Está en la página 1de 182
& Elimina Virus Mentales a-perpective orkginil a portir del Conceptos de vipuy latrodhuecichis plow Rubert Da! URANO APTACECIMIEMEOS «.n.00cn1-Ciponaeneecsuresenestethine: centage aaa em Lt PRIMERA PARTE LOS VIRUS MENTALES 1. El caldo de cultivo: la coherencia y el sentido ......... 5 2. Toes iPS sc ee Ve es ee ea sie So 3. Los virus desencadenantes ............. Beast ee ant ee 61 Ae LS ATS ERICH Sn cette eee 93 S, ~ bos vittis Géminis: ‘lho i ki wha dia ww ares 125 6. Los viras asesinos ....2<.-..o.s aco kei eee 147 SEGUNDA PARTE | LOS VIRUS MENTALES Y LA CURACION | 7.~ ‘Laterapiade virus mentales: —..i aeeee 167 | 8. LA MEPESION ..ccvicencrscanneenmmieens aie eee 189 9. Las alerpias: accion ee eee 209 TOS, — TPR are. eee benececchecennecvrsenieddtie 2 Sve nero 219 TERCERA PARTE LOS VIRUS MENTALES Y EL TRABAJO 11. Cémo acabar con la procrastinacién ahora mismo .... 245 — 12. Para superar el temor al fracaso y el temor al éxito .. 253 a ee 10 ELIMINA LOS VIRUS MENTALES CON PINL CUARTA PARTE LOS VIRUS MENTALES Y EL AMOR 13; “LOS Virus INMOS: — «-.scs2.2- ee eeeersneerrnte teeter 14. La comunicacion Sig ATIEUIS Sh occcssvenetreeenegnrnete neste tee QUINTA PARTE HACIA LA PLENITUD 15. Conseguir los resultados que deseamos en la vida ... 16. Mas alla de los virus mentales ....-..-+-:1see errs “s APENDICES Apéndice I: La definicién de tu proyectO © ........:eeeererseeeree Apéndice I]: ReCUrsOs «....:sse+ssssssssereeesenensteentennn nee _Apéndice II: Tipos de virus mentales .......--::::eseetee Apéndice IV: Ejercicios «..-..e-evseierretssrcenrerenn rrr Apéndice V: Claves de COMGUCEA oo. eeeeeesseceeeeeseereeeteeeseeererey® Apéndice VI: Soluciones ANLEVITICAS ...s0s--secceeneeseecersrseneeetetss 297 321 331 Agradecimientos Me gustaria expresar mi gratitud 4 las numerosas personas que han hecho posible este libro, en especial a las siguientes: Frank Weimann, mi agente, que reconocio y presto apoyo a mis visiones; Adrienne Ingrum, que intervino decisivamente en llevar mis visiones a la imprenta, Robert Dilts, que concibio la idea de los virus mentales y dio a conocer la PNL al pais y a mt personalmente, Lynn Larson, que con su apoyo emocional, su fe en mis ideas y su trabajo de revision me ayudo a llevar a buen fin la obra. by | | . PRIMERA PARTE Los virus mentales : El caldo de cultivo: la coherencia y el sentido El sentido de las cosas no reside en las cosas en si, sino en la actitud que observamos hacia ellas. ANTOINE DE SAINT-EXUPERY 20 de julio de 1969. Ya habia amanecido y el sol aparecia muy por encima del horizonte, pero el cielo estaba negro como el car- bon. Los primeros astronautas estadounidenses en llegar a la Luna miraban expectantes hacia la Tierra desde aquel paisaje baldio. Tras afios de riguroso entrenamiento, habian llegado al punto optimo de coherencia fisica, mental y emocional y, no obstante, estaban.a punto de ser testigos de la experimentacion de una nueva forma de coherencia que tendria repercusiones cientificas espectaculares. Con excepcidn de aquellos dos alienigenas terricolas, la Luna estaba deshabitada. O tal vez no. De hecho, los impactos de los meteoritos habian sembrado la superficie lunar de aminoacidos, verdaderos «ladrillos» o piezas fundamentales de toda forma de vida. ;Cuando podemos decir que existe vida y cuando no? | En las profundidades de las remotas selvas tropicales de aquella esfera celeste y acuosa perdida en el cielo, acechaban combinaciones microscépicas de proteinas y material genético, esperando con paciencia que llegara el momento de cobrar vida. En si mismas, habia tan poca vida en ellas como en la Luna, si bien en el nticleo de una célula huésped, cuando el hombre se 13 16 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES aventurara en esas regiones, estas combinaciones volverian a poseer el milagro de la vida, es decir, la capacidad de reprodu- cirse. Con el tiempo, las plagas del sida, el ébola y otros virus asolarian el planeta Tierra. Por aquel entonces no se conocia la existencia de los virus informaticos. Sin embargo, en aquel momento un fallo en los ordenadores del control de la misién podria hacer fracasar el experimento que estaba a punto de realizarse y, posiblemente, poner en peligro las vidas de los astronautas. Marie, una de las programadoras, tampoco sabia de la existencia de los virus infor- maticos. Sabia que sus programas eran un éxito total y, sin embargo, aquel éxito le producia un extrano sentimiento de decepcién. Miré a su marido, Jason, sin duda el hombre de sus suefhios, y se pregunto por qué, de cuando en cuando, aunque de forma regular, ella hacia cosas que ponian en jaque la rela- cién. Pens6 en su primo, que agonizaba en la fase terminal de un cancer, y dejo escapar un estornudo como respuesta alérgica al microscopico polen de julio que flotaba en el aire. La Luna, que se encuentra a una distancia media de 384.400 kilémetros de la Tierra, puede ser un lugar sumamen- te solitario. Sin embargo, es una posicién inmejorable para gozar de una buena perspectiva. Cuando observamos nuestro mundo desde el «exterior» nos embarga una sensacién muy intensa de las cosas que son importantes en la vida y de las que no lo son. Cuando pensamos en nuestra propia vida, y tal vez imaginamos que nos encontramos cerca del final, ;tenemos una nocién de lo que realmente ha sido nuestra existencia? éCoémo tendriamos que vivir? ;Qué necesitamos para alcanzar nuestras metas? ;Qué experiencias nos habria gustado vivir? @Como tendriamos que ser para que, llegado el momento final, pudiésemos mirar hacia atraés, sonreir y pensar: «Ha sido real- mente una vida plena de satisfacciones»? Por otro lado, squé nos impide fijarnos un rumbo en la vida, desde cuyo final podamos lanzar una mirada hacia atras y sentimos plenamente orgullosos de lo que hemos vivido? Tal vez ya hemos empren- dido el camino, pero si no es asi, ;qué nos lo ha impedido? Acaso: El caldo de cultivo: la coherencia y el sentido \7 * jlo hemos aplazado? * snos hemos visto atrapados en el engranaje de ganarnos la vida para sobrevivir? * shay problemas de salud? * jstenemos temor al fracaso o temor al éxito? * jno tenemos la calidad de relaciones intimas que deseamos? * sno sabemos administrar eficazmente nuestra economia? - ssufrimos de alergias, cansancio o depresiones periédicas? Supongamos que un dia descubris que todos los obstaculos internos que se erguian entre vosotros y vuestra capacidad de alcanzar el destino deseado eran producto de un grupo de virus bioldgicos recién descubiertos por los cientificos. Y supongamos que también existiera una solucion antivirica, sin efectos secun- darios, que pudieseis comprar en la farmacia. ;Acaso no seriais los primeros en poneros a la cola? O supongamos que descubris que todos estos obstaculos internos los provoca un misterioso mecanismo de vuestro ordenador personal. Si pudieseis adquirir un programa antivirus, ;no lo comprariais para instalarlo inme- diatamente? Sin duda, estos casos hipotéticos os pareceran improbables. Pero ;c6mo reaccionariais si os dijera que todos los obstaculos internos que se yerguen entre vosotros y el lugar que queréis alcanzar en la vida son el resultado de disfunciones del pensa- miento que tienen un parecido asombroso con los virus bioldgi- cos e informaticos, una clase de virus que podriamos denominar virus mentales? Tal vez ahora os parezca mas probable. Suponga- mos que pudiésemos disponer de una Terapia de Virus Men- tales’. Al cabo de un breve periodo, podriais: * romper con los modelos autodestructivos, como ‘el temor al fracaso o al éxito, las continuas postergaciones o los conflictos internos; * conocer alternativas eficaces que reemplacen los medicamen- tos para aliviar alergias y depresiones; * descubrir el eslabén perdido que sanaria vuestra mente y vuestro cuerpo con resultados tres veces mas eficaces; ee he os Pitre 18 ; PARTE I; LOS VIRUS MENTALES e reconocer los cinco tipos de «minas terrestres» que destruyen la mayoria de las relaciones intimas, * comprender cémo los virus mentales matan a mucha mas gente que el sida, el ébola y los demas virus bioldgicos juntos; ° superar los virus mentales para usar el cerebro con precision de laser, ver realizadas las aspiraciones personales y alcanzar la plenitud espiritual. Sobre estos temas versa este libro: reconocer los virus men- tales como la base comuin de los modelos autodestructivos, y aplicar remedios antiviricos de facil empleo para mejorar la salud, las relaciones, la carrera profesional, la cohesidn social y la realizacion personal. La satisfaccién personal fue, a no dudarlo, uno de los prime- ros sentimientos que los astronautas experimentaron al pisar triunfalmente la superficie lunar y mirar hacia la Tierra, pensan- do en el experimento que estaban a punto de protagonizar. «Ahi esta», observaron los astronautas cuando el destello de luz pro- _cedente de la Tierra reboto en los reflectores angulares que ha- bian montado. El destello recorri6 con precision milimétrica el camino de vuelta hasta el punto de origen en la Tierra. Aquella luz, claramente visible para los astronautas, podia observarse desde la Luna a niveles tan bajos como 15 vatios, potencia que corresponderia a una lamparilla doméstica. Lo que no podian ver eran los millones de vatios de las luces de Nueva York en la noche. ;Como era posible que una luz mas débil, de 15 vatios, fuera claramente visible, mientras que ciudades enteras en la Tierra no alcanzaran a iluminar el cielo lunar? La coherencia La diferencia radica en la coherencia. Cada particula de luz de esta novedosa y extrafia fuente de 15 vatios vibraba en sincronia con todas las demas. Todas ellas se sumaban, de forma construc- tiva, para producir un haz coherente de luz. En cambio, la luz normal esta compuesta de particulas, o fotones, que, en general, El caldo de cultivo: la coherencia y el sentido 19 funcionan unas contra otras de manera destructiva. De modo que 15 vatios de luz coherente brillan mas que millones de vatios de luz no coherente. Cuando una persona se encuentra bien de salud, el cuerpo funciona de forma coherente. Todos los sistemas trabajan juntos y en armonia para sostener la vida y producir una sensacion de bienestar. En parte, el poder de un ordenador reside en el fun- cionamiento coherente de sus circuitos, que ejecutan complejos calculos a la velocidad de la luz. Cuando un virus bioldgico invade el cuerpo, el funcionamiento deja de ser coherente. El cuerpo debe funcionar contra si mismo y destruir las propias células infectadas por el virus. Los resultados de una infeccién virica pueden ser muy diversos, con un espectro de posibilida- des que van desde un resfriado relativamente benigno hasta el letargo de la fiebre, o a la descomposicion de los 6rganos inter- nos, como en el caso del ébola. Un virus informatico que invade los programas o afecta a la memoria del ordenador también se traduce en una falta de coherencia en el funcionamiento del equipo. El resultado puede ser inocuo, como el teclado que pro- duce un sonido extrario el dia 18 de cada mes, aunque también hay virus que destruyen los archivos guardados en el disco duro. Un articulo publicado recientemente en Newsweek afirmaba que el cerebro humano es la creacién mas compleja del universo conocido. Hay quienes calculan que en el cerebro humano, con sus diez mil millones de células, hay unas 10°" (equivalente a un 1 con 800 ceros a la derecha) vias posibles de interaccion entre las células. La naturaleza nos ha dotado con el producto de ingenierfa mas asombroso del universo, pero no ha incluido el manual de instrucciones. Ademas, no siempre resulta de {facil manejo para el usuario. \- gHasta qué punto es coherente el cerebro de una persona normal? ;En qué medida estamos a salvo de los virus mentales? Para formarnos una idea, podriamos preguntar cuantas personas en este pais provienen de familias de ideas claras, emocional- mente equilibradas, familias que podriamos denominar funcio- nales. Seguin la célebre psicéloga familiar Terrance Gorski, una familia funcional es, ante todo, una familia que educa a los nifios 20 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES y les proporciona las capacidades intelectuales, emocionales y de relaci6n necesarias para actuar de forma eficaz como adultos. Las facultades intelectuales capacitan a las personas para dar sentido a las realidades externa e interna. Esto significa un mini- mo de disfunciones, distorsiones y rechazos de percepcion. Las facultades emocionales, a su vez, preparan a las personas para 1) reconocer sus propios sentimientos; 2) expresar esos senti- mientos a otras personas, y 3) ser capaces de escuchar, y atender a, los sentimientos de los demas sin adoptar una actitud defensi- va. Las facultades relacionales permiten a las personas comuni- carse con éxito en el espectro de posibles relaciones humanas, incluyendo el mayor desafio de todos, las relaciones amorosas. {Cuantos de nosotros hemos observado, en los mayores que nos cuidaban de ninos, esta manera de vivir la vida plenamente y de darnos todos las herramientas que necesitabamos? Gorski calcula, con optimismo, que sélo un 20 0 un 30 por ciento. Nuestro nivel de coherencia El siguiente ejercicio os dara una vision de vuestro nivel de pen- samiento coherente. Fjercicio 1 La coherencia de vuestro pensamiento Contestad a las siguientes preguntas acerca de vosotros mismos. Hacedlo con franqueza. 1. sCrees que, de vez en cuando, no actUas como eres, o que experimentas un estado emocional que mas tarde te desa- grada? gSueles dejarlo todo para manana? 3. gSufres alergia cuando te expones a cierto tipo de polen, a productos quimicos, a alimentos o a animales? 4. ;Has tenido bloqueos de aprendizaje en alguna asignatura en el colegio? i E! caldo de cultivo: la coherencia y el sentido 21 sl jHas sentido temor ante el fracaso o el éxito? ¢Te resulta dificil tomar decisiones? oO 7. Cuando eras soltero/a y salias con alguien, ;temias que te rechazaran al acercarte a tu nuevo/a amigo/a? 8. Cuando mantienes una relacion, jhaces cosas esttpidas que acaban socavandola? 9. ;Tienes alguna inclinacién por ciertas adicciones, como fumar, comer chocolate o tomar café, aunque sepas que no son buenas para ti? 10. sSufres depresiones? Si, como la mayoria de las personas, contestdis afirmativa- mente a por lo menos una de estas preguntas, podréis realizar grandes progresos para mejorar vuestra salud y conseguir la cali- dad de relacién que deseais. Siguiendo los ejercicios y orienta- ciones de este libro, podréis disminuir los conflictos internos, acabar con los bloqueos de aprendizaje y, tal vez, aliviar las alergias o la depresion. Lo que mas cuenta en la vida no es tanto lo que nos sucede o no nos sucede, sino nuestra manera de dar un sentido a lo que la vida nos proporciona. Las personas mas felices y mejor adap- ‘tadas que conozco tienen en comun esta cualidad magica, a saber, la capacidad de dar un sentido a las experiencias de la vida de un modo realmente util, para liberarse de los retorcidos g i r 0 S de los virus mentales. Para entender mejor los virus mentales y como nos afectan, pensemos, en primer lugar, en nuestra mane- ra de dar un sentido a las cosas. Analizaremos brevemente: 1. El pensamiento ceherente. . 2. La Programacion neurolingtistica, que nos proporciona una comprension de cémo pensamos y que constituye un instru- mento basico de la terapia de virus mentales. 3. Las fuerzas duales que normalmente nos motivan. 4+. Nuestra manera de dar un sentido a las cosas basandonos en el estado emocional que experimentamos. 22 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES 5, Cémo influye en el sentido que damos a las cosas lo que sen- timos fisicamente y nuestros mapas internos de la realidad. 6. Como las creencias, los valores y el aprendizaje también influyen en nuestra manera de dar un sentido a las cosas. 7. Como los virus mentales inutilizan los proceses menciona- dos mas arriba. . El pensamiento coherente Hace siete alos a Dana, una gran amiga mia, le diagnosticaron un cancer de ovario en estado avanzado. De las personas que sufren este tipo de cancer sobreviven solo el 15 por ciento. El tanico tratamiento disponible en ese momento pata mi amiga era la agresiva quimioterapla y la introduccioén de tubos en sus pul- "mones y otros 6rganos con el fin de extraer el exceso de fluidos acumulados. De vez en cuando, Dana me contaba cosas espan- tosas sobre el sufrimiento adicional de tener que sometetse a tra- tamientos médicos mal concebidos, a la burocracia, a la falta de apoyo econémico y al hecho de que se estaba muriendo con solo cuarenta y dos afios. Sin embargo, lo que yo encontraba real- - mente notable en ella era que, a pesar del dolor y el sufrimiento, casi siempre lograba dar un toque humoristico a estas situacio- nes, o al menos contarlas con humor. Dana era una mujer que se entregaba totalmente a su singu- laridad, de una manera casi ludica, encantadora e infantil. En una ocasion, me conto que habia vendido su casa para Comprar una barcaza y vivir en ella, porque penso que aquello seria una aventura. Las personas se sentian magnetizadas de forma natural por su capacidad para estar aqui y ahora, y para ver el lado posi- tivo y divertido de las cosas que le sucedian. Sospecho que esta- ba mas viva durante su agonia que muchas personas que gozan de perfecta salud. Como podéis imaginar, las visitas entraban y salian del hospital para embeberse de su presencia y aprender su secreto vital antes de que falleciera. Todas las tradiciones religiosas y espirituales nos dicen que asi deberiamos vivir, viendo el lado bueno de las cosas, recono- Nae = oan fe a — | SE ES EE — El caldo de cultivo: la coherencia y el sentiao ciendo lo que hay de valioso en todo lo que nos sucede. Por des- gracia, en la mayoria de los casos no nos dicen como vivir de esta manera. ;Cémo puede una persona como Dana seguir ade- lante, emocional y espiritualmente, y mantener su encanto inte- rior en las peores condiciones? ;Como puede un Thomas Edison fracasar miles de veces en la fabricacion de una bombilla y seguir adelante, sin tener la certeza siquiera de que a la larga funciona- r4? ;Como pueden algunas personas mantener una concentra- cion que les permite aprender una lengua extranjera en uno 0 dos meses? Creo que se trata de ejemplos del poder de un pen- samiento genuinamente coherente. Fijaos de cuando en cuando en aquellos dias especiales, cuando todo parece que funciona tal como deseais. Hacéis lo correcto en el momento correcto. El partido de tenis ha sido espectacular, o habéis dado con las respuestas apropiadas en una reunion importante. A veces parece que aquel dia no podria haber sido mejor ni aunque lo hubieseis planeado. jAcaso dias como éstos suceden al azar, o hay alguna otra explicacion? Ejercicio 2 Aquellos dias tan especiales Haced una lista de las cualidades que, segtin vosotros, hacen de esos dias especiales algo unico. {Como os sentis fisicamen- te? sQué emociones tenéis? ;Como veis el mundo? ;Reconocéis algtin sonido especial? ;De que Upo de creencias de aquellos dias especiales sois conscientes? Durante un pat de minutos, anotad todas las caracteristicas que podais, lo mas rapidamente posible. A continuacién, presentamos una lista de las cualidades mas frecuentemente citadas en respuesta a este ejercicio. Comparad- las con vuestra propia lista: 3 ¢ Me siento relajado. ¢ Todo encaja. ¢ Me siento espontaneo. ¢ Estoy contento y lleno de energia. 2+ PARTE J; LOS VIRUS MENTALES * El dia parece mas luminoso. . * Las cosas me salen a pedir de boca. * Mi estado de animo contagia a otras personas. * j5on dias sumamente raros! éComo encajan estas cualidades con vuestra experiencia? Estos dias son el resultado, al menos en parte, de un pensamien- to coherente. Por otro lado, el pensamiento no coherente nos deprime a causa de problemas mucho més pequenos que los que padecia Dana (las facturas mensuales, los desacuerdos en nues- tras relaciones personales, o la limpieza de la caja del gato). Vivir y ser fieles a nuestro caracter unico, como hizo Dana, es un com- ponente importante del sentido que damos a la vida. Incluso puede darnos una clave para que ese tipo de dias especiales se repitan mas a menudo. Asi, tomé la decision de hacer de la revelacién del secreto de Dana un objetivo prioritario de mi crecimiento personal. Sdlo un ano mas tarde, cuando s€guia un curso de Programacién neurolingtistica (PNL), descubri mi primera clave. La Programacion neurolingttistica La Programacion neurolingwistica, o PNL, fue desarrollada en 1975 por John Grinder y Richard Bandler en la Universidad de California en Santa Cruz, y fue popularizada aiios mas tarde por — Tony Robbins con su éxito editorial El poder sin limites.' La PNL proporciona unas técnicas sencillas pero poderosas para cambiar el comportamiento y nuestros estados emocionales, para influir “fl otras personas y tomar como modelo a personas sobresalien- tes. Estos métodos se aplican actualmente en la educacién y en las terapias de relaciones personales, en los negocios, el deporte y la motivacién personal para la consecucion de logros y aspira- clones. Grinder y Bandler iniciaron su trabajo tomando como 1. Tony Robbins, El poder sin limites, Gnijalbo, Barcelona, 1993. FI caldo de cultivo: la coherencia y el sentido 25 modelo a un grupo de grandes comunicadores, terapeutas y sanadores: Milton Erickson, Virginia Satir y Fritz Perls, y luego copiaron los resultados «magicos» que obtenian estas personas. Al estudiar PNL, empecé a vislumbrar las posibilidades del pensamiento coherente. Ademas, Robert Dilts, uno de mis for- madores, fue una de las primeras personas a las que oi hablar de la expresion virus mentales para describir un extranio conjun- to de disfunciones en el pensamiento humano que producen un comportamiento autodestructivo y distorsionan la coheren- cla mental. En PNL, coherencia mental también equivale a con- gruencia, es decir, a no estar en conflicto con uno mismo y con- seguir que nuestros aspectos inconscientes funcionen como un todo armonico. La PNL estudia como procesamos la experiencia sensorial, como representamos la informacion en nuestra mente y cémo damos sentido a lo que experimentamos en la vida. El prefijo neuro se refiere a la neurologia, o sistema nervioso. El término lingutstica se refiere a los modelos linguisticos, és decir, cémo el lenguaje influye en nuestra manera de pensar y que revela el uso de las palabras acerca de nuestros modelos inconscientes de la realidad. Los modelos linguisticos se telacio- nan con los modelos de pensamiento. Hay fundamentalmente tres maneras de pensar: * pensamiento visual, en el que elaboramos una imagen en nuestra mente; * pensamiento auditive, que nos permite tener un dialogo inte- rior 0 conversacién con nosotros mismos;: * pensamiento cinestésico, relacionado con las sensaciones o emociones internas. La visual, la auditiva y la cinestésica (V/A/C) son modalidades del pensamiento y la percepcion. Programacion se refiere a una secuencia de la experiencia sen- sorial externa e interna, V, AoC, que experimentamos para aleanzar un estado emocional, como sentirse motivado, frustra- hee ——_—_ Sr 26 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES do, concentrado o deprimido. Por ejemplo, cuando pongo en practica aquello de «ya lo haré manana», podria: ver que hay que limplar el garaje (visual externo, © Vv): -» oir una severa voz interior que me dice: «Tienes que hacerlo» (auditivo interno, 0 AY * oir otra voz interior, quiza mi lado rebelde, que dice: «No quiero hacerlo» (auditivo interno, 0 A); ¢ imaginar todos los detalles tediosos necesarios para llevar a cabo la tarea (visual interno, 0 V) y, finalmente, AY voz interior «No quiero hacerlo» A’ voz interior «Tienes que limpiarlo» MI PROGRAMA «YA LO HARE MANANA» Vv: V: Observar el garaje sucia Imaginar los detalles tediosos’ a Sentirme paralizado sentirme paralizado por el conflicto interior entre tener que hacerlo y no querer hacerlo (cinestésico interno, 0 C). Fn resumen, mi programa 0 estrategia para aplazar la reali- zacion de una tarea se pertila de la siguiente manera: La razon por la que mi programa «ya lo haré manana» fun- ee ected eel celine es ciona tan bien es que es incongruente. en mi hay aspectos inter- nos en conflicto. Cuando entendi esto, descubri mi primera clave para entender el secreto de cémo Dana pensaba y vivia. Clave numero 1: Ser congruentes en nuestro pensamiento. Tra- bajar para que nuestros aspectos mentales y nuestros aspectos emocionales se alineen con nuestro cardcter unico y nuestro atractivo interior. Desde luego, esto significa lograr la paz entre los aspec- tos internos en conflicto y entrar en contacto de manera mas ‘ntensa con lo que hace que nos sintamos tinicos como seres humanos y que sigamos el camino mas fiel a nuestro caractet unico. Otra clave para comprender nuestra manera de dar un sent- do a las cosas consiste en analizar las fuerzas duales que condu- cen ala motivacion. ;Qué nos motiva en la vida? Algunos partidarios de la PNL sostienen que sdlo hay dos fuer- zas presentes en todo comportamiento y motivacién humana. Estos son el temor a sentirse mal (experimentar estados emocio- nales dolorosos) y el deseo de sentirse bien (experimentar esta- dos emocionales placenteros). Lo que la mayoria de nosotros deseamos en la vida, es decir, felicidad, amor, bienestar, poder, éxito, etc., son simplemente estados que nos hacen sentir bien. Ejercicio 3 La motivacion en nuestros objetivos Dibujad tres columnas verticales en una hoja. En la primera escribid una lista de cinco objetivos importantes que os gustaria alcanzar en el plazo de un ano. Junto a cada uno de éstos, en la segunda columna, anotad por qué es importante para VvosoLlros 28 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES lograrlos. En la tercera columna, escribid la emocion o pensa- miento que experimentariais al lograr cada uno de ellos. jEs uno de vuestros objetivos tener mas dinero? Si la res- puesta es si, por qué queréis mas dinero? Tal vez digais que queréis comprar algunas cosas. Y yo preguntaria: ;por qué que- réis comprar esas cosas? Vosotros diréis que el hecho de poder comprar lo que queréis os hace sentir poderosos. Por lo tanto, sentirse poderoso es el estado agradable que buscais, y el dinero es uno de los medios para alcanzar dicho estado. Si vuestro obje- tivo es tener una relacién, puede que éste tampoco sea el objeti- vo fundamental. ;Qué es lo importante para vosotros en tener la clase de relacién que desedis? Tal vez os agrade el sentimiento de estar enamorados, o quiza la relacién de pareja hace que os sintais mas SEZUTOS, O tal vez os sentis mas conectados cuando existe el compafierismo de por medio. Una vez mas, lo que real- mente perseguis son estos estados agradables. Tener un coche nuevo podria daros un sentido de libertad. Tener una orienta- cién espiritual podria dar mas sentido a la vida. Ejercicio 4 Estados emocionales de temor Enumerad rapidamente cinco estados emocionales que evitariais a cualquier precio. Pueden ser estados como la humillacion, la depresion, el agobio, la ira, la confusién o el temor. Supongamos que un/a amigo/a os invita a hacer algo que nunca habéis hecho, como ir a bailar salsa, visitar una feria de productos informaticos o saltar en las camas elasticas. Al valorar cada una de estas posibilidades, ;con qué emociones relaciondis aquella actividad? Si la relacionais con el aburrimiento, la humi- llaci6n o el temor por vuestra integridad fisica, estados que a cualquiera de nosotros nos gustaria evitar, es probable que no sigdis adelante. Por otro lado, si asociais la idea con una posible aventura, con un momento de diversién o con la posibilidad de conocer gente, es mas probable que participéis. En parte, enten- der y dar un sentido a lo que la vida nos presenta consiste en El! caldo de cultivo: la coherencia y el sentido 29 juzgar inconscientemente si-lo que vivimos nos conducira a un estado placentero o doloroso. Como valoramos las experiencias de la vida Si esto es cierto, entonces jqué determina si lo que vivimos es emocionalmente doloroso o placentero? Aparte el dolor fisico puro y duro, esto no siempre es evidente. Puede que una per- sona asista a una clase de danza y cometa muchos errores y, aun asi, que se divierta mucho, mientras que otra persona vi- vird la misma experiencia como una humillacién. Habra quien encuentre al hombre o la mujer de sus suefios, se enamore y se sienta maravillado por.la vida, mientras que otros, igual- mente enamorados, se sentiran paralizados por la idea de la intimidad. Desde la perspectiva de la PNL, la evaluacién dolorosa o pla-— centera de las experiencias vividas viene determinada por 1) nuestra fisiologia, 2) nuestros modelos o mapas mentales sobre qué aspecto tiene para nosotros el exterior (lo que deno- minamos representaciones internas), y 3) la manera en que nues- tros modelos de la realidad coinciden con nuestras expectativas, valores y relaciones. Esperamos naturalmente que el aprendizaje y la facultad de dar un sentido a las cosas generen un mapa interno de la reali- dad mas o menos preciso. Sin embargo, he descubierto que bajo las circunstancias adecuadas, aprender y dar un sentido a las cosas puede generar disfunciones en el pensamiento que con- duzcan a la incongruencia, es decir, a los «virus mentales» que mencionaba Robert Dilts. La fisiologia Nuestras sensaciones fisicas (o fisiologia) tienen un profundo efecto en la manera en que damos un sentido a las cosas. ;Nos eee 30 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES sentimos descansados? ,;O cansados? ,Tenemos energia? A menudo, observamos que aquellos dias especiales se producen después de un buen sueno restaurador o de una sesién de fisio- dinamica o de cualquier actividad con la que nos sentimos fisi- camente vivos y vibrantes. Una buena fisiologia depende de una dieta adecuada, del ejercicio, del descanso y de evitar el consumo de drogas. Sin embargo, otros factores como la postura, la respiracion, a veces lenta y profunda, o el movimiento de los musculos faciales, pue- den tener un impacto profundo en la fisiologia. Por ejemplo, en un estudio realizado con personas que manifestaban sintomas maniaco-depresivos, se pidié a un grupo de pacientes que dedi- caran 15 o 20 minutos ai dia a sonreir. Al cabo de un tiempo estas personas experimentaron una mejoria notable en compara- cién con el grupo de control. El resultado se explica por el hecho de que la sonrisa estimula la secrecion de los neuropéptidos y neurotransmisores que el cerebro produce de forma natural cuando experimenta una sensacién de bienestar, Adoptar la fisiologia de un estado emocional que deseamos, como si estuviésemos experimentando aquel estado, es una de las maneras mas rapidas para inducir dicho estado. Ejercicio 5 El marco «como si» Supongamos que lo que vais a aprender en este libro trans- formara vuestra vida y os permitiera realizar hasta los suenos mas osados. Si supierais con certeza que esto va a suceder, jcOmo estariais sentados? Os sugiero, entonces, que 0s sentéis de esa manera. Pensad en como respirariais si os sintieseis en plenitud de facultades y controlarais vuestro destino. Respirad de aquella manera y observad qué sentis. ;Como seria vuestra expresion facial en ese estado? Os sugiero que adopteis esa expresion. Una vez que haydais hecho todo esto, volved a obser- var que sents. El caldo de cultivo: la coherencia y el sentido a1 Las representaciones internas jHabéis visto alguna vez esos documentales de la television sobre la naturaleza en los que las camaras nos ensenan el mundo tal como lo ven los gatos? Los gatos poseen una visién nocturna excepcional. Entonces el documental contrasta esa visién con la de los reptiles, que son capaces de percibir el espectro infrarrojo. A continuacién, para mayor contraste, el documental nos descri- be el ojo de la mosca. Este insecto tiene una estructura visual de multiples imagenes del mundo. Cada animal ve el mundo de una manera asombrosamente diferente y unica. Si estos ani- males pudiesen de alguna manera comunicarse entre si y des- cribir el mundo que ven, {cual de ellos lo estaria viendo correc- tamente? Algunas personas dirdn que ninguno de ellos. Pensaran que los seres humanos son los tinicos animales que ven el mundo correctamente. Sin embargo, hay que recordar que los pajaros poseen tna agudeza visual muy superior a la nuestra. De hecho, todos los animales, mediante la visio6n y las demas sentidos, se crean un modelo o mapa interno tnico del mundo. ‘Es evidente que nosotros no percibimos directamente la rea- lidad sino un modelo neuroldgico, las Representaciones [nternas creadas por nuestros sentidos. Sin embargo, debemos compren- der que nuestros mapas internos no representan con total preci- sién lo que sucede en nuestro entorno o en nosotros mismos. Uno de los supuestos basicos de la PNL es que EL. MAPA NO ES EL TERRITORIO. El menti no es la comida. La ecuacion no es la realidad fisica. Sin embargo, estos ejemplos proponen una manera mas o menos precisa de representacion de la realidad. Conscientemente, nos centramos en una 0 varias cosas a la vez, de modo que las innu- merables impresiones que, segundo a segundo, bombardean nuestros sentidos son filtradas inconscientemente. Nuestros valores, creencias y expectativas también pueden causar distor- siones, omisiones y generalizaciones en la manera de percibir las cosas. 