----~

----------------------------------------------

i

La furia de los ~ansas

Edeberto Calinda Noriega

CONSEJOPARA LA CULTURAY LAS ARTESDE NUEVO LEÓN
INTRODUCCIÓN

Ciudad [uárez es un punto que hace geografía en la
geografía de Chihuahua; q 'e hace historia en la his-
toria de Chihuahua; que ha e el presente y el futuro,
en el presente y futuro de c ihuahua.
¿Quiénes somos; de dón e venimos y hacia dón-
de vamos? No habría respu sta si alguien no hubie-
ra tenido a bien escribir, lle .ar un registro de cuanta
cosa que vio y escuchó; de cada sabor, de cada tex-
tura y de cada color. De lo ~troz a lo sublime; de lo
piadoso a lo cruel; de lo ijumano a lo animal; de
lo cobarde a lo heroico; de 16desolado a lo amoroso.
No conoceríamos nada de lo que necesitamos haber
sido para ser lo que somos. Para esas personas que lo
plasmaron en papel y letras toda, toda mi gratitud! Y
mi más grande admiración.
Aunque no hay un registro preciso que dé certeza a
los trabajos de investigadores respecto al primer con-
tacto que las tribus que poblaron la región del Paso
del Río del Norte tuvieron con españoles, se cree que
fue Alvar Núñez Cabeza de Vaca, uno de los cuatro
sobrevivientes de la expedición que cruzó el Atlánti-
co y llegó a la región de la florida, acompañado de
Alonso del Castillo Maldo ado, Andrés Dorantes y
el negro moro Estebanico; que emprendieron una
azarosa travesía desde la lorida hasta Culiacán y
fueron los primeros españo es que tuvieron contacto
con los indios Mansos. Ésto habitaban en la región
rodeados de otras tribus como las Zumanas, los Tom-
piros, los Tiguas, los Pueblos y los Apaches.
1
1
En 1535Alvar Núñez Cabeza de Vaca fue recibido nicas de aquellos años y existen poJos datos, muy po-
por los indios mansos. cos de este indio manso que, sin embargo, teniendo
Esta teoría se fortalece por el hecho de que en 1581 como uno de los mayores tesoros ~u libertad y la de
-46 años después de Alvar Núñez- llegó a la región sus iguales, dirigió el primer acto de rebelión contra
Hernán Gallegos, los indios mansos los recibieron el proceso conversión que intentaban los frailes fran-
haciendo la cruz con los dedos y repetían constan- ciscanos Juan Cabal y Juan Pérez en 1655.Esta rebe-
temente: micos, micos, por decir amigos y mansos man- lión duró mucho años; Chiquito escapó a la región de
sos, por decir que eran mansos o pacíficos. Aunque Mesilla y se alió con los indios Apache para expulsar
es muy probable que el nombre de mansos haya sido a los frailes. La rebelión no sólo era para defender su
en honor del arzobispo de México, Francisco Manso libertad, sino para romper la condición de servidum-
y Zúñiga. bre y esclavitud a la que eran sometidos los indios
El verano de 1590,Gaspar Castaño de Sosa condu- naturales que, entre otras cosas, eran descritos como
jo una expedición ilegal, movido por las cosas que se altos, fornidos y muy resistentes al trabajo pesado, lo
contaban de esta región del norte en donde se men- que nos obliga a suponer que Chiquito era un hombre
cionaba la ciudad de Cíbola y otras grandes riquezas, grande y fuerte. ~
con casas de dos y hasta tres pisos. En 1667hubo un levantamient en la Misión de
Un tanto por la misma ambición, en 1598llegó a la Guadalupe y el capitán Andrés arcía, alcalde, eje-
región que hoy se conoce como Ciudad [uárez, don cutó públicamente a dos de los audillos mansos,
Juan de Oñate, con una gran caravana de cinco kiló- posteriormente desmembró sus cuerpos y colocó sus
metros en la que traía 500 agentes; siete mil cabezas cabezas en grandes palos y las dejó por varios días
de ganado; caballos y alimentos. Llegó como virrey a la vista de todos, como escarmiento. Esto, precisa-
del Nuevo México. mente, desata lafuria de los mansos!
El 30 de abril de 1598tomó posesión. EDEBERTO GALINDO NoRIEGA
Sin embargo, el nombre de mansos se volvería una
contradicción.
También conocidos o nombrados como Tam-
poachas, Arreadores y Gorretas -este último por la for-
ma en que traían recortado su cabello.
Los frailes de la creación franciscana los clasifi-
caron en fieles o rebeldes. Los fieles eran los buenos,
los gentiles, cristianos y trabajadores que se dejaban
guiar como animalitos; los rebeldes eran malos, traido-
res, paganos y salvajes.
El nombre de Chiquito apenas y aparece en las eró-

12 13
LA FURIA DE LOS MANSbS

Esta obra está dividida en dos periodos: antes y después de
la construcción de la Misión de Nuestra Señora de Guada-
lupe de los Mansos, piedra angular de lJ que hoy es Ciudad
]uárez. ·

ACTO ÚNICO
Con el telón de comodín abajo,para separar los dos perio-
dos en los que está dividida la obra. Úsese cámara negra
para el primer periodo y la escenografía más elemental. En
oscuro y a la tercera llamada, se escucha soplar el viento
muy fuerte, como característica de la zona desértica. Se
abre telón. Aun en oscuro se escucha, de menos a más, el
coro de los mansos.

MANSOS: (En coro) Manso manso, mico mico
- manso manso, ml'to mico, manso,
manso ... !

Entra música. Entra luz en ambiente s za.
Se observa a un grupo de indio Mansos ante una animal
abierto, que puede ser un venado, una. vaca o un bisonte
al que devoran con desesperación, sin! sentir asco por la
viscosidad de sus vísceras. Tragan prácticamente sin mas-
ticar. Un par de mujeres lucen con ei torso desnudo. El
cabellode los varones está recortado en forma circular por
arriba de las orejas, simulando una gorra y el rostro de los
varones ligeramente pintado a la altura de lafrente.
Antes de que terminen de devorar al animal, un grupo de
Apaches entra, con su cuerpo y rostros pintados de guerra

15
CHIQUITO: Hiue-tata-hiue ... !Hiue-tata-hiue ... !
y con gritos de combate. Los mansos apenas reaccionan y (hace una pausa e inclina la cabeza y
oponen una débil resistencia. Se muestran sumamente llora; luego hace un grito prolongado)
asustados. El indio manso joven logra herir a un indio Himama-pao! Himama-pao ... !
apache y escapa. El resto de los mansos son brutalmente
masacrados con hachas de filo de piedra y escalpadas sus Entra música. Oscuro.
cabelleras.
Los indios apaches salen apuradamente con gritos de vic-
toria y llevando consigo el resto del animal del que comían
los mansos y alzando las cabellerasarrancadas.

Se hace un silencio largo. Se da un cambio de iluminación.
Se hace noche.

El manso joven entra, acompañado de otros dos mansos,
entran con sigilo y revisan los cuerpos.

MANSO VIEJO: Topeo ... topeo ...

CHIQUITO: Tshahui-reue ... tshahui-reue

MANSO VIEJO: Atsherehue, atsherehue ...

CHIQUITO: ¡Arre! (con coraje)

MANSO VIEJO: Tshere-hue-pama... tshere-hue-pa-
ma ... !

CHIQUITO: [Arre... arre!

MANSO VIEJO: Apache ... apache tsham-hui-mere!

Chiquito corre hasta elfilo del proscenio y cae de rodillas
y llora con coraje.
17
16
CABEZA DE VACA: ¡Las hem+ encontrado ... !

Il. 1535: CfBOLA: EL MITO DE CABEZA DE VACA. EsTEBANrco: ¿Encontrara qué señor?
'
Entra luz especial. Estebanico escribe un viejo libro de via- CABEZA DE VACA: Escribid Estebanico ... !
je. Cabeza de Vaca observa desde la penumbra. El viento 1

sopla EsTEBANrco: Eso hago Jeñor.
i
CABEZA DE VACA: (Entrando a la luz especial de Es-
EsTEBANrco: La memoria no alcanza. No es tebanico) En el año de mil qui-
tan vasta. Por eso uno escribe, nientos y treinta y cinco, yo,
para que el tiempo no borre, Alvar Núñez Cabeza de Vaca,
para que los hombres no ol- acompañado por el negro
viden; (pausa) para que el pa- moro Estebanico, entré a la
pel guarde los años en el mapa ciudad de Cibola ... !
de las letras y otros hombre
lean nuestras guerras. .. y ESTEBANICO: ¿Cuál ciudad, señor ... ?
aprendan. Por eso uno escri- 1

be, empaca la ventura y des- CABEZA DE VACA: Mirad a vuestro alrededor ...
J
ventura en el forro de las letras ¡Esto es Cibola!
y cada cual deja salvo vuestro
Dios, para que vuestro Dios EsTEBANrco: ¿Cibola.J ¡Yo no veo nada,
no naufrague en el albedrío de señor! 1
los hombres.
CABEZA DE VACA: ¡Escribid! i
CABEZA DE VACA: (Desde la penumbra) ¡Cibola!

ESTEBANICO: (Se pone de pie y hace reverencia)
Señor ...
EsTEBANrco: (Escribe
l
1 luego interrumpe)
Usted y .. el negro moro ... ?
1

'

CABEZA DE VACA: No sois vos acaso, el que entra
CABEZA DE VACA: .. .... '
QUlVIra a Cibola conmigo!

ESTEBANICO: Señor ... ESTEBANICO: No soy negro.

18
19
misma ciudad de la Nueva
España!
CABEZA DE VACA: Se te compró como esclavo.
¡Todoslos esclavos son negros! ¡Aquí no hay nada, Alvar ... !
EsTEBANICO:
Se pagó buen precio por ti. ¡Nada! Esto está más desola-
Sabéis escribir, eres fuerte, do que cualquier pedazo de
osado ... valiente. A veces has- tierra que hayamos pisado an-
ta me pareces culto, letrado. A tes. ¡Es un desierto! Es una
veces hasta pareces hombre de región árida ~ vos debéis que
razón. Vamos Estebanico ... marcharos p~onto de aquí.
qué importa si eres mestizo,
mulato, criollo o... ¿Qué pasará ¡sile decimos a la
CABEZA DE VACA:
Corona todo lésto?
EsTEBANrco: Cuando lean las memorias de
viaje de Alvar, pensarán que Me proponéis que le digamos
EsTEBANrco:
fui negro. •
una mentira !p.1rey ....?

CABEZA DE VACA: Sois esclavo ... los esclavos no ¡No... !
1

CABEZA DE VACA:
pasan a la historia Estebanico.
EsTEBANrco:
Me estáis proponiendo que
EsTEBANrco: Entonces... decid que vos escriba de Cibola y eso no
entrad solo a... a dónde? existe.

CABEZA DE VACA: A Cibola ... ! ¡A Cibola, Esteba- CABEZA DE VACA: ¿Cuánto ha invertido la Coro-
nico! No olvidéis nunca! na en esta expedición?
(Pausa) Además no hay histo-
ria sin testigos. Por eso entra- EsTEBANrco: Una fortuna, supongo.
mos juntos a Cibola.
i

CABEZA DE VACA: ¡Me comprlndes!
EsTEBANrco: ¿Cuál Cibola?
EsTEBANrco: No.
CABEZA DE VACA: ¡Esta... ! Mirad a vuestro alre-
dedor! ¿No veis las cosas al- CABEZA DE VACA: ¡Vamos, Es ebanico, por Dios!
tas?! ¡¿No te sorprende cuán Está muy claro. No podemos
poblada está Quivira y Cibo-
la ... ?! [Más grandes que la 21

20
decir que se ha invertido una
fortuna para encontrar nada. su vida en rnas, señor, sin sa-
berlo, uno andará después
ESTEBANICO: Entiendo. Dícteme amo ... y rodando por los siglos. Se
sálvese.
tomará de cierto lo que no es.
Es por tanto menester poner
CABEZA DE VACA: No me digas amo. Salvémo- buen cuidado en aquello que
nos, Estebanico. ha de escribirse, para que lue-
ESTEBANICO:
go la historia no lapide
Soy solo un esclavo. Qué vuestros dones y enaltezca
importa si se pierde uno más. vuestras miserias.
CABEZA DE VACA: Alguien vendrá después de CABEZA DE VACA: ¡Remaste!Luchaste fiero como
nosotros a encontrar Cibola y el mejor de los guerreros! Te
Quivira y las siete ciudades. arrojaste a la mar y os vi partir
Necesitarán un guía. el agua COI} vuestros brazos y
ESTEBANICO:
ponernos ~ salvo más de una
Seguiré siendo esclavo toda vez, a mí y' a Pánfilo Narváez;
mi vida. ¡Y ahora negro os vi salva de las flechas y las
también!
lanzas a ndrés Dorantes y
CABEZA DE VACA:
a Alonso d 1Castillo! Para que
Nadie leerá mis memorias. El ahora te cobardes como el
rey ... solo es el rey. más de los usilánimes! Como
ESTEBANICO:
si las letras fuesen a herirte
¡La mentira caerá sobre noso- 1

aún más q*e el veneno en las
tros!
puntas de las flechas ensarta-
CABEZA DE VACA:
das en vuestra carne ... !
Tal vez nadie vuelva a pisar
jamás esta tierra. Tú solo escri- EsTEBANrco: Es sólo respeto, Alvar ... !
bid lo que digo.

ESTEBANICO: CABEZA DE VACA: ¡Tú, Estebanico, que te pelaste
La letra es poderosa, señor. las manos con el palmito para
Cuando uno deja sus pasos en la estopa de las barcas, de las
las letras, cuando uno plasma cinco barcas! Tú que nos pu-
siste a salvo cuando la barca
22
23
naufragó! Tú que nos cargas- EsTEBANrco: Habladme de Cibola, enton-
te en vilo para cuzar el río que ces. Mostráf mela.
te llegaba al pecho! [Tú, Este-
banico, que has aprendido tan- CABEZA DE VACA: Escribid, Estebanico. En el
tas lenguas para entender a los año de mil quinientos y treinta
aborígenes! ¿Ahora te acobar- y cinco Alvar Núñez Cabeza
das por una historia que no de Vaca entra a la Ciudad de
habrá de alcanzar a nadie? Cibola.
¿Quién te recordará?, ¿o a mí o
a cualquiera de los cuatro EsTEBANrco: (Escribe)
sobrevivientes que no podre-
mos, al final, sobrevivir en las CABEZA DE VACA: ... es una ciudad grande. Más
millones de fojas de la historia grande quf otras ciudades y
con más ente. Más grande
1

del mundo? ¡¿Quién cuando
pasen cuatro siglos estará y poblada que la misma ciu-
escribiendo de nosotros?! dad de la ueva España. Vi-
¡¿Quién rescatará del olvido ven en ca as de dos y tres
los nombres de Pánfilo Nar- pisos. De echos planos! Vis-
váez, Andrés Dorantes, Alvar ten en rop . d algodón y ador-
1

Núñez Cadeza de Vaca! Y el nan sus cuerpos con oro y tur-
tuyo: El negro moro, Estebani- quesas ... 1

co ... !
EsTEBANrco: (Ríe) ¡Oro... turquesas! ¡Al-
ESTEBANICO: ¡Es amor a la verdad! var ... ! Habéis enloquecido!

CABEZA DE VACA: [Mentir con piedad es salva- CABEZA DE VACA: Hemos encontrado minas.
guardar el don más preciado: [Muchas minas!
la vida!
EsTEBANrco: No miro más que tierra árida
ESTEBANICO: ¡Alvar! y seca! ¡Aquí no hay nada, Al-
var!
CABEZA DE VACA: (Gritando más fuerte) ¡Estebani-
co ... ! CABEZA DE VACA: ¡Tan excedidos de oro ... que
remiendan sus muros con él,

24 25
ceremonia) Habíamos seguido
sus ventanas! ¡Es tal la abun- la ruta de la puesta del sol con
dancia de turquesas, que el la esperanza de llegar a la re-
fulgor azulado y verdoso es gión del Pánuco, donde se sa-
un destello constante! bía que habitaban españo-
les ...
ESTEBANICO: Me parece, don Alvar, que ...
En la luz delfondo entra un fraile quf es seguido por un
CABEZA DE VACA: Cibola... hemos sabido, es la grupo de soldados españoles
más pequeña de siete ciudades
y es aún más grande, mucho EsTEBANrco: Soy un esclavo que venía en la
más, que la vieja Tenochtitlan, expedición tle Panfilo Nar-
la de Moctezuma; y todavía váez, expedición
' que partió de
más grande que la ciudad más San Lucar de Barrameda en el
grande de la Nueva España. año de mil q\linientos y veinti-
siete. 1

Entra una luz al fondo que atraviesa de lado a lado el es- ¡

cenario. Sin hacer oscuro.

CABEZA DE VACA: Encontramos indios y perso-
nas. Son gentiles, pero recios y
resueltos; celosos y violentos.
Nos han tomado prisioneros
al llegar ... los hemos conveni-
do de llegar de paz y cruza-
mos palabra y aprendimos de
ella ... (Cabeza de Vaca se enca-
mina a la salida). Sabemos pues,
que nos hablan de otras gran-
des ciudades en las que abun-
da el oro y la turquesa ... sin
saber ellos qué es la turquesa
ni el oro. (Sale)

ESTEBANICO: (Se levanta y narra con cierta
27
26
,.. -----

EsTEBANrco: Perdón, señor, estaba contándome a
mí. Sólo son tres. Yo soy solo un escla-
DENizx: ELGRANMENTIROSO.
III. FRAYMARCOS vo.

Se da un cambio en el especial de Estebanico. M. DENrzx: ¿Tú eres el negro moro ... ?

ESTEBANICO:El rey don Carlos Primero de España, ESTEBANICO:Estebanico, señor. Era un prisionero
quinto de Alemania, autorizó la ex- en el Marruecos y me compraron en
pedición. Las naves partieron con Gibraleón, muy cerca de Gibraltar.
cuatrocientos hombres.
M. DENIZA: ¿Eres del Puerto .de Gibraltar?
M. DENIZA: ¿Cuántos llegaron a Culiacán?
EsTEBANrco: No señor. Soy df nacimiento en Aza-
EsTEBANrco: Cuatro señor. mor, en Marruedos.

M. DENrZA: [Nombres! M. DENtzx: Vos ... ¿sabéis q

EsTEBANrco: Andrés Dotantes, Alonso del Castillo, EsTEBANrco: No, señor.
Alvar Núñez Cabeza de Vaca ...
M. DENrzx: ¿Sabes el año enkurso?
M. DENrzx: ¿Y don Pánfilo Narváez?
1

EsTEBANrco: Mil quinientos y ... y treinta y ocho ...
EsTEBANrco: Él no llegó a Culiacán, señor, murió creo.
en el trayecto, ya en tierra.
M. DENrzx: Soy fray Marcos de Niza. Vengo en
M. DENIZA: Ven, acércate! busca del negro moro. Fui encomen-
dado por la Corona para encontrar y
Estebanico se desplaza con paso ágil hasta el fondo, hace tomar posesión de Cibola.
una reverencia e inclina la cabeza ante elfraile.
EsTEBANrco: (Muy ervrnrr-nriidrv
M. DENrzx: ¿Por qué decís que cuatro hombres
habéis llegado a Culiacán? Sólo men- M. DENIZA: ciudades de las
cionáis a tres! ¿Cuál es el cuarto?! x.aoeza de Vaca.

28
29
M. DENtzx: ¿Y si os ofrezco vuestra libertad a
cambio ... ?
EsTEBANrco: ¿Siete ciudades ... ? ¡¿A quién le ha
contado Alvar Núñez todo esto ... ?!
Se hace un largo silencio.
M. DENrzx: Se ha conformado un consejo de EsTEBANICO: Habrá un lugar ... inde el amo deje
Indias y ellos han recibido el informe de ser amo, y el escl vo deje de ser es-
de la expedición que encabezó Pánfilo clavo ... y ambos ean nada más ...
Narváez. Los apuntes, las notas y las ¿hombres?
memorias de viaje de Cabeza de Vaca,
le están dando la vuelta el mundo.
M. DENrzx: No.
¡Todos quieren hallar Cibola ... !
i
EsTEBANrco: ¿Cómo ofrecéis lo que no podéis
EsTEBANrco: ¿Y yo ... ? ¿Para qué me buscáis a mí? dar ... ? !

M. DENrzA: (Sonríe) Tú seréis mi guía negro! M. DENtzx: A menos que ... (Se queda pensando)

EsTEBANICO: ¿Yo, señor ... ? EsTEBANrco: ¿Qué ... ?
M. DENrz«: (Enérgico) ¡Sí, negro ... vos! Aunque M. DENrzx: Que vos mueras. Y ya muerto podéis
Alvar Núñez se adjudica toda la glo- hacer vuestra vida donde y como
ria, yo sé que él no tiene cabeza para mejor os plazca.
haber trazado rutas. Él no pudo haber
llegado a San Miguel de Culiacán sin
Se hace un silencio.
vos. Sois vos el que habrá de guiarme
a esas grandes ciudades, vos el que M. DENrzx: Yo enviaré el informe a su majestad
habrá de conducirme a Cibola! de que vos habéis muerto.

EsTEBANrco: ¡Soy un esclavo! ¡No sé trazos ni de EsTEBANrco: No tengo fortuna. Un hombre sin
rutas ni de mapas! fortuna busca siempre convertirse en
esclavo de alguien más.
M. DENrzx: ¡Lo sabéis! Vos habréis de llevarme a 1

esas ciudades de oro y turquesas. M. DENrZA: Os dotaré de una pequeña fortuna. Y
entonces ... tendreis las mujeres que
EsTEBANICO: ¿Y si me niego?
31

30
queráis y compraréis hombres para
vuestro propio servicio. Y entonces, EsTEBANico: (Vuelve a negar in un movimiento
dejaréis de ser esclavo y de ser negro rotundo de cabeza)
y os convertiréis en amo y entonces ...
el mundo seguirá sin tener un lugar M. DENIZA: ¡¿No hay nada ... ?!
donde los esclavos dejen de ser escla-
vos y los amos dejen de ser amos. EsTEBANrco: ¡Nada! ¡No hay nada! [Latierra es seca
ESTEBANICO: y árida!
¿Será siempre así. ..?
M. DE NIZA: M. DENIZA: ¿Y las minas ... ? Las minas de las que
Por los siglos de los siglos.
habla en sus memorias de viaje!
ESTEBANICO:
He de confesaros algo.
EsTEBANico: No hay tales.
M. DENIZA: (Suspicaz) ¿Mintió ... ? ¿Alvar Nüñez
mintió ... ? M. DENIZA: ¡¿Ylos cuatro cientos de hombres que
formaban su tripulación ... ?!
ESTEBANICO: Sí.
EsTEBANico: Naufragamos.
M. DENIZA: ¿En todo? ¿No hay alguna verdad en
toda su mierda? M. DENIZA: ¿No hay algo ... ? ¡Lo que sea!
1

ESTEBANICO: EsTEBANico: En lo que el norhbra como Cibola,
No hay Cibola ... ni Quivira.
hay un río grande, bravo y caudalo-
M. DENIZA: so. Una tribu de indios Mansos que
¿Ninguna de las siete ciudades ... ? se alimentan de ratones, de animales
ESTEBANICO: Ninguna. que devoran así, en cuanto los matan,
los abren y se los tragan ahí mismo y
M. DENIZA: casi sin masticar. Les enseñamos a ha-
¿Ni nada de oro ni nada de turquesa? cer la señal de la santa cruz con los de-
ESTEBANICO: dos de las manos. Les enseñamos a
(Niega con la cabeza)
decir amigos pero ellos dicen micos.
M. DENIZA: ¿Ni casas altas con techos planos; in-
M. DENIZA: ¿Qué lengua hablan?
dios ni personas que visten de algodón?
EsTEBANico: No lo sé. Alcanbé a descifrar siete
32

33
EsTEBANrco: Me iré siguiendo la vera del Mayo ...
palabras. Se las voy a anotar por si us-
M. DEN1ZA: (Suena las palmas delas manos)
ted llega, fray Marcos.
i

Entra luz alfondo. Un fraile sobre u* tronco, con papel y
M. DENIZA: ¿Algún motivo, alguna razón por la
que inventara toda esta patraña? pluma, escribe.

M. DENrzx: Escribid!
EsTEBANico: La fortuna que gastó la Corona en esta
expedición. ¿Alguna noticia, fray Marcos ... ?
FRAILE:
M. DENIZA: ¡Cobarde! [Mentiroso de baja monta!
M. DENizx: Si.
ESTEBANICO: Los esclavos no tenemos honor.
FRAILE: Estoy presto.
M. DENIZA: ¡No me refiero a vos ... sino a él!
EsTEBANrco: El Mayo será una ruta buena ...
EsTEBANrco: Pensó que nadie leería sus memorias.
M. DENrzx: Veintiuno de mayo de mil quinientos
Pensó que no saldríamos vivos. No
y treinta y nueve:
fue fácil, fray Marcos, no fue nada fá-
cil, yo mismo he dudado que termina-
FRAILE: ¿Ha pasado algo ... ?
ríamos esta locura con vida.
M. DENrzx: Estebanico ha muerto ...
M. DENrzx: Medio mundo anda revuelto por ha-
llar Cibola! De vulgar mentiroso a pa-
EsTEBANICO: Los mayos dentro¡ de su barbarie natu-
sado a mártir y a héroe.
ral son indios nobles ...
Entra un especial en el extremo opuesto. Estebanico se des-
M. DENIZA: .. .la avanzada dl negro moro me lle-
plaza hacia esta luz. Entra otro especial al borde del pros- vaba tres días de ventaja. Íbamos
cenio. M. de Niza se desplaza hacia esta luz. siguiendo sus h llas. Ha ido dejando
cruces para señalar la ruta ...
EsTEBANico: ¿Habréis de sostener la mentira de Al-
var Núñez Cabeza de Vaca, a costa de Con los mayos ld:jaré de _ser.ne?ro,
vuestra propia conciencia ... ? EsTEBANrco:
para ser señor. P¡-hí asentare mi estirpe
M. DENiz«: Qué más da.
35
34
1

y la mata de mi ascendencia sobrevi- Sale especial de Estebanico. [
virá los siglos ...
M. DENrzx: No entramos a 9ibola. ¡Pero la veo de
M. DENrzx: Estebanico estaba a las puertas de lo alto de este cerro, extendida, despa-
Cibola. Llevó consigo el presente de rramada como un milagro! Como si
paz para salvar su paso a la ciudad ... fuera un grito en la llanura! Veo sus
casas altas con sus techos planos, con
EsTEBANrco: Pobre fray Marcos de Niza ... pasará a sus muros de cal, de piedra y canto.
la historia como el fraile más menti- Sus habitantes con arcos para la gue-
roso para salvar el prestigio y el honor rra y la caza. Por todas partes brilla el
del arrogante Alvar Núñez Cabeza de oro y el fulgor azulado y verdoso de
Vaca... las turquesas.
Desde aquí, en el nombre de don
M. DENrzx: ... el cacique de los indios Zuñi no Antonio de Mendoza, virrey de la
acepta el presente y lo toma preso a Nueva España, torno posesión de las
él junto a los cuatro naturales que lo siete ciudades l'~reas, ¡de las siete! Y
acompañaban. Los matan a la mañana de los reinos v cinos de Totonteac ...
siguiente y despedazan sus cuerpos ... Acus y Marata Yo, fray Marcos de
Niza, tomo pos sión!
EsTEBANrco: Nunca creí en su Dios ni en su Cristo.
Ahora me parece que dentro de vues- Entra música. Oscuro.
tra crueldad ... hizo a este hombre justo.

M. DENrzx: ... así ha muerto Estebanico.

EsTEBANrco: No alcanzará la vida, la mía ni la de
mis generaciones para llorar a este
fraile ... a este hombre! Ni para agra-
decer el generoso, de suyo generoso
sacrificio. (Pausa. coloca una rodilla en
tierra y surca el aire con su brazo derecho
para hacer la señal de la santa cruz) Vaya
con Dios fray Marcos de Niza ... con el
suyo ... y con el mío.

36 37
IV. Los PAGANOS
v. 1581: SANFELIPEDELNUEVOMÉXICO
Música Alta. Suenan los tambores. Se observa una dan-
za de los naturales y una fogata al centro. Los danzantes Tres españolesentran a caballo.U~de losjinetes descien-
principales muestran una actitud frenética. El fin de la de. Se encamina unos pasos para~ ísarel lugar. Su mano
música marca el oscuro. en la empañadura de su espada,com prevenido. Otro de los
jinetes, aún sobresu montura, lleva n arcabuz preparado.

SOLDADO
1: (Mientras camina con sigilo) No me
1

gusta este silencio, capitán.
!
SoLDADO
2: (Desmonta) ¿Habréis escogido bien la
ruta, capitán ... ?

CHAMUSCADO:
¿Ruta ... ? ¡Si el imbécil de Cabeza de
Vaca hubiese trazado una ...

SOLDADO
2: ¿Cabeza de Vaca ....?

Sí, aunque ni siquiera es un auténtico
CHAMUSCADO:
de la estirpe de Ios Cabeza de Vaca. El
maldito se quitó el apellido del padre
y sólo se dejo el de su madre. Que sí
era una genuina1abeza de Vaca.

SoLDADo2: Le habrá venido bien. Si no se here-
da la sangre, ¡he . da la fortuna!
1

SOLDADO
1: Nada, capitán. Es~amos al fin del mun-
do y ni un rastro e Cíbola! Ni de Qui-
vira ni de las síe] e ciudades! (Pausa).
¿Y si no existieran, capitán?
38
39
Uno de los indios se acercamucho al Soldado 1sin dejar de
CHAMUSCADO:
¡Existen! También fray Marcos las repetir micos y sin dejar de hacer señt de cruz con los an-
describe. No pudieron mentir los tebrazos. Soldado 1lo atraviesa con la spada rápidamente.
dos. La herida es mortal. El indio se duele convulsiona.

SoLDADO
1: ¡Cuántas leguas ... ! ¡Cuántos días y MANSOS: ¡Mansos ... ! [Mícos.l.!
i
cuántas noches para encontrar esto!
¡¿Que, diicen .....?! ¿Qh'
CHAMUSCADO: I e diicen ?!
..
CHAMUSCADO:
Habéis venido con la esperanza del
oro y las turquesas. Eso os pagaría la SoLDAD02: (Preparando con pólvora su arcabuz) ¡No
desventura. No dudéis que en pronto lo sé, capitán. No lo sé!
hagáis vuestra fortuna propia.
Se hace momentáneamente una tensa calma.
SOLDADO
2: ¡Mientras no sea esta tierra mardita en
Soy el capitán Francisco Sánchez Cha-
CHAMUSCADO:
la que no ha de germinar semilla al-
muscado, del ejército de sus divinas
guna!
majestades y de la Corona de Castilla.
(Escucha ruidos) ¡Callaos ... !
CHAMUSCADO: ¡Buscamos Cíbola! Quivira!

SoLDADOl: ¡Son salvajes, capitán! ¡No entienden!
Se hace un silencio largo. Capitán y Soldado 1 desenvainan
espadas. Soldado 2 levanta neroiosc su arcabuz. Un grupo ¡No piensan!
de indios entran y se asombran al ver a los españoles. El
arcabucero se asusta y dispara hiriendo a uno de los indios. SOLDADO
2: (Ya listo el disparo~e su arcabuz a punta
Luego los tres balden su espadas amenazadoramente y mo- a uno de los indios ¡Pasadlos por cu-
chillo, capitán! A es de que ellos aca-
mentáneamente se hace un caos. Hay gritos. Asustados,
los indios ponen rodilla en tierra y hacen apuradamente ben con nosotros!
la señal de la cruz con los dedos de las manos y/o con los
¿Alguno de vosotros sois cristiano?
CHAMUSCADO:
antebrazos.
¿Entiende castellto?
MANSO: (Asustados y en coro) ¡Mansos, mansos!
¡Micos, micos! MANSOS: ¡Mansos! ¡Micos! •

SoLDADol: (Neroioso) ¡Son salvajes, capitán! ¡Vie- (Tose) ¡Pasadlos por cuchillo a todos!
CHAMUSCADO:
nen de guerra!

41
40
El capitán Hernán Gallegos entra corriendo seguido por
dos frailes. FRAYFeo. LóPEz: Este indio ha muerto ya ... !
HERNÁNGALLEGOS: ¿Qué sucede, capitán? [Escu-
(Vuelve a toser) No se aflija, padre
CHAMUSCADO:
chamos disparos! Francisco López, es nada más un in-
dio.
CHAMUSCADO:
Estos naturales nos salieron de pronto
al paso. FRAYAGUSTÍN:Veo ... capitán Chamuscado, que no
habéis equipado vuestras alforjas ni
HERNÁNGALLEGOS: ¿Era necesario disparar? El
vuestra valija con pn poco de piedad.
disparo puede atraer a más
La rodilla en tierla no os dice de la
nativos! mansedumbre d estos naturales,
pero al menos de 1 santa cruz debiera
CHAMUSCADO:
¡He dado la orden de pasar por cuchi- intimidarlo, capitá
llo a estos salvajes!
(Retador) Soy hombre para la guerra ...
CHAMUSCADO:
FRAYAGUSTÍN:¡¿A qué esa orden, capitán?!
fray Agustín. ~ 1

SOLDADO
1: ¡Vienen de guerra! ¡Hemos pensao HERNÁNGALLEGOS: (A los indi s) Soy el capitán
que nos atacaban!
Hernán G liegos. ¿Cuál es el
nombre de vuestra tribu?
FRAYAGUSTÍN:¡¿No miráis que hace la seña de la
Santa Cruz ... ?! 5oLDAD02: (Burlón) Por el gorro que parece que
traen ... se han de llamar gorretas, yo
CHAMUSCADO:
Estoy de cierto que no saben lo que digo, capitán.
eso significa.
MANSOS: Micos ... mansos ...
FRAYAGUSTÍN:¡Pero vos lo sabéis, capitán!
SOLDAD02: O pelotudos ... ya veis que andan en
SOLDADO
1: A saber fray Agustín Rodríguez ... pelotas ...
a saber!
FRAYFeo. LóPEz: (Revisando~l herido por el arca-
El otrofraile revisa a los heridos. buz) Este a n está vivo y sigue
haciendo 1 cruz con sus de-
dos ...
42
43
HERNÁNGALLEGOS: Creo que es preciso retornar a
1

CHAMUSCADO:
Para nosotros no es cruz ... es una seña la Nueva! Vizcaya y dar el in-
de guerra. lo que aquí hemos

FRAYAGUSTÍN:Si el Santo Oficio se enterase de vues-
tra herejía ... vuestra alma y vuestro SOLDADO
2: ¡Pamplinas! [Hemos encontrado pu-
cuerpo bien podrían arder en la ho- ras pamplinas!! i
guera, capitán ... !!
SoLDAOO 1: ¡Ni eso hemos eLontra'o ... !
CHAMUSCADO:
Mi soldado lo atravesó con su espada
porque el salvaje se acercó ... HERNÁNGALLEGOS: Hemos 1sto ya el río del Nor-
te. El mismo del que habla fray
FRAYAGUSTÍN:¡No me diga nada, capitán! ¡No deseo Marcos y don Alvar Núñez ...
escuchar su lengua blasfema!
Se hace un silencio largo.
(Enérgico) ¡Es la reacción natural de
CHAMUSCADO:
un guerrero! ¡El indio es como un ani- HERNÁNGALLEGOS: No estaréis pensando en que-
mal. No se sabe nunca cómo va a reac- daros aquí, fray Agustín
cionar un salvaje! Si venía con inten-
ción traicionera de atacar, esto servirá FRAYAGUSTÍN:Somos misioneros del santo Evange-
como escarmiento. [Vos podréis sa- lio. Aquí hemos de permanecer el pa-
ber mucho de rezos, de espíritus y al- dre Francisco ~,pez y yo. Rescatar
mas ... yo sé de guerra! La conquista de Satanás a es s naturales para glo-
de un territorio para gloria de la Co- ria y gracia de uestro señor Jesucris-
rona no se hace con retazos de pie- to es lo que de anda nuestra consa-
dad ... fray Agustín Rodríguez! gración.

FRAYAGUSTÍN:No voy a discutir eso con vos, capitán. FRAYFeo. LóPEZ: Ese ha ~·do el compromiso del
Son valores diferentes. virrey, arqués de la Coruña:
evangel zar a las tribus del
HERNÁNGALLEGOS: La escolta viene para la segu- norte. ¡ ,ara eso hemos veni-
ridad de vosotros, padre; no do!
los culpe de todo.
CHAMUSCADO:
No doy el consejo de quedaros en
SOLDADO
1: Bueno y entonces, ¿ahora para dónde?
45
44
¡
esta tierra, menos tanto, menos cuan-
to sin escolta para resguardarlo de
vuestra propia vida. padre, vendré por ustedes. (Sale)

FRAYFeo. Lórnz: FRAYAGUSTÍN:Capitán Sánchez Chamuscado ... cuí-
Podéis marcharos, capitán. dese esa tos. Yo también espero vol-
Qué más resguardo que nues- ver a veros vivo.
tro señor Jesucristo.
Entra luz especialen un extremo de proscenio. El capitán
CHAMUSCADO:
Vuestro riesgo es padre ... vuestro
riesgo es. Hernán Gallego lee un informe que enviará al virrey.

HERNÁNGALLEGOS: Llevo un informe de cuanto HERNÁNGALLEGOS: Antes ie llegar a San Bartolo-
mé, en la Nueva Vizcaya, el
hemos visto y encontrado capitán Francisco Sánchez
aquí: al menos hemos distin- Chamu cado enfermó grave-
guido tres tribus: la de los in- mente . a muerto.
dios Pueblo, la de los indios El padr Juan de Santa María
Zuñí y ... la de estos ... los go- fue asesinado por los nativos
rretas.
cuand~' intentaba retornar a
la Nue a Vizcaya. Los monjes
Soldado 1 y 2 no ocultan una risilla burlona.
y fraile del convento de San
SOLDAD02: Bartolomé están preocupado
Al menos diráis que yo los he bauti-
por la suerte de sus compañe-
zao así. .. ¿no, capitán Gallegos?
ros fray Agustín Rodríguez y
Soldado 1 y 2 montan sus caballos. Francisco López y están pre-
parando una expedición para
SOLDAD02: rescatarlos.
[Que le abran el apetito las ratas y los
Las noticias que hemos re-
ratones de los que se alimentan estos
cibido de Antonio de Espejo
gentiles, padre ... ! (Burlón)
y el fraile Bernardino Beltrán,
del Convento de Durango,
(Tose) Espero en nombre de Dios vol-
CHAMUSCADO:
que partieron de aquí con
ver a veros con vida, padre.
quince ¡· oldados el diez de no-
HERNÁNGALLEGOS: (Al salir) Vendré por ustedes, viembr del año en curso, ni
son not cias buenas.
Le info mo a su majestad vi-
46

47
rrey Márquez de la Coruña,

~1

que los padres de la Orden de
los Franciscanos, fray Agustín
Rodríguez y el padre Lego VI. EL MÉTODO
PIADOSO
DELIA CONVERSIÓN
Francisco López, han sido
martirizados por los naturales Entra una luz especial. Dos indios jmanso están colgados
y han sido muertos en la de las manos y semi desnudos. Entta música. Tres frailes
región de Puaray, al norte del los azotan con varas. La piel de sus espaldas lucen sendas
Paso del Río. cortadas. Se escuchan sus gritos y quejas por el dolor.
Como mismo he quedado yo
en volver por los frailes, rue- MANSO 1: Himama-~ao... !
go a su majestad otórgueme 1

el derecho de pacificar a estas FRAYAGUSTÍN: ¡Jesucristo, hijo verdadero de
tribus de salvajes del Nuevo Dios! (Lo azota) ¡Dios único y
México. Siendo el veintidós de tres personas en un solo Dios!
diciembre del año mil qui-
nientos ochenta y dos, Yo, F.J. DEs. MARÍA: (Azotando al otro indio) ¡Los pa-
Hernán Gallegos, capitán y ganos son de Satanás! Decid:
cronista de la primera expedi- ¡yo creo en Jesucristo!
ción doy fe.
FRAy AGUSTÍN: ¡Yo creo en un solo Dios ... !
Sale especial de Hernán Gallegos. Entra especial en centro, Dios verdadero de Dios ver-
abajo de proscenio. Fray Agustín Rodríguez levanta una dadero!! i
cruz de palo.
F.J. DES. MARÍA: ¡Engend~do! ¡No creado! ¡De
FRAYAGUSTÍN:Yo, fray Agustín Rodríguez, natural la misma aturaleza que el pa-
del condado del Niebla y que tomé el dre por ien todo fue hecho!
hábito en la provincia del nuevo Evan- (Sin dete .erlos azotes)
gelio, bautizo a este río con el nombre
Guadalquivir! Y esta tierra la bautizo FRAYAGUSTÍN: Decid: Jo creo en la Santa
y lo nombro: san Felipe del Nuevo Cruz! ¡Y10 creo en la Santa
1

México ... ! Cruz! (Lo]azota repentinamente).

Entra música. Oscuro. F.J. DES.MARÍA: Repetid conmigo: ¡Yo creo en

48 49
, j
estaran qomp1acien
. d o a1 D.ia-
nuestro señor Jesucristo! Yo blo! ¡¿D~ qué lado está usted,
creo en nuestro señor Jesucris- herman9?!
!
to! ¿No queréis más azotes?
Entonces repetid conmigo: ¡Yo FRAY Feo. LóPEz: Del lado de la piedad que nos
creo en nuestro señor Jesucris- enseñó nuestro señor J esucris-
to! to.

MANSOl: (Un grito desgarrado) ¡Manso! FRAY Acusrtn: [No hay piedad para los here-
¡No pega mansoooo! jes! Cristo no la tuvo con los
fariseos!
F.J. DE s. MARÍA: ¡Yo creo en Jesucristo! ¡Yo
creo! F.J. DE s. MARÍA: ¡Lesenseñáis a comer ... a ves-
tir, ¿por qué no enseñarles a
FRAY Feo. LóPEz: (Con ironía) ¿No queréis sus- creer?!
1
pender su noble tarea, con es-
tos gentiles, para poder curar FRAY Feo. LóPEZ: ¿Así lel enseñaron a vos a
sus heridas y después los creer, hermano ... ?
sigáis azotando?
1
Furiosos los dos frailes vuelven los azotes contra los in-
FRAY AGUSTfN: (Azota su vara en pleno rostro de dios manso. Súbitamente entra un grupo de indios, con
fray Francisco) ¡Cristo con san- escándalo de gritos de combate y sin darles tiempo de re-
gre entra! ¡No me gusta su accionar degüellan a dos de losfr¡f'ailes.Fray Juan de Santa
tono hermano! ¿Vos creéis que María intenta escapar. Poco desp és un indio manso entra
es un gozo? arrastrando el cadáver de fray an de Santa María. Li-
beran a los indios colgados y dah un prolongado grito de
FRAY Feo. Lórsz: ¿No lo es... ? victoria.

FRAY AGUSTÍN: (Azota con furia el cuerpo del in- Oscuro.
dio) ¡Cada azote se convierte
en diez que flagelan mi alma!
¡Es nuestra misión, hermano,
rescatar a estos gentiles de
Satanás ... de sus rituales y sus
fiestas paganas que en mucho
51
50
..•_,,.,.,,.,..,. . ~-~·--
¡
1
1

1
CASTAÑO DE Sosx: ¡Quien me blsca me encuen-
tra!
VII. Los AÑOS CORTADOS Soy el capit n Juan Morlete,
JuAN MoRLETE:
alcalde mayor de Saltillo, ¡y
Entra un grupo de españoles, mestizos y criollos. he venido ai tomaros preso,
don Gaspar <l:astañode Sosa..!
CASTAÑO DE Sosx: ¡La tierra es de quien la con- 1

quista! ¡Busquen donde mejor Rápidamente los soldados lo sujetan pdr los brazos.
le plazca para instalar su pro-
piedad! ¡Santo Domingo es (Intenta resistirse pero es someti-
CASTAÑO DE Sosx:
nuestro! ¡Hemos venido para do) ¿Por cuáles motivos?
amansar a los animales!
JuAN MoRLETE: ¡Esta expedición es ilegal!!
Se observan a indios cargando bultos y baúles con per-
tenencias de los nuevos colonos. Un indio deja caer por Me he acogido a la Real Cédu-
CASTAÑO DE SOSA:
accidente algún objeto que se rompe. la emitida el 19 de abril de
1500 y 83 por el Concejo de In-
COLONO: (Golpea con el fuete al indio, en dias y aprobada por el Rey... !!
la cara,repetidas veces). [Imbécil,
animal! ¡Dos días sin comer
JuAN MoRLETE: ¡Nohabéis1sdo contratado por
para que pagues lo que rom- el virrey y o tenéis ninguna
piste! autorizació para colonizar
estas tierras Considérese pri-
CASTAÑO DE Sosx: ¡Dadle duro! ¡Duro para que sionero y tendréis que respon-
aprendan estas bestias! der por vuestra acción ante el
juicio de la ~anta Inquisición.
Juan Morlete entra intempestivamente con un pelotón de ¡Vos y cada uno de los miem-
soldados españoles. bros de vue, tra familia! Espo-
sa y cada uno separado por in-
JUAN MORLETE: ¡Busco a don Gaspar Castaño
dividual, del más grande hasta
de Sosa!
el más pequeño de vuestros
hijos habréis de juzgaros la
COLONO: (Señalándolo) Don Gaspar, lo
buscan. corte del Santo Oficio... !

52 53
!

En una mesa del despacho del virreJ.
Oscuro rapidísimo. Entra luz especial
VELASCO: Os tengo noticias.
CAPITÁN
F. LEYVA: Por órdenes del gobernador
de la Nueva Vizcaya, don ÜÑATE: He esperado pacientemente.
Diego Fernández de Velasco,
dada y confiada a un servidor, VELASCO: Urdiñola está preso.
capitán Francisco Leyva de
Bonilla, al mando de la tropa ÜÑATE: ¡¿Preso?!
para perseguir y exterminar a
todos los indios de las tribus VELASCO: Se le ha abierto un juicio. Al parecer
hostiles, que han martirizado Lomas y Colmen res se ha encargado
y dado muerte a frailes y per- de propagar el r mor: acusado es de
sonas de paz. que, enviadas siete asesinatos. ntre ellos el de su
por su majestad, han llegado a esposa, doña Le nor; además el de
estas tierras ... dos esclavos ne os, tres indios y un
mozo: Landaverde, con el que se dice,
Antonio Gutiérrez de Humaña se acerca sigilosamente por doña Leonor m¡tuvo relaciones.
detrás y lo asesina con.su espada.
ÜÑATE: ¿Esa es la buena noticia?
A. GUTz.DEHuMAÑA:Soy Antonio Gutiérrez de i

VELASCO: Ahora sois el único postor para la
Humaña y he dado muerte al
capitán Francisco Leyva, por colonización del Nuevo México.
no estar en acuerdo en forma y
desproporción en tres remesas Ambos se para y se abrazan efusivamente.
de naturales salvajes some-
tidos para su venta como es- ÜÑATE: ¿Cómo os podré agradecer todo esto?
clavos en el destino de Alma-
VELASCO: ¡Agradecido debéis estar con Lomas
den ...
y Colmenares! Además ... no sois un
Un indio llega por detrás y le corta el cuello con un cuchi- simple varón don Juan Oñate, no! Ha-
béis desposado a la nieta de Hernán
llo de pedernal. El indio se para sobre el cuerpo de Humaña
y lanza un grito de victoria. Oscuro rapidísimo. Entra luz Cortés y nada minos que bisnieta del
especial. gran Moctezuma

55

54
ÜÑATE: Espero seguir contando con vuestra misma fianza y vuestra palabra, ya de
ayuda. por si vuestra honorable.

¿Qué más podéis pedir? ÜÑATE: Infinitamerite agradecido y más en
VELASCO:
más por se~uir contando con vuestra
ÜÑATE: ¡Estoy invirtiendo toda mi fortuna! ayuda.

Quivira bien vale la pena ... !¿Pero qué VELASCO: Hay rumores en el aire. Nada es cierto
VELASCO: 1

necesitáis? pero se oyen.

ÜÑATE: Al menos dos docenas de Cotas ... ÜÑATE: ¿Rumores. ?

¿Armaduras ... ? ¿Pensáis que vas a la VELASCO: Irme de virrey al Perú y ... el conde de
VELASCO:
guerra? Monterrey a sucederme.

¡Voy a la guerra! Y necesitaré también ÜÑATE: Pero no en pronto ... pienso.
ÜÑATE:
otro tanto de arcabuces de la armería
de su majestad. Los indios y naturales VELASCO: Es solo un rumor. No lo sé de cierto y
no son mansos corderos, ni precisa- nadie me ha notificado nada.
mente un pan de Dios. Ya tenemos in-
formes y registros de su barbarie. ÜÑATE: Sin vuestra confianza, en misma vues-
tra presencia, nada será seguro. Espe-
VELASCO: No los tengo de presente. ro que el cf'ntrato quede en deber se-
llado. El co de de Monterrey es ambi-
ÜÑATE: Podéis concederme una cantidad de cioso.
préstamo de veinte mil pesos. Con eso
yo podré mandarlos pedir y pagarlos VELASCO: ¡Lo es! Por eso debéis estar presto a
inmediatamente. Con una buena fian- iniciar el viaje de inmediato.
za y la palabra de pagarlos a la vuelta
de seis años. ÜÑATE: Don FelipeJ su majestad, lo ha capitu-
lado ya. 1

1

VELASCO: Puedo prestaros acaso ... seis mil pe-
sos, pero la real caja de Zacatecas VELASCO: (Sarcástico) ¡Su majestad ... ! A don Fe-
os podéis completar el resto, con la lipe le importa un rábano todo esto!

56 57
-- -- '""'!

Es un monigote que cualquiera ha de
manejar! [Es viejo ya! Su reinado va les y un poJ más: os he otorgado el
en declive! (Pausa, levanta su copa) ¡Sa- título adelantado de gobernador y
lud, don Juan! capitán general de las nuevas con-
quistas!
0ÑATE: (Levanta su vaso de vino) Salud ... ! (Am-
bos beben) Buen vino ... ! 0ÑATE: (Visiblemente emocionado) ¡Salud! ¡Con
vino mejicano de cosecha mejicana!
VELASCO: [Vino mejicano ! [De cosecha nues-
tra! [De lo mejor ! VELASCO: (Alzando su copa) ¡Estamos escribien-
do la historia, don Juan!
0ÑATE: ¿Entonces ... ?
Oscuro rapidísimo. Entra música. Entra luz. Está ama-
VELASCO: Adelante! Lo tenéis todo preparado. neciendo.
Sois señor que sabe tomar la provi- Una familia de indios manso Jamina al borde del río del
dencia. Norte. Es el treinta de abril de 1598. Día de la Asunción.
Un jinete entra a galope y detie e su cabalgadurade súbito
0ÑATE: He dispuesto ochenta y tres carretas al ver a los nativos. El jinete, de precaución desenvaina su
y no menos de siete mil cabezas de ga- espada. Los nativos hacen una cruz con sus dedos y repi-
nado mayor. He apuntado al momen- ten a coro: ¡micos... micos! El ~inete se vuelve hacia atrás
to cuatrocientos hombres, ciento suyo y hace una seña con su esf ada.
treinta familias. Todos los hombres a Un grupo de arcabuceros entrf corriendo y rápidamente
caballo. Además hay que sumar al copan el lugar. 1

menos mil cabezas de ganado prieto Otro grupo de soldados, ataviados con sus respectivas co-
y ocho cientos de ganado menor. tas, (armaduras) apresan a lafamilia de nativos que, asus-
Otras veinte carretas aviadas con todo tados, repiten constantemente: micos ... mansos.
lo necesario; provisiones, herramien- Los primeros rayos del sol despuntan, bañando la llanura
tas, medicinas, ropa y semilla. Todo de un pálido naranja.
lo imprescindible que es para formar Las primeras carretas empiezan a hacer su arribo y los
la Colonia del Nuevo Méjico... ¡y que nuevos colonos,fatigados, descienden. Entumidos y curio-
florezca! sos se dispersan rápidamente, llenando todo el sitio.
Algunos jóvenes y niños, vestidos a la usanza, se acercan
VELASCO: He concedido a vuestro contrato todo curiosos a observar a los naturtles apresados. Juan Pérez
cuanto autorizan las Ordenanzas Rea- de Donis, escribano de la expe ición, entra de jinete por-
tando el estandarte de la Coron de Castilla.
58
59
Flanqueado por dos soldados, en su guardia personal, hace
su entrada Juan de Oñate.
ÜÑATE: E
(Solemne y con voz el cuello) Yo, don
Juan de Oñate, el treinta y último de
Este último se va hasta donde los nativos apresados y los abril, del año de il quinientos no-
revisa minuciosamente. venta y ocho de :la era de nuestro
Cesa la música. señor Jesucristo, tija verdadero de
Dios, tomo posesi n y aprehendo, en
ÜÑATE: (Refiriéndose a los nativos) En propie- voz y nombre de 1 Corona de Castilla
dad son ahora de la Corona. y Reyes de su gloriosa estirpe, en ella
y para ella, tomo posesión y aprehen-
SOLDADO: Se ven sanos y fuertes. do, una, dos y tres veces; una, dos
y tres veces ... ! Y todas las que de
ÜÑATE: Servirán ... servirán. derecho puedo y debo, la tenencia
y posesión real, actual, civil y crimi-
SOLDADO: ¿Qué dispone señor? nal. Sin exentar cosa alguna y sin nin-
guna limitación: de las vegas, caña-
ÜÑATE: Ponedlos a descargar los carros. Si das, pastos y abrevaderos.
hurtan alguna cosa, por insignificante Y esta dicha posesión, tomo y apre-
que lo sea, cortadles una mano. hendo en voz y nombre de la Corona
de Castilla, de ell y para ella, todas
SOLDADO: ¡Sí,señor! las demás tierras y ciudades, pue-
blos, villas y cas s fuertes. Y todas
JuAN PÉREZ: ¿Es aquí, don Juan ... ? aquellas, tierras y ircunvecinas y co-
marcanas y las que en adelante en ellas
ÜÑATE: [Es aquí! De este sitio nos iremos se fundaren. Con ,sus montes, ríos y
extendiendo. riveras; aguas, pastos y todos sus in-
dios naturales quelen ellas se incluye-
JUANPÉREZ: (Desciende de su caballo,con el estandarte ran y comprendieran.
hacia elfrente) Con la jurisdicción civil y criminal,
alta y baja; hord y cuchillo; mero
ÜÑATE: (Camina y se instala un par de pasos ade- mixto imperio! Desde la hoja del mon-
lante del escribano. se hinca y se santigua te hasta la piedra del río y arenas de
con solemnidad) él; y desde la piedra del río y arenas
de él hasta la hoja del monte.
El resto hace lo mismo desde su lugar. Yo... Juan de Oñate, tomo posesión
de toda tierra que mis pies llegaren a

60 61
---- ~

pisar y de toda tierra, cosa, indios o
personas, montes y valles que mis
ojos alcanzaren a mirar. VIII. LA MISIÓN DE NUESTRA SEÑORA
Yo, Juan de Oñate ... tomo posesión, DE GUADALUPE DE LOS MANSOS
el treinta y último de abril del año
de mil quinientos y noventa y ocho, de
Entra Música. Se levanta el comodín. Se observa, incom-
la era de nuestro señor Jesucristo, hijo
pleta aún, la rustica construcción de la Misión de Guada-
verdadero de Dios ... !
lupe. Algunos de los indios mansos acarreando material
para esta construcción. Fray García de San Francisco, en
Entra música. Oscuro gradual. actitud vigilante de las labores se mezcla entre los indios.
Los naturales lo miran con respeto y¡temor al mismo tiem-
po. Por momentos, fray García de Ssn Francisco se coloca
a distancia y se detiene a observar 11 edificación. Hay una
chispa emocionada en sus ojos. Un eseo tal vez.
Un niño entra corriendo, trae sang~e en la boca. Alguien
lo ha golpeado y llora asustado. El 'ño llega a dondefray
García y se refugia en él. El fraile l abraza amoroso. Un
1

soldado español, furioso, entra cor~'endo. Es el persegui-
dor. Trae una vara en la mano. Se acerca hasta donde el
niño y levanta la vara con intención de golpearlo.
Fray García le detiene la mano en Id alto al soldado.
La imagen se congela.
Oscuro. Entran una serie de luces especiales entre cruza-
das. Un nutrido grupo de indios manso y otros zumanas
se hincan. Se escucha un cántico por los mismo nativos
y un grupo de frailes entra en fila; con sus capuchas del
hábito cubriendo totalmente sus cabezas. Losfrailes se dis-
persan entre los indios.
Al fondo, en lo que será el atrio del templo de la Misión,
fray García de San Francisco sube portando la gran cruz
que levanta y en ese momento cesan los cánticos. Entra
música sacra defondo.

63
62
,.---~ ·~

En nombre de la santísima dades que se agregaren.
FRAY
G. DES.F:
e individual Trinidad, Padre, Nombro y dedico esta Santa
Hijo y espíritu Santo. Tres per- Iglesia · conversión, a la san-
sonas distintas y un solo Dios tísima irgen de Guadalupe,
un solo Dios verdadero; para con so renombre de El Paso,
su mayor Gloria, honra y reve- coloca do su santa imagen y
rencia, y confusión, del enemi- quitad al demonio su tirana
go infernal. Y para servicio posesiqn. Hago testigos a los
de las santísima Virgen María, cielos Jtt. a la tierra y a los ánge-
señora nuestra y patrona les que en guardia están.
inmaculada, y mayor exalta- Por la utoridad de mi oficio,
ción de nuestra fe católica. En nombr • a ésta conversión por
ocho días del mes de diciem- comisaría y cabecera de toda
bre de mil seiscientos y cin- las del río del norte abajo y
cuenta y nueve. circunvecinas.
...Yo, fray García de San Fran- Sujeta inmediatamente a la
cisco, de la Orden de los Frai- Santa Custodia de San Pablo,
les menores, de la regular y para que así conste en tiem-
observancia de nuestro seráfi- pos venideros.
co padre San Francisco, pre-
dicador, definidor actual de
la Santa Custodia de la con- FRAY
ANTONIO
DETABARES:. j'Yo, Antonio de Taba-
versión de San Pablo del Nue- res, no ario nombrado por fray
vo México, ministro y guar- García de San Francisco,
dián del Convento de San An- io apostólico de estas
tonio, del pueblo de Senenú; conve!iones, doy fe de haber
por cuanto: Levanto esta cruz, trasla do ut supra de este di-
que coloco, y edifico esta igle- cho es. rito que ha guardarse
sia para celebrar del misterio en el archivo de la Custodia. Y
sacrosanto de nuestra reden- por veldad lo firme.
ción!
Tomo posesión de esta con- Los frailes entonan a coro un c ntico, encabezado princi-
versión de Mansos y Zumanas palmente porfray Juan de Tala un.
y de todas las demás gentili-

64 65
CANTieo: Bendito, Bendito
Bendito sea Dios ...
Los ángeles cantan
y alaban a Dios ...
Los ángeles cantan IX LA SERVIDUMBRElE LOS MANSOS
y alaban a Dios.
Yo creo Jesús mío Entran dos luces especiales, ap rte una de la otra, en un
que estás en el altar ... espacio que hace la veces de sac ístía en la Misión de Gua-
oculto en el Ostia dalupe. En una habitación rústica, con lo más elemental.
que vengo a adorar. En la sacristía los tresfrailes platican. En la habitación dos
oculto en la Ostia soldados hacen lo mismo. Un gran perro echado a un lado.
que vengo a adorar ... ! En ambos espacios, con un indio manso cada cual que les
sirve.
Se desata una algarabía, con vítores y fuegos artificiales.
Oscuro gradual. F. A. DE TABARES: [Hermoso todo!

F.G. DE S. Feo: Hermoso.

F. A. DE TABARES: ¡Tant~' gentiles, padre! ¡Estoy
en con ento por su labor!

F. JUAN DE TALABAN: No h sido pocos los trabajos.

F.G. DE S. Feo: No ha* sido pocos.

F. A. DE TABARES: [Cuántos han bajado de Sene-
cu ....
' 11

!

F.G. DE S. Feo: En cuanto agradecido estoy
por toda vuestra ayuda
hermanos.

F. JUAN DE TALABAN: Pero siguen las discordias.
Las disputas, las desavenen-
cias con el gobernador.
66
67
facilita las misiones ni a las
F.G. DES. Feo: Mas en tanto por la ambición custodi~1.sni los custodios ni
de ciertos colonos. ha de 1 s guardianes que en
apenas e esmeran en recoger
F. A. DETABARES: ¡Por los soldados! Por los capi- indios ue arrepentidos se
tanes que en parecer no con- acercan a remediar el alma.
genian con los naturales.
SOLDADOl: En apenas hay comida y alimento
F. JUANDETALABAN: Supe ... sin fuente que precise, para la tropa y estos frailes legos que
de dos cuerdas de mansos que ni siquiera... son evangélicos de
comerciados fueron en calidad orden oficial. .. locos están! ¡Que se
de ellos como esclavos. pudran en sus propios pedos!

F.G. DES. Feo: ¿Mansos ... ? SOLDAD02: Tuve diferencia con algunos de

F. JuANDETALABAN: Arreadores les nombran para
hacerlos pasar por tribus dife-
1
ellos ... hablamos. Nos hicimos en có-
lera de palabras fuerte... todo por un
1

salvaje de chava apenas que encontré
rentes ... como si en tratase de cagándose en m puerta. ¡Le rompí la
infieles. boca y le arran ué un bracito de los
hombros!
F. A. DETABARES: Como si en tratase de anima- i
les ... ! SOLDADO
1: ¡Muerte le hubieras dado! Pasarlo por
cuchillo en inmetliato en lo menos.
F.G. DES. Feo: ¡Me inquieta!
5oLDADO
2: ¡En lo menos! Pto esa fue la causa y
SOLDADO
1: (En la habitación) ¡Locos están los reli- la razón en las palabras fuertes que
gioso! Tres comidas en un día prefie- el fraile y yo nos escupimos! Una
ren darles a estos animales ... semana anterior a esta vendí a la
mamá del crío para la cuerda que par-
SOLDADO
2: ·¡Así mismo cualquiera se convierte! tió pa'l sur. ..
(Suelta la carcajada)
F. A. DETABARES: Otra rebelión en puerta si no
F. JUANDETALABAN: ¿Lo inquieta, padre ... ? se apaciguan las cosas. ¡Ape-
nas dan tregua los indios apa-
F.G. DES. Feo: Es así que eso no concuerda ni
69
68
che y agora esto, que no ayuda
en menos nada!
F. A. DETABARES: (Sorprendido) [Veo que lo ha-
F. JUANDETALABAN: He contado en vuestro regis- béis adiestrado muy bien!
tro en lo menos ... ¡cuatrocien- ¿Comprende ya vuestro caste-
llano?
tos de naturales convertidos!
[Eso es un ejército más mayor
F.G. DES. Feo: Algunas palabras en más en
que las tropas! Un ejército,
digo, para la causa de nuestro menos, alguna frase corta

Soldado 2:
señor Jesucristo.
.~ pero ... a veces una mirada
basta; una mueca, un fruncir
(Al indio) ¡Acercard el agua! [La boca se el ceño, una voz alta ...
me seca y voz estáis ahí, echado cual
bestia sin utilidad! 5oLDAD02:
Un puntapié en el rostro, mi perro en
morderle una pata ...
El indio se levanta y solícito le lleva el agua.
SoLDADO
1: ¿Con eso entiende?
SoLDADo1: ¡Qué amaestrado lo tenéis!
5oLDAD02:
A veces tirarle un diente, marcar el lá-
SOLDADO
2: Es por el perro. No habéis visto el ges- tigo en la espalda. Así se aquieta.
to tan curioso que hacen en cuando un
SoLDADO
1: , ,
perro le gruñe. [Me hacen reír tanto! ;A si se amansa ....
¡Me divierte el dibujo del pánico en
esa cara que les caga el miedo! F. A. DETABARES;
Son dóciles cuando la comida
no falta. Bien ganado el mote
SoLDADo1: Aaah! Ya entiendo ese asunto pueril
de las perradas de mansos. Y vos, fray Juan de
Talaban? ¿Tenéis indios que le
sirven?
F. ]UAN DETALABAN: (Al indio) Hijo ... traednos el
vinillo ese que en la ventana F. JUAN DETALABAN:
está. Tengo dos. Pero no diría que
son parte de mi servidumbre,
El indio se levanta y le acerca la botella del vino. en mejor decir, se vuelven sin
querer en familia que auxilia
en tareas de la casa.
70 F.G. DES. Feo:
La esclavitud escama en va-
rias máscaras.
71
SOLDADO
2: Para algo los convierte Dios ... puntapié en la cara que le rompe y sangra.
Sale especial de la habitación de los soldados.
F. A. DETABARES: Para limpiar su casa; para edi-
ficar su iglesia. F. JUANDETALABAN: ¿Y pensarán ... ? ¿Tendrán in-
teligencia ... ?
SoLDADO
1: Para construir acequias; para lavar la
ropa; para estar ahí cuando uno se F.G. DES. Feo: ¿Quiénes? ¿Ellos o nosotros?
levanta.
F. A. DETABARES: Esta conversación ofende.
F.G. DES. Feo: ¡Por eso se convierten ... por
eso! ¡Por llenar la pa¡w;a! F.G. DES. Feo: (Se levanta de su asiento y se lo
ofrece al indio) Sentaos hijo ...
SOLDADO
2: ¿Y pensarán ... ? ¿Tendrán inteligen- ¿Quieres probar? Se llama
.
cia ....? vino. ¿Quieres?

SoLDADO
1: Con apuros hablan ... ! (Al indio) ¡Sáca- INDIO: Arre ...
me las botas!
F. JUANDETALABAN: Qué curioso hacen la lengua
El indio se pone de pie y sólo se le queda mirando, sin en- para decir que sí.
tender.
El indio no ocupa el asiento del fraile. Se sienta en el
SoLDADO
1: (Golpea sus botas con la mano) ¡Esto! suelo.
¡Fuera! ¡Se llaman botas! ¿Compren-
déis? F.G. DES. Feo: De ahí el sobrenombre de
arreadores. (Le ofrece el vino)
INDIO: Arre ... arre
El indio no sabe beberen recipiente y al intentarlo lo derra-
SoLDADO
2: ¡Botas, imbécil! ¡Botas! ma todo sobre su cara.
Fray G. de San Feo. le da una bofetada, no muy fuerte.
INDIO: (Afirma con la cabeza) Arre ...
F.G. DES. Feo: ;Así no ... os había enseñado
SOLDADO
1: ;Sácamelas! ya! ;Es lento, despacio! (Repite
la bofetada). ¡Silo vertís de gol-
El indio comenza quitarle las botas. Al no poder recibe un pe lo derramais, y te mojas!

72 73
INDIO: (Se cubre la cara) No pega man-
so ... ¡no pega ... ! Manso mico.
X. LASPERRADAS:
ELTERROR
DELOSMANSOS
F.G. DES. Feo: Hacedlo bien entonces! Padre
mico también. (Le acaricia la Se dejan oír gruñidos y ladridos de perros en peleas. Se
cabeza). oyen muy fuerte. Es agosto, el calor agobia. Un fraile a
lo lejos revisa el buen estado de la vid. Otro fraile desem-
INDIO: Mico no pega. paca de un cajón bastante grande una campana que llegó
de México. Se oyen carcajadas a la par de los ladridos de
F. JUANDETALABAN: Así hay que meterles a Dios al los perros. Un niño manso entra. Camina asustado hacía
alma ... a golpes. En solop.sí se atrás. Se ve ensangrentado. Dos soldados entran a carca-
puede, con el suave golpe• ... jada suelta. Traen un par de perros que sujetan de una
despacio. correa.
F. A. DETABARES: Lento ... para que Dios no se NIÑOMANSO: (Con pánico) ¡Sal aí...! ¡Sal aí...! ¡Sal
les derrame. aí!

Oscuro. SOLDAD02: [Mira qué curioso ... los ojos se le sa-
len del tanto miedo!

Los perros ladran con gran ferocidad, ansiosos por atacar
al niño.

NIÑOMANSO: ¡Sal aí... ! ¡Sal aí ... ! ¡Sal aí!

SoLDADO
1: ¡¿Qué dice?! ¡¿Qué dice?!

SOLDADO
2: ¡Que le quites a los perros! Sal aí quie-
re decir que les quites a los perros!

SOLDADO
1: ¡Soltadlos y ved lo que pasa!

SOLDADO
2: ¿Se lo come ... ?!

75
74
SOLDADO 1: ¡Sólojuegan con el chaval hasta que lo Los tres frailes corren adonde yace el niño. El fraile 3 toma
mata! el cuerpo entre sus brazos y llora. En silencio lo bendice
con los santos óleos repitiendo tres veces la señal de la cruz
Oscuro rápido y muy breve. Entra de nuevo la luz y el niño en el cuerpo destrozado.
ha muerto. Su cuerpo casi destrozado yace en la tierra.
Un tercerfraile entra corriendo y va hasta donde la vid. FRAILE 1: "sal aí.. .sal aí", les gritaba ...

FRAILE 1: ¡Padre, padre! FRAILE 2: ¿Quienes son entonces agora los sal-
vajes?
FRAILE 2: ¿Qué sucede? ¿Por qué los gritos?
FRAILE 1: ¡No está bien, les dije; no es en gesto
FRAILE 1: ¡Andan otra vez con las perradqp: .. ! de cristianos, pero ... si lo habréis de
Personas y soldados andan con sus hacer, no con éste crío... no con éste!
perros de mastin cazando ¡chavales y
.
mu1eres....' FRAILE 3: (Enjuagándose las lágrimas) Las almas
de los niños son en todas el mismo su
FRAILE 3: (Deja la campana y va hasta donde la vid) valor. Que tiene esta que valga en
¿Otra vez con las perradas? tanto cuanto menos o en tanto cuanto
más que la de cualquiera ...
FRAILE 1: ¡Otra vez ... otra vez!
FRAILE 1: Es el crío más menor de los críos de
FRAILE 2: ¿Ha pasado ya desgracia que deba- don Luis...
mos lamentar?
FRAILE 2: ¿Don Luis... ? ¿De la tribu de los Man-
FRAILE 1: ¡Sí,padre, ya ha pasado! Ahí en el sitio so? ¡¿Losmansos de Chiquito?!
de La Toma dos mastines están agora
destrozando a un niño! ¡Un chaval en FRAILE 1: Sí. ¿Entendéis agora los peligros ... ?
ciernes! ¡Cinco,seis años a lo más!
FRAILE 3: En deber de cristianos redentores, de-
FRAILE 3: ¡Jesucristo,seis años! finidores de conversos a la santa fe de
los católicos, por la santa cruz y en la
FRAILE 2: ¡Suspendiendo estaba ya el diverti- imagen y por la imagen de nuestra
mento! Corramos en salvar otro niño señora inmaculada de Guadalupe y
si podamos! en memoria del mártir y los mártires

76 77
que acompañaron en su misión del
ministerio de la redención al santo
fray García de San Francisco, como
comisario de esta conversión en su
custodia y en su guarda ... yo te XI. LA HUMILDAD DE LOS MANSOS
bendigo y oro porque el señor te reci-
ba y en su nombre y en el mío y el de Es 1683. Se observa ya más acabada la Misión de Guadalu-
mis hermanos por el deber y el dere- pe. Entra luz en la sacristía.
cho de mi oficio y con esa autoridad te
perdono y os pido perdón, por los FRAILE 2: (Recibiendo a Chiquito) Pasad, hijo,ade-
iguales hombres que iguales a ti que lante.
te hicieron este tormento sin wrecer-

lo. Amén. Vaya mi niño con Dios. CHIQUITO: (Indio manso muy alto y fuerte) Quiere
cuerpo de niño... hijo de don Luis.
Los tres frailes se santiguan y corean el amén
Entra música. Oscuro gradual FRAILE 2: Le hemos dado cristiana sepultura.
Hemos buscado en todas partes a don
Luis o a vos y... no los encontramos.

CHIQUITO: Fue con Pope... no vuelve solo aquí

FRAILE 2: (Preocupado) ¿Con el indio Pope? ¡Es
indio de guerra, idólatra y apóstata!
No es bueno para el pueblo manso!
[Voslo sabéis!

CHIQUITO: Da comida.

FRAILE 2: Dilea don Luisque venga. Sin miedo.

CHIQUITO: (Niega con la cabeza)

FRAILE 2: Voy a darle fanegas de alimento! Las
que quiera! Para todos los días! Dile
que hemos mandado castigo a los sol-
78
79
dados que practican las perradas. ¡Ne- CHIQUITO: ¡Si tu pega manso ... Chiquito mata
cesito que venga! ¡Somos de paz ... ! Dios!
CHIQUITO: Manso es de paz. Manso es mico. No FRAILE
2: ;No blasfemes! Ya he oído de Pedro
quiere Dios tuyo pero quiere paz Naranjo. ¡Es un hechicero, idólatra!
Él no puede ... ! ¿Lo entendéis? ;Nadie
FRAILE
2: Mandamos informe al virrey de la puede matar a Dios!Si Naranjo les ha
Nueva Vizcaya... él pondrá orden! estado contando por cierto que él
puede matar a Dios, les miente! ;Sé
CHIQUITO: Paz. que Pope lo escucha, pero ustedes no!
Porque mi Dios es tu mismo Dios y
FRAILE
2: ¡Sí, sí! Es afán de todos, cfiiquito. el Dios de todos! Es Dios hasta para
¡Lapaz! Nadie quiere otra cosa. aquellos infieles que no creen en él!
¿Entendéis, Chiquito, lo que digo?
CHIQUITO: Chiquito queda. Chiquito manso ... ¡Tú ya casi eres un hombre de razón;
Chiquito mico. No gusta pega manso. ya casi eres una persona!

FRAILE
2: Dile a don Luis .quevuelva. Lo quiero CHIQUITO: Sal aí...!
aquí. Es en mucha tristeza para mí lo
de su niño. Lehicimos un sepelio muy FRAILE
2: Sal aí. ..!
bonito. Cubrimos su cuerpo con flores
de biznaga, con algunos girasoles y CHIQUITO: Manso canta a Himama-pao!
frutas que le gustaban tanto.
FRAILE
2: ¡Es la luna ... ! No puedes cantarle a la
CHIQUITO: No besa cruz ... tu pega manso. luna como si fuera un Dios!

FRAILE
2: Porque no puedes ni debes ir en con- CHIQUITO: Gusta cantar a himama-pao.
tra de Dios ni de Cristo!
FRAILE
2: (Resignado) ¡Estábien! [Está bien! Pue-
CHIQUITO: ¡No pega manso, si manso no besa des cantarle a la luna. Pero no te va-
Cruz! yas. Los mansos te escucharán. Los
mansos te quieren. ¡Yote quiero. Dios
FRAILE
2: ¡Esla santa cruz ... debes tener temor te quiere!
a Dios!

80 81
CHIQUITO: Sal aí... Guadalupe de los Mansos. Dándole
muerte por haberse robado tres ma-
FRAILE 2: ¡Salaí... Sal aí! Chiquito. Es en pro- zorcas, habiéndole golpeado hasta
mesa. hacerlo expirar.
Informo a la guardia y custodia del
Oscuro. entra luz especial. Convento de San Bartolomé, que en
practica tal como tal de divertimen-
FRAILE 3: Le mando este informe a la guardia to han continuado por el largo de todo
del convento de San Bartolomé,en la los sábados, como una costumbre in-
Nueva Vizcaya;por cuanto: humana el actoindigno de suyo indig-
El maltrato a los indios de la tribu de no como lo son llamadas por si mis-
los Mansos y de los Zumanas por la mos y en furtivos tratase de sorteos y
parte de los colonosy soldados 'tf e la apuestas, conocidas ya como lo son
tropa, que en resguardo están aquí del perradas. Actos en cuyos se desatan y
interés inmediato sacrosanto de la sueltan al libre instinto animal de los
Coronay vuestra majestad,de los pa- perros de mastín y de caza, para que
dres legos y los frailesde la Orden de atacasen a niños y muchachos y mu-
San Franciscodel Convento del Santo jeres y para cuyo final destrozan sus
Evangelio,han obstaculizadola labor cuerpos por la fauz de los perros, ac-
de las conversiones en perjuicio de tos para cuyo fin es solo la diversión.
nuestrosagradoministerio;por.cuanto:
Hechoscomolo son:cortado sinjuicio Oscuro.
de razón sus manos a varios de los
indios ya convertidosa la fe de nues-
tra santa iglesia católica por delitos
menores e inocentes,sin saberlo ellos
por sí mismo que lo son.
El sábado anterior de la fecha en que
fecho la misiva, un soldado sin juicio
legal hecho por autoridad alguna, ha
dado muerte a un nativo de la tribu
de los mansos indios, bautizado y
confirmado en el recinto del templo
de la Misión de Nuestra Señora de

82 83
de Dios por cuanto sus criaturas 1
hechas de él, por él y para él, renie-
gan de su omnipotencia y ponen en
XII. LA CONVERSIÓN DE LOS MANSOS duda su misericordia! Él... el único
Dios desata toda su ira sobre los he-
Entra música alta. Va entrando gradualmente luz en el chiceros y paganos que en su ignoran-
escenario, lentamente. Es de tarde. cia y su necedad se hacen del lado del
Un número bastante regular de indios mansos están col- Diablo!
gados. Han sido pasados por la horca. Sus cuerpos se me- Vosotros ... hijos de Dios todopodero-
cen pesados. Otra cantidad de mansos observan atónicos el so, verdadero y omnipotente, arrodí-
dantesco espectáculo. Dos cabezas arrancadas de j'/JS cuer- llense y abran su corazón para recibir-
pos se observan en picotas a la vista de todos. Al pie del lo, inclinen la cabeza y sientan temor
templete de la horca, varios frailes observan a la multitud. de Dios porque bienaventurados sois
Al fondo se alcanza a ver lafachada de la Misión de Guada- aquellos ... mansos de corazón.
lupe, en su campanario ya luce colocada la campana. Uno
de los frailes comienza repicar la campana. Por todos los Oscuro.
frailes se han de contar unos seis, venidos de varias custo-
dias de la región. Súbitamente todo queda en silencio.

FRAILE 3: (Sobre el templete de la horca) ¡Este es el
juicio del mundo, el castigo de Dios
para todos los infieles y para todos los
hostiles que se niegan a abrazar y
venerar la santa cruz! ¡Para todos los
paganos y rebeldes que prefieren se-
guir la idolatría a Satanás! ¡Para todos
aquellos que no se convierten a la san-
ta fe de nuestra santa iglesia católica y
cristiana!
¡Esteen el juicio al mundo y el castigo
de Dios nuestro señor para todos los
cuales de cuya rebelión se desprende
la blasfemia y la herejía!
[Este es el juicio del mundo y la ira

84 85
CHIQUITO: Viene manso ... viene mico ...

FRAILE 2: ¿De paz habéis venido?

XIII. LA FURIA DE LOS MANSOS FRAILE 1: ¡Nolo escucháis ... es traicionero como
el mismo Satanás!
Entra Luz en el escenario. Está anocheciendo. La multitud
de indios mansos se ha ido. Algunas mujeres intentan des- FRAILE 2: ¿De paz venid?
colgar los cuerpos de los indios. Se escucha una música a
volumen discreto. Uno de losfraile le impide a una mujer CHIQUITO: Dios tuyo malo ... Dios tuyo no quiere
bajar el cuerpo de un indio. manso ... no quiere mico.
•••
FRAILE 2: No, hija. Tenéis que dejarlo ahí. .. por FRAILE 1: [Viene de guerra! ¡No le dejéis acer-
tres días. carse a vos!

MUJER: Hijo es de mí. FRAILE 2: [No blasfemes, Chiquito ... Dios nues-
tro señor no guarda piedad en los
FRAILE 2: No importa que sea tu hijo. Al tercer herejes!
día le daremos sepultura,
CHIQUITO: Dios tuyo mata manso ...
MUJER: (Conteniendo el llanto) Hijo es de mí.
FRAILE 2: ¡No blasfemes!
FRAILE 2: Tres días, para escarmiento de todo
aquel que no sienta temor de Dios. CHIQUITO: Manso mata Dios...
Tres días mujer ... para que todos se-
páis que debéis temerle a la ira de FRAILE 1: (Con seria preocupación) [Soldados,
Dios. arcabuceros! ¡Prestos aquí!

La mujer lo mira largamente y se acuesta debajodel cuerpo CHIQUITO: En promesa decir: Sal ai...
de su hijo.
FRAILE 2: En mejor será que huyas ... Chiquito.
CHIQUITO: (Entrando) En promesa decir: Sal aí.
CHIQUITO: Decir tú Sal ai... ! Manso Chiquito
FRAILE 2: Vete, Chiquito ... porque también ha- cree... tú no dice verdad ... !
bía una soga en la horca para vos.
87
86
FRAILE 1: [Id por la tropa y apresadlo en inme- FRAILE 1: [Llamad a la tropa! [Llamad a la tropa!
diato!
CHIQUITO: ¡Y tú siempre pega manso ... mata
CHIQUITO: (Empieza a empujar al fraile con fuerza) hija ... hermano ... mujer, mata niño!
[Tú no quiere manso!
FRAILE 2: ¡No me intimidas! Y si atentas algo
FRAILE 1: (Golpea el rostro de Chiquito con una contra mí estaráis atentando contra
vara pequeña que trae en la mano) ¡Estáis Dios! Hermanos ... id por la tropa y
en sacrilegio! (Repite el golpe con más apresadlo de inmediato!
fuerza) ¡Estáis en sacrilegio! ¡Tu alma
arderá en el fuego del infierno por En ese momento entra un grupo nutrido de indios man-
toda la eternidad!

Chiquito no se inmuta ante los constantes golpes cuando
.~ so. Arrastran los cuerpos de varios soldados que han sa-
crificado. Los frailes se asustan e intentan replegarse en
dirección de la Misión de Guadalupe. Algunos mansos le
elfraile, asustado, azota su vara en el cuerpo y el rostro de tapan el paso y los empujan. Chiquito extrae de su ropa un
Chiquito, que sigue empujándolo una y otra vez. cuchillo de hoja grande de pedernal.
CHIQUITO: (Alzando la voz) ¡Nunca quiere manso! FRAILE 2: (Acobardado) ¡No, Chiquito! Os doy la
¡Manso mico! [Manso bueno! oportunidad de huir, en corre nada
más. Notificaré al capitán que no os
FRAILE 3: [Chiquito, por amor de Dios! ¡Eran in- he visto ... a ninguno de vosotros!
fieles! La horca es para los rebeldes y
los idólatras! Vos no sois rebelde, vos CHIQUITO: Chiquito creer promesa tuya ...
sois fiel, vos sois manso!
Uno de losfrailes alcanza a correr y muestra una cruz de
FRAILE 1: (Grita desesperado) [Capitán, capitán ... palo hecha de regular tamaño y prácticamente la coloca
traed a los soldados! frente a la cara de Chiquito; Chiquito lo empuja con des-
precio.
CHIQUITO: [Manso acá... manso allá... manso
trai esto ... manso ve ... manso viene ... FRAILE 2: [Os habéis condenado por esto! ¡Dios
manso levanta ... manso deja ... manso dejará caer su ira sobre ti, sobre toda
no come... y manso siempre hace y vuestra descendencia y toda vuestra
siempre deja... y levanta y lleva ... tribu y aniquilará y maldecirá por
manso siempre caso, siempre mico, siempre este pueblo!
siempre bueno ... siempre manso ...
88 89
CHIQUITO: ¡Dios mata manso ... manso te mata a
til
l.

Chiquito sujeta por la cara al fraile 2 y de un tajo le corta
el cuello. Los otros mansos, dando gritos de combate hacen
lo mismo con los otros frailes. Se escuchan gritos y todo se
hace confuso. Un juego en la iluminación vuelve más dra-
mática la escena. Cuando todo ha terminado, los mansos
agrupados corren a proscenio y lanzan gritos de victoria.
Chiquito toma la cruz de palo hecha, la ve y luego mirando
alfrente muy claro dice:

CHIQUITO: Dios no quiere manso... man~Ó no
quiere Dios. Dios mata manso ... (rom-
pe con su pie la cruz de palo) manso mata
Dios... !

Entra música. la imagen se congela por unos segundos.
Oscuro.

TELÓN

90

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful