación.000 empleados fijos y unos 174.000 colaboradores no oficiales. de las víctimas del conflicto por motivos ideológicos. de la represión de la dictadura franquista. 6. la educación. de la guerra civil. omnipresentes en su actuación y que conformaban un nutrido cuerpo de profesionales y colaboradores que generaron inmensos volúmenes de in- formación. Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [119] […] desarrollar políticas de gobierno dirigidas a la acción cívica de recupera- ción. del conocimiento del periodo de la II República.6. la Darzhavna Sigur- nost búlgara o la Stasi alemana— se dividían en dos categorías básicas: los documentos operacionales y los expedientes personales. que deben ser impulsadas por la Dirección General de la Memoria Demo- crática. de los valores y las acciones del antifranquismo y de todas las tradiciones de la cultura democrá- tica. de la Generalitat republicana. conmemoración y fomento de la memoria democrática. Esta acumulación de datos relati- vos a la vida privada alcanzó en el caso de la Stasi a cuatro millones de ciudadanos de la Alemania del este —que contaba con un total de 16 . del intento de eliminar la lengua y la cultura catalanas. los cuales contenían informaciones nominativas referidas al trabajo. con la finalidad de dar a conocer de una manera científica y objetiva el pasa- do reciente y estimular la comprensión del tiempo presente […].5. y en concreto. religiosos o sociales.

774 peticiones de consulta. 57-70.578 de acceso por parte de periodistas e investigadores.108 La existencia de cerca de doscientos kilómetros de expedientes.022. líder de los derechos humanos en la Alemania comunista. Algunos de los casos más difundidos son los de Vera Wollemberg. El poder de los documentos.192 para el examen de los empleados públicos y 18. ha generado durante años la aparición de noticias espectaculares referidas a la complicidad de políticos en activo con el extinto régimen comunista o los numerosos casos en que. en ocasiones una explosiva mezcla de realidad y ficción. así como la revelación de que más de la mitad de la plantilla de jugadores del equipo de fútbol de la ciudad de Dresde pasaban información a la Stasi. pp. Regula el tratamiento. . La relevancia de las informaciones contenidas en este archivo. Las cifras aportadas por este ser- vicio son ciertamente contundentes: desde el año 1991 al 2006 se atendieron 6. Madrid: Alianza. 108  Ramon Alberch y José Ramón Cruz Mundet: «El telón de papel».424 se trataban de solicitudes individuales para la consulta de expedientes personales. que descubrió que era espiada por su propio marido. Paralelamente a la creación de este servicio especial. los intereses de la investigación y de los medios de comunicación y relaciona el estatus.[120] archivos y derechos humanos millones de habitantes— y a dos millones de personas de la vecina Repú- blica Federal. al acceder a su dosier personal. 2005. dosieres.753. de las cuales 2.370. en ¡Archívese! Los docu- mentos del poder. se descubría con tristeza que había sido espiado y denunciado por amigos o parientes muy cercanos. Situa- da en Berlín. concreta los derechos de los ciudadanos afectados. se promulgó una legis- lación específica que tenía su clave de bóveda en la ley relativa a los documen- tos del servicio de seguridad del Estado en la antigua República Democrática Alemana de 20 de diciembre de 1991 y que ha sido enmendada y actualizada en múltiples aspectos hasta el año 2006. 1. las funciones y la autoridad del comisionado federal. grabaciones y filmaciones generados por la Stasi en su obsesiva la- bor de control y la voluntad de hacer realidad el principio de que cada ciu- dadano tenía derecho a saber lo que existía registrado sobre él en los docu- mentos de los servicios secretos dio lugar a que el Gobierno alemán decidiera crear la figura de un comisionado federal y un servicio especial para administrar estos archivos (bstu) y facilitar el acceso ciudadano. informes. esta oficina cuenta con catorce filiales y cerca de tres mil em- pleados para atender el alud de consultas. la preserva- ción y el acceso a los documentos.

Análisis de algunos casos: la memoria universal del horror [121] Como ya hemos señalado anteriormente. una arraigada práctica democrática y. el estatus especial otorgado al comisionado federal para la administración de los archivos de la Stasi es una decisión cuestionada desde algunos sectores profesionales. también es evidente que es un modelo que precisa de una organización muy profesio- nal. . especialmente de los colectivos de archiveros alemanes. grandes recursos económicos. que entienden que la eficiencia y las garantías demostradas por el Bundesarchiv en el tratamiento de los docu- mentos nazis no merecía esta marginación por lo que se refiere a la organi- zación y el acceso a los documentos de la policía comunista y que la trayec- toria y la acreditada experiencia del órgano rector de la política archivística alemana podía ser de gran utilidad en este importante desafío.6. singularmente Rumanía y Hungría. sobre todo. aspecto al que no han podido hacer frente algunos de los paí- ses señalados. Si bien es cierto que la experiencia alemana de crear un órgano especial ha influido en la acción de algunos países.

.

fuentes y recursos electrónicos El elevado volumen de referencias relacionadas con la cuestión de los ar- chivos para los derechos humanos nos ha obligado a limitar el número de citaciones de libros y artículos y a plantear una estructura que permita acce- der con relativa facilidad a los materiales de mayor interés utilizados para la redacción del libro. 1973-1983.1.. 1990 (Colección Testimonios). 4. llenaría decenas de páginas. los documentales y los audiovisuales que interrelacionan los archivos y los dere chos humanos. Alemania y Chile. y otros: Chile. . legislación. presentamos una bibliografía dedicada específi- camente a la temática del libro. San José: Instituto Interamericano de Derechos Humanos.. 1991. si bien este apartado podría ser más amplio dado que hemos consultado más de un centenar de este tipo de recursos. junto a una bibliografía gene- ral que relaciona los libros más fundamentales para situar el contexto histó- rico y archivístico del tema. 7.ª ed. por ejemplo. Asimismo hemos creado un apartado dedicado a la legislación y las normativas y otro a describir los recursos elec- trónicos que hemos utilizado. Así. Las violaciones a los Derechos Humanos. 7. 3 vols. El puro y simple acopio de la extensa producción erudi- ta y periodística existente sobre el tema solo en Argentina. Eugenio. Santiago de Chile: Pehuén Editores. Ahumada. la memoria prohibida. Bibliografía general acnur: Tesauro internacional de terminología sobre los refugiados. Se trata de un conjunto selectivo de poco más de treinta sitios y portales web. Bibliografía. Finalizamos este capítulo con una breve aproximación a las películas.

Tom: White House E-Mail: The top-secret computer messages the Reagan/Bush White House tried to destroy. Sitios de memoria: experiencias y desafíos. 2 vols. Madrid: Alianza. Ayerdi. Barcelona: Rosa dels Vents. Madrid: Siglo XXI. Barahona de Brito. París: Unesco. 1999. Barcelona: Crítica. perdón y olvido en las nuevas democracias. Ronald: Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. 2004. en Jornada Abierta Memoria. Chomsky. 7 pp. Historia oral de la gue- rra civil española. Aróstegui. el fotògraf de Mauthausen. Santiago de Chile: Ediciones B. 1983. 2000. Cecilia: «La recuperación de los Centros Clandestinos de Detención y la investigación sobre el pasado». Verdad y Justicia. Benito: Francesc Boix. la utilización y la transferencia de la información conservada en los archivos: un estudio del Ramp. Báez. Santia- go de Chile. . 1991. Reflexiones sobre la explo- tación del sufrimiento judío. Barcelona: Destino. Sobre la historia del presente. Buenos Aires. Noam: La quinta libertad. John: Operación Cóndor: una década de terrorismo internacional en el Cono Sur. Barcelona: Grijalbo. De las tabli- llas sumerias a la guerra de Irak. 2002. Tàpies. Barcelona: Planeta. El poder de los documentos. Armengou. Blanton. Julio: La historia vivida. Juicios. González Enrí- quez (eds. 2000.): Las políticas hacia el pasado. Culturas de archivo. Barcelona: La Magrana. 1979. Montse. octu- bre del 2006. N.[124] archivos y derechos humanos Alberch.. Finkelstein. Bermejo. Ricard Belis y Ricard Vinyes: Los niños perdidos del franquismo. Aguilar Fernández y C. Michel: Los obstáculos que se oponen al acceso. 1998. El. Dinges. Barcelona: Fundación A. y José Ramón Cruz Mundet: ¡Archívese! Los documen- tos del poder.. Fraser. 2002. 2004. 2002. Comisión Nacional para la Verdad y la Reconciliación: Informe de la Comisión Nacional Chilena para la Verdad y la Reconciliación. Duchein. Madrid: Istmo. 2002. P. Fernando: Historia universal de la destrucción de libros. A. 2004.: La industria del holocausto. Universidad de Valen- cia y Ediciones de la Universidad de Salamanca. Ramon. caso de España contra las dictaduras chilena y argentina: los documentos del juez Garzón y la Audiencia Nacional. depuraciones. Nueva York: The New Press. G. 2005. Madrid: Alianza.