32 >ARTE I: LOS VIRUS MENTALES LAS DISTORSIONES. jAlguna vez os ha sucedido que, después de cenar con amigos en un restaurante, habéis tenido que poneros de acuerdo para dejar la propina? Uno de vuestros amigos dira que el servicio era bueno, porque suele acudir a un restaurante donde es mucho mas lento. Otro pensara que la camarera era grosera, porque interrumpia la conversacion cada vez que se acercaba a la mesa. Tal vez otro pensar que la camarera era cali- da y amistosa porque le recordaba a su tia preferida. Cada uno de vosotros habra tenido la experiencia de la misma camarera, pero vuestras percepciones han sido distorsionadas por asociacio- nes y expectativas anteriores sobre como €sta debia realizar su trabajo. LAS OMISIONES. En este momento, al leer estas lineas, ssois cons- cientes dé vuestra respiracion (0 lo erais antes de que yo lo men- cionara)? ;Sois conscientes de los latidos de vuestro corazon? sComo sentis el codo izquierdo? ;Ois el ruido del trafico en la calle? De hecho, a nuestro cerebro llegan miles de percepciones en todo momento, pero sdlo prestamos atenciOn consciente a una o, a lo mas, a unas cuantas a la vez. El aspecto positivo de esto es que podemos centrarnos conscientemente en aquellas pocas cosas que hemos seleccionado y que requieren nuestra atencion. El aspecto negativo es que omitimos de la conciencia la gran mayoria de la informacion sensonial que percibimos. LAS GENERALIZACIONES. Supongamos que es un caluroso dia de verano y habéis decidido ir a pasar el dia a la playa con algunos amigos. Una de vuestras amigas se distrae observando a una familia cuyos miembros discuten y se insultan. Su conclusién es que la gente en esa playa no es muy amistosa. Otro amigo se fijara en un grupo de musicos que tocan ritmos africanos con sus tambores, y concluira que la gente de esa playa es muy creativa y tocan bien en conjunto. Tal vez veréis a gente pescan- do, jugando con un plato volador 0 al voleibol, de modo que llegaréis a la conclusion de que a la gente de esa playa le agrada hacer deporte. Parte del aprendizaje y la comprensién de como funciona la Fl caldo de cultivo: la coherencia y el sentido 33 realidad tiene que ver con la formulacion de reglas o generaliza- ciones. Las generalizaciones son fundamentales para hacer la vida algo mas predecible, y pueden ser restrictivas 0 erroneas cuando se formulan demasiado rapidamente o sin los datos sufi- clientes. Las distorsiones, omisiones y generalizaciones son como fil- tros que limitan y distorsionan nuestros mapas internos. Aparte de eso, incluso es probable que las percepciones no distorsiona- das no sean las mismas para cada uno de nosotros. ;Acaso vemos todos el color azul de la misma manera? ;U oimos los mismos sonidos en un concierto? ;O experimentamos el mismo sabor con un helado de fresa? Lo dudo. Mas bien, cada uno posee unas Representaciones Internas Unicas de estas y otras experiencias. Nuestras percepciones internas son, probablemen- te, tan tinicas como un copo de nieve. Por desgracia, la mayoria de nosotros suponemos de forma inconsciente que los demas poseen el mismo mapa interno de la realidad. Esto puede provo- car problemas cuando nos relacionamos o trabajamos con otras personas. Una vez creado un modelo interno de lo que experimenta- mos en la vida, el siguiente paso para darle sentido lo damos cuando lo evaluamos inconscientemente. Lo hacemos compa- rando ei modela interno con las creencias, los valores y las aso- ciaciones que hemos aprendido en el pasado. Observad que aqui el punto clave no es que comparamos la verdadera realidad con lo que ésperamos que sea, sino que comparamos nuestro mode- lo interno, mas o menos distorsionado, con la manera como cre~ emos que deben de ser las cosas. —Dan, me he sentido muy humillada durante la fiesta —le reprocho Doris—. jNo parabas de coquetear con esa chica en el rincon del salén, y todo el mundo se ha enterado! Doris estaba irritada, en parte porque creia en la regla tacita’ de que, cuando se tiene una relacion de pareja, su amigo no debe flirtear con otras mujeres, sobre todo cuando ella estaba presente. Parece bastante justo, siempre y cuando Dan comparta la misma creencia o norma. Pero aqui surgen dos problemas. Por un lado, puede que la idea de Dan del coqueteo sea diferente, 34 PARTE I; LOS VIRUS MENTALES aunque tenga una relacion de pareja. Si esto es cierto, tendran que resolver las diferencias entre las creencias y valores que tiene cada cual. El segundo problema es que Doris comparaba su norma 0 expectativa con su representacion interna de lo que Dan estaba haciendo. Esto puede ser completamente diferente de sus senti- mientos y acciones. {Como sabia ella que él coqueteaba de ver- dad? ;Cémo, sin hablar con nadie en el salon, sabia que todos lo veian coqueteando? Al igual que la mayoria de nosotros, Doris se enfado porque se habia violado una norma o expectativa inconsciente. ;Pero vio- lada por qué? En este caso, su norma no ha sido violada por la realidad sino por una interpretacion interna distorsionada. Dan conocia a aquella chica, queria presentarsela a Doris, pero no lograba recordar su nombre. {Qué pérdida de energia emocional! Estas evaluaciones inconscientes son las que producen esta- dos placenteros, temor o dolor. Pensemos que una persona podria ganar la loteria y, al cabo de un tiempo, sentirse deprimi- da. Lo mas probable es que una parte de esa persona crea que no es justo tener tanto dinero, y que esa creencia no concuerde con su Representacion Interna de tener demasiado dinero. jCémo es posible que un gran maestro como Socrates, al ser sentenciado a muerte y obligado a beber cicuta, se sirviera de esa experiencia para ensefiar a sus alumnos lo que experimenta- ba mientras la cicuta surtia su efecto mortal? Su manera de pen- sar relacionaba el aprendizaje a partir de nuevas experiencias, incluso de la muerte, con el placer. Estas evaluaciones incons- cientes que conducen al placer o al temor de sentir dolor se basan en lo que hemos aprendido en el pasado y como lo hemos aprendido. Creencias, valores y aprendizaje El aprendizaje tiene una cara oculta. Por un lado, nos permite dar un sentido a la vida, en primer lugar a través de la memoria, asociando acontecimientos y experiencias relacionados, en se- Ee ae ee ee eee eh Tene mass eater gundo lugar, a través de creencias y expectativas basadas en nues- ‘tra comprension de como y por qué las cosas suceden asi, y, en tercer lugar, a través de las partes (modelos de pensamiento construidos especificamente para protegernos de alguna mane- ra, sepultando recuerdos que podrian ser demasiado dolorosos). Casi todos los aspectos de la vida tienen que ver con el aprendi- zaje, y éste es fundamental en la organizacion de nuestro mapa interno de la realidad y para orientarnos en la vida. Por otro lado, el aprendizaje puede generar errores en el pen- samiento, Las asociaciones, ese mecanismo tan basico de la memoria, pueden ser erréneas. Las creencias, que normalmente nos permiten comprender las cosas de la vida, pueden ser res- trictivas o discapacitadoras. Los modelos mentales que hemos construido para protegernos tal vez entren en conflicto con otros -modelos, lo que crearia conflictos interiores. En resumen, el pensamiento coherente se da: 1. con el apoyo de la fisiologia; 2. cuando creamos un mapa interno de lo que experimentamos con un minimo de distorsiones, omisiones y generaliza- ciones; 3. cuando las creencias, valores y asociaciones que utilizamos de forma inconsciente para evaluar nuestra experiencia son mas 0 menos precisos, productivos y eficaces para conducir- nos a estados agradables y alejarnos de estados dolorosos 0 de temor. El pensamiento no coherente ;Qué produce la incoherencia o incongruencia mental y emocio- nal? ;Por qué en ocasiones las motivaciones se desvanecen? ;Como se explica que a veces tengamos miedo de estados positi- vos y nos sintamos atraidos por lo negativo? En mis catorce anos de trabajo con clientes y con mas de quince mil participantes en mis seminarios, estoy convencido de que el problema esta rela- cionado con las disfunciones del pensamiento a las que ya he 36 PARTE 1: LOS VIRUS MENTALES aludido, que se parecen asombrosamente a los virus bioldégicos e informaticos. Como hemos sefialado, éstas pueden provenir de la cara oculta del aprendizaje: asociaciones erroneas, creencias restrictivas 0 discapacitadoras, y aspectos internos en conilicto. Las experiencias emocionales significativas constituyen el caldo de cultivo de estos virus. Los virus mentales inducen los siguien- tes estados: * temor al fracaso o al éxito; * conductas autodestructivas; * ansiedad ante las matematicas u otros bloqueos de apren- dizaje; * preocupaciones y culpas injustificadas; * expresiones de ira destructiva; * compulsiones y adicciones; * conflictos interiores, que muchos médicos y psicdlogos ven como causa importante o como catalizadores de enfermeda- des crénicas y degenerativas, ¢ modelos destructivos de comunicacién en las relaciones in- timas. Cuando comprendamos los tipos y estructuras de los virus (véase capitulo 2), el caracter unico de cada uno de los cuatro tipos de virus (véanse capitulos 3-6), la Terapia de Virus Menta- les™ (capitulo 7) y cémo la eliminacion de los virus mentales puede mejorar nuestra salud y potenciar nuestra carrera profe- sional, las relaciones amorosas y el crecimiento personal (capitu- los 8-14), tendremos una vision de las posibilidades para crear un pensamiento coherente y congruente, similar al de persona- jes como Socrates o mi amiga Dana. Dana, de hecho, admiraba a los grandes pensadores y personajes histéricos que manifestaban esa claridad de pensamiento, a gente como Edison, Einstein y los primeros hombres en la Luna. Los astronautas miraban hacia la Tierra, asombrados, des- pués de haber sido testigos del poder de aquella novedosa luz, extratia y coherente. Si en es¢é momento hubiesen tenido pre- sente el pensamiento coherente, tal vez se habrian preguntado por Fl caldo de cultivo: la coherencia y el sentido aT la magnitud del poder mental que podria generar ese tipo de coherencia, y cémo el hombre podria transformar la vida en la Tierra. Sin embargo, la Tierra se veia asolada desde hacia tiempo por una epidemia de incoherencia. Aunque esta epidemia mata- ria a mas personas que todas las epidemias viricas bioldgicas por venir, curiosamente no seria reconocida como epidemia virica antes de que pasaran 26 anos. Entre tanto, tres de los mas gran- des sanadores y terapeutas de aquella época (Milton Erickson, Fritz Perls y Virginia Satir) estaban sentando las bases de los remedios antiviricos. Zz Los virus Nuestros peores enemigos, los que debemos combatir en primer lugar, viven en nosotros mismos. MIGUEL DE CERVANTES Wil, uno de mis clientes, habia sido profesor universitario. Habia pasado los ultimos ocho anos de su vida sumido en una busqueda espiritual en un lugar de retiro y meditacion. Un dia decidié no volver a la universidad y se inscribio en un programa de formaci6n para iniciar una nueva profesion. En una ocasion, lo llamé para que me contara como le iban las cosas. —No demasiado bien —me explicé. Una vez acabada la for- macion, mi amigo habia contraido una grave infeccién en los dedos del pie. En los ultimos meses habia consultado varias veces con un médico, que le habia recetado antibidticos para acabar con la infeccién, pero ésta persistia. Ya que su mal le impedia ponerse zapatos, Wil no podia salir a buscar trabajo. —Wil —le dije—, cuando sales a buscar trabajo tienes que pisar fuerte, por decirlo de algtin modo, jno es asi? —Pues si, jasi es! -convino él. ~Y la verdad es que no puedes pisar fuerte con los dedos infectados —aventuré. —No, supongo que no. —;Crees que puede haber alguna otra cosa, aparte de la infec- cién bacteriana? —inquiri. 39 I PARTE I: LOS VIRUS MENTALES —No lo sé. Puede ser. Al cabo de un rato, Wil se desentendio del tema y me conto un telato de ciencia ficcion que acababa de leer. Unos fisicos habian descubierto el secreto de la maquina del tiempo y podian viajar a cualquier época del pasado, de modo que decidian vol-. ver al periodo jurasico para conocer a los dinosaurios. Después de armarse y equiparse adecuadamente con instrumentos cienti- ficos, se internaban en el tunel del tiempo. Lo que descubrian era completamente diferente de lo que se esperaban. En aquella epoca, la Tierra estaba habitada por una colonia de alienigenas gigantes. Estos extraterrestres habian encontrado la manera de reducir la gravedad de la superficie de la Tierra a una sexta parte de su valor normal. Los alienigenas gigantes criaban a los dinosaurios como ins- trumentos pata la guerra en otros planetas. Los fisicos. que no aprobaban este abuso de los recursos de la Nierra, descubrian la manera de modificar la gravedad para que volviera a su valor normal, lo cual provocaba la extincién de dinosaurios y alient- genas. Sin embargo, los alienigenas lograban «sobrevivir» en forma de virus. Su venganza consistia en infectar a todo ser vivo en la Terra, desde las bacterias hasta plantas, animales y seres huma- nos. La tnica manera de que evolucionara la vida en la Tierra era que cada forma de vida desarrollara una respuesta inmuni- taria a estos virus invasores. Al aparecer la inteligencia artificial, los virus habrian cambiado a una forma més idénea para infec- tar los ordenadores. Una vez mas, la unica forma de supervi- vencia de los ordenadores era mediante la creacion de sistemas inmunitarios de programacién antivirica. Wil opinaba que el pensamiento humano es la mas alta expresion de la evolucién en la Tierra, el producto secundario de aquella especialidad que hemos desarrollado como forma de vida, a saber, la corteza cerebral. Pero los virus también habian mutado para infectar el pensamiento humano. Algunas tradicio- hes espirituales habian profetizado un nuevo paso evolutivo de las conciencias, una «Era de Iluminacién» en un futuro cercano, en algtin momento después del ano 2000. Sin embargo, esto no Los virus 4) ocurtiria hasta que reconociésemos los virus de nuestro pensa- miento por lo que son y desarrollaramos una respuesta inmuni- taria apropiada. Yo comprendia que después de ocho afios de reclusion y profunda meditacion, habia un marcado sesgo de espiritualidad en la manera de pensar de Wil. No sé si habia reproducido fiel- mente la historia, pero me gust6 mucho su interpretacion, Para volver sobre el problema de sus dedos, sugeri: —Tal vez tengas un virus. —El me aseguro que la infeccién era bacteriana y no virica, pero se mostr6é dispuesto a consultar y descubrir qué emociones, creencias o antiguos condicionamien- tos podrian haber influido en su infeccién. De hecho, yo sospe- chaba que un virus mental podria haberla desencadenado, o impedia que su cuerpo