Está en la página 1de 138
Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación
Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación
Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación
Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

Ministerio de Salud y Deportes. Dirección General de Promocion en Salud. Sistematización del Proceso de
Ministerio de Salud y Deportes. Dirección General de Promocion en Salud. Sistematización del Proceso de

Ministerio de Salud y Deportes. Dirección General de Promocion en Salud. Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacama- ya.

para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacama-

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya.

R.M. Nº Xxxx de Xxxx Depósito Legal xxxxxxxx ISBN: xxxxxxxxxx

Documento elaborado por:

Susana Zuazo Arana - Consultora

Colaboradores:

Mónica Sullca -

Mary Espinoza - Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya Olga Guarachi - Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya Cinthia Paredes -Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya Carola Mamani - Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

Asistente de trabajo de campo

Revisión:

Cristobal Ayllón - Médicos del Mundo España Rolando Chirinos - Médicos del Mundo España Susy Vargas - Médicos del Mundo España Fabiola Delgadillo - Médicos del Mundo España Henry Flores - Ministerio de Salud y Deportes Alberto Camaqui - Viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad Iver Buezo- Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad Lucio Escobar - Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad

Dibjuos e ilustraciones:

Juan Heredia

Diseño gráfico y diagramación:

Homero Cortez

Jorge Berna

© Ministerio de Salud y Deportes 2013

Documento impreso con el apoyo Técnico y Financiero de Médicos del Mundo

MINISTERIO DE SALUD Y DEPORTES

AUTORIDADES NACIONALES

Dr. Juan Carlos Calvimontes Camargo MINISTRO DE SALUD Y DEPORTES

Dr. Martin Maturano Trigo VICEMINISTRO DE SALUD Y PROMOCIÓN

Sr. Alberto Camaqui Mendoza VICEMINISTRO DE MEDICINA TRADICIONAL E INTERCULTURALIDAD

Sr. Miguel Ángel Rimba Alvis VICEMINISTRO DE DEPORTES

PRESENTACIÓN

RESOLUCIÓN

MINISTERIAL

9

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

1. PARA COMPRENDER LA SISTEMATIZACIÓN

14

1.1.

Justificación

14

1.2.

Propósito

16

1.3

Objetivos

16

1.4.

Marco metodológico

17

2. EL ESCENARIO DE LA EXPERIENCIA SISTEMATIZADA

29

2.1. El Municipio de Patacamaya

29

2.2. La Red de Salud Nº12 y el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

30

3. SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA

33

3.1. Gestación y primer parto (2000-2007)

33

3.2. El segundo parto y la infancia (enero 2008-mayo 2011)

49

3.3. Un parto de gemelas

La adolescencia de la experiencia (junio 2011-abril 2012)

68

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

10

Serie: Documentos de investigación

4. LECCIONES APRENDIDAS

98

4.1. Sobre la primera fase de la experiencia (2000-2007)

98

4.2. Sobre la segunda fase de la experiencia (enero 2008-mayo 2011)

100

4.3. Sobre la tercera fase de la experiencia (junio 2011-abril 2012)

102

4.4. Sobre el proceso de sistematización

104

5. RECOMENDACIONES

106

5.1. Sobre la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural

106

5.2. Sobre el personal de salud académico y las parteras

108

5.3. Sobre la gestión participativa en salud

110

5.4. Sobre futuros procesos de sistematización de la experiencia

111

5.5. Sobre la socialización de la sistematización

113

5.6. Sobre Médicos del Mundo

113

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

114

ANEXOS

121

Anexo 1:

Lista de los/as protagonistas que participaron

en el proceso de sistematización

123

Anexo 2:

Mapa de ubicación del Municipio de Patacamaya

127

Anexo 3:

Fotos relevantes de la experiencia

129

ABREVIATURAS Y SIGLAS

AECID

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo

CAI

Comité de Análisis de Información

CECI

Centro de Estudios y Cooperación Internacional

COOPI

Cooperazione Internazionale

DILOS

Directorio Local de Salud

FCI

Family Care International

ENDSA

Encuesta Nacional de Demografía y Salud

INE

Instituto Nacional de Estadística

MdM

Médicos del Mundo

MSD

Ministerio de Salud y Deportes

ONG

Organización No Gubernamental

POA

Programación Operativa Anual

RPS

Responsable Popular de Salud

SAFCI

Salud Familiar Comunitaria Intercultural

SNIS

Sistema Nacional de Información en Salud

SEDES

Servicio Departamental de Salud

SSR

Salud Sexual Reproductiva

SSSRO

Servicio Social de Salud Rural Obligatorio

SUMI

Seguro Universal Materno Infantil

TAHIPAMU

Taller de Historia y Participación de la Mujer

UNFPA

Fondo de Población de las Naciones Unidas

USCMS

Unidad de Salud Comunitaria y Movilización Social

VMTI

Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad

11

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

INTRODUCCIÓN 13

INTRODUCCIÓN

13

El presente documento corresponde a la consultoría: Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, promovida por Médicos del Mundo (MdM) en Bolivia. Ésta se inscribe en el contexto del Convenio desarrollado por MdM con el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), denominado: “Mejora de la salud de las poblaciones, en especial de las de mayor pobreza y vulnerabilidad, fomentando el desarrollo humano sostenible, el fortalecimiento

y desarrollo de la esfera cultural, la institucionalidad, las políticas públicas inclusivas y la articulación del tejido social y cultural en Bolivia, Ecuador y Perú”, vigente desde enero de 2011 hasta diciembre de 2014.

La sistematización, realizada entre enero y abril de 2012, muestra el proceso histórico y los aprendizajes que han resultado de la experiencia de implementación de una estrategia intercultural en el campo de la salud: la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital del Municipio de Patacamaya, Departamento de La Paz. Lo anterior implicó asumir una perspectiva cualitativa, a partir de la cual se han identificado y caracterizado etapas de esa experiencia, se han reconocido a sus protagonistas, sin perder de vista logros, obstáculos y facilitadores/as del proceso, además de lo no logrado y sus determinantes, para finalmente definir los desafíos que quedan por delante que permitan superar las dificultades, fortalecer las potencialidades y mejorar el desarrollo de la experiencia.

El documento está organizado en cinco capítulos, además de bibliografía y anexos. El primer capítulo,

contiene el eje de la sistematización, explica el qué, el por qué, el cómo y el para qué del trabajo realizado.

El segundo capítulo, muestra el escenario en que se enmarca la experiencia que ha interesado sistematizar.

El tercer capítulo, el cuerpo del documento, contiene los distintos momentos y la interpretación crítica de

la experiencia sistematizada. Los dos últimos capítulos están concentrados en hacer notar las lecciones aprendidas para orientar acciones a futuro, además de recomendaciones que permitan enfrentar los retos

y aprovechar las oportunidades del momento actual. Por otra parte, los anexos incluyen información sobre quiénes participaron en la sistematización, un mapa del municipio en que se ubica el Hospital y fotos relevantes de la experiencia.

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

14

14 1. PARA COMPRENDER LA SISTEMATIZACIÓN

1. PARA COMPRENDER LA SISTEMATIZACIÓN

Serie: Documentos de investigación

Este capítulo contiene la brújula de la ruta que siguió la sistematización, pues para el desarrollo del trabajo se ha necesitado tener en claro, por una parte, qué experiencia se iba a sistematizar, por qué se había tomado esa decisión y el propósito final de lo que se quería lograr, por otra parte, saber qué interesaba conocer de la experiencia y el modo en que se iba a hacer la sistematización.

1.1. Justificación

En Bolivia, desde principios de la anterior década, se vienen dando procesos de implementación de estrategias interculturales en salud materna, ubicados en zonas indígenas campesinas del área andina del país. El objetivo de los mismos ha sido reducir la mortalidad materna y neonatal incrementando las coberturas en los servicios de salud, a partir de estrategias que implican espacios (infraestructura y equipamiento) y procedimientos de atención adecuados al contexto cultural en que se desarrollan, promoviéndose la atención conjunta de parteras/os y médicos/as. En ese contexto, las experiencias que más resaltan se ubican en los Departamentos de Potosí y La Paz.

En el Departamento de Potosí, entre varias, destaca lo sucedido en los municipios de Caiza D y Cotagaita donde, con el apoyo de la ONG local Causananchispaj 1 y a partir de un proceso de investigación en el que participaron activamente autoridades locales, parteras y personal de salud, se construyeron espacios de parto y se plantearon procedimientos culturalmente adecuados, lo que desembocó en la elaboración de un documento técnico normativo del Ministerio de Salud y Deportes (MSD) 2 . También ha sido importante la experiencia sucedida en el Municipio de Tinguipaya, respaldada por la Cooperazione Internazionale (COOPI), donde se dieron diversas acciones, desde la capacitación del personal de salud y terapeutas tradicionales hasta infraestructuras adecuadas culturalmente, que incluyen salas de parto, tal proceso estuvo respaldado por las autoridades municipales y originarias de la zona 3 .

1 Expresión quechua que significa: “Para vivir mejor”

2 Ministerio de Salud y Deportes, 2006. “Protocolos de Atención Materna y Neonatal Culturalmente Adecuados”

3 Ciratella, 2009

En el Departamento de La Paz resalta la experiencia del Hospital del Municipio de Patacamaya: las salas de parto adecuadas a la cosmovisión de la población aymara de la zona, tanto en su diseño arquitectónico y equipamiento, como en sus procedimientos de atención. La experiencia de Patacamaya ha sido promovida, sobre todo, por el equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12 del Servicio Departamental de Salud (SEDES) La Paz, algunos/as médicos/as del mismo Hospital y MdM.

En el Hospital de Patacamaya las mujeres aymaras tienen la posibilidad de elegir entre dos tipos de atención para el parto, por un lado, en sala biomédica, y, por otro, en sala con adecuación cultural. Lo segundo implica que, la parturienta será atendida por un/a médico/a y partera en un lugar cálido, semejante a su hogar, acompañada de familiares, en la posición que prefiera, podrá tomar líquidos calientes o sopas, se le devolverá la placenta, entre otros procedimientos que marcan diferencias con el parto biomédico. Sin embargo, llevar a la práctica lo dicho, que las mujeres realmente puedan decidir entre dos tipos de atención, y que los partos con adecuación cultural sean como se postula, ha sido y es un proceso complejo, en construcción, pues no siempre ha llegado o llega a darse en la cotidianidad.

El parto con adecuación cultural en el Hospital de Patacamaya ha implicado una historia de idas, venidas, intentos, logros, dificultades, frustraciones, que tiene su origen a principios de la década anterior, pero recién se comienza a consolidar en el año 2006, con una sala de internación que fue adaptada para ser una sala de parto que respondiera a las necesidades culturales de las mujeres del lugar. Si bien ese proyecto se mantuvo sólo por un tiempo, fue la base para que después se generen acuerdos entre el Hospital, la Coordinación de la Red de Salud Nº12, el Gobierno Municipal de Patacamaya y el apoyo de MdM (con el financiamiento de la AECID), y construyan salas de parto con adecuación cultural, la primera el año 2008 y otras dos el 2011. De modo que, en la actualidad, las mujeres disponen de distintas salas de parto y diferentes formas de atención: una sala biomédica y 3 salas con adecuación cultural.

En ese marco, MdM junto al MSD, han querido promover la: Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, pues se considera que, al ser una experiencia relevante en el contexto nacional y al haber avanzado un buen trecho del camino que le toca recorrer, resulta pertinente hacer una primera

15

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

16

Serie: Documentos de investigación

sistematización con un enfoque cualitativo, de modo que se pueda conocer y comprender cómo se ha desarrollado y desarrolla la experiencia, para luego poder analizar y replantear la experiencia a futuro, además de brindar lineamientos que puedan servir a otras experiencias.

1.2. Propósito

Esta sistematización pretende contribuir al aprendizaje y reflexión de todos/as aquellos/as que están comprometidos/as en lograr la implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital de Patacamaya, como el personal de salud, las parteras, el equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12 del SEDES La Paz, el Gobierno Municipal de Patacamaya, organizaciones locales, MdM, además de protagonistas estratégicos relacionados al Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad (VMTI) y a la Unidad de Salud Comunitaria y Movilización Social (USCMS) del MSD. Por tanto, esta sistematización es concebida como un instrumento capaz de favorecer la transformación de la experiencia y sus protagonistas.

1.3. Objetivos

1.3.1 Objetivo general

Sistematizar, desde una perspectiva cualitativa, el proceso de implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya.

1.3.2 Objetivos específicos

❖❖ Elaborar el mapeo de los/as protagonistas que participaron/participan en la implementación de la estrategia.

❖❖ Identificar y caracterizar las diferentes etapas/momentos de la experiencia.

❖❖ Identificar y describir los instrumentos utilizados para implementar la estrategia.

❖❖ Identificar las experiencias y percepciones de mujeres, familiares y parteras en el uso y atención de las salas de parto con adecuación cultural.

❖❖ Definir las fortalezas en la implementación de la estrategia, como también identificar los factores que limitan/dificultan el desarrollo de la misma.

❖❖ Definir los desafíos para fortalecer y mejorar la implementación de la estrategia.

1.4. Marco metodológico

1.4.1. Consideraciones iniciales

Concepción de sistematización

La sistematización ha sido pensada como un camino, que se inició reconstruyendo y ordenando los procesos desarrollados al implementarse la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital de Patacamaya, ha continuado con la interpretación crítica de lo acontecido, para terminar con la identificación de aprendizajes que tengan utilidad para el futuro. Desde esta mirada, fue importante saber qué sucedió, pero además comprender por qué pasó lo que pasó, para poder mirar las contradicciones, las inconsistencias, los conflictos, los hechos no intencionales o imprevistos que determinaron el desarrollo de la experiencia 4 .

Entonces, sistematizar la experiencia del Hospital de Patacamaya ha significado:

la experiencia del Hospital de Patacamaya ha significado: 4 Jara, 2001 y Molina, 2002. 17 Sistematización

4 Jara, 2001 y Molina, 2002.

17

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

18

Serie: Documentos de investigación

También esta sistematización fue concebida como un proceso histórico, complejo, donde han intervenido diferentes personas, de modo que la experiencia ha sido construida socialmente. Es decir, la realidad se constituye a partir de las visiones de diferentes protagonistas, quienes no están aislados/as, viven en un momento histórico y en una situación determinada (condición étnica, de género, generacional, clase social, etc.), con distintas prioridades e intereses 5 .

Presentación de quien sistematizó la experiencia

Resulta necesario establecer que la sistematización ha implicado un proceso de relaciones intersubjetivas, del que no quedó al margen quien sistematizó la experiencia. Por tanto, no se trató de un proceso neutral

u objetivo, pues se dieron interacciones, negociaciones permanentes de subjetividades. Definitivamente lo

dicho, lo escuchado, lo observado, lo comprendido e interpretado resultó de la relación entre los/as sujetos/as

y la investigadora, que procede, como los/as protagonistas, de un momento histórico y situación particular.

La sistematización tendría planteamientos diferentes si otra persona sería responsable de la misma. En ese sentido, se convierte en una necesidad ética manifestar quién es la responsable de la sistematización 6 .

Soy una mujer que ha nacido en la ciudad de La Paz. Hija de una profesora y de un gráfico 7 , la menor de tres hermanos. Me identificó como mestiza y de clase media. Amo la música, el rock & roll, con lo que expreso mucho de mi sentir y pensar.

He estudiado Antropología en la Universidad Mayor de San Andrés, lo cual me ha permitido trabajar en diferentes investigaciones con temáticas de género y salud. Mi formación, experiencia de trabajo y vivencias, me han llevado a sensibilizarme con la urgente necesidad del ejercicio de los derechos en salud sexual y reproductiva de las mujeres.

5 Lavin, 2000.

6 Salinas y Rance (2001) plantean que todos hablamos desde alguna parte, nadie es neutral. La voz supuestamente neutral, que retrata al otro o la otra, es colonial y opresiva.

7 Persona que desempeña un oficio en una imprenta.

El asumir el reto de esta sistematización, que se acerca a la temática de la salud materna de mujeres aymaras, ha implicado identificarme con ellas, aunque no soy madre. Como las mujeres que entrevisté, en caso de enfermedad he acudido a servicios de salud, públicos o privados, en varias ocasiones la atención de los/as médicos/as y enfermeros/as ha sido muy buena y sus procedimientos me ayudaron a resolver problemas, sin embargo, también tengo vivencias amargas, en que mi formación académica y experiencia de trabajo no evitaron sentirme vulnerable ante una jerga tan particular que me impedía entender lo que podía estar pasando en mi cuerpo, diagnósticos importantes tan torpemente explicados,que sólo provocaron angustia y escabullirme antes que pensar en que se podía hacer algo, retardando así la atención de la enfermedad.

La sistematización me ha permitido tener un contacto más directo con médicos/as y enfermeros/as, de modo que pude mirarlos/as de una manera más amplia, no homogeneizarlos/as. En la cotidianidad de un hospital he podido conocer sus preocupaciones, tristezas, anhelos, alegrías, sueños, como también percibir que en la formación universitaria que ellos/as, particularmente médicos/as, han recibido se les enseñaba y pedía objetividad en todo momento, en un marco de relaciones verticales, lo cual, finalmente hoy, repercute en su vida laboral.

Sobre sistematización, investigación y evaluación

Resulta importante comprender que investigación, evaluación y sistematización son procesos diferentes, la confusión sobre lo que implican pueden generar falsas expectativas respecto a los resultados. Los procesos mencionados son diferentes tanto por su objeto de estudio como por sus fines 8 :

❖❖ La investigación, se interesa por un aspecto o dimensión de la realidad, siendo su objetivo obtener conocimiento.

❖❖ La evaluación, tiene por objeto de estudio la ejecución de un proyecto, teniendo como fin calificar su ejecución (logro de objetivos, eficiencia, eficacia, impacto).

❖❖ La sistematización, se enfoca en la experiencia vivida a partir de un proyecto, y su objetivo es obtener conocimiento (aprender) de la práctica para mejorarla.

8 Molina, 2002.

19

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

20 1.4.2. Respecto a la metodología

Serie: Documentos de investigación

La sistematización ha sido trabajada desde una perspectiva cualitativa, pues lo que interesaba era aproximarse a una experiencia específica, la implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, en un contexto y momento particular, identificando a sus protagonistas, conociendo y comprendiendo sus experiencias para interpretarlas.

El proceso de sistematización se desarrolló entre enero y abril de 2012, y fue organizado en 3 fases:

1ra. Revisión de documentos. 2da. Construcción de información con los/as protagonistas. 3ra. Organización e interpretación de la información.

Cabe indicar que, si bien se organizó el proceso en diferentes etapas, la sistematización fue dinámica, no lineal, jugando con la simultaneidad de las fases, de acuerdo a cómo se planteaba el trabajo de campo, adecuando intereses y tiempos a partir de la situación y expectativas de los/as protagonistas.

Primera fase: Revisión de documentos

Esta fase ha implicado conocer la experiencia de Patacamaya desde los documentos generados por MdM, el personal de salud del Hospital y el equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12, por lo que se revisó informes, guías de trabajo, ponencias en PowerPoint y fotografías. También se tomó en cuenta lo producido por diferentes autores/as sobre la experiencia misma, salud materna, salud e interculturalidad y normativas. Lo hecho permitió identificar y conocer detalles particulares de los/as protagonistas y eventos trascendentales sucedidos, además de reconocer temas que se deberían profundizar y debatir. El instrumento metodológico de esta fase ha sido una matriz, organizada por categorías definidas a partir de temas claves desarrollados en los documentos revisados.

Segunda fase: Construcción de información con los/as protagonistas

En esta etapa lo que interesaba era conocer la experiencia desde sus protagonistas, para poder identificar los momentos e hitos claves en la implementación de las salas de parto con adecuación cultural y caracterizar la atención del parto. Para ello se realizó la aproximación, por una parte, al escenario de la experiencia, el Hospital de Patacamaya, y, por otra parte, a las oficinas de instituciones relacionadas directa o indirectamente con la experiencia, como MdM (en Patacamaya y La Paz), VMTI, SEDES La Paz, TAHIPAMU, FCI/Bolivia, UNFPA o Plan Internacional Inc. Bolivia.

Tomando en cuenta el diferente grado de involucramiento de los/as protagonistas con la experiencia, se emplearon las siguientes técnicas metodológicas:

❖❖ Entrevistas en profundidad: Concentradas en recuperar diferentes momentos de la experiencia a partir de las vivencias, percepciones, opiniones y reflexiones de los/as protagonistas “directamente” relacionados/as con la misma. Éstas se han dirigido al personal de salud, parteras y médicos tradicio- nales del Hospital, autoridades del Municipio de Patacamaya, además del personal de la Coordina- ción de la Red de Salud Nº12 y de MdM.

❖❖ Diálogos grupales: Desarrollados para caracterizar la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital, tomando en cuenta a mamás que tuvieron ese tipo de partos, pero también a aquellas que fueron atendidas en la sala biomédica, además de las parteras que atienden en el servicio de salud.

Para poder realizar los diálogos se contó con la colaboración de una asistente de campo, Mónica Su- llca, que cumplió varios roles: ayudó en la organización, tomó apuntes de las actividades, se respon- sabilizó de la grabación de las mismas, hizo de traductora cuando fue necesario, entre otras acciones.

❖❖ Entrevistas abiertas: Enfocadas de dos maneras. Por un lado, para conocer las vivencias y percepcio- nes de las mujeres que han atendido su parto en el Hospital y de los esposos de las mismas. Por otra lado, para identificar las percepciones de los/as protagonistas “estratégicos/as” relacionados/as a la

21

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

22

Serie: Documentos de investigación

experiencia, ubicados/as en el SEDES La Paz, el VMTI, la USCMS del MSD, además de representantes de instituciones e investigadores/as que trabajan el tema de salud e interculturalidad.

Es importante indicar que al iniciar las entrevistas (en profundidad o abiertas) y los diálogos grupales, se asumió el compromiso con los/as protagonistas de respetar la confidencialidad sobre su identidad cuando se desarrolle algún argumento en el documento, es decir, no mencionar como fuente el nombre de la/s persona/as 9 . Éste hecho no causó mayor repercusión entre aquellos/as que estaban tranquilos/as en la posición laboral que ocupaban, sin embargo, para quienes se sentían vulnerables esta situación fue, tal vez, lo que les dio tranquilidad y los/as animó a participar de la sistematización, como por ejemplo, los/as usuarios/as y auxiliares de enfermería del Hospital.

También se debe destacar que, tanto las entrevistas abiertas y en profundidad como los diálogos grupales, han sido grabados, previo consentimiento de las personas. Además, se han utilizado diferentes guías adaptadas de acuerdo a las características y contextos particulares de los/as entrevistados/as.