Síntesis corregida y actualizada del informe Retig. Madrid: Trotta. 18-48. 171-189. Madrid: Plaza y Valdés. Schwarzstein. Archivum. Madrid: Plaza y Valdés. Nora. Repressió. Ricoeur. 2004. pp. Julio. . París: La Documentation Française. Reflexiones so- bre la información secreta en tiempo de guerra. pp. pp. Comma. Barcelona: Archive- ros sin Fronteras. 2007. 2004. Quito: Universidad Andi- na Simón Bolívar. Silva. Scherer García. y François Gravel: «L’utilisation des archives pour la défense et la promotion des droits du citoyen». Nunca más en Chile. Claudia. 2007. Ricard: Irredentas. Los archivos.Bibliografía. San- tiago de Chile: Comisión de Derechos Humanos. Madrid: Temas de Hoy. corrupción. 317 (octubre 2006).): Dita- duras militares na América Latina. y Carlos Monsiváis: Los patriotas.. 2006. Montevideo: Serpaj. 2003. políticas para su protección. Dora: «Oral history around the world: present and future perspectives». xlv (2000).): Terrorismo global: gestión de infor- mación y servicios de inteligencia. Mission d’étude sur l’spoliation des juifs en France. Navarro Bonilla. Mireya: Tesauro sobre derechos humanos. Paul: La memoria. Serpaj: Uruguay nunca más: informe sobre la violación a los derechos hu- manos (1972-1985). 2003. Lima: Perú Textos Editores. Lajeunesse. Graciela: Informe Uruguay y Uruguay: la política de dere- chos humanos del gobierno de izquierda 2005-2006. Yépez. 1989. memòria». Rapport général. De Tlatelolco a la guerra sucia. 1-2 (2002). Pierre: Les lieux de mémoire. 177-188. la historia. México: Aguilar. 52 + 14 pp. fuentes y recursos electrónicos [125] Jorge Pancera. París: Gallimard. el olvido. Aída Luz: Transparencia vs. Marcel. Wasserman. Mendoza Navarro. Diego: Derrotado. 2004. pero no sorprendido. impunitat. 7 vols. Lom. «Xile. do- sier. Porto Alegre: ufrgs. legislación. L’Avenç. 2004. y César Augusto Barcellos Guazzelli (eds. Crónica de un desagravio. — y Miguel Ángel Esteban (coords. Emilio: Las fosas de Franco. 2006. 2000. 1983-1994. Fundación Ideas. Las presas políticas y sus hijos en las cárceles franquistas. 1999. Vinyes. Madrid: Te- mas de Hoy.

2 (2004). pp. Joel A. Andrzej: «The destruction and reconstruction of archives: the case of Poland».ª ed. Boletín acal. Hennadi: «Voting for or against access to Archives of special servi- ces responsible for the violation of human rights: reviewing the last de- cade in Ukraine». pp. Tom: «Archives and international prosecutions. Alfredo. The American Archivist. justice and innovative archival practice». y Louis Joinet: «La rehabilitación de las víctimas: archivos contra el olvido». Boccia Paz. pp. 147-155. pp. Pilar Carbonell. 1 (julio 2002). Alberti. Almeida Camargo. M. Número monográfico que recoge las ponencias de las VII Jornadas de Archivística Militar. pp. pp.er y 2. Boletín Anabad. 68 (invierno 2005). Miguel H. Antonio Pecci y Gloria Giménez: En los sótanos de los generales. Alberch. 7-13. Blixen. núm. pp. Del archivo del terror al caso Be- rrios. 99-107. Mariona Corominas. Archivum. una aposta per la solidaritat arxivística internacio- nal». Bibliografía específica Adami. Canavaggio. Jens: «Archives of International non-Governmental Organizations». Report on destroyed and dama- ged archives». López. 303-338. Ramon. Comma. Gloria: «Los archivos del dolor en América latina». A Ramp study with guidelines.[126] archivos y derechos humanos 7. Registro. Joan von: «Memory of the world.ª Carme Martínez. 2 (2004). 11-110. 83-87. xlii (1996). Bibliografía de Toby Murray. 7-126. Perrine. Boel. Albada.: «The forbidden files: creation and use of survei- llance files against the independence movement in Puerto Rico». París: Unesco. Blanco Rivera. 1-2 (2002). xlii (1996). Los documentos ocultos del operativo Cóndor (prólogo de Augusto Roa Bastos). 2001. 21-22. 2 (2004). 21 (2003). S. pp. Ana María: «Os Arquivos da polícia política como fonte». 3. 4. genocide. pp. Comma. 2000. Boriak. Montevideo: Expolibro.º trimestres 2005). 1988. 55/56 (1. Archivum. 297-311. 159-161.. Montevideo: Brecha. pp. Buchanan. Biernat. pp. lv (2005). Samuel: El vientre del Cóndor. 93-97. Comma.2. Ramon Saball y Laura Ureña: «Ar- xivers sense fronteres. Maria Fèlix Roncero. Comma. .: Disaster planing: preparedness and recovery for libraries and archives. Lligall. Revista catalana d’arxivística.

2002. José Luis: Memoria Deb(v)ida. fuentes y recursos electrónicos [127] Carnicer Arribas. pp. vol. 2 (invierno 2004). Pablo (idea y compilación): En blanco y negro. número monográfico dedicado a los archivos rusos. 8 (1994). Comma. 13-31. Alan: «The Ford Foundation’s support for human rights Archives». 119-124. pp. 3-4 (2002). 2006. 1985. Cecchini de Dallo.ª Dolores: «El “asunto Einaudi” y el acceso a los documentos de archivo: dos archiveros llevados a juicio». Ana María: «La demandas de las víctimas de un anti- guo régimen represivo». 2-3 (2003). Garton Ash. 1 (1999). Antonio: «Archivos y derechos humanos». archives et le concert des nations. Juan: La guerra civil española: fuentes (archivos. 67. Janus. pp. Dolors: «Rússia: els dossiers secrets». González Quintana. Conférence Internationale de la Table Ronde des Archives: Guerre. 176-193. Danielson. xxxi. 2 (2004). — «Los archivos de la represión: balance y perspectivas». García Durán. legislación. — «Les archives des services de sécurité des anciens régimes répressifs». Boletín acal.º trimestre de 1999). 371-389. pp. 3-4 (2002). Barcelona: Tusquets. 59-74. Genovés. 2000. 3-4 (1999). 1995. Sym- posia. Comma. Lligall. Buenos Aires: Colihue. Fotografías del Cordobazo al juicio a las Juntas. 179-185. . 1999. 81-89. 32 (2. Ermisse. Cerolini. Washington: citra. pp. Revista catalana d’arxivística. Comma. 159-166. pp. París: International Council on Archives. Boletín Anabad. 2 (2004). The American Archivist. Buenos Aires: Programa Cultura Solida- ria. Gerard: «France and archival claims». 30-33. 2 (2004).: «Privacy rights and the rights of political victims: im- plications of the german experience». Elena S. Comma. Una historia personal. bibliogra- fía y filmografía). xlix. pp. Timothy: El expediente. pp. núm. M.Bibliografía. Comma. Barcelona: Crítica. Consejo Internacional de Archivos: Mémoire et histoire: les états éuro- péens face aux droits démocratiques des citoyens du xxième siècle. pp. con cd anexo. núm. D’Andrea Mohr. número monográfico dedicado a los archivos y los derechos hu- manos. Divack.

): Archives «secrètes». Jelin. memoria y verdad. Josip: «Archives en temps de guerre: l’expérience de la Croa- tie». Hispania Nova. Sébastien (dir. y Ludmila da Silva Catela (comps. xlii (1996). pp.[128] archivos y derechos humanos — «La política archivística del Gobierno español y la ausencia de gestión del pasado desde el comienzo de la transición». Archivamos. cd editado por Memoria Abierta y Unesco. 3 vols. La doctrina del «paralelismo global». Archivum. 2003. 173-180. Lli- gall. 16-20. pp. xlii (1996). Patricia Kennedy: «Beyond Perestroika: Soviet-Area archives after the august coup». 205-225. Madrid: Siglo XXI.ª Carme: «Arxivers sense fronteres: una experiència de coope- ració internacional entre els Ajuntaments de Barcelona i Malabo». secrètes d’archives?: l’historien et l’archiviste face aux archives sensibles. Un repaso a la situación de apertura de los archivos de las policías secretas de los antiguos países comunistas».er trimestre 2007). <http://wwics. 2004. pp. 2004. . Emilio F. Peter: Pinochet: los archivos secretos. 13 (1998). Mendoza Navarro. Aída Luz: Archivos y derechos humanos: Los docu- mentos de la cvr. xlii (1996). Archives destroyed. Hernández Olivera.): Los archivos de la represión: documentos. cd... 2002. 2005. Grimsted. Mercosur-Chi- le. Kornbluh. Ica Committee on Disaster Prevention (ica/p-dp): «Disaster prevention: facing up to risks». Elisabeth. Revista catalana d’arxivística. 1. 63 (1. «Memory of the world at risk. American Archivist. Archivum. 2006. dispo- nible en la web del Centro Internacional Woodrow Wilson. 7 (2007). y Augusto Conte McDonnell: Estrategia represiva de la dictadura militar. — Testimonios. 283-297. Martínez. Buenos Aires: Memoria Abierta y Secretaría de Edu- cación del Gobierno de Buenos Aires. Archivum.edu>. 94-123. serie archivística. Número monográfico. pp. Memoria Abierta: Guía de archivos de derechos humanos. Barcelona: Crítica. 55 (invierno 1992). París: cnrs. Archives reconstituted». Buenos Ai- res: Colihue. Laurent. textos y otras fuentes para el terrorismo de Estado en Ar- gentina. 1-359. Kolanovic. Guide pour la préservation des archives des Commissions de Vérité. Lima: Centro Estratégico para el Desarrollo Empresa- rial. Luis: «Los archivos que surgieron del frío. 2006. si. pp. pp. 25 pp. M. Mignone.

413-424. Nazar. en VI Congresso de Arqui- vologia do Mercosur. archivos y accesibilidad documental. 1999 Prost. Vegara Low. La cuestión del archivo y los otros testigos de la dictadura militar argentina». Informe del Centro de Estudios Legales y Sociales. fuentes y recursos electrónicos [129] Ministerio de Cultura. 2006. Comma. y Rosa María Calleja: «La Asociación para la Recu- peración de la Memoria Histórica de Valladolid como usuaria de archi- . 21-59. Hernán. Patricia T. 2 (2004). Informe 2007. María José. 367-380. 75-80. Comma. Begoña: «La transició a la democràcia en els arxius: el cas rus». 13 pp.): Open Society Archives. Oldenhage. Le sondage du jornal Le Mon- de». 2007. pp. 1999. en Seminario Archivos y Derechos Humanos: los centros de memoria. M. 2006. Compensation and reconciliation. 2-3 (2003). Relevamiento de archivos y repositorios documentales sobre derechos hu- manos en Uruguay. Derechos humanos en Argentina. e Iván Székely (eds. Mariana: «Dictadura. Soto. Cuen- ca: Ministerio de Cultura. 2 (2004). legislación. de: «Archivos y organizaciones de defensa de los dere- chos humanos en Argentina». pp. 109-114. Sarabia Leoz. Budapest: Open Society Archives at Central European University. Klaus: «La destinació dels arxius alemanys contemporanis des- prés de la Segona Guerra Mundial». Pudowski. 60 pp. Comma. Valdez. Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Educación y Cultura.ª Paz: «Fundación de documentación y archivo de la Vica- ría de la Solidaridad: preservación de la memoria histórica de Chile». Madrid: Comisión Interministerial para el Estudio de la Si- tuación de las Víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo. A modo de agenda». — «Prosecution and resistance. Two re- pressive systems in a country. 21 (2003).Bibliografía. Vian. Oberti. Antoine: «Les Français et les archives. Programa de las Naciones Unidas para el Desarro- llo. Santiago de Chile: Lom. Revista catalana d’arxivística. 2007. 24 (2005). Buenos Aires: Eudeba. pp. Lligall. Leszek. pp. The case of German Archives». pp. pp. Campos do Jordão. Subdirección General de Archivos: Informe sobre archivos. 51-56. Montevideo: Archivo General de la Universidad de la República. 17-20 octubre 2005. y Sergio Villegas: Archivos secretos: documentos desclasifi- cados de la cia. Alejandra: «Memorias orales del exilio. Revista catalana d’arxivística. Lligall.

. 16 (2000). Kecskeméti. Zamora i Escalas. Carrillo Salcedo. Aspects légaux. Fernández Ramos.. Legislación y normativas Ackerman. Leopold: Les contentieux archivistiques: analyse d’une enquête inter- nationale. xxxi. Markku: «Convention de La Haye de 1954. París: Unesco. Washington: citra. 301-317. 1981. 1995. 2003. 1998. 7. Washington: citra. Un étude ramp. Revista catalana d’arxivística. Madrid: Marcial Pons. Järvinen. París: Unesco. archives et le concert des nations.ª ed. 1997. 2002. Boylan. e Irma E. xxxii.3. París: Unesco. Textos internacionales. Derechos humanos.ª edición. Lligall.. Edimburgo: citra. pp. 134-262. La declara- ción universal de derechos humanos. 2005. — y Evert van Laar: Modal. Madrid: Trotta. Madrid: Tecnos. pp.[130] archivos y derechos humanos vos: su experiencia». 2. 1993. París: Unesco. — L’accès aux archives. 5. pp. Revista catalana d’arxivística. A handbook of guidelines for imple- mentation of Recommendation No. París: Council of Europe. R (2000) 13 on a European policy on access to archives.: Review of the Convention for the protection of cultural property in the event of armed conflict (The Hague Convention of 1954). Jaume Enric: «El salvament dels arxius catalans durant la guerra civil espanyola». Convention pour la protection des biens culturels en cas de conflit armé». Patrick J. México: Instituto Federal de Acceso a la Información. 85-151. Auer. 1995. Lligall. 140-147. — e Iván Székely: Access to archives. bilateral and multilateral agreements and con- ventions concerning the transfer of archives. 1999. John M. pp. cincuenta años después. Charles: Les contentieux archivistiques. xxxi. Étude préliminaire sur les principes et les critères à retenir lors des négociations. 1977. Sandoval: Leyes de acceso a la información en el mundo. 1998. Severiano: El derecho de acceso a los documentos ad- ministrativos. 26 (2007). Conferencia Internacional de la Mesa Redonda de los Archivos: Guerre. Juan Antonio: Dignidad frente a barbarie.

José M. 1999.bstu. 32 (2. Emmanuel: La Convention pour la protection des biens culturels en cas de conflit armé. Trudy Huskamp: «Els arxius al servei de l’estat. Portales y sitios web De interés general Portal de Archivos Españoles (Pares): http://pares. Magan Perales. 1994. Atenas: A. Peñarrubia Iza. Revista catalana d’arxivística.es Freedom of Information Act (foia): http://www. 21 (2003). 34-170. Paraguay: http://www. pp. La confiscació d’arxius i les lleis de guerra». Toledo: Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Madrid: Boletín Oficial del Estado.mcu.org .archives.ª: «La protección y conservación de los bienes cul- turales en tiempos de guerra: su regulación en Derecho Internacional».archiveros. Sakkoulas. Stavraki. Joaquín M.gov Archivos Stasi alemana: http://www. 5-8.htm National Archives and Records Administration: http://www.state. Toman. 8 (2004). N. 2001.org Consejo Internacional de Archivos. Jiri: La protection des biens culturels en cas de conflit armé.humanrightsarchives.foia.º trimestre 1999). Madrid: Civitas. 1996. legislación.unesco.gov Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos. 43-58. Luis (coord. pp.org/webworld/paraguay Organizaciones archivísticas Archiveros sin Fronteras: www. Martínez García.de/home. Guía internacional de fondos de archivos para la violación de los derechos humanos: www. Peterson. Angélica: «La protección de bienes culturales en caso de conflicto armado: la revisión de la Convención Internacional de La Haya de 1999». París: Unesco. fuentes y recursos electrónicos [131] Lafuente Izquierdo. Patrimonio Cultural y Derecho. Lligall.Bibliografía.ª: El derecho de acceso a los archivos y los do- cumentos de la administración militar.): El derecho de acceso de los ciudadanos a la información contenida en los archivos. pp. 7.4. Boletín acal.

nodo50.memoriaviva.edu/nsarchiv/ Fundación Ford: http://www.fordfound.org.derechoschile.org.org/nizkor/espana/doc Derechos Chile: http://www.osa.org Grupo Nizkor: http://www.org/age y http://www.com Memoria Viva: http://www. institutos y universidades National Security Archive: http://www.amnistiainternacional.org Human Rights Watch: http://hrw.org.memoriacatalunya.mx Organizaciones de recuperación de la memoria histórica Memoria Abierta: http://memoriaabierta.org/mu seum/press/archives/ hijos (Hijos por la Identidad y la Justicia. México: http://www.galeon.[132] archivos y derechos humanos Comité Internacional del Escudo Azul: http://www.org/pubs/specialreports Fundaciones.org Center for Human Rights Documentation and Research: http://www.limac.ar Organizaciones de derechos humanos Amnistía Internacional: http://www. contra el Olvido y el Silencio): http://www.ar Open Society Archives: http://www.derechos.org.ushmm.usip.si.org United States Holocaust Memorial Museum: http://www.ceu.transparency.org/blueshield.com Centro Internacional Woodrow Wilson: http://wwics.hu Archivo de la Guerra Civil y el Exilio (age): http://www.hijos-capital.unesco.htm Portal de archivos de la Unesco: http://www.gwu.co lumbia.mx Transparency International: http://www.edu/cu/lweb/indiv/humanrights/ United States Institute of Peace: http://www.edu Libertad de Información.org/ .adabi.org/webworld/por tal_archives/ Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (Adabi): http:// www.ifla.com/agenoticias Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica de Catalunya: http://www.

fuentes y recursos electrónicos [133] Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (México): www.vicariadelasolidaridad. los negocios de la guerra (2003). documentales y audiovisuales Cada vez son más numerosos los documentales.mapfre. destacan la célebre y pionera Missing (Desaparecidos). Sin ánimo de exhaustividad. En el ámbito de las películas. entre los que interesan especialmente Operación Nikolai (1992). 1997). es desta- cable la secuencia de realizaciones emprendidas por la Televisió de Catalunya- tv3 con los programas dirigidos por Dolors Genovés. La guerri- lla de la memoria (Javier Corcuera.org/hila/ usc Shoah Foundation Institute: http://www. Sumarísi- mo 477 (1994).usc. El oro de Moscú (1994). 2001). debemos referirnos necesariamente a los documentales sobre la guerra civil española y a las películas de éxito que denuncian las atrocidades de las dictaduras militares y los regímenes dictatoriales.html Hoover Institution. Películas.cl Fundación de Estudios Históricos Mapfre Tavera: http://www.cultura. com/fundacion/es. Rejas en la memoria (Manuel Palacios.ifai. En el caso de los documentales.hoover. cuyo argumento tiene como hilo conductor el acceso a los archivos y la utilización adecuada de los documentos.edu/schools/college/vhi/ 7.5. o los docu- mentales del equipo del programa 30 minutos de la misma cadena Los niños perdidos del franquismo (2003). que paralelamente han tenido su materialización en sendos libros en catalán y castellano. 2001). Cambó (1996) o Juan March. de Montse Armengou y Ricard Belis. las películas y los audio- visuales que inciden en la problemática de los derechos humanos y cuya ejecución o argumento se vincula directamente con la existencia y los usos de archivos institucionales muy sensibles. En este contexto de recuperación de la memoria más reciente. Library and Archives: http://www. se deben situar también los documentales Asaltar los cielos (Javier Rioyo y José Luis López Linares. org. legislación. referido al juicio y la ejecución del presidente Lluís Companys. Los niños de Rusia (Jaime Camino.mx Fundación de Documentación y Archivo de la Vicaría de la Solidaridad: www. Las fosas del silencio (2004) o El convoy de los 927 (2005). que han gozado de un canal de difusión más amplio.Bibliografía. 2004). 2004) o Presos del silencio (Mariano Agudo y Eduardo Montero. Salva- .

Políticas de la Memoria. Argentina. documentos.[134] archivos y derechos humanos dor (Manuel Huerga. 2006) y La vida de los otros (Florian Henckel von Donnersmarck. 2006). 15. clara y precisa. 2007) y Argentina. entrevistas y reportajes desde el inicio del golpe hasta la simbólica inauguración del Museo de la Memoria en la esma a cargo del presidente Ernesto Kirchner. También se centran en el caso argentino el documental El alma de los verdugos (Televisión Española. Como señala Ana Amado al referirse al auge del cine testimonial argentino: El cine político no busca hoy construir ficciones. 109  «El documental político como herramienta de historia». sino intenta mirar de cerca las ficciones que sostienen la política en la realidad. grabaciones. con el auge del documental como género fílmico. 2007). punto y seguido (Televisió de Catalunya. pero que refleja la pervivencia de un estado de desinformación notable en amplias capas populares de Argentina. podemos destacar 24 de mar- zo 1976-2006. la memo- ria como campo de operaciones de representación. presenta un conjunto de filmaciones.109 A un nivel más anecdótico. Es necesario destacar que esta película fue galardonada con un Óscar en el 2007. p. de los archivos de la Stasi. con mo- tivo de cumplirse treinta años del golpe de Estado militar. . que ha permitido que muchos ciudadanos hayan constatado el interés de preservar los archivos para su utilización en el marco de una transición po- lítica. 2006). interesa especialmente la referencia final. cuando el protagonista se debate entre el amor de dos mujeres hijas de des- aparecidos. la policía secreta comunista. Esta última película relata el control a que eran so- metidos los ciudadanos de la Alemania del este por un régimen dictatorial y. Del horror a la esperanza (Secretaría de Medios de Comuni- cación. que. De los numerosos audiovisuales realizados a instancia de organismos del Estado u organizaciones no gubernamentales. destinado a su registro de discursos. precisamente. Jefatura del Gabinete de Ministros. 5 (verano 2004-2005). testimonios. La efervescencia testimonial coincide aquí. es decir. para los profesionales de los archivos. hay que señalar que la exitosa telenovela de Pablo Echarri y Paola Krum Montecristo generó en septiembre del 2006 un considerable revuelo y un aumento signi- ficativo de las consultas a la organización Abuelas de la Plaza de Mayo.