sanara. iHabéis. tenido alguna vez la sensacién de que sois vuestro peor enemigo, como si de vez en cuando hicierais cosas que difi- cultan vuestro éxito? La primera vez que escuché a Robert Dilts utilizar el término virus mental para describir estos modelos autodestructivos del pensamiento me dije que era una bonita metafora. Algo en mi se preguntaba si no habia algo mas. ;Tie- nen algun tipo de estructura estas disfunciones? ;Se reproducen y alimentan una intrincada vida propia, a la manera de los virus biolégicos e informaticos? ;Qué rasgos tienen en comin con los virus bioldgicos e informaticos? ;Y qué diferencias? ;Como infectan y se propagan? i Para responder a estas preguntas, realicé una investigacién sobre los virus biolégicos e informaticos y me dediqué a obser- var mas de cerca la estructura de las disfunciones del pensamien- to durante las consultas de mis clientes. Los virus bioldgicos Septiembre de 1915. La primera guerra mundial ya ha comenza- do. Nuevas armas letales (el gas mostaza, la ametralladora y los tanques) han sido probadas en esta «guerra que acabara con todas las guerras». Millones de vidas seran sacrificadas. Sin r a Hl PARTE I: LOS VIRUS MENTALES embargo, el arma mas mortifera de todas se esta reuniendo en algun lugar del sur de China. El insolito sistema de lanzamiento son los patos migratorios, En el invierno y primavera de 1918-1919, tres afios después de la mutacion virica que se produjo espontaneamente en el sur de China, el mundo vivio un brote pandémico de gripe que maté a mds de 20 millones de personas. Esta cifra equivalia aproximadamente al 1 por ciento de la poblacion mundial, y era superior al numero de victimas de todas las batallas de la prime- ra guerra mundial. Incluso hoy en dia, el virus de la gripe suele originarse en el sur de China y tarda unos tres afos en llegar a Estados Unidos. La produccion de vacunas para la gripe de- pende de los analisis sobre la gripe que ha afectado a patos, cer- dos y personas en el sur de China tres afios antes. Un virus es una madeja de material genético de ADN o ARN recubierta de una proteina. A veces se lo describe como «mal aguero recubierto de proteinas» o «material genético rebelde». Al parecer, los virus infectan a todas las formas de vida en el pla- neta, desde los patos hasta las setas, bacterias y personas. Algu- nos virus infectan solo a cierto tipo de especies. Por ejemplo, la viruela sdlo afecta a los seres humanos. Otros, como la gripe, pueden cruzar las fronteras entre una y otra especie e infectar patos, cerdos y seres humanos. La morbilidad de los virus y la facilidad con que se propagan son factores que se miden segun el denominado nivel de biosegu- ridad. A pesar de lo mortifero que resulta ser el virus del sida, no se propaga con demasiada eficacia, y solo se situa en un nivel 2 de bioseguridad. En la parte superior de la escala, los virus de nivel de bioseguridad 4, es decir, los virus calientes, se propagan rapida y facilmente, y es imposible curarlos. Los virus tropicales, como la fiebre de Lassa 0 el ébola, pertenecen a esta categoria. Los virus han existido a lo large de toda la historia. Una antigua inscripcion egipcia’ que data de 1500 a.C. muestra a un hombre con la pierna atrofiada, una imagen que se interpreta como secuela de la poliomielitis. En los siglos xu y XIV de nuestra era, 2. «Viruses», Nationa! Geographic, julio de 1994, pp. 64-86. Los virus . 43 la peste bubonica acabo con la cuarta parte de la poblacion de Europa. La viruela, que Cortés y su pequeno grupo de conquis- tadores llevaron por primera vez al Nuevo Mundo, acabo con casi una tercera parte de la poblacién azteca. La morbilidad de los virus depende del tipo de célula que infectan y de la rapidez con que se multiplican. Fuera de la célu- la huésped, un virus practicamente carece de funciones vitales. Cuando ataca a una célula, el virus puede penetrar en ella o inyectarle su material genético. Una vez dentro, se aduena del mecanismo de reproduccién de la célula para duplicarse, Se puede reproducir lentamente, y en ocasiones se escapa a través de la membrana de la célula (un proceso llamado germinacién), o se puede reproducir de forma violenta y reventar la celula. Por lo general, los virus infectan a cierto tipo de células. La gripe y el resfriado comin atacan a las células del aparato respi- ratorio, la hepatitis afecta al higado, y el VIH ataca nuestra pro- duccion de defensas contra los virus, los linfocitos denominados células T citotéxicas. Nuestras defensas naturales contra la invasion virica consti- tuyen el sistema inmunitario. Los linfocitos llamados células T auxiliares realizan un barrido de las células humanas para detec- tar las infectadas por el virus. La membrana celular posee un cédigo proteico en su parte exterior que indica qué tipo de fun- cion cumple. Las células infectadas por el virus suelen tener un cédigo proteico diferente que las células T auxiliares detectan. Una vez que el sistema inmunitario detecta las células infecta- das, erivia destacamentos de células T citotoxicas para destruir- las junto con su contenido virico. Algunos virus mas versatiles pueden ocultarse del sistema inmunitario. Por ejemplo, el virus herpes simple, salvo brotes ocasionales, se oculta en las células nerviosas. El VIH se oculta en nddulos impenetrables para el sistema inmunitario, localiza- dos en unos nédulos linfaticos durante los anos de relativa laten- cia antes de la manifestacion del sida. Por desgracia, durante este petiodo el VIH se multiplica y muta. Cuando los nédulos final- mente explotan, el sistema inmunitario se ve desbordado al detectar numerosas mutaciones del virus original. 44 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES La mayoria de los virus ex6ticos o asesinos provienen de regiones remotas de las selvas tropicales. La posibilidad de una epidemia virica como el VIH, que se calcula habra infectado a unos 40 millones de personas hacia finales de este siglo,’ era impensable hace poco mas de 15 afios. Pero debido a la explota- cion indiscriminada de los bosques tropicales, perpetrada en conjunto por la agricultura, el turismo y la urbanizacion, hay mas personas potencialmente expuestas a los virus asesinos. yy: como sefiala Richard Preston, autor de The Hot Zone [Zona caliente],’ el habitat natural de estos virus asesinos se encuentra a solo veinticuatro horas de vuelo de cualquier gran ciudad del mundo. Una epidemia masiva de virus calientes, como el de la pelicula Outbreak [Estallido], no es del todo imposible. Sin embargo, paraddjicamente, cuanto mas rapido se repro- duzca el virus y mas mortifero sea, menos probabilidades ten- dra de sobrevivir. En regiones remotas, las victimas del virus ébola y de otros virus calientes mueren con tal rapidez que es facil decretar una cuarentena de la poblacién afectada para detener el brote. Afortunadamente, el ébola no se transmite por el aire, y es poco probable que mute para adoptar una varian- te que se propague por el aire. Sin embargo, si existiera un virus caliente que se propagara por el aire, acechando en la selva hasta que fuera transportado a una ciudad de gran- des dimensiones, se podria producir una catdstrofe. Con la explotacion permanente a la que estan sometidos los bosques tropicales, es probable que el sida no sea la ultima epidemia virica, Los virus informaticos En lo profundo de un area de maxima seguridad vigilada por sensores infrarrojos, rejas de acero y cerraduras apropiadas, IBM guarda una coleccion del software potencialmente mas peligroso 3. «The Outbreak of Fear», Newsweek, 22 de mayo de 1995, pp. 48-55. +. Richard Preston, Zona caliente, Emecé. Barcelona, 1994 Los virus 45 del mundo:’ un laboratorio en Hawthorne, Nueva York, ha reu- nido 500 de los 6.000 virus informaticos conocidos. Puesto que los nuevos virus informaticos se producen a un ritmo de mas de 100 al mes, las empresas fabricantes de programas antivirus experimentan ciertas dificultades para mantenerse al dia. Un virus informatico es un cédigo de programacion con ins- trucciones para reproducirse, es decir, hacer copias de si mismo ahi donde sea posible. Al copiarse, el virus se multiplica, inva- diendo otros programas y ordenadores. Ademas de las instruc- ciones para reproducirse, el virus lleva un programa para efec- tuar travesuras. Por ejemplo, el virus Ripper cambia al azar pares de nameros creando hojas de ealculo caéticas. El virus dominical apaga los ordenadores sélo los domingos y obliga a los adictos al trabajo a tomarse el dia libre y divertirse. Otros, mas perversos, pueden causar dans en la pantalla del ordenador o en el disco duro. Algunos expertos estiman que las empresas gastan unos 3 mil millones de dolares al afio para recuperar datos perdidos por culpa de los virus informaticos. Se sabe de la existencia de los virus informaticos desde hace mas o menos una década, pero saltaron al primer plano el 6 de marzo de 1992 con la alerta del virus «Michelangelo». Este virus amenazaba con danar el acceso al disco duro de todos los orde- nadores del mundo. La alerta acabo siendo, como en la mayoria de los casos, una falsa alarma, con sélo unas pocas infecciones. Sin embargo, obligé a empresas y usuarios particulares a instalar programas antivirus, A diferencia del virus biolégico, su homélogo informatico esta construido por el hombre, elaborado por bromistas 0 por personas resentidas que acttian como si tuvieran alguna cuenta que saldar. Los virus informaticos no se transmiten por el aire, de modo que los ordenadores se contagian por contacto directo, sobre todo mediante disquetes infectados. Sin embargo, los ordenadores también pueden infectarse a través de programas recibidos desde Internet o a través de un modem. 5. John R. Wilke, «How Scientists Stalk Crafty Computer Viruses», The Wall Street Journal, 29 de agosto de 1994. PARTE I: LOS VIRUS MENTALES Cuando un ordenador contrae un virus, éste se puede incrustar en otros programas dentro del ordenador y, potencialmente, en otros ordenadores. Los virus se introducen en los programas, pero en la mayoria de los casos alguien debe ejecutar el programa y acti- var el virus para que éste pueda duplicarse y llevar a cabo su tarea. Los programas antivirus los detectan buscando las instruc- clones mas comunes de autocopia y comparando los tamafios de los archivos con el tamario que deberian tener. Es un método eficaz porque los virus suelen aumentar el tamaiio de los archi- vos. Sin embargo, los virus se estan volviendo cada vez mas ver- satiles, y han desarrollado encriptaciones y otros medios para disimular sus estragos y ocultar su presencia. IBM esta desarro- llando un innovador «sistema inmunitario» para los virus infor- maticos que podria detectar los nuevos virus, producir nuevos anticuerpos digitales y, por ejemplo, enviar a todos los ordena- dores de una red una senal para «eliminar» a los intrusos. Stephen Hawking, el conocido fisico teérico y autor de Una breve historia del tiempo, ha postulado que los virus informaticos son lo mas cercano a una nueva forma de vida que el hombre ha llegado a crear. La capacidad de reproducirse insufla «vida» a estos programas. Fred Cohen, cientifico y consultor informatico, ha ido mas alla y ha afirmado que los virus informaticos pueden tener unos beneficios positivos como portadores «vivos» de informacion en Internet.® Podrian distribuir programas, limpiar archivos viejos o recopilar informacion de multiples bases de datos. Tom Ray, un ecologista de la Universidad de Delaware. ha desarrollado una «reserva natural» para virus Ilamada Tierra. Se trata de un ecosistema informatico en el que los virus en compe- tencia pueden interactuar, mutar y evolucionar. Los virus mentales Diane, una de las participantes en mi seminario de formacion de PNL, era muy alérgica a los gatos. En una ocasion, trabajabamos 6. «Is There a Case for Viruses?», Newsweek, 27 de febrero de 1905. EeE———ee es i ee. ih => _ Kies uly ee t 1 Los virus 47 el tema de la «PNL y la salud». Casi una tercera parte de los par- ticipantes eran médicos y entre ellos habia varios especialistas en alergias. Cuando llegamos al capitulo de las alergias, los formadores sostenian que éstas eran producto de un virus. Yo siempre habia pensado que eran producto de la caspa de los gatos, del polen, de ciertos alimentos, de sustancias toxicas en el medio ambien- te, etc. Para ilustrar la idea de la posible implicacién de los virus mentales, los formadores pidieron a Diane que se acercara para poner en practica un proceso mental que en muchos casos per- mite que desaparezcan los sintomas de la alergia. Diane era tan sensible a la presencia de los gatos que con s6lo imaginarse uno le lloraban los ojos y se le irritaban las mucosas nasales. El formador guio a Diane a través de un pro- ceso alérgico que abordaremos en el capitulo 9. Después de 30 minutos de este proceso, Diane alcanz6 un punto en que podia imaginarse los gatos con gran lujo de detalles sin sufrir los sintomas de la alergia. Pero aquello no acababa ahi. La prueba final consistia en saber si Diane tendria la misma respuesta no alérgica en presencia de un gato de verdad. Nuestro curso de formacioén se dictaba en la Universidad de Santa Cruz. Ahi suele haber muchos gatos deambulando por los bosques de secoya de la costa, asi que buscamos uno para poner a prueba a Diane. Por desgracia, no dimos con ninguno. Alguien debio de poner sobre aviso a los gatos, porque no vimos un solo felino en los dias siguientes. La opinion de Diane sobre los gatos mejoré mucho, de modo que al menos en el aspecto mental y emo- cional del tema (el virus mental) el problema parecia solucionado. 2Qué es un virus mental? El doctor Tad James, un formador de primera linea de la PNL, ha dado una definici6n que podriamos aplicar a los virus.’ Su 7. Tad James, The Basic NLP Training Collection, Advanced Neurodyna- mics, Honolulu, 1990. 48 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES definicién también sugiere la existencia de estructuras viricas. James sugiere que en todos nosotros hay partes del inconsciente que, en mayor o menor medida, estan funcionalmente aisladas del resto del sistema nervioso. La comunicaci6n entre una parte (lo que denomino virus mental) y el resto del inconsciente es mas o menos limitada. Por lo tanto, el virus es una parte del sis- tema nervioso que, literalmente, cobra vida propia. Filtra y dis- torsiona las maneras en que damos un sentido a la vida y genera un pensamiento incoherente e incongruente. El grado de incongruencia que el virus mental produce depende de la intensidad con que el virus bloquea la comunica- cion entre éste y el resto de la mente inconsciente. De hecho, una parte de la terapia de virus mentales implica disolver o «reventar» este limite para permitir que el virus se integre otra vez en el conjunto del inconsciente. Tipos de virus En mis investigaciones he identificado cuatro.tipos de virus men- tales: virus desencadenantes, virus restrictivos, virus Géminis y virus asesinos. Todos tienen una estructura unica, y todos son producto de errores del aprendizaje (la «cara oculta» del aprendizaje que hemos comentado en el capitulo 1). Los virus asesinos (que son, literalmente, eso) son una combinacion de los tres anteriores. LOS VIRUS DESENCADENANTES. Las asociaciones, tan elementales para la memoria, pueden ser erréneas y generar virus desencade- nantes. Si habéis tenido una relacién amorosa, habréis observado que de vez en cuando vuestro compariero o companera habla con un tono raro, un tono de voz que, por alguna razon inexpli- _ cable, os pone los pelos de punta. O tal vez suceda que vais por la autopista y, sin motivo alguno, alguien os adelanta a gran velo- cidad y os hace un corte de mangas. Ni siquiera conocéis a aque- lla persona, su conducta no tiene nada que ver con vosotros y, aun asi, el gesto os saca de quicio. O quiza cada vez que cogéis un libro de matematicas sentis que os invade un sudor frio. Los virus 49 Todos éstos son ejemplos de virus desencadenantes. Una determinada experiencia externa activa de forma automatica una antigua obsesion o un estado emocional negativo. En algun momento del pasado, el inconsciente vinculé de manera errénea el desencadenante externo con la emoci6n negativa. LOS VIRUS RESTRICTIVOS. Se trata de creencias que, aunque nor- malmente permiten comprender las cosas de la vida, pueden ser restrictivas y discapacitadoras, y se convierten en virus res- trictivos. * «Me encantaria tener mi propia empresa, pero no tengo valor ni paciencia para montarla.» * «Nunca seré tan inteligente como mi hermana mayor.» * «Me encantaria tener dinero, pero eso significa que tendria que aprovecharme de los demas, y yo jamas lo haria.» Estos son ejemplos de virus restrictivos (decisiones o creen- cias que nos limitan y nos incapacitan). La estructura de los virus restrictivos, al igual que otros virus mentales, contiene una intencion positiva. Por eso es tan dificil cambiar nuestras creen- cias de manera consciente. Lo cierto es que la mayoria estamos convencidos de que no podemos cambiar nuestras creencias, aunque éstas nos incapaciten. LOS VIRUS GEMINIS. Los componentes o modelos mentales cons- truidos para protegernos pueden oponerse a otras partes inter- nas y crear un conflicto en nosotros. Ambas partes en contflicto son como los gemelos del signo Géminis, que buscan un equili- brio en valores opuestos. ;Habéis tenido alguna vez una expe- riencia en que no Os sentiais como vosotros mMismos, 0 experi- mentabais un estado emocional que mas tarde os irritaba? También habréis observado, en alguna ocasién, que una parte de vosotros quiere hacer una cosa, por ejemplo hacer la declara- cidén de la renta, mientras que otra parte quiere irse a dormir para estar en forma al dia siguiente. Cada parte tiene su inten- cidn positiva y su propio conjunto de creencias y valores. De hecho, una de esas partes bien desarrollada puede convertirse €n. una pequena gran personalidad. Las partes en conflicto son virus mentales en el sentido de que producen un conflicto interior y un comportamiento incon- gruente. Los virus son gemelos porque todo aspecto mental Intemmo que participa en un conflicto interior tiene un aspecto al que s€ opone. Lo que resulta asombroso es que estos aspectos Opuestos como gemelos en conflicto siempre tienen la misma Intencion positiva para aquel que los vive. LOS VIRUS ASESINOS. Estos virus crean adicciones, comporta- mientos autodestructivos compulsivos y tendencia a la violencia. Suelen ser combinaciones de virus desencadenantes. restrictivos y Géminis, que literalmente matan (mas de un millon de perso- nas al afio en Estados Unidos). Estos virus son los que poseen la estructura mas compleja y los de mayor atraigo psicoldgico. Una vez que el individuo que padece estos virus est4 dispuesto a carnbiar, y esta convencido de que debe cambiar, los métodos de la terapia de virus mentales se encuentran entre los mas rapidos y eficaces para el alivio de este mal. Las estructuras de los virus mentales En algunos casos, puede incluso que los virus tengan sus pro- pias creencias y valores, que serian del todo diferentes de aquellos a los que la persona normalmente se adhiere. Sin embargo, a diferencia de los virus informaticos, indepen- dientemente de lo autodestructivo o restrictivo que es el virus mental, siempre encierra una intencién positiva para el indivi- duo. La intencién positiva es incongruente con el compotrta- miento que el virus realmente produce, de modo que esto crea incongruencia, conflictos internos e incoherencia en el pensa- miento de la victima. He aqui un ejemplo. Lucy, una amiga mfa, tenia un precicso Conjunto de muebles de caoba en el comedor. Cada vez que yo la visitaba y su familia estaba comiendo, observaba que nadie lo Los virus a1 hacia en la mesa. Cada cual comia por su cuenta en distintos lugares. Cuando le pregunté a Lucy por qué era asi, me conté que ella y su ex marido solian tener muchas disputas y discusio- nes a la hora de comer. Ahora, ella y sus hijos procuraban man- tenerse lejos de la mesa con el fin de evitar sentimientos de diso- nancia. Este tipo de respuestas se denomina desencadenante espacial o ancla espacial. Como virus desencadenante, la idea de sentarse a la mesa despertaba un sentimiento de disension, de ausencia de armonia. La intencion positiva del virus consistia en evitar estos sentimientos. Sin embargo, el hecho de que cada cual comiera por su cuenta en diferentes lugares de la casa crea- ba un sentimiento de disensién. La intencion y el comporta- miento eran incongruentes. Los virus desencadenantes se activan cuando un desencade- nante visual (V), auditivo (A) 0 cinestésico (C) se asocia incons- cientemente con un estado cinestésico negativo (C), es decir, una emocion, comportamiento o compulsion negativo. La rela- cion entre el desencadenante y el estado se llama sinestesia. V/C €s una sinestesia visual-cinestésica, A/C una sinestesia auditivo- cinestésica, y C/C una sinestesia cinestésico-cinestésica. Intencién positiva al Emocion, comportamiento o compulsion ne gativo Virus desencadenantes: Un estimulo visual (V), auditivo (A) o cinestésico (C) cataliza un estado negative (C-), es decir. una emocion, un comportamiento o una compulsion negativos tener eer gg een Sherine 32 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES Cc = creencias v = valores Agujero o punto ciego: «No se me da mucho esto», «Jamas podria hacer eso» Comportamiento negativo: actuar como si las limitaciones fueran verdaderas Virus restrictivos: Una creencia restrictiva, o una decisién restricti- va del pasado, provoca un agujero o «punto ciego» que alecta a nuestro potencial para hacer algo o para ser de una determinada manera, y el comportamiento restrictivo se reduce. Los virus restrictivos se producen con la adhesién inconscien- te a una creencia o a una decisi6n restrictivas. A menudo la intencion positiva esta inspirada en la seguridad, para «prote- ger» a la persona de la vergtenza o la humillacion. El virus crea un agujero o punto ciego, en el sentido de que omitimos la per- cepcion o la experiencia que podria tener un significado positi- vo, como «Tal vez soy realmente atractivo/a», o «Quiza podria ser rico/a», o «Tal vez podria aprender una lengua extranjera». El comportamiento negativo se produce porque actuamos como si la creencia negativa fuera verdad. Los virus Géminis se generan con la creacién de un aspecto interno donde las conductas, las creencias y los valores se opo- nen a un aspecto gemelo contrario. A menudo, cuando aflora la intencion mas noble o positiva de cada gemelo, son iguales. Para . alcanzar un estado de calma y paz interior, con frecuencia tene- mos que integrar dos partes gemelas en conflicto. Una vez mas, los virus desencadenantes, restrictivos y gemelos son los principales virus. Pueden combinarse de diver- sas maneras para formar virus mas complejos, incluyendo los virus asesinos. Los virus 53 Normalmente la misma intencién positiva creencias valores Comportamientos, creencias y valores opuestos Virus Géminis: Partes internas en contlicto con comportamien- tos, creencias y valores opuestos suelen tener la misma inten- cion positiva. Como se cultivan e infectan los virus mentales Los errores en el aprendizaje proporcionan la mecanica de la for- macion del virus mental. Al parecer, el caldo de cultivo esta constituido por experiencias emocionales importantes. Muchos psicélogos creen que comenzamos la vida con una experiencia de plenitud o unicidad. A través de experiencias emotivas rele- vantes (las dolorosas) y la formacién de virus mentales, esa ple- nitud queda hecha afiicos. | El doctor Tad James también ha elaborado un modelo para explicar como perdemos esta plenitud.® Esto es lo que ilustra el grafico de la pagina 52. El eje vertical representa la intensidad de la experiencia emocional relevante. La parte inferior repre- senta un estado de plenitud. Cuando nos desplazamos yertical- mente hacia arriba, la intensidad de la experiencia emocional aumenta la fragmentacion de la plenitud. La intensidad en si misma depende: 8. Tad James, ibid 54 | PARTE I: LOS VIRUS MENTALES ¢ de la fuerza del estado emocional,; « del ritmo al que se ha producido el cambio de estado emocio- nal, y ¢ de la frecuencia.con que se ha producido aquel estado. Por ejemplo, un nifo puede haber vivido un aumento progre- sivo de la violencia de los. padres a medida que el padre o la madre se embriagaban. Otro nifio habra tenido una experiencia igualmente intensa a partir de un unico incidente en que el padre o la madre, de manera brusca e impredecible, se ponia violento. En este modelo, una persona sin experiencias emotivas nega- tivas relevantes comenzaria por la parte inferior del estado de plenitud. Dentro de esta plenitud se encuentra el conjunto habi- tual de nociones, ideas y sentimientos. Cuando nos desplazamos hacia arriba; con una intensidad creciente de la experiencia emo- cional, en algtin punto deberia existir un umbral a partir del cual Intensidad de experiencias emocionales importantes Multiples personalidades Umbral del sindrome de multiples personalidades Fobias Compulsiones Aspectos gemelos del virus Géminis Desencadenantes negatives Creencias o decisiones restrictivas Umbral de los virus mentales Nociones Ideas PLENITUD : Los virus 55 aparecieran disfunciones en el pensamiento, es decir, virus men- tales. Cuanto mas intensa sea la experiencia emocional, mas marcadamente se perfilaran los lfmites entre el virus mental y el resto del sistema nervioso. La comunicacion entre la parte del sistema nervioso que conforma el virus mental y el resto del sis- tema nervioso encuentra obstaculos adicionales, y el virus se vuelve mas independiente y funcionalmente auténomo. Un extremo de esta situacién se produce hacia la parte supe- rior de la escala, con la formacion de multiples personalidades. Aqui, la comunicacién entre las partes se encuentra tan bloquea- da que las diversas personalidades desconocen la existencia de las demas. Es de sobra conocido que las multiples personalida- des suelen ser producto de una infancia en la que se han sufrico abusos intensos y frecuentes, y en la que los cambios de estado eran rapidos e impredecibles. Caracteristicas comunes de los virus mentales En mi investigacio6n he descubierto siete caracteristicas que los virus mentales tienen en comtn con los virus bioldgicos e infor- maticos. 1. El virus no puede vivir ni permanecer activo si no es en el interior de una célula huésped. Los. virus biolégicos demuestran una capacidad nula para reproducirse o llevar a cabo sus funcio- nes vitales fuera de la célula huésped. Los virus informaticos solo son activos y capaces de reproducirse cuando el progra- ma o procedimiento de arranque al que se han adherido esta en funcionamiento. Los virus mentales s6lo se activan cuan- do el circuito neuronal (aquella parte del inconsciente que contiene el virus) se activa a través de ciertos modelos lin- gliisticos, de estimulos sensoriales, o al pensar en una situa- cion que evoca a aquel virus 0 aspecto. Si tenéis temor al éxito, debéis ver la posibilidad del éxito o pensar en ello para que ese temor se active. Si sufris de una alergia especifica, tenéis que ver el gato o experimentar el 36 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES polen para que se active la red neuronal donde se aloja el virus mental. Los virus se pueden reproducir. Al parecer, el unico objetivo de los virus bioldgicos es reproducirse. Los virus informaticos se reproducen por diseno. Los virus mentales se pueden repro- ducir al generalizar un contexto. Por ejemplo, si hemos teni- do una experiencia con una serpiente que nos ha provocado temor, es posible que desarrollemos una fobia contra todo tipo de reptiles. Los virus asesinos relacionados con la droga- diccion, la violencia doméstica, el tabaquismo, etc., también tienen la lamentable tendencia a reproducirse en el seno de las familias de generaci6n en generacion. Los virus son egocéntricos. Para el virus bioldgico, la célula hués- ped no tiene importancia, Su unica preocupacion es utilizarla como medio para reproducirse. Al virus informatico no le importa el programa ni el ordenador en que se aloja. Se limita a reproducirse y a cumplir con las perversas instrucciones de su cédigo. A la larga, los virus mentales efectivamente se sirven de la experiencia de la persona en la que se alojan como un objetivo esencial. Sin embargo, debido al flujo de informacion inhibido al otro lado del limite del virus, éste acta a partir de su propio programa. No tiene «conciencia» de su propia incongruencia; el comportamiento autodestructivo que produ- ce no concuerda con su intencién mas noble. Como ejemplo, a menudo tenemos la compulsion de comer alimentos a los que somos alérgicos. Ingerimos alimentos para sentirnos bien, pero en este caso acabamos sintiéndonos mal. Los virus producen incoherencia en el sistema infectado. La inva- sion de virus bioldégicos obliga al cuerpo a funcionar contra si mismo, es decir, a destruir sus propias células infectadas por el virus. Los virus informaticos obligan al ordenador a fun- cionar contra si mismo a partir de instrucciones contrarias entre programas y virus. Como hemos senalado mas arriba, los virus mentales conducen a conflictos internos y a creen- clas y comportamientos autodestructivos. El objetivo de los virus puede ser incongruente con su actividad, Si un virus bioldgico tiene demasiado éxito al reproducirse, des- Los virus 57 truira la célula, sera incapaz de seguir reproduciéndose y, a la larga, perecera. Los virus informaticos que tienen éxito hasta el punto de estropear el ordenador pierden su capacidad para propagarse a otros ordenadores. Y, como he mencionado, el objetivo principal del virus mental es incongruente con el comportamiento que produce. . Algunos virus pueden entrar en el sistema y permanecer ocultos a la vigilancia del sistema. El virus del herpes pertenece a un tipo que se oculta en las células nerviosas y es invisible en el orga- nismo hasta que se vuelve activo en un brote. El virus infor- matico stealth [furtivo] puede permanecer oculto a los pro- gramas antivirus, pues intercepta los mensajes de andlisis y devuelve un mensaje que confirma que todo funciona bien. Muchos virus mentales se encuentran absolutamente ocultos a la conciencia de la persona en la que se alojan. Hay mujeres que juran: «Jamas seré como mi madre». Pero mas alla de la conciencia, se convierten en personas iguales a sus madres. Hay hombres que se enfadan con sus amantes a propésito de ese mentado tono de voz, ignorando que aquel tono no es mas que un desencadenante. Los virus pueden tener usos positivos. Los virus biolégicos cons- lituyen la herramienta basica de la ingenieria genética, y es probable que se conviertan en uno de los principales instru- mentos de la medicina. Puede que los virus informAticos se conviertan algun dia en informacion «viva» en Internet. En el capitulo 7 veremos que reintegrar al virus en la plenitud del inconsciente permite mantener y utilizar la intencion positiva del virus. Ademas, se pueden utilizar los desencadenantes positivos como medio para alcanzar estados deseados, coma la motivacion, la sed de aventura y la concentracion. Tam- bién se pueden utilizar para reprogramar modelos de com- portamientos improductivos. Sin embargo, si los virus mentales son andlogos a los virus biologicos y los virus informaticos, ;acaso no solemos asociar los virus con las epidemias? Si esto es asi, ;con qué epidemias rela- cionariamos los virus mentales? 