❖❖ Cuestionarios vía Internet para investigadores/as e instituciones: Dedicados/as a conocer las percepciones de quienes tienen experiencia de trabajo en el tema de salud materna e interculturali- dad o adecuación cultural para la atención de parto.

❖❖ Observación participante: Ha implicado la interacción de quien sistematizó la experiencia con los/ as protagonistas, poniendo atención a lo que decían (los discursos) y hacían (conductas, comporta- mientos, gestos y posturas) durante las entrevistas y diálogos, como también en los espacios y mo- mentos donde ellos/as desarrollaban sus actividades. Estas observaciones han sido registradas en el denominado “cuaderno de campo”.

9 Es por esta razón que, cuando en el documento se recurre a algún dato brindado por un/a protagonista o más se menciona como fuente un código y la fecha en que fue proporcionada la información. Únicamente, la responsable de la elaboración de la sistematización conoce a quien o quienes corresponde cada uno de los diferentes códigos.

Tercera Fase: Organización e interpretación de la información

En esta fase se ha trabajado en la construcción de la historia colectiva de la experiencia, a partir del encuentro de diferentes visiones logradas en la etapa anterior. Esto implicó organizar la información identificando los momentos de la experiencia, los hitos, poniendo atención a las concordancias, desacuerdos, logros, desencuentros, contradicciones, factores internos y externos influyentes en la experiencia.

La organización fue realizada observando, primero, los temas emergentes de la experiencia, para luego hacer una categorización tomando en cuenta los temas claves que interesaban desarrollar de acuerdo a los objetivos planteados. En base a esto, se ha procedido a identificar las ideas fuerza, entendidas como concepciones compartidas por un conjunto de protagonistas, representando énfasis en sus discursos, por lo que hacen evidentes sus posicionamientos y análisis en torno a la experiencia. Lo que ha resultado de este proceso será desarrollado en el capítulo 3 del documento.

1.4.3. Los/as protagonistas de la sistematización

Uno de los primeros pasos de la sistematización fue la identificación de los/as protagonistas directos/as y estratégicos/as de la experiencia. Para ello el equipo de MdM realizó un mapeo inicial, lo cual permitió definir la agenda del trabajo de campo. Aquel primer mapeo fue ampliándose cuando se visitó el escenario de la experiencia, la población de Patacamaya y su Hospital, y cuando se tuvo contacto con las diferentes instituciones en la ciudad de La Paz 10 .

A continuación se muestra la relación de los/as protagonistas de la sistematización y las técnicas que se emplearon:

10 Véase Anexo 1: Lista de los/as protagonistas que participaron en el proceso de sistematización.

23

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

24

Serie: Documentos de investigación

TIPO DE TÉCNICA

PROTAGONISTAS

Entrevistas en

profundidad

ð 26 Personal de salud del Hospital: 9 médicos/as, 12 1 licenciada de enfermería, 4 auxiliares de enfermería, 1 médica residente, 1 administrador, 1 trabajadora social, 5 parteras, 2 médicos tradicionales, 2 Brigada Cubana.

ð 3 Coordinación de Red de Salud Nº12 13 .

ð 1 Gobierno Municipal de Patacamaya (concejala).

ð 8 MdM

Diálogos grupales

ð 2 Diálogos grupales con mamás, alcanzando un número total de 7 participantes, de las cuales: 3 tuvieron parto con adecuación cultural y 4 parto biomédico.

ð 1 Diálogo con 5 parteras.

Entrevistas directas

ð 11 Mamás, de las cuales: 2 tuvieron parto con adecuación cultural, 7 parto biomédico y 2 parto domiciliario no atendido por personal de salud.

ð 4 Esposos de mujeres que atendieron su parto en el Hospital, de las cuales: 2 tuvieron parto con adecuación cultural y 2 parto biomédico.

ð 16 Protagonistas estratégicos/as: 4 SEDES La Paz, 2 VMTI, 1 USCMS 14 , 1 Caja de Salud Petrolera, 1 FCI/Bolivia, 1 TAHIPAMU, 2 UNFPA, 1 Plan Internacional Inc. Bolivia, 1 AECID, 2 investigadores/as.

Cuestionarios vía

Internet

ð 1 Proyecto “Un aguayo para un parto seguro”, CECI de Canadá.

11 ,

12 ,

13

Lo anterior permite notar que en la sistematización han participado, sobre todo, personal de salud, en particular médicos/as, auxiliares y parteras, como también madres que han atendido su parto en el Hospital.

Asimismo, se destaca que las mamás participantes de los diálogos y entrevistas son, mayoritariamente, las que tuvieron partos biomédicos, siendo pocas las mamás con partos atendidos en una sala con adecuación cultural.

11 En este caso se han considerado a los/as médicos/as que trabajan o trabajaron en el Hospital y se relacionan o relacionaron directamente con la experiencia.

12 Es considerado como parte de los/as entrevistados/as del equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12 a alguien que trabajó durante mucho tiempo en esa institución.

13 Dependiente de la Dirección General de Promoción de la Salud del MSD.

Otro hecho interesante es que, se lograrón pocas entrevistas con esposos de mujeres que han atendido su parto en el Hospital, pues encontrar a padres de familia llevando a sus hijos/as a un control prenatal es inusual, generalmente esto sucede para el control médico de la madre después del parto, ya que ella físicamente está muy débil, debiendo ser el papá quien lleve a el/la bebé. Es así que, en la sala de espera en contadas ocasiones se ve a un hombre con su hijo/a en brazos, en tanto que se encuentra repleta de mamás cuidando a sus niños/as de menos de 2 años.

En el caso de las entrevistas a autoridades locales, sólo se tiene un encuentro con una Concejala del Municipio de Patacamaya. Lo que permite decir que el acceso a ese tipo de protagonistas fue una tarea difícil de concretar, por ejemplo, no se llegó a contactar al Alcalde porque estaba constantemente viajando o en reuniones, tampoco al presidente del Comité Local de Salud porque no vivía en el pueblo y se desconocía su número de celular. Lo sucedido también ha ayudado a comprender que las instancias a las que ellos representan están casi lejanas a la experiencia, no tienen una relación directa con la misma. Como se verá más adelante, la Gestión Participativa de la política SAFCI es débil, no sólo en relación a la experiencia sino también, al parecer, en otros temas que incumben al Hospital.

En el caso de la repercusión de la técnica de los cuestionarios vía Internet, para investigadores/as e instituciones relacionadas a la experiencia, de los 4 cuestionarios que se enviaron solo 1 fue respondido. Sin embargo, la respuesta recibida contiene datos muy ricos sobre una experiencia poco conocida: “Un aguayo por un parto seguro”, apoyada por el CECI de Canadá, que trabaja una estrategia intercultural en salud materna en el área rural del departamento de Oruro. Esto hace pensar que en adelante pueden darse intercambios de saberes haciendo uso de este tipo de herramienta metodológica.

25

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

26 1.4.4. Consideraciones metodológicas

Serie: Documentos de investigación

Al llevar a la práctica la estrategia metodológica de la sistematización se vivieron algunas situaciones que repercutieron en su desarrollo, e incluso la limitaron en algunos aspectos, por lo que resulta necesario hacerlas notar para dar cuenta del contexto en que fue construida y las situaciones que, finalmente, le han dado forma, para que también estas experiencias puedan servir a futuro cuando se considere generar procesos de este tipo.

A continuación, algunas situaciones que repercutieron en la sistematización:

❖❖ Durante las entrevistas: Para desarrollar esta técnica fue importante acomodarse a las agendas de los/as protagonistas pues, en lo posible, no se quería interrumpir sus actividades. Esto representó tener paciencia y esperar el momento oportuno. Tal idea estuvo más presente cuando se tuvo que coordinar con médicos/as y mamás.

En el caso de los/as médicos/as del Hospital, por lo observado, tienen rutinas de trabajo difíciles de romper, generalmente se los/as encontraba apurados/as. Para lograr entrevistarlos/as fue imprescindible el apoyo de una licenciada de enfermería y de algunas auxiliares que alertaban sobre dónde estaban o cuándo disponían de tiempo libre.

Con las mamás se tuvo que tomar en cuenta que, los jueves y domingos son los días de la feria del pueblo, y son aprovechados por las mujeres que son madres para proveerse y/o vender sus productos y asistir, sobre todo durante las mañanas, al Hospital para sus controles prenatales o controles médicos de sus hijos/as, e informarse sobre el Bono Juana Azurduy, por tanto son días muy ajetreados pues en pocas horas deben hacer muchas actividades. Entrevistar a estas mujeres significó realizar preguntas puntuales, que les implicarán poco tiempo. También representó ingeniarse una estrategia sencilla, que resultó muy valorada por las mamás. Ésta consistía en que la ayudante de campo, que fue convocada para apoyar en los diálogos grupales, estuviera atenta al turno de atención de la mamá con quien se estaba conversando, pues había que evitar que lo perdiera si es que no acudía al llamado de la auxiliar de enfermería, de modo que se le daba a la entrevistada la suficiente tranquilidad para responder a las preguntas.

❖❖ Durante los diálogos grupales: Esta técnica también trajo situaciones impensadas. Invitar a las mamás a participar de una actividad colectiva resultó muy difícil, porque la ayudante de campo, a diferencia de lo que sucedía en las entrevistas, ya no podía estar atenta a los turnos médicos pues te- nía otras responsabilidades, y las mamás que ya habían sido atendidas tenían apuro por irse, al final, el lograr desarrollar esta técnica concentrando a un grupo de mamás en un mismo lugar dependió, solamente, de su paciencia y buen humor. Un elemento importante para resaltar es que las mamás venían cargando o llevando en brazos a bebés y, en algunos casos, acompañadas de otros/as hijos/ as pequeños/as, lo cual no permitía que estuvieran plenamente concentradas en la actividad, por lo que, en varios momentos, la ayudante de campo tuvo que distraerlos/as y jugar con ellos/as. Ante lo dicho, el tiempo que se había pensado para el desarrollo de la técnica se redujo, aproximadamente, de una hora a 40 minutos.

El diálogo con parteras también trajo consigo algo no previsto. Una de las razones de tener una ayudante de campo que hablara tanto castellano como aymara, fue para facilitar la comunicación con las personas monolingües. En el caso de las parteras, una hablaba sólo aymara, aunque entendía muy bien el castellano, las demás eran bilingües. Esto hizo pensar que en la actividad únicamente se iba a practicar la traducción con la partera monolingüe, considerándose que las demás hablarían en castellano, sin embargo, la dinámica fue distinta, al momento de la actividad estas últimas hablaron en los dos idiomas, acudiendo de manera especial a su lengua materna cuando se referían a lo que más les preocupaba, como su situación en el Hospital.

❖❖ Sobre los obstáculos que se presentaron: En el transcurso del proceso de sistematización ocurrie- ron sucesos que en una primera instancia causaron algo de preocupación, como el no poder contac- tar a protagonistas directos/as de la experiencia o no encontrar documentos de algunos momentos de la experiencia, entre otras dificultades. Sin embargo, tales hechos han sido concebidos como in- formación, pues hablan del desarrollo de la misma experiencia, por tanto, fueron vitales al momento de la interpretación de los datos.

27

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

28

Serie: Documentos de investigación

 

SOBRE EL PROCESO DE SISTEMATIZACIÓN enero-abril de 2012

Logros

Contactar a gran parte de los/as protagonistas directos/as de la experiencia.

Documento de sistematización.

Obstáculos

Difícil acceso a mamás que atendieron su parto con adecuación cultural y a hombres cuyas esposas tuvieron su parto en el Hospital.

Imposibilidad de contactar a autoridades locales.

Poca disposición de tiempo de mamás y médicos/as para diálogos grupales y entrevistas.

Escasa documentación referida a la experiencia durante el periodo 2000-2006, y al proceso de elaboración y validación de la guía de procedimientos para la atención de partos en sala con adecuación cultural de la etapa 2009-2011.

Facilitadores/as del proceso

Equipo MdM.

Licenciada y Auxiliares de enfermería del Hospital.

Ayudante de campo bilingüe.

Lo no logrado y factores determinantes

Varios/as protagonistas directos/as de la experiencia no se sintieron identificados/as con la sistematización, se consideraron sólo informantes, puede ser porque confundían el proceso con una investigación o evaluación.

2. EL ESCENARIO DE LA EXPERIENCIA SISTEMATIZADA 2.1. El Municipio de Patacamaya 1 4 Patacamaya,

2. EL ESCENARIO DE LA EXPERIENCIA SISTEMATIZADA

2.1. El Municipio de Patacamaya 14

Patacamaya, es un Municipio 15 que corresponde a la quinta sección de la Provincia Aroma, del Departamento de La Paz. Se ubica en el altiplano sur del Departamento, que incluye dos pisos ecológicos, la pampa y la serranía, a una altura que va desde los 3.7000 a 4.200 m.s.n.m., con una temperatura media anual de 9 °C. Es una zona donde la mayor parte del año las precipitaciones fluviales son bajas, habiendo constantemente sequias y heladas.

Según el CENSO 2001, la población de este Municipio es de 20,039 habitantes: 9,852 mujeres y 10,187 hombres. El 57% es bilingüe, 18% castellano hablantes y el 15% aymara hablantes. Ocurriendo que el 89% de sus pobladores/as se autoidentifican como aymaras.

Por otra parte, la tasa de analfabetismo en la población mayor de 19 años es de 16.8%, presentándose una brecha de género, ya que 5.8% corresponde a varones y 27.1% a mujeres. Además, la población considerada pobre es de 18,753 siendo 10,955 del área rural y 7,798 del área urbana.

La actividad económica del Municipio se concentra en la agricultura, ganadería, caza y silvicultura. En la zona los cultivos tradicionales son cebada, papa, quinua y haba, que son destinados, sobretodo, al consumo familiar, en tanto que la mayor fuente de ingresos proviene de la crianza de ganado ovino, vacuno y camélido. Los espacios destinados al comercio de la producción son las ferias, que se realizan los días jueves y domingos.

La capital del Municipio de Patacamaya, que lleva el mismo nombre, se ubica sobre la carretera La Paz- Oruro, que une a Bolivia con Chile, y se constituye en un nudo estratégico de comunicación para los Departamentos de La Paz, Oruro, Cochabamba, Potosí y Santa Cruz.

14 Realizado en base a los datos de: INE, 2005; Castro, 2010b; Choquehuanca y Mamani, 2011.

29

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

30

Serie: Documentos de investigación

Lo anterior ha permitido que la capital del Municipio, Patacamaya, se convierta en una ciudad intermedia donde se genera un importante movimiento económico, de allí que es el lugar de residencia de migrantes de la misma provincia u otras vecinas. A pesar de esto, todavía las condiciones de vida son difíciles sucediendo que, desde hace dos décadas, la población joven migre hacia otros departamentos o a países vecinos, como Argentina, Brasil o Chile, en busca de mejores oportunidades laborales.

2.2. La Red de Salud Nº12 y el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya 16

El Municipio de Patacamaya es parte de la Red de Salud Nº12 del SEDES La Paz, a la que también pertenecen otros 6 Municipios: Sica Sica y Umala de la Provincia Aroma, San Pedro de Curahuara, Papel Pampa y Chacarilla de la Provincia Gualberto Villarroel y el Municipio de Santiago de Callapa de la Provincia Pacajes.

La Red de Salud Nº12 cuenta con 40 establecimientos de salud:

❖❖ 28 Puestos de Salud 17 ,

❖❖ 11 Centros de Salud 18 ,

❖❖ y el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya.

Específicamente, el Municipio de Patacamaya cuenta con el Hospital y 5 Puestos de Salud: Chiarumani, Chiaraque, Viscachani, Colchani y Arajllanga, los dos últimos todavía no están incluidos en los diseños del SEDES La Paz, funcionando sólo con el apoyo del Municipio.

El Hospital se ubica en la capital del Municipio, y está acreditado como un servicio de primer nivel, aunque funciona como si fuera de segundo por las especialidades básicas que ofrece 19 .

16 Realizado en base a los datos de Ayllón y Mamani, 2011; Choquehuanca y Mamani, 2011; además de entrevistas con los/as protagonistas.

17 Los Puestos de Salud son establecimientos que cuentan, generalmente, sólo con un/a auxiliar de enfermería.

18 Los Centros de Salud son establecimientos que cuentan con un/a médico/a general.

19 Un servicio de segundo nivel debe ofrecer, además de medicina general, 4 especialidades: gineco-obstetra, pediatría, medicina interna y cirugía general.

El Hospital está conformado por los siguientes ambientes: consulta externa (consultorios de gineco- obstetricia, medicina general, pediatría, odontología y medicina tradicional), salas de internación para adultos/as, salas de pediatría, terapia intermedia, emergencia, salas de parto con adecuación cultural, sala de parto biomédico, quirófano, laboratorio, imagenología y farmacia.

El personal de salud del Hospital está compuesto por médicos/as generales, cirujano, gineco-obstetra, licenciados/as y auxiliares de enfermería, odontólogos, bioquímica, trabajadora social, médicos/as residentes con especialidad, además de médicos tradicionales y parteras.

También es parte del Hospital, desde mediados del 2007, la Brigada Cubana compuesta por 12 médicos/ as con especialidad y enfermeras, número que suele ir variando por la rotación de su personal. Cuando la Brigada ingresó al servicio de salud trajo consigo equipamiento médico importante: todo lo que corresponde a terapia intensiva, parte del laboratorio, quirófano completo, rayos x móvil, ecógrafo, endoscopio y electrocardiograma 20 .

Asimismo, resulta oportuno mencionar que para poder implementar la SAFCI, el MSD ha designado, desde mediados de 2010, a un médico SAFCI 21 para el Municipio de Patacamaya, quien está de manera continua en el Hospital, trabajando en vincular a las organizaciones sociales de la región y personal de salud.

Por otro lado, como parte de la estructura SAFCI, el director del Hospital cumple la función de Responsable Municipal de Salud, relacionado directamente con la Coordinación de la Red de Salud Nº12 y el Directorio Local de Salud (DILOS). Otros protagonistas importantes que se identifican, pues deben permitir la Gestión Participativa en Salud, son: el Alcalde del Municipio, Concejales Municipales, el Comité Local de Salud y las Autoridades Locales de Salud.

20 AERS3c: 01.03.12

21 El MSD ha destinado, para los diferentes municipios del país, médicos/as que tienen la función particular de coadyuvar a la implementación de la SAFCI.

31

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

32

Serie: Documentos de investigación

En el Municipio de Patacamaya, desde la anterior década, han estado presentes distintas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que han trabajado el tema de salud, resaltando Medicus Mundi, Save The Children, Plan Internacional Inc. Bolivia y Médicos del Mundo. Las dos últimas son las que se mantienen en la región hasta el día de hoy, la primera desde hace 12 años y la segunda con más de 6 años de presencia en la zona. En algunos casos se han logrado trabajos interinstitucionales, como por ejemplo, durante 2005-2006, Save The Children y Plan Internacional Inc. Bolivia coordinaban temas de salud comunitaria22. Sin embargo, en gran parte de los casos, la conexión de actividades entre las instituciones presentes en el Municipio ha sido y es dificultosa.

22 AEPE13: 14.04.12

3. SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA 33

3. SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA

33

En este capítulo se presenta el resultado de la sistematización del proceso de implementación de la estrategia de atención del parto con adecuación cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya. Se muestra la experiencia desde su origen, a inicios del 2000, aproximadamente, hasta la época actual, abril de 2012, identificándose en ese transcurso tres diferentes fases que son caracterizadas por situaciones o hechos significativos para sus protagonistas.

3.1. Gestación y primer parto (2000-2007)

Esta es la primera fase de la experiencia, se inicia a comienzos de la década del 2000 y finaliza alrededor del 2007. En ésta, como se verá, se han identificado diferentes situaciones, destacando dos por su repercusión en el desarrollo de la fase. Por una parte, un médico comprometido con trabajar interculturalidad en salud ubicado en una posición estratégica, la Gerencia de la Red de Salud Nº12 23 , y por otra parte, la instalación de la primera sala de parto con adecuación cultural que funcionó solo por un tiempo.

3.1.1. Datos de contexto

Antes de desarrollar la primera fase de la experiencia es importante ubicarla, aunque brevemente, en el escenario mayor en el que se ha desenvuelto, entre el 2000 y 2007.

En Bolivia, desde finales de los 90s, se ha venido trabajando en el área andina el tema de salud intercultural como una estrategia para evitar la mortalidad materna infantil e incrementar las coberturas de atención, particularmente en poblaciones vulnerables (indígenas y campesinas), pues se observó que los problemas de acceso a los servicios de salud no solamente eran una cuestión económica sino también tenían que ver con barreras culturales. En ese marco, algunos hechos relevantes son:

23 Es importante tener en cuenta que el SEDES La Paz utilizó el término de Gerencia de Red de Salud, aproximadamente, hasta el año 2008, a partir del 2009 reconoce el término de Coordinación de Red de Salud. Durante este subtítulo, que abarca el periodo 2000-2007 se hará uso del denominativo de Gerencia de Red de Salud.

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

34

Serie: Documentos de investigación

❖❖ Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDSA), del año 2003, para el periodo 1998- 2003 la Razón de Mortalidad Materna era de 229 por cada 100.000 nacidos vivos 24 . El año 2000, siete de cada diez mujeres que murieron por causa del embarazo, parto y pos-parto, habían alcan- zado el sexto grado escolar o no habían ido a la escuela. Para el año 2006, más de la mitad de los municipios denominados predominantemente indígenas tenían coberturas de parto por debajo del 50%, únicamente 21.3% de estos municipios había alcanzado la meta fijada para el año 2015 25 .

❖❖ La Ley del Seguro Universal Materno Infantil (Ley Nº2426, 2002), que garantiza el acceso gratuito a distintas prestaciones dirigidas a la atención de la madre, el recién nacido y el infante en los tres niveles de atención, en áreas urbanas y rurales. La ley presenta, en sus artículos 1, 8 y 23, el principio de adecuación cultural 26 . Además, establece como mecanismos de implementación a las Redes de Servicios de Salud, y a nivel municipal a los Directorios Locales de Salud (DILOS).

❖❖ El Programa Extensión de Coberturas en Salud (EXTENSA), que formó parte del Proyecto Reforma de Salud del MSD, entre 2001 y 2005 desarrolló el componente de salud e interculturalidad, princi- palmente en zonas rurales, campesinas e indígenas. Planteaba la adecuación cultural en servicios del primer nivel de atención, el fortalecimiento de hospitales de cabeceras municipales como centros de capacitación intercultural (por ejemplo, Willaqkuna en Potosí), la creación de boticas comunales con medicamentos básicos y tradicionales, el parto humanizado, y continuar con el programa del parto limpio 27 .

