Está en la página 1de 2

Lo Tierno y lo Alterno (Amor)

Samuel Mujica

Otra noche de insomnio escribiendo un par de versos,


de esos que declaran cuando yo me encuentro inmerso
en el desosiego que declara de escucharla mis ganas.
Tal vez sea un interprete de ella, mi soberana.
Santo insomnio que desperdicia hoy mis sabanas
rodendome de un tormento lleno de cosas vanas,
pensamientos que obtengo solo cuando tu me ciegas
con algunas palabras que me hacen ver como despliegas.
Tus ojos niebla matan, mis pesadillas doblegas.

Tu cuerpo hoy segrega esa enzima demencial


como plan de estratega, tu me haces especial.
Fatal el polen que ha entrado en mi cerebro
lo conocen como amor, imposible su deshebro;
como esos largos hilos color negro,
tu pelo, sabes que me desintegro.
Siempre haba pensado estar cerca del infierno.
Lo negaste, lograste que mi vuelo fuera eterno.

Lo tierno, me sacas de mi ansiedad


Lo alterno, siempre quiero ms.

Siempre recordar el haber llegado como un muerto,


Un 31 de diciembre, me reviviste como un cuento.
Entre tanta podredumbre lograste que yo me alumbre
y deslumbre con tan leal y sincera tu presencia.
Dejar la incertidumbre y navegar en la demencia
con un pequeo barco flotando con nosotros,
ignoramos la advertencia, nos volvimos ms locos.

Ayer toque tu boca mirndote a los ojos,


sentados en un parque despus de atardeceres rojos.
Invocaste tus poderes para abrir mis cerrojos,
desplegando lo que odio, quitando los enojos.
Saciaste mis antojos, escuchaste mi capricho,
Es irnico saber que contigo esta mi nicho.
Extraarte es un vicio que deja encender
el fuego que me lleva para a tu lado aparecer.

Lo tierno, me sacas de mi ansiedad


Lo alterno, siempre quiero ms.
En tus brazos yo estar como el idiota narcisista,
no me dirs mentiras ni me llenaras de engaos.
Lo se porque lo vi en el esplendor de tu vista,
esa que me vigila atentamente para no tener daos.

De mis sueos lascivos tu eres protagonista,


testigo recurrente de mis padecimientos.
Que ocultan en lo oscuro lo escondido de tu mente
Eres causante permanente del amor, ese aniquilamiento.