58 ~ PARTE I: LOS VIRUS MENTALES Cuando pensamos en ello, :cual es la epidemia mas mortife- ra de nuestro tiempo? El sida, él ébola, la gripe o los presupues- tos del Gobierno? Cada uno de éstos, desde luego, tiene su saldo de victimas. Pero la epidemia mas generalizada y danina de nuestro tiempo se cobra mas de un millon de vidas al ano en Estados Unidos, y deja otros tantos heridos. Se trata de una epi- demia social basada en un pensamiento distorsionado que pro- voca drogadiccién, enfermedades degenerativas evitables, depre- sion, violencia social y falta de realizacion personal y familiar, aunque gocemos de los niveles mas altos de riqueza, comodidad tecnologica y disponibilidad de informacion de toda la historia de la humanidad. Los virus mentales constituyen la base no reconocida del pensamiento distorsionado responsable de esta epidemia. : Si reconocemos que hay una epidemia social y comprende- mos que todos estos problemas comparten el terreno comun del pensainiento distorsionado e incoherente, estamos dando los primeros pasos para solucionar este problema. Las formas de vida en este planeta han evolucionado hacia sistemas inmunita- rios de proteccion contra los virus, y los ordenadores cuentan con programas para protegerse de los vitus informaticos. ;Cual es la respuesta inmunitaria a los virus mentales? Durante una plaga bioldgica, como la peste bubénica que asol6 Europa en la Edad Media, no todos contraen la enferme- dad. Algunos incluso se ven afectados pero luego se recuperan. Este segundo grupo de personas es especialmente interesante puesto que han desarrollado anticuerpos para combatir el mal. En principio, podemos copiar (es decir, tomar como modelo) la respuesta inmunitaria de estas personas, aislando el anticuerpo de su sangre y reproduciéndolo para otro. En el caso de los virus mentales, cuando intentamos supe- rarlos mediante un mero cambio de nuestro comportamiento © recurriendo a la fuerza de voluntad, no funciona, porque el snconsciente mantendra la intencion positiva del virus. Las solu- ciones antiviricas del apoyo psicoldgico y la psicoterapia tra- dicional pueden funcionar, pero a menudo requieren tiempo y recursos econémicos considerables. ;Hay algo mas practico? Yo sree #8 Los virus Bi, he dado con una clave observando y reflexionando sobre mi amiga Dana. Clave numero 2: Tomar como modelo a personas (como Dana) que estén relativamente libres de virus mentales o que se hayan recuperado de ellos. Aparte de Dana, jdonde podria encontrar este tipo de perso- nas, y si las encontrara, c6mo haria para tomarlas como modelo? Con estas preguntas en mente, las respuestas comenzaron a sur- gir en los aftos que siguieron al fallecimiento de Dana. Una de las respuestas surgio bajo la forma de una antigua técnica mental proveniente de la region del Himalaya. Otras respuestas surgic- ron a partir de mi formacién en PNL y de mi trabajo con clientes y participantes de mis seminarios. Una de las contribuciones mas importantes de la PNL en el ambito del pensamiento coherente es la creacion de modelos muy especificos (figuras del deporte, pensadores creativos, tera- peutas que ayudan a la gente a superar el pensamiento infecta- do por el virus, y personas que se han desprendido de esta mentalidad defectuosa). He descubierto y reunido un conjunto de tratamientos antiviricos que he denominado Terapia de Virus Mentales™. Gran parte de los objetivos de la psicoterapia y de las practicas espirituales consiste en reintegrar la psique a su plenitud original. A través de la Terapia de Virus Mentales’, podemos proporcionar unos procedimientos practicos para conseguirlo. Recuerdo haber discutido acerca de esta epidemia social con Diane durante nuestra formacién de PNL, unos tres dias des- pués de que ella se sometiera al procedimiento de la PNL para las alergias. Me conto, muy entusiasmada, que por fin habia encontrado un gato. Dijo que se acerco al animal con cautela y que no sintié ninguno de los sintomas de la alergia. Cogié al gato en los brazos, y los sintomas seguian sin aparecer. Final- mente, froté su nariz contra el pelaje del gato y constato que los sintomas habian desaparecido del todo. Sus sintomas alérgicos habian desaparecido. Los profesionales que practican este proce- 60 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES dimiento con sus clientes han informado que la tasa de éxito en personas que sufren alergias especificas es del 80 por ciento. Algunos anos después, le contaba a mi amigo Wil el caso de Diane y los gatos mientras intentabamos entender qué sucedia con sus dedos infectados. Después de cuarenta y cinco minutos de procesar la informacion y preguntarnos por diversos aspec- tos de su inconsciente, descubrimos que una parte de él real- mente queria comenzar esta nueva carrera, pero otra parte pen- saba que hacerlo seria un insulto.a su padre. Este habia muerto cuando Wil era bastante joven, y no habia sido un hombre de grandes iniciativas en su profesion. Era evidente que Wil sufria un conflicto interior dictado por un virus Géminis. Trabajé otros cuarenta y cinco minutos con él para ayudarle a resolver temas relacionados con su padre y a reintegrar las partes en conflicto. No supe de él en varios dias, hasta que me llam6 y me cont6é que el dedo habia comenzado a mejorar la tarde misma de nuestra consulta, y que ahora se esta- ba recuperando. Al cabo de una semana, habia recobrado la nor- malidad. (ete anit cierto Ha ysl benil preteen islet erat) shares 2 Los virus desencadenantes Si vas a perder los nervios al menos hazlo con inteligencia. ANONIMO Desde las alturas de Sierra Nevada, en California, el cielo de noche es un espectaculo sobrecogedor. Recuerdo que hace algu- nos afios estaba tendido en mi saco de dormir contemplando este espectaculo. Habia escalado con la mochila hasta los tres mil metros de altura, muy por encima de la bruma y las luces de la ciudad, que vuelven opaco el cielo nocturno para los que viven en ella. A veces; las estrellas parecen mas densas que la negra oscuridad que las separa. Ademas, a mediados de agosto se produce un maravilloso fendmeno césmico llamado «lagri- mas de san Lorenzo», una lluvia de meteoritos que se hace visi- ble cuando la 6rbita de la Tierra se cruza.con los restos de la cola de un enorme cometa. Estas «estrellas fugaces» dejan a su paso una estela brillante que se desplaza llenando la mitad de la bove- da celeste, aunque la mayoria de estos meteoritos no superan el tamano de un grano de arena. Se queman a gran altura, sin cau- sar danio, volatilizados por la friccién de la atmésfera. En 1908, los campesinos de la regién de Tunguska, en Sibe- ria, observaron un meteorito que no era tan inocuo. La explo- si6n que provocé al chocar contra la Tierra fue tan potente que barrio y arras6 una superticie de 50 kilometros de diametro. Por el tamano del area arrasada por la explosion, los cientificos 61 62 PARTE 1: LOS VIRUS MENTALES dedujeron que tenia que haber sido enorme. Sin embargo, jams se ha encontrado rastro alguno de la materia de la que estan hechos los meteoritos. ;Qué desaté esta explosion? Si fue un meteorito, ;por qué produjo un efecto contrario al esperado, y no dejé huella de su paso? Al igual que el meteorito de Tungus- ka, los acontecimientos pueden producir efectos opuestos a lo que esperamos. La verdadera causa de la explosion sigue siendo uh misterio hasta el dia de hoy, a pesar de que los cientificos han propuesto teorias muy aventuradas para explicarlo. Durante aquella excursion a la montana pensaba en la explo- sién de Tunguska y en mi primera lectura del superventas de Dee- pak Chopra, La curacion cudntica.° En este libro, Chopra cuenta la historia de un paciente adicto a la heroina. El doctor Chopra trato a este paciente y, en cuestién mas o menos de un afio, logr6 que se liberara de su antigua adiccion y se integrara en un trabajo estable. Hasta que un dia este paciente tomo un tren, en un contexto que le era familiar desde antano, y de pronto algo misterioso desenca- deno en él: una necesidad incontrolable de consumir heroina. Aun- que parezca irracional, el hombre volvis a su antigua adiccion. El enfoque holista del doctor Chopra en relaci6n a la cura- cion de la mente y el cuerpo, que él denomina curacién cudntica, promueve la salud fisica, mental y espiritual mediante los instru- mentos de la medicina convencional occidental, las prescripcio- nes ayurvédicas y la meditacion. Sin embargo, algo falta en el rompecabezas de la curacion de la mente y el cuerpo. Leyendo al doctor Chopra me preguntaba por qué cuando nos planteamos objetivos y visiones claras a veces basta el mero recuer- do de ciertas experiencias para que no lo consigamos. Los desencadenantes Cuando conoci a Amy comencé a entender qué era lo que fal- taba. Amy era la brillante y atractiva hija de un amigo mio, y 9. Deepak Chopra, Quantum Healing, Bantam Books, Nueva York, 1989. (Trad. cast.: La curacién cudntica, Plaza & Janés, Barcelona, 4.’ ed., 1997.) Los virus desencadenantes 63 estudiaba medicina. Nos sentamos a cenar y mi amigo trajo la ensalada. En un gesto extranio, Amy se levanto y fue hasta el otro lado del salén, sacé sus !laves del bolso, luego las dejo donde las habia encontrado y volvio a la mesa. Cuando mi amigo sirvid los demas platos, Amy repilio este breve ritual. Cuando trajo el postre, hizo lo mismo, Mi amigo le pregunto a su hija qué hacia con las llaves. Ella respondio sencillamente que era importante para ella cerciorarse de que sus llaves esta- ban donde tenian que estar. Sin las llaves no puedes ir a ninguna parte —dijo. De alguna manera, el hecho de servir la comida habia desen- cadenado en Amy la compulsion de cerciorarse de que sus llaves estaban a buen recaudo, ;Alguna vez os ha sucedido que entrais en una tienda y oléis un perfume que no habiais olido en anos? De pronto volvéis atras en el tiempo y os sentis como hace diez anos. O cuando vais en coche y, de pronto, en la radio tocan una cancion que no habiais vuelto a escuchar desde la época del colegio. De repente viajais en el tiempo y estdis en una fiesta del instituto. Quiza se os aparezca Robin Williams en su ultima pelicula, adoptando cualquier postura o expresion, y, antes de que haya dicho algo divertido, ya os estdis riendo. Todos éstos son ejemplos de desen- cadenantes, que la PNL también denomina anclas. Los olores, las canciones, la mirada en el rostro del actor, son desencadenantes externos que a un nivel inconsciente estan conectados con o anclados a un recuerdo o un estado. jHabéis sentido hoy el efecto de un desencadenante? jHabéis tenido alguna experiencia exterior o interior que haya estimula- do un estado o recuerdo? Seguramente, la respuesta seria que las experiencias son muchas mas que las que podéis imaginar. * ;Os habéis despertado con el despertador esta mafana? - ;Habéis sentido que alguien os tocaba? + jHabéis respondido a las sefiales del estomago que os pedia alimento? » jHabéis tenido una sensacién compulsiva de urgencia al ver que el reloj marcaba la hora de ir a trabajar? 64 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES « ;Habéis escuchado ronronear a un gato? « jRecordais haber experimentado una sensacion concreta al - observar que el cielo estaba azul y que el sol brillaba, o que tal vez estaba nublado y llovia? « ;Os habéis detenido ante un semaforo o ante una sefial de STOP? « ;Habéis visto a alguien sonriendo? Estos pocos ejemplos demuestran el caracter versatil de los desencadenantes. De hecho, algunos psicdlogos piensan que nuestra manera de dar sentido a las cosas, o nuestro comporta- miento resultante, esta totalmente controlada por estos desenca- denantes de estimulos y respuestas. El valor de los desencadenantes En la vida cotidiana los desencadenantes nos sirven de tres ma- neras: LOS DESENCADENANTES SON ESENCIALES PARA LA FORMACION DE LA MEMORIA Y LA RECUPERACION DE LOS RECUERDOS. Me pregun- to cuantas veces habréis tenido la siguiente experiencia: estais trabajando en un proyecto, pero de pronto algo os distrae y os ponéis a leer el periddico. Leéis un articulo sobre el aumento del precio de la gasolina, pensdis en Oriente Medio y eso os trae a la mente Africa. Esto os hace pensar en la hambruna causada por las guerras civiles que desgarran ese continente. Y luego pensais en la comida y os dais cuenta de que tenéis hambre. De pronto recordais que habiais quedado con un amigo en un restaurante hace cinco minutos, asi que salfs a toda prisa. La asociacion entre una idea y otra constituye el mecanismo fundamental de una codificaci6én y recuperacion eficaces, algo sumamente importante en el funcionamiento de la memoria. Intentar recuperar un recuerdo aislado entre millones de otros seria como entrar en una biblioteca y encontrarse con los libros ordenados al azar, sin catalogar. Cuanto mas organizado Los virus desencadenantes 65 esté el catalogo, mas facil sera encontrar los libros. De la misma manera, cuantos mas desencadenantes, 0 mas asociaciones audi- tivas, visuales y cinestésicas, utilicemos para codificar los nuevos conocimientos, mas facil sera tener acceso a la memoria. Por lo tanto, los desencadenantes nos permiten asociar acontecimien- tos, recuerdos y estados con el fin de acceder facilmente a la memoria. LOS DESENCADENANTES PUEDEN BRINDAR SEGURIDAD Y PROTEC- CION. Mi madre me ha contado que yo era muy aficionado a la fisica de pequeno. A los catorce meses ya me fascinaba observar cémo las personas enchufaban electrodomésticos en la toma de corriente de la pared y la magia que tenia lugar a continuacion. Al parecer, un dia decidi experimentar el procedimiento por mi mismo. Encontré un clip y separé sus dos extremos para meter- los en el enchufe. Después de asegurarme de que mi madre no me observaba, consegui enchufar el clip. Ella me conto que la descarga eléctrica me lanzé6 al medio de la habitacion, y, claro esta, quemé un fusible. Como podéis suponer, jamas repett el experimento. Cuando un nifio toca el fuego por primera vez, o juega con una abeja o recibe una descarga eléctrica, estamos asistiendo a la formacién de un desencadenante que ese nino nunca olvidara (al menos inconscientemente). Los desencadenantes tambien son importantes en todos los animales; por ejemplo, cuando un perrillo juega con una mofeta por primera vez, o cuando un cachorro de oso juega con un erizo. LOS DESENCADENANTES NOS PERMITEN DAR UN SENTIDO INME- DIATAMENTE Y SIN PENSARLO DOS VECES A UNA SITUACION AME- NAZANTE. Si una persona ha salido a acampar a la montafia y de pronto se le aparece un oso pardo dispuesto a atacarlo, el inconsciente desencadenara inmediatamente la respuesta de resis- tir o huir, sin detenerse a analizar la situaci6n. En circunstancias de vida o muerte, el inconsciente reconoce la necesidad de una accion inmediata, es decir, huir o luchar. 66 PARTE L LOS VIRUS MENTALES El problema de los desencadenantes Como hemos visto en el capitulo 2, los virus desencadenantes son el resultado de una asociacién errénea entre un estimulo externo y un estado emocional. Para que este vinculo se pro- duzca, el estimulo debe darse en el momento mismo, o justo antes, del punto algido del estado emocional. Supongamos que ha iallecido un companero vuestro muy querido en un acci- dente de trafico. En el funeral, un amigo os toca en el hom- bro para expresaros su simpatia. Poco después, se acerca otro amigo y hace el mismo gesto compasivo. Finalmente, en el momento mas intenso de vuestro dolor, se acerca un tercer amigo y repite la accion. Se acaba de producir un vinculo inconsciente entre ese gesto especifico y el estado de duelo. Diez afhos mas tarde, estais en un elegante restaurante cele- brando vuestro cumpleafios con unos amigos intimos. Uno de ellos se levanta para llamar por teléfono. Al volver, os toca en el hombro y, jclic!, os sumis en una subita depresién. j;Habéis teni- do alguna vez una experiencia de este tipo? Nos sentimos bien durante varios dias y de pronto, sin motivo aparente, estamos nerviosos, irritados o deprimidos. Es muy posible que se haya activado un virus desencadenante. Asi como los desencadenantes nos benefician de tres mane- ras, los virus desencadenantes pueden incapacitarnos también de tres maneras diferentes. LOS DESENCADENANTES PUEDEN SER DESHUMANIZADORES. Expe- rimentamos un estimulo «x» y automaticamente damos una res- puesta «y». Sélo existe una alternativa. El conductor impaciente nos hace un corte de mangas y, automaticamente, nos irritamos. La publicidad utiliza el sexo o asocia la experiencia de grandes aventuras con la cerveza y, en cierta medida, eso despierta nues- tro interés. Vuestra pareja o un miembro de vuestra familia habla con ese tono de voz desagradable, y eso hace que de inmediato perdais la paciencia. Algunos psicélogos piensan que, para que nos sintamos ple- namente humanos, cualquier experiencia perceptiva deberia Los virus desencadenantes permitimnos una variedad de posibles respuestas, al menos dos o tres. Tener solo una respuesta equivale a actuar como una maquina. LOS DESENCADENANTES NOS DESPOJAN DE NUESTRO BIENESTAR EMOCIONAL. Los desencadenantes 0 asociaciones positivas y nega- tivas se forman inconscientemente y permanecen aclivos cle forma constante. Cuando son erroneos, los desencadenantes pueden dis- capacitarnos porque hacen que perdamos el control de los esta- _ dos que experimentamos. Los estados pueden ser desencadena- dos de manera inconsciente en cualquier circunstancia. * Llueve sin parar desde hace doce dias, asi que comenzais el dia deprimidos. | * Vuestro conyuge o amante os hace masajes en los hombros y os sentis relajados. i * FEscuchdais las noticias por la radio de buena manana y 0s irritais. Z | * Veis que hay que limpiar el garaje y empezals a sentiros can- sados. ; : dos * Escuchais vuestra musica preferida en la radio y os sentis reju- venecidos. 3 ¢ Encontrais a una persona que no tiene casa pidiendo ayuda y os sentis incémodos. : * Cometéis un error trabajando en un proyecto importante y 0s lo reprochais. 7 a 3 * Al mirar las fotos de la familia os embarga un sentimiento de orgullo. El problema es que la mayoria de las personas viven em ociones que se disparan al azar, en una direccion u otra a lo largo del dia, como respuesta de un desencadenante a lo que sucede en nuestro entorno. Somos como pelotas emocionales que rebotan al azar, de un lado a otro. Deepak Chopra lo denomina conducta referida al obje- ta. El bienestar emocional depende de las circunstancias externas. La mayoria ni siquiera somos conscientes de qué desencade- na nuestras respuestas emocionales. Hemos perdido el control 68 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES de los estados que nos gustaria vivir. Tony Robbins dice que la clave Unica y fundamental de su fenomenal éxito ha sido la capa- cidad de controlar sus estados. A la mayoria nos sucede que los estados se apoderan de nosotros sin mas. LOS DESENCADENANTES EN FORMA DE VIRUS DESENCADENANTES provocan incongruencia. Un desencadenante se convierte en virus desencadenante cuando no tiene una relacién util con el contexto en que ocurre, o cuando provoca una incongruencia mental y emocional. La reiterada compulsion de Amy a asegurarse de que las llaves estaban en su lugar no tenia relacién alguna con el hecho de servir la comida, y su comportamiento la avergonzaba. La persona que coge un libro de matematicas y experimenta la respuesta de resistir o huir esta actuando fuera de contexto. El sentimiento de irritaci6n que se activa con sdlo mirar al jefe, oa aquel colega tan desagradable, puede ser un obstaculo para el desarrollo de vuestro trabajo. Si un desencadenante produce de manera automatica un comportamiento, una compulsioén o un estado emocional que interfiere en vuestro trabajo, en vuestras relaciones, en vuestra salud o sensacion de bienestar, entonces se trata de un virus desencadenante. Recordad que un virus mental es, por defini- cién, una parte del inconsciente que, funcionalmente, esta mas o menos separada del resto del sistema nervioso y responde a su propio interés o a una intencion positiva. La intencidén posi- tiva inconsciente puede ser el recuerdo, la seguridad o una cuestion de supervivencia. Los comportamientos o estados que derivan de esto pueden ser la ira, el agobio, la depresion o frus- tracion, la ansiedad, el cansancio, la preocupacion o la culpa. Si habéis experimentado cualquiera de estos estados de forma regular, la causa podria ser un virus desencadenante. Si a veces caéis en conductas o compulsiones de las que mas tarde no estais en absoluto orgullosos, los culpables podrian ser los virus desencadenantes. Al final, resulto que Amy seguia un curso de hipnosis en la Facultad de Medicina. El instructor habia instalado un virus mental temporal en forma de sugestion posthipnotica. En tres a acters Los virus desencadenantes 69 ocasiones, mientras le servian la comida, Amy tenia que cruzar el sal6n y comprobar donde tenia las llaves. A conti- nuacion, aquel comportamiento debia desaparecer. Ella no recordaba conscientemente la sugestién. Sin embargo, lo mas fascinante fue que cuando le preguntaron por su extrafio com- portamiento, ella inventdé una razon para justificarse. De hecho, esto es algo comtin a todos los virus mentales que escapan a nuestra conciencia vigilante. Nuestro pensamiento se vuelve incoherente porque inventamos un significado (Como Amy) o echamos la culpa a alguna circunstancia externa del compor- tamiento desencadenado por la creencia restrictiva o el con- flicto interior: ¢ «No es culpa mia si me enfado. Es por la manera en que me miras.» * «Jamas podré dominar una lengua extranjera porque es dema- siado dificil, y porque no tuve buenas notas en francés hace treinta anos.» ¢ «Me gustaria ser rico, pero no importa si no lo soy, porque mucha gente rica es infeliz, y tal vez perderia a todos mis ami- FOS.» Tras observar, como en el caso de Amy, el claro despliegue de desencadenantes y virus desencadenantes en muchos partici- pantes de los seminarios y en algunos clientes, he desarrollado un modelo de lo que obstaculiza el cumplimiento de nuestros suefios y de nuestro proyecto de vida. No fener el Contar con objetivo Pe a od Cumplimiento el resultado del proyecto nore cha ts err ae Ee | IK 70 PARTE L: LOS VIRUS MENTALES Para conseguir lo que queremos en la vida Para entender cémo funciona el modelo, lo mejor es comenzar coil un ejercicio sencillo. Ejercicio 6 éQué se interpone entre vosotros y vuestros proyectos? Piensa en un objetivo, una aspiraci6n o un proyecto importante que te hayas planteado en la vida. Después de reflexionar, con- testa con toda franqueza a las siguientes preguntas: ¢ 3Estas evolucionando hacia la consecucion de este proyecto? « 3Se trata de algo que crees que conseguirds en un plazo razo- nable? * :Te sientes estancado, incapaz de avanzar hacia el resultado deseado? Si alguno de vuestros objetivos o proyectos tiene alguna posibilidad de éxito y, aun asi, no lo habéis conseguido todavia, o no habéis progresado lo suficiente para conseguirlo, hay tres razones posibles. 1. El virus desencadenante crea una asociacién negativa relacionada con la accion de obtener el resultado. Algo relacionado con el hecho de tener un proyecto, en algun nivel, os parece mas doloroso que no tenerlo. Por ejemplo, es probable que todos hayamos tenido una relacién amorosa en la que nos mostramos abiertos y confiados con nuestra pareja y, de pronto, él! 0 ella hizo algo que acabo con la relacion. Esto nos hiere profundamente. Lo que suele suceder entonces es que los sentimientos de amor y con- fianza hacia un compafiero intimo se anclan de manera incons- ciente en el dolor, la afliccién y el temor asociado con la pérdida de la pareja. Se ha instalado un virus mental. A continuacién, el virus se reproduce de tal manera que siempre que os acercais a un posible companero/a, ese sentimiento de proximidad desen- cadena sentimientos de dolor, afliccién o temor. arp saneminy esi PaO ae ee state Los virus desencadenantes qa 2. Un virus desencadenante genera und asociacion negativa con el proceso de realizar el proyecto. A muchos nos Ira bien algo mas de dinero, pero sélo pensar en lo que tendriamos que hacer para conseguirlo provoca un estado de discapacidad. La idea de conseguir un segundo empleo podria desencadenar la sen- sacion de encontrarse atrapado y de no tener suficiente tiem- ‘po para divertirse. La idea de desarrollar una estrategia de inversiones para ganar dinero podria despertar sentimientos de frustracion al no entender la dinamica de las inversiones. 3. Un virus desencadenante genera una asociacion positiva con el hecho de no disponer de un proyecto. En cierto sentido, no tenet lo que queremos podria beneficiarnos. En una ocasion, una mujer que padecia un sindrome de cansancio cronico fue a visitar al célebre médico Milton Erickson. Al cabo de un tiem- po, cuando la enfermedad alcanzo su punto Algido y la activi- dad de la mujer se vio reducida al minimo, €sta recibia nume- rosos cuidados por parte de su familia. De alguna manera, llevaba una vida comoda porque la cuidaban. A una parte de ella le convenia seguir enferma. Erickson no tard6é en darse cuenta de que la mujer no queria curarse. Le pidié que saliera de su despacho y que no volviera hasta que estuviese dispues- ta a cambiar, La mujer nunca volvid. No tener lo que queremos puede ser doloroso, pero también puede ser comodo, en el sentido de que nos es familiar, Si nunca habéis tenido lo que deseais, la falta de familiaridad con tenerlo puede intimidaros. Cuando pensais en alguna aspiracion que no habéis cumplido porque os sentis atrapados, reflexionad sobre estas tres preguntas: 1. ¢Qué aspecto del proceso de lograr tu proyecto quetrias evitar a cualquier precio? 2. ;Qué aspecto de tener un proyecto quertias evitar a cualquier precio? 3. ;Qué hay de importante en no tener un proyecto propio? Estas preguntas son cruciales porque revelan la intencion 72 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES positiva de cualquier cosa que se interponga en el cumplimiento de vuestras aspiraciones en la vida, a saber, la intencién positi- va de los virus mentales potenciales. No podéis curar los virus sin conservar la intencién positiva. Tipos. de virus desencadenantes Los virus desencadenantes se dividen en dos variedades. Fl desencadenante simple es la sinestesia V/C, A/C 0 C/C, ya mencio nada en el capitulo 2. También se le suele denominar ancla.. Aqui, el desencadenante visual, auditivo 0 cinestésico (VA oC) esta anclado a un estado cinestésico (C). Una persona escucha ese tono de voz especial en boca de su conyuge y, dutomatica- mente, se irritara. La mayoria de los virus mentales que hemos tratado en este capitulo pertenecen a esta categoria. Los desen-- cadenantes simples, o anclas, se encuentran en el origen de. lobias, conductas compulsivas, bloqueos de aprendizaje, com- portamientos incongruentes y estados discapacitadores. Una segunda posibilidad, denominada desencadenante com- plejo, ocurre cuando el estimulo activa una secuencia de expe-| riencias interiores y externas que, a la larga, conducen a un esta-_ do o comportamiento no deseado. Como hemos senalado en el capitulo 1, esto también se denomina estrategia o programa. Recordad que mi estrategia de «procrastinacién» o, dicho de otro modo, de «dejar para manana» o aplazar las tareas, consis- tia en ver qué hay que hacer (V‘), ofr una severa voz interior diciéndome que tengo que realizar la tarea (A’), oir otra voz inte- rior (el lado rebelde) que dice «no quiero hacerlo» (A’), imaginar todos los detalles tediosos necesarios para llevar a cabo la tarea (V) y, finalmente, sentirme paralizado (C), Para alcanzar este estado de procrastinacion, inconsciente- mente doy varios pasos en mi experiencia externa e interior, Puede que otra persona tenga un desencadenante complejo totalmente diferente pero que induzca el mismo estado. Un desencadenante o estrategia compleja es como una receta o un ritual. Todos tenemos estrategias individuales y unicas para pro Los virus desencadenantes 73 EF ~—_ducir una diversidad de estados positivos y negativos. Podemos contar con una estrategia para sentirnos muy motivados. Quiza tengamos otra para deprimirnos. Y necesitamos otra estrategia para convencernos a nosotros mismos de comprar algo. Incluso tenemos una estrategia unica e individual para enamorarnos. Ser conscientes de los pasos de una estrategia para experi- mentar un estado positivo, como, por ejemplo, sentirse motivado o inspirado para actuar con plenitud de recursos en situaciones de aparente fracaso o derrota, nos da control y poder personal. ‘También puede sernos util conocer los pasos que desencadenan nuestros sentimientos al enamorarnos, de modo que no acabe- os enamorandonos de la persona equivocada solo porque él o lla han desencadenado nuestra estrategia amorosa. _ Esto fue lo que acab6 con mi matrimonio. Mi ex mujer, una rtista, conocido a un marchante de arte que desencadeno inten- amente su estrategia amorosa. Ella perdio la cabeza y pens6 que esta persona encarnaba su destino romantico, su alma - gemela, lo que le hizo creer que nuestro matrimonio debia aca- _ bar. En aquel tiempo, yo comenzaba a aprender algo sobre las _ estrategias amorosas. Estaba convencido de que el marchante habia desencadenado erréneamente la estrategia amorosa de mi mujer, y que seria un.error poner fin a nuestro matrimonio. a Pero. la experiencia de mi mujer se habia convertido en una _obsesién, y pensd que no tenia alternativa. Es lo que suele -suceder con los virus desencadenantes, a saber, la sensacion de que solo existe una unica alternativa aparente. Al cabo de unos meses, ella se dio cuenta de que habia cometido un error, Pero ra demasiado tarde. El matrimonio se habia disuelto. En ese momento, mi ex mujer se encontr6 envuelta en una relacién ictiva disfuncional basada parcialmente en un obstaculo creado por desencadenantes erroneos. El hecho de conocer conscientemente los pasos que damos ara experimentar un estado negativo, como la ira, la frustra- 16n o la ansiedad, nos proporciona una oportunidad para -desactivar estos virus mediante la terapia de virus mentales. Esta nos brindara un mayor control sobre los estados que que- emos experimentar. {4 PARTE 1: LOS VIRUS. MENTALES Las submodalidades Las imagenes internas, e] didlogo interior y los sentimientos son las tres modalidades del pensamiento. Las cualidades de la expe- niencia interior se denominan submodalidades. Ejercicio 7 . Las submodalidades visuales Pensad en una persona por la que sentis un gran aprecio. Contes- lad rdpidamente las siguientes preguntas acerca de como os imagi- nals a esta persona. Si no lograis visualizarla, imaginad cémo con- testariais a las preguntas si pudieseis visualizar a esa persona. * {le imaginas a esta persona en blanco y negro, o en color? * jLa persona se mueve o la ves en una imagen fija? * gSe encuentra cerca o lejos? * {Su figura esta enfocada con claridad o levemente desenfocada? * Donde se encuentra en tu campo visual? Te la imaginas en el centro de tu campo visual, a la izquierda o a la derecha? Las cualidades de vuestra imagen interna de esta persona son submodalidades visuales. 3 * En blanco y negro, o en color - En movimiento o fija * Cerca o lejos * Posicién en el campo visual * Enfocada o desenfocada * Panoramica (vision total del entorno) o enmarcada * Asociada (estdis en la escena y la Imagindis a través de vuestros propios ojos) o disociada (os imaginais a vosotros en la escena). Ejercicio 8 El descubrimiento de las submodalidades motrices Ahora, pensad en alguien que os resulte desagradable. Una vez mas, responded rapidamente a las mismas preguntas a propésito ms oe Se eee i ed tl Mail Los virus désencadenantes de c6mo imaginais a esta persona. Si considerdis que no tenéis especiales cualidades visuales, imaginad como responderiais a las preguntas si las tuvierais: e ile imaginas a esta persona en blanco y negro, o en color? ° jSe mueve o la ves como una imagen fija? « 3Se encuentra cerca o lejos? * jSu figura esta enfocada con claridad o levemente desenfo- cada? * ;Donde se encuentra esta persona en tu campo visual? ;Te la imaginas en el centro de tu campo visual, a la izquierdaoa la derecha? Entre la persona a la que aprecias y la que te disgusta, jcud- les son las submodalidades en las que mas difieren? La sub- modalidad o submodalidades en que mas se distinguen se deno- minan submodalidades motrices; permiten que el cerebro guarde la informacion de tal manera que podais distinguir a quién apre- cidais y a quién no. Muchos libros de divulgacion de psicologia ponen de relieve el valor del didlogo interior positivo. Sin embargo, quizds hay algo tan importante, si no mas: las submodalidades auditivas, es decir, las cualidades de la vozinterior, que son: * Répida o lenta * Con inflexiones o monétona * De tono alto, bajo o medio * El timbre. * La propia voz o la de otra persona * Situada aparentemente en un lugar especifico de tu cuerpo. Las submodalidades cinestésicas son cualidades de las sensa- ciones interiores. Las sensaciones pueden ser: ¢ Caélido o frio * Rugoso oO suave ¢« Intermitente o permanente hoi tH 76 PARTE I]: LOS VIRUS MENTALES * Afilado o romo ¢ Duro o blando « Situado en un lugar especifico del cuerpo. Como veremos en el proximo apartado, una manera eficaz de desactivar un desencadenante simple o complejo consiste sencillamente en cambiar las submodalidades de los pasos inter- nos claves. Asi, modificaremos la manera en que damos un sen- tido a lo que suele desencadenar el virus mental. Superar la aracnofobia Karen era una de las participantes extranjeras en mis cursos de formacién en PNL. Me conto que cerca de su casa, en Alemania, habia caminos muy hermosos para salir a pasear. A élla le hubie- ra gustado mucho salir con su hijo por estos senderos del bos- que, pero tenia un virus desencadenante: un miedo compulsivo a las arahas. Cada vez que se planteaba salir a caminar por el bosque, se imaginaba a las aratias que la acechaban debajo de las hojas y detras de los arbustos, esperando que se acercara para saltar sobre ella. —;Qué te asusta de las arafias? —le pregunte. —Son negras y peludas, y tienen muchas patas —me explico-—. Solo pensar en ellas me pone los pelos de punta. —Sus ojos salto- nes y el rechinar de dientes componian una actitud fisica con- gruente con sus palabras. —:Acaso tienes miedo a las mariposas? —inquin. —;Qué? ;Por qué habria de tener miedo a las mariposas? —A veces las mariposas son oscuras, Wenen varias patas y son un poco peludas —sugeri. —Si, supongo que tienes razon, pero las mariposas no me molestan. Yo intentaba dar con un contraejemplo, algo parecido a lo que | le causaba la fobia pero sin la carga emocional negativa. —Es posible que, de alguma manera, este temor te sitva, que saques provecho de él? —le pregunté—. Los virus mentales siem=/ Panera cere maser aT eat ENR Pan ein NCI T mn Los virus desencadenantes . T7 pre tienen una intencion en. apariencia positiva, 0 son prove- chosos. —Pues si encuentro una arana en casa y lanzo un grito, mi marido viene a rescatarme, y me siento protegida. El hecho de sentirse protegida se denomina beneficio secun- dario. —Si pudiésemos eliminar este temor, shay algo mas que pueda hacer tu marido para que te sientas igual de protegida? Es muy importante sentirse protegido. Creo que es importante afir- mar esa verdad ante cualquier cambio que emprendamos. Ella se lo pens y sugirié un par de cosas que él probable- mente estaria dispuesto a hacer. , —Antes de que permitas que este temor desaparezca del todo, screes que hay alguna situacion en que seria util conservarlo? —pregunite. _Tal vez estaria bien mantener una distancia razonable con las arafias potencialmente peligrosas —respondié Karen-, pero pienso que seria mas util tener cuidado en lugar de sentir el panico que siento ahora. Le dije que estaba de acuerdo con ella y que eso me parecia lo mas apropiado. Esta es otra consideracién importante cuando se trabaja con los cambios. En ciertas situaciones, el trabajo de los cambios debe estar en funcién del contexto, de modo que no se elimine el comportamiento en determinadas circunstancias, pues puede resultar necesario y adecuado. _Si tu marido esta dispuesto a hacer estas pequenas cosas con las que te sientes protegida, y si una atencion apropiada puede sustituir al panico, shay otros aspectos en ti que se opon- drian a renunciar al miedo a las arafias? —-pregunte. -No, supongo que no —dijo ella. Decidi abordar el tema ayudandola a que cambiara sus representaciones internas de las arafias cambiando las submoda- lidades. Cotejé las submodalidades de la araha con las submo- dalidades de visualizacion de las mariposas. Resultd que las sub- ‘modalidades en que habia mas diferencias, las submodalidades motrices, eran la cercania y el color. Ella se imaginaba las mari- 5 de cerca y en color, mientras que las arafias eran mas dis- ee ee ee shi ii ih 78 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES tantes y mas grandes que su tamano natural, y de un siniestro color gris y negro. A continuacion, le pedi que imaginara una gruesa placa de plexiglas que se interponia y la protegia de cualquier cosa que viera al otro lado de este material plastico transparente. —;Te imaginas a ti misma detras del plexiglas observando a una mariposa como la veias en color y de cerca? Al verse a si misma en la imagen, Karen se distanciaba de su experiencia. El plexiglas proporcionaba un segundo nivel de proteccién emocional. —Si, me veo a mi misma observando la mariposa. La observo con curiosidad y fascinacion. —Muy bien, ahora recuerda que el plexiglas es lo bastante grueso para protegerte. Puedes imaginar a Karen ante el plexi- glas mirando a una arama de cerca con el mismo sentido de curiosidad y fascinacion, en tamano natural y en color, de la misma manera que ves a las mariposas? Karen se qued6é pensando un momento, y luego parecio sor- prendida. —Es muy raro, la verdad es que no me la puedo imaginar a ella haciendo esto, a... esa Karen del otro lado. —~De acuerdo. Ahora, esa Karen sabe algo que te podria ser muy util, Sabe mirar a las aranas de la misma manera que miras a las mariposas. ;Hay algun aspecto de ti que se sentiria inco6modo con el hecho de que tu tuvieras la misma habilidad que esa Karen? —Mi intencion era llevar a cabo una verificaci6n de congruencia con otro aspecto inconsciente de ella. Volvio a reflexionar. -No -respondio-, me encuentro bien asi, siempre y cuando tenga cuidado. Le pedi que imaginara que el plexiglas se desplazaba hacia arriba y se alejaba de ella. Le sugeri que se imaginara a esa Karen caminando hacia ella hasta que estuviera lo bastante cerca para que pudiese incorporarla en si misma. Metaforicamente, esto representa la reintegracion de esa Karen, junto con su nueva manera de ver las aranas, a si misma. A continuacién, quise comprobar si la integracién era com- pleta. a nee eae Sr nee lepers recente eT Per en ee Sg ale ‘ ney, ead ae Tae ae ee (eee ee fag 2 ap 7 id pterspART RRS REer ee erp een et gene ier i pet Ta ities ae ra pee tyReeye TIM TP ArT STE a SET Te Tene eA sriic either 5 F ie Los virus d@sencaaeriertes _Ahora, devuelve el plexiglas a su lugar. Imaginate una arana al otro lado. ;Qué ves? —Karen parecia tranquila mientras imag}- naba la araia, asi que le pedi que quitara el plexiglas y volviera a visualizar la arana. _Fs curioso —dijo—. Estoy realmente fascinada y siento curlo- sidad. La verdad es que es una criatura de Dios, igual que las mariposas. —A partir de ahi, me situé en-el futuro con ella, y le pedi que se imaginara de nuevo en Alemania, que paseaba con su hijo y que veia una arata de la misma manera. Parecia que se lo tomaba bien, Una ultima prueba para comprobar el éxito del proceso podria haber sido ensefiatle una arana de verdad. Por desgracia, como habia sucedido con los gatos unos dias antes, las arafas estaban al corriente y habian desaparecido. ee Solucion antivirica numero | Superar una fobia cambiando las submodalidades (la fobia) que 1. Identifica la fobia y piensa: «sQué hay en me asusta o me sobresalta?». + Piensa en un contraejemplo, algo lo mas parecido a la fobia que puedas imaginar, algo frente a lo cual reaccionas con sol- tura y acttias con plenitud de recursos, por ejemplo, como la mariposa de Karen. 3. Piensa en el beneficio secundario, a saber, cualquier beneficio que obtengas del hecho de padecer esa fobia. «{Que prove- cho obtengo o podria obtener con esta fobia?» 4. Piensa: «;Como puedo conservar este provecho cuando me desprenda de la fobia?». Dedica el tiempo suficien- te para que las respuestas se te representen de forma cons- ciente. Comprueba si el temor seria una conducta apropiada en algiin otro contexto. «Antes de que permita que este temor desaparezca del todo, ghay alguna situaci6n en que pudiese ser apropiado?» Reflexiona sobre las respuestas que te vienen _ala mente. I |! lt {bi 80 PARTE I: LOS VIRUS MENTALES 6. La comprobacion ecologica. Hay algun otro aspecto de ti que se resista a desprenderse del miedo? Si la respuesta es afir- mativa, encuentra la intencidén positiva de ese aspecto que se resiste y piensa: «;Como puedo conservar... (la inten- clon positiva del aspecto que se resiste) y, a la vez, despren- derme del miedo?». 7. Contrasta las submodalidades de la fobia con las del contra- ejemplo. En la mayoria de los casos, es mas facil trabajar con submodalidades visuales (cercania de la imagen, encua- dre en movimiento 0 fijo, blanco y negro o color, etc. Véan- se ejercicios 7 y 8). Identifica las submodalidades motrices. es decir, las que mas diferencias presenten entre el contrae- jemplo y la fobia. 8. Para protegerte, toma distancias con tu experiencia imagi- nando una gruesa capa de plexiglas que se desliza ante tus ojos. Imaginate frente al plexiglas experimentando el con- traejemplo con las modalidades motrices (por ejemplo, la mariposa en primer plano y en color). 9. Imagina que miras a través del plexiglas y observa como experimentas aquello que desata la fobia con las mismas submodalidades que en el contraejemplo (por ejemplo, Karen veia a la otra Karen observando la arafia de cerca yen color, con una sensacién de curiosidad y fascinacion). Com- prueba que el plexiglas es lo bastante grueso para que te sientas protegido. 10. La reintegracion. Ahora, quita el plexiglas. Imagina a aquella otra persona observando, con la capacidad para manejar el desencadenante con plenitud de recursos. Imagina que eres capaz de incorporar ese «yo» a tu propia persona. 11. Comprueba el cambio. Coloca el plexiglas donde estaba e imagina que miras el desencadenante. Fijate en tu reac- clon, Si estas tranquilo, quita el plexiglas y vuelve a obser- var la experiencia. Si atin te sientes incomodo, vuelve al punto 6, 12. Situarse en el futuro. Imagina un encuentro en el futuro con el desencadenante y en plenitud de recursos. ee rere heat evinngr & f= C FE Los virus desencadenantes 81 El curso de formacién de PNL acabo en julio, y no supe mas de Karen hasta diciembre. Me envio una tarjeta de Navidad agra- deciéndome aquella sesion, y contandome que ahora solia pa- sear con su hijo por el bosque. Le habia perdido el miedo a las atafias. Para superar la ansiedad ante las matematicas Doris era una cliente que a lo largo de un par de afios me consul- t6 sobre diversos temas. Uno de los problemas que tenia era que queria presentarse a unas oposiciones en California para conse- guir el titulo de profesora. Una parte del examen eran ejercicios de algebra y geometria, pero ella habia evitado estas asignaturas en el instituto y la universidad debido a un virus desencadenante. Tenia lo que se denomina ansiedad ante las matemiaticas. —(Alguna vez tuviste buenas notas en mates? —le pregunté, en busca de un contraejemplo. La verdad es que creo que me iba bastante bien en mates hasta tercero de primatia. Ese afio tuve a la seniora Stonebreaker y.. -De pronto Doris se quedo boquiabierta, como si recordara algo. Me conté que cada vez que cometia un error en matemati- cas, la sefiora Stonebreaker la empujaba contra una estufa y Doris se quemaba. Su inconsciente habia establecido una aso- ciaci6n entre las matemAticas ¥ quemarse. jNo era de extranar que sintiera esa ansiedad! La intencion positiva del virus mental, desde luego, tenia un sentido, es decir, protegerla y evitar que se quemara. Conviene sefialar que la Terapia de Virus Mentales es dife- rente de otras terapias en el sentido de que no es necesario saber cual es el origen del virus; la terapia puede ser igualmente eficaz sin ese dato. En el caso de Doris, la causa surgié de forma _ espontanea. El proceso que decidi llevar a cabo para que Doris _ Superara su ansiedad ante las matematicas (un virus sencillo) se _ denomina colapso de anclas. ~Me parece bien que este aspecto tuyo intente protegerte evi- tando que te quemes —dije—. Pero cada vez que te presentes al PP 2, bk we IVE Le examen de matematicas y te suspendan, jacaso no te quema pen- sar que te estas quemando? Mi intencion era demostrar a su inconsciente la incongnien- cia de conservar la fobia. Se estaba quemando académicamente, y esta manera de pensar no favorecia su carrera. Le pregunte si, ahora que el peligro real de quemarse fisicamente habia desapa- recido, algtin aspecto de ella ‘se resistiria a cambiar su manera de _ pensar acerca de las matematicas para, ast, favorecer su Carrera. Cuando permitimos que los modelos que en el pasado nos obs- taculizaron continten con su «tarea» de forma constructiva, obra- ran a nuestro favor. A continuacion, le pedi que pensara en estudiar matemati- cas. Ella respird hondo, apreté las mandibulas y en su mirada vi que se sentia incémoda y agitada. Me acerqué y la toqué en el codo izquierdo para instalar un ancla negativa. Le dije que se pusiera de pie y que caminara un rato hasta que su estado de animo cambiara. A continuacion, puse a prueba el ancla tocan- dole el codo izquierdo, como habia hecho antes. Su rostro adop- t6 una expresion similar. —;Como te sientes? —pregunté. —Frustrada y bloqueada. —Por lo visto, el ancla negativa ya estaba creada. El siguiente paso consistic en instalar un desenca- denante de poder, a saber, un conjunto de estados capacitadores anclados en su codo derecho. —jPuedes pensar en una ocasién concreta en que hayas teni- do una confianza total en ti misma? —pregunté. Ella asintid con un gesto de la cabeza. ~Vuelve a esa experiencia como si estuviera sucediendo en este momento. Y ahora, viendo lo que viste, oyendo lo que oiste y sintiendo lo que sentiste en esa ocasién, jcomo sientes los miuisculos faciales y la expresion de tu rostro? ;Cémo era tu pos- tura entonces? ;Cémo respirabas? Si conseguimos que alguien adopte la fisiologia del estado deseado, utilizamos una de las maneras mas rapidas para provo- car que esa persona se identifique con ese estado. Doris se sento mas erguida, respiré profundamente y relajé la tensidn en las mandibulas. . “A MTS YO oe Tne oe een ny ene Jae rte pear * Lee TTRE ee iers: Shae oe ae, ? na ATID fap oves ig gl ais 1 = wal LOS Virus. c@esencadenantes —Ahora que tienes esta sensacion de confianza tan firme, deja que crezca y avisame cuando llegue a su punto mas alto —la instrui. Observé atentamente sus musculos faciales y cuando descubri una alteraci6n que podia corresponder con ese punto, me incliné y le toqué el codo derecho. Ella me confirmé que era el punto culminante de ese estado. Le pedi que dejara que aque- lla sensacion se desvaneciera. Luego, repeti los pasos para que adoptara la fisiclogia del estado, anclandola en el momento que alcanzaba el punto maxima. Una vez mas, le pe que per- mitiera que la sensacion se desvaneciera. —jHueles las palomitas del piso de al lado? —pregunté. Sor- prendida, ella me dijo que no. Le pregunté esto solo para in- terrumpir su estado y, a continuacién, le presioné el codo dere- cho. Su rostro se ilumin6 y, sonriendo, dijo que se sentia muy bien. La clave esencial para el éxito de un anclaje eficaz consiste en implantar el ancla en el momento culminante del estado deseado, o justo antes. Si al poner a prueba el ancla, no se hubie- ra producido el estado deseado, o si de haberlo hecho fuera débil, es probable que el momento de implantacion del ancla no fuera el correcto. En ese caso, tendriamos que volver atras para implantarla de nuevo. Solucion antivirica numero 2 La creacion de desencadenantes de poder ]. Encuentra un lugar tranquilo donde puedas sentarte cémo- damente sin que te molesten. Relajate y respira pausada- mente. 2. Recuerda un momento en que hayas experimentado con intensidad el estado deseado. Vive esa situaci6n como si estu- viera sucediendo ahora. Concéntrate en la perspectiva visual, los sonidos y, sobre todo, en las sensaciones que experimen- tabas en aquella ocasion. 3. Para la fisiologia: cuando experimentes este estado capacita- dor, observa: