Está en la página 1de 44

Contenido

4

Editorial

5

Distribución gratuita de afiche sobre caída de rocas

6

Volcan centra atención en supervisores

8

MINEM presenta nuevo reglamento de seguridad

10

Thinsulate TM : cuando las ropas son eficientes, nunca hace demasiado frío

Uso de ropa de protección: Barrera contra los peligros
Uso de ropa de protección:
Barrera contra
los peligros
Espacios confinados: Sin oxígeno para trabajar
Espacios confinados:
Sin oxígeno
para trabajar
Rescates: Siempre listos
Rescates:
Siempre listos

24

Medios de evacuación de edificios: ruta de vida

28

Técnicas ante derrames y fugas de hidrocarburos: contención inmediata

32

Salud ocupacional: prevención de trastornos musculoesqueléticos

36

Grúas móviles autopropulsadas: punto de apoyo

38

11° CONAMIN un encuentro que aporta a la minería y al país

40

Estadísticas

que aporta a la minería y al país 40 Estadísticas Publicación del Instituto de Seguridad Minera

Publicación del Instituto de Seguridad Minera - ISEM Av. Javier Prado Este 5908 Of. 302 - La Molina Telefax: 437-1300 - isem@isem.org.pe www.isem.org.pe

El Instituto de Seguridad Minera-ISEM es una organización fundada en 1998 por iniciativa del Ministerio de Energía y Minas, la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía, el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú y el Colegio de Ingenieros del Perú.

DIRECTORIO ISEM Presidente Ing. Félix Santiago Guerra Rivas Directores Ing. Igor Alcides Gonzales Galindo Ing. Fernando Café Barcellos Ing. Russell Marcelo Santillana Salas Ing. Juan José Herrera Távara

Gerente Ing. Fernando Borja Añorga Responsable de Capacitación Ing. Fiori Ramos Montañez Responsable de Seguridad, Higiene, Salud Ocupacional y Medio Ambiente Dr. José Valle Bayona Responsable de Eventos Lic. Rosanita Witting Müller

EMPRESAS SOCIAS ACTIVAS Compañía de Minas Buenaventura S.A.A. (U.M. Uchucchacua, U.M. Orcopampa, U.M. Mallay, U.M. Tambomayo, U.M. Brea Pam- pa, U.M. Julcani), Compañía Minera Antamina S.A. (U.M. Yanacan- cha), Compañía Minera Antapaccay S.A., Compañía Minera Ares S.A. (U.M. Arcata, U.M. Pallancata - Selene, U.M. Inmaculada), Compañía Minera Argentum S.A., Compañía Minera Coimolache S.A. (U.M. Tantahuatay), Compañía Minera Kolpa S.A., Compañía Minera Miski Mayo S.R.L., Compañía Minera Poderosa S.A., Com- pañía Minera Milpo S.A.A., Consorcio de Ingenieros Ejecutores Mineros S.A. - Ciemsa (U.M. Tacaza), Consorcio Minero Horizonte S.A., Empresa Minera Los Quenuales S.A. (U.M. Iscaycruz, U.M. Yauliyacu), Gold Fields La Cima S.A. (U.M. Cerro Corona), La Are- na S.A., Minera Aurífera Retamas S.A., Minera Colquisiri S.A. (U.M. María Teresa), Minera La Zanja S.R.L., Minera Las Bambas S.A., Minera Yanacocha S.R.L., Minsur S.A. (Unidad Pisco), Nyrstar An- cash S.A. (U.M. Contonga), Pan American Silver Huarón S.A., Sh- ahuindo S.A.C., Shougang Hierro Perú S.A., Sociedad Minera Aus- tria Duvaz S.A.C., Sociedad Minera Cerro Verde S.A.A., Sociedad Minera Corona S.A. (U.M. Yauricocha), Sociedad Minera El Brocal S.A.A., Southern Peaks Mining Perú - SPM Perú S.A.C., Southern Peru Copper Corporation (U.M. Ilo, U.M. Toquepala, U.M. Cuajone), Stellar Mining Perú Ltd. Sucursal del Perú, Unión Andina de Ce- mentos S.A.A. - Unacem S.A.A. (U.M. Planta Atocongo, U.M. Planta Condorcocha), Volcan Compañía Minera S.A.A.

SOCIOS ADHERENTES Administración de Empresas S.A.C., Anddes Asociados S.A.C., Conalvías Construcciones S.A.S. Sucursal Perú, Cosapi Minería S.A.C., IESA S.A., Industrias Teal S.A., Jennmar Perú S.A.C., Map- fre Perú Vida Compañía de Seguros y Reaseguros, Porfirio Arman- do Espejo Roman S.A.-PAER S.A., San Martín Contratistas Genera- les S.A., Soluciones Sitech Perú S.A., Stracon GYM S.A.

REVISTA SEGURIDAD MINERA Edición Centro de Información Tuminoticias S.A.C. Telefax: 498-0393 / 454-2039 / revista@isem.org.pe www.revistaseguridadminera.com Director periodístico Marco Polo Santillán Gerente de Comunicación y Marketing Hilda Suárez Cunza Editor web y redes sociales Nicolás Polo Suárez Jefe de Marketing Ana Luz Domínguez Vásquez Ejecutiva de Marketing Yeseña Valle Catpo Foto carátula Archivo Seguridad Minera Diagramación Alejandro Zorogastúa Díaz Preprensa e impresión Comunica2 S.A.C.

Seguridad Minera no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos. Esta publicación no debe considerarse como un documento de carácter legal. ISEM no acepta ninguna responsabilidad surgida en cualquier forma de esta publicación. Hecho el Depósito Legal 98-3585.

Nº 130 - Setiembre 2016 3
Nº 130 - Setiembre 2016 3
Nº 130 - Setiembre 2016
3
Nº 130 - Setiembre 2016 3

Editorial

Tecnología para la seguridad y salud

D e acuerdo a información del Ministerio de Energía y Minas, la cartera estimada de

inversión en minería se encuentra compuesta por 50 principales proyectos. Se trata

de proyectos de ampliación de unidades mineras, proyectos en etapa de explo-

ración avanzada, así como proyectos con estudio ambiental aprobado o en proceso de evaluación y que en conjunto superan los US$ 58 mil millones.

A unque algunos de esos proyectos todavía no han definido su fecha de inicio de operación ni su fecha de construcción, es menester precisar que ese volumen de inversiones requerirá de ejecutivos y profesionales que tengan como “chip” el

uso de tecnologías seguras y saludables, según las recomendaciones de la organización internacional ISSA Mining.

I SSA Mining señala –entre otras seis recomendaciones- que una de las maneras de

lograr operaciones libres de accidentes es utilizar maquinaria segura y apta para la

salud. En efecto, desde la fase de planificación de los procesos de tajo abierto, subte-

rráneos o mineralúrgicos, se podría crear ambientes seguros. ¿Cómo? Si quienes toman

las decisiones eligen la tecnología apropiada o la técnica de seguridad adecuada desde un inicio.

P or supuesto, es valioso hacer un seguimiento a la innovación tecnológica nacio- nal e internacional que se hace intensa por estos días. Por ejemplo, hace algunas semanas, la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía otorgó el Premio a la

Innovación Tecnológica a varios proyectos, entre los cuales estaba una solución creada

por la Universidad Nacional de Ingeniería para la prevención de riesgos mortales debido a gases tóxicos en ambientes mineros usando tecnología de robótica móvil.

D ado que las soluciones técnicas requieren inversiones significativas, se debe en-

contrar un equilibrio con los controles administrativos y organizativos para alcanzar

un alto desempeño en la prevención de pérdidas humanas y materiales. En ese

sentido, el nuevo Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería, reitera la obligación del titular de actividad minera de seguir la jerarquía para controlar, corregir y eliminar los riesgos.

Seguridad Minera en internet *

51 mil visitas en agosto
51 mil
visitas en agosto

VIDEO MáS VISTO

Principales aspectos de la seguridad basada en el comportamiento

aspectos de la seguridad basada en el comportamiento Visualizaciones: 264 PUblICACIóN MáS POPUlAR Aprueban
Visualizaciones: 264 PUblICACIóN MáS POPUlAR Aprueban nuevo Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en
Visualizaciones: 264
PUblICACIóN
MáS POPUlAR
Aprueban nuevo
Reglamento de Seguridad
y Salud Ocupacional
en Minería
# Lecturas:
6.243

TwEET MáS VISTO

Premian a trabajador por proyecto que reduce el polvo en suspensión

Impresiones (vistas): 352

que reduce el polvo en suspensión Impresiones (vistas): 352 POST EN fACEbOOk CON MáS REACCIONES ISEM

POST EN fACEbOOk CON MáS REACCIONES

ISEM organiza curso sobre nuevo reglamento de seguridad y salud ocupacional en minería

Interacciones:

1104

y salud ocupacional en minería Interacciones: 1104 * Información al 31 de agosto del 2016 4

* Información al 31 de agosto del 2016

4

4

SEGURIDAD MINERA

SEGURIDAD MINERA

ISEM en acción

Material indispensable para salas de capacitación

Distribución gratuita de afiche sobre caída de rocas

C on sumo entusiasmo, varias empresas mineras, contratis- tas y proveedoras plasmaron

su compromiso con la reducción de accidentes mortales en la mine- ría peruana. En esta ocasión, ellas hicieron posible la publicación y distribución de afiches que pro- mueven la prevención de caída de rocas, uno de los principales tipos de accidentes que explica la ma- yor cantidad de eventos. En el afiche de prevención de caída de rocas, puede leerse de manera sucinta y directa al- gunas recomendaciones para quienes están al frente de las labores subterráneas. Se trata de un complemento ideal para las jornadas de capacitación que toda operación minera subterránea debe ofrecer a su personal encargado de las la- bores en el frente subterráneo. La imagen principal está acompañada de dos frases potentes, que todo supervisor y trabajador de la minería subterránea debe tener en cuenta: Cada “planchón” derrumbado es un riesgo eliminado y Labor avanzada, labor sostenida. La distribución gratuita del afiche a

labor sostenida . La distribución gratuita del afiche a todas las empresas asociadas a l Instituto

todas las empresas asociadas a l Instituto de Seguridad Minera-ISEM está acompañada de una entrevista a un especialista en el tema, video que se encuentra disponible en el canal de

YouTube de Seguridad Minera. Entre las empresas auspiciadoras que se han unido a esta campaña están Ca- talina Huanca Sociedad Minera, Com- pañía Minera Ares del grupo Hochs- child Mining, Compañía Minera Milpo, Aceros Arequipa, Carranza Ingenieros, DSI Underground Perú, JRC Ingeniería y Construcción y 3M. Seguridad Minera anuncia que las próximas campañas de afiches esta- rán dedicadas al trabajo en espacios confinados, tarea de alto riesgo en las operaciones minero-metalúrgicas, y el

mapa de certificaciones mineras.

alto riesgo en las operaciones minero-metalúrgicas, y el mapa de certificaciones mineras. Nº 130 - Setiembre
alto riesgo en las operaciones minero-metalúrgicas, y el mapa de certificaciones mineras. Nº 130 - Setiembre

ISEM en acción

ISEM en acción Compañía minera desarrolla programa junto al ISEM Volcan centra atención en supervisores V

Compañía minera desarrolla programa junto al ISEM

Volcan centra atención en supervisores

V olcan Compañía Minera vie-

ne desarrollando un programa

orientado a optimizar las capaci-

dades de los supervisores, como parte

del proceso de transformación cultural en materia de seguridad que viene des- plegando desde hace cuatro años. Así

lo dio a conocer Juan Marceliano Ro-

jas, gerente corporativo de seguridad

y salud ocupacional de la empresa,

durante su conferencia en la reunión que convoca el Instituto de Seguridad Minera-ISEM mensualmente.

El programa está dirigido a más de mil

supervisores que laboran de forma di-

recta o indirecta para Volcan y sus sub- sidiarias, principalmente ubicadas en

el centro del país. En trabajo conjunto

con entrenadores del ISEM, el centro de la atención está en el personal de las áreas de mina, planta, mantenimiento y seguridad, detalló el Ing. Marceliano. Según estadísticas, el 98% de las cau- sas de los accidentes se explica por la actitud y comportamiento de los traba- jadores. Entonces, ¿con quién empe-

de los traba- jadores. Entonces, ¿con quién empe- zar el cambio del comportamiento?, preguntó el
de los traba- jadores. Entonces, ¿con quién empe- zar el cambio del comportamiento?, preguntó el

zar el cambio del comportamiento?, preguntó el conferencista. “El cambio empieza por el líder, porque el com- portamiento de los trabajadores es fiel reflejo de sus líderes”, aseguró el Ing. Marceliano, tras afirmar que los

accidentes ocurrirán si el líder tolera las desviaciones; por ello, Volcan coloca su atención en los supervisores. La empresa minera tiene el objetivo de identificar los procesos clave que for- man parte de la labor del supervisor

y

diseñar la matriz de conocimientos

y

competencias necesarias para op-

timizar su desempeño. En adición, se viene diseñando e implementando herramientas que faciliten el proceso de transformación del supervisor de acuerdo a los estándares definidos. El Programa de Supervisores viene desarrollándose en cuatro fases: defi- nición del perfil del supervisor, diseño del programa, implementación y segui- miento y control. Como resultado, los supervisores ahora tienen comunica- ción efectiva, dan instrucciones a los trabajadores y se aseguran que hayan recibido el mensaje, realizando pre- guntas y absolviendo dudas; hablan de los peligros y los riesgos, brindando in- formación de los mismos y se cercioran

del trabajo realizado.

peligros y los riesgos, brindando in- formación de los mismos y se cercioran del trabajo realizado.
Nº 130 - Setiembre 2016 7
Nº 130 - Setiembre 2016 7
Nº 130 - Setiembre 2016 7
Nº 130 - Setiembre 2016 7
Nº 130 - Setiembre 2016 7

Actualidad

Actualidad Norma tiene varios cambios a tomar en cuenta MINEM presenta nuevo reglamento de seguridad C

Norma tiene varios cambios a tomar en cuenta

MINEM presenta nuevo reglamento de seguridad

C on la presencia de gerentes de seguridad y salud ocupacional de empresas mineras, el Minis-

terio de Energía y Minas presentó el nuevo reglamento de seguridad y sa- lud ocupacional en minería, aprobado por Decreto Supremo Nº024-2016-EM y publicado el 28 de julio en el diario oficial El Peruano. El ingeniero Francisco Yana Jahuira, funcionario de la Dirección General de Minería, explicó algunos de los 417 artí- culos del nuevo reglamento que permi- ten al sector adaptarse a la legislación nacional en materia de seguridad y sa- lud ocupacional. El reglamento señala que debe ser considerado como trabajo de alto ries-

go, aquel que sea identificado como tal en el IPERC. Se precisa que, en minería subterránea, las chimeneas convencio- nales y piques en desarrollo o profun- dización son espacios confinados (Art.

132), por lo que se requiere la obliga- ción de portar equipos de monitoreo de gases, equipos de protección personal

y de ventilación adecuados, así como

el Procedimiento Escrito para Traba- jo de Alto Riesgo correspondiente, de manera similar como se hace en otros

trabajos de alto riesgo, sean trabajos en caliente, las excavaciones mayores

a 1,50 m, trabajos en altura y trabajos eléctricos en alta tensión, etc. Al ser el desprendimiento de rocas la principal causa de accidentes en las

minas subterráneas, el Art. 124 orde-

na instruir y obligar a los trabajadores

a cumplir reglas de trabajo al ingresar

a las labores. La operación de desata-

do manual de rocas debe ser realizada por dos personas y en los frentes de

desarrollo, preparación y explotación,

la instalación de los elementos de sos-

tenimiento o fortificación deberá ser

realizado hasta el tope.

El Art. 255 establece que en toda mina

subterránea, donde se utilicen explosi- vos y equipos diesel, los trabajadores

ingresarán portando en forma obligato- ria respiradores autorescatadores para la protección contra gases de monóxi- do de carbono. Solo deben utilizarse en casos de emergencia, para salir de

la mina o para ubicarse en una zona de aire fresco. Con relación a los estándares de ope- raciones a cielo abierto, el ingeniero Yana precisó que todos los trabajado- res deben ser evacuados fuera del área de disparo en un radio de seguridad de 500 metros durante la voladura (Art. 267). Además, se elaborará programas para identificar, prevenir controlar la fa- tiga y somnolencia entre los operado- res de equipos. El dispositivo legal, indica que toda ma- quinaria, equipo y sistema operacional que posea partes móviles o que provo- quen caída de material deberá contar con guardas de protección para evitar el contacto del cuerpo humano con elementos móviles, tales como fajas transportadoras, polines, poleas, rodi- llos, engranajes y tornillos sin fin, entre otros que deben estar identificados, inventariados y señalizados. (Art. 320) En concordancia con el Art.3º del D.S. Nº016-2009-EM, deben realizarse au- ditorías externas dentro de los tres pri- meros meses de cada año, realizadas por auditores independientes. En la se-

Reglamento en cifras • 5 títulos • 415 artículos • 37 anexos • 3 guías
Reglamento
en cifras
• 5 títulos
• 415 artículos
• 37 anexos
• 3 guías

lección del auditor y ejecución de audi- toría participarán los representantes de los trabajadores. Los resultados deben ser comunicados al Comité de Seguri- dad y Salud Ocupacional y las organi- zaciones sindicales. (Art.145) En ese mismo aspecto, el Art. 146 ex- presa que las empresas mineras reali- zarán auditorías internas de su sistema de gestión de seguridad y salud ocupa- cional de acuerdo a un programa anual

y requerimiento de su sistema.

Respecto al Plan de Preparación y Respuesta para Emergencias, el re- glamento indica que como parte de su estructura debe incluirse protocolos

de respuesta a emergencias por cada

área que tenga la operación minera.

(Art. 148)

En cuanto a los exámenes médicos

para realizar labores especiales, como

mantenimiento de instalaciones y equi- pos, servicios de actividades conexas, consultorías y visitas técnicas, entre otras que no excedan los 30 días con- secutivos, tendrán un año de vigencia

y pueden ser expedidos por cualquier

centro médico autorizado por el Minis- terio de Salud. (Art.121) El funcionario del Ministerio de Energía

y Minas, dio a conocer que ahora se

tipifica expresamente como accidente de trabajo el que sobrevenga en las vías de acceso a la unidad minera y en carreteras públicas, cuando el traba- jador se desplaza en medio de trans- porte brindado por la empresa minera, de forma directa o a través de terceros.

(Art. 166).

de forma directa o a través de terceros. (Art. 166). Camisetas con mensajes de seguridad ¡MOTIVA
Camisetas con mensajes de seguridad ¡MOTIVA a tus colaboradores! PEDIDOS Centro de Información Tuminoticias S.A.C.
Camisetas con mensajes de seguridad
¡MOTIVA a tus
colaboradores!
PEDIDOS
Centro de Información Tuminoticias S.A.C.
Telf. (51-1) 498-0393 / 987543619
hildasuarez@tuminoticias.pe

Productos

Thinsulate TM Aislamiento

Cuando las ropas son eficientes nunca hace demasiado frío

D esarrollado hace más de 35 años, el aislamiento térmico 3M™ Thinsulate™ ha revolu-

cionado la industria de aislamiento sintético, proporcionando productos que entregan las necesidades del consumidor. Con aislamientos hechos específicamente para su uso en ropa

de trabajo, ropa exterior, ropa depor- tiva y calzado, el aislamiento térmico 3M™ Thinsulate™ ayuda a mantener- se caliente y seco, atrapando y rete- niendo el calor del cuerpo, mientras que al mismo tiempo permite que la humedad se escape. Ningún otro aislamiento proporciona un mayor reconocimiento de marca, una más amplia gama de opciones de produc- tos, o un mayor nivel de rendimiento

y soporte.

3M™ Thinsulate™ de aislamiento está hecho para que todos puedan salir y disfrutar del frío. Queremos cambiar la forma de pensar sobre el calor, ofreciendo productos con tecnologías de última generación para satisfacer las necesidades del consumidor. Hace más de 35 años, 3M™ Thinsu- late™ de aislamiento revolucionó la industria con el primer aislamiento

sintético fino, ligero y caliente. Este aislamiento presenta una mezcla única de fibras que hace que sea re- sistente a la humedad y transpirable,

y también más caliente que casi cada

material comparable. En igualdad de

espesores, es 1,5 veces más caliente

y proporciona una mayor libertad de

movimiento que los aislamientos más voluminosos.

Y nunca hemos dejado de innovar

para cumplir con las necesidades del consumidor. 3M™ Thinsulate™ de aislamiento ha continuado ampliando nuestra cartera mediante la intro- ducción de aislamiento en ropa de

trabajo, ropa exterior, ropa deportiva

y calzado. Incluyendo 3M™ Thinsu-

late™ de aislamiento resistente a las llamas, que se fabrica específi- camente para la exposición momen-

se fabrica específi - camente para la exposición momen- tánea a las llamas no planificadas o
se fabrica específi - camente para la exposición momen- tánea a las llamas no planificadas o

tánea a las llamas no planificadas o accidentales, calor o arco eléctrico. 3M™ Thinsulate™ de aislamiento resistente al agua para el calzado es

pre-comprimido para hacer zapatos y botas menos voluminosas, mientras que ayuda a retener el calor. También ofrece aislamiento versátil, durable y lo suficientemente fuerte como para soportar las condiciones más duras ante el calor adicional. 3M™ Thinsulate™ de aislamiento no sólo ofrece una amplia cartera de productos, sino también una marca que los consumidores conocen y confian para ayudar a disfrutar el frío. Ningún otro aislamiento proporciona un mayor reconocimiento de marca, una más amplia gama de opciones de productos, o un mayor nivel de

rendimiento y soporte.

de productos, o un mayor nivel de rendimiento y soporte. Mayor información: www.thinsulate.com o a los

Mayor información:

www.thinsulate.com o a los correos electrónicos:

ekiverson@mmm.com

jestenson@mmm.com

El aislamiento sintético ligero, cálido y originalmente delgado CUANDO LA PRENDA ES EFICIENTE Nunca hace
El aislamiento sintético ligero, cálido y originalmente delgado CUANDO LA PRENDA ES EFICIENTE Nunca hace
El aislamiento sintético ligero, cálido y originalmente delgado CUANDO LA PRENDA ES EFICIENTE Nunca hace

El aislamiento sintético ligero, cálido y originalmente delgado

CUANDO LA PRENDA ES EFICIENTE

y originalmente delgado CUANDO LA PRENDA ES EFICIENTE Nunca hace demasiado frío CONTACTANOS EN WWW.THINSULATE.COM

Nunca hace demasiado frío

CONTACTANOS EN WWW.THINSULATE.COM

EPP

Recomendaciones para el uso de ropa de protección

Barrera contra los peligros

Cada tarea de trabajo tiene riesgos específicos. La identificación oportuna de estos riesgos permitirá ofrecer una protección adecuada al personal. Por lo general, la ropa ordinaria de trabajo no está confeccionada para evitar el daño de sustancias caústicas o corrosivas, por ejemplo. Conozcamos algunos consejos que ofrece el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España.

L a ropa de protección se define

como aquella ropa que sustituye o

cubre la ropa personal, y que está

diseñada para proporcionar protección contra uno o más peligros. Usualmente, la ropa de protección se clasifica en función del riesgo específi- co para cuya protección está destina- da. De un modo genérico, se pue- den considerar los siguientes tipos de ropa de protección:

1. Ropa de protección frente a riesgos de tipo mecánico. 2. Ropa de protección frente al calor y el fuego. 3. Ropa de protección frente a riesgo químico 4. Ropa de protección frente a

ropa de protección, y en consecuencia

constituyen unos indicadores del grado

de protección ofrecido por la prenda.

A continuación se tratan brevemente

los distintos tipos de ropa de protección

señalados.

ROPA fRENtE A RIESgOS MECáNICOS

Las agresiones mecánicas contra las que está diseñada este tipo de ropa esencialmente consisten en rozaduras, pinchazos, cortes e impactos.

Ejemplos de operaciones en las que se presentan estos tipos de riesgos son:

tala de árboles, deshuesado y troceado

de carne, manipulación de vidrio, etc.

En la actualidad, los materiales consti-

tuyentes de este tipo de ropa son pa- ramidas, como el Kevlar o el Twaron, y

la

intemperie.

otras fibras sintéticas.

5.

Ropa de protección frente

En cuanto a las características de pro-

a

riesgos biológicos.

tección, algunos tipos de ropa presen-

6.

Ropa de protección frente

tan diversas clases de protección y

a radiaciones (ionizantes y

otros no. En el caso de existir estas cla-

no ionizantes).

ses de protección, los niveles de pres-

7. Ropa de protección de alta

visibilidad.

tación se indicarán conjuntamente con el pictograma identificativo de la ropa

8.

Ropa de protección frente

de

protección en cuestión.

a

riesgos eléctricos.

9.

Ropa de protección anties-

ROPA DE PROtECCIóN

tática.

CONtRA El CAlOR O El fuEgO

En cuanto a las clases existen- tes para cada tipo de ropa (en el caso de existir), estas se determinan en función del denominado “nivel de prestación”. Estos niveles de presta- ción consisten en números que indican unas categorías o rangos de prestacio- nes, directamente relacionados con los resultados de los ensayos contenidos en las normas técnicas destinadas a la evaluación de la conformidad de la

Este tipo de prendas está diseñado para proteger frente a agresiones tér- micas (calor o fuego) en sus diversas variantes, como pueden ser:

• Llamas.

• Transmisión de calor (convectivo, ra- diante y por conducción).

• Proyecciones de materiales calien- tes o en fusión. En cuanto a su composición, existen multitud de fibras en función de la ca- racterística protectora que se quiera po-

La ropa de protección se clasifica según el riesgo específico. tenciar, la cual, lógicamente, dependerá

La ropa de protección se clasifica según el riesgo específico.

tenciar, la cual, lógicamente, dependerá directamente del tipo de riesgo frente al que se quiera proteger. En lo relativo a las características de protección de las prendas, para su es- pecificación se establecen los siguien- tes parámetros y sus correspondientes niveles de prestación:

Propagación limitada de la llama:

un nivel de prestación, marcado como 0 o 1.

Resistencia al calor convectivo:

cinco niveles de prestación, marca- dos como 1, 2, 3, 4 o 5.

Resistencia al calor radiante: cua- tro niveles de prestación, marcados como 1, 2, 3 o 4.

Resistencia a salpicadura de alu- minio fundido: tres niveles de pres- tación, marcados como 1, 2 o 3.

Resistencia a la salpicadura de hierro fundido: tres niveles de pres- tación, marcados como 1, 2 o 3. Cuanto mayor sea el nivel de presta- ción, mayor será la protección relativa al parámetro asociado a dicho nivel.

ROPA DE PROtECCIóN fRENtE A RIESgOS quíMICOS

La protección frente a riesgos químicos presenta la particularidad de que los materiales constituyentes de las pren- das son específicos para el compuesto químico frente al cual se busca protec- ción. Así, para cada pareja, costituida por material constituyente de la prenda/ producto químico, es preciso fijar los niveles de protección. Dichos niveles se definen a través de una escala con seis índices de protección (el 1 indica

la menor protección y el 6 la máxima). Estos “índices de protección” se deter- minan en función de un parámetro de ensayo denominado “tiempo de paso”, el cual indica el tiempo que el producto químico tarda en atravesar el material. Para los trajes de protección se esta- blece además la siguiente clasificación:

Trajes tipo 1: Herméticos a productos químicos gaseosos o en forma de vapor. Cubren todo el cuerpo, inclu- yendo guantes, botas y equipo de protección respiratoria. Se subdivi- den en:

Tipo 1a: Llevan el equipo de protec- ción respiratoria dentro del traje. Tipo 1b: Llevan el equipo de protec- ción respiratoria en el exterior del traje. Tipo 1c: Van conectados a una línea de aire respirable. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con resistencia a la permeación. Trajes tipo 2: Son como los del tipo 1 c, pero sus costuras no son estan- cas. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con resistencia a la permeación. Trajes tipo 3: Tienen conexiones her- méticas a productos químicos líqui- dos en forma de chorro a presión. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con re- sistencia a la permeación. Trajes tipo 4: Tienen conexiones her- méticas a productos químicos líqui- dos en forma de spray. Pueden estar constituidos por materiales trans- pirables o no, pero que tienen que ofrecer resistencia a la permeación.

Trajes tipo 5: Tienen conexiones her- méticas a productos químicos en forma de partículas sólidas. Están confeccionados por materiales transpirables y el nivel de prestación se mide por la resistencia a la pene- tración de partículas sólidas. Trajes tipo 6: Ofrecen protección limi- tada frente a pequeñas salpicaduras de productos químicos líquidos. Es- tán confeccionados por materiales transpirables y el nivel de prestación se mide por la resistencia a la pene- tración de líquidos.

Así pues vemos como el tipo 1 es el más hermético y el tipo 6 el menos her- mético. No debe, en estas condiciones, con- fundirse esta clasificación de los trajes con los índices de protección de los materiales (anteriormente presentados), en los que como vimos la gradación era justo la inversa: el 1 indicaba la menor protección y el 6 la máxima.

ROPA DE PROtECCIóN fRENtE Al fRíO y lA INtEMPERIE

Aparte de los trabajos desarrollados en exteriores en condiciones inverna- les, los riesgos por bajas temperaturas pueden presentarse en industrias ali- mentarias, plantas criogénicas, etc. Los materiales constituyentes de este tipo de ropa habitualmente consisten en textiles naturales o sintéticos recu- biertos de una capa de material imper- meable (PVC o poliuretanos) o bien so- metidos a algún tratamiento para lograr una protección específica.

ROPA DE PROtECCIóN fRENtE A RIESgOS BIOlógICOS

Los campos de actividad donde se suelen presentar los riesgos de tipo biológico son medicina, industria ali- mentaria y tratamiento de residuos. Este es un campo aún en fase de es- tudio, y en la confección de estas prendas se ha avanzado en dos direc- ciones. Por un lado se ha desarrolla- do productos que toman como base materiales notejidos, que actúan como barreras efectivas, y por otro lado los tejidos antibacterianos, obtenidos por aplicación de un agente bactericida so- bre la superficie de la tela. Al ser un campo que todavía está en fase de estudio y desarrollo no existe normativa técnica de referencia en la materia.

EPP

ROPA DE PROtECCIóN fRENtE A RADIACIONES

Las soluciones adoptadas en el terreno de las radiaciones no ionizantes pasan por los blindajes electromagnéticos y los tejidos con elevada conductividad eléctrica y disipación estática, existien- do diversos productos comerciales que aportan estas características. Por su parte para las radiaciones ioni- zantes suelen emplearse prendas im- permeables conjuntamente con mate- riales que actúan como blindaje.

ROPA DE PROtECCIóN DE AltA VISIBIlIDAD

La protección se puede conseguir por el propio material constituyente de la pren- da o por la adición a la prenda confec- cionada de materiales fluorescentes o con características de retrorreflectividad adecuadas. Existen tres clases para este tipo de ropa (1, 2 y 3), siendo la clase 3 la que ofrece mayores características de visibi- lidad y la 1, las menores.

ROPA DE PROtECCIóN fRENtE A RIESgOS EléCtRICOS y ANtIEStátICA

En baja tensión se utilizan fundamental- mente el algodón o mezclas algodón- poliéster, mientras que en alta tensión se utiliza ropa conductora. Por su parte, la ropa anti-estática se uti- liza en situaciones en las que las des- cargas eléctricas debidas a la acumula- ción de electricidad estática en la ropa pueden resultar altamente peligrosas (atmósferas explosivas y deflagrantes). Para su confección se utilizan ropas con- ductivas, tales como tejidos de poliéster- microfibras de acero inoxidable, fibras sintéticas con núcleo de carbón, etc.

¿CóMO uSAR lA ROPA DE PROtECCIóN?

Algunas indicaciones prácticas de inte- rés, relativas a este particular, son:

• En los trajes de protección para tra- bajos con maquinaria, los finales de manga y pernera se deben poder ajustar bien al cuerpo, y los botones y bolsillos deben quedar cubiertos.

• Los trajes de protección frente a con- tactos breves con llama suelen ser de material textil con tratamiento ig- nífugo que debe renovarse después de su limpieza.

• En caso de exposición a calor fuerte en forma de calor radiante, debe ele- girse una prenda de protección de material textil metalizado.

• Para el caso de exposición intensi-

textil metalizado. • Para el caso de exposición intensi - ¿De qué tiene que proteger la

¿De qué tiene que proteger la ropa de protección?

En el lugar de trabajo, el cuerpo del trabajador puede hallarse expuesto a riesgos de naturaleza diversa, los cuales pueden clasificarse en dos gru- pos, según su forma de actuación:

a. Lesiones del cuerpo por agresiones externas.

b. Riesgos para la salud o molestias vinculados al uso de prendas de pro- tección.

¿qué cuidados tener?

Para proporcionar una protección eficaz contra los riesgos, las prendas de protección deben mantenerse útiles, duraderas y resistentes frente a nu- merosas acciones e influencias, de modo que su función protectora quede garantizada durante toda su vida útil.

va a las llamas a veces se requieren trajes de protección con equipos respiratorios, en cuyo caso resulta preciso entrenar específicamente al

trabajador para su uso.

• Los trajes de soldador ofrecen pro- tección contra salpicaduras de metal fundido, el contacto breve con las lla- mas y la radiación ultravioleta. Sue- len ser de fibras naturales con trata- mientos ignífugos, o bien de cuero resistente al calor.

• Por su parte, los trajes de protección contra sustancias químicas requie- ren materiales de protección espe- cíficos frente al compuesto del que van a proteger. En todo caso deben seguirse las indicaciones dadas por

el fabricante.

• Los trajes de protección contra ra- diaciones suelen utilizarse conjun- tamente con equipos de protección respiratoria que generen la suficiente sobrepresion como para evitar fugas de contaminante hacia el interior y mantener la distancia necesaria con las sustancias nocivas.

• Los trajes de protección sometidos

a fuertes solicitaciones (p.ej. fuertes agresiones térmicas por radiación o

llama, o trajes de protección contra sustancias químicas) están diseña- dos de forma que las personas en- trenadas puedan utilizarlos durante un máximo de aproximadamente 30 minutos. Los trajes de protección para solicitaciones menores se pue- den llevar durante toda la jornada de trabajo.

• Por lo que respecta al desgaste y a la conservación de la función pro- tectora es necesario asegurarse de que las prendas de protección no sufran ninguna alteración durante todo el tiempo que estén en uso. Por esta razón se debe examinar la ropa de protección a intervalos regulares para comprobar su perfecto estado de conservación, las reparaciones necesarias y su limpieza correcta. Se planificará una adecuada reposición de las prendas.

• Con el transcurso del tiempo, la ra- diación ultravioleta de la luz solar re- duce la luminosidad de la capa fluo- rescente de las prendas destinadas a aumentar la visibilidad de los trabaja- dores. Estas prendas deben descar- tarse a más tardar cuando adquieran

una coloración amarilla.

dores. Estas prendas deben descar- tarse a más tardar cuando adquieran una coloración amarilla. 1 4

Espacios confinados

Espacios confinados Sin oxígeno para trabajar Seis grupos de riesgos en los espacios confinados Tanques de

Sin oxígeno para trabajar

Seis grupos de riesgos en los espacios confinados

Tanques de materiales peligrosos, ductos, silos, cisternas y tanques de combustibles, son algunos ejemplos típicos de espacios confinados. Sin embargo, esa denominación puede extenderse a toda zona de trabajo no diseñada para ocupación continua, vía de acceso limitadas y escasa ventilación, como lo podría ser el interior del neumático de un caminón minero, por ejemplo. Aquí algunos riesgos de un espacio confinado.

¿ Qué se entiende por espacio con- finado? Un espacio confinado es todo am-

biente que:

a) Tiene medios limitados para entrar

y salir. Se entiende por medios limi- tados, a todos aquellos que no per-

miten una entrada ni una salida en forma segura y rápida de todos sus ocupantes, por ejemplo, alcantari-

llas, espacios cuyo ingreso o egreso sea a través de una escalera, silleta

o arnés con sistema de elevación.

b) No tiene una ventilación natural que

permita:

• Asegurar una atmósfera apta para la vida humana (antes y durante la realización de los trabajos).

• Inertizarlo de manera de eliminar toda posibilidad de incendio y/o explosión (antes y durante la rea- lización del trabajo). c) No esta diseñado para ser ocupado por seres humanos en forma conti- nua. Los espacios confinados, se pueden di- vidir en tres clases: A, B o C, de acuer- do al grado de peligro para la vida de los trabajadores.

Clase A: corresponde a aquellos don- de existe un inminente peligro para la vida. Generalmente, riesgos atmos- féricos (gases inflamables o tóxicos, deficiencia o enriquecimiento de oxi- geno).

Clase B: en esta clase, los peligros po- tenciales dentro del espacio confinado pueden ser de lesiones o enfermeda- des que no comprometen la vida ni la salud y pueden controlarse a través de los elementos de protección personal. Por ejemplo: se clasifican como espa- cios confinados clase B aquellos cuyo contenido de oxígeno, gases inflama- bles o tóxicos, y su carga térmica es- tán dentro de los límites permisibles. Además, si el riesgo de derrumbe, de existir, fue controlado o eliminado.

Clase C: esta categoría, corresponde a los espacios confinados donde las si- tuaciones de peligro no exigen modifi- caciones especiales a los procedimien-

tos normales de trabajo o el uso de EPP adicionales. Por ejemplo: tanques nuevos y limpios, fosos abiertos al aire libre, cañerías nuevas y limpias, etc.

IDENtIfICACIóN

Teniendo en cuenta las definiciones an- teriores, debe localizarse e identificarse los espacios confinados por medio de carteles visibles en todas las zonas por donde puede tenerse acceso al mismo. El espacio confinado debe tener indi- cado también en su exterior el nombre del producto que contiene, el rombo NFPA indicando los niveles de riesgos de inflamabilidad, para la salud y reacti- vidad química, como también el círculo PERO señalando los niveles de riesgos para la piel, estómago, respiración y ojos. Otro punto clave en la realización de trabajos en espacios confinados en forma segura, es el personal que va a realizar las tareas, el de vigía, el de res- cate en caso de emergencia y el intervi- niente en la confección del permiso de ingreso a espacios confinados (super- visores y operadores del área). La salud general de los trabajadores que realizarán las tareas deberá ser buena y sus aptitudes físicas, menta- les y sensoriales deberán ser confia- bles, especialmente en condiciones de emergencia y en el uso de equipos respiradores. Una vez aprobados, deben comenzar su período de entrenamiento que con- siste en clases teóricas y prácticas. El entrenamiento debe llevarse a cabo por personal calificado. Los alumnos deben aprender a reconocer los espa- cios confinados, los peligros que allí pueden encerrarse, cómo controlarlos o eliminarlos, cómo usar los elementos de protección personal, cómo actuar en casos de emergencias, cómo se confeccionan los permisos a ingresos a espacios confinados, realizar prácticas de primeros auxilios y RCP, formas co- rrectas de bloqueos mecánicos, eléctri- cos, señalización y prevención y com- bates de incendios, interpretación de los niveles de riesgo del rombo NFPA y del círculo PERO. Para apoyar este trabajo, es conve- niente entregar apuntes de los temas tratados. Es de mucha utilidad mostrar material audiovisual realizado en los mismos lugares de trabajo de los alum- nos que asisten al curso, mostrando en especial los peligros y los procedimien-

curso, mostrando en especial los peligros y los procedimien- Diseño previsor Es importante que durante la

Diseño previsor

Es importante que durante la etapa de diseño de los espacios confinados se tenga en cuenta las definiciones anteriormente mencionadas de manera de mini- mizar los riesgos durante las pos- teriores reparaciones o tareas de mantenimiento. Se debe prever salidas de tama- ño y en cantidad suficiente a una altura que permita a los trabaja- dores entrar y salir del espacio confinado en forma segura. Otros aspectos a tener en cuenta son los elementos que se colo- can en el interior del espacio con- finado, hay que prever la ocupa- ción de personas para tareas de reparación o limpieza. Es conveniente que todos los proyectos estén aprobados pre- viamente por personal del depar- tamento de higiene y seguridad industrial.

tos correctos para realizar el ingreso a un espacio confinado. Otra herramienta importante para fijar los conocimientos, son las discusio- nes en grupos o debates dirigidos por el entrenador para intentar descubrir vicios ocultos y así explicar cómo co- rregirlos. Al finalizar la primera etapa del curso de entrenamiento, debe tomarse un examen teórico para detectar dudas y proceder a su aclaración. En la segunda etapa del curso, se realiza la práctica de lo aprendido

anteriormente. Para realizar las prácti- cas, es conveniente tener un espacio confinado para entrenamiento o usar uno fuera de servicio que esté limpio. En las prácticas, los alumnos deben llevar a cabo lo aprendido según las órdenes del instructor. Deben realizar-

lo al comienzo despacio, para aclarar

todas las dudas y fijar bien los proce- dimientos, usar los equipos de protec- ción personal y practicar el rescate de personas. Es conveniente que todos los alumnos roten por todos los pues- tos que intervienen en un trabajo en espacios confinados. Cuando el instructor considere que el personal asimiló lo enseñado, se debe practicar con toma de tiempo. Los tiem- pos recomendados, para un simulacro de emergencia, son por lo general de 3 minutos para el rescate y de 30 segun- dos para colocarse todos los elemen- tos de protección personal necesarios y operarlos correctamente. Una vez finalizadas las prácticas, el personal es evaluado nuevamente, y a los que aprueben se les entregará un carnet habilitante para mostrar en caso de ser requerido en el momento de rea- lizar el permiso de ingreso a espacios confinados, o durante una inspección del trabajo. Además de la capacitación al perso- nal que realizará trabajos en espacios confinados, hay que realizar una ins- trucción especial a todo el personal interviniente en el bloqueo de los es- pacios confinados. Esta instrucción, debe incluir riesgos generales de los espacios confinados, importancia del trabajo que el personal de manteni- miento debe realizar y como pueden evitar accidentes (comentar distintos accidentes ocurridos en espacios con- finados), formas correctas de bloqueo mecánico (cierre de válvulas, coloca- ción de bridas o placas ciegas, con todas las juntas correspondientes y aptas para el producto que pueda cir- cular por las cañerías, colocación de pernos correctamente ajustados, etc.), bloqueo eléctrico (apertura del inte- rruptor, quite de fusibles de comandos

y fuerzas, desconexión de motores,

voltajes de seguridad utilizado para ilu- minación, etc.).

RIESgOS

En los espacios confinados existe una variedad de riesgos que pueden ser di- vididos en seis grupos:

Espacios confinados

RIESgOS AtMOSféRICOS

Son unos de los más peligrosos y los que estadísticamente producen la ma- yor cantidad de accidentes. Los riesgos atmosféricos más comu- nes son:

• Concentraciones de oxígeno en la atmósfera de espacios confinados por debajo de 19,5% (deficiencia de oxígeno), o sobre 23,5% (enriqueci- miento de oxígeno).

• Gases o vapores inflamables exce- diendo un 10% de su límite inferior de expresividad (LEL).

• Concentraciones en la atmósfera de sustancias tóxicas o contaminantes por sobre el límite permitido de ex- posición (PEL).

• Residuos en forma de polvos o ne- blinas que oscurezcan el ambiente disminuyendo la visión a menos de 1.5 m.

• Cualquier sustancia en la atmósfera que provoque efectos inmediatos en la salud, irritación en los ojos, po- dría impedir el escape.

• Concentraciones de determinados polvos, como los del cereal, por en- cima de los límites permisibles.

RIESgOS fíSICOS

Los riesgos físicos, dentro de los espa- cios confinados, como por ejemplo:

• Agitadores.

• Trituradores.

• Engranajes.

• Vaporizadores.

• Soportes de cañerías.

• Cañerías entrantes.

• Serpentinas.

• Rompe olas.

• Superficies resbaladizas o muy incli- nadas (esferas, silos, etc.).

Deben ser tomados en cuenta cuando se planifica un ingreso. Todo elementos sobresaliente o super- ficie que pueda causar un daño físico al trabajador, debe ser tratado primero de eliminar, y si no es posible, se debe informar al personal ingresante, sobre los riesgos existentes y los posibles da- ños que a ellos podrían ocasionarles.

RIESgOS DE ENtERRAMIENtOS

Este tipo de riesgos es comúnmente encontrado en depósitos, tanques o silos que han contenido materiales só- lidos. Aunque los líquidos con sólidos en suspensión, también pueden dejar residuos sólidos adheridos a las super- ficies del espacio confiando.

% de oxígeno

Efectos

19,5/16

Sin efectos visibles.

16/12

Incremento de la respiración. Latidos acelerados.Atención, pensamien- tos y coordinación dificultosa.

14/10

Coordinación muscular dificultosa.

 

Esfuerzo muscular que causa rápida fatiga. Respiración intermitente.

10/6

Náuseas, vómitos. Incapacidad para desarrollar movimientos o pérdida del movimiento. Inconsciencia seguida de muerte.

por debajo

Dificultad para respirar. Movimientos convulsorios. Muerte en minutos.

Nivel de CO en ppm

Efectos

200

ppm por 3 horas

Dolor de cabeza.

1000

ppm en 1 hora

Esfuerzo del corazón, cabeza embotada, malestar, flashes en los ojos, zumbido en los oídos, nauseas.

o 500 ppm por 30 minutos

1500

ppm por 1 hora

Peligro para la vida.

4000 ppm.

Colapso, inconsciencia y muerte en pocos minutos.

Nivel de H 2 S en ppm

Efectos

18/25 ppm

Irritación en los ojos.

75/150 ppm por algunas horas

Irritación respiratoria y en ojos.

170/300 ppm por una hora

Irritación marcada.

400/600 ppm por media hora

Inconsciencia, muerte.

1000

ppm

Fatal en minutos.

Nivel de NH 3 en ppm

Efectos

300/500 ppm por

Tolerancia máxima a una exposición corta.

400

ppm

Irritación de garganta, respiratoria y en ojos.

2500/6000 ppm por 30 minutos

Peligro de muerte.

5000/10000 ppm

Fatal.

Todo material sólido que se encuen- tre dentro de un espacio confinado y que cause un riesgo de enterramiento, debe eliminarse desde el exterior, por medio de lavados, chorros de agua a presión, vibraciones, redes o cuerdas contenedoras, tabiques apuntalados, sin permitir el ingreso a ningún traba- jador.

RIESgOS DE CORROSIóN

Los procesos de corrosión deben ser tomados en cuenta antes de autorizar una entrada a un espacio confinado. En algunos casos, los residuos que han quedado acumulados, pueden consumir oxígeno del ambiente, por el mismo proceso de oxidación y hacerlo disminuir por debajo del límite seguro (19,5 %). También los productos utilizados para la limpieza o un trabajo específico, pueden generar gases corrosivos que

pueden afectar la piel, mucosas, ojos y respiración.

RIESgOS BIOlógICOS

La presencia en los espacios confina- dos de, hongos, moho, bacteria, virus, materiales en estado de descomposi- ción, pueden presentar riesgos para la salud humana.

OtROS RIESgOS

Visibilidad pobre, iluminación inade- cuada, caminar inseguramente, super- ficies resbaladizas, pueden causar ries- gos significativos. Los espacios confinados pueden alber- gar roedores, víboras, arañas o insec- tos, que pueden ser peligrosos para quienes entran a un espacio confinado. Finalmente, cambios repentinos en el viento o tiempo pueden contribuir a variaciones inesperadas en el medio

ambiente del espacio confinado.

o tiempo pueden contribuir a variaciones inesperadas en el medio ambiente del espacio confinado. 1 8

Emergencias

Emergencias Organización para atender emergencias mineras debe revisarse y auditarse periódicamente Siempre listos Toda

Organización para atender emergencias mineras debe revisarse y auditarse periódicamente

Siempre listos

Toda operación minera debe tener un sistema de gestión de emergencias que permita controlar y reducir los peligros y riesgos como para desarrollar medidas eficaces que garanticen el control de las emergencias y la continuidad del negocio.

las minas, las emergencias se

producen con frecuencia debido

la ausencia de sistemas desti-

nados a limitar, controlar o prevenir si- tuaciones que, gestionadas de forma ineficaz, desembocan en catástrofes, o bien a fallos en los sistemas existentes. Así pues, una emergencia podría defi- nirse como un suceso imprevisto que afecta la seguridad y la salud de los in- dividuos o la continuidad de la explota- ción y que exige una respuesta eficaz y puntual para afrontar, controlar o aliviar la situación. Las condiciones de emergencia se ha- cen más críticas cuanto más se prolon- ga la situación. El personal en el lugar del siniestro debe estar en condiciones de responder de forma adecuada a cualquier emergencia y son muchas las actividades a coordinar y gestionar

E

n

a

para garantizar un control rápido y efi- caz de la situación.

La organización de emergencias de acuerdo con un enfoque estructura- do define e integra las estrategias de emergencia, la estructura de gestión (o cadena de mando), los recursos perso- nales, las funciones y responsabilida- des, los equipos e instalaciones y los sistemas y procedimientos, abarcando todas las fases de la emergencia, des- de la identificación inicial y las activida- des de contención hasta la notificación, movilización, despliegue y recupera- ción (restablecimiento del funciona- miento normal). La organización de emergencias debe contemplar una serie de elementos cla- ve, como:

• la capacidad de respuesta primaria y secundaria ante una emergencia;

• la capacidad de gestionar y contro- lar una emergencia;

• la coordinación y las comunicacio- nes, incluida la recogida, compro- bación y evaluación de datos, la toma de decisiones y su puesta en práctica;

• la magnitud de los procedimientos necesarios para un control eficaz, incluida la identificación, la conten- ción, la notificación y la información inmediata, la declaración de emer- gencia, los procedimientos especí- ficos de operación, la extinción, la evacuación, el despeje y los prime- ros auxilios, la supervisión y la revi- sión;

• la identificación y asignación de res- ponsabilidades clave;

• los servicios de control, asesoría, técnicos, administración y apoyo;

Tabla Elementos y subelementos críticos de preparación de emergencias.

Incendios

Explosiones/implosiones

construcciones antiguas

• Subterráneos

• Polvo

• Relaves

• En plantas y superficiales

• Productos químicos

• Ruptura de dique

• Forestales

• Agentes explosivos

• Grieta en el suelo

• Comunidad

• Petróleo

• Fallo en la conducción de

• Vehículos

• Nitrógeno

agua

• Explosión de gasoducto

Derrames y fugas de productos químicos

 

Exposiciones

Disturbios civiles

• Calor/frío

• Derrames de petróleo

• Huelgas

• Ruidos

• Ruptura de conducción de gas

• Manifestaciones

• Vibraciones

• Amenazas de bomba

• Radiaciones

• Contención del derrame

• Secuestros/extorsiones

• Sustancias químicas

• Remotos o locales

• Sabotajes

• Sustancias biológicas

• Capacidad de almacena- miento

• Otras amenazas

 

Hundimientos

 

Fallo de suministro

• Subterráneos

Daños

• Fallo eléctrico

• Superficiales

• Locales

• Fallo de suministro de gas

• Fallo/deslizamiento de

• Múltiples

• Fallo de suministro de agua

muros

• Fatales

• Fallo de los sistemas de

• Fallo de excavación superficial

• Críticos

comunicación

 

• Estructuras (edificios)

Desastres naturales

Medio ambiente

• Inundaciones

• Contaminación atmosfé-

Transporte

• Ciclones

rica

• Accidente de automóvil

• Terremotos

• Contaminación del agua

• Accidente de tren

• Tormentas fuertes

• Contaminación del suelo

• Accidente de barco/nave-

• Rupturas de presas

• Residuos (problema de

gación

• Avalanchas de lodo o tierra

eliminación)

• Accidente de avión

• Materiales peligrosos en accidente de transporte

Inundación de agua

Evacuación de la comu- nidad

• Barreno de exploración

• Tabiques

Desescombro

• Planificada

• Fallo de pilares

• Sistema/recursos

• No planificada

• Perforación involuntaria de

• No planificado

Fuente: Mines Accident Prevention Association, Ontario (Canadá).

Toda organización debería comprobar

su plan global de emergencia al menos

una vez al año para cada turno de tra-

bajo.

Los elementos críticos del plan, como

los sistemas de alimentación de emer-

gencias o de alarma remota, deberían comprobarse individualmente y con mayor frecuencia.

Hay dos formas básicas de auditoría.

La auditoría horizontal consiste en la

comprobación de pequeños elementos

concretos del plan global de emergen-

cia para detectar deficiencias. Deficien-

cias aparentemente sin importancia pueden ser críticas en caso de emer- gencia real. En una auditoría vertical se

comprueba simultáneamente un con-

junto de elementos del plan mediante

la simulación de una emergencia. De

esta forma, puede auditarse activida-

des como la activación del plan, los

procedimientos de búsqueda y resca- te, salvamento y extinción de incen-

dios, así como la logística relacionada

con una respuesta de emergencia en

una mina o explotación remota.

En los simulacros pueden participar trabajadores de más de un departa-

mento, personas de otras empresas o

de organizaciones de ayuda mutua o incluso servicios de emergencia, como

el cuerpo de policía y el parque de

bomberos. La intervención de organi-

zaciones externas proporciona a todos

los participantes una oportunidad ines- timable para mejorar e integrar opera- ciones, procedimientos y equipos de preparación de emergencias y adecuar

 

la

capacidad de respuesta ante riesgos

• el tránsito de un funcionamiento nor-

 

horas o cuando ciertos miembros

la integración y el despliegue de los

o

peligros de mayor envergadura en

mal a otro de emergencia en cuanto

clave de la organización no están

determinadas instalaciones.

a

líneas de comunicación, niveles

disponibles o se han visto afectados

Tan pronto se pueda, se procederá a

de autoridad, responsabilidad, cum- plimiento, coordinación y política;

• la disponibilidad y capacidad para

por la propia emergencia;

sistemas, equipos y tecnologías de

una crítica formal, si es posible inme- diatamente después de la auditoría o el simulacro. Es importante hacer público

mantener el procedimiento de emer-

respuesta terciaria

el

reconocimiento a aquellas personas

gencia durante un período prolon-

turno;

 

y

equipos que hayan tenido un com-

gado y la gestión de los cambios de

AuDItORíA, REVISIóN y EVAluACIóN

portamiento destacado. Los puntos dé- biles deberán describirse con la mayor

• la repercusión de los cambios orga- nizativos en una situación de emer- gencia, incluida la supervisión y el

Para comprobar y evaluar la eficacia global de los sistemas, procedimien- tos, instalaciones, programas de man-

concreción posible y será necesario re- visar los procedimientos para incorpo- rar las mejoras necesarias. Se introdu-

control del personal, la reubicación

tenimiento, equipos, formación y com-

cirá asimismo los cambios pertinentes

o

reasignación de trabajadores, la

petencias individuales de emergencia

y se supervisará el funcionamiento a fin

motivación, el compromiso y la dis-

es necesario incorporar procesos de

de perfeccionarlo.

ciplina, las funciones de los expertos

auditoría y revisión. La realización de

Un programa que haga especial hinca-

y

los especialistas, los organismos

una auditoría, o una simulación de la

pié en los elementos de planificación,

externos y los mandos corporativos;

misma, brinda, sin excepciones, opor-

práctica, disciplina y trabajo en equipo

• las medidas de emergencia para afrontar situaciones como las que pueden surgir al cabo de algunas

tunidad para la mejora, la crítica cons- tructiva y la comprobación del nivel de prestaciones de las actividades clave.

es un elemento necesario de cualquier simulacro y entrenamiento bien dise- ñados. La experiencia demuestra una

Emergencias

Tabla • Instalaciones, equipos y materiales de emergencia.

Emergencia

 

Nivel de respuesta

 

Primario

 

Secundario

Terciario

Incendio

Extintores, tomas de agua y man- gueras instaladas cerca de las zonas de alto riesgo, como cintas trans- portadoras, estaciones de repostaje, transformadores y subestaciones eléctricas, y en equipos móviles

Escafandras autónomas y ropa de protección almacenados en luga- res centralizados para permitir la respuesta por parte de un “equipo contraincendios” con aparatos espe- ciales, como generadores de espuma

Medios de sellado o inertización a distancia.

y

mangueras múltiples

Salvamento y

Salvamento, respiración y circulación

Primeros auxilios, clasificación, estabilización y desescombro

Paramédica, forense y legal

primeros auxilios

Evacuación, escape y rescate

Medios de sistemas de alarma o notificación, salidas de emergencia seguras, autorrescatadores con oxígeno, cuerdas de seguridad y sistemas de comunicación, disponibi- lidad de vehículos de transporte

Disponibilidadde refugios convenien- temente equipados, equipos de res- cate minero debidamente entrenados

Sistemas de rescate mediante perfo- ración de gran diámetro, inertización, vehículos especiales para rescate

equipados, sistemas de localización de personas

y

y otra vez que cualquier simulacro es

bueno y positivo, y ofrece la oportuni-

dad de demostrar puntos fuertes y de identificar aspectos mejorables.

REVISIóN PERIóDICA DE RIESgOS y CAPACIDADES DE RESPuEStA

Pocos son los riesgos que permane- cen invariables. En consecuencia, hay que supervisar y controlar los riesgos

y la funcionalidad de las medidas de control y de preparación de emergen- cias para garantizar que circunstancias cambiantes (individuos, sistemas, pro- cesos, instalaciones, equipos, etc.) no alteren la prioridad de los riesgos ni re- duzcan la capacidad del sistema.

CONCluSIONES

A menudo, las emergencias se consi-

deran sucesos imprevistos. Sin embar- go, en esta época de comunicaciones

y tecnologías tan avanzadas, son po- cos los sucesos que realmente pueden calificarse de imprevistos y muy pocas las desgracias que no hayan ocurri- do ya alguna vez. Los periódicos, las alertas de peligro, las estadísticas de accidentes y los informes técnicos pro- porcionan una sólida base histórica de datos e imágenes sobre lo que el futuro puede deparar a quienes no estén bien preparados. En cualquier caso, la naturaleza de las emergencias cambia a medida que lo hace la industria. Confiar en técnicas y medidas de emergencia adoptadas so- bre la base de experiencias del pasado

Tabla • Ejemplos de auditoría horizontal de planes de emergencia

Elemento

Fallo

Indicadores de alerta de accidente o incidente

No se reconocen los indicadores de alerta de accidente o incidente

Procedimientos de alerta/evacuación

Los trabajadores no están familiarizados con los procedimientos de evacuación

Colocación de escafandras autónomas de emergencia

Los trabajadores no están familiarizados con las escafandras autónomas

Equipos de extinción de incendios

Los extintores están descargados, los as- persores están recubiertos de pintura, las tomas de agua están ocultas o enterradas

Alarmas de emergencia

Se hace caso omiso de las alarmas

Instrumentos de comprobación de presen- cia de gases

No se efectúa de forma regular su mante- nimiento, servicio o calibración

no ofrece el mismo grado de seguridad para sucesos futuros. La gestión de riesgos aporta un enfo- que amplio y estructurado para com- prender los peligros y riesgos de la minería y desarrollar capacidades y sis- temas eficaces de respuesta ante las emergencias. Hay que entender y aplicar de forma continua el proceso de gestión de ries- gos, sobre todo cuando se envía per- sonal de rescate a entornos potencial- mente peligrosos o explosivos. El sistema de preparación de emergen- cias debe apuntalarse en la formación de todo el personal de la mina acerca de la detección de peligros básicos, el reconocimiento y la rápida notificación de cualquier inicio de incidente o su- cesos desencadenantes, la respuesta primaria y las habilidades de escape.

También es crítica la formación preven- tiva sobre condiciones de calor, hume- dad, humo o escasa visibilidad. A me- nudo, la formación en estas disciplinas básicas marca la diferencia entre un accidente y una catástrofe. De la formación depende la operativi- dad de la organización y la planifica- ción de emergencias. La integración de la preparación de emergencias en un entorno de sistemas de calidad, junto con la práctica rutinaria de auditorías y simulacros, constituye el mecanismo para su permanente mejora y perfec-

cionamiento.

mecanismo para su permanente mejora y perfec- cionamiento. Fuente: Gary A. Gibson, Preparación de emergencias. En:

Fuente: Gary A. Gibson, Preparación de emergencias. En: Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo.

Emergencias

Emergencias Medios de protección contra incendios y evacuación de edificios Ruta de vida P ara la

Medios de protección contra incendios y evacuación de edificios

Ruta de vida

P ara la confección de los planes de

emergencias y evacuación de un

edificio, son varios los aspectos

que se deben considerar, entre otros:

entorno, antigüedad, características constructivas, tipo de ocupación (ofici- nas, universidades, hospitales, clínicas,

otros), si es de empresa (uso corporati- vo, o si se ocupa solo algunos pisos), o si es habitacional, tecnología de segu- ridad, prevención y protección contra incendios, sistemas de alarmas, seña- lización, áreas críticas, mantención de sus equipos y sistemas.

CARACtERIStICAS DEl EDIfICIO y Su ENtORNO

El entorno La localización geográfica

Se debe considerar la localización geo-

gráfica del edificio, indicando edificios colindantes y distancias a los mismos.

La hidrología

Se debe hacer una descripción de las características y localización de los cauces de agua más próximos, por ejemplo, canales y otros.

La meteorología

Se debe describir los fenómenos me- teorológicos de la zona: lluvias, vien- tos, régimen de temperaturas y otros.

La sismicidad

Se deberá considerar la sismicidad de la zona.

Las instalaciones singulares

Se debe describir las instalaciones in- dustriales próximas, tales como gaso-

lineras, almacenes de productos tóxi- cos, líneas de alta tensión y otros.

Descripción del edificio

Se debe indicar la altura. Si es edificio corporativo o si coexisten varias em- presas. Se deben evaluar las vías de acceso, incluyendo ancho de las mismas, an- cho y altura, por ejemplo para la actua- ción del Cuerpo de Bomberos.

Las características constructivas externas

Se debe evaluar las características constructivas externas incluyendo una descripción de la estructura.

Las características constructivas internas

Se debe considerar a descripción de

las características constructivas inter- nas incluyendo una descripción de los accesos hasta cada una de las depen- dencias de los edificios, tales como puertas, pasillos y escaleras, zonas verticales de seguridad, vías de eva- cuación y vías de escape.

Las instalaciones

Se debe describir la situación y las características de los elementos, ta- les como calderas, transformadores, depósitos, grupo electrógenos, as- censores, montacargas, elevadores y otros.

La ocupación

Se debe determinar la ocupación real del edificio, la población fija y flotante, indicando las personas que presentan discapacidad, y que requieren ayuda en una situación de emergencia.

Determinación de riesgos potenciales

Para identificar y analizar los posibles riesgos del edificio, según sus carac-

terísticas físicas y su localización geo- gráfica, se propone valorar el siguiente listado:

• Inundación.

• Temporal de viento y agua.

• Nevada.

• Sismo.

• Deslizamiento o hundimiento del te- rreno.

• Incendio.

• Explosión.

• Contaminación.

• Intoxicación.

• Amenaza de bomba

• Caída de nave aérea (en el caso de ser ruta aérea)

Valoración del riesgo

La evaluación del riesgo se hará en función de la altura del edificio y del número de personas que alberga el edificio, de acuerdo con la siguiente clasificación:

Nivel alto

Edificio de más de 28 metros de altu- ra y con capacidad para más de 2,000 personas.

Nivel medio

Edificio de entre 14 y 28 metros de al- tura y con capacidad de entre 1,000 y 2,000 personas.

Nivel bajo

Edificio de menos de 14 metros de al-

tura y con capacidad para menos de 1,000 personas.

Los planos

La información que deberá recoger cada uno de ellos será la siguiente:

Entorno y riesgos especiales. Evaluar la construcción del entorno, para ver la potencialidad de propagación del fue- go desde el exterior, y aquellos riesgos especiales en un radio de 100 metros, así como, las características de los mis- mos.

Emplazamiento. Recoger el emplaza- miento de los edificios o instalaciones con las vías de acceso circundantes, distancias de los edificios a las mismas y anchuras de las mismas.

MEDIOS DE PROtECCIóN

Debe tenerse información sobre los medios que se dispone para hacer frente a una emergencia, así como un estudio de las ayudas exteriores que se pueda solicitar y del diseño de la orga- nización para realizar la evacuación de los edificios.

Catálogo de medios disponibles Extintores portátiles

Se señalará el número, el tipo y su ubicación. Un extintor portátil es aquel aparato que contiene un agente ex- tintor diseñado para ser usado en un amago de incendio y evitar que el fue- go de convierta en un incendio. Es fun- damental en la primera etapa. Los ex- tintores, según la carga que contienen, pueden ser de agua, polvo químico, anhídrido carbónico, y otros, y estos deben ser seleccionados de acuerdo al tipo de fuego que se pueda presentar.

Red seca

Se señalará el número de gabinetes, sus características y ubicación. La Red Seca Incendios es un sistema de extin- ción que se abastece desde el exterior de los edificios, conectada al sistema de abastecimiento de agua del Cuerpo de Bomberos.

Red húmeda

Se señalará el número, sus característi- cas, su abastecimiento y su ubicación. Es importante señalar, entre otros as- pectos, sus características técnicas; el número de estas, la operatividad, la mantención; si tiene abastecimiento de

la red pública o si está conectada a es-

tanques propios del edificio; el respal- do de las bombas eléctricas y si estas tienen un grupo electrógeno que las respalde.

Sistema de rociadores de agua

Se señalará el número, sus característi- cas, su abastecimiento y su ubicación. Los rociadores de agua o sprinkler es un sistema de detección y extinción de incendios, activados automáticamente en caso de incendios.

Sectores de incendio y puertas cortafuegos

Se describirá los sectores de incendio en que se ha dividido el edificio, así como las puertas cortafuegos y todos los elementos que limiten la propaga- ción de los daños.

Sistema de detección y alarma

Se describirá el tipo, la ubicación de la central y la de los puntos de detección

y pulsadores. Los pulsadores de alar-

ma sirven para señalar acústicamente una emergencia en el interior del edi- ficio.

Sistema de comunicación

Se describirá el tipo y puntos de ubica- ción, y si se puede lograr comunicar en casos de emergencias, incluso estan- do apagado. En caso de ausencia o de fallo, se des- cribirá el tipo de sistema de alarma ins- talado (sirena, campanas, u otros ) que se utilizará como alternativos.

Sistema de iluminación de emergencia

Se debe describir la iluminación de emergencia existente, características de los aparatos instalados, líneas de suministro y fuentes de alimentación, indicando el número y ubicación de los aparatos instalados. La iluminación de emergencia es un sistema especial

que tiene una doble misión, por un lado hace visible las señales de evacuación

y, por otro, proporcionar un nivel ade-

cuado de luminosidad en caso de fallo de la red pública.

Sala de primeros auxilios

Se debe señalar el lugar de ubicación

y material que contiene el botiquín. El

botiquín a título de referencia, deberá disponer de material para atender las pequeñas incidencias: guantes des- echables, tijeras, pinzas, gasas estéri- les, vendas, esparadrapo, analgésico

Emergencias

de efecto local, sueros fisiológicos (para limpieza de heridas), yoduro, po- mada para quemaduras, manta.

Equipo de rescate

Se señalará su emplazamiento y debe- rá estar compuesto por un megáfono portátil, una palanqueta, una escalera, un martillo y una linterna.

Llaves de emergencia

Estará situado en un lugar seguro pero accesible en caso de emergencia

y contendrá una copia de las llaves de

cada una de las cerraduras del edifi- cio.

Medios humanos

Se reflejará la disponibilidad de los me- dios humanos que dispone el edificio, teniendo en cuenta turnos, jornada la- boral, vacaciones, festivos y otras va- riables.

Directorio de medios externos

En las llamadas de emergencia se ha de indicar:

• Ubicación del edificio.

• La descripción del suceso.

• La localización y los accesos.

• El número de ocupantes.

• La existencia de víctimas.

• Los medios de seguridad propios.

• Las medidas adoptadas.

• El tipo de ayuda solicitada.

DIseño de la evacuación

La evacuación es la acción de desalo- jar de una forma organizada y previa- mente planificada del edificio cuando se haya declarado una emergencia.

Diseño de las vías de evacuación

Se señalarán los recorridos horizonta-

les y verticales a seguir por las zonas comunes del edificio, desde cualquier punto del interior hasta las salidas

a la vía pública o espacio abierto di-

rectamente conectado a ella. Vía de evacuación es el recorrido horizontal o vertical que a través de las zonas comunes del edificio, debe seguir- se desde cualquier punto del interior hasta la salida a la vía pública. No se considerará como vías de evacuación las ventanas, ascensores, ni escaleras mecánicas.

Evaluación de las vías de evacuación

Las vías de evacuación se determina- rán si son adecuadas o no, en función de las dimensiones de los pasillos, de

o no, en función de las dimensiones de los pasillos, de Recuerde La ruta de evacuación

Recuerde

La ruta de evacuación es el camino o ruta diseñada específicamente para que trabajadores, empleados y público en general se retiren de las instalaciones en el menor tiempo posible y con las máximas garantías de seguridad. Las salidas de emergencia nunca deben tener cerraduras, candados o seguros. Es importante colocar letreros que señalen dónde se ubican.

las escaleras y de las puertas de salida, y el flujo de ocupantes que se deberá evacuar por esa vía.

Señalización

Se describirá las señales utilizadas y su situación para facilitar la evacuación del edificio y la localización de las salidas.

En las instalaciones deberá existir:

• Normas a seguir en caso de emer- gencia.

• Planos guías de evacuación

• Croquis con las zonas de seguridad.

Planos del edificio por plantas

Los planos se recomienda se realicen en escala 1:100 o 1:500. La informa- ción que recogerá cada uno de ellos será la siguiente:

Medios de extinción de incendios: se recogerá la ubicación de los extintores portátiles, bocas de incendio equipadas, columnas de hidrantes exteriores, etc.

Medios de alerta y alarma: se reco- gerá la ubicación de los pulsadores de alarma, campanas, centrales de alarma y sistemas de comunicación.

Instalaciones especiales: se situarán aquellas instalaciones de especial pe- ligrosidad, como calderas, talleres, de- pósitos, laboratorios y cocinas, etc. Así como se situarán los interruptores ge- nerales de electricidad, gas y agua, etc.

Vías de evacuación: Se trazarán las vías que deberán recorrer los ocupan- tes del edificio.

PROCEDIMIENtOS DE APlICACIóN

Se debe evaluar el organigrama de responsables y funciones que tendrá

el conjunto de ocupantes del edificio, así como los programas de implanta- ción, mejora y mantenimiento para la activación del plan.

Estructura, organización y funciones

El Comité de Emergencia, estará compuesto por:

• Gerencia.

• Jefe de Seguridad.

• Jefe de Mantención.

El grupo operativo estará integrado por los líderes y encargados de eva- cuación.

• Alarma y evacuación.

• Primera intervención.

• Mejora y mantenimiento.

Operatividad del plan Programa de implantación

El programa de implantación fijará un calendario concretando las siguientes fechas:

• Fecha para la aprobación del plan.

• Fecha límite para la incorporación de medios de protección previstos en el plan.

• Fecha límite para la confección de los planos.

• Fecha límite para la redacción de las consignas de prevención y ac- tuación.

• Fechas de realización de los simu- lacros de evacuación.

Programa de mejoras y mantenimien- to

Se señalarán las actuaciones en el mantenimiento de las instalaciones susceptibles de provocar accidentes:

calderas, instalaciones de gas, electri- cidad y otros. Se señalarán las actuaciones previstas en él, revisión y mantenimiento de las instalaciones y medios de protección contra incendios. Se fijarán las fechas y los responsa- bles de las inspecciones periódicas de seguridad.

Programa de formación

La formación se orientará en dos as- pectos.

• Conseguir que los ocupantes ad- quieran conocimientos, hábitos y

destrezas en el ámbito de la auto- protección.

• Familiarizar al ocupante en el cono- cimiento del Plan de Emergencia y Evacuación.

La programación fijará las fechas y la planificación del programa de forma- ción, de la realización de cursos, prác- ticas y simulacros.

Activación del plan Dirección del plan

El Comité de Emergencia debe desig- nar al Jefe de Emergencias, que es quien debe adoptar las medidas de actuación en caso de emergencia, asi- mismo, la persona que lo sustituirá en caso de ausencia.

Funciones y consignas

Se tratará de elaborar fichas con las consignas que especifiquen las tareas a realizar en caso concreto de ocurren- cia de un tipo de situación de emer- gencia en el edificio. Tales consignas estarán en función de las característi-

cas específicas del edificio.

Tales consignas estarán en función de las característi- cas específicas del edificio. Nº 130 - Setiembre
Tales consignas estarán en función de las característi- cas específicas del edificio. Nº 130 - Setiembre

Matpel

Matpel Técnicas ante derrames y fugas de hidrocarburos Contención inmediata Recomendaciones de YPFB para contención y

Técnicas ante derrames y fugas de hidrocarburos

Contención inmediata

Recomendaciones de YPFB para contención y control de derrames de hidrocarburos. Son medidas no restrictivas y tienen la finalidad de dar pautas de acciones a tomar, sin que signifique la aplicación de otro tipo de técnicas, siempre y cuando se encuentren dentro lo establecido por la legislación y las buenas prácticas.

P reviamente a las acciones a eje- cutar por un derrame de hidro- carburos, se debe verificar la

existencia de material de control de acuerdo a los tipos de derrame que po- drían presentarse en las operaciones que desarrolla la empresa. La cantidad de material para control de derrames debe resultar de un análisis de riesgo.

Detener la liberación del hidrocarburo

En los derrames que se producen al suelo, se debe aplicar las siguientes acciones: identificar la fuente, aislar el lugar, recuperar el producto que se en- cuentre sobre el suelo, retirar el mate- rial contaminado y realizar el tratamien- to o disposición final del mismo en un lugar determinado que reúna las con- diciones necesarias sin afectar al me- dio ambiente. En función al volumen

de hidrocarburo derramado y el tiem- po que demande detener el mismo, se debe canalizar el producto hacia una fosa cubierta con geomembrana para su recuperación a otros recipientes. En el caso que el derrame se produzca próximo a un cuerpo de agua se debe prevenir la contaminación del mismo por el ingreso del hidrocarburo, con la aplicación de diques o bermas de con- tención o utilizando material absorben- te, barreras absorbentes, barreras de intercepción y desviar el hidrocarburo derramado a depresiones naturales del terreno que deriven a una fosa cu- bierta con geomembrana para la reco- lección del hidrocarburo. Si el derrame entra en el cuerpo de agua, se identificará el sitio del control más cercano para la colocación de ba- rreras de contención y barreras absor-

bentes. Si el hidrocarburo derramado se ha acumulado en algún sector del río se utiliza material absorbente para evitar que nuevas áreas sean contami- nadas. Movilizar al personal de mantenimiento de ductos con la empresa de servicios para la limpieza de los sitios afectados por el derrame y recuperar el producto derramado. Cuando ya no se requiera el equipo de contención específico, los dispositivos o la estructura para la situación de de- rrame, deben ser cuidadosamente re- tirados. El área que lo circunda debe ser limpiada de cualquier residuo de hidrocarburo, y cualquier excavación en el suelo rellenada con tierra o se- dimentos limpios. Si la vegetación ha sido dañada o destruida, el área per- turbada deberá ser restaurada.

Descripción de técnicas de contención y respuesta a derrames

Bermas de desviación

Las barreras bajas son construidas con los materiales disponibles (tierra, gra-

va, sacos de arena, etc.) para desviar los flujos de hidrocarburo a un punto de recuperación o alrededor de un área vulnerable. Son utilizadas primor- dialmente en terrenos con declive leve a moderado.

Bermas de contención

Las barreras bajas son construidas de los materiales disponibles (tierra, gra- va, sacos de arena, etc.), los absor- bentes son utilizados para contener el flujo de hidrocarburo en tierras relati- vamente planas o con declives bajos.

Zanjas de intercepción

Se utilizan zanjas o trochas excavadas para interceptar o desviar flujos de hi- drocarburo superficiales o bajo la su- perficie a puntos de recuperación alre- dedor de áreas vulnerables.

Bloqueo de alcantarillas

Tablas, sacos de arena, grava o sedi- mentos son los materiales utilizados para bloquear alcantarillas como me- dio de contener el flujo de hidrocarbu- ro a fosas, riachuelos u otros drenajes que alimentan las alcantarillas.

Diques de bloqueo

Los diques son construidos cruzando el lecho de los ríos, las zanjas u otros cursos de drenaje de poco o ningún flujo de agua, para bloquear y conte- ner cualquier flujo de hidrocarburo.

Diques de flujo de agua

Se construyen diques a través de al- cantarillas, zanjas, quebradas llanas, etc. Para contener el flujo de hidrocar- buro sin obstruir el flujo de agua.

Barreras absorbentes

Barreras absorbentes construidas con materiales absorbentes son utilizadas para contener y recuperar hidrocarbu- ro en vías de drenaje, corrientes, que- bradas o pequeños ríos. Útiles para atrapar hidrocarburo a niveles inferio- res de diques y barreras convenciona- les, etc.

Colocación de barreras para la contención en ríos

Se colocan barreras en ángulo a tra- vés de un curso de agua para conte- ner el flujo de hidrocarburo que se di-

a tra- vés de un curso de agua para conte- ner el flujo de hidrocarburo que

Matpel

rige aguas abajo para su subsecuente recuperación.

Barreras en río para desviar el hidrocarburo

Se pueden colocar barreras en los ríos en ángulo para desviar el hidro- carburo de áreas ambientalmente sensibles o vulnerables o para desviar el hidrocarburo a canales laterales, o hacia las orillas donde se puede con- tener y recuperar. Se colocan barreras también para desviar el hidrocarburo en ríos a canales laterales donde las corrientes son menores o el acceso es más fácil.

Puntos y datos importantes para el uso de barreras

a) Determinar las prioridades de pro- tección.

b) Decidir rápidamente cuáles áreas serán protegidas, ya sea mediante barreras ancladas o remolcadores, y cuáles áreas serán destinadas a la recolección del material derra- mado (áreas de sacrificio).

c) Obtener la mayor información po- sible respecto a las condiciones reinantes de corrientes, mareas y vientos, o información estadística de tendencias correspondiente a la misma época del año.

d) Seleccionar rápidamente los pun- tos adecuados para fondear las barreras o los medios de remol- que.

e) Considerar la seguridad, facilidad, velocidad de despliegue y los arre- glos para un adecuado almacena- miento, mantenimiento y repara- ción.

f) Revisar los daños existentes y se- leccionar las barreras que van a satisfacer las necesidades.

g) Tener presente las limitaciones de las barreras para contener el derra- me.

Puntos importantes para el uso de sorbentes

el derra- me. Puntos importantes para el uso de sorbentes TABLA 1. Técnicas de contención de

TABLA 1. Técnicas de contención de derrames

 

TÉCNICA

USO

A.

Bermas de desviación

Contiene el derrame de hidrocarburo en

B.

Bermas de contención

terrenos relativamente planos y secos.

C.

Trochas o trincheras de intercepción

 

D.

Diques de bloqueo, bloqueo de alcantarilla

Contener hidrocarburo fluyendo a riachue- los o drenajes naturales que contengan de

E.

Diques de bloqueo,

cero a moderadas cantidades de agua.

F.

Diques de flujo de agua

G.

Barreras absorbentes

 

H. Barreras o bermas consecutivas (cascading booms/berms)

Control en cuerpos de agua con caudales considerables

 

I. Barreras o bermas para contención en ríos, barreras para desviación de ríos.

Control en cuerpos de agua con flujo moderado a alto

J.

Barreras para desviaciones de ríos (river diversión booming)

Todas las acciones de respuesta deben ser conducidas de modo tal que se minimice el área de impacto de la operación de limpieza en sí. Esto incluye las áreas de operación y escenificación, las carreteras de acceso y el área contaminada. La superficie de la tierra y la vegetación pueden ser sensibles a alteraciones físicas por vehículos y en general es difícil y costoso restaurar si son dañadas.

Los sorbentes actúan por absorción

La manera de utilización del sorben-

-

Los vientos y las corrientes pueden

-

En general, para su disposición es

o

adsorción del combustible que flo-

te dependerá de sus características;

necesario quemarlos, lo cual no

ta

en la superficie y debido a su poca

generalmente se esparcen sobre la

 

densidad continúan flotando después de estar impregnados de combusti- ble. Los sorbentes pueden ser de origen natural como la paja, el aserrín, o sin- tético como espumas de poliuretano o polietileno, vienen en forma de hojas, rollos, barreras, etc.

mancha, y la recolección se realiza en forma manual o mecánica. Los sorbentes tienen varias limitacio- nes y son:

dispersar a los sorbentes impreg- nados en un área muy extensa;

siempre es fácil en el lugar del de- rrame y puede generar contamina- ción del aire.

Por tales razones, el uso de sorbentes no está generalizado y su utilización ha quedado limitada a derrames en aguas poco profundas o en lugares poco accesibles.

Puntos importantes para el uso de la remoción manual

La remoción manual de los hidrocar- buros es algo que se ha generaliza- do, especialmente cuando se desvía el hidrocarburo hacia la costa o pla- yas para su recolección. La limpieza a mano podría realizarse con perso- nal no especializado, utilizando palas, rastrillos, etc. El material recolectado se depositará en fundas grandes de plástico. Sin embargo, será necesario utilizar equi- po mecanizado (cargadoras fronta- les), para colaborar con estas faenas. Estas fundas luego serán evacuadas por medio de transportes a lugares adecuados para su tratamiento o dis- posición final.

Puntos a recordar:

a) Establecer la utilidad de las opcio- nes de recuperación en los cuer- pos de agua y cerca de las orillas tomando en cuenta las condicio- nes prevalecientes, tales como el estado del cuerpo de agua, vien- to, corrientes y la ubicación de las áreas que necesitan protección.

b) Tomar en cuenta el tipo de com- bustible a ser recuperado, su vis- cosidad a temperatura ambiental y cualquier cambio en el tiempo.

c) Seleccionar un recolector entre los tipos disponibles, teniendo presen- te los criterios de capacidad, fir- meza, rendimiento, peso, manejo, versatilidad, fuente de poder, ma- nutención y costos.

d) Averiguar la disponibilidad de bombas de vacío y otros sistemas de aspiración que pueden ser em- pleados para recuperar manchas en aguas calmas.

e) Es conveniente utilizar una nave aérea para vigilar y controlar las operaciones de recuperación en el mar o cuerpos de agua mayores.

f) Vigilar permanentemente el rendi- miento del recolector para asegu- rarse una óptima eficiencia.

g) Asegurarse de que esté preparado el apoyo a la operación de bom- beo, el almacenaje y la disposición del combustible.

h) Disponer de inspecciones regu- lares y pruebas del equipo para reparar cualquier falla en los mis- mos, además de mantener al per- sonal con entrenamiento perma-

nente.

falla en los mis- mos, además de mantener al per- sonal con entrenamiento perma- nente. Nº
falla en los mis- mos, además de mantener al per- sonal con entrenamiento perma- nente. Nº

Salud ocupacional

Posturas saludables

Prevención de trastornos musculoesqueléticos

Los trastornos músculo- esqueléticos de origen

laboral son un conjunto de lesiones inflamatorias

o degenerativas de

músculos, tendones,

nervios, articulaciones, etc. causadas o agravadas fundamentalmente por

el trabajo y los efectos

del entorno donde se desarrolla. Especialistas de salud de la Junta de Castilla y León, España, proponen ciertas medidas de prevención.

D e manera general, siempre se debe seguir una serie de pautas básicas para la prevención de

trastornos músculoesqueléticos:

Formar e informar a los trabajadores sobre los riesgos que se derivan de la exposición a posturas forzadas y estáticas, manipulación manual de cargas y movimientos repetitivos y de las medidas preventivas adoptadas.

Investigar todas las lesiones pro- ducidas, incluidos los accidentes de trabajo por sobreesfuerzos y las enfermedades profesionales múscu- loesqueléticas, y aplicar las medidas correctoras necesarias.

Realizar una vigilan- cia específica de la salud de los trabajadores expuestos a la aparición de TME para pre- venir la apari- ción de lesio- nes.

Adecuar las condiciones de traba- jo a las limitaciones de los trabajado- res afectados por TME.

• Promocionar estilos de vida salu- dables mediante la prevención del tabaquismo, la obesidad, etc.

Posturas mantenidas

Es primordial reducir las posturas in- cómodas o forzadas, especialmente en brazos, espalda y cuello, por lo que para ello se debe seguir las siguientes recomendaciones.

Evitando:

• La inclinación de la cabeza, encoger los hombros y trabajar inclinado, ya que producen tensión muscular.

• Hacer giros o movimientos laterales, ya que hacen que la columna verte- bral esté forzada, por lo que se re- comienda trabajar con la espalda lo más recta posible.

• Los movimientos bruscos y repenti- nos, cambiándolos por movimientos rítmicos.

• Los giros bruscos al colocar objetos porque tiran de los músculos de la espalda pudiendo dañarla.

• En vez de torcer la parte superior del cuerpo, se debn mover los pies dando cortos pasos para hacer un giro.

Fomentando:

• Adaptación física del puesto al trabajador. El empresario deberá adaptar el puesto, mejorando los planos de trabajo para hacerlos más accesibles, mejorando las posturas y fomentando el poder al- ternar posturas. • El hecho de interca- lar unas tareas con otras que precisen movimien- tos diferentes y requieran la intervención de músculos distintos. • Introducir la rotación de los tra- bajadores. • Siempre que se pueda introducir flexibilidad en el horario de trabajo a nivel individual ya que contribuye considerablemente.

• Dotar de apoyos a los segmentos corporales que deban estar en posi- ciones forzadas.

• Dotar de apoyos a los segmentos corporales que deban estar en posi- ciones forzadas.

• Establecer un sistema de pausas.

• Organizar el trabajo evitando la repe- tición.

• Formación e información a los traba- jadores.

• Vigilancia de la salud aplicando el protocolo médico específico.

El trabajo sentado

Cada día son más los trabajos que se ejecutan en esta posición, y aunque es una postura que en principio no debería de acarrear muchos problemas, la rea-

lidad es distinta, ya que si el diseño del puesto de trabajo no se hace de mane- ra adecuada puede resultar incómodo y afectar a nuestra salud, si por ejemplo:

• No se alterna con otras posiciones que puedan implicar un cierto movi- miento.

• El/la trabajador/a no cuenta con es- pacio suficiente para las rodillas.

• Hay que manipular objetos pesa- dos.

• Son necesarios frecuentes alcances altos o bajos.

• A menudo se requiere aplicar fuer-

zas. Por esta razón es importante llevar a cabo medidas preventivas:

• Mantener el tronco derecho y er- guido frente al plano de trabajo y lo más cerca posible de este.

• Comprobar que se alcanzan todos los elementos del puesto de trabajo

La concepción y el diseño de los puestos de trabajo deberán tener en cuenta el diseño ergonómico, para evitar los esfuerzos prolongados y las posturas forzadas y proporcionar comodidad en el puesto de trabajo.

sin estirar demasiado el cuerpo ni los brazos.

• Evitar posturas estáticas durante largo tiempo, cambiando de postu- ra frecuentemente. Son mejores las pausas cortas y frecuentes que las más largas y espaciadas.

• Se recomienda que la silla sea de cinco ruedas, asiento y respaldo re- gulables en altura.

• Durante el descanso es preferible cambiar de postura y alejarse del puesto de trabajo y, si es posible, hacer estiramientos musculares. En general, se recomienda producir un descanso de 10 o 15 minutos cada 1 o 2 horas de trabajo continuado, y realizando una serie de ejercicios de estiramiento

El trabajo de pie

Cuando el trabajo lo realizamos de pie se presentan algunos inconvenientes, como circulación lenta de la sangre por

las piernas, tensión muscular constante para mantener el equilibrio, tensión que aumenta al inclinarse hacia delante. Para evitar, en la medida de lo posible, los problemas inherentes al trabajo de pie, debe respetarse los siguientes principios:

• El plano de trabajo: los elementos de accionamiento y control de los equipos, y el instrumental, estarán dentro del área de trabajo.

• El plano de trabajo debe estar a ni- vel de los codos, en términos gene- rales, si bien se puede variar según las características de la tarea. Para los trabajos de precisión, el plano de trabajo puede estar situado li- geramente más alto que los codos, para disminuir el trabajo estático de los brazos.

• Para retrasar la aparición del can-

sancio, se deberá alternar esta posi- ción con otras como la de sentado o que impliquen movimiento. Siempre resultará preferible estar sentado/a

a estar de pie. Si el trabajo a des-

empeñar debe realizarse de pie, se deberá trabajar con los brazos a la

altura de la cintura y sin tener que doblar la espalda.

• Debe realizarse pausas, cambiando

la posición del cuerpo y efectuando

movimientos suaves de estiramiento de los músculos.

• Alternar el apoyo del peso del cuer- po sobre un pie, manteniendo el otro sobre un apoyo.

• Para manejar carga estando de pie, evite torcer el tronco. Es mejor girar todo el cuerpo dando pasos cortos.

• Evitar la sobrecarga estática prolon- gada apoyando el peso del cuerpo sobre una pierna y otra alternativa- mente.

• Utilizar calzado cómodo, que no apriete, sujeto y que, sin ser plano,

la suela no tenga una altura superior

a 5 cm.

Para mejorar la circulación venosa y

aliviar la tensión en las piernas es re- comendable:

• Masajear con la ducha las piernas, al- ternando ducha caliente y ducha fría.

• En la medida de lo posible realizar descansos con las piernas elevadas

y dormir con los pies de la cama li-

geramente levantados (10-20 cm).

• Evitar la pesadez de piernas es re-

Salud ocupacional

lativamente sencillo, basta con dar cortos pero frecuentes paseos para que la contracción muscular active la circulación sanguínea. También se pueden hacer sentado contra- yendo los músculos de los gemelos pero sin realizar movimiento alguno.

• Practicar ejercicio físico de forma re- gular, controlar el exceso de peso; el hecho de llevar una alimentación equilibrada también ayuda.

Movimientos repetitivos

En este apartado podemos distinguir dos tipos de medidas:

Las técnicas

Estas medidas deben pasar sin duda por un rediseño del puesto de trabajo:

- Mecanización del puesto: automati- zación de determinadas tareas.

- Mejorar la distribución del puesto de trabajo.

- Equipos y herramientas adecuados

a la tarea y con diseño ergonómico.

- Utilización de herramientas que no transmitan vibraciones.

- Disminuir las exigencias físicas del trabajo.

Las psicosociales-organizativas

- Control de la tarea por parte del tra- bajador.

- Diseño de nuevos métodos de tra- bajo.

- Alargar los ciclos de trabajo y diver- sificar las tareas del puesto.

- Establecer un sistema de pausas adecuadas.

- Promover la rotación de puestos.

- Formación sobre el impacto de de- terminados movimientos y cómo evitarlos.

• Reducción de la distancia y carga transportada.

• Modificación de las condiciones er- gonómicas o individuales alejadas de las recomendaciones óptimas de manipulación manual de cargas.

• Utilización de ayudas mecánicas.

• Reducción o rediseño de la carga.

• Organización del trabajo.

• Mejora del entorno de trabajo

Es importante:

• Mantener las zonas de circulación y las salidas convenientemente seña- lizadas y libres de obstáculos respe- tando la anchura de las mismas para facilitar, en la medida de lo posible, el paso simultáneo de las perso- nas y los equipos de transporte de cargas y prevenir los golpes contra objetos y las caídas, manteniendo la necesaria distancia de seguridad.

• Evitar restricciones de espacio, manteniendo en todo momento el

La organización del trabajo deberá evitar las tareas repetitivas y establecer pausas periódicas que permitan la recuperación muscular, así como favorecer la alternancia o el cambio de tareas para conseguir la utilización de diferentes grupos musculares y la disminución de la monotonía.

Manipulación manual de cargas

Se distinguen tres tipos de medidas:

Técnicas: utilizar ayudas mecáni- cas cintas transportadoras, equipos neumáticos, polipastos, mesas hi- dráulicas, carretillas, carros, etc.

Organizativas: rotación de trabaja- dores, pausas adecuadas en núme- ro y duración.

Informativas-formativas: sobre los • El peso máximo que se recomienda

no sobrepasar en condiciones idea- les de manipulación es de 25 kg. No obstante si las personas que deben manipular la carga son mujeres, jóve- nes o personas de edad avanzada, no se recomienda superar los 15 kg.

• Disminución el peso real de la carga

En general:

• Examinar la carga antes de manipu- larla tratando de localizar zonas que

orden y la limpieza en los locales donde se realice cualquier tipo de tarea. Recoger toda la herramienta y el material al finalizar la jornada. De- positar las basuras y desperdicios en recipientes adecuados.

riesgos y las consecuencias negati- vas para la salud. Formación sobre el uso de equipos y las técnicas de manipulación correcta.

si fuera posible.

puedan resultar peligrosas en el mo- mento de su agarre (aristas, bordes afilados, puntas de clavos, etc.).

• Situar la carga en el lugar más favo- rable para la persona que tiene que manipularla de manera que esté

cerca de ella en frente y a la altura de la cadera.

• Planificar el levantamiento eligiendo los puntos de agarre más adecua- dos y el lugar de destino de la car- ga. Apartar del trayecto los posibles obstáculos que puedan entorpecer

el transporte.

• Transportar la carga a la altura de la cadera y lo más cerca posible del

cuerpo. Si el transporte se realiza con un solo brazo deberá evitarse inclinaciones laterales de la colum-

na.

• Manejar una carga entre dos perso- nas siempre que el objeto tenga, con independencia de su peso, al menos dos dimensiones superiores a 0,60 m, así como cuando sea muy largo

y una sola persona no pueda tras-

ladarlo de forma estable. En estos casos se deberá programar una ma- nipulación coordinada, asegurando un agarre correcto de la carga.

• Usar la vestimenta, el calzado y los equipos adecuados.

Es importante seguir una serie de pa- sos a la hora de levantar un peso:

1. Abrir las piernas ligeramente y co- locar los pies rodeando la carga a

levantar.

2. Flexionar las piernas y mantener la espalda derecha, no necesariamen-

te vertical.

3. No levantar una carga pesada por encima de la cintura en un solo mo- vimiento.

4. Utilizar las palmas de las manos para agarrar fuertemente la carga procurando seguir el contorno de la carga. Acercar el cuerpo a la carga para centralizar el peso

5. Situar los codos pegados al cuerpo y efectuar el levantamiento con la fuer- za de la musculatura de los muslos, nunca con los de la espalda.

Para depositar las cargas adecuada- mente:

6. Realizar la operación de bajada con- siderando las mismas recomenda- ciones que para elevarlas.

7. No curvar la espalda; utilizar el mis- mo sistema de levantamiento de

cargas pero a la inversa.

No curvar la espalda; utilizar el mis- mo sistema de levantamiento de cargas pero a la
Gestión Nº 130 - Setiembre 2016 35
Gestión
Nº 130 - Setiembre 2016
35
Gestión Nº 130 - Setiembre 2016 35
Gestión Nº 130 - Setiembre 2016 35

Equipos

Equipos Grúas móviles autopropulsadas Punto de apoyo L as grúas móviles autopropulsadas son equipos de elevación

Grúas móviles autopropulsadas

Punto de apoyo

L as grúas móviles autopropulsadas son equipos de elevación de fun- cionamiento discontinuo, destina-

dos a elevar y distribuir en el espacio

cargas suspendidas de un gancho o cualquier otro accesorio de aprehen- sión, dotados de medios de propulsión

y conducción propios o que formen

parte de un conjunto con dichos me- dios que posibilitan su desplazamiento

por vías públicas o terrenos.

El Instituto Nacional de Seguridad e Hi-

giene en el Trabajo-INSHT de España explica que las principales partes de una grúa móvil son:

• Chasis portante: estructura metálica

sobre la que, además de los sistemas de propulsión y dirección, se fijan los

restantes componentes. • Superestructura: constituida por una plataforma base sobre corona de

orientación que la une al chasis y per- mite el giro de 360°, la cual soporta la flecha o pluma que puede ser de celo- sía o telescópica, equipo de elevación, cabina de mando, y en algunos casos, contrapeso desplazable.

• Elementos de apoyo: son las par-

tes a través de las que se transmiten los esfuerzos al terreno; en concreto se trata de los estabilizadores u apo- yos auxiliares que disponen las grúas

móviles sobre ruedas. Están constitui- dos por gatos hidráulicos montados en brazos extensibles, sobre los que se hace descansar totalmente la má- quina lo cual permite aumentar la su- perficie del polígono de sustentación

y

mejorar el reparto de cargas sobre

el

terreno.

RIESgOS y fACtORES DE RIESgO

Riesgos específicos

• Vuelco o desplome de la máquina

sobre objetos o personas debido a:

– Nivelación defectuosa de la misma.

– Emplazamiento de la máquina en proximidad de taludes o terre- nos inestables.

– Sobrepasar el máximo momento de carga admisible o por efecto del viento.

– Uso en condiciones contraindi- cadas por el fabricante.

– Manejo del equipo/controles de- ficiente.

– Falta de formación.

– Falta de inspecciones periódi- cas.

– Mantenimiento deficiente.

– Fallo del sistema de elevación.

• Caída de la carga sobre personas u objetos debida a:

– Fallo en el circuito hidráulico, fre- nos, etc.

– Choque de las cargas o del ex- tremo de la pluma contra un obs- táculo.

– Rotura de cables o de otros ele- mentos auxiliares (ganchos, po- leas, etc.), por enganche o estro- bado deficientemente realizado.

• Golpes contra objetos debidos a:

– Producidos por la carga durante la maniobra.

– Rotura de cables en tensión.

• Atrapamientos diversos entre ele- mentos auxiliares (ganchos, eslin- gas, poleas, etc.) o por la propia carga debidos a:

– Personal situado en la zona de influencia de los elementos auxi- liares en movimiento.

– Instalación inadecuada del equi- po afectando a la visibilidad co- rrecta de las operaciones de car- ga y descarga.

– Acompañar la carga mientras está en movimiento.

• Contactos eléctricos debidos a:

– Entrar la pluma o los cables en contacto con una línea eléctri- ca.

– Fallos en la instalación de protec- ción eléctrica.

Riesgos generales

A continuación se indican aquellos otros riesgos comunes a la mayor parte de la utilización de estos equipos o que se derivan de otros procesos productivos relacionados.

• Atrapamientos debidos a:

– Existencia de mecanismos y en- granajes al descubierto.

– Personas situadas cerca de la zona de trabajo de la grúa.

– Situar los pies entre el gato hi- dráulico de alguno de los estabili- zadores y el suelo en la operación de bajada del mismo.

• Caída a distinto nivel debido a:

– Durante el estrobado o recepción de la carga cuando se realizan a diferentes niveles al que está si- tuada la máquina.

– Falta de elementos de protección colectiva en elevadores equipa- dos con pasarelas frontales y late- rales.

– Realización de trabajos en proxi- midad de taludes.

– Existencia de terrenos irregulares, poco resistentes o resbaladizos.

– Trabajar con poca visibilidad o ilu- minación insuficiente.

– Saltar desde la cabina al suelo.

– Situar la grúa próxima a desniveles.

• Caída al mismo nivel debido a:

– Falta de orden y limpieza de la zona de trabajo.

– Zona de trabajo con charcos, ba- rro, etc.

– Iluminación deficiente de la zona de trabajo.

• Contacto con objetos cortantes o punzantes durante la preparación o manejo de cargas debido a:

– Cargas con aristas vivas o reba- bas, astillas, etc.

– Existencia de elementos cortantes presentes en el lugar de trabajo sin llevar el equipo de protección personal.

• Caída de objetos sobre personas de- bido a:

– Izar cargas mal estrobadas o suje- tas con objetos sueltos o sumergi- das en barro.

– Existencia de cargas mal apila- das.

– Fallo en los elementos de eleva- ción y transporte de la carga: cir- cuito hidráulico, frenos, etc.

– Por choque de las cargas o extre- mo de la pluma contra algún obs- táculo, rotura de cables u otros elementos.

algún obs- táculo, rotura de cables u otros elementos. • Choque de la carga contra perso

• Choque de la carga contra perso- nas o materiales debido a:

– Existencia de personal o materia- les en la zona de paso de la grúa.

– Invasión de la grúa de las zonas de trabajo, tránsito o almacenaje sin previo aviso.

– Visibilidad limitada por parte del gruista.

• Sobreesfuerzo en la preparación de cargas de forma manual debido a:

– Ayudar al izado de cargas ma- nualmente.

– Tratar de eliminar manualmente oscilaciones de la carga.

– Manipulación manual de material auxiliar de peso superior a 25 kg.

• Quemaduras debido a:

– Contacto con superficies calien- tes (tubos de escape de gases).

– Manipular o entrar en contacto

con eslingas en movimiento.

• Trauma sonoro en el interior de la cabina de mando, zona de trabajo, etc., debido a:

– Ruido generado por el motor o zona de trabajo (obras, tráfico, etc.), con niveles de exposición (nivel equivalente diario) por en- cima de 87 dB(A).

• Intoxicación por humos de escape debido a:

– Proximidad a los tubos de esca- pe de los motores de combus- tión, especialmente cuando su reglaje es defectuoso.

– Entrada en la cabina de la grúa de gases de escape por rotura de algún conducto.

– Rotura de tuberías de conduc-

ción de gases en el traslado de materiales.

MEDIDAS DE PREVENCIóN y PROtECCIóN

Las medidas de prevención y protec- ción deben desarrollarse en base a los riesgos descritos, manifiesta el INSHT.

Condiciones de instalación Se admite que una grúa es segura con- tra el riesgo de vuelco cuando, trabajan- do en la arista de vuelco más desfavo- rable (línea que forman dos apoyos o estabilizadores consecutivos) no vuelca:

• Si trabaja lateralmente, siempre que el centro de gravedad de la máqui- na más la carga se sitúe entre dicha arista más desfavorable y el eje lon- gitudinal de la máquina.

• Si trabaja por delante o por detrás de la corona, siempre que el centro de gravedad de la máquina más la car- ga se sitúe entre la arista más desfa- vorable y el eje transversal.

Los ejes transversal y longitudinal virtua- les están situados en relación al centro de la corona de giro.

Si la máquina estuviera desnivelada, el centro de gravedad de esta más la car- ga sufriría modificación, desplazándose hacia la arista exterior una distancia pro-

porcional al valor del ángulo de desnivel, en este supuesto, el centro de gravedad

estaría entonces falseado con respecto al calculado por el fabricante modifican-

do así los valores de las tablas de carga y potenciando el momento de vuelco.

Terreno

Se debe comprobar que el terreno tie- ne consistencia suficiente para que los

apoyos (orugas, ruedas o estabilizado- res) no se hundan en el mismo durante la ejecución de las maniobras o en los accesos. El emplazamiento de la máquina se

debe efectuar evitando las irregularida- des del terreno y explanando su super- ficie si fuera preciso, al objeto de con- seguir que la grúa quede perfectamente nivelada. Nivelación que deberá ser veri- ficada antes de iniciarse los trabajos que serán detenidos de forma inmediata si

durante su ejecución se observa el hun- dimiento de algún apoyo. La adecuación del terreno, es un aspec- to esencial en el trabajo de la grúa móvil,

pues la estabilidad de la misma depende fundamentalmente de un co- rrecto y adecuado emplazamiento o cir-

culación del equipo.

fundamentalmente de un co- rrecto y adecuado emplazamiento o cir- culación del equipo. Nº 130 -
Ciudad de Piura fue sede de cónclave profesional 11° CONAMIN un encuentro de aporte a

Ciudad de Piura fue sede de cónclave profesional

11° CONAMIN un encuentro de aporte a la minería y al país

BAjO El lEMA “La minería somos todos”, se realizó el 11 Congreso Nacional de Minería-CONAMIN 2016 organizado por el Capítulo de Ingeniería de Minas del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú. Con el objetivo de difundir el rol de la actividad minera, se desarrollaron alrededor de 100 exposiciones en el auditorio de la Universidad Nacional

100 exposiciones en el auditorio de la Universidad Nacional de Piura. El evento se desarrolló del

de Piura. El evento se desarrolló del 22 al 26 de agosto y contó con la participación de destacados especialistas internacionales presentes en quince charlas magistrales y seis conferencias magistrales. Frente a una industria minera en constante cambio, CONAMIN impulsó la difusión de charlas sobre tecnología orientada a bajar costos y elevar la

sobre tecnología orientada a bajar costos y elevar la productividad. La seguridad y prevención de accidentes

productividad. La seguridad y prevención de

accidentes tuvo un bloque especial

y un total de cinco trabajos técnicos. Otros bloques estuvieron dedicados

a investigaciones en temas

ambientales, políticas de desarrollo sostenible, exploración y geología, operaciones mineras, responsabilidad social, procesos metalúrgicos. Dos trabajos estuvieron orientados

mineras, responsabilidad social, procesos metalúrgicos. Dos trabajos estuvieron orientados 3 8 SEGURIDAD MINERA
Ingenieros de minas de todo el país se dieron cita en el XI CONAMIN, el

Ingenieros de minas de todo el país se dieron cita en el XI CONAMIN, el ISEM y su revista Seguridad Minera también se hicieron presentes.

a la reducción de accidentes por gaseamiento y optimización de la ventilación en minería subterránea. Los expositores a cargo fueron Daniel Naupari Escobar, miembro de Mine & Flows, con “Sistema de gestión del riesgo de gaseamiento en minas subterráneas” y José Corimanya en coautoría con Manuel Vela con el trabajo denominado “Proyecto del sistema de ventilación Mina Achila de Cia. de Minas Buenaventura”. Dos especialistas de Cía. Minera Poderosa presentaron trabajos orientados a la comunicación y el incremento de la productividad. En el primer caso la exposición denominada “Gestión de la comunicación en seguridad:

estrategia, infraestructura y contenidos” estuvo a cargo de Ismael López Aguilar, jefe de Comunicación; y la segunda exposición fue desarrollada por Miguel Calcine, superintendente, con la ponencia “Incrementar la productividad y reducir los accidentes aplicando y controlando el stock de bodegas en interior

aplicando y controlando el stock de bodegas en interior mina de la U.P. Santa María de

mina de la U.P. Santa María de Cía. Minera Poderosa”. Complementó el bloque Wilder Aliaga, especialista de Minera Milpo, con la exposición “Optimización de procesos en minería subterránea a través del sistema de gestión por resultados”. Esta presentación estuvo orientada a mostrar el gerenciamiento de la rutina diaria como base del trabajo operacional en cualquier organización. También destacaron en el ámbito de la seguridad las exposiciones de Jhon Quijano, de la Universidad Nacional de Ingeniería, con el “Análisis de malla de distribución del sostenimiento activo y su impacto en la seguridad y costos”, y la ofrecida por Germán Ramón, quien abordó el tema de “Desarrollo de las habilidades blandas de un supervisor”. Ingenieros, docentes y estudiantes también tuvieron la oportunidad de visitar la feria MAQ-EMIN, donde 26 empresas tuvieron la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero.

la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero. Nº 130 -
la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero. Nº 130 -
la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero. Nº 130 -
la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero. Nº 130 -
la oportunidad exponer maquinarias y productos de alta tecnología para el sector minero. Nº 130 -

Estadísticas

Accidentes mortales en minería

(años 2000 - 2016)

AÑO

ENE.

FEB.

MAR.

ABR.

MAY.

JUN.

JUL.

AGO.

SEP.

OCT.

NOV.

DIC.

Total

2016

4

3

2

1

6

1

           

17

2015

5

2

7

2

0

2

1

2

2

3

3

0

29

2014

6

1

1

1

1

3

7

2

2

0

1

7

32

2013

4

6

5

6

1

4

4

4

5

2

4

2

47

2012

2

6

8

2

4

2

5

5

3

8

4

4

53

2011

4

8

2

5

6

5

4

5

4

5

1

3

52

2010

5

13

1

6

5

9

6

4

3

4

4

6

66

2009

4

14

6

2