❖❖ Tres documentos del MSD que, a partir de diferentes experiencias en zonas andinas del país, pro- ponen procedimientos para la atención de la maternidad, reconociendo las necesidades culturales locales y estableciendo relaciones entre los sistemas de atención biomédico y tradicional. Los textos son: “Guía de atención de la maternidad con enfoque intercultural” (2005), “Protocolos de atención materna y neonatal culturalmente adecuados” (2006) y “Enfoque intercultural en la atención de salud materna: Un avance para las políticas públicas de salud” (2007) 28 .

24 Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Salud y Deportes, 2004.

25 Salinas y Castro 2011, mencionado en UNFPA, 2011a.

26 Family Care International/Bolivia&Fundación Intearts, 2008.

27 Castro, M.D. et. al., 2010b.

28 Ministerio de Salud y Deportes, 2005, 2006 y 2007.

❖❖ El Plan Nacional de Desarrollo “Para Vivir Bien” (Decreto Supremo Nº29272, 2007), que plantea el acceso universal al Sistema Único de Salud Familiar Comunitaria Intercultural (SAFCI), orientado a superar toda forma de exclusión en salud a través de la extensión de coberturas, el fortalecimiento de las redes de salud, la gestión de la calidad de atención con enfoque intercultural, género, genera- cional, y la vigilancia de la misma 29 .

❖❖ Además, el Plan de Desarrollo Sectorial de Salud 2006-2010, que asume como acción fundamental el fortalecimiento de la participación, movilización social y gestión compartida en salud.

También han sucedido otros eventos que han influido en el desarrollo de la salud intercultural, los relacionados a la medicina tradicional y su reconocimiento oficial:

❖❖ Aunque no es un hecho del periodo de interés, es importante mencionar el reconocimiento de la Sociedad Boliviana de Médicos Tradicionales (SOBOMETRA) por el Estado, en 1984, mediante Reso- lución Nº198771 30 .

❖❖ La creación del Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad, el año 2006, como parte del MSD, con el fin de fortalecer la medicina tradicional y su articulación y complementación con la medicina académica.

Resulta igualmente relevante mencionar un hecho político que ha repercutido en la formulación de las políticas de salud. El 18 de diciembre de 2005 gana las elecciones presidenciales Evo Morales, y el 22 de enero de 2006 asume la presidencia, involucrando en su gobierno a sectores de izquierda, indígenas y movimientos sociales diversos, pretendiendo iniciar un proceso de transformación, descolonización y reversión de las inequidades.

29 Castro, M.D. et. al., 2010b.

30 Paz, 2011a.

35

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

36 3.1.2. La Gestación

Serie: Documentos de investigación

El Centro de Salud de Patacamaya

Hacia el año 2000, la capital del Municipio de Patacamaya contaba con un pequeño Centro de Salud, ubicado en donde actualmente funciona la Casa de Justicia. El personal de salud estaba conformado por:

una médica, 2 médicos internos, una odontóloga, una licenciada de enfermería y otra interna, además de 6 auxiliares de enfermería 31 .

Algunos/as protagonistas de esa época recuerdan que el espacio ocupado por el Centro de Salud era una casa con el piso de madera, de modo que su sala de internación, que disponía de 3 camas, tenía ese tipo piso, no era de cerámica, lo cual agradaba mucho a la población que acudía pues hacía que el ambiente fuera cálido.

En aquel servicio de salud, para la atención de partos se disponía de una sala biomédica con su respectiva mesa ginecológica además de los implementos necesarios, representando un escenario ya conocido para

los/as médicos/as: “Era como donde habíamos aprendido a atender (

otras formas” 32 . Sin embargo, las situaciones de emergencia que se presentaban en la cotidianidad del Centro de Salud hicieron que, en ocasiones, se atendiera en un lugar distinto a la sala biomédica. Esto ocurría cuando coincidían dos partos, entonces no quedaba otro camino que atender tanto en la sala biomédica como también en la sala de internación, la cual tenía el piso de madera y no siempre estaba vacía, podía estar ocupada por otros/as pacientes con diversos problemas de salud. Se comenta que en algunas ocasiones, cuando se atendía en la sala de internación y ante el pedido de las usuarias de tener su

Nunca nos enseñaron que habían

)

parto de cuclillas, el personal a cargo aceptaba y acomodaba un cuero de oveja en el piso para esperar la llegada del bebé.

Valeria Guarachi, que trabajó durante mucho tiempo en el Centro de Salud, primero como portera y luego como cocinera, cuenta que, antes del año 2000, cuando el Director era el médico Daniel Rojas y se enteró

31 Los nombres de los/as integrantes de ese equipo están en: Dibbits y De Boer, 2002.

32 AERS3a: 26.02.12

que ella era partera, la invitaba constantemente a atender de manera conjunta en la sala de internación, allí las mujeres tenían su parto en la posición que solicitaban: de cuclillas. Quienes llegaron después del 2000, manifiestan que en su tiempo no tuvieron relación directa con ninguna partera para la atención de partos.

TAHIPAMU hace pensar en la intercultural en salud

La ONG Taller de Historia y Participación de la Mujer (TAHIPAMU), llegó a aquel Centro de Salud con el Proyecto denominado: “Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva (SSR) en la zona sur de El Alto y el Municipio de Patacamaya: desafíos para lograr la equidad”, el cual se inició a finales de 1999 y se prolongó hasta noviembre de 2001. Sus financiadores fueron la Comisión Europea, la Fundación Bill y Melinda Gates y Population Concern.

El Proyecto trabajó el tema de calidad de atención en SSR a partir de un enfoque de equidad, integrando diferentes componentes, como la diversidad cultural, la unidad entre competencia técnica y capacidad de comunicación interpersonal, la promoción de relaciones equitativas al interior de la institución, la participación comunitaria, entre otros temas. También diseñó instrumentos de trabajo, como fichas de autoevaluación para el personal de salud, y adecuó instrumentos ya existentes, como la Historia Clínica. Todo este trabajo fue objeto de seguimiento a través de una metodología de evaluación participativa. A su vez, produjo materiales de Información, Educación y Comunicación, para promover los servicios y facilitar el acceso a los mismos, especialmente de hombres y adolescentes 33 .

Además, el Proyecto desarrolló dos acciones específicas en Patacamaya:

1. Capacitaciones en temas de SSR y calidad de atención dirigidas a los/as Responsables Populares de Salud (RPSs) y parteras/os.

2. Una investigación que tenía el fin de conocer las expectativas y demandas de la población del Municipio de Patacamaya. Lo novedoso de aquello fue que los/as investigadores/as eran integrantes del personal de salud que, además de entrevistar a personas de la comunidad, tuvieron el reto de reflexionar sobre sus propias experiencias relacionadas a la salud y enfermedad.

33

Ibíd.

37

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

38

Serie: Documentos de investigación

La investigación mencionada culminó el año 2002 con la publicación del texto: “Encuentros con la propia historia. Interculturalidad y trato humano desde las perspectivas de un equipo de salud”, donde figuran como autoras Ineke Dibbits y Mariska de Boer. Algunos de sus planteamientos fueron:

La interculturalidad va más allá de cuestiones étnicas, propone la interrelación e interacción entre actores diferentes y diversos en cuanto a etnia, género, generación, clase social, entre otros.

La interculturalidad se da a través del diálogo y la escucha activa, que permiten notar las semejanzas

y diferencias entre las personas.

La comunicación intercultural es más que el intercambio de experiencias, implica generar un ambiente

de confianza mutua donde se pueden manifestar desacuerdos o rechazo a los conocimientos, valores

y actitudes de el/la otro/a.

El punto de partida para el trato humano es el diálogo y la escucha.

El consentimiento informado y la autonomía de los/as usuarios/as es lo que constituye el trato humano, que no tiene que ver solo con el respeto a la libre decisión sino con la obligación de brindar información sobre todas las opciones que existen.

El documento citado se constituye en la única fuente escrita de ese tiempo, a la cual es posible acceder. Ni el personal de salud de la época contactado, ni la misma institución TAHIPAMU, han podido brindar a este trabajo de sistematización algún documento o informe sobre los otros temas desarrollados.

Respecto al personal de salud que participó en ese proceso de investigación, se puede indicar que estaba conformado por personas jóvenes, que tenían poca experiencia laboral, y no tuvieron reparos en participar de una experiencia de ese tipo. Sin embargo, con el paso de los meses y años, de aquel personal sensibilizado con el tema de interculturalidad en salud sólo quedó una integrante, la licenciada de enfermería Máxima Zamora, quien hoy es parte del equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12.

Algunos médicos que participaron durante los últimos meses en que TAHIPAMU estuvo presente en el Centro de Salud, y aunque no fueron parte de la investigación mencionada, Henry Flores y Rubén Narváez, indican que fue allí donde por primera vez escucharon hablar de interculturalidad y de cómo ésta se relacionaba con su profesión, antes de ello esos temas les eran extraños o poco conocidos.

Ya en el Hospital de Patacamaya

Alrededor del año 2001, se inicia la construcción del nuevo servicio de salud de la población de Patacamaya, como resultado del convenio entre el Gobierno Municipal y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) 34 . De allí su denominación: Hospital Boliviano Español de Patacamaya.

Hacía el 2002 se terminó la construcción del Hospital y, aproximadamente, en el mes de septiembre, se procedió a trasladar los equipos y muebles que se tenían en el Centro de Salud, que pasó a ser la residencia de los/as médicos y enfermeras/as de la ciudad de La Paz. A un principio, la nueva infraestructura resultó ser grande para la cantidad de personal de salud y el equipo que se disponía, así que por un tiempo sólo se ocuparon los consultorios y enfermería.

Desde que empezó a funcionar el Hospital, en septiembre de 2002, se manifestó un conflicto que perduró hasta el año 2004, pues tenía “tres cabezas que la dirigían” 35 : la ONG Medicus Mundi, el Gobierno Municipal de Patacamaya y el SEDES La Paz.

Como requerimiento de la AECID, ingresó al Hospital Medicus Mundi 36 , con el objetivo de fortalecer su administración y gestión, para lograr que funcione como un servicio de segundo nivel, disponiendo para ello de un gerente, un responsable de estadística, una farmacéutica y una médica. Por otra parte, el Gobierno Municipal tenía también su personal: un administrador, auxiliares de enfermería, cocinera y un chófer para la ambulancia. Asimismo, el SEDES La Paz tenía ítems de médicos/as, enfermeras/os y auxiliares de enfermería. Esta situación generó muchos desencuentros, pues cuando Medicus Mundi quería hacer alguna actividad le era difícil consensuar con el personal del Gobierno Municipal o del SEDES La Paz. Por su parte, el Municipio tenía mala relación con el personal del SEDES, lo cual provocó una constante “inestabilidad laboral” 37 .

34 A inicios de la década del 2000 la Cooperación Española se denominaba: Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI). Es desde el 2008 que se utiliza el denominativo de: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En todo caso, para evitar confusiones, en este documento se utilizará todo el tiempo el denominativo actual: AECID.

35 AERS3a: 26.02.12

36 Medicus Mundi, es una ONG española que estuvo presente en el Hospital entre 2002 y 2004.

37 Flores, 2009.

39

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

40

Serie: Documentos de investigación

Durante el 2004, el Hospital recibió nuevo equipamiento, otorgado por la AECID a través de Medicus Mundi, éste consistía en: camas de internación, colchones, mobiliarios, laboratorio básico y quirófano. Tal hecho permitió que, en marzo de ese año, se inaugurara de manera oficial el Hospital. Pocos meses después, Medicus Mundi dejó de actuar en ese contexto, sin haber podido cumplir con su cometido, lograr un servicio de segundo nivel.

Un consultorio de medicina tradicional

Hacia el 2003, uno de los consultorios que se había pensado sería para el/la cirujano/a que en algún momento llegaría al Hospital, cambió de rumbo. José Luis Baixeras, Responsable de Salud de la AECID, sugirió destinar ese espacio para la “Medicina Tradicional”, y ocurrió así. El personal de salud de la época no recuerda que se hubiera hecho algún estudio que definiera por qué era necesaria esa sala, cómo debía estar diseñada o qué convendría tener.

Hay que recordar que Baixeras conocía la experiencia del Centro de Salud de San Pedro de Curva, en la Provincia Bautista Saavedra del Departamento de La Paz, ya que, el año 2000, la AECID apoyó al Gobierno Municipal de esa zona en la construcción del servicio de salud, donde se destinó un consultorio para la medicina tradicional Kallawaya. Esto porque la Cooperación Española consideraba importante apoyar la articulación de la medicina tradicional en un servicio de salud público 38 . Años después, se observó que en ese Centro de Salud sólo coexistían la medicina tradicional y biomédica, no se había logrado la articulación. Entre los años 2003 y 2005, en aquel consultorio se atendieron a 34 pacientes, de los/as cuales, la mayor parte eran turistas, solo dos consultas correspondían a vecinos/as del lugar 39 .

38 Baixeras, 2006.

39 Callahan, 2006.

Después de haberse instalado un consultorio para la medicina tradicional en el Hospital de Patacamaya, recién se recibió la visita de un médico de SOBOMETRA, quien estuvo interesado en atender en ese consultorio y, al ser apoyado por Medicus Mundi, trajo consigo a 4 de sus colegas que pertenecían a su

institución. Uno de ellos recuerda: “Cuando llegamos ya había habido esto, ‘Médico Tradicional‘ decía la

En La Paz SOBOMETRA nos han dicho: ‘tienen que

trabajar con la alcaldía, hospital‘, de eso hemos venido” 40 .

puerta. (

)

Hemos venido, nadie nos ha llamado (

).

Los médicos tradicionales se organizaron por turnos, de tal manera que se atendía durante toda la semana. Y, como sucede hasta hoy en día, al no recibir un sueldo del Hospital, la retribución económica provenía, y proviene, de los/as pacientes por los tratamientos y medicamentos naturales recibidos.

La introducción de estos médicos tradicionales suponía que los/as usuarios/as podían acudir a ellos/as directamente, cuando lo decidieran, como también que los/as médicos/as académicos debían derivar a pacientes que consideraban podían ser beneficiados/as por la medicina tradicional. En la práctica esto último sucedió contadas veces, por ejemplo, alguna ocasión un médico derivó a un paciente con neumonía para que se le apliquen cataplasmas, pero aquello no fue algo usual. En tanto que los médicos/as tradicionales, cuando reconocían alguna enfermedad que no podían curar le pedían a el/la paciente que vaya donde el médico/a académico/a, lo cual sucede hasta ahora.

De los 5 médicos tradicionales que empezaron a atender en aquel consultorio, 3 se mantienen hasta el día de hoy: Lucio Limari (el primero en acudir al Hospital), Prudencio Patzi y Frotacio Jauregui. Ellos, como al principio, se organizan por turnos, y los días que les corresponde están de 9h a 17h. Consideran que en el Hospital no atienden a muchos/as pacientes, y es porque la gente los busca en sus casas, consultorios o los convocan para visitas a domicilio. Sin embargo, sienten que el consultorio en el Hospital es suyo, son responsables de él, y no pueden abandonarlo.

Lo que cabe destacar, es que sobre la actividad de los médicos tradicionales en el Hospital de Patacamaya no se tiene ningún tipo registro, resultando dificultoso hablar de la repercusión de su presencia en el mismo.

40 AEMT1: 01.02.12

41

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

42 3.1.3. El nacimiento

Serie: Documentos de investigación

El Gerente de la Red de Salud 41 participa de un Postgrado en Salud Intercultural

El año 2005, el SEDES La Paz, cuya dirección estaba a cargo de la Dra. Nila Heredia Miranda, mediante convocatoria abierta, invitó a los/as médicos/as institucionalizados/as para que sean parte del primer Postgrado en Salud Intercultural que se daba en el Departamento de La Paz. Ya se habían tenido otras experiencias en el Departamento de Potosí, con el Postgrado Willaqkuna, el cual fue promocionado por organismos internacionales, autoridades gubernamentales bolivianas y universidades latinoamericanas 42 .

En febrero de 2004, Henry Flores, médico de planta del Hospital de Patacamaya, fue nombrado Gerente de la Red de Salud Nº12. Al año siguiente, ocupando la gerencia, decide participar del Postgrado en Salud Intercultural del SEDES La Paz, siendo este el tiempo en que fortalece sus conocimientos sobre interculturalidad en salud, enfoque al cual se había acercado años antes a través de TAHIPAMU.

La alianza con el Alcalde

Alrededor del año 2005, en el Hospital continuaban sucediendo situaciones conflictivas por diferencias entre el personal de salud que era contratado por el Municipio y aquellos/as que tenían ítem del SEDES La

Paz. Para solucionar esta situación, el Gerente de la Red de Salud, Henry Flores fortaleció las acciones del DILOS a través de su presidente, Francisco Laura Nina, el Alcalde del Municipio de Patacamaya, quien junto

a

los otros integrantes eran la máxima autoridad de gestión según el SUMI. Este hecho ayudó a poner fin

al

caos que había en el Hospital, pues se fue retirando a quienes eran considerados/as conflictivos/as entre

el personal de salud.

41 El denominativo de Gerente de Red fue utilizado hasta 2008, a partir de 2009 se utiliza el término de Coordinador Técnico de Red.

42 Campos y Citarella, 2006.

Esta alianza entre el Alcalde y el Gerente de la Red de Salud se mantuvo hasta, aproximadamente, el 2008, cuando el primero dejó su cargo. Tal unión permitió que las autoridades municipales se informaran sobre el proceso de interculturalidad que se daba en el Hospital, sin embargo su apoyo era débil, siempre dependía del impulso del Gerente. En ese entonces, el Gobierno Municipal atravesaba por problemas de ingobernabilidad.

La primera sala de partos con adecuación cultural

El año 2005, Henry Flores, ubicado en la gerencia de la Red de Salud Nº12, empezó a trabajar el enfoque

intercultural en el Hospital y en los otros servicios de la Red, centrando su mirada en la atención del parto. La posición estratégica que ocupaba, quien estaba convencido de la necesidad de la intercultural en salud, fue lo que permitió, en ese momento, hacer lo que se hizo en el Hospital y en la Red: “(…) Él fue insertando

Que tu jefe lo diga no es lo mismo

en la Red ese enfoque, ‘se debe trabajar así’, ‘se debe atender así’ ( que te lo diga un médico de planta (…)” 43 .

)

El año 2006, se instala en el Hospital la primera sala de parto con adecuación cultural, en lo que era una sala de internación común. En aquel lugar la atención de un parto implicaba que la mujer aymara podía estar acompañada de un familiar, vestir sus propias prendas y no una bata, beber alguna infusión durante el primer periodo del parto, elegir la posición de su preferencia para el momento del parto y recibir la placenta al nacer su bebé.

Aquella primera sala de parto con adecuación cultural, se ubicaba en un espacio que tenía ventanas amplias, con vidrios tipo catedral de color blanco. Disponía de lo siguiente: un catre de metal de una plaza de ancho con un colchón de paja, además una escalerilla de madera que servía para que la paciente se ayudará en el momento del parto, una colchoneta de lona acomodada en el piso para atender el parto, un sillón de madera y un estante. Los últimos 4 elementos fueron otorgados por el Proyecto Reforma de Salud que, entre 2005 y 2006, hizo entregas de ese tipo en diferentes servicios de salud del área rural, para que pudieran adecuar culturalmente sus salas de parto. Ni Patacamaya ni otro municipio de la Red de Salud Nº12 estaban contemplados en este Proyecto, sin embargo, debido a las gestiones que hizo el Gerente de la Red se obtuvo ese mobiliario únicamente para el Hospital.

43 AEMDM2: 07.02.12

43

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

44 En ese momento, los/as aliados/as de la experiencia fueron:

Serie: Documentos de investigación

❖❖ Los/as internos/as médicos/as, enfermeras/as y odontólogas/as del Servicio Social de Salud Rural Obligatorio (SSSRO): Ellos/as, para cumplir satisfactoriamente su pasantía de 3 meses en la Red de Salud Nº12, realizaron investigaciones cuali-cuantitativas con enfoque intercultural sobre diversos temas, como la atención de partos con adecuación cultural o los factores que influyen en el poco interés de la población de atender sus partos en la sala biomédica, entre otros. Pero además, los/as internos/as médicos/as y enfermeras/os atendieron partos en la sala con adecuación cultural supervisados/as por un médico/a del Hospital, documentando lo ocurrido a través de fotos o videos autorizados por las pacientes y familiares. Respecto a estas investigaciones, se pudo revisar sólo unas cuantas, elaboradas entre 2006 y 2007, pues resulta difícil su ubicación porque están apiladas desor- denadamente en las oficinas de la Coordinación de la Red de Salud Nº12. Los trabajados revisados, si bien muestran debilidades en su construcción en cuanto al empleo de técnicas y el análisis de sus datos, permiten notar una apertura hacia el enfoque intercultural en la atención de partos 44 .

❖❖ Los/as licenciadas/os y auxiliares de enfermería: Fueron los/as aliados/as incondicionales del Ge- rente de la Red de Salud, que participaron en partos con adecuación cultural junto a internos/as y médicos/as.

❖❖ Algunos médicos: Gran parte de los/as médicos no tenían interés en trabajar la interculturalidad en salud: “No se percibía como un proceso sentido por el personal de salud” 45 . Aunque se pueden identificar a algunos que apoyaban ese proceso, como los médicos Carlos Mileta y Rubén Narváez.

Una debilidad de este momento de la experiencia, que limita mirar la repercusión de la primera sala de parto con adecuación cultural en las coberturas del servicio, ha sido la ausencia de un registro oficial de los partos atendidos en ella, pues no se tenía un instrumento para esto. De modo que, todos los partos que ocurrieron en la nueva sala fueron reconocidos como atenciones biomédicas.

44 Algunas de las investigaciones revisadas son: Chávez, 2006; Huchani, 2006; Sanjinez, 2007.

45 Flores, 2009.

¡Esa primera sala despierta el interés de otros!

Pero sólo era marketing

Lo que sucedía en la primera sala de parto con adecuación cultural del Hospital de Patacamaya tuvo el interés del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). En julio de 2007, esta institución contactó al Gerente de la Red de Salud Nº12 para realizar un video sobre algún tema de salud de la zona, por lo que se sugirió la atención de partos con adecuación cultural que se daba en el Hospital. Esto causó interés en el UNFPA y empezó a trabajar rápidamente en el video, asumiendo antes un compromiso con el Alcalde de Patacamaya y el Gerente de la Red, proporcionar en un futuro cercano una línea gratuita: “(…) para que las mamás (en caso de emergencia) llamen al Hospital y podamos ir a recogerlas. Ahora ese es un proyecto del Ministerio de Salud para los 9 departamentos (…) Era un sueño (…) no han cumplido” 46 .

El video fue presentado en el mismo Hospital, pocos días después de su producción, el 12 de julio, Día Mundial de la Población. Al acto asistieron autoridades, como el Alcalde del Municipio, el Viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad y el representante del UNFPA en Bolivia.

Ese documento audiovisual no ha podido ser revisado para esta sistematización, pues ni los/as protagonistas importantes de esa época ni el mismo UNFPA disponen de él. Pero se tienen algunas percepciones sobre el video. Para algunos, fue una manera de darse a conocer públicamente, en tanto que para otros éste presentaba una imagen idílica de la experiencia, donde todo el personal estaba de acuerdo con el enfoque intercultural en la atención del parto: “Era marketing (…) se mostraban imágenes que no concordaban con la realidad” 47 .

La presentación del video también trajo consigo a la prensa escrita y televisiva, un efecto importante de ello fue la publicación de un artículo que todavía hoy es recordado entre el personal de salud: “Más mujeres eligen la sala multicultural para dar a luz” 48 , allí se observa una foto de la Directora del Hospital de ese entonces mostrando la sala de parto con adecuación cultural, además emitiendo opiniones que reflejaban su apoyo al funcionamiento de la misma: Sin embargo, esto no sucedía en el día a día, pues ella era muy

46 AERS3b: 27.02.12

47 AEM8: 15.02.12

48 Sanjinez, 2007.

45

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

46

Serie: Documentos de investigación

crítica con la presencia de esa sala, consideraba que al ser un servicio que funcionaba como si fuera de segundo nivel no podía tener una “sala contaminada” 49 .

El Director del Hospital hace un Postgrado en Salud Intercultural

A mediados del 2007, aproximadamente, Rubén Narváez, es nombrado como el nuevo Director del Hospital.

Ese mismo año: él participó del Postgrado en Salud Intercultural promovido por el SEDES La Paz, y apoyó de manera directa las investigaciones de los/as internos/as del SSSRO, ahondando en el tema del tipo de atención que querían recibir las pacientes durante sus partos: “(…) la gente decía que no era un tema de infraestructura, no era poner un aguayo, colchón, cuero de oveja, sino era el tema del trato del personal de salud (…)” 50 .

Cuando el resto del personal de salud notó que Narváez, trabajaba en el Hospital de manera más dinámica

el enfoque intercultural, y además que participaba de un Postgrado en Salud Intercultural, lo empezaron

a denominar de un modo particular, y jocoso para ellos/as, lo cual finalmente revelaba su visión sobre lo

que estaba sucediendo. A los/as médicos/as cubanos/as que llegaron en esa época los/as llamaban “MGI”, Médicos Generales Integrales, en tanto que al doctor Narváez lo nombraron “MGYA”, Médico General Yatiri 51 , es decir, para ellos/as era un terapeuta de la medicina tradicional y no un representante de la medicina académica.

Médicos del Mundo en el Hospital

En febrero del año 2006, MdM, con el financiamiento de la AECID, comienza su vínculo con el Hospital, apoyando en infraestructura y equipamiento. En ese tiempo el apoyo se dirigió a temas puntuales solicitados por el personal de salud, como equipamiento para el quirófano y calefacción para todo el servicio de salud.

49 AEM4: 01.02.12

50 AEM8: 15.02.12

51 Palabra aymara con que se denomina a un/a terapeuta tradicional, quien a partir de experimentar un evento sobrenatural, como el sobrevivir a la caída de un rayo, es elegido/a por seres tutelares andinos para ejercer diferentes funciones en el medio en que se desenvuelve: curandero/a, organizador/a de rituales, mediador/a frente a los ancestros, además de consejero/a (Nava, 2006).

Sin embargo, antes de esto, MdM ya tenía relación con la Red de Salud Nº12 pues, hacía el 2005, ingresó a los municipios de la Provincia Gualberto Villarroel, apoyando también en la infraestructura y equipamiento de servicios de salud, además de la capacitación de los/as RPSs.

Sobre el primer momento de MdM en el Hospital, entre 2006 y 2007, dos eventos son los que más recuerdan los/as protagonistas:

❖❖ La instalación de un sistema de calefacción a gas en todo el Hospital: Esto representó una inversión económica grande para MdM, sin embargo, una vez terminado el proyecto, el Municipio no quiso asumir los gastos que implicaba su mantención. Hay quienes indican que se necesitaban 12 garrafas para una semana de funcionamiento, lo que implicaba 48 por mes, otros dicen que se requería 24 garrafas para 2 ó 3 días. En todo caso, la calefacción sólo funcionó 2 veces: la primera, porque MdM compró las garrafas y, la segunda, cuando el administrador del Hospital autorizó su compra y al ver el gasto que representaba no volvió a repetir esta acción.

❖❖ El retorno de TAHIPAMU por un breve tiempo: A finales de 2006 y principios de 2007, MdM invitó a TAHIPAMU para que realice talleres sobre la atención de la salud materna con un enfoque intercultu- ral, en los servicios de salud de los Municipios de Patacamaya y Umala de la Provincia Aroma, como también en Papel Pampa, San Pedro de Curahuara y Chacarilla en la Provincia Gualberto Villarroel. Estos talleres estaban dirigidos al personal de salud y a los/as parteros/as de la región. A partir de los mismos se quería implementar un formulario en los servicios de salud que permitiera la atención sistematizada del parto, haciendo un seguimiento a cada paciente desde sus controles prenatales, la atención del parto y el postparto. Esto no fue apoyado por la Gerencia de la Red de Salud Nº12, porque implicaba aumentar un formulario más al resto de papeles que debían ser llenados por el personal de salud, era sobrecargar su trabajo.

Durante el 2006 y 2007, MdM no fue considerado un aliado del proceso que se iniciaba con la atención de partos en la sala de adecuación cultural, y esto sucedió por las malas relaciones que hubieron entre la Gerencia de la Red de Salud Nº12 y el coordinador y equipo de MdM de ese momento. La gerencia percibía

47

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

48

Serie: Documentos de investigación

que se quería imponer acciones: “El que vive ahí sabe lo que necesita, no pueden venir de afuera para decir cómo se debe hacer (…) La cooperación acompaña y fortalece (…)” 52 . Y al no lograr coordinar con la Red de Salud, MdM quiso pasar de largo instancias, y actuar directamente con el Municipio, Hospital y otros actores, sin embargo, el Gerente era un líder y fue respaldado por el Municipio y el SEDES La Paz. Esto hizo que muchos de los planes de MdM tardaran en desarrollarse.

Lo dicho empezó a cambiar en los últimos meses de 2007, con el ingreso de un nuevo coordinador a MdM, Cristóbal Ayllón, quien fue dando un nuevo enfoque al trabajo de la institución, además de ir renovando el equipo de trabajo, lo que finalmente permitió tener buenas relaciones con la Red de Salud Nº12 53 , al punto que aquel que en algún momento cuestionó la presencia de MdM en la región luego lo consideró su aliado:

“Puedo decir que mi equipo de gerencia era también mi equipo de Médicos del Mundo. Me apoyaban en todo momento, tenía a disposición todo (…) Así hemos fortalecido lo del parto intercultural” 54 .

PRIMERA FASE DE LA EXPERIENCIA

2000-2007

Logros

Una investigación promovida por TAHIPAMU con el personal de salud, sobre interculturalidad y trato humano.

Un consultorio de “Medicina Tradicional” y la presencia de médicos tradicionales de SOBOMETRA.

La instalación de una sala de parto con adecuación cultural en el espacio de una sala de internación.

El Gerente de la Red de Salud Nº12 y un médico del Hospital participan en Postgrados de Salud Intercultural.

Obstáculos

Pocos/as médicos/as interesados/as en participar de la experiencia.

Débil apoyo del Gobierno Municipal.

Relación conflictiva entre MdM y el Gerente de la Red Salud Nº12.

52 AERS3c: 01.03.12

53 Médicos del Mundo, 2008.

54 AERS3c: 01.03.12

Facilitadores/as del proceso

Gerente de la Red de Salud Nº12 convencido del enfoque intercultural en salud.

Algunos/as médicos/as, Licenciados/as y Auxiliares de enfermería.

Internos/as de Medicina, Enfermería y Odontología.

Alianza entre Gerente de la Red de Salud y Alcalde del Municipio.

Lo no logrado y factores determinantes

Gran parte del personal de salud no llegó a identificarse con el enfoque de interculturalidad para la atención del parto, debido a la formación académica que tuvieron y por percibir que se trataba del proyecto del Gerente de la Red.

No se registraron los partos atendidos con adecuación cultural, porque no se tenía un instrumento para ello.

TAHIPAMU y MdM no llegan a implementar un formulario para la atención sistematizada del parto con intercultural ante la negativa de la Red de Salud Nº12, pues se consideró que aquello era sobrecargar el trabajo del personal de salud.

3.2. El segundo parto y la infancia (enero 2008 - mayo 2011)

La segunda fase de la experiencia se inicia el 2008 y finaliza en mayo de 2011, aproximadamente. En esta etapa se destacan dos sucesos, por un lado, la construcción y funcionamiento de una sala de parto con adecuación cultural y, por otro, el ingreso de parteras al Hospital.

3.2.1. Datos de contexto

Durante el segundo momento de la experiencia, de enero de 2008 a mayo de 2011, en el panorama nacional sucedieron los siguientes hechos que han trascendido en su desarrollo:

49

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

50

Serie: Documentos de investigación

❖❖ Según la ENDSA del año 2008, para el periodo 2003-2008 la Razón de Mortalidad Materna fue de 310 por cada 100.000 nacidos vivos 55 . La mortalidad materna era mayor en las áreas rurales, donde las mujeres estaban en riesgo de morir 4.4 veces más que las del área urbana, además 47% de las mujeres que fallecieron tenían menos de 30 años y 71% eran analfabetas. La tasa global de fecundi-

dad disminuyó de 3.8 a 3.5 hijos/as por mujer. Entre 2003 y 2008 la atención de partos por médico/a aumentó de 56% a 66% aunque con diferencias por área de residencia, pues en la zona rural se llegó

al 42% frente a 87% de la zona urbana 56 . También se registró que la atención de partos por parteros/

as tradicionales disminuyó del 6% al 4% 57 .

❖❖ Se promulga el Modelo de Salud Familiar Comunitaria Intercultural (Decreto Supremo Nº 29601, ju- nio de 2008), actualmente política pública oficial del MSD que orienta el desarrollo de sus diferentes acciones. Busca eliminar la exclusión social en salud. Parte de 4 principios: participación social, in- terculturalidad, integralidad e intersectorialidad. Respecto a la interculturalidad: “reconoce, acepta y valora los saberes, conocimientos y prácticas de la población y de los médicos tradicionales (…) busca articular, complementar y reciprocar las capacidades de todos estos actores” 58 .

❖❖ Una nueva Constitución Política del Estado, promulgada en febrero de 2009, que reconoce la diver- sidad étnica y cultural del país y a partir de ello plantea su reconstrucción, representando el marco referencial para el diseño e implementación de normas y políticas públicas. En relación a la salud, la carta magna reconoce: que el Estado es responsable de proteger la salud de hombres y mujeres a tra-

vés de políticas públicas y la gratuidad de los servicios (Art. 35); un sistema de salud único que incluye

a la medicina tradicional (Art. 35.II); el derecho a la maternidad segura de las mujeres, con una visión

intercultural, siendo el Estado responsable de proteger a las mujeres en los periodos prenatal, de parto y post natal (Art. 45); asimismo, los derechos sexuales y los derechos reproductivos (Art. 66) 59 .

55 A partir de ese dato, se podría indicar que la Razón de Mortalidad Materna aumentó para el periodo 2003-2008, pues entre 1998-2003 era de 229 por cada 100.000 nacidos vivos. Sin embargo la misma ENDSA indica que “en razón al error estándar de muestreo que introduce el método en las estimaciones de mortalidad materna, no es prudente comparar (…)” lo planteado en las encuestas del 2004 y 2008. (Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Salud y Deportes, 2008: 182).

56 Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Salud y Deportes, 2004 y 2008.

57 Paz, 2011b.

58 Ministerio de Salud y Deportes, 2009:9.

59 Estado Plurinacional de Bolivia, 2009.

❖❖ Teniendo una nueva Constitución Política del Estado se plantean políticas públicas en salud enfocadas en desarrollar el Sistema Único de Salud Familiar Comunitaria Intercultural (SAFCI). En ese sentido, las políticas relacionadas con la salud sexual y reproductiva son: el Plan Sectorial de Desarrollo en Salud 2010-2015, Plan Estratégico Nacional para Mejorar la Salud Materna Perinatal y Neonatal en Bolivia 2009-2015 y el Plan Estratégico Nacional de Salud Sexual y Reproductiva 2009-2015.

❖❖ Se amplía el SUMI y se ofrece el Bono Juana Azurduy (Decreto Supremo Nº0066, 2009), un programa de transferencia monetaria condicionada, que tiene el objetivo de disminuir la mortalidad materna infantil y la desnutrición crónica de niños/as menores de 2 años promoviendo controles integrales de salud llevados a cabo por personal de salud calificado 60 .

❖❖ La Ley Marco de Autonomías y Descentralización (Ley Nº031, julio de 2010), que permite la confor- mación de los gobiernos autónomos, en particular, las Asambleas y Ejecutivos Departamentales y Municipales, teniendo cada quien competencias en el sector salud. 61

3.2.2. Aprendiendo a caminar

Deja de funcionar la primera sala de parto con adecuación cultural

Durante la última parte de 2007 e inicios de 2008, la atención de partos en la sala con adecuación cultural se paralizó. Esta situación fue el efecto de cuatro hechos:

Primero: El Coordinador Técnico de la Red de Salud 62 Nº12, Henry Flores, se sintió desmotivado y cansado para seguir incentivando la experiencia en el Hospital de Patacamaya, porque percibía que el enfoque intercultural era una cuestión personal, todavía no había sido apropiado por el personal de salud: “Estaba yo y se esforzaban, no estaba y se dejaban” 63 .

60 UNFPA, 2011b.

61 Ministerio de Autonomía, 2010.

62 Recuérdese que el denominativo de Gerente de Red de Salud estuvo vigente hasta 2008, después se introdujo el término de Coordinador Técnico de la Red de Salud, por ello, en este informe se utiliza esta última denominación a partir de esta segunda fase de la experiencia.

63 AERS3b: 27.02.12

51

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

52

Serie: Documentos de investigación

Segundo: El Director del Hospital, Rubén Narváez, después de haber participado del Postgrado en Salud Intercultural, tenía una posición crítica ante la manera como se estaba desarrollando la experiencia, pues consideraba que el diseño de la sala no se adecuaba verdaderamente a las necesidades de las mujeres aymaras de la zona, por lo que su apoyo al funcionamiento de la misma era débil.

Tercero: El Coordinador Técnico de la Red de Salud, en ocasiones, tomaba decisiones relacionadas al Hospital sin consensuar con el Director. “El Hospital no era autónomo lo manejaban desde arriba (…)” 64 . Esta falta de delimitación de roles fue generando malestar en ambas partes, pues uno se sentía poco apoyado en su trabajo, y el otro consideraba que no se respetaba su posición.

Cuarto: El apoyo a la experiencia por parte del Gobierno Municipal de Patacamaya y autoridades locales era débil, tal vez inexistente, por tanto, al no ser impulsada por su motivador, el Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº12, la sala de parto con adecuación cultural estaba cerrada.

El conflicto se ahondó cuando se emitió un artículo en la prensa que titulaba: “Madres del área rural rechazan el parto intercultural” 65 . Casi un año después que el UNFPA había hecho un video sobre la atención que se daba en la sala de parto con adecuación cultural, la prensa volvió al Hospital para hacer un seguimiento, encontrando que el lugar cumplía otra función. Lo que sucedió fue que el personal del Municipio le había solicitado al Director un espacio para hacer una auditoría, quien, al ver que la sala de parto con adecuación cultural estaba cerrada durante varios meses, decidió permitir su uso para otra actividad. Si bien, después de este evento, hubo una fuerte llamada de atención del Coordinador Técnico de la Red de Salud al Director del Hospital, fue un momento que sirvió para aclarar, de alguna manera, los roles que a cada quien correspondían.

64 AEM8: 15.02.12

65 La Prensa, 2008.

3.2.3. El segundo parto

Una nueva sala de partos con adecuación cultural

Hacia mediados del año 2007, MdM quiso apoyar en la construcción de una sala de parto con adecuación cultural en el Hospital, porque los actores consideraban que la que se tenía no era apropiada. Sin embargo, el Director del Hospital, Rubén Narváez, manifestó que el Gobierno Municipal se había comprometido a construir esa sala pues la incluyó en el POA Municipal. A finales de 2007 e inicios del 2008, había una crisis de gobernabilidad en el Municipio de Patacamaya, incluso se congelaron sus cuentas por un tiempo, de modo que no se pudo ejecutar la construcción de la sala 66 .

En febrero de 2008, MdM nuevamente sostuvo reuniones con el Director del Hospital y el Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº 12, llegando a convenir que MdM, con el financiamiento de la AECID, se haría cargo de la construcción de la sala de partos con adecuación cultural, pero se solicitaría el diseño de los planos al Gobierno Municipal.

Así en julio del mismo año, se firmó un acuerdo entre el Gobierno Municipal de Patacamaya y MdM:

el primero, se comprometió a brindar un arquitecto que hiciera el seguimiento a la obra, además, una vez terminada la misma se encargaría de su administración y mantenimiento, en tanto que el segundo financiaría su construcción y equipamiento 67 .

En agosto de 2008, se inició la construcción de la primera sala de parto con adecuación cultural, para finalmente, el 5 de noviembre del mismo año, inaugurarla.

En las reuniones que sostuvieron, antes de la construcción de la sala, el Director del Hospital, el Coordinador Técnico de la Red y MdM, se fueron acordando cómo sería, qué tendría, cuál sería su ubicación, tomándose en cuenta la información que los/as internos/as del SSSRO manifestaron en sus investigaciones (entre los años 2006 y 2007), y los aprendizajes de la experiencia de atender partos con adecuación cultural. La idea

66 Médicos del Mundo, 2008.

67 Gobierno Municipal de Patacamaya/MdM, 2008.

53

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

54

Serie: Documentos de investigación

general que se tenía en ese entonces era: construir un espacio cálido y familiar, que no se pareciera a una sala de Hospital, donde las mujeres aymaras y sus familias se sintieran cómodas al momento del parto.

Lo que se puede ver hasta hoy en día es que, la primera sala se construyó muy cerca de la sala biomédica y del quirófano, esto para poder resolver con rapidez cualquier complicación. La sala tiene paredes pintadas en tono terracota y el piso de madera. Dos ventanas amplias, cubiertas con cortinas de tela gruesa que no permiten el paso de la luz del sol. Dispone de un baño privado, y un mesón de cerámica donde se ubican los instrumentos necesarios para pesar y medir a el/la recién nacido/a. Hay un espacio para la cocina y el menaje, que pueden utilizar el esposo y/o familiar/es de la parturienta para preparar los mates o alimentos que se requieran. Además algunos muebles, como dos veladores y una cómoda. Asimismo, una estufa eléctrica y otra a gas, esto último en caso de que haya algún corte de luz, que en la población son constantes. Específicamente, para la atención del parto, se tienen camas de madera con sistema de barras en la cabecera que permiten a la mujer sujetarse y hacer fuerza al momento del parto, asimismo, una escalerilla de madera ubicada contra la pared y una colchoneta (dos elementos recuperados de la anterior sala).

Llegar a lo anterior implicó tomar en cuenta las necesidades que se manifestaban en la cotidianidad de la sala, y las reflexiones de los/as protagonistas respecto a la atención del parto con adecuación cultural. A continuación dos cambios importantes que se dieron en el camino:

❖❖ Durante los primeros meses en que funcionó la sala había solo una cama para la parturienta, y unos sillones de madera de pino para que los/as familiares pudieran sentarse mientras estuvieran de visita. Después se vio la necesidad de retirar los sillones y añadir otra cama, cuando se observó que habi- tualmente después del parto un familiar o más se quedaba/n a dormir en la sala para acompañar a la mujer y a el/la recién nacido/a.

❖❖ A un principio, sobre algunos muebles de la sala, como la cómoda o el velador, se colocaron agua- yos 68 , como una forma de identificar a ese espacio con la cultura aymara, sin embargo, con el tiempo fueron dejados de lado esos tejidos pues se consideró que se estaba “folklorizando la experiencia” 69 ,

68 Palabra aymara con que se denomina a un tipo de tejido tradicional de la zona andina de Bolivia.

69 AEMDM2: 07.02.12

cuando de lo que en verdad se trataba era de generar un cambio de fondo, que las mujeres reciban una atención médica adecuada a su cultura.

3.2.4. El caminar de la experiencia…

El registro de partos con adecuación cultural

Desde las primeras atenciones que se dieron en la sala de parto con adecuación cultural, el personal de salud comenzó a registrar los partos en el Cuaderno Nº2 del Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS) de control prenatal, parto y puerperio. En la columna de “observaciones” del cuaderno se describía, como también sucede hoy, la atención como “parto en sala AC”, para diferenciarlos de los partos atendidos en sala biomédica 70 .

Sin embargo, lo anterior resultó no ser suficiente para poder hacer un seguimiento cuali-cuantitativo a las atenciones que se daban en la sala, pues lo que se requería no era solamente saber cuántos partos se atendían, sino también conocer detalles sobre la situación de la mujer antes, durante y después del parto, así como de el/la recién nacido/a. Por ello se diseñó un registro particular, proceso del cual participaron despues: el personal de salud del Hospital, el equipo de Coordinación de la Red de Salud Nº12 y MdM. El resultado de ese trabajo conjunto se reveló en marzo de 2010, cuando se inició la implementación del:

“Cuaderno de Registro. Sala de parto con adecuación cultural”.

La información del cuaderno de registro se complementa con otros instrumentos, como el Cuaderno del SNIS de control prenatal parto y puerperio, la historia clínica de internación, el carnet de control prenatal del CLAP (Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano), y otros 71 .

Respecto a lo que implicaba la hoja de registro de información de la mujer atendida en la sala de parto con adecuación cultural, ésta se dividía en 6 partes:

70 Ayllón y Mamani, 2011.

71 Ibíd.

55

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

56

Serie: Documentos de investigación

1. Introducción: Datos generales de la paciente, como la fecha del parto, números de atención, de historia clínica y de asegurada, nombre completo, edad y procedencia.

2. Antecedentes: Datos del embarazo, es decir, la fecha de la última menstruación, semanas de gestación, número de embarazo y de controles prenatales, y quién los realizó. También sobre el parto anterior (en caso de que hubiera habido), cuándo y dónde fue atendida y quién estuvo a cargo.

3. Información del parto: Datos sobre quiénes acompañaban a la parturienta, posición del parto y qué se usó para ello, si recibió algún mate o masaje, el tipo de alumbramiento y quién/es atendieron el parto.

4. Información del posparto y el/la recién nacido/a: Datos respecto a si la parturienta recibió alimentación inmediata y el tiempo de su estadía en la sala. Además de el/la recién nacido/a, la fecha y hora del nacimiento, si nació vivo o muerto, y el peso.

5. Observaciones: Alguna información relevante que no haya sido considerada antes.

6. Firma y/o sello de los/as responsables de la atención: Figuran todos/as quienes colaboraron de manera directa durante el proceso de atención.

La hoja de registro debía ser llenada a medida que se daba el proceso de atención del parto, y ser completada antes que se dé el alta hospitalaria a la paciente. Sin embargo, esto no siempre sucedía, los datos podían ser anotados horas o días después, o finalmente no ser registrados nunca, además, quien debía hacerlo, el/ la médica que atendía el parto, no lo hacía, sino más bien un/a auxiliar o licenciada/o de enfermería.

En noviembre de 2011, MdM presentó una sistematización cuantitativa sobre los datos del “Cuaderno de Registro. Sala de parto con adecuación cultural”, logrados entre abril de 2010 y marzo de 2011 72 . En el documento se plantea que el registro no inmediato de los datos o, finalmente, el no registro de los mismos, ha tenido un efecto negativo: su pérdida. Cruzando la información del Cuaderno de Registro y del Cuaderno Nº2 del SNIS, se observó que en el periodo mencionado se atendieron 125 partos en sala con adecuación cultural, sin embargo, 11 no fueron anotados en el Cuaderno de Registro, además hay hojas en que falta información de alguna de las variables requeridas.

72 Ibíd.

La sistematización del Cuaderno de Registro permite tener la siguiente imagen general de las 114 mujeres que, entre abril de 2010 y marzo de 2011, tuvieron su parto en la sala con adecuación cultural:

La mayor parte de las mujeres que tuvieron su parto con adecuación cultural tenían menos de 26 años (59%), fueron madres por primera vez (35%), y asistieron a un promedio de 5 controles prenatales en el Hospital (19%).

Durante el parto, gran parte de ellas fueron acompañadas por sus esposos (61%). Muchas ingirieron infusiones (58%), pocas recibieron masajes (24%). Posterior al parto, la mayoría recibió alimento rápidamente (95%).

Las posiciones preferidas por las mujeres para el parto fueron la semisentada (36%) y horizontal (27%), siendo la cama el medio más utilizado (70%). Además, la mayor parte de ellas tuvo un alumbramiento activo (80%), y a casi todas se les entregó la placenta (98%).

Los partos fueron atendidos sobre todo por personal de salud (80%), habiendo poca atención conjunta de personal de salud y partera (17%).

Quienes firman como responsables de la atención del parto son: en el 99% de los casos el/la médico/ de turno, en un 32% internos/as, en un 29% de los casos los/as auxiliares de enfermería y en un 17% las parteras.

De lo anterior, se debe destacar un hecho importante sobre quienes firmaban como responsables de la atención de partos con adecuación cultural. La sistematización cuantitativa de MdM hace notar que, generalmente, figuraba como participante de la atención del parto sólo el/la médico/a de turno, “invisibilizándose el trabajo del resto del personal ya que la atención de los partos la realizan al menos dos personas, una que atiende a la parturienta y otra al recién nacido” 73 . Además, en el instructivo de llenado de la hoja de registro se mencionaba que igualmente debían firmar la partera/o y el/la familiar que colaboraron en la atención, sin embargo en la práctica no era algo que se diera comúnmente, dejándose de lado también su participación. Lo cual también ocurre hoy en día.

73 Ayllón y Mamani, 2011:14

57

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

58

Serie: Documentos de investigación

Sobre el papel de las/os auxiliares de enfermería en la atención del parto con adecuación cultural, es necesario indicar que, gran parte del personal de salud de esa etapa de la experiencia, así como del momento actual, afirman que muchos partos de la sala con adecuación cultural fueron atendidos sólo por auxiliares de enfermería, sin embargo, esa particularidad no era registrada por el temor que sentian las/os auxiliares, pues en los protocolos de salud se considera que no es apropiada esta circunstancia. Algunos/ as auxiliares de enfermería, cuando se les pregunta respecto al número de partos que han atendido en la sala con adecuación cultural, dicen: “Ya he perdido la cuenta, han sido muchos” 74 . Lo dicho no es algo que únicamente sucedía en ese momento, continúa pasando en la actualidad.

Algunos/as médicos/as manifiestan que si bien los/as auxiliares de enfermería tienen una formación técnica muy corta (de un año y medio), y no han sido preparados/as para la atención de partos, pues sólo reciben antecedentes teóricos para atender en situación de emergencia, ellos/as llegan a ser muy diestros/as en la atención de partos/ as, competencia adquirida en la práctica misma, tal es así que un médico aseveraba: “El parto con adecuación cultural un auxiliar lo hace mejor que un médico (…), siendo que el parto en sala de adecuación es más difícil porque el personal debe adecuarse a las necesidades de la parturienta y su familia (…)” 75 .

El rol importante de los/as auxiliares de enfermería en la atención de partos no es algo que únicamente suceda en el Hospital, esto ocurre en gran parte de los servicios de salud del país: “(…) De los casi 2800 establecimientos de salud, 1600 son puestos de salud atendidos por auxiliares, allí atienden partos (…), diría que la población está en riesgo (…) Al final aprenden en la práctica o viendo a los médicos” 76 .

Por otra parte, la sistematización del Cuaderno de Registro, ha dado a conocer datos cuantitativos sobre la situación de los partos institucionales en el Hospital y en la Red de Salud Nº12, y, en ese contexto, la situación particular de los partos atendidos en la sala con adecuación cultural y la sala biomédica:

❖❖ Entre 2009 y 2010, la atención de partos en el Hospital disminuyó (de 339 a 316), reduciéndose los atendidos en sala con adecuación cultural (de 131 a 88), en tanto que aumentaron los partos biomé-

74 AEAE2: 02.02.12

75 AERS3c: 01.03.12

76 Ibíd.

dicos (de 181 a 203). Por otra parte, en la Red de Salud Nº12 el número de partos se mantuvo (916), ocurriendo que los atendidos en sala con adecuación cultural aumentaron (de 131 a 295) y los partos en sala biomédica disminuyeron (de 409 a 269). Este fenómeno puede ser la repercusión de lo que sucedía, y sucede, en los municipios vecinos a Patacamaya: la construcción de nuevos establecimien- tos de salud, el aumento del personal de salud y más salas de parto con adecuación cultural.

❖❖ Entre 2009 y 2010, en el Hospital los partos en sala con adecuación cultural disminuyeron de 131 a 88, y en el primer semestre del 2011 se atendieron 78, representando el 53% del total de partos institucionales de esta gestión, es decir, la mayor parte. Estos vaivenes en las cifras suponen que, to- davía no se había consolidado la experiencia de la implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural.

Sobre el rol de las parteras en la experiencia

Hacía el año 2009, el Director del Hospital, Rubén Narváez, quiso apoyar la conformación de una red de parteras/os que tuviera relación directa con el servicio de salud, para poder identificar los partos domiciliarios que ellas/os atendían. Además, en ese periodo entró en vigencia el decreto del Bono Juana Azurduy, que reconocía sólo los partos institucionales, lo que hizo pensar que era pertinente establecer alianzas con las/ os parteras/os para que cuando se les presentara un parto lo remitieran al Hospital y allí atendieran a su paciente, acompañadas/os del personal de salud, así las madres accederían a su Bono sin dificultad.

En mayo de 2009, aproximadamente, el Director del Hospital con el apoyo de MdM, mediante avisos en la radio, convocó a las/os parteras/os del Municipio a una reunión. Al encuentro llegaron alrededor de 15 parteras y parteros, sólo de la capital del Municipio. Cada quien indicó el número de partos que atendió un mes antes, lo que permitió reconocer que las atenciones domiciliarias únicamente de las/os parteras/os convocadas/os alcanzaban a ser 10 en un mes, y el Hospital no tenía conocimiento de ello.

Hubo una segunda reunión donde se propuso a las/os parteras/os hacer una organización con una personería jurídica. Esta idea había sido iniciada un tiempo atrás, cuando Save The Children quiso agrupar,

59

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

60

Serie: Documentos de investigación

bajo la figura de personería jurídica, a los/as RPSs, madres nutricionistas y madres pesadoras del Municipio, quienes fueron identificadas y capacitadas en su Programa de Control y Crecimiento. Luego, el tema fue trabajado por Plan Internacional Inc. Bolivia, que pretendió también organizar a RPSs, apoyado por la Coordinación de la Red de Salud Nº12. El Director del Hospital consideró que, las/os parteras/os que habían sido convocadas/os a la reunión también podían ser parte de esa organización que se pretendía conformar junto a RPSs. Hay quienes consideran que esa posición era un error, pues ”no se veía que las parteras y los responsables populares de salud son diferentes” 77 , unas/os son parte del sistema tradicional y los/as otros/ as del sistema biomédico.

Tiempo antes de este encuentro de parteras/os, el Hospital ya tenía relación con algunas parteras que acudían cuando se les presentaban situaciones de emergencia. Una de ellas, Valeria Guarachi, era RPS, había trabajado como cocinera en el Centro de Salud y después en el Hospital, y participó de talleres con TAHIPAMU en el año 2000. La otra partera era Alejandra Laura, que fue RPSs con Save The Children y luego con Plan Internacional Inc. Bolivia. Ambas habían sido influidas por la idea de las instituciones mencionadas de organizarse y tener una personería jurídica, entonces la propuesta del Director del Hospital fue de su agrado.

Las reuniones de las/os parteras/os en el Hospital no tuvieron continuidad. Sin embargo, a partir de esa situación se conformó un pequeño grupo reconocido por el Gobierno Municipal que, el 23 de junio de 2009, en un acto organizado en el Hospital, posesionó al Directorio de la Red de Parteras y Médicos Tradicionales del Municipio de Patacamaya, integrado por: Alejandra Laura como Presidenta, Valeria Guarachi como Vicepresidenta y Prudencio Patzi como Secretario de Actas (uno de los médicos tradicionales del Hospital). Sobre ese momento se menciona que, los médicos tradicionales reclamaron participar en ese grupo pues únicamente se estaba tomando en cuenta a las parteras, por ello al final se los incluyó. También, se había definido que la directiva se renovaría constantemente, pero hasta el día de hoy se mantiene la misma estructura.

El tener una agrupación con personería jurídica fue, en un inicio, un objetivo apoyado por el Hospital, la Coordinación de la Red de Salud Nº12 y el Gobierno Municipal, además de instituciones externas, pero

77 AMDM2: 07.02.12

luego significó la búsqueda particular de la partera Alejandra Laura, quien se movilizó cumpliendo trámites burocráticos en la ciudad de La Paz, para lo cual los/as interesados/as aportaban económicamente, ocurriendo que en abril de 2011 logró su fin, una agrupación con personería jurídica denominada: Asociación Integral de Promoción en Salud Comunitaria (ASIPSAC), que congrega a RPSs, parteras y médicos tradicionales del Municipio de Patacamaya. Para lograr lo anterior, fue fundamental tener como documento de respaldo el acta de posesión del Directorio de Parteras y Médicos Tradicionales, firmado años antes en el Hospital por las autoridades locales de salud y del Municipio.

En esta sistematización no se tuvo acceso a ningún documento que muestre quiénes son los/as integrantes de la Asociación, pero se indica que no todas las parteras del Hospital están incluidas en ella, pues no asistieron a reuniones ni colaboraron económicamente para los trámites.

Algo interesante de mencionar es que, Plan Internacional Inc. Bolivia considera que en Patacamaya no pudo ayudar a consolidar una organización de RPSs con personería jurídica porque las organizaciones locales

estaban muy dispersas, tenían más fuerza las juntas vecinales y no había estabilidad política en el Municipio. En tanto que sí pudo ayudar a concretar esta idea en Sica Sica (Municipio vecino de Patacamaya), allí hay una asociación reconocida por “el Municipio que les ha asignado un presupuesto para que se provean de bicicletas

y uniformes, (…) además 3 de las RPSs ahora son concejalas, dando más fuerza a la asociación (…)” 78 .

Después que, en junio del año 2009, se conformara el Directorio, las parteras consensuaron con el Director del Hospital un horario rotativo de turnos de 24 horas, que se iniciaba a las 8:30 de la mañana. Las parteras que en ese entonces asumieron el reto fueron: Alejandra Laura, Valeria Guarachi, Leonarda Quispe

y Ruperta Thola.

El compromiso de las parteras de cumplir turnos en el Hospital tuvo su origen en la ilusión de acceder a un “ítem”, es decir, recibir una retribución económica por las actividades que desarrollaban. Mientras esto se concretaba daban su tiempo al Hospital de manera ad honoren, situación que, como se verá más adelante, todavía sucede. El Director del Hospital solicitó al Municipio que se presupuestara en el POA Municipal un

78 AEPE13: 14.04.12

61

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

62

Serie: Documentos de investigación

ítem para las parteras, propuesta que fue aceptada. Éste consistía en 500 Bolivianos 79 , que iba a ser repartido entre el grupo. Desde el año 2009, el compromiso con las parteras aún no se ha cumplido. Esto ha generado que, con el transcurso del tiempo, las parteras no cumplan a cabalidad los turnos que les corresponden y, en algunos casos, abandonen por largas temporadas la experiencia al encontrarse con alguna actividad rentable.

Las parteras desde ese entonces, y hasta ahora, atienden en domicilio, recibiendo una retribución de sus pacientes, ya sea económica o en productos comestibles, dependiendo del contexto. En el caso del Hospital, las parteras recibían, como también pasa actualmente, un monto de dinero que en algunos casos era definido por ellas mismas y en otros por la paciente, su familia y sus posibilidades. El Director estuvo consciente de ello y aprobó esta situación, pero recomendó a las parteras que esto sucediera a título personal, que aclararan en todo momento que el Hospital no tenía relación directa con ese hecho, pues se podría cuestionar el mismo SUMI. “Les gustó la idea pero aun así seguían atendiendo más partos en domicilio” 80 .

Algunas consideraciones

La presencia de parteras y de una la sala de parto con adecuación cultural en el Hospital, son hechos esenciales en el desarrollo de la segunda fase de la experiencia, pues han repercutido en varios sentidos:

❖❖ El ingreso de las parteras significó para el personal de salud, en primera instancia, acostumbrarse a su presencia, no sólo en la sala de parto con adecuación cultural, sino en el día a día del Hospital, sucediendo que al inicio no las consideraban como parte del equipo. Por ejemplo, a un principio algunos/as cuestionaron al Director del Hospital el que las parteras fueran al comedor y tuvieran acceso a las comidas, como cualquier otro/a funcionario/a del lugar, además, que les hubiera asignado un pequeño espacio para descansar cuando cumplieran sus turnos. Respecto a aquella habitación de las parteras, esta funcionó por un tiempo, disponía de algunos muebles otorgados por MdM, sin embargo, desde el año 2011, aproximadamente, ese espacio fue designado para acomodar equipos del laboratorio que no se utilizaban, pues no había otro lugar del Hospital donde se pudiera hacer esto.

❖❖ Una de las características de la atención en una sala de parto con adecuación cultural es respetar las

79 Tómese en cuenta el tipo de cambio: 1 Euro equivale a 9 Bolivianos.

80 AEM8: 15.02.12

posiciones en que las mujeres aymaras prefieren el parto, lo que implica que quien atiende debe tener capacidades y destrezas particulares. Este fue el principal factor por el que gran parte de los/as médi- cos/as no querían atender en esa sala, pues físicamente les era dificultoso, ya que debían hincarse o agacharse, “como mecánicos” 81 , para evitar desgarros, lo que no sucedía en sala biomédica. Hubie- ron situaciones en que el Director tuvo que obligar a los/as médicos/as a cambiar de planes, cuando ya se alistaban para iniciar el proceso en sala biomédica. Lo que además muestra que, en ocasiones, el tipo de atención que recibía la usuaria no dependía de su decisión sino del personal de salud.

❖❖ Por otra parte, hubo médicos/as que autorizaron a que algunas parteras ingresaran a sala biomédi- ca durante la atención de partos, lo que implicó que ellas utilizaran: bata, barbijo, guantes, gorro y botas. Dentro de esa sala el rol de la partera era el de hablar con la paciente en su idioma materno, el aymara, para tranquilizarla, explicarle lo que sucedía, lo cual fue, y es, considerado por los/as mé- dicos/as como un apoyo psicológico. Que este tipo de situaciones se dieran ha dependido mucho de quién era el/la doctor/a y la partera, es decir, de la simpatía que se hubiera generado entre ambos/ as. Sin embargo, se debe notar también que hubo, y hay, la tendencia entre el personal de salud de simplificar el rol de las parteras, y pensar que sus procedimientos, su forma de atender, aportan sólo psicológicamente en la atención del parto, dejando de lado la complejidad de su oficio.

❖❖ Siguiendo la idea anterior, las parteras trajeron consigo procedimientos para la atención del parto con los que el personal de salud debió aprender, y aún aprende, a convivir, permitiéndolos porque se consideraba que no representaban ningún peligro para las mujeres, no tenían repercusión alguna, más que darle tranquilidad a la parturienta. No obstante, el ver en la práctica los efectos positivos de los procedimientos de las parteras hizo que, algunos/as médicos/as, aprendieran no sólo a convivir con los mismos, sino que comenzaran a respetarlos.

En ese sentido, llama la atención el caso de un médico que hizo suyo un procedimiento de las parteras por lo útil que le era, a partir de encontrar una base científica que lo explicara. Carlos Mileta, durante el primer periodo del parto, daba de beber a la usuaria, estuviera o no presente una partera,

81 AEM9: 16.02.12

63

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

64

Serie: Documentos de investigación

alguna infusión caliente porque consideraba que: “le da calor al cuerpo relajando la musculatura de los genitales, el útero se relaja para una mejor contracción” 82 .

También, hay una anécdota que constantemente es nombrada, pues resulta importante para quienes han sido sus protagonistas. En una ocasión la ginecóloga obstetra del Hospital programó una cesárea, la paciente se negó a ese tipo de intervención, una partera manifestó que haciendo masajes podía poner en posición al bebé, y sucedió así. Después de esto, la médica permitió que esta partera la acompañara en la sala biomédica.

❖❖ Las parteras, al estar en el Hospital, tan cerca de médicos/as, vieron muchos procedimientos de la me- dicina académica que les llamaron la atención, como la episiotomía, las suturas, el uso de la oxitocina, la aplicación de sueros, entre otros. Algunos/as médicos/as temían que ellas emplearan esos procedi- mientos en los partos que atendían en domicilio, pues eso constituía un gran riesgo para la vida de las mujeres. Sin embargo, las parteras manifiestan que, desde ese entonces hasta hoy, tienen claro que su forma de atender es diferente a la de los/as médicos/as, no pueden hacer lo mismo: “Nosotras atendemos pues como parteras, no sacamos como la doctora la sangre. Cuando la doctora atiende le masajea y le saca todita la sangre, yo como partera no saco así, es que es intocable su barriguita” 83 .

Sobre el rol de MdM

En marzo de 2007 MdM inicia en las Redes de Salud Nº11 y 12 un nuevo Convenio, financiado por la AECID, denominado: “Fortalecimiento de los servicios de salud del sistema público para mejorar la salud sexual y reproductiva, reducir la mortalidad materna y mejorar la salud infantil bajo los principios de acceso universal, equidad y sostenibilidad”. El cual finalizó en junio de 2011.

El Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, al pertenecer a la Red de Salud Nº12, ha recibido

82 AEM9: 16.02.12

83 DP: 03.02.12

el apoyo de MdM en la construcción y equipamiento de espacios, como ya se mencionó, la sala de partos con adecuación cultural inaugurada en noviembre de 2008, y una sala para historias clínicas que comenzó a funcionar en enero de 2009 84 .

Paralelamente, MdM, en convenio con los Gobiernos Municipales y las Redes de Salud, ha ido apoyando tanto en la refacción/construcción y equipamiento de salas de parto con adecuación cultural como también en el apoyo técnico. Particularmente, en el caso de la Red de Salud Nº12, el apoyo de MdM ha llegado a los siguientes servicios de salud:

❖❖ 10 Centros de Salud ubicados en: Sica Sica, Lahuachaca, Konani, Umala, San Pedro de Curahuara, Villa Manquiri, Jancomarka, Papel Pampa, Unupata y Santiago de Callapa.

❖❖ 3 Puestos de Salud ubicados en: Villa Esteban Arce, Llokohuta y San José de Llanga.

Como se indicó en un subtítulo anterior, se percibe que las salas de parto con adecuación cultural en estos servicios de salud pueden haber provocado que en el Hospital de Patacamaya la demanda de partos con adecuación cultural disminuyera.

Lo que cabe destacar es que, en varios de los Centros de Salud de la Red Nº 12 se dio la adecuación de salas en los espacios de las salas biomédicas: “(…) la camilla ginecológica se ha desplazado a otro espacio, está en el depósito” 85 . Esto por decisión de sus autoridades locales y de la Coordinación de la Red de Salud, que consideraron que las mujeres y familias no las iban a utilizar, desde su percepción no eran necesarias. Entonces, una mujer al momento del parto tenía, y tiene, sólo una opción: la atención con adecuación cultural.

Respecto a los 10 Centros de Salud mencionados, sólo 4 cuentan con una sala de parto biomédica y otra con adecuación cultural. Esto sucede en: Sica Sica, Umala, Villa Manquiri y Santiago de Callapa. Y es que, en general, se tratan de servicios de salud con problemas de infraestructura, que no disponen de espacios

84 Médicos del Mundo, 2009.

85 AEMDM8: 17.02.12

65

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

66 para tener 2 diferentes tipos de salas de parto, sus prioridades en salud son otras. Sin embargo, el objetivo

a largo plazo de MdM es que las mujeres aymaras al momento del parto tengan la oportunidad de decidir entre las dos formas de atención.

Serie: Documentos de investigación

Resulta interesante observar las diferencias entre el número de partos biomédicos y con adecuación cultural atendidos en los servicios de salud de la Red Nº12. Hacia el año 2010 sucedía que los Centros y Puestos de Salud reportaban 207 partos con adecuación cultural, en tanto que 66 en sala biomédica. Asimismo, llama la atención que se registraban 327 partos domiciliarios atendidos por personal de salud 86 .

Un hecho significativo, respecto a las salas de parto con adecuación cultural en la Red de Salud Nº12, es que la mayor parte de estas se establecieron después de la construcción de la primera sala de parto del Hospital de Patacamaya, es decir entre 2009 y 2011. Sin embargo, resalta que antes de noviembre de 2008, hacia el año 2007, tanto en el Puesto de Salud de Villa Esteban Arce como en el Centro de Salud de Unupata ya se disponían de salas de ese tipo.

Durante la segunda fase de la experiencia, entre 2008 y mayo de 2011, MdM ha apoyado al SEDES La Paz

y a las Redes de Salud Nº11 y 12 en la realización de talleres de capacitación y sensibilización al personal de salud, abordando temas como la SAFCI, protocolos de salud materna, emergencias obstétricas, entre otros.

Hacia mediados del 2009, el Hospital, la Coordinación de la Red de Salud Nº12 y MdM, inician (y continúan hasta hoy) un proceso de elaboración y validación de la guía de gestión y procedimientos de atención de la sala de parto con adecuación cultural. Esto porque el funcionamiento de la sala generó la demanda, entre el personal de salud y parteras, de un instrumento que ayude a definir los roles de cada quien durante la atención del parto, además de su funcionamiento administrativo. En el transcurso, de 2009 a 2011, hubieron varias reuniones entre el personal de salud y las parteras para trabajar en este instrumento, de aquello se tiene un registro de sus participantes, lugares y tiempos de los encuentros, pero no se dispone de memorias que permitan identificar las posiciones de los/as diferentes protagonistas que participaron en ese proceso.

86 Médicos del Mundo, 2011a

Cuando se pregunta al personal de salud y a las parteras del Hospital sobre los talleres o encuentros que más recuerdan y que hayan tratado el tema de interculturalidad en salud, de manera continua mencionan el taller de Huatajata, que fue parte del proceso de validación de la guía de gestión y procedimientos de atención.

El año 2010, MdM, preocupado porque habían disminuido los partos atendidos en la sala con adecuación cultural del Hospital, y encontrando que esto podía deberse a que el personal de salud y parteras estaban desmotivados/as ante la experiencia, decidió promover un taller fuera del Hospital, donde todos/as pudieran tener el tiempo necesario para participar con tranquilidad en las actividades, por eso se escogió un lugar cerca del Lago Titicaca, Huatajata. Al encuentro fue invitado el antropólogo y médico mexicano, Roberto Campos, aprovechando su visita al país. Él, al compartir sus experiencias de interculturalidad en salud, y al preguntar a los/as presentes sobre sus vivencias y sentimientos, provocó el buen ánimo para trabajar de manera conjunta el enfoque intercultural en la atención del parto. Hay quienes indican que esa ocasión fue, tal vez, la única en que “gran parte” del personal de salud tuvo una posición favorable ante la experiencia.

SEGUNDA FASE DE LA EXPERENCIA enero 2008-mayo 2011

Logros

La construcción de una sala de parto con adecuación cultural.

Las parteras son invitadas a atender partos junto con médicos/as en la sala con adecuación cultural.

Un instrumento específico para el registro de partos en sala con adecuación cultural.

La sistematización cuantitativa de los partos atendidos en sala con adecuación cultural de abril 2010 a marzo de 2011.

Obstáculos

Relación conflictiva entre el Coordinador de la Red de Salud Nº12 y el Director del Hospital.

Pocos/as médicos/as interesados/as en participar de la experiencia.

Débil presencia de autoridades locales.

Burocracia en el Hospital y el Gobierno Municipal.

Algunas parteras abandonan la experiencia.

67

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

68

Serie: Documentos de investigación

Facilitadores/as del proceso

Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº12

Director del Hospital.

Algunos/as médicos/as, licenciados/as y auxiliares de enfermería.

Equipo de MdM.

Lo no logrado y factores determinantes

No se consolidó el “ítem” para las parteras que cumplían turnos en el hospital, debido a que el Gobierno Municipal no concretó este pedido en el POA Municipal.

No se terminó la guía de procedimientos para la atención en sala con adecuación cultural, pues continuó siendo validada.

Gran parte del personal de salud no llegó a identificarse con el enfoque de interculturalidad para la atención del parto, debido a su formación académica, como también por percibir que se trataba del proyecto del Coordinador de la Red o del Director del Hospital.

3.3. Un parto de gemelas… La adolescencia de la experiencia (junio 2011-abril de 2012)

Esta es la última fase de la experiencia, aún en construcción, pues se inicia en junio de 2011 y transcurre hasta el momento actual, abril de 2012. El hecho más significativo en esta etapa es la construcción de dos nuevas salas de parto con adecuación cultural, disponiendo así el Hospital de tres salas.

3.3.1. Datos de contexto

Durante este breve periodo, junio de 2011 y abril de 2012, se destacan algunos hechos que se relacionan con el tercer momento de la experiencia:

❖❖ El año 2011, el VMTI reinicia el proceso de elaboración, revisión y aprobación de la Ley para la Reva- lorización, Incorporación y Desarrollo de la Medicina Tradicional” 87 .

87 Paz, 2011b.

❖❖ Asimismo, el VMTI inicia el Registro Único de Médicos Tradicionales de todo el país, que toma en cuenta a los diferentes tipos de terapeutas: médicos/as tradicionales, naturistas, parteras/os y otros/as.

❖❖ La ampliación del decreto Bono Juana Azurduy (Resolución Ministerial Nº1329, octubre de 2011), por el que se reconocen los partos en domicilio atendidos por parteras de las comunidades, acreditadas por el MSD, teniendo el valor legal para el cobro del Bono previa verificación de el/la médico/a res- ponsable de la SAFCI o del Bono Juana Azurduy 88 .

3.3.2. El tercer parto

Dos nuevas salas de parto con adecuación cultural

Hacia finales del año 2010, aproximadamente, el personal de salud del Hospital advirtió la necesidad de una nueva sala de parto con adecuación cultural, pues sucedía que a veces coincidían dos mujeres que querían ser atendidas en la sala, y que, mínimamente, debían quedarse en ella por 24 horas, acompañadas por uno/a o más parientes. Ante esa situación el personal trasladaba a alguna de las usuarias a la sala biomédica y, en algunos casos, optaba por atender en la misma sala con adecuación cultural los dos partos, ocupándose la cama destinada para el/la acompañante, por tanto se atendían partos separados por un biombo, después de lo cual una de las mujeres junto a su bebé era trasladada a la sala de internación común. El personal de salud sensibilizado con la experiencia consideraba que “se estaba distorsionando la idea del parto intercultural” 89 , por ello la urgencia de otra sala.

El año 2011, en reuniones sostenidas entre el personal de salud del Hospital, la Coordinación de la Red de Salud Nº12, el Gobierno Municipal de Patacamaya y MdM, se acuerda la construcción no de una sino de dos salas de parto con adecuación cultural, además de un jardín de plantas medicinales, pues se disponía del espacio y el respaldo económico para ello. El Municipio y MdM firmaron un acuerdo interinstitucional, definiendo que el primero cubriría los gastos de mano de obra, y el segundo se encargaría de los costos de construcción 90 .

88 UNFPA, 2011b.

89 AEM8: 15.02.12

90 Médicos del Mundo, 2011a

69

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

70

Serie: Documentos de investigación

El 6 de junio de 2011 se inició la construcción, y el 2 de diciembre fue la inauguración de las dos nuevas salas de parto con adecuación cultural y el jardín de plantas medicinales. Al evento asistieron, el alcalde del Municipio y las autoridades locales de la región, personal de la Red de Salud Nº12, el Director del SEDES La Paz, el Viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad, además de representantes de la AECID y el equipo de MdM.

Las nuevas salas de parto con adecuación cultural se ubican al frente de la primera, es decir, también están cerca de la sala biomédica en caso de alguna complicación. En tanto que, el jardín de plantas medicinales, es vecino de las otras y se sitúa al lado de la sala más antigua.

El diseño de las nuevas salas y los elementos que dispone son muy similares a los de la primera 91 . Las diferencias más importantes son las siguientes:

1. No tienen un mesón con instrumentos de medición y peso para el/la recién nacido/a, pues cuando son requeridos son traídos de la primera sala.

2. Para la atención del parto, no disponen de escalerilla de madera ni de colchoneta, ya que en el primer Cuaderno de Registro se destaca que el elemento más solicitado por las mujeres es la cama, además que cuando eligen la posición de cuclillas no requieren la escalerilla.

3. No tienen ventanas sino tragaluces en el techo, que iluminan y dan calor a las salas, éstos disponen de puertas corredizas que permiten regular la entrada de luz, proporcionando oscuridad cuando se lo requiera.

Las dos primeras, no han significado mayor complicación, la cuestión de los tragaluces tampoco, aunque causó algunos cuestionamientos, por ello la necesidad de explicar lo que sucedió.

91 Revisar en el subtítulo 3.2.3 el punto: Una nueva sala de partos con adecuación cultural.

Quienes han trabajado el tema de interculturalidad en salud critican la ubicación de tragaluces en las nuevas salas de parto con adecuación cultural porque, si bien proporcionan luminosidad y calor a los espacios, se considera que tal percepción de utilidad fue definida desde un parámetro occidental de confortabilidad, no aymaras, que es el contexto donde se desarrolla la experiencia: “En la cultura aymara es contraproducente (…) el contacto con la luz, la luna (…), es para que el espíritu se vaya (…) En el proceso de construcción yo fui y cuestioné (…)” 92 .

Respecto a lo anterior, el definir el lugar de las salas de parto con adecuación cultural así como la incorporación de tragaluces, fue analizado por los técnicos del Gobierno Municipal, el Responsable Municipal del Hospital (es decir el Director de ese entonces) y MdM. El lugar que se había elegido para esas salas no permitía el diseño de ventanas, como se tienen en la primera sala de parto, se hacía necesario encontrar un modo de permitir la entrada de luz sin que eso significara romper con la visión de las mujeres y hombres aymaras del lugar, que requieren lugares oscuros y cálidos para la atención del parto. Por ello, se definió construir tragaluces que tuvieran puertas corredizas regulables, las cuales al momento del parto pueden cubrir la entrada de luz proporcionado la oscuridad necesaria, además los tragaluces permiten que los espacios tengan constantemente una temperatura cálida.

Por otra parte, el que las salas de parto tengan tragaluces, por lo escuchado en el trabajo de campo, no representa una preocupación para las mujeres aymaras que han sido atendidas en el Hospital ya sea en las salas de parto con adecuación cultural o biomédica. Lo que realmente las inquieta es: tener que aceptar procedimientos de la biomedicina (como el tacto vaginal o cesárea), el peligro de exponerse al clima frío del servicio de salud, el no poder seguir sus prácticas culturales durante y después del parto (como el consumo de infusiones o de alimentos), o recibir un mal trato por parte del personal de salud.

Finalmente, y en relación al jardín de plantas medicinales que también fue inaugurado junto con las nuevas salas de parto con adecuación cultural, se debe indicar que está cubierto por un techo de vidrio que crea un microclima cálido, y tiene sillones de madera de pino que permiten el descanso de sus visitantes. Por sus condiciones agradables, éste se ha convertido en un espacio preferido de pacientes y personal de salud.

92 AERS3c: 01.03.12

71

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

72 El reajuste del registro para los partos con adecuación cultural

Serie: Documentos de investigación

A partir de la gestión 2011 el registro de los partos en sala con adecuación cultural se da en un renovado:

“Cuaderno de Registro de la Sala de parto con Adecuación Cultural”. La hoja de registro mantiene el formato del primero 93 , aunque con algunos cambios:

1. Introducción: Se añade la variable identidad cultural.

2. Antecedentes: Ningún cambio.

3. Información del parto: Se solicita identificar a quien haya proporcionado masaje/fricción. En los elementos usados para la posición del parto, se deja de mencionar el banquito, y se agrega la colchoneta con silla y barra. También se pide especificar si el/la familiar de la parturienta participó durante el periodo expulsivo del parto.

4. Información del posparto y el/la recién nacido/a: Se requiere describir el tipo de alimento que recibió la mujer. En datos de el/la recién nacido/a, se pide anotar quién lo/la atendió.

5. Observaciones: Ningún cambio.

6. Firma y/o sello de los/as responsables de la atención: Ningún cambio.

Desde la implementación de este Cuaderno de Registro han pasado pocos meses, aún no se puede hacer

un análisis de los datos que presenta. Sin embargo, se plantean algunas sugerencias específicas a partir de

lo observado en el trabajo de campo:

❖❖ En la parte introductoria, la variable “identidad cultural” genera confusiones a quienes se encargan del registro. Al hacer seguimiento a un caso particular se observó que, en la casilla correspondiente a identidad se había anotado “ninguna”. Es importante que, de manera compartida, se tenga en claro qué define esa categoría, por ejemplo, hay quienes lo hacen desde la lengua otros desde la au- toidentificación étnica. En todo caso, para evitar estas discusiones, y por una cuestión más operativa,

93 Revisar en el subtítulo 3.2.3 el punto: El registro de partos con adecuación cultural.

se sugiere que en una futura versión del cuaderno se pregunte directamente sobre el/los idioma/s de la paciente.

❖❖ Para poder tener una imagen más completa de las mujeres que son atendidas en las salas de parto con adecuación cultural, es importante que, a futuro, en la parte introductoria se pregunté sobre el nivel educativo y actividad laboral de las mismas. Por otro lado, si se considera el parto como un evento familiar, es necesario tener una imagen general de los esposos de las mujeres que asisten a las salas, por ello se puede registrar, tal vez en la parte de observaciones, algunos datos de ellos, como el nivel escolar y su actividad laboral.

Sobre la atención del parto en las salas con adecuación cultural

Si bien, la “Guía de gestión y procedimientos de atención de las salas de parto con adecuación cultural del Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya” 94 , todavía está en proceso de validación, la versión preliminar contiene los procedimientos que el personal de salud y parteras han ido definiendo a través del tiempo como los correctos, es decir, “cómo deberían ser” los procedimientos de atención en una sala de parto donde acuden mujeres y familias de origen aymara. A continuación se presenta, de manera general, los procedimientos más importantes:

La parturienta ingresa a emergencias donde se le hace una valoración clínica.

Si no presenta complicaciones, el personal de turno le informa sobre las dos formas de atención del parto que el Hospital ofrece: en sala biomédica y en sala con adecuación cultural.

Si la usuaria lo decide, es conducida a la sala con adecuación cultural.

Sus familiar/es puede/n acompañar a la parturienta desde el inicio hasta la alta médica.

Se respeta que quiera estar arropada y no con bata, pues ella quiere evitar que se enfríe su matriz y se dificulte el parto.

94 Hospital Municipal Boliviano Español Patacamaya, 2011.

73

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

74

Serie: Documentos de investigación

La partera de turno está durante todo el proceso del parto realizando masajes o dando consejos.

El/la médico/a de turno hará el seguimiento al proceso de parto.

Además de el/la médico/a, pueden estar presentes el/la enfermero/a y el/la interno/a.

El personal de salud debe realizar el tacto vaginal el menor número posible de veces.

La parturienta puede elegir la posición de parto que quiera.

Durante el trabajo de parto, la mujer puede recibir infusiones y después del alumbramiento la alimentación inmediata.

Se debe entregar la placenta a un/los familiar/es que acompaña/n a la parturienta.

Se realiza el aseo vulvo-perineal con agua tibia de manzanilla o romero.

Una vez que ha nacido el bebé, se promueve la lactancia inmediata.

Se registra la atención del parto en el Cuaderno de Registro.

Consideraciones sobre los procedimientos de atención en sala de parto con adecuación cultural a partir de un caso observado durante el trabajo de campo

Lo dicho en el anterior subtítulo no siempre ocurre de la manera planteada, en la cotidianidad del Hospital los procedimientos “pueden” darse de otra manera. Al respecto, el haber compartido con una familia su experiencia en la atención del parto en sala con adecuación cultural permite plantear el siguiente relato 95 :

No fue una decisión informada: Alrededor de las 11:00 de la mañana, de un día cualquiera, Doña Felicia llegó al Hospital con dolores de parto. La acompañaban su esposo, Don Vicente, y su pequeño hijo, José. Había estado dos días con dolores en el vientre y la espalda, y a pesar de su miedo de venir al Hospital porque le habían dicho que “el frío hacen pasar”, fue convencida por su esposo.

95 Los nombres utilizados en el siguiente relato son ficticios, por el compromiso asumido con la familia de anonimidad EM1SPAC: 03.02.12 y EP2SPAC: 03.02.12

Ellos venían de una comunidad ubicada a una hora de Patacamaya (yendo en movilidad). Ambos tenían 22 años y un hijo de dos años de edad. Habían perdido hacía un año a una wawa 96 , a los 5 días de nacida. Los yatiris les dijeron que “estaba con diablo”, porque su estómago se inflamó, “todo verde estaba”. Su esposo tenía miedo que pasará algo malo esta vez, por eso quiso que su esposa viniera al Hospital.

Cuando llegaron al servicio de salud pidieron una ficha para ser atendidos por la ginecóloga, quien al revisar

a Doña Feli le dijo que debía internarse. Salieron de allí y la auxiliar de enfermería los llevó directamente a una de las salas de parto con adecuación cultural, indicándoles: “Aquí vas a tener, calientito, con partera vas a tener”, dejándolos después en la sala. Don Vicente cuenta que su esposa: “No quería quedarse (…) ha visto, ‘Está bien nomás‘, también ha dicho”.

La presencia de la partera: Era casi medio día y llegó la partera a la sala, se presentó con la familia,

hablaron en aymara, lo que, al parecer, hizo sentir más tranquila a Doña Feli. La partera examinó su vientre y

le

dijo que la wawa no estaba bien acomodada, tenía que hacer manteo, así que puso el aguayo debajo de

la

espalda de Doña Feli, se subió sobre la cama, y sujetando dos extremos del tejido la balanceó suavemente

de un lado a otro, después, frotó delicadamente el vientre de la parturienta, ayudándose de un ungüento,

y amarró alrededor de él una cobija de tela suave. Posteriormente, salió del lugar.

A eso de las 12:30, ingresó a la sala un estudiante boliviano de medicina que era supervisado por la Brigada

Cubana, hizo el control de los signos vitales, lo que no causó molestia en la parturienta.

Cuando la partera volvió a la sala, se puso una especie de mandil que protegía su vestimenta, encendió la estufa eléctrica del lugar y empezó a calentar las mantas de Doña Feli, luego cerró la puerta corrediza del tragaluz.

El tacto vaginal provocó malestar: A las 15:00, la médica de turno le hizo tacto vaginal a Doña Feli, su humor cambió, estando a solas con su esposo y la partera les dijo: “No quiero, me ha hecho doler, que no venga”. La valoración hecha indicaba que la mujer estaba en dilatación 7 y que faltaban unas 3 horas para llegar a la fase expulsiva.

96 Término aymara con que se nombra a un/a bebé.

75

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

76

Serie: Documentos de investigación

Cómo se atendió el parto: Durante mucho tiempo la pareja y la partera se quedaron solos, lapso en que la parturienta bebió un poco de chocolate caliente. Alrededor de las 16:20, las contracciones de Doña Feli eran muy fuertes, sus gritos hicieron que su pequeño hijo que estaba en la sala se asustará y saliera del lugar. Ella estaba sobre la cama, sujetándose de las barras de madera, mientras su esposo agarraba sus brazos y la partera su cabeza. Alrededor de las 16:45, nació la wawa.

Minutos después, vino la auxiliar de enfermería que convocó a la médica de turno y al estudiante de la Brigada Cubana. La auxiliar le preguntó a la partera por qué no les había informado, a lo que respondió:

“Es que ha nacido nomás”. Inmediatamente la auxiliar procedió a pinzar y cortar el cordón umbilical, y administrar a la madre oxitocina. La partera le dio de beber a Doña Feli otra vez un poco de chocolate caliente, y junto a la médica se encargaron de la placenta, verificando que saliera completamente, una vez que sucedió esto la pusieron en una bolsa de nylon negro y la entregaron a Don Vicente. La auxiliar se encargó de atender a la wawa, limpiar sus secreciones, pesarla, medirla, limpiarla y vestirla. Mientras todo esto pasaba, el pequeño José de movía con libertad de un lado a otro, observando con curiosidad lo que hacían con la placenta o cómo vestían a su hermanita. La recién nacida después de unos minutos fue entregada a su mamá para que le dé su leche. Doña Feli no acostumbraba a hacer eso, tanto a José como a su bebé que falleció les dio su leche dos días después de nacidos.

El pago a la partera: Cuando el personal de salud salió del lugar, y estando en mayor confianza, la partera pidió a la familia reconocer su trabajo. Doña Feli luego comento que no habían traído mucho dinero, y como todo sucedió en el Hospital “pensaba que era gratis”. Le dieron 60 Bolivianos y la partera aceptó, tampoco se enojó. Les había contado que cuando nacen mujeres cobraba 150 Bolivianos, y si nacen hombres 200 Bolivianos. Don Vicente comentaba: “Está bien, es su trabajo, su sacrificio, (…) a veces ese olor de lo que sale la sangre (en el parto) hace mal (…)”.

El disponer de una sala de parto da alegría: Cuando por fin la pareja estuvo a solas, Don Vicente dijo:

“Estaba de susto primero, luego cuando ha nacido (mi hija) alegre (…), cuando se ha librado (mi esposa) de la placenta más alegre”. Doña Feli sólo sonreía. Poco después Don Vicente fue a comprar carne de cordero, chuño, arroz y otros elementos con los que haría una sopa para su esposa, pues tenía que recuperar fuerzas.

A Don Vicente, el hecho de que esa noche se iba a poder quedar en la sala junto a su esposa y sus hijos, le

causó mucha alegría, pensó que eso nunca podía suceder en un Hospital.

Una visita médica particular: Al día siguiente, alrededor de las 9:00 de la mañana, la Directora interina

del Hospital, los/as médicos/as de planta y la Brigada Cubana visitaban a los/as pacientes internos/as del lugar, cuando ingresaron a la sala de Doña Feli el estudiante supervisado por la Brigada, que había hecho

el control de signos vitales y participado del parto brindó un informe oral. La Directora al enterarse que

cuando nació la wawa solo estuvo a cargo una partera, se disgustó y dijo: “Esto no sucedía antes, no sé qué está pasando ahora (…)”.

Aproximadamente, a medio día, al cumplirse 24 horas desde que ingresaron Doña Felicia y Don Vicente a la sala de parto con adecuación cultural, se alistaban para irse a su casa. José no había podido dormir toda la noche, estaba muy intranquilo, por eso querían retornar rápido a su comunidad. Al salir del Hospital Doña Feli estaba bien abrigada, con un gorro de lana en la cabeza y una frazada que a manera de matilla la cubría totalmente, debía cuidar que el frío no entre en su cuerpo, “sobreparto 97 puede agarrarme”.

Una hoja de registro con algunos vacíos: Cuando se revisó las anotaciones de esta experiencia en el Cuaderno de Registro, se observó que habían algunas imprecisiones. En la parte introductoria, en la variable de “identidad cultural” se anotó “ninguna”. Respecto a quién dio los masajes/fricción durante el trabajo de parto, se indicaba que el esposo, cuando en realidad fue la partera. Y al final, firmaban como responsables de la atención, la médica de turno, la auxiliar de enfermería y el estudiante de la Brigada Cubana, pero no figuraban ni la partera ni Don Vicente.

97 Desde la concepción aymara el sobreparto es una enfermedad que se manifiesta en las mujeres que durante el trabajo de parto o el posparto se exponen, de alguna manera, al frío, lo cual provoca que días después se presenten, de manera constante, dolor de cabeza y temblores. Si la mujer que tiene sobreparto no practica algún tratamiento, generalmente dado por un/a terapeuta tradicional, puede llegar a morir, y si sobrevive, continuamente reaparecerán en su cuerpo los síntomas de la enfermedad (EP1: 27.02.12).

77

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

78

Serie: Documentos de investigación

Percepciones de algunas mujeres que han tenido su hijo/a en la sala con adecuación cultural o la sala biomédica del Hospital

Las ocasiones en que las mujeres asisten en mayor número al Hospital son los días de feria en el pueblo, los jueves y domingos, pues ellas aprovechan para dedicarse al comercio, proveerse de productos e ir al servicio de salud. Las mujeres se ubican en la sala de espera, llevando entre los brazos o cargando en sus espaldas a sus hijos/as, aguardando su turno para el control prenatal o el control médico de sus niño/as, que luego son registrados por el médico responsable del Bono Juana Azurduy. En ese contexto se contactó a las mujeres que participaron en las entrevistas individuales y diálogos grupales realizados en esta sistematización.

El encontrar a mujeres que hubieran atendido su parto en sala con adecuación cultural resultó muy dificultoso, se logró el contacto con muy pocas. En el proceso se detectó que las mujeres desconocían la expresión de “salas de parto con adecuación cultural”, algunas, muy escasas, hablaban de “salas interculturales”, que es también el término más usado por el personal de salud. El conversar con estas mujeres implicó reconocer las categorías familiares que usaban, y preguntar si habían sido atendidas en el lugar del Hospital donde hay parteras o en el “cuartito” de piso de madera o “machimbre”. Esto permitió comprender que, no todas las mujeres que habían estado en la sala con adecuación cultural tuvieron su parto allí, en algunos casos ésta funcionó como una sala de preparto y postparto, antes y después de ser atendidas en la sala biomédica, o solo de preparto porque después de la sala biomédica las mujeres eran conducidas a sala de internación.

De las 18 mujeres contactadas: 11 atendieron su parto en sala biomédica, 5 en sala de parto con adecuación cultural, y dos en domicilio (una atendida por su esposo y otra por partera). Entre las mujeres que tuvieron su parto en sala biomédica, 4 habían estado en la sala de parto con adecuación cultural.

Perfil de las entrevistadas: Las edades de las 18 mujeres contactadas oscilaban entre 19 y 42 años, de las cuales, 10 tenían entre 19 y 25 años, una 42 años, el resto entre 26 y 35 años. Respecto al nivel educativo, 13 de ellas, que tenían entre 19 y 30 años, habían llegado hasta cursos de secundaria o terminaron el colegio, una hizo una carrera técnica, en tanto que aquellas que tenían entre 30 y 35 años llegaron a terminar la primaria. Gran parte de estas mujeres se dedicaban al comercio, o como dicen “al negocio”, en diferentes rubros, como la venta de comida, productos agrícolas, ganado, edredones, entre otros. Además,

todas hablaban tanto aymara como castellano. Las mujeres que tuvieron su parto en sala con adecuación cultural, manifestaron las siguientes percepciones:

❖❖ Se sintieron tranquilas con la presencia de la partera porque las acompañó durante todo el proceso del parto, escuchándoles, explicándoles, y utilizando procedimientos en los que ellas confían plena- mente: “(…) los doctores han dicho: ‘Grande es, no va a poder tener, cesárea nomás’. Yo no quería,

ha

llegado la partera, lo ha arreglado su cabeza, había estado trancado, si tardaba más podía morirse

mi

wawita (…)” 98 .

❖❖ Además, para varias la partera ha sido la aliada, la cómplice, para evitar la atención en sala biomé- dica: “Los doctores me querían llevar a sala de parto, yo no sé querer, sé aguantarme el dolor (de

las

contracciones) (

)

saben salirse (

),

la tía (refiriéndose a la partera) me ha agarrado (

)

y en ahí

he

tenido (

)

Luego grave sabe reñirse (la doctora) (

)

Por mi capricho he tenido así (sonríe)” 99 .

Lo

anterior permite decir que las mujeres “no se limitan a aceptar de forma pasiva la tecnología

hospitalaria” 100 , es decir, negocian lo que quieren para sí mismas de acuerdo a sus necesidades y forma de ver el mundo, y en ello hacen de su aliada a la partera.

❖❖ Les ha gustado disponer de un espacio de temperatura cálida, donde pueden estar con su familia y seguir sus prácticas culturales: “Como en mi casa estaba. Como en mi casa nos hemos cocinado, mi garrafa me he traído, de ahí, sopita con chuño, con arroz con carnecita (…)” 101 .

Las mujeres que tuvieron su parto en sala biomédica, manifestaron las siguientes percepciones:

❖❖ Muchas piensan que se han enfermado con “sobreparto” al exponerse al frío de los muebles, los pisos, el agua o las corrientes de aire, en ambientes del Hospital y en la sala biomédica: “El frío me ha dado (…) sobreparto es. Desde ese día hasta hoy no sirvo para el sol ni para el frío (…) En el Hospital hay caso de meterse con la enfermedad porque en mis dos hijos nada de enfermedad tenía en mi casa” 102 .

98 DM: 23.03.12

99 DM: 09.03.12

100 Bradby y Murphy-Lawes 2005: 121

101 DM: 09.03.12

102 DM: 23.03.12

79

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

80

Serie: Documentos de investigación

❖❖ En relación a lo anterior, piensan que no es buena la recomendación de los/as médicos/as de caminar para mejorar la dilatación, pues al hacerlo se exponen al frío del lugar: “En la casa no es así, ahí estás echadita, por lo menos te dan un bacín, ahí haces baño. En aquí hay que andar, ‘Vayan a caminar, falta’ dicen” 103 .

❖❖ Hay quienes prefirieron la sala biomédica, porque consideraron que la partera no iba a ser capaz de resolver alguna situación de emergencia que se presentara: “Mi hermana me ha dicho: “Hay un cuar- tito, no vas a ir, no atienden bien, son señoras como nosotras, qué van a hacer si pasa algo, donde los doctores tienes que ir´ (…)” 104 .

❖❖ Algunas mujeres se sintieron contentas y tranquilas, porque hubieron médicos/as que autorizaron que un/a familiar o una partera de su confianza ingresara a la sala biomédica para acompañarlas. Hay que hacer notar que, de las 11 mujeres que fueron atendidas en sala biomédica, en 3 casos ingresó un/a familiar y en 2 una partera.

Tanto las mujeres que tuvieron su parto en sala biomédica como en sala con adecuación cultural, manifestaron las siguientes percepciones:

❖❖ Les disgusta el procedimiento médico del tacto vaginal, porque les provoca mucho dolor, además que es realizado de manera continua: “Cada vez venía (…) Sin asco meten mano (…) a una le duele. Grave sé sufrir. ‘Para qué he venido’, sé decir” 105 .

❖❖ No entienden por qué el personal médico las deja solas durante largos periodos de tiempo, estando presentes únicamente durante el nacimiento de el/la bebé: “Cuando se está dando a luz los doctores corren, cuando falta está botado, gritando, solita dejan (a la parturienta), después que ha dado a luz lo mismo lo dejan (…) Cuando haya dolor que nos impulsen, eso necesitamos” 106 .

Por otro lado, todas las mamás entrevistadas deseaban tener pocos/as hijos/as, además, de manera espaciada. Aquellas con 2 o más hijos/as sostenían que era suficiente ese número, en tanto que las que

103 DM: 09.03.12

104 EM4SB 02.02.12

105 DM: 09.03.12

106 DM: 23.03.12

tenían sólo un/a hijo/a querían uno/a más, aunque deseaban esperar un tiempo para ello. Cuando se les preguntó sobre el uso de métodos anticonceptivos, muchas comentaron que empleaban el método natural del ritmo, y quienes llevaban el control del mismo eran sus parejas. Algunas con 2 o más hijos/as utilizaban la depo-provera, sin embargo sentían temor que les provoque algún tipo de cáncer. En general, las mujeres manifestaban muchos prejuicios y cuestionamientos sobre los efectos de los métodos anticonceptivos artificiales.

Percepciones de algunos hombres cuyas esposas han tenido su hijo/a en la sala con adecuación cultural o la sala biomédica del Hospital

El encontrar a hombres acompañando a sus esposas a los controles prenatales o asistiendo a los controles médicos de sus hijos/as en el Hospital, es poco probable, en tanto que hallar a muchas mamás haciendo lo anterior es habitual. Esto porque se piensa que el cuidado de la salud de los/as hijos/as es una responsabilidad de la madre, el padre, en algunas ocasiones, puede ayudar, acompañar, pero no es considerado como parte del rol que debe cumplir.

Por lo dicho, entrevistar a hombres resultó ser una tarea difícil, sólo se pudo contactar a 4, de los cuales, 2 tenían esposas con partos atendidos en sala biomédica, y otros 2 en sala con adecuación cultural.

Perfil de los entrevistados: Las edades de los 4 hombres contactados oscilaban entre los 22 y 38 años. En cuanto a su nivel educativo, 3 habían terminado el colegio y uno llegó hasta la primaria. Sus ocupaciones eran diversas: agricultor, picapedrero, mecánico y panadero. Los 3 primeros venían de comunidades, en tanto que él último vivía en el pueblo. Todos hablaban tanto castellano como aymara.

Aquellos cuyas esposas fueron atendidas en sala biomédica, manifestaron las siguientes percepciones:

❖❖ Prefirieron el parto en el Hospital y no en sus casas, ya que temían por la vida de sus esposas e hijos/as. En un caso, porque ya había perdido a un bebé después de nacer, en el otro, porque ella tenía 30 años y era su primer parto, considerando que no tenía el cuerpo tan fuerte como el de una joven.

81

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

82

Serie: Documentos de investigación

❖❖ Les hubieran gustado estar con sus parejas durante el proceso de parto, no solo para ver nacer a sus hijos/as sino también para apoyarlas. Uno de ellos recomienda al personal de salud: “Que tengan un poquito más de detalle (…) Hay leyes para ver nacer a nuestros hijos, eso no me he reclamado. Que- ría ver cómo nace mi hija. Ellos dicen: ‘No, usted afuerita nomás‘. Para cambiarse necesita mi ayuda (mi esposa), ¿el doctor acaso le va a ayudar?, ella sufre ese rato. Yo quisiera que nos deje (…) Soy su esposo, yo puedo ver, atender, puedo cambiarle (…)” 107 .

❖❖ A pesar de lo anterior, prefirieron la atención de un/a médico y no de una partera, porque es difícil de- terminar, según ellos, si una partera sabe o no atender. En un caso en particular, al esposo le mostraron la sala de parto con adecuación cultural y le dijeron que allí su esposa sería atendida por una partera, entendiendo que no iba a estar presente ningún médico/a se decidió por la otra sala: “(…) si voy a estar en sala intercultural voy a tener que estar con partera, puede suceder cualquier cosa (…), si voy con los doctores va a estar más seguro, aunque cesárea con tal que se salve, no me importaba” 108 .

❖❖ Se afligieron porque en el Hospital no pudieron practicar una de sus costumbres, la cual consiste en que después del parto sus esposas consuman rápidamente sopa de cordero, esto para reponer la fuerza perdida.

En el caso de aquellos cuyas esposas fueron atendidas en sala de parto con adecuación cultural, se tienen las siguientes percepciones:

❖❖ Les ha gustado tener un espacio solo para la familia, donde pudieron quedarse a dormir para acom- pañar a sus parejas e hijos/as, y tener intimidad pues no tuvieron que compartir con otras familias:

“En el otro lado (sala de internación) intranquilo sabía estar, entre 2 familias sabíamos estar, las wawas llorando, un poquito incomodan” 109 .

❖❖ Se sintieron más confiados por la presencia de una partera, que durante todo el proceso del parto

estuvo en la sala, pendiente de la salud de sus esposas: “Le preguntaba harto (a mi esposa), si dolía,

si estaba bien (

107 EP4PSB: 23.02.12

108 Ibíd.

109 EP3PSB: 07.03.12

110 Ibíd.

)

Bien ha sido” 110 .

Todos los esposos/papás con quienes se conversó no querían tener muchos/as hijos/as. Quienes ya tenían 2 o más indicaban que ese número era suficiente: “¿Más hijos? ¡No!, con 2, basta, basta (se ríe)” 111 . Aquellos que solo tenían uno/a hijo/a querían esperar para tener el/la siguiente, pero solo deseaban: “2 hijos y listo, trabajar para ellos” 112 . Hay unos que querían acceder a información sobre el uso de métodos anticonceptivos, en tanto que otros manifestaban que sabían cuidarse, aprendieron en el colegio y el cuartel.

3.3.3. Rumbo a la interculturalidad en salud

El personal de salud y las salas de adecuación cultural

Perfil del personal de salud

En marzo de 2012, los recursos humanos del Hospital alcanzan un número de 22: entre médicos/as generales, cirujano, gineco-obstetra, licenciados/as y auxiliares de enfermería, odontólogos, bioquímica y trabajadora social. Siendo un equipo de rostro femenino, pues 15 son mujeres, de las cuales 8, la mayoría, corresponden a auxiliares de enfermería.

De las 10 auxiliares de enfermería, 4 tienen ítem del Gobierno Municipal, lo que llama la atención es que ellas deben cumplir un horario de trabajo de 12 horas, 6 días a la semana, con un día de turno, en tanto que las otras auxiliares que tienen ítem del SEDES La Paz, trabajan la misma cantidad de días y hacen un turno, sin embargo, su jornada de trabajo es de 6 horas.

Asimismo, forman parte del equipo del Hospital, 3 médicos tradicionales y 5 parteras. Cada uno/a de ellos/ as cumplen un día de turno, no tienen ítem, siendo su trabajo remunerado de manera directa, por los/as usuarios/as a quienes atienden.

111 EP2PSB: 03.02.12

112 EP1PSB: 02.02.12

83

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

84

Serie: Documentos de investigación

Ta mbién, se debe tomar en cuenta a los/as médicos/as residentes que tienen una especialidad y están en el Hospital cumpliendo su año de servicio rural. Ellos/as son un grupo de 5, conformado por: 1 cirujano, 1 anestesiólogo, 1 cardiólogo, 1 gineco-obstetra y 1 psiquiatra.

Por otra parte, en el Hospital está la Brigada Cubana que alcanza a un número de doce: 1 ecografista, 1 ortopédico, 1 ginecóloga, 1 pediatra, 1 medicina interna, 1 cirujano neurólogo, 3 médicos del área de salud y farmacia y 2 enfermeras 113 . A ellos/as se suman los/as estudiantes bolivianos/as de medicina, que llegan a ser más de 10, quienes después de haber estado 4 años en Cuba retornaron al país para terminar sus 2 últimos años de prácticas bajo la supervisión de la Brigada Cubana que se ubica en el Hospital de Patacamaya (dinámica que también está ocurriendo en otras Brigadas situadas en diferentes servicios de salud).

La relación de la Brigada Cubana con el personal de salud boliviano es lejana, los/as médicos/as cubano/ as atienden en los consultorios por las tardes, en tanto que los/as bolivianos/as durante las mañanas. Hablando específicamente de la experiencia de las salas de parto con adecuación cultural, la Brigada Cubana se mantiene apartada de la misma, manifiesta que se respeta lo que se está haciendo, pues es un modo de permitir que las mujeres del lugar tengan su parto en el Hospital, sin embargo se considera que no es lo pertinente, lo mejor para ellas sería la atención en la sala biomédica. Resulta interesante notar que entre los/as estudiantes bolivianos/as que están bajo la supervisión de la Brigada, hay quienes vienen de comunidades rurales y hablan aymara, ocurriendo que a ellos/as no les causa conflicto la atención en las salas de adecuación cultural, al parecer, son partidarios/as de ello.

Es significativo mencionar que, la Brigada Cubana considera que los problemas de salud más constantes entre las mujeres jóvenes y adultas de la región son, por una parte, las retenciones de placenta a causa de partos domiciliarios no atendidos por personal de salud y, por otro lado, los casos de emergencia debido a abortos incompletos o en curso.

113 AEBC1: 08.02.12

El siguiente cuadro muestra la conformación del personal de salud hacia marzo de 2012:

Personal de Salud

 

Sexo

Médicos/as Generales

6

2

Mujeres

4

Hombres

Cirujano

1

 

Hombre

Gineco-obstetra

1

 

Mujer

Licenciados/as en

2

1

Hombre

enfermería

1 Mujer

Auxiliares de enfermería

9

 

Mujeres

1

Hombre

Odontólogas

2

 

Mujeres

Bioquímico

1

 

Mujer

Trabajadora social

1

 

Mujer

Médicos tradicionales

3

 

Hombres

Parteras

5

 

Mujeres

Médicos/as residentes

5

3

Mujeres

2

Hombres

Brigada Cubana

11

 

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Ayllón y Mamani (2011) y el trabajo de campo de marzo de 2012.

Por otra parte, está el personal administrativo del Hospital que, en la gestión 2012, alcanza un número de 12, distribuido de la siguiente manera: 1 administrador, 1 responsable de caja, 1 auxiliar de caja, 2 chóferes de ambulancia, 1 en estadística, 1 portero, 2 en cocina, 1 lavandería y 2 en limpieza.

85

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

86

Serie: Documentos de investigación

Gran parte del personal en salud, particularmente los/as médicos/as, desconocen la lengua de la región, el aymara, aunque tienen conocimientos básicos. Quienes son bilingües, hablan tanto aymara como castellano, son aquellos/as que pertenecen al Municipio de Patacamaya y viven en el pueblo, como algunas auxiliares de enfermería, los/as terapeutas tradicionales, y muchos/as del personal administrativo.

En el Hospital las interrelaciones que se dan entre el personal de salud son verticales, están marcadas por jerarquías dadas por el nivel profesional alcanzado. De manera general, se puede indicar que quienes ocupan el lugar privilegiado en esta cadena de desigualdades, son los/as médicos/as, les siguen los/as licenciados/a de enfermería, y al final las auxiliares en enfermería. Estas relaciones verticales, que reproducen desigualdades, diferencias y discriminaciones, se pueden percibir en el cotidiano cuando para dirigirse a alguien se hace uso de su grado de estudio universitario, pues es lo que determina el respeto de los/as otros/as. Así, a las enfermeras les es casi imposible llamar a un médico/a o licenciado/a por su nombre, siempre ponen por delante su título profesional, pero entre ellas mismas se llaman por sus nombres.

Los médicos tradicionales y las parteras, al ser ya parte del Hospital, también han tomado su lugar en las relaciones verticales que se construyen, en ese contexto es que no son reconocidos/as por gran parte del personal de salud, pues no tienen un título académico que respalde su formación. Hablando específicamente de las parteras, ellas construyen relaciones más horizontales con las auxiliares de enfermería, no así con los/ as médicos/as, aunque hay algunas que han sido tan influenciadas por estas relaciones jerárquicas que, en ocasiones, actúan de manera autoritaria con las auxiliares.

La situación actual del personal de salud y la experiencia

Muchos de los aliados más fuertes de la experiencia, presentes durante años, hoy ya no son parte de ella. Hacia el 2011, deja su cargo el Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº12, Henry Flores, igualmente, se alejan del Hospital los médicos Rubén Narváez y Carlos Mileta.

Lo anterior ha implicado que otros/as protagonistas se acerquen a la experiencia, y asuman el reto de tener un rol más activo y comprometido con la consolidación de la misma. Así se identifican en la Red de Salud

Nº12, a su Coordinadora Técnica, Edith Tintaya, en tanto que en el mismo Hospital están la médica Rosalba Gonzales, la licenciada de enfermería Mary Espinoza y gran parte de las auxiliares de enfermería.

Entre junio y noviembre del año 2011, se construyeron las nuevas salas de parto con adecuación cultural, lo que significó cerrar por un tiempo la antigua. El 2012 trajo consigo, no solo el funcionamiento de 3 salas, sino también el continuar con la validación de la “Guía de gestión y procedimientos de atención de las salas de partos con adecuación cultural del Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya” 114 , proceso apoyado por MdM.

Lo dicho implicó varias reuniones entre el personal de salud del Hospital, un médico tradicional, una partera, la Responsable de Salud Pública de la Red de Salud Nº12 y MdM. En esos encuentros se ha revisado el documento que ha resultado del trabajo iniciado a mediados del año 2009. Presentar la guía, en un escenario en que muchos/as de sus protagonistas son nuevos/as o con posiciones dogmáticas en la atención de la medicina, provocó que se discuta nuevamente un tema central: el rol de la partera en la sala de parto con adecuación cultural.

En la guía se manifiesta que la atención del parto en la sala con adecuación cultural necesita del consenso entre el personal de salud y la partera, desarrollando un proceso de responsabilidad compartida. Este fue el detonante para que el personal de salud manifieste su desacuerdo, pues no hay una norma legal que respalde esa situación, por ello su temor, ya que, desde su experiencia, si durante la atención del parto sucediera una caso de mortalidad materna o infantil, quien finalmente se haría cargo es el/la médico/a de turno, no la partera: “Hay que aclararles (a las parteras) lo que es responsabilidad compartida, qué quiere decir (…) Si no hay una base legal, no hay responsabilidad compartida (…) En una auditoria médica no se diferencia, el médico de turno es el responsable” 115 .

Por otra parte, cabe destacar que en una de esas reuniones se manifestó abiertamente la percepción del personal de salud sobre el rol actual de las parteras. Se considera que ellas están haciendo su voluntad en las salas de parto con adecuación cultural, dejando de lado al personal de salud: “Han interpretado que

114 Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, 2011.

115 RVGP2: 07.02.12

87

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

88

Serie: Documentos de investigación

porque hay esas salas ellas pueden hacer lo que quieran” 116 . En esa ocasión no hubo una posición diferente, pues quienes se reunían eran, sobre todo, parte del personal de salud del Hospital, los/as representantes de la medicina tradicional eran contados/as, solo estaban presentes los/as que cumplían su turno, lo que hacía falta era el diálogo, pero en ese contexto fue difícil.

Ese es el actual momento de la experiencia, con gran parte del personal de salud poco identificado con la misma, o con posiciones dogmáticas sobre lo que debe hacer un/médico/a o cómo debe ser un Hospital:

“(…) este es un Hospital de segundo nivel, teóricamente no deben haber salas contaminadas , desde el punto de vista biomédico (…) No puedo recomendar la sala intercultural (…) Yo respeto, pero desde la seguridad (…) esa sala no reúne las condiciones de asepsia” 117 .

Percepciones de otros/as sobre el personal de salud y la experiencia:

❖❖ Viejos aliados: Los médicos/as que acompañaron la experiencia durante un buen tiempo y hoy es- tán fuera de ese escenario consideran que, el personal de salud debe ofertar las salas de adecuación cultural también a las primigestas y dejar de lado sus temores: “Nos estaríamos contradiciendo (…) tengo que ofertar a todos por igual. A las primis les diré: ‘Si se complica, tengo que suturar o llevar a otra sala‘, sino puede ser hasta discriminación” 118 .

❖❖ Parteras: Consideran que los/as médicos/as no reconocen ni valoran sus saberes sobre el parto, porque ellas no han ido a la universidad: “Los doctores no quieren que las parteras atendamos (…) Dicen: ‘No- sotros hemos estudiado, ellas no han estudiado’ (…) Yo quería hablar (en la reunión), pero no puedo hablar en castellano, sólo he pensado en mi corazón, así le puedo decir: “Doctor nosotros no hemos estudiado pero conocemos de la vena, puedo estar atendiendo parto sin problema’ (…)” 119 .

❖❖ MdM: Considera que las: “Rotaciones de personal no permiten consolidar el proceso” 120 , por ello es importante construir estrategias con el SEDES La Paz y autoridades locales, para que el personal sensibilizado se mantenga en el Hospital y no se fracturen los avances.

116 Ibíd.

117 EM5: 01.02.12

118 AEM8:15.02.12

119 EP5: 09.03.12

120 Vargas, 2012.

¿Cómo están ahora las parteras?

Perfil de las parteras

 

EUGENIA

LEONARDA

VALERIA

ALEJANDRA

RUPERTA

QUISPE

QUISPE

GUARACHI

LAURA

THOLA

 

38 años

59 Años

47 años

49 años

61 años 12 hijos/as, sólo 2 están vivos/as.

- Habla aymara.

3 hijos/as

2 hijos/as

6 hijos/as

6 hijos/as

-

Habla aymara y

- Habla aymara y castellano.

- Habla aymara y castellano.

- Habla aymara y castellano.

castellano.

- Estudió hasta 1ro de

- Estudió hasta 1ro de secundaria.

- Estudió hasta 3ro de primaria.

- No asistió a la escuela.

- Estudió hasta 6to de primaria.

primaria.

- Partera desde sus 20 años.

- Partera desde sus 12 años.

- Partera desde sus 15 años.

- Partera desde hace 20 años.

- Partera desde sus 20 años.

- Cura con masajes.

- Médico Naturista

- Cura con masajes.

- Cura con masajes.

- Cura con masajes.

- Conoce propiedades de hierbas tradicionales.

de SOBOMETRA.

- Su don a partir

- Su don se inició cuando por instinto empezó a frotar y atender el parto de su

- Lee coca y elabora medicamentos con hierbas naturales.

- Es de religión adventista.

- Su don a partir de ver, a sus 12 años, a un ángel.

- Aprendió de su

de, sus 8 años, al haber sobrevivido a la caída de un

rayo.

- Aprendiz de su tía que es partera y médico naturista.

abuela que era partera y médico naturista.

- Aprendió de su abuelo yatiri y partero.

hermana.

- Su don desde que sobrevivió al sobreparto.

- Aprendió de su suegra que era partera y de su tío que era yatiri.

- Teje y vende mantas. Hace y vende golosinas. Es ayudante de construcción.

 

- Cocina en un restaurante.

 

- Vende comida, medicamentos y ungüentos de hierbas naturales.

89

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

90

Serie: Documentos de investigación

Las parteras que actualmente están en el Hospital son cinco, con edades que van desde los 38 a los 61 años. Todas provienen de comunidades de la Provincia Aroma, aunque ahora tienen sus domicilios en la población de Patacamaya, a excepción de una que vive en la ciudad de El Alto. Casi todas han aprendido el oficio de ser parteras de alguien más, siendo niñas o jóvenes, no obstante, una indica que su don despertó ante una emergencia, nadie le enseñó. Llama la atención que casi todas estas mujeres han vivido en su infancia o matrimonio situaciones de violencia física y/o psicológica muy graves, siendo su oficio de parteras, el curar con masajes, el ver la vena, entre otros saberes, lo que les ha permitido salir adelante y tener independencia económica. Por otro lado, varias de ellas son muy hábiles al combinar el ser parteras con otros oficios que no tienen relación, pero que finalmente les permite acceder a más recursos. Solo una de ellas es monolingüe, la de mayor edad, el resto habla tanto aymara como castellano.

Situación actual de las parteras

Casi todas las parteras que hoy están en el Hospital son las mismas que, hacia el 2009, organizaron un cronograma de turnos, solo una de ellas, la más joven, se ha incorporado recién hace un año y medio. Aunque cabe mencionar que, la presencia de las mismas no ha sido constante durante todo este tiempo, por ejemplo, dos de ellas, las más antiguas, Valeria Guarachi y Alejandra Laura, dejaron de asistir al Hospital durante casi un año, recién hace unos meses retornaron.

Ellas cumplen un cronograma de turnos que abarca toda la semana: 3 de ellas un sólo día, en tanto que las más antiguas, mencionadas antes, 2 días. El turno debería ser de 24 horas, sin embargo, esto no sucede, las parteras vienen el día que les corresponde durante algunas horas, solo una de ellas suele quedarse en el Hospital durante todo el día, pues vive en El Alto e irse le implicaría más gastos. Aunque también, en algunos casos, las parteras pueden llegar a no asistir el día de su turno. El no cumplir a cabalidad con su horario designado o ausentarse sucede porque no perciben un ingreso económico fijo, por tanto, su responsabilidad es dejada de lado cuando se presenta otra actividad que les interese más o permita acceder a recursos económicos.

Al no tener un sueldo en el Hospital ellas, después que han atendido el parto en la sala con adecuación cultural, piden a la familia reconocer su trabajo. Algunas indican que no tienen una tarifa fija, pues todo

depende de la situación económica de la familia. Otras, manifiestan lo anterior, no obstante, tienen algunos montos definidos, entre 100 y 200 Bolivianos, dependiendo del sexo de quien nace, pues si se trata de un niño el costo es mayor porque consideran que la atención del parto es más difícil, en tanto que de una niña no es complicado, por eso se cobra menos.

Durante el tiempo en que las parteras cumplen su turno, no siempre se presentan partos para atender en las salas con adecuación cultural, entonces se dedican a recorrer los diferentes espacios del Hospital y conversar con las personas. En esos momentos hay quienes les solicitan diversas curaciones por las que se les retribuye con algún monto de dinero, como: masajes para dolores musculares, llamar el ajayu 121 de alguien que está asustado/a y se enferma sin razón alguna, masajes a embarazadas para acomodar a el/la bebé, entre varias acciones terapéuticas que pueden realizar.

Las parteras también atienden partos en domicilio, tales atenciones son registradas, por algunas, en sus cuadernos personales, anotando detalles como nombre de la parturienta, fecha en que nació el bebé, peso y talla, alguna incluso anota cuánto le pagaron. Dos de las parteras escriben también los datos de sus partos domiciliarios en hojas de registro del SNIS, que deben entregar a la Licenciada del Hospital, para que después éstos sean registrados como partos en domicilio atendidos por parteras calificadas.

Por otra parte, el año 2011, el VMTI inició, y continúa hasta hoy, con el proceso de identificación de terapeutas tradicionales en todo el país, el cual consiste en presentar un formulario de registro, de acuerdo a la especialidad, con los datos personales y la historia de trabajo especificando los años de experiencia, además de una carta de la organización local que reconoce la trayectoria. Las parteras del Hospital fueron parte de ese proceso, siendo ahora su preocupación el saber cuándo serán acreditadas por el VMTI.

Un aspecto importante de mencionar es que, las parteras se muestran dispuestas a trabajar con los/as médicos/as en la sala de partos con adecuación cultural, no les resulta problemático, pues entienden que allí cada quien tiene su espacio: “Aquí con el doctor, aquí los dos (médico/a y partera) como chacha warmi (como pareja) tenemos que trabajar”. Les digo (a las mujeres): “Yo soy partera, también te voy ayudar, k`aqtharaquimau (te voy a masajear), juntos (partera y médico/a) vamos estar, no vas a tener miedo, ellos (médicos/as) también son buenas gentes, no vas a tener miedo’ (…)” 122 .

121 Término aymara con que se denomina al alma de una persona.

122 DP: 03.02.12

91

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

92

Serie: Documentos de investigación

Hoy en día las relaciones internas entre las parteras están debilitadas, lo cual les impide tener un grupo sólido, con una identidad colectiva. El malestar proviene, sobre todo, de la promesa aún no cumplida del Gobierno Municipal de otorgarles “ítem”, es decir, proporcionarles estabilidad laboral en el Hospital y un reconocimiento económico por su trabajo. Sin embargo, las parteras piensan que esta promesa pronto se concretará, entonces se cuestionan quién/es debería/n acceder al ítem cuando aquello llegue a ser una realidad. Lo anterior ha provocado que una de ellas refute la presencia de la partera más joven, pues no estuvo cuando se organizaron el año 2009. Pero además, que se cuestione quién es verdaderamente una partera y quién no, quién sabe atender y quién no. Asimismo, esto ha hecho que una se haya separado de las otras, fundamentando su posición en que ella ha logrado obtener una personería jurídica de parteras y RPSs, y ha sido de las primeras en llegar al Hospital, siendo una de las fundadoras del grupo.

En esta maraña de situaciones confusas, lo claro es que las parteras, unas a otras, se han lastimado, el grupo está herido, siendo necesario provocar un encuentro donde puedan dialogar y escucharse, darles información sobre lo que pasa con el reconocimiento económico prometido, de lo contrario puede pasar que algunas desistan de asistir al Hospital.

Qué piensan los/as otros/as sobre las parteras y la experiencia:

❖❖ Gobierno Municipal: “Las hermanas parteras ayudan, hacen turno, no reciben sueldo, a veces ne- cesitan (…) En el POA 2012 hemos puesto para que dos hermanas sean beneficiadas (…)” 123 .

❖❖ Médicos/as: Hay algunos/as que piensan que las parteras no son imprescindibles para la experiencia, pues se puede atender en las salas de parto con adecuación cultural sin su presencia. Según ellos/ as, es lo que sucede generalmente: “Más del 80% de los partos son atendidos por personal y no por parteras” 124 .

❖❖ Auxiliares de enfermería: Algunas consideran que las parteras son fundamentales para que se de- sarrolle la experiencia, porque son las que, principalmente, informan a las usuarias sobre las salas de parto con adecuación cultural: “Ellas traen a las mamás” 125 .

123 EGM1: 10.03.12

124 AEM9: 16.02.12

125 EAE3: 02.02.12

❖❖ USCMS: Considera que: “No se ha solucionado un tema vital en este proceso de tratar de acercar

medicinas (

)

que es el reconocimiento económico a las parteras” 126 .

❖❖ Proyecto “Un aguayo por un parto seguro”, CECI de Canadá: Desde su experiencia, lo que más valoran las usuarias aymaras de las parteras: “Son sus técnicas totalmente diferentes a las de los médicos” 127 . Por tanto, se debe cuidar que en el contacto tan cercano con médicos/as ellas asimilen prácticas biomédicas, lo que finalmente distorsiona el sentido del trabajo conjunto de parteras y mé- dicos/as pues “interfiere a la articulación de ambos enfoques en igualdad de condiciones y de manera colaborativa” 128 .

El rol de MdM en este contexto

Perfil del equipo: Para el trabajo de apoyo a las Redes de Salud Nº11 y 12, MdM tiene un equipo multidisciplinario compuesto por, un médico, una antropóloga y dos sociólogos, cada uno/a responsable de un componente: salud, medicina tradicional e interculturalidad, género y gestión municipal. El equipo se completa con una coordinadora regional y un logista, ambos con mucho tiempo de trabajo y conocimiento de las dinámicas de la región.

Las actuales actividades de MdM en Bolivia se enmarcan en un nuevo Convenio, financiado por la AECID, denominado: “Mejora de la salud de las poblaciones, en especial de las de mayor pobreza y vulnerabilidad, fomentando el desarrollo humano sostenible, el fortalecimiento y desarrollo de la esfera cultural, la institucionalidad, las políticas públicas inclusivas y la articulación del tejido social y cultural en Bolivia, Ecuador y Perú”, que se inició en enero de 2011 y finalizará en diciembre de 2014 129 .

El objetivo de MdM en Bolivia es el fortalecimiento del Sistema Público de Salud, por ello su apoyo incondicional a la implementación de la SAFCI y su estrategia de interculturalidad y medicina tradicional. En esa perspectiva, MdM está apoyando al VMTI en el registro de terapeutas tradicionales, la implementación

126 EPE13: 13.01.12

127 RCI1: 16.03.12

128 Ibíd.

129 Médicos del Mundo, 2011b.

93

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

94

Serie: Documentos de investigación

de viveros de plantas medicinales y laboratorios artesanales, así como en la articulación de las medicinas tradicional y académica.

Cabe resaltar que, en cuanto a la estrategia de interculturalidad y medicina tradicional, MdM ha participado junto al VMTI y la USCMS en la elaboración de la guía denominada: “Hacia la articulación y complementariedad entre la medicina tradicional y la académica en el marco del principio de interculturalidad de la SAFCI (Guía de implementación)”, que se encuentra en la fase de validación, debiendo ser a futuro un documento técnico normativo del MSD.

Además, desde el año 2010 hasta la actualidad, MdM está apoyando, a las Redes de Salud Nº11 y 12 del SEDES La Paz y a sus Responsables Municipales de Salud, en el desarrollo y seguimiento de investigaciones realizadas por estudiantes internos/as de medicina y enfermería del Servicio Social de Salud Rural Obligatorio (SSSRO), las cuales abordan problemáticas de salud de interés local, de modo que a partir de la información que propongan se pueda ir generando acciones y estrategias adecuadas al contexto.

En relación específica al Hospital, el apoyo actual de MdM se centra en el seguimiento a la implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural, como también al registro de los partos. Además, es un objetivo inmediato facilitar a que, el personal de salud, parteras y Red de Salud Nº12, finalicen el proceso de validación de la: “Guía de gestión y procedimientos de atención de las salas de partos con adecuación cultural del Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya” 130 , instrumento que define roles de partera y médico/a durante el parto, de modo que, las usuarias aymaras que así lo decidan puedan ser atendidas por ambos, con procedimientos adecuados a su cultura, teniendo una atención con calidad.

Qué perciben los/as otros/as sobre MdM y la experiencia:

❖❖ Red de Salud Nº12, SEDES La Paz y VMTI: Para estas instancias es positivo el trabajo de MdM en relación a esta experiencia, y en general, pues constantemente les informan y coordinan actividades con ellos/as, cosa que no siempre sucede con otras organizaciones internacionales.

130 Hospital Municipal Boliviano Español Patacamaya, 2011.

❖❖ Gobierno Municipal de Patacamaya: “Ellos (MdM) siempre están en contacto con nosotros, eso nos gusta (…) Yo creo que sin ellos no se hubiera hecho esto de las salas interculturales (…) Ojalá sigan aquí (…)” 131 .

❖❖ Viejos aliados: El ex Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº12, Henry Flores, sostiene que las contrapartes municipales de MdM no van a su paso, la gestión municipal es lenta. “Necesitan aliados médicos que sepan hacer gestión, para que ayuden al Municipio, y éste ejecute y ayude a Médicos del Mundo. Hay que fortalecer a los líderes” 132 .

❖❖ TAHIPAMU, FCI e investigadores/as: Consideran que MdM debe trabajar el tema de intercultu- ralidad en salud materna a la par de otros temáticas, como derechos o violencia, que permitan el empoderamiento de las mujeres para tomar decisiones autónomas.

El rol del Gobierno Municipal y el Comité Local de Salud en la experiencia

Durante el trabajo de campo de la sistematización, contactar a representantes del Gobierno Municipal de Patacamaya fue sumamente dificultoso, mucho más el pretender llegar al Alcalde. Por otra parte, el contacto con el Presidente del Comité Local de Salud, también resultó una búsqueda compleja y sin resultados, pues no vive en el pueblo, y su llegada se daba en días determinados con los cuales no se coincidió. Esta lejanía manifestada durante la sistematización, representa también el tipo de relación de esas instancias con el proceso de implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital de Patacamaya. Durante las entrevistas, los/as protagonistas directos/as de la experiencia, es decir, el personal de salud, parteras y usuarias/os, no mencionaban a esas instancias, salvo en contados casos.

La única autoridad municipal a quien se pudo contactar, una concejala que el año 2011 se ocupó del tema salud en el Municipio y que ahora está a cargo del tema económico, manifestó su preocupación ante el hecho de que aún no se ha concretado la cuestión del “ítem” para las parteras. Pero hizo notar algo, en el POA Municipal del 2012 ya se ha presupuestado el reconocimiento económico para dos parteras, sin embargo no supo explicar a quiénes se pensaba beneficiar con ello. Es decir, se desconoce lo dificultoso

131 EGM1: 10.03.12

132 EGM1: 10.03.12

95

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

96

Serie: Documentos de investigación

que ha sido el lograr que las parteras participen y se mantengan en la experiencia, siendo problemático escoger a 2 de un grupo de 5, por ello la necesidad de plantear con claridad la forma en que se va a definir ese tema.

A lo anterior se suma, que el Responsable Municipal de Salud, cargo ocupado por el también actual Director

del Hospital, está comenzando sus actividades de trabajo con la Red de Salud Nº12 y el DILOS. Por tanto, todavía no se ha avanzado mucho en lograr resolver las necesidades del Hospital. Asimismo, la presencia

del Médico SAFCI, por lo menos en relación a la experiencia, no es sentida, las parteras, no encuentran en

él a un aliado, tampoco el personal de salud del Hospital lo relaciona con las salas de parto con adecuación

cultural.

Lo dicho permite decir que, el modelo de gestión participativa en salud de la SAFCI, en lo relacionado a la experiencia, es débil. Y es precisamente el ámbito que, en la actualidad, MdM está trabajando con fuerza, pero no sólo por la experiencia del Hospital de Patacamaya, sino para poder apoyar a que se resuelvan las diferentes problemáticas de la Red de Salud Nº12, además de fortalecer lo ya avanzado.

TERCERA FASE DE LA EXPERENCIA junio 2011-abril 2012

Logros

La construcción de dos salas de parto con adecuación cultural.

Un instrumento renovado para el registro de partos en salas con adecuación cultural.

Retornan las parteras que habían abandonado la experiencia.

Proceso de acreditación de parteras por VMTI.

Obstáculos

Los viejos aliados ya no están: médicos y Coordinador Técnico de la Red de Salud Nº12.

Pocos/as médicos/as interesados/as en participar de la experiencia.

Problemas interpersonales en el grupo de parteras.

Débil presencia de autoridades locales.

Burocracia en el Hospital y el Gobierno Municipal.

Facilitadores/as del proceso Coordinadora Técnica de la Red de Salud Nº12 Una médica, Licenciada y Auxiliares de enfermería. VMTI Equipo de MdM.

Lo no logrado y factores determinantes No se consolidó el “ítem” o reconocimiento económico para las parteras que cumplen turnos en el Hospital, debido a que el Gobierno Municipal todavía no concretó este pedido en el POA Municipal. No se dispone de la guía de gestión y procedimientos de atención en salas de parto con adecuación cultural, pues continua siendo validada. Todavía gran parte del personal de salud no llegó a identificarse con el enfoque de interculturalidad para la atención del parto, debido a su formación académica.

97

Sistematización del Proceso de Implementación de la Estrategia para la Atención del Parto con Adecuación Cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya

98

Serie: Documentos de investigación

98 Serie: Documentos de investigación 4. LECCIONES APRENDIDAS En esta sistematización las lecciones aprendidas son

4. LECCIONES APRENDIDAS

En esta sistematización las lecciones aprendidas son entendidas como generalizaciones basadas en la experiencia que ha sido reconstruida históricamente e interpretada críticamente, estas buscan responder a tres preguntas básicas: ¿Qué se haría de la misma forma si se volvería a hacer algo similar? ¿Qué se haría de manera distinta si se volvería a hacer algo similar? ¿Qué se haría que no se hizo? 133 . Partiendo de esta concepción, la sistematización del proceso de implementación de la estrategia para la atención del parto con adecuación cultural en el Hospital Municipal Boliviano Español de Patacamaya, ha dejado aprendizajes muy ricos, destacándose los siguientes:

4.1. Sobre la primera fase de la experiencia (2000-2007)

❖❖ La experiencia ha enseñado que, cuando aquellos/as que ocupan posiciones estratégicas en el sis- tema de salud llegan a participar en Postgrados de Salud Intercultural, pueden empoderase y com- prometerse con el enfoque intercultural, siendo después motivadores/as fundamentales en la imple- mentación de procesos, como la atención de partos con adecuación cultural en los servicios de salud con los que tienen relación directa, a pesar de un contexto donde pueden prevalecer percepciones dogmáticas.

❖❖ Se ha aprendido que, la implementación de una estrategia intercultural para la atención del parto, en un servicio de salud de segundo nivel que se desarrolla en un contexto rural aymara, no sólo necesita de un espacio físico definido para ello, sino también, y sobre todo, precisa que el personal de salud esté dispuesto a conocer y respetar las diferentes concepciones de salud y enfermedad que tienen las mujeres y hombres de la región, pues a partir de ello deberán emplear procedimientos de atención culturalmente adecuados.

133 Castro, M.D. et. al., 2010.

❖❖ En relación directa a lo anterior, el desarrollo de una estrategia de interculturalidad en un servicio de salud precisa que, gran parte del personal de salud del establecimiento se identifique con la ex- periencia, la haga suya, de lo contrario su caminar corre el riesgo de ser lento y con retrocesos. Para ello se hace imprescindible la constante capacitación y sensibilización del personal en el enfoque de interculturalidad en salud, así como su seguimiento y acompañamiento.

❖❖ Otra enseñanza es que, el desarrollo de la experiencia conlleva vaivenes constantes, idas y venidas, avances y retrocesos, siendo los momentos críticos los que pueden hacer pensar que ésta no funciona y no hay razón para continuar. Sin embargo, es importante que sus protagonistas asuman aquello como parte de la dinámica de la experiencia, que permite reconocer o estar atentos/as a las debili- dades de la misma, siendo el momento de hacer un alto para repensar en cómo se debe continuar.

❖❖