Está en la página 1de 17

Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

LA FUNCION DE PRODUCCION Y LA TEORIA DEL CAPITAL


Author(s): JOAN ROBINSON
Source: Investigación Económica, Vol. 33, No. 129 (Enero-Marzo de 1974), pp. 143-158
Published by: Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/42783064
Accessed: 08-11-2016 20:53 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted
digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about
JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
http://about.jstor.org/terms

Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) is collaborating


with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Investigación Económica

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCION DE PRODUCCION Y LA
TEORIA DEL CAPITAL*

JOAN ROBINSON

Introducción

El dominio que, en la enseñanza de la economía neoclásica, ha tenido el con-


cepto de la función de producción, en el cual los precios relativos de los facto-
res productivos resultan ser función de la razón en la que estos son utilizados,
dado un estado de conocimiento técnico, ha dado por resultado un debilita-
miento y ha producido efectos nocivos en el tratamiento y desarrollo del
tema, en cuanto a que el énfasis en la cuestión de las proporciones de los
factores ha distraído la atención de los problemas, más difíciles pero impor-
tantes, como las influencias que rigen los suministros de factores y las causas
y consecuencias de los cambios en el conocimiento técnico.
Por otra parte, la función de producción ha sido un poderoso instrumento
de mala educación. Al estudiante de teoría económica se le enseña que O == /
(L,C), donde L es una cantidad de trabajo, C una cantidad de capital y O
una tasa de producción de bienes.1 Le instruyen para que considere a todos
los trabajadores iguales y a medir L en horas-hombre de trabajo; se le dice
algo del problema de los números-índices incluido en la elección de unidades
de producto, para después, seguir rápidamente al siguiente tema, esperando
que nunca se le ocurra preguntar en qué unidades se mide C. Antes de que
ocurra tal pregunta, se convierte en profesor, y esos engañosos hábitos de
pensamiento se trasmitirán de generación en generación.
Ciertamente la cuestión no es fácil de solucionar. El capital existente
puede considerarse en cualquier momento, simplemente como una "parte del
medio en el cual el trabajo trabaja".2 Entonces tendremos una función de
producción en términos de trabajo únicamente. Esto es un procedimiento
correcto para el corto plazo, durante el cual el suministro de bienes concretos
de capital no se altera, pero fuera de este período este procedimiento resulta
débil, pues significa que no podremos distinguir un cambio en el stock de
capital (que puede llevarse a cabo por medio de la acumulación) de un cam-
bio en el clima (un acto de Dios).

* Parte de un artículo publicado en Collected Economic Papers y tomado del Review


of Economic Studies, 1953-4, volumen XXI (2), N9 55, en donde se han alterado algu-
nas palabras del texto original por razones de imprenta.
1 A lo largo de este ensayo haremos abstracción de la tierra como factor de pro-
ducción, así que no molestaremos al estudiante con esto.
2 Keynes, General Theory , p. 214.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
144 JOAN ROBINSON

Podemos considerar un stock de c


los bienes existentes en cualquier
líneas de producción ) . Pero esto res
tes estrictos del corto plazo, pues c
incluye una reorganización de los m
bio en las formas, medidas y espe
bienes que aparecen en la lista orig
donamos el corto plazo, nos encon
¿Debemos valuar al capital de acuer
los costos pasados?
Cuando conocemos previamente l
✓cierto bien de capital, así como l
tenemos una tasa de interés dada,
un flujo descontado del beneficio
esto debemos empezar por tomar l
que el principal propósito de la fu
salarios y la tasa de interés (entend
minados por las técnicas y la razón
¿Podremos entonces valuar los bi
ción? Es claro que el costo en din
allá, a menos que podamos especifi
lo que sí podemos hacer es dar los
de unidades de salario; esto es, en e
unidad estándar de trabajo.
Considerar el capital como una ca
en el pasado, es análogo al punto d
corresponde a la naturaleza esencia
de producción. Invertir consiste,
una forma tal que reditúa sus fru
hacer que productos corrientes es
de los trabajadores; la productivid
una unidad de trabajo que se ha g
hoy que una unidad gastada ahora,
Pero aquí surge una dificultad fu
de todo el problema del capital. U
forma pura; todo el trabajo se hace
u otro. Cuando Adán y Eva efectu
productivo y un proceso.
El costo del capital incluye el costo
debieron ser producidos antes de q

3 En el ejemplo del Profesor Robertso


que excavan un hoyo, nueve palas cara
cubo para echar cerveza. (Economic Fr

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCION Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 145

ciientra en el período de tiempo que transcurre entre el momento en


se realizó el trabajo para producir bienes de capital y, el momento en que és
empiezan a generar un flujo de producción. Esto no es sólo una consecue
del capitalismo, pues igualmente en una sociedad socialista, una unida
trabajo gastada hoy, que redituará un producto en cinco años, no es lo mism
que una unidad que redituará un producto mañana. Finalmente, aun cua
fuera posible medir el capital simplemente en términos de tiempo de trabaj
aún no tendríamos contestada la pregunta ¿de qué unidades se compone
Cuando discutimos acerca de la acumulación es natural pensar en el ca
como medido en términos de producto. El proceso de acumulación consiste e
abstenerse de consumir la producción corriente, para así poder sumarla al st
de propiedades. Pero cuando se considera lo que puede ocasionar la adició
una cantidad dada de acumulación a los recursos productivos, se debe m
el capital en unidades de trabajo; en cuanto que la edición al stock de eq
productivo, en forma de un incremento de capital, depende de cuánto traba
se emplea para construirlo y no del costo - en términos de producto fin
de una hora de trabajo. Así, a medida que uno se mueve de un punto
función de producción a otro - midiendo el capital en términos de producto
se debe saber la tasa de producto-salario para poder observar el efecto que s
bre la producción, tiene el cambio de la razón-trabajo. 0 si, por otro
medimos en unidades de trabajo, debemos saber la tasa de producto-sal
para entonces saber cuánta acumulación se requerirá para producir un in
mento dado de capital. Pero la tasa de salario se altera con la razón de
factores: un símbolo, C, no puede aparecer a la vez como cantidad de
ducto y como cantidad de trabajo.
De cualquier forma, el problema de la función de producción como qu
que se analice, y aunque ha sido demasiado exagerado, representa un p
blema genuino. Hoy, en el país Alfa, un camino lo hacen pocos hombres
bulldozers; en Beta, un camino (de casi la misma calidad) se hace por
nos cientos de hombres con picos y carros de bueyes. En Gama, miles
hombres trabajan con palas de madera y pequeños canastos para quitar tierr
Parece muy claro, haciendo todas las concesiones posibles en cuanto a d
rencias en el carácter nacional y el clima, así como en el estado de con
mientos, que la razón principal para tal estado de cosas es que el capital
algún sentido - es más abundante en Alfa que en Gama. Desde el punt
vista de un solo capitalista, éste no pagaría por utilizar los métodos de
en Gama (aunque tuviera un financiamiento ilimitado) a la tasa de int
que rige ; y desde el punto de vista de la sociedad, esta necesitaría un esfuer
prodigioso de acumulación para elevar todo el trabajo disponible en G
al nivel técnico de Beta. El problema es real, no podemos abandonar la
ción de producción sin hacer un esfuerzo por rescatar el sentido común
ha perdido.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
146 JOAN ROBINSON

La cantidad de capital

"Capital" no es más que el nomb


capital. Los bienes de capital existen
todos los bienes que existen en ese m
ten, no incluyen ni un montón de b
específica de los "bienes" el que esto
adquisitivo uno por encima de otro
petróleo no es un "bien", en cambio
industrial es una fuente de material valioso.

La lista de bienes es bastante específica. Comprende objetos particulares,


como un horno, abrigos, etcétera. Los bienes agrupados bajo el mismo nombre
difieren uno del otro por detalles en sus especificaciones físicas y estas no
deben ser pasadas por alto; también son importantes las diferencias en la
edad. Un horno de 20 años no equivale a uno nuevo con las mismas especi-
ficaciones en otros aspectos; tampoco un huevo de 20 días es equivalente a
uno de hoy. Existe además otra característica relevante de los bienes. Un
abrigo requiere de un cuerpo para usarlo y un huevo de una boca para
comerlo; sin un cuerpo o una boca, estos bienes son inútiles, y dos cuerpos
o dos bocas (en un momento dado) no pueden utilizarlos al mismo tiempo.
En cambio, un horno puede ser empleado por un cierto número de cuerpos
que tornarán el mineral en hierro puro. De esta forma la descripción de un
horno incluye el cómputo de su tasa de producción como una función del
número de cuerpos que lo operan. (Cuando prevalece un largo período de
equilibrio, el número de cuerpos que trabajan cada pieza del equipo, es el
número que técnicamente es más apropiado para ese trabajo).
Existe otro aspecto de los bienes que es muy diferente. De dos abrigos,
completamente similares en sus aspectos superficiales, uno está en el cuerpo
de la S ra. Jones, quien está muy satisfecha de su fina apariencia. El otro
está en el cuerpo de la Sra. Snooks, quien no está tan satisfecha, ya que el
ingreso de su marido la obliga a comprar ropa producida en serie. Este as-
pecto de los bienes no será tratado en lo sucesivo. Consideraremos que un
abrigo es un abrigo, y nada más.
Ahora, el quién es quien de los bienes individuales no es una cuestión
que pueda ser tratada fácilmente. Para expresarla como una cantidad de
bienes debemos evaluar los factores de que se compone. Podemos evaluar
los bienes en términos del costo real al producirlos - esto es, el trabajo y los
bienes existentes con anterioridad que fueron necesarios para producirlos,
o en términos de su valor expresado en alguna unidad de poder adquisitivo;
o podemos evaluarlos de acuerdo a su productividad - es decir, en lo que
el stock de bienes se ha de convertir en el futuro si el trabajo se hace en
conjunción con el costo.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 147

En una posición de equilibrio las tres evaluaciones arrojan resultados


equivalentes: una cantidad que puede ser traducida de un número a otro
con sólo cambiar la unidad. Esta es la definición de equilibrio. Esto implica
que no ha habido situaciones en el pasado que, durante un período rele-
vante afecten o hayan perturbado la relación entre las diferentes valoracio-
nes de un stock de bienes dado, y que los seres humanos en esa situación
esperan que el futuro sea como el pasado - completamente libre de tales
situaciones perturbadoras. Entonces la tasa de beneficio que rige hoy, es la
misma que se esperaba rigiese cuando se hizo la decisión de invertir en
cualquier bien de capital existente, y los ingresos futuros esperados, capita-
lizados a la tasa de beneficio corriente, son iguales al costo de los bienes de
capital que se espera que los produzcan.
Un suceso inesperado, disuelve la relación que establecen las tres for-
mas de evaluación del stock de bienes y no habrá juegos malabares posibles
que las vuelvan a unir.
Estamos acostumbrados a hablar de la tasa de beneficio del capital que
posee un negocio, como si tanto el beneficio como el capital fueran sumas
de dinero. Cuando el capital no es más que un recurso no invertido, enton-
ces es una suma de dinero, y los ingresos netos del negocio son sumas de
dinero. Pero nunca coexisten ambas. Mientras el capital es una suma de di-
nero, los beneficios aún no se han devengado. Cuando los beneficios deven-
gan, el capital cesa de ser dinero y se convierte en una planta. Todo puede
suceder y el valor de la planta puede divergir del costo original. Cuando
acontece algo imprevisto, por ejemplo, una baja de precios, y ya se ha hecho
la inversión en la planta, ¿cómo se puede considerar el capital representado
por la planta?
El hombre de acción que debe tomar decisiones considera la forma en
que sus prospectos a futuro se han alterado. Se enfrenta a nuevas finanzas
o al incremento de los fondos de amortización, y debe decidir cómo emplear-
los. No puede hacer nada con la planta (a menos que la situación sea tan
desesperada que prefiera deshacerla) . No estará particularmente interesado
(excepto que tuviera que justificarse ante la Royal Comission) en el método
de evaluación del capital de la planta que elegirán los "hombres de palabras".
El hombre de palabras tiene amplias posibilidades para elegir métodos
de evaluación, pero ninguno es muy satisfactorio. Primeramente, el capita
debe concebirse como parte del costo o bien del valor de la planta. Si el
costo es la medida, ¿el costo del dinero invertido deberá ser computado?
Esto sería solamente de interés histórico, ya que el poder adquisitivo del
dinero ya habrá cambiado para entonces. ¿Será necesario, entonces, provo-
car la deflación del costo del dinero? 0 bien, ¿el capital deberá medirse al

4 "Un hombre de palabras pero no de actos es como un jardín lleno de semillas"


Esta es la triste realidad de la teoría del capital.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
148 JOAN ROBINSON

costo corriente de reemplazo? L


que nadie querría construir un
ahora. El costo de reemplazo pu
esta planta fuera susceptible de
fecha futura, quedaría por preg
planta representaría al de la pl
futuros y no solamente costos.
Si el capital se midiera por el
valor de la planta. El precio al q
no tiene gran significado, ya q
reducido. Para obtener su preci
dir ante un tribunal de credenc
su propio juicio, tomará lo que
de la planta y los descontará a l
él; y así al mostrar lo obtenido
en la planta, será igual a la tasa
Todos estos problemas aparece
la inversión de dinero-capital y
vacío suceden acontecimientos q
Abstraerse de tal incertidumb
esos acontecimientos, de modo
actos del hombre de acción nun
riencia ex post que rige los pro
decir que el equilibrio se obtien
mientos por un cierto tiempo, o
La ambigüedad en la concepc
con un error metodológico prof
doctrina neoclásica. El economi
equilibrio es aquella a la cual un
el tiempo pasa. Pero es imposib
equilibrio ya que el sistema se
en ella por un cierto tiempo pas
El tiempo se diferencia del es
espacio los cuerpos que se muev
se mueven de B a A, pero en el
En el espacio, la distancia de
cualquier consideración a los
pero en el tiempo la distancia d
la distancia de hoy a ayer es in
pues, una metáfora de espacio a

* N. del T. En el original: Stock exc

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 149

nejar, y el concepto de equilibrio puede a menudo herir la mano que la


maneja.
Cuando acontece un suceso nos vemos de pronto lanzados hacia el quién
es quien de los bienes existentes, y la "cantidad de capital" cesa de tener
otro significado. Entonces solamente tendrá aplicación aquella parte de la
teoría del valor que trata del período corto, en el cual el stock físico de capi-
tal-equipo está dado.

Equilibrio de largo plazo

Un concepto de equilibrio es: el estado que se alcanza (con una fuerza


de trabajo constante) cuando el stock de capital y la tasa de beneficio son
tales que no es necesario promover la acumulación. Este concepto se asocia
con la idea de un estado estacionario, completamente acabado,5 en el cual
la tasa de beneficio es igual al "precio mínimo de espera". En esta situación
un aumento accidental en el stock de capital por encima de la cantidad de
equilibrio puede disminuir la tasa de beneficio por debajo de este precia
mínimo, y puede causar el consumo de capital adicional; mientras que la
reducción puede elevar la tasa de beneficio y provocar que el déficit sea
benéfico. El equilibrio prevalece cuando el stock de capital es tal que la
tasa de beneficio es igual al precio mínimo de esa cantidad de capital.
Pero este concepto es traicionero, ¿cómo es que el precio mínimo de es-
pera se considera positivo? En el bosque de Adam Smith no había propie-
dad sobre el capital ni beneficios (los medios de producción, ciervos salvajes
y castores, eran abundantes y sin propietarios). Pero debía haber espera e
interés. Supongamos que algunos cazadores quieren consumir más de lo que
han cazado y otros quieren mantener el poder de consumo para el futuro.
De esta forma, los últimos podrían prestar a los primeros parte de las pre-
sas de hoy, contra la promesa del pago en el futuro. La tasa de interés (ex-
ceso en el pago por encima del préstamos original) estaría establecida a un
nivel tal que se igualasen la oferta y la demanda de préstamos.* Lo positivo
o negativo de esto dependería de lo derrochadores o prudentes que fueran
los hombres de las familias que dominaban en la comunidad. No cabe una
suposición a priori a favor de una tasa positiva ; la tasa de interés no puede
considerarse como el "costo de espera".
La razón por la que siempre hay demanda de préstamos a una tasa po-
sitiva de interés, en una economía en la que existe la propiedad sobre los
medios de producción y éstos son escasos, estriba en que las finanzas gastadas
ahora pueden utilizarse empleando trabajo para un proceso productivo, que
5 Pigou, The Economics of Stationary States .
Esto se discute en "Saving without Investment", Collected Economic Papers . *
p. 191. . *

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
150 JOAN ROBINSON

redituará en el futuro un exceden


interés es positivo porque los ben
tiempo, el costo y la dificultad d
importante al mantener escaso el
conservar el nivel de beneficios).
Donde el precio "mínimo de espe
equilibrio estacionario final no
beneficio haya descendido tanto c
dejado de ser escaso y el capitalism
consiguiente no tiene caso discutir
Otra forma de abordar la cuesti
stock de capital existente en cual
acumulado hasta la fecha, y que la
tiempo para crecer. Desde este pu
un cierto stock de capital existen
poseer más riqueza son tales que i
pital aumenta y suponiendo que h
crece, el sistema puede estar en p
en las condiciones de equilibrio. (S
mía en dos fechas diferentes, el st
de producto serían mayores en la
taje - pero no habría ninguna otr
mantiene constante en el tiempo n
el cual la tasa de acumulación es c
En la estructura interna de la e
de largo plazo deben suponerse,
producto se vende a su precio mín
el beneficio sobre el costo de cap
tasa que rige en un sistema como
bien, ya que ningún bien será pro
invertido para ese propósito reditú
que el resto. (Suponiendo que los
línea de producción a otra.) Así, lo
el precio mínimo involucran ya lo
to, el concepto de una cantidad de
que para cualquier capitalista, el c
adquisitivo generalizado y, en un
de cualquier bien puede usarse com
Cuando el sistema está en equilib
ficio que prevalece se obtiene del
de capital y se incluye, entonces, en
esa parte del costo de capital represe

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 151

un componente del "costo de producción" de la producción total. Un cap


talista que compra una máquina terminada paga un precio por ella qu
incluye el beneficio para el capitalista que la vende. El beneficio que esper
obtener un capitalista que construye la máquina en su propia fábrica, al
vender la producción total, incluye el interés (a una tasa imaginaria igu
a la tasa de beneficio que rige) del costo estimado en el período de cons-
trucción de la máquina; ya que cuando él construye la máquina por sí mis
mo debe afrontar un período mayor de espera entre la primera inversión
el primer beneficio. Si no pudiera obtener un beneficio del costo del inter
imaginario, preferiría hacer la inversión donde el período de espera fuer
menor, de modo que pudiera recibir antes el beneficio real. El beneficio
real lo pudo incluir en la inversión, obteniendo así (en el mismo períod
de tiempo) la misma cantidad de capital que en el caso donde él construy
la máquina. (Él tendrá también la ventaja de poder cambiar de opinión y
consumir el beneficio, aunque en el primer caso ya estaría comprometi
en el esquema de inversión ) .
De esta forina, rio se harían inversiones con un largo período de ges
tación a menos que se espere reditúen un beneficio de interés compuest
incluido en el costo del capital durante ese período (si hay incertidumbre
se esperará que reditúen más, para compensar la rigidez del plan de in-
versión ) .
No es necesario que volvamos a Adán para buscar la primera unidad
pura de trabajo que contribuyó a la construcción del equipo existente. Los
bienes de capital existentes hoy se han construido unos a otros, y cada uno
ha recibido una suma apropiada de beneficio por tal contribución. Más aún
para el precio mínimo de un artículo de un nuevo equipo. ¿Cómo debemos
niendo beneficio a la tasa que rige. El precio mínimo del equipo que ha
estimar el precio mínimo de una parte gastada del equipo ? No se invertirá
en un equipo a menos que los ingresos brutos (exceso de producción por
a la tasa que rige en los fondos de amortización acumulados, así como obte-
encima de los salarios en términos de producción) sean suficientes para
amortizar la inversión durante su vida de trabajo, descontando el interés
trabajado por un cierto tiempo debe ser calculado, a interés compuesto, como
su costo inicial acumulado hasta ahora, menos sus ingresos brutos también
acumulados desde las fechas en las cuales los ingresos se acumularon, ya
que esto corresponde a las espectativas que indujeron a los capitalistas a
hacer en el pasado la inversión correspondiente.
En vista de que el costo inicial está incluido desde el principio y los
ingresos se acumulan en el tiempo, el interés del costo en el cálculo anterior,
excede al interés en los ingresos. Entonces, cuando un equipo ha redituado
un cuarto de los ingresos totales esperados, su precio mínimo, en este sen-
tido, es algo mayor a los tres cuartos de su costo inicial; cuando reditúa un

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
152 JOAN ROBINSON

medio, el precio mínimo será algo


en adelante, la diferencia en cualq
alta sea la tasa de interés. A lo lar
ingresos, por así decirlo, alcanza a
que al final de su vida estará com
(descontando del valor del fierro
El valor de un equipo depende d
den considerarse como ganancias
tasa correspondiente de interés que
cio mínimo (en el sentido antes m
iguales en todas las etapas de su vi
El equilibrio requiere que el stoc
capitalistas que producen un bien e
Esto implica que la edad composici
dos de amortización proporcionad
gastando continuamente en reem
balanceado, no es necesario inquiri
su trabajo a la producción final o
fuerza de trabajo dada, está produ
mismo tiempo manteniendo el st
Tampoco es necesario inquirir qué
en la acumulación de cuotas de amortización; éstas afectan las relaciones
individuales entre los capitalistas, pero se invalidan para el grupo como
un todo.

En el equilibrio, la edad de composición del stock de equipo es estable,


pero el stock total puede expanderse. La edad promedia de las plantas que
reúnen un stock balanceado de edad, de composición estable, varía con la
longitud de vida de las plantas individuales. Si el stock total se mantiene
constante en el tiempo, la edad promedio es igual a la mitad de la longitud
es mayor y la edad promedia es menor de la mitad de la vida. (Hay una
de vida; si el stock ha estado aumentando, la proporción de partes jóvenes
analogía exacta con la edad de composición de una población estable) .
La cantidad de capital incluida en un stock de equipo es la suma de los
precios mínimos (acumulados como se señaló antes) de las plantas de las que
está compuesto, y la proporción de cantidad de capital y la suma de los cos-

6 La equiparación en el valor de dos anualidades en cualquier punto del tiempo im-


plica equiparar en cualquier otro punto del tiempo. Si el costo de una máquina nueva
es igual, en el momento en que está flamante, al valor descontado de los ingresos bru-
tos esperados, se deduce que, en cualquier tiempo futuro, el valor acumulado del costo
original y los ingresos acumulados hasta hoy serán, si las previsiones han probado ser
correctas y no han sido afectadas por el futuro, iguales al valor presente de los ingre-
sos brutos remanentes que se han esperado. Cf. Wicksell, "Real Capital and Interest",
Lectures (English edition), volumen I, p. 276.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN Y LA TEORIA DEL CAPITAL 153

tos de las plantas cuando éstas eran nuevas, es más alta cuanto mayor es
tasa de interés.7
El equilibrio requiere que la tasa de beneficio que rige hoy. ya hubiera
sido estimada como tal cuando se hizo la inversión en algún renglón de la
planta, y la estimación de los beneficios futuros hubiera sido correcta. Así,
el valor del capital existente hoy es igual a su precio mínimo calculado en
esta forma. La importancia que este método de valoración de capital pone
en los supuestos de equilibrio, enfatiza la imposibilidad de error al valuar
el capital. En un mundo donde ocurren situaciones inesperadas que alteran
los valores, los puntos de vista de los hombres de acción, que deciden las in-
versiones que harán a futuro, y los de los hombres de palabras que hacen
observaciones acerca del pasado, son irreconciliables, y lo único que podemos
hacer nosotros es remendar algunos métodos convencionales para medir el
capital, que no satisfarán a ninguno de ellos.

Salarios y beneficios

El sistema neoclásico está basado en el postulado de que, a largo plazoy


la tasa de salarios reales tiende a ser tal que todo el trabajo disponible se
emplea. No obstante las atrocidades que se han cometido en su nombre, ob-
viamente esta proposición tiene una base sólida. Volviendo a los trabajadores
de caminos, el empleo por unidad de producción es mucho más alto en Gama
que en Alfa, y parece obvio que esto está relacionado con el hecho de que
7 El orden de la magnitud de la influencia de la tasa de interés se demuestra por
la fórmula que se encuentra en el Mathematical Addendum de D. G. Champernowne
y R. F. Kahn.* Para aplicar esta fórmula es necesario asumir: a) que el stock total de
capital es constante en el tiempo, b) que los ingresos se encuentran a la misma tasa
de interés durante toda la vida de la planta. C es el valor en capital de una inversión,
K el desembolso inicial, r la tasa de interés y T el periodo en el cual el activo de-
venga. Para valores de rT menores de 2 usamos la aproximación C/K=l/2(l+l/6rT) .
* Esto aparece en un apéndice de mi Accumulation of Capital.
Con esta base, cuando la tasa de interés es por ejemplo de 6% una máquina de
10 años de vida que costó 100 libras cuando nueva, deberá devengar 13.3 libras al año
de excedente por encima del gasto corriente que ocasiona su trabajo (incluyendo las
reparaciones normales). El rédito será entonces de 6% sobre un valor de capital de
55 libras.
Diez de esas máquinas con edades de 0 a 9 años, tienen un patrón de valores, en
cualquier momento, que corresponde al patrón en el tiempo de una sola máquina. Esto
requiere de un gasto anual de renovación de 100 libras permanentes que mantendrán
el stock de máquinas. Estas representan un valor de capital de 550 libras y reditúan
33 libras al año.
Si la tasa de interés fuera de 10%, rT sería igual a 1 y el valor del capital (abs
trayéndolo de un costo inicial más alto de las máquinas debido a una tasa mayor de
interés) sería de 583 libras; los ingresos de cada máquina tendrán entonces que ser
15.8 libras para redituar así la tasa de beneficio requerida.
Si la longitud de vida de las máquinas es de 20 años, y la tasa de interés de 5%,
el valor del capital será de nuevo 583 libras, y cada máquina tendrá que redituar 7.9
libras al año (5 libras para amortización y 2.9 para interés); al 10%, rT será igual a
2; el valor del capital será de 666 libras, y cada máquina deberá redituar 11.7 libras
al año.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
154 JOAN ROBINSON

los salarios reales son mucho má


tiene bajos los salarios reales, y
Tratemos de ver qué significa es
Los antecedentes básicos del si
dad de capital y el estado de co
jerarquización de los grados de m
posibles. Para satisfacer el postu
de capital dada debe emplear la
A cualquier tasa de salario, la
los capitalistas, cada uno en bus
cios, se presume garantiza que
ximo la tasa de beneficio. Así, l
rios. El conjunto de equipo prod
y la cantidad de capital. Un con
de empleo dada. De este modo
función de la tasa de salarios. Po
clásico: se supone que dada un
debe ser tal que la cantidad de ca
Es necesario postular que la can
que la lista de salarios,* pero es
costo de subsistencia es por lo m
la fuerza de trabajo.
La condición de que la cantidad
bajo existente implica una tasa
stock de los bienes de capital con
ficio y la cantidad de "capital" c
independientemente de ésta.
¿Qué sucede con la doctrina ne
la tasa de beneficio tiende a ser
tente? Supongamos que la tasa d
reditúe salarios reales mínimos
técnica que llevará al máximo la
existente no emplea todo el tra
serva de desempleo. La acumulac
de factores constante y a una ta
trabajo disponible esté emplead
menos a la misma velocidad que
el empleo total, y la expansión d
mente (hemos postulado que no
de producción no producidos).
Hasta aquí el argumento es tr
* N. del T. En el original wage bil

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 155

imaginemos que pasará, cuando haya empleo total en el sentido del largo
plazo, esto es, cuando haya suficientes plantas existentes como para emplear
todo el trabajo disponible? Una parte del argumento nos lleva a suponer
que los capitalistas que están acumulando actúan de una forma ciega e indi-
vidualista, de tal modo que provocan que se dispute el trabajo; la tasa de
salario-dinero se eleva y los precios se elevan en una espiral indefinida. (No
es necesario hacer referencia al mecanismo financiero, pues si el suminis-
tro de intercambio se limita, la tasa de interés se eleva; lo que la situación
requiere es un descenso de la tasa de interés para estimular el empleo de
técnicas más mecanizadas.)
También podemos postular que los capitalistas, hábiles negociantes, obser-
van una convención que está en contra de emplear una mayor cantidad de
trabajo - cada uno por sí mismo emplea una cierta parte constante de la
fuerza de trabajo. Entonces nadie que quisiera aumentar la cantidad de
capital querría cambiar hacia una técnica más mecanizada. Los que primero
hagan el cambio serán aquellos que se supone buscan competir por mercados
más amplios, para así reducir los precios relativos a los salarios-dinero. Un
mayor grado de mecanización resulta atractivo y el cambio a técnicas más
avanzadas se realiza de tal modo que puede absorber el nuevo capital a
medida que se acumula. De otra manera, podemos imaginar que actual-
mente existe un número excesivo de plantas poco mecanizadas, y que su con-
dición superflua ■ - relativa a trabajo-hombre - reduce el margen de bene-
ficio de modo que la tasa de salarios sube e induce a la mecanización. (Cual-
quier línea que sigamos encontraremos argumentos superficiales, pues en
realidad la influencia dominante en las inversiones es el mercado. La situa-
ción que promueve la mecanización de la producción es el pleno empleo v
una gran demanda de producción, esto esto, una escasez de trabajo relativa
a una demanda efectiva; pero el supuesto equilibrio no permite decir nada
acerca de la demanda efectiva) .
De un modo u otro la acumulación debe concebirse como un factor que
deberá hacer descender la tasa de beneficio y elevar la razón de factores.
Pero un concepto exacto de la acumulación que surge en condiciones de
equilibrio, con la razón de factores variable, tiene muchas dificultades. La
razón de factores se eleva a una tasa que no se rige simplemente por el
ritmo de la acumulación - ésta depende de hasta qué punto la elevación
de la tasa de salarios crea capital que puede Epr absorbido por el efecto
Wicksell.* Más aún, el efecto de un cambio dado en la razón de factores
depende de la velocidad a la cual se produce dicho cambio, relativo a la
longitud de vida de la planta. Si el capital por hombre aumenta rápidamen-
te, las plantas de algunos capitalistas adaptadas para una variedad de ni-
veles de mecanización, estarán operando una al lado de la otra.

* Esto se discute en The Real Wicksell Effect', Collected Economic Papers , p. 185.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
156 JOAN ROBINSON

Aunque nosotros pudiéramos e


dificultades, quedaría aún el form
tativas cuando se altera la tasa de
de beneficio rompe las condicion
con fondos prestados no pueden
y aquellos que operan su propio
resulta obsoleta, dada la tasa de be
Por otro lado, si postulamos qu
tativa de un descenso gradual d
lisis se complica. No podemos s
tasa de interés simple. Existen
plazos, las tasas a corto plazo es
Más aún, la marcha a la que de
se eleva la razón de factores se
ciarse, la curva de la razón de f
ciada, con la tasa de beneficio de
una joroba cuando haya un rápi
censo sea lento nuevamente. Par
listas no pueden basarse solame
quieren de un alto grado de per
Así, los supuestos de equilibri
nes si se aplican al problema d
cuando la razón de factores es v
ción, debemos mirar a través d
decisiones acerca del futuro; m
acumulado debemos mirar hacia
se encuentran solamente cuand
existentes hoy, lo cual nunca est
ción actual.

Para abreviar, la comparación entre las posiciones de equilibrio y las


diferentes proporciones entre factores, no puede utilizarse para analizar
los cambios, la razón de factores que se producen, el tiempo y es impo-
sible discutir los cambios (como opuestos a las diferencias) en términos
neoclásicos.

Parece ser que la función de producción tiene una importancia limitada


en los problemas actuales, y después de toda la discusión podemos añadir
poco a las trivialidades con las que empezamos: si en el país Gama, donde
los trabajadores de caminos usan palas de madera, se hubiera acumulado
más capital en el pasado, relativo al trabajo disponible para el empleo, el
nivel de los salarios reales probablemente habría podido ser más alto y la
técnica de producción más mecanizada y, dada la cantidad acumulada

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LA FUNCIÓN DE PRODUCCION Y LA TEORÍA DEL CAPITAL 157

de capital, cuanto mayor hubiera sido la mecanización de la técnica de pro-


ducción, menor hubiera sido la cantidad de empleo.

Postdata

En este artículo solamente he incluido los aspectos negativos, pues aque-


llos positivos están mejor expuestos en mi libro The Accumulation of Capital.
El problema que he tratado de exponer surgió del hecho de que el concepto
de la función de producción se ha cargado de tareas impropias. La idea de
una lista de técnicas posibles, que coexistan en el tiempo en forma de im-
presiones, de entre las cuales las adiciones son hechas por empresas o plani-
ficadores de inversión es útil y tiene significado operacional, cuando se trata
de establecer una nueva capacidad productiva (aunque es difícil de aplicar
en las situaciones reales) . En ese contexto, es apropiado medir las fuentes
de inversión que pueden ser viables en términos de valor. Las dificultades
que presentan provienen de la incertidumbre acerca del futuro y se puede
imaginar que habrán de desaparecer en situación de tranquilidad absoluta.
Cuando es necesario determinar la distribución del producto industrial
entre trabajo y capital, la función de producción neoclásica se ensombrece
(aún en la más absoluta tranquilidad) al no poder distinguir entre "capital"
en el sentido de medios de producción con características técnicas particu-
lares y "capital" en el sentido que se usa en las finanzas.
Cuando es necesario analizar un proceso de acumulación, la función de
producción se queda pobre al no poder distinguir entre las posiciones de equi-
librio y los movimientos de una a otra posición.
Sir Dennis Robertson,8 encontró que las indicaciones acerca de equili-
brio que aparecen en las páginas 8 y 9 son extrañas, y la verdad es que no
están muy bien formuladas. Mi punto de vista fue el siguiente: un estado
de equilibrio es aquél en el que cada individuo está satisfecho de tal modo
que no podría hacer nada más por él mismo aun cambiando su comporta-
miento. Aplicando esto al capital de larga vida, significa que el stock exis-
tente hoy es en todos aspectos lo que hubiera sido si aquéllos a los que les
concierne hubieran sabido, en momentos importantes del pasado, qué espec-
tativas acerca del futuro se estarían registrando hoy. Pero los períodos afec-
tados por diversas decisiones se solapan y el pasado se aleja indefinidamente.
Así, una economía puede estar siguiendo el camino del equilibrio hoy, sola-
mente si ya lo ha estado siguiendo por algún tiempo. Un estado estacionario
sólidamente completo es un caso limitado, en el que nada cambia a excep-
ción del tiempo a medida que la economía se mueve a lo largo de su ruta
de equilibrio.

8 Lectures on Economic Principles , volumen I, p. 95.

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
158 JOAN ROBINSON

En el artículo siguiente he tratad


ducción puede ser rescatada con la
Podrán entonces elegirse pasos par
acumulación y la distribución del
zación plausible de un mecanismo

This content downloaded from 200.37.4.207 on Tue, 08 Nov 2016 20:53:21 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms